P. 1
Señor enseñanos a contar nuestros dias WATCHMAN NEE

Señor enseñanos a contar nuestros dias WATCHMAN NEE

|Views: 345|Likes:
Publicado porapi-3797786

More info:

Published by: api-3797786 on Nov 28, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

"SEÑOR, ENSEÑANOS A CONTAR NUESTROS DIAS

"
Watchman nee

1

Salmo 90:12 En este libro estudiaremos algunos versículos de la Biblia referentes a la cuenta de años, para que veamos lo que Dios dice acerca de eso y como Él contabiliza nuestra edad. Dos Genealogias En Génesis, capítulos 4 y 5, hay dos genealogías: el capítulo 4 trata de la genealogía de Caín y el capítulo 5, de la genealogía de Siete. Adán tuvo tres hijos bien conocidos: Caín, Abel y Siete, y generó otros además de esos. Abel murió aún joven, por eso no tiene genealogía. Los otros dos tienen su genealogía registrada en la Biblia. En los capítulos 4 y 5 podemos ver dos líneas de personas y sus generaciones, una después de la otra; una línea procede de Cain, contiendo Lamec, Tubalcain, etc, y otra comienza en Siete, que incluye Abraão, Moisés y Cristo. Podemos observar que las genealogías de estas dos familias son registradas siempre de manera semejante: alguien engendro a alguien, que engendro a otra persona... Sin embargo, hay algo bien diferente en los dos registros. Mientras el capítulo 4 solamente dice: "Cain engendro Enoc y la Enoc le nació Irade", sin relatar cuántos años Cain vivió o cuantos fueron sus días, el capítulo 5, sinembargo, registra no sólo quien engendro, como también con que edad murió. El capítulo 4 no registró la edad de las personas mencionadas (no por olvido del autor), pero el capítulo 5 lo hizo claramente: quien engendro quien, con que edad, cuantos años vivió después de eso y, aún, el total de los años que vivió en la tierra. Adán también fue colocado en el capítulo 5 como habiendo vivido novecientos y treinta años. De Adán la Siete y de este hasta Noé, el registro fue hecho de esa forma clara. Esa es la gran diferencia de los registros en los dos capítulos. ¿Cual es la razón de esa diferencia? Es porque a los ojos de Dios Cain no tiene años que sean contabilizados. Tal vez él se haya casado a los cincuenta años, engendro hijos a los sesenta y morir con seiscientos años, sin embargo Dios no los consideró. Simplemente los ignoró. A los ojos de Dios este hombre nunca vivió; aún mientras vivía, él estaba muerto. Por eso, solamente su nacimiento fue registrado (que equivale a la muerte) y no su muerte. Ya que, para Dios, él no vivió, entonces no tiene números para contabilizar y, tampoco murió. ¿Que tipo de persona esas del capítulo 4 representan? Representan todos los que no nacieron de nuevo, los que están muertos en Adán, los que no tienen vida eterna, por lo tanto no tienen cuenta de años. Las del capítulo 5, por su parte, representan los que están en Cristo. El significado del nombre Siete es "sustituto", porque Abel hubo muerto y Siete vino para sustituirlo; por esa razón representa los que nacieron de nuevo, los que tienen años contabilizables. Cambiar el Mes Otro versículo relacionado a ese asunto es Éxodo 12:2, que dice: "Este mes os será el principal del meses; será el primer mes del año". Dios dijo para el pueblo de Israel para contar como primero el mes en que estaban. Usted ya oyó hablar en cambiar el mes? Suponga que esté el mes de octubre y lo cambie para enero, el primero. ¿Por qué cambiaron el mes? Porque el pueblo de Israel salió de Egipto, Cordero Pascal fue imolado y el pueblo fue liberado de las manos de Faraón. Este es el inicio de la historia espiritual. ¿usted tiene una historia espiritual? Puede ser que usted ya tenga edad avanzada, con hijos y nietos, pero quiero preguntar: "Usted nació de nuevo?" Si no, quiero decirle que para Dios usted no tiene ni el primer mes espiritual! Mientras el pueblo de Dios no salió del dominio de Faraón y no pintó con sangre los dinteles de las puertas, liberándose del castigo de Dios, delante De él ellos no tenían el primer mes. Por lo tanto, la historia espiritual tiene por inicio la sangre. Acuerde de que el día en que recibir la sangre será su inicio. Si ese día aún no llegó, usted aún no tiene edad. Siempre preguntamos a las personas: "Cuántos nacimientos usted tiene?" Si hubo sólo uno, yo temo por usted, pues es necesario que usted tenga el segundo nacimiento. Temo que entre los que están leyendo este livreto, haya los que tienen sólo un nacimiento. Esos no tienen el primer mes, así como Caim, no tienen años contados delante de Dios. Aunque él haya vivido quinientos o setecientos años y realizado muchas cosas, nada de eso tiene valor. Note que mientras el pueblo de Israel

2

permaneció en Egipto, Dios no contó sus días. Cuando salieron de Egipto, aquel fue considerado el primer mes. Por eso, la edad espiritual solamente se inicia con el nuevo nacimiento — la salvación. Un día, conversando con un hermano, pregunté: "Por qué Pablo establecio a Timóteo cuando este era joven? Un presbítero no debe ser anciano y experimentado? Como pudo establecer una persona joven? Eso no es correcto. Como Timóteo pudo ser presbítero?" Acuerdese de que la contabilidad de Dios es diferente de la humana. Usted puede tener sesenta años, pero solamente un mes delante de Dios, o puede tener veinte años, sin embargo que ya tuviera diez años ante Dios. La cuenta se inicia con la salvación, pues antes de eso no hay nada contabilizado. En este libro, sin embargo, mi énfasis no está en Dios y tampoco en contar nuestros días antes de la salvación; por eso, ya no me extenderé al respecto. No Todos los Días Son Contados Quiero hablar algo a los que ya creyeron en el Señor: no solamente los años antes de usted creer en el Señor no son contabilizados, como también ni todos sus días, después de haber creído en el Señor, son contados. Tal vez usted haya creído en el Señor hace cinco años, pero ciertamente no tendrá cinco años. Acuerdese de que una cosa es El año cronológico y otra es su edad espiritual. Eso puede no ser comprensible para el mundo, pero es un hecho espiritual: usted puede haber vivido cincuenta años y, aun así, no tener cincuenta años de edad espiritual. Noventa y Tres Años Vamos a leer algunos versículos con atención, a fin de entender como Dios cuenta los días. Leamos de entrada Hechos 13:18-22, y verifiquemos cuántos años hay entre el éxodo del pueblo de Israel y la construcción del santuario por Salomon: "Y [Dios] soportó sus costumbres en el desierto por espacio de casi cuarenta años (...) Y, después de esto, por casi cuatrocientos y cinqüenta años, les dio jueces, (...) y Dios les dio por cuarenta años, la Saul (...) cuando este fue retirado, les levantó como rey David [por cuarenta años]" (1 Cr 29:27 - VRC) Pregunto: cuántos años suman? Cuarenta más cuatrocientos y cincuenta suman cuatrocientos y noventa años, dos veces más cuarenta años resultan en quinientos setenta años; sumándose tres años más del reinado de Salomon hasta la construcción del santuario, totalizan quinientos setenta y tres años. Por lo tanto, desde el éxodo hasta el inicio del cuarto año del reinado de Salomon, se suman quinientos setenta y tres años. Lea ahora 1 Reyes 6:1: "El año cuatrocientos y ochenta, después de que salgan los hijos de Israel de Egipto, Salomon, el año cuarto de su reinado sobre Israel, el mes de zive (este es el mes segundo), comenzó a edificar la Casa del SEÑOR". Aquí son mencionados cuatrocientos ochenta años y no quinientos setenta y tres años. Están faltando muchos años. La diferencia es de noventa y tres años. Si el registro de hechos estuviere correcto, entonces, lo de 1 Reyes debe estar errado. Como puede haber diferencia tan grande? Ambos comienzan la cuenta en el éxodo y terminan en la construcción del santuario; por lo tanto, debe haber error en uno de los registros o en ambos. Pero, en la verdad, ninguno de ellos está errado; ocurre que en uno de los registros hay la aplicación del principio espiritual de que hablamos. Veamos en hechos: los cuarenta años en el desierto después del éxodo están correctos, los cuarenta años de Saul también y los cuarenta años de David también están correctos. Se comenzó la construcción del templo en el inicio del cuarto año del reinado de Salomão, por lo tanto tenemos tres años más. Todos estos años están correctos, pues fueron años en que los judíos dominaban. Sin embargo, en la época de los jueces, el pueblo de Israel fue llevado cautivo varias veces. Veamos ahora, entonces, por cuántos años ellos perdieron el dominio de la nación. Jueces 3:8 registra: "La ira del SEÑOR se encendió contra Israel, y él los entregó en las manos de Cusã-Risataim, rey de la Mesopotâmia, y los hijos de Israel sirvieron la Cusã-Risataim ocho años". Esa fue la primera vez que perdieron la nación, y duró ocho años.

3

La segunda vez está registrada en el versículo 14 del mismo capítulo: "Los hijos de Israel sirvieron la Egrom, rey de los moabitas, diez y ocho años", y en 4:2, 3 leemos: "Los entregó el SEÑOR en las manos de Jabim, rey de Canaan, que reinaba en Hazor. Sísara era el comandante de suyo ejercito, lo cual, entonces, habitaba en Harosete-Hagoim. Clamaron los hijos de Israel al SEÑOR, por cuanto Jabim tenía novecientos coches de hierro y, por veinte años, oprimía duramente los hijos de Israel". Esta puede ser considerada la tercera vez, pues en medio del pueblo de Israel no había jueces, y estaban ellos totalmente bajo las manos de los gentiles. En 6:1 hay otro registro: "Hicieron los hijos de Israel lo que era malo ante el SEÑOR; por eso, el SEÑOR los entregó en las manos de los madianitas por siete años". Esa fue la cuarta vez, y duró siete años. Hay aún el registro del último cautiverio en 13:1: "Teniendo los hijos de Israel hecho a hacer Lo que era malo ante el SEÑOR, este los entregó en las manos de los filisteos por cuarenta años". Por lo tanto, los hijos de Israel perdieron la libertad y la nación, y sirvieron a las naciones gentiiles por cinco veces. Cuántos años duro eso? Sumándose ocho años dieciocho más, veinte más, siete más y cuarenta más, tenemos exactamente noventa y tres años! Vemos a partir de ese hecho que Pablo incluyó esos noventa y tres años, pero el registro de 1 Reyes no los contó. En 1 Reyes hay sólo cuatrocientos y ochenta años que, en la verdad, perdieron quinientos y setenta y tres años. Por qué noventa y tres años no fueron contabilizados? Hay un motivo: fueron años perdidos. Tiempo Perdido Cuando estamos en cautiverio, y no tenemos juez, en ese periodo no hay años contabilizables. Lo que estamos viendo ahora es un paso de más en relación a lo que venimos anteriormente: no solamente antes de que nazcamos de nuevo estábamos muertos, sin días contados delante de Dios, como también, después de que recibamos la vida eterna, muchos días y años son muertos delante De él. Aunque usted ya pertenezca Dios, sea alguien salvo, pero que se sea llevado cautivo y enmarañado por el mundo, si fuera llevado hasta Moab para allí vivir como esclavo, no tiendo libertad para servir Dios, ese tiempo en que usted no puede ser llamado de hijo de Dios no es contado por Él. Toda vez que usted estuviera obedeciendo al hombre, Sirviéndolo en el lugar de Dios, ese tiempo será perdido. Debemos contar cuántos son los días, después de que seamos salvos, que pertenecen a nosotros mismos, en que vivimos en libertad sin que seamos esclavizados por los hombres: esos son verdaderamente válidos ante Dios. En otras palabras, tal vez usted haya creído en el Señor hay cinco, ocho o diez años, pero esos años todos, cuanto tiempo usted vivió insensatamente? Cuantos de esos años deben ser descontados? Nosotros perdemos demasiado tiempo! No sabemos si de entre tantos años el tiempo contado delante de Dios llega a un año. Todos los años que vivimos según nuestra propia fuerza, según la fuerza del hombre, son años olvidados. Vamos a preguntar a nosotros mismos: "Será que tengo días ante Dios? será que comencé a vivir el primer mes?" Esta es la primera pregunta. La segunda, que debemos hacer ahora, es: "Yo nací de nuevo; sin embargo, temo que esos años haya dejado pasar mucho tiempo en blanco. Cuántos días fueron contabilizados por Dios?" Todo el tiempo que vivimos en servidumbre y sin comunión con Dios son días perdidos. Tal vez hayamos creído en el Señor hay ocho o diez años, pero aún somos iguales al tiempo en que nacemos - no hubo cualquier adelanto. Finalmente, cuantos días realmente tenemos delante de Dios? Esa es una cuestión extremadamente importante. Acuerde de lo que Pablo dijo a los coríntios: "Yo, sin embargo, hermanos, no os pude hablar como la espirituales, y, sí, como la carnales, como la niños en Cristo. Leche os di a beber, no os di alimento sólido; porque no podíais soportarlo. Ni aún ahora podéis, porque aún sois carnales". Esa afirmación significa que

4

ellos perdieron muchos días. Eran como un niño viejo: viejos en la edad, pero aún niños. Deberían haber crecido, y no crecieron. Perdieron muchos años, pues deberían ser como un varón fuerte, trillando impávidos el camino, alimentándose de alimento sólido, sin embargo, vivieron tantos años vanamente, como carnales. En el tocante a andar en el camino de la obediencia al Señor, a confiar en Dios, ya deberían ser experimentados a punto de enseñar a otros; sin embargo, hasta entonces, ellos mismos no tenían conocimiento. Por eso, el apóstol Pablo dijo que, aún después de que nazcamos de nuevo, muchos de nuestros años pueden no ser contados y continuamos como niños. Desocupados Vamos a recordarnos de la parábola de los trabajadores en la viña. El Señor salió varias veces para buscar trabajadores. "Saliendo por la tercera hora, vio otros que estaban ociosos en la plaza, y les dijo: Id vosotros también para la viña". Ocioso es estar parado, sin hacer nada. El Señor quiere que usted trabaje. Cuando Él salió a la hora undécima, o sea, entre cuatro y cinco de la tarde, Él vio que había más personas paradas y les dijo: "Por qué estuvisteis aquí ociosos el día todo?" Que significa ese pasaje? Nosotros sabemos que es una parábola, diciéndonos que Dios tiene una esfera, un límite determinado de trabajo: la viña. Todos los que están del lado de fuera son ociosos. No importa lo que usted esté haciendo allá, el simple hecho de estar del lado de fuera significa que usted está ocioso. Usted puede haber sido Presidente de la República por muchos años, o un profesor durante años, o ha sido un buen padre de familia por algunas decenas de años, o una buena madre por años, o ha sido un buen pastor, maestro o misionero por toda la vida, o haya dedicado su vida a trabajar afanosamente por la iglesia, por el evangelio, por la expansión del reino o hizo muchas cosas en la sociedad - pero a los ojos de Dios usted es uno ociosa. Será que una persona así está realmente ociosa, sin hacer cosa alguna? No. De modo general, las personas en el mundo están trabajando. Algunas trabajan por el pan, por las necesidades; otras, por que sean ricas, tal vez no necesiten trabajar por sus necesidades, pero están ocupadas divirtiéndose. Por eso, algunos por el placer de la comida, otros por los diversiones, todos están ocupados. Aún entre los que creyeron en el Señor, muchos son fervorosos en trabajar para Él. A quien, entonces. Dios se refirió como "ociosos"? Para Él, todos los que trabajan fuera de la viña son desocupados. Toda la obra, actividad y labor fuera de la coluntad de Dios son vanos! Probablemente, usted esté extremadamente ocupado con una obra espiritual; pero Dios irá a decirle con toda la tranquilad: "Por qué usted está tan ociosos? Las obras fuera de la viña no son Mías!" Por ese motivo, a los ojos de Dios, usted está muy desocupado, pues solamente aquello que está dentro de la viña es de Dios. El problema todo es si la obra vino realmente de Dios y se va para Él. Si fuera fuera de la coluntad de Dios, todos los años hechos no son contabilizados por Él. Fue eso que el Señor dijo a los de la hora undécima: "Por qué estuvisteis aquí ociosos el día todo?" Probablemente hay quién haya vivido toda la vida decenas de años que no fueron contados, pues "el día todo" se refiere a la vida toda. Por lo tanto, lector, y usted? Eso no quiere decir que todos deben dimitirse del empleo para predicar la Palabra, pues Dios no ordenó que hiciéramos eso. El más importante es que cada uno de nosotros, no importa lo que hagamos, sepa que la posición en que está ê realmente de acuerdo con el propósito de Dios. En la viña hay trabajo de todas las formas, no son todos iguales. Probablemente, algunos caven la tierra, otros siembren y otros corten. No importa lo que se haga, desde que sea para la viña. Cierto trabajo puede ser sucio, como echar abono, otro es más limpio como cosechar uvas; por eso, no piense: "Si yo fuera igual a aquella persona, ahí, sí, estaría haciendo la obra de Dios" o "Necesito hacer aquel tipo de trabajo; aquel, sí, es válido". No es así; todo lo que usted haga en la viña será válido. Permítame preguntar: Tal vez usted haya sido salvo hace tres, cinco, cincuenta o sesenta años. Pero, finalmente, cuantos de esos años usted gastó para Dios? Cuanto esfuerzo y dinero usted dedicó Dios? Es correcto que deba trabajar, pero para quien ha trabajado? Podemos tener actividades seculares, desde que

5

sepamos que ellas están realmente en el propósito de Dios. Acuerde de que Dios nunca dijo como trabajar en la viña. Tal vez haya quien trabaje íntegramente en la obra de Dios y, sin embargo, esa no es la voluntad de Dios que, por el contrario, quiere que esa persona tenga un trabajo secular.Por lo tanto, la cuestión toda está en su corazón y en la voluntad de Dios. De ese modo, la consagración es imprescindible. Si usted fue salvo por el Señor y no se consagró a Él, al final de la vida no será considerado como quien trabajó para Él. Si, del día de su salvación hasta hoy, en el tocante a conducir personas para Dios, usted no movió un dedo, entonces, es un desocupado. Esa es la manera correcta de contar el tiempo, pues todos los días que vivimos para nosotros mismos, los días en cautiverios y pecados, Dios no contabiliza. cuántos años vivimos en la tierra? Setenta u ochenta? Temo que aún esos sean pocos. Usted conoce cristianos de cien años? Tal vez no existan. En ese tiempo ya tan corto, restando aún los años antes de la salvación, cuantos aún restan? Amigo lector, usted sabe por cuántos años aún irá a vivir? Aquel día, tal vez ya con más de sesenta años. Dios probablemente le dirá: "Usted vivió delante de Mí menos de diez años. Usted vivió sólo algunos días: todos los otros fueron olvidados". Vamos a contar nuestros propios días correctamente! Vamos a usar bien el tiempo que nos resta! Trece Años Vemos que, más tarde, después de la muerte del padre. Dios otra vez lo llamó (Gn 12). Esta vez. Dios no llamó Abraham en Ur, pues este ya estaba en Haran. El mandamiento de Dios jamás se sacude! Una vez que Él haya hablado, así será para siempre. Dios ordenó la Abraham para ir hasta la tierra de Canaan, y no hube cambiado de propósito por el hecho de él haber quedado en Haran. Dios, entonces, lo llamó por la segunda vez, y Abraham tuvo que caminar. Es interesante que cuando partió de Haran, la Biblia registró que él tenía setenta y cinco años (Gn 12:4). Cuando estaba en Ur no hubo registro, tampoco cuando habitó en Haran, pero solamente después que salió de Haran y entró en Canaan es que hubo el registro de sus setenta y cinco años, mostrándonos, así, el inicio de sus años. Todos los que están en medio del camino, en la frontera. Dios no cuenta. Es necesario que usted se someta totalmente! Los días en Haran son días perdidos, olvidados. Si quisiera tener la bendición de Dios, usted necesita salir de Haran. Todas las cosas en que hay interferencia del ego no son contabilizadas por Dios. No sé cuántos años perdí; cuando recuerdo mi historia pasada, realmente no sé cuántos días son maldecidos. Dios no da atención la cosa alguna que haya en Haran. Cuanto tiempo Abraham pasó insensatamente, haciendo cosas contra la conciencia, actuando según la gana propia, tanto tiempo viviendo perezosamente, solamente gozando de confort: todo eso es Haran. Todos esos días perdidos no vuelven. El inicio de Abraham fue a partir de los setenta y cinco años. Sin embargo, lo que Abraham perdió no fueron sólo días, pues algo más aconteció en el capítulo 16. En el 15, Dios le hube hecho la promesa de darle un hijo. En el 16, por aceptar la sugerencia de la esposa, Abraham cometió un pecado moral. La intención de su esposa era buena: pensando en ayudar Dios a alcanzar Su objetivo. Sara trajo a Abrham su sierva Hagar, a la cual, posteriormente, nació un hijo, obtenido por la fuerza de la carne y no por Dios. Por ese motivo, en el fin del capítulo 16 fue registrado que Abraham tenía ochenta y seis años y, maravillosamente, inmediatamente en el primer versículo del capítulo 17, se dice que tenía noventa y nueve años. Hubo un lapso de trece años. En esos trece años no fue registrado ningún acontecimiento, no se vio siquiera un altar (lo que Abraham hacía frecuentemente), no hubo aparición de Dios, ninguna nueva revelación ni cualquier nueva promesa. Aquellos fueron los días en que Ismael crecía. Que cada uno de nosotros guarde firmemente esto: todo lo que se haga según la propia voluntad y según la carne no es válido para Dios, y se perderá. En la segunda vez en que apareció la Abraham, Dios contó su edad a partir de noventa y nueve años. Los trece

6

años que se pasaron en ese tiempo, Abraham los vivió vanamente, fueron olvidados por Dios, perdidos y no contabilizados.Preguntémonos: esos años tuvimos nuevas experiencias, nueva luz en la Palabra, nuevos mensajes? Estos años hubo alguna persona que haya sido salva por nuestras manos? genuinamente hemos ayudado alguien? Estos muchos años, será que conocemos más Dios? Obtuvimos nueva convicción em cuanto a la promesa de Dios? Hemos tenido nueva consagración para Dios? Ha habido, para mí, un nuevo altar? Acuerdese de que, si esas cosas no han acontecido, esos fueron años perdidos. Una hermana bastante anciana, cierta vez, dijo: "Para mí, un cristiano debe usar un día como un día. Esa es la forma de ganar galardón! Muchas veces, aún juntando diez de nuestros días, aun así no dan ni un día". Si viviéramos cada día adecuadamente, todo estará bien. Acuerde de que eso es para ser practicado día a día, y no puede ser negligenciado. Si desde la mañana hasta la noche vivamos confusamente, en desobediencia y en pecados, actuando según nuestra propia voluntad, ese tiempo, en la visión de Dios, es gasto vanamente; nosotros desperdiciamos nuestros días, lo que es una pena. Por qué Dios registró el hecho de Abraham haber noventa y nueve años? Abraham fue circuncidado aquel año, pues hube llegado el momento de recibir la circuncisión. Como consecuencia, el año siguiente le nació Isacc. El significado de la circuncisión es el eliminar de la carne. Por lo tanto, mientras no que eliminemos el ego y todo lo que pertenece a la carne, los días no son contados. Por esa razón es que los días de Abraham comenzaron a ser contados nuevamente a partir de los noventa y nueve años, cuando recibió la circuncisión. Hoy existen muchos cristianos que no dan la debida importancia a su vivir. Pero vamos, a partir de hoy, eliminar todo lo que es de la carne y colocar todo sobre el altar, para no perder más tiempo. Todo aquel que ya fue salvo por el Señor, que ya tiene la vida divina, comience a contar sus días delante de Dios, ganando con diligencia todo el tiempo. Y verdad que todos aguardamos ansiosamente la venida del Señor; sin embargo, si Él tarda, vamos a tener que contar día después de día. No permita que, pasados cincuenta años, usted haya desperdiciado cuarenta y nueve. Pensemos en todos los años que se pasaron insensatamente, y no desperdiciemos el tiempo que aún nos resta, cuya duración no conocemos. Por eso, despertémonos! Atentemos para el ejemplo de Abraham: tantos años perdidos! Como sería bueno si tal hecho no hubiera acontecido. Once dias o treinta y ocho años Otro punto significativo es acerca de la jornada de los hijos de Israel en el desierto. Recordemos que el pueblo de Israel gastó,en el total, dos años de Egipto hasta Cades, conforme registrado de Éxodo 12 a Números 13. En aquella ocasión, por que no hubieran creído en Dios, no entraron en Canaan, y solamente después de que hayan caminado por otros treinta y ocho años es que entraron en la buena tierra. Por eso, cuando deberían llevar sólo dos años, gastaron treinta y ocho años. A partir del monte Horeb dieron una vuelta enorme, volviendo al mismo lugar. Vemos en Deuteronomio (1:2) que, partiendo del monte Horeb, pasando por el monte Sinai hasta CadesBarnea, la jornada es de aproximadamente once días. Sin embargo, ellos anduvieron por treinta y ocho años. Esta vuelta fue extremadamente grande. Para una jornada de once días, fueron gastados treinta y ocho años, no sólo tres o cinco años. Dieron vueltas, sin comienzo ni fin. Esa es la experiencia de muchos cristianos: algunas cuestiones que podrían ser resueltas en tres o cinco días, no son resueltas ni aún después de tres o cinco años. lo que indica, el tiempo transcurrido entre la primera ida de Pablo a Corinto para predicar la Palabra y el envío de la Primera Epístola a los Coríntios fue de algunos pocos años. En ese tiempo, Pablo esperaba que ellos ya fueran espirituales y crecidos, sin embargo, después de aquellos años, él los vio aún niños. Pablo parecía estar decepcionado, pues ya se había pasado tanto tiempo, varios años! Se puede ver que, a los ojos de Pablo, para tomarse espiritual no es preciso gastar mucho tiempo, pero tres o cinco años son suficientes. Como nosotros aplicamos eso? que veamos un cristiano viviendo sus días tan insensatamente, decimos que

7

él creyó en el Señor hay sólo tres o cinco años y, por eso, no se puede culparlo, o que, por él haber creído en el Señor hay sólo ocho años, como le sería posible vivir de otra forma? Pablo, sin embargo, veía eso de modo totalmente diferente: un año debe tener el aspecto de un año y gastar tres o cinco años es excesivo, es totalmente indebido. Una persona, del momento de su salvación hasta crecer llenamente como hombre espiritual, debería gastar sólo tres o cinco años. Infelizmente, hoy hay muchos que llegan a los cincuenta años y continúan como un bebé: nunca se consagran, aún no saben lo que es caminar, lo que es hacer la voluntad de Dios o tener comunión con Él; aún no pueden ayudar otros, no leen La Biblia; aún no aprendieron como obtener la luz y como que tomarse a la promesa de Dios. Muchos gastaron treinta y ocho años en una jornada de sólo once días — todos esos años son olvidados y perdidos! Toda vez que pienso en eso, siento una tristeza insoportable. Pero doy gracias Dios, pues en medio de esa decepción, Él me dio un confort: en Joel 2:25, leemos: "Restituire los años que fueron consumidos por el saltamontes migrador, por el destructor y por el cortador, mi gran ejército que envié contra vosotros otros". Gracias Dios, Él tiene medios para en los restituir los años devorados! Si usted tuviera sesenta años y perdió vanamente treinta o cuarenta de ellos, probablemente dirá: "Que haré, entonces? Ya no tengo oportunidad, pues no sé cuántos años más aún viviré! Los años más fuertes fueron devorados por Satanás, y los años perdidos no volverán, pues ya no hay tiempo". Dos Testimonios Un famoso político inglés, Gladstone (primero-ministro británico, 1868-1894), en su vejez, dijo a un misionero: "Usted aún es joven; yo el incentivo a salir del país para predicar la Palabra. Yo, infelizmente, ya estoy viejo". Aunque haya sido un personaje importante en el escenario de la política, haya sido como una columna, haya gasto tanta fuerza y tiempo por Inglaterra, aun así sentía dolores en el corazón por el tiempo que pasó. Y como si él hubiera dicho: "Si yo tuviera tres vidas, viviría todas ellas para predicar la Palabra de Dios. Hoy ya estoy imposibilitado, pues el mejor tiempo, el más fuerte, fue consumido. Por eso, lo aconsejo a correr por el Señor y por Su evangelio". Hubo una joven que, a causa de pecado, contrajo tuberculosis. Fue ingresada y se quedó casi a la muerte. Había también un siervo de Dios anciano que le fue predicar la Palabra, exhortándola a confesar los pecados, a arrepentirse y recibir Jesus como su Salvador, una vez que el Señor Jesus ya habia cargado todos los pecados de ella. En el inicio, ella hallaba difícil que el Señor perdonara una pecadora como ella. Sin embargo, finalmente, ella aceptó el Señor, fue salva y se quedó muy alegre, con mucha paz en el corazón. Pasados algunos días, el siervo anciano volvió a visitarla y la encontró triste y angustiada. Aquel hermano le preguntó: "Por qué usted está así? No permita que Satanás la engañe!" Ella le respondió contrita: "Yo estoy acostada aquí casi a la muerte, y mis días están en el fin. Cuando estuviera delante del Señor, Él dirá que gané la salvación; sin embargo, que estoy llevando para Él? Mis manos están vacías! No puedo ver mi Señor con mis manos vacías!" Es verdad! Suponga que el Señor nos lleve hoy: que estaremos llevando para Él? Salvamos al menos una persona? Por eso, aquella hermana estaba muy triste. El viejo siervo le dijo: "Hermana, no se preocupe; usaré sus palabras como tema para hacer un himno, aquí al lado de su lecho, para incentivar las personas a que prediquen la Palabra. Toda vez que alguien fuera conmovido por este himno y predicar la Palabra, el galardón será suyo". Conclusion Un hombre vivió diez años en la tierra, pero tal vez le sea contado sólo un día; por otro lado, un día también puede valer mil días. David dijo que un día en las entradas del Señor vale más que mil (Sal 84:10). Por eso, nuestro servicio a Dios no es vano. Los días celestiales no son contados como las veinticuatro horas de un día. La cuenta es espiritual, por lo tanto, un día nuestro no significa necesariamente un día en esta cuenta.

8

Todos los que son por el Señor están en la luz, y todas las cosas sin Él son llenos de tinieblas. En la Biblia, hay un versículo muy triste: "[Judas] habiendo recibido el trozo, salió inmediatamente. Y era noche" (Juan 13:30). Ese es el versículo más negro. Judas salió de la presencia del Señor para traicionarlo. Eso son tinieblas eternas. A partir de ese día, esa persona ya no tiene día claro, está sin luz, sólo tiene tinieblas. Que se aparte del Señor es algo muy peligroso. Cuando no hubiera el Señor, habrá noche. Por lo tanto, cada uno de nosotros debe comenzar a contar y determinar cómo vivir los días de ahora en delante. Espero que no solamente dejemos de perder tiempo, pero también hagamos un día valer mil, andando cada día sin jamás parar, cada paso siendo dado en la luz de la gana de Dios. Ya no espere! Cuando permanecemos caídos, ese tiempo es perdido! No importa por qué haya caído, levántese otra vez y ande.

9

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->