Está en la página 1de 618

MlliamA. Bonner Albert J. Castro

EDITORIAL

ALHAMBRA, S. A ,,.

.:-

Prlrttero

edlcldn1

11168

QUIMICA

BASICA

EDITORIAL ALHAM8RA;

MADRID

-

BUENOS AIRES

-

ORGANICA

por

WILLIAM A. BONNER

Pro#e1or de Químico de la Unlveraidad de StonFord, Collfornlo

ALBERT J. CASTRO

ProfeJor de

Químico del Sa11 Jo1' Stol• Colleae,

Ct1fífornio

Con 273 figuras

S.

A.

MEXICO

QUIMICA ORGANICA BASICA

Prim•ro edición españolo de lo obra

ESSENTIALS OF

MODERN ORGANIC CHEMISTRY

publl«rda •n lo$ Estadiu Unidor por

Reinhold Publishing Corporation, Nueva York

Traducción directo del inglés por

RAFAEL PEREZ ALVAREZ-OSSORIO

Catedratíto

de

~

de Teorla

Facultad de Ciencias

de

los

reacciones orgánicas

de Madrid

y

FRANCO FERNANOEZ GONZALEZ

Profesor Adjunto do Ouimica Orgán ica

de

la Facultad de C ie,,cias

de Madrid

0ep6$ilo 1"9ei ; M.

16891 . 1968

PRINTED

IN

SPAIN

E1Mntl1I•

of

Moclern

Or111nlc

Cheml1try.

Authorlzed

trans latlon

from

tlle

Engllsh

langva11&

edltlon

publl$hed

by

The

Relnho ld

Book

Corporatíon, New

York,

USA.

Copyright

196S

In

the

Unlted

States

of Americe by Relnhold Book Corporation, e

subsidiaty

of Chapman·Relnhold, lnc.

Ra3.rvadoa todos los derechos de publlcacldn en lengua e~pallole por Edltorial Alhambra, S. A., Cl•udio coetlo, 76 •Madrid·! (R . E. 182). Impreso en Espal!a por Selocclone$ GrMkas, Avda . Dr. i:

derlco Rubio y Gell,

184.

Madrid.

NOTA PRELIMINAR

La Química orgánica moderna está construida sobre un armazón intele ctual muy bien desarrollado y de gran belleza. La Química or· gánica, como ciencia, se ha hecho mayor de edad. No hace mucho se trataba de una jungla impenetrable de hechos sin relacionar, pero actualmente se alza como una r egia mansión fundamentada sobre con- ceptos unificados y sobre un conjunto de ideas muy bien entrelazadas

entre sí. En estos últimos años se ha definido la arquitectura de la Química orgánica de manera tan clara y consistente que no debe' negarse por más tiempo al estudiante la oportunidad de contemplar esta materia como una excitante realización intelectual.~Ha llegado el momento, creemos nosotros, en que se le puede y se le debe enseñar a explorar el gran edificio de la Química orgánica como una aventura desafiante de la mente. Esta es precisamente la contribución que aportan los autores de esta Química orgánica básica. La Editorial Reinhold se honra en presentar este texto con la creencia de que su aportación especial constituye un notable avance en la enseñanza y aprendizaje de un curso inicial de Química orgánica. Los profesores BONNER y CASTRO presentan unas hojas de servicios distinguidas en el campo de Ja docencia de grado superior y de la in- vestigación activa en Química orgánica, el primero en una Universidad

en una sobresalien te Facultad

estatal. Fruto de su gr-an experiencia, han llegado al convencimiento

de que la mejor manera de enseñar la Química orgánica al estudiante es sobre una base conceptual muy amplia. Además, han encontrado que ta'] modo de aproximarse al conocimiento añade alegría y estímu- lo a la participación activa en la aventura del aprendizaje. Los profesores y estudiantes que disfruten del uso de Química orgánica básica nos demostrarán, estamos seguros, que Jos autores

privada muy conocida, y el segundo,

no se hall an equivocados.

·

CÁÍ.VIN

A.

VANDERWERP

HARRY H.

SISLER

PREFACIO

El reciente y excitante desarrollo de la Química orgánica nos ha hecho sentir la necesidad de disponer de un libro de texto rigurosa- mente moderno. Además, como Jos estudiantes tienen cada vez me- jores fundamentos químicos básicos, nos parece que un tratamiento riguroso y puesto al día de la Quím,ica orgánica se mostrará vital y estimulante. Creemos que el estudiante de hoy que comienza este curso está preparado para adquirir los conceptos teóricos modernos

que sirven de base a la Química orgánica y para apreciar los recien- tes avances técnicos en la materia. De acuerdo con esto, hemos recal- cado a lo largo del texto los principios, mecanismos y técnicas moder- nas, y hemos dejado a un lado una buena porción de hechos clásicos para que sea aprendida más adelante, si se necesita. Cierto!¡ rasgos distintivos del texto presente merecen un comen· tario. Se ha escrito teniendo en cuenta que no todos los estudiantes que sigan este i::urso pueden disponer de un periodo simultáneo de prácticas en el laboratorio. De acuerdo con esto, los primeros capítu· los están dedicados a los procedimientos de aislamiento y purificación (incluyendo la cromatografía en fase de vapor y cromatograña en capa fina) y a las técnicas de caracterización (incluyendo la espectrometría de masas, de resonancia magnética nuclear, infrarroja y ultravioleta). Aquellos que no realicen trabajos de laboratorio obtendrán con esto una apreciación de los métodos más importantes de la Química orgá- nica, y para los estudiantes que dispongan de laboratorio resultará también de gran ayuda. Los compuestos alifáticos y aromáticos se estu- dian conjuntamente, con lo que se consigue una mayor armonía en la presentación y ilna pronta introducción de Ja última clase de com- puestos que facilítará el trabajo en el laboratorio. Al principio del texto se presenta una breve introducción a los mecanismos de las reacciones orgánicas y a otros aspectos teóricos. Estos conceptos se emplean a continuación como el armfiZ6n sobre el que se construye

el texto y se amplían en los puntos apropiados. Los productos natura-

les, sustancias medicinales y otros tipos importantes de compuestos representativos de estructuras particulares están intercalados a lo lar- go del texto, y además se dedica un capítulo separado a los carbo· hidratos, aminoácidos, proteínas y otros productos naturales. En la elección de las reacciones que se habían de incluir se han tenido en cuenta dos criterios: 1) ¿Ilustra la reacción un concepto

o principio básico? 2) ¿Se trata de una reacción de valor práctico en el laboratorio o en la industria? Así. muchas de las reaccio_pes tra·

VII

VIII

PREFACIO

dícionales

tratadas

en

los textos

de

Química

orgánica anteriores

se han

omitido

mismo

hemos tenido en

den

y

sólo se han incluido sus

sin embargo, en

cuenta

réplicas modernas

Ja elección

de

de

más eficientes.

de

Al

tiempo,

Jos temas

estudio

les conce·

una selección

las diferencias

y

importancia que

incluir

los

distintos profesores

hemos procurado

suficiente de

manera

que

el

texto no

resulte indebidamente restrin-

gido.

Esto

ha

producido

un

aumento en

la

materia

de estudio

presen-

tada

con respecto

a

la

que

se encuentra

en

la

los textos

de

introducción.

Creemos

que

las ventajas

que

mayoría · de se derivan,

tanto

para

el profesor

como para

el

estudiante,

de

esta

amplia selección

de

las

materias

de

estudio son

obvias.

 

El

texto se

las

comprensión

ilustraciones

o

halla profusamente ilustrado,

sólo

a

aquellas que

resultan

si

bien

se han

limitadó

mejor

adecuadas para

una

apreciación

del

tema que

se considera.

En provecho,

tanto

del

profesor

como

del

alumno,

cada

capítulo

va

seguido

de

una extensa lista de

pertinentes

lecturas suplementarias que

of Chemical

Education

y

del

Journal

se refieren

a artículos

del

Scientific Ameri-

can.

Al

final

del

texto

se proporcionan

numerosas cuestiones

de

di-

ficultad

gradual relativas

a cada

capítulo.

 

Quedamos

reconocidos,

por

sus

útiles

comentarios,

a

los

docto-

res

HARRY

s.

MosHER ,

ARTHUR

KORNBERG

y

HUBERT

s.

LORING,

de

la Universidad

de

Stanford,

y

a

los Ores.

RONALD

WATANABE,

HAROLD

J.

DEBEY

y

GEORGE

McCALLUM,

del

San

José

State

College,

que

leyeron

diversas

partes

de

nuestro

manuscrito,

y

al

Dr.

JAMES

A.

MARSHALL,

de

la

Universidad

del Noroeste,

 

que

leyó

el

manuscrito

entero.

En cuanto

a

la

composición, ilustraciones

y

ecuaciones,

esta-

mos agradecidos

a

Mrs.

ALLISON

Scorr-CASSEL

y

a

Mrs.

TATIANA

HtJNTER.

por

nuestro

uno

Las

de

fotografías

que no

indican su

en

firmas

origen han

a

las

sido preparadas

otras, expresamos

nosotros (W.

a

A. B.);

las

cuanto

reconocimiento

o personas que

se reseñan .

En

particular,

estamos

muy

agradecidos

a

Mrs.

ELISABBTH

H .

BELFER,

de

la.

Reinhold

Publishing

Corporation,

por

su paciencia,

·estímulo

y

asesoramiento.

con

Los

autores agradecen

de

antemano las

vistas

al

mejoram iento

del texto.

sugerencias

de

los

lectores

W. A.

A.

J.

B.

c.

AL

ESTUDIANTE

· -y

Podemos aproximarnos al conocimiento de la Química orgánica

podemos aprender

al de otros muchos temas- de dos maneras:

el tema, o aprender simplemente algo acerca del tema. El aprender

algo acerca de un tema implica leer o escuchar de una manera rela- tivamente pasiva con el fin de estar más o menos informado de su

contenido principal. Aprender un tema, por el contrario, implica una

participación activa

intelectuales que emplea esa disciplina particular. Tú puedes aprender

algo acerca de la Química orgánica mediante la mera lectura de este texto. Sin embargo, para obtener un conocimiento operacional preli- minar del terna, debes dedicar algún tiempo a pensar y discurrir sobre las cuestiones de cada capítulo. El estudio de la Química orgánica es muy parecido al de una len - gua extranjera. En primer lugar, se requiere una buena porción de trabajo memorístico - rasgo esencial que no necesita ser comentado-. En segundo Jugar, la nomenclatura y simbolismo de la Química orgá- nica se parecen mucho al vocabulario y alfabeto, pero son incluso un poco más precisos. En tercer lugar, las reacciones orgánicas generales son análogas a la sintaxis gramatical del idioma, y las "excepciones

a las reglas" demuestran ser muy importantes en ambas disciplinas. En Química orgánica se necesita tener facilidad para aplicar las ecua- ciones y principios generales a los problemas particulares en variados

contextos. Esto requiere ir "de lo general a lo particular", y es tal vez

el aspecto más dificultoso del tema al principio, así como el ejercicio más

difícil al empezar a estudiar una lengua extranjera es la conversión del vocabulario y las reglas gramaticales en frases correctas y con senti- do. Las preguntas de los capítulos están graduadas de menor a ma- yor dificultad y están encaminadas a desarrollar dicha facilidad. No existe una técnica única que simplifique el esfuerzo requerido para dominar a fondo Ja Química orgánica, o, para el caso, cualquier otra materia. A ciertos estudiantes les parece que la reescritura cuida- dosa de sus apuntes de clases y conferencias es una ayuda útil para aprender. Algunos descubren que las fichas de nombres, ecuaciones y condiciones de reacción son útiles igualmente. Otros encuentran que el trabajo en pequeños grupos, con un amplio intercambio de cues- tiones, es útil para aclarar conceptos y desarrollar las contestaciones óptimas a las preguntas que puedan tener varias respuestas. La ca· racterística común de todas estas técnicas de aprendizaje es la parti- cipación activa, sin la cual es imposible una comprensión operante de la Química orgánica. ·

IX

en

la

manipulación

de las herramientas físicas·

INDICE GENERAL

Capftulos

Pdgina.s

l.

Introducción :

Naturaleza de la Química

orgánica

Panorama histórico y situación actual, 1. El carácter quími- co especial del carbono, 3. Fuentes y transformaciones d.e

 

los compuestos orgánicos, 5. ]

ecturas

suplementarias, 6.

2.

Conceptos y

principios bfusicos

7

Fórmulas químico-orgánicas, 7. El enlace químJco, 9. Com- paración entre Jos compuestos orgánicos e inorgánicos, 14. Principales series de compuestos orgánicos, 16. Grupos fun-· cionales, 17. Series homólogas, 19. Isomería, 20. Estereo- isomería y estereoqufmica, 22. Energías de enlace, 30. Isó- topos del carbono, 31. Lecturas suplementarias, 32.

3.

Aislamiento y

purificación de los compuestos orgánicos

33

Extracción, 33. Destilación, 34. Sublimación, 40. Crista- lización, 41. Métodos cromatográficos, 42. Cambio de ion,

47. Criterios de pureza, 48 . Lecturas supleme.ntarias, 49.

4. Determinación

de

las

etrucb:Ira11

moleculares

y fórmulas mo-

lecuJares, 54. Peso molecular, SS. Grupos funcionales, 51. Reacciones de degradación, 58. Interacción de la energía radiante con ')a materia, 59. Espectrómetros, 63. Espectro-

metría infrarroja, 64. Espectrometrfa visible y ultravioleta,

66. Espectrometría de resonancia magnética nuclear, 67.

Espectrometría de masas, 70. Difracción de rayos X, 72.

Análisis elemental, 51 . Fórmulas empíricas

Síntesis confirmatoria, 76.

Lecturas suplementarias, 77.

s. Reaonancia y orbitales molecu.laree

Orbjtales moleculares, 81.

'. orbitales, 83, Lecturas suplementarias, 86.

Jlesonancia, 78.

Hibridación de

6. Las reacciones orgánicas y sus partíc11las intermedias

50

18

87

Tipos de reacciones orgánicas, 87. Mecanismos de reacción y enados intermedios. 88. Condiciones experimentales y me- canismos de reacción, 90. Algunos aspectos de los radica- les libres, 91. Acidos y bases de Lewis, 95. Algunos as- pectos de los iones carbonio, 96. Algunos aspectos de los

XI

XII

INOICE GENERAL

Ca11ítu/os

carbaniones,

químicas,

101.

Relaciones

energéticas en

103.

Lecturas suplementarías, 107.

7. Hídroc11rburos • Alcanos

-

las

Páginas

reacciones

10!!

Clases de hidrocarburos, 108. Nomenclatura, 109. Propie- dades físicas de Jos ale.anos, 112. Fuentes y empleo de los alcanos. La industria del petróleo, 115. Síntesis .de alca- nos, 119. Reacciones de los alcanos, 125. Lecturas suple- mentarias, 130.

8. Hidrocorhui-os • Alqneno11

132

Nomenclatura, 132. Fuentes y propiedades físicas de los alquenos, 133. Síntesis de alquenos, 134. Reacciones de Jos a\quenos, 142. Dienos y polienos, 162. Lecturas suple· mentarlas, 169.

9.

Hídrocarburos,

alquinos

y

ci.c:loa lcanos

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

170

Alquinos, 170. Nomenclatura y propiedades físicas de los alquinos, 171. Acetileno y alquinos naturales, 171. Sínte- sis de alqulnos, 173. Reacciones de los alquinos, 175. Ci- cloalcanos, 181. Fuentes y usos de los cícloalcanos, J82. Tensión del anillo y geometrfa de los cicloalcanos, 183.

 

Síntesis de

cicloalcanos,

191.

Reacciones

de

los

dcloalca-

nos, 195.

Lecturas suplementarias,

 

199.

10.

HidroearbW"o& arornático11

 

200

Estructura, nomenclatura y propiedades tísicas de los hidro-

 

carburos aromáticos, 200.

Fuentes de los hidrocarburos ;i.ro-

máticos, 205. Síntesis de compuestos aromáticos, 207. Re- acciones de los hidrocarburos aromáticos, 208. Mecanismo de Ja sustitución aromática electrófila, 2 14. Polisustitución:

Efectos de orientación en las sustituciones electrófilas, 216. Sustitución aromática nucleófila y por radicales libres, 221. Estructura de los derivados del benceno, 222. Derivados

aromáticos

no

bencénicos, 224.

Compuestos

 

heterocfclicos,

226.

Lecturas suplementarias, 229,

 

11 .

Akoboles ,

hologenur<1t1 de

alq uUn

y

é teres

 

230'

AlcohoJes, 230. Nomenclatura de Jos alcoholes. 230. P ro· piedades físicas y caracterización de Jos alcoholes, 232. Enlace de hidrógeno, 233. Fuentes y usos de los alcoho- les, 236. Síntesis de alcoholes, 239. Alcoholes polihidroxí- licos, 244. Reacciones de los alcoholes, 245. Reacciones de los glicoles, 251. Fenoles, 253. Halogenuros orgánicos, 257 . Nomenclatura, propiedades físicas y caracterización de los halogenuros, 258. Síntesis de halogenuros orgánicos, 259. Reacciones de los haJogenuros orgánicos, 260. Estructura y reactividad de los halogenuros orgánicos. 264. Eteres. 268. Nomenclatura, propiedades físicas y caracterización de los éteres, 268. 'Fuentes _Y usos de l os éteres, 269. Síntesis de

Capítulos

INDICE GENERAL

XIII

Páginas

12.

éteres, 270. Reaccio nes de los éteres, 271. Derivados sul-

alcoholes y

furados

nos. 274.

Mercapta-

análogos a

los

éteres,

274.

Sulfuros. 276.

Lecturas suplementarias, 277.

Aldeh ídos

y

cetonas

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

278

Nomenclatura de los aldehídos y cetonas, 279. Propieda- des y caracterización de los aldehídos y cetonas, 280. Sín- tesis de aldehídos y cetonas, 281. Síntesis de aldehídos, 283. Síntesis de cetonas, 285. Síntesis industriales de aldehídos y cetonas, 288. Reacciones de los aldehídos y cetonas, 288. Aldehídos y cetonas a,¡3-no saturados, 314. Quinonas, 317. Tropolonas. 31 R. Epóxídos, 3 19. Lecturas suplementarias,

320.

l

3.

14.

Ar.i do s

eu r boxílir.011

'J

11u s

de ri vados

Acidos carboxllicos, 321. Nomenclatura y propiedades físi- cas de los ácidos carboxílicos, 322. Acidez de los ácidos carboxllicos, -323. Síntesis de ácidos carboxílicos, 325. Re- acciones de los "ácidos carboxílicos, 327. Halogenuros de acilo, 328. Preparación y propiedades de los halogenuros de acilo, 328. Anhídridos de ácidos carboxílicos, 329? Prepa- ración y propiedades de los anhídridos de ácidos carboxí- licos, 329. Esteres carboxílicos, 331. Nomenclatu.ra y pro· piedades físicas de los ésteres. 331. Esteres naturales, 331. Jabones y detergentes. 333. Síntesis de ésteres, 335. Reac- ciones de los ésteres, 339. Carboxamidas, 343. P reparación

Pre-

paración

349.

Acidos dicarboxílicos, 351. Preparación, propiedade.s y usos de los ácidos dicarboXJ1icos, 351. Cetoácidos y cetoésteres, 357. Preparación y propiedades de los cetoácidos y cetoés- teres. 357. Síntesis malónica y acetilacética, 358. Peroxi- ácidos y derivados, 36 1. Preparación y uso de los peroxiáci- dos y peróxidos de acilo, 361. Compuestos sulfurados y ni- trogenados análogos a los ácidos . carboxíücos, 362. Com- puestos sulfurados y nitrogenados típicos, derivados de los ácidos carboxílicos, 362. Acidos sulfónicos y derivados, 362. Preparación y usos de los_ácidos sulfónicos y derivados, 362. Reacciones orgánicas de oxidación-reducción, 365. Ajuste de las reacciones orgánicas de oxidación-reducción, 365. Me- canismo de las oxidaciones orgánicas, 367. Lecturas suple-

y propiedades de las carboxamidas, 343.

Nitrilos, 345.

345.

y

y

propiedades de

orgánicos,

348.

los nitrilos,

Ortoácidos y

lactonas,

ortoésteres

Hidroxiácidos

·. meotarias. 369.

Compuestos

orgánico•

nitrogenados

Aminas, 370. Nomenclatura de las aminas, 370. Estructu·

ra del amoniaco y de las aminas, 371. Propiedades físicas

de las aminas, 372. Basicidad de

terización de las aminas, 380. Síntesis general es de ami· nas, 381. Síntesis de aminas primarias, 385. Síntesis de ami- nas secundarias, 388. Síntesis de aminas terciari'!s, 389. Reacciones de las aminas, 389. Sales y bases de amonio

!.as ami nas, 373. Carac·

321

370

XIV

INOICE

GENERAL

Capftulos

Páginas

cuaternario, 394. Preparación y propiedades de los deriva- dos de amonio cuaternario, 394. Pirólisis de los derivados de amonio cuaternario, 396. Un problema de d'eterminación

de estructura, 399.

usos de los nitrooompuestos., 400.

físicas de los nítrocompuestos, 401. Síntesis de nltrocom- puestos, 402. ~Reacciones de los nitrocompuestos alifáticos, 404. Reacciones de los nitrocompuestos aromátkos, 405. Compuestos aromáticos de diazonio y diazocompuestos, 409.

Formación de sales de diazonio, 409.

les de diazonio con pérdida de nit.rógeno, 410. Reacciones de las sales de diazonio con retención del nitrógeno, 413. Colorantes, 415. Otros compuestos nitrogenados, 419. lso- nitrilos y compuestos relacionados, 419. Urea, cianamida y guanídina, 420. lsocianatos y productos relacionados, 422. Lecturas suplementarias, 423.

Reacciones de las sa-

Estructura y propiedades

Nitrocompuestos, 400.

Nomenclatura y

15. hornería óptica

424

Luz polarizada plana, 424. Actividad óptica, 427. El pola- rímetro; rotación óptica, 429. Compuestos orgánicos ópti- camente activos, 431. Causa de la actividad óptica, 433. Actividad óptica de compuestos sin átomos de carbono asi· métri'cos, 435. Moléculas con varios átomos de carbono asi· métricos, 437. Resolución de las modificaciones racémicas, 441 , Formación de las modificaciones racémicas, 443. Con· figuración relativa, 446. Configuración absoluta, 449. Me- canismo y estereoqu!mica de las reacciones de .sustitución, 449. Síntesis estereoselectivas y sCntesis asimétricas, 451. ·Dispersión rotatoria óptica, 455. Origen de Jos compuestos ópticamente activos, 456. Lecturas suplementarias, 458.

16.

Productos naturales

Hidratos de carbono, 459. Clases y propiedades de los hi· dratos de carbono, 460. Estructuras de las aldosas y ceto-

sas, 461. Configuraciones estereoquímicas de las aldosas, 462. Determinación de las configuraciones de los hidratos de car-

bono, 464.

d.el anillo de los azilcares cíclicos. 471.

Reacciones de los monosacáridos.

75.

la estructura de

los disacáridos y trisapáridos, 486. Polisacáridos, 488. Fo- tosíntesis, 493. Aminoácidos, 496. Nomenclatura de los aminoácidos, 497. Aminoácidos esenciales, 499. Estrucru- ra de ion dipolar de los aminoácidos, 500. Punto isoeléc- trico, 500. Síntesis de aminoácidos, 501. Reacciones de los

aminoácidos,

Clasificación

·de las

protel-

nas, 506. Aislamiento y purificación de las proteínas, 508.

de las proteínas, 510. Determinación de

Estructura de la oxi·

carbono anomérico, 473.

Tamaño

Configuración en el

Estructura cíclica de los azúcares, 469.

Determinación

de

Disacáridos, 484.

503.

Proteínas y

Alguna.s

péptidos,

504.

proteínas, 505.

propiedades

de

las

Pesos m oleculares

las estructuras de las proteínas, 510.

tocioa, 512. Conformación de las proteínas, 514. Síntesis de péptidos, 516. Enzimas, SJS. Depsipéptidos, 519. Aci- dos nucleicos y nuc.leótidos, Si9. Componentes de los áci-

459

INDICE GENERAi.

XV

Capítulos

Pdginas

dos nucleicos, S20. Estructura de los ácidos nucleicos, 521. Función de Jos ácidos nucleicos, 524. Esteroides, 526. Ca· lesterol y otros esteroles, 526. Acidos biliares, 527. Hor- monas sexuales. 528. Corticosteroides, 529. Sapogeninas es- teróidicas, 529. Glicósidos cardiacos y venenos de los sapos,

530. Estereoquímica de los esteroides, 531.

Extracción de los al-

caloides y esclarecimiento de su estructura, 534. Derivados

en la Medicina, 533.

Los esteroides

Alcaloides, 533.

de fenilalquilaminas, 535. Derivados de pirrolidina, 535. Derivados· de piperidina, 535. Derivados de piridina-pírroli- dina y piridina-piperidina, 536. Alcaloides con sistemas de anillos condensados, 536. Terpenos, 537. Regla del isopre- no, 538. Clasificación de los terpenos, 538 . Monoterpenos,

539. Sesquiterpenos, 541 . Diterpenos, 543. Triterpenos, 543.

Tetraterpenos-carotenoides, 545. Biogénesis 4e los p,roduc- tos naturales, 546. Lecturas suplementarias, 549.

Cuestionario

Indice de materias

553

591

Copltulo

1

1NTRODUCCION:

NATURALEZA DE LA QUIMICA ORGANICA

¿En qué consiste la "Química orgánica"? y ¿por qué es importan- te'? En resumen, la Química orgánica es el conjunto de conocimientos relativos a las propiedades químicas y, en cierto grado, a las físicas, de los compuestos que contienen al elemento carbono. La importancia del tema puede comprenderse considerando cómo afecta la -Química orgánica a numerosos aspectos de nuestra vida cotidiana. Las sustancias químicas de que están hechos los tejidos de nuestro cuerpo, así como los alimentos que los nutren, contienen carbono y son, por tanto, de naturaleza orgánica. Se puede decir lo mismo de las vitaminas, hormonas y otros factores dietéticos que requiere nues- tro cuerpo, y de la mayoría de las medicinas que usamos. La relación tanto de la Medicina como de otras ramas de Jas Ciencias biológicas (Bacteriología, Zoología, etc.) con la Química orgánica es, por tanto, obvia; como consecuencia ha surgido la "Bioquímica", que estudia las transformaciones químicas (principalmente orgánicas) que tienen lu- gar en el interior de todos los organismos vivos. Las ropas que vesti- mos, los colorantes que usamos para hacerlas estéticamente agrada- bles, gran parte de los insecticidas y los productos del petróleo que utilizamos en nuestros automóviles son todos de naturaleza orgánica. Incluso los productos y procesos relacionados con nuestras actividades de transportes, co.municacíones y diversiones emplean en buena pro- porción sustancias orgánicas. Realmente, es imposible imaginar algún aspecto de nuestra vida diaria que no esté influido, .de una u otra manera, por la Química orgánica.

1-1.

PANORAMA IDSTOBICO Y SITUACION ACTUAL

Exami11emos brevemente Ja Química orgánica desde el punto de vista de su desarrollo en cuanto a disciplina cienúfica independiente y de su posición dentro de la situación actual de la Ciencia y la Tec- nología. El uso y transformación de sustancias orgánicas se inicia ya en los primeros tiempos históricos. Los ejemplos más típicos son el empleo de la madera en la construcción, la fermentación de azúcares naturales para preparar bebidas alcohólicas, la preparación de material de escritura por los antiguos egipcios a partir de la medula de la plan- ta del papiro (Cyperus papyrus, una juncia de gran tamaño que se da en Egipto y países adyacentes), la preparación de colorantes a partir

2

NAlVRALEV.

OE

LA QUIMICA

ORGANICA

de diferentes plantas y la de medicamentos de origen vegetal y animal. Así, la tintura azul de índigo se obtenía en un principio de las plan- tas de la especie lndigofera y de la hierba pastel (Isatis tinctoria), mientras que la tintura de cochinilla (ácido carmínico) todavía se ob- tiene de la hembra de la cochinilla (Coccus cacti). insecto que vive

en América Central y M@co. Es interesante saber

sobre los cactos

que SHEN NUNG, emperador y erudito chino del siglo XXYIII a . de J. ·c.,

compiló un libro de hierbas y observó la acción antipirética de Ja plan- ta Ch'ang Shan, que en la actualidad se sabe que contiene alcaloides antimaJáricos. Durante la Edad Media se detuvo el desarrollo de la Química or- gánica a causa de la búsqueda por los alquimistas de un medio (la piedra filosofal) de transformar los metales menos nobles en oro. Ta- les investigaciones condujeron a nuestro primer conocimiento siste- mático de muchos m_etales y compuestos inorgánicos, pero no origina- ron ningún conocimiento similar de las sustancias orgánicas. Resulta interesante observar que entre los símbolos alquímicos falta Wla de- signación del elemento carbono. Sin embargo, el interés paralelo por la longevidad (el elixir de la vida), impulsó gradualmente la aparición de los yatroquímicos del siglo XVI, cuyo principal objetivo fue la pre- paración de medicinas. Las investigaciones de PARACELSO, VAN HEL- MONT y otros de esta era, que implicaban la destilación de hierbas, resinas y sustancias similares de origen vegetal, condujeron al conoci· miento preliminar de las sustancias orgánicas y a la definición de Química orgánica, aceptada a comienzos del siglo x1x como la química de las sustancias derivadas de fuentes animales o· vegetales. Los quími- cos de este periodo creían que era indispensable la contribución de una "fuerza vital" para la formación de los compuestos orgánicos. Esta creencia no era irrazonable, ya que se habían preparado diversos comp~es.tos orgánicos a partir de numerosas fuentes animales o vege- tales, pero nunca, por aquel tiempo, a partir de precursores inorgá- nicos. Como ejemplos de tales productos naturales citaremos el ácido málico de las manzanas, el ácido tartárico de las uvas, el ácido oxálico de las acederas, el ácido gálico de las agallas y el glicerol y "ácidos grasos" de los aceites y grasas de origen vegetal y animal. En 1828 se demostró que la teoría de la fuerza vital era insostenible cuando el químico alemán FRIEDRICH WOHLER demostró que el cianato amónico, una típica sustancia inorgánica, por calefacción se podía convertir en urea, un compuesto orgánico aislable de la orina. Este descubri- miento y los similares que siguieron llevan al abandono progresivo de la teoría de la fuerza vital hacia la mitad del siglo XIX. Las investigaciones del químico francés :ANTOINE LAVOISER a fina- les del siglo xvm determinaron un progreso importante de la Química orgánica. LAVOISER descubrió que la combustión consiste en Ja com- binación química de una sustancia combustible con el oxígeno del aire, y que la combustión de los compuestos orgánicos produce invariable- mente dióxido de carbono y agua, y de a.hí que tales compuestos de- ben contener carbono e hidrógeno. Ulteriores investigaciones mostra- ron que los compuestos orgánicos contenían también con frecuencia oxígeno, nitrógeno y azufre, y menos frecuentemente otros pocos ele- mentos~ Hacia 1848 se había establecido la definición corrientemente

 

EL

CARACTER

QUIMtCO ESPECIAL

Oa

CARBONO

 

3

aceptada

de

Química orgánica

como

"la

química

de

los

compuestos

que

contienen

carbono

Sin

embargo,

debido

a

sus

propiedades

y

también

por

razones

históricas.

no

se

incluyen

entre

las

sustancias

orgánicas

unos

pocos

compuestos

del

carbono.

Las

sustancias

inor-

.gánicas

que contienen carbono. tales

como

el dióxido

de

carbono.

cia-

nuro potásico y

carbonato

sódico,

son

poco

numerosas

y,

por

ello,

no

plantean dificultad alguna

con

respecto a

la

definición

anterior.

 

Hoy

día

se

consideran

cinco

grandes

divisiones

de

la

Química:

Química analítica,

Química física,

Química

inorgánica, Química orgá-

nica

entre estas

isótopos,

dos

Ingeniería química,

y

Bioquímica.

Sin embargo,

y

de

no

existe

y

la

Más

una

tales

frontera

como

muy

la

marcada

de

divisiones,

así, especialidades

superficies

Química

la Química

de

estas

Electroquímica pertenecen a

aún,

el

amplio campo

de

la

a

la

aplicación

utilitarios,

se

o más

la

cinco

que

y

d ivisiones.

se

dedica

reacciones

fundamentalmente

químicas

de

teoría, técnicas

a objetivos

introduce

también

en

cada

una

de

las

divisiones

arbitrarias

de

la

Química.

Así,

pues,

la

Química

orgánica

se

nos

presenta

hoy

como

una

de

fas

diversas disciplinas

químicas

"básicas",

las cuales

se

en-

cuentran

muy

interrelacionadas

y

complejamente

entretejidas

unas

con

otras.

nes

Por

último, el

estudiante

encontrará

Química "fundamental"

(o

"pura")

y

ocasionalmente

Química

las

expresio-

Merece

''aplicada".

la

pena considerar

brevemente

los

significados y

limitaciones

de

estos

términos.

Los

estudios

fundamentales

son aquellos cuyo

objetivo

es

sencillamente

el

descubrimiento

de

nuevos

conocimientos,

sin

ninguna

incumbencia

en

cuanto

a

su

posible

aplicación

práctica

futura.

Por

parte, la

conocimientos

otra

Química aplicada

químicos existentes a

tiene

por

objeto

la

aplicación

de

los

la

realización

de

objetivos

prác-

ticos específicos. Sin

embargo,

como

se

puede

uno

imaginar,

estas

dis-

tinciones artifjciales

se

desvanecen a

menudo

en

la

práctica.

Así,

la

investigación

pura

puede

tener

aplicación

casi

inmediata

(como

ocu-

rrió

en

el

descubrimiento

de

la

penicilina),

mientras

que

los

esfuerzos

de

la investigación

aplicada a

menudo

conducen a

nuevos

conocimien-

tos

básicos

(como en

el

campo

de

la

catálisis y

de

los

colorantes).

 

1-2.

EL

CARACTER

QUI.MICO

ESPECIAL

 
 

DEL

CARBONO

 

A tt nque

La

corteza

de

la Tierra,

los

océanos

y

la

atmósfera

contie -

nen menos

del

0,1

por

100

de

carbono,

siendo

este

elemento

sólo

el

duodécimo

en

la

lista

de

los más

abundantes,. el

número

de

los

com-

puestos orgánicos

"conocidos"

(aquellos cuya

ha

establecido;

véase

Sec.

2-1)

excede

con

estructura

mucho

al

molecular

de

todos

se

los

compuestos

inorgánicos.

La

prolffica

naturaleza

del

ca.rbono

puede

ilustrarse

mediante

la

comparación

del

número

de hidruros

conocidos

de

los elementos

de

la

primera

fila

de

la

tabla

periódica :

 

Elemento

He

Li Be

B

C

N

O

F

Ne

Número

de

hidruros

conocidos

O

7

1 unos

1

6

z

1

O

2300

4

NATURALEZA

DE

LA

QUIMICA ORGANICA

Prob"ablemente existen más compuestos orgánicos conocidos que pala- bras en nuestro idioma ·(aproximadamente un millón), y cada año se describen miles de compuestos orgánicos nuevos. Al igual que la po- blación de wia gran ciudad, el número exacto de los compuestos orgá- nicos es desconocido; tampoco existe un límite superior al número de ellos teóricamente posible. Más aún, el carbono es el elemento clave alrededor del cual se construye el proceso de la vida misma, un papel que no puede desempeñar probablemente ningún otro elemento. ¿Qué caracteres dan al carbono esta situación única el)tre el centenar de elementos de la tabla periódica7 El átomo de carbono es tetravalente (tiene cuatro valencias), como se representa de una manera sencilla en 1-1. De momento, imaginemos las valencias como ganchos que se pueden unir a los "ganchos de va- lencia" de otros átomos, prodúciendo un enlace químico entre ellos. Así, el átomo de carbono se puede unir con cuatro átomos monová- lentes para dar la mQlécula representada en 1-2 . También se puede unir a un segundo carbono (1 -3), a un tercero (l-4) y así, siguiendo,

 

s

1

1

1

1

1

1

1

-e-

A-C-E

-e-e-

-e-e-e-

1

1

1

1

L

1

1

o

,_,

1-2

1-3

1-4

formar "cadenas" de átomos de carbono. Como veremos en seguida, no sólo es posible que el carbono forme cadenas de cualquier longi- tud, sino también que un número determinado de átomos de carbono se pueden asociar de varias maneras. Así, cinco átomos de carbono se pueden asociar en varias disposiciones distintas, cuatro de las cua- les se muestran en 1-5. Las valencias "vacías" de cada átomo de car- bono de 1-3, 1-4 ó 1-5 pueden, por s upuesto, unir~e a las valencias libres de otros átomos tales como el hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, azufre o halógenos. Los enlaces con tales átomos se pueden formar en principio en una cualquiera o en más posiciones de los esqueletos car- bonados de "cadena lineal", de "cadena ramificada" o de ''anillo" re- presentados.

1

1

1

1

1

-e-e-e-e-e-

1

1

1

1

.1-So

1

1

1

1

-e-

1

1

-e-e-e- e-

1

1

1

1-Sb

1

l

-e-

1

1

1

-e-e- e-

1

1

-e-

1

1-Sc

1

,

)e

\

\/

e,,,.,,

e,

I

/

/\

~-e

1-Sd

Además, los anillos tales como el l-5d pueden, a su vez, unirse a otros anillos, originándose la posibilidad de sistemas de anillos "policíclicos". Aunque las consideraciones anteriores se desarrollarán de una manera mucho más rigurosa en los capítulos siguientes, mediante esta breve descripción podemos ya apreciar las vastas complejidades estructura- les que son posibles en las moléculas orgánicas. Esta complejidad tiene , un buen ejemplo en la morfina, el constit uyente más importante del opio, cuya estructura (disposición de los átomos) se muestra en la pá- gina siguiente. La capacidad dél carbono (de la que no participa en igual extensión ningún otro elemento) para "combinarse consigo mismo" en

FUENTES Y

TRANSFORMACIONES DE LOS COMPUESTOS ORGANICOS

s

una variedad infinita de disposiciones es la característica más básica que hace a este elemento único entre todos los demás. La vastedad

y diversidad de la Química orgánica son consecuencias de este carác- ter único.

1°3.

FUENTES Y TRANSFORMACIONES DE LOS COMPUESTOS ORGANICOS

Las sustancias orgánicas pueden separarse de materias primas que se presentan en la Naturaleza o prepararse a partir de otras sustancias (síntesis). Las fuentes naturales de materias primas orgánicas son de gran variedad, pudiendo tratarse de seres vivientes o de materias ca- rentes de vida. En la sección 1-1 se han citado ejemplos de compues- tos orgánicos aislados de seres vivientes. Otros ejemplos son la quinina de la corteza del árbol de la chinchona, la penicilina del moho Peni- cillium chrysogenum, el colesterol de los cálculos biliares y el escua- leno del aceite de hígado de tiburón, por mencionar solamente unos pocos de alguna importancia. El petróleo (incluyendo el gas natural)

y el carbón, que representan el residuo de Ja vida que existió sobre la Tierra hace millones de años, constituyen las fuentes inanimadas

más importantes de compuestos orgánicos. El calentamiento prolon- gado (coquización) del carbón suministra el alquitrán de hulla, a partir

del cual se puede obtener centenares de

tantes, tales como el benceno, naftaleno· y fenol. La destilación y "cra- queo" del petróleo crudo proporcionan también numerosos compuestos

orgánicos individuales, así como mezclas complejas del tipo de la gasolina, queroseno y parafina. Los llamados productos químico-orgá- nicos "masivos" de la industria provienen casi invariablemente de es- tas fuentes naturales. La conversión de un. compuesto en otro mediante reacciones quími- cas adecuadas constituye otro origen importante de sustancias orgáni- cas específicas. Tales transformaciones pueden implicar la construcción de una m9lécula grande por combinación de dos o más moléculas más pequeñas o Ja degradación (ruptura) de una molécula mayor a una menor. Para ambos casos se emplea el término "síntests orgánica". Una gran parte de los compuestos orgánicos conocidos sólo se han obtenido sintéticamente, y no se encuentran en las fuentes naturales. Los llamados productos químicos ''finos", por ejemplo, de las indus- trias farmacéutica y de Jos colorantes, son principalmente sintéticos, como también la mayoría de las fibras usadas en los tejidos modernos. Otros muchos productos químico-orgánicos importantes son asequi- bles tanto natural como sintéticamente, y, en ocasiones, ambas fuen-

sustancias orgánicas impor-

6

NA1\JRALEZA DE

LA

QUIMICA

ORGANICA

tes compiten entre sí de manera económica. La cuestión de si los pro- ductos sintéticos son "mejores" o no que los de fuentes naturales está fuera de lugar. En el caso de una sustancia pura no existen diferencias de ninguna clase en las propiedades físicas, químicas o •tarmacol6gicas de las variedades natural y sintética. Así, la vitamina C de los frutos cítricos es idéntica en todos los aspectos a la sintetizada comercial- mente del azúcar L-sorbosa -puesto que ambas tienen la misma iden- tidad química-. Sin embargo, es cierto que trazas de i~purezas ya en en el producto natural o en el sintético pueden alterar materialmente una o más de sus propiedades. En el caso de sustancias distintas, tales como la lana natural frente al nilón sintético, la superioridad de una sobre otra sólo se puede valorar con respecto a una propiedad o gru- po particular de propiedades que se comparen. En la práctica, tanto las síntesis comerciales como las de labora- torio pueden implicar una sola transformación (paso), dos pasos o una serie de pasos, como se ilustra en la ecuación siguiente:

A

-

8

-

C

-

O

-

E

-

-----

-

X

En esta secuencia se dice que se ha sintetizado el producto ñnal X, a partir de A, y se considera a los productos B. C, D y E como inter- medios. Una síntesis de la cortisona (medicamento usado para tratar infiamaciones, alergias, artritis reumáticas y otras enfermedades) a partir del ácido desoxicólico (constituyente normal de la bilis humana), impllca la preparación de unos treinta productos intermedios. Es comprensible que, en las preparaciones. comerciales al menos, los quími- cos orgánicos traten de ahorrar tiempo y dinero ideando síntesis que requieran un número de etapas. mínimo.

HO

CH,

CH,

OH "cH'

CH,

"cH?

1

COOH

Acido dasoxl<:ólico

un05

30 pasos

Cortisona

LECTURAS SUPLEMENTARIAS

Vitalismo

l. G. E. HBIN:

"The Liebig-Pasteur Controversy-Vitality witbout Vítalism",

J. Chem. Educ., 38, 614 (1951).

2. L. HARTMAN:

"WohJer and the Vital Force", f. Chem. Educ., 34, 14( (1957).

3. E.

CAMPAIGNE:

" W ohler and the Overthrow of Vitalism", J . Chem . Educ.,

.

32! 4Ó3 (1955).

Capltulo

2

CONCEPTOS Y PRINCIPIOS BASICOS

Existen numerosos principios teóricos que sirven de base a la Quí-

mica

orgánica,

muchos de Jos

cuales

se

discutirán

en

los

capítulos

siguientes.

Aquí,

fij aremos

nuestra

atención

en

algunos de

los con-

ceptos y principios básicos más sencillos con el fin de poderlos em- plear inmediatamente.

2-1.

FORMULAS QUIMICO-ORGANICAS

Con la palabra ''fórmula" el químico se refiere a una expresión simbólica que representa la composición o constitución de una sus- tancia. Hay varios tipos de fórmulas usadas por los químicos. Una

fórmula que indica meramente el número relativo de las distintas cla- ses de átomos en una molécula se llama fórmula empírica. Así, la fórmula empírica tanto del formaldehído como de la glucosa es CH 2 0,

o con mayor propiedad, (CH 2 0), Una fórmula que indica el número

real de cada clase de átomos en una molécula (y, por tanto, también

el peso molecu lar)

lecular del formaldehído es CH 2 0 {p. m. 30), mientras que la de la glucosa es (CH 2 0) 6 , o C 6 H 1 z() 6 (p. m. 180). Las fórmulas empíricas y moleculares representan el primer paso de Ja información química sis- temática sobre una sustancia y los medios a través de los cuales el

químico obtiene este importante. tipo preliminar de información se discutirán en el capítulo 4. Sin embargo, es evidente que tales fórmulas no nos dicen nada acerca de la disposición de los &_tomos en la molécula, y proporcionan por sí mismas una base muy pequeña para .la interpretación o predic- ción del comportamiento químico. Consideremos las fórmulas molec u- lares de algunas sustancias típicas que se presentan en la Naturaleza:

la

estricnina,

C 21 H2202N2; a-tocoferol (vitamina E), C,;tlso0 2 ; ~H9001.Nt•PC0, la vi- tamina B 12 ¿Cómo explicamos el hecho de que todas estas sustancias tengan propiedades químicas, físicas y fisio16gicas tan distintas? ¿Cuá· les son, realmente, las valencias de los elementos en tales compuestos?

impotencia del químico orgánico de principios del

siglo XIX cuando intentaba interpretar el comportamiento tan distinto de las diferentes sustancias orgánicas en función de tales fórmulas mo-

leculares 1 Nos encontraríamos en una situación en cierto modo pare-

se llama fórmula molecular. Así, Ja fórmula mo-

quinina,

C 20 H240 2 N 2 ;

estreptomicina,

C 2 1H 3 9N,0 12 ;

¡Imaginemos

la

7

CONCEPTOS

Y

PRINCIPIOS

BASICOS

cida si intentáramos deducrr las reglas y tácticas del fútbol sabiendo sólo el nombre y número de los jugadores, pero sin presenciar el juego. Esta fue la situación, bien poco satisfactoria, hasta 1859, en que el químico alemán AuGusr KEKuLé propuso una brillante y sen- cilla teoría esrruetural que nacionalizó el laberinto de fórmulas moleculares existentes y proporcionó la piedra angular para el des- arrollo posterior de la Química orgánica. l<EKULÉ supuso que, cual- quiera que fuese la complejidad de la molécula orgánica, ~ada átomo

de carbono tiene siempre la valencia normal de cuatro que .es evidente

en las fórmulas moleculares sencillas tales como CH

CCI 4 y COz.

, Supuso que el hidrógeno y los halógenos tenían valencia uno; el oxí- geno y el azufre, dos, y el nitrógeno, t res. A los símbolos de los dife- rentes elementos les colocó unos gu iones para indicar gráficamente la valen~ia de cada átomo, según se muestra en la tabla l. Cuando se

Tabla

r.

-H

-CI

-Br

Notación de lu

V•lencie.s

2

-o- -s-

=O

=S

val en c iH de Kekul6

3

1

-N-

= N-

:sN

"

1

-<¡:-

1

=C -

ac-

unían dos átomos en una molécula, KEKUI.É empleaba uno o más guio- nes comunes entre sus símbolos para indicar la utilización de una o

T•bla

11 .

E s tructur• de Kekulé de algunos

Compuetto

F6rn111l a molecular

Met ano

CH,

Eteno

E1ileno

Dióxido do cerbono

c1an11ro de hidrógeno

Amoniaco

C1Ho

C 1 H.

co,

HCN

NH¡

compuesto•

orgilnlcos settcillos

Fórmu la

estructu ral

de

Ke k ul6

H-C-H

~

1

H

O=C=O

H-C::N

H-N ,

.

H

'H

EL. ENl.Aet;

QUIMICO

9

más valencias en la formación de un enlace q:uímico entre los átomos en cuestión. Aplicando estas normas tan sencillas se pudieron formu- lar por vez primera las estructuras de las moléculas orgánicas, como se ilustra en la tabla 11. Por fórmula estructural de una molécula entendemos una representación de Kekulé que expresa las posiciones relativas y las valencias correctas de todos los átomos de Ja molécula. La interpretación del comportamiento químico de las moléculas más complejas siguiendo las ideas de l<EKuLÉ ha permitido a los químicos deducir fórmulas estructurales realmente de gran complejidad. Las fórmulas estructurales proporcionan la base para describir y predecir el comportamiento de todos los compuestos orgánicos, y en ellos se apoyan todas las interpretaciones teóricas de los fenómenos orgánicos. Tan importante es la contribución de KEKULÉ que la· Química orgá- nica moderna sería literalmente imposible sin ella. Para ahorrar tiempo y espacio, los químicos orgánicos han adopta- do varios convenios útiles para representar las estructuras de Kekulé.

e1 estu·

Algunas de estas formas abreviadas, que con el ti empo llegará

diante a dominar por completo, se ilustran mediante las siguientes maneras equivalentes de representar las fórmulas estructurales del 1-butanol, C+fl 10 0; 2-propilamina, C 3 H 9 N, y ciclohexanol, C 6 Hu0 . Es- tos tipos de fórmulas estructurales se usarán a lo largo de esta obra. Adviértase la abreviación creciente ar ir de izquierda a derecha en cada uno de los ejemplos.

H

1

H

1

HH

1

1

H-C-C-C-C-0-H

CH,i-CH,-CH,-CH,-OH

CH,CH,CH,CH,OH

 

'

 

1

H

H

1

H

1

H

l •Butanol

H,

/ H

 
 

N

 
 

1

H-C-C-C-H

 

1

1

1

H

H

H

 

CH,CH(NH,)CH)

2-Pr0pílamína

Ciclohexonol

H,OHOH H,

H 7

H,

H 7

CH,lCH,),OH

6

2-2.

EL ENLACE QUIMICO

Como se indicó anteriormente, los guiones que unen los átomos en

una fórmula

entre estos átomos. Examinemos brevemente la interpretación de los

enlaces químicos utilizando la terminología actual. De acuerdo con

representan los enlaces químicos

estructural de

Kekulé

JO

las teorías

CONCEPTOS

modernas, el

átomo

Y

PRINCIPIOS

consta

de

BASICOS

un núcleo

que contiene

pro·

tones

(p)

cargados

positivamente

y

neutrones

(n)

sin

carga, rodeado

por

una

''nube"

de

electrones (e)

cargados negativamente

en igual nú-

mero

al

de protones

del

núcleo.

Los electrones ocupan

"capas"

que

están rodeando

al

núcleo,

siendo

la primera (capa

K)

capaz

de

conte-

ner

2

electrones;

la

segunda

(capa

L),

8 electrones,

y

la

tercera

(capa M),

(0,05

mente

muestra

18 electrones.

100 de

la masa

Los electrones,

del protón

en esencia, "carecen

y

de

ah(

que

su núcleo.:

La

los

isótopos

peso"

de

práctica-

figura 1

principa·

por

o neutrón),

reside en

de

la totalidad del masa del

los

constituyentes

de

átomo

los

átomos

les

de

los

dieciocho

primeros

elementos

de

la

tabla

periódica.

Los

átomos

cuyas

capas electrónicas externas

están llenas (los

gases

no-

bles:

se conocen

unos plos podemos citar

He,

y

Ne,

el

Ar,

etc.)

el

son

de

en

general químicamente

de

Por

inertes,

aunque

ejem-

tetraftuoruros

las

pocos compuestos de

tetrafluoruro

tales elementos. Como

criptón,

los

el

contrario,

di

y

de

xenón

fluoruro

radón.

los átomos con

capas electrónicas no

del

todo

llenas

son

químicamente

reactivos

y

fo rman

enlaces

con otros

átomos mediante

procesos

que implican el

traslado

de

electrones

desde

unas

capas

electrónicas

exteriores

a

otras.

Existen

dos principales

procesos

de

este tipo:

la

transferencia

de electtones,

que conduce

al

enlace iónico ,

y

la

compartici6n de

elec-

trones,

que conduce al

e nlace

covalente.

 

)L17

2, 1,

o

11

Nou

2,8, 1

11

.a:

?, 2,0

12

Mg2•

2, 8. 2

111

56 ' '

2, 3, 0

,,A1"

2,8, 3

IV

&c'2

2.

A,O

,.s.,.

2, 8,

4

?

V

N"

2,5, 0

15

p

>•

2,8,5

VI

o'•

2,6,0

5>2

,.

2,8,6

VII

'

F"

2,7,0

11Cl

35

2,8,7

VIII

,H••

2, 0, 0

ooN020

2,

11

e.o .

Ar"°

2, 8, 8

Subi ndke =

num ero

•Om oco ;

nume r o

d.

protones

en

e l

nucleo,

urga

¡»

s il iva

del

o« leo.

 

Su per l n cfoc e= nü me ro

m~s lco

de l

1sól opo

princ ipa l

de l

e l 1me1110

 

Dife rencia

entr~

el superindlce

y

t i

subindice= número

de

l'lCulronu

en

t i

,

núcl~

Numerales

infer i ores= nurn.ro

de

e lec trcn e i

de

la.s

c~pai

K ,

L

y

M.

te t pev

 

tivemenre

F1G.

1.

Parte

de

Ja

tabla periódica

de

los

elementos.

a)

Enlace

iónico

El

enlace iónico

periódica

se forma

1 o

entre

elementos

grupo

de

VI

de

lugares opuestos

En

para

la

sal

de

2

formar un

ftuoruro

figura

la tabla

se

(grupo

de

II con

tr¡µisferencia

formaci6n

o VIl).

muestra

un ejemplo

electrones

hipotética de la

enlace iónico,

que ilustra

la

de litio

a partir

de

sus elementos.

El

átomo de

litio

cede

su único

electrón

de

la capa

L,

convirtiéndose

en el

ion

litio,

ue,

que es

elec·

trónicamente equivalente

electró n en su

hueco

de

(ieoelectrónico)

la

capa

L,

al helio.

El flúor acept a el

ion ftuoruro,

convirtiéndose en

el

EL

ENl

ACE

QUIMICO

11

.F9, que es isoelectrónico con el neón. La energía requerida para eX· traer el electrón externo del litio se compensa de sobra con la que se libera cuando el fiúo,r completa su capa externa. De ahí que exista

(á)p

3p,'P 9pj.

.dn

lOn

li·

-

fo\

\:f

}

FIG. 2.

Formación hipotética del fluoruro

de

+

litio.

Energ1•

una liberación neta de energía durante la transferencia electrónica, y que se produzca e1 enlace iónico. El "enlace" real en tales sales es la atracción electrm;tática entre el catión cargado positivamente y el anión cargado negativamente.

lp;-

F'rG.

3.

Formación hipotética del

metano.

+

Enorola

b) Enlace covalenle

La formación de un enlace entre elementos de la parte central de la tabla periódica tiene lugar mediante un proceso de compartición de electrones. El enlace resultante se llama enlace covalente. Cada átomo que interviene consigue de nuevo la estructura electrónica del gas noble más próximo a él, y de nuevo se libera energía en el pro· ceso. En la fi gura 3 se muestra fa formación d e enlaces covalentes entre un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno en una formación hipotética de metano. Nótese que ef átomo de carbono del metano ha alcanzado la estructura electrónica del neón, mien~as que cada átomo de flidrógeno se ha hecho isoeléctrico con el helio. En la primera de las ecuaciones que siguen, en las que cada punto contiguo a los símbo- los representa un electrón de valencia de la capa externa, se muestra una representación equivalente de la formación del metano. Las res-·

tantes ecuaciones ilustran la formación hipotética del tetracloruro de

Hi(); cloro molecular, Cl 2 , y dióxido de carbo·

no, C02, a partir de sus elementos. Tales fórmulas de "puntos elec- trónicos'' fueron propuestas por vez primera por LEWIS y LANGMUIR, en 1919, para representar moléculas con átomos unidos por enlaces covalentes, y son, en la actualidad, de uso común para ilustrar las po· siciones de los pares electrónicos compartidos y sin compartir de Jas moléculas. Adviértase que en las estructuras covalentes finales de cada átomo ha completado un octete de electrones (ocho puntos) a su

carbono, CCl4; agua,

12

2 H•

:~I·

2§:

+

+

+

CONCEPTOS

Y

PRINCIPIOS

BASICOS

H

H:C:H

i-i

e