Está en la página 1de 10

Óscar Fernández León

Abogado

MAILINGS
PARA UN JOVEN ABOGADO
Consejos prácticos de un abogado senior
a un junior sobre la profesión

THOMSON REUTERS

Primera edición, 2014

Incluye versión en digital

El editor no se hace responsable de las opiniones recogidas, comentarios y manifestaciones vertidas
por los autores. La presente obra recoge exclusivamente la opinión de su autor como manifestación
de su derecho de libertad de expresión.
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra
sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley.
Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear
algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70/93 272 04 45).
Thomson Reuters y el logotipo de Thomson Reuters son marcas de Thomson Reuters
Aranzadi es una marca de Thomson Reuters (Legal) Limited
© 2014 [Thomson Reuters (Legal) Limited /Óscar Fernández León]
Editorial Aranzadi, S. A.
Camino de Galar, 15
31190 Cizur Menor (Navarra)
Imprime: Rodona Industria Gráfica, S.L.
Polígono Agustinos, Calle A, Nave D-11
31013 – Pamplona
Depósito legal: NA 706/2014
ISBN: 978-84-9059-198-7
Printed in Spain. Impreso en España

Dedicado a mi sobrina Alicia, una joven abogada
y, cómo no, a todas las abogadas españolas.

Sumario

Página

INTRODUCCIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

17

EL PRIMER CORREO... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

21

I
ASPECTOS ESENCIALES DE LA ABOGACÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . .

23

1.1. Las funciones de los abogados y la finalidad de la abogacía . . .
¿Dónde está Tom Cruise? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Cuál es nuestra función? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El consejo jurídico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Negociación y mediación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dirección y defensa judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La finalidad de la abogacía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

23
24
24
25
26
27
27

1.2. ¿Es la abogacía una profesión? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los abogados somos profesionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Regulación de nuestra profesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La desnaturalización del concepto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

29
30
33
33

1.3. La magia de la vocación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es la vocación? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Cuándo nace la vocación del abogado? . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El compromiso vocacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La vocación también se enseña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

35
36
38
39
40

9

FERNÁNDEZ LEÓN, Ó.: Mailings para un joven abogado
Página

1.4. Por qué es difícil llegar a ser abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Factores concurrentes en el ejercicio profesional . . . . . . . . . . . .
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

41
42
46

1.5. La formación del joven abogado. El recuerdo de la pasantía. . .
Recuerdos de la pasantía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La eliminación tácita de la pasantía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La formación del abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La importancia del magisterio del abogado. . . . . . . . . . . . . . . . .
¡No olvidemos la autoformación! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

48
48
49
50
52
53

1.6. Desentrañando falsos mitos: siéntete orgulloso de ser abogado .
Generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sobre la habilidad de muñir, manipular y enredar . . . . . . . . . .
Sobre la falta de honestidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sobre nuestro «excesivo amor por el dinero» . . . . . . . . . . . . . . .
Sobre los clientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿El porqué de esta percepción? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Al día de hoy la percepción es buena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

54
55
55
55
56
56
56
58

Ideas clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

60

II
LOS PRINCIPIOS DE LA ABOGACÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

61

2.1. Los principios esenciales de la profesión. . . . . . . . . . . . . . . . . . .

61

2.2. Sé leal con tus compañeros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Compañerismo en la batalla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El compañerismo en el marco deontológico . . . . . . . . . . . . . . . .
Decálogo sobre el compañerismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Recapitulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

67
68
69
70
71

2.3. Soy independiente, soy abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los peligros que acechan nuestra independencia  . . . . . . . . . . .

74
75

10

Sumario
Página

La independencia deontológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

79

2.4. Los abogados decimos la verdad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La verdad es relativa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La necesaria parcialidad del abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La versatilidad del derecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

80
81
83
85

2.5. Ganar o perder: ¿es esa la cuestión? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bases para una tesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ganar o perder. Bueno, no es tan fácil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es ganar un caso? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cuestión de percepción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

86
87
88
90
90

Ideas clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

92

III
EL ABOGADO Y EL CLIENTE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

93

3.1. Radiografía del cliente de un despacho de abogados . . . . . . . . .
¿Cómo debemos tratar a los clientes? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La confianza: el pilar básico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

93
96
97

3.2. La confianza, fundamento en la relación entre abogado-cliente .
Marco normativo de la confianza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es la confianza? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La confianza entre abogado y cliente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

99
99
101
102

3.3. Demos valor a la relación con el cliente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los elementos que aportan valor a la relación . . . . . . . . . . . . . .

105
107

3.4. La adecuada gestión de las expectativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las expectativas del cliente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué factores influyen en las expectativas? . . . . . . . . . . . . . . . . .
La educación del cliente, pilar de las expectativas bien formadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

116
116
117

3.5. Clientes problemáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

122

119

11

FERNÁNDEZ LEÓN, Ó.: Mailings para un joven abogado
Página

¿Es una elección tener malos clientes? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Cómo identificar a un mal cliente? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estrategias para la gestión del mal cliente . . . . . . . . . . . . . . . . . .

122
123
125

3.6. ¿Qué cuesta a un despacho la pérdida de un cliente? . . . . . . . . .
Los costes de la pérdida del cliente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El remedio: el tratamiento de las quejas y reclamaciones . . . . . .
¿Cómo tramitar las quejas? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

128
129
130
132

3.7. Consejos para salir airoso de una consulta profesional . . . . . . .
Todo sobre la consulta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

135
136

3.8. ¿Cómo comunicar al cliente una sentencia desfavorable? . . . . .
¿Qué es una mala noticia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Por qué es difícil para el abogado comunicar malas noticias? .
¡Cuidado con las expectativas! . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Cómo comunicamos la mala noticia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

140
140
141
142
143

3.9. ¿Cómo actuar cuando el cliente prescinde de los servicios de su
abogado? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sin confianza no hay relación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Por qué nos deja el cliente? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Cómo hemos de actuar ante la pérdida de un cliente? . . . . . .

146
146
147
149

Ideas clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

152

IV
ALGUNAS HABILIDADES DEL BUEN ABOGADO . . . . . . . . . . . . .

155

4.1. ¿Un día en la jornada de un abogado? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Radiografía de la jornada de un abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . .

155
156

4.2. Las habilidades del buen abogado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Habilidades generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Habilidades profesionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Habilidades sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

161
162
163
163

12

Sumario
Página

Habilidades empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Habilidades comerciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Habilidades psicológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

164
164
165

4.3. La importancia de la gestión empresarial . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Gestión empresarial en los despachos de abogados? . . . . . . . . .
¿Cómo se gestiona estratégicamente un despacho? . . . . . . . . . .
La visión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La misión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cultura empresarial o valores de la firma . . . . . . . . . . . . . . . . . .

167
168
169
170
171
172

4.4. La habilidad de la organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El abogado desorganizado es menos abogado . . . . . . . . . . . . . . .
Gestionar el tiempo es organizarse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Herramientas de la gestión del tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

174
175
176
178

4.5. El abogado y la estrategia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿En qué consiste la estrategia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Quiénes participan en la estrategia? ¿Cuándo la hacemos? . . .
¿Cómo se formaliza la estrategia? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

181
182
183
185

4.6. El abogado y el marketing . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El marketing sí, pero de servicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Captación y fidelización. Nuestra asignatura pendiente . . . . . . .
¿El abogado comercial? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

188
189
191
192

4.7. ¿Malditas reuniones? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las reuniones tienen mala prensa, pero son importantes . . . . .
Etapas para preparar una buena reunión . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Reuniones más habituales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

195
196
197
199

Ideas clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

201

V
LOS DESPACHOS DE ABOGADOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

203

13

FERNÁNDEZ LEÓN, Ó.: Mailings para un joven abogado
Página

5.1. Los despachos como empresas de servicios . . . . . . . . . . . . . . . .
Razones para una decadencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Por qué los despachos de abogados son empresas? . . . . . . . . . .
Los riesgos de la mercantilización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

203
204
206
208

5.2. ¿Qué formas de organización emplean los abogados? . . . . . . . .
Ejercicio individual y colectivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Modalidades de organización del despacho colectivo. . . . . . . . .

210
212
214

Ideas clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

217

VI
NUESTRA INTERVENCIÓN EN SALA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

219

6.1. La importancia de la oratoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Concepto de la oratoria forense . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Elementos que definen la oratoria forense . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Procesos orales o escritos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ventajas del principio de oralidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desventajas del principio de oralidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El principio de oralidad en el ordenamiento español . . . . . . . .
Conclusión: la oratoria es necesaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

219
220
221
221
222
223
224
225

6.2. Cómo preparar un juicio y no morir en el intento . . . . . . . . . . .
Los juicios no son fáciles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Radiografía del juicio y de los componentes que intervienen en
su preparación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

226
226
227

6.3. El abogado litigante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cualidades del abogado litigante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Conductas eficaces a observar por el abogado en sala . . . . . . . .

232
233
235

6.4. Lo que no debe hacer el abogado litigante . . . . . . . . . . . . . . . . .
Antes del acto judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Durante el acto judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

238
239
240

14