Tema 8. LA PERSONALIDAD.

Guión del tema: 1. Concepto de personalidad. 2. Rasgos básicos de la personalidad. 3. Teorías de la personalidad.: a. Tipología de Sheldon b. Teoría conductista. c. Teoría Humanística. d. Teoría Cognitiva. e. Psicoanálisis. 4. Trastornos de la personalidad.

1. Concepto de personalidad. La personalidad es la integración de todos los rasgos (regularidad de conducta) y características del individuo que determinan una forma propia de comportarse. Es decir, la personalidad es la organización dinámica ( no mero conglomerado) de los aspectos: - cognitivos: intelectuales y sensibles (percepción.

- afectivos: relacionado con sentimientos, emociones.. . - conativos. (relativos a la conducta). - morfológicos (estructura corporal).

En definitiva podemos entender como personalidad la organización relativamente estable de aquellas características estructurales y funcionales, innatas y adquiridas bajo

1

las especiales condiciones de su desarrollo, que conforman el equipo de conducta con que cada individuo afronta las distintas situaciones. Este conjunto de formas pone un sello individual en cada uno de nosotros Ligado a la personalidad están: - Temperamento: conjunto de fenómenos dependientes de la constitución, y por tanto dependientes de la herencia. Es decir, fenómenos de naturaleza emocional (susceptibilidad emocional, velocidad e intensidad emocional, estado de ánimo dominante…) - Carácter: disposición dominante del individuo. Se confunde bastante con la personalidad , ya que trata también de aspectos significativos en el sujeto.

2. Rasgos básicos de la personalidad . Los rasgos básicos de la personalidad son: • • extraversión: grado de relación social, energía… estabilidad emocional: capacidad de enfrentarse adaptándose a la realidad , • • • • satisfacción en actividad… escrupulosidad: nivel de organización, constancia, responsabilidad, consecución de objetivos… afabilidad: capacidad de cooperación, comprensión, empatía… apertura mental: interés por la cultura y conocimiento, espíritu innovador, actitud receptiva a nuevas ideas y experiencias… Extraversión Hablador Franco, abierto Aventurado Sociable Amabilidad Buen carácter No celoso Dulce, suave Cooperativo Responsabilidad Exigente, pulcro Responsable descuidado informal irritable celoso obstinado negativo. callado cerrado precavido retraido.

2

Riguroso Perseverante Estabilidad emocional Equilibrado nervioso, Tranquilo Sosegado No hipocondríaco Apertura a la experiencia Sensibilidad artística Intelectual Refinado Imaginativo

laxo inconstante

tenso ansioso excitable hipocondríaco

insensibilidad estrecho de mente rudo falta de imaginación

3. TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD.

Desde los Pitagóricos el número cuatro gozaba de gran prestigio místico. Empédocles, Aristóteles y otros filósofos enseñaron que los elementos de la tierra eran cuatro. En seguimiento de esta doctrina descubrieron los médicos hipocráticos (500 a 400 años antes de Cristo) cuatro líquidos orgánicos fundamentales a los cuales atribuían la génesis y el mantenimiento de la vida: sangre, bilis, flema o linfa, bilis negra . Estaban convencidos de que la vida bullía en estos líquidos o humores delcuerpo y sobre la base de esos humores los hombres podían ser distribuidos encuatro grupos o tipos, según que en ellos predominara uno u otro de esos líquidos. Estos tipos eran: * Sanguíneo: Corresponde al predominio de la sangre: físicamente son individuos de estatura inferior a la media, buena musculatura, figura proporcionada. En sus manifestaciones de carácter presenta tendencia a la irreflexión, es sociable, poco tenaz y persistente. Corresponde al predominio de la sangre : físicamente son individuos de estatura inferior a la media, buena musculatura, figura proporcionada. En sus manifestaciones de carácter presenta tendencia a la irreflexión, es sociable, poco tenaz y persistente. * Melancólico: Predomina en él lo que Hipócrates llamaba la "bilis negra", se conoce también como tipo nervioso. Físicamente es delgado, de estatura normal o superior a la media, con tendencia a la palidez. * Colérico: Predomina en su organismo la "bilis amarilla". De estatura normal o superior a la media; la piel presenta un tono amarillento.

3

* Flemático: Físicamente tienen tendencia a la obesidad, aunque pueden existir tipos delgados. En él predomina la flema. 1. Tipología de Sheldon. Existe una relación indispensable entre cuerpo y mente; el carácter posee también una base biológica que depende de elementos orgánicos como la constitución física y el temperamento. El temperamento: El temperamento es la base biológica del carácter y esta determinado por los procesos fisiológicos y factores genéticos que inciden en las manifestaciones conductuales. Biotipo: tipo morfológico, es decir estructura corporal externa que se corresponde con una conducta. En el desarrollo embrionario , el sistema digestivo se origina del endodermo; el sistema nervioso y los órganos sensoriales del ectodermo y el sistema muscular y óseo del mesodermo. Basándose en esos principios , Sheldon y su colaborador Stevens, establecen la siguiente clasificación:

Tipo físico Endomorfo (redondeado, blando) Mesomorfo (fuerte, musculoso, rectangular) Ectomorfo (longilíneo, frágil)

Temperamento Viscerotónico (relajado, sociable) Somatotónico (asertivo, enérgico) Cerebrotónico (introvertido, cerebral).

endomorfo

mesomorfo

ectomorfo

En Alemania Kretshmer desarrollaba una clasificación de tipos somáticos : pícnico, atlético, leptosomático, con la que intentó también, relacionar una estructura corporal determinada y las tendencias psicológicas correspondientes. 2. Teoría Conductista. Según Dollar y Miller los rasgos de la personalidad no son sino hábitos. Y los hábitos son respuestas estables y aprendidas ante determinados estímulos. Las respuestas

4

aprendidas pueden generalizarse : así el que ha aprendido ciertas respuestas agresivas, generaliza esa respuesta y termina siendo agresivo. Dollar y Miller insisten en que el aprendizaje se realiza gracias a los refuerzos (aprobación-desaprobación) que se reciben en el medio ambiente en que se vive, especialmente los refuerzos verbales. Esta teoría tiene una consecuencia muy interesante: la personalidad se puede cambiar. Si los rasgos de la personalidad se adquieren por aprendizaje (son únicamente hábitos), se pueden eliminar extinguiendo los refuerzos o reforzándolos negativamente. Igualmente se pueden adquirir rasgos distintivos o contrarios, también por aprendizaje. Skinner plantea que la conducta es resultado de la relación entre causa y efecto, o sea pasado y presente, con vistas al futuro. La conducta la estudia la ciencia que es descriptiva , y con experimentación rigurosa. Se intentará modificar el comportamiento a través de refuerzos positivos o negativos. La personalidad será una colección de pautas de conducta.

Skinner y su "caja de condicionamiento" Pregunta: el conductismo valora aspectos afectivos, emocionales, incontrolables de la conducta. 3. Teorías Humanistas. Se conocen tambien como las teorías del “yo” ya que el yo es estrictamente humano y espiritual, que nada tiene que ver con lo animal o biológico, es la estructura central de la personalidad . Maslow y Rogers son partidarios de que la tarea fundamental del hombre es la “autorrealización”, es decir, el desarrollo del yo que hay en cada uno de nosotros. Pero ese yo, único y bueno, permanece oculto y enmascarado en nuestro interior, por lo cual no puede desarrollarse. A veces lo llegamos a experimentar, pero esas experiencias del “yo” (es decir el modo como me siento y experimento a mi mismo cuando puedo decir “yo soy así”) son reprimidas frecuentemente por las evaluaciones de los demás, que llegan a formar parte de uno mismo. “los debería” se incrustan en la conciencia y sofocan al “yo”. Uno no es lo que es, más bien intenta ser lo que debería ser. Pero en vano, por supuesto: nadie deja de ser como es, el “yo” permanece allí, pero no puede desarrollarse. Rogers desarrolla un método propio basado en sus experiencias como terapeuta, el “counseling” conocido como psicoterapia no directiva o psicoterapia centrada en el cliente. El terapeuta no evalúa ni interpreta lo que el paciente dice; no da tampoco solución ni lo que debe hacer, simplemente le limita a escuchar y animar al otro a que siga hablando. El cliente se siente acogido y aceptado, verbalizando sus sentimientos, y de ese modo los descubre y los acepta, termina por ser el mismo.

5

Rogers describe los pasos que suele dar el cliente: 1º Dejan de utilizar máscaras: se alejan de lo que no son, dejan caer las máscaras. 2ª Dejan de sentir los “debería”: descubren, por ejemplo, que hasta ahora se han sentido obligados a considerarse malos o a ser los mejores o a que les gustara determinadas cosas. Pregunta: según el humanismo debemos sacar a la luz nuestro auténtico "yo" y dejar de comportarnos como los demás quieren. 4. Teoría cognitiva. La teoría cognitiva más conocida es del Kelly : el hombre es ante todo un ser cognoscente. Al conocer el hombre estructura el mundo (lo organiza) y anticipa los acontecimientos. De forma que el hombre posee gran cantidad de estructuraciones de la realidad, siendo las estructuraciones, interpretaciones y anticipaciones predictivas de la realidad. Justamente las “estructuraciones” constituyen la personalidad , ya que están jerarquizadas y sistematizadas entre sí, y cada uno estructura el mundo de un modo muy diverso. El optimismo sería una estructuración del mundo y un modo de comportarse; pero no hay dos optimistas que sean iguales y, por tanto, de comportarse. Además la propia experiencia hace que cada hombre vaya alternado sus estructuraciones: la personalidad cambia, por tanto.

5. Psicoanálisis.
El psicoanálisis fue creado en Viena por Sigmund Freud, un médico neurólogo interesado en encontrar un método efectivo de tratamiento para pacientes que sufrían histeria y otros tipos de neurosis. Se puede considerar como uno de los sucesos más trascendentales en el origen de la teoría la asistencia de Freud a las experiencias llevadas adelante por el neurólogo Jean Martin Charcot en el hospital Salpêntrière de París. Estas experiencias sugerían que mediante la hipnosis se podían inducir (y suprimir) síntomas que se presentaban en los cuadros histéricos, como por ejemplo la parálisis. Las personas que eran sometidas a estas experiencias no conservaban en la conciencia lo sucedido, aunque estas seguían influyendo en el comportamiento de los sujetos. A partir de estos resultados, estudiando numerosos casos clínicos junto con Joseph Breuer , comenzaron a desarrollarse las primitivas teorías que evolucionaron hasta formar el cuerpo teórico del psicoanálisis.

6

ESTRUCTURA DE LA PERSONALIDAD . Freud pensaba que las personas eran conscientes sólo de una ínfima parte de sus pensamientos. La gran mayoría de pensamientos, sentimientos y deseos, son del todo inconscientes y no es posible volverlos conscientes sin la ayuda de un especialista preparado. El inconsciente, según Freud, contiene motivaciones que él llamaba instintos, partes o fragmentos de personalidad, recuerdos de primeras experiencias y conflictos reprimidos (borrados de la conciencia). Las motivaciones -el hambre, el sexo, la agresión...- tienen un papel importante en el sistema freudiano. Generan la energía que suscita la conducta. Según Freud hay tres factores en la personalidad : el ello, el yo y el súper yo, que compiten constantemente por la energía psíquica disponible. El ello: es el núcleo de la personalidad , dominan las motivaciones-pulsiones agresivas y sexuales, es la parte más primitiva, que lucha por satisfacerse. En la primera etapa del desarrollo del niño monopoliza toda la energía (rige el principio de placer). Es como un niño mimado y mal educado, es irracional e insensible a todo lo que no sean sus deseos y como no puede enfrentarse a la realidad no puede satisfacerse a sí mismo. El yo: emerge en el niño en desarrollo para establecer relaciones con el medio (principio de realidad) .Una de las tareas es localizar objetos del mundo real que sean adecuados a las necesidades del ello. El yo se enfrenta tanto a las exigencias del ello como a las de la realidad. A diferencia del ello, el yo es controlado, realista y lógico. El super yo: es la tercera facción de la personalidad . Ésta se desarrolla gradualmente. Es lo que se suele llamar “conciencia”, una orientación, derivada del aprendizaje, sobre lo justo y lo injusto, sobre lo bueno y lo malo, y que se vuelve automática después de muchos años de experiencia. De acuerdo con Freud el súper yo interioriza la moral, los ideales y normas de los padres y de la sociedad y continuamente anhela la perfección. El súper yo trata de obligar al yo a lograr metas morales, no sólo realistas, también obliga al ello a reprimir o inhibir sus impulsos animales. Freud creía que estas facciones de la personalidad competían en forma constante entre sí, pugnando una contra otra por apoderarse de la energía psíquica disponible. Al estar en continua lucha el control pasaba de una a la otra y esto determinaba el comportamiento de la persona. Cuando era el ello el que dominaba tendería a actuar como los animales; si era el yo el que dominaba de manera realista y si era el súper yo como reformador social y moral. Las frustraciones, las amenazas, los conflictos y el crecimiento biológico normal siguen suscitando la pugna entre los bandos de la personalidad . Estos acontecimientos generan también angustia, que el yo aprende a manejar usando mecanismos de defensa ( vease tema motivación). Cuando el yo se ve abrumado es el ello el que suele dominar al individuo y éste presenta conducta anormal. Etapas de la personalidad . Freud creía que la personalidad se iba configurando con las primeras experiencias de la infancia, a medida que iba atravesando etapas psicosexuales. Durante estas etapas la energía del ello se fija en determinadas zonas corporales: la boca, el ano y los genitales. Si a un niño se le priva de afecto, o se le mima en demasía en alguna de estas etapas el desarrollo se detiene en esa etapa y la personalidad adulta queda fijada en la dificultad que no se haya resuelto.

Etapa oral, durante esta etapa la conducta del niño se fija en la boca: en la conducta de succionar, comer y morder. Esta etapa abarca los primeros 18 meses de vida. Aquellos que queden fijados en esta etapa serán individuos con rasgos de la etapa oral.

7

Podrían ser por ejemplo: ávidos mascadores de chicles, parlanchines incansables, personas muy dependientes, pasivos o ávidos. Etapa anal, suele empezar en el segundo año de vida. En esta etapa empieza el control de esfínteres, los niños aprenden a controlar sus impulsos naturales. Si el entrenamiento es demasiado severo y conflictivo o si la eliminación de las heces u orina es demasiado placentera el individuo puede quedar fijado en esta etapa y presentará una personalidad anal. Los rasgos que definirían la conducta de estas personas serían: desconfianza, terquedad, desorden, sadismo o excesiva docilidad, orden y limpieza. Etapa fálica, aparece entre el tercer y quinto año de vida. Los niños descubren sus genitales. Se masturban y sus fantasías montan el escenario de una crisis universal (Complejo de Edipo y de Electra). Si no se resuelven adecuadamente estas crisis la persona puede rechazar el papel sexual socialmente sancionado o bien presentar conducta antisocial o inmoral. Etapa de latencia, al terminar la etapa fálica (hacia los cinco años) Freud creía que la personalidad ya estaba esencialmente formada. En esta etapa las necesidades sexuales se adormecen. Etapa genital, al presentarse la pubertad vuelven a despertase los intereses sexuales. En esta etapa los individuos se orientan hacia las relaciones interpersonales y empiezan a participar en las actividades de su cultura. En esta etapa se aprende a establecer relaciones satisfactorias con las demás personas. Pregunta: el psicoanálisis centra los problemas psicológicos en la represión y frustración, sobre todo en la infancia. 3. TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD. En la vida cotidiana, mucha gente tiene la tendencia de explicar la conducta que le resulta desagradable con expresiones como este es un loco, sádico, paranoico... excluyéndolos del resto. Sin embargo muchas variables situacionales pueden hacer que personas “normales” se comporten de forma inadaptada. ¿Cuál es la diferencia entre normalidad y anormalidad? La normalidad puede ser entendida como la capacidad de funcionar autónoma y competentemente, la tendencia a adaptarse al medio social de forma efectiva, una sensación subjetiva de satisfacción y eficiencia y la habilidad de autorrealizarse o de alcanzar las propias potencialidades. La anormalidad, por tanto, puede ser definida como la ausencia de dichas cualidades. Se entiende por lo tanto que las personas con alteraciones o desórdenes de la personalidad muestran pautas de conducta rígidas o inflexibles, que perjudican tanto su ajuste interpersonal como su realización social. Entre las características comunes a todas las alteraciones de la personalidad destacaremos los siguientes: Surgen en¬ todas las culturas y grupos sociales. Son pautas de conducta limitadas y¬ rígidas que impiden nuevos aprendizajes y conductas. Causan fragilidad¬ emocional en situaciones estresantes. No son desórdenes homogéneos. Cada¬ persona muestra diferencias individuales con respecto a su grupo. Existen¬ pocos de datos sobre su etiología. Hay dos grandes sistemas de clasificación de los trastornos de personalidad: el CIE-10 (Clasificación Internacional de las Enfermedades) y el DSM-IV (Manual de Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría).

8

Los psicólogos consideran que la personalidad consiste en pautas de afrontamiento aprendidas, son formas complejas de manejarse en su entorno. En su evaluación de la personalidad siguen el siguiente esquema de análisis:

- Conducta aparente: cómo se muestra el individuo ante los demás. - Conducta interpersonal: cómo interactúa con los demás. - Estilo cognitivo.: Naturaleza característica del proceso de pensamiento del individuo. - Expresión afectiva: cómo muestra el individuo sus emociones - Percepción de sí mismo: de qué manera se ve a sí mismo. - Mecanismos de defensa que utiliza. Algunos trastornos de personalidad son: * Personalidad antisocial (antes conocidos como psicópatas). Se trata de un individuo frío, duro e insensible, ambicioso y agresivo, con baja tolerancia a la frustración. No se inhibe ante el peligro o el castigo. Descuida los derechos o bienestar de los demás. Sus patrones cognitivos son rígidos e inflexibles, evita las emociones tiernas por considerarlas signo de debilidad. * Personalidad narcicista. Se trata de personas presuntuosas, esnob, mimadas y explotadoras. Sobrevaloran su importancia personal. Dirigen sus afectos hacia sí mismos más que hacia los otros. Esperan que los demás reconozcan su valor único y personal. Quieren ser el centro de atención, son emocionalmente lábiles y se comportan de manera exhibicionista. * Personalidad dependiente. Se caracteriza por la docilidad. Tiene una sensación de falta de ayuda, de apoyo, de autoafirmación, baja autoestima y con sentimientos de inferioridad, prefiere abdicar la propia responsabilidad y control en los demás. Subordina sus deseos a los demás y, cuando está solo, se siente incapaz de desarrollar una vida constructiva. Presenta una gran falta de habilidades para interactuar en su ambiente. * Personalidad pasiva-agresiva. Son personas con personalidad ambivalente y negativo. Tendencia a ser oposicionista, no complaciente, malhumorado, pesimista y crónicamente quejoso. Suelen estar descontentos y desmoralizar a los demás. Suelen mostrar rápidos cambios de humor, parecen inquietos, inestable y erráticos en sus sentimientos. * Personalidad compulsiva. Tiene tendencia a construir su mundo en términos de reglas, normativas, esquemas y jerarquías. Se relaciona con los demás según su rango y estatus. Los valores convencionales son la regla con la que vive. Es afectivamente reprimido, solemne y serio. No expresa su afecto por miedo a experimentar emociones incontrolables. * Trastorno esquizotípico: la persona tiene una conducta errática, puede parecer excéntrica y extravagante en sus acciones. Prefiere el aislamiento social y realiza actividades que son extrañas a los demás. Su estilo cognitivo es reflexivo y autístico, incapaz de orientar sus pensamientos de forma lógica. Su expresión afectiva es apática e insensible. Suele considerarse a sí mismo como desamparado, vacío y sin sentido de la vida. * Trastorno paranoide: es la tendencia a estar siempre en guardia y desconfiar de los demás, combinada con el deseo de estar libre de relaciones personales íntimas, en las que exista una pérdida de poder, independencia y autocontrol. La persona se vuelve suspicaz, resentida y hostil. Responde con ira a lo que se asemeje al ridículo, la decepción, el desprecio o la desconsideración. Es incapaz de aceptar sus propios errores y debilidades y mantiene su autoestima atribuyendo sus deficiencias a los demás.

9

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful