Está en la página 1de 1

Del Dolor

Había sido escrito en el primer testamento del hombre:


No lo desprecies porque ha de enseñarte muchas cosas.
Hospédalo en tu corazón esta noche.
Al amanecer ha de irse. Pero no olvidarás
Lo que te dijo desde la dura sombra.

Odio pensar que vivimos atados a un destino


Como si pensar que la fe
Que por si sola no tiene sentido,
Hay que dárselo primero
Y No me fío de las casualidades
No por que no crea en ellas
Sino por que prefiero guardar una distancia
Respecto a cosas que a veces son cotidianas.
No solo de pan vive el hombre,
También existen las omisiones.
Y no solo asentir que esta bien
Cuando estoy bien…

Tal vez sea por que en la estructura discursiva de la vida,


El destino es el mejor sinónimo de narrativa.