P. 1
La Caida del Muro de Berlin

La Caida del Muro de Berlin

|Views: 3.135|Likes:
Publicado porissuemanager
Especial Clarin sobre los 20 desde La Caida del Muro de Berlin
Especial Clarin sobre los 20 desde La Caida del Muro de Berlin

More info:

Published by: issuemanager on Nov 24, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/10/2013

pdf

text

original

Suplemento eSpecial domingo 1° de noviembre de 2009

ap

este ejemplar acompaña la edicion del diario clarin del domingo 1° de noviembre de 2009. prohibida su venta por separado.

después del muro
cuando cayó la muralla que dividía berlín, hace veinte años, la guerra Fría tocó a su fin y un cataclismo político redibujó el mapa europeo e impactó en el resto del mundo. aquí, la memoria de los protagonistas y los análisis de los expertos richard sennett, donald sassoon, emir sader y misha glenny, entre otros.

02|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 Despues Del muro

El final de un sistema que abrió las puertas a un nuevo mundo
Por ricardo Kirschbaum
Editor General de Clarín

L

a caída del Muro fue el principio del fin de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que ya estaba en sus estertores. Su desaparición ha tenido consecuencias políticas, económicas y geográficas: un nuevo mapa se ha dibujado en Europa. Otro mundo existe desde entonces. El equilibrio del terror dio paso al actual desequilibrio que no es más justo ni menos cruel. El Muro dividió Berlín el 13 de agosto de 1961 y cayó el 9 de noviembre de 1989. Hace 20 años. Ese hiato en la historia del siglo XX es analizado en perspectiva en el suplemento especial que hoy se distribuye con esta edición dominical de Clarín. El esfuerzo periodístico resume una de sus características básicas: brindar una visión original a través de enviados a los lugares en los que se produjeron los hechos para reportear a los protagonistas de esas jornadas históricas. Y narrar, también, sus impresiones. Berlín gestó y soportó con la fuerza de un huracán lo mejor y lo peor del siglo XX. La bestialidad nazi quiso hacerla capital de un imperio. El delirio fue derrotado: las tropas soviéticas la tomaron a sangre y fuego, sepultando la sinrazón de Hitler. La batalla final convirtió la ciudad en montañas de escombros. Muchas de las mujeres alemanas que vivían allí o se habían refugiado, fueron violadas por los vencedores. La partición original de Berlín en cuatro zonas –americana, francesa, británica y soviética– fue el prólogo de lo que vendría: el sector occidental de la ciudad quedó aislado, sostenido y alimentado por un puente aéreo para evitar su caída en manos soviéticas. Fue conformándose así la fisonomía, conducta y cultura de una ciudad partida. Siempre ha sido una paradoja insalvable para el comunismo el levantamiento de una barrera material para evitar que los habitantes de Berlín huyeran a Occidente. Las razones invocadas entonces por sus arquitectos fueron claramente insuficientes para esconder las falencias del socialismo real para encontrar respuestas y fórmulas adecuadas hacia la construc-

ción de un sistema planificado. Las libertades quedaron embargadas bajo un férreo control político. La ausencia de libertad en el sentido amplio, por oposición, tuvo tanta presencia e influencia que los logros educativos, científicos o deportivos que se consiguieron en la entonces República Democrática Alemana, no sirvieron siquiera para amortiguar esa sensación de mutilación que se había instalado entre los habitantes de Berlín Este. Ya estaban sofocados por un enorme y eficiente sistema policial y de espionaje a los ciudadanos. El alzamiento obrero de junio de 1953 –antecedente del levantamiento húngaro de 1956, de la Primavera de Praga o de los astilleros de Gdansk, al final– fue un síntoma de un estado de ánimo reactivo al sistema de la RDA, sostenido por Moscú. El Muro fue una muestra explícita de debilidad, no de fortaleza. Fue el epítome de su impotencia. El archivo de Hohenschönhausen, la cárcel de la policía política de la RDA, está colmado de historias de individuos comunes, detenidos y torturados psicológicamente allí con un refinamiento y crueldad que recuerda, otra vez, aquella frase de Voltaire: “La tierra es un vasto teatro donde la misma tragedia se representa bajo nombres diferentes”. Esa cárcel provoca estremecimiento y conmoción a quienes la visitan, como los temblores que despiertan los campos de detención y exterminio en cualquier lugar y por cualquier causa. Se dirá que la historia no puede simplificarse brutalmente ni interpretarse sólo con la clave actual. Sin embargo, esa cicatriz queloide, una huella irregular de trazado de la pared cruzando la ciudad intensa, es la Memoria permanente de aquel tiempo en que se libraban las batallas de la Guerra Fría. El Muro de Berlín fue su frontera más caliente. Su caída fue el final de un sistema y lo decidió la gente. La unificación de la ciudad ocurrió hace 20 años y detonó una explosión de alegría en los mismos sitios donde hubo tantas lágrimas por demasiadas muertes inútiles.

Staff

Edición general: Silvia Fesquet. Producción y edición: Matilde Sánchez, Hinde Pomeraniec y Telma Luzzani. Colaboraron: Marcelo Moreno, Ana Laura Pérez, Néstor Restivo y Carolina Brunstein. Edición fotográfica: Rodolfo Del Percio. Dirección de Arte: Gustavo LoValvo. Diseño: Jorge Casella. Infografía: Hugo Vassiliev.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|03

Ocaso de una era
afP/image forum

bye bye. eL LiDer sovietico mijaiL gorBacHov Besa a su Par aLemaN ericH HoNecKer eN eL 40 y uLtimo aNiversario De La rDa. Dias DesPues reNuNciaria eL aLemaN y uN mes mas tarDe caeria eL muro.

La noche única que transformó la historia
el 9 de noviembre de 1989 cayó el muro de Berlín, símbolo de la lucha entre el capitalismo y el socialismo en europa. ese acontecimiento, inesperado y vertiginoso, cambió para siempre el destino de los alemanes y del resto del mundo, y alteró todos los parámetros de casi un siglo.

E
Por Telma luzzani

l 9 de noviembre de 1989 el mundo estaba en los umbrales de una intensa renovación de sus valores, de sus creencias, de su fe, de las formas de comunicación, de su modelo político y de su economía. Había caído el Muro de Berlín, el mayor símbolo de la confrontación Este-Oeste, es decir, de la guerra a muerte que durante 50 años sostuvieron sin descanso las dos mayores potencias del siglo XX –Estados Unidos y la Unión Soviética–, en todos los campos y en todo el planeta. ¿El objetivo? Pelear por la hegemonía mundial: uno liderando el capitalismo; el otro defendiendo los ideales de una sociedad igualitaria donde los medios de producción fueran de propiedad social y no privada. Berlín fue, durante décadas, el escenario privilegiado de esa confrontación ideológica. El derrumbe del Muro fue

entonces no sólo la señal inequívoca de que el socialismo había fracasado sino también de que el mundo bipolar hasta entonces conocido desaparecía para siempre. El proceso –muy veloz y asombrosamente poco violento– duró apenas dos años, hasta el 26 de diciembre de 1991, día de la desaparición formal de la Unión Soviética. Los cambios habían empezado varios años antes. El ex presidente norteamericano, Ronald Reagan, conservador y belicista, había decidido poner fin al empate de fuerzas o “equilibrio del terror”, una receta perversa que funcionó, durante la Guerra Fría, como una fórmula de paz. Norteamericanos y soviéticos sabían que el poderío espacial y armamentístico de ambos era de tal magnitud que el ataque de uno y la respuesta del otro implicaban el aniquilamiento del planeta. Esta conciencia los llevó a una situación paradojal:

ambos tenían un poder extraordinario, pero no podían usarlo. En 1983, Reagan buscó modificar la correlación de fuerzas con un megaprograma militarista basado en tres acciones: plantar, en Europa, misiles que apuntaban a Moscú; autorizar la intervención militar para derrocar gobiernos socialistas en el Tercer Mundo e impulsar la construcción de un complejo sistema de escudos espaciales para repeler misiles, llamado popularmente “Guerra de las Galaxias”. Este proyecto aunque delirante marcó, en cierta forma, las limitaciones industriales y tecnológicas de los soviéticos. Cuando Mijail Gorbachov llegó al poder en 1985 puso en marcha un amplio programa de reestructuración política y económica (glasnost y perestroika) para democratizar el país y sacarlo del atraso y del estancamiento económico. Atento a los pedidos de una sociedad

que quería cambios, Gorbachov puso fin al monopolio del poder del Partido; liberó disidentes y, en política exterior, abandonó la vieja aspiración soviética de exportar la revolución al resto del mundo y de intervenir en los países de Europa del Este. Fue la influencia de estos cambios y los problemas internos del socialismo (y no la astucia occidental) lo que determinó el derrumbe del Muro y de la URSS. Tanto los alemanes como los soviéticos y todos los socialistas de la Europa Oriental sentían –para decirlo con palabras de Gorbachov– “que el modelo estaba moral y políticamente agotado”. Querían elegir su propio credo, poder viajar al exterior, tener un régimen multipartidista y libertad de expresión. En ese marco, la “perestroika” asomaba como una vía rápida hacia esos cambios. Así lo vivían miles de jóvenes

04|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 dEsPuEs dEl muro

Ocaso de una era
Bloque de países socialistas
Mar Noruego Muro de Berlín Berlín Oeste (RFA) RDA Mar del Norte Rep. Dem. Alemana Rep. Fed. Alemana Checoslovaquia Yugoslavia Albania Mar Mediterráneo BERLIN Polonia Bielorrusia Hungría Rumania Bulgaria Ucrania Moldavia Mar Negro Georgia Armenia Azerbaiyán Kazajistán Uzbekistán Mar Turkmenistán Caspio
30° 0° 30° 60°

Mar de Kara

90°

Mar de Barents

La Europa postsoviética
MarNoruego

30°

60°

Marde Kara

90°

Marde Barents

Ex Checoslovaquia Rep. Checa Eslovaquia

Berlín Este (RDA) Rusia

60°

Eslovenia Croacia Ex Yugoslavia Mardel Norte Alemania Estonia Letonia Lituania Polonia Bielorrusia Ucrania Moldavia MarNegro Georgia Armenia Azerbaiyán Kazajistán Uzbekistán Mar Turkmenistán Caspio Kirguistán Tayikistán Rusia Bosnia y Herz. Serbia Montenegro Kosovo Macedonia Mar Mediterráneo

60°

Estonia Letonia Lituania

Hungría Rumania Kirguistán Tayikistán Albania Mar Mediterráneo Unificación Alemania (Cae el Muro de Berlín), 1990 Bulgaria

Paises miembros del Pacto de Varsovia URSS Miembros Se suma la fundadores R. D. Alemana 1955 1956 Albania Miembro hasta 1968

Independiente Yugoslavia tiene gobierno socialista pero no firma el Pacto

Fragmentaciones Se separan las 15 repúblicas que integraban la URSS. 1992 Checoslovaquia se divide pacificamente en la Rep. Checa y Eslovaquia, 1993

Yugoslavia Se separan Eslovenia y Croacia, 1991. Macedonia 1991 y, Bosnia y Herz. 1992. Montenegro se separa de Serbia, 2006. Kosovo se declara independiente, 2008.
HUGO VASILIEV | CLARIN

Proyección: Lambert Cónica Conforme

alemanes orientales el 7 de octubre de 1989 cuando aclamaban “¡Gorbi, Gorbi!” al líder soviético que festejaba, en un palco, junto a su par alemán, Erich Honecker, el 40 aniversario de la fundación de la RDA. El mensaje de Gorbachov sobre la libertad de cada país de elegir su propio destino había sido atentamente escuchado por Polonia y Hungría.Varsovia llamó a elecciones libres con la participación del opositor Solidaridad y Budapest abrió las fronteras con Austria. Este último hecho fue fundamental en la cadena de sucesos que culminó con la caída del Muro. Aquel 1989 (alentados por George Bush padre, que había asumido en enero y prometía ayuda a quienes “eligieran la democracia”), cientos de alemanes orientales pedían asilo diariamente en la embajada de la República Federal de Alemania en Budapest para luego pasar desde allí a Occidente. El éxodo masivo era un escándalo y sólo terminó, o mejor dicho cambió de dirección, cuando el 9 de noviembre la RDA comunicó oficialmente que se permitía viajar al extranjero “sin requisitos especiales”. Miles de alemanes se agolparon entonces a cada lado del muro, brindaron con champán, se abrazaron y bailaron formando una cadena humana inolvidable. Fue el principio del fin de la bipolaridad y de muchos sueños, dolores y utopías. Aquel día empezó a morir

el mundo del pleno empleo, el de los Estados protectores, el del ateísmo por decreto, el de las dictaduras del proletariado y los experimentos colectivistas. El concepto decimonónico de “progreso” quedó fuertemente cuestionado y se desbarató el “equilibrio del terror”, ya que EE.UU. emergía como única potencia. El mundo conocido hasta entonces había dejado de existir y eran necesarias nuevas herramientas interpretativas, nuevas palabras y hasta otra lógica que hiciera intelegible y expresara esa naciente etapa histórica. Gradualmente, surgió un nuevo modelo con otros pesares y otros sueños. A la revolución comunista le siguió la restauración conservadora. De la mano del “nuevo orden internacional” proclamado por George H. W. Bush llegaron la flexibilidad laboral, las privatizaciones, el reverdecer de la religiosidad y la búsqueda sin códigos del progreso individual y del éxito. En el plano militar, EE.UU., como superpotencia vencedora, lejos de propiciar el desarme mundial reorientó sus propios principios (y los de la OTAN, la organización que incluye los ejércitos de las potencias capitalistas) hacia la “doctrina de agresión positiva” y la “guerra preventiva” por la que el Pentágono puede atacar en cualquier momento y en cualquier lugar aquello que represente una supuesta amenaza contra la seguridad norteamericana. En cuanto a los partidos políticos de

izquierda, ante el fracaso socialista, entraron en perplejidad, abandonaron sus banderas y buscaron sobrevivir acercándose a la centroderecha. Hoy la cultura partidaria y la representación política atraviesa –sobre todo en Occidente– una de sus crisis más profundas. En el plano económico, con la globalización y las deslocalizaciones de las grandes empresas, el mundo se volvió ancho y ajeno. La ruleta financiera brilló por encima de la economía real provocando otra crisis todavía no resuelta. Con Internet, el mundo postmuro y postsoviético tomó conciencia de su unidad y se intercomunicó como nunca antes. Hay mayor acceso a la democracia y a la libertad. Pero también se convirtió en un mundo mucho más injusto, más peligroso y menos protector. La actual crisis social es escandalosa. Sólo basta una cifra: hoy hay mil millones de personas –una cada seis– que padecen hambre en la Tierra. El proceso de imposición del nuevo modelo hegemónico norteamericano atraviesa tres etapas más o menos diferenciadas. La primera, de expansión del modelo norteamericano de democracia representativa y economía de mercado en el resto del planeta. La segunda, de consolidación de la influencia –sobre todo a través del poderío militar– en las zonas que habían estado bajo influencia soviética (Afganistán, Asia Central,

dos mundos. EL MAPA DE EUROPA DURAnTE LA GUERRA FRIA (Izq.). A LA DEREChA, EURASIA DESPUES DEL DEShIELO.

hora cero
Jueves, 9 de noviembre de 1989, 18.53 horas, Centro de Prensa Internacional de la RDA en Berlín Oriental. En rueda de prensa televisada en directo, el vocero oficial, Günter Schabowski, saca un papel del bolsillo y lee: “A partir de ahora las solicitudes para viajar al exterior de individuos privados pueden presentarse sin los requerimientos existentes previamente… los permisos de viaje serán otorgados a la brevedad.” La sala se llena de murmullos. Riccardo Ehrman, un periodista italiano, se levanta y pregunta: “¿Cuándo entra en vigor?”. “Según tengo entendido entran en vigor… de inmediato, sin demora”, titubea Schabowski. Fue una imprecisión lingüística la que derribó el Muro de Berlín. hacia las 21.30 horas, los primeros berlineses del Este ya están en Berlín Occidental. En la Puerta de Brandenburgo, hasta entonces celosamente custodiada, se abrazan las dos Alemanias.

1945
Posguerra. Termina la II Guerra
Mundial y Alemania es la gran perdedora. Los aliados triunfantes fijan indemnizaciones y se dividen el territorio alemán en dos y Berlín en cuatro sectores bajo control de Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética.

1949
7 de octubre . En el sector
soviético de Berlín, se funda la República Democrática Alemana. En un primer momento la URSS no propuso que fuera socialista dejando la puerta abierta a la unificación. Wilhelm Pieck es el primer presidente de la RDA.

1961
13 de agosto. Se levanta el
Muro para evitar la emigración. Unos 50.000 alemanes orientales trabajaban en el Oeste. Entre 1949 y 1961 unos 3 millones de personas abandonaron la RDA. Muchos iban a Berlín desde Polonia y Checoeslovaquia.

1979
En tierra natal. En junio, pocos
meses después de ser ungido Papa, Karol Wojtyla se convierte en el primer pontífice en pisar un país comunista. Su visita, seguida por multitudinarias manifestaciones, marcó el inicio del proceso democratizador en Polonia.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin deSPueS del Muro

|05

Entrevista Richard Sennett
Cáucaso, Europa Oriental). La tercera, en curso, es la declinación del mundo unipolar y la emergencia paulatina de varias potencias intermedias –la más importante, China– en la toma de decisiones mundiales. El ex presidente Bill Clinton fue el más eficiente ejecutor de la primera etapa. Los organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial (con un combo que incluía préstamos y una receta neoliberal de aplicación obligatoria) funcionaron como las herramientas más perfectas de presión y a veces, según admitió el Premio Nobel Joseph Stiglitz, de extorsión para que el mundo se uniformara detrás de la democracia y el neoliberalismo. Rusia y casi todos los países ex socialistas de Europa, ansiosos de capitalismo, se reciclaron con celeridad. Los gobiernos que no lo hicieron fueron derrocados por levantamientos populares (Milosevic, 1997) o “revoluciones de colores” (Shevardnadze, 2003) en muchos casos por líderes opositores financiados por Occidente. A fines de los 90, un movimiento de jóvenes de diversas ideologías conocidos como “antiglobalización” comenzó a rechazar el neoliberalismo. Protestaban contra el pensamiento único impuesto por EE. UU., por la precariedad laboral, la pobreza y la degradación del medio ambiente. Gritaban sus reclamos en cada cumbre de los líderes más poderosos del mundo, quienes empezaron a reunirse en castillos inexpugnables o en transatlánticos en altamar. Todo cambió el 11 de Septiembre. El segundo período abarca la presidencia de Bush Jr. y es netamente militarista. Se difunde ampliamente la noticia (posteriormente confirmada como errónea) de que el poder bélico de EE. UU. le permitía librar dos guerras simultáneas y salir victorioso en ambas. Se producen las invasiones a Afganistán (2001) e Irak (2003). Washington amplía su poder militar en Oriente Medio y Asia. La OTAN cambia su doctrina de defensiva a ofensiva. EE. UU. adopta la “doctrina de la guerra preventiva” e internamente recorta la libertad de los derechos civiles de sus ciudadanos. La etapa de la declinación es consecuencia de estas decisiones de post Guerra Fría. Las guerras (en las que hubo prácticas ilegales como la tortura) minaron el liderazgo y credibilidad de EE. UU. ante el mundo. Las políticas económicas y la desregulación financiera sin control provocaron la actual crisis financiera y la pérdida de su poder económico. Hoy la Guerra Fría y sus actores han quedado definitivamente atrás. Y el mundo lentamente se prepara para nuevos desafíos desconocidos. C

“Se trató de una implosión”
Para el sociólogo, es errado pensar que EE.UU. ganó la Guerra Fría: “a diferencia de China, el bloque soviético fue incapaz de recrearse”.
Por Matilde Sánchez
GEtty IMaGES

E

n los diez últimos años, el brillante sociólogo estadounidense Richard Sennett estudió el giro copernicano que el neoliberalismo impuso en el mundo del trabajo. Sus magistrales estudios La corrosión del carácter y El artesano analizan tanto los grandes cambios gerenciales en el mundo fabril, como la subjetividad del obrero al ser reemplazado por autómatas electrónicos o jóvenes a un cuarto de sueldo y sin memoria gremial. Sennett es profesor Emérito de la London School of Economics. Esta fue la conversación telefónica con Clarín.

– Es una creencia extendida que la caída del bloque socialista desencadena la globalización. Usted y otros estudiosos separan los dos procesos.

MoSCu. La NUEva DIvERSIDaD DE LoS CoNSUMoS EN La avENIDa tSvERKaya.

– Es tentador tomar la caída del Muro como metáfora perfecta de la globalización, pero es incorrecto. Se trata de dos desarrollos. No se debe enfocar la caída y disolución del imperio comunista como consecuencia del ímpetu capitalista; en rigor, está más ligado a un proceso europeo, no al capital financiero o la irrupción de China en la economía. Una de las sorpresas fue que el debate nacional alemán no versó sobre la globalización, sino sobre la inclusión de fuerzas del territorio oriental. Cuando se disolvió la URSS, muchas de estas economías soberanas pensaban que podrían participar y beneficiarse del sistema global. Muy pronto comprobaron que por largo tiempo serían sus socios pobres.
– ¿Cuándo fecha usted el actual ciclo de globalización?

mantuvo muy expectante. Invirtieron muy poco en el Este europeo, apenas un 10 por ciento de las inversiones en China en los últimos veinte años. Buscaban una escala más grande para sus inversiones. Hacia 1995 ya estaban muy enfocados en China.
– ¿Qué significó esto en la marea de trabajadores comunistas sin empleo?

plantas en los balcones... Los nuevos gobiernos no hubieran podido resolver problemas tan estructurales. La caída de la URSS fue una implosión, una decadencia interna: no fue derrotada y eso nos llena de asombro. El imperio soviético no fue conquistado por el capitalismo global.
– Usted entonces no cree que EE. UU. ganó la Guerra Fría.

– Mucho antes, en 1971 con la ruptura del acuerdo Bretton-Woods, negociado en 1944 y que regulaba el flujo comercial y financiero en el mundo occidental. Concluyó cuando unilateralmente EE. UU. abandonó la convertibilidad de su moneda y el patrón oro. El mercado fue inundado de dinero, al comienzo de Japón y países de Oriente Medio, impacientes por invertir. Yo suscribo la afirmación de Bennet Harrison sobre la dinámica que impusieron los “capitales impacientes”, que son los responsables de la crisis actual. Lo que prima desde entonces es la búsqueda de rentabilidad a cortísimo plazo.
– Entonces, la potencia del cambio se explica por ambos factores.

– Las libertades políticas trajeron la inestabilidad; entonces empezaron a hacer su balance de lo ganado y lo perdido. Esa es una de las ironías; ahora tienen libertades pero algunos se enriquecieron demasiado mientras otros se empobrecieron tanto. Y ocurrió lo opuesto de lo que esperaba el proletariado; tanto en la pequeña empresa como en las universidades, perdieron el trabajo. En efecto, existió una tragedia generacional. Mi impresión personal es que en los 90, la generación de transición tuvo una gran decepción retrospectiva del Este. El trauma será superado en las siguientes generaciones.
– ¿Cree que la reforma debía ser “nacional” y más gradual?

– Contra lo que se cree, EE. UU. se

– Los procesos estaban sujetos al estado de las empresas estatales. Muchas eran obsoletas, con anticuados parques de maquinaria y graves deficiencias en el nivel gerencial. Uno de los problemas comunes al campo socialista era una pobre ética laboral, con gran alienación hacia el propio oficio. Cuando visité Weimar, en Alemania oriental, todo exudaba abandono; ¿cuándo fue que los alemanes comunistas se entregaron a la desidia? Si hasta dejaron de poner

– Eso es una estupidez. En EE. UU. son muy triunfalistas. En los 80 el presidente Ronald Reagan había aumentado muchísimo la compra de armamentos; se decía que su gasto militar indujo la bancarrota soviética: pavadas. Muchos de estos países no podían gerenciar su propia transformación. Lo interesante es por qué los chinos, que también tenían un comunismo estatal muy rígido, no se hundieron. Dependió de cualidades previas a la era comunista. China siempre tuvo una estructura estatal disciplinada, un sistema educativo magistral y una base popular muy entusiasta. Y también lo que en su momento llamé “las tortugas chinas”, una inmensa masa de emigrados en el mundo entero que organizaron la reinversión de su dinero otra vez en el país. Culturalmente lo tuvieron todo para despegar; aunque cayó la economía estatal maoísta, sobrevivió el partido y pudo movilizar rasgos culturales profundos y perdurables. Las diferencias culturales, ese triunfo de la adaptación china, hicieron que un sistema comunista se hundiera por su propia corrupción y otro se recreara. C

1983
Guerra de las Galaxias.
Ronald Reagan relanza la carrera armamentista desarrollando una serie de escudos contra las armas nucleares enemigas llamado Iniciativa de Defensa Estratégica. En este colosal desafío tecnológico, la URSS va quedando rezagada.

1985
Perestroika. En marzo,
Mijail Gorbachov asume como secretario general del Partido Comunista, máximo cargo en la Unión Soviética. Con él llega al Kremlin, por primera vez, un dirigente de la generación que no participó de la Revolución Rusa. Gorbachov se propone preservar el socialismo, pero impulsar cambios profundos que saquen al país de la parálisis y el atraso industrial. Promete una reestructuración económica (perestroika) y una cierta democratización política (glasnost).

1986
Chernobyl. Se produce la peor
catástrofe civil de la historia soviética: explota un reactor de la Central Nuclear de Chernobyl liberando una radiactividad equivalente a 500 veces la bomba de Hiroshima. Las autoridades tratan de ocultar todo.

06|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 deSpueS del Muro

Después de las ruinas
JOHANNES EISELE /AFP

el nuevo reiChStag, reConStruCCion del original pruSiano y la Cupula del arQuiteCto norMan foSter.

Berlín, cicatrices y posmodernidad
La ciudad alemana muestra su talento para procesar las heridas de la historia. Para algunos, es la primera capital posnacional, más allá de la soberanía del estado y el patriotismo.

R
Por Matilde Sánchez
Berlín, enviada especial

ecordaba la traza?, me preguntó el amigo alemán –yo tenía los ojos cerrados y la cara al sol y estábamos parados en la larga cicatriz de bronce que marca el recorrido del Muro, que ahora podíamos pisotear y seguir como paseantes funámbulos hasta completar su geometría. Durante mi estadía –el invierno de 1984, mientras estudiaba allí por insistencia de Gabriela Massuh–, cruzaba cada fin de semana a Berlín Este por el lujo de sentirme rica; era obligatorio cambiar una suma de marcos fuertes pese a no tener en qué gastar. De hecho, mi único souvenir fueron las obras completas de Rosa Luxemburgo en tapa dura –más visionario habría sido comprar armas, que era la primera exportación de Alemania Democrática. El cruce habilitaba

la distancia para ver las fallas del otro lado y, al mismo tiempo, advertir las propias paradojas. En suma, Berlín representaba la única posibilidad universal de criticar una misma ciudad con los argumentos contrarios. ¿Qué recordaba yo de entonces? Recordaba a los aparatchik, los funcionarios del partido, sentados en el señorial Hotel Adlon, cerca de la puerta de Brandenburgo, y las patéticas veladas danzantes del Clärchen, de donde los varones del Oeste se retiraban como cenicientas antes de medianoche porque la Aduana interior cerraba su arqueo. Del lado oriental se emergía a una típica estructura ferroviaria y se debía estampillar el pasaporte en un cubículo policial apodado “palacio de las lágrimas”. Y sabía uno que estaba en una estación de Berlín Oeste por los

grandes pósteres de cigarrillos cuyo logo incitaba al éxodo, “Go West!” Sin embargo, nadie iba al Oeste, éramos los mismos que regresábamos por la noche. Pero el recuerdo más vivo era el tránsito mismo entre las mitades a la vez contiguas y blindadas, en esa esquizofrenia, las viejas estaciones de subte desafectadas por las que pasábamos a alta velocidad bajo suelo comunista, revestidas de fina mayólica e iluminadas con bombitas mortecinas y en las que al paso del tren, hojas de diarios volaban retrocediendo en el túnel –arrojadas por los maquinistas, sin duda, para los guardianes de la “tierra de nadie”, a menos que este detalle sea un falso recuerdo. Veíamos el presente en su rápida fuga. “¡Berlín es otra vez Berlín!”, tituló la prensa local el 10 de noviembre de 1989. Se equivocaba. Al abrir los ojos esa mañana y dar un salto a la cicatriz, que también es una bisagra entre mundos y lápida funeraria, veinte años más tarde, lo que apareció fue una ciudad nueva que supera la suma de sus mitades. Con sus ruinas de la Segunda Guerra entregadas a la erosión de la nieve, Berlín Oeste fue posmoderna antes de tiempo. La Berlín actual es, según algunos autores, la primera capital posnacional del mundo. A fin de alojar su doble pasado y sus idiosincrasias contrarias, y sumar a sus inmigrantes de tan variadas culturas, debe pensarse a sí misma neutral, soberana por sobre las fábulas de patria que propone la nación. Se sabe que la memoria está hecha de recuerdos y olvido pero existe un registro sensorial propio de las ciudades, que en Berlín encuentra un rompecabezas debido a sus pasados discontinuos. Quienes se quedaron aquí desde los años 70 todavía hoy reconstruyen con dificultad las ciudades gemelas. Sé de algunos que siguen dando el rodeo al que obligaba el Muro por simple hábito de la marcha; otros, a fuerza de negarla por el tabú político impuesto a la palabra (en el Este se lo llamaba “barrera defensiva contra el fascismo”) evocan los barrios al otro lado con coordenadas falaces, como “calles a las que íbamos poco”. Muchos orientales mantuvieron el centro en Alexanderplatz, donde antes se encontraba el demolido Palacio de la República, poco frecuentado por los del Oeste. Sienten que la avenida Unter den Linden y la Friedrichstrasse, donde después de 1989 se establecieron las cadenas de moda y las marcas suntuosas, les fueron expropiadas por un consumo inaccesible. Por su parte, los occidentales cedieron el antiguo centro –el bulevar elegante de Kurfürstendamm, la estación Zoo al final y la manzana del KaDeWe–la lujosa “Tienda de los Occidentales”, fundada en 1907 por el em-

1987
29 de mayo. Un piloto de 19 años
de la RFA, Mathias Rust aterriza sin permiso en la Plaza Roja, poniendo en ridículo el “infalible” sistema defensivo del espacio aéreo soviético. Para no ser detectado viajó a muy baja altura, casi rozando los árboles.

1988
internas. La perestroika desata
luchas internas feroces. Unos piden que los cambios sean graduales. Otros, veloces. Entre los últimos está Boris Yeltsin, que pierde la pulseada ante los moderados y es destituido como jefe del Partido en Moscú.

1989
20 de enero. Asume
George H.W. Bush la presidencia de Estados Unidos. Recibe el mando de Ronald Reagan, quien impuso una férrea política económica de libre mercado capitalista, impulsada entre otros por el Nobel de Economía, Milton Friedman.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|07

noViemBre, 89. LA PUERTA DE BRAnDEnBURGo En LoS DiAS DE fiESTA, ToDAviA DETRAS DEL MURo Y viSTA DESDE EL SECToR oESTE.

presario judío Hermann Tietz. El trato para ellos fue redondo: renunciaron al antiguo centro a cambio de la ciudad entera, incluído el río Spree, que era propiedad comunista. Berlín unificada resulta sobre todo fluida, grandiosa y futurista, embellecida en los barrios de buena edificación burguesa del siglo XIX, irreconocible donde la caída de la muralla dejó amplios corredores de parque, ese lujo para una capital europea que es la zona baldía, y devolvió a sus habitantes las dos orillas del río. Historia de una ciudadela El Muro no era una pared sino una muralla doble de 155 kilómetros en forma de escudo heráldico, que rodeaba doce de los veinte distritos berlineses, con 302 torres de vigilancia y hectáreas en la “franja de la muerte”, hechas de tierra, pavimento y arena. A diferencia de las murallas erigidas en el pasado, el recurso defensivo -una cita del urbanismo medieval en la era de la televisión-, no fue levantado por los que quedaron adentro sino por los que la rodeaban. En verdad, su intención no era la defensa sino el asedio. Materializaba el bloqueo que las fuerzas soviéticas que ocupaban el Este de Alemania tras la caída del Reich, impusieron al sector de Berlín a cargo de los estadounidenses y británicos entre 1948 y 1949, en lo que puede considerarse la primera

hostilidad de la Guerra Fría. En ese año de penurias, el desabastecimiento se sorteó con un puente aéreo. Cada día los Douglas aliados descargaban cuatro toneladas de víveres en el Oeste; antes de aterrizar en el aeropuerto de Tempelhof, los pilotos tiraban golosinas y por eso se los llamó Rosinenbomber, los bombarderos de las pasas de uvas. A su regreso a Berlín Este, en 1948, Bertolt Brecht describe en su diario el zumbido permanente de los Douglas en “las calles en ruinas totalmente mudas”. El puente aéreo fue tan eficaz, sobre todo como propaganda en los Estados Unidos, que los soviéticos levantaron el bloqueo. Pese a ser ya el paño donde los ex aliados ahora pugnaban por la hegemonía europea, en los años 50 Berlín sobrellevó en paz dos monedas y dos sistemas políticos y existía el libre tránsito. Del lado Este hubo una revuelta obrera en 1953, pero fue aplastada. El 13 de agosto de 1961 el sector soviético estableció la partición en zigzag con rollos de alambre de púa. Sesenta mil berlineses se quedaron sin trabajo en una noche. Las familias fueron separadas y ya no se pudo cruzar. La primera pared de bloques de hormigón estuvo lista en dos días y con ella la Guerra Fría quedó declarada. Aunque regida por Alemania Federal, cuya capital era Bonn, Berlín Oeste

quedaba en medio de un país extranjero. Se había convertido en el único enclave capitalista en medio del bloque comunista. En El vacío rememorado, un ensayo excelente sobre Berlín, el estudioso Andreas Huyssen destaca que en los mapas socialistas Berlín Oeste aparecía calado, “el agujero del queso realmente existente. Por su parte, los mapas meteorológicos de la televisión germanooccidental solían representar a la RDA como una ausencia, un vacío sin inscripciones alrededor de la ciudad de frontera, como el queso capitalista en medio del agujero realmente existente”. Dado que los berlineses originales querían mudarse a Alemania Federal, el gobierno alentó a quienes permanecieran mediante quitas de impuestos y un régimen de vida que en verdad era un primer mundo subsidiado. Berlín Oeste quedó como un observatorio, el corredor del espionaje y una vidriera de propaganda. Ir de una Berlín a otra significaba viajar al extranjero. Existían solo dos retenes militares: Checkpoint Charlie, para los extranjeros y diplomáticos y hoy invadido por las hordas de turistas, y la mencionada estación de subte, Friedrichstrasse. En las cervecerías del Europa Center, hoy decadente, unos pocos turistas se detenían a ponderar la clepsidra de agua verde y por la noche, los soldados norteamericanos

se emborrachaban hasta caer noqueados. Pocos viajaban a Berlín para conocer..., no quedaba de camino. En la primavera de 1984, una potente bomba explotó en el cabaret LaBelle, donde el show eran acrobáticos actos sexuales en vivo en una red que colgaba sobre los espectadores –me contaron que en un tiempo trabajaba allí un personaje apodado Der Südamerikaner, quien hacía su número con una careta que recordaba a Tato Bores. Para los extranjeros, sin embargo, Berlín era las películas gloriosas sobre el período de entreguerras, el cascarón de la serpiente y luego las afueras arrasadas del bunker donde un hijo de Bavaria, que por cierto siempre odio Berlín, contemplaba la maqueta de su arquitecto Albert Speer para la futura gran capital hitleriana: Germania. Y el sector Oeste fue el damero evocado en innumerables películas de espionaje, entre ellas la clásica El espía que llegó del frío. Homenaje a ese cine de género –al suave masaje de penetración comercial que situó allí a sus salvadores y villanos–, Jason Bourne plantó aquí la primera venganza de su serie. Buena parte de La supremacía de Bourne fue rodada en el Studio Babelsberg, cerca de Potsdam, en lo que fuera la todopoderosa Ufa, usina del cine expresionista en los años de Fritz Lang y Murnau, una fábrica de cientos de películas al que a partir del 33 se rindió a las producciones cinematográficas del ministro de Propaganda, Joseph Goebbels. El “Muro de la Vergüenza” dividió a la población entre Ossies –orientales– y Wessies. Se podía hacer poco con él; el Oeste habilitó “la galería de arte más larga del mundo”; los Ossies solo podían negarlo o bien darse la cabeza. Mientras el armamento germanooriental surtía los conflictos del Tercer Mundo, el secretario del Partido Comunista, Erich Honecker, levantaba la torre de televisión de Alexanderplatz. Y a fines de los 70, algo impensable, Nina Hagen emergió como emergente de la escena rockera del Este. Con su mezcla de ópera y punk –y una estética entre la jonkie desahuciada—, se convirtió en un hit global incómodo. Algunos escritores de la RDA fueron editados al otro lado y pálidamente globalizados: Christa Wolf, Jurek Becker. Pese a todo, el escritor Ingo Schultze recordó en nuestra charla que “el régimen era más blando que en otros países del bloque; recibíamos a non gratos exiliados del campo comunista”. ¿Con qué soñaban los camaradas? La cadena televisiva ZDF perforaba el Muro con su taladro publicitario. Soñaban con vestirse como los del otro lado, tomar ricos helados y buen café, ver el cine de Hollywood. También con participar de los mundiales de fútbol. El superclásico de Berlín Este eran

15 de febrero. Las tropas

soviéticas (115.000 soldados) abandonan Afganistán después de 9 años de ocupación. Apoyaban el gobierno prosoviético del Partido Democrático Popular combatido a su vez por fundamentalistas islámicos ayudados por EE.UU.

26 de marzo. Primeras

elecciones participativas en la historia de la URSS. Los conservadores fueron los grandes derrotados, especialmente en Lituania y las otras dos repúblicas bálticas. En Moscú el destituido Yeltsin obtuvo 89,44% de votos.

15 de mayo. Histórica cumbre en

Beijing entre el presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, y Deng Xiaoping, el líder de la República Popular China. Hacía 20 años que los dos colosos comunistas estaban distanciados. China realiza desde 1978, a su estilo, una reforma económica.

08|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 despues del muro

Después de las ruinas
el Dynamo, cuyo sponsor oficial era el Ministerio de Defensa Estatal, y el Unión. ¡El Dynamo ganó el campeonato diez años seguidos! En suma, tenían el síndrome de la frontera; soñaban con acceder a una moneda fuerte y un pasaporte de libre tránsito adónde les diera la gana. La prohibición –“der Mauer im Kopf”, el Muro en la cabeza, diría después el escritor Peter Schneider– hizo que los germanoorientales buscaran escapar de su país de mil formas trágicas y pintorescas: en canoa, alrededor de la goma de respuesto, una madre infiltró a su hijito en el chango del mercado. Se estima que más de cien murieron acribillados al intentar cruzar la frontera por Berlín. Chris Guefroy, el último, murió desangrado en la noche del 5 de febrero de 1989. La noche del Muro su madre, Karin, concluía la mudanza a su primer domicilio en el Oeste. La doble ciudad acogió diversos exilios. En el Este, cientos de comunistas chilenos, entre ellos la presidenta Michelle Bachelet; en el Oeste residían miles de iraníes e irakíes comunistas exiliados de Saddam Hussein y Khomeini. También se exilió Osvaldo Bayer, en el barrio bohemio de Kreuzberg. Fue con el fondo latinoamericano, el más grande de Europa –en la Stadtbibliothek de Las alas del deseo— que David Viñas escribió Indios, ejército y frontera. Y sobre ellos, al revés de los ángeles protectores de Wim Wenders, la mirada todolectora de la Stasi, la policía secreta de Honecker, con sus aparatos de vapor para abrir y cerrar cartas sin dejar rastro. El secretario Honecker se opuso de plano a la política de transparencia de Mijail Gorbachov. Los agónicos festejos por los 40 años de la Alemania comunista lo hicieron dimitir dos semanas antes de la caída del Muro y es una chanza de la historia que la democracia le permitiera exiliarse en Chile para escapar al juicio político por las muertes rutinarias en la frontera. Lo que cayó no fue hormigón sino un dispositivo represivo que se había vuelto fósil en la era de los satélites. Esa noche reveló su anacronismo: los autitos Trabant, emblema de la RDA, pasaron al otro lado. Y fue una “demolición” carnavalesca en la que cada uno quiso participar con su martillo. En su erudito ensayo histórico, The ghosts of Berlín, el inglés Brian Ladd cuenta que una agencia estatal del Este comercializó secciones de muralla en un remate en Montecarlo. Ni siquiera se perdonó el graffiti de Keith Haring, junto al retén de Checkpoint Charlie. Si para los extranjeros Berlín seguía siendo sinónimo del gran territorio de ruinas que dejaron los bombardeos aliados, en las que Roberto Rossellini filmó Alemania, año cero, existía ahora una

Leipzig, por la revuelta pacífica
Por Carolina Brunstein
Leipzig, enviada especial

E

l viento sopla frío por el centro de Leipzig. Jueves, tres de la tarde. Unas pocas personas susurran dentro de la iglesia de San Nicolás, en una esquina emblemática de la ciudad donde vivieron Wagner, Bach y Goethe y que quedó en el campo comunista desde 1945. Aquí surgió en 1989 la “Revolución Pacífica”, el movimiento de protesta contra el régimen de la RDA que se inició con reuniones religiosas y se extendió en grandes manifestaciones que impulsaron la caída del Muro de Berlín. En su libro Mi Siglo, el Premio Nobel Günter Grass recuerda con un sarcasmo una visita a Leipzig en 1990, el día de las elecciones que ganó el conservador CDU, una dura derrota para los movimientos de izquierda y de derechos civiles, gran motor de aquellas protestas. “Al día siguiente encontramos ante la iglesia de San Nicolás, de la que habían salido el otoño del año anterior las manifestaciones de los lunes, en una valla de chapa ondulada, una pegatina que (...) imitaba un letrero de calle. Leímos: ‘Plaza de los Estafados’. Y debajo, en letra pequeña: ‘Los hijos de octubre os saludan. Sí, seguimos existiendo’”. A sus casi 70 años, Imtraut Hollitzer evoca las jornadas de 1989. De sonrisa tímida y voz suave, fue parte del “comité popular” que organizó las marchas. “Entonces no imaginábamos que lo que hacíamos sería tan importante”, cuenta mientras recorre las calles donde 20 años atrás una multitud reclamaba una apertura al gobierno comunista. Comprometida con la memoria de lo que fue el régimen comunista alemán, Hollitzer ayudó a fundar el museo de la Stasi (la policía secreta oficial de la RDA) en esa ciudad ubicada unos 150 kilómetros al sur de Berlín. Allí se exhiben, entre otros objetos, las cámaras y micrófonos que usaban sus agentes para espiar a los ciudadanos, las máquinas para abrir la correspondencia sin dejar rastros y documentos rescatados de sus archivos (aunque gran parte fue destruida tras la caída del Muro). En su recorrido por la ciudad con periodistas de algunos medios latinoamericanos, entre ellos Clarín, cuenta có-

manifestaCion. En La iGLESia DE San nicoLaS, En LEiPziG, RDa, DonDE La PRoTESTa comEnzó.

mo surgió y en qué culminó esa “revolución” que Grass llamó “estafa”. Hija de un pastor luterano, Hollitzer participaba cada lunes desde 1982 de las “oraciones por la paz” en la iglesia de San Nicolás. “A las iglesias no entraba mucho el Estado. Allí comenzaron a organizarse manifestaciones pacifistas. Después de misa, al anochecer, salíamos a las calles con velas. Sabíamos que era arriesgado. Cuando iban nuestros hijos, jóvenes, esperábamos con miedo por si no volvían a casa”, recuerda, y muestra fotos de esas marchas que lleva ordenadas en una carpeta. Las primeras fueron en mayo de 1989. “En otras iglesias comenzaron a hacerse cada semana sermones pacifistas –explica Hollitzer–. En septiembre ya eran multitudes. Cada vez más manifestantes y también más agentes de la Stasi”, listos para arrestos masivos. El 7 de octubre Berlín celebró con un desfile militar el 40° aniversario de la RDA. En Leipzig, cientos de personas protestaron y fueron reprimidas frente a la iglesia de San Nicolás. Dos días después, el lunes, cuando se preparaba otra marcha, “la Stasi fue a buscar a sus casas a gente que iba a participar. Fue la ‘operación aspiradora’”, cuenta Hollitzer. Y revela con pesar: “Después de la oración tenía tanto miedo que volví a casa. Quisiera poder decir que estuve allí, pero no me animé”. Bajo sus pies, una placa entre los adoquines recuerda el “9 oktober 1989”. Esa noche fría de otoño unas 70.000 personas se reunieron en la enorme Plaza Karl Marx, a pocas cuadras de la iglesia. “La policía había estimado que irían unos 25.000 manifestantes y se vio desbordada”, cuenta Hollitzer. Las fuerzas de la RDA se negaron a reprimir. Los tanques se retiraron, pese a que el líder de la Alemania comunista, Erich Honecker, había amenazado con imitar a los chinos, que meses antes habían disparado contra miles de manifestantes de la Plaza Tiananmen. Honecker debió renunciar nueve días después. C

gran imagen de reemplazo con estas ruinas festivas. Hormigón, cemento, Beton en alemán. El gobierno se confrontó con la pregunta urbanística básica: qué tirar abajo y qué dejar en pie. Se tomaron decisiones políticas clave en momentos en que el futuro no tenía mano única.

En estos años, cada hito de la ciudad anexada fue objeto de escrutinio. Así, aunque se eliminaron emblemas de la experiencia comunista, se dejaron las águilas imperiales pintadas de oro. Es ingenuo suponer que cuatro décadas de experiencia comunista, espacios públicos y subjetividad al margen del

consumo se evaporan por el hecho de demoler edificios. Los Ossies siguen siendo menos prósperos. Primero, no tuvieron capitalización por herencias. Debido a su moneda chatarra, el ahorro no era una práctica extendida; quienes tuvieron algún dinero para canjear por marcos fuertes mediante el uno a

1989
4 de junio. Tanques del Ejército
Popular de Liberación reprimen a sangre y fuego a los manifestantes que protestan contra el gobierno chino en la plaza Tiananmen, de Beijing. El número de víctimas varía entre 400 y 2.600, según las fuentes consultadas.

4 de junio. Se celebran las

primeras elecciones libres en Polonia en las que son autorizados los candidatos de oposición, liderados por el sindicato Solidaridad. Lech Walesa obtiene una victoria aplastante y la mayoría en el Parlamento.

15 de julio. El presidente

norteamericano George Bush visita Polonia y Hungría, países del bloque comunista del este. Días después, se reúne con los otros presidentes del G7 y prometen ayuda para los países de Europa del Este que quieran democratizarse.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin dEspuEs dEl muro

|09

uno, en 1990, tiraron los malolientes Trabant con motor a dos tiempos y se compraron autos, equiparon sus casas, mientras los Wessies que sí tenían ahorros (Alemania no tiene costumbre de crédito bancario y por ello es la economía más sana de Europa) invirtieron en el reino inmobiliario liberado por el derrumbe. El barrio oriental de Prenzlauerberg es el nuevo Soho, al que se mudaron familias jóvenes: ostenta la tasa más alta de natalidad de Europa. Berlín no se gana el pan con sudor. La capital de la mayor potencia industrial europea no fabrica nada. Es centro de publicistas, márketing y diseño. Checkpoint Charlie es un destino turístico y el gran proyecto de la “isla de los museos”, junto al río, le devolverá un imán poderoso. Sigue con el metro cuadrado a unos 2.000 euros, el más barato de Alemania, incluso en los pisos de la Karl-Marx Allee, que alguna vez fue la avenida Stalin. Construida en la era comunista para que las elites calificadas conocieran el parqué de roble, hoy son quince cuadras homogéneas de bellísimas fachadas. Una vez libres del hollín de los Trabbi, están entre las mejores muestras de arquitectura socialista de viviendas del mundo. El tabú del hormigón ¿Con qué material se llenaría el vacío? Reconstruir la arquitectura prusiana con espíritu arcaizante, tal como se hizo con Nüremberg, era incompatible con un país que se modernizaba después de un trauma que prolongó hasta 1989 los castigos de la derrota bélica. De pronto la ciudad fue una mina de oro para las inversiones y los arquitectos estrella. Se optó por una renovación contemporánea, que privilegia el vidrio a la majestad perdurable del cemento. En el Reichstag los dos recursos se combinaron, con la cúpula del arquitecto Norman Foster. Con sus estructuras acristaladas, Berlín da pruebas de que nunca volverá a embarcarse en un conflicto que convertiría la nueva Berlín ya no en escombros sino en una montaña de astillas de vidrio templado. La capital de Bismarck y la República de Weimar es un hojaldre de eras políticas, pero la nueva Berlín se escribe en superficies de cristal líquido. Cada edificio se refleja en el vecino creando altas torres de imágenes –superposición y transparencia en un laberinto de brillos. Potsdamer Platz es el eje más controvertido. Donde corría el Muro ahora hay túmulos de pasto que en invierno la gente usa para tirarse de cola en trineo, y junto a esa miniatura alpina, las oficinas recuerdan a Tokio. La monumentalidad prusiana ha mutado en alarde tecnológico. La nueva Hauptbahnhof, la estación central, es el nudo ferroviario más importante

de Europa. Despide 1.000 trenes al día; tiene 70 mil metros cuadrados repartidos en cinco pisos, ¡enteramente de vidrio! Pero los alemanes dejaron de ser máquinas bien cronometradas. En septiembre los trenes tuvieron varios días sin servicio debido a que el gobierno descubrió que no existía un plan maestro de emergencias –por lo infrecuente, el caos menor se convirtió en un escándalo. Y además, se comprobó un error de cálculo cuando hace dos años se desplomaron los aleros exteriores. Ahora hay juicios cuantiosos. ¿Qué parte de la experiencia? Las dos poblaciones se han integrado menos que las avenidas. Son los bessere Wessies (los mejores y sabelotodos) y los jammere Ossies (los llorones). El amigo berlinés me lleva a reconocer

los antiguos “barrios” inscriptos en el cuerpo, pero sucede que la procedencia se acentúa por las señas de las tribus urbanas. Los Ossies se confunden con los inmigrantes de los demás países del ex comunistas, con lo cual se hace el evidente retraso de una unificación igualitaria. Los Wessies pasan, a los ojos orientales, por fundamentalistas de lo natural –no en vano fueron la vanguardia ecologista con su partido “verde”– pero en rigor se atienen a las reglas del consumo más depurado, que rechaza los logos. Las Ossies cultivan cabezas de teñidos y cortes radicales, mientras los varones hacen gala de atributos rocker, fechados en la modernización contestataria de los jóvenes en la era comunista. Generalizando, lo oriental es visto como provinciano; lo occidental, como vidas corroídas por el hedo-

mEmorial dE las viCtimas judias. DisEñADO POR EL ARquitEctO PEtER EisEnMAn, DEtRAs DEL PARLAMEntO.

AP PHOtO/MARkus scHREiBER

nismo. Las distorsiones propias de la ideología hacen que los más apegados a la era comunista hoy sean conservadores –la aristocracia partidaria sigue en las casonas de Pankow, donde también hay enclaves neonazis. Ambos grupos cultivan lo que dio en llamarse Ostalgie, o nostalgia del Este. Otro de los rompecabezas es que, al hacer la ciudad, los vecinos permanecen bastante indiferentes a las huellas de la capital trágica de Hitler, museificadas para agradar al turista. Naturalizan el edificio de la Aviaciónde Hermann Goering, el centro de documentación Topografía del terror, y el gran cementerio del escultor Peter Eisenman. Siguen peleando por la renominación de las calles. “La historia se repite, primero como tragedia y luego como farsa”, escribió Karl Marx, el prusiano asimilado de origen judío. Los Trabant se conservan en clave de parque temático. El Trabbisafari ofrece paseos en descapotables pintados de leopardo y cebra. También hay paseos aéreos en un auténtico Rosinenbomber. Y no falta el viaje en globo, como la famosa familia que se fugó con éxito hacia el libre mercado. Quizá la mayor paradoja sea la sobrevida del Ampelmann, el hombrecito del semáforo. Siendo Berlín una de las primeras capitales con luces de tránsito (lo relata el vienés Joseph Roth en sus extraordinarias crónicas de los años 20), el Este diseñó sus propios tipitos gordos y vigorosos, con sombrero. En 1990 Herr Ampelmann comunista empezó a ser desactivado y se convirtió en rehén contra la unificación avasallante. Hubo campañas de solidaridad. Hoy está en todos los souvenires; lo han adoptado algunos barrios y otras ciudades alemanas. Lo que Berlín no podrá recuperar –su cantera dramática, su agujero maestro– consta en las vitrinas del Museo Judío, el zigzag construido por Daniel Libeskind: la fulgurante constelación de judíos de la diáspora que hizo de Alemania una usina de intelectuales, la “judería” de las calles Hintern y Grenadier, con sus carteles en hebreo, los albergues de Wiesenstrasse, donde se hacinaban 70 mil desplazados tras la Primera Guerra: la ciudad cosmopolita entregada como parque de ruinas. Y filósofos como Walter Benjamin, muerto en 1940, y Bertolt Brecht, quien a duras penas mantuvo, según sus biógrafos, su doble condición de aparatchik y disidente comunista. Y más acá, del lado del eclipse, quedan cuatro décadas de escuela política y resistencia, redes sociales y un espacio público donde se perpetuó la austeridad de la posguerra, cuyo ejercicio hoy olvidado quizá sea la reserva de supervivencia para la Berlín de pasado mañana. C

10 de septiembre. Hungría

abre su frontera con Austria y permite el paso de unos 10 mil alemanes de la RDA, la Alemania socialista, que han encontrado así una manera de burlar el Muro y huirán a la Alemania capitalista. Desde hacía varias semanas los

jardines de las embajadas de la RFA en Budapest, Varsovia y Praga se encuentran abarrotados de alemanes socialistas que piden asilo para poder luego pasar a Occidente. Las autoridades de los países socialistas de Europa del este están desbordados.

7 de octubre. La RDA cumple sus
40 años de existencia. Gorbachov, que participa de la celebración, dice que cada país del bloque socialista tiene derecho de adoptar sus propias decisiones en asuntos internos. Moscú afloja su histórico control sobre Europa del este.

10|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 desPues del muro

La unificación

Anne ama a Lutz, romance de dos barrios
Ella, típica alemana del Este. El, hijo de burgueses de Alemania occidental. Se enamoraron pocos días después de la caída del Muro. Sus veinte años de pareja reflejan el modo en que dos sociedades han ido confluyendo. Como para sus hijos, para las nuevas generaciones esa historia se parece a un relato fantástico.

D
Por Pascale Hugues

AnDREAS SCHOELzEL

urante bastante tiempo, creyó que ella se burlaba de él. Lutz se sigue riendo aún hoy: “Tenía en la cabeza una idea formateada de las alemanas del Este: tímidas, mal vestidas, paliduchas, con camperas de jean desteñidas, permanentes tipo chucrut y un acento regional para cortar con cuchillo. Anne no respondía para nada a ese cliché. Era muy linda, erótica, suelta y hablaba un alemán perfecto. Tardé mucho en comprender que era del Este. Al principio me pareció incluso que me tomaba el pelo”. Fue a comienzos de los años ‘90, en un restaurante berlinés. Un amigo en común había organizado el encuentro. Anne acababa de terminar sus estudios y estaba buscando trabajo. Lutz tenía muchos contactos y montones de ideas. Recién había caído el Muro. Las dos Alemanias estaban todavía muy atareadas volviéndose a unir. Anne y Lutz hablaron toda la noche. Flechazo. “Al salir del restaurante, supe que había encontrado al hombre de mi vida”, recuerda Anne. A las pocas semanas, se convierten en amantes. Veinte años después, siguen siendo inseparables. Ella, sin embargo, se había jurado a sí misma no salir nunca con un alemán occidental: “Los veía rígidos, insípidos. Le tenían miedo a todo: a fracasar en la vida, a quedarse sin plata. Me resultaban más extranjeros que el padre de mi hijo mayor que es sudamericano. Pero Lutz era todo lo contrario. Era autónomo, abierto. Estaba lleno de ideas, era divertido y pagó la cuenta de todos. Era como nosotros, en el Este, donde nadie tenía plata. O sea que daba lo mismo pagar lo de todos. Enseguida me sentí en confianza”. Lutz se ilumina: “Tenía el auto indicado, es todo. Un Saab gris que esperaba frente a la puerta del café. Y

fleCHazo este-oeste. AnnE y LUTz SE COnOCiEROn En Un BAR A POCO DE CAER EL MURO. En ESOS DiAS, LOS jOVEnES DE AMBOS LADOS PUDiEROn jUnTARSE LiBREMEnTE.

deseaba una sola cosa: raptar a Anne e ir a París, donde nunca había estado”. Pasaron algunos años hasta que Lutz la llevó por primera vez a la capital. Y nunca podrá olvidar las lágrimas de su mujer en el Pont-Neuf. Anne y Lutz protagonizan una verdadera historia de amor inter-alemana. Un amor que dura en un país donde más de uno de cada tres matrimonios termina en un divorcio y donde las uniones Este-Oeste son aún más precarias que las otras. Muchas parejas se armaron y se desarmaron en la euforia de la caída del Muro. Las diferencias culturales eran demasiado importan-

tes, la propaganda de la Guerra Fría había hecho bien su trabajo. Anne y Lutz supieron derribar el muro íntimo que los separaba. Pese a que sus biografías son diametralmente opuestas. Anne, 47 años, viene de Turingia, el Land más al sur de la antigua RDA. Una región cubierta de verde, cuna de la cultura alemana. Nació en 1962, un año después de la construcción del Muro. Su padre era historiador-archivista, su madre trabajaba en un hospital. En su casa, desconfiaban del régimen, pero con una hostilidad silenciosa. Anne realiza el recorrido completo de una perfecta hija de la

República democrática alemana. Es miembro de las juventudes comunistas, aprende ruso en la escuela… y, desde muy pequeñita, tiene un solo sueño en la mente: irse al Oeste. En 1985, Anne tiene 23 años y cruza el umbral. Se casa –para cumplir y por la visa de salida– con un holandés y termina sus estudios en Berlín Oeste. Sus padres se quedan en el Este. El 9 de noviembre de 1989, cuando se fisura el Muro, Anne piensa que Alemania va a ser más alemana todavía. Mientras ella mira abatida la pantalla de televisión, Lutz está trepado en el Muro frente a la puerta de Brandenburgo. Grita de alegría. Hoy, la pareja vive en Zehlendorf un barrio burgués y tranquilo en un rincón de Berlín Oeste. A Anne no se le pasa por la cabeza, ni siquiera después de todos estos años, volver a vivir al otro lado de la capital. No la entusiasma ni siquiera Prenzlauer Berg, el barrio de onda que tanto atrae a Lutz. Sigue desconfiando un poco del Este. Lutz, 53 años, es un auténtico renano, un hijo de Duisburgo en pleno corazón de la región del Ruhr, pulmón industrial de Alemania occidental. Sus padres son pequeños empresarios conservadores. “¡Más alemán occidental que yo, imposible!”, exclama. De buena familia, criado en un medio burgués, hizo sus estudios en la Universidad de Cornell en los Estados Unidos y, en los años ‘70, le tomó el gusto a la sedición. A los 16 años, entró en un grupúsculo marxista. Das Kapital es su libro de cabecera. Ahí es donde surge un abismo que los años de vida en común no han colmado. ¿Cómo puede alguien estar fascinado con el Partido Comunista? “En el Oeste vivían en el paraíso, expone Anne. ¿Por qué, entonces, querían hacer explotar ese sistema capitalista con

1989
23 de octubre. Hungría
abandona el nombre de “República Popular” y adopta una democracia parlamentaria pluripartidista, con separación de poderes y principios de economía de mercado. A diferencia de Polonia, las reformas las impulsa el Partido Comunista.

9 de noviembre. Se anuncia

en una conferencia de prensa transmitida por la TV, la resolución del Consejo de Ministros por la cual los ciudadanos de la RDA pueden viajar al extranjero sin requisitos especiales. Pocos minutos después se difunde la

noticia de la apertura de la frontera recibida en el mundo con enorme sorpresa. Una avalancha humana llega al Muro, que es derribado desde la parte occidental. Las colas de espera son hasta de 60 kilómetros. 4 millones de alemanes orientales pasan a Berlín

Occidental los 4 primeros días. Reciben una retribución monetaria de 100 marcos. La mayoría se fascina con las frutas tropicales y la ropa deportiva. Unos 20.000 no regresan. Desde 1961 hasta 1989 pasaron 41.000 personas y murieron más de 100.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|11

Lo que el Muro se llevó
el que yo soñaba? Lo único que tenían que hacer era cruzar el Muro e irse a vivir a la RDA”. Lutz militó contra la construcción de centrales atómicas, cantó eslóganes contra el orden establecido. “Y nunca me pasó nada, dice. Pude vivir plenamente mi rebeldía. En el este, me habrían metido en la cárcel”. Anne tenía amigos en la cárcel. “En la RDA, siempre había que cuidarse con lo que uno decía”. Un estudio sociológico publicado a comienzos de la década de 1990 atribuía a los alemanes del este un temperamento más latino. Tenían relaciones sexuales con más frecuencia que los alemanes del oeste, tenían más hijos muy jóvenes. A veinte años de la caída del Muro, la curva de natalidad en los nuevos Länder cayó. “La sexualidad es mucho más desenvuelta en el este, explica Anne. No podíamos viajar. No podíamos leer los libros que realmente queríamos. O sea que teníamos más tiempo para dedicar al sexo”. Lutz inicia a su compañera en las alegrías del capitalismo. “No sabía que existía el vino seco”, reconoce ella. “Nuestros vinos eran dulces”. Por primera vez, come langosta. Que dos países tan cercanos que compartieron la misma historia durante tanto tiempo hayan podido ser tan extraños entre sí, le resulta fascinante. Todas esas diferencias pequeñas e irreductibles que podrían acabar rápidamente aun con parejas más tolerantes. Por ejemplo, Anne tutea sistemáticamente. Su compañero es más reservado. Anne se maravilla de que se puedan comprar rollos color para la cámara de fotos. En la RDA, solamente había en blanco y negro. De golpe se pone a hablar en ruso o a cantar La Internacional a sus hijos por la noche. Espontánea, detesta esa manera que tienen en el oeste de prever todo con semanas de anticipación: “Allá no teníamos teléfono. Cuando teníamos ganas de ver a alguien, pasábamos por la casa”. ¿Otros signos? Colecciona los artículos de farmacia. “En el este, faltaba de todo. Cuando encontrábamos jabón, comprábamos una partida entera, por si acaso”. Aún hoy, en los supermercados, se marea. No tira nada. Y Lutz, que ama el orden, se desespera. Los domingos, la pareja tiene un ritual: desayuno en familia con sus dos hijos, de 18 y 12 años. Lutz adoptó al mayor. El hijo que tienen en común nació en 1997. Ambos suelen pedirles a sus padres que les cuenten la noche mágica del 9 de noviembre de 1989 y su encuentro unos meses más tarde. Para los dos chicos, el Muro y la división de Alemania, es la prehistoria. C
Copyright Pascale Hugues. Traducción de Cristina Sardoy.

Viaje a un país extinguido
e
n las semanas previas a este aniversario, la Casa de las Culturas del Mundo expone una muestra fotográfica de la agencia OstKreutz, la única que exhibe en Berlín imágenes originales de artistas germanoorientales. Esta exposición de la ex Alemania Democrática ofrece monografías sobre distintos temas cotidianos: los trabajadores mineros, el mundo del fútbol y las producciones de moda de la revista Sibylle, que salía seis
HaRaLd HaUSwaLd/OSTKREUZ

veces al año y se agotaba el mismo día, pero no mostraba ropa que se pudiera comprar, sino que era fabricada a pedido de la redacción. Todos ellos germanoorientales, los artistas cubrían la actualidad de los diarios oficiales. Estas imágenes de Berlín Este en los 80 son del fotógrafo Harald Hauswald y fueron tomadas con una cámara Leica. Al pie, los populares Trabbi (Trabant), cuya adjudicación podía demorar largos años.
HaRaLd HaUSwaLd/OSTKREUZ

HaRaLd HaUSwaLd/OSTKREUZ

postales de la rda. aRR. IZq.: HORa PICO EN EL SUbTE, 1986. dER.: TIENda dE PRENZLaUER bERG, 1983. abajO: PaRKING, 1984

1989
25 de diciembre. Rumania
derroca violentamente al socialismo: el presidente y líder del PC, Nicolae Ceausescu, y su mujer fueron condenados a muerte por un Tribunal militar en un juicio sumario y ejecutados, entre otros cargos, por genocidio.

1990
11 de marzo. La república
socalista soviética de Lituania proclama su independencia y deja sin vigor la Constitución soviética. Moscú no reconoce esa decisión y Gorbachov bloquea económicamente a la república. En esta ocasión Lituania retrocede.

2 de agosto. Irak invade Kuwait.

La ONU acuerda sanciones a nivel mundial. China y la URSS apoyan. Por primera vez desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética, ahora sin intereses opuestos, acuerdan en una decisión internacional.

12|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 despues del muro

Album para recordar medio siglo
ROBERT LaCKENBaCH/ GETTy ImaGEs ap

CurIOsIDaD berlIN este. Como miles durante décadas,
una mujer mira a través del Muro. A Este y Oeste, los sistemas de vida de los alemanes despertaban el interés de unos y otros.

DeCIMO aNIversarIO berlIN. Una mujer se asoma por un hueco de lo que quedó de los 155 kilómetros de Muro, tras la reunificación alemana.

afp/GERaRD maLIE

11 De NOvIeMbre, 1989 berlIN. En la mañana una multitud espera del lado
occidental el “desembarco” de los gendarmes de Este, donde acaba de abrirse un boquete en el viejo Muro. “Ossies” y “Wessies” vuelven a verse las caras.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|13

Desde que el Muro fue levantado, en 1961, hasta este aniversario de su caída, miles de fotografías dieron testimonio de la tragedia y la transformación europeas.
ap Werner Mahler/OsTKreuZ

1961 checkPOINt charlIe. El famoso paso fronterizo, que sólo
usaban diplomáticos y extranjeros, unía el sector bajo poder soviético con el que estaba en manos occidentales. Hoy, un hito turístico de Berlín.

PalacIO De las laGrIMas frIeDrIchstrasse. En
noviembre de 1989, cuando la estación de trenes urbanos era todavía la última antes de la frontera con Berlín Occidental.

aFp

Maurice Weiss/OsTKreuZ

9 De NOvIeMbre De 1989 berlIN. Las vísperas de la caída del
Muro, con lágrimas dos alemanas del Este se acercan al paso de la calle Bornholmer Strasse, uno de los siete pasos fronterizos de la RDA.
archivO clarin

huIDa aNtes Del PareDON. Más de 100.000 ciudadanos de la
RDA trataron de pasar la frontera interalemana o el Muro de Berlín para huir: más de 100 fueron abatidos en la ciudad y miles, heridos.

1961 DIvIDe y reINaras. Comienza la construcción de
la pared que atravesaría Berlín y que detendría la sangría migratoria desde los países del Este hacia Occidente.

14|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 despues del muro

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|15

Album para recordar medio siglo
aFP Luca tuRI/aP

Entrevista Andrzej Wajda

“Del comunismo sólo extraño mi juventud”
a los 82 años, el premiado cineasta polaco recuerda cómo era vivir y filmar en los tiempos de la República Popular y reflexiona sobre el presente de su país.
aFP/IMagE FORuM

Por Hinde pomeraniec

S
represION GeOrGIa. El 9 de abril de 1989, tanques
soviéticos frente al edificio de Gobierno reprimen las manifestaciones independentistas y matan a 20 personas.
JOEL ROBINE IMagEFORuM/aFP

aGOstO De 1991 puertO De barI, ItalIa. Miles de exiliados económicos y políticos albaneses cruzan el
Adriático y piden refugio en Italia, inaccesible durante cinco décadas de comunismo. Primero bajo el liderazgo de Enver Hoxha (entre el fin de la Segunda Guerra y 1985) y luego de Ramiz Alia que convocó a elecciones en 1992.
IMagE FORuM/aFP WOJtEK DRuSZcZ/IMagEFORuM/aFP

u nombre es sinónimo de arte y compromiso, y sus películas fueron la gran advertencia al mundo de que su país, Polonia, iba camino a la ruptura con el comunismo. En sintonía ideológica con el sindicato Solidaridad, que desde los astilleros de Gdansk se plantó frente al gobierno a fines de los 70 con reclamos y movilizaciones impensadas años antes, el cine de Andrzej Wajda –especialmente películas como El hombre de mármol y El hombre de hierro–, fue uno de los rostros visibles de la decadencia y el colapso comunista. Su pelea con el pasado sigue: meses atrás logró estrenar una de sus mayores ambiciones y una deuda histórica. En Katyn, logró reproducir una tragedia que para los polacos es grito ahogado, la matanza de 22 mil oficiales e intelectuales polacos –entre ellos, su padre– a manos de los soviéticos, que siempre negaron la masacre por la que, cínicamente, acusaban a los nazis. Wajda tiene hoy 82 años y está recuperándose de una cirugía, por lo cual esta entrevista se realizó vía email y telefónicamente.
– Algunos artistas en la Argentina opinan que las dictaduras pueden, a veces, ser un motor para la creación artística. ¿Qué piensa de esta idea?

definiCion. “La PROtESta ES uNa RESPONSaBILIDaD DE LOS aRtIStaS FRENtE a La DIctaDuRa”.

biando y empecé a participar cuando esta libertad empezó a mostrarse de una forma desconocida para mí.

– Trascendió que impulsa un proyecto para crear un Museo del Comunismo. ¿Extraña algo de esos tiempos?

sItIO sarajevO. Rescate de un hombre herido de
bala por los serbios, el 8 de marzo de 1993, durante el sitio a la capital de Bosnia-Herzegovina.
aLaIN-PIERRE HOVaSSE/aFP

GestO varsOvIa. En junio de 1979, Juan
Pablo II visita Polonia como Papa. Lo recibe el cardenal Stefan Wyszynski y una gran multitud.
ROMPRES/IMagEFORuM

– La protesta es una responsabilidad de los artistas frente a la dictadura, porque se vuelve también una voz de la sociedad oprimida, que deposita ahí su sed y su esperanza. Esta complicidad contra la autoridad y la censura a menudo da forma a una fantasía particular y entonces el arte se vuelve importante. El cine, por ejemplo, usa más la imagen que los diálogos, sobre los que recaen mayores controles en períodos dictatoriales. Ese tipo de cine fue el que hizo la escuela polaca de finales de los años cincuenta.
– ¿Sus películas se veían en Polonia? ¿Sufrió algún tipo de represión?

– ¿¡Extrañar!? ¿Qué? Sólo mi juventud y a mis amigos que ya no están en este mundo.
– ¿Qué diferencias percibe en el trato de los rusos hacia los polacos, en relación con la época de la Unión Soviética?

ca Popular Polaca. Mis películas produjeron millones de zlotys y cientos de miles de dólares. Yo subsidiaba el cine polaco, mientras era el peor pago de los directores europeos.
– ¿Qué lectura hace hoy del movimiento Solidaridad?

paz MOscu. El 15 de octubre de 1991, se reúnen Mijail
Gorbachov y su par serbio, Slobodan Milosevic, por la guerra con Croacia, la primera de las tres en la ex Yugoslavia.

fINal bucarest. En la Navidad de 1989 es
ejecutado Nicolae Ceaucescu, el dictador rumano. Un tribunal militar lo halló culpable de 60.000 asesinatos.

GOOD bye, leNIN vIlNa, lItuaNIa. Medio siglo de
hegemonía política termina con la simbólica remoción de la estatua del prócer del comunismo.

– Las películas que no superaban los controles de la censura desaparecían de cualquier tipo de circulación, por lo que tampoco podían ser exhibidas en el exterior. El hombre de mármol tenía gente que la apoyaba incluso dentro del partido, y hubo también opositores fuera de él. De esa particular situación política dependía que fuera presentada en las salas. Si Cenizas y diamantes no hubiera sido exhibida en festivales o candidata al Oscar, mi vida hubiera sido otra. Yo tenía 30 años. Hay que ver a qué llama usted represión. Hubo un período durante el cual todos mis proyectos eran rechazados, hubiera podido emigrar. Pero yo quería vivir en mi país.
– ¿Recibía subsidios?

– Solidaridad fue lo más hermoso que pudo sucederme, y sus fundadores fueron personas de gran visión y corazón. Las complicaciones llegaron después, cuando Solidaridad comenzó a gobernar Polonia. – Walesa es y será un gran hombre que ocupa un papel irreemplazable en la historia de la libertad de los polacos. Aquellos que no lo aprecian, y la mayoría son políticos de derecha, nunca jugaron ningún rol o hicieron algo tan pequeño que ni vale la pena recordarlos. Walesa, en cambio, permanecerá en la historia para siempre.
– ¿Imaginaba al comienzo que Solidaridad podía ser el inicio del fin del comunismo en el Este de Europa?

simbolo. IMagEN DE La FaMOSa PELIcuLa “EL HOMBRE DE MaRMOL”, (1977), DONDE WaJDa cuEStIONaBa a tRaVES DEL aRtE y cON aguDEZa La cuLtuRa DE PROPagaNDa DEL MODELO cOMuNISta.

– Polonia era una colonia de la URSS gobernada por polacos designados por Moscú. Hoy es un país libre y pertenece a Europa. Sigue siendo difícil regular nuestras relaciones con Rusia.

– ¿Qué balance hace a cuatro años del ingreso de Polonia a la Unión Europea?

– ¿Cree que los polacos no le dan a Lech Walesa el reconocimiento que merece?

– Pensaba que el proceso de integración iba a ser más moderno y más vivo. Tampoco tuve en cuenta que la mayor parte de la sociedad polaca aún piensa con las categorías del Estado comunista y protector, y que se deja convencer fácilmente por los extremistas de derecha y los delirios nacionalistas. Pero siempre fui un optimista incurable, de otro modo me hubiera costado mucho vivir la mayor parte de mi vida bajo Hitler y Stalin.
– Pareciera que en su país hay tanto rechazo por los nazis como por los comunistas, pese a las grandes diferencias ideológicas entre unos y otros. ¿Es así?

– Nunca fui subsidiado por la Repúbli-

– No. Entonces pensaba que era sólo una etapa en la lucha por los derechos y las libertades civiles en Polonia. Pero me di cuenta de que algo estaba cam-

– Es así, y tiene sus razones, porque ambos sistemas totalitarios buscaban controlar el mundo. La diferencia era que Hitler consideraba personas sólo a los alemanes, y Stalin podía mentir diciendo que quería salvar el mundo y darle justicia social. Pero ambos asesinaron a millones de personas mientras buscaban llevar adelante su proyecto de un mundo feliz. C

16|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 desPues del muro

Polonia, la primera caída

Astilleros de Gdansk: la gloria y la decadencia
En el mismo lugar donde se construían barcos para el bloque soviético, los trabajadores alumbraron Solidaridad, la organización política y social que consiguió terminar con el comunismo en Polonia. Hoy, ese ícono es también emblema de la crisis del capitalismo.

S
Gdansk, enviada especial

WOjCiECH dRUSzCz

Por Hinde Pomeraniec

tocznia, dice el cartel desvaído, y se adivina que tras estas rejas hay mucho más que un parque temático de la era comunista, como ironizan los desencantados. Stocznia quiere decir “astilleros” en polaco y esas letras oxidadas en lo alto son algo así como la carátula de este lugar, la cuna del sindicato Solidaridad (Solidarnosc) que, liderado por el electricista católico Lech Walesa, acertó a agrietar las bases del comunismo europeo. Los astilleros de Gdansk hoy son un sitio natural de peregrinación para los que hurgan en la historia de la Guerra Fría y el colapso de la URSS. Pero aunque son emblema de los primeros pasos del movimiento pacífico y popular que sacó a millones a la calle para reclamar la libre sindicalización y, más tarde, el fin del comunismo, hoy el sitio célebre por sus huelgas y manifestaciones populares se asemeja a un set de filmación abandonado, con construcciones salpicadas de manchas de humedad y vidrios rotos y fragmentos de navíos enormes recostados sobre muelles aplicados al olvido. Fueron privatizados en 1997 y son propiedad de una empresa ucraniana líder en acero, pero que considera inviable el negocio y exige asistencia estatal, algo que está vedado por los parámetros de la Unión Europea a la que Polonia pertenece desde 2004. Gran parábola la de los astilleros, emblema de la muerte del comunismo y hoy ícono de la crisis capitalista. Aquí, al borde del Báltico, donde se construyeron cientos de barcos para el bloque soviético cuando aún se llamaban Astilleros Lenin, en 1970 se llevó adelante la primera gran huelga de trabajadores, que terminó con varios muertos por la represión y a quienes hoy rinde tributo un enorme monumento de acero que mira al cielo en la explanada, con tres altas columnas coronadas por cruces y en donde nunca faltan flores ni velas.

También fue aquí donde en agosto de 1980 se desarrolló durante 18 días otra huelga que concluyó con concesiones inéditas por parte del gobierno comunista polaco. Liderados por Walesa, los trabajadores consiguieron el reconocimiento de su organización, por fuera de los límites del comunismo. Pero para llegar a esto hubo antes un aliento fundamental, que fisuró la férrea determinación de la República Popular Polaca, teledirigida desde Moscú. Diversos historiadores confirman lo que para los polacos es pura intuición religiosa: fue la visita en 1979 de Juan Pablo II –el obispo polaco nombrado Papa el año anterior– la que logró reunir los esfuerzos dispersos de esta población profundamente católica. Lo que no había logrado la política occidental por diferentes clases de presiones, lo pudo iniciar el Pontífice. El Papa animó con sus plegarias a sindicalistas que acuñaron entre los barcos un movimiento social que prendió entre intelectuales y terminó en los gritos de los 10 millones de polacos que se afiliaron a Solidaridad cuando les permitieron hacerlo. Al año siguiente de la gran huelga, el primer ministro, general Wojciech Jaruzelski, decretó la ley marcial y el fulgor callejero fue apagado, mientras las figuras del bloque comunista se regodeaban en la satisfacción miope de que se hubiera puesto freno al “plan coordinado de la contrarrevolución” y a la “política imperialista de sabotaje extendido a los países socialistas”. Las milicias oficiales (ZOMO) se convirtieron para los polacos en pesadilla. Siguieron años de silencio obligado y resistencia clandestina, pero también de creatividad política, intelectual y artística. En 1983, el comité noruego decidió otorgarle el Nobel de la Paz a Walesa, quien envió a su mujer a recibirlo. Como una daga incrustada en el corazón

marCHa. MULTiTUdiNARiA MANiFESTACiON dE SOLidARidAd POR LAS CALLES dE VARSOViA. LA FUERzA dE ESA ORGANizACiON SE SiNTiO PRONTO EN TOdA POLONiA.

1990
3 de octubre. Tras 41 años,
Alemania se unifica. Se termina definitivamente la Segunda Guerra Mundial: las cuatro potencias ocupantes de Berlín (Francia, Gran Bretaña y EE.UU., en Occidente y la URSS, en Oriente) le devuelven la soberanía plena a Alemania.

1991
21 de noviembre. Concluye
formalmente la Guerra Fría ya que las dos alianzas militares (la OTAN dominada por EE.UU. y el Pacto de Varsovia, por Moscú) firman acuerdos para unificar, por primera vez, criterios militares. El Pacto de Varsovia se disolverá en 1991.

11 de enero. Los cambios en

Europa del Este despiertan deseos separatistas en algunas de las repúblicas que componen la Unión Soviética. Gorbachov decide una medida drástica para sofocar esa tendencia y envía al Ejército Rojo a Vilna, Lituania.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin desPues del muro

|17

Entrevista Lech Walesa
de una ideología política que se propuso el fin de la lucha de clases y llevar a los trabajadores al poder, Solidaridad iba consolidándose para Occidente en una suerte de símbolo universal de las aspiraciones sociales. Si bien las películas de Andrzej Wajda fijaban posición desde 1959 (Ver entrevista pág. 15), fueron El hombre de mármol (1977), con su profundo espíritu iconoclasta, y más tarde El hombre de hierro (1981), con su relato del origen de Solidarnosc, las que convirtieron su obra en el más poderoso instrumento de comunicación del movimiento, debido a su alcance internacional. En 1984, agentes del Ministerio del Interior polaco secuestraron, torturaron y asesinaron al capellán de Solidaridad, el sacerdote Jerzy Popieluszko. Luego de un multitudinario funeral, los restos del cura fueron enterrados en una iglesia de Zoliborz, distrito de Varsovia en donde daba misa. El crimen no sólo convirtió en mártir a Popieluszko sino que demonizó al régimen. De acuerdo con cifras oficiales, unas cien personas fueron asesinadas en Polonia por el comunismo en los años ochenta. Entre 1985 y 1987, comienzan a aflojarse las riendas al compás de la perestroika y la glasnost imperantes en Moscú. En 1988 se le permite a Walesa participar de un programa de TV, donde, pese a que buscan mostrarlo como una persona sin educación y poco preparada, consigue seducir a la población a base de carisma e instinto político. En 1989 tiene lugar la llamada “mesa redonda”, donde el gobierno comunista, la oposición democrática, la Iglesia católica y observadores discuten lo que será la transición. El 4 de junio de ese año, el mismo día que el gobierno comunista chino reprimía a muerte a cientos en la plaza de Tiananmen, Polonia votaba en elecciones libres los cargos del 35% de la Cámara Baja y la totalidad del Senado. La oposición se llevó las bancas y negoció un gobierno de convivencia, con un presidente comunista y Tadeusz Mazowiecki, de Solidaridad, como primer ministro. El 9 de noviembre cae el Muro de Berlín. En 1990, en nuevas elecciones, Lech Walesa se convierte en presidente de Polonia con el 70% de los votos. Con la libertad de mercado como bandera, se iniciaba un período en el que un arco de transformaciones sacudirían Polonia y el resto de la ex esfera soviética. Huele a césped mojado y a mar; se siente en la piel el frío húmedo de los galpones. Nadie sabe a qué se destinarán finalmente estos terrenos y edificios; por ahora alojan una gran muestra que recrea los tiempos de gloria y alberga regularmente masivos megaconciertos, lo cual sabe a poco en términos productivos. En un comercio del centro de esta ciudad de cuento medieval, el dibujo de un humorista y artista plástico arriesga un futuro posible para los astilleros. “Kebab”, se lee en lugar de Stocznia: gruesa ironía imaginar este lugar como un pintoresco restaurante étnico. C

“Me hace feliz haber podido convencer a Gorbachov”
El líder del movimiento que socavó al comunismo polaco cuenta detalles de un imperdible encuentro con quien fue el último presidente de la ex URSS.
S. SKLaDanowSKi/KaRTa

Por Hinde Pomeraniec
Gdansk, enviada especial

C

asi no hay movimiento en el restaurante de Villa Corona, un complejo de departamentos sobre el Mar Báltico. Lo único que distrae el silencio es el ir y venir de una moza alta de cabello rubio, que termina de acomodar una gran bandeja de frutas y un servicio completo de té en una mesa. Son los últimos días del verano europeo y llovizna sobre la arena tibia cuando un escuadrón de ciclistas da por terminado su ejercicio junto a un muro blanco que separa las construcciones de la playa junto al mar. Un hombre de pelo blanco y kilos de más abandona su bicicleta y se acerca sonriente. Luce calzas negras y campera blanca deportiva, de marca. Luego del saludo, el ex presidente polaco y Nobel de la Paz Lech Walesa pide a uno de sus colaboradores que nos saque una foto con su iPhone. Sentado a la mesa, y luego de servirse el té, muestra orgulloso cómo, apenas con un juego de teclas, esa foto ya está subida a su página de Internet.
– Si no hubiera existido Solidaridad y la lucha en los astilleros aquí, en Gdansk, ¿cree que el comunismo iba a terminar igualmente?

nas. Y les estamos hablando a ustedes, el resto del mundo: no queremos el comunismo, nunca lo quisimos”. Entonces ahí empezamos a hacer propaganda y ya no podían evitar hablar de nosotros. Si nos hubieran matado, habría quedado registrado en todo el mundo.
– Eso fue en 1980...

– Sí, cuando los obligamos a reconocer, por primera vez en su historia, una organización legal que no dependía del comunismo: Solidaridad. Después decretaron el estado de sitio y disolvieron las organizaciones. Pero entonces le “destruimos los dientes al oso comunista”. El oso seguía existiendo pero ya no podía morder...
– ¿Qué hacía cuando cayó el Muro?
1980. waLESa, En anDaS, LUEGo DEL aCUERDo Con EL GoBiERno.
aFP

– Había una delegación alemana, de alto nivel en Varsovia. El día anterior me encontré con ellos y dije: “Creo que el Muro de Berlín en un rato revienta. ¿Qué van a hacer?”. Y uno de ellos me dijo: “Señor, van a crecer palmeras y cactus en Alemania antes de que eso suceda”. Y al día siguiente el Muro se cayó y tuvieron que interrumpir la visita y volver a Alemania. No fueron tan inteligentes.
– ¿Qué piensa de Gorbachov?

– Sí, pero hubiera durado 50 años más y el final habría sido sangriento. Nosotros lo hicimos más rápido y sin sangre.

– Hay una imagen famosa que lo muestra saltando el muro del astillero, luego de haber sido expulsado de su lugar de trabajo. ¿Qué sintió en ese momento?

– Yo sabía que me buscaban. La gente que estaba alrededor mío, mis compañeros me alertaban y cada paso que daba lo hacía no con miedo, pero sí muy atento. Tuve mucha suerte. Y Dios me ayudó mucho.
– ¿Cómo era ser católico durante el comunismo?

– Nos conocemos hace mucho, es un buen tipo. Cuando se dio cuenta de que las naciones se estaban levantando y de que el comunismo se terminaba, trató de rescatarlo con la glasnost y la perestroika. Y todo le salió mal: perdió el comunismo, perdió la URSS, perdió el Pacto de Varsovia. Pero justamente su derrota fue un éxito: inclusive le dieron el Nobel porque todo el mundo estaba contento con su fracaso. Si él hubiera ganado, el comunismo seguiría.
2009. viaJa PoR EL MUnDo Y Da CHaRLaS SoBRE SU ExPERiEnCia.

– Y en el tiempo que va de la caída del comunismo en Polonia al colapso de la URSS ¿se vieron seguido?

– La gente más poderosa no tenía problemas. Los más débiles, y que no integraban ninguna estructura comunista, tenían que ocultarse. Algunos sacramentos había que hacerlos en la casa de una abuela, por ejemplo.
– ¿Influyó en el resultado final el conocimiento internacional de lo que ocurría? Pienso en Juan Pablo II o en el mismo Premio Nobel.

– Se necesitaron años para destruir el comunismo. La sociedad polaca nunca lo aceptó y desde el fin de la II Guerra siempre hubo luchas. Primero combatimos con armas y perdimos. Después con

huelgas, en la calle y también perdimos. Pero a través de estos errores nos dimos cuenta de que teníamos que reunir las fuerzas. Pero los comunistas también lo sabían y no nos dejaban juntarnos. Y entonces un polaco se convirtió en Papa. Y un año después volvió a Polonia y nos unió. Ellos aún tenían la fuerza, pero nosotros teníamos el apoyo de la gente. Y entonces hice un pequeño show: organicé a los trabajadores y en el sindicato junté a todos, a los médicos, a los profesores. Invité a los periodistas y cámaras del mundo y dije: “Estas son todas las profesiones. Son millones de perso-

– Nos encontramos varias veces y una de esas veces le hice algunas preguntas. La primera fue: “¿Tomamos un poco de vino?” (risas) Y después le pregunté: “¿Realmente creés que el comunismo se puede reformar?” Entonces se enojó y terminó la conversación. Me gusta Gorbachov, lo quiero aunque me parece un poco naif, pero estoy contento de haberlo convencido.
– ¿Cree que fue usted quien lo convenció?

– El quería reformar el comunismo y yo dije “no vas a poder hacerlo”. Mi consejo fue bueno, yo estoy del lado del éxito y él, de la derrota, pero una derrota en buena dirección. Por eso, si fracasás, no te preocupes: igual te pueden dar el Nobel. C

12 de junio. Con 57,3% Boris

Yeltsin -el político enfrentado a Gorbachov- gana las elecciones en la Federación Rusa (entonces una de las 15 repúblicas soviéticas). Es elegido directamente por el pueblo, una novedad en la URSS. Yeltsin quiere menor poder para el

PCUS y economía de mercado. Se autoriza la propiedad privada del suelo y se suprimen los monopolios estatales. En esta elección se decidió también el nombre de algunas ciudades: Leningrado, por ejemplo, volvió a llamarse San Petersburgo.

25 de junio. Eslovenia y Croacia

piden salir de la Federación de Repúblicas Socialistas de Yugoslavia, un mosaico interétnico integrado además por Serbia, Bosnia Herzegovina, Kosovo, Montenegro, Macedonia (territorios unificados

artificalmente por el mariscal Josep Tito). Dos días después estalla la guerra civil en Yugoslavia: el ejército federal, dominado por los serbios, invade los territorios “separatistas”. Recién el 15 de enero de 1992 se vislumbra un alto el fuego permanente.

18|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 despues del Muro

La globalización del crimen

Enseguida llegaron los rufianes eslavos...
El autor de “McMafia” cuenta, en este relato especial, cómo el flamante crimen organizado en el bloque comunista se sirvió de la mano de obra represiva desempleada para explotar las fabulosas vetas de un territorio virgen para los negocios ilícitos, lo que convirtió a los hampones en parteros del capitalismo.

D
Por Misha Glenny Periodista británico, ex corresponsal de la bbC en balcanes y autor de varios libros sobre europa Central. Su último título es “McMafia”.

espués de una larga jornada informando para la BBC en diciembre de 1989, mi productora radial y yo nos dirigimos al bar del Hotel Yalta, en la Plaza Wenceslas de Praga, para tomarnos un bien merecido trago. Casi enseguida notamos que había una linda muchacha checa, en jeans y camisa blancos, bailando sola. Para cuando quisimos darnos cuenta, ya estaba sentada a nuestro lado diciéndonos que cualquiera de nosotros, o los dos, podía acostarse con ella por 50 marcos alemanes, o sea unos US$ 35 dólares. Tras rechazar la oferta nos percatamos de que el bar iba llenándose de chicas de 16 a 20 años. Todas se ofrecían. El incidente tuvo lugar a menos de un mes de la caída del comunismo en Checoslovaquia. Para los que conocíamos bien Praga, el shock fue enorme. En la época del comunismo, la libertad personal estaba restringida, pero también lo estaban la mayoría de las formas del crimen organizado. No había distritos rojos y las pocas prostitutas disponibles para los occidentales por lo general eran mujeres que, por una u otra razón, cooperaban con la policía secreta. Los visitantes, que eran bastante incautos como para comprar sexo en los países comunistas, solían recibir luego fotos en posiciones comprometedoras con exigencias, no de dinero, sino de colaboración en el espionaje. La repentina afluencia de prostitutas a todas las grandes ciudades de Europa Oriental no fue lo único que puso en evidencia que la liberación del comunismo tendría un costo. Poco después, a comienzos de 1990, pasé varios días recorriendo con un coche patrullero el distrito obrero de Praga. La autoridad del gobierno se estaba desmoronando: traficantes independientes empezaban a descubrir cómo era el funcionamien-

to de la economía de mercado, vendiendo y manejando favores sexuales; y la policía constataba que las nuevas circunstancias representaban una enorme presión. “Todo está cambiando”, me dijo el oficial de policía, “hay dinero nuevo y una nueva pobreza, nuevas expectativas y cada vez son menos los que respetan la autoridad policial”. En los complejos habitacionales, los muchachos jóvenes caían en una delincuencia de bajo nivel, robando autos y casas. Por primera vez se conseguían fácilmente drogas. Lo que se disolvió en 1989 no fue sólo la ideología comunista: la conmoción también desencadenó un derrumbe muy significativo del Estado. La policía perdió su autoridad, al igual que el sistema judicial. Después de décadas de ver a la policía como parte del aparato estatal represor, muchos ciudadanos del llano no se sentían muy dispuestos a cooperar con las fuerzas de la ley. Esto se manifestó a nivel político: la gente quería, no sólo una democracia plural, sino también castigar a quienes habían ayudado a mantener a flote la dictadura de un solo partido mediante la violencia y la intimidación: quería el fin de la policía secreta. los dos lados del mostrador Era algo muy comprensible pero implicaba algunas consecuencias que, pese a ser involuntarias, resultaban perturbadoras. En todo el bloque oriental y en la ex URSS, decenas de miles de policías fueron despedidos. Perdieron su empleo efectivos de la policía secreta, oficiales de contrainteligencia, comandos especiales, guardias fronterizos, detectives de homicidios y agentes de tránsito. Entre sus habilidades figuraban la vigilancia, el contrabando, el establecimiento de redes clandestinas, el soborno y el homicidio.

En Bulgaria, uno de los países comunistas más pequeños, fueron despedidos 14.000 policías secretos que en 1991 buscaban trabajo. La economía se contraía a una velocidad alarmante y como ya no podían conseguir empleo en el sector público, se pusieron a buscar en el privado. Y tan luego allí conocieron a los “oligarcas”, la nueva estirpe de empresarios, hombres y mujeres, que advirtieron que el control estatal de la economía se hallaba en caída libre. Los oligarcas estaban muy atareados confiscando activos a precios regalados; al desaparecer la autoridad estatal, había algunos negocios extraordinarios para hacer y hubo empresarios que se las ingeniaron para obtener la propiedad de complejos metalúrgicos enteros o derechos de comercialización del petróleo por unos pocos miles de dólares. Otro grupo de empresarios empezó a comprar y vender bienes de consumo a los que la mayoría de los europeos del este habían tenido el acceso vedado con el comunismo. Esta nueva comunidad empresaria necesitaba proteger sus derechos en la economía de mercado. Si un socio no podía cumplir con su parte del contrato, ¿quién haría respetar los derechos del empresario? ¿La policía y la justicia? No, no entendían nada sobre derecho contractual y economía de mercado. Artyom Tarasov, el primer millonario en dólares de la nueva Rusia, relató lo que le había pasado al recurrir a un general en la flamante unidad antimafia formada en Moscú cuando un socio comercial no le pagó. “No puedo capturarlo, Artyom Mihailovich”, dijo el general. “En primer lugar, nadie nos pagó para hacerlo.” El único consuelo que recibió Tarasov fue de uno de los subordinados. “Pero si él lo mata o lo secuestra a usted, lo perse-

guiremos”, acotó servicialmente. Tarasov entendió el mensaje: bastaba un poco de sangre en la vereda para que la policía interviniese. Pero ¿y las facturas impagas? Si la policía, desesperada y en las últimas, se hubiera puesto a investigar simples amenazas en el deslumbrante circo que era Rusia a comienzos de los 90, no habría tenido tiempo para ninguna otra cosa. El líder soviético, Mijail Gorbachov, había introducido una Ley de Cooperativas en 1988. Esta permitió que personajes como Tarasov crearan empresas en Rusia por primera vez en sesenta años. Los empresarios descubrieron que en cuanto una empresa estaba montada, funcionando y ganando dinero, atraía competencia. “Y los rivales utilizaban todos los métodos posibles para abrirse paso en tu mercado, incluida la violencia”, explicaba. De modo que el Estado, que antes había sido omnipotente, empezó a ceder su monopolio sobre la violencia a los llamados “gruppirovki” o sea, pandillas callejeras. No obstante, lejos de ser heraldos de la anarquía, estos grupos de hombres –veteranos afganos, matones callejeros, expertos en artes marciales, ex oficiales de la KGB, todos aterradores– fueron las indispensables parteras del capitalismo. Empresarios como Tarasov evaluaron que los “gruppirovki” eran, de hecho, organismos policiales privatizados. A diferencia de sus homólogos estatales como el Ministerio del Interior (MVD) y la KGB, estas bandas flexibles y autoorganizadas habían captado intuitivamente que centelleaba la demanda para sus servicios de “protección” o seguridad en la nueva clase empresaria. En vez de pagarle impuestos al Estado (que no tenía idea de cómo gravar a la empresa privada de pequeña escala), las empresas gus-

1991
31 de julio. Los presidentes
George Bush (padre) y Mijail Gorbachov firman en Moscú el Tratado START (Strategic Arms Reduction Talks) sobre reducción de armas atómicas. Por este acuerdo, pactan la destrucción del armamento estratégico.

8 de agosto. Un carguero con

10.000 albaneses llega a Bari, Italia. Es el primer éxodo masivo de gente que huye a Occidente no por temas políticos sino económicos, algo que luego será muy frecuente. Los emigrados ya no serán recibidos como “héroes”, como antes.

19 de agosto. Integrantes de la

línea dura del Partido Comunista soviético consideran que Gorbachov ha ido demasiado lejos con los cambios y deciden dar un golpe de Estado para recuperar el poder. El presidente es “detenido” en Crimea, donde se encontraba

de vacaciones. A Boris Yeltsin se le presenta la gran oportunidad y no la desdeña. Se pone a la cabeza de la lucha por la recuperación de la democracia y en tres días, el golpe es desbaratado y los golpistas, arrestados. Será la declinación final para Gorbachov.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin deSpueS del muro

|19

GEoRGES DEKEERLE/GETTY ImAGES

tosamente entregaron más del 10-30% de su facturación a hampones locales que, a cambio, garantizaban que pudieran seguir haciendo negocios, libres de la violencia de los “gruppirovki” que trabajaban para sus competidores. “Estamos dispuestos a trabajar con el fraude organizado porque cobra el 10%”, señaló en ese momento un empresario de Omsk, en el sur de Rusia central, “Los Estados se llevan el 90% en impuestos y más todavía en multas”. La violencia utilizada por estos variados hampones, o bien agencias de orden público privatizadas, como les gusta llamarlas a los sociólogos, no era arbitraria. En ese momento los informativos daban a entender que Moscú y Kiev se hallaban en un estado de anarquía total ya que el capitalismo de gánsteres estimulaba tiroteos salvajes en las calles. Sin embargo, las víctimas inocentes de la violencia eran relativamente pocas ya que las armas y la fuerza eran utilizadas para ejecutar contratos o resolver disputas comerciales. De una manera muy extraña, era todo muy ordenado. El estilo de vida que acompañaba a los gánsteres era, en cambio, excesivo: Moscú se convirtió en una de las ciudades más escandalosas del mundo. La nueva elite de oligarcas y sus socios del crimen organizado se sumergieron en un mar de champán y caviar. A dos años del fin del comunismo, Moscú ostentaba más Mercedes Benz 600 que cualquier otra capital del mundo. Notorios clubes nocturnos como el Hungry Duck alentaron a mujeres de toda Rusia a sumarse a sus juergas: algunas de ellas terminaron como prostitutas de gánsteres, otras fueron traficadas contra su voluntad a los Balcanes y Europa Occidental como prostitutas. Así como el crimen organizado actuaba como partera necesaria para el capitalismo en Europa Oriental, las organizaciones de protección hacían las veces de parlamento, policía, juez y jurado –esto significaba que estaban dispuestas a traficar cualquier bien o servicio que diera dinero. Por eso no comerciaban sólo alimentos, muebles, metales y petróleo sino también caviar ilegalmente obtenido, heroína y otras drogas, armas y mujeres. Viaje a Sudamérica No hizo falta mucho para que otras organizaciones mafiosas del mundo apreciaran el valor de estos nuevos mercados abiertos en Europa del Este, mientras las redes rusas y europeas del Este advertían que la cooperación más allá de las fronteras podía resultar muy lucrativa. En 1992, el mayor grupo del crimen organizado ruso, la Hermandad Solntsevo, cuyo nombre proviene de un distrito obrero al sudeste de Moscú, conoció a representantes de los carteles de Cali y Medellín en Aruba, en el Caribe. El encuentro fue

organizado por dos abogados italianos residentes en Brasil y vinculados con la mafia siciliana y la Camorra napolitana. El resultado fue una expansión significativa del tráfico de cocaína a Europa Occidental facilitado por la apertura de rutas a través de los Balcanes. Otra dimensión internacional clave que demuestra el poder creciente de las redes criminales desarrolladas en Europa del este es el tráfico de armas. Al final de la Guerra Fría, todos los países europeo-orientales se vieron con enormes remanentes de armas, que iban de un sinfín de armas pequeñas y Kalashnikov hasta la artillería más poderosa, armamentos antiaéreos y hasta material nuclear. Al ver que el apoyo estatal a los militares disminuía en la mayoría de los países, los soldados y los generales iniciaron rápidamente una actividad comercial para sostenerse, y vender sus stocks de armas fue el más lucrativo de todos los negocios (también usaron sus aviones de transporte para trasladar enormes cantidades de heroína desde Asia central y luego a Europa Occidental). El puerto clave en la región fue Odessa, en Ucrania. Los embarques de armas recorrieron el mundo aunque sus principales destinatarios se encon-

traban en la ex Yugoslavia y en Africa. Este tráfico vio aparecer figuras notorias como “el mercader de la muerte”, Victor Bout, arrestado recientemente por la policía tailandesa a pedido de la DEA de los Estados Unidos (hace poco fue sobreseído y se le permitió volver a Rusia, prueba de que la influencia estadounidense en sitios remotos no es tan persuasiva como antes). los intocables Donde mejor se ha descripto la vida de estos personajes es en películas como El Señor de la guerra, donde Nicolas Cage interpreta a un convincente traficante de armas, o en Diamantes de sangre, donde el personaje de Leonardo di Caprio expone cómo se vendían armas europeas del este a cambio de minerales africanos preciosos antes de venderlos en los mercados de Amberes o Nueva York. El punto culminante para el gangsterismo en Europa del Este y la ex Unión Soviética fue la década del 90 y en estos últimos años han surgido allí estructuras políticas y sociales más estables. Esto no significó en absoluto el fin de la actividad criminal organizada, que a veces llega hasta los órganos más altos del Estado. La corrupción

también continúa siendo endémica. Pero curiosamente sigue tratándose del crimen perpetrado por la elite. En los Balcanes y en la ex Unión Soviética, la mayoría de las ciudades y localidades son los sitios más seguros del mundo para la gente común. Incluso donde la pobreza es endémica, como ocurre en varios puntos de la ex Unión Soviética, la región evitó la aparición de favelas como en Brasil o de distritos segregados como en Sudáfrica. En cuestión de cinco años o menos el crimen organizado se incrustó en el corazón mismo de las nuevas democracias de Europa Oriental y de Rusia. En esta última, Vladimir Putin revirtió efectivamente las estructuras políticas y sociales en una década. Antes de asumir el poder, eran los oligarcas y el crimen organizado los que controlaban el Estado. Ahora el Estado decide qué delincuentes y qué oligarcas pueden operar libremente y qué están autorizados a hacer. No quiere decir que el crimen desapareció pero es poco probable que en un futuro cercano vuelva a darse en la región un caos como el de los años ’90. C
Copyright Misha Glenny Traducción de Cristina Sardoy

trata de mujereS. En moSCU, LA PoLICIA DETIEnE A mUjERES qUE EjERCEn LA PRoSTITUCIon, Un DELITo qUE SE DESConTRoLo PoR LA CAIDA DEL ComUnISmo.

6 de septiembre. Gorbachov

reconoce la independencia de las tres repúblicas soviéticas del Báltico: Lituania, Letonia y Estonia. Tras el golpe de Estado de agosto, todas las repúblicas declararon, unas tras otras, su soberanía. Las bálticas fueron las primeras.

17 de septiembre. Se registra

el primer brote xenófobo en Alemania: jóvenes de extrema derecha o neonazis de la ex RDA atacan a comerciantes vietnamitas. En 2007, un estudio indica que el 40% de los ex alemanes orientales son racistas.

6 de noviembre. El temido

servicio secreto soviético, la KGB, deja de existir. Días después Yeltsin, presidente de Rusia, ilegaliza el Partido Comunista en esa república. Sigue la batalla por el poder entre él y Gorbachov, presidente de toda la URSS.

20|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 DeSpueS Del muro

Un nuevo mapa de Europa

Crisis del sueño imperial
La recesión actual y la guerra en Irak expusieron los límites de la UE y su dificultad para ofrecer soluciones globales. La proliferación de Estados, la vigencia de los nacionalismos y la mutua indiferencia cultural entorpecen los esfuerzos de coordinación política y económica.

P
Por Donald Sassoon Profesor de Historia europea Comparada de la Universidad Queen Mary de Londres y autor de “Mona Lisa: Historia de la pintura más famosa del mundo” y del monumental “Cien años de socialismo”.

arece imposible hablar de Europa sin usar la palabra “crisis”. Algunos lamentan ese perpetuo estado de perplejidad porque sueñan con una Europa federal en la que se olviden las antiguas diferencias y donde, una vez descubierta su propia identidad, los europeos forjen su futuro unidos. Otros, temerosos de una centralización, apegados a sus países y regiones, renuentes a permitir que los “extranjeros” tengan voz y voto en los asuntos que consideran propios, se regocijan ante el constante desorden. Cada vez son menos los que votan en las elecciones europeas. Sólo el 43,5% votó en 2009, la menor cantidad de la historia por más que se habían incrementado las facultades del parlamento europeo. Eso resulta aún más sorprendente cuando la concurrencia más baja a las urnas se registra en los ex países comunistas, donde nunca habían tenido lugar elecciones libres e imparciales y donde, cabría suponer, las elecciones habrían sido una oportunidad de celebrar su flamante libertad. Esa escasa actividad electoral refleja la decepción ante la nueva clase política que emergió en Europa central y oriental desde 1989. Es evidente que, tanto en los sectores oriental y occidental de Europa, a menudo se considera que la UE es un tema irrelevante para la población. Para importar, la UE debería tener facultades mucho mayores que las que posee en la actualidad. Sin embargo, para adquirir más poder necesita la buena voluntad de los europeos, con lo que se establece un círculo vicioso. El mayor fracaso se encuentra ante nuestros ojos: la imposibilidad de hablar con una sola voz en los asuntos económicos e internacionales. La guerra de Irak constituyó una instancia particularmente dramática de la dificultad de establecer una posición europea común. En 2003, cuando empezó la guerra, los dos países a los que se considera el eje de la integración europea, Francia y Alemania, no lograron reunir a la mayoría de los países europeos en torno de su política de no intervención. Paradójicamente, fue un tema en el que coincidió una clara mayoría de los europeos, aunque

no consiguieron tener impacto en sus propios gobiernos. Poco después de que George Bush anunció la “victoria” (pírrica) en Irak, Europa reconoció, a través de la ONU, la legitimidad de la presencia estadounidense en Irak. La mayoría de los gobiernos de los estados europeos apoyó a los EE.UU. Sólo unos pocos permanecieron neutrales y fueron aún menos los que die-

ron muestras de estar en desacuerdo. Donald Rumsfeld, entonces secretario de Defensa estadounidense, hizo bien cuando en una actitud provocativa confeccionó una lista de los miembros de la coalición europea que respaldaban a Washington. Esa lista comprendió a muchos miembros de lo que, de forma peyorativa, llamó la “vieja” Europa –Dinamarca, Italia, los Países Bajos, NodMITRY LovETSKY/aP

SinCretiSmo pop. LaS TRadICIonaLES MaTRIUShKaS, Con La IMaGEn dE Madonna, dURanTE Uno dE LoS ConCIERToS qUE dIo En MoSCU, En SEPTIEMbRE dE 2006.

ruega, Gran Bretaña, Portugal y España–, así como a los que llamó “nueva” Europa, virtualmente todo lo que había sido el bloque comunista: Albania, Bosnia, Bulgaria, la República Checa, Estonia, Letonia, Lituania, Macedonia, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Ucrania, Hungría y Moldavia. Buena parte de ese respaldo a los EE.UU., por supuesto, fue simbólico. Por otro lado, la mayoría lo pensó mejor desde entonces, sobre todo cuando el caos de la expedición a Irak se hizo evidente, excepto para los más obstinados. La crisis económica actual reveló la completa incapacidad de la Unión Europea de presentar una solución global para lo que es una crisis global. Exigir ahora, como hacen muchos políticos, una respuesta coordinada, no puede disimular el apoyo que hasta hace muy poco brindaban a la desregulación. Entonces, sin embargo, el espíritu que impulsaba la integración europea fue siempre la Europa “de mercado” y no la Europa “social”. La posición dominante que expresaron todos los conservadores y muchos izquierdistas decretó que los principales obstáculos para el crecimiento en Europa eran la rigidez del mercado laboral y el exceso de provisiones sociales, y que la desregulación y la privatización garantizarían el progreso económico y la estabilidad. Era la versión europea del consenso de Washington. A pesar de los problemas, la UE pasó de 6 a 27 miembros. Es el tipo de club al que otros quieren incorporarse y del que nadie quiere irse, una historia exitosa. Pero como suele suceder, la vida es más complicada que en los cuentos de hadas. En la década de 1960, estar “en Europa” significaba estar del lado de la prosperidad económica. Eso fue lo que convenció a los británicos (apenas), los dinamarqueses y los irlandeses de que era mejor estar adentro que afuera. Luego se sumaron los griegos, los españoles y los portugueses porque Europa significaba democracia y progreso. Luego el resto de los países ricos (Suecia, Finlandia y Austria). Por último llegó el turno de los ex países comunistas que aspiraban al capitalismo. Aquí la historia se hace más com-

1991
11 de diciembre. Finalizan las
negociaciones por el Tratado de Maastricht, en el que los países de la Comunidad Europea acuerdan formar la Unión Europea. El tratado se firmará el 7 de febrero de 1992 y la UE nacerá el 1 de noviembre de 1993.

21 a 26 de diciembre. La

situación económica en la URSS se deteriora. Por la escasez de alimentos, hay racionamiento de comida en el área de Moscú por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial. Mientras tanto la guerra de Yeltsin por desplazar

a Gorbachov del poder no cesa y disuelve el Tratado de la Unión de 1922 por el que había nacido la URSS. Esto fue visto como una medida extrema para salvar al país de un colapso económico y fue muy apoyado por la población. Gorbachov se convierte así en un

presidente sin país para gobernar. El 8 de diciembre, Yeltsin había convocado a las 15 repúblicas que componían la URSS a unirse en la Comunidad de Estados Independientes (CEI). El 26 Gorbachov renuncia y se arría la bandera roja del Kremlin.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin Despues Del muro

|21

plicada. En los ex países comunistas, “incorporarse a Europa” significaba para muchos incorporarse a Occidente, y eso significaba los EE.UU., y eso, a su vez, significaba incorporarse a la OTAN. De ahí la paradoja: una institución pensada para frenar al comunismo (la OTAN) experimentó su expansión más importante tras la muerte del comunismo. No hace falta decir que la Rusia poscomunista interpretó esa expansión como una señal de que “Occidente” no sólo estaba contra el comunismo, sino también contra Rusia. “Incorporarse a Europa” también significaba para muchos en el este abrazar el capitalismo, pero no en la versión del estado de bienestar de Europa occidental, sino la versión más “robusta” de Reagan, Thatcher y, más recientemente, de George W. Bush. En Hungría, Polonia y los demás países de Europa central, los que trataban de detener el avance hacia un capitalismo de libre mercado a menudo eran considerados nostálgicos del comunismo. arbol para cada nido nacional Aquí tenemos una paradoja más. Cuando los EE.UU. eligen un presidente, Barack Obama, que prometió adoptar un aspecto, si bien moderado, del modelo social europeo, los países del este y centro de Europa desmantelan muchos de los elementos del estado de bienestar heredado del comunismo. De todos modos, en Europa no quedan dictaduras (a menos que se cuente a Bielorrusia), y eso deber ser motivo de celebración. Pero es prematuro celebrar una unidad europea porque también el nacionalismo –y con esto me refiero al nacionalismo de los estados-nación– tuvo éxito. El total de países europeos experimentó un notable aumento. En 1914 eran veintidós estados. En 1945 llegaban a veintisiete. En la actualidad son 42 estados-nación (más, si se incluye a Turquía y las repúblicas caucásicas). Pueden ser más si Bélgica se descompone y le sigue una Escocia independiente. La UE proporciona un árbol cuyas dimensiones permiten que todos puedan instalar su nido nacional. En comparación, América Latina es un bastión de solidez en el que prácticamente no hubo cambios de fronteras en más de cien años. Esa proliferación de estados, muchos de ellos celosos de su nacionalidad, su identidad, su historia, su bandera, su himno nacional, su selección de fútbol, hace que todo intento de coordinación política y económica sea muy difícil. Ahora la pequeña Irlanda bloquea el Tratado de Lisboa (lo que se suponía iba a ser la Constitución Europea). Luego llega el turno del peculiar presidente de la República Checa (un fundamentalista de la libertad de mercado). La crisis actual complicó el problema de Europa porque algunos de los países más chicos sufrieron más que los grandes. Por otra parte, un país grande de Europa central como Polonia des-

cubrió que apenas controla su sistema bancario, en un 80% extranjero. Antes había un centro hegemónico, los EE.UU., que supervisaba el sistema financiero internacional e imponía su voluntad. Los EE.UU. siguen siendo una gran potencia militar y cultural, pero no tienen la fuerza ni el prestigio para hacer por el mundo lo que pudieron hacer por Occidente en los años de la Guerra Fría. Es algo que Obama entiende a la perfección. La UE, el bloque comercial más grande y próspero, no puede ser un nuevo centro hegemónico. No puede siquiera formular una política económica, impositiva, policial, exterior, de seguridad y bienestar común. La crisis económica actual nos brinda la oportunidad de examinar qué podría constituir la identidad europea. Antes, sin embargo, es necesario tener muy clara una cosa: la identidad europea, al igual que la identidad alemana, italiana o argentina, no es algo bueno de por sí. Dado que con frecuencia se considera que las identidades son algo

gen de modernidad que ofrecieron –y siguen ofreciendo–, es difícil imaginar que pueda construirse una identidad europea fuerte sin una clara demarcación entre Europa y los EE.UU. No estoy sugiriendo que la oposición a los EE.UU. sea la base necesaria e inevitable para el desarrollo de una identidad europea. En un mundo interdependiente, esa hostilidad no sirve. ¿Qué pasa con la cultura? ¿Existe la cultura europea? Los europeos tienen un patrimonio cultural común formado por su literatura, que recorrió Europa y llegó luego a buena parte del mundo. Esa cultura elevada es cada vez más patrimonio común de una clase educada internacional. Pero incluso en esa esfera prevalece el elemento nacional. Dante se estudia en la mayor parte de las escuelas italianas, pero no mucho en las alemanas, francesas y británicas. ¿Cuánto saben los europeos de la alta cultura de otros países? En 2008, el Ministerio de Cultura de Francia realizó una encuesta interesante, si bien también alarmante, en Alemania, Francia
RoBERto pfEiL/Ap

cia con el sector occidental. Durante el comunismo, el disenso se suprimía, pero también buena parte de lo que en Occidente se llama literatura “popular”. Prevalecía lo que se consideraba cultura elevada. Así, en 1965, para celebrar los 700 años del nacimiento de Dante Alighieri, la radio húngara adaptó en tres partes La Divina Comedia. En 1969 le siguió la Ilíada de Homero. Tras la caída del comunismo, la cultura “difícil” (vale decir, no Dan Brown) tuvo que pelear para conservar un lugar, igual que en Occidente. Barbie Doll por Homero En Rusia, el público lector de Novy Mir, el principal diario intelectual de los años del comunismo, se desplomó, mientras que la nueva Barbie Doll Magazine vendía millones de ejemplares en 1996 y florecían las ediciones rusas de Playboy, Elle y Cosmopolitan. Los lectores de los ex países comunistas no se limitaron a ponerse al día con la literatura disidente que no se les había permitido leer. También empezaron a devorar, y con gran placer, lo que hasta entonces se había calificado de “basura degenerada estadounidense”. Los europeos no consumen cultura “europea”. Consumen su propia cultura y, además, cultura estadounidense. Tomemos el caso de la música popular. A cada país le gustan sus propios temas y cantantes y los temas y cantantes estadounidenses (más alguno que otro británico o latinoamericano), pero no les interesa la cultura de sus vecinos. Así, en la lista de los diez discos más vendidos en 2002, en Italia sólo había cuatro italianos, mientras que el resto correspondía a británicos o estadounidenses. En abril de 2005, el disco más vendido en Finlandia fue finés, en Hungría fue húngaro, y en Francia fue francés. Si se toman los libros o las películas, la historia es la misma. Eso, por supuesto, no tiene nada de malo, excepto que el objetivo de una cultura común europea se aleja cada vez más del horizonte. Por otra parte, ¿hay que construir una identidad europea? ¿Qué implicaría? El único modelo que tenemos para ello es la construcción de la identidad nacional. Eso nos retrotrae al siglo XIX, cuando la Historia, que acababa de establecerse en la academia, empezaba a cobrar importancia. Los historiadores, que durante siglos habían sido lacayos de los soberanos, cronistas de mentiras, adquirían ahora un papel “democrático” y, con ello, un mercado. Pero, en todo caso, ¿qué es, en términos históricos, la experiencia común europea? Es la ausencia de un imperio unificador. Ningún imperio europeo desde los romanos logró gobernar la totalidad del continente durante mucho tiempo. Ascendían. Caían. Países y regiones seguían en constante flujo. C
Copyright Donald Sasoon Traducción de Joaquín Ibarburu.

positivo, debemos tener presente que éstas se conformaron en las sombras, por oposición a otras. Formar una identidad significa diferenciarse del “otro”, de lo que sigue que debe borrarse, eliminarse, exterminarse o encerrarse al “otro”. Es posible tolerar “al otro”, pero no se puede ser musulmán, judío o italiano a menos que uno tenga conciencia de que, al serlo, se diferencia de los que no lo son. El compromiso con una identidad europea conlleva el estigma del racismo. Históricamente, Europa no es sólo el continente de la Declaración de los Derechos del Hombre. Es también el del colonialismo, del tráfico de esclavos, de Auschwitz y del Gulag. No podemos celebrar sólo las cosas buenas. Dada la fuerza de los EE.UU. como modelo positivo, y ante todo de la ima-

e Italia; alarmante porque el 63% de los alemanes y el 70% por los franceses eran incapaces de recordar el nombre de algún protagonista de la historia de Italia anterior a 1900. El 40% de los italianos y el 32% de los alemanes no podía nombrar protagonista alguno de la historia de Francia anterior a 1900. ¡Pobre Napoleón! ¡Pobre Luis XIV! Sólo el 32% de los italianos y el 29% de los franceses habían oído hablar de Hegel, y sólo el 46% de los alemanes sabía quién era. A pesar de la fuerza de los partidos comunistas de Francia e Italia, sólo el 36% de los italianos y el 22% de los franceses sabía quién había escrito Das Kapital. No tenemos figuras similares en el caso del ex bloque comunista, pero los cambios que se produjeron en el mismo indican que existe una convergen-

euro, minuto uno. EN BERLiN, poCo ANtES DE LA MEDiANoCHE, UNA MUjER ABANiCA LoS fLAMANtES BiLLEtES qUE ENtRARAN EN vigENCiA CoN LA MoNEDA CoMUN, EL 1 DE ENERo DE 2002.

1992
2 de enero. Rusia adopta en
forma drástica el capitalismo. Decreta la liberalización de precios y la privatización de la economía. Cuba, que sigue bloqueada por EE.UU. y ya no recibe ayuda de Moscú, entra en una crisis conocida como “período especial”.

2 de mayo. El ejército serbio

bombardea Sarajevo, capital de Bosnia Herzegovina, y establece oficialmente un bloqueo. La ciudad no recibe alimentos ni medicinas. No tiene agua, electricidad ni calefacción. Combaten croatas, serbios y bosnios entre sí.

4 de noviembre. Con el 43,01%
de los votos, el demócrata Bill Clinton gana la presidencia de EE.UU. a Bush padre. Asume el 20 de enero de 1993. Clinton intentará imponer la democracia representativa y la economía de mercado en todo el mundo.

22|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 deSpueS del muro

Una memoria postsoviética

La nostalgia y su mejor modo de empleo
a través del relato de las anuales visitas a su país de origen, la joven ensayista rusa, radicada en los eeUU, desmenuza las trampas y los peligros políticos de construir una fábula nacional dorada a partir de un pasado arrasado por la historia.

E
Por Svetlana Boym ensayista y artista, autora de “el futuro de la nostalgia”. enseña en Harvard. Lleva el blog: www. svetlanaboym.com

n un diario ruso leí la historia de un reciente retorno postcomunista. Tras la apertura de las fronteras soviéticas, un matrimonio de Alemania regresó para visitar la ciudad natal de sus padres, Königsberg. Antiguo bastión de caballeros medievales teutónicos, Königsberg se había transformado en Kaliningrado durante la posguerra, un sitio ejemplar de la construcción estalinista. Una sola catedral gótica sin cúpula, por la que la lluvia bañaba la tumba de Emmanuel Kant, seguía en pie en medio de las ruinas del pasado prusiano de la ciudad. La pareja alemana dio vueltas por Kaliningrado sin reconocer demasiadas cosas hasta llegar al río Pregolya, donde el perfume de los dientes de león y el heno les trajo el recuerdo de sus padres. El anciano se arrodilló ante el río para lavarse la cara con las aguas natales. Tras un aullido de dolor, se alejó del Pregolya con la piel ardiendo. “¡Pobre río!”, comenta con sarcasmo el periodista ruso en su crónica. “Imaginen cuánta basura y desechos habían sido arrojados en él...” No es ésta sólo una fábula sobre el hecho de que nunca nos bañamos en el mismo río. Nos habla de las infinitas tentaciones de la nostalgia, que no se alejan pese a las alarmas, los castigos físicos y las lecciones de la historia. El periodista no siente compasión por las lágrimas del alemán. La nostalgia es individualista y fuente de desacuerdos. Mientras que la añoranza y el sentimiento de pérdida pueden compartirse, no ocurre lo mismo con las imágenes concretas del pasado que uno elige en interés de una identidad. La misma ciudad de Kaliningrado-Königsberg podría ser convertida en un parque temático de ilusiones perdidas. ¿De qué sentía nostalgia la pareja; de la antigua ciudad o de sus relatos in-

autorretrato doBle, 1984; del duo de artiStaS ruSoS komar y melamed. La Leyenda dice “arte sociaLista”.

fantiles? ¿Cómo se puede sentir nostalgia de un hogar que no se tuvo? El hombre anhelaba un gesto ritual visto en las películas. Soñaba con reparar la añoranza a través de la pertenencia. utopía retroactiva Por haber crecido en la URSS y emigrado a los Estados Unidos a comienzos de los 80, la nostalgia me persigue y me perturba. Nostalgia (de nostos, regreso a casa, y algia, añoranza, pena) significa echar en falta un hogar que ya no existe o nunca existió. La nostalgia tiene un componente utópico, pero no se dirige al futuro. A veces tampoco se dirige al pasado sino a un costado. El nostálgico se siente asfixiado dentro de los límites convencionales del tiempo y el espacio. A primera vista,

la nostalgia es la añoranza de un lugar pero, en realidad, supone suspirar por otra época, la de nuestra infancia, por los ritmos más lentos de nuestros sueños. En un sentido amplio, es rebelión contra la idea moderna del tiempo, el tiempo de la historia y el progreso. El nostálgico desea borrar la historia y convertirla en una mitología privada o colectiva, revisitar aquel tiempo como si fuera un espacio. Sin embargo, en cuanto tratamos de repararla con la pertenencia, la aprehensión de la pérdida con el redescubrimiento de la identidad, a menudo nos alejamos y ponemos fin al mutuo entendimiento. Algia, el añorar, es lo que compartimos, pero nostos, el regreso a casa, es lo que nos divide. Es la promesa de reconstruir el hogar ideal lo que está

en la base de muchas ideologías influyentes de hoy, tentándonos a renunciar al pensamiento crítico para reunirnos en lo sentimental. Analizaré la nostalgia como sentimiento histórico: como resultado de una nueva comprensión del tiempo y el espacio que hizo posible la división en “local” y “universal”. La nostalgia no siempre tiene que ver con el pasado. Puede ser prospectiva o incluso virtual. Durante mucho tiempo tuve prejuicios respecto de la nostalgia. Recuerdo que, cuando recién había emigrado a los Estados Unidos en 1981, la gente me preguntaba: “¿Extraña?” Nunca sabía bien qué contestar. “No, pero no es lo que usted piensa”, solía decir. O “Sí, pero no es lo que usted piensa”. Llegué aquí como refugiada política con dos valijas y 90 dólares. Tras una inspección de seis horas en la frontera soviética, se me dijo que lo más probable era que nunca pudiera volver a Rusia ni ver a mis padres. Tenía apenas 20 años y quería mirar hacia adelante, no atrás. La nostalgia parecía una pérdida de tiempo y un lujo. Acababa de aprender a contestar “bien” de manera convincente a la pregunta “¿Cómo estás?”, en lugar de las tortuosas consideraciones rusas sobre los insoportables tonos de gris de la vida. Sin embargo, pronto me di cuenta de que a todos esos extranjeros bienintencionados los decepcionaban mis evasivas y habrían preferido oír un relato estremecedor de sangre en la nieve, como en el film Doctor Zhivago. Los motivos de mi emigración son complejos. Me resulta difícil hablar de ellos sin convertir mi vida en un cuento con moraleja o una parábola política. Y no obstante, mi emigración fue política y participé en varias manifestaciones por los derechos humanos (en general, marchando a la cola) e incluso

1993
1 de enero. checoslovaquia
se divide pacíficamente en dos nuevas repúblicas: eslovaquia y checa. en 1989, ese país había abandonado el socialismo y adoptado el sistema liberal burgués sin violencia, en lo que se llamó la revolución de terciopelo.

12 de febrero. Fin del apartheid,
sistema de segregación política, económica, social y racial. el gobierno sudafricano y el congreso nacional africano acuerdan elecciones libres para el año siguiente. Ganará nelson Mandela el 2 de mayo de 1994.

13 de septiembre. yitzak rabin, presidente israelí, y yasser arafat, de la organización para la Liberación de Palestina (en representación del pueblo palestino), firman la paz ante clinton, en Washington. Los duros de ambas partes, la rechazan.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|23

le saqué la lengua al monitor de la KGB en el sombrío 1980, durante los Juegos Olímpicos de Moscú. Yo conseguí emigrar pero mis padres pasaron siete años como refuseniks en Leningrado. A mi padre lo despidieron de su puesto de ingeniero y tuvo que dejar la presidencia de la asociación de cineclubes, que era el hobby de su vida. En una reunión pública de estilo judicial celebrada en su fábrica, lo culparon de “criar una hija que era una traidora a su patria”. Después de eso, comenzó a trabajar de portero y a aprender inglés. Mi concepción de lo político era entonces una mezcla de rebeldía contra la coerción y claustrofobia de la vida soviética (las hipocresías diarias, las vigilancias, las jerarquías no escritas que destruían lo que quedaba de los ideales de justicia, y el antisemitismo estatal) y un sueño literario existencialista de liberación. Esto último lo atribuyo al cineclub de mi padre, al cineasta Michelangelo Antonioni y a mi escritor argentino predilecto de entonces, Julio Cortázar (traducido y considerado progresista pese a sus desvíos, como el de haber sido influido por “un escritor reaccionario, Borges”, cito del prólogo soviético). Me gustaba de ellos sobre todo la libertad para llevar una doble vida y el lujo de un alejamiento creativo que ese prólogo calificaba de “crítica marxista a la sociedad burguesa”, pero que para mí era lujo cultural, y no deseaba remediar esa forma de alejamiento, de vagabundear por los senderos de lo maravilloso. Sólo sentía nostalgia por las oportunidades perdidas, no por los paraísos en la tierra o en cualquier otra parte. Más tarde, cuando entrevisté a inmigrantes, sobre todo a quienes habían emigrado en circunstancias personales y políticas difíciles, advertí que para algunos la nostalgia era tabú: no querían mirar atrás. Si había un duelo secreto, era mejor no nombrarlo. Nombrar era una especie de profanación, era convertir las luchas en algo kitsch, reducir la pérdida a una frase efectista. amor por los detalles La nostalgia poscomunista es una de las últimas reacciones al nuevo ciclo de modernización y globalización. A la euforia de las revoluciones de terciopelo, el golpe de Estado fallido, la caída del Muro, los monumentos derribados y un breve romance con Occidente siguió un rebrote de la añoranza de llevar una vida más estable. A menudo la nostalgia poscomunista no es local ni global sino “glocal”. Depende de la cultura comercial occidental (que llegó como globalismo) y a la vez intenta cuestionarla. La nostalgia restauradora está en la base de los recientes movimientos de recuperación nacional y religiosa. Presenta dos tipos de argumento: el retorno a los orígenes y la conspiración. La nostalgia reflexiva no sigue un solo argumento sino que examina diferentes

formas de habitar numerosos lugares al mismo tiempo. Ama los detalles, no los símbolos. En el mejor de los casos, puede presentar un desafío ético y creativo, no sólo un pretexto para la melancolía de medianoche. Combina la ironía con el afecto. La nostalgia quizá sea inevitable, pero no debe ser irreflexiva. Al pensar en la comunidad imaginada, debemos distinguir entre la “memoria nacional” y los “marcos sociales” de la memoria individual. Los estados naciones o los grupos étnicos no deben ser vistos como únicos depositarios de la memoria. Los marcos sociales de la memoria pueden basarse en la experiencia urbana y en la experiencia de una generación en particular. La memoria individual y colectiva es un reservorio de relatos y huellas, aromas e imágenes. Los marcos sociales de la memoria constituyen hojas de

imperio ruso y sus “esferas de influencia” en los siglos XIX y XX, y por la política exterior soviética extendida por todo el mundo. Regresé a Rusia en 1989, hace hoy veinte años, y volví cada verano en los siguientes diez años, colaborando con revistas políticas y programas de televisión que intentaban tender puentes en lugar de levantar murallas. El equivalente ruso de 1989 fue agosto de 1991, un acontecimiento singular en la historia postsoviética en el que se produjo una auténtica protesta política (no una nacional) contra el golpe que pretendía poner fin a las reformas de Gorbachov. En aquel momento, la protesta que surgió de la vigorosa cultura política de la glasnost y la perestroika (vocablos rusos internacionales de hace veinte años) pareció haber detenido el golpe y modificado el rumbo de la historia
GENTiLEZA FuNdACiON MArCh

de la serie luriKi, 1970-80; del artista Boris mijailov. FOTOS bLANCO Y NEGrO COLOrEAdAS. ESTAS ObrAS dE ArTE CONCEPTuAL durANTE LA ErA SOviETiCA FuErON ExhibidAS EN LA FuNdACiON MArCh, dE MAdrid, EN 2008.

ruta para los viajes y los desvíos individuales, no una “calle principal” de una sola mano. La memoria nacional, en cambio, traza relatos y huellas dentro de una historia única con un clímax, desenlace y olvido selectivo. Me obsesiona el hecho de que 1989 se interprete de modo diferente en 2009 en Rusia y en Europa oriental/el resto del mundo. En la opinión pública oficial de Rusia, no hay motivo para el festejo. El presidente/primer ministro ruso Vladimir Putin destruía los archivos de la Stasi en momentos en que se desmoronaba el Muro (en calidad de teniente de la KGB) y más tarde calificó de “catástrofe” la caída del Muro y el fin de la Unión Soviética. La religión política rusa hoy está empapada de nostalgia restauradora –por el gran

rusa. Pero este acontecimiento se vio opacado por los sucesos de 1993 y luego fue borrado por el siglo XXI. Esa transformación de la opinión pública no fue del todo espontánea y en parte tuvo lugar con la ayuda de los así llamados “tecnólogos políticos”, quienes comenzaron a moldear las noticias en Rusia con el cierre de la mayoría de los canales de TV no estatales. En 2001 los protagonistas del hecho que habían sido entrevistados diez años antes no confiaban en sus propias palabras, no recordaban bien lo sucedido, le restaban importancia como protesta política y subestimaban su potencial para crear un futuro democrático diferente. Al pensar en los sueños pasados sobre el futuro, recuerdo que, la primera vez que volví a mi ciudad natal,

Leningrado/San Petersburgo, recorrí las plazas con juegos infantiles. Los chicos del barrio jugaban montados sobre pequeños Sputniks despintados que habían aterrizado allí hace tres décadas. Recordé que lo primero que habíamos aprendido a dibujar en el jardín de infantes en los 60 eran cohetes. Siempre los dibujábamos en mitad del lanzamiento, ascendiendo relucientes con una estela de fuego en la cola. Los cohetes de la plaza se parecían a esos viejos dibujos, sólo que se los usaba como tobogán, para descender, no para ascender, aunque esto no arruinaba la diversión. Habían sido fabricados en la eufórica era de la exploración espacial soviética, cuando el futuro parecía brillante y la marcha del progreso, triunfal. Acaso a falta de una alternativa, los chicos seguían jugando en esas ruinas futuristas de otra época que parecían tan anticuadas. En las plazas de los nuevos ricos, los juegos han sido actualizados; flamantes cabañas de madera con elegantes torres de estilo folclórico ruso reemplazaron a los cohetes futuristas del pasado. El siglo XX empezó con una utopía futurista y terminó con nostalgia. La preocupación por el futuro no está de moda. Como contrapunto de nuestra fascinación por el ciberespacio y la aldea global virtual, hay una epidemia no menos global de nostalgia, la añoranza de una comunidad con memoria colectiva. Los nostálgicos a menudo se sienten obligados a decir qué es lo que añoran: otra ciudad, otra época, una vida mejor. La nostalgia impregna las ideologías nacionales y la cultura popular de fines del siglo XX, en las que con frecuencia se usan los avances tecnológicos y los efectos especiales para recrear visiones idealizadas del pasado. La globalización fomenta el apego local; la nostalgia reaparece como defensa ante nuestro acelerado ritmo de vida y los cataclismos históricos. En viajes posteriores a Rusia a lo largo de los 90 –una década de Rusia ahora recordada e interpretada de modo equivocado, durante la cual se abrieron muchas opciones de desarrollo–, pude presenciar muchas representaciones experimentales interesantes de la historia. Esa vigorosa cultura pública de los 90 está casi olvidada. Pero eso no tuvo que ser así y el futuro ruso no estaba ni está predeterminado por el relato nostálgico y el autoritarismo rusos, que a menudo pueden convertirse en una profecía autocumplida. Creo en la pluralidad interior de las culturas, no en los muros impenetrables entre ellas. Por eso, al conmemorar este aniversario de la caída del Muro de Berlín y de mi regreso a Rusia, siento cierta nostalgia, no por el pasado que fue sino por los futuros que pudieron haber sido y por las muchas oportunidades perdidas para nuestro presente. C
Copyright Svetlana Boym. Traducción de Elisa Carnelli

1994
4 de octubre. Con un guiño
permisivo de Occidente y el Grupo de los 7, Yeltsin ordena bombardear el Parlamento. Lo había disuelto el 22 de septiembre para llamar a elecciones legislativas en diciembre y crear un nuevo Congreso. Pero los diputados se resistían. Con el bombardeo los venció. Antes, el 22 de marzo, había disuelto el Soviet Supremo y en abril llamó a un referéndum para modificar la Constitución: la nueva será Carta Magna y de carácter presidencialista.

15 de abril. Nace la Organización

Mundial de Comercio (OMC) en reemplazo del GATT, acuerdo de aranceles que regía desde 1945. En consonancia con los intereses de los países ricos, tuvo por objetivo “liberar” los servicios, patentes y estructuras estatales.

24|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 dESpuES dEl muro

Los efectos en América Latina

Obligados a imaginar “otra realidad posible”
La desaparición del bloque soviético neutralizó la utopía socialista e impuso un estilo de vida único y sin valores altruistas. En repliegue y sin dirección, la izquierda latinoamericana dejó de lado su histórico optimismo para concentrarse en restañar una esfera pública dominada por el éxito individual y el mercado.

L
Por Emir Sader Profesor de las universidades de San Pablo y del estado de rio de Janeiro. es secretario ejecutivo de CLACSO y coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas. “el nuevo topo. Los caminos de la izquierda latinoamericana”, (Siglo XXI) es su último libro.

AFP

a caída del muro marca el cierre del período abierto por la Revolución Bolchevique de 1917, la cual –para decirlo en palabras del filósofo George Lukacs– planteó el socialismo como un tema de “actualidad histórica”. Las luchas revolucionarias, aun en la periferia retrasada del sistema capitalista, tendrían entonces el socialismo como objetivo. El paso del capitalismo a su fase superior, el imperialismo –según el clásico análisis de Lenin, confirmado por las dos guerras mundiales, ambas interimperialistas– constituía una cadena mundial que articulaba todas las sociedades. La Revolución Bolchevique se explicaba en esa lógica y se veía como posible “saltar etapas”, construir una revolución anticapitalista dirigida por el proletariado. “Revolución socialista o caricatura de revolución”, dijo décadas después el Che Guevara sintetizando el significado de la actualidad de la revolución socialista. Los grandes debates de la izquierda se daban entonces alrededor de las estrategias etapistas o socialistas, reformistas o revolucionarias, parlamentarias o insurreccionales, pero siempre en dirección al socialismo. El tema del poder y la profundidad que deberían tener las transformaciones una vez alcanzado el objetivo, también estaban en el centro de esa discusión. El proceso chileno a comienzos de los años 70 es un claro ejemplo. Se discutían las vías de construcción del socialismo, pero no el sistema en sí. Si bien Salvador Allende triunfó con sólo el 34% de los votos, puso en marcha un programa radical que expropiaba a las 150 corporaciones más grandes instaladas en Chile. ¿Cómo destruir al capitalismo y construir el socialismo sin contar con la mayoría del país?

marCha anTiGlobalizaCion. MANiFESTANTES AGiTAN BANDERAS EN EL FORO DE PORTO ALEGRE, CONTRAPARTE DEL FORO DE DAvOS, EN ENERO DE 2003

1989 y sus consecuencias inmediatas –el fin del campo socialista y de la Unión Soviética– hicieron que el mundo ingresara en un nuevo período histórico. Se terminó la etapa de la bipolaridad y el socialismo desapareció de la agenda mundial. A esto se sumó la adhesión de China a la economía de mercado; el giro de Cuba hacia una situación de defensiva durante su “período especial” y, en el campo de la izquierda, a tener como prioridad la lucha antineoliberal. repliegues en la izquierda Este nuevo período se caracterizó además por pasar de un ciclo largo expansivo del capitalismo a un ciclo largo recesivo y por saltar de la hegemonía de un modelo regulador (o keynesiano o de bienestar social, como se lo quiera llamar) a un modelo neoliberal, desre-

gulador. La combinación de esos tres virajes –todos de carácter regresivo– hicieron que la izquierda pasara de un protagonismo esencial a una posición de repliegue y pérdida de la iniciativa. Su nueva cara apareció con el Foro Social Mundial, en San Pablo, que levantó una consigna minimalista si se la compara con las del socialismo: “Otro mundo es posible”. No se menciona qué mundo sería ése aunque se deduce que se trata de uno antineoliberal aunque no necesariamente anticapitalista. En estas consignas la referencia al capitalismo desaparece aunque se hace referencia directa a la mercantilización del mundo –“Lo esencial no tiene precio”–, característica central del capitalismo en los análisis de Marx. Con el Muro cayó también una determinada manera de interpretar el mundo. En la era bipolar había dos in-

terpretaciones en disputa: una consideraba que la contradicción fundamental en el tiempo contemporáneo era capitalismo o socialismo; la otra creía que era democracia o totalitarismo. Con la victoria del bloque occidental triunfó también su versión del mundo y la democracia liberal pasó a ser sinónimo de “democracia” mientras la economía capitalista se volvió equivalente a “la economía”. El tamaño de la derrota y los retrocesos para la izquierda han sido enormes y, al mismo tiempo, difíciles de mensurar concretamente. Basta decir que la llamada globalización se ha erigido en algunos de sus aspectos fundamentales sobre esos reveses. La incorporación al mercado mundial de territorios que estaban parcial o totalmente sustraídos de esa órbita, como China, los países del Este europeo o Rusia. Las empresas estatales fueron masivamente transferidas al mercado mediante extensos y acelerados procesos de privatización. Recursos naturales como el agua fueron mercantilizados y pasaron a manos privadas. Los derechos a la salud y la educación se transformaron en bienes negociables en el mercado. Los Estados planificadores se redujeron al mínimo. La apertura de los mercados debilitó las soberanías nacionales. La mayor parte de los trabajadores dejó de tener seguridad en sus contratos de trabajo. Víctimas privilegiadas de este nuevo período fueron la clase trabajadora y el movimiento sindical; el socialismo y las fuerzas de izquierda; el Estado y los partidos; la planificación económica y las soluciones colectivas. El individualismo posesivo, el mercado, el egoísmo, el consumismo, los shopping-centers, el éxito individual, el modo de vida norteamericano, las grandes marcas,

1994
diciembre. Al desintegrarse la
URSS, Chechenia, una provincia de Rusia (no eslava y musulmana) declara su independencia de la Federación Rusa. Yeltsin rechaza esta pretensión y envía el ejército para aplastar el movimiento en Grozny, la capital chechena.

1995
Genocidio. En julio, el ejército
serbio junto con el grupo paramilitar “Los escorpiones” asesina a 8.000 bosnios en Srebrenica, que había sido declarada “segura” por la ONU. La “limpieza étnica” tuvo como blanco a los varones musulmanes bosnios pero asesinaron también a niños y ancianos. Cientos de bosnias fueron violadas. Ese año termina la guerra con el Tratado de Dayton. La ex Yugoslavia se dividió en Bosnia Herzegovina, Croacia, Kosovo, Macedonia, Montenegro, Serbia y Eslovenia.

1996
Triunfo talibán. En septiembre,
tras 9 años de luchas entre los señores de la guerra, toman el poder los talibán liderados por el mullah Omar, e imponen la ley islámica en Afganistán. Gobiernan hasta 2001, cuando son atacados por EE.UU. y la OTAN.

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin Despues Del muro

|25

Economía
las empresas como símbolo del dinamismo económico, entre otros valores, pasaron a constituir el nuevo modelo hegemónico. El neoliberalismo se volvió dominante no sólo como política de gobierno, sino como modelo, como valores, como forma de vida. En ese marco, ¿qué es lo que caracteriza a la izquierda del siglo XXI, la posterior a la caída del Muro? Antes de todo, ser antineoliberal. El neoliberalismo representa la forma más desarrollada de capitalismo pues promueve a su nivel más alto la mercantilización, la transformación de todo en mercancía, la conversión del mundo en un lugar donde todo tenga precio, todo se vende, todo se compra. Es el modelo hegemónico que articula a todo el sistema económico, político e ideológico de poder mundial. ¿Qué significa ser antineoliberal? No solamente oponerse y resistir a las políticas neoliberales sino desmercantilizar, afirmar derechos contra la competencia, construir la esfera pública en contra de la esfera mercantil. En América Latina es donde la nueva izquierda posmuro de Berlín más se ha desarrollado. Es aquí donde el neoliberalismo tuvo su cuna. Aquí los gobiernos de esa tendencia se multiplicaron más y en forma más radical. Nuestra región reaccionó frente a las graves consecuencias de esas políticas eligiendo, desde 1998, el mayor número de gobiernos progresistas de su historia. Tienen diferencias en sus políticas, pero todos se caracterizan por dos rasgos esenciales: elegir los procesos de integración regional por sobre el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (ALCA) y dar prioridad a las políticas sociales. Esta nueva izquierda nacida de la reacción al neoliberalismo tiene diferencias en su interior: están los relativamente moderados, como Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, El Salvador, Nicaragua; y los más radicalizados, Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia. Pero todos se plantean la superación del neoliberalismo, algunos para construir modelos posneoliberales, otros como vía para el socialismo del siglo XXI. Se trata de una izquierda que se dio cuenta de que no basta con resistir, denunciar y protestar- tareas de quien se opone a un mundo dominado por el poder de las armas, el dinero y el monopolio de la palabra-, sino también que hay que construir el “otro mundo posible”, para lo cual hay que disputar hegemonía, innovar en proyectos y vías, lanzarse a recrear la izquierda del siglo XXI para que los reveses hayan sido tropezones y no caídas, y las lecciones sirvan para avanzar en lugar de seguir llorando sobre los muros caídos. C

Especulación financiera, o el triunfo de la distorsión
Pese a los logros conseguidos en los 90, la región debe comprometerse con la distribución de riqueza y corregir sus opciones de finanzas.

L
Por ricardo Ffrench-Davis economista. Profesor de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades 2005 en Chile. Su último libro es “reformas para América Latina después del fundamentalismo neoliberal”.

AfP

a caída del Muro fue un triunfo relevante de la lucha de los demócratas por la libertad. Y llevó a hablar del “fin de la historia”, con predominio de la democracia y el mercado. Hoy, sabemos, estamos al medio de la historia, enfrentados a los efectos de una crisis financiera global, con crecimiento económico mediocre y excesiva desigualdad en Latinoamérica. Para los centros de poder determinantes, el “triunfo del mercado” despejaba el camino para una versión extrema. Surgió el llamado Consenso de Washington (CW) o neo-liberalismo. La caída del Muro le dio fuerza adicional a la tendencia que, con diversas variantes, avanzaba veloz en la enseñanza económica en EE. UU. Lo que pudo ser el triunfo de una versión de mercado en favor del desarrollo productivo, con el eje en la equidad, se transformó en un enfoque que privilegió la dimensión financiera sin regulaciones, focalizada en el corto plazo u overnight y en ganancias especulativas. Hubo en estos años un exceso del financierismo en detrimento del productivismo. América Latina obtuvo algunos logros importantes. Derrotó la hiperinflación, con inflación moderada y baja en la mayoría de los países desde mitad de los ‘90. Muchos exhibieron superávit fiscales primarios y una expansión de las exportaciones superior al resto del mundo. Pero si se comprende bien el papel de la economía, -proveer bienestar para la gente-, el CW fracasó. La región requiere de un vigoroso crecimiento, que además se centre en los trabajadores y las pymes, con progresivas mejoras en la distribución del ingreso. En estos dos decenios, salvo excepciones, el PBI apenas subió 3,3% promedio anual, con lo cual no logra acortar distancias significativas. Y ese crecimiento mediocre fue regresivo, con salarios estancados y en situación de gran precariedad. Por eso hemos planteado con persistencia la urgente necesidad de una “reforma de las reformas del CW”; para avanzar hacia un crecimiento con equidad. Y deben ser correcciones radicales.

pan y trabajo. Un dESEMPLEAdO bRASiLEñO GRitA SU PROtEStA, dURAntE LAS MAnifEStACiOnES En EL fORO SOCiAL dE PORtO ALEGRE, En EnERO dE 2001.

Por una parte, destaco el modo de hacer macroeconomía. No tiene sustento decir que la región lo hizo muy bien en la escala macro y falló al nivel micro. En ambas dimensiones se requieren hondas correcciones. Tenemos tipos de cambio muy inestables, negativos para la inversión productiva; esa es una falla macro. Y tuvimos una macroeconomía con muchos altibajos en la demanda agregada, o capacidad de gasto del conjunto de la economía; otra falla macro. Graves altibajos tuvieron lugar en estos 20 años. Si se grafica la marcha de la demanda interna y el tipo de cambio real parecen una “montaña rusa”. Se trata de un ésimo escenario para un emprendedor y para el empleo

de alta calidad. Por otro lado, tenemos un mercado de capitales muy intenso en inversión financiera overnight, y uno muy débil para quien invierte en equipos, maquinarias e innovación. En Corea, China, EE. UU. y Europa se hicieron vigorosos segmentos de largo plazo y sistemas de garantías innovadoras. La crisis global condujo a una revisión de paradigmas. El mundo, en su institucionalidad económica internacional, y nuestros países, en sus estrategias nacionales, tienen la oportunidad de acentuar las correcciones que ya se observan en algunos casos, para cambiar el foco hacia economías más eficaces en proveer más bienestar y progresivamente más equitativas. C

1999
23 de noviembre. Multitudes
de jóvenes de varios países e ideologías se reúnen en Seattle (EE.UU.) para manifestar contra la cumbre de la OMC donde se da cita el poder económico mundial. Es la primera de una serie de protestas contra la globalización.

2004
ampliación de la ue. El 1 de
mayo se incorporan República Checa, Chipre (sólo la parte grecochipriota), Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta y Polonia, ampliándose la cantidad de miembros a los 27 países actuales.

2008
7 de agosto. Georgia intenta
la recuperación de la república prorrusa de Osetia del Sur, de un grupo étnico distinto, e independizada de facto desde 1992, como consecuencia de la desintegración de la URSS. Apoyan a Osetia, Abjasia y Rusia.

26|

Clarin | DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 deSpueS del muro

La Argentina en 1989

El país, ensimismado
Concentrado en su propia agenda de deudas con el pasado, inflación y marginalidad, el país no estuvo en condiciones de sintonizar con las transformaciones que nacían en Europa.

H
Por Beatriz Sarlo ensayista argentina; fue profesora de Literatura Argentina en la UbA. es autora de libros sobre literatura y estudios culturales. el último es “La ciudad vista. Mercancías y cultura urbana”.

ay momentos en que un social, económica y política. O sea que tado. Todo sucedía en una atmósfera lita, demostraba ser en 1989 un país país, o incluso un conti- el primer semestre de 1989 encontró oscura y angustiosa. profundamente marginal, sustraído nente, queda lejos del cau- a la Argentina vuelta hacia adentro. En julio, Menem asumió por antici- de la gran escena política e ideológica, ce por donde transcurre la Un país ensimismado, que se sentía pado como presidente. La hiperinfla- cultural y económica de la década sihistoria. A esa región distante no llega excepcional en sus desgracias, había ción persistió, pero el cambio de go- guiente. Ser marginal no siempre es lo que Hegel llamó, contemplando a perdido toda posibilidad de prever el bierno, con la salida de un presidente un obstáculo para el cosmopolitismo; Napoleón en Jena, el “alma del mun- futuro inmediato y, sobre todo, no le débil y la entrada de un presidente a pero puede serlo si la marginalidad se do”. Una nación permanece ensimis- interesaba lo que estaba sucediendo en quien no se lo responsabilizaba de la potencia en situaciones extremas comada en sus conflictos, sus peculiari- otra parte. crisis, produjo una especie de descom- mo las que se estaban viviendo aquí. dades o su decadencia, mientras otras Se olía la decadencia y la disgrega- presión. Sin embargo, el orden econó- No había inclinación ni disponibilidad dan la impresión de seguir un impulso ción. En junio, los dos últimos minis- mico no se restableció de inmediato y ideológica para percibir los hechos de que conduce al futuro. Sin embargo, tros de Economía de Alfonsín se su- la moneda siguió devaluándose. Berlín como hechos contemporáneos la grandiosa imagen de Hegel plantea cedieron, fracasando ambos vertiginoEn noviembre, cuando cae el Muro a la crisis local. la dificultad de descubrir, en el corto samente. La hiperinflación había des- de Berlín, hace crisis el primer plan y Las temporalidades y los espacios plazo del presente, cuál es verdade- trozado la capacidad adquisitiva de los el primer gabinete económico del nue- se bifurcaban y el país no era contemramente la dirección de esa corriente salarios y, lo que es muchísimo más vo gobierno. El mercado se vacía de poráneo de esos hechos. Más que a la principal, si es que ella existe. grave, había pulverizado la existencia muchos productos y la hiperinflación caída del Muro, el imaginario remitía El concepto mismo de historia uni- misma de moneda, valor y precio. continúa su socavamiento devastador a la República de Weimar, si es que versal queda en cuestión, porque no En ese invierno del cono sur, comen- de los lazos sociales. En este marco, los quedaba lugar para alguna imagen hissiempre hay un solo tiempo, un úni- zaron los saqueos a pequeños negocios argentinos observan en sus aparatos de tórica. 1989 fue entonces un año sin co presente, sino tiempos otra promesa que la de un diferentes en espacios difecambio de gobierno, que dyn rentes. Diversos presentes despertó esperanzas luecoexisten y se ignoran. La go defraudadas, el año en temporalidad es un probleque la Argentina conoció ma y no el método sencillo la fuerza inexorable de para ordenar los hechos. A los lazos que la unían a pesar de la globalización los países marginales y mediática, los hechos están pequeños. Dos temporalocalizados y se experimenlidades: la caída del Muro tan con la materialidad de lo representó el capítulo final próximo. de los socialismos reales y A comienzos de 1989, la la emergencia de nuevas Argentina se regía por un configuraciones culturacalendario que no se acomles europeas, como si el pasaba con el europeo. El futuro hubiera dispuesto año se inició con la toma que su meridiano pasara de La Tablada, un episodio por el norte del mundo guerrillero de arquitectura y fijara allí su cenit. En ideológica extremadamente el sur, mientras el Muro confusa, táctica disparatada caía, también caían en pey objetivos inalcanzables. dazos los fragmentos de Realizando una torsión que un imaginario que había podría llamarse carnavalescolocado a la Argentina ca si no hubiera producido en un espacio imaginariamuertes, se fingió un copaamiStadeS. El Ex PrEsidEntE Carlos mEnEm junto a su EntonCEs Par dE los EE. uu., GEorGE Bush (PadrE). mente contiguo a Europa. miento militar golpista para Los saqueos, en cambio, evitar una insurrección sucolocaban al país en su puestamente inminente. En el curso y mercaditos de los suburbios, un li- televisión la caída del Muro. verdadera geografía latinoamericana. de las horas, esta ficción cayó y el ejér- breto desconocido hasta entonces. Los La capacidad colectiva para interesarEn 1989 se inaugura aquí el relato cito se dedicó a reprimir salvajemente medios mostraban las imágenes de ve- se en aquello que sucedía en Alema- anti-utópico de la necesidad económia los atacantes civiles. Responsable cinos armados para proteger, desde los nia, cuya trascendencia era planetaria ca que gobierna con la ley férrea e indel diseño de toda la operación fue techos, sus negocios y propiedades. No tanto en términos políticos como ideo- visible de los mercados. Menem era el Enrique Gorriarán Merlo, dirigente se trataba de vecinos prósperos, sino lógicos, estaba debilitada por la intensa hombre del momento y, contradicienguerrillero del Ejército Revolucionario de los pequeños comerciantes de los concentración en un proceso local que do todo sentido fraternal, la sociedad del Pueblo y figura mítica de la lucha barrios pobres, que temían los asaltos destruía las bases mismas de la vida argentina decidió aceptar que para salarmada de inspiración trotskista. El y la violencia atribuida a quienes llega- cotidiana. Reconocer la trascendencia var una parte podía aceptarse el sacrifiataque al regimiento de La Tablada es ban desde las villas miserias y los para- de lo que sucedía en Berlín requería cio de otra. La democracia nunca pueuna especie de emblema tardío, fuera jes todavía más desesperados. una forma de distanciamiento que de ser solamente realismo político. Sin Es difícil pasar por alto la insegu- la mayoría no estaba en condiciones embargo, en los noventa el realismo de época: el 23 de enero de 1989 giraba hacia atrás, hacia los copamientos gue- ridad real y simbólica de un proceso de tomar: concentrada en su propia político fue el único rostro no sólo del rrilleros de 1974 y 1975. A comienzos de esta naturaleza. Se vive en una disolución, la Argentina sólo podía régimen menemista sino de quienes de 1989, la Argentina parecía atrapada realidad opaca que ha perdido los sig- mirar los sucesos europeos como algo tuvieron la suerte de no ingresar en el en una telaraña de recurrencias y, más nos con los cuales se la conocía. Las remoto, quizás importante pero que creciente tumulto de los desocupados, que mirar hacia el futuro, el país pare- consecuencias no sólo eran, previsi- no la tocaba. Por supuesto que, si se los marginales y los miserables. blemente, que los pobres fueran cada revisa la prensa y las intervenciones cía preso en los conflictos del pasado. Tanto como en Alemania, en 1989 Pocos días más tarde, en la primera vez más numerosos, sino que vastos intelectuales, se encontrarán reper- se abrió una década, pero fue nuestra semana de febrero, una corrida cam- sectores de capas medias no estuvie- cusiones similares a las publicadas década horrible. Tanto como en Alebiaria de magnitud insólita destruyó la ran en condiciones de saber si, ese en los diarios de todo el mundo. Pero mania, era difícil prever en Argentina moneda que entonces se llamaba “aus- mismo día, se convertían en pobres. no me refiero aquí al dispositivo de in- las transformaciones gigantescas que tral”. Si lo que sucedió después fue po- El dinero había dejado de ordenar los formaciones sino a las condiciones de definieron, aquí y allá, naciones dissible, lo fue porque la experiencia de la intercambios cotidianos. Y, en las lectura y de asimilación de los hechos. tintas e inesperadas, no inscriptas en hiperinflación arrasó como un venda- economías capitalistas, la ausencia La Argentina, que siempre se pensó a el pasado sino anunciando, con signo val funesto todas las formas de relación de dinero implica la ausencia de Es- sí misma como una nación cosmopo- diferente, el futuro. C

DOMINGO 1 De NOvIeMbre De 2009 | Clarin despues del muro

|27
ap

1961. “el MayOr prOyectO De la pOsGuerra”,
según lo llamó Andreas Huyssen. En agosto, en el cruce de la Wildenbruchstrasse y la Heidelbergerstrasse, vecinos de Berlín Oeste (a la derecha) observan perplejos a los obreros de un barrio oriental levantar el Muro con bloques de concreto. En una sola noche se alambró el perímetro completo. Y los 155 kilómetros que llegó a medir se completaron en apenas 3 días. Desde el 45 había regido el libre tránsito entre ambos sectores.

AFP

huella PISaRaS eSe ReCueRDO.  
a intervalos

regulares, una simple placa conmemora la traza de cemento que separó las dos ciudades. A la manera de un epitafio, en ella se lee: “Muro de Berlín: 1961-1989”.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->