Está en la página 1de 4

REFLEXIONES SOBRE EDUCACIÓN MATEMÁTICA Por David Palomino Alva dapalomin@yahoo.es

La educación matemática en nuestro país está en crisis, así lo demuestran los últimos resultados de las evaluaciones tanto nacionales como

internacionales en los que nuestro país queda siempre rezagado. Pese a lo dramático de la situación en los últimos años, es poco lo que se ha visto hacer por parte del Ministerio de Educación para mejorar los aprendizajes matemáticos de los escolares. Asimismo otras instituciones dedicadas a

la educación no han hecho propuestas alternativas sostenibles que nos permitan

vislumbrar la luz al final de túnel

que nos permitan vislumbrar la luz al final de túnel A partir de la revisión de

A partir de la revisión de los énfasis en las evaluaciones internacionales, las

necesidades del mercado laboral, el cambio de perspectiva en el uso de los medios de comunicación y los últimos hallazgos en la investigación en didáctica de la matemática aportamos en este artículo con algunas propuestas que señalen las condiciones iniciales para encaminarnos en el largo proceso de mejorar la educación matemática

de nuestros escolares.

Reducir los contenidos del DCN tanto en primaria como en secundaria

La cantidad de contenidos matemáticos que se proponen el DCN y o en la rutas de

aprendizaje es excesiva. Consideramos que los diseñadores del currículo deberían

establecer criterios de versatilidad, continuidad y vigencia para reducir esta cantidad

de contenidos temáticos. Muchos de estos contenidos son obsoletos, o son cuestiones

abstractas que no corresponden con la edad en que se proponen desarrollar, o tienen

poca posibilidad de combinarse con otros para construir nuevos conocimientos y en algunos casos solo encuentran aplicación en temas de la matemática superior.

Si se desea que el escolar aprenda a aprender matemática, la acción docente debería encaminarse en esa dirección, es decir lo importante son las capacidades básicas que son útiles para aprender matemáticas nuevas, no así los contenidos matemáticos. Si estas capacidades se logran desarrollar, cuando una persona necesite aprender un nuevo tema matemático podrá recurrir a ellas y aprender el nuevo tema sin dificultad.

Incrementar el tiempo dedicado al área de matemática Si se desea que el escolar incorpore el pensamiento matemático en sus actividades cotidianas, que desarrolle capacidades para resolver problemas y razonar, se necesita tiempo para poder desarrollar estas capacidades respetando el ritmo de aprendizaje y de construcción que cada uno tiene. Estrategias participativas como el aprendizaje cooperativo, el diálogo heurístico, la compresión gráfica, la discusión controversial, el razonamiento guiado, la evaluación de conjeturas entre otras, requieren de tiempo para poder desarrollarlas en sus fases correspondientes y que puedan ser incorporadas a la estructura cognitiva de la mayoría de los escolares.

a la estructura cognitiva de la mayoría de los escolares. Exponer y resolver problemas en la

Exponer y resolver problemas en la pizarra o en paleógrafo mientras la mayoría solo observa, no servirá de mucho sin estas estrategias activas y participativas. Sin embargo para ello, además de capacitaciones específicas en estas estrategias, se requiere un adecuado tiempo de desarrollo en la semana escolar. Las sesiones deberían tener una duración corta de una hora pedagógica pero realizarse de manera más frecuente.

Utilizar una metodología, experimental, intuitiva e investigativa que replique la actividad matemática. Esto requiere una modificación en la concepción de la matemática que tiene la mayoría de los miembros de nuestra comunidad educativa. La matemática se la concibe como un cuerpo de contenidos acabados y que deben ser aprendidos tal cual el profesor lo expone en la pizarra. Se le asocia con un conjunto de procedimientos determinados y con fórmulas que debemos aprender de memoria. Es necesario que

esta visión estática de la matemática cambie, y se perciba que ella se asocia también con lo concreto, lo experimental, lo intuitivo, la investigación y el descubrimiento. La matemática es una ciencia en permanente construcción, lo que la hace avanzar es la pasión por resolver problemas que a su vez propician la creación de teorías o nuevos procesos. El aula deber ser un microcosmos de actividad matemática señala el reconocido educador Allan Schoenfeld, para ello el clima del aula debería permitir la indagación, la experimentación, facilitar la comunicación, tanto entre pares como con el docente, construir mecanismos de soporte para el error y valorar el esfuerzo en el trabajo tanto como que el producto terminado.

Redefinir el universo de las situaciones didácticas Todos los textos del mercado están plagados de ejercicios reproductivos cuyo objetivo es fijar conceptos y procedimientos mediante la práctica de gran cantidad de ellos. Hay que redefinir estas actividades pues si el enfoque es lograr desarrollar capacidades, los textos deberían organizarse en actividades que permitan desarrollar esas capacidades a través de la exploración profunda de una determinada situación. Es de esta exploración y posterior reflexión que se desprenderá el concepto o procedimiento nuevo. Hay que revisar el universo de problemas existente y decantar aquellos que solo pretenden un entrenamiento para un futuro examen de admisión, o la fijación de algoritmos obsoletos o el ejercicio de algún artificio específico. Es preferible que en una clase se hagan pocos problemas pero vistos desde diferentes perspectivas, analizados en profundidad, que una gran cantidad de problemas tipo.

en profundidad, que una gran cantidad de problemas tipo. Tratar los temas de la matemática elemental

Tratar los temas de la matemática elemental desde un punto de vista superior y no como hasta ahora, que se trabaja la matemática superior desde un punto de vista elemental. Esto implica ir más allá de la capacidad de cálculo, que es la que predomina en toda la EBR y aún en la misma universidad. Calculamos con números, luego con fracciones, luego con polinomios, con razones trigonométricas, y en la universidad con derivadas, con funciones o matrices.

Aunque la derivada es un concepto de la matemática superior si solo se enfoca su enseñanza en la capacidad de utilizar las fórmulas para derivar, se estará trabajando este tema desde un punto de vista elemental. En cambio si analizamos su origen, su significado, las implicaciones que tiene en otros campos del conocimiento, sus conexiones matemáticas entonces el trabajo con la derivada se enriquece y permite comprender la verdadera esencia de este concepto. En esa misma línea si se trabajara la estructura aditiva a lo largo de la primaria desde un punto de vista superior se tendría una mejor comprensión del significado de esta estructura con la consiguiente mejora el razonamiento y la resolución de problemas.

Trabajar estrategias longitudinales de compresión Estas estrategias entre las que se encuentran la lectura analítica, esquematizar una situación, recodificar un objeto matemático, reformular un problema, descomponer un problema en sub-problemas, etc., han sido utilizadas con éxito en Cuba y Singapur, y ello ha permitido que estos países tengan resultados impresionantes en las evaluaciones internacionales del LLECE y TIMMS respectivamente. Aunque escasamente desarrolladas en el resto de países, cabe recomendar a quienes lideran los procesos de capacitación docente que orienten las capacitaciones en este sentido pues se podría lograr cambios positivos en las estrategias de enseñanza aprendizaje.

Lima, 13 de mayo de 2014