Está en la página 1de 9

INTRODUCCION

El hombre desde sus inicios ha sentido la necesidad de ir evolucionando, tanto
como en su organización social como en sus modelos políticos, para así gobernar
e imponer la forma de gobierno conveniente para la comunidad.

En su inicio el Estado liberal, planteado por pensadores que resaltaban y
respetaban las libertades individuales y buscaban un equilibrio entre los
gobernantes y gobernados, los cuales eran representados por las instituciones
formales y públicas, las cuales dan paso a modelos de gobierno en donde se
presenta una supuesta igualdad de poderes y entre los individuos, donde las ideas
de estos modelos nacen de la secularización del poder político, que en un principio
era representado por un monarca absoluto que en su calidad de representar el
poder político, ignoraba las libertades individuales.

“Los ideólogos del liberalismo consideraban que la concentración del poder
político en manos de una sola persona, atentaba contra la libertad del hombre;
que eran necesario, con el objeto de garantizar la libertad del individuo, divide el
poder político, de tal manera que fuese un órgano distinto el que así la ley de
aquel que la ejecutaba, y otro diverso que dirimiese los conflictos, era necesario
dividir el poder político para que el poder controlase el poder y garantizar con este
control reciproco, la libertad del hombre”1

A partir de la existencia del Estado liberal, donde es la voluntad del pueblo y con el
cumplimiento de sus derechos, se comenzaron a gestar maneras y formas de
gobiernos para la conducción de los pueblos y su evolución como sociedad formal
y desarrollada como se pretende, a partir de esta concepción de gobierno
surgieron dos en especial, las cuales vamos a estudiar y desarrollar, como es la
forma presidencial, que es la que rige en Colombia en estos momentos, y
parlamentaria, la que rige en la mayoría de los países con una existencia
monárquica marcada y con una cultura política desarrollada, como en Inglaterra,
donde es el ejemplo más notorio.
1
ARAUJO RENTERIA JAIME, el régimen presidencial en el derecho comparado, ediciones
jurídicas Gustavo Ibáñez, Cap. 3 pág. 36
PRESIDENCIALISMO

Esta forma de gobierno tiene su origen a partir de la revolución estadounidense de
1776, pero se planteo solo hasta 1787, con el implemento de la constitución
escrita, donde se plantean los derechos y deberes de las personas dentro del
territorio, este documento se basa en el pensamiento liberal acerca del individuo y
sus libertades, derechos y deberes, también plantea que un individuo que es
elegido por voto popular y designado por un periodo fijo o inmodificable sea el que
lleve las funciones de jefe de Estado y jefe de Gobierno comparándose con el
parlamentarismo.

Posteriormente la implementación de este sistema en Norteamérica, también se
tomo en varios países de Latinoamérica con algunas modificaciones.

Siendo el caso Colombiano el que más sobre salta en Latinoamérica por la
cantidad de tiempo que no se ha interrumpido este sistema de gobierno, ya sea
por los golpes de Estado que realizan las fuerzas armadas, que en Colombia han
tenido una transcendencia casi nula, con algunas excepciones. Lo que lo ha
caracterizado como estable y constante comparado con otros países de la región.

Una de las características principales, es que el Presidente no depende de la
mayoría en el congreso para ser elegido ni destituido como sucede en el
parlamentarismo, puesto que lo primero es otorgado por voto popular y lo segundo
se concede en un tiempo establecido previamente, pero se es verdad que el
congreso no interfiere en la elección del presidente, este puede interrumpir la
gobernabilidad frenando las políticas que presente el gobierno de turno, lo cual
implica una pérdida de viabilidad dentro de este gobierno y de cierta manera poder
para gobernar al pueblo que lo proclamo.

Unas de las funciones que puede cumplir el presidente, en contrapeso a la
oposición de alguna de sus funciones, es que en determinado momento donde sus
políticas no están siendo consideradas por parte del congreso el presidente,
puede hacer que frene las funciones legislativas, por medio de la convocatoria
popular como una modificación de la constitución, y se llama a una ANC
(asamblea nacional constituyente), para que por medio de la constitución y su
modificación, la gobernabilidad pueda cumplirse, pero con consecuencias para la
estabilidad política y hasta económica del país.

Al sintetizar todo este proceso entramos en comparación de estos dos modelos
(presidencialismo y parlamentarismo) de gobierno los cuales presentan diferencias
en sus formas de elección, manejo y control del Estado y sus funcionarios.

Donde en Colombia la estabilidad que otorga las elecciones y el voto popular da
un respaldo significativo para el gobernante y no que el jefe de Gobierno sea
elegido por una mayoría parlamentaria de un partido político, que en muchas
ocasiones causa una conmoción dentro de la política interna de la nación, donde
los mismo partidos políticos deben de tener una responsabilidad moral, más que
todo, y cívica para no tener los vicios que propicia la política y el poder dentro del
Estado.

“Podemos afirmar que la diferencia funcional entre el régimen parlamentario y
presidencial está en la relaciones que deben existir entre la rama ejecutiva del
poder público y la rama legislativa y, más concretamente, entre gobierno y la
mayoría parlamentaria; si ésta debe ser una relación fiduciaria, estaremos en
presencia de un régimen parlamentario; si en cambio no se necesita de esta
relación fiduciaria entre el parlamento y el gobernante, para gobernar, estaremos
en presencia de un régimen presidencial”2

“Es típico de la forma de gobierno parlamentario organizar la rama ejecutiva con
dos órganos. Es característico de la forma de gobierno presidencial concretarlo en
un solo órgano las funciones de jefe de Estado y jefe de Gobierno, en el régimen
parlamentario el ejecutivo es siempre un ejecutivo dual, en cambio, en la
presidencial el ejecutivo es monocrático”3
2
ARAUJO RENTERIA JAIME, el régimen presidencial en el derecho comparado, ediciones
jurídicas Gustavo Ibáñez, Cap. 3 pág. 40
3
ARAUJO RENTERIA JAIME, el régimen presidencial en el derecho comparado, ediciones
jurídicas Gustavo Ibáñez, Cap. 3 pág. 41
Con los anteriores argumentos es claro que en Latinoamérica el sistema de
gobierno que ha funcionado y que se ha mantenido es el presidencialista.

Como Colombia hace parte de la composición latinoamericana, es notable que la
voluntad del pueblo y su capacidad de elegir a su gobernante sí que ningún
partido o movimiento político lo imponga para que cumpla funciones de gobierno,
como para en el sistema parlamentario, lo que le da un clara estabilidad dentro de
los países que acogen este modelo, pero sin menos preciar al sistema
parlamentario, que ofrece una mejor relación y estabilidad política a dentro de los
gobierno, por que llegan en bloques y no hay una oposición que no permita la
gobernabilidad y la a probación de los proyectos que el gobierno implemente, con
una clara organización de los partidos, pero sin embargo sin una manera de
sustentación de las leyes, como lo representa la constitución escrita que expresa
los derechos de los ciudadanos y las responsabilidades del Estado para con el
pueblo.

Sin que el mismo Estado tenga que recurrir al mantenimiento de un órgano
ejecutivo dual para las funciones que el presidente realiza en representación de su
Nación.

PARLAMENTARISMO

El origen de esta forma de gobierno se da por las múltiples reformas políticas que
hacen las monarquías entre los siglos XVII y XVIII, los cuales se dan por la
transmutación de las situaciones políticas y democráticas en el sistema, lo que da
como resultado lo que hoy conocemos como parlamentarismo. Pero este no fue
un proceso del todo calmado y rápido, ya que paso por varias reformas y
revoluciones, desde el paso de la monarquía absoluta, que era donde el rey
controlaba y dirigía todos los aspectos del Estado de manera incontrolable, a una
monarquía limitada, donde los poderes y las mismas decisiones ya no son
tomadas por el rey sin que haya un consenso entre este ultimo y unos
representantes de los ciudadanos, todo esto se da a partir de las ideas liberales
que da a conocer John Locke, quien influyó con su pensamiento y además fue el
padre del liberalismo.

Las principales características y funciones del parlamentarismo pero la más
importante es la separación de jefe de gobierno y jefe de Estado, donde el jefe de
gobierno tiene una función política y administrativa, y el jefe de Estado es de
función simbólica y ceremonial, como lo es la monarquía actual en algunos países
y en las repúblicas por un presidente elegido por el parlamento en un mandato fijo.

Otra característica importante, es que el jefe de gobierno es elegido
indirectamente por el parlamento, pero este es propuesto por el jefe de Estado en
algunos países que manejen este sistema de gobierno como lo es Inglaterra, esta
es la división del poder ejecutivo en estas formas de gobierno, y donde los
parlamentarios son elegidos por voto popular, los cuales son los encargados de
legislar y de designar el jefe de gobierno en algunos países.

Lo cual estas clases de comportamientos producen en estos países grandes redes
clientelares y concentración del poder bajo un solo partido político o en algún caso
en dos, sin tener una posibilidad de que los pequeños movimientos, como lo
pueden ser los populares, tengan la posibilidad de llegar al poder, sin la necesidad
de alianzas con los partidos más poderosos, lo que en ocasiones causan y se
generan por este tipo de comportamiento los vicios políticos y los favores políticos
que sin duda los gobernantes tienen que realizar para alcanzar la máxima
instancia del poder, como se les llama en algunos países “primeros ministros”.

“Otra característica de este sistema de gobierno es el llamado “esquema
gobierno-oposición” (se da principalmente cuando existe el fenómeno del
bipartidismo), que es la existencia de un partido gubernamental sometido al
estricto control del jefe de gobierno y que a su vez, controla la mayoría en la
llamada cámara de origen popular, pues al partido mayoritario, que ejerce el
control del gobierno le hacen contrapeso el o los partidos de oposición
representados en las cámaras. Sin embargo, no en todos los países que practican
el parlamentarismo se da este esquema, pues hay países multipartidista (como
Italia), en los que no siempre es posible hablar de un partido de gobierno, pues
frecuentemente está conformando por coaliciones de partidos y movimientos
políticos”4

Con todo lo anteriormente mencionado está claro que estos dos sistemas de
gobierno tienen sus pro y sus contras, que dependiendo de los países que se
apliquen tienen un éxito relativo, absoluto y si no un fracaso.

Hay que tener en cuenta que los sistemas políticos y de gobiernos planteados
anteriormente, tienen bases culturales y económicas completamente distintas, ya
sea por su creación o su implementación. La cultura del país en que se
implementa un sistema de gobierno nuevo es fundamental, ya que no es lo mismo
que si en Colombia se implemente el parlamentarismo, siendo Colombia un país
con una mezcla multiétnica y cultural muy grande, que no se sienten
representados de la misma manera por los partidos políticos, que si eligiendo a
una figura representativa como es el presidente.

La representación también es un factor fundamental dentro de los países
multiétnicos como es el nuestro, ya que por la cantidad de diversidad de religión,
etnias y razas, el no sentirse representado en las altas instancias del poder
público puede crear una crisis de esta misma, y comenzar con un fraccionamiento
que puede crecer atravez de la inconformidad del pueblo.

Al crearse la inconformidad y el descontento puede haber una inestabilidad política
dentro del Estado, la cual es peligrosa para la economía de la nación, y sobre todo
si esta economía está repartida entre las distas regiones del país, como ocurre en
Colombia, que se sectoriza por la producción y la especialización del trabajo.

Todas las divisiones de las regiones llegan a ser problemas de soberanía nacional
dentro del territorio, la mejor posibilidad de solución para evitar el fraccionamiento
es la elección, más no la imposición, de una figura representativa para el pueblo.

4
http://www.asamblea.go.cr/biblio/cedil/estudios/sistemaspoliticos/parlavspresi.htm
La mejor manera de llegar a esta figura representativa, para evitar la división, es la
elección de un presidente que logre la unificación de las regiones dentro del
territorio.

La elección es esencial para sentir la representación, sobre todo si solo es una
figura, que se puede llegar a convertir en un icono de unidad nacional. Esto sin
dejar a un lado la gran labor de los representantes locales y regionales, que son
los que garantizan que en las grandes esferas del poder público, no se violen y
discriminen los derechos ,que por constitución, son otorgados al pueblo, donde no
solo son derechos políticos, si no económicos y constitucionales.

La inviabilidad de un sistema parlamentario en Colombia es muy arraigada,
principalmente porque para llegar a este tipo de sistema hay que cumplir unos
requisitos específicos para evitar llegar a un desorden, no solo constitucional, si
también democrático, por la inestabilidad que crea una falta de partidos con
conciencia y organizados.

Los principales requisitos a cumplir para llegar a esta clase de sistema son:

1. Partidos políticos democráticos

2. Partidos políticos organizados

3. Cultura política desarrollada dentro de la sociedad

4. Alta unión dentro del territorio Nacional

Estos son algunos, para no mencionar todos. Lo cual nos demuestra que no solo
los requisitos son de una sociedad con una estabilidad política y también
económica.

Esto no quiere decir que la sociedad Colombiana no pueda cumplir estas
condiciones para entrar en este sistema, pero es un sistema que tiene falencias
permanentes, donde los principales problemas del sistema parlamentario son:

1. Acumulación de poder en una sola esfera
2. Bipartidismo concentrado

3. Imposibilidad de los pequeños movimientos políticos de llegar al poder

4. Vicios políticos

5. Falta de representación regional

6. Fraccionamiento social

Por estos motivos sociales, culturales, étnicos y regionales, el sistema
parlamentario no tiene una viabilidad dentro de un país con la complejidad política
e histórica que maneja Colombia, pero como es muy frecuente, en materia de
política la última palabra nunca esta dicha, puesto que una de las características
más importante en dicha materia en cuestión, es el dinamismo y la constante
evolución de los pueblos como de sus gobernantes, en donde todo puede ocurrir y
cualquier cosa es posible que acontezca, por lo tanto no pongamos punto final a
esta celebre discusión con esta pequeña opinión y que desde luego muy
seguramente surgirán debates más profundos en relación de este tema y con
aspectos muy interesantes.
BIBLIOGRAFIA

• http://www.asamblea.go.cr/biblio/cedil/estudios/sistemaspoliticos/parlavs
presi.htm

• ARAUJO RENTERIA JAIME, el régimen presidencial en el derecho
comparado, ediciones jurídicas Gustavo Ibáñez

• NARANJO MESA VLADIMIRO, Teoría constitucional e instituciones
políticas, edición, Temis s.a. Bogotá, Colombia, 2003