FACULTAD DE AGRONOMÍA

UANL
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN
“Desarrollo y Bienestar Sustentables a Través del Nopal y Maguey”
Viernes 13 y Sábado14 de noviembre de 2009
Sede: Biblioteca Campus Agropecuarias y Biológicas
Campus Ciencias Agropecuarias UANL
Escobedo, N.L.
VIII Simposium-Taller Nacional y
er
1 Internacional
Producción y Aprovechamiento del Nopal
MEMORIAS


















(j
Couaío DI
POSTGRADUADO'
50 Aniversario


VAllECLlO, N, L.
Fundación
"',+'1::
. @uSSLPl.
l' Colegio de Postgraduados
-
I
 
ANDAR A.C.
UEVOLEÓN
GOBlD..'O ()[l ESTADO
INDICE TEMATICO

AVANCES EN LA NUTRICIÓN DEL NOPAL EN MÉXICO.
Valdez-Cepeda, R. D.; F. Blanco-Macias; R. Magallanes-Quintanar; R.E.
Vázquez-Alvarado y M. Reveles-Hernández
1
PRODUCCIÓN HIDROPÓNICA DEL NOPAL VERDURA.
Vázquez-Alvarado, R.E.; R.D. Valdez-Cepeda; F. Blanco-Macías; M.C.
Ojeda-Zacarías y R. Martínez-López
15
PROGRESO EN LA IDENTIFICACIÓN DEL AGENTE CAUSAL DE
“ENGROSAMIENTO DEL CLADODIO O MACHO".
P. Felker; R. Bunch; G. Russo y J. A. Tine
37
NUEVOS HIBRIDOS DE Opuntia lindheimerii x O. ficus indica
FORRAJEROS SIN ESPINAS RESISTENTE AL FRIO.
P. Felker; R. Bunch y J. C. Guevara
49
SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DE NOPAL FORRAJERO EN BRASIL.
Torres-Sales, A.
59
EL NOPAL EN LA PRODUCCIÓN DE BIOCOMBUSTIBLES.
Méndez-Gallegos, S de J.; D. Rössel; A. Amante-Orozco; A. Gómez-González
y J. E. García-Herrera
73
PRODUCCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE LA TUNA Y EL NOPALITO EN
MÉXICO.
Flores-Valdez, C.A.
87
ALTERNATIVAS DE CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS DEL NOPAL.
Mena-Covarrubias, J.
95
EL GENERO AGAVE SPP. EN MÉXICO: PRINCIPALES USOS DE
IMPORTANCIA SOCIOECONÓMICA Y AGROECOLÓGICA.
García-Herrera, J. E.; S. de Jesús Méndez-Gallegos y D. Talavera-Magaña
111
EL MANEJO DEL NOPAL FORRAJERO EN LA PRODUCCION DEL
GANADO BOVINO.
Reveles-Hernández, M.; M. A. Flores-Ortiz; F. Blanco-Macías; R. D. Valdez-
Cepeda y G. Félix-Reyes
133
CONSEJO DE PROMOCIÓN DE NOPAL Y TUNA, A. C.
García de Alba del Bosque, M.
149
OPERACIÓN DE LOS PROGRAMAS CONJUNTOS: NUEVO LEÓN-
SAGARPA, 2009.
González-Valdez, M. A. y A. Ibarra-Tamez
159
ACCIONES DE REFORESTACIÓN CON NOPAL EN EL NORESTE DE
MÉXICO
García González, A. M.
173
ESTABLECIMIENTO In vitro DE NOPAL (Opuntia ficus-indica).
Ojeda-Zacarías, M. C.; R. E. Vázquez-Alvarado y H. Rodríguez-Fuentes
183
UTILIZACIÓN DEL NOPAL Y OTRAS CACTÁCEAS EN LA ELABORACIÓN
DE FITOFÁRMACOS Y SU IMPORTANCIA EN SALUD.
Háuad-Marroquín, L.A.
189
USO INTEGRAL DE NOPAL Y MAGUEY EN RANCHOS GANADEROS.
Gutiérrez-Ornelas, E.; J. R. Martínez-López y A. Elías-Iglesias
199
PRODUCCIÓN DE NOPAL FORRAJERO DE DIFERENTES VARIEDADES
Y DENSIDADES DE PLANTACIÓN.
Flores-Ortiz, M. A. y M. Reveles-Hernández
207
PROPUESTA DE “CARACTERIZACION GENOMICA Y MORFOANATOMICA DE
DIFERENTES CULTIVARES DE NOPAL FORRAJERO Y SU APORTACION
221
NUTRICIONAL EN CAPRINOS Y OVINOS”.
Argelio Santos-Haliscak, A.; R. Ortiz-López; , R. E. Vázquez-Alvarado; J. R.
Martínez-López; H. Fimbres-Durazo; G. Moreno-Degollado; S. Escotto-Iñiguez;
D. E. Cortés-Hernández; M. C. Ojeda-Zacarías; F. J. Picon-Rubio; E. Gutiérrez-
Ornelas; S. Estrada-Medina; A. Rojas-Martínez; C. M. Luna-Aguirre; M. A.
Salinas-Santander; J. Ancer-Rodríguez; L. C. de la Mora-Montes; G. Gosalvez-
T y J. R. Pérez-Mireles
ESTABLECIMIENTO DE UNA PLANTACION DE NOPAL VERDURA Y
ALGUNAS PRUEBAS DE DESHIDRATACIÓN DE NOPALITO.
Rodríguez, C. E.
239
EVALUACION DE LA PRODUCTIVIDAD Y CARACTERIZACION DE TRES
VARIEDADES DE NOPAL MEJORADO Y TRES CRIOLLOS.
Santos- Haliscak, A.; R. E. Vázquez-Alvarado; E. Gutiérrez-Ornelas y H.
Morales-Treviño
253
UN PREBIÓTICO: MIEL DE MAGUEY.
Hernández-Becerra, Gabriel G.; A. Tovar-Puente; M. A. Madrigal-Anzaldúa; A.
Chávez-Álvarez y M. A. Herrera-Sosa

261
DETERMINACIÓN QUÍMICA Y ESTUDIO TERAPÉUTICO DE Agave
tequilaza WEBER.
Háuad-Marroquín L.A; A. Pérez-Liñán; D. Resendez-Pérez; C. Moreno; S. Lara
Vásquez; D. Lázaro-López

y C. Luna Rodríguez
265
UN YOUGURT: PREBIÓTICO
Tovar Puente, A.; M. A. Guevara-Flores; M.A. Madrigal-Anzaldúa y A. Chávez-
Álvarez
277
PRESENTACIÓN DEL LIBRO NOPAL FORRAJERO: AGROECOLOGÍA Y
MANEJO SUSTENTABLE.
Juan José López-González, J. J. y J. G. Medina-Torres
281

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
vi
PRESENTACIÓN

Una vez más la Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Facultad de
Agronomía se complace en presentar ante ustedes el "VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er

Internacional sobre Producción y Aprovechamiento del Nopal". Donde la constancia y el
tiempo nos han mostrado los beneficios obtenidos a través de los Talleres: pues se han
liberado cultivares de nopal verdura, forrajeros y tuneros para los productores de la región,
los cuales han recibido por nuestra parte la transferencia de experiencias científicas y
técnicas que les han permitido mejorar las prácticas de manejo del cultivo, así como el
desarrollo de nuevos productos y subproductos a base de nopal, los cuales cuentan con una
amplia aceptación por el público en general.

El nopal y maguey están dando excelentes resultados en la conservación y reforestación de
suelos degradados, esto debido a las características de sus sistemas radicales. Por otra
parte, ambos como forraje, han sido un sustento extraordinario para el ganado doméstico,
así como para la fauna silvestre de las zonas áridas y semi-áridas del país. Por estas
razones se analizan las formas más adecuadas de su manejo y explotación en este evento.

Entendiendo la importancia que representa el nopal para nuestro estado, la Universidad
Autónoma de Nuevo León, está respaldando a un grupo de investigadores de diferentes
facultades para generar un Macro-Proyecto multidisciplinario e interinstitucional en base a
Nopal para atender problemas agropecuarios de zonas áridas y semi-áridas.

Se cubrirán tópicos sobre producción, reforestación y conservación de suelos con nopal y
maguey, elaboración de productos y subproductos a base de nopal, usos medicinales,
identificación y control de plagas y enfermedades, etc. Entre otros aspectos se vinculó la
parte técnica-científica con la comercialización a través de un tianguis de nopal y maguey,
donde comercializadores presentan sus productos elaborados a base de nopal y maguey,
así como las experiencias de algunos productores exitosos en la producción y
transformación del nopal.

Por las razones antes mencionadas, la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Facultad
de Agronomía de la UANL en coordinación con la Corporación para el Desarrollo
Agropecuario del Estado de Nuevo León, La Unión Forestal del Estado de Nuevo León,
A.C., la Universidad Autónoma de Chapingo, el Colegio de Postgraduados (Celebrando su
50 Aniversario), el INIFAP, la Sociedad Mexicana de Agricultura Sostenible, la Fundación
Produce de Nuevo León A.C.y el Consorcio Técnico del Noreste de México, invitó a
productores, técnicos, estudiantes y publico en general a este evento, el cual se realizará en
las nuevas instalaciones de la Facultad de Agronomía ubicadas en la ex-hacienda el
Canadá, en el municipio de Escobedo N.L.

OBJETIVOS

1. Dar a conocer los avances existentes en el manejo, producción y utilización
del nopal y maguey.

2. Capacitar a productores, técnicos y estudiantes en el uso eficiente del nopal y
maguey para la conservación de suelos.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
vii
3. Capacitar a productores en el manejo y transformación de productos y
subproductos del nopal.

Ph. D. Rigoberto Vázquez Alvarado
Coordinador General
13-14 Noviembre 2009








































VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
AVANCES EN LA NUTRICIÓN DEL NOPAL EN MÉXICO

Ricardo David Valdez-Cepeda y Fidel Blanco-Macías*
Universidad Autónoma Chapingo, Centro Regional Universitario Centro Norte, MCDRR. C. Cruz del Sur No. 100, Col.
Constelación C.P. 98085 El Orito Zacatecas, Zac. Apdo. Postal 196, CP98001, Zacatecas, Zac., MÉXICO. Tel. (492)9246147.
Correo-e: vacrida@gmail.com
*Estudiante de la División de Estudios de Posgrado e Investigación. Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de
Agronomía. Carretera Zuazua-Marin Km 17.5, C. P. 66700. Marin, Nuevo León, MÉXICO. Correo-e: fiblama63@gmail.com

Rafael Magallanes-Quintanar
Unidad Académica de Ingeniería Eléctrica. Cuerpo Académico de Sistemas Complejos, Universidad Autónoma de Zacatecas,
Avenida Ramón López Velarde No. 802, Zacatecas, Zac., C. P. 98064, MÉXICO. Correo-e: tiquis@gmail.com

Rigoberto E. Vázquez-Alvarado
División de Estudios de Posgrado e Investigación. Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de Agronomía. Carretera
Zuazua-Marin Km 17.5, C. P. 66700. Marin, Nuevo León, MÉXICO. Tel. (825)2480101. Correo-e:
r_vazquez_alvarado@yahoo.com.mx

Manuel Reveles Hernández
Programa de Hortalizas del Campo Experimental Zacatecas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y
Pecuarias. Km 20.5 Carretera Zacatecas-Fresnillo, C.P. 98500.Calera, Zac. MÉXICO. Tel. (478) 98 5 01 98, Correo-e:
mreveles@zacatecas.inifap.gob

Introducción

El nopal ha estado ligado a la vida de los mexicanos, su cultivo en México data
desde la época prehispánica tal como lo establece Bernardino de Sahagún en el
Códice Florentino (Buenrostro y Barros, 2004; Bravo, 2002). Ha persistido a través
de los siglos como parte de una mítica leyenda. Así entonces, el nopal, se inserta
como elemento de desarrollo intrínseco al pueblo y cultura de México desde tiempos
inmemoriales (Blanco-Macías et al., 2008).

En México, el nopal es importante, ya que se utiliza como forraje, fruta y verdura
(Pimienta, 1994). Esta diversidad de usos, ha permitido incrementar la variabilidad de
los sistemas de producción de subsistencia en zonas semiáridas de México y del
mundo.

El suelo es el medio natural para el crecimiento y desarrollo de las plantas, y es la
fuente de la mayoría de los nutrimentos necesarios para ello. Los nutrimentos son
requeridos en cantidades diferentes por las plantas. Aquellos usados en mayores
cantidades se denominan macronutrimentos, mientras que los usados en menores
cantidades se conocen como micronutrimentos.



VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
2
Principios de Nutrición Vegetal

Aunque del 93 al 99 % del tejido vegetal está conformado por carbono (C), hidrógeno
(H) y oxígeno (O), los cuales son tomados del agua y el aire; pero en raras ocasiones
limitan el crecimiento de las plantas. Con frecuencia, los elementos nutrimentales
que las plantas obtienen del suelo son los que en general limitan el desarrollo de las
plantas cultivadas. Invariablemente, muchos suelos agrícolas del mundo son
deficientes en uno o más de los nutrimentos esenciales necesarios para el
crecimiento y desarrollo de las plantas sanas (Bonilla, 2001).

Valdez y Blanco (2002) señalan que cuando el suelo no provee suficientes
cantidades de los nutrimentos esenciales para las plantas, es imprescindible aplicar
fertilizantes al suelo para satisfacer los requerimientos nutricionales del cultivo y
maximizar el rendimiento. Sin embargo, los suelos varían mucho en su capacidad de
suplementar nutrimentos; de forma que para conocer las cantidades aprovechables
de los nutrimentos es necesario realizar análisis de fertilidad de los suelos. Pero
estos son de utilidad solamente si los niveles determinados en el laboratorio están
relacionados a los rendimientos, en campo, del cultivo de interés.

Cuando no se tienen los análisis de suelo, la recomendación de cuál, cómo y cuánto
fertilizante debe aplicarse a éste, se basa en la experiencia con el cultivo y tipo de
suelo, pero se corre el riesgo de sobre-fertilizar con algunos nutrimentos y sub-
fertilizar con otros. En los sistemas agrícolas comerciales en los cuales se invierten
fuertes sumas de dinero en la adquisición de fertilizantes, esta estrategia es de alto
riesgo (Valdez-Cepeda et al., 2007).

En el Cuadro 1 se presentan algunos fertilizantes comerciales y el contenido de
nutrimentos en porcentaje. Cabe señalar que el fósforo se maneja en términos de
pentóxido de fósforo (P
2
O
5
) y el potasio como óxido de potasio (K
2
O); de esta
manera, en los fertilizantes comerciales que contienen los macronutrimentos
nitrógeno, fósforo y potasio se presentan los contenidos en términos de N-P
2
O
5
-K
2
O
por cada 100 kg de fertilizante.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
3
Cuadro 1. Contenido de nutrimentos para las plantas en algunos fertilizantes
comerciales.
Porcentaje de Nota:
Fertilizante N P
2
O
5
K
2
O Otros elementos (%)
Fuentes de un Macronutrimento
Amoníaco anhidro 82
Nitrato de amonio 33-34 0.01 Zn
Ácido fosfórico 52-60
Muriato de potasio 60-62 47 Cl, 0.1 Mg, 0.03 B
Azufre 30-99 S
Urea 46
Fuentes de dos o más Macronutrimentos
Sulfato de amonio 21 23 S, 0.3 Cu,
0.1 Zn
Fosfato de amonio 11 48 0.2 1.1 Ca, 0.3 Mg, 2.2 S,
0.03 Mn, 0.02 Cu,
0.02 B
Di-Fosfato de Amonio 16-21 48-53
Superfosfato de Calcio Simple 18-20 0.2 20 Ca, 12 S, 0.2 Mg
Superfosfato de Calcio Triple 42-50 0.4 14 Ca, 1.4 S,
0.3 Mg, 0.01Mn,
0.01 Cu, 0.01 B

Fertilización Inorgánica-Orgánica en Nopal en México

La fertilización se realiza con el fin de que la planta disponga de los nutrimentos que
necesita para desarrollarse de la mejor forma posible. Existe un reconocimiento
generalizado entre productores e investigadores, en el sentido de que a pesar que el
nopal se le ubica como una planta rústica, responde favorablemente a la aplicación
de abonos orgánicos o químicos (Pimienta, 1990; Mondragón y Pimienta, 1990a).

En el caso del nopal cultivado para producción de tuna, nopalito (verdura) y penca
para consumo animal y propagación vegetativa, los estudios de fertilización y
nutrición son relativamente pocos en comparación con especies como el maíz, frijol,
soya, papa, duraznero y guayabo, entre otros. En general, las dosis de fertilización
aplicadas en parcelas de nopal han sido diferentes (N-P
2
O
5
-K
2
O) por ejemplo: 160-0-
0 (Nobel et al., 1987), 20-0-0 y 40-0-0 (Mondragón y Pimienta, 1990b), 30-0-0, 60-0-
0, 120-0-0 y 60-20-35 (Nerd y Mizrahi, 1992) y 224-0-0 y 224-112-00 (González y
Everitt, 1990).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
4
En el Cuadro 2 se presentan evidencias de efectos de la incorporación de
fertilizantes en suelos cultivados con nopal. Se han encontrado respuestas positivas
a la aplicación de fertilizantes nitrogenados. Esas respuestas se han manifestado en
términos de número de brotes vegetativos o cladodios nuevos en Opuntia
engelmannii (Nobel et al., 1987) y O. ficus-indica variedad „Esmeralda‟ (Mondragón y
Pimienta, 1990b), producción de yemas florales en O. ficus-indica (Nerd et al., 1991;
Nerd y Mizrahi, 1992), materia seca de planta en O. engelmannii y O. rastrera (Nobel
et al., 1987).

Es evidente que el incremento de N en los cladodios induce brotación vegetativa y
floral (Nerd et al., 1991; Valdez-Cepeda et al., 2002a) y mayor producción de tuna
(Nerd y Mizrahi, 1992). También, Gathaara et al. (1989) reportaron que a mayores
concentraciones de N en los cladodios, el crecimiento vegetativo se incrementa pero
se reduce la producción de tuna en O. engelmannii. Las evidencias señaladas
permitieron a Valdez-Cepeda et al. (2002a) concluir que con fines de producción de
tuna, los requerimientos de nitrógeno son menores que los correspondientes a
producción de nopalitos (verdura) y cladodios para propagación y consumo animal.
Asimismo, en los últimos casos es necesario ser precavidos con respecto de la
fertilización nitrogenada, principalmente, ya que el nopal posee la particularidad de
absorber y acumular fácilmente nitratos en sus nopalitos y cladodios y pueden
alcanzar niveles tóxicos para personas y animales que los consumen.

Cuadro 2. Respuesta del nopal a la aplicación de fertilizantes al suelo.
Nutrimento(s)
Fertilizante
Efectos positivos Referencia(s)
N Número de brotes
vegetativos
Nobel et al. (1987), Mondragón y
Pimienta (1990b)
Número de yemas florales Nerd et al. (1991), Nerd y Mizrahi
(1992)
Kg materia seca Nobel et al. (1987)
N, P y K
+
(+ sequía) Yemas florales Nerd et al. (1991)
N y P Kg materia seca González y Everitt (1990)
N, P, K
+
y Ca
2+
Rendimiento tuna Claaessens y Wessels (1997)
Kg materia fresca Pl
-1
Valdez-Cepeda et al. (2002a)
Kg cladodio
-1
Valdez-Cepeda et al. (2002a)
Número de cladodios Valdez-Cepeda et al. (2002a)
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
5
En la región de Milpa Alta, principal zona productora de nopal para verdura, se
caracteriza porque en ella se usa una tecnología de producción empírica, siendo la
fertilización orgánica la práctica de mayor inversión una vez establecida la plantación,
ya que se aplican hasta 800 t ha
-1
de estiércol de bovino (Fernández et al., 1990).

Los resultados de un experimento de fertilización en una plantación de 19 años, al
usar diferentes fuentes orgánicas (estiércol de bovino, ovino y gallinaza) de nitrógeno
(N) (150 kg ha
-1
) y la dosis 150-80-60 [kg ha
-1
de N, pentóxido de fósforo (P
2
O
5
) y
oxido de potasio (K
2
O), respectivamente] elaborada con urea, superfosfato de calcio
triple y sulfato de potasio, indicaron que los contenidos de N y P en los cladodios
disminuyeron conforme maduraron las pencas, mientras que Ca y Mg se
incrementaron y los de K se mantuvieron casi constantes (Lara et al., 1990a). Lo
anterior sugiere un efecto de dilución de N y P, o bien demanda de dichos
nutrimentos y K por parte de los frutos, ya que esas pencas produjeron frutos (tunas).

Es de esperarse que, en nopal, los primeros brotes vegetativos (en primavera)
tengan un crecimiento mayor en términos de velocidad de crecimiento, grosor y
materia seca que los brotes de verano, por la competencia de recursos entre estos
últimos y los frutos (Inglese et al., 1999). Lara et al. (1990a) concluyeron que no hubo
diferencias entre fuentes y dosis de fertilización respecto a los micronutrimentos; ello
pudo deberse a que no se manifestó la respuesta diferencial en el mismo ciclo que
se estableció el experimento, y sugiere que este tipo de experimentos deben de
conducirse durante un mayor número de estaciones de crecimiento. Al respecto, los
resultados de Mondragón y Pimienta (1990b) sugieren que los efectos de la
fertilización en huertos de nopales jóvenes y viejos no se manifestaron en el primer
año de la aplicación de los fertilizantes. Al analizar la dinámica de los
micronutrimentos [Manganeso (Mn), Zinc (Zn), Cloro (Cl), Sodio (Na) y Cobre (Cu)].

Lara et al. (1990b) encontraron que la fertilización inorgánica (dosis 150-80-60 kg ha
-
1
de N, P
2
0
5
y K
2
O, respectivamente) promovió un incremento de la concentración de
Mn con respecto a la fertilización orgánica. Por su parte, Mondragón y Pimienta
(1990a) reportaron que la aplicación de 40 kg ha
-1
de gallinaza + 40 kg ha
-1
de N se
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
6
asocia con el mayor número de cladodios y rendimientos a los dos años de iniciar un
experimento con fertilizantes en un suelo migajón arcilloso, ligeramente ácido,
extremadamente pobre en materia orgánica y contenidos muy altos de potasio (K),
Calcio (Ca) y Magnesio (Mg) y medianos en Fósforo (P), en Dolores Hidalgo,
Guanajuato. Fernández et al. (1990) señalaron que 300 t ha
-1
de estiércol de bovino
+ 120 y 100 kg ha
-1
de N y P
2
O
5
, respectivamente, provocaron un mayor número de
brotes vegetativos y nopalitos, y peso de nopalitos en el ciclo primavera-verano en
Milpa Alta, D.F., con respecto a otros tratamientos de fertilización. Parece ser que el
N mejora el efecto de la remoción de órganos sobre la producción de cladodios. En
éste contexto, Nerd y Mizrahi (1994) reportaron que la fertilización nitrogenada en
primavera y verano, en combinación con la remoción de frutos y cladodios jóvenes o
tiernos (nopalitos), produjo un gran número de cladodios en Opuntia ficus-indica (L.)
Miller.

En la región del Cañón de Juchipila, Zacatecas, México se efectúa una aplicación de
abono orgánico (estiércol de bovino) en el mes de septiembre, aplicando la cantidad
de tres camiones de nueve metros cúbicos de abono al año. Se efectúan dos
aplicaciones de abono inorgánico a base de nitrógeno (150 kg ha
-1
cada una); la
primera aplicación se realiza un mes antes de iniciada la época de mayor demanda
(septiembre) y la segunda en el mes de diciembre (Blanco-Macías et al., 2008).

En Marín, N.L. se ha estudiado la adaptación y la productividad de cultivares de
nopal verdura (“Villanueva” y “Jalpa”) por efecto de tres niveles de estiércol vacuno
(200, 400 y 600 t ha
-1
). Los resultados (Cuadro 3) sugieren que las altas dosis de
estiércol tienen su mejores efectos en el segundo año; quizás esto se deba a que en
el primer año, la mineralización de la materia orgánica es incompleta, y en el
segundo año se aporta una gran cantidades de nutrimentos, a lo que se suman los
efectos benéficos colaterales de la materia orgánica en el suelo (Vázquez et al.,
2004).

Sin embargo, debe ser señalado que en los estudios señalados no se indican las
cantidades de los nutrimentos adicionadas al suelo con las diferentes cantidades de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
7
abonos. E inclusive, es evidente que las cantidades disponibles, para las plantas, de
los nutrimentos en el suelo también se desconocen.

Cuadro 3. Efecto residual del estiércol vacuna en dos años de cortes de nopalito.
Dosis de estiércol t ha
-1
Rendimiento nopalito t ha
-1

(1995)
Rendimiento nopalito t ha
-1

(1996)
200 109.52 A 170.37 B
400 112.22 A 202.05 B
600 105.70 A 261.81 A
Periodo de cosecha 13 enero al 5 de junio 16 Abril al 27 de agosto

Requerimientos Nutrimentales del Nopal

Para reducir el riesgo de sobre-fertilizar con algunos nutrimentos y sub-fertilizar con
otros, es primordial definir las necesidades de fertilización al apoyarse en la
composición química de cladodios de cierta edad referencial. Desafortunadamente,
poco se conoce sobre los requerimientos nutrimentales del nopal, así como de la
ocurrencia de sinergismos y antagonismos entre nutrimentos, para que así sea
factible corregir desórdenes nutrimentales mediante la fertilización con productos
artificiales o el abonado con desechos orgánicos y estiércoles.

Blanco et al. (2009a) y Blanco et al. (2009b) desarrollaron los estándares de la
Técnica de Línea Curva Límite (LCL) al considerar una base de datos original
(n=360) de las concentraciones de N, P, K, Ca y Mg en cladodios de un año de edad
de nopal (Opuntia ficus-indica L.) y de materia fresca de cladodios como rendimiento.
Existen varias técnicas para seleccionar y definir la LCL. La LCL para cada
nutrimento Nitrógeno (N), Fósforo (P), Potasio (K), Calcio (Ca) y Magnesio (Mg) se
estimó. Dado que las observaciones de N, P, Ca y Mg no se distribuyen
normalmente, se transformaron a logaritmo natural (ln). Las nuevas expresiones de
concentración de nutrimentos, excepto K, se usaron como variables independientes
versus rendimiento como variable de respuesta.

En cada diagrama definido por una relación bivariada (concentración de nutrimento y
rendimiento), la mayoría de los datos se agruparon en la parte baja, es decir, se
identificaron con rendimientos relativamente bajos. Los rendimientos altos fueron
registrados en raras ocasiones en cada intervalo o clase considerada; entonces, la
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
8
selección de puntos representativos se facilitó. Así, se eligieron los puntos de la parte
superior en cada conjunto. Sin embargo, el trazar la línea límite o envolvente a mano
es un proceso incierto y no reproducible. Por lo tanto, esos inconvenientes se deben
evitar.

Cada uno de los diagramas mostró evidencias de poder identificar puntos a fin de
estimar la función cuadrática o de segundo grado que describiera la línea curva
límite. Para ello, se involucraron las observaciones representativas de todas las
clases definidas en cada caso. La LCL fue definida por una función de segundo
grado en los casos de N, P, K, Ca y Mg con 9 de 328, 6 de 332, 14 de 327, 14 de
324, y 11 de 325 puntos, como se aprecia en las Figuras 1 a 5, respectivamente, así
como en el Cuadro 5.

Cuadro 5. Concentraciones óptimas y rangos de suficiencia para Opuntia ficus-indica L.
(Blanco-Macías et al., 2009a; Blanco-Macías et al., 2009b).
Nutrimento Nutrimento
(100%
rendimiento)
100%
rendimiento
(kg Planta
-1
)
Rango de suficiencia (95%
rendimiento)
95%
rendimiento
(kg Planta
-1
)
Inferior Superior
N [ln (g kg
-1
)] 2.57 (13.07)

59.40 2.13 (8.41)

3.01 (20.28)

56.43
P [ln (g kg
-1
)] 1.16 (3.19) 60.99 0.89 (2.44) 1.44 (4.22) 57.95
K (g kg
-1
)] 44.39 61.96 38.23 50.76 58.86
Ca [ln (g kg
-1
)] 3.64 (38.09) 62.05 3.46 (31.82) 3.81 (45.15) 59.94
Mg [ln (g kg
-1
)] 2.85 (17.29) 61.43 2.66 (14.30) 3.04 (20.91) 58.36

Valores retransformados en paréntesis.

Los valores de concentración óptima asociados a la técnica de LCL son los
siguientes: N = 13.07 g Kg
-1
, P = 3.19 g Kg
-1
, K = 44.39 g Kg
-1
, Ca = 38.09 g Kg
-1
, y
Mg = 17.29 g Kg
-1
(Figuras 1 a 5). Mientras que los rangos de suficiencia a 95% de
rendimiento son 8.41 – 20.28 g kg
-1
para N, 2.44 – 4.22 g kg
-1
para P, 38.23 – 50.76
para g kg
-1
para K, 31.82 – 45.15 g kg
-1
para Ca, y 14.3 – 20.91 g kg
-1
para Mg
(Figuras 1 a 5).

Esta información permite estimar los requerimientos nutrimentales del nopal en
términos de la cantidad de cada nutrimento que debe estar disponible para el cultivo.
En otras palabras, si se desean producir los rendimientos asociados al 95% del
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
9
óptimo (56-60 kg planta
-1
) y al considerar que la materia seca asociada es el 5%, es
imprescindible que cada planta de nopal disponga y absorba 23.7, 7.06, 112.5, 95.36
y 41.7 g de N, P, K, Ca y Mg, respectivamente.

Una ventaja de conocer esos requerimientos se refiere a que es factible estimar
necesidades de los nutrimentos en función de la densidad de plantación. Por
ejemplo, al considerar que se tiene una huerta con 10,000 plantas ha
-1
, conviene que
en el suelo haya la disponibilidad de 237, 71, 1124, 954 y 417 kg ha
-1
de N, P, K, Ca
y Mg, respectivamente, con la finalidad de obtener al menos 564 t ha
-1
de materia
fresca o 28 t ha
-1
de materia seca de nopal, al considerar el requerimiento mínimo
asociado al 95% del rendimiento (Cuadro 6).

Cuadro 6. Requerimiento de nutrimentos del nopal (Opuntia ficus-indica L.) y rendimientos
estimados al considerar una densidad de 10,000 plantas por hectárea. Se
considera que la materia seca es el 5% de la materia fresca.
Nutrimento Nutrimento
(100%
rendimiento)
100%
rendimiento
(t ha
-1
)
Rango de suficiencia
(95% rendimiento)
95%
rendimiento
(t ha
-1
)
Materia Fresca
(Materia Seca)
Inferior Superior Materia Fresca
(Materia Seca)
N (kg ha
-1
) 388.18 594.0 (29.70) 237.33 572.30 564.30 (28.22)
P (kg ha
-1
) 97.30 609.9 (30.50) 70.76 122.38 579.50 (29.00)
K (kg ha
-1
) 1,375.20 619.6 (30.98) 1,123.96 1,492.34 588.06 (29.40)
Ca (kg ha
-1
) 1,181.93 620.5 (31.03) 953.65 1,353.15 599.40 (29.97)
Mg (kg ha
-1
) 531.15 614.3 (30.72) 417.27 610.15 583.60 (29.18)


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
10

0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
10
20
30
40
50
60
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln N (g kg
-1
)
(a)
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln N (g kg
-1
)
(b)

0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln N (g kg
-1
)
(c)

0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln N (g kg
-1
)
2.57
59.40
(d)

0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
5
10
15
20
25
30
35
40
45
50
55
60
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln N (g kg
-1
)
3.01
56.43
2.13
rango de suficiencia
(e)

Figura 1. Los diferentes pasos de la técnica de LCL aplicada a la concentración de N y el
rendimiento (kg Planta
-1
) de Opuntia ficus-indica L.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
11

0.0 0.2 0.4 0.6 0.8 1.0 1.2 1.4 1.6
0
10
20
30
40
50
60
Rango de suficiencia
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln P (g kg
-1
)
0.89 1.44
57.95

Figura 2. Relación entre la concentración de
fósforo (P) y rendimiento (kg Planta
-1
) de
Opuntia ficus-indica L. en la cual se aprecia la
función de segundo grado de la LCL.
0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60
0
10
20
30
40
50
60
Rango de suficiencia
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
K (g kg
-1
)
38.23 50.76
58.86

Figura 3. Relación entre la concentración de
potasio (K) y rendimiento (kg Planta
-1
) de
Opuntia ficus-indica L. en la cual se aprecia la
función de segundo grado de la LCL.
0 1 2 3 4
0
10
20
30
40
50
60
Rango de suficiencia
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln Ca (g kg
-1
)
59.94
3.46 3.81

Figura 4. Relación entre la concentración de
calcio (Ca) y rendimiento (kg Planta
-1
) de
Opuntia ficus-indica L. en la cual se aprecia la
función de segundo grado de la LCL.
0.0 0.5 1.0 1.5 2.0 2.5 3.0 3.5
0
10
20
30
40
50
60
Rango de suficiencia
R
e
n
d
i
m
i
e
n
t
o

(
k
g

P
l
a
n
t
a
-
1
)
ln Mg (g kg
-1
)
2.66 3.04
58.36

Figura 5. Relación entre la concentración de
magnesio (Mg) y rendimiento (kg Planta
-1
) de
Opuntia ficus-indica L. en la cual se aprecia la
función de segundo grado de la LCL.

Bibliografía

Bonilla, I. 2001. Introducción a la Nutrición mineral de las plantas. Los elementos
minerales. pp. 83-97. En: Azcón-Bieto, J. y M. Talón (Coordinadores).
Fundamentos de Fisiología Vegetal. Ed. McGraw-Hill/Interamericana de
España, S. A. U. y Edicions Universitat de Barcelona. Madrid, España.

Buenrostro M, y C. Barros. 2004. Recetario del nopal de milpa alta, D.F. y Colima.
Serie Cocina Indígena y Popular Num. 48. Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes. México. 244 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
12
Blanco–Macías F., R.E. Vázquez–Alvarado, R.D. Valdez–Cepeda, E. Olivares–
Sáenz, E. Gutiérrez–Ornelas, J.A. Vidales–Contreras y R. Magallanes-
Quintanar. 2009a. Normas Nutrimentales de la Técnica de Curva Límite para
Nopal (Opuntia ficus–indica L.) pp. 19-29. En: Memorias XXX Ciclo de
Seminarios de Posgrado. 25 y 26 de junio de 2009. División de Estudios de
Posgrado e Investigación. Facultad de Agronomía. Universidad Autónoma de
Nuevo León. Marín, N.L., México. 142 p.

Blanco–Macías, F., R. Magallanes–Quintanar, R.D. Valdez–Cepeda, R. Vázquez–
Alvarado, E. Olivares–Sáenz; E. Gutiérrez–Ornelas, J.A. Vidales–Contreras, B.
Murillo–Amador. 2009. Boundary–line approach nutrient standards for Opuntia
ficus–indica L. Enviado para su publicación en Journal of Plant Nutrition and
Soil Science.

Blanco-Macías, F., R. D. Valdez-Cepeda, R. E. Vázquez-Alvarado y P. Almaguer-
Sierra. 2008. Establecimiento y Manejo del Nopalito para Verdura. pp. 1-17.
En: Vázquez-Alvarado, R. E.; F. Blanco-Macías y R. D. Valdez-Cepeda
(Editores). Memorias del “VII Simposium Nacional: Taller de Producción y
Aprovechamiento de Nopal en Noreste de México”. Facultad de Agronomía,
Universidad Autónoma de Nuevo León. Marín, N.L., 179 p.

Bravo H. H. 2002. Pencas de antaño. El Nopal. Artes México Núm. 59: 8-15.

Claaessens, A. S. and A. B. Wessels. 1997. The fertilizer requirements of cactus pear
(Opuntia ficus-indica) under summer rainfall conditions in South Africa. In:
Inglese, P. and M. O. Brutsch. Proc. III Congress on Cactus Pear and
Cochenille. Acta Horticulturae 438: 83-95.

Fernández, M. M. R., J. Vázquez R. y J. A. Villalobos L. 1990. Fertilización preliminar
de nopal para verdura en Milpa Alta, D.F. In: Memorias del IV Reunión
Nacional y II Congreso Internacional Sobre el conocimiento y aprovechamiento
del nopal. SOMECH, A. C., INCA-Rural-CECCAM. Zacatecas, Zac. México.
pp. 29.

Gathara, G. N., P. Felker and M. Land. 1989. Influence of nitrogen and phosphorus
application on Opuntia engelmannii tissue N concentrations, biomasa
production and fruit yield. J. Arid Environments 16: 337-347.

González, C. L. and J. H. Everitt. 1990. Fertilizer effects on the quality and production
of prickly pear cactus and its wildlife value. In: Proc. First Annual Texas Prickly
Pear Council. Kingsville, Texas. pp. 3-13.

Lara, S. R., J. I. Cortes F., JP. Cruz H. y A. López J. 1990a. Dinámica nutrimental en
nopal tunero (Opuntia amyclaea T.) con diferentes fuentes de fertilización. I.
Macronutrimentos. In: Memorias del IV Reunión Nacional y II Congreso
Internacional Sobre el conocimiento y aprovechamiento del nopal. SOMECH,
A. C., INCA-Rural-CECCAM. Zacatecas, Zac. México. pp. 23.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
13

Lara, S. R., J. I. Cortes F., J.P. Cruz H. y A. López J. 1990b. Dinámica nutrimental en
nopal tunero (Opuntia amyclaea T.) con diferentes fuentes de fertilización. II.
Micronutrimentos. In: Memorias del IV Reunión Nacional y II Congreso
Internacional Sobre el conocimiento y aprovechamiento del nopal. SOMECH,
A. C., INCA-Rural-CECCAM. Zacatecas, Zac. México. pp. 24.

Mondragón, J.C. y E. Pimienta B. 1990a. Corrección del “amarillamiento” del nopal
tunero: Una posible deficiencia nutrimental. In: Memorias del IV Reunión
Nacional y II Congreso Internacional Sobre el conocimiento y aprovechamiento
del nopal. SOMECH, A. C., INCA-Rural-CECCAM. Zacatecas, Zac. México.
pp. 26-27.

Mondragón, J.C. y E. Pimienta B. 1990b. Fertilización orgánica y química del nopal
tunero en zonas semiáridas. In: Memorias del IV Reunión Nacional y II
Congreso Internacional Sobre el conocimiento y aprovechamiento del nopal.
SOMECH, A. C., INCA-Rural-CECCAM. Zacatecas, Zac. México. pp. 28.

Nerd A. and Y. Mizrahi . 1994. Effects of fertilization on prickly pear production in
Israel. Proceedings of the Third Annual Texas Prickly Pear Council. Kingsville,
TX, USA. pp. 1-4.

Nerd A. and Y. Mizrahi. 1992. Effects of fertilization on prickly pear production in
Israel. Proceedings of the Third Annual Texas Prickly Pear Council. Kingsville,
TX, USA. pp. 1-4.

Nerd, A., A. Karady and Y. Mizrahi. 1991. Out-of-season prickly pear: fruit
characteristics and effect of fertilization and short droughts on productivity. Hort
Science 26 (5): 527-529.

Nobel, P. S, Ch. E. Russeli, P. Felker, L. Galo and E. Acuña. 1987. Nutrient relations
and productivity of prickly pear cact. Agron. J. 79(3): 550-555.

Pimienta B., E. 1990. El nopal tunero. Universidad de Guadalajara. Guadalajara, Jal.,
México. 235 p.

Pimienta B., E. 1994. Prickly pear (Opuntia spp.): a valuable fruit crop for the semi-
arid lands of México. Journal of Arid Environments 28: 1-11.

Valdez-Cepeda, R. D., F. Blanco-Macías, A. Bernardo-Murillo, J. L. García-
Hernández y R. Magallanes-Quintanar. 2007. Fertilización-nutrición en nopal.
pp. 59-78. En: Arechiga-Flores, C. F., Aguilera-Soto, J.I., Urista-Torres, J,
Valdez-Cepeda, R. D., Blanco-Macías, F., Reveles-Hernández, M. y Rubio-
Aguirre, F. A. (Eds.). El Nopal en la Producción Animal. Edit. UAZ. Zacatecas,
Zac. México. 149 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
14
Valdez-Cepeda, R. D. y F. Blanco-Macías. 2002. Fertilización-Nutrición en Nopal. pp.
5-13. In: Troyo-Diéguez, E., B. Murillo-Amador (Editores). Actualización en el
Manejo del Cultivo del Nopal. Centro de Investigaciones Biológicas del
Noreste, S.C. La Paz, B.C.S. México. 38 p.

Valdez, C. R.D., F. Blanco-Macías y R. R. Ruíz-Garduño, M. Márquez-Madrid y F. J.
Macías-Rodríguez. 2002a. Fertilización-nutrición en nopal. Informe de
Investigación. PUIFRU 230308 (2001), Universidad Autónoma Chapingo,
Centro Regional Universitario Centro Norte. Zacatecas, Zac., México. 3 p.

Vázquez, A. R. E., R. D. Valdez C. y G. Salinas G. 2004. El nopal verdura, su uso
potencial y explotación en el Noreste de la República Mexicana. En: Vázquez-
Alvarado, R. E. y E. Gutiérrez-Ornelas (Comps.).”Producción y
Aprovechamiento del Nopal en el Noreste de México”. Facultad de Agronomía,
Universidad Autónoma de Nuevo León. Marín, N. L., México. pp. 1-9.








VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
PRODUCCIÓN HIDROPÓNICA DE NOPAL VERDURA

Rigoberto E. Vázquez-Alvarado
Maestro Investigador. División de Estudios de Posgrado e Investigación. Responsable del Banco de Germoplasma de Nopal.
Facultad de Agronomía de la UANL. Carretera Zuazua–Marín km 17.5, C.P. 66700. Marin, N.L. MÉXICO. Tel. (825)2480101
Extensión 112. Correo-e: r_vazquez_alvarado@yahoo.com.mx

Ricardo David Valdez-Cepeda y Fidel Blanco-Macías
Universidad Autónoma Chapingo, Centro Regional Universitario Centro Norte, MCDRR. C. Cruz del Sur No. 100, Col.
Constelación C.P. 98085 El Orito Zacatecas, Zac. Apdo. Postal 196, CP98001, Zacatecas, Zac., MÉXICO. Tel. (492)9246147.
Correo-e: vacrida@gmail.com

Ma del Carmen Ojeda-Zacarías
Maestro Investigador. División de Estudios de Posgrado e Investigación. Facultad de Agronomía de la UANL. Carretera
Zuazua–Marín km 17.5, C.P. 66700. Marin, N.L. MÉXICO. Tel. (825)2480101 Extensión 112. Correo-e: ojedacz@yahoo.com.mx

José Romualdo Martínez López
Campo Experimental General Terán del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Km 31 Carr.
Montemorelos-China. C.P. 67400. Apartado Postal 3 General Terán, Nuevo León, MÉXICO. Tel (826)26-70539 y 26-70690.
Correo-e: romualdo_martinez@hotmail.com

Introducción

La hidroponía se ha venido instituyendo como una alternativa destacada para producir
alimentos ya sea en las zonas rurales y/o urbanas. En la actualidad el crecimiento de la
mancha urbana de las ciudades, ha estado provocando un decremento acelerado de los
terrenos agrícolas, donde los ciudadanos de las mega-urbes, cada vez se están viendo
orillados ha producir alimentos para su propio consumo, usando las áreas que tienen a su
disposición. La producción agrícola en los poblados rurales, ha venido decreciendo debido al
agotamiento y contaminación de los suelos. Lo anterior nos esta sugiriendo el uso de
sistemas más sofisticados como los hidropónicos, donde estos sistemas no pueden ser
afectados por la calidad del agua y/o contaminación del suelos, ajustándose a las áreas que
se tengan disponibles para este efecto (Santander, 2007).

Los retos que enfrentan los sistemas hidropónicos, se basan en el costo de los fertilizantes
así como de una capacitación y transferencia de tecnologías adecuada para los productores
de estas regiones problemáticas. La hidroponía puede permitir mejorar las condiciones de
vida, e incrementar el ingreso y la alimentación de los productores.

Por otra parte las zonas áridas de México se han ido incrementando paulatinamente
(alcanzan un 70 % del territorio nacional actualmente), en perjuicio de las zonas
agrícolas del país, lo anterior se debe a la escasez de precipitación, las temperaturas
extremas y la baja humedad relativa. Conjugando estos factores con los aspectos
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
16
provocados por la deforestación, se está produciendo una pérdida acelerado de los
suelos fértiles para las plantas, promoviéndose un rápido proceso de desertificación.
Los árboles y las plantas son muy sensibles a estos daños y si a esto le sumamos
los problemas de contaminantes química y biológica la productividad agropecuaria se
observa como un verdadero reto a corto y mediano plazo. El rescate de las zonas
áridas y suelos contaminados por el hombre ha sido sumamente lento, sin embargo
los cambios introducidos y/o estimulados se han acumulado con extremada rapidez
en los años recientes (De la Cruz, 2009).

Lo anterior nos presenta el reto de estimular la producción agropecuaria, utilizando
mejores técnicas y más eficientes, sobre todo en el uso de los costosos fertilizantes y
la escasa agua disponible para el riego. Una alternativa seria y eficiente para las
zonas de escasa precipitación como las que tienen suelos contaminados, es la
hidroponía, ésta representa una técnica en la cual los cultivos se desarrollan en una
solución nutritiva. Este método se ha utilizado en forma exitosa con hortalizas de alta
productividad, estimulándose la obtención de altos rendimientos, donde en nopal
verdura se han tenido muy buenos resultados.

Bajo condiciones de suelos poco fértiles o poco profundos, la falta de nutrientes
requiere opciones que garanticen una producción rentable donde las especies
herbáceas tradicionales no ofrecen posibilidades exitosas, sin embargo el nopal
verdura si permite mejores posibilidades en la región (Jorba y Vallejo, 2008).

Por lo tanto el objetivo de este trabajo fue el de revisar el estado del arte en la
producción de nopal verdura bajo un sistema hidropónico.

Antecedentes

Los orígenes de la hidroponía son muy antiguos, rastreándose hasta la aparición de
los Jardines Colgantes de Babilonia (en el siglo VI a.d.C), los Jardines Flotantes de
China y las Chinampas mexicanas. En los tiempos modernos se menciona en los
años treinta a W. F. Gericke (1935), catedrático de la Universidad de California, el
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
17
cual llamó a este sistema Hidroponía, palabra derivada de los vocablos griegos Hidro
(agua) y Ponos (labor o trabajo), (Leiva, 2009).

Las zona de matorrales son las más abundantes en el Estado de Nuevo León, con
67.25 % del total de la superficie del estado, ubicadas en las zonas sur y noroeste
formada por valles íntermontanos con algunas sierras aisladas que en sus partes
altas presentan vegetación de climas templados. En estas áreas auque sus suelos
no son muy adecuados para la agricultura tradicional, el clima si permitiría la
producción de nopal verdura bajo sistemas hidropónicos. Donde la superficie
agricultura alcanza solamente un 6.72 % del total de la superficie del estado
(Gobierno del Estado de Nuevo León, 2009).

Sustratos

El término sustrato, que se aplica en agricultura, se refiere a todo material, natural o
sintético, mineral u orgánico, de forma pura o mezclado, cuya función principal es
servir como medio de crecimiento y desarrollo a las plantas, permitiendo su anclaje y
soporte a través del sistema radical, favoreciendo el suministro de agua, nutrientes y
oxígeno. El cultivo de plantas en sustrato difiere marcadamente del cultivo de plantas
en suelo. Así, cuando se usan contenedores, el volumen del medio de cultivo, del
cual la planta debe absorber el agua, oxígeno y elementos nutritivos, es limitado y
significativamente menor que el volumen disponible para las plantas que crecen en
campo abierto. (Calderón, www.viverosmininco.cl).

En la actualidad existen una gran cantidad de materiales que pueden ser utilizados
para la elaboración de sustratos, y su elección dependerá de la especie vegetal a
propagar, tipo de propágulo, época, sistema de propagación, precio, disponibilidad y
características propias del sustrato (Hartmann y Kester, 2002)

El cultivo en suelo presenta las ventajas de amortiguar interrupciones temporales de
agua y nutrimentos sin afectar seriamente el desarrollo, por lo que incrementa la
eficiencia en el uso de nutrimentos y agua (Villareal et al., 2002), comparado con el
uso de sustrato que requiere del 20 a 30 % más de riego para evitar acumulación de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
18
sales en el medio de cultivo, lo que significa pérdida de agua y nutrimentos. Sin
embargo entre las desventajas importantes del cultivo en suelo están la presencia de
enfermedades, así como los problemas de contaminación de suelos y/o metales
pesados. Actualmente, está surgiendo el interés en la producción en suelo bajo
condiciones protegidas o de invernaderos (Ojodeagua et al., 2008)

En cuanto al uso de sustratos inertes, se ha venido utilizando la lana de roca, la cual
también sufre por pérdidas importantes de agua y nutrimentos por efecto del drenaje.
Por otra parte el uso de tezontle como medio de cultivo se ha estudiado en la
producción de hortalizas desde hace unos 15 años. El tezontle es un material
considerado como inerte desde el punto de vista químico, cuyo extracto de
saturación tiene un pH próximo a la neutralidad, su capacidad de intercambio
catiónico es muy baja, tiene buena aireación y retención de humedad, la que varía
con el diámetro de las partículas, generalmente está libre de sustancias tóxicas y
tiene buena estabilidad física, además de su bajo costo de adquisición (Castellanos y
Vargas, 2003).

Los medios de cultivo hidropónicos en lo general emplean el agua como solución
nutritiva y medio principal, donde los sustratos más usados son: arena, grava, serrín,
turba, piedra pómez o vermiculita, como sustratos de soporte y/o anclaje para las
plantas. Estos pueden suministrar oxígeno, agua y nutrientes a las raíces de las
plantas, simulando lo que hace el suelo en su caso.

La capacidad de retención de agua de los sustratos se determina a partir del tamaño
de partículas, su forma y porosidad. El agua se retiene en la superficie de las
partículas y en el espacio formado por los poros; mientras más pequeñas sean las
partículas, estarán más cerca situadas unas de otras y, por tanto, mayor será el
espacio de los poros y su superficie, y de aquí que mayor cantidad de agua pueda
ser almacenada por éstas, lo que podría aumentar el número de días entre riegos. El
sustrato debe tener una buena retención de agua, y también debe poseer un buen
drenaje. Lo anterior sugiere evitar los materiales excesivamente finos, porque estos
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
19
provocan una retención excesiva de agua, lo que origina una falta de movimiento de
oxígeno dentro del medio.

La elección del sustrato se determina según su disponibilidad en el mercado, su
costo, calidad, así como el método de cultivo hidropónico que va a ser empleado. Un
sistema hidropónico por subirrigación con reciclaje, puede usar grava y/o arena con
cultivos relativamente grande, En general los sustratos no deberán contener
materiales tóxico. El serrín, por ejemplo, contiene a menudo NaCl, y si este es alto,
se debe lavar usando agua potable (Resh, 1992).

Otro factor importante de los sustratos, es la capacidad de intercambio catiónico
(CIC), la cual nos indica la capacidad de reacción del sustrato con el medio. La
Figura 1 muestra los niveles de CIC que suelen presentar los ingredientes más
habituales de los sustratos. Aunque en ocasiones se emplean sustratos que apenas
tienen una CIC muy baja, como la perlita, la arena de cuarzo fina y gruesa y el serrín
en bruto, los cuales son muy útiles como soporte y/o anclaje en plantas grandes,
pues la solución nutritiva que se aporte, es la única fuente de alimento para la planta,
lo cual en muchas ocasiones es lo más adecuado, para tener un balance adecuado
de nutrimentos.


Figura 1. CIC de diferentes tipos de sustratos utilizados como medio de cultivo para
soluciones hidropónicas.

Generalmente es más sencillo el manejo cuando el medio presenta cierta CIC, ya
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
20
que disminuyen los riesgos derivados de las pérdidas de nutrientes por lixiviación, a
causa de los frecuentes e intensos riegos a que se someten muchas plantas
cultivadas en contenedor.

Ventajas de los Cultivos Hidropónicos

La principal ventaja de un cultivo hidropónico, donde el nopal verdura puede estar
involucrado, es el poder desarrollar una producción intensiva, permitiendo obtener un
mayor número de cortes al año. El consumo de agua y nutrientes se reduce
sustancialmente a un mínimo. Tampoco se presentan pérdidas de nutrientes en el
suelo o que estos sean aprovechamiento por otras especies ajenas al nopal. Se
puede calcular una óptima relación y disponibilidad de los nutrientes, lo que permitiría
un crecimiento significativo, más rápido y con plantas más vigorosas.

Se puede obtiene uniformidad y calidad para el consumo humano de los productos
cosechados. En los sistemas hidroponía no se presenta la necesaria rotación de
cultivos, debido a la presencia de plagas y/o enfermedades o el agotamiento de la
fertilidad del suelo. Por otra parte y como un factor muy importante se promueve el
uso de los espacios prediales reducidos, que estén cercanos a la casa habitación
de los interesados, (Sánchez, 2000). Otras ventajas mencionadas por diferentes
autores son: que se utilizan nutrientes naturales y limpios. Puede cultivarse en
lugares donde la agricultura normal es difícil o imposible, también soluciona el
problema de producción en zonas áridas o que tienen problema de frío. La erosión
no se presenta por no trabajar con maquinaria a campo abierto, lo que ayuda a
eliminar parte de la contaminación de suelos. Permite producir cosechas fuera de
estación o temporada. Se puede tener cultivos en las ciudades y/o áreas muy
pobladas, pues se requiere mucho menor espacio y capital para una mayor
producción. También se tienen grandes ahorro de agua, la cual se puede reciclar con
la solución nutritiva, lo que permite un ahorro sustancial de fertilizantes (Vázquez et
al. 2009b y http://hidroponia.biz).



VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
21
Desventajas de los Cultivos Hidropónicos

Se debe conocer lo más posible, el manejo agronómico del cultivo o cultivos que se
desea trabajar. Las etapas fenológicas, en su fisiología, manejo vegetativo,
enfermedades, plagas que lo atacan, riegos, requerimientos nutricionales, etc.
También se requiere una previa capacitación teórico-práctica del sistema hidropónico
lo cual garantizaría una mejor producción.

La falta de experiencia en el manejo de las soluciones nutritivas, puede alterar su
composición, afectando negativamente a las plantas. Por lo que se requiere que los
técnicos le preparen las cantidades fija de cada fertilizante que se va a utilizar.

Finalmente se requiere mantener una constancia y dedicación en las labores
culturales del cultivo, de otra forma se puede provocar mermas sustanciales en el
rendimiento del cultivo, (Sánchez, 2000).

En cuanto a los sistemas hidropónicos, se presentan diferentes consideraciones
como las siguientes: Sistema hidropónicos abierto, es el que se deja con drenaje y
desecho de la solución, obedece a que la composición de la solución nutritiva se
puede controlar totalmente por el productor, si se aplica un esquema conveniente de
nutrición, los problemas debidos a la deficiencia de nutrientes, toxicidad, o salinidad
son poco probables. En los sistemas hidropónicos cerrados se permite la
recuperación y reciclaje de la solución, tienen menor consumo de agua y fertilizantes,
en cuanto a los elementos calcio (Ca
2+
) y magnesio (Mg
2+
) conservaron su
concentración dentro de intervalos apropiados por su menor consumo y por la
contribución constante a la dureza del agua de riego. Para un sistema de reciclaje se
requiere de un análisis químico periódico, generalmente cada dos o tres semanas,
para reajustar la solución nutritiva (García et al., 2008).

Agricultura Urbana con Nopalito de Azotea

La hidroponía es concebida también por la FAO como la Agricultura Urbana del
Desecho. Donde, en cualquier espacio por chico que éste sea como balcones,
azoteas, terrazas, etc. con un reducido consumo de agua y con un pequeño esfuerzo
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
22
físico, pero con mucha dedicación y constancia, se pueden obtener hortalizas
frescas, sanas y abundantes en cualquier lugar disponible del hogar (Izquierdo,
2003). En la Foto 1, podemos observar la producción de nopal verdura, usando el
cultivar Villanueva. Este es un esfuerzo de un particular, aprovechando los espacios
libres de la azotea de su casa. En esta plantación, donde además de producir un
alimento de primera calidad, también se obtuvieron beneficios colaterales sobre el
calentamiento de la casa, al bloquear las plantas la insolación incidente sobre la
casa. En este se puso un plástico sobre el piso, para su aislamiento y protección y
posteriormente las bolsas de plástico con las plantas. El sustrato utilizado fue suelo y
los riegos fueron a discreción de 2 a 3 por semana. El suelo utilizado fue un franco
arcillo arenoso y se fertilizo a base de N-P-K. El control de plagas y enfermedades
fue mínimo pues casi no se presentaron, debido al aislamiento de la plantación de
fuentes contaminantes. Resultados similares son reportados por Massad y Guerrero
(2006), los cuales reportan superficies grandes utilizadas por diferentes cultivos en el
aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam), la Biblioteca Pública de Vancouver, el Centro
de Danza Laban (Londres), el Hospital de Rehabilitación Schwab (Chicago) o el
Palais Omni Sports en París-Bercy (Francia) los cuales son edificios con azoteas
verdes. Green roofs, eco-roofs o roof gardens es la denominación con la que se
refiere a los terrados de construcciones urbanas que están total o parcialmente
cubiertas de vegetación.

Reportes de Producción Hidropónica de Nopal Verdura

Calderón et al. (1997), reportó la evaluación hidropónica de tres cultivares de nopal:
Reina, (O. amyclaea T.) tunero, Pelón (O. ficus-indica L. Mill) tunero y Milpa Alta, (O.
ficus-indica L. Mill) Verdura y tunero, usando cuatro niveles de salinidad (2, 7, 12 y 17
dS m
-1
). Estos fueron cultivados en un sistema hidropónico semiautomático. Como
sustrato para las plantas se utilizó tezontle a una granulometría de 2 a 4 mm. La
solución nutritiva empleada estuvo compuesta de N (150 mg l
-1
), P (40 mg l
-1
), K (225
mg l
-1
), Ca (210 mg l
-1
), Mg (40 mg l
-1
), Fe (12 mg l
-1
), Mn (2 mg l
-1
), B (0.6 mg l
-1
), Cu
(0.1 mg l
-1
), Zn (0.2 mg l
-1
) y Mo (0.05 mg l
-1
), la cual fue ajustada a un pH de 5.8. Los
resultados de este experimento señalaron diferencias significativas en el peso de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
23
materia fresca y seca entre los cultivares, observándose, una variación de la
velocidad de crecimiento y extracción nutrimental entre estos. En general, el tunero
pelón, alcanzó valores significativos superiores al nopal Reina y Milpa Alta, lo cual se
atribuyó al efecto de la expresión del carácter genotípico de cada cultivar y a la
temperatura prevaleciente durante el desarrollo del cultivo.


Foto 1. Nopal verdura de azotea. Sr. José de Villarreal Chapa. Calle Francisco I. Madero
Núm. 926. Col. Chapultepec. San Nicolás de los Garza, N.L. México.

Calderón et al. (1997), con respecto a los gradientes de salinidad evaluados, reportaron
que una CE de 2 mS cm
-1
produjo los mayores rendimientos en materia seca en los tres
cultivares, bajando progresivamente la materia seca, a medida que se incrementaba la
salinidad. La extracción nutrimental manifestó un comportamiento similar al de la materia
fresca y seca.

Al incrementar la CE en la solución nutritiva se observó un abatimiento en el crecimiento de
materia seca y la extracción nutrimental de las plantas, lo que significó que las altas
concentraciones de N, K
+
y Ca
2+
, provocaron un desbalance de nutrimentos, lo cual pudo
haber promovido un efecto antagónico de iones. Al incrementar las concentraciones de K
+
y
Ca
2+
en la solución nutritiva y mantener constante al Mg
2+
, se favoreció un desbalance en la
relación K
+
/Ca
2+
/Mg
2+
, dando como resultado de antagonismo catiónico. A partir del nivel de
7 mS cm
-1
de salinidad se observó un aumento en la concentración de K
+
y Ca
2+
en el tejido
vegetal (Cuadro 1).
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
24

Cuadro 1. Producción de materia seca y extracción nutrimental promedio de nopal bajo diferentes
gradientes de salinidad a los 209 días del transplante (Calderon et al., 1997).
C.E. PMS N P K Ca Mg
mS cm
-1
g planta
-1
mg planta
-1

2 13.77 a• 35.4 a 95.8 a 2914.3 a 117.3ª 233.9a
7 9.01 b 23.4 ab 82.9 ab 2234.1 b 111.9ª 93.7b
12 6.05 e 19.3 bc 33.8 b 1364.7 c 29.7b 46.7 c
17 4.07 e 9.6 c 17.1 b 812.9 c 22.8b 24.7 c
•Valores con la misma letra son estadísticamente iguales al 95%, de probabilidad.

Gallegos et al. (2000), evaluó bajo un sistema hidropónico la cinética de absorción de
los iones NO
3
-
y NH
4
+
en nopal en función de las fuentes de nitrógeno
Ca(NO
3
)
2
•4H
2
O y (NH
4
)
2
SO
4
a una concentración de 150 mg l
-1
. El trabajo se
establecido en macetas y se usó arena de río como medio de soporte. La arena de
río se pasó por una malla de 2 mm y se lavó con una solución de ácido sulfúrico
(0.2%). Gallegos et al. (2000), utilizo la misma formula de solución nutritiva que
reportó Calderón et al. (1997). En cuanto a los resultados de este experimento se
puede observar en la Figura 2, que se aprecia una tendencia clara a una mayor
absorción de nitrógeno en forma de N-NO
3
; registrándose un decremento en la
absorción de ambos tipos de iones a los 20 días del inicio del experimento, siendo de
mayor magnitud la reducción del N-NO
3
. Se considero que la absorción del nitrógeno
depende de la concentración del mismo, esto ya sea en la solución nutritiva del
medio hidropónico o del suelo.

El rango de concentraciones optima de de nutrientes para un cultivo, varía de
acuerdo al cultivo y a sus etapas fenológicas. Esto se aplica al nopal y a cualquier
otro cultivo, así como al tipo de sustrato que se utilice. En el Cuadro 2, se presentan
diferentes autores y las formulas más utilizadas de soluciones nutritivas, que han
dado buenos resultados en cultivos hortícolas, debido a que proporcionan una zona
de seguridad entre los valores mínimos y óptimos de nutrientes (Savvas, 2001).
En la Figura 3, los cambios registrados revelan un ligero incremento del pH de la
solución nutritiva suministrada con NO
3
-
, en tanto que en el caso del tratamiento con
NH
4
+
, la modificación del pH fue a la baja en forma más marcada.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
25


Figura 2. Absorción de N-NO
3
y N-NH
4
en plantas de Opuntia ficus-indica L. Mill. en
condiciones de hidroponía (Gallegos et al., 2000).



Figura 3. Cambios en el pH de la solución nutritiva producidos por plantas de Opuntia ficus-
indica L. Mill sometidas a las fuentes de N-NO
3
y N-NH
4
(Gallegos et al., 2000).





VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
26
Formulas de Soluciones más Utilizadas en Hidroponía

Todo lo anterior es de vital importancia debido a que cuando se diseña la
composición de nutrientes de una solución nutritiva se debe tener en cuenta los
límites máximos y mínimos de las especies iónicas y de sus proporciones mutuas a
fin de proporcionar a la planta las condiciones idóneas para su nutrición y evitar la
precipitación de sales. También estas condiciones deberán tomarse en cuenta en
cualquier intento de reciclaje de solución nutritiva a fin de que la adición de los
nutrientes consumidos, a través de las sales fertilizantes, mantenga las proporciones
de consumo de nutrientes en los niveles establecidos.

El Triángulo de Relaciones de Proporciones Mutuas de nutrientes propuesto por
Steiner (1980 y 1984), relaciona las proporciones óptimas de aniones y cationes en
una solución nutritiva. Si se toma esto como referencia las concentraciones utilizadas
o por utilizar por algunos autores, se podrían esperar diferencias a lo adecuado para
las plantas, según Steiner, 1980.

Cuadro 2. Composición en la concentración de soluciones nutritivas estándar, en mmol l
-1
(Saavas, 2001).
Macronutrientes Hoagland y Arnon
(1938)
Sonneveld y
Straver Pepini
Sonneveld y
Straver Rosas
NO
3
-
14.0 16.00 11.00
H
2
PO
4
-
1.0 1.25 1.25
SO
4
=
2.0 1.375 1.25
K
+
6.0 8.00 4.50
NH
4
+
1.0 1.25 1.50
Ca
++
4.0 4.00 3.25
Mg
++
2.0 1.375 1.125
mmol l
-1
= ppm peso molecular
-1


En el Cuadro 3, Carrasco e Izquierdo (1996), mencionan que las formulaciones de
una solución nutritiva se refieren a la concentración de los elementos nutritivos que la
componen, expresados generalmente, en partes por millón (ppm), miligramos por
litro (mg/l) o gramos por 1000 litros (g 1000 l
-1
). Existen un gran número de
formulaciones que difieren en los fertilizantes utilizados para aportar los elementos
nutritivos, pero no mayormente en los rangos de concentración óptimos de cada
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
27
elemento, como se muestra en el Cuadro 3. La forma en que manejaron la solución
nutritiva se muestra en la Foto 2 y 3, lo cual les permitió el reciclaje de la misma.


Foto 2. Estanque y Bomba impulsora no sumergible (Carrasco e Izquierdo, 1996).

Ejemplo de cálculo de ppm a mmol l
-1
. En el caso del calcio, este tiene un peso
molecular de 40 g y Hoagland y Arnon propones 160 ppm (Cuadro 3) por lo tanto la
ecuación dice mmol l
-1
=. ppm /(peso molecular) = 160/40 = 4 mmol l
-1
lo que coincide
con lo mostrado anteriormente (Cuadro 2).

Izquierdo (2003), trata de aglutinar las condiciones necesarias para establecer una
explotación de tipo comercial hidropónica y menciona los criterios más importantes
para ubicar una huerta hidropónica popular: 1
er
se debe disponer de un mínimo de 6
horas de luz solar al día en el lugar elegido, 2º Estar próximo a una fuente de
suministro de agua, 3
er
No estar expuesto a vientos fuertes, 4º Estar próximo al lugar
donde se preparan y guardan los nutrientes hidropónicos, 5º No estar excesivamente
sombreados por árboles o construcciones, 6º Contar con protección para evitar el
acceso de animales domésticos, 7º Proteger el área contra condiciones extremas del
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
28
clima y 8º Evitar los focos de contaminación con aguas de mala calidad y o suelos
muy pobres o contaminados.


Foto 3. Estanque y Bomba no sumergible con tubo descarga PVC usados para reciclar la
solución nutritiva (Carrasco e Izquierdo, 1996).

Cuadro 3. Rangos de concentración de elementos minerales esenciales (ppm) de diversos
autores (Carrasco e Izquierdo, 1996).


Mondragón y Pérez (2003), propone áreas semicomerciales donde utiliza un sistema
hidropónico con subirrigación y sustrato de grava como medio de crecimiento para la
producción de nopal forrajero, el cual contiene los siguientes componentes:

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
29
i) Tanque para el almacenamiento de la solución nutritiva.
ii) Bancales de plantación. De forma rectangular, cubriendo 18 m
2
cada uno de 15 m
de largo por x1.2 m de ancho y 0.30 m de profundidad.
iii) Medio de crecimiento. Grava volcánica roja, de granulometría entre 5 y 20 mm. La
grava, lava triturada, grava de basalto, porosa o no porosa o cualquier otro medio
rocoso inorgánico pueden ser también usados.
iv) Tanques de distribución. Construidos de mortero y tabiques, distribuyen y drenan
la solución nutritiva.
v) Red hidráulica. Una bomba de gasolina (4 HP) provee la fuerza y es conectada a
una red de tubos de PVC de 50 mm.

La solución nutritiva del Cuadro 4, se preparo en base a productos comerciales. Se
pueden usar dos métodos de preparación: soluciones madre o mezcla seca de
fertilizantes comerciales. En ambos métodos, los fertilizantes de baja solubilidad son
disueltos con anticipación y luego agregados a la solución. Después son agregados
los productos de reacción ácida, enseguida se adicionan los micronutrientes.

Cuadro 4. Solución nutritiva estándar utilizada en el trabajo (Mondragón y Pérez, 2003).
Fuente g/m
3
de agua Nutrimento
Nitrato de potasio 150 – 250 N
Ácido fosfórico 40 P
Nitrato de potasio 289.4 – 350 K
Nitrato de calcio 210 Ca
Sulfato de magnesio 40 Mg
Sulfato ferroso 12 Fe
Sulfato de cobre 0.1 Cu
Sulfato de zinc 0.2 Zn
Ácido bórico 0.6 B

El pH se debe mantener alrededor de 6.5, agregando ácido fosfórico o nítrico, de
acuerdo a los valores registrados, con promedios de conductividad eléctrica de 3.5
dS m
-1
o mS cm
-1
. La solución nutritiva se reemplaza cada 15 días, después de que
las plantas hayan consumido dos tercios del volumen inicial.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
30
La solución nutritiva se mueve del tanque de almacenamiento debido a la succión de
la bomba, y entonces es depositada en los tanques que alimentan la red de
distribución y a su vez a las camas del nopal. La misma fuerza negativa forza a la
solución hacia la superficie de las camas de cultivo. Una vez que la solución inunda
el medio, la bomba se detiene y comienza el drenaje por gravedad. Las camas de
cultivo son llenadas por pares. La solución nutritiva entra brevemente en contacto
con las raíces, reduciendo la evaporación y los riesgos de problemas de pudriciones.
Los mecanismos clave del sistema son la recirculación y el drenaje eficiente de la
solución. En el Cuadro 5, se evaluó la eficiencia del uso del agua (EUA) bajo
condiciones hidropónicas de 30 materiales forrajeros y algunos de doble propósito,
de los cuales se observó que los materiales que tenían una mejor EUA fueron los
RSA con 2.51 g ms
-1
l
-1
de agua consumida, siguiéndole el RSR con 2.36 g ms
-1
l
-1
,
después el cultivar 34 y el S34 sucesivamente. Lo anterior da una idea clara de que
el sistema hidropónico es mucho más eficiente que un sistema tradicional con riego
rodado.

El contenido de proteína es uno de los factores limitantes más importantes para la
gente así como para el ganado (Fuentes, 1992). El contenido de proteína cruda en
nopal silvestre varía de 2.72 a 5.8, lo que se considera insuficiente para cubrir las
necesidades de bovinos y ovinos, y si se usara como única fuente conduciría a
pérdidas de peso.

El contenido de proteína del nopal obtenido en hidroponía varió de 11.72 a 18.07 por
ciento para el cultivar LCNF y Pabellón Amarillo respectivamente. Estos valores
cubren los requerimientos mínimos para bovinos, ovinos y caprinos en pastoreo.

Vázquez et al. (2009a), presentaron un trabajo sobre la producción hidropónica
semicomercial de nopal verdura, utilizando agua con altos contenidos de sales. Se
usaron contenedores de forma rectangular (15.0 m x 1.10 m x 0.2 m), donde el agua
de riego disponible tenía alto nivel de salinidad (4.2 mS cm
-1
). Se balanceo con una
solución nutritiva, aplicándola por sub-irrigación hasta saturación. El agua de riego se
recicló a una cisterna para su uso posterior, revisando periódicamente el pH,
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
31
procurando mantenerlo entre 5.5-6.6 y en el caso de la C.E lo optimo sería
mantenerla en 2 mS cm
-1
, sin embargo el agua disponible para este experimento fue
salina. El retorno de la solución nutritiva se efectuó a través del mismo tubo
alimentador colocando en la cabecera de la cama de siembra el contenedor, ubicado
a nivel del suelo y de un volumen de 1.5 m
3
. En la practica, el reemplazo de la
solución nutritiva, esta determinada por la relación entre el volumen de la solución
retenida en un riego y la tasa de absorción y crecimiento de la plata. Por otro lado, el
nivel de remoción de nutrientes de la solución, que quedan remanentes en el
contenedor de reciclaje, se basa en la velocidad de absorción de los mismos. Los
elementos esenciales de Absorción Activa (que son de Remoción Rápida), el N-NO
3
,
N-NH
4
, P, K, Mn, son los que primero se reducen, después le siguen los de
Absorción Intermedia como el Mg, Fe, Zn, Cu, Mo y Cl los cuales no afectan el
balance de la solución y finalmente se tiene los de Absorción Pasiva (que son de
Remoción Lenta), como el Ca, B, S los cuales aumentan la concentración de la
solución. Por lo antes mencionado se considera que el reemplazo de dicha solución
se debe efectuar de los 12 a 15 días (Calderón, 2001).

El sustrato fue una mezcla de 73.88 % de arena, 12.72 % de limo y 13.40 % de
arcilla, fue previamente lavado y desinfectado con una solución con base en ácido
sulfúrico grado técnico. La solución nutritiva utilizada fue la sugerida por Robbins
(1946): 282 ppm de N, 60 ppm de P, 250 ppm de K, 200 ppm de Ca, 50 ppm de Mg,
0.5 ppm de Fe, 0.25 ppm de Zn, 0.25 ppm de Mn, 0.25 ppm de B, 0.02 de Cu, y 0.01
ppm de Mb. Los cultivares de nopal (Opuntia ficus-indica) fueron: Villanueva, Jalpa,
COPENA–V1, y COPENA-F1. Se realizaron 22 cosechas (cortes) de nopalito, una
vez por semana cada cosecha. El primer corte se efectuó dos meses después de la
plantación. En cada corte y cultivar se evaluaron las siguientes variables: rendimiento
(fresco), número de brotes, largo y ancho del nopalito, peso fresco, volumen y
número de nopalitos. El diseño experimental utilizado fue un bloques al azar, con
cuatro tratamientos constituidos por los cuatro cultivares con dos repeticiones.

En el Cuadro 6 se observan, los promedios de las variables componentes del
rendimiento para cada cultivar. Se discriminaron las variables usando intervalos de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
32
confianza (95 %) de cada tratamiento. Los valores mayores de rendimiento, longitud
y diámetro de nopalito fueron observados en el cultivar Villanueva. Para estas tres
variables el cultivar COPENA-V1 presentó los valores mayores. Las valores de
volumen en cm
3
, el Área foliar en cm
2
, el número de cladodios en forma decreciente
fueron presentados por los cultivares Jalpa y COPENA-F1 para estas mismas
variables.

Cuadro 5. Eficiencia del uso de agua del nopal cultivado hidroponía (Mondragón et al., 2003)
Genotipo Rendimiento
(g ms año m
-2
)
EUA
(g ms L
-1
)
RSA 2173.00 2.51
RSR 2041.03 2.36
34 1697.06 1.96
S34 1547.6 1.79
70 1531.70 1.77
Milpa Alta 1238.61 1.43
Villanueva 1173.95 1.35
Selección Pabellón 991.10 1.14
Pabellón amarillo 916.90 1.06
COPENA 689.00 0.80

Cuadro 6. Promedios de variables componentes del rendimiento en 22 fechas de corte de
nopalito.
CULTIVARES Longitud
(cm)
Diámetro
(cm)
Grosor
(mm)
Rendimiento
(kg ha
-1
)
Volumen
(cm
3
)
Área foliar
(cm
2
)
No. de
cladodios
Villanueva 15.22 7.57 6.2 3137.4 744.8 119.7 7.9
Jalpa 15.18 6.82 5.6 2521.8 634.2 109.5 7.1
COPENA F-1 15.50 5.23 5.8 2409.5 564.8 90.6 5.6
COPAENA V-1 14.69 7.32 6.6 2893.0 756.9 111.4 7.5
Significancia N.S. * * * * * *
Fuente: Vázquez et al. (2009a).

Los rendimientos totales de los 22 cortes realizados no presentaron diferencias
significativas, pero es importante destacar que a pesar de que se utilizó agua con un
nivel de 4.2 dS m
-1
, el cultivar Villanueva alcanzo 69 t ha
-1
, siguiendo COPENA v1
con 63 t ha
-1
, después siguió Jalpa con 55 t ha
-1
y finalmente el cultivar COPENA F1
con 53 t ha
-1
. Los resultados anteriores indican que cuando se cuanta con aguas
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
33
salinas, es posible balancear sus sales componentes, si es que se usa un sistema de
producción hidropónica, donde se pueden alcanzar rendimientos costeables para los
productores. Los rendimientos comerciales de nopal verdura en el estado de Sonora
se ubica en 80 t ha
-1
, en Morelos 70 t ha
-1
y el Distrito Federal, Baja California,
Jalisco y Oaxaca con 60 t ha
-1
respectivamente. Los rendimientos obtenidos en el
presente estudio superan los rendimientos promedio de algunas otras entidades de
México donde se reportan rendimientos con variación desde 80 hasta las 60 t ha
-1

por año (SIAP, 2007; Vázquez et al., 2009b).

Bibliografía

Ansorena M., J. 1994. Fundamentos de nutrición. En Sustratos. Propiedades y
Características. Ediciones Mundi Prensa. Madrid.

Calderón P., N., A. A. Estrada L. y J. de J. Martínez H. 1997. Efecto de la salinidad
en el crecimiento y absorción nutrimental de plantas micropropagadas de
nopal (Opuntia spp.). pp. 165-166. In: R. Vázquez A., C. Gallegos V., N.E.
Treviño H. y Y. Díaz T. (eds.). Conocimiento y aprovechamiento del nopal.
Memorias del 7
o
Congreso Nacional y 5
o
Internacional. Universidad de
Monterrey, NL., México.

Calderón O., A. A. Sustratos Agrícolas.
http://www.viverosmininco.cl/documentos/Sustratos.pdf.

Calderón O., A. A. 2001. Control de variables hidropónicas. En
http://www.drcalderonlabs.com/Publicaciones/
Control_De_Variables_Hidroponicas.htm

Carrasco G. y J. Izquierdo. 1996. Manual técnico La empresa hidropónica de
mediana escala: La técnica de la solución nutritiva recirculante ("NFT"). Por la
Oficina Regional de la FAO para América Latina y el Caribe, Organización de
las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Universidad De
Talca.

Castellanos Z., J., P. Vargas T. 2003. El uso de sustratos en la horticultura bajo
invernaderos. J. Castellanos Z. (ed) 2ª ed INTAGRI. México pp 124-150.

Ciencia Comité Norte. 2009. Vegetación de matorral del ejido Icamole en el municipio
de García N. L. http://ciencia.comitenorte.org.mx.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
34
CONAZA. 1993. Plan de Acción para el Combate a la Desertificación en México.
Primera Edición. Saltillo, Coah. pp 160.
http://www.conaza.gob.mx/libro/bibliografia.pdf.

De la Cruz C. J. A. 2009. La desertificación en el estado de Nuevo León. pp 265-275.
En el Ecocidio Mexicano, Ignorancia y Perversidad. 336 p. Universidad
Autónoma Agraria Antonio Narro. Primera Edición. ISBN. 978-607-7692-05-8.
Fuentes, R. J. M. 1992. Feeding cactus pear to dairy cattle in northern México. Third
Annual Texas Prickly Pear Council. Kingsville, Texas.

Gallegos V., C., E. Olivares S., R. Vázquez A. y F. Zavala G. 2000. Absorción de
nitrato y amonio por plantas de nopal en hidroponía. En Terra volumen 18
numero 2, pp 133-139.

García G., E.; M. Leal P.; E. González J. 2008. Evaluación de dos sistemas
hidropónicos (abierto y cerrado) con relación al uso de solución hidropónica
reciclada y producción de jitomate de exportación. En Tecnólog@ Vol. 1, No.
2, pp 54-66. CICATA-Querétaro-IPN. ISSN en trámite. México.

Gericke W.F. 1935. Photographs of experimental soilless cultivation of plants.
Collection Number: UARC ALBUM 34 UC Archives. California Agricultural
Experiment Station.

Gobierno del Estado de Nuevo León. 2009. Recursos Naturales de Nuevo León.
www.nl.gob.mx/?P=nl_recursos_naturales.

Handreck, K. and N. Black. 1991. Growing media for ornamental plants and turf.
Australia, New South Wales University Press, 4001p.

Hartmann, H. y D. Kester. 2002. Plant propagation. Principles and practices. Prentice
Hall. New Jersey. 880 p.

Izquierdo, J. 2003. FAO. Proyecto Regional para la superación de la Pobreza en
América Latina y el Caribe (RLA/86/004), desarrollado por el Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo. www.rlc.fao.org/prior/segalim/aup/

Jorba, M., y R. Vallejo. 2008. La restauración ecológica de canteras: un caso con
aplicación de enmiendas orgánicas y riegos. Ecosistemas. 17, 119-132.

Leiva F., C. 2009. Historia de la Hidroponía. En
www.corazonverdecr.com/historia.htm

Márquez H., C., P. Cano R. y N. Rodríguez D. 2008. Uso de sustratos orgánicos para
la producción de tomate en invernadero. Agricultura Técnica en México Vol. 34
Núm. 1 Enero-Abril 2008 p. 69-74.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
35
Márquez H., C. y P. Cano R. 2005. Producción orgánica de tomate cherry bajo
invernadero. Actas Portuguesas de Horticultura 5:219-224.

Massad F. y A. Guerrero Y. 2006. Azoteas verdes, jardines en las alturas.
http://foroarchivo.infojardin.com/diseno-jardines-paisajismo/t-186304.html.

Mondragón-Jacobo C. y S. Pérez-González. 2003. El nopal (Opuntia spp.) como
forraje. p 124-126. Estudio FAO de Producción y Protección Vegeta, 169.
Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.
Rome 2003 ISSN 1014-1227.

Mondragón J., C., S. de J. Méndez G. y G. Olmos O. 2003. El cultivo de Opuntia para
la producción de forraje de la reforestación al cultivo hidropónico: p 116-134.
En El nopal (Opuntia spp.) como forraje. Estudio FAO de Producción y
Protección Vegeta, 169. http://www.fao.org/docrep/007/y2808s/y2808s0f.htm

Ojodeagua Arredondo J. L.; Javier Z. Castellanos Ramos; J. J. Muñoz Ramos; G.
Alcántar González; L. Tijerina Chávez; P. Vargas Tapia; S. Enríquez Reyes.
2008. Eficiencia de suelo y tezontle en sistemas de producción de tomate en
invernadero. En Revista Fitotecnia Mexicana, octubre-diciembre, año/vol. 31,
número 004 Sociedad Mexicana de Fitogenética, A.C. Chapingo, México pp.
367-374

Resh, H. M. 1992. Cultivo en arena, Cap. 7. En Cultivos hidropónicos. Nuevas
Técnicas de producción. Ediciones Mundi Prensa, Madrid, España.

Robbins, W.R. 1946. Growing plants in sand cultures for expeimental work. In Soil
Science 62:3-22.

Samperio R., G. 2002. Hidroponía comercial, 6ª impresión. Por Editorial Diana S. A.
de C. V. Impreso en México.

Sánchez C., A. M. 2000. Hidroponía, una gota viva de esperanza. Programa de
Capacitación Productiva. (PRO.CA.PRO. – JUNAE – DINAE. MTSS).
asanchez@mtss.gub.uy

Santander F. 2007. Manual de hidroponía popular. Copyright www.elmejorguia.com
2005-2007. http://www.elmejorguia.com/hidroponia/La-hidroponia-popular.htm

Savvas, D., 2001. Nutritional management of vegetables and ornamental plants in
hydroponics. In: Dris, R., R. Niskanen, and S.M. Jain (eds). Crop Management
and Postharvest Handling of Horticultural Crops. Volume I: Quality
Management. Science Publishers, Enfield, N.H., U.S.A.: pp. 37- 87.

SIAP (Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera). 2007. SIACON 1980-
2006. Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y
Alimentación (SAGARPA), México. Página web: http://siap.gob.mx
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
36
Steiner, A.A., 1980. The selective capacity of plants for ions and its importance for the
composition and treatment of the nutrient solution. International Society for
Soilless Culture (ISOSC). Proccedings Fifth International Congress on Soilless
Culture, Wageningen, The Netherlands. 83-96.

Steiner, A.A., 1984. The universal nutrient solution. International Society for Soilless
Culture (ISOSC). Proccedings Sixth International Congress on Soilless
Culture, Lunteren, The Netherlands. 633-650.
Vázquez-Alvarado, R. E., E. Salazar-Sosa, J. L. García-Hernández, E. Olivares-
Sáenz, C. Vázquez-Vázquez, J. D. López-Martínez, I. Orona-Castillo. 2009a.
Producción de nopal verdura (Opuntia ficus-indica) en hidroponía empleando
agua con alto contenido de sales. J. PACD (2009) 11: 13–17.
http://www.respyn.uanl.mx/especiales/2009/ee-02-2009/index.html

Vázquez-Alvarado R. E., R. Valdez-Cepeda, y F. Blanco-Macias. 2009b. Riego y
fertilización del nopal verdura. Memorias del VII Simposium-Taller “Producción
y Aprovechamiento del Nopal en el Noreste de México”. Revista Salud Pública
y Nutrición. Edición Especial No. 2.

Villarreal R. M., E. R. García, E. T. Osuna, B. A. Armenta. 2000. Efecto de dosis y
fuente de nitrógeno en rendimiento y calidad de poscosecha de tomate en
fertirrigación. Terra 20: 311-320.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
PROGRESO EN LA IDENTIFICACIÓN DEL AGENTE CAUSAL DE
“ENGROSAMIENTO DEL CLADODIO O MACHO"

Peter Felker and Ronald Bunch
D'Arrigo Brothers Co., of CA, 21777 Harris Road, Salinas, CA 93908. USA
Peter_Felker@hotmail.com

Guy Russo and John A. Tine
Center for Functional Genomics University at Albany CRC 342C One Discovery Drive Rensselaer, NY 12144. USA

Abstract

Perhaps the most economically important disease of Opuntia ficus indica fruit cacti in
Mexico is the engrosamiento de cladodios or macho disease. The symptoms of this
disease, which has been suggested to be caused by a phytoplasma, are severe
stunting of cladodes, flowers and fruits. In the mid 1980s this disease appeared in
commercial cactus fruit orchards of D‟Arrigo Bros near Gonzalez, California. We
performed more than 30 PCR-based tests for viruses as well as various extraction
methods and polymerase chain reaction (PCR) tests for phytoplasmas but were
unable to find any of the known viruses or mycoplasmas in our strongly symptomatic
cactus with this disease. As almost all plant viruses go through a replication phase
involving double stranded RNA (dsRNA), we performed a dsRNA extraction and
identified a dsRNA species of about 600 bp. We then reverse-transcribed the
dsRNA, amplified the resultant cDNA by PCR, and cloned and sequenced the 600bp
fragment corresponding to the 600 bp dsRNA species that we had identified in
symptomatic tissue. When this sequence was compared to translated DNA in the
National Center for Biotechnology Information (NCBI) nucleotide data base (BLAST
analysis) it was most similar to the Tobacco bushy top virus (E score of 2e-
39
), which
is a single stranded RNA virus with no DNA intermediate. This virus falls in the
category of an umbravirus that can be spread by mechanical transmission and by
aphids. We have found cowpea aphids (Aphis craccivora), that are the vector for a
closely related umbravirus known as groundnut rosetta virus, on the unopened
flowers of cactus. By use of RT-PCR analysis with primers that were designed to
amplify the 600 bp fragment, we have this RNA in 16 out of 17 symptomatic plants
and in none of 13 non-symptomatic plants. We suggest that similar symptomatic cacti
in Italy, South Africa and Mexico be examined by extracting dsRNA and performing
RT- PCR with these primers to see if similar correlations between presence/absence
of this fragment and symptomatic plants can be obtained.







VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
38
Introduction

A disease of commercial fruit cacti (Opuntia ficus indica) that produces stunted
cladodes and fruit is commonly known as engrosamiento de cladodios (cladode
swelling) or “macho” and while absent in Texas and Argentina (P Felker, pers comm.)
is present in South Africa, California and is perhaps the most serious disease of
commercial fruit cactus production in Mexico (Pimienta, 1990; J. Mena, Pers comm.).

We were able to transmit the symptoms of this disease by grafting, thus confirming
the disease was not caused by edaphic conditions but rather a biological agent. The
causal agent has been suggested to be a phytoplasma (Pimienta, 1990, Cueto, 2002,
and Bertaccini et al., 2007). Phytoplasmas contain small genomes (about 500 kb)
(Lefting and Kirkpatrick, 2003), do not have a cell wall, only occur in the phloem, and
are transmitted by leafhoppers (Lee et al., 1998). Lee et al., (2004) have provided a
comprehensive classification system for phytoplasmas based on the sequences of
the 16S rRNA gene sequence.

As this disease was important in California cactus pear production, in 2004 research
began at D‟Arrigo Bros, in Salinas, CA to identify the causal agent for this disease. A
commercial pathology laboratory (www.calspl.com) was contracted and used PCR
and/or ELISA assays to examine the following 23 viruses or groups and found all of
them to be negative; Arabis Mosaic, Beet curly top virus, Begomo virus group,
Bromovirus group, Carlavirus virus group, Caumovirus group, Closterovirus group,
Cucumber mosaic virus, Oianthovirus group, IIar virus group, Luteovirus group,
Nepovirus group, Potexvirus group, Potexvirus group, Potl'virusgroup, Potyyirus
group, Potyvirus group, Tobacco mosaic virus, Tobacco ring spot, Tobacco streak,
Tobamovirus group, Tomato ring spot, Tomato spotted wilt virus, and Tospovirus
group. This laboratory also ground infected cactus tissue in buffer and mechanically
inoculated 3 seedlings of each of the following species Phaseolus vulgaris, Nicotiana
glutinosa, Nicotiana tobaccum xanthii, Nicotiana benthamiana, and Cucumis Sativus
but was unable to transmit the symptoms. This lab also tested for Xyella by PCR and
found that to be negative.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
39
Following the negative results with virus testing, we used various extraction
techniques and sets of nested primers (2 sequential PCR reactions with the second
reaction using primers inside the first set to increase sensitivity and specificity) to test
for the presence of phytoplasmas (Bertaccini et al., 2007). While Bertaccini et al.,
(2007) was able to find phytoplasmas in Opuntias from D‟Arrigo Bros plantations,
neither Lee‟s USDA laboratory, Kirkpatrick‟s UC Davis Laboratory or our Center for
Functional Genomics Laboratory in Albany, were able to repeat this finding on
duplicate Opuntia samples from the same plants.

For this reason we decided to re examine the possibility that a virus was the causal
agent using Valverde‟s (1990) innovative technique to screen for double stranded
RNA in our Opuntias. Valverde‟s (1990) rationale was “Single-stranded RNA viruses
compose approximately 90% of all known plant viruses. During their replication in
plant cells, dsRNA is produced as an intermediate product … and is consistently
present when a plant is infected with an ssRNA virus, regardless of the host”. Thus
screening for dsRNA is a general approach to find any unknown plant virus and that
by dsRNA extraction, conversion of dsRNA to complementary DNA, PCR, and
sequencing, one could detect unknown viruses.

Materials and Methods

The dsRNA purification procedure was as described by R.A Valverde et al. (1990).
Briefly, 3.5 grams of tissue was homogenized with a mortar and pestle in grinding
buffer. The homogenate was extracted with a mixture of phenol, bentonite and SDS,
mixed with ethanol, and bound to cellulose columns Whatman CF-11(Whatman,
Clifton, NJ) that were formed in the barrel of a 20 ml syringe . After washing to
remove ssRNA and DNA from the cellulose, purified dsRNA was eluted and
precipitated. The concentrated dsRNA was then analyzed by agarose gel
electrophoresis. The dsRNA was prepared for reverse transcription as described
(Potgieter et al., 2009) by ligating a specially designed, self-priming “anchor primer”
(5-/5Phos/GGA TCC CGG GAA TTC GGT AAT ACG ACT CAC TAT ATT TTT ATA
GTG AGT CGT ATT A-3) to the dsRNA . The ligated dsRNA was then denatured, and
cDNA was generated by reverse transcription with the Retroscript kit (Ambion, Austin,
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
40
TX) according to the manufacturer‟s instructions. The cDNA was subsequently
amplified with the Amplitaq Gold Kit (Applied Biosystems, Foster City, CA) and the
primer PC2 (5‟ –p-CCGAATTCCCGGGATCC-3‟) (Potgieter et al., 2009). The
reaction consisted of 5ul cDNA template, a 200 nM concentration of primer and a
reaction buffer containing 1.8 mM MgCl
2
, 200 µM each deoxynucleoside-5'-
triphosphate, and 2.5 U Amplitaq Gold DNA polymerase. The cycling parameters for

the reaction consisted of 1 cycle at 94°C for 5 min, 1 cycle at 72°C for 1 min (to fill-in
incomplete cDNA ends) followed by 35 cycles of 94°C for 30 sec, 67°C for 30 sec,
and 72°C for 4 min and a final extension step of 1 cycle 72°C for 5 min. Amplified
fragments were resolved on a preparative

1% agarose gel, and the 600 bp amplicon
was excised and purified by use of the QIAquick Gel Extraction Kit protocol (QIAGEN
Inc., Valencia, CA) according

to the manufacturer's instructions. The purified
amplicon was subsequently

cloned into the pCR2.1TOPO vector (Invitrogen,
Carlsbad, CA)

and transformed into chemically competent TOP10 cells (Invitrogen,
Carlsbad, CA). Clones were screened by DNA sequence analysis performed by cycle
sequencing with BigDye

v3.0 chemistry (Applied Biosystems, Foster City, CA) and
M13 forward and reverse oligonucleotide primers. Reactions were analyzed on an
Applied Biosystems 3730XL DNA Analyzer

(Applied Biosystems, Foster City, CA),
and data was assembled with the Sequencher

analysis software (Gene Codes
Corporation, Ann Arbor, MI).

To screen plants for the presence of the newly identified 600 bp RNA, we extracted
RNA from tissue samples with the RNaqueous kit (Ambion), performed reverse
transcription with Retroscript as described above, and used the resultant cDNA as
template for PCR with the primer pair dsRNAVirR (CGT ACG CGT AGG AAG ATT
CTT TGC AGG AG) and dsRNAVirF (GAT CCA ACC CAC CGA TGG AAG CCT).
The PCR conditions were essentially the same as described above.

Results

After dsRNA extraction of symptomatic tissue, a faint band of approximately 600 bp
was obtained. After reverse transcription, PCR amplification, cloning, and
sequencing, we found that this RNA fragment was 633 bp in length. When this
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
41
sequence was compared to all sequences in the National Center for Biotechnology
Information (NCBI) nucleotide data base using a nucleotide query (BLASTn), a short
97 bp subfragment that was similar to a Fig luteovirus JJW-2008 RNA-dependent
RNA polymerase (RdRp) (gb|FJ211075.1|, was found that had a score of E score of
2
-08
). When the NCBI data base for translated nucleotides was searched after this
sequence was translated to amino acids, (tBLASTx) the best fit was for Tobacco
bushy top virus (E score of 2e-
39
), a single stranded RNA virus of the Umbravirus
genus with no DNA stage. The complete sequence for this Tobacco bushy top virus
has been reported (Mo et al., 2003) from China, where the symptoms were initially
mistaken for a phytoplasma.

Umbraviruses can be transmitted mechanically or by aphids (Taliansky and
Robinson, 2003). If they are transmitted by aphids, they first must be encapsidated
with a coat protein produced by a companion virus known as a luteovirus.
Umbraviruses can multiply in the plant without the luteovirus after mechanical
transmission, but they cannot be transmitted by aphids without this coat protein. The
aphids for this transmission are very specific. The Tobacco bushy top virus is
reported to be transmitted by the green aphid (Myzus persicae). An umbravirus that is
slightly less related to our 600 bp fragment (E score of 4e
-36
), the groundnut rosetta
virus, is only transmitted by the aphid Aphis craccivora known commonly as the
cowpea aphid. This cowpea aphid is prevalent on winter legumes in California
(http://www.ipm.ucdavis.edu/PMG/r1301511.html). We have frequently observed the
cowpea aphid on the caps of Opuntia flowers several days before they open (Figure
1) and we have observed these cowpea aphids on the flowers of Opuntias that were
symptomatic for this “macho disease”.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
42

Figure 1. Cowpea aphids (Aphis craccivora) on an unopened floral bud of Opuntia ficus
indica. The dark shiny mature aphids that lay the young live can be seen as well as
the light tan recently aphids that recently emerged from the adults. The white empty
casts can be seen as well as some of the winged variants of these cowpea aphids.

The presence of the 600 bp fragment of the umbravirus was examined in RNA
extracted from tissues obtained from a variety of non-symptomatic and symptomatic
Opuntias from D‟Arrigo Bros plantations by RT-PCR as described above. Four
symptomatic and 4 non-symptomatic plants were selected from three ranches where
Opuntias are grown by D‟Arrigo Bros that are approximately 12 km apart. Due to the
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
43
cost of RNA extraction relative to DNA extraction, tissues from the non symptomatic
plants were pooled for analyses while the tissues from the symptomatic plants were
analyzed individually.

For many mature symptomatic plants, one side of the plant, or at least some of the
cladodes, are non symptomatic. We have found that by propagating new plants by
selective removal of non symptomatic cladodes, it is usually possible to obtain some
plants that no longer possess symptoms of the disease. For two plants that were
high value progeny of crosses i.e. 1-29-21 and 1-32-29, young tender, non
symptomatic cladodes were taken from sections of the plant that were non-
symptomatic. In the case of 1-29-21, these were planted in a randomized complete
block trial with 4 single plant replicates and in the case of 1-32-29, the cladodes were
planted in pots in the greenhouse where the new growth was examined for
symptoms. In both cases 2 of the four plants were symptomatic and two were
strongly symptomatic. Figure 2 shows an example of a plant taken from a parent plant
from which selective removal of non symptomatic cladodes was not successful in
eliminating the symptoms, and a 4 year old plant from which selective removal of non
symptomatic cladodes was successful in eliminating the symptoms.

As can be seen in Figure 3, the 600 bp band derived from the umbravirus was
present in the “non successful attempt to eliminate the symptoms 1-32-29”, absent in
symptomatic Ranch 18 plants 1, 2 and 3, present in Ranch 18 plant 4, present in
Ranch 7 plants 7, 9 and 15 and present in Ranch 9 plants 17, 19, 21 and 23. The
bands were absent from the pools; P1 consisting of two non symptomatic plants of
1-32-29 obtained by selective removal of symptomatic cladodes, P2 consisting of two
plants obtained by selective removal of symptomatic cladodes 1-29-21, and four non
symptomatic plants from each of ranches, 7, 9 and 18. The RNA quantities obtained
from this initial extraction of Ranch 18 plants 1, 2 and 3 were very low. When a new
extraction with more tissue from these samples was performed, the 600 bp band was
found in these three samples from symptomatic plants. In summary, the 600 bp band
was found in 12 of the 13 symptomatic plants and in none of the non-symptomatic
plants. Prior RNA extractions and RT-PCR found the 600 bp fragment in four mature
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
44
plants obtained from seed, including the original 1-29-21 plant, but not in a control
non-symptomatic plant. Taking these additional plants into consideration, we have
found the 600 bp fragment in 16 out of 17 symptomatic plants and in none of 13 non-
symptomatic plants.


Figure 2. Two plants propagated from non symptomatic cladodes from the same mature
partially symptomatic plant 1-29-21, that was derived from seed. On the left is a
symptomatic cladode about 1 year after planting and on the right is a non-
symptomatic plant 4 years after planting.

In summary, (a) the presence of a 600 bp fragment typical of an umbravirus in 16/17
symptomatic plants and in none of the non-symptomatic plants, (b) the presence of
the 600 bp fragment in symptomatic but not in non-symptomatic plants propagated
from a single plant, and (c) the presence of the known cowpea aphid vector of the
umbravirus groundnut rosetta virus on the unopened flowers of symptomatic plants in
the field, suggests that an umbravirus is responsible for the engrosamiento de
cladodios disease in California. However the 600 bp fragment has only 50% amino
acid identity to the best fit of known Umbraviruses, the Tobacco bushy top virus, and
we have not yet obtained the sequence of the full length RNA. In work to find the
complete sequence of the Tobacco bushy top virus, three RNA‟s of 4.5 kbp, 1.7 kbp
and 0.9 kb were identified and sequenced. The 0.9 kb satellite-like dsRNA was the
most abundant form of this virus in tobacco (Mo et al., 2003). In addition to the
presence of an umbravirus, if the virus is transmitted by aphids (and not
mechanically) there must be a helper luteovirus present to encapsidate the
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
45
umbravirus with a protein coat. At this time we have not found any RNA fragments
corresponding to these luteoviruses.

Reverse transcriptase PCR of Cactus Plants for ~600bp Virus Fragment.
Ladder 1-32-29 18-1 18-3 18-5 18-7 7-9 7-11 7-13 7-15 9-17 9-19 9-21 9-23 Ladder

Ladder P-1 P-2 P-3 P-4 P-5 Ladder
600 bp band

Figure 3. RT-PCR analysis of plants for presence of 600 bp band. Aliquots of RT-PCR
reactions were electrophoresed on 1% agarose gels and stained with ethidium
bromide.

Note: The top panel contains symptomatic plants consisting of; a symptomatic cladode from
1-32-29, 4 symptomatic plants from Ranch 18, four symptomatic plants from Ranch 7 and
four symptomatic plants from Ranch 9. The RNA quantity was low from samples 18-1, 18-3,
18-5 and when they were re extracted with more tissue, the 600 bp band was also found to
be present for these samples. The bottom panel consists of pools of non symptomatic plants.
P-1(Pool1) consisted of two non symptomatic plants obtained by selective removal of non
symptomatic cladodes from the partially symptomatic field plant 1-32-29, and P-2(Pool2)
consisted of two non symptomatic plants obtained by selective removal of non symptomatic
cladodes from the partially symptomatic field plant 1-29-21. P-3(Pool3) consisted of 4 non
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
46
symptomatic plants from Ranch 18, Pool 4, four non symptomatic plants from Ranch 7 and
Pool 5 four non symptomatic plants from Ranch 9. Pools 1, 3, 4 were negative and faint
background bands in pool 2 and 5 were not the correct size.

We are aware of other works (Bertaccini et al., 2007; Cueto, 2002) with data
supporting the hypothesis that the causal agent for engrosamiento de cladodios is a
phytoplasma. Perhaps in other very different environments, the causal agent is
indeed a phytoplasma. We suggest that the method we have described here be used
to test symptomatic and non-symptomatic Opuntia ficus indica cladodes in other
locations around the world to test for correlations with this umbravirus RNA fragment.

Liturature cited

Bertaccini, A. Calari, A and P. Felker. 2007. Developing a method for phytoplasma
identification in cactus pear samples from California. Bulletin of Insectology 60
(2): 257-258.

Cueto, J. R. 2002. Manejo e Identificacion del Agente Causal del Engrosamiento del
Cladodio en Nopal (Opuntia spp.) Tesis. Maestro en Ciencias en Biotecnologia
Agropecuaria, E Llano, Aguascalientes. México. 83p.

Lee, I.M., Gundersen-Rindal, D.E., and A. Bertaccini. 1998. Phytoplasma: Ecology
and Genomic Diversity. Phytopathology. 88: 1359-1366.

Lee, I. M., Martini, M., Marcone, C, and S. F. Zhu. 2004. Classification of
phytoplasma strains in the elm yellows group (16SrV) and proposal of
„Candidatus Phytoplasma ulmi‟ for the phytoplasma associated with elm
yellows. International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology 54:
337–347.

Lefting, L.W., and B. C. Kirkpatrick. 2003. Cosmid cloning and sample sequencing of
the genome of the uncultivable mollicute, Western X-disease phytoplasma,
using DNA purified by pulsed field gel electrophoresis. FEMS Microbiology
Letters 221-203-211

Mo X. H., Qin, X.Y., Wu, J., Yang, C., Wu, J.Y., Duan, Y. Q. , Li, T. F. and H. R.
Chen. 2003. Complete nucleotide sequence and genome organization of a
Chinese isolate of tobacco bushy top virus. Arch Virol 148: 389–397.

Pimienta, E. 1990. El Nopal Tunero. Guadalajara. Universidad de Guadalajara
Publisher. Jalisco, Mexico. 246 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
47
Potgieter, A.C. 2009. Improved Strategies For Sequence-Independent Amplification
and Sequencing of Viral Double-Stranded RNA Genomes. Journal of General
Virology. 90:1423-1432.

Taliansky, M. E., Robinson, D. J., and A. F. Murant. 1996. Complete nucleotide
sequence and organization of the RNA genome of groundnut rosette
umbravirus. Journal of General Virology. 77: 2335-2345.

Taliansky, M. E. and D. J. Robinson. 2003. Molecular biology of umbraviruses:
phantom warriors. Journal of General Virology. 84:, 1951–1960.

Valverde, R. A. 1990.. Analysis of double-stranded RNA for plant virus diagnosis.
Plant Dis. 74: 255-258.


































VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
NUEVOS HIBRIDOS DE Opuntia lindheimerii x O. ficus indica FORRAJEROS
SIN ESPINAS RESISTENTE AL FRIO

Peter Felker and Ronald A. Bunch
D‟Arrigo Bros of California, P.O. Box 850, Salinas, CA 93902, USA
peter_felker@hotmail.com

Juan Carlos Guevara
Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA-CONICET)
CC 507 (5500) Mendoza, ARGENTINA

Abstract

Progeny (127) of an interspecific cross between a spineless, red-fruited commercial
type O. ficus indica TAMUK 1281 as the female parent and a spiny O. lindheimerii as
the male parent were evaluated as 3-5 m tall, 4 year old plants in a rain-fed progeny
trial in Argentina for forage potential. While many of the seedlings were apomictic and
thus identical to the female parent, at least 45 % of the seedlings were true crosses
with 68% of those being spiny. Ten segregants had many of the characteristics of the
cold-hardy, spiny male parent (small fruit and bluish cladodes) but no spines and
were therefore selected for further evaluation of productivity, cold hardiness and
forage quality in replicated trials in the Province of Mendoza, Argentina. Five progeny
i.e. 42, 46, 80, 83 and 150 had much greater biomass productivity than the most cold
hardy spineless clone to date. i.e. O. ellisiana and all of these progeny had less frost
damage than O. ficus-indica. One clone (46) had zero damage that was equal to O.
ellisiana and various clones had minimal damage i.e. 83 and 94. It is suggested that
these progeny be evaluated for forage production in mountainous and/or northern
states in Mexico that have too much freezing weather for O. ficus indica.



Key Words: Cold hardy, forage, cactus, interspecific hybrid,





VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
50
Introduction

Both wild spiny cacti and planted spineless cacti have been an important forage
resource in Mexico. Flores and Aranda (1997) reported that 18 Opuntia species were
used as forage on the more than 3 million ha of rangeland in northern Mexico and
that 150,000 ha of cactus were planted by ranchers and small producers with
government support. Lopez et al., (1996) reported the use of 25 species and 12
varieties of Opuntia for forage in the Coahuila state of Mexico. Due to the extended
drought from 1993 to 1996, Flores and Aranda (1997) reported that more than
650,000 cattle died. However ranchers with cactus did not suffer such great losses as
those whose cactus ran out. Furthermore, reproduction rates and production levels
were greater for animals that received cactus supplements.

While a substantial portion of the cacti used for forage are non cultivated, spiny types,
there are some spineless forage plantations. If fencing can be provided, spineless
forage types such as O. robusta and O. ficus indica provide advantages over the
spiny types, both in ease of handling and in generally greater growth rates. Spineless
Opuntias have been extensively used for forage in Brazil, South Africa, and Tunisia
(Mondragon-Jacobo, and Perez-Gonzalez, 2001). All of the latter regions are in
USDA cold hardiness zone 9 and 10 where most of the fruit-producing O. ficus-indica
types can grow; however, none of O. ficus-indica types are adapted to regions with
more freezing weather. In Mexico there are substantial areas in northern Mexico
(States of Nuevo Leon, Coahuila, Chihuahua, Durango and Sonora) that are too cold
for routine production of Opuntia ficus indica and related species that could be used
for forage. A recent report suggests that spineless Opuntia spp clone 1233 for is
adapted to USDA cold hardiness zone 8 and O. ellisiana clone 1364 is adapted to
USDA zone 7 (Felker et al., 2006). Clone 1233 has high productivity even in the first
year being able to produce more than 100 cladodes. In Mendoza, Argentina, O.
ellisiana suffered no frost damage when temperatures dropped to -15
o
C during two
brief occasions (2-3 hours) in the winter of 2000 (Guevara et al., 2003). While O.
ellisiana has high productivity 3 years after establishment when it reaches a leaf area
index of 2 (Han and Felker, 1997), it would be desirable to have a spineless Opuntia
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
51
with the same cold hardiness of O. ellisiana (USDA cold hardy zone 7) but with much
faster growth rate. We report here data on cold hardiness and productivity of progeny
from the cross of O. ficus indica TAMUK accession 1281 (low cold hardy, spineless,
fast growing, red fruit, greenish pads) with the Texas native O. lindheimerii. (spiny,
cold hardy, red fruited, bluish pads).

Methods

Wang et al. (1996) reported emasculation and bagging techniques for Opuntia and
examined the sterility barriers between commercial O. ficus-indica fruit types, O.
lindheimerii, O. ellisiana and a few apparent hybrid species. O. ficus-indica was found
to produce fertile offspring when crossed with the spiny Texas native O. lindheimerii
but not with O. ellisiana or a putative hybrid forage clone 1233. In July 1998,127
progeny (about 10 cm tall and 0.5 cm in diameter) of the interspecific cross between
two wild, spiny Texas native Opuntia lindheimerii Texas A&M University Kingsville
(TAMUK) accession 1250 male parents and a spineless commercial Opuntia ficus
indica fruit type TAMUK accession 1281 were transferred from Texas A& M University
Kingsville to Argentina. The plants were established in January 1999 under drip
irrigation on the Universidad Nacional de Santiago del Estero experimental station
near Santiago del Estero, Argentina on a 1.7 by 3.0 m spacing. The cultural
operations included complete weed control in and between the rows. After
combinations of glyphosate and hand tools achieved virtually bare ground, diuron was
applied in a pressure regulated backpack sprayer with a boom of 4 nozzles (8001)
spaced 50 cm apart at a concentration of 35 g l
-1
of 85 % active compound. Diuron
was typically applied once in the spring at the onset of the rains, once in mid-summer
in the middle of the rainy season and once in late summer/fall to provide residual for
the coming year. The plants were fertilized yearly with 110 g per plant of 15-15-15 as
suggested by Potgieter (1996 pers comm.). Control of the burrowing insect
cactoblastis (Cactoblastis cactorum) was achieved with 4 yearly sprays of the
insecticide carbaryl (Sevin) at a dose of 1 g l
-1
active ingredient along with a
coadjuvant that we believe helps penetrate the cuticle to kill some of the larvae within
the cladode. The nematicide carbofuran (Furadan) was applied to the base of the
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
52
stems to control bacteriophagous nematodes that occurred above the soil line
(Doucet et al., 2002).

At four years of age (when they were 3 to 5 m tall) the progeny were evaluated for
fruit characters, spine characters, disease resistance, and form. As many of the
progeny strongly resembled the female parent and as apomixis (asexual reproduction
of seeds without fertilization) occurs frequently in Opuntia, we used Random amplified
polymorphic DNA (RAPD) techniques on four of the female looking progeny and
found they were apomicts. In addition, RAPD fingerprints of 9 of the non-female
looking progeny showed that they were in fact true crosses. Therefore, it became
easy to identify the true crosses phenotypically as progeny with any trait of the wild
male parent that was not in the female parent, i.e. spines, heavy glochids, bluish
cladode color, more round cladode shape, smaller and more narrow fruit were true
crosses. Using these criteria at least 45 % of the seedlings in the Argentine field trial
were true crosses with 68 % of those being spiny (Felker et al., in press). The fact
that the male was spiny, the female spineless and that 68 % of the true crosses had
some spines, would suggest that the presence of spines is probably a relatively
simply inherited trait. Some of the segregants had characteristics of the cold-hardy,
spiny male parent (small fruit and bluish cladodes) but without spines. Thus 10
spineless progeny of the O. ficus-indica 1281 x O. lindheimerii 1250 cross with small
bluish looking pads were selected for further productivity, cold hardiness, and forage
quality evaluation in replicated trial in the Province of Mendoza, Argentina in a zone
where no O. ficus-indica survived long term due to freeze damage (Guevara et al.,
2003).

Results and Discussion

Examples of previously described, cold hardy spineless forage types O. ellisiana
1364 (cold hardy to USDA zone 7) and O. spp 1233 (cold hardy to USDA zone 8) are
shown in Figures 1 and 2 respectively. Figure 1 illustrates four year‟s rainfed growth
of O. ellisiana in Kingsville, Texas (Han and Felker, 1997). While this planting was
less than 1.5 m tall, with this close spacing of 1.0 m x 1.5 m, after the plants reached a
leaf area index of 2.0, the productivity was 14.2 and 17.7 Mg/ha dry matter in years 3
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
53
and 4 (Han and Felker, 1997). In contrast, Figure 2 shows a one-year old plant of O.
spp 1233 that produced more than 100 new cladodes under rainfed conditions in
Argentina.


Figure 1. Four year‟s growth of O ellisiana in Kingsville, Texas where the dry matter
productivity in years 3 and 4 were 14.2 and 17.7 Mg ha
-1
dry matter respectively.


Figure 2. Example of one year‟s growth in Argentina at 650 mm/yr of more than 100 cladodes
from O. spp 1233 that is cold hardy to USDA cold hardiness zone 8.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
54
In the Argentine field trial examining all progeny of the O. ficus-indica 1281 x O.
lindheimerii 1250 cross, at 4 years of age, many of the bluish, spineless, progeny
resembling the cold-hardy male parent had many fold greater productivity than O.
ellisiana growing in an unreplicated trial 5 meters away. An example of a 3-year-old
spineless progeny between O. ficus-indica and O. lindheimerii that possessed
cladode shape and color of the male O. lindheimerii phenotype is presented in Figure
3.


Figure 3. Three year old thornless segregant #80 of cross between O ficus indica 1281 and
O lindheimerii 1250 with many characters of cold hardy Texas native male parent
with potential for forage production.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
55
A comparison of the biomass and cold hardiness of the ten spineless progeny
currently being evaluated in the Argentine central arid zone at lat 33º S by Juan
Carlos Guevara of IADIZA (Felker et al., 2009) is shown in Table 1. Clones 42, 46,
80, 83 and 150 had much greater biomass productivity than the most cold-hardy
spineless clone to date. i.e. O. ellisiana and all of the progeny had less frost damage
than O. ficus-indica. One clone (46) had zero damage (equal to O. ellisiana) and
various clones had minimal damage i.e. 83 and 94. Guevara (2009 pers comm.) is
currently examining the influence of various N and P fertilization application rates on
the biomass productivity, cladode protein content, and cold hardiness of these clones.

Table 1. Biomass and frost damage at El Divisadero Cattle and Range Experiment Station,
Mendoza, Argentina in a trial with 4 replications to accurately rank growth of Opuntia
ficus indica 1281, O. ellisiana,and spineless progeny of a cross between Opuntia
ficus indica (1281) x O. lindheimerii (1250).
Clone
Predicted fresh
wt plant
-1
(kg)
95% CI
plant
-1

Mean frost
damage (%)
95% Confidence
interval
42 6.33 1.94 6.15 11.0
46 7.99 0.81 0.00 0.0
64 4.37 1.92 8.63 7.8
80 5.59 0.34 1.73 1.7
83 6.16 1.52 0.93 1.1
85 2.99 0.84 5.03 8.7
89 3.98 0.96 1.43 1.9
94 3.90 0.58 0.85 1.1
97 3.39 0.67 3.73 3.0
150 9.54 2.36 2.85 1.9
O. ellisiana 3.74 0.66 0.00 0
O. ficus indica 1281 5.66 0.71 15.73 13.0
Note: The trial contained 4 randomized blocks with 5 plants per repetition on a 3 x 5 m
spacing. In the first year 100 g of 15-15-15 was applied per plant. Total biomass as plant
fresh weight (PFW) corresponding to two years of growth was estimated using the regression
equation: PFW = -1,466 + 0.407 (PCN) (Han and Felker, 1997). For determining the PFW of
O. ficus indica, several cladodes were weighed and an average weight was multiplied by the
number of cladodes per plant.

Guevara et al. (2009) have recently proposed that technical packages containing
fertilization to overcome the low natural N inputs of about 2 kg N ha
-1
yr
-1
, and
herbicides for weed control could achieve 40 t dry matter ha
-1
of 9.2 % crude protein
forage with 600 mm rainfall in 16 months. In Argentina where the plantations were
large enough (>200 ha) to minimize fixed costs of fencing, the internal rate of return
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
56
for these technical packages was approximately 17 %. Furthermore Guevara et al.
(2009) suggested that in 600 mm yr
-1
rainfall regions, given a daily fresh weight
requirement of 40 kg for cattle, and from 3 kg to 9 kg for sheep and goats, 1 ha would
support 25 cattle, and from 113 to 340 goats or sheep.

We would like to suggest that these 10 spineless progeny of O ficus-indica x O
lindheimerii be tested for productivity and protein content as a function of fertilization
and weed control in Mexico at high elevation locations in the states of Zacatecas,
Durango, Sonora and Chihuahua as well as low elevation regions of the most
northern states that experience 10 year record low temperatures close to -12 C.
These genetic materials are available in the USA from the USDA National Arid Land
Plant Genetic Resource Unit (NALPGRU) in Parlier, California as well as from J. C.
Guevara of IADIZA in Mendoza, Argentina who could provide additional useful
information on the management of these clones in range ecosystems in USDA cold
hardiness zones 7 and 8.

Literature cited

Felker, P., Paterson ,A., and Jenderek, M. M. 2006. Forage Potential of Opuntia
Clones Maintained by the USDA, National Plant Germplasm System (NPGS)
Collection. Crop Sci. 46:2161–2168

Felker,P., Bunch R. A., Borchert D. M. and Guevara J. C.. 2009. Potential global
adaptivity of spineless, progeny of Opuntia ficus indica 1281 x O lindheimerii
1250 as forage cultivars adapted to USDA cold hardiness zones 7 and 8.Acta
Horticultura number 811, pages 333-342.

Felker, P., Zapata,R., Wang X., Medina, D. Bunch R. and Paterson A. 2010. Fruit
characters among apomicts and sexual progeny of a cross of the Texas native
Opuntia lindheimerii 1250 with a commercial fruit type Opuntia ficus indica
(1281). J. Prof Assn Cactus Development (www.jpacd.org), in press.

Flores, C. and Aranda G. 1997. Opuntia based ruminant feeding systems in Mexico.
J. Prof Assn Cactus Development (www.jpacd.org), 2: 3-9

Guevara, J.C., J. H. S. Colomer, J.H.S, Juárez M.C. and Estevez O.R. 2003. Opuntia
ellisiana: cold hardiness, above-ground biomass production and nutritional
quality in the Mendoza` plain, Argentina. J. Prof Assn Cactus Development
(www.jpacd.org), 5: 55-64

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
57
Guevara, J.C., Suassuna, P. and Felker, P. 2009. Opuntia Forage Production
Systems: Status and Prospects for Rangeland Application.Rangeland Ecol
Manage 62:428–434

Han, H., and Felker. P. (1997). Field validation of water use efficiency of a CAM plant
Opuntia ellisiana in south Texas. 36: J. Arid Env 133-148.

Lopez, J.J., Rodriguez-G,A., Perez-R L. and Fuentes-R J.M. (1996). A survey of
forage uses of cactus in northern Mexico. J. Prof Assn Cactus Devel
(www.jpacd.org) 1:10-19

Mondragon-Jacobo, C and Perez-Gonzalez, S. (2001). Cactus (Opuntia spp) as
forage. FAO Plant Production and Protection Paper 169. FAO, Rome, Italy 146
pp.

Wang, X., Felker, P., Paterson, A., Mizrahi, Y., Nerd, A. and Mondragon-Jacobo, C..
(1996). Cross-hybridization and seed germination in Opuntia species. J. Prof
Assn Cactus Devel (www.jpacd.org) 1:49-60.





























VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
SISTEMAS DE PRODUCCIÓN DE NOPAL FORRAJERO EN BRASIL

Aldo Torres Sales
Condomino agroíndutrail de Amparo. Sítio Lagoa do Meio S/N Amparo CEP: 58548-000.
Paraíba, BRASIL
Estudiante de la Maestría en Ciencias en Innovación Ganadera del Departamento de Zootecnia.
Universidad Autónoma Chapingo. Carret. México-Texcoco km. 38.5, CP 56230. Chapingo, MÉXICO.
Tel. (595)952-1621.Correo-e: aldo@zootecnista.com.br

Resumen

Se estimó que el semiárido brasileño tiene una superficie cultivada con nopal
superior a 600,000 hectáreas, lo que coloca Brasil como el país con la mayor área de
nopal cultivada en el mundo, debido a que esta área es destinada la producción de
forraje. Brasil cultiva principalmente dos especies de nopal, en regiones más seca la
Opuntia ficus indica y en áreas de mayor humedad la Nopalea Cochenillifera.
Actualmente se emplea dos sistemas de cultivo el sistema tradicional y otro más
tecnificado llamado de cultivo intensivo. En el sistema de cultivo tradicional los
índices de productividad oscilan entre 30 a 50 toneladas de materia seca por
hectárea por año y en el sistema intensivo son superiores a 60 toneladas de materia
seca por hectárea por año. En Brasil, el Nopal es ampliamente utilizado en la
alimentación de ganado, bovino, ovino y caprino, presentando parámetros
productivos de mediana a alta eficiencia. Por ser un alimento de bajo costo de
producción se presenta como una opción viable para los sistemas ganaderos en las
porciones secas del mundo. Este artículo describe los sistemas de producción de
nopal forrajero en el semiárido brasileño.

Palavras-claves: Cactáceas; Forraje, Semiárido Brasileño

Abstract

It is estimated that semiarid of Brazil has a area planted with Cactus pear of over
600,000 hectares, putting Brazil as the country with the largest area of cactus grown
in the world, being that this whole area is intended for forage production. In Brazil is
grown mainly two species of cactus, in the driest regions Opuntia ficus indica and
more humid areas the Nopalea Cochenillifera. Currently uses two systems, the
traditional cultive and other more intensive, called tech of cultive intensive. In the
traditional farming system the rates productivity from 30 to 50 t of dry matter per
hectare per year and in the system intensive are greater than 60 t of dry matter per
hectare per year. In Brazil, Nopal is widely used in cattle feed, is cattle, sheep and
goat production showing parameters medium to high efficiency. Being a food low-cost
production is presented as a viable option for more for livestock systems in the dry
portions of the globe. This article describes the systems production of the cactus pear
to forage in the semiarid Brazilian.

Keyword: Cactuses; forage; semiarid Brazilian


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
60
Introducción

Cuando hablamos de Brasil, la primera imagen que viene a nuestra mente es de un
país con exuberantes selvas tropicales. Todos reconocen al ver una linda imagen de
la región Amazónica, con su exuberante flora. Pero en este país inmenso, casi de
tamaño de toda Europa, y 4.5 veces el tamaño de México, existe un área donde el
agua es un componente raro. Se sitúa en la parte noreste del país y cubre casi
900.000 km² (Figura 1). Esto es casi el equivalente de la superficie de la Francia y
Alemania juntas. En esta región viven más de 18 millones de personas, siendo por lo
tanto la región semiárida más poblada del mundo. Actualmente, cerca de 17.9 % del
rebaño bovino, 49.8 % del efectivo ovino y 89.0 % del rebaño caprino brasileño son
criados en esta región (Araújo Filho y Crispin, 2002).

El semiárido brasileño se caracteriza por presentar precipitaciones inferiores a 800
mm anuales, aunque esta precipitación pluvial se concentra en 4 meses. Otro factor
característico es índice de aridez de Tornthwaite hasta 0.5 lo que permite déficit
hídrico en más de 75 % del año.

En el semiárido brasileño predomina un tipo vegetación llamado “Caatinga” siendo
constituido en 73 % por plantas xerófilas y entre estas muchas cactáceas, altamente
resistente a largos periodos de estiaje, en ajustamiento fitologico único en el mundo
de los vegetales para las condiciones adversas de medio, con aproximadamente
930 especies vegetales catalogadas. Según Gonzaga (2006) la Caatinga es el
pastizal mas denso de del mundo.
Hoy en esta región de muchas cactáceas vive el nopal siendo cultivado en todos los
estados del semiárido brasileño. Datos oficiales (EMEPA 2005) reportan que exista
600 mil hectáreas cultivados con nopal en Brasil, aún en la practica puede ser
constatada que esta área cultiva 2 veces mas que lo que relata las literaturas.
Aunque estos datos subestimen la real producción sitúa a Brasil como el país con la
mayor área cultivada con nopal en el mundo.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
61

Figura 1: Ubicación del semiárido Brasileño.

La introducción del nopal en Brasil relata que las primeras plantas del nopal fueran
traídas de Portugal en el año de 1978 con finalidad de hospedar el insecto
Dactylopius coccus Costa (Lopes., 2006) muy conocido aquí en México como la
cochinilla de carmín, pero estos primeros criaderos de cochinillas no prosperaran.
Con el fracaso, el nopal pasó a ser cultivado como planta ornamental, cuando un día
por casualidad se observó que los animales se alimentaban de esta planta. Esto
despertó el interés de los ganaderos en cultivar esta planta con mayor intensidad
principalmente en regiones que antes parecían impropias para cualquier cultivo.

En la actualidad el nopal es la base de los sistemas de producción de leche Bovino o
Caprino de semiárido brasileño. Aunque es una importante fuente de alimento para
los animales destinados a la producción de carne manejados en sistema de pastoreo
en la Caatinga.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
62
En el semiárido de Brasil los ganaderos que allá son llamados de Sertanejos
acostumbran a decir la siguiente expresión: “Lo que seria de esta tierra seca sin
nuestro oro verde” esta frase fue creada en homenaje al nopal.

Sistemas de Producción de Nopal Forrajero en el Semiárido de Brasil

Variedades de Nopal Cultivados en Brasil

En Brasil, hay predominancia de tres variedades: dos variedades la Gigante y
Redonda son de la especie O. ficus-indica y la var. Miúda es de la especie N.
cochenillifera (Figura 2) estas dos especies son inermes o sea no poseen espinas.
Las variedades oriundas de la especie O. ficus indica son cultivada en regiones que
presentan menores índices de precipitación (abajo de 700 mm), o sea toleran
periodos más largos de estiaje. La Miúda es ampliamente cultivada en regiones de
mayores precipitaciones (superiores a 700 mm).

En las ultimas dos décadas una serie de importaciones y cruzamientos fueran
realizados con la finalidad de mejorar las producción de fitomasa del Nopal,
destacando el cultivar producido por el Centro de Investigación de Estado de
Pernanbuco, la variedad IPA-20 que se estima que se produzca 50% forraje que las
variedades Gigante y Redonda (Santos et al. 2000).


(a)
(b)

(c)
Figura 2. Principales variedades de nopal cultivadas en el semiarido brasileño: (a) Gigante
(b) Redonda (c) Miúda.

Sistemas de Cultivos

En Brasil básicamente se puede caracterizar dos sistemas de producción de Nopal,
el método tradicional que esta ampliamente difundido entre los ganaderos, y el
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
63
método llamado de Tecnología de cultivo intensivo de nopal. Como las dos formas de
cultivo son totalmente distintas describiré estas tecnologías en dos partes:

Tecnología de Cultivo Tradicional

Preparación de la Tierra

La preparación del suelo empieza en el tercio final del periodo seco (3 meses antes
de la época de lluvia) se hace un rastreo superficial del suelo con la finalidad de
permitir una mayor aeración del suelo.

Selección de Cladodios y Plantío

El primer pasó esta en hacer la selección de los cladodios para ser futuras plantas en
campo, se busca los cladodios más bonitos, que no presente imperfecciones y que
ya este maduro. Otro aspecto importante es la cuestión sanitaria evitando cladodios
que presente cualquier signo de enfermedad o plaga.

Se maneja dos épocas de plantío, una en el periodo seco (2 meses antes de las
lluvias), cuando se utiliza esta técnica no se hace necesario hacer “deshidratación”
de los cladodios, una vez que el contenido de agua en el suelo es muy bajo en el
periodo inicial de desarrollo del nopal, evitando así la putrefacción o vulgo
“acamamiento”.

Cuando se maneja la segunda época de plantío se cosecha las pencas, se deja en
reposo a la sombra por un periodo mínimo de 15 días, la principal finalidad esta en
disminuir el contenido de agua en los cladodios evitando así la putrefacción de los
mismo en campo. la época de plantío para este segundo caso es en inicio del
periodo de lluvias.

Asociación con otras Plantas

En Brasil es común hacer asociación de nopal con otras plantas, entre estas
destacamos maíz, sorgo y Mezquite, que son sembradas entre hileras. Para el caso
de mezquite se disminuí en un 40 % la densidad de plantas de nopal, por ser una
planta fuerte competidora por el agua.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
64

El plantío se hace enclavando una tercera parte del cladodio en el suelo, con la parte
de la articulación para el suelo (Figuras 3).

(a)

(b)

(c)
Figura 3. Control de plantas invasoras (a), deshidratación del cladodio (b) y siembra
de cladodio (c) (Lopes, 2007).

Espacio entre Plantas

Los espacios mas utilizados en este sistema de cultivos están entre 1.0 a 2.0 metros
entre líneas y 0.25 a 1.0 entre plantas, dentro de este rango son utilizados los
diferentes tipos densidades de planta por hectárea (2.0 x 1.0; 1.5 x 0.5; 1.0 x 0.75;
etc.) se muestran en la Figura 4.


(a)

(b)

(c)
Figura 4. Espaciamientos utilizados en el semiárido brasileño (a) 1.0 m x 0.5 m; (b) 1.5 m x
0.25 y (c) 1.5 m x 1.0 m (en consorcio con maíz).

Fertilización

En este sistema la fertilización básicamente utilizada es la orgánica con la utilización
de 20 t de estiércol ha
-1
.





VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
65
Control de Plantas Invasoras

En esto sistema se hace control de plantas invasoras de forma manual a través de
azadón.

Productividades

Las productividades conseguidas en esto sistema de producción oscilan de 30 a 50
tonelada de materia seca por año. Esta oscilación se dará en función de la
precipitación pluvial de cada región.

Costos

El costo por hectárea en los sistemas convencionales oscila entre 8,000.00 a
25,000.00 (ocho mil pesos a veinticinco mil pesos).

Tecnología de Cultivo Intensivo

Esta fue una tecnología creada por el Ing. Agro. Paulo Suasunna al final de la
década de los 90 y se adopta prácticas de manejo más intensivo para cultivo de
nopal.

Preparación del Suelo

En esta tecnología se hace la utilización de maquinarias agrícolas más pesadas para
preparar el suelo como son: subsuelador, aración labranza. Hecho esto se hace
surcos en el suelo.




Figura 5. Preparación de suelo para plantación de nopal (Suassuna, 2007).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
66
Selección y Plantío

La selección de los cladodios es la misma que se utiliza para el modelo tradicional,
en el sistema intensivo se hace la deshidratación de cladodio (aproximadamente 15
días) debido a que la plantación ocurre al inicio de la época de las lluvias.

Espaciamientos

El espaciamiento utilizado en esté sistema es 1,80 metros entre filieras y 0.09
metros entre plantas.


Figura 6. Siembra de nopal en el sistema de cultivo adensado (Suassuna, 2007).

Fertilización

En este sistema se utiliza dos fases de fertilización una al inicio del plantío y otra
durante la permanencia del plantío.

Al inició del plantío se utiliza 216 gramos de estiércol (Bovino, ovino o caprino) por
metro lineal cultivada asociado a 2.7 kg de superfosfato simples por metro lineal
cultivada.

Durante la permanencia del cultivo, en el primero año se realizan 3 aplicaciones de
urea con 36 gramos por metro de línea cultivada. A partir de segundo año se basa la
aplicación de fertilizantes en función de análisis de suelo.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
67

(a)

(b)
(c)
Figura 7. Fertilización de nopal en cultivo intensivo. (a) Fertilización orgánica de siembra; (b)
Fertilización química; (c) Fertilización orgánica pos plantío.

Control de plantas invasoras y enfermedades

En esto sistema se hace uso de herbicidas para control de las maleza y para el
control de insectos se hace uso de la aplicación (Confidor, Provado, Carbaril,
Endosulfan, o Carbofuran) asociado a un fungicida (Metiltiofan).

Productividad

Las productividades conseguidas en promedio es de 600 toneladas de materia verde
por año (60 t materia seca
-1
).


Figura 8. Nopaleras en época de cosecha.

Costos

El costo por hectárea en este sistema es de 46,000.00 (cuarenta y seis mil pesos).

Para mayores detalles de esto método de cultivo consulte el articulo de Suassuna,
(2006).






VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
68
La utilización del Nopal en la Alimentación de Rumiantes

El nopal es ampliamente utilizado como fuente de forraje en el semiárido de Brasil,
en este capitulo se describe las formas de utilización para diferentes especies
(Bovinos, caprinos y ovinos).

Nopal en la Alimentación de Bovinos de Leche

En la alimentación de bovinos de leche se utiliza nopal picado directamente en
comedero (figura 9 (a)). Wanderley et al. (2001) utilizando dietas con 36 % nopal, 64
% ensilado de maíz y 1 kg de concentrado para cada tres litros de leche en vacas
Holstein en condiciones de semiárido obtuvieran producciones en promedio de 26.5
kg leche
-1
día
-1
con perdidas de peso vivo de 100 gramos diario. En otro trabajo
Santos et al. (2000) alimentando vacas Girholando con 75 % de nopal y 25 % de
ensilado de maíz mas 1 kg de concentrado obtuvieran producciones de leche
promedia de 9.5 kg en una lactación corregida para 305 días.

Nopal en la Alimentación de Bovinos de Carne

En semiárido de Brasil también se utiliza el nopal en engorda de bovinos, Vianna et
al. (1965) ofreciendo nopal asociado a una suplementación de un concentrado
proteico, melaza, harina de yuca y mezcla mineral obtuvieran ganancias de peso de
950 gramos día
-1
. Lo que demuestra ser una fuente barata de alimento y adaptada a
trópicos secos.

Nopal en la Alimentación de Caprinos

El nopal se utiliza en la dieta de caprinos, principalmente en la alimentación de
caprinos de lecheros. Así como en bovinos para caprinos el nopal es ofrecido a los
animales picado aunque para los pequeños rumiantes el tamaño de las rebanadas
debe ser menores, exigiendo un poco mas de trabajo sí fuera picada con cuchillo o
la utilización de equipos específicos para el caso del corte en máquinas Figura 9
(b).

Nopal en la Alimentación de Ovinos
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
69

Substituyendo maíz por nopal en dieta para borregos Veras et al. (2005) observo que
las sustitución en un 33% promueve la disminución de los costos generales de
producción Figura 9 (c).


(a)

(b)

(c)
Figura 9. (a) Vacas lecheras, (b) cabras lecheras y borregas alimentados con nopal.

Enriquecimiento Proteico de Nopal

La técnica consiste en hacer una biofermentación aeróbica en con la levadura
Saccharomyces cerevisiae en macetas por un periodo de 12 horas. Según Araújo et
al. (2007) la utilización de 2 % de levadura proporciona 100 % de aumento en los
niveles de proteína cruda con rentabilidad económica de un 30 % en la explotación
de borregos.


(a)

(b)

(c)
Figura 10. (a) Inoculación de substrato al nopal picado, (b) producto en fermentación, (c)
producto de la biofermentación.

Conclusiones

La exploración ganadera de las regiones semiáridas y áridas es fuertemente
afectada por las constantes sequías e irregularidades de las lluvias, causando así,
una baja disponibilidad de forrajes, haciendo que los ganaderos utilicen alimentos de
alto costo, ocasionando mayores costos de producción. El nopal se presenta como
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
70
una alternativa para estas regiones por su alta eficiencia en utilización de la lluvia.
Entonces cuando se maneja de forma adecuada la nopalera se torna una excelente
fuente de forraje de bajo costo y buena cualidad para regiones secas, además de
suplir al animal en parte de sus necesidades de agua. Por lo tanto la asociación de
nopal con alimentos de bajo costo, permite a las regiones secas del planeta una
mayor viabilidad económica de sus sistemas de producción ganadero.

Bibliografia

Araújo, L. F.; Brito, E. A.; Neto, B. M.; Oliveira Júnior S.; Santos E. S. 2000.
Bioconversão da palma forrageira. Tecnol. & Ciên. Agropec., João Pessoa,. .1
(1): 59-61.

Araújo Filho, J. A.; Gadelha , J. A.; Crispim, S.M.A.; Silva, N.L. 2000. Pastoreio
Múltiplo em Caatinga Manipulada no Sertão Cearense. III - Desempenho dos
Ovinos. In: REUNIÃO ANUAL DA SOCIEDADE BRASILEIRA DE
ZOOTECNIA, 37., 2000, Viçosa-MG. Anais... Viçosa-MG: SBZ. Vol. 1, p.112.

Araújo Filho, J.A; Crispin. 2000. Pastoreio combinado de bovinos, caprinos e ovinos
em áreas de caatinga no nordeste do Brasil. In: I Conferência Virtual Global
sobre Produção Orgânica de Bovinos de Corte. 1,.2002, Campo Grande – MS.
Anais... Campo Grande – MS: EMBRAPA. Vol. 1 pp.1-7.

Empresa Paraibana de Pesquisa Agropecuaria. 2009. Disponible en:
http://www.paginarural.com.br/noticia/83097/paraiba-emepa-lanca-variedades-
de-palma-resistentes-a-cochonilha acceso en 15 de agosto de 2009.

Lopes. B.E. 2007. Palma Forrageira: Cultivo, Uso Atual e Perspectivas de Utilização
no Semi-árido Nordestino. EMEPA.

Santos, M. V. F. dos; Lira, M. de A.; Farias, I.; Burity, H. A.; Nasimento, M. M. A.;
Santos, D. C.; Tavares Filho, J. J. 1990. Estudo comparativo das cultivares de
palma forrageira “Gigante”, “Redonda” (Opuntia ficus-indica Mill) e “Miúda”
(Nopalea cochenillifera Salm-Dick) na produção de leite. Revista da Sociedade
Brasileira de Zootecnia, Viçosa. .19 (6): 504-511.

Santos, D. C. dos; Santos, M. V. F.; Dias, F. M.; Lira, M. A. 2001. Desempenho
produtivo de vacas 5/8 Holando/Zebu alimentadas com diferentes cultivares de
palma forrageira (Opuntia e Nopalea). Rev. Bras. Zootec., Viçosa. Vol. 30, No.
1. Disponível em:
http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S151635982001000100
003&lng=pt&nrm=iso>. Acesso em: 16 out 2006.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
71
Suassuna, P. 2008. A Review of Applied Opuntia Forage Production Technologies
and Costs for Northeastern Brazil. JPACD. 10:171-197.

Véras, R. M. L.; Ferreira, M. de A.; Cavalcanti, C. V. de A.; Véras, A. S. C.; Carvalho,
F. F. R. de; Santos, G. R. A. dos; Alves, K. S.; Maior Jínior, R. J. 2005. de.
Substituição do milho por farelo de palma forrageira em dietas de ovinos
emcrescimento. Desempenho. Revista Brasileira de Zootecnia. 34 (1): 249-
256.

Viana, S. P.; Souto, J. P. de M.; Coelho, A. de A.; Estima, A. L.; Aarújo, P. E. S. de;
Tavares, A. de L. 1965. Alimentação de bovinos manejados em regime de
confinamento. Recife: IPA. (IPA. Boletim Técnico, 12). 8p.

Wanderley, W. L. 2001. Palma forrageira (Opuntia ficus-indica Mill) em substituição à
silagem de sorgo (Sorghum bicolor (L.) Moench) na ração de vacas
holandesas em lactação. Recife: UFRPE. Tese Mestrado. 41 p.































VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
EL NOPAL EN LA PRODUCCIÓN DE BIOCOMBUSTIBLES

S. de Jesús Méndez-Gallegos, Dietmar Rössel, Alejandro Amante-Orozco, Adrián Gómez-González y
Javier E. García-Herrera
Colegio de Postgraduados, Campus San Luis Potosí, Iturbide # 73, Salinas de Hgo.
SLP. C.P.78600. MÉXICO. Tel. (496)9630240. Correo-e: jmendez@colpos.mx.


Resumen

Ante la problemática actual de nuestro país de generar recursos energéticos menos
contaminantes y renovables, el aprovechamiento de residuos del nopal con fines
energéticos resulta una opción interesante puesto que se establece y desarrolla en
zonas marginales para otro tipo de agricultura y adicionalmente podría ser usada en
la recuperación de suelos pobres y erosionados. Los bioenergéticos obtenidos de la
biomasa del nopal, adicionalmente son considerados inagotables, limpios y pueden
ser utilizados de manera autogestionada, ya que tienen la ventaja de ser
aprovechables en el mismo lugar donde se producen. Además, tienen la ventaja de
complementarse con otras energías alternas favoreciendo la integración entre ellas.

Abstract

Given the current problems of our country to generate renewable and cleaner energy
resources, cactus is an interesting option to be used as an energetic resource since it
is established and developed in marginal areas for other cultivars and additionally
could be used in the recovery of poor and eroded soils. The bioenergy from cactus
biomass is considered inexhaustible, clean and can be used in a self-maintained
manner, as they have the advantage of being usable in the same place where they
are produced. They also have the advantage that can be supplemented with other
alternative energies by further promoting the integration between them.



Palabras clave: Opuntia, energías alternas, bioenergía





VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
74
Introducción

Al ritmo de extracción actual, nuestro país cuenta con reservas probadas para siete
años; la exploración y explotación de nuevas reservas requeriría de entre 6-8 años y
una fuerte inversión de recursos económicos que en este momento el país no tiene.
Asimismo, los problemas de salud y ambientales causadas por emisiones producto
de la quema de combustible fósil se agravan día con día.

El reemplazo de las fuentes energéticas convencionales requiere de la aplicación de
una serie de medidas y tecnologías muy diversas. Dentro de estas opciones destaca
el empleo de las energías alternas tales como: solar, hidráulica, geotérmica, eólica y
la obtenida a partir de la biomasa o bioenergía. La obtención de biocombustibles a
partir de la biomasa genera beneficios económico-sociales y ambientales y además
contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Ante el reto de responder a las necesidades del país en la búsqueda de nuevas
fuentes energéticas, el nopal (Opuntia spp) presenta ventajas en relación a otras
especies dado que su alta eficiencia productiva, amplio rango de adaptación, rápido
crecimiento y bajos requerimientos de insumos, constituye una opción energética
viable, ya que de sus tallos y frutos es posible obtener biogás, biodiesel y bioetanol o
productos semiterminados que pueden ser empleados directamente.

En este contexto, se presentan preliminarmente las alternativas potenciales del uso
del nopal como insumo para la obtención de bioenergéticos. Esto representa una
excelente oportunidad para la diversificación de las actividades productivas de los
productores de nopal, al obtener mayor valor agregado a la cadena agroindustrial,
atraer inversiones, generar empleo rural y sobre todo la elevación de la calidad de
vida, mediante la autogeneración de su energía.

Contexto Energético Actual y su Relación con el Cambio Climático

A lo largo de la historia, los combustibles fósiles han sido la principal fuente primaria
de energía. No obstante, el petróleo y sus derivados, como fuente de energía no
renovable, están presentando señales de agotamiento y se estima que a mediano
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
75
plazo ya no será posible cubrir la demanda mundial (IICA, 2007). Este abatimiento
de las reservas petroleras es una problemática actual a nivel mundial y México no
está ajeno a dicha situación por lo cual el Estado debe aplicar medidas urgentes y
dar una respuesta rápida a esta situación. En nuestro país, este aspecto reviste
particular importancia, ya que en éste se sustenta, en gran medida, su desarrollo
económico y social. La comercialización de hidrocarburos en el plano internacional
es un factor determinante para la generación de divisas y de importantes
contribuciones fiscales para el gobierno federal (SENER, 2006).

Los dos problemas más graves de la situación energética actual en México son: a) la
creciente dependencia de productos petrolíferos terminados del exterior; y b) la
escasa diversificación de la oferta energética. Por un lado, existe una demanda
creciente de productos energéticos terminados que el país es incapaz de cubrir
únicamente con su producción nacional. De hecho existe una situación excedentaria
de energía primaria (crudo), pero una falta de energéticos terminados (para uso
doméstico, gasolinas, etc.), que deben ser importados. La principal causa de fondo
es la falta de inversión en aumentar la capacidad de refinación del país (SENER,
2006).

Durante las últimas décadas, el planeta Tierra ha experimentado un acelerado
proceso de calentamiento global. La temperatura media de la atmósfera terrestre y
de los océanos se ha elevado desde finales del siglo XIX, debido a la actividad
humana relacionada con la industrialización, principalmente por la quema de
combustibles a base de petróleo, gas y carbón. Los impactos del calentamiento
global son graves y cada vez más evidentes. Entre ellos se incluyen sequías en unas
zonas, inundaciones en otras, los casquetes polares se derriten, al igual que los
glaciales (que son importantes fuentes de agua dulce). Hay una extinción masiva de
especies relacionada con el cambio climático. Los impactos en la agricultura son muy
graves, así como la emergencia de enfermedades como malaria y el dengue (IPCC,
2002, Bravo, 2008).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
76
En este contexto, la declinación de nuestras reservas petroleras, la contaminación
ambiental y los efectos nocivos del calentamiento global, representan una excelente
área de oportunidad, para el desarrollo y aplicación de las energías renovables, tales
como la bioenergía obtenida a partir de la biomasa (cultivos energéticos, residuos,
etc.).

Oportunidades del Nopal como Insumo en la Obtención de Biocombustibles

Los biocombustibles son portadores de energía que almacenan derivada de la
biomasa. Se puede utilizar una amplia gama de fuentes de biomasa para producir
energía (electricidad, calor, calor y energía combinados), tales como fibras, residuos
de madera provenientes del sector industrial, cultivos energéticos, desechos
agrícolas y residuos forestales, entre otros. De los biocombustibles se puede decir
que son una fuente de energía renovable, ya que son una forma de energía solar
transformada (FAO, 2008).

El nopal (Opuntia spp) es considerada como una de las plantas más versátiles de la
naturaleza y con múltiples formas de aprovechamiento sobre todo en aquellas
regiones con escaso rendimiento de los cultivos anuales tradicionales. Su
aprovechamiento va desde el estrictamente agrícola, tanto en la alimentación
humana como para la del ganado, al industrial, cosmético, medicinal hasta la
obtención de combustibles líquidos y gaseosos (Méndez et al., 2004).

En la actualidad a través del desarrollo de tecnologías más avanzadas y eficientes,
así como de la infraestructura y equipo, la biomasa del nopal representa una fuente
renovable de gran potencial, con la capacidad de brindar biocombustibles sólidos,
líquidos y gaseosos que pueden ser utilizados en la producción de calor, electricidad
y combustibles para el transporte, los cuales tienen la particularidad de ser de
autoconsumo y de manera descentralizada. No obstante, a pesar de la importancia
social y económica que representa el nopal para los habitantes de nuestro país, la
experiencia que se tiene sobre la generación de biocombustibles a partir de la
biomasa tiene un carácter modesto y experimental.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
77
Ante esta problemática, la instrumentación e impulso de un programa
interdisciplinario e interinstitucional que desarrolle y transfiera la tecnología
necesaria, beneficiaría a los productores de nopal para solucionar la problemática del
manejo de residuos y desechos generados en su sistema productivo, así como el
aprovechamiento de los coproductos de esta agroindustria (jugos, queso, conservas,
mermeladas, etc.).

Biocombustibles Potenciales del Nopal

México cuenta con un potencial muy alto en materia de recursos energéticos
renovables, resultado de su gran diversidad agrícola y de sus condiciones climáticas
y geográficas, cuyo desarrollo permitiría al país contar con una mayor diversificación
de fuentes de energía, (SAGARPA, 2009), tal y como se ejemplifica en este caso con
el Nopal.

Producción de Biogás

De acuerdo con Varnero y García de Cortázar (2006) los tratamientos de residuos
sólidos orgánicos biodegradables con fines de descontaminación y de reciclaje se
basan principalmente en técnicas donde participan microorganismos y enzimas en
presencia o ausencia de oxigeno, para convertir un residuo orgánico o substrato en
un producto de valor agregado. Se distinguen dos grandes grupos de bioprocesos:
 Aeróbico, donde los residuos orgánicos biodegradables se degradan mediante
una oxidación bioquímica, generando CO
2
y H
2
O, energía calórica y materia
orgánica estabilizada; dentro de este tipo de proceso se encuentran el
compostaje y la lombricultura.
 Anaeróbico o fermentación metanogénica, donde las transformaciones del
material biodegradable ocurren por una reducción bioquímica, generando una
mezcla gaseosa, combustible, llamada biogás y cuyos principales
componentes son el metano (CH
4
) y el anhídrido carbónico (CO
2
) y una
materia orgánica estabilizada denominada bioabono.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
78
Mediante este último proceso se obtiene el biogás utilizando para ello estructuras
especialmente diseñadas (biodigestores), donde se combinan otros factores
(temperatura, humedad, etc.). La optimización de ambos factores inciden
directamente en la productividad del biogás En los últimos años esta opción ha
representado una de las alternativas más atractivas, para los habitantes de las
comunidades rurales de México para satisfacer sus necesidades de energía en la
preparación y cocción de sus alimentos.

En el Colegio de Postgraduados, Campus San Luis Potosí, como parte de los
objetivos estratégicos de la Línea Prioritaria de Investigación de “Energía Alterna y
Biomateriales” se han venido desarrollando acciones dirigidas a la obtención de
biogás a partir de recursos naturales potenciales propios de las zonas áridas, así
como de residuos y desechos orgánicos. Para tal fin se ha diseñado un sistema
simple y práctico que permite probar diversos factores y combinaciones y obtener
resultados en un periodo de tiempo reducido, bajo condiciones controladas. Esto
permite generar información susceptible de ser aplicada masivamente con
productores con mayores probabilidades de éxito.

En este momento se está en el proceso de optimización de los factores que
intervienen en el proceso tales como temperatura, la influencia del pH del substrato,
la edad del cladodio, contenido de humedad y porcentaje de inoculo en la mezcla,
sobre la cantidad y la calidad del biogás (Figura 1).

De los resultados preliminares, se desprende que es factible obtener biogás usando
como substrato cladodios de nopal y se está generando una estrategia para la
transferencia de la tecnología a productores. Cabe aclarar que también como
resultado del proceso de biodigestión es posible obtener un bioabono (solido y liquido
de alta calidad nutritiva) que puede ser empleado en el enriquecimiento de los las
mismas plantaciones de nopal.

A pesar de que la información que existe sobre la producción de biogás utilizando al
nopal es reducida y aislada. se desprenden algunas tendencias interesantes
encontradas en la bibliografía.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
79

Varnero y García de Cortázar (2006) señalan que una hectárea de plantas de
nopales de más de cinco años puede producir hasta 100 toneladas frescas de
cladodios al año. Si el material proveniente de la poda no se utiliza para nuevas
plantaciones o no reúne las características deseadas para tal fin, se recomienda
utilizarlo de manera integral en obtención de biogás, abono orgánico o para la
alimentación del ganado.



Figura 1. Vista de la preparación de las muestras y del sistema de biodigestión y captación
del biogás.

Los niveles más altos de metano, arriba del 70 %, fueron alcanzados cuando se hizo
una mezcla de 3:1 de nopal y estiércol de bovino, a una temperatura de 30 °C (Uribe
et al., 1992). Por su parte, Obach y Lemus (2009) señalan que después de 83 días
de seguir un proceso continuo se obtuvieron tasas de generación de gas de 0,861 m
3
kg
-1
de sólidos volátiles con un 58.2 % de metano y un 40 % de de bióxido de
carbono. Interesantemente, Contreras y Toha (1984) observaron que cladodios
homogenizados de nopal pueden emitir hasta un 17 % de hidrogeno en las primeras
horas de incubación. Lo anterior puede resultar bastante atractivo por que los valores
generados son sensiblemente más altos a los reportados en otros trabajos de
investigación. Aunque esta tendencia tendría que se comprobada, bajo otras
condiciones.
Las experiencias obtenidas destacan que los cladodios no constituyen por sí solos un
buen material metanógenico. La incorporación de cladodios en la digestión
anaeróbica de estiércoles, favorece la fermentación metanógenica, siempre que el
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
80
pH de las mezclas se mantenga dentro de rangos neutros o ligeramente ácidos. La
composición del biogás que se produce en la fermentación metanógenica está
estrechamente relacionada con el pH de las materias primas que se biodigieren. Por
lo tanto, con valores de pH < 5,5, el biogás se concentra en CO
2
, disminuyendo su
calidad combustible; en cambio, con pH neutro a básico, se enriquece en metano.
Este valor es más fácil de obtener a medida que aumenta la proporción de guano
animal en la mezcla y que la edad del cladodio utilizado sea mayor de un año
(Varnero y García de Cortázar, 2006).

Vale la pena resaltar que en este aspecto el potencial bioenergético del nopal, será
importante en la medida que pueda ser empleado como una fuente de energía
renovable en aquellas zonas de escasa precipitación y con restricciones de agua,
brindando autonomía energética y mejorando el bienestar de los pobladores de las
áreas rurales de México.

Producción de Biodiesel

El biodiésel es producido a partir de la combinación de aceite vegetal o grasa animal
con un alcohol y un catalizador por medio de un proceso químico conocido como
transesterificación. Dado que el biodiésel se puede producir a partir de una amplia
gama de aceites, los combustibles resultantes exhiben una mayor variedad de
propiedades físicas, como viscosidad y combustibilidad, que el etanol (FAO, 2008).

Dada la gran variabilidad de frutos que se encuentran en México, existen algunas
especies o cultivares con presencia de semillas grandes y numerosas las cuales son
poco apreciadas comercialmente, cuyo porcentaje puede oscilar entre 3-10% del
peso total del fruto. Por otra parte, durante el proceso de producción de algunos
coproductos del fruto tales como: jugos, mermeladas, jaleas, queso de tuna, etc. la
semilla es generalmente desechada (Figura 2 y 3). En diversos estudios preliminares
se ha determinado que la semilla la tuna contiene fibras, carbohidratos, proteínas y
ácidos grasos en cantidades que pueden variar en función de la especie y cultivar, lo
cual podría permitirle ser utilizada en la elaboración de diversos productos
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
81
alimenticios u otros subproductos de aprovechamiento industrial tales como la
extracción de aceites comestibles o industriales.

Considerando que la semilla de la tuna puede contener ácidos grasos que pueden
ser la fuente para la obtención de aceites o biodiesel y dado que los antecedentes
que hay sobre el tema son escasos, es necesario ampliar y profundizar el
conocimiento sobre el tema, a fin de dar una utilidad práctica y comercial a un
desperdicio.

En este contexto, en el Campus SLP, actualmente se está en la fase de
caracterización química y bromatológica y se lleva a cabo un estudio del perfil de
ácidos grasos de diferentes especies cultivadas y silvestres a fin de determinar la
cantidad y calidad del aceite producido. Asimismo, se cuenta ya con una trituradora y
una planta para la producción artesanal de biodiesel que puede funcionar en
combinación con otras energías alternas como la solar y la eólica.



Figura 2. Tuna desechada que podría
ser utilizada para la extracción de aceites
y azucares.
Figura 3. Semilla generada en la
obtención del queso de tuna.

El fruto presenta entre 150 y 300 semillas las cuales contienen en promedio 100
mg/kg en base seca de lípidos totales (Moßhammer et al., 2006). Al respecto Prieto
et. al. (2006) señalan que las semillas contienen componentes básicos que pueden
permitir su utilización como complemento nutritivo u otro producto provechoso en la
agroindustria y su contenido de grasas puede oscilar entre 16.99 y un 19 %. Los
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
82
principales ácidos grasos son C16:0, C18:0, C18:1, C18:2, con un nivel
excepcionalmente alto de ácido linoléico (arriba del 70 %), así como el de los aceites
insaturados (88 %) (Ennouri et al., 2005). Por este motivo Tan y Che Man (2000)
señalan que la composición de la la semilla de la tuna es similar a la del girasol y a la
semilla de la uva.

Los lípidos también están presentes en la porción comestible y la cascara, y en esta
última se encuentran apreciables cantidades de ácidos grasos polinsaturados,
principalmente el ácido linoleico (Piga, 2004). Adicionalmente la cascara y la pulpa
también contienen lípidos aunque en proporciones menores, 36 y 8.7 mg kg
-1
en
base seca, respectivamente. Bajo diferentes métodos se han obtenido contenidos de
aceite que oscilan entre los 98 y 139 g kg
-1
de semilla. No obstante, es necesario
considerar que son métodos a nivel laboratorio que difícilmente se pueden extrapolar
a un proceso industrial, por lo que dichas tecnologías necesitan ser generadas
(Moßhammer et al., 2006).

Sáenz y Sepúlveda (2006) sobre este aspecto en particular, señalan que dado el
bajo rendimiento del aceite de semillas de la tuna, solo sería rentable su extracción
si estuviera asociada a la industria procesadora de fruta, ya sea de pulpas, jugos u
otros productos, en los que la semilla fuera un desecho cuyo volumen hiciera
interesante la extracción del aceite.

Producción de Etanol

El etanol (C2-H5-OH), también conocido como alcohol etílico, se obtiene a partir de
tres tipos de materia prima: los productos ricos en sacarosa (caña de azúcar, la
melaza y el sorgo dulce, etc.); las fuentes ricas en almidón cereales (maíz, trigo,
cebada, etc.) y tubérculos (yuca, camote, papa, etc.); y mediante la hidrólisis de los
materiales ricos en celulosa como la madera y los residuos agrícolas. El etanol es un
líquido inflamable, incoloro y es el alcohol de menor toxicidad. Posee un alto octanaje
y una mayor solubilidad en gasolina que el metanol (Bravo, 2008).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
83
Pocos son los estudios relacionados sobre la utilización del nopal con fines de
obtención de bioetanol, ya que como lo señala Varnero y García de Cortázar (2006)
la tecnología de producción de etanol es más compleja que la producción de biogás.
El proceso de fermentación alcohólica, debe ser seguido por una destilación para
obtener el combustible; además, de la necesidad de disponer de levaduras
especificas para maximizar la producción de etanol.

Uno de los estudios más interesantes fue realizado por Retamal et al., (1987) al
someter a fermentación cladodios de nopal mediante una hidrólisis ácida (1
N
HCl,
100 °C, 30 min) y enzimática (cellulase 47 °C, 4 h, pH 4.5) y utilizando
Saccharomyces sp. Se produjeron 8,6 L de 100 kg cladodios por lo que no se
considera competitivo en relación a las frutas fermentadas. Con una densidad de
635-5000 plantas por hectárea, se podría obtener una media de entre 300 y 3000 L
de etanol en plantaciones no regadas y con riego, respectivamente. Cabe destacar
que ante la reciente escalada de los precios internacionales del petróleo y ante la
inminente reducción de los subsidios en nuestro país a las gasolinas, la alternativa
de generar etanol a partir de los cladodios o bien de los azucares presentes en la
tuna podrían en un futuro cercano ser una realidad, no sin antes verificar el balance
energético de dichas opciones.

Potencial Dendroenergético

Por dendroenergía se puede entender como la energía extraída a partir de los
recursos leñosos. Esta energía puede ser empleada principalmente domésticamente
(calefacción, cocción de alimentos y en los boiler, entre otras). Esta es la forma más
común de los biocombustibles sólidos y actualmente aun cubre casi el 50 % de las
necesidades energéticas. La otra forma solida es el carbón vegetal, así como las
briquetas, pellets y aglomerados.
Cuando los cladodios maduran se lignifican y se tornan fibrosos, su contenido de
humedad se reduce lo que les da una consistencia casi leñosa. En estas condiciones
podrían tener una posibilidad de uso como combustible, tal como se realiza en
algunos países de Africa (Varnero y García de Cortázar, 2006). En el centro de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
84
nuestro país como resultado de la helada presentada en 1997 los tallos de las
plantas de nopal secas son empleados en la quema de ladrillos (Figura 4). En las
Islas Canarias, España las pencas secas son empleadas en el ahumado de los
quesos de oveja, lo cual da origen a un sabor muy particular y apreciado (Figura 5).
También se usan como combustible los tallos de la especies de O. imbricata, O.
tunicata y O. leptocaulis, entre otras. Lo que pone de manifiesto la importancia que el
nopal representa como recurso natural en el medio rural.



Figura 4. Tallos de nopal que son
empleados en la quema de ladrillos en
Zacatecas.
Figura 5. Horno utilizado en Tenerife, Islas
Canarías, para ahumar quesos, utilizando
cladodios de nopal.

Conclusiones y Recomendaciones

 El nopal representa uno de los recursos naturales con mayor futuro, dada el
aumento de la superficie árida, el incremento del CO
2
y sus reducidas
necesidades hídrícas y tecnológicas, por lo que su aprovechamiento integral
deberá de ser revalorado.

 Es necesario instrumentar proyectos con equipos trans y multidisciplinarios
que permitan generar conocimientos científicos y técnicos a fin de determinar
el potencial biológico y químico de nuevas alternativas de uso del nopal como
insumo para la obtención de bioenergéticos.

 El desarrollo de sistemas productivos con bajo requerimiento energético como
lo es el nopal, coadyuvarán al desarrollo sostenible, favoreciendo un aumento
de la calidad de vida.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
85

 Los productos bioenergéticos obtenidos del nopal pueden utilizarse como
combustible alternativo en aquellas comunidades rurales del país donde el
suministro de energía sea deficiente o bien no se tiene acceso a fuentes
convencionales.

Bibliografía

Bravo, E. 2008. Encendiendo el debate sobre los biocombustibles, cultivos
energéticos y soberanía alimentaria en América Latina. Ed. Capital Intelectual
S. A. HIVOS. Quito, Ecuador. 135 p.

Contreras, S. y J. Toha C. 1984. Biogas production form a suspension of
homogenized cladodes of the cactus Opuntia cacti. Ferment. Technol.
62(2):601-605.

Ennouri, M, Bourret E., Mondolot L. and A. Hamadi. 2005. Fatty acid composition
and rheological behavior of prickly pear seed oils. Food Chemistry 93:431–
437.

IICA. 2007. Atlas de la agroenergía y los biocombustibles en las Américas: I. etanol.
IICA. San José, Costa Rica. 181 p. ISBN13: 978-92-9039-807-3.

IPCC. 2002. Cambio climático y biodiversidad. Grupo Intergubernamental de
Expertos sobre el Cambio Climático. Documento Técnico V. PNUMA-UNEP.
ISBN: 92–9169–104–7.

FAO. 2008. El estado mundial de la agricultura y la alimentación.
BIOCOMBUSTIBLES: perspectivas, riesgos y oportunidades. Organización de
las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. Roma, Italia. pp.
11-25 ISSN: 0251-1371.

Méndez G., S. de J.; García H. J.; Rössel K., D.; Tarango A., A.; Talavera M., D. y B.
Figueroa S. 2004. Recomendaciones para el establecimiento de plantaciones
de nopal tunero en el Altiplano Potosino. Coedición Colegio de
Postgraduados-Comisión Nacional de las Zonas Áridas. 24 p. ISBN: 968-839-
421-1.

Moßhammer, M. R., Stintzing, F. C. and R. Carle. 2006. Cactus pear fruits (Opuntia
spp.): A review of processing technologies and current uses. J. PACD. 1-26.

Moreno Á., M. J., García P., D., Belén C. D., Medina M., C. y N. Muñoz Ojeda. 2008.
Análisis bromatológico de la tuna Opuntia elatior Miller (Cactaceae). Rev. Fac.
Agron. (LUZ). 25: 68-80.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
86
Obach, J. and M. P. Lemus. 16 octubre, 2009.
http://100re.net/showartikel_ppv.asp?ID=13144.

Piga, A. 2004. Cactus pear: A fruit of nutraceutical and functional Importance. J.
PACD. 9-22.

Retamal, N., Durán, J. M. & J. Fernández. 1987. Ethanol production by fermentation
of fruits and cladodes of prickly pear cactus [Opuntia ficus-indica (L.) Miller]. J.
Sci. Food Agric. 40, 213–218.

Prieto-García, F., Filardo-Kerstup, S., Pérez-Cruz, E., Beltrán- Hernández, R.,
Román-Gutiérrez, A. y M. Méndez-Marzo. 2006. Caracterización física y
química de semillas de opuntias (Opuntia spp.) cultivadas en el estado de
Hidalgo, México. BIOAGRO 18(3): 163-169.

SAGARPA. 2009. Programa de producción sustentable de insumos para
bioenergéticos y de desarrollo científico y tecnológico 2009-2012.Gobierno
Federal. México. 23 p.

SENER, 2006. Potenciales y Viabilidad del Uso de Bioetanol y Biodiesel para el
Transporte en México. SENER-BID-GTZ. México. pp.. 14-19. ISBN: 970-9983-
14-8.SENER, 2008. Estrategia nacional para la transición energética y el
aprovechamiento sustentable de la energía. Secretaría de Energía. México.
33 p.

SENER, 2008. Programa de Introducción de Bioenergéticos. Gobierno Federal.
México 30 p.

Sáenz, C. y E. Sepúlveda. 2006. Producción de alimentos para consumo humano por
la pequeña industria. In: Utilización agroindustrial del nopal. Boletín de
Servicios Agrícolas de la FAO 162. pp. 65-97. ISBN: 92-5-305518-9.

Stintzing, F. C and C. Reinhold. 2005 Cactus stems (Opuntia spp.): A review on their
chemistry, technology, and uses. Mol. Nutr. Food Res. 49, 175–194.

Tan, C.P. and Y.B. Che Man. 2000. Differential scanning calorimetric analysis of
edible oils: comparison of thermal properties and chemical composition. J Am
Oil Chem Soc. 77. 143–155.
Uribe, J. M., Varnero, M.T. and C. Benavides. 1992. Biomass of prickly pear (Opuntia
ficus-indica L. Mill) as bovine manure anaerobic digestion accelerator.
Simiente. 62(1):14-14.

Varnero, T. M y V. García de Cortázar. 2006. Producción de bioenergía y fertilizantes
a partir de los nopales. In: Utilización agroindustrial del nopal. Boletín de
Servicios Agrícolas de la FAO 162. pp. 113-120. ISBN: 92-5-305518-9.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
PRODUCCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE LA TUNA Y EL NOPALITO EN
MÉXICO

Claudio A. Flores-Valdez
Programa Nopal-Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Rural Integral.
Universidad Autónoma Chapingo. Carret. Texcoco-México km. 38.5. CP 56230. Chapingo, MÉXICO.
Tel. (595) 952-1613. Correo-e: nopal00@prodigy.net.mx

Tuna

Importancia de la Cadena Agroalimentaria Tuna

En México se produce tuna en más de 20 entidades federativas, sin embargo en las
principales ocho se tiene el 86 por ciento de la superficie, (74,500 ha) y el 96 por
ciento de la producción (509,500 toneladas), se aprecia en el Cuadro 1).

Cuadro 1. Superficie de tuna, rendimientos medios y producción por estado, en las zonas
productoras de tuna de le República Mexicana. 2002.
Zona y Estado Superficie (ha) Rendimiento (t ha
-1
) Producción (t)
Sur Puebla 3,500 20.00 70,000
Centro
México
Hidalgo
Subtotal

17,000
10,000
27,000

10.00
7.50
17.50

170,000
75,000
245,000
Centro–Norte
Zacatecas
San Luis Potosí
Guanajuato
Jalisco
Aguascalientes
Subtotal

16,000
12,000
3,000
2,000
1,000
34,000

6.00
5.00
3.00
4.00
1.00
5.13

96,000
60,000
9,000
8,000
1,500
174,500
Estados Dispersos
Nuevo León
Durango
Querétaro
Tamaulipas
Coahuila
Oaxaca
Guerrero
Sinaloa
Tlaxcala
Veracruz
Baja California
Otros
Subtotal

2,000
2,000
2,000
1,000
1,000
700
300
270
200
80
60
390
10,000

3.00
2.00
2.00
2.00
1.00
5.00
1.00
1.00
5.00
1.00
1.00
1.00
2.00

6,000
4,000
4,000
2,000
1,000
3,500
300
270
1,000
80
60
390
20,000
TOTALES 74,500 6.83 509,500
Fuente: Elaborado por el autor, en base a información de el SIAP, los Distritos de Desarrollo
Rural y Productores.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
88
En México existen 74,500 ha de nopal para producir tuna, con producción de 509,500
toneladas y un valor de la producción de 720´346,610.00 pesos. La producción de
tuna en México se ubica dentro de los frutales, en el sexto lugar por superficie, el
noveno por producción y el doceavo por valor de la producción y el consumo per
cápita (Cuadro 2.)

Cuadro 2. Superficies, producción y valor de la producción, de los principales frutales en
México. 2007.
Frutal Superficie (ha) Producción (t) Valor de la producción
(miles de $)
1. Naranja 335,111 (1) 3‟987,176 (4) 3‟120,036
2. Mango 147,873 (4) 1‟573,269 (1) 3‟411,493
3. Limones 139,415 (3) 1‟912,675 (3) 3‟120,268
4. Aguacates 100,127 (5) 987,906 (8) 2‟035,585
5. Plátanos 78,734 (2) 2‟361,144 (2) 3‟393,787
6. Tunas (6) 74,500 (9) 509,500 (12) 720,346
7. Manzanas 59,095 (8) 572,906 (7) 2‟035,586
8. Nuez 51,328 (14) 81,500 (5) 2‟899,236
9. Guayabas 22,608 (11) 302,649 (11) 787,113
10. Uvas 21,570 (13) 164,891 (6) 2‟113,285
11. Papayas 20,610 (6) 787,663 (9) 1‟760,399
12. Toronjas 16,777 (10) 408,954 (13) 484,114
13. Piñas 15,749 (7) 669,225 (10) 1‟691,623
14. Mandarinas 15,419 (12) 213,332 (14) 126,093
Fuente: SIAP, 2007.

La producción de tuna a nivel mundial se presenta en diversos países (Cuadro 3).

Cuadro 3. La superficie de tuna por país.
País Superficie (ha)
México 74,500
Estados Unidos de América 250
Colombia 500
Perú 1,000
Chile 1,000
Argentina 1,000
Italia 2,500
Israel 300
Norte de África, Marruecos, Argelia, Libia, Túnez,
Egipto
20,000
Sudáfrica 4,500
SUMA 102,550
Fuente: Flores, 2006.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
89
En este cuadro podemos observar que la superficie en México es muy superior a la
de otros países, sin embargo existen países como Italia, que exporta más que
México y otros países como Israel, Sudáfrica, Chile y Colombia, que exportan a
mayor número de países.

Consideramos que México debería aprovechar sus ventajas y diseñar una política de
desarrollo, que en un plazo mediato, le permitiera ocupar el lugar de liderazgo en el
mercado internacional de la tuna.

Matriz DAFO de la Tuna

Debilidades

 La tuna es una fruta que presenta aguates, cáscara y gran número de
semillas.
 Variedad: Las variedades dominantes en las zonas Sur, Centro y Centro
Norte; presentan pulpa blanca, pencas con espinas y cáscara delgada.
 Densidad de Siembra: La mayoría de las plantaciones en las zonas Sur y
Centro, están a 4 x 4 m, lo que impide la mecanización.
 Las huertas son mal atendidas, falta cajeteo, deshierbes, fertilización,
abonado, combate de plagas y enfermedades, podas y aclareos.
 En las zonas Centro y Norte, presencia de heladas tempranas y tardías.
 La totalidad de las huertas son de temporal, lo que aunado a la presencia de
heladas, dificulta el forzamiento de la fructificación.
 Concentración de la cosecha en doce semanas (junio a septiembre).
 En la zona Sur y Centro, inadecuado sistema de corte de la tuna (no se usa
cuchillo), le dan vuelta, con lo que desgarran la fruta.
 En las regiones Sur y Centro, todavía la fruta se desaguata manualmente (con
escobas), poca fruta se desaguata mecánicamente.
 Las desespinadoras existentes presentan grandes diferencias en eficiencia y
calidad de desespinado.
 Ausencia de industrias que procesen la tuna (mermeladas, jugos, néctares,
licores, etc.).
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
90
 Deficientes sistemas de empaque, usan rejas usadas para el mercado
nacional y un poco de la producción se empaca en cajas de cartón y plástico,
para exportar.
 Los tianguis de la tuna son terrenos habilitados, la mayoría sin piso y todos sin
techo, por lo que la fruta se asolea y en ocasiones se moja por la lluvia.
 La comercialización para el mercado internacional es incipiente y presenta
deficiencias en desespinado, empaque, información en empaque y fruta,
supervisión de arribos, cobros de envíos, etc.
 La organización de productores presenta múltiples deficiencias caracterizadas
por paternalismo, cultura del no pago, etc.
 Ausencia de empresas comercializadoras especializadas en la exportación de
frutas y verduras.

Amenazas

 Producción de tuna con mayor tecnificación en otros países (Italia, Sudáfrica,
Israel, Chile, Argentina, y Estados Unidos de América).
 Desarrollo de la producción de tuna en otros países (Colombia, Perú, Bolivia,
España, Marruecos, Túnez, Argelia, Libia, Siria, Jordania, Egipto, etcétera).

Fortalezas

 Disponibilidad de variedades con pencas sin espinas, incluyendo tunas de
pulpa de colores (blancas, rojas, moradas, amarillas, anaranjadas, rosas,
etcétera), que es lo que solicita el mercado internacional.
 Conocimientos suficientes para obtener altas producciones de tunas de
calidad entre los técnicos y algunos productores.
 Posibilidad de producir tunas sin semillas.
 Posibilidad de producir tuna los 12 meses del año

Oportunidades

 Mercado Mundial en expansión para frutales novedosos.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
91
Nopalito

Importancia de la Cadena Agroalimentaria Nopal Verdura

En México existen 13,500 ha de nopal para producir nopalito (9,220 ha de temporal y
4,280 ha de riego), se aprecia en el Cuadro 4.

Cuadro 4. Superficie de nopal verdura por entidad federativa.
Entidad Riego Temporal Total
1. Distrito Federal --- 4,500 4,500
2. Morelos --- 2,000 2,000
3. Guanajuato 800 200 1,000
4. Jalisco 550 400 950
5. México 600 150 750
6. Puebla 400 200 600
7. Tamaulipas 100 500 600
8. San Luis Potosí 100 400 500
9. Baja California 400 50 450
10. Zacatecas 300 100 400
11. Michoacán 300 50 350
12. Aguascalientes 250 --- 250
13. Nuevo León 100 20 120
14. Oaxaca 100 --- 100
15. Querétaro 80 20 100
16. Otros 200 630 830
Total 4,280 9,220 13,500
Fuente: Elaborado por el autor consultando SIAP, 2007 y organizaciones de productores.

Las 13,500 ha de nopal verdura producen 920,960 toneladas de nopalito, con un
valor de 1‟696 millones de pesos al año, lo que ubica al nopalito entre las hortalizas
en 12 lugar por superficie, 5° lugar por producción (solo después del tomate, chiles
verdes, papa y cebolla), y 8° lugar por valor de la producción (Cuadro 5).

Plantaciones, para producir nopalito solo existen en México y Estados Unidos de
América, con 200 ha en Texas y California; por lo que México ocupa el liderazgo en
el mercado mundial de este producto.

El nopalito es una hortaliza étnica, ligada a la comida mexicana, siendo inexistente
su consumo en los países del Centro y Sur de América, Europa, África, Asia y
Oceanía. En un principio se exportó (en fresco y procesado) a las ciudades de
Estados Unidos de América y Canadá, que contaban con fuerte presencia de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
92
mexicanos o hijos de estos, y posteriormente, ante el “boom” de la comida mexicana
a nivel mundial, se han disparado las exportaciones a países de Norteamérica,
Europa y Asia. Sin embargo, sigue siendo un mercado incipiente; el dinamizar la
demanda de nopalito a nivel nacional e internacional debe ser una política agrícola
prioritaria.

Cuadro 5. Superficie, producción y valor de la producción de las principales hortalizas en
México. 2007.
N° Hortalizas Superficie
cosechada (ha)
Volumen de la
Producción (t)
Valor de Producción ($)
1 Chile verde 150,735.09 (2) 2‟023,442.03 (2) 9‟852‟015,680.87
2 Tomate rojo 71,085.65 (1) 2‟246,246.34 (1) 9‟914‟273,072.69
3 Elote 70,114.28 (7) 627,278.97 (12) 874‟977,871.67
4 Papa 62,955.95 (3) 1‟634,702.29 (3) 7‟551‟119,270.07
5 Tomate verde 47,593.89 (9) 553,868.87 (5) 2‟415‟077,748.17
6 Cebolla 46,446.41 (4) 1‟230,887.88 (4) 3‟804‟481,490.67
7 Sandía 41,965.27 (6) 864,765.54 (9) 1‟353‟730,370.62
8 Calabacita 29,044.30 (11) 425,284.32 (7) 1‟401‟292,177.66
9 Melón 22,085.80 (8) 579,974.37 (6) 1‟725‟842,816.78
10 Brócoli 21,878.90 (13) 290,016.53 (11) 957‟050,895.92
11 Pepino 17,995.30 (10) 475,442.11 (10) 1‟244‟468,469.28
12 Nopalito 13,500.00 (5) 920,960.00 (8) 1‟696‟363,809.75
13 Zanahoria 14,051.55 (12) 370,768.47 (13) 602‟723,359.97
14 Lechuga 12,892.21 (14) 274,545.53 (14) 535‟960,270.03
15 Chícharo 11,303.75 (15) 53,535.26 (15) 263‟026,593.96
Fuente: SIAP, 2007.

Matriz DAFO del Nopalito

Debilidades

 Presencia de aguates (gloquidas) que deben ser eliminadas antes de su
cocimiento y consumo.
 Presencia de baba (mucílago), que da un aspecto desagradable a la hortaliza.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
93
 En algunas zonas productoras, inadecuado uso de las cubiertas plásticas para
producir en invierno.
 Ausencia de máquinas eficaces y baratas para realizar el desespinado.
 Limitado número de empresas que procesen el nopalito (nopalitos en
salmuera y escabeche, cosméticos, medicinales, etc.).
 La organización de los productores presenta múltiples deficiencias.
 Ausencia de empresas exportadoras especializadas en frutas y hortalizas.

Amenazas

 Producción de nopalito con alta tecnología en Estados Unidos de América.

Fortalezas

 Gran desarrollo tecnológico para la producción de nopalito (variedades,
densidades, fertilización, abonado, riego, protección contra frío, combate de
plagas y enfermedades, uso de promotores del crecimiento) etc.

Oportunidades

 Mercado en expansión para hortalizas novedosas.
 Hortaliza saludable que abate los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.
 Hortaliza saludable que ayuda a controlar el exceso de peso.
 “Boom” en Europa y países asiáticos de la comida mexicana, que representa
una oportunidad para el nopalito, considerado una hortaliza “étnica” de la
comida mexicana.

Propuesta de Acciones de Políticas de Desarrollo para el Sistema Producto
Nopal y Tuna

Para mejorar el ingreso de los productores, generar empleos y divisas, se debe
prestar atención a las tres fases: Producción, Desespinado-empaque o
industrialización y comercialización. También se debe considerar que para tener
éxito, se deberá contar con la participación decidida y coordinada de los productores,
los investigadores y los funcionarios gubernamentales (Flores, et al., 995 ab).
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
94
Acciones para Mejorar la Producción

 Desarrollar el Programa Nacional de Investigación en Nopal y Tuna.
 Desarrollar el Programa de Transferencia Tecnológica.
 Rehabilitación de plantaciones, sobre todo de tuna.
 Desarrollar un programa de financiamiento.
 Desarrollar la organización de productores.
 Crear el Sistema Nacional de Información en Nopal y Tuna.

Acciones para Mejorar las Fases del Proceso (Empaque y/o Industrialización)

 Mejorar los procesos de desespinado y empaque del producto.
 Ampliar los procesos de industrialización de la tuna y el nopalito.
 Desarrollar técnicas de conservación para ampliar la vida postcosecha.
 Mejorar la presentación del producto procesado.

Acciones para Mejorar la Comercialización

 Desarrollo de empresas comercializadoras.
 Desarrollo del mercado interno.
 Desarrollar la cadena de frío.
 Ampliación de las exportaciones de tuna y nopalito.

Literatura Citada

Flores V., C.A. 2006. Superficies de tuna por país. Mercado de la Tuna en el Mundo.
CIESTAAM. Chapingo, Estado de México.

Flores V., C.A.; J.M. De Luna E. y P. P. Ramírez M. 1995a. Mercado Mundial de la
Tuna. ASERCA y CIESTAAM-UACH. Chapingo, Estado de México. 168 p.

Flores V., C.A.; J.M. De Luna E. y P. P. Ramírez M. 1995b. Mercado Mundial de la
Tuna. ASERCA y CIESTAAM-UACH. Chapingo, Estado de México. 175 p.

SIAP. 2007. Anuario Estadístico de la Producción Agrícola de los Estados Unidos
Mexicanos. Servicio de Información y Estadística Agroalimentaria y Pesquera.
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.
México, D.F. 450 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
ALTERNATIVAS DE CONTROL BIOLÓGICO DE PLAGAS DEL NOPAL

Jaime Mena-Covarrubias
Programa de Entomología del Campo Experimental Zacatecas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y
Pecuarias. Km 20.5 Carr. Zacatecas-Fresnillo, C.P. 98500.Calera, Zac. MÉXICO. Tel. (478) 98 5 01 98, Correo-e:
jmena@zacatecas.inifap.gob.mx

Introducción

La cultura, el arte y la cocina, el paisaje, la idiosincrasia y hasta las creencias del
pueblo mexicano han estados ligados con el nopal desde tiempos inmemorables,
favorecido en parte porque el centro de origen esta planta es la parte central de
México y la región del Caribe (Russel y Felker, 1987). Nuestro país tiene la mayor
riqueza en diversidad de especies de esta planta, ya que se tienen 104 especies de
Opuntias, de las cuales 34 son endémicas, y que representan más del 50% de las
especies de esta planta en el mundo (Bravo-Hollis, 1978).

Sin embargo, como centro de origen de la planta, también es centro de origen de una
gran cantidad de insectos especializados en aprovechar la fuente de alimento que
representan los tejidos del nopal, afortunadamente, estos insectos plaga a la vez,
están intrínsicamente relacionados con una gran diversidad artrópodos benéficos que
mantienen sus poblaciones dentro de ciertos límites, lo que permite que los daños
ocasionados por las mismas sean menores. Por lo tanto, el primer paso es identificar
y aprovechar al máximo estos insectos benéficos, para posteriormente incorporarlos
como uno de los pilares de un manejo integrado de plagas en el cultivo de nopal.

El objetivo de este escrito es analizar el conocimiento que se tiene sobre el uso y
problemática del control biológico, y como aplicar esa información para manejar los
insectos plaga de mayor importancia económica que atacan al nopal en México.

Los Enemigos Naturales y el Control Biológico

Los insectos representan el 80% de todas las especies de animales. Aun más grande
que su abundancia, es su potencial de reproducción. Una sola pareja de moscas
caseras puede producir un estimado de 400 millones de toneladas de moscas
durante el transcurso de un verano si toda su descendencia sobreviviera. Porqué
entonces no estamos inundados hasta las rodillas de insectos? Hay un número de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
96
factores que mantienen bajo control las poblaciones de insectos. Factores
ambientales tales como clima y disponibilidad de comida son importantes. Insectos y
ácaros benéficos, así como entomopatógenos, que son enemigos naturales de los
insectos, también juegan un papel importante en su control.

Todos los insectos tienen enemigos naturales que atacan uno o más de sus fases de
desarrollo (huevo, larva, pupa, adulto). Los insectos se vuelven plagas cuando sus
enemigos naturales no son capaces de regular sus poblaciones, lo cual se puede
deber a:

1) cuando un insecto es introducido en una región donde no están presentes sus
enemigos naturales, por ejemplo, en EUA, los artrópodos inmigrantes
constituyen el 2% del total de la fauna de artrópodos presentes en ese país,
pero representan el 35% de las 700 especies de plagas agrícolas mas
importantes (Knutson et al., 1990) (como México es considerado un posible
centro de origen del nopal, entonces los insectos plaga han estado presentes
con esta planta por millones de años, y por tanto, esto no es el caso del
porque tenemos plagas en el nopal);

2) cuando las prácticas de manejo del cultivo favorecen un insecto sobre sus
enemigos naturales; es común en la mayoría de las regiones productoras de
nopal tunero o casi de cualquier cultivo, tener libre de maleza el sitio de
cultivo, lo cual en muchos casos va en detrimento de los enemigos naturales
de las plagas ya que las flores de esas malezas son una fuente de polen y
néctar, que sin la cual muchos de esos insectos y ácaros benéficos no se
pueden reproducir y por tanto se tiene un sistema de producción que favorece
a la plaga; y

3) cuando se hacen aplicaciones de insecticidas convencionales, los cuales
normalmente son altamente tóxicos a los enemigos naturales de las plagas de
un cultivo.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
97
Aspectos Básicos en el Uso del Control Biológico

Control biológico es el uso de enemigos naturales, comúnmente llamados insectos
benéficos, para prevenir, reducir o retrasar el desarrollo de poblaciones elevadas de
las plagas (DeBach, 1974). El objetivo del control biológico es mantener las
poblaciones plaga por abajo del umbral que ocasiona un daño económico, no
eliminarlas completamente, ya que ello equivaldría a dejar sin su fuente de alimento
a los agentes de control biológico.

Una de las formas mas poderosas y de mayor permanencia a largo plazo para
minimizar el daño económico de las plagas es incrementar las poblaciones existentes
de los enemigos naturales presentes (Altieri et al., 2005). En un sentido estrictamente
ecológico, la aplicación del control biológico puede ser considerada como una
estrategia válida para restaurar la biodiversidad funcional en ecosistemas agrícolas,
al adicionar entomófagos "ausentes" mediante las técnicas clásicas o aumentativas
de control biológico, incrementando la concurrencia natural de predadores y
parásitos a través de la conservación y el manejo del hábitat (Nicholls y Altieri, 1997).

La introducción de enemigos naturales como método de control biológico ha
proporcionado un control total o parcial de mas de 200 especies plaga (DeBach,
1974); se estima que el 34% de los casos de colonización con enemigos naturales
han sido exitosos (la mayoría ha sido utilizando parasitoides, Caltagirone, 1981). La
introducción de enemigos naturales tiene una gran ventaja sobre otros métodos de
control: es auto-sostenible y por tanto, económicamente viable a largo plazo, y con
un mínimo o inexistente impacto ambiental (Flint y Roberts, 1989). Después de que
esos enemigos naturales han sido liberados en el ecosistema, se deben de tomar
medidas de conservación para que esos agentes de control biológico ejerzan su
acción en forma efectiva y permanezcan en el ecosistema.

Cuando se utiliza el control biológico, hay cuatro principios básicos importantes que
se deben tener en mente (Ryan et al., 1996):

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
98
1. El éxito en los agentes de control biológico para mantener “el balance de la
naturaleza” se basa en suprimir más que en eliminar la plaga, ya que los
enemigos naturales dependen de la plaga para su desarrollo, y por tanto, se
necesita un cierto nivel de población plaga para la sobrevivencia de los
enemigos naturales de la misma. La clave esté en que este nivel de población
plaga requerido para la sobrevivencia de los enemigos naturales puede ser
alto, medio o bajo, por lo que desde el punto de vista de manejo económico
del cultivo, hay casos donde hay que combinar las acciones del control
biológico con otros métodos de control.

2. En contraste con el efecto casi inmediato del control químico, el uso de
enemigos naturales necesita tiempo para que se vean sus efectos sobre la
población plaga. Los enemigos naturales deben de buscar y encontrar la plaga
para alimentarse o para poner sus huevos en ella. También se requiere tiempo
para que el efecto de la acción del enemigo natural tenga un impacto sobre la
población plaga. Una vez establecidos, los enemigos naturales ofrecen un
control relativamente estable a través del tiempo, sin necesidad de la
intervención humana, siempre y cuando no se utilicen insecticidas, se realicen
prácticas de cultivo o haya cambios en el ambiente que disturben el habitat.

3. Debido a que los enemigos naturales son más lentos que la mayoría de las
plagas para colonizar nuevas áreas, el control biológico ha sido más exitoso
en ambientes estables, como los que se tienen en plantaciones de alfalfa o
frutales, los cuales requieren de menos prácticas de cultivo que disturban las
poblaciones de insectos. Sin embargo, cultivos anuales como hortalizas y
maíz también tienen enemigos naturales efectivos contra ciertas plagas.

4. El control biológico es más efectivo en algunos años que en otros. El éxito
depende de las condiciones ambientales y las practicas de manejo del cultivo.

Principales Agentes de Control Biológico

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
99
Existen tres tipos de agentes de enemigos naturales que se pueden utilizar en un
programa de control biológico: depredadores, parasitoides y entomopatógenos.

Depredadores

Son mas efectivos contra insectos plaga que se desarrollan en colonias, tales como
pulgones, escamas y piojos harinosos. La importancia de los depredadores en el
control biológico natural es crucial; estudios de campo indican que en el 75 % de los
casos, los depredadores bajaron significativamente las poblaciones de insectos plaga
(Sydmonson et al., 2002). Su papel ha sido evidenciado por la explosión mundial de
ácaros en muchos sistemas de cultivo, causada por la ola expansiva del uso de
insecticidas químicos, que tiene como resultado la eliminación de los depredadores
de estos ácaros (Van den Bosch y Messenger, 1973). En general, se considera que
los depredadores tienen menor probabilidad de ofrecer un control biológico total de
un insecto plaga por dos razones: son menos selectivos por una sola especie plaga,
y se reproducen más lento que el insecto plaga a controlar.

Parasitoides

Los adultos parasitoides son mejores buscadores de presas que los depredadores,
frecuentemente son altamente específicos al atacar una sola especie o algunas
pocas especies relacionadas, que junto con su alta capacidad reproductiva hacen
que muchos parasitoides sean agentes de control biológico efectivos, ya que pueden
responder rápidamente a los incrementos en las poblaciones plaga.

Entomopatógenos

Solo tienen limitado éxito en los programas de control biológico porque generalmente
no están presentes en niveles suficientemente altos como para poder controlar las
poblaciones plaga. A diferencia de otros agentes de control biológico, los
entomopatógenos solo ofrecen un control temporal y normalmente tienen que ser
reaplicados. Por otra parte, los entomopatógenos son los agentes de control menos
visibles y que pueden ser mucho mas importantes de lo que parece.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
100

Bacterias, hongos y virus son los entomopatógenos típicos: bacterias y virus deben
ser ingeridos para que su huésped sea infectado, mientras los hongos entran a
través de la pared del cuerpo. Los nemátodos que consumen insectos también son
entomopatógenos que se alimentan y reproducen dentro del insecto atacado, el cual
normalmente muere a las 24 horas. Debido a que requieren de un ambiente húmedo,
los nematodos que comen insectos son más efectivos contra insectos que viven en el
suelo.

Siete Pasos a Seguir en un Programa de Control Biológico

1. Identificar el insecto plaga a controlar y los enemigos naturales a liberar.

La identificación precisa de la especie plaga a controlar es mas critica cuando se
utiliza el control biológico que cuando se usan insecticidas ya que los enemigos
naturales atacan solo especies plaga muy especificas.

2. ¿Es la liberación de enemigos naturales es adecuada para el problema plaga
que se desea controlar?

El éxito o el fracaso de un programa de control biológico puede estar determinado
por el tamaño de la población plaga al momento de hacer la liberación de los
enemigos naturales. Por ejemplo, si la población plaga es demasiado alta, los
enemigos naturales que se liberan pueden no actuar lo suficientemente rápido para
poder proteger el cultivo y no poder evitar daños económicos al cultivo (en este
caso, lo mejor es aplicar un insecticida de residualidad corta para bajar la población
plaga antes de liberar el insecto benéfico). Por otro lado, si la población plaga es
muy baja, la mejor opción puede ser hacer nada si ya están presentes enemigos
naturales.

Generalmente, los enemigos naturales trabajan mejor cuando las poblaciones plaga
son bajas, lo que implica tener un esquema de monitoreo intensivo para poder
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
101
predecir hacer las liberaciones antes de que las poblaciones plaga alcancen niveles
que ocasionen daños.

3. ¿Como seleccionar y comprar el enemigo natural?

Como en la compra de cualquier otro producto, hay que definir el más apropiado a
las necesidades del problema a resolver, así como la empresa de donde se va a
comprar.

4. ¿Como manejar los enemigos naturales una vez que llegan del proveedor?

Se deben de tener los procedimientos de cómo manipular los enemigos naturales
que se pidieron, desde antes o al momento de la llegada de los mismos; dichos
procedimientos deben seguirse con todo cuidado (Mena-Covarrubias, 2004a). Debe
tenerse en cuenta que muchos de los enemigos naturales son pequeños seres
vivos que son muy frágiles al manejarse. Deben de mantenerse en condiciones
frescas, y no exponerse directamente a los rayos del sol. La liberación en campo se
debe hacer lo más pronto posible de cuando llegan y la fase que se desea liberar.

5. ¿Cuantos enemigos naturales se deben liberar?

Esta es una de las preguntas mas difíciles de contestar debido a la falta de
información respecto a la proporción plaga enemigo natural favorable al control
biológico. Por ejemplo, de manera preliminar se considera que para pulgones la
relación depredador insecto-plaga debe ser 1:1.3 cuando se liberan huevos de
Chrysoperla (es decir, un huevo de Chrysoperla por cada 1.3 insectos plaga ó 3
huevos de Chrysoperla por cada cuatro individuos plaga) y de 1:5 hasta 1:30
cuando se libera Chrysoperla en etapa de larva (para mantener bajo control una
población de pulgones se requiere utilizar una dosis 15 a 20 veces mas alta si
Chrysoperla se libera como huevo en lugar de como larva) (Anónimo, sf).

6. Tiempo de liberación del enemigo natural.
Como regla general, las liberaciones se deben de hacer durante la parte mas fresca
del día, ya sea en la mañana o al atardecer y que las condiciones sean favorables.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
102

7. Que se debe hacer después de que se ha hecho una liberación de enemigos
naturales?

Es clave saber cuantos de los enemigos naturales que se liberaron se han
establecido en el cultivo a proteger, para lo cual es necesario tener una evaluación
de la calidad del material biológico previo a su liberación (Mena-Covarrubias y
Padilla-Cruz, 2006). Los métodos de muestreo del insecto plaga se pueden utilizar
para monitorear también a los enemigos naturales liberados, o bien modificar dichos
métodos. Lo importante es conocer cual era la población de insectos plaga y
benéficos antes y después de liberado el agente de control biológico.

A manera de resumen se puede decir que un programa de control biológico
EXITOSO requiere:

1) conocer el enemigo natural apropiado para la plaga que se desea controlar;
2) el momento adecuado para liberarlo; y
3) posiblemente algunos comportamientos del insecto plaga y el enemigo natural a
liberar.

Existen Tres Formas Básicas de Utilizar los Enemigos Naturales en el Control
Biológico de Insectos Plaga

1. Conservar o incrementar la efectividad de los enemigos naturales que están
presentes a través de manejar apropiadamente el ambiente donde se desarrollan
(el manejo del habitat se refiere a acciones encaminadas a aumentar la
disponibilidad de alimentos, refugio y otros recursos dentro y fuera del cultivo)
(Huffaker y Messenger, 1976). En general, la conservación de enemigos
naturales involucra reducir los factores que interfieren en su acción (insecticidas
no selectivos), o suministrar los recursos que necesitan estos enemigos naturales
en su medio ambiente (polen y néctar). En agroecosistemas de policultivos hay
un incremento en la abundancia de predadores y parásitos, ocasionado por al
expansión de la disponibilidad de presas alternativas, fuentes de néctar y
microhábitats apropiados (Altieri, 1994). Conservar un enemigo natural puede
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
103
requerir mantener un habitat especifico por un periodo de tiempo; alimentación
para los adultos de parasitoides puede lograrse a través de dejar o sembrar
plantas que producen néctar y polen cerca de los cultivos.

Este método de control biológico es uno de los que tienen mayor potencial de
implementación en las huertas de nopal tunero de México.

2. Los enemigos naturales se puede favorecer su efectividad a través de la
manipulación directa al cambiar el tipo de enemigo natural o incrementar las
poblaciones de uno que ya está presente a través de las liberaciones periódicas o
en gran escala (Control Biológico Aumentativo). Esta estrategia requiere de la
propagación masiva y la liberación periódica de enemigos naturales exóticos o
nativos, que pueden multiplicarse durante la estación de desarrollo del cultivo,
pero que no se espera que se conviertan en una parte permanente del
ecosistema (Batra, 1982). Mejoras en la técnica de cría y liberación, así como el
mejoramiento genético del enemigo natural (pe con resistencia a los insecticidas
más comúnmente usados en el cultivo) han resultado en programas de
incremento más efectivos

El control biológico aumentativo se usa donde los enemigos naturales no están
presentes o no pueden responder con suficiente rapidez al aumento de la población
de plagas. El éxito con este tipo de control depende de la cantidad de enemigos
naturales liberados (Ables y Ridgeway, 1981). El control aumentativo puede ser muy
efectivo a nivel de costo.

Una gran diferencia de este método con el de control biológico clásico o el de
conservación, es que en el aumentativo no se busca hacer cambios permanentes en
un agroecosistema para mejorar el control biológico.

Este método de control biológico es segundo en importancia (después del control
biológico por conservación) en el impacto que puede tener en el manejo de las
poblaciones de insectos plaga en las huertas de nopal tunero de México.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
104
3. Las agencias de gobierno pueden importar enemigos naturales de otros países
para implementar programas de control biológico contra insectos que no tienen
enemigos naturales establecidos (Control Biológico Clásico).

Este método de control biológico es el que en este momento tiene poca importancia
como alternativa de manejo de los insectos plaga del nopal en México. Si se tuviera
la mala fortuna de que la palomilla del nopal, Cactoblastis cactorum invadiera nuestro
país, entonces si, el control biológico clásico sería una piedra angular para
desarrollar un programa de manejo de este insecto plaga, ya que no es nativo de
México y sus enemigos naturales específicos se encuentran en la Argentina y
Paraguay, principalmente.

Relación Trófica entre las Especies de Artrópodos Presentes con Plantas del
Genero Opuntia y su Importancia con el Control Biológico

Aunque la planta de nopal tiene una estructura morfológica relativamente simple, se
han detectado asociadas a ella al menos 324 especies de artrópodos, de las cuales
92 se pueden considerar como plagas, 49 son enemigos naturales de esas plagas,
hay 52 especies de insectos saprofitos, 40 que son visitantes de las flores y 91
especies mas que tienen una asociación incidentalmente (Hunter et al., 1912; Mann,
1969). Sin embargo, no todas las especies antes mencionadas alcanzan la categoría
de insectos plaga, en las zonas productoras de nopal tunero se tienen 18 insectos
plaga que actualmente son de importancia económica en México (Mena-Covarrubias
y Rosas-Gallegos, 2007), de las cuales solo unas cuatro a seis especies se
presentan año con año ocasionando daños al cultivo (Mena-Covarrubias, 2002).

¿Porqué solo una pequeña parte de los insectos presentes en nopal desarrollan
poblaciones lo suficientemente altas para que sean consideradas como plagas? La
respuesta es simple: el control biológico natural esta jugando un papel clave en la
regulación de las poblaciones de los insectos presentes en nopal, como se
demuestra en el impacto de dos parasitoides del gusano cebra, Melitara
nephelepasa, los cuales eliminan en promedio el 89.6% de las larvas de la
generación de verano (Mena-Covarrubias, 2000) y por tanto, una primera línea de
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
105
acción es el control biológico por conservación y manejo de habitat para sacar
máximo provecho de los enemigos naturales presentes.

Con el fin de tomar mejores decisiones de manejo de plagas, es necesario analizar
con detalle la información que se tiene disponible de la biología y ecología, tanto de
los insectos plaga como de agentes de control biológico de estas plagas (Mena-
Covarrubias, 2004b).

Primer punto de análisis: de las 49 especies de enemigos naturales, 13 son
depredadores y 36 son parasitoides, lo cual implica que el 73.5 % de esos enemigos
naturales van a tener un mayor impacto en aquellas huertas donde los adultos
tengan fuentes de alimento como son néctar y polen proporcionadas por plantas en
floración que estén presentes al momento de la emergencia de estos parasitoides
(manejo de habitat), lo que en la mayoría de los casos no coincide con la floración
del nopal, excepto para los parasitoides del minador Marmara opuntiella (Mena-
Covarrubias, 2002 y 2004b).

Segundo punto de análisis: todos los depredadores reportados en nopal actúan
contra un solo insecto plaga, la cochinilla Dactylopius spp, y la pregunta es obvia,
porque no hay reportados insectos depredadores contra alguna de las otras 91
especies de insectos plaga del nopal cuando se desarrollan sobre esta planta? Gran
parte de la respuesta está en el comportamiento que tienen los insectos plaga
cuando se desarrollan en nopal, ya que estos insectos aprovechan al máximo la
protección que les ofrece el nopal, por ejemplo: el picudo de la espina,
Cylindrocopturus biradiatus, el picudo de la penca, Gerstaeckeria spp y el picudo
barrenador, Metamasius spinolae ponen sus huevos dentro de las pencas del nopal
(Mena-Covarrubias, 2002), y así evitan la depredación en una de sus fase mas
susceptibles a la misma. El gusano cebra pone sus huevos en las puntas de las
espinas de las pencas del nopa, y esa colocación esta diseñada para reducir
grandemente las pérdidas por depredación (Mena-Covarrubias, 2002), como sucede
en otras especies de insectos que evitan poner directamente sus huevos sobre la
superficie donde se desarrollan (Ruzicka, 1997). Si la mayoría de los insectos plaga
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
106
del nopal depositan sus huevos dentro del nopal, es de esperarse que muchos de
ellos también la fase de larva y pupa ocurra dentro de los tejidos del nopal, y por
tanto es una estrategia efectiva para evitar la depredación. Potencialmente solo las
chinches que atacan las pencas y/o frutos del nopal (Chelinidea spp y Narnia spp), el
trips Neohydatothrips opuntiae y las escamas (Diaspis echinocacti y Lepidosaphes
spp), junto con la grana son las plagas que potencialmente pueden ser afectadas por
depredadores utilizados en un programa de control biológico; desafortunadamente la
mayoría de las plagas de importancia económica de este cultivo no son susceptibles
de ser afectadas por los depredadores nativos o introducidos.

Tercer punto de análisis: ¿cual es el impacto potencial que tienen los
entomopatógenos en el control de las plagas de nopal, en particular, las que se
desarrollan internamente en las pencas y troncos de la planta? Existen reportes de
que el uso de hongos entomopatógenos, como es el caso de Beauveria bassiana son
efectivas para controlar las larvas del gusano blanco, Laniifera cyclades (Lozano-
Gutiérrez y España-Luna, 2008), o se han observado en algunos, muy pocos, adultos
del picudo barrenador, M. spinolae previo a su emergencia de nopal (Mena-
Covarrubias, 2002). Sin embargo, en la mayoría de las plagas que se alimentan
dentro de los tejidos del nopal, en muchos casos solo son unos cuantos días en que
están expuestos al contacto directo de las esporas de este hongo, lo que requiere de
desarrollar un esquema de monitoreo de adultos y predicción de emergencia de
larvas para poder aprovechar esta táctica del control biológico. Otra opción sería
intentar afectar los adultos de estos insectos plaga, ya que en esta fase si están
expuestos, sobretodo en el caso de insectos del orden Coleoptera, donde están
todos los picudos plaga (un caso especial es el picudo de la penca, Gerstaeckeria
spp, el cual es de hábitos nocturnos y durante el día esta enterrado en la base de las
plantas del nopal, y por tanto, requeriría que las aplicaciones se hicieran al
anochecer). En el caso de plagas cuya fase son palomillas del orden Lepidoptera,
todas ellas son de hábitos nocturnos y en general son menos susceptibles a este
hongo, lo cual hace a esta estrategia menos viable en su manejo (Mena-Covarrubias,
2002). Un punto importante en el uso de hongos entomopatógenos es la protección
de las formulaciones contra la radiación ultravioleta, la cual es el enemigo numero
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
107
uno contra ellas y poca gente le pone atención a este aspecto; si se logran incorporar
dichos protectores, se tienen incrementos en la efectividad del control hasta tres
veces mas altos (Edgington et al., 2000).

Cuarto punto de análisis: ¿es posible utilizar las avispitas parasitoides de huevos
del género Trichogramma spp en el manejo de los insectos plaga del nopal que
pertenecen al orden Lepidoptera? La avispita parasitoide Trichogramma spp es el
insecto benéfico que se produce en mayor cantidad en México (Tamez et al., 2001),
lo cual hace que el uso de este insecto benéfico sea barato y fácil de obtener en todo
el territorio mexicano, y aunque hay reportes de que parasitismo por T. pretiosum en
huevos de la palomilla del nopal, C. cactorum (Paraíso et al., 2009); sin embargo,
estudios de parasitismo sobre huevos del gusano blanco del nopal, L. cyclades y del
gusano cebra, M. nephelepasa con Trichogramma spp en Zacatecas indican cero
porciento de parasitismo (Mena-Covarrubias, 2002). Faltaría de probar este insecto
benéfico contra los huevos del barrenador de la unión de las pencas del nopal,
Metapleura potosí.

Conclusiones

En control biológico por medio de la conservación de los enemigos naturales de las
plagas de nopal es el elemento más importante en las huertas de nopal tunero en el
altiplano mexicano. Puede proveer una regulación de las especies plaga a largo
plazo si se promueve un ambiente apropiado para incrementar la abundancia y la
eficacia de los depredadores y parasitoides.

Bibliografía

Ables, J.R. y R.L. Ridgeway. 1981. Augmentation of entomophagous arthropods to
control insect pests and mites. In Biological control and crop production. G.
Papavizas (ed.) Allanheld, Osmun Pub. London. pp 273-305.

Anónimo. (sf) Green Lacewing Technical. Bulletin, Rincón-Vitova Insectaries, Inc.
unpublished. http://www.rain.org/~sals/lace.html

Altieri, M.A. 1994. Biodiversity and pest management in agroecosystms, Haworth
Press, N.Y. 185 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
108
Altieri, M.A., C.I. Nicholls and M. Fritz. 2005. Manage insects on your farm: a guide to
ecological strategies. Sustainable agriculture network. Handbook Series Book
7. Beltsville, MD, USA. 130 p.

Batra, S.W.T. 1982. Biological control in agroecosystems. Science. 215: 134-139

Bravo-Hollis, H. H. 1978. Las Cactáceas de México. Vol. 1. Universidad Nacional
Autónoma de México, 743 p.

Caltagirone, C.E. 1981. Landmark examples in classical biological control. Annu.
Rev. Entomol. 26: 213-232

DeBach, P. 1974. Biological control by natural enemies. Cambridge University Press.
London, 325 p.

Edgington, S., H. Segura, W. de la Rosa, T. Williams. 2000. Photoprotection of
Beauveria bassiana: testing simple formulations for the control of the coffee
berry borer. Int. J. Pest Management 46(3): 169-176.

Flint, M.L. y P.A. Roberts, 1989. Using crop diversity to manage pest problems, some
California examples. Am. J. Alt. Agric. 3:164-167.

Huffaker, C.B. y P.S. Messenger 1976. Theory and practice of biological control.
Acad. Press. N.Y. 330 p.

Hunter, W. D., C. F. Pratt, D. J. Mitchel. 1912. The principal cactus insects of the
United States. United States Department of Agriculture Bureau Entomology
Bulletin, 113:1-71.

Knutson, L., R.I. Sailer, W.L. Murphy, R. W. Carlson, and J.R. Dogger. 1990.
Computerized data base on immigrant arthropods. Ann. Entomol. Soc. of
America 83(1): 1-8.

Lozano-Gutiérrez, J. y M. P. España-Luna. 2008. Pathogenicity of Beauveria
bassiana (Deuteromycotina: Hyphomycetes) Against the White Grub Laniifera
cyclades (Lepidoptera: Pyralidae) under field and greenhouse conditions. Fla.
Entomol. 91(4): 664-668.

Mann, J. 1969. Cactus-feeding insects and mites. Bulletin of the United States
National Museum 256: 1-158.

Mena-Covarrubias, J. 2000. Control biológico natural del “gusano cebra”, Olycella
nephelepsa (Lepidoptera: Pyralidae) en nopal, en Zacatecas. Memorias del
XXIV Congreso Nacional de Control Biológico, del 9 al 10 de Agosto,
Chihuahua, Chih. pp 135-138.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
109
Mena-Covarrubias J. 2002. Manejo integrado de las plagas del nopal. Avances de
investigación dentro del proyecto “Optimización de los procesos productivos
del nopal (Opuntia spp) en función de su competitividad y sustentabiidad en
Zacatecas”. INIFAP Zacatecas. Documento interno.

Mena-Covarrubias, J. 2004a. Cuidados en el transporte, manejo y liberación de
insectos benéficos en hortalizas. In S. Tarango and F. Baez Iracheta (eds).
Memorias del primer curso regional sobre Manejo Integrado de Plagas y
Enfermedades de Hortalizas con énfasis en Control Biológico. Ciudad
Delicias, Chihuahua, México, Mayo 12-14, 2004. Campo Experimental
Delicias, INIFAP. pp. 105-113.

Mena-Covarrubias, J. 2004b. Manejo integrado de las plagas del nopal: una
propuesta para tomar mejores decisiones de control. In G. Esparza, R.D.
Valdez and S. Méndez (eds.). Nopal: tópicos de actualidad. Universidad
Autónoma Chapingo, Chapingo, México. pp. 125-140

Mena-Covarrubias, J. y E. Padilla-Cruz. 2006. Variables para medir la calidad del
material biológico de Chrysoperla spp (Neuroptera: Chrysopidae). Memorias
del XXIX Congreso Nacional de Control Biológico, Manzanillo, Colima, 5-10 de
Noviembre del 2006, pp. 181-186.

Mena-Covarrubias, J. y S. Rosas-Gallegos. 2007. Guía para el Manejo Integrado de
las Plagas del Nopal Tunero. INIFAP, Campo Experimental Zacatecas, Calera,
Zacatecas, México. Publicación Especial # 14, Segunda Reimpresión, 34 p.

Nicholls, C.L. y M.A. Altieri. 1997. Control biológico en agroecosistemas mediante el
manejo de insectos entomofagos. AGROECOLOGIA Y DESARROLLO 11/12:
31-42

Paraiso, O., Kairo, M., Bloem, S., Hight, S.D. 2009. Survey for egg parasitoids
attacking Cactoblastis cactorum in North Florida. Meeting Abstract.

Ryan, J.M.; Landis, D.A.; Grafius, E.J. 1996. Biological control of insects. Extension
bulletin , Michigan State University. Cooperative Extension Service, USA. E-
2453, Reprint. 8p.

Russell C. and P. Felker. 1987. The prickly pears (Opuntia spp. Cactaceae): a source
of human and animal food in semiarid regions. Econ. Bot. 41: 433-445.

Ruzicka, Z. 1997. Protective role of the egg stalk in Chrysopidae (Neuroptera). Eur. J.
Entomol. 94 (1): 111-114.

Symondson, W.O, K. D. Sunderland, y M. H. Greenstone. 2002. Can generalist
predators be effective biocontrol agents? Annu. Rev. Entomol. 47: 561-594.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
110
Tamez, P., L.J. Galán, H. Medrano, C. García, C. Rodríguez C, R.A. Gómez y R.S.
Tamez. 2001. Bioinsecticidas: su empleo, producción y comercialización en
México. Ciencia UANL 4(2): 143-152.

Van de Bosch, R. y P.S. Messenger, 1973. Biological control. Intext Educational
Publishers. N.Y. 180p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
EL GENERO AGAVE SPP. EN MÉXICO: PRINCIPALES USOS DE IMPORTANCIA
SOCIOECONÓMICA Y AGROECOLÓGICA

E. Javier García-Herrera, S. de Jesús Méndez-Gallegos, Daniel Talavera-Magaña
Profesores Investigadores. Campus San Luis Potosí, Colegio de Postgraduados. Iturbide No. 73. Salinas de Hidalgo, SLP.
MÉXICO. Tel/Fax: 01 496 96 30240
Correo-e: garciae@colpos.mx, jmendez@colpos.mx, tdaniel@colpos.mx

Resumen

Fenómenos como el cambio climático y la actual crisis financiera mundial resaltan la
importancia de darle un manejo integral y sustentable a los recursos naturales, a fin
de mantener el equilibrio en los agroecosistemas. En México los Agaves desde
épocas precolombinas destacan en importancia por el uso de se les ha dado.
Actualmente este recurso aunque con problemas en su uso y manejo, recobra
vigencia desde el punto de vista socioeconómico y agroecológico por los beneficios
que trae a los pobladores del medio rural y al medio ambiente donde se desarrolla.
En el presente trabajo, como resultado de una investigación documental, se hace
evidente la importancia de los Agaves por los múltiples usos de que es objeto.
Asimismo, se muestran las bondades que tiene en su uso para el beneficio
económico de los pobladores rurales con la elaboración de mezcal y la recolecta y
producción de insectos comestibles y la alimentación del ganado, así como su
manejo agroecológico al ser usado en la conservación de suelos para mantener el
equilibrio del hábitat propio del entorno donde crece.

Palabras Clave: Agaves, manejo agroecológico, elaboración de mezcal, insectos
comestible, alimentación de ganado.

Abstract

Phenomena such as climate change and the current global financial crisis highlighted
the importance of giving an integral and sustainable natural resources management
in order to maintain the balance in agroecosystems. In México the agaves from pre-
columbian times highlights importance by the use of have been given. Currently this
resource with problems in their use and management, regaining effective from the
point of view agro-ecological and socio-economic benefits that brings the inhabitants
of rural areas and the environment where develops. The present paper as a result of
a documentary research becomes apparent the importance of the agaves by the
multiple uses of which is the subject. Also show benefits which has in its use for profit
from rural with the elaboration of mezcal villagers and collects it and production of
edible insects and the feeding of livestock, as well as its agro-ecological to be used in
the soil conservation to keep the balance of the environment of habitat where it
grows.

Keywords: Agaves, agro-ecological management, mezcal, edible insects, animal feeding.



VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
112
Introducción

Hoy en día el fenómeno de la globalización, el libre mercado, la actual caída del
sistema financiero mundial así como los efectos de deterioro de los ecosistemas
debido al cambio climático, ponen gran presión sobre los recursos naturales con que
cuenta el planeta. Lo anterior plantea nuevos retos a la sociedad en su conjunto,
siendo la población rural en el nivel local y microregional quien desempeña un papel
primordial en el aprovechamiento y manejo agroecológico de los recursos naturales,
lo cual constituye un renglón de gran importancia para el logro del desarrollo
sustentable. Uno de los recursos que ha cobrado una importancia relevante, sobre
todo en las comunidades de las zonas áridas y semiáridas que es donde mejor
prospera, son las especies del género Agave. El maguey, como comúnmente se le
conoce, se hace notar por la importancia que adquiere desde el punto de vista
agroecológico y socioeconómico por los múltiples usos de que es objeto,
dependiendo de la región donde se ubique, que van desde su empleo como leña
hasta ornamental. La finalidad del presente trabajo es mostrar los usos de mayor
relevancia socioeconómica y agroecológica que tiene el Agave en México, como son:
la elaboración de mezcal, conservación de suelos, como forraje y la producción de
insectos comestibles para la industria gastronómica.

Importancia y Aprovechamiento

Como ya se menciono, el maguey representa uno de los recursos naturales de
mayor importancia desde el punto de vista económico, social y agroecológico en
México. La importancia del uso del maguey se remonta a la época prehispánica,
cuando los pueblos indígenas del centro y norte del país encontraron en esta planta
una fuente de materia prima para elaborar una gran cantidad de productos. Los
principales usos de importancia socioeconómica y agroecológica se muestran en el
cuadro1. Actualmente, en las diferentes regiones donde existen agaves, los usos,
productos y parte de la planta que se utiliza, se muestran en el Cuadro 1 y 2.




VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
113
Descripción de la Planta de Maguey

Taxonomía

Existen divergencias respecto a la posición taxonómica del maguey. El primer
problema es definir a qué familia pertenece. En la taxonomía clásica se le ubica en la
familia Amaryllidaceae, subfamilia Agavoideae. El género Agave es el más grande de
esta familia, comprendiendo aproximadamente, doscientas setenta y cinco especies
(Lawrence, 1951). Sin embargo, Hutchinson (1934) lo ubicó dentro del orden
Agavales y específicamente en la familia Agavaceae, en donde se incluye el género
Agave. Este género incluye, de la nomenclatura tradicional, géneros que pertenecen
a la familia Liliacea y otros a la Amaryllidacea (Lawrence, 1951; Gómez P., 1963).
En esta nomenclatura, el subgénero Agave lo integran 12 secciones con 82
especies, 21 subespecies y 23 variedades. En total 197 taxas (Gentry, 1982).

Cuadro 2. Principales usos de importancia socioeconómica y agroecológica del Agave spp.
Usos Producto Parte de la planta
Alimentación Azúcar
Guisos
Dulce
Envolver barbacoa
Mixiotes
Gusanos blancos,
Gusanos rojos (Chinicuiles)
Pan de pulque
Tortillas
Tallo (piña)
Flores y frutos (cápsulas
frescas)
Escapo floral (quiote)
Hojas
Cutícula del cogollo
Hojas
Tallo (piña)
Perianto de flores +
nixtamal
Bebidas Aguamiel, miel, atole de aguamiel,
Pulque, Mezcal, Tequila, Sotol,
Bacanora, Vinagre, Jarabe.
Tallo (piña)
Agrícola Cerca viva
Evitar erosión como formadora de suelo
Abono orgánico (fertilizante)
Planta líder de ecosistemas
Planta completa
Planta completa
Composta de hojas
Planta completa
Forraje Bovinos, caprinos, porcinos Hojas, escapos florales,
flores y parte de la
inflorescencia, bagazo.
Fuente: Centro de Propagación de Agave del Estado de Guanajuato.




VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
114
Distribución

Los Agaves son plantas siempre verdes cuyas características fisiológicas y
morfológicas les confieren una notable capacidad de adaptación a los ambientes más
hostiles. Es precisamente en estos ambientes donde se desarrollan y multiplican
fácilmente, proporcionando una productividad más alta que muchas de las plantas
cultivadas utilizadas actualmente. El género Agave es originario de Mesoamérica,
distribuyéndose desde los 34 ° Latitud Norte hasta los 60 ° Latitud Sur; coincidiendo
en nuestro país el centro de origen con el centro de diversidad de especies.

Los Agaves son plantas que pueden encontrarse en gran diversidad de hábitats,
desde los valles y planicies hasta cerros y laderas pedregosas, incluyendo lugares
montañosos de gran altitud. Se desarrollan mejor, tanto a nivel individual como
poblacional, sobre planicies extensas con suelos aluviales, de profundidad y textura
medias y pH de neutro a ligeramente alcalino. Conviven también con variados tipos
de vegetación, destacando entre otros: la vegetación xerófita, pastizales, matorrales,
bosques, etc. Generalmente forma grupos o conglomerados dispersos dentro de la
vegetación de pastizal y se le encuentra combinado con nopaleras y matorral
micrófilo. Puede encontrársele lo mismo en sitios con altitudes de 300 msnm, que en
lugares situados a más de 3000 msnm (Gentry, 1982).

México es considerado centro de origen y de diversidad de los agaves. No se tiene
claro cuántas especies se han documentado actualmente, algunos autores
mencionan que se han reconocido 166, otros 200 y algunos más mencionan hasta
273 , diferentes especies de agaves (magueyes) en el continente americano,
distribuidas una pequeña parte de Estados Unidos, México, América Central y
América del Sur. Se considera que el 75% de todas las especies se encuentran en
nuestro país y 55% crecen exclusivamente aquí, lo que muestra la gran importancia
biológica del territorio nacional para los agaves. (Granados,1993; Illsley et al. 2004;
CONABIO, 2005).



VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
115
Cuadro 2. Usos que se les da a varias especies de Agave, productos y parte de la planta
empleada.
Construcción Cercas, casas (jacales), corrales
Tejas para cubrir techos de casas
Canales para colectar agua de lluvia
Materiales compuestos: resinas
termoplásticas o termófilas + fibras
Escapo floral (quiote)
Hojas
Hojas
Residuos de fibra
Fibras Cordelería, jarcería y cestería (lazos,
ropa domestica)
Escobetillas y cepillos para limpieza
con jabón incluido, Estropajos, tejido y
vestuario
Fibras de hojas
Raíces, fibras de hojas

Fibras de hojas
Medicinal Cura golpes y lesiones internas, falta
de movimiento en miembros,
prevención de escorbuto, sana heridas
(antinflamatorio)
Cura anemia
Hojas


Mieles y pulque
Ornamental Adornos corporales (aretes, collares)
Adornos de Navidad
Arcos florales
En jardines, calles, camellones
Semillas
Planta completa
Fibras de las hojas
Planta completa
Domestico Jabón o detergente para trastes y ropa,
shampoo,
Macetas o recipientes para agua,
Tapaderas de cazuelas, ollas o barriles
Palillos para la extracción de gusanos
comestibles
Aguja incluyendo hilo para coser
Hojas, tallos y raíces
Tallo (piña)
Hojas y tallo (piña)
Espina terminal de hojas
Espina terminal más hebra
de hoja
Otros usos Industria química, farmacéutica,
medicamentos y productos esteroides
(saponinas)
Productos de celulosa para papel
Producción de etanol, celulosa y
glucósidos
Hojas, raíces, tallo y semilla
Hojas (pulpa y residuos de
desfibramiento)
Hojas (pulpa residuos del
desfibramiento, bagazo,
jugos)
Fuente: Centro de Propagación de Agave del Estado de Guanajuato.

Respecto a los magueyes mezcaleros, unas 20 especies o más, se encuentran en
todos los estados de la República, excepto en Tabasco y la península de Yucatán,
aunque en años recientes se ha hecho mezcal a partir del maguey henequenero.
Unos pocos de los magueyes mezcaleros se cultivan, sobre todo el azul y el espadín,
pero la mayoría son silvestres y prosperan particularmente en los bosques de pino,
los encinares, las selvas y los pastizales de las regiones templadas, aunque el
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
116
mayor porcentaje, se concentra en las regiones áridas y semiáridas del país (Illsley et
al. 2004).

Productividad del Agave spp.

Respecto a la productividad de los agaves Nobel y Meyer (1986) señalan que el
Índice de Productividad Ambiental (IPA) proporciona una primera aproximación del
efecto de los factores ambientales sobre la producción, y está determinado por el
producto de los índices del potencial hídrico, la temperatura del aire y la radiación
fotosintética activa, y señalan que la productividad de A. salmiana ssp. crassispina en
el Altiplano Potosino-Zacatecano es de 1.05 kg m
2
año
-1
.

Propagación del Género Agave

De acuerdo con Gentry (1982), el género Agave se propaga por semilla, vástagos
vegetativos y propágulos en la inflorescencia. Dependiendo de la especie, algunos se
propagan solamente por semillas, otros por semillas y vástagos vegetativos, mientras
que otros pueden propagarse por las tres formas. Al respecto Gómez-Pompa (1963)
señala que en este Género los procesos de reproducción sexual están reducidos o
no funcionan; sin embargo, Ruvalcaba (1983) señala que cuando se realiza este tipo
de reproducción se puede obtener hasta 33 % de germinación. La forma común de
propagación de los agaves cultivados es asexual, técnica que consiste en separar los
vástagos (hijuelos, retoños o mecuates) que se derivan del rizoma que emite la
planta madre después del primer año de plantación, los cuales, dependiendo de su
tamaño son plantados en el terreno definitivo, o en el caso de ser pequeños, se
mantienen en vivero por un período de 12 meses o más, hasta su plantación
definitiva. Existen también otros métodos de propagación asexual (por rizomas, por
secciones de tallo y por bulbillos apomícticos de la inflorescencia) pero no hay
reportes que muestren datos comparativos entre estos sistemas y el tradicional.

Se ha hecho énfasis en la necesidad de programas de mejoramiento en agaves, con
técnicas de propagación in vitro, donde se integren o simplemente se propaguen,
características deseables para el productor o la industria, tales como; precocidad,
crecimiento rápido, hojas sin espinas (en bordes), más y mejor fibra (larga), mayor
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
117
rendimiento en peso, mayor resistencia a sequía, humedad, enfermedades o
alcalinidad, mayor contenido de azúcares reductores, etc.

Principales Usos del Maguey

Elaboración de Mezcal

Uno de los usos más relevantes que se le da a un numero importante de especies de
Agave, es su uso para la elaboración de mezcal. Esta es una actividad ecconomica
que es un eje potencial de desarrollo de las regiones productoras de agave. El
maguey esta disponible para su uso en la elaboración de mezcal cuando adquiere
una edad entre los 7 y los 12 años, esta en su punto de madurez fisiologica, lo cual
depende de la especie y de las condicones agroecologicas y ambientales a las que
hayan sido expuestos. En este periodo el maguey llega a su madurez para iniciar su
repsroducción sexual que se caracteriza por la emision del escapo floral o “quiote”.
Esta etapa se caracteriza y se distingue fisicamente porque las pencas son mas
delgadas y erguidas alrededor del cogollo, con espinas terminales de color negro
brillante, pequeñas y delgadas, el maguey en esta fase es conocido como maguey
quiotillo a acarrillado.

Capado o Castrado del maguey. Esta es de suma importancia, ya que de aquí
depende de forma significativa la calidad del mezcal que se va a elaborar. Ya que si
se cosecha el maguey tierno, antes de que llegue a su madurez fisiológica, tendrá
pocos azucares y dará poco rendimiento y el mezcal tendrá un mal sabor; igual si se
cosecha un maguey que ha empezado la maduración y ya tiene los azucares
concentrados tendrá bajos rendimientos, mejorando el sabor. Lo optimo es tener un
maguey maduro capado que se deja sazonar por varios meses (hasta 6), lapso en
que concentra los azucares, lo cual redundara en tener el mejor rendimiento y los
mezcales de mejor calidad y sabor.

El maguey bien castrado produce cabezas sanas y puede durar en el campo hasta
alrededor de tres años; por el contrario, el que presenta deficiencias en la castración
se muere poco a poco y rinde cabezas de mala calidad. Un maguey que no se castra
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
118
oportunamente, cuando mucho tarda dos años en concluir su ciclo vital con el inicio
de dispersión de sus semillas (Aguirre et al., 2001).

El capado consiste en cortar con un machete o cuchillo, primero algunas de las hojas
para descubrir el cogollo o quiotillo (yema floral) y se facilite el castrado. Hecho lo
anterior se corta transversalmente el cogollo a un altura entre 10 y 20 cm (esto
depende de la especie y región –costumbres y tradiciones del capado-); de la cara
del cogollo que se separa debe desprenderse su parte central; asimismo, la que
queda en la planta debe presentar un orificio central. Luego se desprenden las hojas
tiernas y la yema o primordial floral desde su base o inserción en la parte superior del
tallo, también se retiran los residuos de tejidos hasta que el hueco o cajete quede
limpio, con lo cual concluye la castración (Tello, 1988).

Sazón. Consiste en dejar que la planta acumule los azucares, varia también de
acuerdo a la especie, para Aguirre et al (2001) lo recomendable en Agave salmiana
spp. crassispina es que dure de 18 a 24 meses, ya que el contenido de guises
tiende a reducirse. Para Weber dura 12 meses, en otras especies puede dura
sazonado de 6 hasta 18 meses.

Desvirado a J imado. Una vez que el maguey esta en sazón, el siguiente paso es el
desvire (región altiplano potosino-zacatecano y norte) labrado (Oaxaca y Guerrero) o
el jimado (Agave tequilana en Jalisco), este se realiza con una cuchilla o barra de
fierro, o bien la coa de jima. Primero se cortan todas las hojas o pencas (en algunos
lugares se deja la base de la hoja), luego con una barra se procede a tumbar la
planta, esta acción consiste en desprender la cabeza en su parte basal, cortando el
cuello (tallo) de la planta al ras del suelo. Una vez sacada la cabeza o piña, esta lista
para subirse al camión para transportarse a la mezcalera o fabrica de mezcal.

En las diferentes regiones productoras de mezcal, el horneado y molienda de piñas
se hace de diferentes maneras, tanto en forma artesanal como industrial. Enseguida
se expone la forma artesanal como se hace en Oaxaca descrito por Illsley et al.
(2004).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
119
Producción Artesanal

Horneado o cocido de las piñas. El horno es un hoyo hecho en la tierra en forma
de cono ancho. Su diámetro y profundidad determinan la cantidad de cabezas que le
cabe, correspondiente también a la capacidad de las tinas de fermentación y de los
destiladores. Existen hornos para tres y seis toneladas de maguey crudo. En el fondo
del cono se deposita la leña, preferentemente de encino. Se enciende el fuego y se
colocan sobre la leña las piedras luego se deposita una capa de palma o de bagazo
seco de maguey, encima se pone el agave cortado en trozos. Encima del maguey va
otra capa de palma o bagazo seco para detener una capa de tierra que servirá de
aislante del calor al horno, el cual queda cerrado de tres a cinco días. El fin del
horneado es, producir los azúcares sencillos que serán fácilmente convertidos en
alcohol en la fermentación, el paso siguiente en la producción del mezcal.

Molienda de las piñas. En algunos lugares de Oaxaca y en Guerrero se hace la
molienda a mano con un mazo y en canoa de madera. El maguey cocido se corta en
pedazos no mayores de diez centímetros, se pasa a la canoa y se golpea, con lo que
parte del material dulce sale de la canoa.

Fermentación del mosto. Se lleva a cabo en tinas de madera de hasta una tonelada
de capacidad. En ellas, dependiendo de la temperatura ambiente, se deja el maguey
molido de dos a tres días, hasta que las tinas se calientan. En este momento se
agrega agua hasta alcanzar un 90% del volumen de la tina, y se mezcla con el
maguey para formar una solución azucarada de 7 a 8 grados Brix (ºBx).
Dependiendo del clima de la región y del tipo de inducción, se deja reposar de dos a
ocho días hasta que los azúcares se hayan transformado en alcohol y sustancias
similares. La fermentación natural se logra sin agregarle nada al mosto. En la
fermentación inducida se le agrega al agave molido un paquete de microorganismos
benéficos, llamado inóculo de fermentación, o bien sales con nitrógeno, como la
urea, que favorecen el desarrollo de los microorganismos ya presentes en el mosto.

Destilación. Se efectúa en alambiques de cobre tipo batch en cantidades de 250 a
400 litros; cada postura dura de seis a ocho horas. El alambique de cobre está
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
120
constituido por una olla contenedora dentro de un hogar de piedras y adobe, una
montera, un turbante y el serpentín, que está en el interior de un tanque de
enfriamiento hecho de concreto. La olla de destilación se calienta con leña, y se
recoge el destilado en recipientes de cobre o acero inoxidable de 25 litros.

Producción Industrial

La producción industrial a gran escala, con la tecnología más avanzada, es la que se
emplea en la elaboración del tequila, sobre todo en los estados que tienen la
denominación de origen, incidiendo también en los estados que producen mezcal a
partir de Agave tequilana Weber. La producción industrial de mezcal en el altiplano
potosino-zacatecano, se continúa realizando con la tecnología tradicional en las
fábricas de las haciendas. Cabe mencionar que se tiene la denominación de origen
Mezcal. Morales y Esparza (2002), describen el proceso de la siguiente manera:

Cocimiento, molienda y prensado del agave. Las piñas se cosen en hornos
circulares de mampostería de unos 6 m de alto y 2.50 m de diámetro, estando la
mitad del horno bajo del nivel del suelo. Al ras del suelo el horno tiene una parrilla de
madera sobre la cual se coloca el maguey para su cocimiento. De manera opuesta
existen dos puertas por donde entran los cargadores para ir acomodando las piñas;
en la parte superior existe un agujero de un metro de diámetro aproximadamente por
el cual se recarga el horno al mermar el material una vez que inicia su cocimiento. En
la parte inferior cada horno cuenta con un caño revestido de ladrillo para conducir las
mieles que escurren durante el cocimiento del maguey. La capacidad de estos
hornos oscila entre las 40 y 60 toneladas, siendo común que una fábrica cuente con
3 o 6 hornos agrupados en hilera; para acceder a la parte superior de dicho conjunto
se tiene una rampa por donde suben los camiones para el relleno de los hornos con
piñas.

Con el horno lleno se sellan las puertas laterales y la ventana superior para que
mediante una tubería subterránea se aplique vapor de agua generado en una
caldera. Este proceso requiere dejar las piñas durante tres días a vapor para lograr
la hidrólisis de los almidones y que se conviertan en glucosa y fructuosa. A las piñas
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
121
ya cocidas se les llama mezcal y pueden ser comidas como un postre dulce. Las
mieles que escurren durante el cocimiento se conocen como “guishe”, se recolectan
y se terminan de cocer en una tina de cemento a la cual se le inyecta vapor mediante
un serpentín de cobre, posteriormente se mezclan con el mosto extraído de las piñas
cocidas y se fermentan. Luego las piñas se someten a molinos de piedra llamados
tahonas que consisten de una gran rueda movida por animales o con algún motor; en
el fondo del molino se encuentra un canal subterráneo por donde se conduce el jugo
hasta una tina de lavado.

Fermentación y destilación del agave. Tradicionalmente la fermentación se lleva a
cabo en tinas de madera rectangulares con capacidad para 2.5 metros cúbicos. En
el fondo de estas “cubas” se tiene una abertura cuadrangular cerrada por una tapa
de madera que sirve para descargar el líquido fermentado. En cada fábrica se cuenta
con tres o cuatro tinas de madera redondas donde se tiene “píe” de fermento, el cual
es agregado a las tinas de fermentación para inocular el mosto con bacterias que
transforman los azucares en alcohol. El proceso de fermentación dura 3 días,
después de lo cual queda una espuma sobre la superficie del líquido fermentado y
los azúcares se han convertido en alcohol. Luego se procede al destilado en
alambiques de cobre.

Envasado y comercialización. La venta del mezcal se hace a granel en expendios
y tiendas de licores, parte se comercializa en cantinas que compran a granel y lo
sirven en copas. Otra parte del mezcal se envía a otros estados para que sea
envasado. En general las haciendas cuentan con barricas y pipones de madera para
reposar y añejar mezcal, se tienen varías presentaciones de mezcal joven y
reposado en botellas debidamente etiquetadas.

Producción de Insectos Comestibles

Alrededor del mundo existen más de 1,400 especies de insectos comestibles; tan
sólo en México hay 398 especies que son consumidas en diferentes lugares y en
diferentes etapas del ciclo biológico (huevo, larva, ninfa, pupa, adulto). En los
ecosistemas agroecológicos de las zonas áridas y semiáridas abundan las
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
122
magueyeras, uno de los usos asociado a estas es que se emplean como sustrato
para la producción de insectos comestibles, entre los cuales se encuentran,
principalmente los siguientes:

Escamoles (Liometopum apiculatum M.). La palabra escamol proviene del náhuatl
“Azcamolli” y significa “guiso de hormiga” (azcatl=hormiga y milli=guiso). Los
escamoles son las larvas de la hormiga Liometopun apiculatum y Liometopum
occidentale, y han sido consumidos desde la época prehispánica por grupos étnicos
como los mazahuas, chichimecas, aztecas, otomíes, etc. Considerado como un
platillo exótico, la importancia de estos insectos radica en su alto valor nutritivo por
ser fuente de proteínas y carbohidratos y, por ser una fuente importante de trabajo e
ingresos para los pobladores de las zonas áridas y semiáridas donde se recolectan.
El manejo para recolección es sustentable y benéfico para el entorno donde se
produce. En la organización social de la hormiga escamolera existen tres castas: las
obreras y soldados, las reinas y los machos. El ciclo biológico de Liometopum
apiculatum se compone de cuatro etapas: huevo, larva, pupa y adulto.

Las hormigas escamoleras son omnívoras, ya que su alimentación es muy variada:
comen semillas y frutos, polen de flores de maguey, palo loco y palmas, el jugo de
las raíces, además de larvas de mariposas y avispas, y adultos de casi cualquier tipo
de insecto; algunas poblaciones consumen las secreciones azucaradas de pulgones
con los que establecen relaciones simbióticas.

La hormiga escamolera. Se distribuye en México en los estados de Hidalgo,
Michoacán, Oaxaca, Tlaxcala, Estado de México, Puebla, Guanajuato, Distrito
Federal y en el altiplano potosino-zacatecano. Se desarrollan preferentemente en
laderas con pendientes suaves, orientadas hacia el este. Se les encuentra en
potreros, agostaderos y milpas, ya sea en terrenos pedregosos o con poca roca. El
hábitat de la hormiga escamolera se compone de vegetación de tipo xerófito, con
matorral espinoso, micrófilo y crasicaule.

Anidan bajo las raíces de magueyes, nopales, yucas, lechuguillas, palo loco, pirules,
encinos, enebros, mezquites y garambullos. Requieren de poca agua y su
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
123
alimentación es a base de hojas, semillas, flores, frutos, insectos y otros animales
muertos. Estas hormigas establecen relaciones simbióticas con homópteros como
coccidos y áfidos, a los cuales protegen y cuidan y a su vez, se alimentan de las
secreciones de estos. Una colonia puede abarcar áreas de hasta 150 m
2
. Forrajean
mayormente durante la noche. La reproducción de las hormigas es anual, y se
requiere del periodo de lluvias para que se realice el vuelo nupcial, donde la reina se
aparea con los machos alados, los cuales mueren después de fecundarla. La
trabécula o nido se construye lentamente con ramas, pasto, tierra y saliva de las
hormigas, por lo que es importante no destruirlas, ya que si un nido se queda sin
trabécula, las hormigas tardarán más en construir una nueva y esto será en
detrimento de la producción.

Cada nido produce hasta cuatro kilos de escamoles durante el año. La recolección se
hace una vez al año, durante los meses de marzo, abril y mayo. Una vez localizado
el nido los recolectores excavan, los nidos se encuentran debajo de mezquites,
magueyes o rocas, a profundidades variables que van desde medio metro hasta más
de un metro. Los escamoles poseen un alto valor nutritivo, ya que contienen más del
60 % de proteína, además de grasas, vitaminas y minerales.

La recolección de escamoles constituye una derrama económica importante, para la
industria restaurantera, ya que por ser un alimento de alta calidad nutritiva y un
delicado sabor, es considerado como un platillo de alta cocina. El consumo de
escamoles se realiza principalmente en grandes ciudades del país como el Distrito
Federal y la zona metropolitana, además de los estados de Puebla, Tlaxcala,
Morelos, Hidalgo, Estado de México, y en el extranjero en ciudades como Nueva
York, Tokio, San Francisco, etc. Los escamoles alcanzan precios muy altos en el
mercado, ya que un platillo con 60 g de escamoles alcanza un precio de venta de
$199.00 pesos.

Gusano Blanco (Acentrocneme hesperiaris). Este insecto, tiene un alto valor
alimenticio y económico por los ingresos que tienen las familias que se dedican a su
recolección. Es un alimento muy apreciado no solo en México sino en Norteamérica y
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
124
Europa por su exquisito sabor. Se distribuye y extrae en los estados de Durango,
Zacatecas, Aguascalientes, Michoacán, Jalisco, Guanajuato, Veracruz, Querétaro,
Estado de México, Hidalgo, Tlaxcala y Puebla. Se recolecta durante los meses de
mayo a junio. Para su extracción, una vez identificados los magueyes por los
síntomas visuales de marchitamiento que presentan en las pencas, o bien por el
excremento del gusano que se deposita en el exterior de las pencas (secreciones
gomosas). Con machete se cortan las pencas y se detecta la galería, se ubica el
insecto y se extrae con una aguja de gancho, luego se deposita en un recipiente. Las
pencas cortadas se pueden aprovechar como forraje para el ganado. El principal
mercado de este insecto es la industria restaurantera del Distrito Federal, el precio
que se tiene es de entre 180.00 y 200.00 kg
-1
. En refrigeración se puede conservar
de 4 a 6 meses. Se consumen asados con sal y limos, o preparados en diferentes
guisos. (Morales y Esparza, 2002).

Gusano Rojo (Hypopta agavis B.). Es llamado “chinicuil”, este causa severos daños
al maguey. El estado larval lo pasa en la piña del maguey, la cual, si el daño es
severo puede no ser utilizada para producir mezcal, ya que puede producir su
muerte. Se recolecta en los meses de septiembre; las plantas donde se ubica
presentan falta de vigor un color amarillento en la punta de las pencas. El gusano se
extrae cortando la planta desde la base con pico o machete, los gusanos que
expuestos (de 15 a 30 por maguey) y se colectan manualmente, depositándose en
un recipiente. Se consume frito o molido para hacer salsas; es el distintivo de los
mezcales, ya que se le deposita en el envase de estos dándole el carácter místico y
exótico a la bebida. (Morales y Esparza, 2002).

Uso en la Conservación de Suelos

La conservación de los recursos naturales hoy en día es una actividad de primer
orden, en la agenda del desarrollo sustentable. México tiene un territorio muy
heterogéneo en cuanto a su fisiografía, de tal forma que en la región sur-sureste
acusa una fuerte erosión del suelo por escorrentías sobre todo en laderas donde se
practica la agricultura. También se sabe que el 50% del territorio son zonas áridas y
semiáridas que sufren de pérdidas de suelo por erosión eólica. Los agaves
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
125
(magueyes) son un recurso que en algunas regiones presenta sobreexplotación o
bien un manejo inadecuado del mismo que ocasiona daños en el hábitat donde
crece, deteriorando nichos de vegetación endémica y por ende provocando la
erosión del suelo. Este es uno de los factores más importantes que determinan la
productividad y sostenibilidad agrícola de las áreas de ladera. Los atributos físicos,
químicos y biológicos del suelo, que favorecen el crecimiento y rendimiento de las
plantas, pueden ser severamente minimizados por la erosión y, por consiguiente,
amenazar la sostenibilidad de la agricultura. Algunos trabajos de investigación dan
idea de ciertas prácticas agroecológicas necesarias para conservar el recurso.

Cobertera de agave en laderas. En Oaxaca Olvera et al. (2000), determinaron que
en pendientes desde 10 hasta >40 % con riesgo de erosión, existe una especie de
agave nativo para ser utilizado como línea intermedia para la formación paulatina de
terrazas. Se realizó muestreo de suelos de dos parcelas con agave-maíz y
pendientes de 40-60 y 12 %. Los resultados experimentales de campo identifican los
principales beneficios: mejoramiento de pH, mantenimiento de niveles de retención
de microelementos y aumento de Fósforo, Potasio y M.O. disponibles, reducción de
azolves para la parte baja de la subcuenca, alimento de sostenimiento para ganado y
generador de ingresos marginales al cultivo de maíz entre otros. Los modelos
desarrollados con la fórmula de Young son aplicables a todo el país.

Otro trabajo desarrollado por Ruiz et al. (2001), mencionan que en Oaxaca se
evaluaron coberteras vegetales para la reducción de la erosión y conservación de la
humedad, así como especies con potencial para barreras vivas a diferentes altitudes.
Dentro de las especies con potencial para barrera viva a diferentes altitudes del nivel
del mar se identificaron a la higuerilla y nopal tunero (1500 a 1700 m), maguey
mezcalero (1600 a 1800 m), pasto vetiver (1700 a 200 m) y durazno criollo (2000 a
2200 m). El maguey prosperó bien a una distancia entre plantas de 100 cm, ya que
en cuatro meses incremento su altura en 23 cm superando ampliamente la altura de
13 cm de la leucaena. Los productores prefieren especies que además de proteger el
suelo les proporcionan alimento o un ingreso extra. El establecimiento de cultivos con
labranza de conservación combinado con barreras vivas de especies con buen
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
126
crecimiento como el maguey, se muestra como una alternativa viable para el manejo
de suelos bajo el sistema de roza-tumba-quema.

Rodríguez et al. (2005) determinaron, que el sistema de cultivo de maíz criollo
mejorado en intercalación con agave mezcalero bajo el sistema de curvas de nivel y
muros vivos, es factible técnica y económicamente para áreas sin disponibilidad de
agua para riego en lomeríos degradados de las microcuencas en estudio. Con la
implementación de estos sistemas de cultivo en la superficie cultivable de la
microcuenca, catalogada como de alto riesgo de erosión, permitiría disminuir la
pérdida de suelo entre 861 y 957 toneladas por año.

Manejo de poblaciones silvestres de Agave. En el altiplano Potosino-Zacatecano,
se aprovecha el “maguey verde” (Agave salmiana ssp. crassispina), como materia
prima para la elaboración de pulque y mezcal, alimento para el ganado y material
combustible. En los últimos años se ha intensificado su aprovechamiento, lo que
puede ocasionar alteraciones ecológicas severas en los ecosistemas. Mediante el
uso de SIG y un muestreo forestal se han cuantificado algunos atributos ecológicos
como el grado de abundancia, la riqueza específica, el índice de diversidad y un
índice de cobertura de las poblaciones y comunidades vegetales en las que habita el
maguey en un predio ejidal de la región donde actualmente se realiza
aprovechamiento.

Los resultados de acuerdo a Martínez-Salvador et al. (2004), muestran que el agave
se distribuye en el 84 % del predio, y se han diferenciado tres estratos con diferente
densidad. En el primero (2, 488 ha) la densidad media es de 1,837 magueyes/ha que
conviven con 24 especies, las cuales cubren el 35 % del suelo; el segundo estrato es
de 802 ha donde el promedio de magueyes/ha es de 1,103 conviviendo con 15
especies las cuales logran cubrir el 24 % del suelo, mientras que en el estrato tres
7,604 ha tienen en promedio 167 magueyes/ha, y en ella habitan 16 especies más
que logran cubrir el 34 % del suelo.

En la mayor parte de la superficie (estrato tres) la densidad de maguey es baja, por
lo que es recomendable proteger los agaves pre-reproductivos, la producción
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
127
vegetativa mediante la producción de vástagos es determinante en el mantenimiento
de las poblaciones de maguey, y constituye el único medio seguro de producción de
nuevas plantas ante la baja viabilidad de las semillas en condiciones silvestres, lo
cual de acuerdo con García (1988) es mejor en sustrato ígneo. Por su parte Tello
(1998) ha identificado que son los magueyes de tamaño intermedios los de mayor
aporte por su alta densidad. En la mayor parte del predio estudiado, la protección del
suelo por cobertura vegetal es menor al 35%, por lo que se trata de ecosistemas
frágiles con alto porcentaje de suelo desnudo expuesto a diversos factores erosivos,
ya que el grado de cobertura disminuye a medida que disminuye la densidad de
agaves por hectárea. Es recomendable que el aprovechamiento del maguey verde se
complemente con programas de plantación que propicien la conservación de la
especie y disminuyan los impactos sobre el suelo.

Uso como Forraje

La importancia socioeconómica y agroecológica del maguey se hace evidente en el
uso que se le da como forraje para la alimentación del ganado. Constituye una de las
mejores opciones forrajeras, debido a la alta eficiencia en el uso del agua y a la
adaptación del recurso a diferentes hábitats, sobre todo en las zonas semidesérticas.
Del agave se utilizan las hojas e incluso la piña para darlo como suplemento a los
animales ya que les proporcionan: altos niveles de energía digestible, minerales y
agua, los cuales cubren los requisitos de mantenimiento y producción de ganado. Se
hace notar que para lograr obtener el beneficio del potencial de su alta digestibilidad,
es necesario suplementar con nitrógeno (N, mismo que las bacterias del rumen
necesitan para digerir la fibra. Los ganaderos acostumbran picarlo en el campo o en
el corral y combinarlo con otras fuentes de alimentos como los residuos de cosecha.
Con esta práctica se reduce la tasa de mortalidad de ganado, se reduce el consumo
de agua, se reduce la compra de forraje, pudiéndose tener mayor carga animal en
los predios, así como una mejor distribución y consumo de sales minerales lo que
redunda en una mejor condición física del ganado.

También el agave usado como forraje para rumiantes, tiene importancia por su alta
productividad, su empleo en periodos críticos del año (estiaje) y sus ventajas
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
128
nutrimentales, como son su alto contenido de azucares, material mineral y fibra
cruda, lo cual se aprovecha si se emplea una base regular de alimentación del
ganado durante todo el año. El agave, con una densidad de 750 plantas/ha tiene una
productividad de 55 toneladas de forraje fresco (6.1 ton de materia seca). (Martínez,
1994). Comparándolo con el nopal con 1,250 plantas ha
-1
, produce 32 toneladas de
forraje fresco (3.5 t de materia seca) (Hamilton, 1992).

Se ha comprobado que la alimentación de borregos con bagazo de maguey (Agave
tequilana), combinado con rastrojo de maíz, suplementado con rastrojo de soya y
harina de pescado o harinolina (proteína cruda), permite a los animales mantener su
peso durante la época de escasez de alimentos, logrando acortar el tiempo para
llegar al peso de mercado, además de mantener la fertilidad de las hembras.

Calidad forrajera del maguey. Esta depende de la parte que sea utilizada, aunque
el uso más común son las hojas. En hojas de Agave salmiana se determino por
electroforesis que los niveles de minerales como Ca, Mg, Zn, Fe y Cu, satisfacen los
requerimientos diarios de ganado lechero (Silos et al., 2005). En animales con
raciones bien formuladas, donde se combinan diversos alimentos para que se logre
una optima digestión, hay una digestibilidad del maguey arriba del 80 %,
dependiendo de la parte de la planta (penca, piña, y quiote), de su edad y del estado
fisiológico. Así, el ensilaje del maguey es una opción práctica para administrarlo
finamente picado y apropiadamente balanceado.

De acuerdo con Pinos-Rodríguez et al. (2008), la parte superior y baja de las hojas
de Agave salmiana son buena fuente de carbohidratos solubles. Sin embargo tiene
bajos contenidos de proteína cruda por lo cual es necesario un complemento
proteínico. Agave salmiana ensilado disminuye su concentración de saponinas,
teniendo una fermentación aceptable. El análisis de la composición química sugiere
que las plantas maduras (piña) y los brotes son los estados más deseables del
Agave para ser usado como forraje para rumiantes. En estudios recientes Zamudio et
al. (2009), menciona que la combinación de agave-alfalfa mejora la calidad
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
129
nutricional, la digestibilidad ruminal permitiendo el ensilado de agave; la inclusión de
alfalfa mejora las características nutricionales del ensilado de agave para rumiantes.

Conclusiones

Aún cuando el recurso muestre signos de agotamiento y sobreexplotación en
algunas regiones, por prácticas inadecuadas en su manejo y falta de planeación, los
agaves son vistos por productores, empresarios y gobiernos municipales y estatales
como un recurso de gran importancia socioeconómica y agroecológica, ya que en
muchas de las actividades que se realizan para recuperar suelos o bien evitar tanto
la erosión eólica como hídrica se utiliza el maguey, de igual forma para la
alimentación del ganado como suplemento y para la elaboración de mezcal. Hay
especies de agave en peligro de extinción, lo cual hace necesario establecer políticas
públicas que marquen un orden en el manejo del recurso y se le dé la importancia
que requieren los Agaves de México.

Bibliografía

Aguirre, R. J. R; H. Charcas, S. y J. L. Flores, F. 2001. El Maguey mezcalero
potosino. Consejo Potosino de Ciencia y Tecnología, Instituto de Investigación
de Zonas Desérticas, UASLP.

Catarina Illsley Granich. et al. 2004. Manual de manejo campesino de magueyes
mezcaleros. Grupo de Estudios Ambientales A.C., CONABIO. Rainforest
Alliance. Fundación Ford. SSS Sanzekan Tinemi.

CONABIO, 2005. Mapa Mezcales y Diversidad. © Conabio, México.

García Herrera, E. J. 1988. Caracterización agroecológica y evaluación de
plantaciones tradicionales de maguey (Agave salmiana Otto ex. Salm. ssp.
crassispina (Trel.) Gentry) en la región Pinos, Zacatecas. México. Tesis
profesional. Universidad Autónoma de Zacatecas. Zacatecas, Zac. 92 p.

Gentry, Howard Scott. 1982. Agaves of continental North America. The University of
Arizona Press, Tucson, Az. U.S.A. 670 p.

Granados S., D. 1993. Los agaves en México. Universidad Autónoma de Chapingo,
México.

Gómez-Pompa, M. 1963. El género Agave: Cactaceas y suculentas Mexicanas,
8(1):3-28, México.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
130
Hamilton, J.R. 1992. Planting and cultivating native cactus for cattle feed and wildlife
utilization in south Texas. Proc. Third Annual Prickly Pear Council Convention.
Kongsville, TX. USA.

Hutchinson, J. 1979. The families of flowering plants. Third de. Oxford University
Press, West Germany. 968 p.

Lawrence, H.M.G. 1951. Taxonomy of vascular plants. McMillan Publishing., Co; Inc.
New York.

Martín Martínez-Salvador, Manuel Alarcón Bustamante, Pedro Juárez Tapia, Alfredo
Ortega Rubio, Ricardo David Valdez Cepeda. 2004. Atributos ecológicos de
las comunidades vegetales en las que habita el “maguey verde” (Agave
salmiana Otto ex Salm-Dick ssp. crassispina (Trel) Gentry) en el sureste de
Zacatecas, Méx. Memorias. IV Simposio Internacional Sobre la Flora Silvestre
en Zonas Áridas. UACH-UNISON. Delicias, Chihuahua.

Martínez, C.J. 1994. Valor nutricional de dos especies de maguey (Agave atrovirens
Karw) y (Agave salmiana) en el sur del estado de Coahuila. Tesis. Universidad
Autónoma Agraria Antonio narro. Saltillo, Coahuila. México.

Morales Carrillo N. y Esparza Frausto G. 2002. Plan Estratégico de Desarrollo para la
Región agavera del Sureste de Zacatecas. Secretaría de Economía.
Secretaría de Desarrollo Agropecuario de Zacatecas. Secretaría de Desarrollo
Económico de Zacatecas. Centro Regional Universitario Norte de la
Universidad autónoma de Chapingo.

Nobel, D. S. y Meyer S. E. 1986. Field productivity of a CAM plant, Agave salmiana
estimated using daily acidity changes under various environmental conditions.
Physiology Plant. 65:397-404.

Olvera Salgado M.D. et al. 2000. Modelos tipo y beneficios de las líneas vegetativas
intermedias en suelos de ladera. X Congreso Nacional de Irrigación. Simposio
4. Manejo Integral de Cuencas Hidrológicas. Chihuahua, Chihuahua, México,
16-18 de agosto de 2000. ANEI. A.C. ANEI-S40008.

Pinos-Rodríguez, J.M., M. Zamudio and S.S. González. 2008. The effect of planta
age on the chemical composition of fresh and ensiled Agave salmiana leaves.
Souht African Journal of Animal Science. 38 (1). Instituto de investigación de
Zonas desérticas de la UASLP.

Reyes A., J.A. 1987. Evaluación de plantaciones de maguey mezcalero (Agave
salmiana Otto ex Salm., ssp. crassispina (Trel.) Gentry) en el municipio de
Pinos, Zac., México. Tesis profesional. Escuela de Biología, Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich., México.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
131
Rodríguez et al. 2005. Chile de agua con duraznos y maíz con agave mezcalero, dos
sistemas de cultivo alternativos para laderas degradadas en Oaxaca. México.
ISBN 959-250-156-4.

Ruiz V. J., M Bravo E. G. Loaeza R. 2001. Cubiertas vegetales y barreras vivas:
Tecnologías con potencial para reducir la erosión en Oaxaca, México. TERRA
Latinoamericana, enero-marzo, año/vol. 19, número 001. Universidad
autónoma de Chapingo. Chapingo México. Pp. 89-95.

Silos E.H., N. González C., A. Carrillo L., F. Guevara L., M.E. Valverde G. y O.
Paredes L. 2005. Composición química de aguamiel y pencas de Agave
salmiana Gentry. V Congreso del Noroeste, I Nacional, en Ciencias
Alimentarias y Biotecnología Centro de las Artes de la Universidad de Sonora
Hermosillo.

Tello B., J.J. 1988. Análisis gráfico tabular de dos poblaciones silvestres de maguey
mezcalero (Agave salmiana Otto ex Salm., ssp. crassispina (Trel.) Gentry) en
el Altiplano Potosino-Zacatecano. Tesis de Maestría. Colegio de
Postgraduados, Centro de Botánica. México. 123 p.

Zamudio, D.M. J.M. Pinos-Rodríguez, S.S. González, P.H. Robinson d, J.C. García,
O. Montañez. 2009. Effects of Agave salmiana Otto Ex Salm-Dyck silage as
forage on ruminal fermentation and growth in goats. ScienceDirect. Animal
Feed Science and Technology. Elsiever. 148: 1-11.























VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
EL MANEJO DEL NOPAL FORRAJERO EN LA PRODUCCION DEL GANADO
BOVINO

Manuel Reveles-Hernández y Miguel Ángel Flores-Ortiz
Campo Experimental Zacatecas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Km 20.5
Carretera Zacatecas-Fresnillo, C.P. 98500.Calera, Zac., MÉXICO. Tel. (478) 98 5 01 98, Correo-e:
mreveles@zacatecas.inifap.gob.mx y maflores@zacatecas.inifap.gob.mx

Fidel Blanco-Macías* y Ricardo David Valdez-Cepeda
Universidad Autónoma Chapingo, Centro Regional Universitario Centro Norte, MCDRR. C. Cruz del Sur No. 100, Col.
Constelación C.P. 98085 El Orito Zacatecas, Zac. Apdo. Postal 196, CP98001, Zacatecas, Zac., MÉXICO. Tel. (492)9246147.
Correo-e: vacrida@gmail.com
*Estudiante de la División de Estudios de Posgrado e Investigación. Universidad Autónoma de Nuevo León, Facultad de
Agronomía. Carretera Zuazua-Marin Km 17.5, C. P. 66700. Marin, Nuevo León, MÉXICO. Correo-e: fiblama63@gmail.com

Gonzalo Félix Reyes
Agricultor de la región de Las Auras, Calera, Zac., Calle Iturbide No. 306 Ote. C.P. 98500, Calera, Zac., MÉXICO. Tel. (478) 98
5 02 40

Introducción
El nopal ha acompañado a los pobladores de México a través de la historia y está
ligado a su idiosincrasia de los mexicanos, desde antes de la fundación de la gran
Tenochtitlán, que significa “nopal sobre piedra” (Velázquez,1998), desde antes de la
conquista el nopal ha estado ligado a la vida de los mexicanos, su cultivo en México
data desde la época prehispánica tal como lo establece Bernardino de Sahagún en el
Códice Florentino (Buenrostro y Barros, 2004; Bravo, 2002), durante el proceso de
sedentarización en México las nopaleras están consideradas como un recurso
natural trascendental, nos es tan familiar y forma parte del paisaje mexicano y uno de
los símbolos de identidad de los mexicanos (Anaya, 2001).

Anaya-Pérez y Bautista-Zane (2008), reportan que el nopal (Opuntia spp) junto con el
maíz (Zea mays, L.), el frijol (Phaseolus vulgaris, L.) y el maguey (Agave americana),
fue alimento fundamental de grupos chichimecas del centro y del norte del país.
También trasciende su utilización como bebida, medicina, tinte, en prácticas mágico-
religiosas y otros usos.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
134
En la construcción se ha usado el nopal como parte de la mezcla para la edificación y
aun en la modernidad no se siguen buscando alternativas del uso de mucilago y
polvo de nopal en este rubro (Hernández-Zaragoza et al., 2008).

Aprovechando ventajas del nopal, tales como su alta resistencia a condiciones de
aridez, su capacidad de producción de biomasa en condiciones de escasa
precipitación, y la constitución de reservas forrajeras para la fauna silvestre y el
ganado, se han usado especies del genero Opuntia para controlar la erosión ya que
por la presencia permanente de sus raíces y de la parte aérea de la planta modifican
el microclima del área que ocupan (Mulas y Mulas, 2004).

Se reportan 258 especies de nopal en el mundo, en México se tiene una gran
variación de nopales adaptados a diversas condiciones ambientales y distribuidos en
su mayoría en las regiones áridas, la literatura cita que en nuestro país se
encuentran más de 100 especies del genero Opuntia por lo que los botánicos lo
consideran el centro de origen de los nopales (Ríos y Quintana, 2004).

La ganadería extensiva es en zonas áridas en donde es común el pastoreo errático y
estacional determinado principalmente por la presencia de precipitaciones escasas y
con períodos de sequías prolongados. La alimentación del ganado, en estas
regiones del norte de México, está condicionada a la disponibilidad de forrajes, la
cual tiene variaciones que, con frecuencia, están relacionadas con las características
de las condiciones del clima año con año, de tal manera que se hace necesario
contar con alternativas de alimentación del ganado factibles de acuerdo con las
características climáticas de las regiones áridas; surge como necesidad la
incorporación de especies forrajeras que sean eficientes en el uso del agua tal
manera que puedan ser cultivadas mediante un uso, manejo apropiado y
preservación de los recursos agua y suelo. El uso de especies nativas ha constituido
una alternativa de alimentación de las especies animales de esas regiones, Debido a
su capacidad de adaptación a condiciones adversas de humedad (Dubrovsky, North
y Nobel. 1988; Nobel, 1997 y Flores-Valdez, 2004), el nopal se ha considerado por
muchos años como una alternativa en la alimentación del ganado en diversas
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
135
regiones áridas del mundo (Fuentes, 1997; Flores, 2001), lo que ha llevado a la
necesidad de hacer más eficiente su uso, ya sea en condiciones naturales como
cultivadas.

Investigaciones realizadas en Baja California Sur ha demostrado que en los ranchos
ganaderos de esta región existen especies como el nopal forrajero que han sido
utilizados como forrajes alternativos para alimentar ganado caprino, bovino, ovino,
conejos, cerdos y aves de corral, obteniéndose respuestas positivas por parte de los
animales (Murillo-Amador et al., 2006).

En las zonas áridas del mundo el nopal ha constituido una alternativa de cultivo para
la obtención de frutos para consumo humano y para la alimentación de ganado ya
que además de adaptarse a condiciones de humedad deficiente, soporta bajas
temperaturas (Snyman, 2007).

Se considera que los ecosistemas de pastizal producen materias que son altamente
digestibles para animales rumiantes, que en condiciones de pastoreo que tienen la
habilidad de digerir y metabolizar la celulosa, o fibra vegetal, y fermentarla para
producir ácidos grasos volátiles y proteínas microbianas que el animal puede
posteriormente digerir y utilizar (Rinehart, 2008).

Aportación Nutrimental del Nopal a la Dieta Animal

Las características nutritivas del nopal varían de acuerdo con la edad de las pencas,
característica que se debe tomar en cuenta al momento de utilizarlos en la
alimentación del ganado, Guzmán y Chávez (2007) al realizar el análisis de
composición química de cladodios nopal (Opuntia ficus-indica) encontraron que el
cladodio de un mes de edad es más rico en vitamina C, carbohidratos y proteínas,
mientras que el cladodio de un año de edad presenta contenidos mayores de calcio,
sodio, potasio y hierro, así como de fibra. Esta característica se ha encontrado en
diversos clones de Opuntia ficus-indica L. f. inermis (Web.), O. robusta Wend. (R),
O. paraguayensis K. Sch., O. spinulifera Salm-Dyck f. nacuniana Le Houér., f. nov.
(S) evaluados en Mendoza Argentina por Guevara y colaboradores (2004).
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
136

El nopal se ha usado con éxito para disminuir los costos de producción de carne en
ganado ovino en un 48 a 65 % con resultados exitosos cuando se incluye en
proporciones que varían desde el 15 al 30 % (en base a peso seco) de la dieta como
lo expresan los resultados obtenidos por Aranda-Osorio et al. (2008) al usar dietas en
las que se incluyó nopal fresco picado.
El contenido de nutrientes para el ganado depende de la especie, la variedad
(Cuadro 1), así como del manejo que se dé a la planta en condiciones cultivadas,
aunque su contenido de proteínas no es muy alto, el nopal constituye una fuente de
alimento para el ganado a un costo relativamente bajo. Además de ser una fuente de
nutrientes, el nopal constituye una fuente de agua por los altos contenidos de esta
en las pencas de la planta, ya que se puede observar como el contenido de materia
seca apenas llega en el mejor de los casos a constituir poco menos del 15 %,
dejando el contenido de agua de entre el 85 al 90 %.

Cuadro 1. Análisis bromatológico de géneros, especies y variedades de nopal
(expresado en % en base a materia seca) (Vázquez et al., 2008).
Especie MS MO PC GC Fibra Ceniza ELN Autor
O. rastrera 14.41 59.89 2.78 0.76 6.18 40.11 43.23 Palomo, 1963
O. cantabrigiensis 11.86 68.46 4.78 1.09 3.71 31.54 58.87 Palomo, 1963
O. lindelhimeri 11.57 74.51 4.15 1.03 3.02 25.5 66.25 Palomo, 1963
O. robusta 10.38 81.41 4.43 1.73 17.63 18.59 57.61 Palomo, 1963
O. ficus-indica var
Amarillo oro 11.29 86.93 3.81 1.38 7.62 13.07 74.13
Bauer y
Flores, 1969
Nopalea spp 10.69 73.79 8.98 1.51 17.21 26.21 50.7
Griffiths y
Hare, 1906
MS=materia seca; MO=materia orgánica; PC=proteína cruda; GC=grasa cruda; ELN=Extracto libre de
nitrógeno.

En un análisis proximal y nutrimental que se realizo en pencas deshidratadas de
nopal Opuntia ficus-indica var. COPENA F-1 en plantas cultivadas con densidad de
población de 40,000 plantas por hectárea en una huerta de cinco años de edad en la
región de Las Auras de Calera, Zacatecas, manejada en condiciones de temporal
durante los últimos tres años, se encontraron los resultados que se muestran en el
cuadro 2. En este mismo análisis se encontró que pencas de 8 a 10 meses de edad
dieron un rendimiento de harina de nopal de 0.09 a 0.12 por unidad de peso.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
137

Al comparar los rendimientos por hectárea del nopal con otros forrajes sobresale la
eficiencia que logra en la producción de nutrientes digeribles por hectárea, como se
muestra en el Cuadro 3, asimismo De Kock (2001), al comparar el nopal con alfalfa
en cuanto a rendimiento por hectárea durante cinco temporadas, de nutrimentos
digeribles afirma que es más eficiente el nopal.

Cuadro 2. Análisis proximal de pencas deshidratadas de Opuntia ficus-indica var.
COPENA F-1 cultivadas en la región de Las Auras, Calera, Zac.,
(expresado en %).
Humedad 9.1
Grasa cruda 1.2
Proteína cruda 4.4
Fibra cruda 10.1
Cenizas 13.2
Extracto Libre de Nitrógeno 62.3

Cuadro 3. Comparación del Rendimiento total y contenido de nutrientes entre el silo
de maíz y el nopal según Rossouw, 1961 (Tomado de Nefzaoui and Ben
Salem, 2001).
Cultivo Rendimiento (t ha
-1
) Nutrimentos
digeribles (t ha
-1
)
Nutrimentos
digeribles (%)
Opuntia 80 5.0 6.25
Maíz (silo) 25 4.2 16.80

Aprovechamiento de Nopaleras Silvestres

En México se tiene reportes del uso de nopal como forraje desde la época de la
colonia, principalmente en las regiones áridas del norte del país.

Según diferentes reportes consignados por Granados y Casteñeda (2003), en México
el género Opuntia se encuentra en diferentes composiciones florísticas como el
bosque espinoso, matorral subtropical, sabana, pastizal, matorral xerofito, matorral
micrófilo, matorral alto sarcocauluscente y matorral crasicaule.

En el norte de México, dentro de las especies de nopal silvestre que se usan como
forraje, De la Rosa y Santana (2000) mencionan al nopal rastrero (O. Rastrera, O.
lindheimeri), al cuijo (O. Cantabrigiensis), al duraznillo (O. leucotricha), al coyotillo (O.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
138
azurea), al nopal tapon ( O. robusta) y al nopal cardón (O. Estrepttacantha), mientras
que López-García y colaboradores (2001), citan especies como duraznillo, cardón,
tapón, cuijo (O. cantabrigiensis), rastrero, cacanapo (O. lindheimeri, subarmata y
tricolor), morado (O. violacea), O. Phaecantha, O. engelmannii, xoconoxtle (O.
imbricada), O. microdasys, y O. rigida, sin embargo estos últimos reportan los bajos
rendimientos de las especies silvestres con rangos de producción de 25 a 125
toneladas por hectárea en base a peso fresco. Flores y Aranda (1997), también
incluyen otras especies como serrano (O. stenopetala), cardenche (O. imbricada),
choya (O. fulgida), chivero (O. macrocentra), espina amarilla (O. chrysacantha),
penca redonda (O. lucens), Durango (O. duranguensis) y azul (O. tenuispina).

Establecimiento y Perspectivas de Huertas Cultivadas

El deterioro de las nopaleras silvestres y el incremento de los costos de acarreo del
nopal han propiciado el cultivo de nopal forrajero en áreas aledañas a los establos o
corrales de manejo del ganado en donde se han establecido huertas de nopal
forrajero.

Las continuas sequias provocan una escasez de alimento para el ganado en algunos
países lo que a su vez provoca un incremento en la alimentación del ganado en
donde los forrajes y sus subproductos son las principales fuentes de energía,
proteínas, minerales y vitaminas para el ganado; sin embargo volumen disponible no
satisface en muchos casos las necesidades nacionales y el nopal puede contribuir a
suplir esas deficiencias en algunos ambientes específicos (Cuevas et al., 2006).

En países como Argentina, Brasil, Estados Unidos de América y México, Gran parte
del área plantada con nopales tiene destino forrajero, en Túnez el uso principal del
nopal es como forraje para alimentación animal, en Sudáfrica, la superficie actual
cubierta con nopales cultivados para la producción de fruta ocuparía cerca de 2,000
ha y para la producción de forraje aproximadamente 525,000 ha; en Etiopía la
superficie que cubre es cercana a las 355,000 ha de las que, cerca de 30,000 ha son
cultivadas un gran número de familias cuentan con al menos una pequeña
plantación, su uso actual se limita al consumo del fruto fresco; los nopalitos no se
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
139
consumen, pero los cladodios sirven de sustento al ganado y las pencas viejas y
leñosas se utilizan como combustible, en Eritrea a noreste de África una especie
silvestre y se utiliza como cerco vivo, para el control de la erosión y para la
alimentación de camellos, cabras y ovejas (Sáenz, 2006).

El establecimiento de huertas de nopal forrajero en México se registra a principios de
los años 1960‟s del siglo veinte, desde entonces se ha venido realizando cada vez
con mayor frecuencia (Anaya-Pérez, 2001), por lo que se han realizado una serie se
trabajos de investigación en diversas partes del mundo tendientes a conocer su
comportamiento en condiciones de riego y temporal.

En comparación con las especies silvestres de Opuntia, que generalmente están
provistas de espinas, Opuntia ficus-indica (L.) Mill. está considerada como una
especie de crecimiento rápido por lo que se ha preferido su uso en huertas cultivadas
en diversos países como México, Brasil y norte de África sobre todo dándole
preferencia a las variedades sin espinas (Guevara et al., 2009).

Variedades Cultivadas

Cuando se establecen huertas de nopal cultivado es común que se establezcan en
condiciones de manejo intensivo. Al momento de seleccionar la variedad a establecer
con fines forrajeros se consideran características deseables a la precocidad de
crecimiento, el gran desarrollo vegetativo, la ausencia de espinas en las pencas,
resistencia a plagas y enfermedades, alto valor nutritivo y la aceptación por el
ganado (De la Rosa y Santana, 2000), también es conveniente que registren altos
rendimientos y buena calidad alimenticia, adaptabilidad al clima y al suelo así como
bajos requerimientos de manejo del cultivo (Mulas y Mulas, 2004).

Generalmente las variedades de nopal cultivado con fines forrajeros pertenecen a la
especie Opuntia ficus-indica dentro de las que destacan las variedades Milpa alta,
Atlixco, COPENA F-1, F-2, F-5, F-10, COPENA V-1, Tlaconopal, Chicomostoc, Pelón
liso, COPENA F-3, COPENA CE-II, Liso forrajero, Liso Forrajero, Pabellón, ANF1y
ANV1 (Muñoz et al., 1997; Reveles, 2005; Flores, 2002; Anaya-Pérez y Bautista-
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
140
Zane, 2008; Martínez et al., 2009; Mondragón-Jacobo and Pérez-González, 2001).
Mondragón-Jacobo et al., (2001), mencionan a los cultivares pabellón y COPENA F-1
como los más palatables para el ganado. Algunas de las limitaciones de las
variedades cultivadas la constituye el hecho de que son susceptibles al consumo de
los roedores, y no resisten heladas fuertes (Reveles-Hernández y Blanco-Macias,
2007).

Comportamiento del Nopal de Acuerdo con la Disponibilidad de Agua y
Nutrimentos

El cultivo del nopal como forraje se ha realizado en condiciones de temporal y en
condiciones de riego, en condiciones de temporal se ha establecido con éxito con
precipitaciones menores a los 200 mm anuales, pero se tienen evidencias del
incremento del rendimiento al incrementar la precipitación. También se tienen
evidencias del impacto de la densidad de población sobre el rendimiento en
condiciones de temporal.

Se ha demostrado la respuesta del nopal forrajero al manejo agronómico,
reportándose beneficios del manejo de las densidades de plantación, de la aplicación
de fertilizantes o abonos orgánicos y del suministro de agua a través del riego.

En plantas de nopal de 5.4 años de edad se obtuvo una acumulación de materia
seca anual de 13 toneladas por hectárea con tres riegos de 80 mm cada uno durante
la temporada seca y con 300 mm de precipitación media anual en Til Til, Chile, en
donde se pudo notar que con el uso del riego se puede mantener la tasa de
asimilación neta del cultivo durante todo el año (Acevedo et al., 1983).

Se ha demostrado el potencial de productividad de biomasa de Opuntia amyclea
Tenore y Opuntia ficus-indica en condiciones cultivadas lo que ha servido como
criterio para incrementar su cultivo en regiones áridas y en otro tipo de regiones. En
condiciones cultivadas con aplicación constante de fertilización y agua de riego, el
rendimiento de material seca fue 50 % superior, con rendimientos de 47 t ha
-1
año
-1
,
que en plantas en condiciones de temporal en Optintia ficus-indica en Coahuila,
México, un comportamiento similar se obtuvo con Opuntia amyclea (Nobel et al.,
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
141
1992). En un estudio de la eficiencia de uso del agua en Opuntia ellisiana en
condiciones de campo del estado de Texas, Estados Unidos de America, se observó
que se requiere de 162 litros de agua para producir un kilogramo de materia seca, lo
cual sitúa a esta especie como superior a otras plantas, en cuanto a eficiencia en el
uso del agua (Han and Felker, 1997). De Kock (2001) menciona que el nopal tiene
una eficiencia de uso del agua de 267 litros para producir un kilogramo de materia
seca y al compararlo con el sorgo, el trigo y la alfalfa, entre otras especies, determina
que Opuntia es más eficiente que estos que necesitan 666,750 y 1000 litros de agua
para producir un kilogramo de materia seca.

La planta de nopal he demostrado que puede mantenerse viva en condiciones
extremas de aridez, el almacenamiento de reservas y agua en sus tejidos le ayudan
a soportar periodos se sequia prolongados y al momento de disponer de humedad en
el suelo, inicia la absorción de agua y crecimiento. Resultados reportados por
Monjauze and Le Houérou en 1965 (Citados por Nefzaoui and Ben Salem, 2001)
demuestran la respuesta del rendimiento del nopal Opuntia ficus-indica f. inermis a la
disponibilidad de agua de lluvia en condiciones de temporal en Túnez (Figura 1).


Figura 1. Rendimiento de Opuntia ficus-indica f. inermis con relación a la
precipitación en Tunez (Adaptado por Nefzaoui and Ben Salem, 2001 de
Monjauze and Le Houérou, 1965).

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
142
Nobel (1995) reporta que los principales nutrimentos que influyen en el crecimiento
del nopal son el nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K) calcio (Ca), Magnesio (Mg), y
Azufre (S), sin embargo también destaca la importancia de la presencia del boro (B)
y sodio (Na) en el suelo.

Trabajos de investigación realizados en diferentes países expresan la respuesta
favorable del nopal a la aplicación de fertilizantes, en Opuntia engelmannii se reparta
que aplicaciones altas de nitrógeno, hasta 160 kilogramos por hectárea,
incrementaron el numero de brotes vegetativos (Mulas y Mulas, 2004).

La aplicación de fertilizante, además de incrementar el rendimiento, mejora la calidad
nutritiva del forraje haciendo que el sistema de producción sea más eficiente al
aumentar calidad y producción (Martínez et al., 2009). Un indicador del incremento
de la calidad al usar fertilizantes en la producción de nopal forrajero es el contenido
de proteínas como lo demuestran los resultados obtenidos en O. lindheimeri en
donde al aplicar 67, 124 y 135 kg de nitrógeno por hectárea se observaron
incrementos en el contenido de proteínas de 3.1, 4.2 y 4.4 puntos porcentuales
respectivamente (Mulas y Mulas, 2004), el contenido de proteínas también está
relacionado con la especie y la edad de la penca (Ramírez et al., 2007).

Santos et al., (2006) encontraron una respuesta lineal del rendimiento de nopal
forrajero a la aplicación de fósforo y una respuesta cuadrática a las aplicaciones de
nitrógeno, estableciendo también que existe interacción entre la densidad de
población y la aplicación de fertilizante nitrogenado al comparar densidades de
población de 5,000 y 40,000 plantas por hectárea en Brasil.

Al evaluarse densidades de plantación y aplicación de fertilizante nitrogenado,
fosfatado y abono orgánico en Opuntia ficus-indica Cultivar Milpa Alta en la Mixteca
poblana, Flores (2002) reporta una clara respuesta a la aplicación de fertilizantes y
abono orgánico, destacando mayor productividad de la planta al combinar aplicación
de fertilizante orgánico con aplicaciones de nitrógeno y fosforo provenientes de
fuentes comerciales de fertilizante; en este mismo trabajo se reporta relación entre la
densidad de población y rendimiento lográndose hasta 105 toneladas por hectárea
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
143
por año en plantas de cuatro años de edad con densidades de 52,800 plantas por
hectárea.

Consideraciones Finales

Por su capacidad de adaptación, su resistencia a largos periodos de sequía, y su
rápido crecimiento el nopal constituye una alternativa para diversas regiones del
mundo, especialmente para aquellas en donde la disponibilidad de agua hace difícil
obtener alimentación para el ganado.

El nopal en condiciones cultivadas ofrece una alternativa de producción de forrajes
debido a su alta eficiencia en el uso del agua en comparación con otros cultivos
anuales.

La variedad y el manejo del cultivo influyen fuertemente sobre el rendimiento del
nopal, respondiendo favorablemente a las aplicaciones de fertilizantes y al suministro
de riegos, así como a las altas densidades de población.

Bibliografía

Acevedo, E.; I. Badilla and P. S. Nobel. 1983. Water Relations, Diurnal Acidity
Changes, and Productivity of a Cultivated Cactus, Opuntia ficus-indica. Plant
Physiol. 72: 775-780.

Anaya P., M. A., 2001. Historia del uso del nopal como forraje en México. pp. 1-17. In
Flores V. C. A. Curso Taller El nopal Forrajero, una alternativa alimentaria para
el ganado. Asociación Agrícola Local de Productores de Nopal de Nuevo
León. Unión Ganadera Regional de Nuevo León. Guadalupe Nuevo León 19
de abril de 2001.

Anaya-Pérez, M. A., 2001. History of the use of opuntia as forage in Mexico. pp. 5-12.
En Mondragón-Jacobo, C. y Pérez-González S. (Editores). Cactus (Opuntia
spp.) as forage. FAO Plant Production and Protection Paper 169.

Anaya-Pérez M. A. y R. Bautista-Zane. 2008. El nopal forrajero en México: del siglo
XVI al siglo XX. Agricultura, Sociedad y Desarrollo. pp. 167-183.

Aranda-Osorio, G., C. A. Flores-Valdez and F. M. Cruz-Miranda. 2008. Inclusion of
Cactus Pear Cladodes in Diets for Finishing Lambs in Mexico. J. PACD Vol.
10:49-55.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
144

Bravo H. H. 2002. Pencas de antaño. El Nopal. Artes México Num. 59: 8-15.

Buenrostro M, y C. Barros. 2004. Recetario del nopal de milpa alta; D. F., y Colima.
Serie Cocina Indígena y Popular Num. 48. Consejo Nacional para la Cultura y
las Artes. México. 244 p.

Cuevas R., E. Arias, C. Mondragón, I. Higuera y C. Rosell. 2006. El desarrollo de
cadenas y redes de valor en base al cultivo del nopal. In: Utilización
agroindustrial del nopal. FAO. Boletín de Servicios Agrícolas 162. p. 137-148.

De la Rosa H. J. P. y Santana A. D. 2000. EL NOPAL, Usos manejo agronómico y
costos de producción en México. CONAZA-UACH-CIESTAAM. 182 p.

De Kock, G. C. The use of opuntia as fodder sourse in arid areas of southern Africa.
En Mondragón-Jacobo, C. y Pérez-González, S. (Editores). Cactus (Opuntia
spp.) as forage. FAO Plant Production and Protection Paper 169. p. 101-105.

Dubrovsky, J. G., North G.B. and P. S. Nobel. 1988. Root growth, developmental
changes in apex, and hydraulic conductivity for Opuntia ficus-indica during
drought. New Phytol. 138, 75-82.

Flores V., C. A. 2001. El uso del nopal como forraje en el mundo. En Flores V. C. A.
Memorias del curso-taller El nopal forrajero, una alternativa alimentaria para el
ganado. Guadalupe, N.L. 19 de abril de 2001.

Flores V., C. A. 2002. El nopal y la lucha contra la desertificación. Reporte de
investigación 59. CIESTAAM-Universidad Autónoma Chapingo, México. 39 p.

Flores-Valdez, C. A. 2004. Los nopales y la lucha contra la desertificación. En
Esparza-Frausto, G., Valdez-Cepeda y Méndez-Gallegos, S. (Editores). El
nopal: tópicos de actualidad. pp.167-182.

Flores V. C. y Aranda O. G. 1997. El nopal como forraje en México. VII Congreso
Nacional V Congreso Internacional: Conocimiento y aprovechamiento del
nopal. Monterrey N.L. 15-19 de septiembre.

Fuentes R. J. 1997. El nopal: una alternativa forrajera en las zonas áridas del norte
de México. VII Congreso Nacional y V Congreso Internacional: Conocimiento y
aprovechamiento del nopal. Monterrey N.L. 15-19 de septiembre.

Granados S. D., y A. D. Castañeda P. 2003. El nopal, historia, fisiología, genética e
importancia frutícola. Ed. Trillas, México. 227p.

Guevara, J. C.; J. H. Silva C. and O. R. Estevez. 2004. Nutrient Content of Opuntia
Forage Clones in the Mendoza Plain, Argentina. J. PACD. Vol. 6:62-77

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
145
Guevara J. C., P. Suassuna, and P. Felker. 2009. Opuntia Forage Production
Systems: Status and Prospects for Rangeland Application. Rangeland Ecology
& Management 62(5):428-434.

Hernández-Zaragoza J. B., Coronado-Márquez A. y López-Lara T., Horta-Rangel J.
2008. Mejoramiento de Morteros a Través de Nopal. J. PACD Vol. 10:126-132.

Guzmán L., D. y J. Chávez. 2007 Estudio bromatológico del cladodio del nopal
(Opuntia ficus-indica) para el consumo humano. Rev Soc Quím Perú.73(1):41-
45.

Han H. and P. Felker. 1997. Field validation of water-use efficiency of the CAM plant
Opuntia ellisiana in south Texas. Journal of Arid Environments. 36(1):133-148

López-García, J.J., Fuentes-Rodríguez J.M. y R.A. Rodríguez. 2001.Production and
use of opuntia as forage in northern Mexico. En Mondragón-Jacobo, C. y
Pérez-González, S. (Editores). Cactus (Opuntia spp.) as forage. FAO Plant
Production and Protection Paper 169.pp 29-36.

Martínez L. J.R., R. E. Vázquez A., E. Gutiérrez O. E. Olivares S., J. A. Vidales C.,
R. D. Valdez C., M de los A. Peña y R. López C. 2009. Calidad nutricional y
rendimiento de nopal forrajero abonados orgánicamente. XXX Ciclo de
Seminarios de Posgrado e Investigación. División de Estudios de Posgrado e
Investigación. Facultad de Agronomía. UANL. p. 69-74

Medina R. M., G. Tirado E., I. Mejía H., I. Camarillo S. y C. Cruz-Vázquez. 2006
Digestibilidad in situ de dietas con harina de nopal deshidratado conteniendo
un preparado de enzimas fibrolíticas exógenas. Pesq. Agropec. Bras., Brasília,
41(7):1173-1177.

Mondragón-Jacobo, C., Méndez-Gallegos, S. de J. y Olmos-Oropeza, G. 2001.
Cultivation of opuntia for fodder production: from re-vegetation to hydroponics.
En Mondragón-Jacobo, C. y Pérez-González, S. (Editores). Cactus (Opuntia
spp.) as forage. FAO Plant Production and Protection Paper 169. p. 107-122.

Mondragón-Jacobo C. and S. Pérez-González, 2001. Germoplasm resourse and
breeding opuntia for fodder production. En Mondragón-Jacobo, C. y Pérez-
González, S. (Editores). Cactus (Opuntia spp.) as forage. FAO Plant
Production and Protection Paper 169. p. 21-28.

Mulas M. and Mulas G. 2004. the strategic use of atriplex and opuntia to combat
desertification. Short and Medium- Term Priority Environmental Action
Programme (SMAP). Desertification Research Group. University of Sassari.
Italy. 101 p.

Muñoz G. V., Morales R. A. y Blanco G. H. 1997. Experiencias de la comisión para el
desarrollo agropecuario del estado de Aguascalientes en el establecimiento,
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
146
manejo y producción de nopal forrajero en Aguascalientes. VII Congreso
Nacional y V Congreso Internacional: Conocimiento y aprovechamiento del
nopal. Monterrey N.L. 15-19 de septiembre.

Murillo-Amador B., N. Y. Ávila-Serrano y A. Flores-Hernández. 2006. Producción
agroecológica de forrajes en zonas áridas. Congreso Mexicano de Ecología.
Morelia Mich. México. Sociedad Científica Mexicana de Ecología A. C.
Resúmenes de las ponencias presentadas en los simposia. p. 37.

Nefzaoui A. and Ben Salem, 2001. Opuntia- a estrategic fodder and efficient tool to
combat desertification in the WANA region. In Mondragón-Jacobo, C. y Pérez-
González, S. (Editores). Cactus (Opuntia spp.) as forage. FAO Plant
Production and Protection Paper 169. p. 73-89.

Nobel P. S. 1995. Enviromental Biology In: Barbera, G. ; Inglese, P.; Pimienta-
Barrios, E. (Ed.). Agro-ecology, cultivation and uses oy cactus pear. Rome.
FAO, p. 36-48.

Nobel, P. S. 1997. Recientes descubrimientos ecofisiológicos en Opuntia ficus-
indica.VII Congreso Nacional y V Congreso Internacional: Conocimiento y
aprovechamiento del nopal. Monterrey N.L. 15-19 de septiembre.

Nobel P. S., E. García-Moya and E. Quero. 1992. High annual productivity of certain
agaves and cacti under cultivation. Plant, Cell and Environment. 15:329-335.

Ramírez T., H. M.; J. A. Reyes A., J.M. Pinos R. y J. R. Aguirre R. 2007. Efecto de la
especie y madurez sobre el contenido de nutrientes en cladodios de nopal.
Agrociencia. 41(6):619-626.

Reveles H. M. 2005. Establecimiento y cultivo de nopal forrajero. En Taller El Nopal
Forrajero, una alternativa en la alimentación del ganado. Zacatecas, Zac. 14
de octubre de 2005.

Reveles H. M. y F. Blanco-Macías. 2007. Establecimiento de huertas cultivadas de
nopal forrajero en Zacatecas. En Arechiga-Flores, C. F., Aguilera-Soto, J.I.,
Urista-Torres, J, Valdez-Cepeda, R. D., Blanco-Macías, F., Reveles-
Hernández, M. y Rubio-Aguirre, F. A. (Eds.). El Nopal en la Producción
Animal. Edit. UAZ. Zacatecas, Zac. México. 149 p.

Rinehart L. 2008. Nutrición para Rumiantes en Pastoreo. Publicación de ATTRA-
Servicio Nacional de Información de Agricultura Sostenible. 20 p.

Ríos R. J. y V. Quintana M. 2004.Manejo general del cultivo del nopal. Colegio de
Postgraduados, Secretaría de la Reforma Agraria. Manual del participante.
México. 81 p.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.
147
Sáenz C. 2006. Estudios de caso sobre la utilización agroindustrial de los nopales en
distintos países. In: Utilización agroindustrial del nopal. FAO. Boletín de
Servicios Agrícolas 162. pp 121-136

Santos, M.V.F., Dubeux Jr., J.C.B., Melo, J.N., dos Santos, D.C., Farias, I. and Lira,
M.A. 2006. Fertilization and plant population density effects on the productivity
of opuntia ficus-indica in northeast Brazil. Acta Hort. (ISHS) 728:189-192.

Snyman H. A. 2007. Frost Sensitivity of Opuntia ficus-indica and O. robusta in a
Semiarid Climate of South Africa. J. PACD. Vol. 9:1-21.

Vázquez A., R. E.; R. Valdez C.; D. E. Gutiérrez O. y F. Blanco M. 2008.
Caracterización e identificación de nopal forrajero en el noreste de México.
Revista Salud Pública y Nutrición. Num. 14: 21-36.

Velázquez E. 1998. El nopal y su historia. Ed. Clío. México. 100 p.































VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”


Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

CONSEJO DE PROMOCION DE NOPAL Y TUNA, A. C.

Margarita García de Alba del Bosque
Consejo de Promoción de Nopal y Tuna AC. Torre IOS Campestre, Av. Ricargo Margain 575, Parque Corporativo Santa
Engracia
San Pedro Garza García N.L C.P. 66267, MEXICO. Tel. 52(81)8000 7494 y fax +52(81)8000 7091
margarita@cpnt.org.mx www.cpnt.org.mx

Antecedentes

El Consejo de Promoción de Nopal y Tuna, A.C. (CPNT), se constituyó en el marco
del Sistema Producto Nopal y Tuna en julio 2006. La formación de este Consejo
responde a la necesidad de incentivar el consumo en México de ambos productos,
dado a que estos se encuentran en un mercado de sobreoferta dadas las estructuras
de mercado vigentes y a los bajos niveles de exportación e industrialización.

Debido a estos fines, el Consejo ha desarrollado diversas acciones desde el 2006 a
la fecha, con la finalidad de solventar esta situación en el plano nacional e
internacional por medio del apoyo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería,
Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

150


Fundamentos del Consejo

Misión

Promover los productos, frescos y procesados, de nopal, tuna y xoconostle que
permitan posicionar las cualidades de éstos en el mercado y generar
comercialización directa para los Productores, Organizaciones Rurales, Empresas y
Consejos agremiados, a nivel nacional e internacional, ante los canales comerciales
en los segmentos de consumo, institucional e industrial. Estas acciones tendrán
como fin último elevar la calidad de vida de todos los actores del Sistema Producto
Nopal y Tuna



Visión

Posicionar al nopal, la tuna y el xoconostle como alimentos funcionales básicos de
calidad en torno a sus presentaciones, funciones, seguridad y características. Ese
posicionamiento deberá incidir directamente en el consumo de estos productos para
colocarlos entre los cinco más consumidos en el territorio nacional y ser consumidos
a nivel internacional. Posicionar a México como el principal proveedor de nopal, tuna,
xoconostle y derivados.
VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

151




Filosofía

En el Consejo de Promoción de Nopal y Tuna, A.C. creemos firmemente en los
siguientes valores:

 Calidad total en el sentido de poder atender eficientemente a TODOS nuestros
clientes, desde productores hasta compradores y/o importadores.
 Honestidad y transparencia en el uso de los recursos del Consejo.
 Profesionalismo en el desempeño de nuestras actividades entendiendo que
representamos un valor social altísimo al ser la cara de miles de productores y
agroindustriales de nopal, tuna y xoconostle.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

152


Acciones y Logros 2006-2009

Para cumplir con los fundamentos, sustento de su creación, el CPNT ha desarrollado
estudios nacionales e internacionales de mercado, inteligencia de mercado
internacional y censos agroindustriales, entre otros, con la finalidad de generar el
suficiente conocimiento que permita contar con elementos y factores críticos para la
toma de decisiones.

A su vez, el Consejo ha diseñado, desarrollado y operado campañas a nivel nacional
e internacional para dar a conocer las bondades, beneficios y cualidades del nopal,
tuna, xoconostle y derivados de éstos.

A través de todas estas acciones, el CPNT ha logrado resultados muy interesantes
en pro del sector y de los productores y agroindustriales representados.
Reconocemos que existe mucho camino por andar aún para dar a conocer las
enormes bondades de estos productos y en cómo son requeridos dadas las
circunstancias de salud a nivel mundial y dadas sus características inherentes.

Breve Recuento de Nuestras Acciones del 2006 al 2008.

2006

En este año se desarrolló un estudio de mercado de la zona Norte y Occidente de
México, además de explorar importantes países productores destacando China por
su importancia. Se analizó el consumo de las zonas más importantes para nuestros
productos en E.U.A. como los estados de Texas y California, así mismo se empezó
con la difusión en el mercado japonés.

Estos estudios se desarrollaron para poder contar con bases y soporte para la toma
de decisiones en torno a la orientación de nuestros procesos promociónales.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

153


El resultado de estos estudios generó el conocimiento de que existen buenas
oportunidades de crecimiento para la colocación de la oferta en la región del Norte y
Occidente del país.

Por otro lado, se ubicaron excelentes oportunidades para el mercado estadounidense
dado el crecimiento de la población hispana y el proceso de transculturalización,
aunque gran parte del mercado desconoce las propiedades de estos productos.

Se ubicaron, a su vez, algunas oportunidades en el segmento de productos
industriales para la tuna y el nopal en Europa. Debido a la situación actual de
infraestructura y competitividad en el sector, no se puede acceder a éstas en
condiciones adecuadas.



2007

Se enfocaron los esfuerzos en el desarrollo de un estudio nacional de agroindustria
donde pudimos determinar la realidad de la oferta de nuestro país en términos de
productos procesados.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

154




Los resultados del estudio nacional de agroindustria nos permitieron ubicar las
capacidades, características, cualidades y defectos de la oferta agroindustrial dado a
que ubicamos que este segmento puede impulsar una demanda interesante de los
productos como materia prima en tanto se desarrolle. Sin embargo, la industria es
incipiente y, en muchos casos, no atiende las necesidades de los mercados
institucionales y de consumo. Por otro lado, nos ha permitido ubicar que hay un
creciente desarrollo y respuesta por parte de empresas grandes a la demanda de
productos procesados de nopal.

Se realizó un estudio de monitoreo de mercados donde pudimos actualizarnos sobre
los avances en materia de tecnología que involucran a nuestra cadena, identificando
en que países que están trabajando y/o comenzando en el cultivo de nopal o tuna.
(China, Chile, Italia, entre otros). A su vez, nos transmitió datos sobre la actualidad
que rodea a la oferta y demanda en México y en el extranjero.

VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

155


En el caso del monitoreo, detectamos muchas amenazas en el entorno mundial dado
a que existen varios países en diversos hemisferios que si están investigando de
manera profesional las cualidades de estos productos, para desarrollar agroindustria
y para atender los mercados insatisfechos, como es el mexicano en épocas de sobre
demanda, un ejemplo de estos países son China y Corea. Por otro lado, también se
abren ventanas de oportunidad para atender estos mercados si esos países lo
desarrollan. Las mayores oportunidades están en desarrollar soluciones
especializadas dadas las cualidades funcionales del nopal y la tuna.

Este año también se inició una campaña piloto en las principales cadenas de
autoservicio de la zona Norte y Occidente del país, obedeciendo a los resultados del
estudio de mercado realizado el año anterior. (Wal-Mart, Soriana, Comercial
Mexicana, Chedraui, entre otras). La campaña, por otro lado, tuvo muy buena
aceptación en el programa que se aplicó, aunque evidentemente estas actividades
son insuficientes para generar una cultura en torno a los productos. En términos
generales resulto una actividad que generó mucho interés en el público consumidor.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

156


Se continúo desarrollando el mercado japonés a nivel internacional.

2008

Se completó el estudio nacional analizando la zona Centro y Sur del país, identificando los
perfiles de consumo nacional, gustos, preferencia y necesidades de los diferentes
mercados, muchos de estos con gran potencial de crecimiento. Estos proyectos se
desarrollaron debido a la necesidad de contar con toda la fotografía del mercado
nacional, para ubicar oportunidades de crecimiento comercial para realizar labores
de promoción.

Se desarrolló una campaña a nivel nacional, llevando a cabo 500 eventos en las
principales ciudades de nuestro país, como Cuidad de México, Monterrey,
Guadalajara, entre otras.



VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

157


Se llevó a cabo una campaña de promoción al consumo del nopal, en una cadena de
restaurantes; se trabajó también en la edición de revistas especializadas de cocina
para consumidor final, restaurantes y salud. Esta campaña contemplo también
presencia en prensa escrita de la que se obtuvieron muy buenos resultados, así
como el desarrollo y edición de videos multimedia que se proyectaron en las tiendas
Elektra.



Esta campaña dio continuidad a los procesos iniciados el año previo cubriendo más
plazas y logrando incidir positivamente en el consumo.


VIII Simposium-Taller Nacional y 1
er
Internacional “Producción y Aprovechamiento del Nopal”

Campus de Ciencias Agropecuarias, UANL. Escobedo, Nuevo León, México
Noviembre 13-14, 2009.

158


A su vez, se continuaron las labores del desarrollo en términos de cultura en torno a
nopal y tuna en Japón, logrando obtener buenos resultados entre los consumidores a
través de degustaciones y eventos para éstos y, a su vez, logrando consolidar
algunos importadores para diversos productos.



Estos son algunos de los avances conseguidos al momento. El CPNT identifica
claramente que existen muchos retos para nuestros productos en el mercado
nacional e internacional, por lo que nuestra labor es permanente ya que hay mucho
qué dar a conocer sobre el nopal y la tuna al mundo.







Sign up to vote on this title
UsefulNot useful