P. 1
BERNSTEIN - Códigos amplios y restringidos

BERNSTEIN - Códigos amplios y restringidos

|Views: 3.433|Likes:
Publicado porlinguistica_textos

More info:

Published by: linguistica_textos on Nov 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

c o m o p o r ejemplo, los que usan el habla aniñada y los que n o lo usan.

Estas estructuras de equivalencia en el comportamiento verbal se parecen a las clases léxicas q u e t a n t o interés tienen para las teorías cognoscitivas, pues la semejanza en el c o m p o r t a m i e n t o verbal formal implica semejanzas accesibles a pruebas en otro» tipos de c o m p o r t a m i e n t o como son la percepción, la memoria o la reacción emocional. Este t r a t a m i e n t o d e la sociolingüística se ha orientado alreded o r del e n c u e n t r o verbal personal. E n cambio, u n enfoque macroscópico p o d r í a fijarse en los códigos más q u e en otros contrastes formales minúsculos, o en las funciones individuales; o e n ambientes clasificables por instituciones, como las iglesias o los medios d e comunicación, más que e n diferencias más sutiles d e a m b i e n t e al nivel local; y los valores del uso lingüístico p o d r í a n estudiarse desde el j u n t o de vista d e las acciones administrativas y en fenómenos políticos, más que | n las simples n o r m a s y actitudes individuales y d e pequeños grupos. Si se e x a m i n a n las generalizaciones en los estudios q u e hemos citado, éstas con frecuencia q u e d a n reducidas a ejemplos concretos de proposiciones sociales o sicológicas más amplias. Brown y F o r d (1961), por ejemplo, hicieron notar que los cambios en la forma de t r a t a m i e n t o los debe iniciar el participante q u e tenga el status más alto. P r o b a b l e m e n t e sucede lo mismo en tod o trato de respeto. H e r m á n (1961) explícitamente integra su estudió de los cambios de las alternancias entre códigos en el caso d e m u l t i l i n g ü e s d e n t r o de la estructura más amplia de una teoría del c o m p o r t a m i e n t o de la selección.
7

C Ó D I G O S A M P L I O S Y R E S T R I N G I D O S : SUS SOCIALES Y A L G U N A S C O N S E C U E N C I A S * Basil Bernstein

ORÍGENES

Introducción Este trabajo intenta tratar algunos aspectos de las relaciones entre estructura social, formas de habla y la subsiguiente reglamentación del comportamiento. Las diversas formas en q u e niños de distintas clases sociales reaccionan a n t e las o p o r t u n i d a d e s educativas constituyen el contexto práctico d e esta investigación (Reisman 1963; Passow 1963). Es innegable q u e los determinantes de estas reacciones son complejos y q u e dichas relaciones engloban los efectos de la socialización. P a r a resolver este problema es necesario especificar los proce sos sociológicos q u e controlan las relaciones del n i ñ o en desarrollo con su ambiente; e n t e n d e r cómo ciertas áreas de experiencia se diferencian, se especifican y se estabilizan de m o d o q u e aquello q u e es i m p o r t a n t e para el funcionamiento de la estructura social, es también i m p o r t a n t e para el n i ñ o . Lo q u e se necesita es el desarrollo de u n a teoría del aprendizaje social q u e i n d i q u e los recursos ambientales para el aprendizaje, los factores q u e lo condicionan, los q u e restringen el aprendizaje, ulterior y el principal proceso para reforzar lo a p r e n d i d o . Lo implícito del ambiente físico y social para el comportam i e n t o se transmite al n i ñ o de a l g u n a forma. ¿Cuál es el principal canal para transmitirlo? ¿Cuáles son las consecuencias psicológicas y cómo se estabilizan en el n i ñ o en desarrollo? El enfoque sociolingüístico q u e aquí utilizamos p r e t e n d e n d a r respuesta parcial a estas preguntas. Primero daremos el marco general de nuestro razonamiento. Después seguirá u n análisis detallado de los dos códigos lingüísticos generales. Para concluir, algunas variantes de estos códigos se asociarán a ciertas clases sociales en u n a forma a ú n rudimentaria.
:

N o obstante, el caso del lenguaje tiene sus peculiaridades. A diferencia de otro c o m p o r t a m i e n t o social formalmente regido, el lenguaje tiene contenido semántico. Las imitaciones internas del h a b l a e x t e r n a ; la voz de la conciencia como el sistema de categorización, constituyen u n a especie de sociedad portátil, tanto q u e promueve la socialización a u n e n el comportamiento privado. Casi todas aquellas formas de c o m p o r t a m i e n t o social q u e son exclusivamente h u m a n a s d e p e n d e n del lenguaje socialmente c o m p a r t i d o . Por tanto, la estructura del uso del lenguaje e n la sociedad puede tener relaciones únicas con las funciones de la sociedad. Si efectivamente es así, la sociolingüística, e n vez de limitarse a proporcionar más ejemplos y detalles de lo ya conocido, a ñ a d i r á una nueva dimensión a las ciencias sociales.
Traducción de Roberto Bruce

TVer pp. 314-335 de esta antología. 356

* Publicado originalmente con el título "Elaboratcd and Restrictcd Codes: T h e i r Social Origins and Some Consequences" e n The Ethnography 0/ Communication, editada por Gumperz y Hymes, publicación especial del American Anthropologist 66, n ú m . 6, parte 2, 1964, p p . 55-67. T r a d u c c i ó n publicada con permiso del autor y de la American Anthropological Association.

357

C o n el fin d e distinguir entre lenguaje y habla se h a simplificado la visión del lenguaje: sólo se distinguirán dos niveles. El p r i m e r o consiste e n aquellos elementos formales q u e p u e d e n ser utilizados con fines de organización. Éstos son los elementos de relación y sintácticos. El uso de los mismos sigue ciertas reglas. Este nivel será llamado estructura. Desde este p u n t o de vista el lenguaje, p u e d e considerarse u n a gama de alternativas y opciones estructurales q u e se p u e d e n utilizar con fines de organización. El segundo nivel consiste en palabras q u e tienen o pueden tener u n referente objetivo. Este nivel se llama vocabulario. Desde el p u n t o de vista del vocabulario, el lenguaje p u e d e considerarse como la totalidad de significados evocados p o r las p a l a b r a s q u e tienen referentes objetivos. Si tenemos e n cuenta ambos niveles, podemos decir q u e el lenguaje representa el mund o de lo posible. P o r u n a parte, contiene un conjunto limitado de opciones y las reglas sobre su uso al nivel estructural y u n c o n j u n t o d e opciones a nivel de vocabulario. En este caso el lenguaje representa la totalidad de opciones y reglas p a r a hacer algo p o r m e d i o de palabras. Simboliza lo q u e puede hacerse. P o r o t r a p a r t e , el h a b l a sufre las limitaciones d e las circunstancias del m o m e n t o , de lo r e q u e r i d o por las relaciones sociales locales, y, p o r tanto, simboliza n o lo q u e puede hacerse sino lo q u e de hecho se hace, y con q u é frecuencia. El habla indica q u é opciones se h a n hecho a nivel de esjructura y de vocabulario. La estructura social está entre el habla y el lenguaje tal como lo hemos definido. La forma concreta de una relación social actúa selectivamente sobre lo q u e se dice. Dentro de nuestro enfoque, la forma concreta de una relación social regula las opciones seleccionadas p o r el h a b l a n t e t a n t o a nivel de estructura como de vocabulario. En la medida en q u e éste es el p a p e l d e las relaciones sociales, éstas establecen principios específicos de selección: principios de codificación. Estos principios específicos de selección, los cánones q u e regulan las selecciones, s u p o n e n cierta planificación por p a r t e de hablantes y oyentes q u e guía a los hablantes para p r e p a r a r lo q u e quieren decir y a los oyentes p a r a captarlo. C u a n d o hay cambios en el tipo de relación social, éstos actúan selectivamente sobre los principios de selección. Dichos cambios p u e d e n afectar la planificación del individuo al prepararse a hablar así como la orientación del oyente. Al afectar la planificación, las varias formas de relación social pueden originar sistemas de habla y códigos lingüísticos muy diversos. Estos varios sistemas o códigos de habla p u e d e n tener distintos niveles 358

de importancia para los hablantes. En este caso la experiencia de los hablantes p u e d e transformarse de acuerdo a los factores de importancia e n los distintos sistemas de h a b l a . Este razonamiento es sociológico, puesto q u e el sistema d e habla se considera u n a consecuencia de la forma de relación social o, más generalmente, una forma de la estructura social. La estructura social pasó a ser la variable independiente. L o anterior tiene implícito factores psicológicos importantes. El sistema de habla o código lingüístico, q u e es u n a función d e la estructura social, hace que aquello q u e es i m p o r t a n t e e n el a m b i e n t e sea selectivo para el individuo. El aprendizaje generado p o r los propios actos de habla a p a r e n t e m e n t e voluntarios, transforman la experiencia del individuo (Luria y Yudovich 1959; L u r i a 1961; Vygotsky 1962). En resumen, las distintas estructuras sociales originan distintos sistemas de habla o códigos lingüísticos. Estos últimos suponen principios específicos de elección p a r a el individuo, los cuales regulan las selecciones dentro de la totalidad de opciones representadas por u n lenguaje concreto. T a l e s principios de selección elicitan, vigorizan progresivamente y por ú l t i m o le d a n estabilidad a la planificación del i n d i v i d u o , cuando dice algo; esto mismo q u e dice lo transforma. C u a n d o u n n i ñ o aprende a hablar, e n nuestra terminología, c u a n d o aprende los códigos específicos q u e r e g u l a n sus actos verbales, aprende los requisitos de su estructura social. La estructura social se convierte en el sustrato d e su experiencia esencialmente por medio de los efectos del proceso lingüístico. Parece ser q u e la i d e n t i d a d de la estructura social se trasmite al n i ñ o esencialmente a través de lo q u e está implícito en el código lingüístico, que a su vez tiene su origen en la estructura social. Cada vez que el n i ñ o habla o escucha se refuerza la estructura social de la q u e él es parte, y se restringe su identidad social. La estructura social se convierte en la realidad psicológica del n i ñ o a medida q u e sus actos de habla van t o m a n d o forma. Es nuestra opinión q u e bajo la estructura general del habla del niño hay u n a serie clave de selecciones, preferencias por ciertas alternativas más q u e por otras que sé desarrollan y estabilizan con el tiempo y q u e tarde o t e m p r a n o desempeñarán u n papel i m p o r t a n t e p a r a reglamentar la orientación intelectual, social y afectiva. Los niños q u e tienen acceso a varios sistemas de habla o códigos lingüísticos en virtud ele su posición en la estructura d e clases puede q u e procedan intelectual y socialmente en 359

formas m u y distintas q u e tienen una relación muy tenue con sus habilidades p u r a m e n t e psicológicas (Bernstein 1961). Códigos lingüísticos amplios y restringidos

C o m o p u n t o de p a r t i d a , podemos formular las siguientes preguntas, a u n c u a n d o las respuestas t e n d r á n q u e ser limitadas e inadecuadas. a) ¿Qué tipo de relaciones sociales originan ciertos tipos de sistemas lingüísticos? b) ¿Qué tipos d e principios o criterios de planificación controlan los sistemas lingüísticos? c) ¿Qué tipos d e relaciones en el medio ambiente se facilitan y estabilizan gracias a estos criterios planificadores? Distinguiremos dos sistemas generales de codificación. Se definirán de a c u e r d o a los tipos de opción de los hablantes para organizar lo q u e dice-n. N o es el vocabulario lo que define a estos sistemas o códigos lingüísticos. El sistema se llamará código a m p l i o c u a n d o es difícil predecir las opciones o alternativas sintácticas q u e utilizará u n h a b l a n t e al organizar el significado d e n t r o de u n m a r g e n relativamente representativo del habla. E n el código a m p l i o el h a b l a n t e selecciona entre muchas alter1E1 término código se refiere a los principios q u e regulan la función planificadora verbal. P u e d e n distinguirse tres pasos: 1. Orientación: el receptor e x a m i n a los mensajes q u e le llegan de acuerdo a una pauta de señales predominantes; 2. Asociación: las asociaciones a esta pauta de predominio controlan las selecciones hechas de entre el total de palabras y de señales extraverbales. 3. Organización: las palahras seleccionadas se colocan en ciertos marcos gramaticales y se integran con las señales extraverbales. D e ahí q u e los códigos a m p l i o y restringido establecerán distintas formas d e control en la naturaleza de la planificación verbal. Esta ú l t i m a es una consecuencia de las condiciones q u e existen en las pautas file orientación, asociación y organización. Los determinantes q u e originan esta triple pauta serían la forma de relación social o, más en general, las características de la estructura social. Esto nos permite formular el siguiente postulado: la forma de relación social actúa selectivamente sobre el tipo de código, el cual pasa a ser entonces una expresión simbólica de esta relación y pasa a regular la naturaleza de la interacción. En pocas palabras, el código transmite las consecuencias de la forma de relación social y las mantiene a u n nivel psicológico, por m e d i o de su función planificadora verbal. El código elícitaría, mantendría y generalizaría la estrategia de aprendizaje, señalando l o q u e está al alcance y d e t e r m i n a n d o las condiciones para el éxito en el aprendizaje.
1

nativas sintácticas y por tanto no es fácil predecir con exactitud los elementos en q u e basa su organización en cada caso concreto. En cambio en el caso del código restringido las alternativas, sobre todo sintácticas, son m u c h o más reducidas y por t a n t o es m u c h o más fácil predecirlas. Así mismo el vocabulario proviene de u n repertorio reducido, pero este hecho en sí no basta para deducir q u e se trata de un código restringido. Si el hablante se orienta hacia el uso de u n código amplio este código ayudará al hablante, por m e d i o de los criterios de planificación, a expresar sus propósitos, su intención concreta, a dar una forma verbal explícita a su experiencia peculiar. Si el h a b l a n t e se orienta hacia el código restringido, este código no facilitará, por medio de sus criterios de planificación, la expansión verbal de la intención concreta del individuo. En el caso del código a m p l i o el nivel de planificación verbal requerido por el sistema de habla es mayor q u e en el caso del código restringido. Cada código dirige el c o m p o r t a m i e n t o general de los hablantes hacia distintas dimensiones de interés. Los sucesos ambientales que, van a d q u i r i e n d o interés al autilizar estos códigos son distintos, t a n t o si se trata de sucesos sociales, intelectuales o emocionales. Estos dos códigos, a m p l i o y restringido, tienen su origen en ciertos tipos de relaciones sociales. N o son necesariamente el resultado de la inteligencia innata del hablante. El nivel en que u n hablante actúa d e n t r o de u n código d e t e r m i n a d o puede ciertamente d e p e n d e r de su habilidad natural, pero la orientación depende completamente de las presiones sociales q u e actúan sobre el hablante. Primero e x a m i n a r é algunas variantes del código restringido q u e ejemplifican sus características sociales. Estas variantes, son casos ideales y por t a n t o se considerarán como ejemplos de la forma pura de u n código restringido. T o d a s estas variantes tienen u n a t r i b u t o principal en c o m ú n : d a d o el contexto social, el componente verbal del mensaje es altamente predecible. Por lo mismo sucede otro tanto con las alternativas sintácticas. Al hablar de predicción nos referimos a la habilidad de ú n observador q u e conozca el código. En el caso de las variantes de q u e vamos a hablar, tanto los observadores como los hablantes tienen la misma h a b i l i d a d para predecir. Estas variantes pueden considerarse bajo el título general de código restringido como u n caso especial de predicción léxica. 361

360

Código

restringido

(Predicción

léxica)

Se establecerá u n a distinción e n t r e los componentes verbales y extraverbales del mensaje. El canal verbal, en este trabajo, se refiere solamente a la transmisión d e palabras. Los canales verbales incluyen mensajes transmitidos por m e d i o de las asociaciones expresivas de las palabras (entonación, etcétera) y mensajes transmitidos por medio de gestos, movimientos y modificaciones faciales. En la primera variante del raso ideal, los mensajes transmitidos p o r todos los canales —verbales y extraverbales— se a p r o x i m a al m á x i m o de r e d u n d a n c i a desde el p u n t o d e vista del emisor y del receptor. Esta variante aparecerá c u a n d o la organización y selección de todas las señales estén limitadas p o r reglas rígidas y extensas. Las relaciones sociales t e n d r á n la forma de status adscrito localizado generalmente en estructuras sociales religiosas, legales y militares. C u a n d o el individuo tiene tal status adscrito, las relaciones de status dejan u n margen de libertad m u y r e d u c i d o y por consiguiente el individ u o tiene pocas opciones para señalar sus deseos. El i n d i v i d u o se transforma en agente cultural. En esas relaciones sociales, si se señala lo q u e u n o r e a l m e n t e pretende, esto es, si los mensajes se desvían de su m á x i m a r e d u n d a n c i a , puede ser que el receptor evalúe los mensajes c o m o violaciones, como profanación. En la segunda variante del caso ideal de u n código restringido, hay m u c h o menos r e d u n d a n c i a en los mensajes expresados por medio de los canales extraverbales, mientras q u e el canal verbal expresa mensajes cercanos a la máxima redundancia. Considérese el caso d e u n a m a d r e r e l a t a n d o a sus niños cuentos q u e a m b o s saben de m e m o r i a —"Caperucita Roja se fue al bosque" (pausa r i t u a l ) " q u é piensas q u e pasó?" p r e g u n t a r i t u a l . . . Ésta es otra relación social q u e limita el n ú m e r o de opciones q u e los individuos con u n status adscrito tienen para transmitir diferencias o p a r a transmitir sus deseos específicos. Si la m a d r e desea t r a n s m i t i r su experiencia en lo q u e tiene de única, n o p u e d e hacerlo v a r i a n d o sus selecciones verbales. Sólo puede hacerlo v a r i a n d o los mensajes transmitidos por medio de los canales extraverbales; p o r medio de cambios en la tensión muscular, si es q u e está sosteniendo al niño, o cambios e n la expresión del rostro, en el gesto o en la entonación. El c o m p o n e n t e verbal de los mensajes asegura q u e los aspectos de status adscrito existentes e n la relación social se acentúen, es decir, al acentuarse los aspectos de status adscrito de esta relación, se crean las características de la comunicación. Nótese q u e en esta variante 362

el código define los canales a través d e los cuales debe transmitirse la nueva información. La nueva información debe hacerse a través d e los canales extraverbales. Los aspectos interpersonales de esta relación social se rigen al codificar y descifrar el mensaje por medio de canales extraverbales. El código simboliza y fortalece la forma de relación social y controla el canal a través del cual se a p r e n d e n cosas nuevas. Los deseos m u t u o s de m a d r e e hijo se transmiten a través de canales extraverbales, los cuales fácilmente se convierten e n objetos d e u ñ a actividad perceptual especial. La tercera variante se refiere a u n tipo d e comunicación e n que el componente verbal casi tiene la r e d u n d a n c i a máxima, pero los canales extraverbales permiten mensajes e n q u e la predic ción es relativamente m u c h o menor. Siendo así es m u y probable que los canales extraverbales lleguen a ser el objeto d e actividad perceptual especial, puesto q u e tanto el emisor como el receptor señalan sus experiencias especiales por medio de tales canales. H a y muchos ejemplos de esta variante. M e limitaré a u n o . Piénsese en u n salón d e baile en el centro de la ciudad. U n joven saca a u n a chica a bailar. N o se conocen. A u n q u e la naturaleza precisa de la comunicación puede variar es probable q u e ésta, v desde el p u n t o de vista del muchacho, sea del siguiente t i p o : ¿Vienes m u c h o por acá? ¡Cuánta gente! ¿verdad? Lindo, ¿no? Este conjunto es fabuloso. Podríamos multiplicar los ejemplos. P r o b a b l e m e n t e el uso de fórmulas rutinarias en que la r e d u n d a n c i a se acerca al m á x i m o ocurre sobre todo e n las relaciones sociales en que los participantes apenas pueden predecir las intenciones del otro. La fórmula v r u t i n a r i a asegura el q u e cada p a r t e pueda predecir la respuesta d e la otra. El acuerdo se obtiene subrayando el aspecto de status de la relación social. De hecho también aquí se trata de u n a relación social de status adscrito, tal como sucedía en los dos casos anteriores. Se habla de m o d o impersonal, en c u a n t o q u e el c o m p o n e n t e verbal está prefabricado. T a m b i é n aquí los aspectos interpersonales se transmiten a través de los canales extraverbales y se convierten e n el objeto de actividad perceptual especial. El desarrollo de la relación social depende de cómo se descifren estos mensajes extraverbales, puesto q u e son 363

I

éstos los transmisores de nueva información. Más a ú n , esta variante del código restringido permite m a n t e n e r cierta distancia e n la relación. El desciframiento de los mensajes extraverbales d e t e r m i n a si la relación pasa o n o del nivel d e status al de relación interpersonal. Esta variante se diferencia de las dos anteriores p o r q u e d a mayores posibilidades a los canales extraverbales. Los p r e á m b u l o s q u e a c o m p a ñ a n las relaciones d e regateo entre orientales son probablemente otro ejemplo de esta variante de código restringido (predicción léxica). En las tres variantes de código restringido (predicción léxica) hay las siguientes características relacionadas e n t r e ¡sí. H a y grandes diferencias en el contenido social y la función d e estas variantes. P e r o nos fijaremos sólo en las características generales del código: a) Se subraya el aspecto status en la relación social. b) La información nueva se transmite a través de los canales extraverbales, los cuales se convierten en objeto de activid a d perceptual especial. c) Los deseos particulares de u n participante sólo pueden transmitirse a través de variaciones en las señales extraverbales. d) El código refuerza la forma de relación social al restringir el uso de señales verbales para expresar peculiaridades personales. restringido estructuralmente

Código

En esta forma, q u e es la q u e se observa con mayor frecuencia, sólo las alternativas sintácticas utilizadas para organizar el sentido de lo q u e se dice son altamente predecibles. En el caso del código restringido (predicción léxica) se dijo q u e los controles para seleccionar el léxico y para organizar la sintaxis estaban d e t e r m i n a d o s por los supuestos sociales compartidos p o r los hablantes. Dichos supuestos sociales se traducen en reglas d e conducta propias del status relativo q u e tiene cada hablante. El habla influida por estas reglas n o puede expresar los deseos del h a b l a n t e . En u n código restringido en su estructura, hay más opciones para mensajes verbales y extraverbales que en el caso de un código restringido en el léxico. La restricción se da esencialmente al nivel sintáctico. Las alternativas sintácticas son pocas y por tanto relativamente predecibles. Sin embargo, el vocabulario suele provenir de un repertorio reducido, pero este 364

hecho en si n o basta para deducir q u e se trata d e un código restringido. ¿A q u é se debe la simplificación d e la estructura, la limitación del vocabulario y la subsiguiente restricción para expresar detalladamente las experiencias personales? Quizá a q u e el código es u n p r o d u c t o de una forma específica de relación social. El caso del código estructuralmente restringido del habla surge de ,un transfondo de presuposiciones comunes a todos los hablantes, de intereses e identificaciones compartidas, de u n sistema d e expectativas comunes; es decir, presupone u n a i d e n t i d a d cultural local q u e reduce la necesidad d e q u e los hablantes expresen sus deseos verbalmente. C u a n t o más se pueden predecir las intenciones de la otra persona, t a n t o más probable es q u e la estructura del h a b l a se simplifique y el vocabulario proceda d e u n repertorio limitado (Vygotsky 1939, Sapir 1931, Malinowski 1923). En concreto, u n código restringido estructuralmente se da en comunidades cerradas tales como cárceles, unidades d e combate, subculturas criminales y también en grupos de niños y adolescentes y en viejos matrimonios. De hecho se d a r á este código cuando la relación social se base en muchas identificaciones íntimamente compartidas y de las cuales los miembros del g r u p o tengan conciencia. Hay q u e notar q u e el uso d e términos especializados n o indica en sí mismo u n código e s t r u c t u r a l m e n t e restringido. De a q u í en adelante, para referirnos a dicho código simplemente diremos código restringido, a menos que el contexto exija u n a mayor precisión. Voy a e x a m i n a r las características de este código con más detalle. Considérese u n g r u p o de muchachos en la esquina, o u n g r u p o de amigos en el bar o u n a pareja de novios. Creo q u e si alguien observa estas relaciones le llamará la atención lo siguiente: a) Puesto que se trata de relaciones inclusivas, el observador se siente excluido. Al principio p u e d e resultarle difícil seguir la conversación, q u e tiende a ser rápida, fluida, con pocas pausas, de m o d o q u e hay pocas claves articulatorias. b) Por otra parte, si intenta escribir la conversación, quizás notará con sorpresa q u e es relativamente impersonal. P u e s t o que no es necesario verbalizar y hacer explícitos los aportes personales y muchas cosas pueden sobreentenderse, n o es necesario utilizar u n a planificación verbal cuidadosa y pormenorizada. P o r consiguiente es de esperar q u e habrá pocos modifica365

dores. Muchas oraciones consistirán en simples verbos en voz activa. P u e d e n a u m e n t a r los pronombres personales como " t ú " y "ellos" mientras q u e autorreferentes como "yo" p u e d e n dism i n u i r . A u n prescindiendo de idiosincrasias individuales, la frecuencia de frases finales como "¿No?", "¿Verdad?" tiende a a u m e n t a r . E n otras palabras, puede esperarse u n a reducción en el uso de aquellos elementos q u e facilitan k transmisión verbal de experiencias separadas y en cambio se dará énfasis a la com u n i ó n e n t r e los hablantes. Esto no quiere decir q u e no haya diferencias e n t r e los hablantes, sino que las diferencias se transm i t i r á n en una forma particular. Los significados verbales se condensarán, pero la conversación será todavía a b u n d a n t e . El c a m b i o está en la calidad, n o en la cantidad. c) T a l vez note la vitalidad con que se habla. Ésta cumple u n a función i m p o r t a n t e . Los cambios de significado corren a cargo del c o m p o n e n t e extraverbal de la comunicación. Lo imp o r t a n t e n o es q u é se comunica sino cómo se comunica. Los aportes individuales de los hablantes, su " y o " se transmite no por medio de variaciones e n la selección verbal sino por variaciones en los rasgos expresivos de la comunicación: cambios en el gesto, el físico, la entonación, los rasgos faciales. d) T a m b i é n p u e d e notar q u e las intervenciones, desde su p u n t o de vista, tienden a estar mal hilvanadas. H a b r á lagunas de lógica y de sentido. Esto poco importa a los hablantes porque ya sobreentienden el resto. Sus frases se hilan en u n a forma que n o aclara la organización lógica del significado. El observador q u e d a con la impresión que los varios significados se enfilan como cuentas de rosario en vez de ordenarse lógicamente. e) Por último, es probable, pero no necesario, q u e el conten i d o de la conversación sea concreto, narrativo y descriptivo; n o analítico o abstracto. Si la conversación se dirige hacia lo abstracto, es probable q u e las proposiciones n o estén del todo perfiladas sino q u e se apoyen en frases como "¿No?", "¿Verdad?", "¿No es cierto?" p a r a enlazar puntos oscuros. En resumen, en estas relaciones sociales la conversación es rápida, fluida, con pocas claves articulatorias; el flujo de ideas es discontinuo, desordenado, condensado, local, pero la conversación seguirá siendo a b u n d a n t e ; la selección léxica y sintáctica será poca. En la comunicación se dará más importancia al " c ó m o " q u e al " q u é " . Lo personal e intrasferible se comunicará sólo implícitamente.
2

Lo q u e quiero hacer notar es q u e así como las condiciones sociales q u e origina el código restringido son universales, así también dicho código está al alcance de todos los miembros d e la sociedad. Pero p u e d e ser q u e u n sector considerable d e nuestra sociedad tenga acceso sólo a este código debido a las implicaciones de la clase d e q u e procede. Q u i e r o decir q u e hay u n a probabilidad relativamente alta de q u e se encuentren niños limitados a este código e n los sectores de la clase obrera más baja. D e acuerdo a este a r g u m e n t o , la forma general de su habla n o es u n inglés subestándar, sino q u e más bien se relaciona con el código restringido q u e acabo de esbozar y tiene u n origen social semejante. Es u n caso especial, u n caso en el q u e los niños pueden usar u n solo sistema de h a b l a . M e d i a n t e actos d e habla a p a r e n t e m e n t e espontáneos este código engendra u n tipo de aprendizaje y les lleva a p u n t o s de interés q u e n o son apropiados p a r a su educación formal. P e r o es i n a p r o p i a d o sólo desde este p u n t o de vista. U n código estructuralmente restringido tiene las mismas características sociales generales q u e u n código léxicamente restringido. Quizás es más exacto decir q u e se mueve e n la misma dimensión, pero en el e x t r e m o contrario. L i m i t a la expresión verbal d e las características personales; las señales extra verbales se encargan de los cambios de significado y por tanto tienden a ser objeto de actividad perceptual especial. El aspecto status en la relación social pasa a primer plano, por lo que se reduce la variabilidad de rales. El código es u n i n s t r u m e n t o para la transmisión de afirmaciones globales, concretas, descriptivas, narrativas, en las q u e las características personales tienen pocas probabilidades de ser ampliadas y por t a n t o explicitadas. Códigos amplios (baja predicción estructural)

2 O m i t i m o s u n e j e m p l o de transcripción en inglés cuyo sabor se perdería al traducirlo al español. [Nota del editor]

En esta ú l t i m a p a r t e voy a considerar la naturaleza de u n código amplio, su función reguladora y su origen social. Los códigos restringidos p u e d e n considerarse como sistemas lingüísticos orientados hacia el status. Los códigos refuerzan la forma de relación social al limitar las posibilidades de señalar diferencias personales verbalmente. Las formas de u n código a m p l i o son cuantitativa y cualitativamente distintas de los códigos descritos hasta aquí. U n código amplio se define de acuerdo a la dificultad de predecir las alternativas sintácticas utilizadas para organizar lo q u e se dice. La dificultad se debe al amplio n ú m e r o de alternativas sintácticas existentes en este código y por t a n t o
367

366

la p r o b a b i l i d a d de q u e ocurra u n a de esas alternativas en vez de otras e n u n caso concreto es baja. Por m e d i o de la planificación, este código p e r m i t e al h a b l a n t e detallar verbalmente y hacer explícitas sus peculiaridades personales. El desarrollo de u n código a m p l i o , o al menos de u n a orientación hacia este código, d e p e n d e d e hasta q u é p u n t o el m u n d o i n t e r i o r del otro individ u o n o p u e d e sobreentenderse. En la m e d i d a en q u e las intenciones de la otra persona n o p u e d e n sobreentenderse, el h a b l a n t e se ve forzado a expresarse con detallé y p o r consiguiente a escoger sus opciones sintácticas y léxicas más cuidadosamente. A h o r a bien, e n la m e d i d a en q u e el h a b l a n t e actúa así su experiencia se e x p r e s a r á verbalmente. Las posibles discrepancias de los h a b l a n t e s e n c u a n t o a expectativas, matices de interés, les p o n e en tensión p a r a seleccionar de entre sus recursos lingüísticos el arreglo verbal q u e mejor especifica u n referente determin a d o . El h a b l a n t e diseña sentidos peculiares y propios en u n a forma inteligible p a r a el oyente. La condición del oyente, a diferencia de lo q u e sucedía en el caso del código restringido, ha de tenerse e n c u e n t a al p r e p a r a r el habla. Si nos fijamos en lo q u e se transmite verbalmente y no en lo q u e se transmite extrav e r b a l m e n t e , u n código a m p l i o a n i m a al h a b l a n t e a fijarse en la otra persona en lo q u e tiene de experiencia distinta de la p r o p i a . U n código a m p l i o se orienta n o al status sino a la persona. E n el caso del código restringido el mensaje verbal se refiere a la otra persona e n cuanto es m i e m b r o d e u n g r u p o local o tiene u n status d e t e r m i n a d o . Lo q u e se dice refleja la forma de relación social y los supuestos básicos comunes. sLos hablantes q u e usan u n código restringido d e p e n d e n de esíos supuestos comunes. Las identificaciones m u t u a m e n t e compartidas definen el área de características comunes y por t a n t o la gama permitida por el código. El t i p o de dependencia q u e existe en la relación social en q u e se basa u n código amplio es de otro orden. Es un código a m p l i o el oyente d e p e n d e de los detalles expresados verbalmente. En los códigos restringidos el objeto de u n a actividad perceptiva especial son, en mayor o m e n o r grado, los canales extraverbales; en los códigos amplios, es el canal verbal. Es i m p o r t a n t e considerar q u é diferencias presuponen estos códigos e n c u a n t o a relación de roles. La forma de relación social q u e origina u n código amplio permite u n m a r g e n de libertad en la definición del rol, si es que ha de producirse. Más aún, la historia social del h a b l a n t e debe haber incluido alguna práctica y e n t r e n a m i e n t o para el rol. Esta 368

relación de roles se apoya menos en expectativas comunes. La orientación del h a b l a n t e se basa en la expectativa de diferencias psicológicas —tanto propias como de los demás. U n habla individualizada emitida a través de u n código a m p l i o p r e s u p o n e la historia de u n a relación peculiar de roles, para q u e sea preparada y ejecutada de manera a p r o p i a d a . El margen d e libertad inherente en el rol aisla u n tanto al h a b l a n t e de su g r u p o social. Éste q u e d a diferenciado de su g r u p o social a la m a n e r a q u e u n a figura se diferencia de su fondo. La relación de roles q u e presupone u n código restringido es m u y diferente. El margen d e libertad del rol se limita a los p u n t o s compartidos por todos y por t a n t o el rol se apoya explícitamente en el c o m p o n e n t e status de esta relación. M i r á n d o l o desde otra perspectiva, en el aspecto verbal del mensaje, el control del r o l se hace por m e d i o d e u n proceso restringido de autopreparación. Decir q u e la relación de roles de u n código restringido orienta a los h a b l a n t e s a buscar afirmación, confirmación o semejanza sería ir demasiado lejos. Pero sí podemos decir q u e los continuados esfuerzos para expresar diferencias en u n a forma verbal elaborada crea tensiones e n la relación de roles. Esta tensión creada por las relaciones del código restringido es precisamente la relación de roles a p r o p i a d a p a r a q u e surja u n código amplio. Estos códigos son el resultado de distintas formas de relaciones sociales o incluso de variedades de distintas estructuras sociales. De m o d o q u e hay u n a diversidad de orientaciones, de márgenes de variabilidad, de dependencia o de restricciones inherentes a los respectivos roles. Así, los hablantes limitados al uso del código restringido p u e d e n n o tener éxito al tratar de cumplir los requisitos necesarios de u n rol para producir u n código amplio. Por el contrario, puede darse el caso de u n individuo tan limitado a u n código amplio que n o p u e d a alternar códigos por ser incapaz de alternar roles. U n código amplio que se origina por la. forma de la relación social, pasa a ser u n i n s t r u m e n t o para transmitir respuestas verbales individualizadas. El h a b l a n t e no se d a cuenta de n i n g ú n código, pero lo está creando al estar planificando sea para h a b l a r o para captar lo escuchado. Esta planificación promueve u n a organización estructural y u n a selección de vocabulario a niveles más altos q u e en el caso de u n código restringido. Por lo t a n t o los tipos de aprendizaje disponibles en el caso de u n código a m p l i o y en el caso de u n o restringido pertenecen a dos órdenes distintos. Cada u n o de estos dos sistemas engendra un tipo de aprendizaje con muchas diferencias t a n t o en sus aspectos socia369

les como intelectuales o afectivos. Desde u n a perspectiva de desarrollo, la persona q u e emplea u n código amplio llega a percibir el lenguaje como u n conjunto de posibilidades teóricas gracias a las cuáles p u e d e transmitir sus experiencias peculiares. Su concepto de su propio yo, a diferencia de lo q u e sucede con el i n d i v i d u o l i m i t a d o al uso d e u n código restringido, está verbalmente diferenciado hasta el p u n t o de poder ser el objeto d e actividad perceptual. E n cambio, la persona q u e sólo emplea u n código restringido tiene u n concepto del propio yo q u e tiende a modificarse p o r los ordenamientos de status. N o hay problema del yo p o r q u e el p r o b l e m a n o es significativo. El propósito p r i n c i p a l del código a m p l i o es la preparación y p r o d u c c i ó n de significados relativamente explícitos. Esto afecta la forma de expresión. El habla de u n código restringido, como dijimos antes, es rápida, fluida, con u n estilo de pocas pausas y claves articulatorias. En cambio el habla controlada por u n código a m p l i o tiene pausas más frecuentes y más titubeos. Un sistema d e autocorrección genera el código. La dimensión temp o r a l subyacente en el proceso de planificación es mayor en el caso del código a m p l i o q u e en el del restringido. C u a n d o el código es a m p l i o , la d e m o r a entre el impulso y la señal verbal es m a y o r d e b i d o al paso intermedio del proceso de corrección. Si u n h a b l a n t e está limitado al código restringido, el sistema d e planificación específica se va desarrollando y fijando. Las consecuencias psicológicas de estas diferencias en la dimensión t e m p o r a l de los dos códigos son importantes, pero n o se pueden tratar aquí. C u a n d o u n n i ñ o a p r e n d e u n código amplio, al mismo tiempo a p r e n d e a reconocer u n a d e t e r m i n a d a sintaxis, a recibir y transm i t i r u n d e t e r m i n a d o proceso planificador y m u y p r o n t o aprende a orientarse hacia el canal verbal. A p r e n d e a manejar los requisitos de rol precisos- para producir el código de m o d o eficaz. Se va d a n d o cuenta de cierto o r d e n a m i e n t o de relaciones en su a m b i e n t e —al nivel intelectual, social y emocional— y su experiencia q u e d a transformada por dichas relaciones. A medida que el proceso de planificación va fijando el código, el niño va creand o estas mismas relaciones v o l u n t a r i a m e n t e por medio de sus actos de habla. Llega a percibir el lenguaje como u n conjunto de posibilidades teóricas para presentar su experiencia propia a los demás. P o r m e d i o de sus reglas, u n código a m p l i o va indic a n d o en el h a b l a n t e u n a expectativa de diferenciación con respecto a los demás. Señala las posibilidades inherentes en una j e r a r q u í a conceptual compleja para organizar la experiencia.
370

Cabe distinguir dos modalidades de u n código amplio. La primera facilita las relaciones e n t r e personas y la segunda entre o b j e t o s . E n principio estas dos modalidades diferenciarían distintos ámbitos de experiencia y p r e s u p o n d r í a n distintas relaciones de roles. Hay poco t i e m p o p a r a desarrollar esta distinción, pero ésta puede ser d e interés para la problemática actual de C. P. Snow acerca de las dos culturas.
3

El n i ñ o q u e sólo tiene acceso al código restringido tenderá a desarrollarse sólo de acuerdo a las reglas propias de este código. Su habla n o llega a convertirse en el objeto de u n a actividad perceptiva especial. Este n i ñ o tampoco desarrolla u n a actitud teórica hacia las posibilidades estructurales en la organización de frases. El habla tiene u n a organización sintáctica limitada y existe poca motivación para incrementar el vocabulario. El código se reduce a un i n s t r u m e n t o para transmitir proposiciones concretas, globales, descriptivas, narrativas y poco conceptualizadas. El proceso de planificación de estos actos de habla es rápido, por lo q u e su función de corrección del habla es reducida. El agente transmisor de intenciones o experiencias peculiares y por t a n t o el objeto de actividad perceptiva especial debe buscarse en los canales extraverbales. Es u n código o r i e n t a d o hacia el status q u e elicita y refuerza cada vez más u n a adhesión relativamente poco diferenciada a las normas de estructura social local. El canal verbal promueve la transmisión de símbolos no individuales sino sociales. C u a n d o el n i ñ o a p r e n d e u n código restringido, aprende a controlar u n a d e t e r m i n a d a relación d e roles, y los requisitos de este código e n lo referente a roles p u e d e n convertirse en un i m p e d i m e n t o para la conmutación de códigos. Por último, c u a n d o alguien sólo posee u n código restringido tiende a ver los códigos amplios a través del suyo propio. Por supuesto n o se trata de q u e u n código sea mejor q u e el otro. Cada u n o tiene sus propias posibilidades y su p r o p i a estética. Sin embargo, la sociedad asigna tal vez diverso valor a las experiencias elicitadas, mantenidas y progresivamente reforzadas por medio de estos dos sistemas de codificación.
3 Esto parece confuso dado q u e él código a m p l i o , en comparación con el restringido ha sido considerado como un sistema de habla orientado a la persona. Estas nuevas distinciones se mueven dentro de la forma del código amplio. Ambas tienen los rasgos generales del mismo: tienen un bajo nivel de predicción estructural, son instrumentos para expresar detalladamente las peculiaridades personales, orientan a los individuos a esperar diferencias y se refieren a órdenes conceptuales lógicamente semejantes; pero los referentes de las relaciones son distintos y la relación de roles sobreentendida en esta modalidad es también distinta.

371

A u n q u e el nivel en q u e se usa cada u n o de los códigos, refleja, sin d u d a , atributos p u r a m e n t e físicos o psíquicos del ind i v i d u o , la orientación hacia el código restringido o hacia el a m p l i o es p r o b a b l e m e n t e independiente de la psicología d e cada n i ñ o . Surge, más bien, de la forma de relaciones sociales o, más generalmente, de las características de la estructura social. Las relaciones intelectuales y sociales del individuo c o n ' s u a m b i e n t e tienen q u e ver, muy probablemente, con el modelo de habla utilizado e n su familia y con los códigos q u e en ella e m p l e a n . P a r a terminar, quisiera llamar la atención sobre las relaciones entre clase social y los dos sistemas de codificación. Las subculturas implícitas en cada clase social originan diversos procedimientos de socialización (Bronfenbrenner 1958; Newson y Newson 1963). Los diferentes sistemas normativos crean distintos sistemas de roles familiares, los cuales actúan de modo distinto e n c u a n t o al control social. Consideramos aquí q u e los sistemas normativos de la clase media y estratos asociados tienden a crear las modalidades de u n código amplio, mientras q u e los sistemas normativos de algunos sectores de clase obrera tienden a producir individuos q u e ú n i c a m e n t e poseen u n código restringido. A decir verdad, la clase social es u n índice poco preciso p a r a det e r m i n a r el código utilizado. En este trabajo hemos indicado más específicamente las condiciones p a r a q u e surja cada código. C o n frecuencia p u e d e n observarse comportamientos m u y diversos e n t r e individuos q u e en u n a sociedad móvil h a n sido clasifica. dos d e n t r o de u n a misma clase social (definida de acuerdo a l a ocupación y a la e d u c a c i ó n ) . U n a ubicación más precisa de los d o s . códigos es posible si se considera la orientación del sistema ,de roles e n la familia, el tipo de control social y el comportam i e n t o verbal resultante. Las variaciones en la orientación del sistema de roles en la familia se vinculan quizás con los roles ocupacionales y con la red de relaciones de la familia con el resto de la sociedad (Bernstein, m a n u s c r i t o ) . A q u í debemos li m i t a r n o s a m e n c i o n a r estos índices más sensibles. P o r lo tanto, en forma muy general cabe decir que los niños socializados en la clase media y estratos anexos tenderán a poseer t a n t o u n código a m p l i o como u n o restringido. A medida que u n m u c h a c h o va progresando e n la escuela, la clave de su éxito d e p e n d e d e si posee o al menos está orientado hacia u n código amplio. A l g u n a s investigaciones basadas en la presente hipótesis hechas con p e q u e ñ a s muestras de individuos y de su habla, indican que muchachos de 15 años con índices de inteligencia verbal seme372

jantes procedentes de las clases media y obrera se diferencian en su orientación hacia u n o u otro código en la dirección prevista (Bernstein 1962b). Esta investigación muestra también las diferencias previstas en la dimensión temporal del proceso planificador propio de cada código (Bernstein 1962a). Conviene recalcar que estos resultados se basan en muestras pequeñas. Otra investigación basada en varones de dos clases de edad procedentes de las clases media y obrera y con índice de inteligencia verbal y n o verbal semejantes actuaron de acuerdo a los códigos previstos en u n a muestra de trabajo escrito (Lawton 1963, 1964). Este estudio mostró también cierta relación entre el nivel de abstracción y el uso de u n o u otro código. T a m b i é n hay firmes pruebas de q u e el índice verbal de inteligencia sufre u n deterioro relativo entre las edades de 8 a 11 y de 11 a 15 años en los niños de la clase obrera c u a n d o se compara con el de ñiños de clase media de la misma edad (Committee o n Higher Education 1963). O t r a investigación muestra clar a m e n t e que en los individuos de la clase obrera, especialmente en sus estratos más bajos, el índice verbal de inteligencia alcanza niveles más bajos q u e el índice n o verbal correspondiente (Bernstein 1958, 1960; Venables 1962; R e p o r t 1958; Ravenette 1963). El deterioro e n el caso del índice verbal, la discrepancia entre los índices verbal y n o verbal, y el poco aprovechamiento escolar de los niños de la clase obrera, sobre todo en sus estratos más bajos, se suponen vinculados m u y estrechamente con el tipo de aprendizaje regido por u n código restringido. El atraso relativo de algunos niños de la clase obrera p u e d e ser u n a forma de atraso inducido culturalmente, transmitido al n i ñ o por m e d i o de lo implícito en el proceso lingüístico. El código que el n i ñ o lleva consigo a la escuela simboliza su i d e n t i d a d social; lo vincula a sus parientes y a sus relaciones sociales locales; lo orienta progresivamente a su esquema de relaciones q u e constituyen su realidad psicológica u n a realidad q u e se ve reforzada cada vez que el n i ñ o habla. Conclusión H e m o s intentado mostrar cómo la estructura de las relaciones sociales elicita dos sistemas codificadores generales y sus variantes. T a m b i é n hemos e x p l o r a d o las dimensiones a las q u e da importancia cada u n o de los sistemas de codificación. A u n cuando la principal labor de este trabajo h a sido examinar la relación general entre estos códigos y ciertas clases sociales e indicar 373

r

brevemente las consecuencias e n lo referente a la socialización y a la educación formal, esperamos q u e la teoría tenga u n a aplicación más general. En cualquier estructura social, dondequiera q u e existan las condiciones q u e los originan, cabe esperar la existencia de los códigos amplio y restringido y de sus variantes. En principio estas definiciones deberían ser aplicables a muchos idiomas, a u n q u e la a m p l i t u d y restricción sería relativa e n cada caso concreto.
Traducción de Xavier Albo

CONSERVACIÓN Y DESPLAZAMIENTO DEL IDIOMA C O M O CAMPO DE INVESTIGACIÓN (REEXAMEN) J o s h u a A. Fishman
1

I. Definición del campo posterior desarrollo

de investigación

y sugerencias

para su

El estudio de la conservación y del desplazamiento del idioma se ocupa de la relación e n t r e el cambio (o estabilidad) en las pautas de uso del idioma, por u n a parte, y procesos psicológicos o culturales, por la otra, q u e se desarrollan e n poblaciones que utilizan más de u n a variedad idiomática para comunicarse dentro del g r u p o o fuera de él. Hace tiempo h a despertado curiosidad el q u e las lenguas (o variedades de u n a lengua) se desplacen m u t u a m e n t e entre algunos hablantes, p a r t i c u l a r m e n t e en ciertas interacciones interpersonales o a nivel d e todo el sistema. Sin embargo hace apenas unos años q u e este asunto se ha reconocido como campo de investigación sistemática entre los estudiosos profesionales del c o m p o r t a m i e n t o l i n g ü í s t i c o .
2

3

1 Versión revisada de un estudio q u e apareció originalmente en Linguislics, 1964, 9, 32-70 y corno apéndice a mi Language Loyalty in the United States. La publicación original se preparó en 1963-64 c u a n d o estuve en el Centro para el Estudio Avanzado en las Ciencias del C o m p o r t a m i e n t o de Stanford, California. Desearía reconocer n u e v a m e n t e los comentarios críticos y estímulos recibidos de J o h n J. Gumperz, Einar H ä u g e n , J o h n E. H o f m a n , Wallace E. Lambert, Vladimir C. Nahirny, Leonard Savitz, T h o m a s A. Sebéele, M. Brewster Smith y Uriel Weinreich. Por los estímulos recibidos en sus obras en los últimos cinco años estoy en d e u d a principalmente con Charles A. Ferguson, J o h n J. Gumperz y Dell Hymes. Sus conceptos y atisbos se reflejan en casi todas las correcciones q u e distinguen esta versión del original. 2 P. e j . " T o d o es griego, c u a n d o es más vergonzoso ignorar el latín" (juvenal, Sáüroj, Sat. VI, 1, 187) y " . . . j u d í o s q u e h a b í a n desposado viudas de Ashod, de A m m o n n y de Moab; y sus hijos hablaban m e d i o en la lengua de Ashdod, y n o p o d í a n hablar e n la l e n g u a de los judíos, sino según la lengua de cada p u e b l o " (Nehemías, 13:23-24) para mencionar sólo dos referencias occidentales clásicas. 3 Antropólogos, historiadores, lingüistas, sociólogos y sicólogos han reconocido y estudiado muchos fenómenos relativos a la conservación y cambio del i d i o m a en su investigación de otros temas como el c a m b i o cultural y la aculturación, el nacionalismo, la interferencia lingüística, las relaciones entre grupos, el aprendizaje de u n a segunda lengua y el b i l i n g ü i s m o . Sin embargo sólo raramente y hace poco q u e este interés ha conducido a una definición y formulación de este c a m p o de estudio en forma a u t ó n o m a . Entre los esfuerzos parciales anteriores deben mencionarse los q u e pueden ser hallados en las extensas bibliografías d e Auslandsdeutsche Volksforschung

374

375

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->