Está en la página 1de 1

Mi Reloj, por

Esther Mara Osses


Tic, tic, tac,
oigo a mi reloj.
Tic, tic, tac,
como al corazn.
Cuando yo me duermo
trabajan los dos.
Nunca se detienen,
tic, tic, tac,
tic, tic, tac.
La tierra girando
como un girasol,
pasada la noche
volvindose al sol.
Mi reloj marcando
sus pasos, tic, tic,
tic, tic, tac.
Nunca se detienen,
son tres y no dos:
mi reloj, la tierra,
y mi corazn,
tic, tic, tac,
tic, tic, tac