Está en la página 1de 1

La Senda Antigua Iglesia Pentecostal

P.O. Box 8169


Glendale, Arizona, 85312
(623) 776-7917
________________________________________________________________________

LA MARIPOSA
"Un da, una pequea abertura apareci en un capullo; un hombre se sent y observ por varias horas como la
mariposa se esforzaba para que su cuerpo pasase a travs de aquel pequeo agujero...
... Entonces, pareci que ella ya no lograba ningn progreso.
Pareca que ella haba ido lo ms lejos que poda, en su intento y no poda avanzar ms...
Entonces el hombre decidi ayudar a la mariposa: tom una tijera y cort el resto del capullo. La mariposa entonces,
sali facilmente.Pero su cuerpo estaba atrofiado, era pequeo y tena las alas aplastadas...
El hombre continu observndola porque l esperaba que, en cualquier momento, las alas de ella se abriran y se
agitaran para ser capaces de soportar el cuerpo, el que a su vez, ira tomando forma...
Nada ocurri...
En realidad, la mariposa pas el resto de su vida arrastrndose con un cuerpo deforme y alas atrofiadas. Ella nunca
fue capaz de volar...
Lo que el hombre no comprenda, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a
travs de la pequea abertura, era el modo por el cual Dios haca que el fluido del cuerpo de la mariposa llegara a las
alas, de tal forma que ella estara pronta para volar una vez que estuviera libre del capullo.
Algunas veces, el esfuerzo es justamente lo que precisamos en nuestra vida con Cristo.
Si Dios nos permitiera pasar a travs de ella sin obstculos, l nos dejara lisiados. No seramos tan fuertes como
podramos haber sido y nunca podramos volar. Precisamente por esto somos ms que vencedores, porque Dios nos
forja cuidadosamente a travs de las situaciones difciles en la vida cristiana que requieren mayor esfuerzo de nuestra
parte.