Está en la página 1de 1

Sonetin Para Jugar, por Esther Mara Osses

Erase un puerto
de aguamarina.
Un sol abierto
tras cada esquina
All tan cierto
que me ilumina,
nio despierto
crece y camina
Jugando llora,
soles ofrece,
risa derrama.
Hora por hora
jugando crece,
David se llama.