Está en la página 1de 1

La presencia de la Madre de Dios en la evangelizacin

Prof. Rino Fisichella, Roma


El hecho de que Lucas, el evangelista, describiera la escena de pentecosts, sealando expresamente
la presencia de ar!a, la adre del "eor, #unto a los $oce %&ch ','(), tiene su sentido. El Esp!ritu,
derramado ese d!a sobre la *glesia por el &i#o, es el signo concreto de la misi+n evangeli,adora a la
que est-n llamados los que creen en .risto. El cometido de llevar el Evangelio a todas las criaturas,
hasta el m-s remoto rinc+n de la tierra %t /0,'1), abarca tambin a ar!a2 3 no podr!a ser distinto.
La que hab!a seguido a su &i#o en su predicaci+n no pod!a quedar excluida de la participaci+n en la
misi+n m-s profunda que el Padre le hab!a confiado. .on ra,+n, la piedad popular ha invocado a
ar!a con numerosos t!tulos, entre ellos, el de 4estrella de la evangeli,aci+n4.
Esta expresi+n se aviene a ar!a en dos sentidos. En primer lugar, como adre del "eor que
comparti+ con l su pro3ecto de salvaci+n. La de la 5irgen es la primera respuesta positiva que del
pueblo de los cre3entes llega a .risto. $e alguna manera, ar!a es la primera destinataria del
Evangelio. "in ella, el &i#o de $ios no hubiera ingresado al mundo, 3 sin su adhesi+n la salvaci+n
seguir!a siendo tan s+lo una promesa. El -ngel que la visita en 6a,aret es, a todas luces, el
mensa#ero de la hermosa noticia. La evangeli,aci+n halla, pues, en ar!a, no s+lo a aquella que se
dispone a la escucha, sino tambin a la que es obediente en la aceptaci+n del mensa#e. "er- madre
del "eor 3, por la misma ra,+n, el Esp!ritu la cubrir- con su sombra. Esto es que el camino de la
evangeli,aci+n encuentra en ella su primera confirmaci+n positiva. ar!a es la verdadera Gestalt de
la actitud en que se debe escuchar 3 adherir al Evangelio. El silencio respetuoso ante el -ngel que la
introduce en el misterio de la vida trinitaria, el deseo libre de comprender su propio papel en el plan
de salvaci+n 3 la obediencia fiel en el abandono a la voluntad del Padre son los elementos
paradigm-ticos a los que debe a#ustarse todo destinatario del Evangelio.
ar!a es la estrella de la evangeli,aci+n tambin en otro sentido, pues, para cada misionero del
Evangelio, la adre del "eor es el camino privilegiado que debe seguir 3, al mismo tiempo, la
escuela a la que debe ir. .laro est- que permanece siempre clavada en el rostro de .risto, a quien se
anuncia2 pero es tambin verdad que el camino privilegiado para alcan,arlo sigue siendo el que nos
muestra su adre. .omo ensea 7uan Pablo **, es necesario contemplar a .risto con su adre.

También podría gustarte