P. 1
Betty Edwards - Aprender a Dibujar

Betty Edwards - Aprender a Dibujar

|Views: 8.381|Likes:
Publicado porpatgargom629

More info:

Published by: patgargom629 on Nov 17, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/03/2013

pdf

text

original

Los ejercicios e instrucciones de este libro han sido diseñados específicamente para
personas que no saben dibujar, que quizás crean que carecen de talento para el dibujo, y
que pueden sentir dudas sobre si aprenderán a dibujar... pero piensan que les gustaría
aprender. El enfoque de este libro es diferente al de otros métodos de dibujo, ya que los
ejercicios están pensados para abrir el acceso a habilidades que usted ya tiene, pero que
están esperando ser liberadas.

Las técnicas que aquí presentamos pueden resultar útiles a personas creativas, que
trabajen en campos diferentes del artístico y que quieran controlar mejor sus habilidades
y aprender a superar los pozos de creatividad. Los padres y maestros encontrarán muy
útil la teoría y los ejercicios para ayudar a los niños a desarrollar sus facultades
creativas. Al final del libro he añadido una breve conclusión que ofrece algunas
sugerencias generales para adaptar a los niños mis métodos y materiales. Una segunda
postdata va dirigida a los estudiantes de arte.

Este libro está basado en un curso de nueve lecciones, que he venido impartiendo
durante unos cinco años a personas de muy diferentes edades y ocupaciones. Casi todos
los alumnos empiezan el curso con muy pocas aptitudes y una gran ansiedad acerca de
sus posibilidades. Casi sin excepción, los estudiantes adquieren un alto grado de
destreza y ganan la confianza necesaria para seguir desarrollando sus talentos en otros
cursos o practicando por su cuenta.

Un aspecto intrigante de los notables progresos que obtienen casi todos los alumnos es
la rapidez de la mejora. En mi opinión, si una persona sin preparación artística consigue
aprender a cambiar su mente al modo de ver del artista -es decir, al modo del lado
derecho- esa persona será capaz de dibujar sin necesidad de más aprendizaje. Dicho en
otras palabras, usted ya sabe dibujar, pero los viejos hábitos de visión interfieren con
esa capacidad, bloqueándola. Los ejercicios de este libro están diseñados para eliminar
la interferencia y dejar libre la capacidad.

Aunque es posible que no pretenda usted dedicar todo su tiempo a las tareas artísticas,
estos ejercicios le permitirán vislumbrar la manera en que funciona su mente -o más
bien, sus dos mentes- aisladamente, cooperativamente o en oposición. Y, tal como me

confiesan muchos de mis alumnos, sus vidas parecen más ricas al ser capaces de ver
más y mejor.

«Ser arrancado de la percepción
ordinaria, poder contemplar durante
unas pocas pero eternas horas el
mundo exterior y el interior, no tal
como lo percibe un animal
obsesionado por las palabras y los
conceptos, sino tal como los
percibe, directa e
incondicionalmente, la Mente
Libre... esa es una experiencia de
incalculable valor para todo ser
humano.»

Aldous Huxley

Las Puertas de la Percepción

El realismo como medio para llegar a un fin

La mayoría de los ejercicios de este libro pretenden aumentar la capacidad de dibujar
realistamente, es decir, ver y dibujar algún objeto o persona del mundo real con un alto
grado de semejanza a la imagen observada. No quiero con esto implicar que el dibujo
realista sea superior a otras formas de arte. En cierto sentido, el dibujo realista es una
etapa que hay que atravesar, y lo ideal es hacerlo hacia los diez o doce años de edad.

La importancia de aprender a dibujar de un modo realista tiene tres aspectos. Primero,
mediante el realismo se adquiere un tipo de confianza en la propia habilidad que la
mayoría de la gente no puede adquirir de otra manera. Incluso artistas profesionales -
personas que trabajan como profesores de arte, diseñadores, artistas comerciales,
pintores y escultores- se han matriculado en mis cursos, confesándome casi con
vergüenza su «secreto»: que no sabían dibujar. Esconder esta incapacidad les exigía a
veces complicados y divertidos subterfugios. Un modo eficaz para resolver este
problema es desbloquear la habilidad potencial para el dibujo realista. Los métodos que
se explican en este libro permiten al estudiante -sea artista o no- liberar este potencial,
aumentando así su confianza al explorar otros tipos de arte para los que se necesiten las
poderosas funciones de todo el cerebro. Y en tercer lugar, así se aprenderá a pasar a un
nuevo modo de pensar que permite resolver los problemas creativos.

«Para mí, introducirme más en el
naturalismo fue ganar libertad. Si
quisiera, podría pintar un retrato.
Mañana mismo, podría levantarme
y hacer un retrato; podría dibujar a
mi madre de memoria. Y si
quisiera, podría pintar una pintura
abstracta. Todo ello encajaría en mi

concepto de la pintura como arte.
Muchos pintores no pueden hacer
eso. Su concepto es totalmente
diferente, mucho más estrecho.
Muchos de ellos, como Frank
Stella, que me lo dijo él mismo, no
saben dibujar. Pero probablemente
existen pintores abstractos ingleses,
de más edad, que aprendieron a
dibujar. Todo el que haya estado en
una escuela de arte antes de mi
época tiene que haber hecho una
enorme cantidad de dibujos. Para
mí, muchos pintores han caído en
una trampa; escogieron un pequeño
aspecto de la pintura y se
especializaron en él. Y eso es una
trampa. Ahora bien, no pasa nada si
uno tiene el valor de salir de la
trampa, pero se necesita mucho
valor para ello.»

David Hockncy

¿Por qué caras?

Gran parte de los ejercicios de este libro consisten en dibujar retratos reconocibles.
Permítaseme explicar por qué pienso que el retrato es tan útil para los principiantes.
Hablando en general, da lo mismo un dibujo que otro. No hay temas más difíciles o más
fáciles. Hace falta la misma habilidad y la misma visión para dibujar una naturaleza
muerta que para dibujar un paisaje, una figura, un objeto aislado, una escena imaginaria
o un retrato. Todo es lo mismo: se ve lo que está delante (los temas imaginarios se
«ven» en la mente) y se dibuja lo que se ve.

¿Por qué, entonces, he escogido el dibujo de retratos para tantos ejercicios? Por tres
razones. La primera es que los principiantes tienden a pensar que dibujar rostros
humanos es más difícil que otros tipos de dibujo, Así, cuando comprueban que son
capaces de dibujar retratos, se sienten confiados y esta confianza favorece el progreso.
Una segunda razón, aún más importante, es que el hemisferio derecho del cerebro está
especializado en el reconocimiento de rostros. Y dado que lo que queremos es ganar
acceso al lado derecho del cerebro, es lógico elegir un tema con el que esté habituado a
trabajar. Y la tercera razón es que las caras son fascinantes. Cuando se dibuja a una
persona se ha visto realmente su cara. Tal como dijo uno de mis alumnos, «creo que
nunca había mirado de verdad la cara de nadie hasta que empecé a dibujar. Y lo más
raro de todo es que ahora todo el mundo me parece guapo».

Materiales de dibujo

Los materiales necesarios para los ejercicios son muy sencillos. Sólo se necesita papel,
un lápiz y una goma de borrar. Un lápiz 4B resulta muy agradable, ya que la mina es
suave y hace líneas oscuras y definidas, pero en general sirve cualquier lápiz blando.

Más adelante, se pueden añadir otros materiales: carboncillo, rotulador, lápices de
colores, etc. Pero para la mayoría de los ejercicios basta con el papel, el lápiz y la goma.

Los ejercicios: Avances paso a paso

A lo largo de mis años de enseñanza he experimentado con diversas progresiones,
secuencias y combinaciones de ejercicios. La secuencia que presento en este libro ha
resultado ser la más eficaz en términos de progresos de los estudiantes. En los tres
primeros capítulos se expone parte de la teoría en la que se basa mi método, incluyendo
una breve descripción de algunas recientes investigaciones sobre las funciones de los
hemisferios cerebrales, que yo he aplicado al problema de enseñar a dibujar.

Cuando se empiecen los ejercicios del Capítulo 4 se tendrá, pues, una cierta base que
permitirá entender la intención de los ejercicios y por qué dan resultado. La secuencia
está planeada para progresar paso a paso, y acceder a un nuevo modo de procesar la
información sin que el antiguo modo sufra trastornos. Por lo tanto, recomiendo leer los
capítulos tal como se presentan y realizar los ejercicios en el orden en que aparecen.

He limitado los ejercicios a un número mínimo, pero si el tiempo lo permite conviene
hacer más dibujos que los propuestos. El lector puede buscar sus propios temas e idear
sus propios ejercicios. Cuanto más se practique, más rápido se avanzará. Por esta razón,
además de los ejercicios incluidos en el texto, aparecen otros muchos ejercicios
suplementarios en los márgenes, que sirven para reforzar la habilidad y la confianza.

Para realizar la mayoría de los ejercicios, se recomienda leer todas las instrucciones
antes de empezar, y examinar los dibujos de estudiantes que a veces se presentan como
ejemplos. Guarde todos sus dibujos en una carpeta, para que cuando llegue al final del
libro pueda comprobar lo que ha progresado.

Definiciones

Al final del libro se ha incluido un glosario de términos. Algunos términos se definen
ampliamente en el texto, y el glosario contiene otros no tan bien definidos. Algunas
palabras de uso corriente, como «valor» o «composición», tienen significados muy
concretos -y a veces diferentes- en el lenguaje artístico. Conviene consultar el glosario,
o echarle un vistazo antes de empezar a leer el texto.

Dibujos preliminares

Antes de empezar: Use un
lápiz y un papel barato. Cada
dibujo puede llevar diez,
quince o veinte minutos (o
más, si usted quiere). Ponga
fecha a los dibujos, ya que
servirán de recordatorio de su
nivel actual.

Primer dibujo: Dibuje una
persona sin mirar a nadie. No

existen limitaciones
concretas, sólo la indicación
general de «dibujar una
persona».

Segundo dibujo. Dibuje una
cabeza humana. Puede ser
alguien mirando la televisión,
o durmiendo, o usted mismo
visto en un espejo. No use
fotografías.

Tercer dibujo: Dibuje su
propia mano, en la posición
que desee. Si dibuja usted con
la derecha, copie su mano
izquierda; si es usted zurdo,
dibuje la mano derecha.

Cuarto dibujo: Dibuje una
silla, fijándose en una silla
auténtica, no en una
fotografía.

Después de terminar: Al
dorso del dibujo, escriba su
opinión sobre el mismo, lo
que le gusta y lo que le
disgusta de cada dibujo. Estos
comentarios le resultarán
útiles al final de los
ejercicios.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->