Está en la página 1de 1

La semana pasada, los congresistas Daz Dios, Gutirrez y Lescano, miembros de

la Comisin Lpez Meneses, inspeccionaron la vivienda del investigado. Se entiende que


buscaban evidencia que vincule a Lpez Meneses con operaciones de chuponeo.
La diligencia gener una crtica: Qu esperaban encontrar a seis meses del escndalo?
Quiz remanentes de radiotransmisores camuflados como lmparas de sala? Asimismo,
sorprendi que la inspeccin incluyese a vecinos de Lpez Meneses y que, adems,
Lescano deslice que estos tambin podran declarar ante el Congreso.
Esto origina ms cuestionamientos. Los sufridos vecinos, ajenos a chuponeos, ya
atendieron a los excntricos Sherlock Holmes peruanos. Qu ms les preguntarn? Si
sus conversaciones telefnicas eran ocasionalmente interrumpidas por la voz de Pinchi
Pinchi? Si alguna vez sus hijos tiraron la pelota al jardn de Lpez Meneses y la devolvi
alguien parecido a Montesinos? Si recientemente Lpez Meneses les hizo un pedido tipo:
Compadre, me guardaras estos radares en tu cochera por unos meses?
En suma, lo concreto es que algunos creen que la inspeccin fue irrelevante e innecesaria,
y que situaciones como esta deben provocar hondas reflexiones sobre el sentido comn
congresal y la definicin de funcin parlamentaria. Por nuestra parte, creemos que este
caso puntual es ms simple y se explica con el conocido refrn: Tal es el ocio al
que algunos otorongos son proclives, que cuando se aburren se ponen a jugar a los
detectives.