Está en la página 1de 1

El color en la pintura.

El color es el elemento plástico básico de la pintura. A través del


color el pintor expresa sus ideas, sus sueños, sus decepciones.

Desde el siglo pasado los estudios sobre óptica llevaron a establecer


la teoría de los colores en la que se reconocían como básicos el amarillo,
el rojo y el azul que, mezclados entre sí daban los colores secundarios y
entre un primario y un secundario, el terciario correspondiente. Sin
embargo estudios más recientes, ya de la segunda década del S. XX,
precisan que no son aquellos los colores primarios que no tienen mezcla
de otros. Es curioso que, a pesar de las ya no tan recientes
investigaciones, con frecuencia seguimos leyendo u oyendo esas
obsoletas teorías.

Además cuando se habla del color generalmente se hace referencia


solamente al color de los pigmentos que, mezclados con el aglutinante,
constituyen propiamente la pintura. Deberíamos tener en cuenta,
también, el color de la luz no sólo para hablar con precisión sino para
entender determinados fenómenos que recientemente se nos aparecen
como habituales. El ejemplo que solemos poner es que si mezclamos los
diferentes colores la mezcla de todos ellos se aproxima mucho al negro,
pero esto ocurre sólo con los colores-pigmento, es decir con materias
químicas, óxidos minerales. En cambio si mezclamos todos los colores-
luz del arco-iris, lo que obtenemos no es el negro sino el blanco, es decir
estamos hablando del color físico, de óptica. Un caso concreto y cada
vez más próximo es el que observamos cuando trabajando con imágenes
en color en un ordenador vemos determinados colores que no son los
que salen por la impresora (en color, claro). Esto se debe a que vemos
colores-luz, pero la impresora saca colores-pigmento. De ahí los
esfuerzos de los programadores de este tipo de aplicaciones para
acercar el color que se ve con el que se imprime.