Está en la página 1de 12

FACULTAD DE OCEANOGRAFIA, PESQUERA Y CIENCIAS

ALIMENTARIAS

ESCUELA:
Ingeniería en Acuicultura

AÑO:
1er Año

SECCION:
“A”

CURSO:
Ficología y Plantas Acuáticas

Doctor:
Acosta

ALUMNA:
Vigo Flores Yvet Nadia

AÑO:
INTRODUCCION

Las macroalgas han sido utilizadas durante cientos de años como


alimento humano y en remedios populares, para consumo animal y
como fertilizante agrícola (Chapman y Chapman 1980). La utilización
de los polisacáridos matriciales de algas rojas (agar y carragenatos) y
pardas (alginatos), son básicos en la industria alimenticia, química y
farmacéutica (McHugh 1987).
La mayoría de las especies de macroalgas de interés industrial se
obtienen por explotación de poblaciones naturales. Sin embargo, la
creciente demanda de materia prima por parte de la industria,
aunado a la sobreexplotación y destrucción de praderas naturales, ha
potenciado el desarrollo de métodos de cultivo como alternativa al
suministro de biomasa.
Las prácticas de cultivo de macroalgas tienen varios siglos de
antigüedad en las culturas orientales (Tseng y Fei 1987), pero ha sido
sólo en los últimos 50 años cuando se han establecido las bases
científicas para su desarrollo, tanto en Oriente como en otros lugares
del mundo (Santelices 1989).

MACROALGAS

Lectura
Por macroalga conocemos a todo alga denominada macroscópica, es
decir; que es visible sin el empleo de microscopio. Dentro de las
macroalgas encontramos algas unicelulares y multicelulares. Las
algas unicelulares incluso pueden alcanzar varios centímetros de
tamaño como por ejemplo especies de los géneros Caulerpa y Valonia
entre otros. Las macroalgas viven fijas sobre los fondo marinos.

Es un tipo de alga marina multicelular y por lo tanto se diferencia de


las algas microscópicas en su tamaño. Las macroalgas son
generalmente algas de tipo marrón o rojo que se encuentran entre
otros tipos de alga, como el alga verde.

Las macroalgas se pueden dividir en tres grandes grupos:

Las Clorófitas que serían las algas verdes, las Facócitas que son
pardas y las Rodófitas que son algas rojas. Esta coloración depende
de los pigmentos fotosintéticos predominantes pudiendo presentar
combinaciones de varios tipos en un mismo ejemplar.

En el mar las macroalgas tienen como factor limitante princial la


intensidad lumínica que va reduciéndose según se va ganando
profundidad. Por ello la mayor diversidad de especies y abundancia
de individuos se presenta en profundidades no superiores a los 30
metros.

Las macroalgas más sencillas de mantener en acuario son las


clorófitas o algas verdes, las algas rojas y pardas sin duda
representan un toque exótico para el acuario pero presentan el reto
para su mantenimiento de ser muy vulnerables frente a las altas
temperaturas. No tolerando aquellas superiores a los 27 grados.
Además su crecimiento lento provoca que a menudo sean cubiertas
por algas que terminan por asfixiarlas provocando su muerte. En
otras muchas ocasiones son depredadas por algunas especies de
peces por lo que la única forma de mantenimiento es en refugio.

1.-Tipos de Cultivos
 Cultivo por aspersión

De entre los sistemas de cultivo en tierra, el cultivo por


aspersión de macroalgas es el más peculiar. Parece tener su
origen en el laboratorio de L.A. Hanic, de la Universidad de
Dalhousie, Halifax, Nueva Escocia, y fue descrito brevemente
por Chapmann (1973).

En Europa, el cultivo por aspersión se ha desarrollado bajo


condiciones de invernadero en Suecia (Lignell y Pedersén 1986,
Haglund y Pedersén 1988) y también en Noruega (Indergaard
et al. 1986).

El cultivo por aspersión presenta una serie de


características diferenciales respecto a los otros sistemas de
maricultura vegetal. Se realiza en estructuras tridimensionales,
que sirven de soporte a varias bandejas de malla plástica donde
se colocan las algas. El sistema puede tener varias de estas
bandejas a distintos niveles dependiendo de la altura de la
estructura. El suminstro de agua a las algas se realiza mediante
un flujo, que en forma de ducha, riega el nivel superior y
análogamente a una cascada sigue regando el resto de los
niveles de la estructura.

La estructura de soporte puede albergar varias bandejas


cuya anchura, distancia entre ellas y diámetro de la malla,
influyen directamente sobre la cantidad de luz que llega a las
plantas (Moeller y Garber 1982). Otro de los factores críticos de
diseño es la forma de duchar las bandejas, pues de ello
depende la homogeneidad del riego de las algas y el
mantenimiento de una humedad óptima y la operatividad del
sistema (Haglund y Pedersén 1988).
 Cultivo en tanque

El cultivo en tanque es el sistema más comúnmente utilizado


para la producción de macroalgas en tierra (Ugarte y Santelices
1992). Se suelen utilizar contenedores de diversos materiales y
formas siendo los más comunes los tanques rectangulares o de
fondo concavo. Las principales variables que afectan la
producción en este tipo de sistemas son, además de las
variables físico-químicas (radiación solar, temperatura
ambiente, nutrientes incluído el dióxido de carbono), las
características técnicas como la forma del tanque y el
movimiento del agua (Chapman y Chapman 1980).

Con el cultivo en tanque de Chondrus crispus, se ha


demostrado que uno de los factores técnicos más importantes
para el crecimiento algal, es la superficie del tanque y no su
volúmen, debido principalmente a la absorción de la luz por la
columna de agua (Bidwell et al. 1985). Además los sistemas de
cultivo en tanque requieren mayor gasto de energía para
producir la agitación y facilitar el intercambio de gases, la
ditribución de nutrientes y el movimiento de las algas dentro
del tanque (Guerin y Bird 1987). Con la agitación se pretende
conseguir un efecto hidrodinámico que:

 Evite fenómenos de autosombreado, aumentando el


tiempo de exposición a la luz, produciendo periodos de
luz/oscuridad.
 Elimine la capa limitante de difusión, para favorecer el
intercambio de gases y nutrientes.
 Homogenice el medio, eliminando gradientes de pH,
temperatura y concentración de nutrientes.
 Genere autoraspado, dificultando la fijación de epifitos
tanto sobre el talo del alga como sobre las paredes del
tanque.

Comúnmente, la agitación se logra utilizando aireadores, que


mediante tuberías localizadas en el fondo del tanque, generan
una circulación adecuada del agua y permiten la exposición
periódica de las plantas a la luz en la superficie.
Ulva lactuca
Ejemplar de

2.- Fisiopatología en cultivo de macroalgas.

Es ampliamente reconocido que una de las principales


limitaciones del cultivo de algas, lo constituyen las enfermedades
e infecciones de los cultivos (Fletcher 1989). Una gran variedad de
enfermedades infecciosas y no infecciosas han sido descritas en
macroalgas marinas (Andrews 1976). En las primeras
(transmisibles), un agente biológico es el responsable de la
enfermedad, habiéndose descrito agentes causales tales como
virus, bacterias, hongos, nemátodos, y algas parásitas, mientras
que las segundas (no transmisibles), están causadas por factores
abióticos y abarcan todo tipo de desórdenes originados por
cambios medio ambientales extremos y agentes contaminantes.

La mayor parte de la fisiopatología en cultivos de macroalgas son 2.

 Epifitos
Actualmente el problema más importante del cultivo intensivo
de macroalgas es el crecimiento de algas epifitas, tanto en
cultivos en el mar (Kuschel y Buschmann 1991) como, sobre
todo, en tanques (Friedlander 1992). Los epifitos más comunes
son algas microscópicas unicelulares, principalmente diatomeas
(Booth 1981), aunque las especies más problemáticas son algas
macroscópicas verdes del género Ulva y Enteromorpha, las
pardas filamentosas del género Ectocarpus y Pilayella además de
algunas algas rojas filamentosas como Acrochaetium y
Audouniella.
 Virus

Existen evidencias de la existencia de virus en macroalgas


marinas (Chorna tomentosa, Toth y Wilce 1972; Gracilaria
epihippisora, Apt y Gibor 1991; Ectocarpus, Van Etten et al.
1991). Sin embargo, la caracterización de estas partículas
virales y su aislamiento sólo ha sido realizada en algas del
orden Ectocarpales (Müller et al. 1990). El mecanismo de
infección de estos virus se realiza a través de las zoosporas y
gametos, que durante su desarrollo transmiten el genoma viral
vía mitosis a cada célula del huésped; sin embargo, los
síntomas de la infección no aparecen hasta que los filamentos
adultos se tornan fértiles.

3 .- Ejemplo de cultivos

En esta ocasión vamos a utilizar la macroalga Porphyra sp.

CULTIVO DE Porphyra sp.

Las algas más importantes comercialmente hablando son miembros de la clase


Rhodophyceae, el alga roja. Varias algas rojas son consumidas por el hombre, las más
importantes son miembros del género Porphyra, conocidas como “laver” en países
europeos y americanos y como “nori” en el Japón, dónde es el producto marino singular
más valioso comercialmente. El cultivo del “nori” se inició en Japón, según reportes, en
el siglo XVII en la bahía de Tokio.

ESPECIES

Las cinco especies, más comúnmente cultivadas son: Porphyra angusta P.


kuniedai , P. seudolinealis, P. tenera, P. yezoensis .

 Métodos de recolección

• Método Tradicional.

Este método original, y ahora obsoleto frente a los grandes avances


tecnológicos, y casi extinguido en el Japón, se practica aún en Corea.

1. Incluye la
colocación de atados de ramas de bambú sin hojas, roble u otros
árboles, en o justo encima, del nivel del agua en áreas localizadas bien
lejos del agua salobre.

2. Las épocas de
cultivo se dan de Setiembre a Octubre.

3. Las monosporas
inmóviles de Porphyra se establecen de dos a cuatro semanas en las
ramas, y se desarrollan en “thalli” ( la parte de la planta comestible ) de
1 cm., de diámetro.

4. Las ramas y su
vegetación adheridas se mueven hacia la orilla , preferiblemente en un
área alrededor de la boca de un río, donde se encuentran altas
concentraciones de nutrientes disueltos.

5. Allí crece el
“thalli” y se cosecha periódicamente cortándolo o arrancándolo en
invierno.

• Método de “Hibi”.

1. En lugar de redes, se pueden usar “hibi”, hechos de vara paralelas


de bambú, conectados con cuerdas a intervalos de 10 a 15 cm., o redes
que pueden ser suspendidas perpendicularmente a la superficie del
agua.

• Método actual.

1. Las estructuras de cultivo, son generalmente redes, las cuáles


suplantan a las ramas como recolectoras de monosporas. Están hechas
de fibra de palma o cordel sintético, de 3 a 5 mm., de diámetro, con
aberturas de 15 cm.

2. Las redes se suspenden de varas hundidas en el fondo de tal


manera que la superficie plana de la red se halle en forma paralela a la
superficie del agua.

3. las redes tienen generalmente 1.2 m., de ancho y varían de 18 a


45 m., de largo.

4. La producción artificial de monosporas, se lleva a cabo colocando


conchas de ostras , ya sea suelta o amarradas con alambres, en el
interior de tanques de concreto a principios de primavera y agregando
el thalli picado. Los espermacios y carpogonios liberados de este modo
se funden para formar carposporas, que se adhieren a las conchas y se
esconden en la capa de perlado para convertirse, de esta manera, a la
etapa conquicélica.

 Desarrollo del proceso de cultivo

1. El crecimiento activo de los talos de Porphyra, grandes y con


hojas anchas, se lleva a cabo, durante el período de Noviembre hasta
principios de Abril.

2. En abril se desarrolla el “thalli”, que se vuelve gradualmente, más


pequeño de tamaño y finalmente desaparece para finales de Julio.

3. Empezando a finales de Otoño, algunas algas desarrollan


carpogonia, en forma de células poco diferentes a las del talo, mientras
otras producen espermacios.

4. Se lleva a cabo la fusión sexual entre los espermacios y los


contenidos de los carpogonios, dividiéndose el ultimo para formar cuatro
carposporas.

5. Las carposporas liberadas, se amontonan y se sumergen en el mar


para germinar cuando se colocan en conchas de moluscos.

6. Las esporas germinadas, dan paso a la fase conquilocélica,


descrita originalmente como un alga separada viviendo en concha,
Conchocelis rosa.

7. La conquilocélica sigue creciendo como una incrustación roja


durante la primavera y verano, liberando monosporas a principios del
otoño, que al establecerse, crecen hasta llegar a “thalli”.
8. La liberación de monosporas se acelera disminuyendo
repentinamente la temperatura del agua de 17 a 20ºC.

9. El rendimiento de monosporas puede aumentarse reduciendo el


fotoperíodo diario de 8 a 10 horas.

10. Algunas especies de Porphyra incluyendo todas las especies


cultivadas, llevan un aparato reproductor que funciona por medio de
esporas asexuadas liberadas por las plantas jóvenes.

11. Ordinariamente, Porphyra sp., en cultivo alcanza de 10 a 15cm de


longitud en fase de mareas (aproximadamente 15 días), momento en el que
debe ser cosechada o de lo contrario las hojas largas serán rotas por las
olas.

12. Las plantas en red pueden se cosechadas tres o cuatro veces,


después de lo cuál la red debe ser reemplazada.
13. Después de la cosecha se lava al “nori” en agua dulce y se corta
en pequeños trozos (de 10 a 15mm cuadrados).

14. Aproximadamente 4 k de estos trozos se colocan en un barril de


100lt. De agua dulce y se les agita. La suspensión resultante se extiende
dentro de una estructura de madera de 17 a 21cm por lado, en descanso
sobre una fina estera de bambú. Las hojas que pesan aproximadamente de
2.5 a 3.0g cada una, se secan al sol, se separan de la estera y se
comercializan como “hoshinori”.

15. Una red de cultivo de 18m produce de 1000 a 3000 hojas (2500
en promedio) o de 35 a 105k de “hoshinori” anualmente.

 Factores de cultivo
• TEMPERATURA

Monosporas:

La captura de son mejores cuando la temperatura del agua oscila


entre los 22 y 23ºC. Después de una tormenta, se considera que es un
momento particularmente adecuado, así como lo son del segundo al
cuarto día después del primero o décimo quinto de cada mes lunar.

Etapa conquilocélica :

La temperatura se mantiene por encima de los 25ºC para evitar


la liberación prematura de las monosporas. La máxima temperatura
permitida es de 29ºC.

Thalli :

 3 a 20ºC, pueden sobrevivir a temperaturas


 5 a 10ºC, rango óptimo.

Las temperaturas altas, causan la muerte del thalli, lo que constituyen un


riesgo ya que pueden llegar a desaparecer los cultivos mal programados.

• ILUMINACIÓN

1. Durante la fase conquilocélica, esta debe mantenerse intensa, pero


no tanto como la luz solar directa, hasta que las plantas alcancen un
tamaño visible; después se reduce a 500 Lux aproximadamente.

• SALINIDAD

Varía de acuerdo a la edad de la planta:


• Principio y final del período de cultivo se mantiene del 30-31 %.
• Resto del tiempo se mantiene al 20%, o ligeramente menor, para
evitar enfermedades.

• ESPACIO

1. Para el cultivo conquilocélica los requerimientos son :


Un tanque de concreto de 2.4 m x 1.8 m x 0.9 m de profundidad.
Contendrá 250 cuerdas de 10 conchas de ostras cada una, o las
suficientes para abastecer 125 de las redes recolectoras pequeñas de
18m.

• ENFERMEDADES

Se da un buen desarrollo de algunos hongos, como Pythicum sp.,


que puede ser letal para los thalli, particularmente a temperaturas por
encima de los 10ºC. Cuando se generaliza, puede barrer con más del
50% de la cosecha de nori.

Tratamiento :

El hongo puede se al menos parcialmente evitado, exponiendo a


las algas al aire durante el ciclo de mareas.
Por otra parte demasiada exposición puede reducir el crecimiento y
endurecer el talo, haciéndolo inapropiado como alimento. El método más
satisfactorio, es exponer a las algas aproximadamente por 4 horas/ día.

• LECHOS

1. También es importante la regulación ocasional del nivel de los


lechos, ya que el mejor tiempo y duración de emergencia cambia con
la estación y desarrollo gradual del alga.

2. Es importante también para el mejor control del alga verde, que a


veces se adhiere a las redes, pero crece solamente en una banda
angosta de la columna de agua.

• AGUA

1. Se debe evitar la inmersión prolongada en la superficie del mar,


ya que la capa superficial en las áreas estuarinas, puede ser agua
dulce casi pura, que es dañina, si no es que letal para el alga.

Intereses relacionados