Está en la página 1de 39

Escuela Nacional Superior de Folklore

“José Maria Arguedas”

LA EDUCACIÓN Y EL FOLKLORE AL INICIO DE LA


REPÚBLICA
ETAPA DE LA INICIACIÓN

CURSO: TEORÍA DE LA EDUCACIÓN

PROFESORA: NELLY RÍOS

INTEGRANTES: • MENDOZA GALINDO, Claudia


• RIVAS RONDÓN, Lesly
• VILLANUEVA ARRIAGA, Rafael

2009
2
A toda esas personas
que han colaborado en que el futuro
educativo del Perú se desarrolle.

3
INDICE

Pág.
Introducción……………………………………………………………………………. 6

CAPITULO I: LA ESTRUCTURA EDUCACIONAL DE LA PRIMERA


REPÚBLICA DEL PERÚ
1.1 Inicios………………………......................................................................... 7
1.2 El sistema educacional............................................................................... 9
1.3 Convictorio de San Carlos…....................................................................... 9
1.4 La Universidad de Trujillo y la de Arequipa................................................ 10
1.5 La Biblioteca Nacional y el Museo……………………………………………. 11
1.6 La educación Lancasteriana………………………………………………...… 12

CAPITULO II: DESARROLLO DE LA EDUCACIÓN EN EL PERÚ


2.1 Primeras influencias y evolución…............................................................. 14
2.2 Aportes de gobiernos a la educación en el Perú…..................................... 15
2.2.1 Protectorado del General Don José de San Martín.……………….. 15
2.2.2 Gobierno de José de La Mar………………………………………….. 17
2.2.3 Gobierno de Andrés de Santa Cruz…………………….……………. 18
2.2.4 Gobierno Provisorio de Orbegoso……………………………………. 18
2.2.5 Gobierno de Agustín Gamarra………………………………………... 18
2.2.6 Gobiernos de Ramón Castilla………………………………………… 19
i Primer Código educativo de la República………………………. 21
2.2.7 Gobierno de Manuel Pardo……………………………………………. 23
2.3 La República y la Universidad…………………...…..................................... 25
a. Etapa de iniciación…………………………………………………...… 25
b. Etapa de organización…………………………………………………. 25

CAPITULO III: TRADICIONES FOLCLÓRICAS


3.1 Tradiciones folclóricas…………………………………………………………. 27
a. Señor de los Milagros………………………………………………….. 27
b. Fiesta de la Candelaria………………………………………………… 29
c. Corpus Christi…………………………………………………………... 30
d. El Señor de Qoyllur Riti………………………………………………... 31
e. El turrón de Doña Pepa………………………………………………... 31
f. Inti Raymi………………………………………………………………... 32
g. Uso tradicional de la hoja de coca……………………………………. 33

4
h. Corras de toros…………………………………………………………. 33

Bibliografía……………………………………………………………………………... 36
Anexos………………………………………………………………………………… 37

INTRODUCCION

El Perú al empezar su camino como país independiente tuvo que lidiar con
inmensos problemas, entre ellos el más grande fue el salir del yugo colonial y
tratar de sobresalir como nación naciente e independiente. Acompañado de
países vecinos que iban en la misma dirección, y que en la mayor parte de
nuestra historia como país, trataron de quedarse con una parte de la patria
nuestra, obligando al país a mantener la atención en temas de ejército y
defensa de territorio; esto posiblemente hizo que se tomaran decisiones que
nos ayudaron a fortalecer el desarrollo de la educación en el país, pero si a
asegurar la permanencia de la nación independiente. Esto no quiere quitar
merito al trabajo que llevaron a cabo el poder ejecutivo y legislativo para

5
promover la educación del estado y optar por métodos que se utilizaban en
otros lares con un claro éxito; pero creemos que falto un desarrollo sostenido a
nivel país y el buscar una metodología acorde a nuestra realidad de país
naciente. Posiblemente hubiera sido un parte aguas en lo que hubiera sido la
educación peruana.

El folklore en la historia peruana se ha encontrado siempre presente, tácito,


silente, pero manteniendo siempre tradiciones, costumbres, danzas y estilos de
vida que han pasado de generación en generación. Cabe decir que tanto
costumbres españolas como andinas lucharon durante mucho tiempo
buscando una unión para formar una tradición única, a estas se les sumaron
las de un país que ya iniciada su independencia buscaba una identidad propia
en nuevas tradiciones, nuevas formas de pensar, una nueva identidad, la
identidad peruana.

Esto creó una revolución de ideas, sentimientos e idiosincrasias que se


pudieron arraigar e inculcar en casi todo el territorio; sin embargo, por falta o
demora de hilar lo “peruano” en nuestra educación, se han perdido un poco,
causándonos una gran cantidad de daño como país y cultura.

CAPITULO I
6
LA ESTRUCTURA EDUCACIONAL DE LA PRIMERA
REPÚBLICA DEL PERÚ

1.1 Inicios

La educación: tentativas para difundirla.- la constitución de 1823, en su


art. 181, declaró que la instrucción era una necesidad común y que la
República la debía igualmente a todos los individuos. El art. 184 de la
misma Carta política dispuso que se creara universidades en las
capitales de departamento y escuelas de instrucción primaria en los
lugares más pequeños. Bellas palabras, como tantas otras de la
República naciente; pero carente de posible aplicación inmediata por
ausencia de recursos, de elementos humanos, de directivas eficaces y
de materiales de trabajo. Caridad y beneficencia de un lado e instrucción
pública, por otra parte, hallábanse relacionados siguiendo la tradición
colonial, así como derecho y moral, deber y obligación. El decreto
supremo 23 de febrero de 1823 ordenó a los conventos de regulares
existentes en el territorio de la República abrir escuelas gratuitas de
primeras letras, debiendo los prelados respectivos designar como
preceptores a los religiosos más dignos de confianza. Fueron muy pocos
los conventos que cumplieron con esta orden, como expresara el
Concepto de Gobierno en agosto de 1825.

Junto con bandera e himno, ejército y marina, organización


administrativa y judicial, el gobierno de San Martín le dio al Perú la
escuela Normal. Su dirección fue confiada a Diego Thompson, pedagogo
del sistema de enseñanza lancasteriano, que era, a la vez, misionero de
la sociedad bíblica británica de propaganda protestante.

Con fecha del 14 de abril de 1825, el libertador dejo constancia del


“Completo abandono en el que se haya la educación pública en todos

7
los pueblos del Perú. En ninguno hay escuelas ni de primeras letras y los
niños y los jóvenes crecen en l amas absoluta ignorancia”

Dentro del propósito de divulgar la educación primaria dispuso la circular


firmada por el ministro José María de Pando en 1826. La organización
de dos escuelas lancasterianas normales en Lima, una para varones y
otra para mujeres; planteles de idéntico tipo debían establecerse en las
capitales de cada departamento y cada provincia. Ordenó, así mismo,
que los programas de instrucción fuesen uniformes, agregándose en las
escuelas de niñas de enseñanza de las costuras. Estas directivas se
cumplieron en parte y su huella era visible en 1841.

La fundación de aulas de latinidad en varios departamentos y en


colegios de orientación tradicional integra la obra educacional de la
época bolivariana.

Para el sostenimiento de escuelas y colegios fueron aplicadas, aparte de


las rentas provenientes del Virreinato, algunas de establecimientos de
beneficencia, las de convento supresos, las pensiones disponibles
descensos y obras pías, ciertos impuestos locales que, los municipios
eran encargados de invertir, los productos obtenidos en lagunas fiestas.
No había centralización para recaudar y gastar estos fondos.

1.2 El sistema educacional.

No había centralización administrativa ni aparto estatal relacionado con


el funcionamiento educacional. Pretendió acercarse en algo a este
régimen el decreto de abril de 1825 que creo la Dirección General de
Estudios. La componían el Rector de la Universidad de San Marcos; los
Rectores de San Carlos, Santo Toribio y la Libertad (antes San
Fernando) el Protomedicato y el Decano del Colegio de Abogados.
Direcciones subalternas quedaron establecidas en las capitales de los
departamentos. Aquí había un buen conjunto de personas para una junta

8
de coordinación, intercambio y asesoría, tantas veces necesaria. Pero
sus funciones nominales eran otras: las de inspeccionar las escuelas de
primeras letras y aulas de latinidad y de ciencias; investigar los fondos
con que subsistían, procurar los medios de aumentarlos y proponer toda
la reformas que debían hacerse a los reglamentos existentes. La
Dirección General de Estudios careció de eficacia. Y quedó como una de
tantas medidas inaplicadas

1.3 Convictorio de San Carlos.

La revolución de la independencia gravitó desfavorablemente sobre la


educación profesional y universitaria. El Gobierno dispuso la reapertura
del Convictorio de San Carlos el 19 de noviembre de 1822 y aprobó su
plan de estudios que no cambiaba, en lo sustancial, el anterior. Otro
plan, aprobado, en 1826, acentuó en él la orientación humanista en las
materias que hoy podrían considerarse de enseñanza secundaria, con
presidencia de las ciencias, así como la orientación jurídica en los cursos
que venían a servir de preparación para la profesión de abogado; ambos
niveles aparecían mezclados. Después de una breve tentativa para
rehabilitar el Colegio del Príncipe, destinado a los hijos de caciques, fue
este incorporado al Convictorio de San Carlos, unido en la época de
Bolívar fugazmente al de la libertad con trece becas para indígenas. La
enseñanza médica quedó reglamentada por el decreto de 10 de octubre
de 1826, sin que se lograse tampoco sacarla de la postración. Así la
República comenzó siendo inferior a la tarea que, echando las raíces
culturales de ella, realizará en las postrimerías del virreinato, Rodríguez
de Mendoza en San Carlos y Unanue en San Fernando no obstante los
afanes de Bolívar a que se ha hecho referencia antes.

1.4 La universidad de Trujillo y la de Arequipa

A pesar de las preocupaciones y dificultades de la guerra, la semilla de


la educación superior comenzó a esparcirse en provincias. Ya se dijo

9
que a la época de libertador corresponde la fundación de la universidad
de Trujillo que hasta ahora subsiste; así como el fugaz establecimiento
de la Universidad de San Simón en el Cusco y la reunión de la
Universidad San Cristóbal de Ayacucho al colegio y seminario de la
misma ciudad. En Arequipa existían ya los comienzos de una
universidad desde que, a iniciativa de Evaristo Gonzales Sánchez, la
municipalidad estableció el 10 de diciembre de 1821 la Academia
Lauretana con el fin de fomentar la educación científica de juventud.
Sus socios, de número, hasta 50, podían disertar semanalmente sobre
objetos pertenecientes a las ciencias y a las artes; a la vez quedaron
establecidas cátedras de filosofía y matemática, de los cuatro derechos
(Civil, canónico, natural y de gentes) así como también de cirugía y
medicinas, de lenguas y de religión.

El decreto de Bolivar el seis de agosto de 1825 dispuso la creación de


varios establecimientos públicos en Arequipa, entre ellos de un colegio y
universidad. El mismo Bolivar ordenó la fusión de los antiguos colegios
de San Bernardo y de San Borja o El Sol en el colegio del Cusco.

1.5 La Biblioteca Nacional y el Museo

El decreto de 28 de agosto de 1821, al cumplirse apenas un mes de la


proclamación de la independencia, firmado por San Martín y García del
Río, estableció la Biblioteca Nacional. Otro de Torre Tagle y
Monteagudo, ratificó esta fundación y le señaló como recinto el antiguo
Colegio del Príncipe para indígenas, que había recibido el nombre de
Colegio de La Libertad (Ocho de febrero de 1822). El 17 de setiembre
de 1822 se efectuó su solemne inauguración. Sirvieron como base para
la Biblioteca Nacional todos los libros de la Universidad de San Marcos,
de las bibliotecas de los conventos de religiosos y de los bienes
secuestrados, así como de la biblioteca particular de San Martin y otros
donantes. Los primeros bibliotecarios fueron Mariano José de Arce y

10
Joaquín Paredes. La filosofía básica de la institución estuvo expresada
en unas palabras del decreto del ocho de febrero de 1822: “El
establecimiento de una Biblioteca Nacional es uno de los medios más
eficaces para poner en circulación los valores intelectuales y hacer que
los hombres de todas edades se comuniquen recíprocamente los
secretos que han escudriñado en el fondo de la naturaleza”. El nuevo
establecimiento quedó abierto a cualquier persona sin gasto alguno, de
ocho de la mañana a una de la tarde y de cuatro a seis de la tarde. Las
invasiones españolas que sufrió la capital en los años en 1823 y 1824
dieron lugar a que la Biblioteca Nacional fuese saqueada y a que se
perdieran muchos de sus libros; pero siguió funcionando y le quedaron
poco más de 15 mil volúmenes. No puede decirse que entonces naciera
una segunda Biblioteca Nacional; los daños causado en ella carecen de
la importancia tremenda que tuviera la ocupación chilena y de la
destrucción por el incendio de 1943.

El propósito de erigir un Museo Nacional para los objetos de la


antigüedad del Perú quedó evidenciado por un decreto de Tagle y
Monteagudo dado el dos de abril de 1822. Este decreto prohibió extraer
antigüedades de las huacas y comerciar con ellas fuera del país.

El Museo de historia Natural, antigüedades, historia y curiosidades


artísticas, fue establecido en 1826 bajo la dirección de Mariano Eduardo
de Rivero y llegó a ser trasladado en 1830 a una sala de la antigua
inquisición; se trasladó de local en diversas épocas. Llegó a contener
objetos de los reinos mineral y animal, especies históricas y
arqueológicas y curiosidades artísticas.

1.6 La Educación Lancasteriana

Joseph Lancaster fue un pedagogo cuáquero nacido en Inglaterra en


1779. Preocupado por las severas diferencias en educación de las
clases populares inglesas, desarrolló un sistema de enseñanza mutua;

11
fundó su primera escuela en 1798, en un suburbio de Londres. Su
método de enseñanza buscaba ampliar en número de alumnos que
podían ser atendidos con un solo maestro, de manera que se hiciese un
mejor uso de los limitados recursos disponibles para la educación de los
pobres. Con esta finalidad, el maestro solo se dedicaba a dar clases a
los alumnos más avanzados y de mayor edad de la clase. A su vez, a
estos alumnos conocidos como “monitores”, se les asignaba un grupo de
estudiantes más atrasados, a quienes transmitían los conocimientos
aprendidos. También un solo profesor con ayuda de varios monitores
podía hacerse cargo de la educación de varios cientos de educandos.
Así, se ponía gran énfasis en la disciplina, mediante la provisión de
premios y severos castigos. El éxito de Lancaste fue notable, llegando a
contar con 95 escuelas y más de 30,000 alumnos.

Las ventajas de este sistema eran considerables para aquellos países


con infraestructuras educativas poco desarrolladas, con escaso número
de maestros, o faltos de fondos para la educación. Estas condiciones
coincidieron en países latinoamericanos tras su emancipación del
dominio español, por lo cual se convirtieron en campo propicio para la
propagación de este. Para entonces, Lancaster se encontraba
residiendo en los Estados Unidos y había entrado en contacto con
Simón Bolívar. Invitados por el libertador, se estableció en la gran
Colombia, asumiendo en 1824 la dirección de una escuela de
enseñanza mutua en Caracas. Lamentablemente el proyecto fracasó
debido a los escasos fondos asignados por el gobierno central.
Lancaster debió volver a los Estados Unidos, donde murió en 1838.
Experiencias similares se repitieron en diversos países latinoamericanos
incluyendo el Perú, con resultados variables.

12
13
CAPITULO II

DESARROLLO DE LA EDUCACIÓN EN EL PERÚ

2.1 Primeras influencias y evolución

La etapa de la república, iniciada por 1821, con la jura de la


independencia frente a España, mantuvo en gran medida, la esencia de
la economía anterior, a través de un organizado sistema de explotación
de haciendas y centros de explotación mineros; posteriormente al
desarrollarse las industrias capitalistas, europeos y norteamericanos han
logrado controlar la economía y por ende su súper estructura, perfilando
e imponiendo un tipo de educación de acuerdo a sus intereses
industriales. Por ello, en la educación de la república vamos a encontrar
tres influencias extranjeras bien definidas: la española, que mantiene su
vigencia pese a la revolución de la independencia, la influencia francesa,
e influencia norteamericana, sobre todo después de la segunda guerra
mundial.

La primera influencia educativa foránea fue la española, las otras que


posteriormente influyeron fueron en la educaron en el Perú fueron la
francesa y la norteamericana. De las tres la que primó grande mente fue
le modelo hispanista tal como lo observó el Amauta. Desde la década
del 50 del siguiente siglo en adelante, hubo mayor penetración
imperialista norteamericana, tanto en la organización de la política
educativa, como en las tecnologías y el contenido mismo.

Las bases económicas sociales del Perú en el siglo XIX han oscilado
entre las semifeudalidad y una semicolonialidad o una profunda
dependencia, principalmente del imperialismo norteamericano; y la
pedagogía, la educación y la cultura en general no han podido escapar a
este influjo. Así, se ha mantenido una educación intelectualista, que
brinda sobretodo en entidades educativas privadas, y otra educación

14
pública, intelectualista, mediocre y transida de un quehacer, de un
desarraigo espiritual que rechaza lo autóctono.

El alto índice de analfabetismo, no se debe en mucho de los casos a la


falta de escuelas, sino también al empobrecimiento progresivo de los
que menos tienen y por los contenidos, métodos y evaluación de la
doctrina educativa implementa y desarrolla en las escuelas

2.2 Aportes de gobiernos a la educación en el Perú

2.2.1 Protectorado del General Don José de San Martín

Al inicio de la época republicana existía una ambiente de


incertidumbre para los quehaceres de la educación. A pesar de
ello el gobierno de San Martín intento sistematizar y encausar por
moldes definidos el proceso educativo y cultural; para tal
propósito:

• Creo la biblioteca Nacional, el 28 de agosto de 1821,


en cuya resolución resalto los conceptos siguientes:
“convencido, sin duda, el gobierno español de que la
ignorancia es la columna más firme del despotismo, puso la
más fuerte traba al americano, conteniendo su
pensamiento encadenado para impedir que adquiriese el
conocimiento de su dignidad. Semejante sistema era muy
adecuado a su política; pero los gobiernos libres que se
han erigido sobre las ruinas de la tiranía, deben de adoptar
otros enteramente distintos, dejando seguir a los hombres y
a los pueblos su natural impulso hacia la perfectibilidad.”
• Decreto la liberta de imprenta, el 10 de Octubre de
1821.
• El 23 de febrero de 1822, decreto la fundación de
escuelas de primeras letras.

15
• El 2 de abril de 1822, decretó una serie de medidas
a favor del museo nacional y la protección de los valores
arqueológicos del Perú.
• Creó la escuela la Escuela Normal de Varones de
Lima, el 06 de julio de 1822.

La primera Constitución Política del Perú de 1823, en sus


artículos del 181 al 185, estipulaba que la instrucción era una
necesidad común a todos los individuos y que en todas las
poblaciones debían establecerse escuelas de acuerdo a sus
necesidades.

En la Constitución de 1828 se trató de reordenar y modernizar el


sistema de instrucción pública a través de las siguientes reformas
educativas:

• Implantó la Escuela Central de Humanidades en


Lima, 1825.
• Creó los llamados Colegios Intermedios, como los de
Santa Rosa de Ocopa, el primero de noviembre de 1824; el
de las Educandas y el de Ciencias y Artes del Cusco, el 8
de julio de 1825.
• Fundó escuelas normales en las capitales de los
departamentos.
• El 23 de abril de 1825, creó la Dirección General de
Estudios en Lima.
• Fundó la Universidad de Trujillo, conjuntamente con
el Liberal José Faustino Sánchez Carrión, el diez de mayo
de 1824.
• En Ica, el colegio de San Luis Gonzaga fue fundado
por Bolivar con el decreto del primero de junio de 1826, en
el local de los jesuitas.

16
• En Arequipa, el colegio Independencia Americana
fue fundado por Simón Bolivar por decreto supremo de
1827. En esta misma ciudad, la Universidad Gran Padre
San Agustín fue fundada mediante decreto del 11 de
noviembre de 1828, en el local del Convento Supremo de
los Agustinos.

2.2.2 Gobierno de José de La Mar

En el Gobierno del General La Mar, promueve algunas escuelas


primarias y convoca a concurso las direcciones de dichos
planteles y crea una academia de taquigrafía en la universidad
San Marcos. El mismo año, la fusión de colegios de San Carlos y
El Príncipe da origen al Convictorio de Bolivar. Se dispone que
los profesores tengan alojamiento en el mismo local donde
ejercen la enseñanza.

A partir de 1827 Ica, Huánuco, Ayacucho, Chiclayo, Huaraz,


Cajamarca, Puno, Huancavelica y Piura son sedes de nuevos
colegios para varones. En Lima al igual que en Ica, las mujeres
pueden concurrir a un colegio especialmente creado para su
formación. Todos estos colegios con el tiempo sufren cambios de
local, nombre y condición.

2.2.3 Gobierno de Andrés de Santa Cruz

Durante el gobierno de Don Andrés de Santa Cruz la instrucción


pública recibió notable impulso. En Lima aparte de los Colegios
San Carlos y San Fernando, existía el seminario de Santo Toribio,
seis colegios de instrucción media, dos aulas de latinidad, una
escuela lancasteriana, dos de primeras letras y una de niñas. En
la casa de huérfanos había un colegio para asilados y otro de

17
educandas, para los hijos de los vencedores de la independencia
y beneméritos.

Santa Cruz creó en Lima dos escuelas normales, una en Santo


Tomás y la otra en Santa Teresa. Expidió un reglamento de
escuelas primarias el 28 de noviembre de 1836. También creó
una administración de las rentas departamentales de los
establecimientos de educación y de beneficencia, incluyendo las
de la universidad y seminario de Santo Toribio.

2.2.4 Gobierno Provisorio de Orbegoso

En la carta política de 1834 reiteró que la instrucción primaria era


gratuita para todos los ciudadanos y otorgó el mismo carácter a la
educación científica en todo el país.

2.2.5 Gobierno de Agustín Gamarra

Gamarra fue un decido propulsor de la instrucción pública. En su


tiempo, existía en Lima unas veinte escuelas de primeras letras,
cuatro aulas de latín, una de matemáticas, una Escuela Central de
Marina y otra de pilotaje, una universidad y cuatro colegios más.

Para 1829 sólo existía una escuela, pero en 1830 la señora


Hortensia Bayer de Nizard abrió otro en el Espíritu Santo, en el
local que había sido Hospital de la Marina.

El colegio Nuestra Señora de Guadalupe fue fundado el14 de


noviembre de 1840 como establecimiento particular por el
comerciante peruano Domingo Elías y el comerciante español
Nicolás Rodrigo. La finalidad de dicho plantel fue dar a los niños
varones de las familias acomodadas una adecuada instrucción
que entonces no existía.

18
Había en 1840, en Lima: 15 escuelas particulares de importancia
para varones y 9 para mujeres, a las que había que agregar 20
escuelas más pequeñas para varones y un menor número para
mujeres. Se enseñaba desde lectura, escritura, aritmética,
doctrina cristiana hasta la ortología práctica, caligrafía, gramática
castellana, latina y francesa, matemáticas puras, música,
geografía astronómica y descriptiva y teneduría de libros.

2.2.6 Gobiernos de Ramón Castilla

El gran Mariscal Don Ramón Castilla, tuvo especial interés por la


educación de nuestra patria, razón por la cual lo llamaron “Castilla
el educador”.

“El confusionismo en los planes de estudio, la falta de maestros


preparados, las trabas de la libertad de enseñanzas, la apatía de
las autoridades y la diferencia de los padres de familia, la escasez
de las rentas escolares y la carencia de organizaciones
pedagógicas fueron las características principales, negativas
todas ellas, en la época del Gran Mariscal Castilla ascendió por
primera vez a la magistratura máxima de la República”.

En su mensaje a las Cámaras Legislativas el 28 de julio de 1849,


por eso dijo: “La instrucción pública no es lo que debía ser en el
Perú. Es indispensable organizarla y sistematizarla, dirigirla y
hacer que se extienda a todas las clases sociales. La instrucción
pública no guarda relación con una real educación hacia la
juventud, especialmente en la educación primaria, la cual se
encuentra muy desatendida y atrasada, siendo escasa y
defectuosa. En los pueblos del interior no existen las escuelas
suficientes, en numerosos de ellos no hay ninguna sola escuela; y
el pueblo de aquellos recónditos lugares está clamado para que

19
se le saque del caos, de la ignorancia en la que está sumida su
raza.”

En la instrucción primaria, el Mariscal Castilla se preocupó de


dotar de escuelas al mayor número de centros poblados,
intensificando la enseñanza de primeras letras en la niñez. En
cuanto a la educación secundaria estableció una serie de
requisitos para el estudio en ese nivel, siendo los fundamentales
que los alumnos tenían la obligación de dotar notas aprobatorias
en doctrina cristiana, lectura, escritura, nociones de gramática
castellana y aritmética práctica.

La enseñanza superior se caracterizó por desarrollar una notable


reforma en la política educativa, otorgando a los institutos y
universidades mecanismos legales, a fin de que cumpla los
objetivos para los que fueron creados, para desarrollar una
educación científica; declaró al magisterio nacional como carrera
pública.

i. Primer Código Educativo de la República

Con el propósito de mejorar el sistema educativo expidió un


reglamento de Instrucción Pública para las escuelas y
colegios de la República, el 14 de junio de 1850. Fue el
primer código educativo orgánico de la República. Sus
mandatos más significativos fueron los siguientes:

Art.1°: La instrucción pública tiene tres grados: la


instrucción popular, la instrucción media y la instrucción
especial. La instrucción popular se facilitará a todos los
ciudadanos; la instrucción media a los que puede recibir

20
cultura literaria o se preparen a las carreras científicas, y la
instrucción especial a los que se dedican a estudiar en la
facultad o se decidan por una profesión.

Art.2°: La instrucción popular se desarrollará en las


escuelas, la media en los colegios, y las especial en las
universidades e institutos.

Art.3°: Los establecimientos destinados a la instrucción


pública son nacionales o particulares, pertenecen a los
nacionales los que son financiados por el Estado y los
particulares los que son de empresas particulares.

Art.12°. Las atribuciones de las Comisiones Parroquiales


de Instrucción Pública son:

3. Cuidar de que la Municipalidad y por falta de esta el


Gobernador, proporcione un local para los maestros y la
escuela, los útiles de enseñanza, una asignación al
maestro y, donde sea posible, un terreno que sirva para el
aprendizaje de los trabajos rurales.

5. Distribuir los fondos de la escuela en los fondos del


maestro, en mejora del establecimiento y en auxilio de los
niños pobres.

8. Proponer a la Comisión Provincial la separación de


aquellos maestros que por falta de capacidad, contratación
o moralidad no cumplan con sus deberes.
Art.13°: ningún alumno será admitido en los colegios si no
ha sido aprobado en doctrina cristiana, lectura, escritura,
nociones de gramática castellana y aritmética práctica.

21
Art.36: la educación ha de ser moral, intelectual, estética y
física.

Art.37°: la educación moral tendrá pro base la religión y su


objeto es inspirar la piedad, el amor a la patria, la
fraternidad para todas las razas, el respeto a las leyes y a
las costumbres, la veracidad, la dignidad persona, la
firmeza de carácter, los hábitos de trabajo, el buen empleo
del tiempo y la pureza del sentimiento.

Art.39°: la educación ha de aspirar a la conservación de la


salud y el perfeccionamiento de los órganos, por el buen
régimen y por el cuidado de no malograr la salud con el
cultivo prematuro y violento de la inteligencia.

Art.40°: la disciplina será de benevolencia paternal, de tal


manera que pueda formar espíritus religiosos, buenos
sentimientos de familia y ciudadanos útiles.

Art.41°: no se empleará castigos que puedan dañar la


salud, lastimar el honor o imponer sentimientos serviles.

Art.50°: la asistencia a las clases será puntual,


considerándose como grave las faltas del alumno; y como
de suma gravedad la del profesor. Cierto número de faltas
voluntarias será causa suficiente para que los cursantes
pierdan el año escolar; y la poca asistencia del profesor a
sus clases será justo motivo para su remoción.

Art. 51°: Para favorecer la instrucción de todos los ramos


se asignará a las bibliotecas, museos y establecimientos
análogos cantidades que cubran las necesidades y
desarrollen su rico depósito.

22
Chorrillos, 7 Abril 1855.

2.2.7 Gobierno de Manuel Pardo

Durante este gobierno las municipalidades tenían a cargo la


administración de las escuelas públicas, merced a ley de la
Descentralización (9 de abril de 1873).

El sostenimiento y la conservación de las escuelas estaba a cargo


de una institución: “Fondo Especial de Escuelas”, creada en el
distrito, cuya función era recaudar fondos necesarios y en
cantidad suficiente para el sostenimiento y conservación de las
escuelas de su ámbito.

Con respecto a la cobertura del maestro, los consejos provinciales


y distritales estaban autorizados para solicitar a los consejos
departamentales maestros idóneos y calificados; pero cuando no
contaba con ello los y solo cuando no eran atendidos en su
pedido, estaban facultados para contrata maestros no Calificados
para ejercer la docencia.

Declaró obligatoria en toda la república la educación primaria en


su primer grado, estableciendo sanciones para los padres,
guardadores o patrones que no pudieron dar instrucción en sus
casas o escuelas particulares a sus hijos, pupilos o sirvientes, no
los mandaban a las escuelas nacionales (estatales).

Manuel Pardo impulsó el desarrollo de la cultura en todos sus


aspectos:

• Puso la imprenta del Estado al servicio de


prestigiosos autores. Se editó la obra “El Perú”, del sabio
italiano Antonio Raymondi, en la cual resume sus estudios

23
sobre la flora y la fauna de nuestro país en sus tres
regiones.
• Se editó el diccionario geográfico estadístico del
Perú por Mariano Felipe Paz Soldán.
• Se empezó a publicar “Las Tradiciones Peruanas” de
Ricardo Palma

En 1873, según el inventario de las escuelas primarias del


departamento de Lima, los alumnos matriculados alcanzaban a
14,550.00, de los cuales 4,911 eran mujeres y 9,641 varones,
distribuidos en 215 escuelas, clasificadas de la siguiente forma:

Escuelas Municipales 123


Escuelas Nacionales 6
Escuelas de la beneficencia de Lima 8
Escuela de Sociedades o Fundaciones 9
Escuelas comunales 7
Escuelas Particulares 62

Durante este régimen se creó muchos centros educativos, en los


que destacan:

• Colegio San Miguel de Piura, dirigido por Guillermo


Ruidlas.
• Colegio San Juan de Trujillo, dirigido por José María
Valderrama.
• Colegio de Chiclayo, dirigido por Pedro Barnuevo.
• Colegio de Otuzco, dirigido por José Rivadeneyra.
• Colegio de Huamachuco, dirigido por el vicerrector
José Santos Mercado.
• Colegio San Ramón de Cajamarca, dirigido por
Andrés Mejía.
• Colegio San Juan de Chota, dirigido por Manuel
Antonio Vera.

24
• Colegio de Chachapoyas, dirigido por Agustín
Amaro.
• Colegio de Huaraz, dirigido por Manuel
Hermenegildo.
• La escuela Nacional de Ingenieros Civiles y de
Minas, el 18 de marzo de 1976, cuyo primer director fue
Eduardo Juan de Habich
• La Escuela Superior de Agricultura de Lima (hoy
Universidad Nacional Agraria) en 1876.

2.3 La República y la Universidad

La educación en la vida republicana se dividió en etapas de las cuales


se tratará únicamente de la educación superior en cada una de sus
fases:

a. Etapa de la Iniciación.- Comprendida entre 1821 y 1850, y


caracterizada por las obras educativas de San Martín, Simón
Bolívar, Andrés de Santa Cruz y Agustín Gamarra.

b. Etapa de Organización.- De 1850 a fines del siglo XIX. En


este período tenemos el Reglamento General de Instrucción
Pública de 1876; asimismo la crisis signada por la Guerra de la
Pacifico, que influyó negativamente en nuestro proceso educativo.

ETAPA DE INICIACIÓN. Al referirnos a la etapa de proceso


emancipador, además de señalar las características dentro de las cuales
se inició la educación republicana,

25
26
CAPITULO III

TRADICIONES FOLCLÓRICAS

3.1 Tradiciones folclóricas

a. Señor de los Milagros:

El 13 de noviembre de 1655 un terremoto sacudió Lima y la dejó e


escombros. Entre las estructuras que se mantuvieron en pie, una llamo
poderosamente la atención y se convirtió en objeto de culto. Era una
pared de adobe, del barrio de Pachacamilla. Sobre ella, en 1651, un
esclavo angoleño había pintado la imagen de Cristo Crucificado. Pese a
tratarse de un muro aparentemente frágil, la pared no cayó. En 1670, el
vecino Andrés de León le construyo un pequeño altar de adobe. De León
difundió también que se había curado de u tumor que padecía y le
atribuyo el milagro al señor. Los vecinos empezaron a rendir culto a la
imagen ya considerada sagrada, con plegarias y música. Se trataba de
un culto no oficial, pero los intentos de erradicarlo fueron infructuosos.
Finalmente, el virrey Conde de Lemos sancionó el culto. Luego de
construir una ermita provisional, se celebro una misa el 14 de setiembre
de 1671. A partir de entonces, la fama milagrosa de la imagen se
propago rápidamente.

Las procesiones:

El nuevo terremoto que sacudió Lima en 1687 fue el preludio de la


primera procesión del Cristo de Pachacamila, que se realizo el 20 de

27
octubre de aquel año. Desde entonces, las rutas han variado
constantemente y el número de procesiones ha aumentado.
Antiguamente, el señor de los milagros salía del monasterio de las
Nazarenas el 18 de octubre y retornaba el dia siguiente. A partir de
1900, se instituyo otra procesión, la del 28 de octubre, en memoria del
terremoto de 1746.

La procesión del Señor de los Milagros es una tradición que data 300
años atrás y que hasta nuestros días conserva la esencia de devoción y
fe. Tal vez la más grande manifestación del catolicismo del mundo,
porque cada año congrega a miles y miles de devotos de todas partes
del Perú y el mundo, que lo acompañan en su recorrido procesional por
la ciudad de Lima.

Los Cargadores:

El 3 de mayo de 1766, se fundaron las primeras cuatro cuadrillas de


cargadores de la Hermandad del Señor de los Milagros. De 1858 a 1887,
surgieron cuatro agrupaciones más y durante el siglo 20, el número
creció hasta llegar a 20 cuadrillas.

El hábito de los fieles:

El hábito de color morado es la vestimenta oficial de la festividad. Se


utiliza desde 1677. La tradición cuenta que el Señor se le apareció a
Antonia Lucia del Espíritu Santo, fundadora del Instituto Nazareno, y le
concedió un hábito morado, una cuerda para llevarla en el cuello y una
corona de espinas. Ella fue quien se encargo luego de imponer la prenda
y el color como símbolo dl culto dl Señor de los Milagros. En la
actualidad, la vestimenta de los varones consiste en una capa morada
que llega hasta debajo de la rodilla, con dos aberturas a la altura de los
hombros. Es rematada por una esclavina que tapa los hombros. El
cordón blanco que bordea el cuello es anudado a la altura del pecho,
donde se prende un detente con la imagen del Señor. En cambio, las

28
mujeres exhiben un vestido de corte llano, con un cordón anudado a la
cintura y el detente prendido en el pecho.

b. Fiesta de la Candelaria:

El multitudinario culto de los puneños a la Mamacha Candelaria se


origino en 1781, cuando la ciudad de Puno, queda gobernada por el
corregidor Joaquín de Orellana, estaba bajo el asedio de las tropas de
Túpac Amaru. Temerosos los pobladores sacaron en procesión a la
virgen con velas encendidas y acompañadas por tropas de sikuris
(sopladores de zampoñas) y corneteros. La multitudinaria y ruidosa
manifestación nocturna confundió a los agresores. Finalmente,
decidieron alejarse de la zona hay tres versiones del porqué de esta
decisión. La primera señala que la multitud fue confundida con un gran
ejercito; la segunda, que los guerreros se creyeron atacados por
soldados a caballo y la tercera, que desistieron por respeto a la virgen.
En cualquier caso, los puneños atribuyeron su salvación a un milagro y
nombraron a la Mamacha Candelaria su Patrona.

c. Corpus Christi:

Festividad religiosa originada en 1264 en tiempos del Papa Urbano IV y


establecida oficialmente en el Perú en 1572. Se celebra 60 días después
de la pascua de resurrección.

En 1311, el Papa Clemente V lo incorpora al calendario católico. Los


españoles la trajeron al Perú y fue asumida por los nativos, que
modificaron el ritual añadiendo sus costumbres y creencias. Esta fiesta
cristiana reemplazo a las antiguas fiesta andinas de las cosechas, el final

29
del año agrícola y la vieja costumbre de sacar en procesión a las
momias, común en la época incaica.

La custodia de la Catedral del Cusco guarda una Hostia creada en 1745


por el artista cuzqueño Gregorio Gallego. Esta pieza de incalculable
valor está hecha de oro macizo. El día principal del Corpus Christi, la
hostia es trasladada durante la procesión por una carroza de plata,
denominada “templete”

La celebración más vistosa se lleva a cabo en la ciudad de Cusco,


donde dura una semana. Declarado patrimonio cultural de la nación en
el año 2004.
El Corpus Christi se celebra en el país entero, pero la Fiesta más
impresionante es en el Cusco. Quince santos y vírgenes, organizados en
varias procesiones, llegan de diferentes lugares a la catedral del Cusco
dónde van a "saludar" al cuerpo de Cristo, esta fiesta se celebra 60 días
después del Domingo de Pascua. Durante el día podrá escuchar las
campanadas de la María Angola, la Campana más grande del Perú,
construida durante el siglo XVI por Diego Arias de la Cerda.

El día principal de la festividad se prepara y consume un plato típico,


llamado "chiriuchu" (preparado a base de cuy, gallina, cecina, chorizos,
queso y tortillas), cerveza, chicha (bebida típica local) y pan.

La procesión en el día principal tiene lugar alrededor de las 11:00am. La


Plaza de Armas se aglomera de gente que va a ver a los santos.
Después de la procesión, los santos regresan a la catedral y los
representantes de las comunidades locales se juntan y conversan
acerca de los problemas de sus comunidades.
Después de siete días (el octavo), los santos vuelven a salir en
procesión antes de regresar a sus lugares de procedencia, dónde
permanecerán por el resto del año. El Corpus Christi es una ceremonia
tradicional muy colorida. Para los turistas es una excelente oportunidad
para conocer la tradicional cultura peruana.

30
d. El Señor de Qoyllur Riti:

El origen de fiesta se remonta a 1783. Según la creencia popular, el niño
Jesús se apareció al pequeño pastor cuzqueño Marianito Mayta y ambos
se hicieron amigos. Cundo el párroco de Ocongate vio a los dos niños
vistiendo bellas prendas que él presumió sagradas, intento castigar. La
historia cuneta que antes de que pudiera atraparlo, el niño Jesús
desapareció en un brillante Halo de luz y Marianito Mayta falleció en el
acto. La imagen del señor de Qoyllur Riti apareció sobre una roca del
nevado de Sinakara, cuando enterraban a pastorcito debajo de ella.

e. El turrón de Doña Pepa:

Este dulce emblemático de la festividad fue creado en 1800 por Josefa


Marmanillo, una esclava del valle de Cañete, más conocida como “Doña
Pepa”. Es un turrón hecho de harina de trigo, manteca, chancaca,
mantequilla, ajonjolí, anís y yema de huevo. Cuenta la tradición popular
que Doña Pepa soñó con esta receta, luego de que en una procesión del
Señor de los Milagros se curara de parálisis. Al día siguiente, preparó el
dulce y regaló a los pobres de las Nazarenas. El turrón de Doña Pepa
sigue cautivando hasta la actualidad paladares. Con el tiempo, se ha
convertido en un manjar bañado en miel y confites de diversos colores.

f. Inti Raymi:

El Inti Raymi (en quechua ‘fiesta del Sol) era una antigua ceremonia
religiosa andina en honor al Inti (el dios sol), que se realizaba cada
solsticio de invierno en los Andes.

Inti Raymi, festividad del Haucaycuzqui, séptimo mes del calendario


inca, según el cronista peruano Guamán Poma (1565-1644).

31
Durante la época de los incas, el Inti Raymi era el más importante de los
cuatro festivales celebrados en el Cusco, según relata el Inca Garcilaso
de la Vega (1539-1616), e indicaba la mitad del año así como el origen
mítico del Inca.

Duraba 15 días, en los cuales había bailes y sacrificios. El último Inti


Raymi con la presencia del emperador inca fue realizado en 1535.
En 1572 el virrey Francisco de Toledo (1515-1584) la prohibió por
considerarla una ceremonia pagana y contraria a la fe católica. Se siguió
realizando de manera clandestina. En 1944, Faustino Espinoza Navarro
efectuó una reconstrucción histórica del Inti Raymi. La reconstrucción se
basa en la crónica de Garcilaso de la Vega y sólo se refiere a la
ceremonia religiosa. Desde esa fecha en adelante, la ceremonia vuelve
a ser un evento público y de gran atractivo turístico.

Aunque hoy conocemos a esta celebración con su nombre quechua de


Inti Raymi, en realidad se trata de una festividad común a muchos
pueblos prehispánicos de los Andes, y que seguramente precede con
mucho a la formación del Imperio incaico.

El Inti Raymi aún se celebra como rito sincrético en muchas


comunidades andinas. En el callejón interandino septentrional del
Ecuador, por ejemplo, el conjunto de festividades relacionadas abarca
todo el mes de junio y parte de julio, teniendo cada ciudad sus propios
ritos y costumbres, y llegando a paralizarse la vida cotidiana como efecto
de las celebraciones, que toman los avenidos noche y día.

g. Uso tradicional de la hoja de coca:

Existen evidencias arqueológicas de que el masticado (chacchado) y uso


ritual de la hoja de coca en el Perú se remonta por lo menos al año 1300

32
a.C., por lo que sería una de las primeras plantas que se domesticó en la
costa central y, en general, en toda América del Sur. En los ceramios de
la cultura Chavín, Nazca, Mochica y Tiahuanaco se puede apreciar
dibujos de hoja de coca y rostros de personas con las mejillas abultadas
por el chacchado. Los cronistas españoles cuentan que los curacas
recompensaban a los trabajadores con productos naturales como la
coca. Los indios continuaron con el uso de la coca en rituales religiosos,
por lo que los cultivos se mantuvieron durante los primeros tiempos de la
Colonia, hasta que el virrey Andrés Hurtado de Mendoza, que gobernó
entre 1556 y 1561, ordenó la destrucción de los cocales, respetando solo
las tierras de los encomenderos. Aun así, los usos de la coca entre la
población indígena se mantuvieron vigentes.

h. Corridas de toros

Durante los siglos XVI y XVII las corridas se realizaban en las plazas
principales de los pueblos de manera esporádicas. En este tiempo, la
tauromaquia era entendida como la habilidad que tenía un jinete, que
generalmente pertenecía a la nobleza, para sortear a un toro desde su
caballo (actualmente esta suerte se conoce como “rejoneo”). Luego,
personajes con menor protagonismo, ayudante de jinetes, entraban a pie
para lidiar con el toro. El siglo XVIII fue clave en la evolución de los
espectáculos taurinos. Se empezó a construir las primeras plazas de
toros en el país, lo que dio mayor continuidad a esta celebración; así
mismo, el protagonismo en las corridas empezó a invertirse. Los jinetes,
que antes ocupaban el papel central, se convirtieron en el preámbulo de
los picadores y la suerte de las varas de las corridas modernas. Fue en
el siglo XVIII cuando nació la suerte nacional. Esta consistía en capear
primero al toro después un caballo peruano de paso con la finalidad de
cansarlo y disminuir su fuerza de salida antes de que enfrentara al
picador.

El traje de manifestación típicamente limeña de esta época es sin duda


la tapada pese a lo foráneo de su origen. Apareció a raíz de la fundación

33
de Lima, no se sabe quien lo visitó por primera vez pero lo usaban las
mujeres de toda condición social aun la virreina hasta comienzos del
siglo XIX. El vestido actual de la “cobijadas” de Vejer de la Frontera, en
España tiene cierta semejanza en las prendas básicas de la tapada
como la saya y el manto, son muy diferentes y no usan el mantón
bordado complementario. Por más que se prohibió su uso con edictos y
decretos de la Iglesia y la Santa Inquisición, las mujeres lo seguían
usando para ir de paseo, corrida de toros e Iglesias.

El traje se componía en tres piezas: sayas, manto, chal o mantón.


Originalmente la saya era ceñida al cuerpo de la cintura al tobillo, era
muy plisada y tan estrecha que les ocasionaba dificultad para caminar y
más para subir escaleras. Se confeccionaba con doce a catorce varas
de raso u otra seda gruesa negra de color oscuro, con finos pliegues que
le dan elasticidad y forrado de algodón para afirmarla. Las faldas de
color claro eran exclusividad de mujeres públicas. Años después surgió
la saya con amplio vuelo, de gruesos pliegues encanutados a la que
llamaron “desplegada”, según los políticos “orbegosina” “gamarrina”.

El manto, pieza importante de este vestido era un rebozo pequeño negro


con el que sujeto atrás a la altura de la cintura cubrían su espalda y la
cabeza a manera de capuchón cogiéndolo con gracia sobre la cara,
dejaban coquetamente un ojo al descubierto. Bajo el mantón vestían
lujosos corpiños en los que hacían derroche de terciopelos, sedas y
encajes, sobre todo en las mangas. Para abrigarse usaban mantones o
chales de crespón de China bordados que llevaba bajo el manto de
modo que dejaban al descubierto el talle.

En las noches la limeña cambiaba la saya por un traje y el manto por un


pañolón claro dejando su rostro descubierto. La tapada gustaba
adornarse los brazos con pulseras y anillos en los dedos. Su calzado era
lujoso, confeccionado con raso y finísima badana sin taco y atado con
cintas en el tobillo. Usaban medias de seda blanca, rosada o de color
carne y a menudo caladas y bordadas sostenidas con ligas de seda, a

34
veces con terminales de oro y plata. Todas las mujeres llevaban esas
finas medias que según la tradición una vez lavadas no querían usar ni
las criadas.

La saya vario su forma, amplitud y plisado con el correr de los años el


manto continuó pero fue reemplazado por la manta a la mitad del siglo
XIX.

BIBLIOGRAFIA

• HISTORIA GENERAL DE LOS PERUANOS TOMO III “EL PERU


REPUBLICANO” editorial Peisa lima Perú (1986).
• ENCICLOPEDIA ILUSTRADA CUMBRE impreso en México (1958)
• HISTORIA DEL PERÚ proceso económico, social y cultural editorial
Lumbreras 2001
• JORGE BASADRE TOMO I Historia de la república del Perú 1822- 1933
editorial el Comercio 2005

35
ANEXOS

36
La tapada limeña según Pancho Fierro

Turron de doña pepa

Plaza de acho

37
Procesión del señor de los milagros

Chacchado de coca

Colegio Guadalupe

38
Convictorio de san carlos

Joseph lancaster

39

Intereses relacionados