Está en la página 1de 1

Quin pudiera!

dar alas al corazn


y acercar un rayo de esperanza
all, donde penan las almas.
la suerte del perdedor.

Quin pudiera!
tornar las lgrimas de humillacin
en trinos suaves de fuentes
donde sus notas solemnes
acompaen al brillo coral del sol.

Quin pudiera!
borrar de la espada
su historia de muerte y traicin
y volver su sangrante filo
contra el vil ejecutor.

Quin pudiera!
cual buen hortelano
arrancar de las almas
la codicia vestida de espanto
y plantar la empata
en campo arado
y regarla de remotos dolores
y recordados llantos.