P. 1
Revisión Bibliografica Reactividad Bronquial

Revisión Bibliografica Reactividad Bronquial

|Views: 1.122|Likes:
Publicado porbaldovere

More info:

Published by: baldovere on Nov 13, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/14/2013

pdf

text

original

Universidad Católica del Maule Facultad de Ciencias de la Salud Escuela de Kinesiología Talca – Chile

Revisión Bibliográfica

Reactividad Bronquial
Fernanda Momberg. Pablo Morales. Frida Morales. Elizabeth Muñoz. Carolina Pereira. Fabián Sepúlveda. David Villarroel

Introducción Las vías aéreas, como parte de nuestro organismo, se adaptan ante los estímulos del medio con el fin de mantener la homeostasis. A nivel bronquial, por ejemplo, puede ocurrir una respuesta obstructiva a la que se denomina reactividad bronquial, que se manifiesta por medio de contracción de la musculatura lisa, aumento de secreción y liberación de mediadores químicos por parte de los nervios aferentes, mastocitos, etc[2]. Dentro de estos últimos están la histamina, las citoquinas, como el factor de Necrosis Tumoral α TNF, la acetilcolina, etc. Además de esto la reactividad bronquial se puede ver favorecida por fármacos como la metacolina, que actúan como agonistas de las señales que producen la obstrucción de las vías aéreas. Cuando ésta se ve aumentada se presentan patologías respiratorias tales como el asma bronquial y se produce lo que se conoce como Hiperreactividad bronquial. Respecto al mecanismo propio de esta hipersensibilidad hay diferentes teorías y se ha planteado que es multifactorial. Bajo este contexto, se puede señalar que estímulos como la histamina, el frío y el ejercicio se consideran inespecíficos debido a que actúan con una intensidad variable sobre todas las personas, sin que sean sensibles a algún agente particular. Aquellos que producen efectos sólo en un cierto número de individuos por la existencia de receptores u otros mecanismos, como los antiinflamatorios se conocen como específicos[2] . La siguiente revisión bibliográfica abarcará principalmente los mecanismos fisiopatológicos que explican el fenómeno de la reactividad bronquial, así como también las mediciones que permiten detectarla.

A fin de ahondar en el tema, se realizó una búsqueda en el catálogo del editor Elsevier de la biblioteca electrónica para la investigación científica con la palabra clave “bronchial reactivity” y también en tesis y libros disponibles en la Biblioteca de la Universidad Católica del Maule. En algunos casos, fue necesario copiar el título de algunos de los artículos disponibles en el editor y buscar en un sitio Web, ya que no fue posible acceder directamente a ellos. Esperamos que el presente trabajo sea un aporte para la comprensión del fenómeno de la Reactividad Bronquial no sólo desde un punto de vista molecular, sino también patokinésico. Objetivos Conocer el mecanismo de acción fisiológico de la Reactividad bronquial. Investigar acerca de los factores que afectan la patología de hiperreactividad bronquial. Investigar los avances en los tratamientos de esta enfermedad, entre otras patologías, con el fin de ampliar nuestro conocimiento y corregir ideas erróneas que en el pasado pudieran haber tenido credibilidad.

Objetivos específicos. Investigar y conocer las implicancias, a nivel celular, tisular y sistémico, de la hiperreactividad bronquial. Identificar las implicancias personales y familiares de esta patología, es decir, a que nivel y de que manera afecta la vida cotidiana de la persona.

Conocer que métodos se utilizan para evaluar esta patología, y en que consiste cada uno de ellos, con el fin de aplicarlos en algún futuro durante el ejercicio de nuestra profesión. Reactividad bronquial bronquial e Hiperreactividad

La reactividad bronquial se aprecia en situaciones normales, ya que en condiciones de normalidad la vía aérea es una estructura dinámica capaz de modificar su calibre en respuesta a diferentes estímulos que penetran al árbol traqueo bronquial. La Hiperreactividad bronquial (HRB) o reactividad bronquial anormal es la respuesta broncoconstrictora exagerada de las vías aéreas que induce un broncoespasmo más intenso que el observado en los individuos normales cuando se exponen a los mismos estímulos, ya sean químicos, físicos y/o farmacológicos[12], los cuales causan contracción del músculo liso de las vías aéreas. La HRB es considerada como el estado de excesiva susceptibilidad de los bronquios para reaccionar frente a diversos estímulos[11]. Esto significa que un mínimo estímulo (alérgenos, sustancias del ambiente, infección viral) es capaz de desencadenar en el bronquio hiperreactivo una contracción de las fibras musculares que lo rodean para estrechar su calibre (broncoespasmo) y dificultar el paso del aire (apareciendo la dificultad para respirar, tos y pitos). Dentro de las causas más frecuentes de la HRB se encuentra la bronquiolitis y el asma. Sin embargo, el aumento de la reactividad bronquial es una de las alteraciones más características en la patogenia del asma bronquial, ya que prácticamente todos los asmáticos sintomáticos la presentan. No obstante, es necesario tener presente que este trastorno no es específico, ya que una hiperreactividad bronquial de menor magnitud puede observarse en individuos normales durante las infecciones respiratorias virales y en diferentes enfermedades, como Limitación crónica del flujo aéreo (LCFA), rinitis alérgica, tuberculosis pulmonar, entre otras. A veces un simple cuadro de resfrío es capaz de producir un estado de hiperreactividad transitoria (días o semanas). La inflamación de la vía aérea también contribuye a la hiperreactividad bronquial, la cual es responsable de la sintomatología respiratoria y de la cronicidad de la enfermedad.

Los factores desencadenantes actúan produciendo la liberación de mediadores químicos responsables de la inflamación de la vía aérea que ocasiona edema, hipersecreción y broncoconstricción, y como consecuencia de ello, una limitación al flujo aéreo con zonas de Atelectasia e hiperinsuflación y, finalmente, una alteración de la relación ventilación-perfusión, que producirá hipoxia e hipercapnia. La inflamación persistente de la vía aérea conlleva cambios histológicos: descamación del epitelio, hiperplasia de las glándulas mucosas y células caliciformes, depósitos de colágeno sobre la membrana basal, aumento de la vascularización, hipertrofia de la musculatura bronquial e infiltrado celular inflamatorio, constituido principalmente por mastocitos, eosinófilos y linfocitos T. Este proceso frecuentemente esta mediado por inmunoglobulina E (IgE), pero puede ocurrir que no encontremos datos de alergia; en este caso se habla de asma intrínseca. Los bronquios, cuando son provocados con diversos estímulos, pueden responder con estrechamiento de la vía respiratoria. Los estímulos se clasifican como específicos o no-específicos. Los que obtienen una respuesta inmunológica son específicos; el camino inmunológico predominante en las vías respiratorias es del tipo I, respuesta mediada por IgE, que es producida por alérgenos. Contrariamente a los estímulos inmunológicos específicos, los estímulos no-especificos, tal como la histamina, metacolina y el aire frío, no son de naturaleza alérgica. EPOC e Hiperreactividad Bronquial La hiperreactividad bronquial, que es característica de los pacientes con asma, aparece en un porcentaje relativamente elevado de los pacientes con EPOC. Aunque existe una extensa literatura, el papel que la hiperreactividad bronquial pueda jugar en el desarrollo de la EPOC permanece actualmente incierto. Si bien la prevalencia de hiperreactividad en los sujetos con EPOC es mayor que en la población general, esto se puede se puede deber a la existencia de alteraciones inflamatorias en las vías aéreas y a factores geométricos, es decir, al reducido calibre de las mismas. Está demostrado que la presencia de hiperreactividad bronquial se asocia a un peor pronóstico de la enfermedad. Esto contrasta con el hecho de que los pacientes que muestran una mayor respuesta a los fármacos

broncodilatadores, suelen presentar un pronóstico más favorable.

Asma e Hiperreactividad: Factores desencadenantes de la hiperreactividad bronquial como polución ambiental, el polvo en suspensión, la presencia de ácaros en el aire (Dermatofagoides), el polen, el humo de cigarrillo, los olores irritantes, los perfumes, el aire frío, el ejercicio, el estrés y algunos medicamentos pueden desencadenar la obstrucción de los bronquios. Esta obstrucción ocurre debido a los siguientes mecanismos: •Broncoconstricción: la vía aérea se contrae por estímulos nerviosos y se hace más pequeña; •Inflamación de la pared de los bronquios; •Aumento de la producción del moco bronquial; •Hipertrofia de la musculatura lisa bronquial. Todo esto va a llevar a una disminución del calibre bronquial lo que impide un adecuado flujo de aire y por tanto una disminución de la oxigenación. La Infección Respiratoria Alta de origen viral juega un rol preponderante en el desarrollo de hiperreactividad con obstrucción de las vías; estas infecciones virales son también causa importante de exacerbaciones de crisis asmática en los niños. Los virus más implicados son el virus respiratorio sincicial (VRS) y los rinovirus, el primero un conocido factor etiológico de la bronquiolitis; también infecciones por otros gérmenes como el Micoplasma han sido identificados como factores desencadenantes de hiperreactividad bronquial. Existe una asociación entre el asma infantil y las alergias en los niños que tienen una predisposición personal y familiar. Se ha mencionado como un factor protector para las enfermedades respiratorias la leche materna por su efecto protector contra las infecciones. -------------La reactividad bronquial se presenta, de forma patológica, como hiperreactividad bronquial, lo cual es una respuesta instructiva exagerada de las vías aéreas. Es decir, la hiperreactividad bronquial se traduce, en los pacientes en limitaciones respiratorias ya sea durante el ejercicio (tanto aeróbico, como anaeróbico, puesto que si bien el ejercicio anaeróbico no tiene una dependencia

directa del consumo de oxígeno, si requiere una recuperación posterior al ejercicio que depende mucho de la capacidad ventilatoria) o bien durante la afección de enfermedades respiratorias u otras patologías como pueden ser incluso la obesidad, en los pacientes con hiperreactividad bronquial se presentan una serie de factores que limitan su función y capacidad pulmonar, además de la presencia de otros factores como dolor y malestares especialmente durante esfuerzos, a nivel de sistema respiratorio ocurren, por ejemplo un acortamiento en el músculo liso de las vías aéreas y un aumento en su cantidad, basado en hipertrofia del mismo; esto conlleva a un engrosamiento de las paredes de los conductos respiratorios que se ve potenciado por otro engrosamiento, pero de origen inflamatorio que se produce, reduciendo el espacio para que circule el aire y dificultando la función pulmonar adecuada, bajo un punto de vista más o reduccionista o celular se tiene que adicionalmente hay un aumento en la producción de secreciones de las células epiteliales que recubren el lumen de las vías aéreas y desde un enfoque aún más reducido, en este caso molecular encontramos factores genéticos como la atopia (predisposición hereditaria a producir un exceso de IgE provocando reacciones autoinmunes desfavorables). Todos estos factores confluyen y se potencian entre sí, para producir una disminución del lumen de los conductos y por consiguiente aumentar enormemente la resistencia de las vías respiratorias al flujo Si una persona ve limitada su función ventilatoria, por todos los factores mencionados anteriormente, ve disminuida su capacidad para producir energía por la vía oxidativa (o metabolismo aeróbico) lo cual significa que esa persona es menos capaz de realizar o mantener una actividad física que demande una mayor cantidad de ATP (que es el combustible celular, o PCr en el caso de los músculos) y se ve forzada a recurrir, más rápidamente a su metabolismo anaeróbico, el cual produce menos energía y tiene un funcionamiento mucho más limitado en el tiempo, ya que produce más ácidos y sustancias que disminuyen el pH y vuelven la sangre más ácida, lo cual al alcanzar un punto implica que el pH del medio no es el adecuado para seguir con las reacciones enzimáticas propias del proceso que produce energía y este se detiene, causando entre

otras cosas, fatiga (a nivel del músculo) y acidosis sanguínea. Por lo anterior es que estas personas, se cansan más rápido y se obstruyen con mayor frecuencia y magnitud, lo que conlleva a mayor incidencia en patologías respiratorias (bronquitis, rinitis, EPOC, etc) Mediciones: Para evaluar el grado de reactividad bronquial existen varios métodos o herramientas principalmente basados en pruebas de provocación Hemograma: Prueba realizada por medio de un examen de sangre, para medir el nivel de los diferentes leucocitos, el cual se ve afectado por las diferentes patologías asociadas a la reactividad bronquial, usando como base algún esquema de datos normales como el siguiente [4]

estos efectos es la Metacolina, la cual se aplica en dosis crecientes, mientras se evalúa el volumen espiratorio forzado del primer segundo (VEF1) construyendo una curva con los resultados obtenidos [3]

Conclusiones La Reactividad bronquial es una patología que se ve afectada frecuentemente por un factor inflamatorio de las vías aéreas, lo cual genera una serie de patrones biomecánicos en la musculatura respiratoria y que finalmente se traduce en la disminución del lumen de las vías aéreas bronquiales y en una obstrucción de éstas. Se han estudiado diversos factores que influyen en el desarrollo de la Hiperreactividad bronquial, dentro de ellos, se podría decir que uno de los que favorecen la inflamación de las vías aéreas es la patología del Reflujo Gastroesofágico (GER). Otros estudios indican además que la Rinitis está vinculada con la Reactividad bronquial y, a partir de la comparación de ambas patologías, a través de tests de provocación nasal (NPT) y bronquial (BPT), respectivamente, se puede considerar que la Desloratadina (usada para tratar la Rinitis) es un medicamento que ayuda a mejorar los síntomas de la hiperreactividad bronquial. El factor de necrosis tumoral (TNF), según estudios realizados, también influye en la hiperreactividad bronquial, en el aspecto de que la secreción diferencial de los receptores solubles de TNF puede tener un papel fisiopatológico en este proceso. Un avance importante de las investigaciones es el hecho de reconocer la reactividad bronquial como una señal objetiva para el diagnóstico del Asma bronquial, esto, así como el cambio de concepción

Tasa de flujo espiratorio máximo (PEFR): es la medición del flujo máximo que puede generarse durante una espiración forzada, medido en litros por segundo. Esta prueba sólo mide la función de las vías de gran calibre y los valores teóricos del PEFR se determinan en relación a la talla y la edad. Es una prueba fácil de realizar ya sea en un centro médico, como en el hogar, mediante un flujómetro portátil. Mediante esta prueba es posible obtener las siguientes pruebas: [13] Ejercicio como agente de provocación: Dentro de los agentes que se utilizan como provocación para producir una obstrucción bronquial y medir su magnitud, está el ejercicio, en estudios que se han hecho usando programas de ejercicio y evaluaciones espirométricas periódicas, ya sea antes y algunos minutos después del ejercicio [8] Curva dosis-respuesta: Bueno este es un examen para medir la reactividad bronquial mediante el uso de fármacos broncoconstrictores, el más usado para

acerca de la reactividad bronquial, en los últimos años ha permitido una serie de modificaciones en el tratamiento clínico de una patología respiratoria crónica, tan frecuente en nuestro país, como lo es el asma. Otro avance importante, en cuanto a la patología del Asma bronquial, es el efecto de los broncodilatadores en su estado, ya que según estudios, serían más importantes los receptores agonistas β-adrenérgicos específicamente, los cuales son usados comúnmente en los inhaladores y que, en un uso prolongado y excesivo, provocarían crisis asmáticas o un agravamiento de éstas, lo cual es un dato clínico relevante en la estabilidad del asmático. Sin duda, todos estos avances se han producido gracias a investigaciones que no necesariamente han surgido por dudas acerca de Reactividad Bronquial en sí, pero han contribuido notablemente al tratamiento del Asma Bronquial y son muy importantes y beneficiosos a nivel clínico en el tratamiento de aquellos pacientes adultos y niños que sufren de esta enfermedad.
Referencias

1.

Robbins Sharley L, Ramzi S, Vinay K, editores. Patología estructural y funcional. 7 ed. Madrid: Mc Graw-Hill; 1995.

2. Valenzuela Lennox-Robertson G.; Tobar Ravet S. “Determinación de la reactividad bronquial en un grupo de deportistas”.Tesis (Licenciatura en kinesiología).Talca, Chile, Universidad Católica del Maule, Escuela de Kinesiología (1989) 3. Rodrigo Moreno B, Hiperreactividad Bronquial, Boletín de la escuela de medicina (universidad católica de Chile), 24 (1), 1995 4. Ana Becker K, Interpretación del Hemograma, Revista chilena de pediatría, 72 (5), Septiembre 2001 5. A. Halász et al, Role of TNF-a and its 55 and 75 kDa receptors in bronchial hyperreactivity, Respiratory Medicine, 96: 262-267, 2002 6. Álvaro Morales, Asma Bronquial, Sección de Neumología Fundación Santa Fe de Bogotá, Cap XXI: 546-556

7. M. Henry et al, El índice de reactividad al estrés en pacientes asmáticos crónicos, Psiquis, 12: 249-254, 1991

8. Ramiro González V., Guido Girardi B., ST. Ricardo Muñoz, Reactividad de la vía aérea en la bronquitis obstructiva recidivante, Revista chilena de pediatría, 53 (1-6):330-333, dic. 1982

9. P. Rojas et al, Adiposity May Enhance Pulmonary Dysfunction in Obese Asthmatics Adolescents, Journal of Allergy and Clinical Immunology, 119 (1): S88 - S88, Enero 2007 (abstract)

10. Custovic A; Arifhodzic N; Robinson A; Woodcock A, Exercise testing revisited. The response to exercise in normal and atopic children, Chest Subsets: Core Clinical (AIM), 105 (4):1127-1132, Abril 1994 *Tomado de: Chest [Chest]; 105 (4): 20071207, Abril 1994 (abstract)

Sitios Web:

11. Pediatraldia http://www.pediatraldia.cl/marzo172005/sibilancias.htm 12. Dr Scope http://www.drscope.com/privados/pac/pediatria/pacc2/fisi.htm 13. Clínica Subiza http://www.clinicasubiza.com/htm/pruebasfuncionalesrespiratorias.htm

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->