Está en la página 1de 9

El zapatero

Jesús dijo a un pobre


zapatero: Mira soy tan
pobre que no tengo ni
siquiera otras sandalias;
y como ves están rotas e
inservibles. ¿Podrías
reparármelas por favor?,
Jesús continuó diciéndole :
Te podría dar lo que
quisieras si me las arreglas

El zapatero con
desconfianza contestó:
¿Me puedes dar el millón de
monedas de oro que
necesito para ser feliz?
Jesús le dijo: Te puedo
dar 100 millones de
monedas de oro. Pero a
cambio me debes dar tus
piernas ...

El zapatero respondió: ¿Y
de que me servirían los
100 millones sin piernas?
El Señor volvió a decir: Te
puedo dar 500 millones de
monedas de oro, si me das
tus brazos.

El zapatero dijo: ¿y que


puedo yo hacer con 500
millones si no podría ni
siquiera comer sin ayuda?
Jesús habló de nuevo y dijo: Te
puedo dar 1000 millones si me
das tus ojos.

El zapatero le respondió: ¿Y
dime … que puedo hacer con
tanto dinero si no podría ver el
mundo, ni a mis hijos y a mi
esposa para compartir con ellos?
Dios sonrió y le dijo:
Hijo mío, ¿Cómo dices que
eres pobre? !Si te he
ofrecido 1600 millones de
monedas de oro y no los
has cambiado por las
partes sanas de tu cuerpo!
En realidad eres tan rico y
tienes muchos motivos
para ser feliz, pero no
querías darte cuenta.
Sólo pensemos
detenidamente en todo
lo que podemos
agradecer a Dios, pues
es “El” quien nos ha
dado el divino tesoro de
la salud.

No pidas riquezas, pues


es mejor tener nuestro
cuerpo sano que todo el
Si te gustó este mensaje
envíalo a las personas
que aprecies mucho para
que Dios les bendiga al
igual que a ti .