P. 1
El Diezmo

El Diezmo

4.59

|Views: 8.406|Likes:
Publicado porJusto Llecllish
La lógica natural y espiritual del diezmo
La lógica natural y espiritual del diezmo

More info:

Published by: Justo Llecllish on Mar 09, 2008
Copyright:Public Domain

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/08/2013

pdf

text

original

El Diezmo

La lógica natural y espiritual del diezmo
Por Justo Llecllish M.
Malaquías 3 es uno de los pasajes más reveladores respecto al diezmo. Nos plantea varios ángulos de vista, que aquí abordaremos con algo de profundidad. En este estudio empezaremos definiendo qué es el diezmo, desde el punto de vista etimológico y semántico. También veremos los distintos tipos de ladrones del diezmo, toda vez que se sustraen de darlo. En este sentido, los cristianos tenemos una disyuntiva: o pagar el diezmo o robar el diezmo. Obviamente, ninguna se salva de sus respectivas consecuencias: o bendición o maldición.

Contenido Introducción 1. Conceptos del diezmo. 2. Ladrones del diezmo 3. Disyuntiva del diezmo 4. Verdades del diezmo 5. Excusas al diezmo Conclusiones

Por si fuera poco, tocaremos con no poca profundidad sobre las verdades implícitas del diezmo. Finalmente, lo nunca puede faltar: discutiremos sobre las excusas más comunes para no diezmar.

Estudio

Parte A

Conceptos del diezmo
Etimológico Formada por el prefijo “diez” y significa la décima parte. Entonces, diezmar es dar al Señor la décima parte (10%) de nuestros ingresos. Semántico. 1. Es el impuesto por vivir en este planeta. 2. Dios nos dio esta tierra para nuestro provecho, pero con una condición: darle el 10% de todo lo que nos produzca.
Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Gen 1: 28 (RV1995) El diezmo de todo producto del campo, ya sea grano de los sembrados o fruto de los árboles, pertenece al Señor, pues le está consagrado. Lev 27:30 (NVI)

V o c ac ió n M a n ía O lv id o

R o b ar

P ag ar
R e g alo C o n d ic ió n

E l D ie z m o : D o s C o n c e p to s d e l d ie z m o / Tre s tip o s d e la d ro n e s

Parte B

Ladrones del diezmo
Ladrones por vocación. Estos planean y ejecutan atracos. Sean grandes, o pequeños. Ladrones por manía. Se les llama cleptomaníacos. Y se caracterizan porque les satisface robar pequeñas cosas. Ladrones por olvido. 1. El pueblo de Israel sufrió de un “olvido colectivo”. Cuando el Señor les dijo “ustedes me están robando”, ellos respondieron: ¿En qué te estamos robando? 2. ¿Te ha pasado algo así? Algunos, por distraídos, sufren de esta debilidad. Por eso es bueno que nos lo recuerden constantemente. 3. El pueblo de Israel no se daban cuenta de lo terrible que estaban cometiendo. Aparentemente, era una pequeña infracción; pero no. Robar es robar; sea un céntimo o mil soles. Y más aún, cuando le robamos al Señor Todopoderoso, a cuyos ojos nada hay oculto.
6

Yo, el Señor, no cambio. Por eso ustedes, descendientes de Jacob, no han sido exterminados. 7 Desde la época de sus antepasados se han apartado de mis preceptos y no los han guardado. Vuélvanse a mí, y yo me volveré a ustedes dice el Señor Todopoderoso. Pero ustedes replican: ¿En qué sentido tenemos que volvernos? 8 ¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando! [robado y defraudado, AMP] Y todavía preguntan: ¿En qué te robamos? En los diezmos y en las ofrendas. Mal 3:6-8 (NVI).

E l D ie z m o : P a g a r o R o b a r

Parte C

Disyuntiva del diezmo
Pagar el diezmo al Señor. Al dar tu diezmo, te pones bajo la BENDICIÓN de Dios. ¿Qué significa eso? Ventanas abiertas, y Devorador reprendido.
1. Ventanas abiertas significa estar bajo el favor divino. “Abriré las ventanas de

los cielos y derramaré bendición hasta que sobre y abunde”. (Mal 3:10) Ilustración: 2R 7:2,19
2. Devorador reprendido, es decir, protegido. “Reprenderé por vosotros al

devorador, y no destruirá el fruto de tu tierra ni tu vid en el campo será estéril”. (Mal 3:11a) La NVI dice: “Exterminaré a la langosta, para que no
arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto dice el Señor Todopoderoso”.
Sobre el devorador ¿Quién es devorador? En el Edén el diablo es tipificado por una serpiente; aquí, por el devorador, llámese langosta (NVI), oruga, cigarra, saltamontes, etc. ¿Qué hace el devorador? El devorador se comía el fruto de sus plantíos (el resultado de tu esfuerzo). El devorador destruía sus sembríos (la fuente de tu sustento). Mal 3:11b El paso del devorador por el campo dejaba a las vides completamente estériles (símbolos de protección, honra y riqueza). Mal3:11c

Sobre la bendición. Dios ha prometido prosperar a sus hijos. Pero, como cada promesa, tiene sus condiciones. Alguien dijo “cada promesa del Señor tiene tres condiciones”. Cada condición expuesta en la Biblia implica un acto de obediencia. Y toda obediencia implica bendición (la bendición sigue a la obediencia, Dt 11:26-28). Aquí, la promesa es “bendición hasta que sobre y abunde”. Y la condición es pagar el diezmo al Señor. Y es la única vez que Dios dice “probadme en esto”. La prosperidad no viene con solo recibir, sino también con el administrar sabia y correctamente la bendición. Ilustración: Un día me pregunté por qué, a pesar de que diezmo y ofrendo, no soy tan próspero. Casi le reclamo al Señor, hasta que al analizar mis cuentas (ingresos y egresos) me di cuenta que mi problema no era “falta de bendición” sino de “despilfarro de la bendición”.

Robar el diezmo al Señor. 1. Si no diezmas, voluntariamente te pones bajo la MALDICIÓN del diablo. Eso significa: Ventanas cerradas, Devorador suelto.

2. Tener las ventanas cerradas significa no contar con el favor divino sobre nuestra vida, lo cual se traduce no sólo en resultados económicos. 3. Un devorador suelto en nuestra vida y ministerio, es capaz de comerse lo que logramos y producimos.
Sobre la maldición En Cristo hemos sido bendecidos con toda bendición (Ef 1:3) y no podemos ser maldecidos. Es decir, el diablo ya no tiene dominio sobre nosotros, ni puede tenerlo más. Pero el diablo anda rondando, mirando a quién devorar (1Pe 5:8). No tiene más derecho a tocar un solo pelo nuestro, a menos que se lo ofrezcas. Todo pecado (desobediencia) es una forma de abrir la puerta al diablo. Si inmediatamente no pides perdón (comenzar a obedecer), el diablo entrará a tu vida. Y si no haces nada al respecto, el diablo destruirá tu vida. Todo, no porque el diablo es lo máximo, sino porque tú se lo permitiste. No diezmar es un tipo de desobediencia que da al enemigo derecho legal para devorar nuestra bendición. Si la falta de perdón abre la puerta para el tormento, depresión y confusión, no diezmar abre la puerta para la actividad del devorador.

E l D ie z m o : E l M in is te rio d e l D e v o ra d o r V s . E l M in is te rio d e D io s

Parte D

Verdades del diezmo
Cuando diezmas, estás pagando por concepto de comer espiritualmente. 1. Si vas a un restaurante y comes, luego te vas sin pagar, ¿cómo estará tu conciencia? El diezmo lo traes a la casa donde comes... no a otros ministerios.
2. ¿A dónde llevar tus diezmos?... a la casa de Dios. Mal 3.10 Tu diezmo no debe

ni puede ir a otro ministerio. Si Dios toca tu corazón, tú puedes enviarles una ofrenda. Ilustración: Ningún ministerio paraclesiástico debería pedir diezmos. 3. Nuestra primera motivación al diezmar debe ser la obediencia, a Dios y a su palabra. Esa es la razón primera; y la consecuencia será que Dios derramará su bendición. Cuando diezmas, estás confiando en la habilidad de Dios para prosperarte. 1. No en tu propia habilidad, ni tu propio sistema. La Biblia dice “maldito el hombre que confía en la fuerza humana”. 2. Cuando el Señor dice “probadme en esto”, lo que quiere desatar en nosotros es habilidad para confiar en Él, Jehová Jireh (mi Proveedor). Cuando diezmas, estás ligando tu corazón a la visión de la iglesia. 1. “Cuando diezmas en tu iglesia, tu corazón se junta con el pueblo de Dios y con tus líderes”, dice Larry Kreider. 2. Donde ponemos nuestro dinero, ponemos nuestro corazón (recuerda donde está tu tesoro allí está tu corazón. (Mt 6:21). Si nuestro corazón está con nuestra iglesia y su liderazgo, nos gozaremos al dar nuestros diezmos en la casa de Dios, que es nuestra iglesia. Cuando diezmas, estás confirmando tu relación de cobertura con tu pastor. 1. Abraham, luego de su victoria, diezmó a Melquisedec, como actitud de sometimiento a su autoridad. Heb 7:1-2 2. Cuando diezmas estás aceptando la autoridad del ministro. Sin diezmos, no hay cobertura. Sin diezmos, no hay aceptación de autoridad. Sin diezmos, no hay relación. 3. “Cuando diezmas encontrarás un nuevo sentido de confianza en el Señor y en los líderes que el Señor ha puesto sobre tu vida”, dice Larry Kreider. Cuando diezmas, estás reclamando la unción del pastor sobre tu vida.
1. Cuando diezmas estás confirmando tu relación con tu pastor (Bruce Mittchel).

Es que el dinero relaciona.

2. Y si hay relación, hay fluido (Sal 133:1ss) Lo que Rony Chávez llama “fluir en la unción de tu pastor”. 3. No estás comprando la unción, sino estás relacionándote (de corazón a corazón) con otro. Porque donde está tu dinero, está tu corazón. Cuando diezmas, estás ensanchando tu capacidad de ministrar. 1. Al dar, estas amortiguando tu egoísmo. 2. Al dar, estas entrenándote para ministrar mejor (amar, servir, ayudar, etc.). Es decir, para “colaborar en Dios”.

O LABO R AR

Parte E

Excusas al diezmo
Por ignorancia. 1. Hay quienes no diezman porque nunca les enseñaron. Hch 17:30 2. Otros, porque conocen el tema tan supercialmente (es que así les enseñaron) que es como si no supieran nada. Por desobediencia. 1. Diezmar por obligación no es un acto fe, por lo tanto inútil. Heb 11:6 2. Diezmar por obediencia es un acto de fe, y la fe agrada a Dios. 1Jn 2:4 Por incredulidad. 1. Incredulidad es escasez de fe. 2. Fe es únicamente posible por la palabra (escuchar y re-escuchar). Una persona que escucha muy poco sobre el tema, lo más obvio es que sea incrédulo en esta área. Rom 10:17 Por deudas. 1. Los cristianos estamos llamados a pagar nuestras deudas. El que no diezma, ya tiene una deuda para con Dios. Rom 13:7
2. Si Dios es primero en tu vida, entonces primero paga tus diezmos al Señor,

basado y confiado en lo que Dios dice: “probadme ahora en esto” (Mal 3:10). Luego, con lo que el Señor te sigue supliendo, paga tus otras cuentas. Por micios. 1. Una excusa irrazonable es “no dar, porque no tienen”. Mas “dar” es una motivación razonable para “pedir”. Luc 6:38 2. Cuando dispones tu corazón a dar, enseguida Dios te suplirá para que des. La Biblia dice que Dios es quien nos da el pan (para comerlo) y la semilla (para sembrarlo). 2Cor 9:10 Por traumas.
1. El hecho de que seudos ministros te hayan estafado anteriormente no quiere

decir que la figura del diezmo es mala. Ilustración: Si tu tío se fracturó manejando la bicicleta no significa que la bicicleta es mala.

2. El diezmo es una figura bíblica, por tanto (como todo lo que Dios ha dicho y hecho) para nuestra bendición. Olvida el pasado y camina hacia el futuro, pero obedeciendo al Señor. Fil 3:13 3. Un hermano estafado superó su trauma después que su esposa le dijo: “Tu problema no es ver qué se hace con tu diezmo, sino dar al Señor lo que es del Señor”. 4. ¿Cómo tratarás tu trauma? (si lo haz tenido).

Sa

bi

du

ría

V

d er

ad

Fe

I g n o r a n c ia D e s o b e d ie n c ia I n c r e d u lid a d Deudas M ic io s Traum as

A c c ió n

ci

Re

en

ve

a

E l D ie z m o : S e is e x c u s a s p a ra n o d ie z m a r.

Ci

la

ci

ón

Conclusiones
1. La legislación en el Antiguo Testamento indicaba que había que diezmar. Hoy, en el Nuevo Testamento, diezmamos no porque es una ley, sino por amor. Y la obediencia es producto del amor. Jn 14:15 Y es la obediencia la que atrae toda bendición. 2. Respecto al diezmo tenemos dos opciones: Pagar o Robar. Si pagamos nos ponemos bajo bendición; si robamos, nos ponemos bajo maldición. 3. El diezmo nos hace recordar quién es Dios (dueño) y quiénes somos nosotros (administradores). 4. Aprende un poco sobre el diezmo para que lo hagas con fe, y enfrentes victoriosamente cada excusa. 5. Cultiva el hábito de dar sistemáticamente. Es decir, ni bien recibes un dinero, primero aparta el diezmo y guárdalo en un sobre. Cuando llega el domingo, ve y llévalo a la casa del Señor. 1Cor 16:2

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->