Está en la página 1de 1

Marcos de Santa Teresa

Compendio Moral Salmanticense


Tratado X - Del primer precepto del declogo.
Captulo III - De los vicios opuestos a la Religin
Punto III - De varios modos de adivinacin

P. Es alguna vez lcita la adivinacin por los astros? R. Notando que la astrologa puede
ser de dos maneras, es a saber; natural, y judiciaria. La natural es, cuando por la diversa
disposicin de los astros, por su situacin, movimiento, resplandor, nacimiento, y ocaso se
anuncia agua, fro, calor, o eclipse, u otros efectos naturales; y sta es lcita, segn opinin
comn; porque los dichos efectos pueden naturalmente conocerse por sus causas.

La astrologa judiciaria es, cuando del curso de los astros, de su conjuncin, y aspecto se
anuncian los efectos futuros fortuitos, o los presentes y pasados del todo ocultos, y las
acciones libres de los hombres. Esta astrologa contiene cuatro partes. La primera se
verifica, cuando por la disposicin de los astros se anuncia la vicisitud de los aos, la
esterilidad o abundancia, si habr salud o enfermedades. Es lcita y se diferencia poco o
nada de la natural; mas no se deben anunciar dichos eventos, ni creerse con certeza, sino
slo conjeturalmente. La segunda consiste en anunciar al hombre todo lo que le ha de
suceder en todo el discurso de su vida; como que ser pobre o rico; si lograr mujer
hermosa o fea. La tercera versa sobre lo que en cada negocio debe hacerse u omitirse; sobre
cundo se ha de permanecer en casa, o salir de ella; caminar a caballo, o a pie, o cosas de
esta clase. La cuarta consiste en la formacin de ciertas figuras, que por cierta simpata que
se finge con otras fabulosas supuestas en los Cielos, se creen tener virtud para ciertos
efectos. Esto supuesto.

Decimos, que estas tres ltimas partes de la astrologa judiciaria son ilcitas y [287]
supersticiosas; porque ni las seales dichas, ni las mencionadas constelaciones tienen
alguna virtud ni influjo en la produccin de los efectos libres. Solamente se podrn
anunciar en comn conjeturalmente algunos casos fortuitos, como guerras, disensiones:
mas en particular, ni aun conjeturalmente es lcito anunciar dichos eventos; y as en este
sentido est condenada la astrologa judiciaria por Sixto V en su Constit. Moderator coeli et
terrae, dada ao 1586