Está en la página 1de 24

INTRODUCCIÓN

Hablar de los derechos de la mujer trae consigo un largo proceso histórico,


comenzando desde los principios de la vida en la tierra hasta nuestros días; en
donde existe una constante lucha contra la discriminación de las mismas.
“Libertad” e “Igualdad” son los dos conceptos a los que se buscan llegar.
Libertad al poder expresarse como ellas quieren, actuar como ellas quieren y
pensar como les plazca; Igualdad ante el hombre; saber que valen lo mismo
que el sexo opuesto, tener los mismo derechos así como también las mismas
obligaciones, pero saber que no habrá una discriminación.
La evolución de los derechos de la mujer ha ido marcando a lo largo del tiempo
una línea que va de la mano con los progresos culturales de una determinada
civilización. Aunque en muchas ocasiones el progreso cultural no ha mostrado
un avance en la evolución de los derechos de la mujer, sino que más bien se
produce el fenómeno inverso.
Muchos nos preguntamos, ¿Por qué cuando una mujer ha sido la cabeza
principal de una nación, como Cleopatra, Isabel I de Inglaterra, Isabel II, Isabel
la Católica, Indira Ghandi, no se aprovecho la ocasión para igualar los
derechos de la mujer?, la respuesta más lógica que le podríamos dar es que el
aparato estatal seguía estando en manos de los hombres.
Siguiendo con lo del aparato estatal, en la actualidad esto no ha tenido un
notable cambio; podemos ver que hoy día, solo por algunas excepciones, el
poder político y económico sigue estando en manos masculinas. Lo mismo se
da con los altos cargos de la administración pública.
Ahora hablando del mundo de la abogacía, los grandes despachos
profesionales siguen en manos de los hombres. Son los hombres, los que,
salvo casos muy contados, manejan el dinero en nuestro país.
Y lo mismo se da con el mundo de los sindicatos, de las grandes empresas, y
hasta de la ciencia.
A través de los años el hombre se ha caracterizado por superar a la mujer en la
fuerza física; pero la mayoría ha creído o hasta la fecha cree que pueden
vencerlas en muchos más aspectos de la vida. La teoría machista del sexo
débil no se basa en contra de lo que se podría pensar a simple viste o sea en la
inferior fuerza de la mujer, sino en su inferior fuerza moral, en su debilidad
psicológica.
Tenemos muy claro que, queremos superar esta realidad, pero el cambio no se
encuentra a nivel legar, en donde realmente ya no existen obstáculos para que
la mujer acceda a cualquier puesto; el camino de la igualdad para la mujer esta
en la misma sociedad. Sabemos que lógicamente los hombres no nos dejaran
sus puestos así de fácil, por lo cual tenemos que ser nosotras las que a base
de nuestro propio esfuerzo, luchemos y logremos conseguirlos.
A lo largo de la historia, el tratamiento de la igualdad o diversidad entre el
hombre y la mujer ha dependido en gran medida de la situación política y social
de cada momento. Siempre ha existido una razón externa que ha explicado el
cambio de esa evolución, algunas veces a favor y otras en contra.
Debido a esto se hablara en las próximas paginas de la evolución histórica de
los derechos de la mujer, entro ahí las luchas y los procesos a los cuales se
han tenido que enfrentar para llegar a la actualidad.
EPOCA ANTERIOR AL CRISTIANISMO

“Existen pocos datos confiables sobre la situación jurídica de la mujer en los


tiempo más remotos. Engels escribió que en esa época, y para salir de la
promiscuidad primitiva, las mujeres debían comprar su derecho a un
matrimonio único. De esta manera, esa decisión de unirse establemente a un
solo hombre aseguraría a cada miembro de la pareja la certidumbre acerca de
la identidad del progenitor masculino de aquel hijo que la mujer paría cada diez
u once meses”.
Esto no nos explica si el hombre tenia que hacer lo mismo, pero la mujer si se
veía obligada a guardarle una fidelidad al esposo, al comprar el derecho de
matrimonio único se estaba comprometiendo a no establecer relaciones
sexuales con nadie mas que su esposo, así este se sentía seguro de que el
hijo que estaba criando era de su sangre.
En los primeros textos de la Humanidad, la preocupación principal era la de
asegurar al hombre la identidad de su descendencia y suprimir cualquier duda
al respecto. De esta manera el Código Hammurabí1 (2003-1916 a.C), el marido
tenia derecho a tomar por esclava a la que procreara su hijo, sino se los daría a
su esposa.
Con la misma finalidad el Libro de las Leyes de Manú2 admitió también la
poligamia. En estos textos se hacia referencia a un tipo de matrimonio romano
de la época republicana. Se indica también que la mujer nunca debía proceder
con independencia, ni siquiera cuando estuviera en su propia casa.
Como excepción a esta situación tan poco favorable, en el antiguo Egipto,
durante el periodo conocido como el Nuevo Reino, la mujer podia dedicarse al
comercio. El matrimonio era monógamo y no ceso de creer al respeto hacia la
mujer. En un periodo posterior, la mujer podia obtener el divorcio por las
mismas razones que el marido.
“Por su parte, la tradición hebrea regulaba fundamentalmente situaciones que
tenían que ver también con el aseguramiento de la descendencia. En el
Levítico se contenía la sanción de pena de muerte para el hombre y la mujer
1
El Código de Hammurabí, es uno de los primeros conjuntos de leyes que se han encontrado y
uno de los ejemplos mejor conservados de este tipo de documento de la antigua Mesopotamia
y en breves términos se refiere a la conocida frase «ojo por ojo, diente por diente».
2
El Manu Smriti [se considera un importante texto sánscrito de la ley hindú y de la sociedad
antigua de la India.
casada que adulteraba con él, pero, curiosamente, no se sancionaba la
conducta inversa, cuando una mujer soltera adulteraba con un hombre casado.
En el Deuteronomio se ofrecían bastantes facilidades al marido para que
repudiara a la mujer, pero tampoco se ofrecía la solución inversa.”3
Nos podemos dar cuenta que aquí exista un caso de igualdad porque se
castigaba tanto a la mujer o el hombre que cometiera el pecado de adulterar,
pero se castigaban por el hecho de formar parte de una familiar y no cumplir
con lo que la sociedad espera, en su contrario si la mujer era soltera podia
tener relaciones con un hombre casado sin tener que preocuparse por ser
castigada porque quien seria castigado seria el mismo varón.
En cuanto al Derecho Helénico se puede apreciar diversas etapas, en un
primer momento, durante la llamada época homérica, la mujer gozaba de una
buena consideración, de la que existen dos buenos ejemplos. Pitágoras admitió
ya en el siglo VI a.C. varones y mujeres en su Academia. En Esparta, el marido
estaba obligado a tolerar la infidelidad de su esposa siempre que ésta
adulterara con hombres más fuertes y desarrollados que aquél.
En una segunda etapa helénica, que coincidió con el auge político y cultural de
esa civilización, la situación de la mujer empeoró sensiblemente. La concepción
pagana de la vida era fiel reflejo de la superioridad de la fuerza física del varón
y de su mas elevada condición económica. El resultado de todo ello era la
supremacía del padre sobre la madre y los hijos. En el derecho ateniense, la
sumisión de la mujer al marido era absoluta, viviendo recluida en un gineceo.
Solía exponer, es decir, arrojar por la puerta a morir de frió, a los recién nacidos
deformes o que fueran mujeres. Platón y Aristóteles hablaban ya de la
supeditación de las esposas. Mientras que el adulterio la mujer era causa de
divorció y el marido podia retener la dote aportada como compensación a la
lesión en su honor, el hombre casado era libre para tener concubina4.
Platón por su parte pensaba que las mujeres tienen exactamente la misma
capacidad para razonar que los hombres, si reciben la misma enseñanza y son
liberadas de cuidar a los niños y de las tareas domésticas. Desgraciadamente
la opinión que tenia Aristóteles sobre la mujer era totalmente diferente a la de
3
Aquí nos empezaremos a dar cuenta como en cuestiones religiosas, siempre el hombre sale
mejor beneficiado que la mujer, y lo consideran superior a ella.
4
Podemos darnos cuenta que en Grecia hubieron tanto momentos como hombres que trataban
de igualar la situación de la mujer, como muchos otros que creían que la mujer solo servia
para procrear.
su maestro. Aristóteles pensaba más bien que a la mujer le faltaba algo. Era un
“hombre incompleto”. En la procreación la mujer seria pasiva y receptora,
mientras que el hombre seria el activo y el que da. Aristóteles decía que un
niño sólo hereda las cualidades del hombre, y que las cualidades del propio
niño estaban contenidas en el esperma del hombre. La mujer era como la
Tierra, que no hace mas que recibir y gestar la semilla, mientras que el hombre
es el que la siembra. Resulta particularmente negativo el error de Aristóteles en
cuanto a su vision de la mujer, porque su visión, y no la de Platón, llegaría a
dominar durante la Edad Media.
“La influencia del Derecho Romano supuso un indudable avance cultural, pero
significo, a la vez, un claro retroceso en la situación de la mujer. Los juristas
seguían preocupados por la posible infidelidad de la mujer y el marido que la
sorprendía en adulterio tenia derecho a matarla, pero tenia que matar también
el adultero”.
Aquí tampoco nos explica si en caso contrario, o sea si el hombre adulteraba,
la mujer tenia el derecho de matarlo a el y a la otra, pero es posiblemente que
no fuera así, notamos que el hombre tenia el mando y superioridad en la
familia.
Un nuevo problema comenzó a preocupar a los técnicos del Derecho de la
época republicana. Ya no consistía en una cuestión tan visceral como la
procreación y el honor, si no en un tema mas material, de contenido
fundamentalmente económico. Se trataba de decidir si la mujer casada seguía
perteneciendo a su familia de origen o pertenecía a la de su marido, pues en el
último caso los bienes de la esposa serian poseídos por este. En una primera
etapa se consagró el llamado matrimonio cum manu, que ponía la persona y
bienes de la esposa en poder del marido que, teóricamente al menos, podia
incluso darle la muerte. La mujer era incapaz de contraer obligaciones, a
consecuencia de situación tan subordinada.5
Posteriormente fue desapareciendo gradualmente la manus y paso a ser regla
general el matrimonio sin ella. Se produjo entonces la consiguiente separación
de bienes entre marido y mujer: ésta tenia independencia personal y familiar
respecto a su marido, pero seguía ligada a su estirpe paterno. Al marido le
5
Podemos notar una clara discriminación hacia la mujer, al creerla incapaz de poder manejar
sus propias bienes, por lo cual la figura masculina mas cercana a ella tenia el derecho de
adueñarse de ellos.
competía solo la decisión en los asuntos económicos, pero no tenia potestad
sobre su cónyuge.
“En la época imperial, por consecuencia de determinados abusos, le fueron
impuestas a la mujer determinadas incapacidades especiales, especialmente la
del Senado-consulto Veleyano, que le prohibía salir fiadora por deudas del
marido. A pesar de estas especificas limitaciones, la situación de la mujer fue
evolucionando hacia la igualdad que se acentuó después del período
Diocleciano.”

LA INFLUENCIA DEL CRISTIANISMO

La aparición del cristianismo supuso un notable cambio en la situación de la


mujer, transformándola y elevándola. En realidad, toda la evolución que
estamos exponiendo es la evolución histórica del reconocimiento y respeto a la
dignidad de la persona. El cristianismo aporta una nueva visión en el
reconocimiento de esa dignidad y se consagro la posición de la mujer como
“compañera y no sierva.
La idea de respeto a la persona se tradujo en la consideración de una esencial
igualdad entre hombre y mujer, entre padres e hijos, superándose la humillante
doctrina de la inferioridad natural de la mujer.
“Cuando existía avenencia entre los miembros de la pareja, reinaban el respeto
y la igualdad. El problema se planteó cuando el hombre y la mujer discrepaban,
pues había que buscar una formula efectiva que decidiera el conflicto. A San
Pablo se le ocurrió esa formula y el argumento que la sustentaba. En la
Epístola a los Efesios6 justificaba la inferior posición jurídica de la mujer casada
diciendo que el matrimonio requería una jefatura, y que esta se le imponía al
hombre en los casos normales. Surgió así una nueva doctrina, de raíz religiosa,
que ha estado consagrada en España hasta hace dos décadas: la unidad de
dirección. Aunque el hombre y la mujer eran esencialmente iguales, como el
varón era el que tenía concedida la dirección de la vida familiar, era él quien
debía decidir en los casos importantes. Lo que no se explicaba era la razón por
la que se atribuía al marido esa jefatura”.
Aquí nos damos cuenta que aunque se trata de establecer una igualdad entre
el hombre y la mujer, no la lograron conseguir, al permitir que el hombre fuera
quien tuviera el mando en la familia y al hacer eso, la mujer no podia opinar en
contra de el, ya que al final la palabra que contaría seria la del varón.
Pronto comenzó a sentirse la influencia de esta doctrina en las leyes romanas.
Ya en el Bajo Imperio, se consagro la idea de una participación sobre los
bienes matrimoniales, que obligaba a los dos cónyuges a ejercitar el derecho
de compra o de venta conjuntamente. Y en el Derecho bizantino se amplio la
esfera legal, al concederse también a la mujer la patria potestad sobre los hijos.
Fue precisamente en la decadencia del Imperio romano cuando la mujer
alcanzó las mayores cuotas de igualdad respecto al varón.

6
La Epístola a los efesios es uno de los libros de la Biblia en el Nuevo Testamento. Se atribuye
su escritura a Pablo de Tarso en Roma para sus seguidores de la Iglesia de Éfeso.
Estas ideas cristianas son más favorables a la mujer que las creencias
islámicas. En el Corán7 se afirma que los hombres son superiores a las
mujeres. La poligamia es una institución muy asentada en los países
mahometanos, con una profunda base religiosa. La mujer esta sometida
siempre al poder del padre o del marido y, aunque puede asistir a las escuelas
para formarse intelectualmente o religiosamente, vive en una situación semi-
prisionera: no puede recibir otras visitas que las de sus padres y las de los
parientes con quienes tuviere impedido el matrimonio por razón de parentesco.
Aun así, la esposa musulmana tiene los mismos derechos que su esposo sobre
los hijos comunes: a ello responde la institución de la hadana, por la que se
segrega una parte de la patria potestad para ser ejercida por la madre. Por otra
parte, son frecuentes en esa cultura los regimenes de separación de bienes, en
los que la esposa tiene mayor capacidad de obrar.

LA EDAD MEDIA

7
El Corán es el libro sagrado del Islam, que para los musulmanes contiene la palabra del dios
único revelada a Mahoma, quien se considera recibió estas revelaciones por medio del ángel
Gabriel.

Se ha tenido la referencia desde hace mucho tiempo que la mujer musulmana siempre ha
sufrido de desigualdad ante los hombres, siempre sus derechos han sido muy pocos y su
palabra casi no cuenta
“En los Derechos germánicos, la mujer estaba muy supeditada a la potestad-
Munt- de su marido, aunque tenia ciertas facultades de gestión económica- el
poder de las llaves- y algunos derechos de representación. La esposa podia
llegar incluso a responder por el delito cometido por su marido (venganza de
sangre). Sin embargo, la mujer soltera gozaba de una autonomía mas amplia.
El jefe de familia no era dueño absoluto de los bienes familiares, los cuales no
podia enajenar sin consentimiento de la mujer y de los hijos, por estimarse
como patrimonio común de la familia.”
Durante esta etapa podemos darnos cuenta que la mujer no era ignorada sino
que se le tomaba en cuenta por lo menos en la familia, ya que sin su
aprobación el marido no podría disponer de estos bienes.
En esta época puede apreciarse una tendencia a una protección cada vez mas
enérgica de los derechos de la mujer y de las ideas cristianas. El Liber
iudiciorum8 concebía a la familia en su aspecto patrimonial como una simple
sociedad y, en consecuencia, al disolverse tal familia y deshacerse el
patrimonio social en la liquidación, debía tenerse en cuenta la aportación de
cada uno de los socios. Posteriormente fue extendiéndose la costumbre de
repartir las ganancias por partes iguales. El marido era el administrador de
estos bienes gananciales y, por lo tanto, tenía una situación más ventajosa que
la mujer, pero los cónyuges debían actuar conjuntamente para realizar actos de
disposición sobre esos bienes comunes. La mujer carecía de las limitaciones
impuestas en el periodo anterior, pudiendo actuar como fiadora. Podia ejercer
el comercio y contraer deudas por tal motivo. También podia contraer otro tipo
de deudas, que no podían ser exigidas, según algunos Fueros, cuando
excediera de cinco sueldos o un maravedí, sino hasta el momento de la
disolución del matrimonio.
Ahora hablando fuera de lo que eran los bienes familiares, en donde no
podemos quejarnos de una gran desigualdad, por lo que retomaré el ámbito
social de la mujer. Respecto a la Alta Edad Media: el marido puede matar a su
esposa adúltera después de perseguirla a latigazos, desnuda, a través del
pueblo. La multa impuesta al asesino de una mujer es la mitad del precio de la
muerte de un chico hasta los 14 años (época de la fertilidad femenina), superior

8
El Liber Iudiciorum fue un cuerpo de leyes visigodo, de carácter territorial, dispuesto por el rey
Recesvinto y publicado probablemente el año 654.
al del varón entre los 14 y 20 y, a partir de los 20 años, seis veces inferior. La
mujer sierva o esclava no puede casarse fuera del dominio de su señor y, si lo
hace, sus hijos serán repartidos entre su señor y el de su marido. La mujer no
elige, por supuesto, marido, pero acepta el que ha escogido su padre o su
«linaje» por brutal, viejo o, al contrario, joven y amante que sea. De todas
formas, corre siempre el riesgo de ser violada por algún bandido o por un señor
rebelde y enemigo, de ser raptada, o de ser repudiada y condenada al
convento si no a la muerte, según el buen parecer y deseo del hombre en
general y del suyo en particular.
Eternamente menor de edad, la mujer pasa del «poder» de su padre al de su
marido y no puede actuar nunca sin el permiso o la «licencia» de este varón. y
no se habla de las condiciones de vida y existencia de la mujer de un labrador,
de un miserable artesano en las ciudades, o de las viudas que componen la
gran mayoría de la población pobre socorrida en las ciudades del final de la
Edad Media. Tal es, más o menos, el retrato somero del destino de la mujer en
el Medievo, o sea la época medieval.9 El hecho de que, al mismo tiempo, estos
largos siglos de “oscurantismo” –aproximadamente unos diez siglos- hayan
presenciado la aparición del culto de la Virgen María (siglo XII); que hayan
fomentado la poesía de los trovadores, las “cortes de amor” y el amor cortés; y
que hayan sido jalonados por figuras femeninas, reales o ficticias, como las de
Eloísa, de Isolda, de Maria de Molina o de Juana de Arco, no consigue
sobreponerse a la «leyenda negra» que no ve más, en la época medieval, que
cadenas; cinturones de castidad, tornos o potros, «derecho de pernada» y en
general, una denegación total de la mujer hasta como ser humano.
Se deduce así, lógicamente, que desde la Edad Medía hasta nuestros días, el
transcurrir de los años, decenios y siglos ha significado una evolución positiva,
continua, ascendente de la mujer, tanto en lo que toca a la visión que de ella
tiene la sociedad como la que ella lleva sobre sí misma. A lo largo de esta
evolución, que se inicia en la «nada», en lo que sería el punto cero -la Edad
Media-;- para llegar a nuestros días, algunas épocas como el Renacimiento y el
Siglo de Las Luces jugarían un papel fundamental en la «liberación» de la

9
A mi punto de vista, esta fue una de las peores etapas de la mujer, mas que haber un acto de
desigualdad, todo esto se convertía mas en un acto de humillación, demostrarle a la mujer que
no tiene nada de importancia en la vida social .
mujer, hasta desembocar en la aparición del «feminismo»10 con las sufragistas
de fines de siglo pasado, inicio a su vez de los movimientos actuales.

LA INFLUENCIA DEL RENACIMIENTO

10
Véase en el ultimo apartado una explicación mas amplia sobre el surgimiento del feminismo y
como ha afectado en la evolución de la mujer.
Con el Renacimiento, algunos países europeos vuelven la vista a los tiempos
paganos y se generalizó en esa época la idea de la imbecillitas mulierum,11 es
decir, de la fragilidad mental de la mujer. Se intentaba ridiculizar la actitud
favorable a la mujer que caracterizaba al Derecho bizantino. Algunos autores
europeos equiparaban la capacidad de la mujer con la del menor o del incapaz.
Por esa razón, debía estar subordinada a su jefe, marido, y solo podia contraer
deudas cuando estuviese separada o fuese comerciante, como si en esos dos
estados hubiera alcanzado el equilibrio mental necesario para obligarse. Esa
tendencia alcanza sus mas altas cotas en Francia, con el llamado droit
coutumier. Beaumanoir llegó a afirmar que el marido era el dueño de sus
bienes y de los bienes de su mujer. Curiosamente, suele llamarse humanistas a
los autores de esta época.12
A mediados del siglo XVIII, con la Revolución Industrial, muchas mujeres se
vieron obligadas a abandonar su lugar en sus hogares y comenzaron a trabajar
en las fábricas.
A esta situación se sumó a una idea que rondaba en el mundo de la época que
proponían los filósofos de la Ilustración: igualdad entre varones y mujeres. A
pesar de ello, todavía eran voces aisladas y el trabajo femenino era
equiparable al trabajo de los niños, y sus salarios eran controlados por sus
padres o maridos.

EL SIGLO XIX

11
También conocido como "mejor sangre del varón" es un principio tradicional histórico que
estableció en la Constitución de 1978 la igualdad de sexos, fue modificado por el Tribunal
Supremo, hasta que en noviembre de 1997 el Constitucional regresó a él.
12
Los humanistas eran todas aquellas personas que aceptaran las ideas del humanismo que
era el sentimiento individual y colectivo de una civilización en la que destaca de manera
prominente la admiración, exaltación y elogio de la figura humana y el hombre, entendido éste
no como figura masculina, sino como género humano. Pero nos damos cuenta que esta
aclaración no es realmente cierta al notar todas las injusticias hacia las mujeres.
“Las cosas cambiaron muy poco durantes los siglos XVII y XVIII, pero la
regresión estaba muy cerca. El liberalismo no aporto nada positivo en la
evolución de los derechos de la mujer y, así, era frecuente que en las
tendencias inglesas de los siglos XVIII y XIX se igualaba la mujer a los niños y
a los deficientes mentales, tratándose de justificar la inferior situación jurídica
de la mujer en base a sus inferiores condiciones psicológicas.”
Aquí nos damos cuenta que esto era un hecho de total injusticia, pues en esa
época la palabra de los niños no se tomaba en cuenta y mucho menos la de los
deficientes mentales, entonces aunque la mujer pudiera tener la capacidad de
pensar igual que un hombre, era tratada como uno de aquellos, por lo cual su
palabra era como nada.
Esa misma idea se impone finalmente en la importante codificación
napoleónica, por la influencia que ha tenido en los países próximos.
Prescindiendo del proyecto presentado por Cambaceres, que concedía la
igualdad completa a los dos esposos, Napoleón inspiro y auspicio una
legislación totalmente denigrante para la situación jurídica de la mujer. Portalis
justificaba esas medidas de esta manera:
“Destinadas por la naturaleza a los placeres de uno solo y al agrado de todos,
han recibido del cielo esta dulce sensibilidad que anima la belleza y que tan
rápidamente se debilita a los mas ligeros trastornos del corazón”. Para terminar
afirmando: “no es en nuestra injustifica, sino en su vocación natural, en donde
las mujeres deben buscar el principio de los deberes mas austeros que se les
impone para su mayor ventaja y en provecho de la sociedad”.
En este mismo sentido, en una Enciclopedia del Machismo deberían figurar en
el lugar mas destacado las palabras que utilizo el mismo Napoleón en un
discurso ante el Consejo de Estado: “la naturaleza ha hecho esclavas nuestras
a nuestras mujeres… el marido tiene derecho a decir a su mujer: señora, no
saldréis. Señora, no iréis a la Comedia. Señora, no veréis a tal o cual persona.
Es decir: Señora, me pertenecéis en cuerpo y alma”.13

13
Se tiene la referencia que Napoleón tuvo muchas mujeres en su vida, lo cual empieza a
demostrar que no tenia un gran respeto por alguna de ellas. También se decía que el decidía a
que mujer de sus soldados quería tener y estos tenían con ceder, así demuestra que trataba a
las mujeres como objetos que se pueden usar, intercambiar y después desechar. Así que no es
muy extraño creer que proclamara que el hombre tenia derechos sobre su mujer.
Lo cual nos da a entender que el marido era como el dueño de la mujer,
diciéndole que puede hacer y que no y prohibiéndole lo que a él no le parece,
esto es una clara discriminación a la mujer.
España resistió a esa tendencia radical durante el siglos XIX. A pesar de ello, la
doctrina española, considerada como verdadero ultra del machismo, influida
por las tendencias francesas y en una época en que reinaba Isabel II,
igualaban a la mujer casada con los menores de edad y concebían que el
marido pudiera castigar moderadamente a la mujer. Afortunadamente, esta
tendencia misógina no llegó a triunfar por completo, aunque todavía se negaba
a la mujer el ejercicio de los derechos políticos y, por regla general, la aptitud
para el desempeño de cargos públicos.
La Ley de Matrimonio civil de 1870 admitió que la madre tuviera, en defecto del
padre, la patria potestad sobre los hijos, pero introdujo nuevas restricciones a la
capacidad de la esposa, como prohibirle la publicación de escritos, obras
científicas o literarias sin la autorización del marido. Los autores trataban de
justificar tan indigna situación con el argumento de evitar que abandonase los
deberes que le imponían sus cualidades de esposa y madre.
Y ahí es donde se producía la contradicción manifiesta. Mientras que la mujer
soltera o viuda no resultaba afectada por esas prohibiciones y tenía un amplio
ámbito de libertad, cuando contraiga matrimonio y salía del hogar paterno, esa
misma mujer sufría una merma sustancial en el ejercito de sus derechos. Lo
mas curioso del caso es que está demostrado que en esa época apenas
existían mujeres maduras.
Posiblemente, la razón de esa paradoja radica en el escaso acceso al mundo
del trabajo por cuenta ajena que tenia la mujer del siglo XIX. Aun no se había
recibido la influencia de la Revolución Industrial Inglesa, que deshizo la
concepción de la gran familia. A partir de entonces disminuyo
significativamente el número de los matrimonios y en las naciones europeas se
plateó seriamente por primera vez el problema de los derechos de las mujeres
solteras.
El trabajo fuera de casa fue, para la mujer, la garantía de su libertad, de su
independencia y de su igualdad con el hombre.14 Eso le permitía tratar al
14
Esto seria un gran avance para la mujer, ahora se darían cuenta que tiene la misma
capacidad del hombre para el trabajo, y la liberaría del trabajo de casa para el que creían que
estaba hecha.
hombre a su mismo nivel, sin tener que soportar una tiranía machista. La mujer
asalariada dejó de pensar en el matrimonio como única salida de su vida y
comenzó a exigir que la tratasen con respeto.
Esto fue un significativo avance para la evolución de los derechos de la mujer,
ya que en las épocas anteriores se les restringía con el trabajo en la casa.
Hasta esos momentos, la situación de la mujer casada en Gran Bretaña había
sido muy restringida, ya que sus bienes eran propiedad de su marido. La
Married Women´s Property Act de 1882 estableció como régimen legal el de
separación de bienes, y como en Derecho anglosajón no exigía la licencia
marital, quedo en situación de independencia absoluta en lo económico. Lo
mismo ocurre en la generalidad de los Estados norteamericanos. Respecto de
los hijos, después de la Ley de 15 de diciembre de 1925, existe una igualdad
casi perfecta del padre y de la madre en lo respecta a la guardia sobre los
hijos.
Un acto sobresaliente fue que durante el siglo XIX, el 8 de marzo de 1857, en
una fábrica de Nueva York un grupo de obreras organizaron una propuesta
para mejorar sus condiciones de trabajo y fueron brutalmente reprimidas.15

SIGLO XX
Dándole continuidad al final del siglo XIX, ya en el siglo XX, en marzo de 1908,
en la misma ciudad, o sea Nueva York 15 mil trabajadoras iniciaron un

15
Esta acto marco notablemente la evolución de los derechos de la mujer, sin el no
celebraríamos hoy el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.
movimiento de huelga para pedir mejores condiciones de vida y aumento
salarial.
150.000 costureras industriales se declararon en huelga demandando el
derecho de unirse a los sindicatos, mejoras salariales, una jornada de trabajo
de menos de 12 horas, entrenamiento vocacional.16 Durante la huelga, 129
trabajadoras murieron quemadas en un incendio provocado por el patrón en la
fábrica Cotton Textile Factory, en Washington Square, Nueva York las habían
encerrado para forzarlas a permanecer en el trabajo y no unirse a la huelga.
En 1910 se realizó en Copenhague la Segunda Conferencia Internacional de
Mujeres Socialistas, donde se propuso que se estableciera el día 8 de marzo
como Día Internacional de la Mujer en homenaje a las primeras mujeres que se
organizaron buscando mejorar su situación luchando por sus derechos.
En la década de 1960 los cambios en el mundo dieron impulso a los nuevos
movimientos feministas. Se propusieron demostrar los prejuicios que existían
en el mundo sobre tareas “naturalmente” femeninas o masculinas”. La labor de
estos grupos permitió superar la discriminación política, económica y social que
sufrían las mujeres.
En 1975 la Organización de Naciones Unidas (ONU) estableció el 8 de marzo
como Día Internacional de la Mujer, y en 1979 aprobó la Convención sobre la
eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, que en la
actualidad forma parte de nuestra Constitución Nacional.
El acuerdo señala que se dedicará un día especial a las mujeres para promover
el sufragio entre las obreras como parte central de una lista de otras
reivindicaciones. Clara Zetkin17 y Rosa Luxemburgo en 1915 fueron las
promotoras de la Primera Conferencia Internacional por la Paz, en Holanda,
estas mujeres alemanas quienes advirtieron, en su propia tierra, cómo el
militarismo condena al mundo a desaparecer. Ellas llamaron a la construcción
de una organización internacional. En esa época se crearon círculos de
reflexión donde se hablaba de las desgracias del matrimonio, de los derechos
sexuales y de la organización de las prostitutas.

16
En estas líneas nos podemos dar cuenta que aunque a la mujer se le permitió trabajar,
seguía viviendo casos de injusticia, seguramente al no gozar de los mismos privilegios que
tenían los hombres y posiblemente al ser explotadas.
17
Fue una política comunista alemana muy influyente, así como una luchadora por los
derechos de la mujer.
El siglo XX es testigo de los grandes avances del movimiento feminista y de la
lucha por los derechos de la mujer, pero todavía en la primera mitad del siglo
las mujeres artistas seguían a la sombra de los hombres. Así se conoce a
Sonia Terk como esposa de Robert Delaunay o a Georgia O’Keeffe de Alfred
Stieglitz, a Gabrielle Münter como pareja de Wassily Kandinsky, a Lee Krasner
de Jackson Pollock o a Dora Maar de Pablo Picasso. Las mujeres se acercan a
las vanguardias y en muchos casos son ellas las primeras que dan el salto y
las que empujan a sus compañeros hacia las novedades como, por ejemplo la
abstracción.

Sin duda alguna uno de los mayores cambios del siglo XX ha sido la incursión
de la mujer en la vida social, política, y económica, y su participación activa en
todos estos ámbitos, cosa que antes le estaba negada. Puede que uno de los
factores decisivos en este cambio, hayan sido las guerras, ¿por qué?, debido a
que en muchos casos las mujeres han tenido que reemplazar a los hombres,
quienes al enlistarse en el ejército, tenían que hacer responsables de sus
trabajos y ocupaciones a sus mujeres. Quizá esta razón no sea la más
importante para este cambio, pero ha sido un paso para lograrlo.
Para poder entender mejor esto, se ejemplifica esta transformación, con
cambios reales de mujeres emprendedoras, que han dejado su huella en la
historia mundial: MARGARET THATCHER, fue la primera mujer en Gran
Bretaña en llegar a la posición de primera Ministra, quien incluso tras sufrir una
grave atentado y el ataque de la oposición, siguió adelante y su influencia va
más allá de la política, se convirtió en un icono de la mujer británica. Otro
ejemplo es GOLDA MEIR, quien fue primera ministra de Israel, e INDIRA
GHANDI, primera ministra de la India e influyente líder de los No Alineados.
Estas mujeres aunque pocas, ya significaron un paso y han dado la pauta para
que en otros lugares y otras mujeres sigan su ejemplo.18
Sin embargo, aunque las mujeres han conseguido el derecho al voto, a elegir y
a ser elegidas, a desempeñar cargos públicos y a ejercer profesión, no se ha
conseguido aún el total respeto y cumplimiento de sus derechos, ya que en

18
Generalmente todos necesitamos un ejemplo, alguien que se atreva a hacer lo que ha
nosotros nos da temor; y estas mujeres fueron quienes se armaron de valor e intentaron salir
adelante y partir de ellas, muchas otras mujeres se creyeron capaces de lograrlo ellas también
y se unieron a la lucha de la igualdad
muchos países en especial en vías de desarrollo, las mujeres viven en la
pobreza, tienen dificultad para el acceso a empleos bien remunerados y en
condiciones de estabilidad, la persistencia de importantes diferencias entre la
condición jurídica, política, económica y social entre la mujer y el hombre, entre
otras cosas.19

A pesar de que en este recorrido histórico se puede notar como poco a poco la
situación de la mujer fue avanzando, todavía queda mucho por recorrer.
Por ejemplo, un estudio del Instituto de Desarrollo Social de nuestro país
informó que los sueldos de las mujeres son un 30% inferiores a los de los
varones. Al mismo tiempo, el acceso a altos cargos públicos también es
desigual.
A esta situación de la mujer en el siglo XXI –la negación de oportunidades y de
derechos-, la denominamos discriminación por género. Se discrimina a la mujer
cuando damos por hecho que le corresponden determinados papeles y no
otros, cuando se las reduce a determinados ámbitos o actividades “femeninos”,
cuando frente a un mismo trabajo reciben un salario menor que los varones y
cuando son marginadas de las jerarquías más altas y de los puestos de
dirección.
Existen en nuestra sociedad actual muchos prejuicios relacionados con el sexo,
por ejemplo, que las mujeres conducen peor que los hombres. Las estadísticas
de accidentes automovilísticos desmienten esta afirmación. Y así podría poner
muchos mas ejemplos que vivimos diariamente.

SIGLO XXI

En estas más de nueve décadas en que ha transcurrido el siglo XX y comenzó


el siglo XXI, las mujeres de todo el mundo han conseguido a fuerza y empeño,

19
Nos podemos dar cuenta también que no podemos generalizar los avances y la situación de
la mujer, porque existen demasiadas culturas y en cada una toda esta evolución se ha dado de
manera diferente. Muchas culturas hasta la fecha se quedaron estancadas en el pasado.
organización, conocimiento, y decisión y desde que en Dinamarca o Chicago
se llamó a las obreras socialistas a luchar por sus derechos y a celebrar
mundialmente cada año una jornada reivindicativa, el 8 de marzo se constituyó
como la fecha emblemática que reúne la vieja lucha igualitaria por los derechos
políticos y sociales de las mujeres y el reconocimiento de esos derechos.
El reconocimiento mundial a nuestros derechos humanos, que incluyen una
nueva visión de la violencia privada y pública contra las mujeres y ha dado
lugar a leyes y programas contra la violencia.
La libertad del cuerpo, los derechos sexuales y reproductivos. Este
reconocimiento fue ratificado por 184 gobiernos en la Organización de las
Naciones Unidas (ONU) durante la Conferencia Mundial de Población y
Desarrollo, en El Cairo, Egipto en 1994. En muchos países es legal el aborto,
en otros está despenalizado, pero nuestros cuerpos todavía son emblemas
pornográficos.
Al comienzo del tercer milenio, las mujeres están dispuestas a consolidar su
ciudadanía plena, es decir a reivindicar su derecho indiscutible a intervenir, con
todas las garantías, en el ámbito público, en el gobierno y en la sociedad.
No obstante, es necesario reconocer que todavía, las mujeres son las más
pobres entre los pobres. Cerca de mil millones de mujeres en el mundo viven
bajo la línea de pobreza extrema; aún no es paritaria la educación inicial y
profesional entre hombres y mujeres.
A medida que el feminismo20 ha ido cobrando fuerza en todo el mundo, el Día
Internacional de la Mujer ha ido perdiendo su carácter obrero21, pasando a ser
una jornada de lucha en la que se reclaman los derechos de todas las mujeres
en todos los ámbitos. Año tras año, miles de mujeres salen a las calles de todo
el mundo para demandar nuevos derechos, defender los ya conquistados y
luchar contra aquellas leyes que las discriminen o que rechacen el principio de
igualdad de sexos y de oportunidades.

El 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, se celebra en todo el mundo.


Mujeres y hombres22 que trabajan por las causas de las mujeres, conmemoran
20
En el ultimo apartado se habla mas específicamente de esta corriente.
21
Recordemos que la lucha empezó solo por defender los derechos de las mujeres en el
aspecto laboral.
22
Podemos darnos cuentas que ahora no sola las mujeres pelean por sus propios derechos,
sino que existe una solidaridad de parte del sexo masculino, lo cual es un gran avance y
los esfuerzos que ellas han realizado por alcanzar la igualdad, la justicia, la paz
y el desarrollo. Más allá de las fronteras y diferencias étnicas, lingüísticas,
culturales, económicas y políticas, las mujeres de los cinco continentes
organizan diversos eventos para festejar este día.
El objetivo de la ONU al declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la
Mujer es unir esfuerzos para poner fin a la discriminación por motivos de
genero, cuando y donde quiera que esta ocurra. Es preciso que toda la
humanidad tenga plenas facultades para aportar su contribución al desarrollo
de la sociedad y el adelanto de la civilización.
Por ello, debemos de luchar por nuestros derechos específicos -porque la ley
reconoce a la igualdad-, es necesario abordar el 8 de marzo como la única y
más importante jornada mundial de reflexión, de lucha y demanda de los
derechos de las mujeres, y que debemos de informar sobre todo conocer
nuestros derechos.

RESPECTO A LA RELIGION

Las religiones monoteístas están a favor de la idea de que las mujeres son más
débiles e inferiores al hombre.

cambio si comparamos con épocas anteriores.


En la Biblia, San Pablo pide a las mujeres que obedezcan a sus maridos y Dios
situó a Eva bajo el mandato de Adán23, en estos momentos nos planteamos
una pregunta: ¿Dios era machista?, nos basamos en el hecho, por ejemplo,
que no hubiera ningún apóstol mujer, es posible que en todo el mundo, no
hubiera una mujer digna de esa tarea, que ni una sola mujer fuera más
adecuada para ese puesto que un hombre, aunque también podemos
plantearnos esta otra pregunta: ¿Dios se adaptó a su tiempo y ya que la
sociedad era machista pensó que las mujeres no serían respetadas?.

En el hinduismo24 la mujer debe adorar al hombre y dicen que esa adoración


será la que los proteja y mantenga.

Y ni hablar de la religión musulmana, en donde la palabra de la mujer no


cuenta, y tiene una seria de obligaciones a la que esta sujeta.

FEMINISMO Y MACHISMO

Para poder comprender un poco mejor todo esto de la lucha de las mujeres a
través de los años para lograr la igualdad social y defender sus derechos, es

23
Recordemos que también en esta parte se situó a la mujer (Eva) como la culpable e incitadora del
pecado.
24
Tradición religiosa que se practica en la India
necesario explicar los dos movimientos que provocaron esta constante lucha, el
machismo como ofensor y el feminismo como defensor ante las mujeres.
Una de las acciones más antiguas del hombre es el ser machista, la cual, ha
sido soportada por las mujeres hasta nuestros días. A pesar de lo
evolucionados que nos creemos, aún en nuestra sociedad existen acciones
machistas en el trabajo, la religión y la sociedad en general.
Las mujeres empezaron a reaccionar en el año 1970, año de la Revolución
Feminista, con lo que consiguieron algunos de los derechos más importantes,
no acabando por eso el machismo en nuestra sociedad pero si reduciéndose
en gran número.
El año 197525 fue declarado como año de la mujer y cada diez años esto se
celebra uniendo a cientos de mujeres que intentan mejorar su estatus social
con una convención mundial.
Feminista: Partidario/a del feminismo.
Machista: Partidario/a del machismo.
Feminismo: movimiento a favor de la igualdad de derechos y oportunidades
entre hombres y mujeres. El feminismo niega la “inevitabilidad” 26 de la
superioridad masculina tanto en el ámbito profesional como en el personal,
afirmando que esta dominación masculina sobre la mujer surge no de una
superioridad física o intelectual, sino de una amplia gama de estereotipos
relativos al sexo.
Machismo: discriminación a la mujer adoptada por los hombres.
MOVIMIENTO FEMINISTA: Movimiento Para conseguir la igualdad política,
social y económica entre hombres y mujeres. Surgió en Europa a finales del
siglo XVIII, aunque ya en 1970 la mayoría de las mujeres habían conseguido
mejorar sus derechos, por el momento, aún no se ha logrado la total igualdad
política, social y económica.
Algunos de los derechos de igualdad más importantes que se defienden son la
igualdad de oportunidades en el trabajo y la educación, el derecho al voto, el
control a la propiedad privada y el derecho a la libertad sexual.

25
Año en que la ONU estableció el 8 de marzo como día Internacional de la Mujer.
26
Las feministas afirman que si se puede evitar el mito de la superioridad femenina.
No tiene una estructura jerárquica tampoco se basa en un conjunto de
principios formales, su tema central es que las mujeres sufren la opresión no
compartida por el hombre, ya que estos son beneficiados en todos los sentidos.

Para dar por terminado un resumen de la evolución de los derechos de las


mujeres, resta nombrar algunos hechos significativos del Feminismo:

• Las mujeres cultas y reformistas de clase media eran sus dirigentes.


• Más de 100 personas celebraron la primera convención de los derechos
de la mujer en Séneca Falls, Nueva York (1848), dirigida por Lucretia
Molt y Elizabeth Cady Stanton (igualdad de derechos, incluido el de voto,
y el fin de la doble moralidad).
• Las feministas británicas se reunieron por primera vez en 1855.
• El libro “Sobre la esclavitud de las mujeres” (1869), por Jhon Stuart Mill
fue basado en las conversaciones con su mujer (Harriet Taylor Mill), se
centraba en el derecho del voto y ayudó mucho para este hecho,ya que
fue escrito por un hombre, aunque este derecho no se incluyó hasta
finales del siglo XIX y bien entrado el XX, en España se concedió en
1932 en la II República. Existen países como Kuwait, Arabia Saudí y
Jordania donde la mujer no tiene derecho a votar.

CONCLUSION
La evolución de los derechos de la mujer implico un largo proceso de muchos
años para conseguir el lugar que hasta ahora tienen.
Han existido épocas en la que no existió un avance, sino que las mujeres
estaban estancadas en las ideas machistas en las cuales creían a la mujer
inferior al sexo masculino y en donde las creían inútiles. Después podemos
encontrar épocas en las que ha habido una pequeña mejora. Pero
prácticamente esto lo venimos a ver hasta finales del siglo XIX; épocas como la
anterior al cristianismo, el cristianismo, la edad media y el renacimiento solo
representaron una desventaja para la situación política, económica y social de
la mujer.
El feminismo fue un factor de mucha importancia que impulso a las mujeres
para darse a respetar y defender su igualdad ante el varón.
Si no hubiesen existido mujeres tan valientes y tan dignas como para defender
sus derechos, seguiríamos hasta hoy en día, bajo el control masculino;
sabiendo claramente que contamos con la misma capacidad de pensar y
decidir sobre nuestras vidas.
Las mujeres han aportado varias cosas en la vida social, económica y política
de la historia de la humanidad, y esto no se hubiera podido lograr sino hubieran
conseguido ese derecho para expresarse y desenvolverse según su libre
albedrío.
El proceso no fue nada fácil y llevo su tiempo, pero hoy que ya podemos gozar
de los derechos por lo que lucharon las mujeres durante épocas anteriores,
debemos sentirnos orgullosas de estar en la posición en la que estamos y
seguir esta lucha por lograr la completa igualdad en todo los ámbitos, luchar
por demostrar que merecemos esos lugares, y por hacer entender al hombre
que su superioridad en la fuerza física no significa nada para la capacidad con
la que cuentan las mujeres; no nos debemos conformar con lo ya logrado, sino
en honor a todas estas mujeres luchadoras, seguir demostrando que la mujer
es algo mas que un objeto de reproducción, sino que es un ser elemental en la
vida.