P. 1
Derecho a La Igualdad =)

Derecho a La Igualdad =)

|Views: 5.396|Likes:
Publicado pordiosesamor12
aki pueden ncontrar informacion sobre este derecho cmo tb algunas deficiones, espero q les sea util ciaooo
aki pueden ncontrar informacion sobre este derecho cmo tb algunas deficiones, espero q les sea util ciaooo

More info:

Published by: diosesamor12 on Nov 04, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/28/2013

pdf

text

original

MARCO TEÓRICO

DERECHO A LA IGUALDAD

1.1

DEFINICIONES: DERECHO: El derecho es el conjunto de leyes, resoluciones, reglamentos creadas por un Estado, que pueden tener un carácter permanente y obligatorio de acuerdo a la necesidad de cada una y que son de estricto cumplimiento por TODAS las personas que habitan en esa comunidad para garantizar la buena convivencia social entre estas y que la resolución de los conflictos de tipo interpersonal lleguen a buen puerto. Así mismo es conjunto de las leyes y disposiciones que determinan las relaciones sociales desde el punto de vista de las personas y de la propiedad. Estas normas jurídicas son reglas de convivencia impuestas obligatoriamente por el Estado. En caso de incumplimiento, son aplicadas con el uso de la fuerza. IGUALDAD: La igualdad es un principio que intenta colocar a las personas situadas en idéntica condición, en un plano de equivalencia. Ello implica una conformidad o identidad por coincidencia de naturaleza, circunstancias, calidad, cantidad o forma. De modo tal que no se establezcan excepciones o privilegios que excluyan a una persona de los derechos que se conceden a otra, en paridad sincrónica o concurrencia de razones. La igualdad es el trato idéntico que un organismo, estado, empresa, asociación, grupo o individuo le brinda a las personas sin que medie ningún tipo de reparo por la raza, sexo, clase social u otra circunstancia plausible de diferencia o para hacerlo más práctico, es la ausencia de cualquier tipo de discriminación. Según Kymlicka la “Igualdad” consiste en la aceptación de que los intereses de cada miembro de la comunidad importan, e importan de una manera igual; y que cada ser humano tiene derecho a una igual consideración y respeto por parte de su Estado.

DERECHO A LA IGUALDAD

DERECHO A LA IGUALDAD

Según la Carta Magna en el inciso 2 del Artículo 2 de la Constitución vigente que a la letra dice. "Que toda persona tiene derecho a la igualdad ante la Ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole" La Constitución Española expresa la igualdad como valor superior del ordenamiento, en el Estado social de Derecho (artículo 1.1 de la Constitución Española, en adelante CE). Esta exigencia trasciende al artículo 14 CE, que establece, de modo explícito y formal, la igualdad ante la Ley al señalar que “los españoles son iguales ante la Ley”, y prohíbe la discriminación por motivos tasados (nacimiento, raza, sexo, religión, opinión) y –en términos generales-, por “cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. De este modo, prescribe un principio general, la igualdad de todos los ciudadanos españoles ante las normas, que se extiende a la aplicación de todo el ordenamiento jurídico.

1.2

ANTECEDENTES HISTÓRICOS: Desde una perspectiva histórica su géneris se remonta al acta de Independencia de los Estados Unidos de fecha 4 de Julio de 1776, en donde se proclamo lo siguiente: «Sostenemos como verdades evidentes que todos los hombres han sido creados iguales...» «Ningún hombre o grupo de hombres tiene derecho, privilegio o ventajas exclusivas o separadas de la comunidad" Asimismo, en el artículo 1 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del ciudadano (Francia, 1789) se estableció que: "Todos los hombres nacen y viven libres e iguales en derechos; las distinciones sociales solo pueden fundarse en la utilidad común" Igualmente en el artículo 6 del citado texto se señalo que: "La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen el derecho de concurrir a su formación personalmente o por representantes. Ella debe ser la misma para todos, lo mismo cuando proteja como cuando castigue. Siendo todos los ciudadanos iguales ante ella, son igualmente admisibles a todas

DERECHO A LA IGUALDAD

las dignidades, cargos y empleos públicos, según su capacidad, sin otra distinción que la de su virtud o la de su talento". A tenor del contenido de las disposiciones antes glosadas y como bien refiere el profesor Francisco Fernández Segado, en el pensamiento liberal de finales del siglo XVIII y a lo largo del siglo XIX, el principio de igualdad se manifiesta básicamente como una paridad ante la ley. Esto es, como una equiparidad sin acepción de las personas, en torno a los alcances normativos de un precepto legal. La afirmación del principio de igualdad como referente coexistencial moderno fue apareja de la afirmación de la libertad. Su presencia destruyo todo vestigio de funcionamiento estamental de la sociedad; el cual había prevalecido durante todo el medievo europeo, que dividía jurídicamente a los hombres tercialmente en nobleza, clerecía y pueblo, más que apuntar a la eliminación de los privilegios de casta, aspiraba a la consagración principista del concepto de la generalidad de la norma dictada por la autoridad política, así como a la eficacia erga onmes de las disposiciones legales, a las que debían sujetarse todos los individuos sin distinción. En ese contexto, el principio de igualdad quedó subsumido dentro del principio de legalidad. Por consiguiente, se consideraba como iguales a aquellos a quienes la ley considera como tales y diferentes a aquellos otros a quienes ella misma diferenciara. En ese sentido se consideraba que la ley era igual para todos, porque esta reunía las características de universalidad y generalidad. En razón de la primera se determinaba normativamente el conjunto de ideas o conceptos esenciales referidos a una específica forma de relación jurídica, lo que le daba a dichos tipos de ligazón una naturaleza o carácter común.4 Es evidente que dentro de dicho marco histórico ideológico, la vigencia y aplicabilidad del principio de igualdad quedaba supeditada a la voluntad del legislador. Este tenía como principal punto de orientación para consagrar dicha equiparidad personal, la imposibilidad de establecer diferencias que no resultaren del libre juego de las fuerzas sociales. En ese sentido, se postuló la neutralidad e imparcialismo del cuerpo político frente a sus súbditos o ciudadanos. Se establece que la sociedad civil como hecho oriundo y ajeno al estado, no encontraba obstáculo para considerar naturales y consecuentemente juridizables

DERECHO A LA IGUALDAD

las diferencias que la propia sociedad estableciere. Tal como puede desprenderse de sus prístinos enunciados ideológicos, la clásica enunciación de la igualdad ante ley constituye una igualdad formal; la cual devenía en insuficiente a la luz de las reflexiones que nos brinda la historia de la coexistencia social. El cambio de orientación del sentido de la igualdad, se generará con la aparición de las corrientes políticas revolucionarias post - liberales (social demócratas, anarquistas, marxistas, etc.) y por la propia doctrina social de la Iglesia. A raíz de ello se comenzará al reivindicar la necesidad de que la igualdad no sea concebida exclusivamente en términos formales, sino que adquiera complementariamente un sentido material. Esto es, que la igualdad en el goce pleno de los derechos fundamentales y la búsqueda de la plena realización personal se convierte en un logro o meta histórica a alcanzar mediante la actuación directa o indirecta del Estado. A partir de allí se comienza a reivindicar la necesidad que la igualdad no sea concebida como un principio exclusivamente formal, sino que la equiparidad de oportunidades se volviera en un objetivo o meta a alcanzare mediante la actuación del Estado. Por ende, para que todos los seres humanos podamos tener acceso a las mismas oportunidades de realización personal y coexistencial; y para que los beneficios de la ley no denieguen en una quimera, es preciso que se atenúen los desequilibrios que infraccionan el orden natural. A la denominada igualdad ante la ley, hay que confrontarla en la praxis con la denominada igualdad real; lo que se traduce en la verificación efectiva de todo aquello que la primera enuncia. Se trata de comprobar de qué modo ello se cumple en función de una serie de condicionamientos de carácter económico, social cultural, etc.

1.3

NIVELES DE ANÁLISIS DE LA IGUALDAD El tema de la igualdad, en general, puede ser estudiado desde tres niveles distintos de análisis, como recuerda Paolo Comanducci (1992):

DERECHO A LA IGUALDAD

a) El primer nivel es el lógico-lingüístico. En este nivel se busca responder a los problemas que ofrece la pregunta “¿igualdad en qué sentido?”. Se trata de atribuir un significado al vocablo igualdad, de determinar sus usos lingüísticos. b) El segundo nivel es el filosófico-político. En este nivel se deben afrontar los problemas relacionados con las dos preguntas siguientes: “¿por qué igualdad?” y “¿qué igualdad?” Se trata, por tanto, de encontrar la justificación de la igualdad como valor a proteger, y de elegir entre los distintos tipos de igualdad. Para poder llevar a cabo dicha elección hay que distinguir primero entre los distintos tipos de igualdad que existen. En este segundo nivel, Ronald Dworkin ha distinguido la “igualdad económica” de la “igualdad política”. La igualdad económica, de acuerdo con el mismo autor, se puede definir de dos modos distintos. El primero es tomando en cuenta los recursos con que cuentan los individuos, de tal forma que la igualdad económica vendría determinada en términos de riqueza o de ingreso. El segundo modo de definir la igualdad económica no tiene que ver con la igualdad de ingresos o de riqueza, sino con el bienestar de las personas, determinada por la cantidad de recursos de que dispone el individuo para la realización de sus reales de los individuos, pues se enfoca de manera fundamental al bienestar, haciendo de los recursos un elemento puramente instrumental. La distinción que hace Dworkin es relevante para el entendimiento jurídico. Un análisis muy completo y detallado, en el que también se apoya Comanducci, se puede ver en Peter Westen (1990). La igualdad política, por su parte, tiene una estrecha relación con el concepto mismo (o uno de los conceptos posibles) de democracia. En efecto, si por democracia entendemos una forma de gobierno en la que todos los ciudadanos son considerados iguales en la participación política (o en el derecho a ella), entonces habrá que determinar —desde el punto de vista político— el significado de esa igualdad (Bovero, 2000: 14). En términos generales, la igualdad política dentro de una democracia significa que todas las personas que pertenecen a una comunidad —o la amplia mayoría de ellas — pueden participar en la formulación de las normas jurídicas que rigen dentro de esa comunidad y que todas ellas son igualmente elegibles para ocupar los cargos públicos que se determinan por medio del sufragio popular.

DERECHO A LA IGUALDAD

Consecuencia de este significado de la igualdad política es el principio de que a cada persona corresponde un voto, es decir, la asignación de “una cuota igual de participación en el proceso político decisional”, como resultado del reconocimiento de que “los juicios, los pareceres y las orientaciones políticas de todos los individuos considerados tienen una igual dignidad” (Bovero, 2000). c) El tercer nivel es el jurídico, se trata de contestar la pregunta “¿cómo lograr la igualdad?” Al estar el principio de igualdad recogido en los textos constitucionales, desde el punto de vista de la dogmática constitucional no tenemos la necesidad de justificarlo como valor, sino de explicar las condiciones para aplicarlo. La vertiente jurídica del estudio de la igualdad debe afrontar la cuestión de las diferentes manifestaciones —jurídicas— del principio. Esto supone el análisis de los tipos de normas que contienen, detallan y desarrollan el principio de igualdad. 1.4 MODALIDADES JURÍDICAS DEL PRINCIPIO DE IGUALDAD Los ordenamientos jurídicos contemporáneos, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, recogen de muy diferentes formas el principio de igualdad. Varias de esas formas han sido de reciente creación, mientras que otras se encuentran, como ya se ha señalado, en los primeros textos del constitucionalismo moderno, dentro de lo que Peter Häberle ha llamado “la hora inaugural” del Estado constitucional (Häberle, 1998). Son cuatro los principales tipos de normas jurídicas que contienen mandatos de la igualdad en general: A) El principio de igualdad en sentido estricto, ya sea como valor o como principio. Los ejemplos que se podrían poner de esta modalidad son innumerables. Comienzan en el ya citado artículo 1 de la declaración francesa de derechos de 1789. Más recientemente se encuentran en los artículos 1 (Que lo y 14 de la considera un “valor superior del ordenamiento jurídico”) casi todas las constituciones emanadas durante el siglo XX.4

Constitución española de 1978 (“Los españoles son iguales ante la ley...”) y en

DERECHO A LA IGUALDAD

B) El mandato de no discriminación. Se trata de una variable del principio general de igualdad que suele acompañarse de una lista de criterios que se consideran “especialmente odiosos” o sospechosos de violar ese principio general si son utilizados por algún mecanismo jurídico (ya sea, por mencionar algunos casos, en una ley, una sentencia o un contrato). El mandato a la no discriminación en nuestro país tienen una connotación no solo en el marco del derecho interno peruano, sino también a nivel supranacional ya que el mandato de la no discriminación está contemplado en diversos documentos como son la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana de Derechos Humanos y demás foros internaciones donde se tiene como primacía el derecho a no ser discriminado en todas sus vertientes. En este orden de ideas, el Estado Peruano ha dictado una serie de normas de carácter administrativa que sanciona el fenómeno de la discriminación en nuestro país como también lo incorporó de manera sosegada en nuestra legislación penal el 23 de mayo del 2000 (artículo 323º del Código Penal) al expedirse la Ley Nº 27270, ley contra actos de Discriminación, sancionando 02 modalidades de conducta como son: el discriminar a una o más personas o grupo de personas; así como, el de incitar o promover en forma pública actos discriminatorios. Un par de ejemplos de este tipo de normas, en el ámbito internacional, se encuentran en el artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948, que dispone: 1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamadas en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. 2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónoma o sometida a cualquier otra limitación de soberanía.

DERECHO A LA IGUALDAD

3 Una lista de los principios de igualdad en diversos ordenamientos constitucionales puede verse en Carbonell (2002). Y en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en la que se establece: “Artículo 21. Igualdad y no discriminación 1. Se prohíbe toda discriminación, y en particular la ejercida por motivos de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual”. C) La igualdad entre el hombre y la mujer. Se trataba de una lucha que venía de antiguo, comenzada con los movimientos sufragistas que tenían por objeto lograr el reconocimiento del derecho al voto para las mujeres (derecho que, por ejemplo, no fue logrado en países como Suiza sino hasta 1971). La sujeción evidente y humillante de la mujer por el diferente trato jurídico que se le daba en muchas legislaciones, en comparación con el hombre, hizo que en algunas cartas constitucionales se introdujera expresamente un principio de equiparación en derechos para uno y otro sexo. Tal es el caso de la Constitución mexicana, que mediante una reforma de 1974 introdujo un párrafo sencillo, pero contundente, en su artículo 4: “El varón y la mujer son iguales ante la ley”; la legislación mexicana, sin embargo, ha tardado muchos años en transformarse para hacer realidad ese mandato, y aún en la actualidad sigue manteniendo como derecho vigente una buena cantidad de normas discriminatorias hacia la mujer. D) La igualdad sustancial. El estadio más reciente en el recorrido de la igualdad a través del texto de las constituciones más modernas se encuentra en el principio de igualdad sustancial, es decir, en el mandato para los poderes públicos de remover los obstáculos a la igualdad en los hechos, lo que puede llegar a suponer, o incluso a exigir, la implementación de medidas de acción positiva o de discriminación inversa. Hay dentro de esta cuarta modalidad, al menos, dos distintos tipos de preceptos, unos que se podrían llamar de “primera generación” y otros que tal vez puedan ser calificados como de “segunda generación”. Entre los primeros se encuentran, por ejemplo, los artículos 9.2 de la Constitución española o 3.2 de la Constitución italiana.

DERECHO A LA IGUALDAD

Entre los segundos está el importante y polémico agregado de 1999 al artículo 3 de la Constitución francesa, que ha dado lugar a importantes cambios en la legislación electoral de ese país (al respecto, véase Carrillo, 2002; Pizzorusso y Rossi, 1999); el texto en cuestión dispone que “La ley favorece el igual acceso de las mujeres y de los hombres a los mandatos electorales y funciones electivas”. Este precepto se complementa con un añadido al artículo 4 de la misma Constitución, de acuerdo con el cual los partidos políticos deben contribuir a la puesta en acción del mandato del artículo 3 dentro de las condiciones que establezca la ley. Son mandatos de este tipo los que permiten el establecimiento, entre otras medidas, de las llamadas cuotas electorales de género, cuyo estudio se emprende en párrafos posteriores.

1.5

NOCIONES PREVIAS VINCULADAS A LA IGUALDAD La mejor comprensión del tema requiere distinguir las relaciones de la persona frente al Estado, frente a la naturaleza y frente a la sociedad. 1.5.1. Las relaciones de la persona frente al Estado Las constituciones decimonónicas regularon, fundamentalmente, la relación persona-Estado. Desde esta perspectiva, las libertades, derechos y garantías, incluida la igualdad, tienen, fundamentalmente, efecto vertical. Entonces, la principal obligación del Estado es mantener un ordenamiento en el que todos sean iguales. Para comprender mejor este punto inicial del razonamiento es conveniente distinguir las siguientes nociones: a) Igualdad en la ley. Se trata de un mandato dirigido principalmente al legislador, para que regule las diversas situaciones sin hacer discriminaciones odiosas. Normalmente, es una noción fácilmente verificable, pues hay discriminaciones obvias; por ejemplo, en 1880 la Corte Federal norteamericana dijo: “Si una ley excluyera a todos los hombres blancos de prestar servicios como jurado, nadie podría decir

DERECHO A LA IGUALDAD

que no se ha privado a los hombres blancos de la protección igualitaria de la ley”. Sin embargo, las cosas no se muestran siempre con tanta claridad; justamente, la noción de discriminación indirecta y oculta permite valuar el impacto negativo (impatto negativo, en la terminología italiana) de ciertos actos y comportamientos aparentemente neutros y formalmente iguales. b) Igualdad ante la ley. Es propia de la aplicación de la ley y, consecuentemente, es una regla dirigida y aplicada fundamentalmente por los jueces. La interpretación judicial juega un rol superlativo y la pregunta a contestar es: ¿cuál es la función del juez y del legislador frente a los comportamientos sociales? Sobre el punto, cabe recordar que en 1896, en el caso Plessy c/ Ferguson, no obstante que ya se había introducido la enmienda XIV (regla de la igualdad ante la ley), la Corte Suprema de Estados Unidos, con el voto disidente del juez Harlan, consagró la validez de la regla “separados pero iguales” y decidió que una ley que permite la segregación racial bajo condiciones separadas pero iguales no viola la garantía constitucional de la protección igualitaria de las leyes. Se trataba de una ley de Luisiana que segregaba racialmente a los pasajeros de los ferrocarriles. Plessy era en 7/8 caucásico (blanco) y un 1/8 afroamericano; dado que insistió en encontrar lugar en el vagón de los blancos, fue obligado a descender del tren y arrestado. La Corte dijo que la mera distinción legal entre raza blanca y de color no destruye la igualdad ni convierte a una en sierva de la otra y que la enmienda no pretende una igualdad social distinta; las leyes que imponen la separación —explicó— no implican establecer que una raza es superior o inferior a la otra; simplemente son actos del poder de la Policía de un estado. Finalmente, según la Corte “no es misión de la ley erradicar el perjuicio o imponer la integración racial; por el contrario, el encuentro de las dos razas, para ser realmente igualdad social, debe ser el resultado de una afinidad natural, de un mutuo reconocimiento de los méritos de una y

DERECHO A LA IGUALDAD

otra o de un consenso voluntario de los individuos y no el efecto de la intervención del legislador”, porque “la ley es impotente para radicar instintos raciales o abolir distinciones fundadas en la diferencia física, y cualquier intento de hacerlo sólo podrá tener por efecto agravar la dificultad actual”. La regla “separados pero iguales” se extendió a los establecimientos de enseñanza sostenidos con fondos públicos. Adviértase que la doctrina Plessy suponía al menos formalmente que las facilidades en los servicios públicos debían ser iguales para blancos y negros, pero rara vez (por no decir nunca) se daba esa igualdad. Así, por ejemplo, en Cumming c/Richmond County Board of Education, en 1899, la autoridad administrative escolar transformó una escuela secundaria de negros en una escuela primaria; ni construyó una escuela secundaria para negros ni se permitió a los negros ingresar a la escuela secundaria de los blancos; la consecuencia fue que sólo habían secundarias para blancos; sin embargo, la Corte entendió que no había violación a la regla “separados pero iguales”. En suma, en la práctica la regla fue “separación pero no igualdad”. Sin embargo, en Missouri c/Canada, en 1938, la Corte dio un gran paso con relación a las escuelas profesionales y los institutos de enseñanza superior; el estado de Missouri no permitía a los negros ingresar a las universidades blancas y tampoco creaba universidades negras. El Tribunal dijo que el Estado debía hacer una cosa o la otra y argumentó del siguiente modo: si por razones financieras o de otro carácter (por ejemplo, la escasez de talento docente disponible), es imposible que ciertos estados suministren facilidades iguales a las dos razas en estas áreas de instrucción, debe permitirse el ingreso de todos a la universidad que se tiene. Otro paso trascendente se dio en 1950 en Sweatt c/Painter, Texas tenía universidades para negros, pero era palmariamente inferior a la universidad blanca en espacios, bibliotecas, oportunidades para los estudiantes, etcétera. La Corte dijo que la institución negra no ofrecía a sus alumnos “esas cualidades que no admiten una medición objetiva,

DERECHO A LA IGUALDAD

pero que determinan la grandeza de una escuela de leyes” y decidió que la situación vulneraba la regla de la igualdad. de sida al que fue sometido un subcomisionado sin su consentimiento: “Al trato discriminatorio no se le combate mediante el ocultamiento de la característica personal que lo suscita, sino por la superación cultural del prejuicio que lo motiva” (CSN 17/12/1996, s/n c/Policía Federal Argentina, ED 172-329, con nota desaprobatoria de Armando Andrruet, Dignidad humana, intimidad personal y sida). Aclaro que, pese a lo expuesto, el tribunal declaró ilegítimo el pase a retiro por “no contener una ponderación de los efectos reales de la diferencia inmunitaria sobre la aptitud laboral de la gente, máxime teniendo en cuenta el carácter de portador asintomático” y, en tal sentido, era discriminatorio y violaba la Convención de los Derechos Humanos. Votaron en disidencia parcial los doctores Fayt y Petracchi. Una decisión semejante tomó el mismo año en McLaurin c/Okahoma State Regents: Oklahoma permitía a los negros asistir a las universidades para blancos, pero había designado una sección especial de las clases, librerías, cafeterías, etcétera. La Corte dijo que este tipo de organización privaba a los estudiantes de la posibilidad de intercambiar ideas con los compañeros, elemento esencial para la educación. A esta altura de los acontecimientos, entonces, aunque la Corte no había invalidado la teoría separada pero igual, había hecho imposible la segregación en las escuelas profesionales. Se llega así a 1954, año del leading case Brown c/Board of Education; durante la presidencia de Warren, la Corte Federal, por mayoría, fundada en el voto disidente del juez Harlan en el caso Plessy c/Ferguson, abandonó definitivamente la regla segregacionista;10 con todas las letras, el Tribunal afirmó que la segregación racial en las escuelas públicas de los estados niega el derecho de los estudiantes de raza negra a la garantía de igualdad ante la ley;11 dijo también que “separar a unos niños de otros, de edad y calificaciones semejantes sólo a causa de su raza, genera un sentimiento de inferioridad acerca de su condición en la comunidad, sentimiento que puede afectar a sus

DERECHO A LA IGUALDAD

corazones y sus mentes de un modo que probablemente nunca podrá ser reparado”. Pero la ejecución del mandato judicial de Brown no fue de fácil ejecución. Muchos estados del sur se opusieron. Los gobernadores de Mississippi. Con el caso Brown se inicia la época moderna de la jurisprudencia en torno a la igualdad ante la ley, aunque ya en el caso Sweatt, en 1945, la Suprema Corte había declarado contraria a la decimocuarta enmienda una decisión de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas que había negado la admisión de un estudiante negro; el instituto superior se había fundado en que “las leyes del Estado estipulan que sólo los blancos pueden concurrir a las universidades”, personalmente, bloquearon la entrada a los colegios para que los negros no entraran, lo que motivó que el presidente Kennedy enviara tropas federales. Debido a la presión pública, pocos negros se animaban a ir a las escuelas de los blancos. No obstante los esfuerzos de la Corte, los progresos sociales fueron muy lentos, y aunque los segregacionistas sabían que perderían la guerra, hacía todo lo posible por demorar el proceso de integración. Diez años después de Brown, en 1964, 98 % de los niños negros todavía iban a colegios para negros. Ese año los avances fueron visibles, cuando el Congreso dictó la Civil Rights Act y, entre otras disposiciones, cortó la ayuda federal a las escuelas de distritos que segregaban a los negros. Estas sentencias permitieron que muchas escuelas se integraran racialmente. Sin embargo, dado que hay barrios predominantemente negros, la segregación siguió produciéndose en los hechos. No obstante que el Congreso dictó leyes que prohibían discriminar en los contratos de compraventa o de arrendamientos, de facto, los niños negros iban a una escuela y los blancos a otras. Las asociaciones de derechos civiles propusieron tener servicios de ómnibus que llevaran niños negros a las escuelas blancas y niños blancos a las escuelas negras. No obstante que el presidente Nixon era contrario a esta práctica denominada “busing”, que Warren se había jubilado y en su lugar había ingresado a la Corte un conservador (Burger), en 1971, por

DERECHO A LA IGUALDAD

unanimidad, el tribunal convalidó esa práctica en el caso Swann c/Charlotte-Mecklenburg Bord of Education. Dijo Burger que las autoridades están facultadas para tomar medidas que preparen a los estudiantes para vivir en una sociedad pluralista, por lo que cada escuela puede tomar medidas de modo que refleje la misma proporción que el distrito presenta como un todo. Para contrariar esta jurisprudencia, muchos blancos se mudaron de la ciudad a los suburbios y transfirieron sus hijos a escuelas privadas. Las organizaciones civiles propusieron entonces que el sistema del traslado se extendiera al paso de ciudad a los suburbios, pero en 1974, por cinco votos contra cuatro, la Corte rechazó esta práctica impuesta entre Detroit y los suburbios. Dijo que había que acreditar que en estas prácticas existía una voluntad segregacionista. En suma, la Corte eliminó la segregación de iure, pero no pudo con la segregación de facto; algunos dijeron que el tribunal y las asociaciones habían sido excesivamente ingenuos. Varias décadas más tarde hay que reconocer que muchas escuelas son en su totalidad de negros o blancos; la explicación es que negros y blancos tienden a vivir en distintos barrios y las normas obligan a los niños a asistir a las escuelas de su propio barrio; estas disposiciones persiguen un legítimo interés de eficiencia, pero en los hechos generan discriminación. Hoy la Corte Federal norteamericana resuelve que lo que la Constitución prohíbe es el trato diferencial por motivos de raza, pero no exige un accionar concreto para alcanzar un equilibrio racial. Así, por ejemplo, un departamento de policía puede establecer estándares idénticos para los postulantes negros y blancos, aún cuando un número desproporcionado de negros no sea capaz de satisfacerlos si esos requisitos no están motivados en prejuicios raciales. En tal sentido ha insistido en que “la Constitución meramente protege al individuo contra el accionar ilegal del gobierno, pero el Estado no tiene que eliminar las diferencias de hecho que no causó”. c) Igualdad por la ley. El Estado corrige ciertas desigualdades de hecho

DERECHO A LA IGUALDAD

a través de la ley.15 Teniendo en miras esta igualdad se ha dicho: “Legislar quiere decir clasificar, crear disparidad entre los sujetos del ordenamiento”. 1.5.2 La persona frente a la naturaleza La igualdad por la ley o a través de la ley implica reconocer las desigualdades de la naturaleza. Así se ha dicho: “Los hombres nacen iguales, pero en todos lados son diferentes”. En esta línea argumentaba Vauvenargues en el siglo XVIII: “Es falso que la igualdad sea una ley de la naturaleza. La naturaleza no ha hecho nada igual; su ley soberana es la subordinación y la dependencia. El nacimiento nos ha hecho hermosos o feos, vigorosos o endebles, inteligentes o estúpidos, con un carácter enérgico o vacilante”. La afirmación “todos los hombres han sido creados iguales” no es, entonces, una verdad científica, sino una afirmación política.18 En este sentido decía Rousseau: “Debido a que la fuerza de las circunstancias tiende siempre a destruir la igualdad, la fuerza de la legislación debe tender siempre a mantenerla”. La obligación del Estado, entonces, no es abstenerse; por el contrario, está llamado a promover la igualdad a través de medidas concretas, a volverla más real, a corregir las desigualdades naturales y sociales, a emancipar a las víctimas de los desequilibrios sociales. 1.5.3 La persona frente a la sociedad. La noción de igualdad sustancial Toda persona vive en sociedad y, consecuentemente, no sólo se relaciona con el Estado sino también con otras personas individuales y con grupos técnicamente). La toma de conciencia de esta realidad ha hecho que el problema de la libertad hoy se plantee al nivel de los poderes de la sociedad civil: “No importa tanto que el individuo sea libre respecto del Estado si después no es libre en la sociedad. Lo que caracteriza a la sociedad tecnocrática no de personas (más o menos fuertes económica y

DERECHO A LA IGUALDAD

es el hombre esclavo, el hombre siervo, sino el no hombre, el hombre reducido a autómata, a engranaje de una gran máquina”. La sociedad, en su totalidad, se considera como una inmensa competición para la consecución de bienes escasos y el principio de igualdad de oportunidades, elevado a principio general, apunta a situar a todos los miembros de una determinada sociedad en las condiciones de participación en la competición de la vida, o en la conquista de lo que es vitalmente más significativo partiendo de posiciones iguales. Ahora bien, hay que atender al hecho de que, precisamente, si situamos individuos desiguales por nacimiento en las mismas condiciones de partida, puede ser necesario favorecer a los más desposeídos y desfavorecer a los más acomodados, es decir, introducir artificialmente, o bien imperativamente, discriminaciones de otro modo no existentes, como sucede en algunas competiciones deportivas en las que a los competidores menos experimentados se les concede una cierta ventaja respecto de los que lo son más. De tal modo, una desigualdad se convierte en instrumento de igualdad, por el simple motivo de que corrige una desigualdad precedente; la nueva igualdad es el resultado de la nivelación de dos desigualdades. 1.5.4 Algunas figuras jurídicas que presuponen: 1.5.4.1. Distinciones entre igualdad formal y sustancial: Muchas figuras jurídicas existentes en los más diversos ámbitos reconocen su fundamento en la idea de igualdad sustancial y, consecuentemente, tienden a equiparar situaciones reales desigualitarias. Véanse estos dos ejemplos: a) La noción de “patrimonio común de la humanidad”, aunque las cosas sean res communis, son los Estados poderosos los que las usan y disponen de ellas; por eso, como respuesta a la creciente inquietud mundial al peligro de agotamiento de los recursos fitogenéticos de nuestro planeta,

DERECHO A LA IGUALDAD

La Conferencia de la FAO, en su resolución 8/83, emitió una declaración cuyos principios básicos son:

• Los recursos fitogenéticos son un patrimonio de la
humanidad.

• Por esta razón, deben estar disponibles para su utilización
en beneficio de la generación presente y las futuras. Los espacios y los recursos comprendidos en tal patrimonio quedan, de hecho, sujetos a un régimen específico, cuyos elementos básicos son: • La prohibición de apropiaciones nacionales. • El destino para fines pacíficos.

• Su utilización en interés de la humanidad, con especial
atención a los países y sectores más desprotegidos.

• Creación de un organismo internacional dotado de poderes
adecuados para gestionar el patrimonio (internacionalismo institucional). b) Derecho de réplica. Frente a las intromisiones a la intimidad y los ataques al honor, es necesario poner a las personas en el mismo punto de partida que a los poderosos medios masivos de comunicación; de allí el reconocimiento del derecho de réplica contra quien se ubica en una posición económica y técnica que hace posible la injerencia o ataque.

1.6

PRINCIPIOS DE IGUALDAD Conlleva a lo siguiente:

a) ABSTENCIÓN de toda acción legislativa o jurisdiccional tendiente a la
diferenciación arbitraria, injustificada y no razonable.

DERECHO A LA IGUALDAD

b) EXISTENCIA DE UN DERECHO SUBJETIVO destinado a obtener un trato igual, en función de hechos, situaciones y relaciones homologas. El derecho a la igualdad funciona en la medida en que se encuentra conectado con los restantes derechos, facultades y atribuciones constitucionales y legales.

1.7

LEGISLACIÓN COMPARADA:

Argentina Artículo 16.- La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley, y admisibles en los empleos sin otra condición que la idoneidad. La igualdad es la base del impuesto y de las cargas públicas.

Bolivia Artículo 6.- Todo ser humano tiene personalidad y capacidad jurídica, con arreglo a las leyes. Goza de los derechos, libertades y garantías reconocidos por esta Constitución, sin distinción de raza, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen, condición económica o social u otra cualquiera... Artículo 19.- La Constitución asegura a todas las personas: 2. La igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupos privilegiados... Ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias;...

Colombia

DERECHO A LA IGUALDAD

Artículo 13.- Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o marginados. El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o malos tratos que contra ellas se cometan. Artículo 14.- Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Costa Rica Artículo 33.- Todo hombre es igual ante la ley y no podrá hacerse discriminación alguna contraria a la dignidad humana. Artículo 54.- Se prohíbe toda calificación personal sobre la naturaleza de la filiación.

Cuba Artículo 41.- Todos los ciudadanos gozan de iguales derechos y están sujetos a iguales deberes. Artículo 44.- La mujer y el hombre gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar. El Estado garantiza que se ofrezcan a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que al hombre, a fin de lograr su plena participación en el desarrollo del país. El Estado organiza instituciones tales como círculos infantiles, seminternados e internados escolares, casas de atención a ancianos y servicios que facilitan a la familia trabajadora el desempeño de sus responsabilidades.

DERECHO A LA IGUALDAD

Al velar por su salud y por una sana descendencia, el Estado concede a la mujer trabajadora licencia retribuida por maternidad, antes y después del parto, y opciones laborales temporales compatibles con su función materna. El Estado se esfuerza por crear todas las condiciones que propicien la realización del principio de igualdad.

Ecuador Artículo 23.- Sin perjuicio de los derechos establecidos en esta Constitución y en los instrumentos internacionales vigentes, el Estado reconocerá y garantizará a las personas los siguientes: 3. La igualdad ante la ley. Todas las personas serán consideradas iguales y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin discriminación en razón de nacimiento, edad, sexo, etnia, color, origen social, idioma; religión, filiación política, posición económica, orientación sexual; estado de salud, discapacidad, o diferencia de cualquier otra índole. Artículo 34.- El Estado garantizará la igualdad de derechos y oportunidades de mujeres y hombres en el acceso a recursos para la producción y en la toma de decisiones económicas para la administración de la sociedad conyugal y de la propiedad. Artículo 41.- El Estado formulará y ejecutará políticas para alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, a través de un organismo especializado que funcionará en la forma que determine la ley, incorporará el enfoque de género en planes y programas, y brindará asistencia técnica para su obligatoria aplicación en el sector público. Artículo 1. En los Estados Unidos mexicanos, todo individuo gozará de las garantías que otorga esta constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse, sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece.

DERECHO A LA IGUALDAD

Artículo 12. En los Estados Unidos Mexicanos no se concederán títulos de nobleza, ni prerrogativas y honores hereditarios, ni se dará efecto alguno a los otorgados por cualquier otro país.

Nicaragua Artículo 27.- Todas las personas son iguales ante la ley y tiene derechos a igual protección. No habrá discriminación por motivo de nacimiento, nacionalidad, credo político, raza, sexo, idioma religión, opinión, origen, posición económica o condición social. Los extranjeros tienen los mismos deberes y derechos que los nicaragüenses, con la excepción de los derechos políticos y los que establezcan las leyes; no pueden intervenir en los asuntos políticos del país. El Estado respeta y garantiza los derechos reconocidos en la presente Constitución a todas las personas que se encuentren en su territorio y estén sujetas a su jurisdicción. Artículo 48.- Se establece la igualdad incondicional de todos los nicaragüenses en el goce de sus derechos políticos, en el ejercicio de los mismos y en el cumplimiento de sus deberes y responsabilidades, existe igualdad absoluta entre el hombre y la mujer. Es obligación del Estado eliminar los obstáculos que impidan de hecho la igualdad entre los nicaragüenses y su participación efectiva en la vida política, económica y social del país. Artículo 20.- Los panameños y los extranjeros son iguales ante la Ley; pero esta podrá, por razones de trabajo, de salubridad, moralidad, seguridad pública y economía nacional, subordinar a condiciones especiales o negar el ejercicio de determinadas actividades a los extranjeros en general. Podrán, asimismo, la Ley o las autoridades, según las circunstancias, tomar medidas que afecten exclusivamente a los nacionales de determinados países en caso de guerra o de conformidad con lo que se establezca en tratados internacionales.

Paraguay

DERECHO A LA IGUALDAD

Artículo 47.- De las Garantáis de la Igualdad El Estado garantizará a todos los habitantes de la República: 1 .la igualdad para el acceso a la justicia, a cuyo efecto allanará los obstáculos que la impidiesen; 2.1a igualdad ante las leyes; 3.1a igualdad para el acceso a las funciones públicas no electivas, sin más requisitos que la idoneidad, y 4.1a igualdad de oportunidades en la participación de los beneficios de la naturaleza, de los bienes materiales y de la cultura.

República Dominicana Artículo 8.- Se reconoce como finalidad principal del Estado la protección efectiva de los derechos de la persona humana y el mantenimiento de los medios que le permitan perfeccionarse progresivamente dentro de un orden de libertad individual y de justicia social, compatible con el orden público, el bienestar general y los derechos de todos. Para garantizar la realización de esos fines se fijan las siguientes normas: 5. A nadie se le puede obligar a hacer lo que la ley no manda ni impedírsele lo que la ley no prohíbe. La ley es igual para todos: no puede ordenar más que lo que es justo y útil para la comunidad ni puede prohibir más que lo que le perjudica. ...

Uruguay Artículo 8.-Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos o las virtudes. Artículo 9.- Se prohíbe la fundación de mayorazgos. Ninguna autoridad de la República podrá conceder título alguno de nobleza, ni honores o distinciones hereditarias.

Venezuela

DERECHO A LA IGUALDAD

Artículo 21.- Todas las personas son iguales ante la ley, y en consecuencia: I. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona. 2. La ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva; adoptará medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables; protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan. 3. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudadana; salvo las fórmulas diplomáticas. 4. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias

1.8.

CONCLUSIONES:

DERECHO A LA IGUALDAD

1.9.

ANEXOS:

DERECHO A LA IGUALDAD

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->