Está en la página 1de 1

Catálogo  “Juego  de  Damas”;  muestra  itinerante;  junio  1995  

 
En  1989  Adriana  Miranda  exhibió  fotografías  de  su  cuerpo  a  que  mostró  desde  una  postura  
rebelde.  Primeros  planos  de  velludas  piernas  y  axilas  proponían,  desde  una  estética  punk,  la  
posibilidad  de  una  sensualidad  y  un  erotismo  diferente  que  excluía  los  estereotipos  de  un  
cuerpo  ideal  de  mujer  conseguido  a  través  de  una  cosmética  muchas  veces  torturante,  
impuesta  desde  la  sociedad  y  patrocinada  por  los  medios  de  comunicación.  
Las  fotografías  que  siguieron  a  estas  remiten  a  su  formación  cinematográfica.  Cada  toma  
parece  el  cuadro  de  un  film.  Tienen  el  dinamismo  de  una  acción  captada  espontáneamente  
pero  las  escenas  están  cuidadosamente  preparadas  y  dan  pie  para  la  fabulación  de  una  
historia.    
Posteriormente  su  intención  ha  sido  la  de  desvirtuar  géneros.  Recorriendo  hipódromos,  
zoológicos,  circos  y  campos  del  país,  así  como  también  reservas  del  África,  retrata  desde  
mascotas  hasta  animales  salvajes,  indagando  la  naturaleza  de  cada  individuo,  su  sicología,  
tratamiento  aparentemente  reservado  a  los  seres  humanos.  
Al  procesar  en  laboratorio  la  imagen  de  una  elefanta  con  su  cría  le  otorga  la  apariencia  antigua  
de  una  fotografía  de  álbum  familiar.  Al  mismo  tiempo  la  verdadera  foto  familiar  ha  sido  
abordada  como  naturaleza  muerta.  Una  jarra  con  flores  algo  marchitas  distorsiona  el  rostro  de  
la  artista  que  junto  a  su  madre  sonríe  desde  un  portarretratos.  
Disponiendo  lo  que  en  fotografía  publicitaria  se  llama  “mesa  de  productos”,  Miranda  reúne  
varios  pares  de  zapatos  abotinados  que  por  su  diferencia  de  tamaño  pertenecen  a  un  hombre  
y  a  una  mujer.  Su  disposición  desaliñada  y  la  carga  existencial  que  les  confiere  el  uso  remite  a  
la  prenda  abandonada  en  la  intimidad  de  una  cotidianeidad  compartida.  Colocados  en  un  
fondo  luminoso  en  el  que  parecen  flotar  se  transforman  en  símbolo  del  amor  de  pareja  en  el  
que  no  está  excluida  la  finisecular  ambigüedad  sexual.    
Otras  veces  el  comentario  sobre  el  amor  es  irónico.  Una  obra  muestra  unos  muñequitos  de  
bodas  en  medio  del  agua,  planteando  el  descrédito  de  la  institución  matrimonial  que  aquí  
parece  naufragar.    
Miranda  utiliza  la  fotografía  como  medio  de  reflexión  e  introduce  siempre  en  sus  imágenes  
algún  elemento  de  desvió  de  la  realidad  captada  por  la  cámara,  abriendo  de  ese  modo  el  
espectro  de  significados.      
 
 
 
 

 

 

 

 

 

Adriana  Lauria