Está en la página 1de 1

En estos tiempos, en que la modernidad se llena de boca de los Grandasos , comenzamos a ser parte de una nueva generacin que

ha comenzado a asumirla labor histrica como corresponde a su tiempo histrico, pese a las difamaciones que la reaccin desde sus trincheras obsoletas, desde esa idea tan egosta, genocida. El derecho a expresarse libremente es un acto humano tan puro, que la misma conciencia, tan simple, a este paso si algn buey, no podr mugir, porque en este sistema est prohibido todo. Pero el anlisis debe partir de la nica ciencia histrica que a podido entender los procesos sociales, que es a todas luces la lucha de clases. En ese sentido debemos sealar que estas dos clases marcadamente opuestas, ambas defienden sus clases, en nuestros das es la Burguesa, y el proletariado, la primera defiende sus interese econmicos en una cpula minora, y la segunda defiende la vida ntegra en sus amplias mayoras.