Está en la página 1de 1

De por qu la escritura ha de ser una forma deliberacin Crear una historia sobre el papel implica atenerse a ciertas convenciones

propias de los gneros literarios. Es probable, por ello, que el oficio de escritor haya terminado por verse como una especie de camisa de fuerza bajo la que, o sigues los parmetros o, as se cree, la historia carecer de cualquier validez frente a un lector eventual. Pero es ah donde est el error. En imaginar a un supuesto lector tradicional solo permeable a los registros de escritura ya conocidos. Por el contrario, existe un verdadero deseo de liberarse cuando se accede al reino de lo literario; una profunda necesidad de acceder a dimensiones desconocidas. Me explico. No se trata de ignorar las leyes o constantes que durante siglos han asegurado la forma de narrar una historia. Porque no hablo slo de una nebulosa y hermtica tcnica de escritura. Me refiero tambin a la posibilidad de acceder a nuevos mundos imaginarios; incluso, de acceder a los ya conocidos temas eternos (el amor, la lealtad, la venganza, la soledad, la muerte, la esperanza), a partir de la presentacin novedosa de los temas clsicos conocidos en el largo decurso de la humanidad. Pero deberamos considerar si a la hora de escribir una historia estamos levantando alambradas a manera de campo de concentracin para encerrar all lo que vale en cuanto tributo al arte literario, o si finalmente hemos logrado dar voz a ese espeso silencio que habita en nuestro interior. Porque hablo de arte. No solo de historias lindas eficaces desde una simple perspectiva ldica y teraputica. Hablo de una escritura ambiciosa y comprometida con el arte, pero que tambin pueda ser juego, exploracin y riesgo. As que para concluir quisiera lanzar una afirmacin irresponsable pero necesaria. Debemos perder el respeto por las convenciones. Conocer las reglas, si; luego intentar rehacerlas u olvidarlas.