Está en la página 1de 10

LA UMBRÍA

En el Valle del Cauca en un lugar privilegiado de la antigua


e inmensa hacienda Cañas Gordas (de Don Manuel de
Caicedo y Tenorio Alferes real de Santiago de Cali hacia los
años 1700) y desde donde se observa el hermoso Valle de
Lili asiento de la cálida sultana del Valle, impregnado con
el dulce olor a caña de azúcar
A final de la década de los 50 se construyeron cuatro edificios para
que sirvieran de albergue a los párvulos seguidores del Paverello de
Asís como lugar de semillero de Franciscanos en un sueño creado en
la mente de la benefactora doña ASCENSIÓN BORRERO MERCADO
quien en un acto de desprendimiento de los bienes materiales dono
los dineros necesarios y suficientes para su construcción.

Sueño hecho realidad en los primeros años (mayo 28 de 1960 a


agosto 24 de 1970) de su funcionamiento como Centro Educativo,
formando Seminaristas Franciscanos de los cuales algunos de ellos
perseveraron y los felicito de todo corazón porque son los Frailes del
presente que van por los altares de mi país y del mundo elevando
LA UMBRÍA es un paraíso humano Colombiano alejado del mundanal
ruido ciudadano, propicio para el estudio, la meditación y la oración,
donde solo se oyen el raudo murmullo de las aguas de la acequia y el
melodioso canto de las aves hospedadas en la exuberante
vegetación circundante o de las emigrantes de las diferentes
latitudes del planeta que llegan a participar de la sinfónica ofrecida a
los desprevenidos asistentes a sus conciertos.

Allí en la UMBRÍA se escucha el suave silbo del aire puro con olor no
solamente de guayaba (como dice GARCIA MARQUEZ) sino también de
naranjos, limonares, madroños, o de las exóticas anti moyas y piñuelas, estas
notas melodiosas tan solo eran opacadas por cantos religiosos del coro de los
seminaristas alabando al Señor, por las vierninas y sabatinas donde
hacíamos los primeros pinitos como oradores, dramaturgos, músicos,
cantantes o declamadores; por los gritos de googol de los asistentes a los
partidos de fútbol o por los aplausos y gritos cuando se encestaba en los
Por allí pasa un ramal del transparente caudal del Pance
fuente hídrica del parque natural de los FARALLONES DE
CALI, situado en la Cordillera Occidental en donde se
encuentra el visitado y muy recordado PICO DE LORO.

Ramal que lleva el preciado líquido por la cristalina acequia


surtiendo el tanque de reserva que se eleva imponente sobre los
edificios para dejar caer el agua desde su depósito como caída del
cielo y conducida en abundancia por las venas ocultas del conjunto
hasta los orificios de salida controlados por las llaves y que sirven
Acequia con corrientosas y aireadas aguas frescas que pasan
por el centro del cuerpo educativo como arteria principal y
que surtían a nuestra apreciada piscina, la cual cuidábamos
como a un niño, haciéndole aseo en las mañanas para que
después nos dejaran nadar acariciando y refrescando nuestro
cuerpo con el líquido que tenía en su regazo, o para tomar
obligadamente sus aguas cuando en el afán de aprender tan
solo chapuceábamos y hacíamos que los vecinos nadadores
también las absorbieran debido a nuestra inexperiencia como
sirenas.
Acequia que toca apaciblemente los prados formados a lo
largo de su cuerpo hídrico y que servía para rociar los recién
creados alrededor de nuestro consentido albergue con el fin
de que no se marchitara su recién maltratado follaje,
haciéndonos salir de nuestros poros muchas gotas de sudor
que caían sobre ellos como gotas de agua y dejando varias
ampollas en las manos debido al manejo del azadón o de la
pica por estar acostumbrados a coger solo los libros y el
esfero, trabajo que hacíamos con mucho amor y dedicación
para embellecer los cuatro edificios recién construidos (junio
24 de 1959 a mayo 28 de 1960), esta última fecha recordada
y muy memorable por ser el día que se estableció en este
oxigenado lugar el prodigioso y acogedor centro de
instrucción del occidente de la patria.
Mentes jóvenes y lucidas ávidas de conocimiento estudiando
los diferentes programas de postgrado con varias facultades,
una cultura de investigación y el primer parque tecnológico y
empresarial siguen haciendo de este sitio un maravilloso
Centro Educativo para la cultura valluna y Colombiana con el
Universidad que tuve el placer inmenso de visitar en mayo
del 2007 después de 46 años de ausencia con 45 de mis
compañeros conocidos en 1957 haciendo primero de
bachillerato y fue tal la nostalgia que afloraron a mis ojos y
de casi todos los que estaban allí presentes, las lágrimas de
Gracias padre SAN FRANCISCO DE ASÍS por haberme dado la
oportunidad de visitar de nuevo los lugares en los cuales quedaron
las huellas de mis primeros años de vida que son imborrables debido
al paso inexorable de los años y que no se marchitan como se
Padre Eterno espero tu santísima voluntad para que me de la
Vida, Salud y Licencia de regresar en mayo de 2010 con una
buena cantidad de tus hijos, exalumnos del SEMINARIO
FRANCISCANO DE LA UMBRÍA, que están ansiosos de volver
así sea por un momento, para recordar en el sitio los
maravillosos años juveniles que nos diste y para poder
festejarle los 50 años de existencia al Templo de la
investigación y el aprendizaje rindiendo culto de
agradecimiento y admiración a nuestra PARADISIACA
UMBRÍA.