Está en la página 1de 1

Yo

El mar se encrespaba con frecuencia, y en una ocasin hubo una tormenta, y Davidson se tumb y grit a los relmpagos silenciosos. Una o dos veces algunas focas salieron del mar a la playa, pero slo durante los dos o tres primeros das. Cont que era muy divertida la manera en que los pinginos caminaban contonendose, y cmo poda estar tumbado entre ellos sin que al parecer se molestaran.