Está en la página 1de 50

Obra Social

Manual de reforestación
T. 902 13 13 60
www.obrasocialcajamadrid.es
www.fapas.es y conservación de la
Fondo para la Protección de
los Animales Salvajes
biodiversidad
Las Escuelas s/n. La Pereda
33509 Llanes. Asturias
Tel.: +34 985 40 12 64
Fax. +34 985 40 27 94
fapas@fapas.es
MANUAL DE REFORESTACIÓN
Y CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD
Ilustración de Fernando Fueyo

Editado por:
FAPAS, Fondo para la Protección de los Animales Salvajes
Autor: FAPAS
Edición financiada por:
Obra Social Caja Madrid
EURONATUR
Textos:
FAPAS
Fotografías:
FAPAS
Ilustraciones:
Fernando Fueyo
Diseño y maquetación:
fernandocasanovagarcia@yahoo.es
Imprime:
Artes Gráficas EUJOA
Depósito legal: AS-0094-2009
ÍNDICE

PRÓLOGO .............................................................................................................................................. 5
Capítulo 1. EL OSO PARDO Y LOS ECOSISTEMAS HUMANIZADOS ................................................... 6
1.1. El oso pardo, una especie en extinción ................................................................. 6
1.2. Área de distribución del oso pardo ......................................................................... 7
1.3. La convivencia histórica del oso y el hombre ...................................................... 8
1.4. El abandono del medio rural y su impacto negativo sobre el oso ................. 9

Capítulo 2. EL OSO, LAS ESTACIONES Y LOS FRUTOS SILVESTRES ................................................ 12


2.1. El oso y las estaciones .............................................................................................. 12
2.2. Frutos silvestres que consume el oso ................................................................... 15

Capítulo 3. EL PROYECTO FRUTOS PARA EL OSO ............................................................................ 18


3.1. ¿Por qué hay que plantar frutales? ....................................................................... 18
3.2. Objetivos del FAPAS .................................................................................................. 19
3.3. Un poco de historia ................................................................................................... 20
3.4. Más de 15 años plantando frutales ...................................................................... 21
3.5. ¿Dónde hemos plantado hasta ahora? ................................................................ 25

Capítulo 4. EL VIVERO DEL FAPAS .................................................................................................... 26


4.1. ¿Dónde está el vivero? .............................................................................................. 27
4.2. ¿Con qué finalidad se crea el vivero? .................................................................. 28
4.3. Instalaciones del vivero ............................................................................................ 28
4.4. El trabajo diario en el vivero .................................................................................. 29
4.4.1. Zona exterior (Zona de endurecimiento) ............................................... 29
4.4.2. Invernadero (Zona de pregerminación) .................................................. 30
Capítulo 5. TRABAJOS DE PLANTACIÓN ........................................................................................... 32
5.1. Metodologías de plantación ..................................................................................... 33
5.2. Traslado de material ................................................................................................... 34
5.3. Limpieza del terreno ................................................................................................... 35
5.4. Ahoyado ......................................................................................................................... 36
5.5. Protectores .................................................................................................................... 37
5.6. Fertilización ................................................................................................................... 39
5.7. Estructura de plantación ........................................................................................... 40

Capítulo 6. REVISIÓN Y MANTENIMIENTO DE PLANTACIONES ........................................................ 42


6.1. Tareas de prevención .................................................................................................. 43
6.1.1. Control de quemas ........................................................................................ 43
6.1.2. Limpieza de fincas ......................................................................................... 43
6.1.3. Reposición de protectores ........................................................................... 43
6.2. Tareas de seguimiento ............................................................................................... 44
6.2.1. Abonado, poda y control de plagas .......................................................... 44
6.2.2. Incidencias de los efectos negativos causados por la climatología
(sequía, nieve, granizo...) .............................................................................. 44
6.3. Reposiciones ................................................................................................................. 45

CONTACTOS DE INTERÉS .................................................................................................................... 47


PRÓLOGO

El hombre como generador de biodiversidad

La necesidad de plantar árboles es muy variada y la utilidad de su plantación adquiere


múltiples facetas. Pero hay una que suele pasar desapercibida, es la necesidad de plantar
árboles para mantener las estructuras ecológicas que han sido creadas a lo largo de
cientos de años por la mano del hombre.
Todos sabemos que los bosques naturales son muy importantes para el suelo por su
capacidad para retener agua y evitar la erosión, y para el aire por su capacidad de capta-
ción de CO2 atmosférico mediante la fijación de carbono en forma de biomasa. Pero ahora
descubrimos también que los bosques que han sido creados por la mano del hombre a tra-
vés de un proceso que conocemos como “uso tradicional” poseen una importancia vital para
garantizar la biodiversidad que durante cientos, miles de años ha surgido ligada a la inter-
vención del ser humano sobre el territorio.
En la creación de los bosques, no debemos de perder de vista esta nueva concepción de
la conservación de la naturaleza, intentando de la manera más eficaz posible continuar con
la labor que nuestros antepasados ya pusieron en marcha.
Esto es, plantar árboles que mejoran la estructura del suelo y frenan el calentamiento
global, pero que a la vez aportan frutos de los que se alimenta la fauna salvaje, consiguien-
do un equilibrio perfecto entre todas las exigencias que hoy día plantea conservar nuestra
valiosa biodiversidad.
El abandono rural está propiciando la proliferación de miles de hectáreas de terrenos
de gran valor biológico que deben de ser nuevamente puestos en valor. En el FAPAS busca-
mos la colaboración de los propietarios de estas tierras que antes de verlas abandonadas
optan por repoblándolas con árboles que contribuyan a la conservación de la naturaleza.
En este sentido el FAPAS pasa a conver-
tirse en un intermediario entre los propieta-
rios de fincas improductivas y la propia
naturaleza plantando árboles que favorecen
la preservación de la naturaleza.

Roberto Hartasánchez Roberto Hartasánchez, presidente del FAPAS

5
Autor fotografía: Alberto Díaz Gómez

EL OSO PARDO
[1] Y LOS ECOSISTEMAS HUMANIZADOS
1.1. EL OSO PARDO, UNA ESPECIE EN EXTINCIÓN
L Oso pardo es una especie, que a • El furtivismo que es el la principal

E pesar de haber aumentado en núme-


ro a lo largo de los últimos años,
sigue catalogada como ESPECIE EN PELI-
causa de muerte directa al caer los
osos en lazos de acero colocados ile-
galmente para capturar piezas de caza
GRO DE EXTINCIÓN ya que el número de mayor como el jabalí.
ejemplares que viven en los montes ibé-
• La destrucción y alteración de su
ricos, aún no es lo suficientemente gran-
hábitat como consecuencia de la
de como para asegurar su supervivencia.
deforestación, los incendios foresta-
Entre las principales amenazas existentes les, la minería a cielo abierto, la cons-
en la actualidad para la conservación del trucción de carreteras y grandes
oso pardo se encuentran: infraestructuras de ocio como pistas
de esqui. La falta de cobertura fores- • La presión de actividades humanas
tal así como la barrera que suponen como el turismo o la caza en áreas
estas grandes infraestructuras limita sensibles y momentos críticos de la
la capacidad de movimiento de los biología del oso como son la época de
osos, disminuye sus recursos alimen- cría o de hibernación.
ticios y crea barreras que imposibili-
tan el intercambio genético entre
ejemplares de distintas poblaciones.

1.2. ÁREA DE DISTRIBUCIÓN DEL OSO PARDO


Población Cantábrica; Población pirenaica;
En la península ibérica existen 130 ejemplares 15 ejemplares
dos poblaciones de oso pardo, una
en el Pirineo con una población de
15 ejemplares que se mantiene gra-
cias a las reintroducciones de ejem-
plares traídos de Eslovenia, y otra
en la Cordillera Cantábrica, con 130
individuos.
La población cantábrica se en-
cuentra dividida en dos núcleos; el
núcleo occidental, con 100 indivi-
duos, y el oriental con 30 individuos
que están separados 30 kilómetros
sin que exista intercambio genéti-
co entre ambos.

La población osera de la Cordillera Cantábrica


se distribuye entre las provincias de
Asturias, Lugo, León, Palencia y Cantabria.

Poblaciones oseras en la Península Ibérica

7
8

1.3. LA CONVIVENCIA HISTÓRICA DEL OSO Y EL HOMBRE


Sabemos que los osos ocupan de de los osos, por lo que éstos deben de
manera preferente los hábitat forestales. complementar su dieta alimenticia en
Sin embargo los estudios de seguimiento épocas concretas con los recursos que
de la población osera, demuestran que en obtienen a partir de las actividades que
la búsqueda de alimento, esta especie tradicionalmente el hombre ha venido
recorre áreas que presentan un alto grado desarrollando en el medio natural (agri-
de humanización, fundamentalmente cultura, ganadería y apicultura).
zonas bajas de valles durante la primave-
Por lo tanto, aunque existe la creen-
ra y el verano.
cia de que los osos viven las cumbres más
Los bosques naturales no aportan inaccesibles de las montañas, la supervi-
recursos alimenticios suficientes y de vencia del oso pardo ha estado y está vin-
forma permanente durante todo el año culada al mantenimiento de ecosistemas
para garantizar la correcta alimentación humanizados.

Valle de Pigüeña, Asturias. Fotografía: FAPAS

La zonas de montaña donde aún vive el oso coinciden con las de mayor valor
ecológico y variedad ambiental (pastizales montanos, matorrales, brezales,
roquedos y bosques, praderas de siega y de diente, huertos y cultivos en fondos
de valles) en los que el hombre ha sabido prosperar utilizando y conservando
sabiamente todas estas riquezas naturales. No es por lo tanto algo casual, que
esta especie precise de todos estos ecosistemas para encontrar alimento,
refugio y óptimas condiciones para reproducirse y vivir en paz.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


Los bosques mixtos caducifolios
representan un extraordinario
ecosistema para el oso sobre todo
para alimentarse de frutos secos
durante el invierno, pero en otras
épocas del año son demasiado
monótonos y su diversidad no es alta

Los ecosistemas que combinan las tierras


de labor con los bosques, son lugares de
alto valor ecológico para el oso. La
supervivencia del oso se debe, en gran
medida, a la actividad que el hombre ha
desarrollado durantes miles de año en
este tipo de territorios. Los osos además
de favorecerse por la oportunidad de
habitar en estos ecosistemas con una
gran biodiversidad, también han
aprendido a aprovechar los recursos que
el hombre ha producido.

1.4. EL ABANDONO DEL MEDIO RURAL


Y SU IMPACTO NEGATIVO SOBRE EL OSO
En la actualidad, el progresivo aban- sido un proceso demasiado rápido, al cual
dono del campo y el envejecimiento de la no se ha podido adaptar, corto incluso
población que aún habita en núcleos para que se formen frondosos bosques de
rurales hace que las actividades que tra- roble, productores de bellotas y con el
dicionalmente se desarrollaban en las peligro de los incendios forestales ace-
zonas de montaña, vayan poco a poco chando. Además, año tras año, la quema
desapareciendo. Esta menor intervención de matorral en las tierras abandonadas
del hombre en el medio está teniendo un impide que el bosque se regenere.
indudable impacto sobre el paisaje y los
Si el hombre desaparece de las mon-
ecosistemas que durante miles de años
tañas cantábricas y con él sus actividades
han sustentado la gran riqueza faunísti-
tradicionales, es posible que entonces, el
ca y florística de las zonas de montaña.
oso desaparezca.
El despoblamiento humano no está
siendo beneficioso para el oso pardo: ha

El oso pardo y los ecosistemas humanizados 9


10

DURANTE SIGLOS EL OSO SE HA BENEFICIADO DE LAS ACTIVIDADES HUMANAS

LA MANO DEL HOMBRE LA BIOLOGÍA DEL OSO


GANADERÍA CONSUMO DE CARROÑAS DE ANIMALES DOMÉSTICOS

SIN GANADERÍA:
• Deja de haber carroñas de animales domésticos de las que pueda alimentarse el oso
• La ausencia de pastoreo hace que se pierdan las praderías de montaña y haya una
progresiva matorralización que hará que proliferen especies como el jabalí, que
compiten con el oso por los recursos alimenticios ya que tiene una dieta otoñal muy
similar a base de bellota y castaña.

AGRICULTURA APROVECHAMIENTO DE CULTIVOS PARA ALIMENTARSE

SIN AGRICULTURA:
• Desaparecerán los ecosistema de mosaico que intercalan; praderías, bosques y lin-
deros perdiéndose con ellos, la disponibilidad de alimentos para el oso

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


LA MANO DEL HOMBRE LA BIOLOGÍA DEL OSO

CONSUMO DE MIEL GRACIAS AL


APICULTURA
MAYOR NÚMERO DE ENJAMBRES SILVESTRES

SIN APICULTURA:
• Desaparecerán las abejas y con ellas su papel polinizador en la naturaleza que es
esencial para asegurar la productividad de especies vegetales que como el aránda-
no o el cerezo, forman parte de la dieta del oso pardo
• Desparecerán enjambres silvestres que cada año escapan de las colmenas coloni-
zando oquedades de viejos árboles y produciendo miel que también sirve de alimen-
to al oso

El oso pardo y los ecosistemas humanizados 11


EL OSO, LAS ESTACIONES
[2] Y LOS FRUTOS SILVESTRES
2.1. EL OSO Y LAS ESTACIONES
A vida de los osos cambia al ritmo de

L las estaciones. En otoño acumulan


grasas para pasar el invierno ador-
mecidos en el interior de la osera, en pri-
mavera tienen que recuperar energías e
instruir a los oseznos, mientras que en
verano buscan pareja y se refugian en los
rincones más frescos del bosque. Y duran-
te todo este tiempo, la naturaleza prove-
erá al oso de variados y nutritivos frutos
que le permitirán completar exitosamen-
te su ciclo biológico.
PRIMAVERA VERANO OTOÑO INVIERNO

Tras el descanso En el verano los La acumulación de Los osos hibernan en


invernal, el plantí- machos entran en grasas durante el cubiles tranquilos y
grado sale de la celo y recorren otoño es clave para de difícil acceso. Allí,
osera con un 30% grandes distancias afrontar el letargo las hembras parirán
menos de su masa buscando hembras invernal y para que a los oseznos
corporal que debe para reproducirse las hembras puedan
de recuperar bus- gestar correctamen-
cando intensamente te a las crías y ama-
fuentes de alimen- mantarlas dentro de
tación la osera

PRIMAVERA
territorio para encontrar algo de comer, e ini-
ciando su vida social. Se frota contra los árbo-
les para marcar su territorio dentro del cual
conoce hasta el más mínimo recurso alimen-
ticio existente, ya que todo ello lo aprendió
mientras estuvo en compañía de su madre.
Desentierra bellotas conservadas bajo la
nieve, busca larvas en troncos podridos y
consume helechos y yemas vegetales.
En primavera, el oso se despierta después de También sabe como desenterrar y saquear
un largo sueño invernal. La subida de las reservas de tubérculos que acopiaron los
temperaturas y la fusión de la nieve son su ratones durante el verano anterior.
despertador. Fuera de la osera, conforme se
va derritiendo la nieve, renace la vida. Las carroñas de animales silvestres, espe-
cialmente ungulados, que murieron duran-
Entre abril y mayo, sin embargo, el alimento te el invierno y quedaron sepultados bajo la
es todavía escaso de manera que el oso pasa nieve, proporcionarán al oso un alto aporte
la mayor parte del tiempo recorriendo su de proteína de forma muy rápida.

13
14

VERANO
pastos supraforestales, escarba para des-
enterrar tubéculos. También se alimenta de
hormigas y sus puestas para lo cual se sirve
de sus magníficas facultades: olfato, fuerza
y destreza.
Cuando el verano es muy caluroso, los osos
recorren los bosques frescos alimentándose
de multitud de frutos silvestres como los que
dispersan cerezos, serbales y zarzamoras.
A comienzos del verano, el oso no sólo En los pastos abandonados, los linderos y los
busca pareja, sino también comida en los claros del bosque encuentra lo esencial de su
variados ecosistemas de montaña que ofre- dieta veraniega; arándanos y fresa silvestre.
cen al oso una alimentación muy variada. El
verano es la estación de la abundancia para Al final del verano, la comida aún sigue
un animal esencialmente vegetariano e siendo abundante en el bosque: avellanas,
insectívoro. En los claros del bosque y los manzanas y moras.

OTOÑO
A finales de septiembre los días se van
haciendo más cortos y las temperaturas
empiezan a descender: es el preludio del
otoño. El otoño es la estación más impor-
tante para la supervivencia del oso, ya que
es cuando tiene que acumular grasa para
hacer frente al sueño invernal y a la repro-
ducción, pero el alimento es más o menos
abundante según los años. Las fuentes de
alimentación del oso son diversas y a veces
están alejadas, por lo que necesita disponer manzanas silvestres, serbales, escaramu-
de facilidad de movimientos y de tranquili- jos, madroños y endrinas.
dad en los lugares donde encuentra susten-
to. Durante esta estación, los frutos secos- Las reservas de grasas de las osas son un
avellanas, hayucos, bellotas y castañas-, y factor esencial para la reproducción y para
en menor medida los frutos carnosos- la viabilidad futura de los oseznos.

El jabalí que durante el otoño se alimenta en los mismos bosques que los osos se
convierte un peligroso competidor. Además, las batidas para cazar jabalí pueden
provocar molestias a los osos, justo cuando necesitan alimentarse con
tranquilidad para sobrevenir al duro invierno.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


INVIERNO
A partir de diciembre, el clima se hace más
crudo y el oso reduce sus movimientos y
empieza a preparar dentro de una cueva
natural una cama con ramas de boj y pior-
no que le aísle de la humedad durante su
sueño invernal. La osera suele tener peque-
ñas dimensiones para que se mantenga la
temperatura constante y superior a los cero
grados, como si fuera un iglú. Las hembras
parirán y criarán a los oseznos durante sus
primeros meses de vida dentro de la cueva. como su ritmo cardiaco y respiratorio.
Durante su letargo invernal, el sueño de los Además, ante la ausencia de ingesta de ali-
osos es poco profundo de tal forma que sea mento su intestino se obstruye. Así sobrevi-
capaz de detectar cambios bruscos de tem- ve el oso entre los meses de diciembre y
peratura exterior y huir si se siente moles- abril, ahorrando el 75% de su consumo
tado por el hombre. La temperatura de su habitual de energía a expensa de las grasas
cuerpo se reduce entre 3 y 5 grados, así acumuladas durante el otoño.

2.2. FRUTOS SILVESTRES QUE CONSUME EL OSO


Junio-agosto
Las carnosas cerezas son uno fruto con alto contenido
proteico que ayudará a los osos a recuperar el peso per-
dido durante la hibernación. A sus ramas se encaraman
los osos para alcanzar este rico fruto, el primero de la
primavera. Además de ser la especie que primero madu-
ra, la fructificación de cerezas se extiende a todos los
meses del verano en función de cuál sea la altitud a la
que se encuentran los árboles.
Cerezas (Prunas avium.L)

En muchas ocasiones, junto a los


cerezos donde el oso se ha atiborrado
a cerezas, podemos encontrar ramas
rotas y restos de excrementos que no
dejan lugar a dudas de que el oso
anduvo por allí.

El oso, las estaciones y los frutos silvestres 15


16
Julio-septiembre
Estas bayas azucaradas de color negro azulado son el
principal alimento de los osos al inicio del verano. La
recolección de este fruto está prohibida debido a su
importancia como fuente de alimento para el oso pardo
y el urogallo cantábrico, ambas especies, catalogadas
Arándanos Vaccinium myrtillus) como en peligro de extinción.

Agosto-septiembre
Durante el verano el oso se alimenta de los brotes fres-
cos de serbal de cazadores, arbusto conocido por este
nombre ya que sus frutos rojos eran utilizados por los
‘cazadores de pájaros’ para atraer a las aves. Al ser estas
bayas muy amargas, el oso no las consume hasta que no
se dan las primeras heladas, ya que el frío les quita ese
Serbal de cazadores (Sorbus aucuparia) amargor que no gusta al plantígrado.

Septiembre
Las moras son, sin duda, uno de los frutos más abundan-
tes del bosque a partir del mes de agosto prolongándo-
se hasta bien entrado el otoño. Las zarzamoras se
encuentran en las lindes que separan prados y aunque
sus frutos son poco nutritivos (el 80% de su composi-
ción es agua), tienen un elevado contenido de vitaminas
Moras (Rubus ulmifolius) y minerales.
El espino blanco, también conocido como majuelo, se
utiliza en las lindes que separan fincas. Sus harinosos
frutos y sus flores sirven de alimento al oso durante el
otoño. Desgraciadamente, como consecuencia del aban-
dono del medio rural, muchas especies botánicas pre-
sentes en los cierres naturales de fincas se están per-
diendo, y con ellos una importante fuente de alimenta-
Escaramujo (Crataegus monogyna) ción para las aves y la fauna silvestre en general.

Los apreciados avellanos, cuya madera es utilizada para


todo tipo de utensilios por las gentes de la montaña; ces-
tería, portillas, varas, sogas, etc…, proporcionan también
nutritivas avellanas a nuestro amigo el oso que las come
incluso antes de que lleguen a madurar.

Avellanas (Corylus avellana)

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


Los hayucos son utilizados por el oso desde el mes de
septiembre, momento en el que caen al suelo, hasta
mayo, ya que no se estropean con la humedad. Tienen
un alto contenido en proteínas, azúcares, vitaminas,
sodio y potasio….¡vaya! una bomba energética para los
osos que tienen que afrontar con una buena reserva
calórica el frío invierno. Al igual que el urogallo cantá-
brico, durante la primavera el oso también se alimentan
Hayucos (Fagus sylvatica) de los brotes tiernos de haya
Septiembre-octubre
A pesar de sus espinas, el oso come no sólo los frutos del
endrino, sino también sus flores y brotes tiernos. Vaya,
que, además del apreciado pacharán, las carnosas y azu-
ladas endrinas sirven para alimentar a nuestros osos can-
tábricos. Los huesos del endrino que quedan en los
excrementos del oso servirán para la dispersión de las
Endrino (Prunus spinosa) semillas de esta especie botánica.
Septiembre-noviembre
Durante los meses de otoño las manzanas son una de las
frutas favoritas del oso que prefiere comerlas del suelo
por estar menos ácidas que si aún no han caído del árbol.
A pesar de ser poco nutritivas (el 80% de su contenido
es agua) le sirven para complementar su dieta otoñal, la
Manzanas (Malus sylvestris) cual se compone sobretodo de frutos secos.
Octubre-diciembre
La bellota es el fruto seco más nutritivo y buscado por
el oso durante los meses de otoño. Los bosques de roble
carballo, la subespecie más característica en los montes
cantábricos, sufrieron hace siglos talas masivas por su
valor maderero para la construcción de barcos y como
consecuencia de la reconversión de terrenos forestales
Bellotas (Quercus robar) en pastos y parcelas de cultivos.
Noviembre
La productividad de los castaños, puede llegar a ser ele-
vadísima pudiendo producir un solo pie de árbol hasta
100 kilos de castaña al año. Por eso, aunque tengan un
menor valor nutritivo que las bellotas, las castañas cons-
tituyen una de los frutos más importantes dentro de la
Castañas (Castanea sativa) dieta otoñal del oso pardo cantábrico.
Los frutos maduros del madroño, conocidas como borra-
chines por su contenido en alcohol, son unas bayas muy
apreciadas por el oso. Allá por el mes de noviembre, antes
de entrar en la cueva donde hiberna, el oso agita las ramas
Madroño (Albertus unedo) de estos arbustos para comer los frutos que caen al suelo

El oso, las estaciones y los frutos silvestres 17


EL PROYECTO
[3] FRUTOS PARA EL OSO
3.1. ¿POR QUÉ HAY QUE PLANTAR FRUTALES?
OS estudios técnicos sobre la ali-

L mentación del oso pardo nos indican


que su régimen alimenticio es en
gran medida omnívoro. El consumo de
frutas durante una gran parte del año,
compone su dieta básica por lo cual, con-
seguir que los territorios oseros no pier-
dan variabilidad de recursos alimenticios
es un objetivo prioritario con vistas a ase-
gurar la conservación de la población de
oso pardo cantábrico.
Composición de la dieta del oso pardo
La pérdida de actividad agraria tradicional a causa del
despoblamiento de los núcleos rurales de montaña,
conlleva la disminución, e incluso la pérdida, de deter-
minadas especies de frutales que de forma tradicional
y a lo largo de cientos de años han sido plantadas por
la mano del hombre, como son los cerezos o manza-
nos de los pequeños huertos familiares o los castaños
para el uso de la madera que proporcionaban.

3.2. OBJETIVOS DEL FAPAS

Por esta razón el FAPAS pone en marcha que las semillas caen directamente al
en el año 1992 el Proyecto Frutos para el suelo y germinan si las condiciones son
Oso cuyo objetivo es el de repoblar las adecuadas brotando así nuevos frutales
antiguas fincas de labor con frutales en zonas alejadas del lugar donde se rea-
para aportar de esa manera mayor diver- lizan las plantaciones.
sidad forestal a los bosques. Los frutales En definitiva, no inventamos nada nuevo,
plantados dan origen además a la propa- tratamos de equilibrar los ecosistemas
gación de sus semillas de manera natu- con nuevas plantaciones que desde siem-
ral, bien a través de los animales silves- pre venían haciendo las gentes que habi-
tres, principalmente las aves, o bien por- taban las montañas.

Desde el FAPAS desarrollamos plantaciones nada convencionales ya


que mejoran la biodiversidad aprovechando terrenos en proceso de
abandono. Nos encontramos por lo tanto ante un modelo de trabajo
muy especializado ya que no sólo hay que conocer el territorio donde
habita el oso, sino también conocer sus requerimientos alimenticios
para saber plantar en cada lugar las especies más adecuadas.

19
20

3.3. UN POCO DE HISTORIA


En 1988 empezaron las primeras experien- paba de evaluar los daños causados por los
cias del FAPAS ligadas al Proyecto Oso plan- osos, algunos de los cuales eran producidos
tando árboles. En un primer momento lo fun- en árboles frutales, principalmente cerezos y
damental era averiguar cuáles eran las perales, en zonas muy cercanas a los pueblos.
variedades de frutos qué más consumía el
Llamaba la atención el que los osos se acer-
oso pardo y dónde se encontraban encla-
caran tanto a las casas para alimentarse de
vadas dentro de los territorios oseros. De
frutos y el FAPAS no tardó mucho en cono-
hecho 3 años antes, el FAPAS, junto con la
cer la razón...
Consejería de Agricultura de Asturias se ocu-

montaña esta-
allá por los años 70’, las zonas de
Hasta hacía quince o veinte años, aban y cultivaban la
plantaban árboles, los cuid
ban muy pobladas por familias que past ores se trasl adaban a las
es se retiraban, los
tierra. En verano, cuando las niev men te en las ‘bra ñas’ (cabañas de
an temp oral
zonas más altas de la montaña y Vivi
paja y piedra). viva y varia-
Cordillera Cantábrica sostenía una
Así, hasta finales del siglo XIX, la altas, donde
os de valle, como en las zonas más
da actividad rural, tanto el los fond osa (ma íz, trigo, ceba-
les, cereales y legumin
se plantaban distintos cultivo de fruta etc… )
s, ciruelos,
da, lentejas, cerezos, habas, manzano y lle-
ridad de la noch e, el oso apro vechaba para acercarse a los huertos
En la oscu del cam pesi no al desp er-
s. Imaginaos el enfado
narse la panza de suculentos fruto tam bién os lo podé is imag inar car-
fechoría….y
tar por la mañana y ver semejante
la escopeta y prep aran do las trampas.
gando de años
anti guos banc ales que habían sido durante cientos
A lo largo del siglo XX los a y mato rrales poco prod uctivos.
iéndose de retam
fértiles zonas de cultivo, fueron cubr pare des caíd as por
están abandonadas, techos y
Actualmente aquellas altas brañas banc ales para culti vos, hoy
donde había fértiles
los azotes de la lluvia y la nieve…y
sólo hay retama improductiva. s, man-
nes podridos de lo que fueron cerezale
Ya ni siquiera se ven los grandes toco
zanos y perales. ha de arries-
zas para alimentarse en primavera,
Ahora, si el oso quiere encontrar cere ndos e del bosque y
, al lado de las casas, alejá
garse a bajar casi hasta la carretera los años 80’l os osos se acerca-
que a partir de
del matorral…Esto es lo que explica las zona s altas ya no enco ntraban
los ya que en
ran con más frecuencia a los pueb
de qué alimentarse. y la falta
ano de las zonas rurales de montaña
Por lo tanto el despoblamiento hum que favo rezc an la cons ervación del
ente factores
de actividad agraria no son precisam
a.
oso pardo y otras especies de faun

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


3.4. MÁS DE 15 AÑOS PLANTANDO FRUTALES
1992 Creación de FAPAS-Forestal
En 1992 el FAPAS crea un equipo especia-
lizado y dedicado en exclusiva a los tra-
bajos de plantación: el “FAPAS Forestal” y
con él nace el Proyecto Frutos para el Oso,
una iniciativa que ha perdurado hasta
ahora. Las primeras plantaciones que rea-
lizó FAPAS-Forestal, tuvieron como obje-
tivo crear masas forestales capaces de
aportar frutos a los osos a lo largo de todo
el año, para lo cual en las plantaciones se
intercalaron robles con especies frutales.
En esta primera campaña, que contó con
el apoyo económico de Nissan Motor, se
plantaron 80.000 árboles en zonas mar-
ginales de los territorios oseros. De esta
forma su recuperación ecológica permiti-
ría en los siguientes 10-15 años su reco-
lonización por parte del oso pardo.

1998- 2001 Programas europeos LIFE y LEADER


La siguiente gran campaña de Frutos para plantar otros 150.000 árboles frutales
el Oso que se desarrolló entre los años (principalmente cerezos, manzanos y cas-
1998 y 2001 en el marco de los progra- taños) en los valles asturianos de Ponga,
mas europeos LIFE y LEADER, permitió Trubia y Amieva
Plantaciones en Ponga (Programa LEADER II)

Las plantaciones
realizadas en el concejo
de Ponga a través del
programa LEADER II
se hicieron en fincas de
montaña cercanas a
áreas boscosas de haya,
especie predominante
en estas zonas.

El proyecto Frutos para el Oso 21


22

Plantaciones en el Valle de Proaza (Programa LIFE )

Los trabajos de plantación desarrollados embargo, esta zona estuvo sometida


entre 1998 y 2001 el marco de un pro- durante los años 80 y 90 a una fuerte
grama LIFE, se localizaron en el Valle del presión por parte de los cazadores furti-
Trubia. En su día, este valle representa- vos. Hoy en día podemos decir con satis-
ba el límite de la ocupación del oso hasta facción que el Valle de Trubia cuenta con
el centro de Asturias. Su trazado, perpen- una población osera de 16 ejemplares que
dicular a la costa cantábrica y su gran crece cada año, tal y como lo demuestran
biodiversidad ligada a la actividad huma- los trabajos de seguimiento de oso pardo
na le convertía en un enclave excepcional que el FAPAS realiza en la zona.
para que el oso habitara en él. Sin

2003-2007 Colaboración de FAPAS con AROCA y ARBA

Desde el año 2003 FAPAS comienza a colaborar


con AROCA (Asociación de Reforestadores para el
Oso Pardo Cantábrico) y con ARBA (Asociación
para la recuperación del Bosque Autóctono) en
plantaciones de especies de frutales con alto valor
para el oso en el sector oriental de la Cordillera
Cantábrica (Palencia y Riaño).

En el núcleo osero oriental es clave mejorar la calidad alimenta-


ria del hábitat del oso pardo, pues allí el predominio de hayas y
la escasez de otras especies (robles, rosáceas, etc), hacen al plan-
tígrado muy vulnerable frente a malas cosechas de hayucos.

La particularidad de esta campaña consistió en que se utilizaron semillas silvestres y


frutos recolectados por voluntarios en la propia zona, lo que permitió trabajar con varie-
dades autóctonas que garantizaran el genotipo específico de más fácil aclimatación a
la zona de plantación evitando así el uso de especies foráneas.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


2005-2008 Medidas compensatorias
de la instalación del Parque Eólico de Belmonte

La implantación de nuevas tecnologías parque eólico en una zona de montaña


para producir energía, está dando lugar a donde habita el oso pardo, en concreto en
la aparición de parques eólicos en zonas la Sierra de Begega, en el concejo astu-
de montaña para aprovechar los vientos riano de Belmonte de Miranda. Por esta
de la costa cantábrica. razón, la Administración Regional de
Uno de esto parques, promovido por la Asturias, exigió a la empresa promotora,
empresa Parque Eólico de Belmonte S.A, el desarrollo de medidas compensatorias
recibió la autorización de construir un que beneficiaran el hábitat del oso pardo.

Estas medidas compensatorias consistieron en plantar una superficie de 200 ha con


150.000 árboles en las montañas del entorno del parque eólico. El FAPAS fue la enti-
dad elegida para plantar estos árboles por su demostrada experiencia en acciones fores-
tales dirigidas a mejorar el hábitat del oso pardo. Esta iniciativa, no sólo ha significa-
do una mejora de los ecosistemas donde desarrolla su ciclo biológico el oso pardo, sino
también ha contribuido a revalorizar antiguas fincas de cultivo que estaban en desuso
desde hace años.

El proyecto Frutos para el Oso 23


24

2006-2008 Distintas entidades privadas colaboran en el proyecto

Durante los últimos años empresas de dis- Oso aportando su grano de arena a la
tintos sectores han colaborado económi- conservación del oso pardo cantábrico.
camente con el Proyecto Frutos para el

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


3.5. ¿DÓNDE HEMOS PLANTADO HASTA AHORA?
Desde el comienzo del Proyecto Frutos tro del área de distribución de oso pardo.
para el Oso, el FAPAS ha plantado frutales También ha trabajado en el norte de
en 7 concejos Asturianos incluidos den- Palencia y en el Valle de Riaño en León.

Zonas donde FAPAS ha plantado

Asturias en España

ÁREA DE DISTRIBUCIÓN
DEL OSO PARDO-PLANTACIONES DE FAPAS
EN EN EL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Distribución actural

Distribución potencial

Plantaciones del FAPAS

Logros del proyecto Frutos para el Oso


N.º de árboles plantados: 260.000 árboles
Superficie osera plantada: 346 hectáreas

El proyecto Frutos para el Oso 25


[4] EL VIVERO DEL FAPAS

El apoyo de Obra Social y de la Fundación ale-


mana EURONATUR ha permitido crear el Vivero de Prácticas
Forestales y Conservación de la Biodiversidad del FAPAS que se
ha convertido en el centro neurálgico del proyecto “Frutos para el
oso” y de la campaña “+ osos -CO2”.
4.1. ¿DÓNDE ESTÁ EL VIVERO?
L vivero está instalado en una finca reciente ocupación osera que en menos

E de 6.500 m2 ubicada en el Concejo


asturiano de Santo Adriano, en pleno
corazón del conocido como los Valles del
de 4 años ha pasado de no registrar pre-
sencia de plantígrados a tener una pobla-
ción de 16 ejemplares de oso pardo can-
Oso (Valles del Trubia) una zona de tábrico.

Área de distribución del oso pardo


Vivero del FAPAS

El Vivero está dotado de instalaciones e


infraestructuras de producción suficien-
tes para cultivar alrededor de 40.000
árboles al año para su posterior trasla-
do a las zonas de plantación donde
habita el oso pardo. Al cabo de unos
años estos árboles, además de propor-
cionar alimentos a los osos, promoverán
la dispersión natural de semillas para su
El vivero fue inaugurado en octubre de 2008 expansión a zonas cercanas.

27
28

4.2. ¿CON QUE FINALIDAD SE CREA EL VIVERO?


El vivero cumple un doble objetivo:
Ambiental: Social:
- Mejorar la calidad de la planta que uti- - Proveer de formación práctica sobre
liza el FAPAS en las reforestaciones reforestaciones vinculadas a la conser-
orientadas a la diversificación de los vación de la biodiversidad a alumnos
recursos alimenticios del oso pardo. que estudian cursos formativos relacio-
- Disponer de plantones suficientemente nados con la conservación de los recur-
desarrollados para asegurar que enrai- sos naturales.
zarán adecuadamente una vez que sean - Disponer de instalaciones desde las que
plantados en el medio natural. desarrollar programas de divulgación y
- Experimentar nuevos sistemas de culti- de educación ambiental dirigidos a dis-
vo de especies botánicas de interés para tintos colectivos.
el oso pardo.

4.3. INSTALACIONES DEL VIVERO


El vivero dispone de instalaciones que cubren las necesidades de las plantas en cada fase de cre-
cimiento y que facilitan el trabajo de cultivo previo a su plantación. Así, el vivero está zonifica-
do en tres áreas con funciones bien diferenciadas y en las que se desarrollan distintas tareas.

NAVE (Almacén) INVERNADERO VIVERO


(Zona de pregerminación) (Zona de endurecimiento)

La nave sirve de almacén de Para el manejo de la planta, El vivero al aire libre, cuenta
maquinaria y herramienta, y almacenamiento de tierra, con una superficie llana de
un lugar de faena a cubier- rellenado de contenedores , unos 5.000 m2. Está asentado
to, ya que en Asturias los días etc…, el vivero dispone de un sobre en un tipo de suelo
de lluvia son abundantes. invernadero de túnel de plás- denominado ‘de vega’, es
Además, la nave cuenta con tico de 160 m2 de superficie decir, tierra de aluvión de
las instalaciones adecuadas que nos permite trabajar bajo excelente calidad almacenada
para los trabajadores, el baño, cubierta. de manera natural durante
vestuario comedor y taller. miles de años.
Además, sirve para almacenar
todos los contenedores de En la zona exterior del vivero
semilla pregerminada que se se almacena la planta que
van a utilizar en las planta- crece, tanto en los contenedo-
ciones. res como directamente en el
propio terreno.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


4.4. EL TRABAJO DIARIO EN EL VIVERO
4.4.1. Zona exterior (Zona de endurecimiento)
En esta zona las plantas crecen en macetas hasta alcanzar cierto porte
para ser posteriormente trasladadas a la zona de plantación

SUBSTRATOS
La elección del substrato es importante ya que
va a servir de soporte y alimento de la planta
durante su desarrollo inicial en el vivero.
Mientras la planta a raíz desnuda espera a ser
introducida en macetas se cubre con arena Cerezos a raíz desnuda
de sílice y un manto de agrotextil.
Posteriormente, para el rellenado de las
macetas donde se introducirá el plantón a
raíz desnuda se utiliza tierra sin cribar que
es trasladada hasta el vivero en camiones
donde se almacena bajo cubierta y posterior-
mente es introducida en una tolva de relle-
nado de contenedores. Rellenado de contenedores

ENVASES
El uso de distintos volúmenes de contenedo-
res dependerá de la altura que alcance la
planta aviverada:
• Macetas de 1 litro (altura= 10-60 cm)
• Macetas de 4 litros (altura= 40-80 cm)
• Macetas de 5 litros (altura= 1,20 m) Contenedores

PODAS
Las podas de ramas laterales son importan-
tes para hacer que la guía de los futuros
árboles tenga un grosor y un crecimiento
radicular adecuado en el momento de ser
plantados. El trabajo de poda es especialmen-
te importante en manzanos y cerezos.
Además, la poda de ramas laterales facilita la
utilización de un tipo de protector especial que
permite que se pueda prescindir de los tutores
de madera en el momento de la plantación. Cerezos con protectores

El vivero del FAPAS 29


30

RIEGO
El vivero dispone de un sistema de riego por
goteo, que permite a cada planta recibir el
agua necesaria para su óptimo crecimiento.
El uso del sistema de riego se limita a los
egoiem
rtsdeSistema
Sai de riegos
ss
periodos de bajas precipitaciones.

FERTILIZACIÓN
Para favorecer el enraizamiento de la planta,
se aplica a cada contenedor una dosis de
abono NPK de la marca Agroblen, que faci-
lita una liberación lenta de sus componentes;
nitrógeno(N), fósforo (P) y potasio (K).
El abonado es clave para que la planta se des-
arrolle con un color, una consistencia y una
textura adecuada.
Un aporte de 25 gramos de abono asegura Planta con abono de liberación lenta
una correcta concentración de nutrientes
para cara planta durante un periodo de 12-
14 meses.

CONTROL DE PLAGAS
Se aplican una media de 6-7 tratamientos
fitosanitarios con fungicidas e insecticidas a
la planta del vivero. Las plagas más frecuen-
tes que encontramos son los pulgones (que Productos
utilizados para el
atacan sobretodo al cerezos y manzanos) y
control de plagas
los hongos.

4.4.2. Invernadero (Zona de pregerminación)


El FAPAS está realizando en el inverna-
dero (bajo cubierta y a temperatura
constante) distintas experiencias piloto
para la pregerminación de semillas de
grueso calibre (castaña y bellota).

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


SUBSTRATOS ser sembrada directamente sobre el
• Arena de sílice- Para la pregerminación de terreno en una poza. El principal proble-
castaña y bellota se utiliza un sustrato ma de este sistema de plantación direc-
estratificado de arena de sílice de grano ta de semillas es la predación de jabalí-
gordo, un material inerte que deja huecos es y roedores.
para aireación y compactación que asegu-
ren la correcta germinación de la semilla. El
éxito de germinación de las semillas plan-
tadas en este tipo de sustrato es del 50%.
• Pastillas Jilly de turba prensada- Para las
semillas de castaña se están usando pas-
tillas de turba y manto de coco que tienen
un pequeño agujero donde se introduce la Castañas en pastillas Jilly de turba
castaña, que una vez pregerminada, podrá y manto de coco

ENVASES
• Bandejas de alvéolos de plástico (28 y 40
alvéolos) a partir de los cuales se obtienen
cepellones una vez que la semilla enraíza.
Tienen la ventaja de que los plantones no
tienen competencia y se obtiene un cepe-
llón sano que no se altera al trasplantarlo
a la tierra definitiva. Bandejas de alvéolos de plástico

• Bandejas de turba Jiffy.- Están hechas de


turba, fibra de madera y cal para ajustar
el Ph. Esta composición garantiza una
consistencia suficiente en condiciones
húmedas y la estructura porosa permite la
fácil penetración de las raíces, una buena
retención de agua así como una excelen-
te aireación del sustrato. El sistema radi-
cular permanece intacto en el momento
del transplante y evita que las plantas Bandejas de turbaJiffy
sufran un shock post transplante ya que
estas son plantadas con maceta biodegra-
dable, la cual se acaba descomponiendo
con el resto de substrato.
• Contenedores de poliestireno expandido

Contenedores de poliexpan

El vivero del FAPAS 31


Autor fotografía: Alberto Díaz Gómez

[5] TRABAJOS DE PLANTACIÓN


OS 17 años que el FAPAS lleva plan- taciones es la mejora del hábitat osero y

L tando frutales en zonas oseras han


dotado a la organización de una
valiosísima experiencia de campo en el
por lo tanto la viabilidad de cada árbol
plantado es la principal prioridad para el
FAPAS. Las metodologías de plantación
ámbito de las reforestaciones. No debe- usadas en la actualidad son recogidas en
mos olvidar, que el objetivo de estas plan- este capítulo.

La mayor parte de los terrenos donde se


planta son cedidos por propietarios
privados que en la actualidad no están
sacando ninguna productividad de esos
terrenos que sin embargo tienen un gran
valor para la conservación de la
biodiversidad. En la fotografía vemos a
un miembro del FAPAS con uno de los
particulares que han cedido una finca
para plantar frutales
El FAPAS cuenta con un equipo humano
altamente cualificado integrado por 1
capataz forestal y 4 peones forestales con
dedicación exclusiva para el desarrollo de
tareas de reforestación y viverismo
ligadas a los trabajos de plantación de
frutales para el oso pardo. En la foto
vemos a algunos miembros del equipo del
FAPAS observando un excremento que un
oso pardo dejó por la noche precisamente
en la finca en la que estaban trabajando

5.1. METODOLOGÍAS DE PLANTACIÓN


Los métodos de plantación que viene uti- ciones. En invierno se plantará a raíz des-
lizando el FAPAS son dos: a raíz desnuda nuda y en primavera a cepellón, ya que en
y a cepellón. La aplicación de un método el segundo caso la planta se encuentra en
u otro está condicionada por el período periodo vegetativo activo.
climático en el que se realicen las planta-

PLANTACIÓN A RAÍZ DESNUDA


En este método, los árboles prepara-
dos para plantar no contienen masa de
tierra adherida a sus raíces, ofrecien-
do un aspecto enmarañado.
La principal ventaja de este sistema
radica en el cómodo manejo de los
plantones siendo los principales incon-
venientes que sólo permite plantar
durante el invierno o el otoño tardío, y
que precisa de un riguroso control para
evitar que la planta se seque si perma-
nece mucho tiempo a la espera de que
se efectué la plantación, por un grado
En ocasiones, es preciso recortar, un
de humedad y temperatura inapropia-
poco, la raíz principal y las secundarías.
do. Una temperatura ambiental dema- Además se podarán aquellas raíces
siado elevada podría acarrear la muer- secundarias que estén rotas, secas,
te de los plantones. podridas o estropeadas, y también las que
sean demasiado largas.

33
34

PLANTACIÓN A CEPELLÓN
Este método se caracteriza porque el árbol uti-
lizado para plantar cuenta con una masa de
tierra adherida a sus raíces formando ambos
una masa compacta y de fácil manejo.
Las ventajas de este sistema son múltiples:
asegura una mejor sanidad vegetal, facilita
su conservación y permite plantar en cual-
quier época del año. El hecho de poder plan-
tar en cualquier estación hace que el equipo
de trabajo del FAPAS pueda estar operativo
de forma continua y no limitado sólo al in-
vierno si se planta a raíz desnuda.
Los árboles a cepellón, pueden venir
El principal inconveniente de este sistema de presentados en bandejas de alvéolos de
plantación es su mayor coste económico. plástico o en macetas individuales.

5.2. TRASLADO DEL MATERIAL


Hay dos factores que facilitan el trans-
porte del material de plantación, desde
el vivero de FAPAS, a las zonas de tra-
bajo:
• Cercanía a carreteras.- El vivero se
encuentra situado en el centro geo-
La correcta ubicación del vivero recorta el gráfico de Asturias, muy cerca de las
tiempo empleado en los desplazamientos. principales carreteras y autopistas
de la región. Esta situación, agiliza
los desplazamientos a los diferentes
puntos de plantación.
• Cercanía a zonas oseras.- El vivero
del FAPAS se encuentra enclavado
en plena zona osera de tal forma
que muchas de las fincas donde se
Fotografía obtenida por las cámaras
planta se encuentran a muy poca
automáticas del FAPAS en una finca
plantada precisamente para proporcionar distancia de nuestras instalaciones.
frutos para los osos

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


Sin embargo, existe una circunstancia a nos vemos obligados a utilizar soluciones
la que hay que resignarse; la difícil oro- sencillas, como la utilización de carreti-
grafía de la montaña asturiana. Ante llas mecánicas o incluso caballerías para
este hecho, que dificulta de manera intentar paliar este problema.
importante nuestra labor de plantación,

La montaña asturiana se caracteriza por un relieve muy abrupto y complicado.


Esta circunstancia beneficia a nuestra fauna, ya que le proporciona mucha
seguridad. A la hora de trabajar en estos ecosistemas, el FAPAS asume esta
peculiaridad paisajística y se adapta al medio, utilizando métodos poco intrusivos
y en ocasiones tradicionales, evitando la construcción de nuevas pistas que
deterioren la riqueza natural de estas zonas.

5.3. LIMPIEZA DEL TERRENO


Un fenómeno natural que se está pro-
duciendo en la Cordillera Cantábrica,
debido al despoblamiento rural, es el
rápido avance del matorral en detri-
mento de los terrenos de cultivo y de las
praderías.
Actualmente, tojos, zarzas y brezos, se
están apoderando de antiguas fincas
agrícolas, que con sus abundantes pro-
ducciones de pasto, cereal o fruta tam-
bién alimentaron durante siglos a la
fauna salvaje.

La “matorralización” de las antiguas


praderías supone la pérdida de un
terreno potencialmente muy fértil

Trabajos de plantación 35
36

Como resultado de esta situación, se hace indispensable que antes de iniciar las tare-
as de plantación en una finca, se tenga que proceder a la limpieza de la misma.

Normalmente, la densidad del matorral Una vez finalizado el desbroce del


es tan alta, que para desbrozar las fincas terreno, se llevará a cabo la retirada de
se hace imprescindible la utilización de los desechos, para, acto seguido
maquinaría pesada. comenzar con la plantación.

5.4. AHOYADO
Antes de plantar cada árbol es necesario
hacer un agujero en el suelo y dejar la tie-
rra suelta para que las raíces prosperen
rápidamente una vez introducido el plan-
tón. Dependiendo del método de planta-
ción seleccionado se harán hoyos de
manera manual o mecánica:
• Para plantaciones a raíz desnuda se uti-
lizará el ahoyado manual. Empleando
una barra de hierro, se hará un hoyo
que permita a las raíces del plantón
colocarse derechas sin doblar ninguna El hoyo debe de tener unas dimensiones
parte y en especial el apéndice de la raíz holgadas para garantizar un correcto
principal. desarrollo del plantón.

• El ahoyado mecánico es el método


escogido para las plantaciones a ce-
pellón.

El ahoyado también contribuye a


disminuir la compactación del suelo y a
mejorar la porosidad del mismo.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


Según las características del terreno, se pueden abrir los hoyos con motoahoyadoras o
mediante barrenas helicoidales acopladas a la toma de fuerza de un tractor.

El manejo de la motoahoyadora precisa Para plantaciones extensas, y siempre y


de dos operarios. Para la utilización de cuando la superficie a plantar no sea muy
este sistema de plantación, deben de abrupta, el método más indicado es el de
evitarse los terrenos pedregosos. barreras helicoidales acopladas a un tractor.

5.5. PROTECTORES
La Cordillera Cantábrica, posee una abun- Para evitar las pérdidas de planta que
dante población de ungulados, tanto sil- supondría este problema, se colocan pro-
vestres -ciervos, corzos, jabalíes-, como tectores en los árboles plantados que
domésticos –vacas y ovejas-. La presen- pueden ser de dos tipos:
cia de estos animales supone un peligro • De malla envolvente, especialmente
para el adecuado desarrollo de las plan- diseñada para evitar los daños de
taciones forestales ya que suelen buscar corzo, cabra y oveja.
en los plantones alimento o utilizar sus
tallos para llevar a cabo descortezamien- • De plástico biodegradable rígido a dife-
tos y rozamientos. rentes alturas, para protección contra
otras especies: vacas, caballos o ciervos.

Descortezamiento producido Gracias a los protectores de tubex, esta pradería


por un corzo. puede compatibilizar el pastoreo de diente de vacas
u ovejas con la explotación forestal.

Trabajos de plantación 37
38

Protectores de plástico biodegradable

Los protectores de tubex están hechos de


polipropileno siendo su vida útil de unos
5-7 años, momento en el cual se degra-
dan por efecto de los rayos del sol.
Este modelo de protector, beneficia al
plantón de múltiples formas: incrementa
las tasas de crecimiento de la planta,
favorece el enraizamiento y mejora la La curvatura de la parte superior evita las
poda natural favoreciendo un óptimo des- rozaduras con el árbol presentando en la
arrollo del tronco. parte inferior unas ranuras de ventilación.
Acompañando a este tipo de protector en
algunos casos se hace imprescindible la
colocación de un tutor que fije el tubex
al suelo aportando estabilidad a los plan-
tones y evitando que los protectores se
tumben por rozamientos de fauna, por
ejemplo, de una vaca. Suelen estar hechos
de estacas de madera de acacia con gran
resistencia. Los tutores aportan estabilidad a los tubex.

Protectores de malla envolvente

Cuando se utilizan protectores de malla


no se requiere de la ayuda de tutores de
madera, ya que la consistencia del plásti-
co sintético del que están hechos este tipo
de protectores, asegura su estabilidad.
Tienen forma tubular, son muy resistentes
y de fácil manejo y colocación.

El uso de protectores de malla está más


indicado para árboles plantados a
cepellón que cuentan con un desarrollo
más avanzado y que han sido sometidos a
podas de ramas secundarias en el vivero.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


5.6. FERTILIZACIÓN
Todas las plantas necesitan para su creci- • Nitrógeno (N): Es un elemento vital
miento una serie de elementos químicos para las plantas, comparable a las
en mayor o menor cantidad. Si el suelo en proteínas para el organismo humano.
el que se realizan las plantaciones no La falta de nitrógeno hace que las
tiene suficiente concentración de estos plantas presenten hojas débiles y de
compuestos, será necesaria una fertiliza- color verde-amarillento.
ción suplementaria para el arranque y el
• Fósforo (P): Es responsable del buen
buen desarrollo de las plantaciones. Una
desarrollo de las raíces, por lo que su
vez efectuado el abonado inicial, es reco-
carencia conllevará un mal enraiza-
mendable mantener este proceso al me-
miento, y por lo tanto, problemas en
nos durante varios años ya que es, duran-
el crecimiento de la planta.
te la fase juvenil, cuando el árbol es más
sensible a cualquier tipo de problema • Potasio (K): regula la fotosíntesis y
(dificultades de enraizamiento, enferme- promueve el desarrollo de flores y fru-
dades, plagas, competencia con otras tos. La falta de este nutriente reper-
especies, etc…). cutiría en una baja productividad.
Los componentes básicos de cualquier Las diferencias entre unos abonos y otros
fertilizante son el nitrógeno, el fósforo y radica en la distinta proporción utilizada
el potasio: de cada uno de sus componentes químicos.

Es aconsejable echar el fertilizante en el


fondo del hoyo y, antes de depositar el
plantón, mezclarlo con tierra. Una dosis de
abono cada 12-14 meses es suficiente para
asegurar un adecuado abonado, ya que los
nutrientes se irán liberando lentamente
dosificándose así sus concentraciones. Por
ello, este tipo de fertilizantes son conocidos
como abonos de liberación lenta.

Trabajos de plantación 39
40

5.7. ESTRUCTURA DE PLANTACIÓN


FACTORES Y CONDICIONANTES
Antes de realizar una plantación, debere- • Calidad y características del terreno;
mos valorar muchas cuestiones técnicas densidad del matorral, presencia de
entre las que destacan las siguientes: piedras, pendiente, etc…
• Disponibilidad de ‘factores de creci-
• Especie a utilizar; castaño, cerezo, haya, miento’; luz, agua, temperatura,
etc… nutrientes, etc…
• Finalidad de la plantación; producción • Estado de las vías de acceso hasta el
de frutos o de madera, corrección de lugar de la plantación
impactos paisajísticos, fines ambien-
Una vez sopesados todos estos condicio-
tales, etc… nantes, podremos ajustar un dato de
• Lugar donde se plantarán los árboles; máxima importancia; la densidad de la
en el monte, en antiguas fincas de plantación, es decir, el número de árbo-
cultivo, etc… les a plantar y la distancia entre éllos.

TIPOS DE PLANTACIONES
La producción de fruta está vinculada al de elegir la estructura de la plantación, es
espacio que tenga la planta para desarro- necesario calcular una distancia mínima
llarse y el sol que reciba, por eso, a la hora entre árbol y árbol.

Plantaciones en antiguas fincas de cultivo


La distribución de la planta en estos
terrenos suele hacerse en cuadrículas
cuadradas o rectangulares. El marco de
plantación para especies como el castaño
o el cerezo (las especies mayoritariamen-
te plantadas por el FAPAS), es de unos
4´5 x 4´5 metros.
Los árboles plantados en estas fincas,
tienen altas posibilidades de desarrollo
óptimo, dado que cuentan con suelos
muy ricos en nutrientes pues durante
décadas, han sido abonados con materia
orgánica por sus antiguos propietarios

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


Plantaciones en el monte
Dado lo abrupto de la geografía de la Cordillera
Cantábrica, las condiciones de plantación en el monte
no suelen ser muy favorables. Las grandes pendientes del
terreno obligan a plantar siguiendo las curvas de nivel.
Además, los árboles recién plantados tendrán que
competir por los nutrientes, la luz y el agua con la
vegetación ya existente lo que les coloca en una situa-
ción de desventaja.

Plantaciones con fines ambientales


(plantación de sebes)
Entre este tipo de plantaciones, podemos destacar las dise-
ñadas para cerrar fincas ganaderas mediante las ‘sebes’.
En Asturias, una sebe, lo que en castellano conocemos
como seto o lindero, es la vegetación que normalmen-
te bordea las fincas y está compuesta por gran diver-
sidad de especies botánicas; avellanos, endrinos, ser-
bales, cerezos, zarzas, etc… Esta vegetación, además
de delimitar propiedades, produce frutos que sirven de
alimento a la fauna aportando gran valor biológico a
los montes asturianos

El oso, cuando llega la época de las ave-


llanas, visita las sebes o setos alimentán-
dose de sus frutos. Lo mismo hace en pri-
mavera, durante la cual que se adentra en
las fincas de cultivo para recorrer su
perímetro comiendo las sabrosas bayas de Las actuales políticas agrarias aplicadas
la zarzamora o subiéndose a un cerezo por las administraciones para favorecer el
para alimentarse de las cerezas. Además, desarrollo rural a través de las
los setos crean pantallas de vegetación concentraciones parcelarias, están haciendo
que permite el tránsito de los osos por desaparecer estos riquísimos ecosistemas
territorio más cubiertos, lo que les produ- rurales, convirtiendo los campos en
ce mayor sensación de protección, ya que extensiones vacías de vegetación arbustiva.
generalmente evitan el tránsito por luga- En la foto vemos una plantación de sebes
res excesivamente despejados. realizada por el FAPAS.

Trabajos de plantación 41
REVISIÓN Y MANTENIMIENTO
[6] DE PLANTACIONES
ARA garantizar el buen enraizamien- 5 años. Así, durante los años posteriores a

P to y crecimiento de los árboles, hay


que poner en práctica diversas labo-
res de mantenimiento y control en las plan-
la plantación se realizarán revisiones perió-
dicas consistentes en la sustitución de
planta seca o dañada, la colocación de pro-
taciones, sobre todo, durante los primeros tectores y la limpieza de matorral.

TAREAS DE SEGUIMIENTO
TAREAS DE PREVENCIÓN REPOSICIONES
DE LA PLANTACIÓN
– Control de quemas – Abonado – Revisiones
– Limpieza de las fincas – Poda – Reposiciones
– Reposición de – Control de plagas y
protectores enfermedades
– Incidencia del ganado o – Incidencia de los efectos
de la fauna silvestre negativos causados por
la climatología (sequía,
nieve, granizo…)
6.1. TAREAS DE PREVENCIÓN
6.1.1. CONTROL DE QUEMAS

Desgraciadamente, las quemas incon-


troladas están muy arraigadas en la
montaña cantábrica. Para garantizar
la viabilidad de las plantaciones, es
indispensable minimizar este proble-
ma y eliminar en la medida de lo posi-
ble los riesgos asociados a este tipo de
quemas.

6.1.2. LIMPIEZA DE FINCAS

La limpieza de las parcelas plantadas


es muy importante para el correcto
desarrollo de los árboles, ya que la
vegetación herbácea y el matorral
representan una fuerte competencia
(por el agua y los nutrientes) para los
árboles. Además, toda esta materia
vegental, favorece la propagación de
los incendios.

6.1.3. REPOSICIÓN DE PROTECTORES

Las extremas condiciones meteoroló-


gicas a las que se ven sometidas algu-
nas plantaciones (viento, nieve, llu-
via…), producen un deterioro prema-
turo de los protectores. Por lo tanto, es
necesario reponer los tubex para evi-
tar daños de ganado y fauna salvaje
sobre los plantones.

43
44

6.2. TAREAS DE SEGUIMIENTO


6.2.1. ABONADO, PODA Y CONTROL DE PLAGAS

Una vez al año se añadirá una dosis de plantadas, es además necesario la prácti-
abono de liberación lenta (NPK) que pro- ca de labores culturales (poda, injertos,
porcionará a los plantones una cantidad etc…) para orientar el desarrollo de los
suficiente de nutrientes para su adecua- árboles hacía un tipo concreto de produc-
do desarrollo. En algunas de las fincas ción (madera o fruta).

6.2.2. INCIDENCIAS DE LOS EFECTOS NEGATIVOS CAUSADOS POR LA CLIMATOLOGÍA


(SEQUÍA, NIEVE, GRANIZO...)

Dado que los árboles planta-


dos se encuentran expuestos
a la dura climatología de la
montaña cantábrica, es nece-
sario efectuar trabajos que
traten de paliar los daños
causados por los temporales
invernales.

Manual de reforestación y conservación de la biodiversidad


6.3. REPOSICIONES
En toda plantación se producen bajas. Dependiendo de su ubicación y de los cuidados
que reciba, cada plantación padecerá un porcentaje de pérdidas muy diferente.

La revisión de la plantación es una actividad esencial para


evaluar el estado de los plantones y proceder a la
reposición de las bajas.

En algunas ocasiones el plantón


presenta un desarrollo
inadecuado. Para tratar de
corregir este problema, se puede
realizar un corte hasta la base del
tronco, buscando así con el rebrote
un mejor crecimiento.

Revisión y mantenimiento de plantaciones 45


"Desde hace años, Obra Social colabora con diversas ONG
en proyectos que contribuyen a disminuir la pérdida de diversidad biológica
mediante actuaciones dirigidas a la protección de especies y ecosistemas, así
como un conjunto de actividades dirigidas al fomento de valores educativos, de
conocimiento, respeto, mejora y conservación de nuestro medio ambiente”.
CONTACTOS DE INTERÉS

FONDO PARA LA PROTECCIÓN


Tel. 902 13 13 60
DE LOS ANIMALES SALVAJES www.obrasocialcajamadrid.es
Las Escuelas s/n. La Pereda
33509 Llanes, Asturias
Tel. +34 985 40 12 64
Fax. +34 985 40 27 94
fapas@fapas.es
www.fapas.es

Konstanzerstr. 22
D-78315 Radolfzell
Tel. +49(0)7732 - 92 72 - 0
Fax +49(0)7732 - 92 72 -22
info@euronatur.org

PROYECTO DE CONSERVACIÓN
QUE DA A LAS EMPRESAS LA OPORTUNIDAD
DE COLABORAR EN LAS PLANTACIONES
DE FRUTALES DEL FAPAS
info@masososmenosco2.com
www.masososmenosco2.com

47
Obra Social
Manual de reforestación
T. 902 13 13 60
www.obrasocialcajamadrid.es
www.fapas.es y conservación de la
Fondo para la Protección de
los Animales Salvajes
biodiversidad
Las Escuelas s/n. La Pereda
33509 Llanes. Asturias
Tel.: +34 985 40 12 64
Fax. +34 985 40 27 94
fapas@fapas.es