FUENTE: Revista Vigia, enero 1988