Está en la página 1de 1

AQU ESTOY, SEOR, PARA HACER TU VOLUNTAD Del Salmo 39: Aqu estoy, Seor, para hacer tu voluntad

T no quieres sacrificios ni ofrendas, y, en cambio, me abriste el odo; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: Aqu estoy. Como est escrito en mi libro para hacer tu voluntad. Dios mo, lo quiero, y llevo tu ley en las entraas. He proclamado tu salvacin ante la gran asamblea; no he cerrado los labios: Seor, t lo sabes. No me he guardado en el pecho tu defensa, he contado tu fidelidad y tu salvacin, no he negado tu misericordia y tu lealtad ante la gran asamblea.