Está en la página 1de 167
LOS | i CANTOS DEL SIERVO EN LA EXEGESIS HISPANO-HEBREA Francisco Varo * LOS CANTOS DEL SIERVO ( a PUBLICACIONES DEL MONTE DE PIEDAD Y CAIA DE AHORROS DE CORDOBA ik i ©CCojasur LOS CANTOS DEL SIERVO ENLA EXEGESIS HISPANO-HEBREA. FRANCISCO VARO (© Copyright 1983. Francisco Varo Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Cordoba |SBN: 84-7959-077.0 Depésito legal NA 1076-1993 PUBLICACIONES DEL MONTE DE PIEDAD Nii Obst defonso Adeva Y CAJA DE AHORROS DE CORDOBA Imprimatur: Angel Echevera, Vicario General Pamplona, 1761953 ‘Maquetacion: SLIDE PRINT ¢/tturama,1-of.3-Pamplona Imprime: Navegrat, Poligono Berain, nave 17; Bewigear (Navarra) PRINTED IN SPAIN ~ IMPRESO EN ESPANA Cérdoba, 1993, PRESENTACION No vale la pena celebrar los acontencimientos tristes. En cambio, si que conviene rememorarlos, esto es, traerlos de nuevo a la memoria ‘cuando se presenta una ocasién oportuna. De los males pueden salir grandes bienes, y la dolorosa leccién del sufrimiento es maestra de la vida. El dia 31 de marzo de 1492 los reyes Isabel y Fernando firmaban el decreto de expulsién de los judios. Pocos meses después, las lagrimas de los desterrados lacraban el cierre de una pagina brillante en la cultura espafiola. Dejaban atrés mas de cinco siglos de fecunda actividad literaria. Las calles blancas y angostas de la vieja Juderia de Cordoba se quedaron desiertas. Lo mismo sucedié en todas las ciudades de Castilla y Aragén. Solo el vacio Ilenaba las sinagogas. Detrés de sus rejas y celosias cubiertas de geranios ya no se escuchaba la monétona cantinela de las plegarias recitadas en la Iengua santa de la Biblia. Se acaba de cumplir el quinto centenario de un hecho que cerré una parte de nuestra historia. Las piedras velustas, la luz de la cal salpicada de flores, y el aroma de los jazmines en Ia juderia, son testigos mudos de esos acontecimientos. En este caso no hay motivos para la celebracin. Pero sobran razones para rememorar estos sucesos. Y una de ellas es que la cultura andaluza actual todavia puede engalanarse con la riqueza de las joyas literarias e intelectuales de nuestros antepasados que yacen sepultadas en el polvo de los archivos y bibliotecas, pero inasequibles para la mayor parte de los hombres cultos de nuestra tierra, Muchos de los tesoros literarios que las comunidades judias expulsadas de Espata pudieron llevar consigo reposan manuscritos. En algunos casos hombres doctos han editado esas obras en las lenguas en las que fueron escritas: el érabe y, sobre todo, el hebreo. No han faltado en las iiltimas décadas nobles iniciativas, secundadas por un trabajo sereno y fecundo, de verter a la lengua espafiola parte de ese caudal de sabiduria. Y, de modo particular, desde el afio 1992 ha crecido el afén en hacer resonar por todos los. 8 Los Cantos dl Siervo rincones de nuestras calles y plazas el eco entrafiable de voces que les son familiares, ‘A ese empefio comiin de nuestro pueblo hemos querido sumar es- te trabajo. EI motor de nuestro esfuerzo ha sido la veneracién a la pa Iabra de Dios contenida en la Biblia, junto con el amor al pueblo que El eligié de modo irrevocable para que fuera posesin suya entre to- dos los pueblos de la tierra. Y a la vez el afecto imborrable a la cit. dad de Cérdoba, “tierra de guerrera gente, y de sabiduria clara fuer te", nuestra cuna comiin, que ha ofrecido un lugar apacible para sut trabajo y para el nuestro, conservando pleno su encanto a lo largo de tantos siglos. La corte de Abderraman III ofrecié un ambiente propicio para el florecimiento de las artes y la cultura. La labor de mecenazgo que en cella desarrollé Hasday ibn Saprut supuso una inyeccién de vitalidad al genio judio: 1a poesia, la filologia, Ia exégesis y los estudios tal- imuidicos rebrotaron en nuestra tierra con inusitado vigor a partir del afio 950, con una altura de espiritu y una perfeccién cientifica tales ue abririan un nuevo y fecundo surco en la historia de la cultura uuniversal, y cuyos frutos atin perviven en la tradicién de las comu- nidades judas. EI progreso en el conocimiento riguroso de la lengua hebrea que Supuso la obra de los gramaticos de la “Escuela de Cordoba” ‘marcaria un hito en la historia de la interpretacién del mayor momu- mento literario de la humanidad: la Biblia. Su influencia se dejaria sentir en todos los grandes exegetas judfos medievales. Siglos des. Pués los instrumentos de trabajo que ellos crearon todavia con- tinuaban prestando servicios inapreciables a todos los que buscaban la mayor precisin posible en la lectura del texto sagrado. ‘Nuestro trabajo se ha centrado en la investigacién de unos textos de la Biblia particularmente sugerentes, Los actualmente llamados “Cantos del Siervo", contenidos en la segunda parte del libro de Isaias. La interpretacién de estos textos se convirtié en punto de fric. ci6n entre judios y cristianos desde los primeros siglos de nuestra era, Estos pasajes de Ja Escritura ya habian reclamado el interés de {os sabios judios anteriores a la destruccién del Sogunco Templo, que habfan planteado posibles interpretaciones de los mismos ponderan- do si seria posible que se refirieran o no al Mesias esperado. Los pri. ‘meros cristianos no dudaron en considerar, al menos el Cuarto Can to, como una de las profecias mas claras y que se cumplieron de mo. do impresionante en la Muerte y Resurreccién de Jestis. El trasfondo de la polémica también dejé sentir sus huellas en las interpretaciones que se hicieron a partir de entonces en la sinagoga, Presentacion 9 Al rememorar la pérdida de la presencia judia entre nosotros hemos querido presentar al lector espafiol la documentacién acerca de esas interpretaciones que le podria resultar menos asequible: la de los exegetas judios, que escribieron en hebreo, y cuyos comentarios a estos pasajes nunca habjan sido traducidos a nuestra lengua. Pensamos rendir asi un homenaje a aquellos antepasados nuestros, haciendo revivir el fruto de su ingenio en la tierra que los vio nacer 0 vivir. También tiene su interés para el lector cristiano comprobar que la interpretaci6n mesiénica de estos textos, que es la que hicieron sus, primeros hermanos en la fe, hunde sus raices en el judaismo antiguo, Y Sigue perviviendo en algunos circulos rabinicos durante todos los siglos que los judfos cultivaron la exégesis en Sefarad. Antes de terminar estas palabras de presentacién sélo nos queda manifestar nuestro agradecimiento a todas las personas que de un ‘modo u otro nos han prestado su colaboracién en esta obra. En parti- cular al Prof. Dr. Carlos Carrete, de la Universidad de Salamanca, que nos brinds la idea y con su ciencia y amistad nos ha ayudado a realizarla. También a los Profs. Drs. Uriel Simon y Moisés Orfali de la Universidad de Bar Ilan (Ramat Gan, Israel) y Zvi Malachi del Haberman Institute for Literary Research (Lod, Israel) por su asesoramiento bibliogréfico. E igualmente a los Profs. Drs. Angel Séenz-Badillos y Angeles Navarro Peiro, de la Universidad Complutense de Madrid, y Miguel Pérez Fernandez, de la Universidad de Granada, por sus valiosas sugerencias para perfeccionar este estudio. Al Departamento de Sagrada Escritura de la Facultad de Teologia de la Universidad de Navarra, por habernos animado y ayudado a emprender este trabajo, y a la Facultad de Filologia Biblica Trilingiie de la Universidad Pontificia de Salamanca, donde fue presentado como Tesis Doctoral. Y de modo particular al Imo. Sr. D. Miguel Castillejo Gorraiz, a D. José Eduardo Huertas Mutfoz y al Servicio de Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Cérdoba por su generosa colaboracién para que este trabajo salga a la luz. Francisco Varo Pineda Pamplona, 17 de mayo de 1993 INDICE GENERAL INTRODUCCION I. Los Cantos Det SERVO .. 18 1. Mentifcacién del“ Siervo’ 16 2. Breve historia dela interpretacin : 9 TL LOS CANTOS DEL SIERVO EN LA LITERATURA HISPANO-HEDREA wranas 27 1. Los graméticos de la “Escuela de Cérdoba” . 27 2, El desarrollo del “pesat” : 30 3. La literatura polémticd oun . 33 TI. CONSIDERACIONES METODOLOGICAS . 39 1. MENAHEM BEN SARUQ. // 1. MENAHEM BEN SARUQ Y SU OBRA LITERARIA 1. El ‘Mahberet’ de Menalem ben Sarug 2, Los Cantos del Siervo en el ‘Mahberet’ Tl. TRADUCCION ANOTADA DE LOS TEXTOS DEL ‘MAHBERET’ QUE HACEN REFERENCIA A LOS CANTOS DEL. SIERVO 1. Primer Canto (Is 42, 1-7). 2. Segundo Canto (Is 49, 1-5) 3. Tercer Canto (15 50, 4-9) 4. Cuarto Canto (Is 52,13 53,12). ageas 2. ABRAHAM IBN ‘EZRA’ ABRAHAM 1BN ‘EZRA’ Y SU OBRA LITERARIA.... 7 1. El “Comentario a Isaias” 2 6 2. Los comentarios a los Cantos del Siervo 7 4) Utilizacin de la Sagrada Escritura 7 ) Utilizacion de la gramadtica .. 2 7B ©) Utilizacién deta filologia 72 dd) Utilizacién de fuentes literarias 3. Abraham ibn ‘Ezra’, pionero en detectar la unidad de los Cantos del Siervo . : dedi I TRADUCCION Y NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS CANTOS DEL Siervo 1. Primer Canto (Is 42, 1-7) 2, Segundo Canto (Is 49, 1-5) 3. Tercer Canta (Is 50, 4-9) 4, Cuarto Canto (Is 52,13—53,12) 3. YA'AQOB BEN RE'UBEN I. Ya’AQOB BEN RE'UBEN Y SU OBRA LITERARIA. 1. El “Libro de las Guerras del Nombre" 2. Los comentarios a los Cantos del Siereo seenenene OS IL. TRADUCCION Y NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS CANTOS DEL 103 SIERVO .. 107 1. Primer Canto (ls #2, 1.7). 107 2. Tercer Canto (Is 50, 4-9) 7 i on 110 3, Cuarto Canto (15 52,13 53,12) «wrnsnns erin 110 4. MOSEH BEN NAHMAN 1. Moet BEN NAHIMAN Y SU ODRA LITERARIA 1. Los comentarios a los Cantos del Siervo . 4) Utilizacin de la Sagrada Escritura. &) Utilizacion de la filologia 123 ©) Utilizacn de fuentes literarias omens TL TRADUCCION Y NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS CANTOS DEL STERVO.. 125 1. Segundo Canto (Is 49, 15). 125 2. Tercer Canto (Is 50, 4-9) 126 3. Cuarto Canto (Is 52,13—53,12) 126 nL 5. MOSEH HA-KOHEN IBN QRISPIN 137 139 140 Modes HA-KOHEN IBN QRISPIN Y SU OBRA LITERARIA 1. El comentario al Cuarto Canto del Sieroo 4) Uso de conceptos y términs filséficos b) Utilizacin de ta Sagrada Escritura ©) Uilizacin de la filologia ) Utilizacién de fuentes literarias 'TRADUCCION Y NOTAS A SU COMENTARIO DEL CUARTO CANTO DEL STERVO .. 145 6. MOSEH HA-KOHEN DE TORDESILLAS. Moe HA-KOHEN DE TORDESILLAS Y SU OBRA LITERARIA.csun 165 1. El libro "“Ezer ha-'Emundh” 167 2 Les Cantos de Sieroo ene bro "“Ezer ha Emit” sss 168 «) UtilizaciOn de la Sagrada Escritura 168 B) Utilizacin de la flol0gf@ soruinennnninsnosonerinnanininnn VB ©) Utilzacién de fuentes literarias 169 ) Instrumentos para la polémica 171 |. TRADUCCION Y NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS CANTOS DEL StERvo 172 1. Primer Canto (Is 42, 1-7) . 173 2. Segundo Canto (Is 49, 1-5) 174 3. Tercer Canto (Is 50, 4-9) 176 4, Cuarto Canto (Is 52,13—~53,12) 176 IL 7.5EM TOB IBN SAPRUT. ‘Sea Tos 1BN SAPRUT Y SU OBRA LITERARIA 191, 1. El libro “’Eben Bohan” 192 2. Elcomentario al Cuarto Canto del Siervo en "Eben Bolan”. 193 ‘TRADUCCION Y NOTAS A SU COMENTARIO DEL CUARTO CANTO DEL SIERVO 195) 8. DON YISHAQ ABRABANEL 1. DON Yistag ABRABANEL Y SU OBRA LITERARIA 205 1. El “Comentario a Isaias” ere 2. Los comentarios a los Cantos del Siervo ... 4) Uiliancién de la Sagrada Escritura ) Utilizacién de la gramatica . ©) Utilizaciém de la filologta a eat 4) Uilizaci6n de fuentes literati sexicsneeininnnncnennenr, 216 I. TRADUCCION ¥ NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS CANTOS DEL SIERVO 3 1. Primer Canto (Is 42, 1-7) 2. Segundo Canto (Is 49, 1-5) 3. Tercer Canto (Is 50, 4-9) 4, Cuarto Canto (Is 52,13—-53,12) . ‘CONCLUSIONES 283 BIBLIOGRAFIA ._ FUENTES BIBLICAS Y RABINICAS 301 IL. FUENTES DE LA EXEGESIS MEDIEVAL - 302 IIL BIBLIOGRAFIA GENERAL wen 302 INDICES L._INDICE DE CITAS BIBLICAS ¥ RABINICAS TL. INDICE DE AuTORES cITADOS 317 . 331 INTRODUCCION 1. Los CaNTos DEL SiERVO La bibliografia cientifica acerca de los Cantos de Siervo, y de modo especial la relativa al Cuarto (Is 52,13-53,12), es abundantisima. La liltima década ha sido notablemente rica en investigaciones acerca de estos pasajes de la Escritura? que tantos problemas han suscitado en los exegetas desde hace mas de dos milenios. En la investigaci6n reciente uno de los temas que han suscitado el, interés de los exegetas es la cuestién de si los Cantos del Siervo son realmente unas unidades relacionadas entre si, pero independientes de la segunda parte de Isafas, en la que habrian sido interpoladas posteriormente. Esta tesis fue propuesta por Duhm a finales del siglo pasado, y ha contado con grandes defensores y detractores. Seguin este autor los Cantos serian cuatro: Is 42, 1-4; 49, 1-6; 50, 4-9 y 52,13 — 53,12, Posteriormente se ha discutido mucho acerca de su niimero —para algunos deberian ser cinco, o incluso siete—, y en lo que se refiere a la extensién de cada uno de ellos”. Aunque la mayor parte de los exegetas esta de acuerdo en el mtimero de cuatro, hay mas vacilaciones al delimitar la extensir En 1983 aparecié una breve monografia de Tryggve Mettinger+ que ha gozado de una buena acogida por parte de la critica espe- Bl libro publicado en 1985 por H. Haag, Der Goltesknecht bei Deuterofesaje, es un ‘buen escaparate en el que queda patente ala vista ol interés que ha susctado el tema asi como la complejidad del mismo, En este libro puede consultarse un ampli states ‘pueatonis y también puede encontrarse en él una recopilacion de la bibliografia més Importante aparecca hasta esa fecha, ¥ Cir. Alonso Schokel- JL, Siere Diaz, Profits I, 272-273. > En nuestro trabajo, siguiendo una opinién bastante comin entre muchos exegelas actusles, consideramos como Primer Canto Is 42, 17. Para los demés seguimos la \elimitacion propuesta por Duhm, 4 Lleva como titulo: A Farewell to the Seroant Songs. A Critical Examination of an Exugeticel Axiom. 16 ‘Los Cantos de Siervo cializada’. En ella se opone con energia a la hipétesis de Duhm de que se trata de pasajes independientes del contexto en el que nos han llegado, y pone en evidencia los estrechos lazos que hay entre loa cuatro Cantos y el texto de los capitulos 40 a 58 de Isaias, asl como la fancién que cumplen en ese contexto, El Siervo es el pueblo de Israel, aunque en los textos se puede apreciar una osclacion entre aspectos indvidales y aspects colectves del Servo o siguiente aparecio una obra de George Knight: que coincid sustancialmente en esos mismo puntos de vist Fl aor natene que toda la obra, incluyendo los materiales del Siervo, forma una uniced desarrollada metodolégicamente. El iervo, en su opinidn, es Israel Sin embargo, aunque los dos estudios que acabamos de men- cionar manifiestan.un consenso —al que en los afos posteriores nadie ha manifestado ningin zeparo— en torno a la pertenencia de los Cantos a la obra del Deutero-lsafas, hay que sefalar que no se trata de pasajes suelios independientes entre si. Odil Steck? ha mostrado la intima conexién existente Is 52,13—53,12 y los tres anteriores Cantos, pues los tres aspectos fundamentales de la mision del Siervo que vienen manifestados en los tres primeros Cantos reaparecen en expresiones concretas del Cuarto Canto y son esenciales en su estructura, Por su parte ese Canto viene a dar raron teol6gica de la postura del Sierve manifestada en los tres primeros 1. Identificacién del “Siervo” Uno de los temas mas controvertidos acerca de estos pasajes es el de la identificacién del Siervo, protagonista literario de los Cantos. Este Problema esta intimamente unido con el de la relacién existente entre esos textos. Quienes consideran que forman una unidad procuran hacer una interpretacién de los pasajes de modo que todas las. fi eet ee ea a incr rc gt nk cae CxSire oad yee erecta eed ‘ueden verse también, entre otras, las recensiones de R. Tournay en la Revue Biblique Sioa Soaby aNTe Mudnnenrnc fray acme these agente eee su rigidez al mantener la interpretaciGn colectiva de los cuatro Cantos. " Pieter sree SS Nps Ca pa anan ee Introduecién v condiciones caracteristicas de su naturaleza y misién, que aparecen en cada uno de los cuatro poemas, se puedan predicar del mismo Siervo. En cambio, quienes consideran que esos pasajes no tienen ‘una peculiar relacién entre si —en particular, muchos de los exegetas antiguos—, no tienen inconveniente en hacer una interpretacion distinta del Siervo en cada uno de los cuatro Cantos. ‘Aunque somos conscientes de la dificultad de encuadrar en un esquema relativamente sencillo todas las sugerencias de iden- tificacién —con su multiplicidad de matices—, que se han propuesto, vamos a presentar un breve panorama de estas opiniones que pueda servir al menos para tener una informacién basica sobre el tema. A. este respecto, las opiniones se pueden clasificar asi: a) Interpretaci6n colectiva. En este caso lo mas normal es identificar al Siervo con el Israel histérico; es una de las lineas de interpretacién mas antiguas, y una de la que goza con més adeptos en la actualidad. Los representantes mas destacados de esta interpretacién en la época més reciente son, ademas de Tryggve Mettinger y George Knight ya citados, Kapelrudt, Bonnard, Hans- Jiirgen Hermissonm, Odil Steck y Jhon Sawyer, Aunque tiene sus, matices propios, también ha de encuadrarse aqui la opinién de Coppens: seria un profeta escatolégico —que en el fondo representa al propio Israel— llamado a tomar parte en la venida del Reino de Dios». b) Interpretacién individual no mesiénica, Han sido muchos los ‘personajes del Antiguo Testamento que, a lo largo de la historia de la interpretacion, han sido relacionados con el Siervo suftiente: Moisés, Joaquin, Josias, Jeremias, Ezequiel, Ciro, Zorobabel, Eleazar o Job. La mayor parte de estas tentativas de interpretacién son antiguas. No obstante, recientemente ha incidido en esta Iinea Langdon al afirmar que Jeremias es una de las funtes primarias para la concepcién del Siervo que nos presenta el Canto. También + A.3.Kapelrud, “Second Isiah and the Suffering Servant”, 297-30. > PE. Bonnard, Le second isi: son disciple el eur eiteurs. sate 4000, 41. w H.-J, Hermiston, “Israel und der Gottesknescht bel Deuterojesaa”, 1-24 1) OL Steck, “Aspekte des Gottesknechtes in Jos 5212-5312", 96-58, 2 J.B A, Sawyer, “Daughter of Zion and Servant of the Lord in Is comparison”, 104. © J. Coppens, “Le messianisme isradlte la reléve prophetique, IV: Le Servite de ‘Yalvé, figure prophétique de I’ avenic", 536, y “La mission du Serviteur de Yahve et son staat eschatologique”, 343-371 WW. Langdon, “The ‘bed Adonay and Jeremiah”, 31-46. he A 18 Los Cantos del Siervo sresloPher Begge ha puesto de reale las afinidades entre la figur SMigiMEY el Srv. Sin embargo, dr de ora nl Ja propuesta que goza de mayor aceptacign ee Ie Yee el Servo al propio prea autor dl Cane, et anes ae Warseniches, Onlinsky, Hans-Jixgen Hermisson’, H. Bherhard vo Mow Petes Wilcox y David Paton-Wiliamer i ¢) Interpretacién individual mesidnica, Aunqui i muted de ete siglo hubo algtininento de identfine dine cnsuaaren ase, 18 mayor part de los exegetas que se pueden \cuadrar en esta linea consideran que el Sierv es al went amine pore profes y pert pore putde nan he erpretacién, que cuenta con muchos sigles de tadicion Sendo mantenida porno pocos autores, sunque no gen aot a lel fortisimo apoyo que tuvo en otras € {tual del fori 145 épocas. En los 12s tiempos son particularmente significativos los Uibroy ae 1 Ch. Bega, “Zedekiah and the Servant’, 393-358, & HLM. Otay, "The so. Scot PAR Soar the Lota Sales Ya hablamos cade a et cnt blames cdo a ete ator dendo ue identical Servo co eal elena sete Jo aplica a td el passe, pues hay partes ue Ins on = frotea,Ademts del aria ants chad, punde ene see ene Hermisson, “Voreil on Voreliger Abschied von den Cotesnechsledecy 20s eee =n ponies Picea anie ekuagy orem Ped eating as etre a hice Gin te a ama ms segunda parte (cap 49 rm anus *P 49-55) trata del retomo de fos exliados,y en ella cl Siente x * W. Rudolf, “Der exilische Messias”, ‘eschichliche Wirhichkeit, 156-166, "90-114 y “Die Ebed-Yahwe-Lieder als Introduecién 2 North y Feuillets, asi como los articulos de Jésef Homerskin, Michael Wolf — Rachmiel Frydland y Roy Rosenberg». 4) Significacién abierta. La multiplicidad de elementos que confluyen en el poema hace posibles a la vez muchas inter- pretaciones distintas. La teoria de una significacién miiltiple ya fue propuesta por Clines en su obra “I, He, We & They. A Literary Approach to Isaiah 53", y de modo implicito hace notar su influencia en varios trabajos posteriores. Es aprobada explicitamente por Lindars#. Como ejemplo representativo de esta corriente de interpretacién podriamos aducir un articulo de Michel Remaud que ve en el Siervo tanto a Jesucristo como al Israel actual, especialmente después de la experiencia del «holocausto»». 2, Breve historia de a interpretacion Ante tal variedad de interpretaciones como la que acabamos de exponer a grandes rasgos, surgen esponténeas algunas cuestiones: zcémo se ha Hegado histéricamente a esa diversidad? :cmo entendieron el texto sus primeros lectores, y por qué motivos se han ido produciendo tales divergencias en la interpretacién? No es fécil encontrar una respuesta satisfactoria a estas preguntas, pues estamos separados por algo mas de dos milenios de los primeros lectores, y en todo ese tiempo han tenido lugar muchos e importantes acon- tecimientos que han incidido en la lectura e interpretacién del texto. La bibliografia sobre este tema también ha sido abundante™, pero procuraremos hacer una sintesis de los puntos basicos de acuerdo entre los investigadores actuales. 8) CR.North, The Suring Serunt in Detero-sith 2 A. Feuille, Etudes denigse ot de thilogiebibique Ancient Testament. También pueden verse los das articulos que pubicd posteriormente sobre este tema: “Deux référence ‘évangéliques cachées au Serviteur martyrisé (ls 52,1253 12) Quelques aspects importants ddu Mystere Rédempteur” y “Une triple préparation du sacerdoce du Christ dans "rAncient Testament (Melchisédech le Messe du Ps 10, leServiteur d's 53)" = J, Homerski, “Cierpacy Mesjasz w Starotestamentalaych Przepowiedniach Provockich’, 27-42 4 ML Wolf R. Frydland, “Does Isiah 58 speak of Jesus?” 13.15, 3% RLA. Rosenberg, "The Slain Messiah i the Old Testament, 259-261 2% B. Linda, “Good Tidings to Zion: Interpreting Deutero Isaiah Today”, 48-493 » M Remaua, "Le Serviteur: Jésus et Irae", 664678 2 Un resumen de la historia de la interpretacion del Sirvo sufrienteen el judaismo antiguo, en la Tglesia primitiva y en algunos autores modemos puede verse en K Jeppesen, "Herren lidende tjener:historien 0g traditons-hstorien”, 113-126, También ppeden encontrarse informaciones de intrés acerca dela interpretaciones antiguas tanto brientales como occidentale en D. D. Bundy, “The Interpretation of Isaiah 53 in East and West” 57.74 20 Los Cantos del Sieroo En esta linea, el punto d B . le partida obligado para mi sicion es el libro de Pierre Grelot», Una de faa ies comin interpretacin colectva que e judas don , udaismo aleandrino hace de lo de Primeros Cantos se puede api ambin alcuane, nt “18 408 ‘ambién se ocupa Grelot de estudiar la interpret interpretacion de texto en literatura intertestamentaiay en Quota mie completo el estudio de Sydney Page, ree i, £e Zefiere al Primer Canto conviene sefialar que Tuy Primitiva. Como testimonio més antiguo tal vez podria 10 aducirse Tube etidpico de Henoc (1 Henoc), y mas en concleto cl Tire de eg sbolas de Henoc (1 Henoe 37-71), que es un libro apocaliptico pabl pe ctstiano al menos en gran parte. En los capitulos 47 a £7 ce > P. Groot Les pune du Serta Denes 2 Row rater. Dea etere rine herméneatiqu (SS en iferens de nerprtacion ee radon ey Stray A, Acmelacus, “terran pall eng eee Horan pave Sptongiase je krtiness eee ae Sia ,T Page, “The Sulfering Servant Between the Te f, Tambicn ant Between the Testaments", 481-497 puede consultare H. Hang, Der ‘Gatesknecht bei Desi) Verstandni o 6. “Der ‘Gottesknecht’ bei Deuteojsaja im Versandnia ten & Chr: A. Diez Macho, Intrauccién su Macho, Inraduccién general a os apicrifes del Antiguo Testamento, 233 Introduccién a identifica en distintos pasajes al «tinico recto» o el «tinico elegido» con el «Hijo del hombre» y «el Siervo» y que se aplica todo ello al propio Henoc», Més adelante pasa revista al libro IV de Esdras, los Salmos de Salomén y la Asuncién de Moisés, y constata que en estas obras se refieren los textos del Cuarto Canto al Mesias. También se puede detectar esta tendencia a entenderlo en sentido mesinico en las traducciones al griego de Simaco™, Aquila y Teodocién. Asi ‘mismo se interpreta en sentido mesidnico en la Peshitta», traduccién al siriaco con posible influencia cristiana. Por lo que se refiere a los escritos de Qumran, hay posibles alusiones mesidnicas en textos de la cueva cuarta; sin embargo, lo normal es que se identifique al Siervo sufriente con la propia comunidad o con sus lideres, especialmente con la figura més importante de su historia, el Maestro de Justicia, cuyo retrato como profeta y varén de dolores es delineado con las Citas y los ecos del Cuarto Cantor. En el Nuevo Testamento hay siete citas del Cuarto Canto que han reclamado la atencién de Kennet Litwats. La mayor parte de estas citas proceden de la traduccién de los Setenta, y han sido utilizadas cen tres lineas: apologética de la Pasién, justificacién de la predicacién a Jos gentiles, y admoniciones morales. Este autor considera que no es seguro que los escritores del Nuevo Testamento hayan entendido este pasaje en sentido mesiénico y como cumplido en Jesucristo, pues en ese caso, dice que habrian hecho més uso de él. Una de estas citas © Cr. SH. T. Page, “The Suifering Servant Between the Testaments”, 483, Esto supone que al menos en ciertos sectores del judaismo palestinense se hacia una interpretacén individual del Canto, en un cierto contexto mesiénico, Sin embargo hay que anotar que los pasajes del Canto aducidos corresponden a textos en los que se habla de la exatacion del Siervo, no de sus dolores ni sti humillacin, No obstante, Roy Rosenberg, basindose en Dan 9,26 y Zac 38, y analizando sus puntos de contacto con Is 53 ala luz de la exégesis rabinica y posterior, afiema que en algunos ceculos judlios sectarios se entendia que el destino del Mesias hijo de David habia de ser la muerte. Cir. RA. Rosenberg, "The Slain Messiah in the Old Testament”, 259-261 % Esto no sorprende, ya que el autor es cristiano y ve reflejado en el Siervo a Jesueristo paciente ytrianfante, ‘ ‘© En cambio, es muy significative que estas trnducciones -genuinamente judias- japunten en ese sentido, pues reflejan una vez mas que la interpretacion mesianica estaba extendida al menos en algunos creulos del adaismo, 3 Hay un estudio mds detallado de la traduccion al siriaco de un versfulo del cuato (Canto: D. D. Bundy, “The Peshtta of Isaiah 539 and the Syrian Commentators”, 3215. Clr. Garcia Martinez, "Le live Isai & Qumran”, 44 % K. D. Litwak, “The Use of Quotations from Isaiah 52:19-53:12 in the New ‘Testament, 385-394. Una de ellas en particular ha sido objeto de estudio ppormenorizado por H. Langkammer, “Jes 53 und I Petr 221-25. Zur cristologischen Interpretation der Leidenstheologie von Jes 53", 90-58. 2 Los Cantos det Sierto aa ‘stad poco antes con més deteniieno por Chir en que la asercién de Jestis de que el Hijo’ del Hl ; ci l Hijo del Homb: tiene que ser exaltado (iyathve) Qn 1238) tens el riowe ee gus Targum Tsaias 52,13 que dice: «Mi siervo, el Mesias, sera lo (2er)>; ademas, subraya que no es coincidencia que 1s 831 fea citado inmediatamente después, en Jn 12,38. Como no hay = [fexionando sobre sus conclusiones se puede deducir que snare fos autores del Nuevo Testamento aplican esos textos, pretados mesiénicamente, a Jestis, no estaran inventando ung nueva lectura del texto sino viendo cumplido algo que estaban Srovencidos —lo mismo que otros judios de Palestina que habia se profetizado en ese pasaje del libro de Isaias. En esta linea son particularmente sugerentes dos estudies de André Feulleten los que Sk pone de manifiesto 1a importancia del Cuarto Canto para la teologia que estd en la base de los escritos del Nuevo Testamenten Baa, ue se ve cumplido en la persona de Jess. El tratamiento del {exto del Cuarto Canto en la patrologia primitiva ha sido estudiado on cierto detenimiento por Roberto Gelios. En su articulo comienza por oun ue si hemos de juzgar sélo por los escritos que nos Tiny uebade de esta épeca, parece que la figura del Siervointeresaba ginalmente, pues se encuentran pocas citas explicitas. Las Brimeras citas verdaderas son, no obstante, muy primitivas. L Pstola de Bernabe, en continuidad con la line fasade pert = Lote petted msn: ge freer elas ge faese ater isso at. ye par TEghiseprimitce,y un articulo de H. Haag: “Der Cotteshoecht ta, Jesaja im Verstandnis der Alten Kitche” Tegra) egandnis der Alten Kiche" en Freiburg esc ar Pipi wad Intraduceéin ' Nuevo Testamento, aduce algunos versiculos de este Canto para hablar de la Pasién de Jesucristo, asi como de su Encarnacién. ‘También Clemente Romano en su Primera Epistola a los Corintios utiliza esos textos para hablar de la kénosis. Mas adelante Justino repropone la tematica sacrificial — sacramental y hace mencién explicita del valor soteriologico y expiatorio de la muerte de Cristo. En esta linea cristoldgica serian también interpretados los textos del Cuarto Canto por pseudo-Hipélito, Melitén, Ireneo, Tertuliano y Origenes. ‘Ya habiamos apuntado anteriormente las dificultades que se pre- sentan a la hora de delimitar con precisién la interpretacién que se hacia de estos pasajes en el judaismo primitivo. Fiel reflejo de esa problematica es el texto del Targum. La lectura del Targum de Isaias ‘manifiesta una interpretacin mesianica del Primer Canto: «He aqui a mi siervo, el Mesias, haré que se acerque» (Tg Is 42,1). El inciso “el Mesfas” figura en el Codex Reuchlinianus, en las dos ediciones de la Biblia rabinica de Venecia, y en un manuscrito de la Montefiore Library, pero falta en otros varios varios testigos del texto; no obstante la interpretacién mesidnica es congruente con la lectura global del pasaje, aunque faltara la palabra “Mesias”®. En e] Segundo Canto, la mencién de Israel que se hace en Is 49,3 es el motivo funda~ ‘mental que permite interpretar todo el pasaje de forma colectiva refe- rido al pueblo de Israel. La traduccién aramea del Tercer Canto apunta a una lectura individual del texto, considerando éste como tuna confidencia del profeta. El caso del Cuarto Canto es particu- Jarmente complejo, pues en él se presenta una imagen pluriforme del Siervo. Transcribimos los primeros versiculos de este pasaje: ‘tle aqui que mi siervo, el Mesias, prosperaré, seré exaltado, se Acrecentaré y serd muy poderoso. A la manera como le esperé durante muchos dias la esa de Israel, cuyo aspecto era oscuridad entre las naciones ¥ su semblante lejos de los humanos, asf él dispersard a muchas raciones; por su causa callarn los reyes, pondrén sui mano en la boca, pues verdn lo que no se les habja refericio y entenderén lo que no habian oido (..)»®. Como puede apreciarse en esta primera parte —en el resto del pasaje se hace lo mismo—, aunque la interpretacién es mesianica, tiene una notable peculiaridad: todo lo que habla de exaltacién se © Che P. Groot Les poomes du Seritear, 204 e- Tg ls 52, 145, La traduccién esté tomada de J. Ribera Flori, El Targum de Isat, 209, Py Los Cantos dl Sieroo predica del Mesias, en cambio las frases que hablan de humillacién Se ciutellas en una paréfrasis para que queden referidas al pusbla Ge Terael o a los tiranos de las naciones. Acerca de este texte se ng entablado una viva polémica, cuyos elementos centrales han sida escalificar la interpretacién cristiana? Syrén expone erticamente Is GPini6n de Jeremiase de que esa interpretacién del Targum tiene un sriBen Pre-cristiano, pero luego suftié una revision para quiter loa alusiones a los sufrimientos del Mesias, aunque todavia ct posible dletectar algunas restos de esas alusiones originales en el tevioverons También refiere as opiniones de otras, como Rowleye, que eneuen, tran una explicacién de este texto en el deseo de repudiar el uso cl Pasae se reflje una reaccién anti-crstiana, ya que no hay ningéin Cheon mo Glecisivo para probarlo, y ademés la interpretacién que oftece puede explicarse como un simple reflejo de ie teologia y mesianologia judias. En la literatura rabinica continuaron aflorando las cotrientes de Sttetpretacién qua ya se veian despuntar en la traducciGn de Ing Setenta y en los escritos intertestamentarios, algunas de lee cuales también habian dejado sus huellas en el Targum de Tsafas, La interpretacion mesiénica del primer Canto contimia estando Perea ayamenos en algunos circulos rabinicos, como lo atestigua un fexto del Midras Tehil.lim. A propésito de la peticion del sabnista onvla luz y tu verdad (Sal 43,1), se dice que para la generacion cel de eer rtigum Hsia 5213-53:12 and Christian Interpretation’, 01-212. Acerca Hag, sDerrgtcin de este texto del Targum tambien puede verse ol ante wee 1238 “Der ‘Gottesknecht’ bei Deuterojesaja im Verstandnis des Jecentuses tangent, BOE Supuesto en este concepto que, como en todas Ine teucciones ruimicas,cabe esperar abundancia de glosas explicativas © Cit FJeremise, “mais od", 653 y “mats éeodin Late Judaism, 71 ss. % HLH. Rowley, The Sercant of the Lord, 68, Introduccién sal Exodo hubo dos salvadores, Moisés y Aarén (cfr. Sal 105,26); igualmente habré otros dos para la ltima generacién: neem cn Mesias hijo de Davi (fr. Sal 132,11); tambien: uz es Elias, segtin Mal 3,23, y tu verdad es el Mesias, como escrito ests: he aqui a mi sieroo ‘quien sostengo (Is 42,1). : En el Midras Rabbah se alude varias veces a texts del Sepundo Contos En una onan te interpreta como refed ol ptsara Joc nalmente®. Sin embargo en las demas ocasiones, como era lo Fetstoal on ls ccmestioe teks etlgn, 92 cohen interpretacién colectiva de este Canto, en referencia al pueblo de interpretacién c lsaelAsflomanifesta, por gjemplo,clsignenteteto: <&Yessah bn Seon: so pds compared al ao de ne aes i crt prea. ANG y le dice: zqué estis haciendo? Y le responde: estoy fabricando una coro pra ly. e lo cant peas pein putas ne las; y cuantas esmeraldas puedas poner, pon. {Por qué? Porque ve tae rad ela cabnen lel ar. De ets mod Unio St fend és suedas alabar a Israel, dito sea, dice a Moisés: Todo cuanto pi al rificalo. gPor que? Porque yo voy a ser glorticado a través de él, So sco ets Y me fr emi ste al ew en me slorfcaré (ls 49,3)", ; fe : Ys habtamor edlendo gus al fusions prntive fr tentenca jominante en la interpretaci6n del Tercer Canto er ona ecbida jiendo la misma linea, en el Midra recibida por el propio profeta. Siguiendo el Mins Rabbah cecta un versiculo de ese Canto hablando de la vocacién d HUM a. “Azatah, en nombre de R. Yehudahb, Simeon expuso este ersiculo como refrido a laf, leafee dio: yoeataba tanquilanente tn mi casa de estudio, esuché le vor del Unico Santo, bendito se, Sie: une 9 ut por mts 6) rviado a Mique y los lo Meron en il, como ext exe Soe a Amés, y elles lo llaman tartamudo. Como R. Pinhas dijo: 2por qué Mint en © Cin Beret Rab fine % Way Kaha 28. También conta misma infrpretacon se cia ee tat Isaias en Beir Rabbah 20,19 y Ester Robboh 7,10, 26 Los Cantos del Siervo fue llamado Ames? Porque él era pesado de lengua, Ahora ga quién nity eum id por ns? ents agli ervanca Sa 68). Dio el Unico Santo, bendito sea sias, jo mio, eres deel ein fon tercos;s tomas sobre ti mismo el ser humilado y golpendo por mi ip mio etar listo para ie min Sr, no ear eto ara ren mi misin ais respondi en ests condiciones ord epee quienes golpeen,y mi maja quienes meson mi bart La interpretacién del Cuarto Canto, lo mismo que en los mentor mde antguos, conta sendo plunge fae hase rabinicas el texto es aplicado una vez a los justos en general, s qui. nes Dios ha tenido a bien hacerles conocer el sufrimientox, Ota vex es aplicado a Moisés», En una ocasién es utlizado para hablar de leg sufrimientos de Israel en el destierro». ¥ tambien es aplicado a) Mesias en un aforismo trsmitido por la eacuela de R. Yerusal ha, Nall ua oessinle reguntaron a ate «Cua eel nombre del Mass? ie de respuestas fundadas en los textos Bibi- «Nuestros maestros decian: “el leproso”, pues escrito est Ima xed, ym orl ahs ea pe mio tad hei dei yas interpretaciones del Cuarto Canto la qui é fuerza en las fuentes rabinicas es la meslinic, serge sess matizaciones. En un articulo dedicado explicitamente a este tenn, Duarte Lourenco constata que en la literatura rabinica se coments ox te Canto bajo dos perspectivas antagénicas. De una parte, clare: mente explicitada en la literatura sinagogal (Targum) la posta ae identifica al Siervo con el Mesias glorioso, destacando en l texto nas atributos y funciones mesiénicas. De otra, las correntes refljadas on la literatura midrésica y talmtidica que ve en algunos passjes del Canto alusiones a los dolores y tribulaciones del Mesine Sie ay Dargo, como esta humillacién no acaba de cuacirar bien con lac con 2 Way’ Ratban 02 © Gh Tara ab rat Bet, © Ch Tala Db tt St es * le. Bender aba 13.2 ‘Tau Bab, rat. Sonbrin 98. Tambien se api sca bin apices testo del Custo Canto a % J. Duarte Loureng, "A ‘Humlago- Bela >, "A Humlalo - Balad do Servo de 1s 58 no Targum ena Literatura Rabnica”, 302-39, Sobre el mismo tema teabiee meets ean Pavoncello, “L’esegesi rabbinica del cap. 53 di Isaia”. " te Introduccion 2 cepciones acerca del Mesias hijo de David —al que normalmente se Jo supone triunfante— comienza a delinearse en el rabinismo la idea de otro Mesfas, hijo de José, que prepararia con muchos sufrimientos el camino al Mesias hijo de David. IL Los CANTOS DEL SIERVO EN LA LITERATURA HISPANO-HEBREA El interés suscitado en los exegetas judios y cristianos por los pasajes, del libro de Isaias que ahora llamamos Cantos del Siervo se mantuvo encendido durante toda la Edad Media, e incluso se vio in- crementado con motivo de las disputas de religi6n que tuvieron lu- ‘gar entonces. Ademés de los autores que compusieron un Comentario a Isaias —que, en cierto modo, venian obligados a ello al realizar su royecto— fueron bastante numerosos los escritores de todo tipo que pprestaron atencién a estos pasajes y los comentaron, al menos en parte, enalguna de sus obras. A continuacién vamos a ofrecer una visién panordmica de estos comentarios limitandonos a tratar de aquellos que tienen una cierta entidad —no se trata de simples citas ocasionales—, y que se encuentran en obras publicadas de autores hispano-hebreos, 1. Los graméticos de la “Escuela de Cérdoba” A mediados del siglo X Hasday ibn Saprut animaba a su secretario a componer un «trabajo sobre la lengua santa». Al cabo de un cierto tiempo, y como fruto de su impresionante labor filol6gica, Menahem ben Sarug le presentaba su Mahiberet 0 diccionario de las raices hebreas. Esta obra constituyé un nuevo e importante instrumento que contribuy6 en gran medida a llevar a cabo un cambio de rumbo en los caminos que hasta entonces habia recorrido la exégesis judia, al propiciar el desarrollo del pesat. Los elementos que aporta el Mahiberet para precisar el significado de ‘muchas palabras de la Biblia influirian notablemente en hombres como Ratio Abraham ibn ‘Ezra’ entre otros y constituirian el punto de partida de la historia de la interpretaci6n judia medieval de muchos textos de la Escritura, y en particular de los Cantos del Siervo. En uno de los abundantes excursus del Mahberet, a prop6sito de uno de los significados de la rafz.3n, presupone que el Siervo en un texto del Segundo Canto es el pueblo de Israel. Sin embargo, su aportacién fundamental a la exégesis no estd en el terreno de la identifcacién del Siervo, sino en el del léxico de los Cantos. Las veintiocho citas de estos 28 Los Cantos del Sieroo pasajes que se hacen en este diccionario son habitualmente ocasién de que el autor realice algunas precisiones seménticas que afectan decididamente la hermenéutica de los Cantos Poco tiempo de aparecer el Maliberet éste fue objeto de cxtticas por parte de Dunas ben Labrat, que habia legate po aniesa Cérdoba procedente del Norte de Africa, después de haber estudiado on el gan Se‘adyah. En sus TeSubot va atacando de modo sistematice algunas de las inlexpretaciones de Menahem. Sin embargo, por lo que respecta a sus comentarios a pasajes de los Cantos del Siervo sélo hay un detalle en el que Duna no esta de acuerdo con Menahem: en el ‘Fantido del término mu en Is 5049. A pesar de todo, la mayor parte de ‘os exegetas posteriores prefirieron adoptar en sus comentari in eRetas os PI adoptar en sus comentarios la En los iiltimos afios del siglo X se va acrecentando en Cérdoba la fama de Yonah ibn Yanabe, un hombre que se empefié en la realizacion de estulios lingtifsticos con el fin de alcanzar una mejor comprension de la Biblia. Compuso dos grandes obras, una gramética llamada Sefer ha-Rigmah y un diccionario de raices, el Sefer ha-Sorasim. Ambos {ratados fueron escritos en drabe, y traducidos al hebreo por Yehudah ben Tibons. Tanto en un libro como en el otro se pueden encontrar comentarios breves a pasajes coneretos de los Cantos del Siervo, que Sirven para precisar el sentido de alguna palabra o aclarar alguna estructura gramatical. Sin embargo también se preocupa del tema de quign es el Siervo, y en una exposicién sintética del Cuarto Canto lo ‘comenta como referido al propio profeta autor del poemas © (No nos extendemos més para hablar de la obra de Menahs 2 een la obra de Menahem ya que debido a la rpecandi de su trabajo le vamos a dedicar todo un capitulo, el primero, de nscstra & Eltow complto dea crea de Dana puede verse en ota el a 2 Na en Cn hail ato 985 yma en Zargoen's wee ee St A Saad ~.Targarona Borne, Cm here Acetone ee XID Flog y Bb 9-47, “ray re oe nom poy eae ‘Som, y E-L J. Rosenthal, “The Study of the Bible in Medieval Judaism’, 259-960,” ‘e Ess traduccion bres pueden consuls en es siulente esaoncs ar (72m wher) [ed 2 pein} 2 (ind: pn apes mee Fe seed: 32 ed: norm" Eo ede am py fm coment ol Cua Cato pte verse en Neskoutr As Dra Sea Fifty Third Chapter of tin jewi : [Pe Pied Ar a Arn os ee ch Introduccién ~ Un autor importante del siglo XI, que escribié su obra exegética en Arabe, fue Mo8eh ben Semu’el ha-Kohen ibn Chiquitillae. Buen conocedor de las graméticas érabe y hebrea, sus comentarios a diversos pasajes de Isafas y de los Salmos estén lenos de precisiones filol6gicass, En su labor exegética intenta dar explicaciones historicas de los textos habla de que varios Salmos fueron compuestos en el exilio, y alude a que la segunda parte de Isaias es de una época posterior a la primera, por citar algcin ejemplo— a la vez que hace una exposici6n de los, ‘mismos basada en el andlisis gramaticals. Con respecto alos Cantos del Siervo sus principales aportaciones son las explicaciones que realiza del significado de algunos términos de estos pasajes. Al comentar el Cuarto Canto dice que el Siervo del que se habla en éles el rey Ezequiass. Otro gran exegeta hebreo que vivi6 en la segunda mitad del siglo XI, y escribi6 sus comentarios a la Biblia en arabe, fue Yehudah ibn Bil'amm. Al igual que Tbn Chiquitilla tiene muy presentes en su tarea exegética los progresos en el conocimiento de la gramatica de la lengua hebrea que se habian alcanzado en las décadas anteriores. Sin embargo en sus comentarios se mantiene mucho més pegado a la tradicién que aquele. En su comentario a Isafas se puede apreciar la influencia del © Ademés de comentador de la Biblia, fue un importante gramético, poeta y traduetor, Naci6 en Cérdoba a principio del siglo XI pas6 ls limos alos de sa vida, en Zaragoza y en el sur de Francia, Cfr. A. Saenz-Badillos — J. Targarona Borras, Grumiticos hebreos de Al-Andalus (Siglo X-XID. Flog y Bbla, 15-154; U, Simon, “oa. Ezra Between Medievalism and Modernism: The Cate of Isaiah XL-LXVI", 258 © Para mds detalles acerca de su cbra puede verse en "Tes ‘ETB JS Ken ZED 38.96 nn spar mre ed.) © Sobre su comentario a los Salmos:ne? 227" JED 1194110 wet pe oma "7 pe ABD nw erm wad . Tambidn eft. E. I. J. Rosenthal, ‘The Study ofthe Bible in Medieval Judaism’, 260. 4 Che, A. Saenz-Badillos — J. Targarona Bortas, Gramétics hebreos de Al-Andalus (Sigios X-XID. Flog y Biblia, 154. © El texto de esos comentarios puede consultarse en pu rer mob gure yap 327-324 (vol. 1) feds 37-27 “a] exewr . Un breve estudio sobre la identificacién del Siceva con Ezoquias ha sido realizado por Simon, U,, "Ibn Ezra Between Medievalisss and Modernism The Case of Isaiah XL-LXVI", 260-26. % Vivi6 en la segunda mitad del siglo XI. Nacido, segtin parece, en Toledo, se cestablecié posteriormente en Sevilla Para mas detalles de su biografia y de su obra literaria, véase A. Saenz-Badillos — J. Targarona Borras, Granuicos hebreos de Al- Anda (Silos X-XID. Filelogia y Biblia, 154-15. © ‘De hecho, Yehudah ibn Bi'am tacha de ateo a Mofch bn Chiquita y combate con acritud sus concepeionesfilologeas. Mas noticias acerca de su labor exepética pueden fencontrarse en 41-38 "g0 nee” pw en oT wrpEN MawTe fed).0 sas, También tr EJ. Rosenthal, “The Stuy ofthe Bible in Medieval Judaism’, 260, 30 ‘Los Cantos del Sieroo ga6n Se’adyah, por eso al comentar el Cuarto Canto del Siervo critica severamente la interpretacin de Ibn Chiquitilla; él piensa —lo ‘mismo que el gabn— que el Siervo de quien se habla en 61 es el pro- feta Jeremiass, 2. El desarrollo del “pesat” Los primeros pasos de Ia exégesis hispano-hebrea se concentraron, como acabamos de exponer de modo sucinto, en el estudio de In gramitica y el léxico de la lengua santa. Estos trabajos, junto con los llevados a cabo por el gaén Se‘adyah en Oriente, abrieron nuevas sendas a la exégesis judia. Los comentarios de tipo derfsico de la Sagrada Escritura que fueron los predominantes durante el primer ‘milenio, cedieron el paso a un nuevo camino: el pefat. Obras como el ‘Maliberet de Menahem ben Saruq tendrian una influencia decisiva en Ja exégesis biblica de RaSie, aunque en ésta todavia se siente el peso de la tradici6n antigua a pesar de sus notables innovaciones. Se ha escrito muy poco sobre la historia de la exégesis hebrea medieval acerca de los Cantos del Siervo. En este tema el trabajo més significativo que se ha publicado en los tltimos afios es el de Joel Rembaum, centrado sobre todo en lo que supuso la obra de Rasi para {a interpretacién del Cuarto Canto por parte de los judios en la Edad. Median. Sefiala que en las fuentes rabinicas y algunas medievales la interpretacién dominante de 1a figura del Siervo es la mesianica, aunque no faltaran documentos que hicieran una interpretacion colectiva, refiriéndolo a Israel. Sin embargo el Comentario de Radi se inclinaria decididamente por esa segunda interpretacién. Apunta la circunstancia histérica de que mientras Ragi estaba escribiendo su Comentario a Isaias le leg6 la triste noticia de las matanzas de judios que se desencadenaron en Europa a raiz del anuncio de la Primera Cruzadan. A la luz de estos sufrimientos la imagen del Siervo “texto cpl de su Cements bats unde colton nos ere st 8 ere Pap Serie sn slotn oon oUt donne eas ea tin por Nesbae A Driver's, Te yng Ste span According to the Jewish Interpreters, I, id eee Enea urate i de 10a 10. Pa a mayor parted vi la ciudad de Troyes. fee eee 2 J Remboun, "The Development of Jewish xg don 2 he nent of Jewish Exptl TadionRegating sah 2‘ concen x habia sto apntad por > mn mira ino pe nn yrs 9.2K y por 8200)» Fama Mm eT es Introduccién 31 suftiente cobr6 para él un significado preciso: es el pueblo de Israel que sufre en el exilio, Tal vez debido a esto, parece que fue el pri- mero que hizo un comentario sistematico haciendo esa interpretacién de este pasaje de Isafas. Ademés tenia dos motivos: de una parte, refutar la interpretaciGn cristiana al afirmar que el Siervo no es Jestis, sino Israel; de otra, confortar a los judios que estaban siendo atormentados por estos acontecimientos haciéndoles ver que sus suftimientos sirven para una funcién sagrada”. Sin embargo, en el comentario de Rasi se puede constatar un hecho en apariencia paradéjico, Ra8i explica el pasaje en la linea de una «expiacin vicaria universab> de Israel por sus transgresiones y por los pecados de la humanidad. Pero ese concepto teolégico apenas habia sido desarrollado por las fuentes judias, y era muy conocido en cambio por la teologia cristiana. Asi pues, lo que hizo Rasi —y que tendrfa una gran repercusién en la historia de la inter- pretacién judia del pasaje— fue adaptar la interpretacién cristiana clasica del Cuarto Canto en la patristica y en la teologia escolastica, referida a Jestis sufriente, para referirla a los sufrimientos de Israel. ‘A pesar de la gran importancia que ha tenido la obra de Rai, y del protagonismo que ha adquirido en la mayor parte de los estudios, sobre la exégesis judia medieval, pensamos que el punto culminante de esta exégesis nueva que él populariz6, el pesat, lo alcanza precisamente un exegeta hispano-hebreo: Abraham ibn ‘Ezra’. Sus comentarios a los Cantos del Siervo son una buena muestra de la mas depurada técnica del peSat. Las herramientas que emplea son eminentemente filolégicas, sus concisas indicaciones apuntan direc- tamente al sentido exacto de las palabras del libro sagrado, sin entre- tenerse en divagaciones que no tengan un apoyo en la estricta literalidad del texto. La originalidad de su pensamiento y metodologia le acarred bastantes problemas personales en algunas de las comunidades ‘Cr. J. Rembaum, “The Development of a Jewish Exegetical Tradition Regarding Isaiah 53", 295, Cir iden, 296-297 2 En las fuentas clasicas del judafsmo aparece la nocién de que los judios justos lexpian por sus correligionaros. También $0 habla de la responsabilidad de los judios| de salvar al mundo, pero en ese caso no se alude a que esto se haya de realizar ‘mediante el sufrimiento, El concepto de sexpiacién vicaria universal» en sentido stricto no existineneljudaismo anterior 22 Los Cantos del Sieroo judias en las que vivi6, normalmente mucho més celosas que él en mantener las interpretaciones antiguas. Por eso, en ocasiones se esforzé6 en exponer sus puntos de vista de un modo delicado, sin le- vantar excesivas suspicacias entre sus contempordneos, pero de tal forma que se pudiera apreciar su verdadera opinién. Un ejemplo im- Portante de este modo de proceder lo encontramos en su inter- pretacion de los Cantos; 61 considera que el Siervo, protagonista de los mismos, es siempre del profeta autor de ellos, Contemporéneo de Ibn ‘Ezra’, y nacido en Tudela como él, era Yehudah ha-Levi, uno de los més grandes poetas que han existido en el pueblo hebreo, Junto con su produccién lirica también compuso un libro que es considerado por algunos como el primer ejemplo importante de una literatura que habria de desarrollarse mucho en los siglos siguientes: la polémica. Se trata del Cuzary, un didlogo apologético de la religién judia en contraste con el Cristianismo y el Islam. En este libro hay varias alusiones a pasajes de algunos Cantos del Siervo. En una ocasién se cita un texto del Tercer Canto y se identifica al Siervo con el pueblo de Israel”, y dos veces se habla de Jos sufrimientos del Siervo que se describen en el Cuarto Canto en la Iinea que habia popularizado el Comentario de RaSi: como una descripcién profética de los padecimientos de Israel en su época” Avanzada la segunda mitad del siglo XII, la aportacién intelectual de Maiménides» habria de dejar su impronta en el pensamiento judio. Se podria decir que su Guia de perplejas es una interpretacién filoséfica de la Biblia que pretende mostrar la coherencia de sus ensefianzas con las doctrinas racionales de la filosofia aristotélica», ' Para més detalles sobre Abraham ibn ‘Ezra’ y su obra, véase el Capitulo 2 de este estudio 2% ‘Nacio hacia el ao 1075 y murié en 1141 ® fr. Yohudah ha-Levi Cuzary (Ed: Iirizaldu, 1, 96-97 ™ Cir. Thidem, 90-91: «¥ no te parezea que lo que te ayudé en tus palabras fue consentir y confessar en absoluto que nosotros somos oy como cosa muerte (.) Nosotros no somos en grado de muerto sino en grado de enfermo que tiene grave «enformedad, y todos los Medics estan desconiados desu salud () 9 perfectamonte fe describe esto en el capitulo He aqui que prospenard mi sirco, Ec. done se dize no frm acl no hermosura, y como encubriende las faces del desrecadoy nol stinsermas, $1 otro texto esté en Them, 200-201, El original érabe de uno de estos pasajen puede encontrarse en la entologia de comentarios sobre el Cuarto Canto publicada por Neubauer, A, - Driver, . R, The Fify-Third Chapter of Iiah According tothe Jewish Interpreters, 1,38. 2 Mode ben Maimén nacis en Cérdoba en 1195, y muri en 1204 "Che Rosenthal, E1.J, “The Study ofthe Bible in Medieval Judaism”, vol 2,274 Introduecién 3 Después de él, muchos autores continuarfan haciendo una exégesis filos6fica de los libros sagrados. En los escritos de Maiménides po- demos encontrar un par de alusiones relativamente amplias a dos pasajes de los Cantos del Siervon. En su obra Mine Torah cita un pi saje del Segundo Canto diciendo que se refiere al «alumno sabio que se preocupa por la piedad»e, y en su Epistola al Yemen, escrita en 1172, cita dos textos del Cuarto Canto refiriéndolos al Mesias». Sin embargo, en esas alusiones sus comentarios no son de tipo filos6fico, sino que se encuentran dentro de la exégesis més tradicional: son testimonios importantes de que la interpretacién mayoritaria en el abinismo primitivo segufa manteniéndose viva. 3. La literatura polémica ‘Dos afios antes de que Maim6nides escribiera en Egipto su Epistola al Yemen, esto es en 1170, se terminaba de escribir al noreste de la Peninsula Ibérica una obra que marca el inicio de una literatura que habria de desarrollarse notablemente durante la Baja Edad Media. Ya‘aqob ben Re’uben compuso, con el nombre de Milhamot haem, una obra en la que se proporcionaban elementos para la polémica con los cristianos. Como ya habiamos dicho anteriormente, los pri- ‘meros escritores cristianos hicieron una interpretacién mesidnica de los Cantos del Siervo, viéndolos cumplidos en la vida de Jestis de Nazaret. Mas que aportar elementos positivos para la interpretacién, las referencias de Ya‘agob ben Re’uben a los Cantos tienen como objeto desacreditar la interpretacién cristiana de los mismos. Sus argumentos serian muy utilizados por los polemistas judios pos- teriores a él ; Las disputas particulares entre judios y cristianos que habian co- brado nuevos impulsos en las tiltimas décadas del siglo XII se irian extendiendo cada vez més, y el movimiento polémico que se habia 1 un xo habe de ee pn de cas pe ve en “a8 ee ap 220 ede rao onmevoe © C5iamm-re mn i Heart © Ct Maiménies, Ep Yomen, 17-8, Un reve pat del crigial abe en Sigur sn luteal Cus Cato gu en libro de Neti A.- Dv Re Tie Find Cp ah Arn oh fo intros 32203 htt detalles sobre a vida cbre de varagob ben Reuben, asl como aus Comenttin pres Yr el Gop Se rec. 4 Los Cantos del Sieroo en este asunto no padres encore 9 i ya ‘cumplido en el Sefior Jesucristonss, oe menos tad ailalament a polemica con los cristinos, en a segura mi f igl I, los movimientos Pietistas tienen cada ne fac. dentro de muchas comunidades usin, ys exegesis gee esis que busea “Acerca de la Disputa de Barcel tte tna MPU de Bacon, ya obra de Nakmanides vets el Capfulo 4 de ‘La edicion ertica de esa Dy Hiewdane isputa puede encontrase en 1286. apo ado esté en las pginas 113-114 del Volumen 2 eae Introduccion 35 tuna mistica oculta en el texto sagrado, la kabbalah, gana cada dia més adeptos. La obra bésica de la exégesis cabalistica, el Sefer ha-Zohar fue ‘compuesto posiblemente en esta época. Este libro, que ejerceria una influencia extraordinaria, es una respuesta desde el misticismo a las tendencias racionalistas que se habian difundido en el judafsmo especialmente a partir de Maiménides. En 61 coexisten junto con la ikabbalah, otros tipos de exégesis como el deras y el peSat. Varias veces ‘se comentan pasajes de los Cantos del Siervo en el Zohar, pero no hay un tratamiento sistemético de ellos, ni siquiera se mantiene la misma interpretaci6n a lo largo de todo el libro. Por ejemplo, textos del Cuarto Canto se aplican en unos pasajes al pueblo de Israel y en otros al Mesias En la primera mitad del siglo XIV la literatura polémica habria de cobrar un auge extraordinario. La conversién al cristianismo de Abner de Burgos, vino unida a un renovado empefio por parte de la Iglesia —que cont6 con el respaldo de los reyes— por evangelizar a los judios. Comenzaron a proliferar cada dia més las Disputas. Estas, carecian de la solemnidad que habian tenido las de Paris 0 Barcelona, ‘eran simples confrontaciones en una iglesia o en la plaza piiblica de cualquier ciudad. Tanto los cristianos como los judios se vefan ‘empujados por la necesidad a formar sus propios polemistas, y esto llevé a que se compusieran varias obras con esta finalidad, en las que se incluian los argumentos fundamentales para defender las propias, convicciones. Una sintesis sorpendente de muchas de las tendencias exegéticas mis extendendidas en el judaismo hispano de la primera mitad del siglo XIV podemos encontrarla en el Comentario al Cuarto Canto de Moieh ha-Kohen ibn Qri8pin, la tinica obra exegética que se conoce de este autor. La obra es genuinamente polémica frente al cristia- rismo. Sin embargo, en vez de intentar el recurso més fécil, que con- siste en negar el cardcter mesiénico del pasaje, el autor hace un am- plio comentario explicando que el Siervo del que se habla es el Mesias que ha de manifestarse, y que no es el mismo del que hablan 1 No se sabe con certeza quién fue su autor, aunque se piensa que pudo ser MoSeh de Len, Este habia nacido en 1240, y después de viv en varias ciudades de Castilla, 66 su residencia durante bastantes anos en Guadalajara, donde presumiblemente ‘compuso el Zohar. Paso sus dtimos aos en Avila, Muti6 en 1205, Se Puede encontrarse una recopilacién de algunos textos del Zolur en los que se comenta con una cierta amplitad pasajes del Cuarto Canto en Neubauer, A. - Driver, 5 Ri, The Fifty Third Chapter of Isaiah According to the Jewish interpreters, |, 10.7 36 ‘Los Cantos dl Siervo los cristianos. En En su pluma se entrelazan elementos rec sodentes de fils neopltoica cone cute sath hee fianza de los midratim y a las téenia abia decane. oes ¥ a las técnicas filolégicas que habia de ‘ambien en la primera mitad del si : tad del siglo XIV el Maestro 1 sr Se id 2 a tg do posiblemente en Aragén, del que el poeta Selomoh Bencien Jace nj dedicatoria de ns veros compuesto en su honor oc F - Al comienzo de su comentario alude, ent razones que le han movido a escribir, a las disput chia tends gus mantener en ls peat plas on detenca de a Comeeien Sy >, bastante extenso, tiene v ‘con res, tiene varios puntos en comiin con los Un autor catalan al Ee \go posterior, En Selomoh Astruc al ona compuso en ls ultima decades de ooo a tee gt Cuarto Canto que, aunque también utiliza algunos cae rmentario de Radag, es de un estilo similar al de Moteh herRelee re judfos y cristianos ao arias Tale continuaron te- ‘Nendo lugar durante todo este tiempo, En ellas los Cantos del Sie, * Un estudio complet de este este comentario, ast como la traduc ett encontrarse en el Capitula 5 de este estudio, peace steeces act, Nesber, A Diver Ry Th Pyne ag iter x un document fcudo eden de here acho aon tes a Sans tar an Gn et habe emi de of the Jews in Aragon, 611. Pe ® Eltexo completo de su comentario BR, They Tue Introduccion ad vo, especialmente el Cuarto, seguian manteniendo un protagonismo importante, seguin lo atestiguan los relatos que nos han llegado acerca de lo tratado en algunas. Dos de estas disputas habrian de tener un eco particularmente relevante en la literatura polémica: las celebradas en Avila y Pamplona en 1375. La participacién en la Disputa de Avila como representante de la parte judia impuls6 a Mo8eh ha-Kohen de Tordesillas a repensar y estructurar sus argumentos en el libro ‘Ezer ha-’Emunah, una especie de prontuario para las polémicas. Esta construfdo sobre la base del Sefer Milhamot ha-Sem de Ya‘agob ben Re’uben, completando sus argumentos, utilizando también algunos elementos filos6ficos y e- curriendo con més frecuencia al empleo polémico de los Evangelios. El autor conoce bien ademas los Comentarios de Ragi, Abraham ibn ‘Ezra’ y David Qimhi. Los comentarios que se pueden encontrar en este libro acerca de los Cantos del Siervo son una recopilacién de ideas tomadas de esos autores, mas o menos elaboradas, pero con ‘pocas aportaciones personales. La Disputa celebrada en Pamplona el dia 26 de diciembre de 1375 propicié la composicicn de otra obra similar: ‘Eben Bohan de Sem Tob ibn Saprut, judfo de Tudela. El autor es menos erudito, al menos en. cel pasaje que hemos estudiado, que Moeh ha-Kohen de Tordesillas. Se limita a resuimir el Sefer Miljumot ha-Bem de Ya‘aqob ben Re'uben, y alhacer unos breves comentarios personales a los textos. A comienzos del siglo XV tuvo lugar una Disputa particularmente solemne e importante. Se desarrollé en la ciudad de Tortosa y se prolongé a lo largo de varios meses, en los afios 1413 y 1414, Fue convocada por Bendicto XIII y en ella discutieron afamados teélogos, cristianos con los representantes mas eminentes de las comunidades judias. En ella el portavoz cristiano, Jerénimo de Santa Fe, adujo en diez ocasiones pasajes de los Cantos del Siervo para probar que el Mesias habia venido ya, que era Dios y hombre, y que habfa muerto para la salvacién del género humano y la liberacién del pecado ori- ginal, Sus argumentos, tanto bfblicos como a partir de citas tomadas % Un estudio detallado de Moseh ha-Kohen de Tordesills y su obra puede verse en Capitulo 6 de nuestro estudio, La traduccién anotada de su Comentario al Cuato Canto, junto con un estudio previo, pueden consultarseen el Capitulo 7 de nuestro estudio. Sr Aduce un texto del Primer Canto y otro del Segundo en Ia sesion 31 (21.VLA413),y textos del Cuarto en las sesiones 41 (18.VIL1413), 29 (6.VLI413) y 42 (21.VIILI4I3) 26, (@2.V.1413), 28 (0.V.1413), 80 (14.VL1413) y 42 @21.VITLI413. Los textos de estas inter 38 Los Cantos del Sieroo de las fuentes judias, astantes ocasiones de la obra judias, proceden en bast. : Pugio Fidei de Raimundo Marti En sue intervenciones en la Disputa Cuarto H Teer Caan ‘ ‘ercer no lo cita nunca. La arte iz 6 una ocasin al tema, en a sesion fi, pagherts ud blo ahi intervencién de Jerénimo: i oe “Dip el macs Jeti Felis Snel apt 52 hablando del Messe) sees 8 Prete ‘esponde la parte judia que no todos lo 3 Bono cng scomenan MES Se mechs le conta cre guna me uestros doctoresom, Uno de los rabi Puntos de vista, y en ocasiones tambié = » ¥ en ocasiones también unos status quaestionn ronsgpltes de las irterpretaciones que ae haben [oom Bas aa ine iexpretacién mesianica del Primes Conn a 347 respectivamente, & Chr. Pacios Loper, A, La di 3 chr La dsputa de Tortos,U, 325, ron GP6 en 8 Dispsta de Tortona como repreevtante dele tunika judi com ide Daroca. Posteriormenke se MB todavia vce ong # S08 donde compet eu Seer he ta de Pate itl te ple puede costae, sem de Aenanl alta de Resoaee Driver oe oe Pe Jewish Interpreters, 1, 330. Un breve estudio del arene el mismo puede fonsultarse en J. Rembaum, “The Deve segue on ‘The Development of a Jewish Exegetical Trees Introduccion = también a él le parece razonable— dice que el Siervo es Israel; en el segundo, aventurando una hipotesis més personal, le parece que esa profecia se cumplié perfectamente en el rey Josias de Juda El otro personaje al que se hacia referencia mas arriba era Se’adyah ibn Danan, que fue rabino de Granada hasta su expulsién ‘en 14920, Entre otras obras de notable importancia, también se con- serva un Comentario al Cuarto Canto en el que, después de ofrecer una breve panorémica de las interpretaciones realizadas por los exe- sgetas judios, afirma: «Ahora voy a hacer saber que me ha sido comunicado desde el cielo que el pasaje habia sido escrito originariamente haciendo referencia a Evequias rey de Judd e Israel, pero, puesto que es una palabra dicha « su debido tiempo (Prov 25,11) también alude de modo encubierto al rey Mesias», En Jos siglos siguientes a la expulsién todavia hubo muchos maes- tros sefardies que continuaron ocupandose del estudio ¢ interpre- tacién de los Cantos del Siervo, pero su simple enumeracién exce- deria notablente los limites previstos para este estudii TIL. CONSIDERACIONES METODOLOGICAS La panoramica que se acaba de presentar acerca de los comentarios realizados a los Cantos del Siervo en la produccién literaria hispano- hebrea pone de manifiesto el interés que estos textos han suscitado a lo largo de los siglos. Un estudio sistematico del tema en un campo tan vasto como es el de toda la literatura hispano-hebrea es poco menos que inabarcable. De 1m La traduccion anotada del texto completo de sus comentarios, asi como un amplio estudio previo puede verse en el Capitulo 8 de este estudio, Acerca del status {uaestionis que plantea antes de comentar el Cuarto Canto, véase nuestro trabajo sobre "El Siervo Sufriente (Is 52,13-53,12) en la exegésis hebrea, segtin don Isaac Abrabanel” ‘en II Sioa Biblio Esato Lso-Expenhel 897-608. "© Fue un gran talmudista, gramatico y poets. Después de la expulsin se trasledé a (Orén. Cfr. Orta Levi, My Los converios espaviles en la literatura rabinic. Problemas {uriicos y opiniones legaes eurante los sige XIL-XVI, 34-35. Compuso un importante tratado sobre los géneros literarios que ha sido editado y estudiado por Targarona Borras, J, "Tratado sobre los géneroslterarios de Se'adyah ibn Danan, Edicion rtca, ‘raduccidn y notas’, 29.53. 5 Eltexto completo de su comentario puede verse en Neubauer, A. -Drver, SR. The Fifty-Thid Chapter of sah According tothe Jewish Interpreters, | 163-103. Esta cita std tomada de Ia Introduccion general al Comentario. 40 Los Cantos del Sieroo base de alusiones, en lai ssiones, en la traduccién se rflejarén esoe mt as stlaraciones que sean necesarias pare ung mejor a et thas en nota a pie de pagina, ' Had 1 Bl estilo elemento empleado en esias biograi m estas biografias es el de dvulgacién. No son un memoria delle bah si un simple inimento que aynde een ie Introduceién a Es muy frecuente que en la pluma de los escritores estudiados fluyan palabras de la Biblia entremezcladas con las suyas propias sin introducirlas como citaciones, sino en el hilo de su discurso. Para in- formar al lector de qué palabras de las que esté leyendo proceden de la Sagrada Escritura y cuales no, se han puesto en cursiva las palabras que figuran en el texto biblico, indicando entre paréntesis la referencia correspondiente; pero, con el objeto de no cambiar a nues- tro antojo el estilo de cada autor no se ha introducido ninguna formula introductoria de esas citas cuando no figura en el texto ori- final. ee Conviene hacer nota, por tkimo, que este trabajo ‘se sitin en el Ambito de la Historia de la Exégesis, con especial interés por los as- pectos formales y literarios. No se trata de un estudio teol6gico, ni mucho menos polémico. Por eso se ha procurado exponer de modo objetivo lo que dicen cada uno de los autores estudiados, intentando hhacer una valoracién critica desapasionada desde un punto de vista meramente filolégico y literario, pero sin entrar en dilogo con ellos acerca de la validez de sus argumentos ni de sus interpretaciones. 1. MENAHEM BEN SARUQ. 1. MENANEM BEN SARUQ Y SU OBRA LITERARIA En el siglo X la ciudad de Tortosa gozaba de prosperidad gracias al activo comercio que se desarrollaba en ella La ciudad habia crecido mucho durante la dominacién musulmana; muchas familias entre ellas bastantes judias— se habian establecido alli atraidas por el florecimiento de su actividad comercial. En esta ciudad naci6, alrededor del afto 920, Menahem ben Ya’aqob ibn Saruq, Siguiendo Ia tradici6n familiar se dedicé al comercio en su juventud. Con inclinacién natural hacia el estudio, fue formandose de modo autodidacta debido a la dificultad para encontrar buenos maestros en su ciudad; no obstante, gracias a su empefio tenaz, leg6 a convertirse «en un prototipo del judio cultivado en la Sefarad de su época». Siendo todavia joven, aunque no se conoce la fecha concreta, marché a Cérdoba y comenz6 a trabajar al servicio de la familia Ibn Saprut, primero con Yishaq, y después con su hijo, el conocido me- cenas Hasday ibn Saprut. Trabajé con ellos como secretario y como poeta, encargado de cantar los eventos familiares y locales dé mayor relevancia. Parece suficientemente probado que, como parte de su trabajo de se cretario, Menahem escribid muchas de las cartas que Hasday dirigié a los personajes notables de su tiempo. Entre ellas es particularmente cé- : lebre la que envi en el ao 954 al rey de los Jazares. El propio Hasday animé a su secretario a componer un «trabajo sobre la lengua santa», Al cabo de unos ais, después de realizar una | impresionante labor filol6gica, pudo presentar su Makberet 0 ! diccionario de las raices hebreas® + Acerca de la situacion de la cudad puede encontrarse tna amplia documentacién, ln Bayer yBaromets Hira de Tonos yu comaren Vi 15-18 | a Saenz Ddilon Mesa en Sarg Mai 9. > “Acorea de lacuestién del titulo original de este diccionario véase A. Stenz-Badillos, ‘Menahem be Sarug. Mahberet, 17-18 “4 Los Cantos del Siervo Esta obra, al poco tiempo de su aparicién, fue objeto de acer- bfsimas eriticas por parte de Dunas ben Labrat,recién llegado a Cor doba, procedente del norte de Africa. Dunas era hijo de una familia noble y habia estudiado con Se’adyah Gaén. Sintiéndose seguro en sus convicciones, gracias a la esmerada educacién que habia recibido, Duna8 ataca con dureza el Mahbere! de Menahem. Las razones dc fondo parecen ser de cardcter teol6gico: el discipulo de Se‘adyah vi6 en el diccionario indicios de caraismo y emprendié un ataque fur bundo esgrimiendo todas sus armas teol6gicas y filologicas’ La grax edad de las acusaciones hizo mella en Hasday ibn Saprut, ante quien Menahem cayé en desgracia hacia el afio 960. i A partir de entonces se inicia una dura etapa en la vida de Menahem, de la cual conocemos algunos detalles por la carta que eseribié a Hasday quejéndose del mal trato recibido: le golpearon un sabado delante del propio Hasday, y destruyeron su casa con marti- llos y mazas un dia de fiesta solemne. A pesar de su dificil situacién, Menahem guard silencio ante las criticas a su obra y no quiso responderlas personalmentet, Més entra do en afios que Dunas, tal vez.no quiso arriesgar su prestigio discu- tiendo con su joven contrincante. Se desconoce lo que sucedi6é a Menahem después de estos acon- tecimientos desgraciados, asi como la fecha de su muerte. 1. El ‘Mahberet’ de Menahem ben Saruq En el prologo del diccionario, después de cantar Ia superioridad y excelencia de la lengua hebrea, Menahem expone llanamente lo que piensa hacer: «Presentar con claridad la lengua hebrea de acuerdo con el contenido esencial de sus fundamentos y la esencia de sus raices,aplicando la plomada de la raz6n y el cordel de medir de la instruccién pera ‘lcs los sentdos de sus especies de acuerdo con sus divisions, ‘mostrar las acepciones de la palabra segtin su significac far las lees que forman pare dela rtey le que once ren ae {Ct A. Saeed, Month io Sere, Maer, 1248. 2, Dalberaamente nes hemos linia a dar anaes piceladas del ida de Menahem ben Sarug, Una sintesis ds documentadn, con aban Shree Bure constr en A. SeneBails, Moston ber Snag aio 9 a ucde vee Sane Ballon —J Tagaena Boras, Guin ie ae (Sigios X-XI). Filologia y Biblia, 23-26. . ‘Menahem ben Sarug 45 medio de la palabra y en sus dos extremos, hasta llegar a abarcar plenamente la lengua hebrea y hacerla inteligible en toda su extensions As{ pues, esta obra es esencialmente un diccionario de rafces. En cuanto a su forma, se diferencia muy claramente del 'Egron de Se’adyah, que es una lista de palabras correctas, que incluye indis- tintamente verbos, sustantivos y nombres propios. Se parece, en cam- bio, al Kitab jarni’al-alfaz de Ai-Fasi, pues ambos se estructuran por rafces, y los significados se presentan con agrupaciones de citas bf- blicas; sin embargo, se diferencia de él en que el diccionario de Menahem trabaja principalmente con la lengua hebrea biblica -aun- que en ocasiones menciona el arameo y la «lengua de la Mignah» evitando cualquier comparacién con ei érabe, mientras que el dic- cionario de Al-Fasi, ademés de dar la traduccién al arabe de las pala- bras, se sirve con frecuencia de la gramatica de esta lengua para acla- rar algunos fenémenos literarios de la lengua hebrea, Para Menahem el estudio de la gramatica y del léxico es sobre to- do un medio para conocer mejor e interpretar de modo correcto la Escritura. Es el primero que se ocupa decididamente de la exégesis li- teral, tratando de entender el sentido de cada una de las palabras del texto biblico, para descubrir el sentido més inmediato: el peSat. Con ese fin procura en esta obra determinar la estructura y la raiz de las palabras, y reunir en grupos aquellas que tienen un sentido afin. ‘Séenz Badillos piensa que «alificar el Mahberet de ‘diccionario exe- gético’ no seria exagerado, sobre todo teniendo en cuenta el gran ni- mero de ocasiones en que Menahem trata de iluminar los sentidos poco claros de determinados pasajes biblicos» En su exégesis parte del presupuesto de que en el texto mismo y su interpretacién literal estan todos los elementos necesarios para Ia comprensién del texto. En cambio no suele mencionar la inter- pretaci6n tradicional ni. utiliza las middot de las literatura rabinica. Posiblemente en esta actitud metodol6gica pudo apreciar Duna’ ben Labrat indicios de caraismo, y por eso le atacé con tanta acritud. Sin embargo se trata més bien de influencias caraitas que pudo ir asimilando inconscientemente en su formacién autodidacta, pues 61 se consideraba fiel al judaismo més ortedoxot © A.Seenz-Badillos, Menahem ben Sarug. Mabbere, 1 * A.Seenz-Badillos, Menahem ben Saruy. Maher, 3. A. Saena-tadilos, “La filologia hhispanohebrea del siglo X como exégesis" 8, * A. Saenz-Badillos, Menahem ben Sarug. Mabbere, 2 46 Los Cantos det Siervo Por lo que se refiere a la estructuracién interna del diccionario se- falemos que esta dividido en veintidés mahbarot o ageupaciones de raices, cada una de ellas correspondiente a una de las letras del alfa. beto. Normalmente cada rafz se subdivide en varias secciones en las que retine unas citas biblicas en las que la raiz presenta un signi- ficado igual o parecido; en algunas ocasiones afiade al final unas bre. ‘ves indicaciones sobre el significado, y en otras no dice nada. Antes de inicar el comentario de la primera rafz del diccionario, el autor expone el sistema que piensa emplear: «Comenzaré a exponer la lengua hebrea, disponiendo cada raiz de acuerdo con su contenido seméntico. Hay raices con miiltiples acepciones, y las personas instrufdas no podrén comprender sus aspectos fundamentales si no es mediante el contexto que la rodea en sus miltiples acepciones. Pues la raz se puede ir estirando cada ver ind hasta el punto de poder dividirse en una sola o hasta en quince acepciones. Por eso hay rafces a las que va arrastrando su significado, que nos instruye sobre ellas y nos ensefa cul es su fundamento; hay raices que arrastran su significado y que nos explican ou interpretaciGn y la razén de su secreto»® Aunque el esfuerzo de erudicién es impresionante, muchas veces us conocimientos lingiiisticos no le permiten delimitar con precisién las distintas rafces, y los criterios para agrupar las citas biblicas no son del todo coherentes. Sin embargo el conjunto de la obra es muy meritorio, y tuvo una notable influencia en los exegetas posteriores, hasta el punto de que se puede afirmar que abre a la exégesis caminos hasta entonces inexplorados® 2. Los Cantos del Siervo en el ‘Mahberet! A Ia luz de los estudios realizados en la ultima década por Séenz~ Badillos, es patente que la historia de la exégesis hispano-hebrea de cualquier pasaje de la Biblia ha de partir de un estudio del tema en la obra de Menahem ben Sarugq. Su tarea en la composicién del 4, A. Stent Baio, enn bn Sri Mara 16 Gen eat breve introdaclon al Mier pctendemos simplemente dar una primera ivomcin alc. Un etaio completo y muy Hen deerme re ene en A. Sunita, Nokon br Sar Mal, Wee. a aes crea Ss esto previo son el puto de para eigace a rae sean soi i obra de Menahem. Tanien puede cnelnee'§ Sues Seen sh agarona Boros, Grands hes de Acne (Sige XID Ploeg ea 3 38. De ess obrs hemos toad las encactas noc qa nae a ene ‘Menaliem ben Saruq a Mahberet no fue una simple muestra de erudicién, pues como acertamente se ha dicho: «El estudio gramatical y Iéxico de la lengua es sin duda para Menahers —y en general para los fildlogos hebreos de su época~ un ‘medio para el mejor conocimiento de la Biblia, un modo correcto de interpretar la Escritura, la primera exégesis literal que merece plenamente ese nombre. Frente a esas corrientes que se extenderin a lo largo de los siglos siguientes entre los exegetas judios espanoles in- troduciendo elementos filosdficos, misticos o alegéricos en la inter- pretacién del texto bibico, Menahem y lo primeros fillogos del siglo X {ratan simplemente de entender el sentido de cada una de las palabras del texto, descfrando su significado mas inmediato el pea. La obra de Menahem proporcion6 un nuevo instrumento a la exé- gesis biblica que influiria decisivamente en autores como Rafi o Abraham ibn ‘Ezra’, y —a través de ellos— en toda la exégesis judia medieval. Los elementos que aporta el Mahberet para dilucidar el sen- ‘ido de muchos términos en pasajes concretos constituyen el punto de arranque de la historia de la interpretacién medieval de muchos textos biblicos, y en particular de los Cantos del Siervo. Debido a la naturaleza misma del Mahberet —un diccionario de raices— no se puede buscar en él una exégesis sistematica de los Cantos del Siervo. Lo que se puede buscar y valorar adecuadamente son las indicaciones precisas que proporciona acerca del contenido seméntico de algunos términos. En la breve presentacién que hemos hecho de este diccionario indicabamos que el autor, para precisar el significado de cada raiz, hacia agrupaciones de citas bfblicas en las que los términos de esa raiz. que aparecen en ellas tienen un significado afin. Entre esas citas hay bastantes tomadas de los pasajes de Isafas que son objeto de nuestro estudio. La inclusién de un término en una seccién u otra, dentro de la raiz de la que se trate, implica en muchos casos una decisién hermenéutica, pues pone de manifesto que, dentro de los posibles significados de esa raiz, Menahem considera que tiene ‘el mismo significado que en las demas citas que componen esa seccién. Menahem ben Sarug fue un autodicacta, La tarea de composicién del Mabberet comenz6 por una serie de lecturas reiteradas y minuciosas de la Biblia, ‘examinando cada palabra, comparatndv unos vocablos con otros, recurriendo a la agrupacién de las formas de una misma raiz, a la distincin de los esquemas nominales y verbales, a la adecuada fijacion del género y el plural, la determinacién del estado absoluto y el A Snenz-Badillos, “La filologiahispanoebrea del siglo X como exégesis, 8. 8 Los Cantos del Siervo constructo, la dlasificacion de las dstntas acepciones de una rate y sus guides et ncluyendoins tia bblnas nena oe Esta labor minuciosa llevada a cabo por Menahem seis dean Sran utilidad a los comentadores de la Biblia que en los siglos si, 8uientes iban a abrir eaminos nuevas y fecuncios para la exégese En el apartado siguiente vamos a presentar la traduccon caste- lana de todas las rafces —veintitrés en total— en las que el Maheret ha recogio alguna cta de cualquiera de es Cantos den Set cada caso iremos haciendo a pie de pigina una valoracién de lo que esa voz ha aportado ala exégesis y de sus influencias en la teres Posterior, preferetemente en la hispano-hebrea. _De estas veintitrés raices que hemos estudiado, s asec i ee en ct de do comenta Is 504— el exegeta de Troyes citaré explicitamente a Menahem al explicar el significado del témino rus. Tambien en oa ‘Comentario a 7707 (Is 53,12) se puede apreciar una influencia directs del Mabert, a que para explicar su sentido se aduce la primera cite {que Menahem pone en la misma seccién que ese versiculo de Ieeas Aunque no haya citas explicitas, se puede apreciar la influencis te tas rafces "a y “up del Mahtereten los comentarios de Rati als 49,2 y 53,8 respectivamente. Las opciones que, entre Ias varias posibles prefiere Ra3i son las mismnas que se indican en la obra de Menahem” Mayor protagonismo todavia tiene el Malberet en el Comentario de Ibn ‘Ezra’ alos Cantos del Siervo: en siete ocasiones se deja sents Su influencia, Para explicar el significado del éxmina > (ls 129) se utiliza una cita del Levitico tomada del Makbere, y para i dl significado de rin (Is 53,12) el exegeta de Tedele ae bibles, procedentes ambas del diccionario de Menahem ben Sarug, Aunque no se aduzcan las mismas citas, hay una profunda coi, cidencia de puntos de vista entre bn ‘Ezra’ y Menahem en el conc. fario del primero a Is 42,2; 50; 52,14; 53,4 $58, $ aims 2 BE ie pt am rte ‘siguientes versiculos: Is 50,4 (A. Saenz-Badillos, Me en Sar. ah ") gas de eto pases conereon, eee de anna dl set nl edges cde Ral roe Jepr-nipn (oma mono oy" a ar age Menahem ben Sarug ry ‘También es notable la influencia del diccionario de Menahem en el Comentario de David Qimhi. Este aduce citas tomadas del Mahberet al comentar Is 53,7 y 53,12, y también se puede apreciar su influencia en la explicacién de algunas palabras de Is 42,1; 504 y 53,8. En total son cinco las ocasiones en las que se puede detectar este influjo. Vale la pena hacer notar que, aunque Ibn ‘Ezra’ conoce el Comen- tario de Rafi, y Radaq tiene noticias de los dos anteriores, sus refe- rencias al Mahderet son, al menos en parte, independientes. Ibn ‘Ezra’ se apoya en el Mahiberet en tres ocasiones en que no lo hizo Rasi, y ademés, en es0s casos, con algunas citas explicitas. Y Radaq se apoya ‘en la obra de Menahem en dos ocasiones en que no Io hace ninguno de los otros dos, y en una de ellas también con una cita explicita. Esto implica que el influjo del Mahberet en estos autores es directo, no a través de las citas de los exegetas anteriores. Es muy posible que tuvieran a su disposici6n una copia de este diccionario, y que la consultaran asiduamente mientras redactaban sus comentarios. En los exegetas posteriores sigue viva la influencia del Mahbere. Ya'agob ben Re’uben coincide con é en una ocasién, Rambén en dos, Mogeh ha-Kohen ibn Qri’pin en cinco, MoSeh ha-Kohen de Tordesillas en cuatro, Sem Tob ibn Saprut en una y Don Yishaq Abrabanel en seis ocasiones. Sin embargo, en ninguno de estos casos, se puede demostrar que haya una influencia directa. Mas bien parece lo contrario, pues casi siempre que hay coincidencias claras e incluso utilizaci6n de las mismas citas biblicas para dilucidar el sentido de un término, se trata de pasajes del Mahiberet en los que ya se habian fijado Rasi, Tbn ‘Ezra’ o Radaq, y es muy posible que hayan tomado es0s datos de estos Comentarios y no directamente de la obra de Menahem ben Saruq, Sin duda, la aportacién més importante de Menahem a la exégesis de los Cantos del Siervo es en el campo del Iéxico, como acabamos de exponer. Sin embargo, seftalemos que en uno de los pocos excursus que hace en las raices que hemos estudiado ofrece también una apor- tacién a la hermenéutica del texto: en la tercera seccién de la raiz 37 aplica al pueblo de Israel lo que se dice acerca del Siervo en Is 49,2, un versiculo del Segundo Canto, IL, TRADUCCION ANOTADA DE LOS TEXTOS DEL. ‘MAHBERET’ QUE HACEN REFERENCIA A LOS CANTOS DEL SIERVO Hemos tomado como base para nuestra traduccién la edicién critica del Malberet preparada por Angel Séenz-Badillos®. En las paginas "© A Saerz-Badillos, Menahem ben Saruy. Maer 50 Los Cantos del Siervo que siguen las traducciones de las distintas raf ig d : ices no estén ordenadas alfabéticamente, sino siguiendo el orden de los versiealos de hanna tos que Se refieren. En cada caso se indican a pie de pagina I 7 Paginas y lineas de esa edicién crit aha iginas meas de esa edicién critica en las que figuran los textos 4. Primer Canto (Is 42, 1-7) 21 conn He agut a mi siervo, é , en quien sostendrés (7anw) (Is 42,1); y en las mene su peat seri cogido (ex*) (Prov 5,22); ajustar (yan) mis 05 ent tus sendas (Sal 17,5); y sostena (yam) Ja mano su 48,17). Es como y agarré (men). eee tet 23 me Se divide en tres secciones*: Primera: Dignate (rsx), Adonay, librarme (Sal 40,14); pues tus sieroos se complacen (wn) en sus piedras (Sal 102,15); y no volverd mis a ser ropicio ( mis») Gal 77,8); a quien exploté y a quien aplasté ( mass (L. Sam 12,3); y Adonay no se complace en ellos (7) Jer 14,10). Segunda: Un mensajero corre (pr) al encuentro de otro mensajero (Jer 51,31); gacaso corren (js) por a roa los caballos? (Am 6,12); nae wn "A Stez-Badiloy Meno en Sar Mao 299 in. 18.2 bed d's erty oun, pts sins deren de les semplos aduces—el objeto ue sesostene nomi pn se conetayen sii, en cambio el lugar en donde se sotene we dics on la eee on as ligaduras, en tus sendas). Esta explicac cre tis dns) sta expiccin qudartadespatsclaranete rnd en Eseries, amo snd, lo mio ue agar ® ‘Au pte sp ene i a 2 Antena cir ade lntacones més andes de Mae bir lon aiidaduon ers deta Pay Fo epee * En esta cita se equivocé Menahem, pues thi) es de la : Aber aba inciden een ssn noen epee S87 Pano Duna ten Ltr adiicarsnent re oe cpanel cally un elt (i) (Sa 123), jon Aoayomje Gand ea tomy a W781 Rosa par ya ne adr 8A por onl ‘se habla de oz3 wenfado» ni dean (cf Ex 3429-3035) que emvcvecian le ew cae ‘elo ee veo delmita un sugar culo» donde se conde el spoders [serene oe Dis, con ecuencia design el poder diving) BTM decla Maint ded de acuerdo con el ere 2 Aguise grapan dos textes en os gue aparece ale = >» Selncuyeagulun so texto dela raison 2% Aunque tienen dos rics ditntas aay ro, respectivament, nen una slain. veut a signing, ps cosas qu se apeci egundan con paralar 2 Se refer a la interpretacin de Dt 333, cuyo texto completo dic ast pero aca les pis olo o sano etn nt mano» Menahem pede mans tos hemistguios no son independientes sina que se eten alo mous wes funedades en amano es un modo de hablar dl apredo ques tone, % Por ol contento en que lo sitia Menahem, ee pronomnine ue ono texto da Isat eters al Serve agulserefeee rel % De nuevo una confusion en las rics. Ela palabra es de la raise, Tode el ) en vez de cniza (Is 61,3) todos hz Tats 8 inflaman de sonrojo (wwe) (Jl 2,6)a; y esté proximo al tignificado de éstos ze gloriard (war) el hacha? (Is 10,15); toma venta (warn) sobre mi (Ex 8,5), : : esi ¥ bajo sus mamas (ara) parten todos los animales del campo (©z 31,6); y se extenden sus ramas (m8) (Ez 31,5); descuaja el ramaje (re) con violencia (Is 1033); cuando varees tu oli, no repases sus ra (man) después (Dt 24,20), i 9. Tercer Canto (Is 50, 4-9) 504 ve Hay un tiempo (r2) para cada cosa (Qoh 3, 17); tie obrar para ‘done a 19,126) oemiard por meio ke ot oot ea 2 A Stee Bain Menon hn Sori. Malet, 297 in, 14-20, Signicados posiieg senate itingue perfectamente en las dos seciones los dos Cane fal dud de que Menahem entiende este verbo —que aparece en el Segundo tbe ee. age s en pm 9 (DEO) cater ae TEM To et Yon 8 aby ent omocen YB, en ap ore reno (Il 2,6); “KOT, en een 111 1 192) Tanpeo singue Ben Unie eltanc ene mae oe Meni, emo ui a ite on side ang ae fee stant, ence ent lo nade aot ne demuy dic interpreta yaquesleaprce nave ae ‘Menahem: ben Sarug & «efecto (mw) (Lv 16,21); :porqué a Saday no le son ocultos los tiempos (mw)? (lob 24,1); saber, decir « su tiempo (rnib) al cansado Ia palabra (Is 50,4); en tu mano estd mi tiempo (11m) (Sal 31,16) 506 w Se divide en tres seccionesw: Primera: Ofreci mi espalda ('i)° a quiones golpenban (Is 50,6); que habia raspaalo la mie! del dorso(erv) del lebn (jue 14,9); y su dorso (ra) era como el Tarsis (Dan 10,6); y pusiste como suelo tu espalda (7p) (Is 51,23). Hacen referencia al cuerpo. Pues te has echado a la espalda (73) todos mus pecados (ls 38,17). Es conveniente ponerlo en relacién con 74 (=cuerpo), y es conveniente ponerlo en relacién con rm (=espalda, cuerpo) y mw wrgullo, arrogancia -arameo-). Si lo pongo en relacién con 73 el intérprete puede decir que la Ley habla con lengua humana. Y los hombres de ingenio comprenderén que no es certero colocar a nuestro Dios tamafio, forma, ni cuerpo, sino que la Ley extiende estos asuntos y estas soluciones, y multiplica la alegoria conforme a la opinién de los | EL término mp aparece en la Biblia solamente en este pasae. Comparsndolo con el, 4rabe podria significar «ayudar». Por elcontexto en el que Menahem sia esta frase puede deducirse que el sentido que le daa las palabras del profeta ex waber decir al ‘ansado la palabra adecuada en cada momentos. Esta interpretacisn seria duramente ‘combatida por Dunaé ben Labrat, que dedics un apartado de sus Teubot a discutir este ‘érming: «, Traes en una misma secckin may nen ro (Qoh 3.2) juntoa me Toe as “ar (ls 504), cuando“cn spe a> raw no tiene en la Escrtura ningun caso similar; su significado sogin el contexto es ‘enseRar (724) al cansado Ia palabra’. Si hubieras dicho que no hay casos similares en la Escrtura, no habriahabido en terror ni falta, pero fel error y I falta se dan al abandonar el camino convenient, y al comparar una palabra ‘con otra cuando hay entre ellas una gran distancia, como la que hay entre el Oriente e] (Occidentes (Traduccion de A. Seenz-Badilo, Tebubt de Dana ben Libra, 11), ‘Sin embargo, a pesar de tratarse de una cuestin dill —inclusoactualmente no hay tun acuerdo general acerca de su significado la interpretacién de Menaljem marca un hito que —exceptuando los reparos de Duna ben Labrat— permanecerdindiscutido en Ia exégesis medieval. Ra citaré expresamento a Menahem en su Comentario a este ‘versiculo. In ‘Ezra’, Nahmanides y Abrabanel tambien orientarin sus comentarios en ‘sa linea, ‘© A Saonz-Badilos, Menahem ben Sarug, Maare, 101, kin.19 102% lin7. “4 Eneste epigrafe, agrupadas en una supuesta riz biltea comin, Menahem reparte en tres secciones una sere cle términos de a raiz mi —distibuides correctamenteen as dos primeras seciones, de acuerdo con las dos principales acepcionet—,y otros de la ral2"¥0 cen os que law ha desaparecido—figuran en la tereraseccin—. © Bs indudable que se entiende esta palabra —al menos en primera instancia— en su sentido fisico:wespaldan 56 ‘Las Cantos del Sieroo ombresy ala capacidad de su ingenio, para que entiendan. Y sila ley hubiera hablado conforme a su enorme grandeza maravillosa no habrian podido entender, pues él esté por encima de la ciencia de ellos, Segunda: Expulsaron del interior (3) Gob 30,5); has arrancad y sale de §u interior (0) Job 20,25); en medio (xa) de a envoltura (Dan 715). es como Jn (=medic), en arameo. Tercera: Si te humillan dirds: jaltaneréal (ma) (Job 22,29); en secreto Horard mi alma por la altaneria rs) ler 13,17); y ocultard ln altaneria (rs) ded ‘art (Job 33,17); y que puede humillar a quienes marchan com altaneria (ra) (Dan 4,34). Se refieren al orgullo (mi). 506 ohne No la avergonetis (maven) (Rut 2,15); :Acaso ella no quedaria en oprobio (ran)? (Num 12,14) eam ya dee veces que me ultras (20"%Sn) (Job 19,3), de los ultrajes(merea)» y el salieazo (Is 50,6); no nas alcance el vilipendio (mar'>) (Mig 2,6). Hacen referencia al oprobio (re). 506 rs Se divide en dos secciones, __ Primero: wows freseas (on) y secas (Num 6,3); no habla perdido su vigor (a9) (Dt 34,7); los que recolectaban armuelle (rina) sobre el matorral (ob 30,4); he seeado el drbol verde (n> 72) (Ex 17,24); oara vende (ab) de amo (Gen 30,37). Hacen referencia a la humedad (7207). Segunda: Sus mejllas (rn) son como un arriate de balsameras (Cant 5113) ¥ sus Idgrimas sobre sus mejillas (15) (Lam 1.2); offezca al que le bere ta mejilla (rv) (Lam 3,30); y mi mejilla (n>) a quienes mesaban mi barba (Is 50,6). Literalmente. “Mme. SA: Soenz-adilos, Mena ben Saas. Maer, 215, in. 7. ‘= jE slgnificado de ese trmino del tercer canto no planta dificultades: son los ultras, tas injure que profrian conta l para avergcecad 2 A-Sacnz-ocillos, Menthom ben Saruq. Mader 2908 Ince, Se stparan en dos eclons csss que son muy distin entre. En la primera ‘parecen una serie determine de la tia mr, ue significa stoner frescuns vipers ‘relerido a vegetales —es lo contrario de sestar secox—, En la a eee Varios eemplos del uso del sustantivo > (=emafilas), opal ta hy * Elsignifcado de este érmino del Tere Canto no ofree ninguna difcultad, ‘Menahem ben Sarug 7 506 pe Se divide en cinco secciones*: Primera: Sélo (p) que no has de comer su sangre (Dt 15,23); sélo (p>) a ‘vosotros he conocido (Am 3,2); s6lo (p>) a los hombres aquellos (Gen 19,8) Segunda: Y su padre escupiera (p') en su rostro (Num 12,14); y no se retraen de echar un salioazo (p%) en mi cara (Job 30,10); hasta que trague ti saliva (p>) (Job 7,19); de os ultrajes y el salionzo (p>) (Is 50,6). Tercera: No se esforzarin en oano (p) (Is 65,23); se consumird en ‘ano (prt) vuestro esfuerzo (Lv 26,20); y despierta y esté vacio (mp5) por dentro (Is 29,8); debido a es0 desenvninard (p') su espada (Hab 1,17); y manténla vacta (np7) sobre sus brasas (Bz 24,11); sea sacudido y quede ‘cio (p2) (Neh 5,13); si las nubes se cargan, lucia derraman (jp) sobre la tierra (Qoh 11,3); que vierten (opran) de sf el oro (Zac 4,12); euando ellos vaciaban (crp"2) sus sacos (Gen 42,35); no ha sido vaciada (pm) de ‘asija en vasija (Jer 48,11); y desenvainardn (pn) sus espadas (Ez. 28,7). Cuarta: Una torta (p>) (Ex 29,23); y torlas sin levadura (p'p ms) amasadas con aceite (Ex 29,2). ‘Quinta: Como un trozo de granada son tus sienes (sAp7) (Cant 43); y le hincé la estaca en su sien (mp2) (Jue 4,21). 50,7 vr Se divide en dos secciones*: Primera: Un auxilio (713) en apuras siempre hallado (Sal 46,2); y el Seftor Dios me auxiliand (sto) (Is 50,7); mi auxilio (-w) viene de Adonay (Gal 121,2). Segunda: Desde el zécalo (rntuna) pequefio hasta el z6calo (7107) grande, cuatro codos (Ez. 43,14). MA Saons-Badillos, Menshem ben Sarug. Maiberet,346¢, Kin 3-14 5 Resulla pintoresea eta agrupacidn ce términos tan variados bajo una supucsta ratz ‘comin, No obstante, denro de cada seccién la agrupacion es perfectamente coherente 5] significado de este temino del Tercer Canto no plantea problemas, y as demas citas con las que lo une Menahem ilustran suficentemente su sentido, 3A, Saenz-Badillos, Menahem ben Serug, Mahberl, 279%, in, 15-19. "5 Menahem distingue correctamente en estas dos secciones una serie de teminos ue, aunque coinciden en las tres letras de la raz, tienen sentides muy distntes. 2 TM on Sefior Adonay @ Al igual que en Ios casos inmediatamente anteriores, ampoco esta palabra del Tercer Canto piantes ninguna difcutad a Los Contos del Sieroo 4. Cuarto Canto (Is 52,13-53,12) 5214 oa Se divide en seis seccioness: Primera: ¥ la tierra no quede yerma (con) (Gen 47,19); se la ha trocado en desolaciém (nati) (Jer 12,11); ;no les devastard (a) su pastizal ante ellos? (Jer 49,20); asoladas (enews) y destruidas (Ez. 36,35), Segundo asunto: Volveos hacia mf y espantéos (12m) (Job 21,5); los reclos estén espantados (car) de esto (Job 17,8); de su destino se espantan (am) los occidentales (Job 18,20); espantios (10), oh cielos, de esto (Jer 2,12); ast como muchos se espantaron (waa) de ti (Is 52,14) Tercera: El nombre (co) de la ciudad a partir de aquel dia (Ez 48,35); sea su ronire (a) por siempre (Sal 72,17); por mi nombre (110), Adonay, ito me df a conccer (Ex 6,3); y ti me has dicho: te conozco por tu nombre (o25) (Ex 33,12), Literalmente. ee ite Allt (70) sepultaron a Abraham (Gen 49,31); alli (ra@) anidard Ia serpiente (Is 34,15); partieron de allé Ni ae (can) (Num 21,13). Quinta: Que cabaiga en fos cielas, los cielos anti 98, los cielos antiguos (arp va0) (Sal (68,34); de bajo el cielo de Adonay (> vax) (Lam 3,66); y ser tu cielo (rex) por encinia de tu cabeza (Dt 28,23); y pondré ouestro cielo (e2%39) como el hierro (Lv 26,19); Moisés extend su muano hacia el cielo (ers) (Ex 10,22); ciudades grandes y fortificadas hasta el cielo (30) (Dt 1,28). Sexta: ¥ el puerro y la cebollay los ajos (er) (Num 11,5), : Scene crn cae ton mea yaaa se ee serene ae ‘secci6n figuran los términos que hacen alusién a «devasta ioe akg ioe que igicancenpunersen nnn * “vata, alr, ny Foo an arte an Sr as 3 ie ae nea arin ae ov a aha es a ei ‘nclinan por el otro posible significado, i aalcaitdcees ‘Menahem ben Sarug 59 52,15 ™ ‘Y que salpicara (nr) con su sangre (Lv 6,20); aspergi6 (r) con él (Lv 8,11); _y aspergerts (rm) a Aarén (Ex 29,21); ast aspergerd (nt) muchos gentiles (ls 52,15); reventados de (a) hambre (Dt 32,24); y el que haya aspergido (710) el agua lustral (Num 19,21). Hacen referencia a la aspersién op. 53,2 owe Se divide en dos sentidos», EL primer sentido: Y la frontera discurre (own) y tuerce por el oeste hhacia el sur (Jos 18,14); la frontera discurre (-wn) desde la cima de la ‘montafia hacia las fuentes de las aguas de Neftoah (Jue 15,9). El segundo: Ni apariencia (18n) ni belleza (Is 58,2); hombre de buena presencia (180 OR), y Adonay estd con él (1 Sam 16,18); y le dijo a ella: ‘qué aspecto (>wn) tiene? (1 Sam 28,14), 533 owe ‘A vosotros, ok hombres (owe), clama (Prov 8); gquién es el hombre (a) temeroso...? (Dt 208); cuando un hombre (er) hiciere un voto (Num 30,3); despreciado y desecho de tos homtbres (crow) (Is 53,3). El hombre de ella (ron) (Gen 16,3): se refiere al marido. ¥ cada uno (ex) tenia dos que se 4 A, Saenz-Badillos, Menaert ber Sarug. Maibret, 151, lin. 12-14. Menahem ben. Seruq considera como una ralz monolitera la raiz7m, que es deblemente débil. Aunque todos los ejemplos aducidos son claros, especifica al final el significado: «hacen referencia la aspersion ‘© El significado de rr en este versiculo del Cuarto Canto queda dolimitado con claridad por los dems elemplos aducidos por Menahem: «aspergeré». Ahora bien, el ‘objeto aspergido no sera'un liquide como en los dems caso, sino «muchos gentile» Entendida en su estrictaIteralidad la frase resulta muy dura, por eso alguno de los lexegetas posteriores —como Ibn ‘Ezra’ y Nahmdnides— introduciran alguna ppréfrasis para hacerla més inteligible, En cambio MoSeh ha-Kohen ibn Qri8pin, Mofeh ha-Kohen de Tordesills y Abrabarel glosarén la expresién en su mis plena Iiteralidad ‘A. Saenz-Badillos, Menahem ben Sarug. Mahbere, 397 lin. 7-12. © En esta rai2 se distinguen adecuadamente dos grupos. En uno se redinen textos en. los que aparece en forma verbal, y en el otro como sustantiv. No se han planteado problemas en los comentarios acerca de este término del ‘Cuarto Canto, No hay lugar a duidas sobre el significado de las palabras. © A, Saenz-Badillos, Menahem ben Saruq. Mafere, 40% lin. 1-4. Se unen en un dinico grupo textos biblicos en los que ow acta como sustantivo (= var6n),y oles en les que tiene la funcién de adjetivo distributivo. 11 También es claro el significado de este sustantivo en el Cuarto Canto del Servo. 6 Los Cantos del Siervo focaban (Ez. 1,11); cada uno (ow) marchaba de frente (Ez 1,9); ninguno falta (7752 We oe) (Is 40,26). 534 om Se divide en quince secciones: Primera: El puso para proteccién murallas y antemural (m7) (Is 26,1);y hua veducido a duelo antemural (on) y muralla (Lam 2,8); y vendrin en las ‘eavernas de las rocas y en las oquedades (rizr) del polvo (Is 2,19); en el antemural (or) de Yizrael (1 Re 21,23). Se refiere a los terrenos y excavaciones de foso que se acostumbra a hacer alrededor de la muralla. Segunda: Sarcillo (on) de oro (Prov 25,12); y se ataoiaba de su arillo y ‘su collar (navn) (Os 2,15). Se refiere a aros, como collares (tn), obra de mano de artista (Cant 7,2). Tercera: Tambor y flauta (>on) (Is 5,12); y los cantores, como los flautistas (a'%>n) (Sal 87,7); y a gente tocaba (G-%>ne) las flautas (0°) (1 Re 140); para danzar (or5) en corros (ripraa) (Jue 21,21); como el que camina al son de la flauta (on) (Is 30,29); para flauta (rina), para cantarse alternatioamente (Sal 88,1). Son instrumentos de canto y melodia. (Cuarta: He implorado (1'5n) tu rostro de todo corazén (Sal 119, 58); ast pues, implorad (tn) a Dios para que se apiade de nosotros (Mal 19); y ‘Moisés imploré (or) (Ex 32,11); muchos imploran (tm) ante el rostro del ‘eneroso (Prov 19,6); asi pues, implora (a) a Adonay tu Dios (1 Re 13,6); el rostro de Adonay no he implorado (xr'm) (1 Sam 13,12), Quinta: Sin embargo, él cargé nuestras enfermedades (2m) (Is 53,4); ‘ambien toda enfermedad (n) y toda plaga (Dt 28,61); yo, Daniel, desfaect ¥ estuve enfermo (mbm) (Dan 8,27); se agolaron (Hom) y no han sacado Provecho (Jer 12,13); y no se sintieron enfermas (tx) por la ruina de José (Am 6,6); también tte has abatido (ret) como nosotros (Is 14,10); quien % A. Saenz-Badillos, Menahem ben Sarg. Mabbee 174.11 ~ 175, in.29. Nes xcntaos ani rs de cs panies del Mareen oor So una supsesta raz bilitera se egrupan mia de tovtoe de Setisns ee ce eniicados may divers ene. Ee 2 Tanto or los texos bins que Menahem ben Saray inlay en est cin como por la aclaracion que ace al final de ella se indica que el significnde de eon ee suesras enfermedades» no «rwesrs straint». En la teratitapolémica s¢ discus con frecuencia acerca de cusl es el sentido exact del tame Le nce fusrida por Menahem ser defendida con energia por Ya'agob ben Reabes y ee Tob ibn Spat, aunque también se ds or supuesta enon Hans, esc Fon Kohen ibn Qrpin, Moteh ha-Kohen de Totes y Abrabanel Eanes snege ispano-hebreo gue parece interpretari como sufimicnos es Nalaniies ‘Monahers ben Sarug a sraspasé (rifvima) al dragén (Is 51,9); también yo hice enfermar (17), Ierirte (Mig 6,13); que Adonay ha hecho enfermar (ron) en ella (Dt 29,21); en cuanto a mt, cuando ellos enfermaban (amma), mi vestido era de saco (Gal 35,13); no hay entre vosotros quien enferme (nn) por mé (1 Sam. 22,8). Son expresiones de dolencias. Sexta: Dolor (on) como de parturienta (Jer 6,24); antes de que le sobrevinieran los dolores (orm) dio a luz (Is 66,7); pues apenas ha sentido dolores (sn) y ya ha parido Sibu (Is 66,8); habiamos concebido, sentiamos los dolores (ti) (Is 26,18); no he sentido dolores (tm) ni he parido (Is 23,4), Son expresiones de dolores (273), y hay un bn proximo a él, y se refiere al miedo y al temor: ante su presencia se asustan (frm) los pueblos (Joel 2,6); los heriste y no se han asustado (fn) Jer 5,3); y se asusté (Gr) mucho de os arqueros (1 Sam 31,3); y se asusté (ann) la reina (Est 4); eno me habets de temer?, oricula de Adonay, no os asustaréis (?rrn) ante mi? (Jer 5,22). Séptima: Estén con las victimas de (4%) la espada (Bz 32,29); como cadéveres (crn) que yacen en la tumba, de los cuales ya no te acuerdas (Sal 88,6); y el alma de los heridos (a*on) pide auxilio (Job 24,12); cuando fuere hallado un cadéver (an) (Dt 21,1); sus cadéveres (orn) seri arrojados (is 34,3); y send muchas las victimas de (*%n) Adonay (Is 66,16). Son cexpresiones de matanza, Octava: Entonces lo profanaste (r+), mi télano escalé (Gen 494); y han profenado (#41) mis santuaros (Ez 22,26); y he profanado (7) alos prices del sarituario (Is 43,28); pues cémo serd profanado (or) (Is 48,11); entre lo sagrado y lo profano (71) (Lv 10,10); yes un camino profano (7m) (1 Sam 21.6); jlejos (7%) de Ti hacer una cosa asi! (Gen 1825). Profano, literalmente. Novena: Recaigan (torr) sobre la cabeza de Joab (2 Sam 3,29); y un Inaracéin voltejea (#7160), sobre la cabeza de los impos gina (rrr) Jer 23,19). Décima: Empezaré (orm) a dar temor de ti (Dt 2,25); em el comienzo de (tfonn) hablar Adonay por medio de Osens (Os 1,2); ti has comenzado (rtm) a ‘mostrar atu siervo (Dt 3,24); zacaso hoy he empezado (mir) a consultar a Elohim por é1? (1 Sam 22,15); desde el comienzo (ar) hasta el fin (1 Sam 3,12); él comen2s (om) a ser un héroe en Ia terra (Gen 10,8); y comenzé (77) [Noé, labrador (Gen 9,20); y sus ojas labian comenzado (fain) a debilitarse (1 ‘Sam 3,2). Hacen referencia a comienzo. Decimo primera: ‘El que te ha hecho (y#7n2) (Dt 32,18); y fuera hecha (rrr) la terra y el orbe Sal 90,2) antes que os colladosfuiste hecho (rt) oe Los Cantos del Sieroo (ob 15,7); cuando todavia no existian los océanos fui hecha (on) (Prov 8,24); los gigantes serin recreados (rtm) (Job 265). Se refieren a la creacién. Decimo segunda: ¥ espers (or) todavia siete dias (Gen 8,12); y la espectacién de (pomn) los inicuos perece (Prov 11,7); he aqui que su cespectaciOn (wtrin) queda burlada (Job 41,1); he agut que he esperado (rtm) 1 vuestras palabras (Job 32,11); gqué voy a esperar (7m) ya de Adonay? (2 Re 6,33); y esperan (xm) que confirme la palabra (Ez 13,6); para que esperen (Gorm) un poco de la carga de reyes y prcipes (Os 8,10). Decimo tercera: Arena (on) de los mares (Sal 78,27); y puse como la ‘arena (on) tu descendencia (cfr. Is 48,19); que he puesto la arena (om) como limite al mar Jer 5,22); y como la arena (7) multiplcaré ls das ob 28,18). Decimo cuarta: Elevaréis una torta (rn) como ofrenda (Num 15,20); junto con las tortas (rin) de pan fermentado (Lv 7,13); una tota (rn) de pan de aceite (Ex 29,23). Hacen referencia a tortas (m2), Decimo quinta: La olla que tiene herrumbre (rw) (Ez 24,6); no suelia desi mucha herrumbre (raw). Hacen referencia ala mugre (=). 5 TP Se aplasta (n27), se agazapa (Sal 10,10); aplastado (noma) por nuestras culpas (Is 53,5) testiculo (n>) aplastado (Dt 23,2); y mostraron contricién (xo) (ler 44,10); Adonay decidié aplastarlo (w27) (Is 53,10) no vueloa el ‘oprimido (79) avergonzado (Sal 74,21); corazén quebrado y contrito (=) (Sal 51,19); y aplasta (777) a los maloados en su sitio Gob 40,12); 0 fo machacaban (©7) en un mortero (roma) (Num 11,8); han alzado los ries su fragor (23%) (Gal 93). Se refiere al golpear y al quebrantamiento. 537 ohne Toda esta palabra es fuerte y se divide en cuatro secciones: A, Saenz-Bacillos, Menahem ben Sarug. Mahberet, 125", lin3-6. Estamos ante otro certor patente sel Mulder! desde ef punto de vista de ta morfologia: la agrupacion en Jun mismo epigrafe de textos en los que figuran sustantivos y formas verbales de dos ‘aes distintas: r21 y a7, No obstante Menahem tiene algo de razon lo significado de ambas son muy parecidos. TNT, ° El significado de este texto del Cuarto Canto es claro. % Tampoco hay ningin problema en este termino. Aunque la raiz sea distinta de la {que aparece en Is 53,5 al significado es idéntico. % A.Saenz-Badillos, Menahom ben Sarug. Mahbre, 4%, i.17 45% lin. 2 ™® Quiere decir que siempre aparece en les textos completa, con las tes radicales Menahem ben Sarug a Primera: O quién lo hacer mudo (28) (Ex 4,11); enmudezcan (raster) los labios mentirosos (Sal 31,19); y haré que tu lengua se te pegue al paladar y quedardis mudo (rate) (Ez 3,26); enmudect (rein) silencioso (Sal 39,3); y como oveja antes sus esquiladores enmudecida (rans) (Is 53,7) fdolos mudos (as) (Hab 2,18). Impedimentos de boca e impedimentos de lengua. Segundo: Estdbanos atando gavillas (etme wabwe).. y he aquf que se irgui6 mi gavilla (Tom). y he aqué que vuestras gavillas (a>rrei%e) se pusierom alrededor y se prosternaron ante mi gavilla (mat) (Gen 37,7); trayendo sus gavillas (rria') (Sal 126,6). Su interpretaci6n es confor- me a su sentido, son como amarrar y juntar. Y es conveniente que se relacione con de veras, cos, pronuncidis justcia? (Sal 58,2). Tercera: El pértico (cs) de la casa (Ez. 40,48); y el pértico (cr) det trono (1 Re 7,7); y el pdrtico (cine) de delante del Templo de la Casa (1 Re 6,3); entre el pértico (Caw) y el altar (Jl 2,17). ¥ el waw inicial de la palabra es débil, y lo demuestra: sus contrafuertes y su portico (ro) (E4021). Cuarta: Sin embargo (cz) yo me dirigiré a “El Gob 5,8); sin embargo (C8), todos, volved y wemid (Job 17,10); sin embargo (cine) el nombre de Ia ciudad era Luz (Gen 28,19); sin embargo (ob) alarga tu mano (Job 1,11). Esta palabra es proxima a om (=ciertamente, con valor adversativo) 53,7 ow [No apremiard (a>) a su préjimo (Dt 15,2); apremiado (o2) y él se doblegé (1s 53,7) y quienes los apremiaban (cox) les metian prisa (Ex 5,13); c6mo ha cesado Ia opresién (a) (Is 144). » Bneltexto:ewy Mine. La traduccién de este texto de Isias tampoco ofrece dificltades, 1 Lits silencio. Aqui el TM parece estar corrupto, tal vez debiera leerse a>m (magnate) 2A, Saen2-Badillos, Menahem: her Sarug, Makers, 115%, lin. 24.26. Los terminos que aqui se agrupan son ela raiz o> Sin embargo, como la inicial desapareceen algunas formas gramaticales, Menahem ben Sarug la caracteriza como una supuesta ratz Dilitera os. ‘© EL significado primero del verbo en es eacosar, oprimirs, Hemos preferido traducirlo por «apremiar» porque, manteniéndosefiel al significado basio, se adapta rmgjor a los distintos contextos de ins citas que te aducen. Los ejemplos que Menahem presenta aqui inlurian decisivamente en la explicacion que Radag haria del término, J, través de Rada en Moteh he-Kohen ibn Qrifpin yen Abrabane 6 {Los Cantos del Sieroo 537 rm Y como oveja (27) ante sus esquiladores enmudecida (Is 53,7); doscientas ‘vejas (2477) (Gen 32,15). 538 “ups Si detiene (142) las aguas, se seean (Job 12,15); de a detencién (183) y el derecho fue apartado (Is 53,8); pu muy (rr) coma onesie ante 1 Sem oS To (1x2) (Prov 30,16). Y las cercanas a ellas: promulgad un ayuno santo, convocad una reunién (r8») (111,14); em el octavo dia tendréis la reunién (map) (Num 29,35); banda de (rmsy) traidores (fer 9,1). ¥ los préximos a ellos: éste ejercerd el poder (33>) en mi pueblo (1 Sam 9,17); y no habia nadie que vituperase nada en el pais a quien ejercia el poder (7x0) (Jue Arh Teo a tienen una misma raiz, pero los sentidos los 53,12 we Se divide en ocho seccionest: Primera: Despierta (ran) y levintate en pro de mi derecho (Sal 35,23); yo dormia pero mii corazén velaba (x8) (Cant 5,2); como a un hombre a ‘quien se despierta (>a) de su suefio (Zac 4,1); despierta (T3718) tu potencia (Sal 80,3); hasta que sea suscitado (773) sobre nosotros un espiritu de Io A Steals, Menahem k Sea. Maer 251, 89 pmo ete Suto eco ng es nea any an gee ue a enumernin de swt del Mate on ias que nda aren Cantos del Siervo fuese exhaustiva. Este caso es tan sencil oe be a dificultad. ss tia eer 1A Sera Bales, Meo Sri Mabel 28 en. 1521 Esta expresén del Cuaro Canto el Slervo adate st eos dos set Alependiendo det significado del termino iso Su primer ignifeade es epemney, ‘etencinwy detvadament design también la capacidad de priva de algo o etenet sei day soe Cn cpa ed tl Siro fe privao de eer n poer ast entenon ahi fp. Foh Bn Spt y shovel” Mahe ben Sar sans ee abr inluido Ta ca en el tecer grupo y no en el primeco, Esto quices deck on entiende el término “ww en su primer significado; to send ido por Rei, be * en nt sr epudo por Ral, Bs "Rady oth Koen Bry Mah end odes A Shen adi, oon Suey heer 96 «heme cama ae is ilies un ena al re con detriment en las tices iter dal gets ‘casi, con oco orden y concierto, se distibuyen en ache secerera on heterogeneas: formas Verbales de las races "ro, 4w y mb asi come dieceee ‘sustantives. eee Menahers ben Sarug 6 alto (Is 32,15); he aqui que yo suscito (130) contra ellos a los medos (Is 413,17); equién ha suscitado ("12n) desde el oriente? (Is 41,1); soy yo quien le ‘ha suscitado (wrm79n) por gracia (Is 45,13); no hay quien invoque tu nombre, que se alce (Tvs) para adherirse a tf (Is 64,6); y el inacente contra el impio se alan vere) (Job 17,8); haya vuelto su restro al ruege del ‘que sealzn (2970) (Sal 102,18). Parece que todos tienen una \inica raiz, ‘y estos tres versiculos tienen un tinico sentido. ‘Segunda: Y ella derramsé (xum) su ciintaro en el abrevadero (Gen 24,20); sno derrames (>on) mi alma (Sal 141,8); por haber ofrecido (ran) a la muerte ‘in alma (Is 53,12); segiin el respectivo espacio libre (-ua), y guimmaldas (1Re7,36). ‘Tercera: Las ciudades de (rw) tu santidad se han convertido en desierto (ls 64,9); ciudad contra ciudad (102 ~P8) y reino contra reino (Is 19,2). Literalmente. ‘Cuarta: Y Adonay se ha apartado de ty se ha hecho tu adversario (70) (1Sam 28,16); los que nombran dolosamente y con perfidia se muestran tus adversarios (779) (Sal 139,20); no se levaniten y aduefien de la tierra y enen de adversarios (a) la faz del universo (Is 14,21); sefior mo, el sueio para los que te odion, y su interpretaci6n para tus adversarios (T™2>) (Dan 4,16). Hacen referencia a los enemigos (22). Quinta: Los que decian: arrasad, arrasad ("19 78) hasta su mismo cimiento (Gal 137,7); y pones al descubierto (rms) el cimiento hasta Ia roca Sélah (Hab 3,13); desnuda y descubierta (wns) (Ez 16,7); no vieron la desnudez (rms) de su padre (Gen 9,23); ha puesto al desnudo (wn) la fuente de ella, y ella ha descubierto la fuente (Lv 20,18); para contemplar ‘sus desnudeces (crn) (Hab 2,15). Hacen referencia al destape (207). Y ciertamente estén relacionadas con morinén abandonados (ao) (Lv 20,20), destapados vergonzosamente a los ojos del sol y a los ojos de toda la asamblea de los hijos de Israel. Sexta: Extermine Adonay a quienquiera que tal hace, que vigila (X2) y (que responde (Mal 2,12); y yo marchu solitario (77) (Gen 15,2). 1 Ast enel Mahberet.TMt su alma, ‘0 La ita del Génesis aducida por Menahem ben Saruq para explicar que min tiene el significado de «derramar» apatecerd también el Sefer he-Sorsin de Yonah tn Yanah, y ‘Serd aducida explicitamente por Rai Ton ‘Ezra’, Radag, MoSeh ha-Kohen ibn Qrispin y ‘Abrabanel. La del Salmo 141 pareceré en los comentarios de Ibn Ezra y Nabymanides. e Los Cantos del Siervo Serine: Los juncos (rv) del Nilo, ls hierbas del Nilo (Is 19,7); he visto al impfo potentisimo y expandiéndose (mora) como planta fronde (Gal 37,5), Se refiere a la vegetaci6n y humedad. ees Octava: Serdé como el tamarisco (ww) en Ja estepa (Jer 17,6); como tamarisco (~w's) en el deserto (Jer 48,6); es " };€S un arbol de los rboles bosque, y el érbol plantado (Jer 17,8) lanzara contra él int 2. ABRAHAM IBN ‘EZRA’ T. ABRAHAM IBN ‘EZRA’ Y SU OBRA LITERARIA Enel afio 1085 las tropas de Alfonso VI de Castilla entraban triunfal- mente en Toledo, y poco después los ejércitos almoravides proce- dentes del norte de Africa se hacfan con el poder en Cérdoba, capital de la Espafta musulmana. La ciudad de Tudela, a orillas del Ebro, to- davia se mantenia bajo el gobierno de un rey de taifas. Alli naci6 en 1089 Abraham ben Me‘ir ibn ‘Ezra’, y pas6 tranquilamente los afios, de su nifiez y su primera juventud. Tal vez entonces todavia no po- dria imaginar que las circunstancias de la vida le habrian de deparar Ja ocasiGn de recorrer gran parte de los caminos de Europa y norte de Africa ‘Cuando el 22 de febrero de 1119 Alfonso I el Batallador recon- quisté Tudela Abraham ya no se contaba entre sus habitantes. Afios antes se habia trasladado a Toledo, la remozada capital de Castilla. Por circunstancias que no son conocidas, después de un largo pe- iodo de tiempo en la ciudad del Tajo decidio pasar a la Espafia mu- sulmana, y se marché a Andalucia, All{ vivié en Cérdoba y en Lu- ‘cena, la «ciudad de los judios». En varias ocasiones hizo viajes por el norte de Africa. Durante sus estancias en Marruecos, Angelia y Tiinez tuvo ocasién de conocer a grandes sabios judios de esas comunida- des, de los que guardé un grato recuerdo. En alguno de esos periplos Jo acompaiié su intimo amigo Yehudah ha-Levi, tudelano como él En 1140 Yehudah ha-Levi iniciaba su subida a Palestina mientras que Abraham se dirigia a Koma, donde se encontro con una coutu- nidad judia formada por unos cientos de familias, que contaba con muchos sabios ilustres y abundantes libros. Ademas en la ciudad habia un ambiente de libertad propicio para el trabajo y la reflexién. ‘Alli compuso su primera obra gramatical, el Sefer Moznayim y tradujo del arabe al hebro varias obras gramaticales de Yehudah ibn Hayyuj. También plasm6 su afecto a la Biblia en sus primeras obras cexegéticas: los Comentarios a Qokelet y a Job. 6 Los Cantos del Siervo Tal vez. por problemas —posiblemente incompresiones y crf- ticas— que le surgieron centro de la propia comunidad tuvo que marcharse al norte de Italia. Primero se establecié en Lucca, dorde encontré unas cuarenta familias judias y donde continué su labor exegética componiendo su primer Comentario —el corto— al Pentateuco. En esa ciudad termin6, el afto 1145, su Comentario a Islas, x escribi6 dos obras gramaticales més: Yesod ha-digdug y Safat yetr. De Lucca se traslad6 a Pisa. Durante el poco tiempo que paso alli ce centro su interés en la astronomia y escribié el Sefer ha-luhot. Cuando en 1146 marché a Mantova se dedicé de nuevo a la gramatica y compuso el Sefer sahot. Ese mismo afto escribié en Verona otra de sits grandes obras gramaticales: Safah berurah. Una nueva etapa de su vida comenzaba en 1147 6 1148 con su lle gada a Béziers, en Provenza. Alli escribié el Sefer ha-Sem, y su mas importante obra astronémica: Ta‘ame ha-luhot. Mientras vivia en el sur de Francia gozaba del respeto y la estima de aquellas comuni- dades judias, en las que dejé una profunda huella. Por eso, y a falta de otros datos, no resulta explicable el nuevo desplazamiento que emprende apenas cuatro afios después. Esta vez se dirigié a Dreux, eneel norte de Francia, a donde llegé en 1152. En estos afios se dedicé @ comentar los libros de la Torah por segunda vezs, y escribié unos estudios astrolégicos, En 1155, continuando con la exégesis biblica, compuso los Comentarios a Daniel, Ester y al Cantar de los Cantares. Y en el afo siguiente, 1156, esribié el Comentario alos Salmas, y a les Dace Profetas menores. Parece que durante el tiempo en que vivis en el norte de Francia también compuso el Sefer yesod ha-mispar y ol Sefer ha‘chad, Cuando se acercaba a los setenta afios de edad, en 1158, recorrié una ‘ueva etapa en el peregrinaje de su vida Esta ver la estacion de destino fue Londres. También en la capital de Inglaterra compuso muchos libros. Uno de los mas importantes, Yesod morah, s6lo le ocupé durante Guatro semanas. Unos meses después ya habia concluido otra obra: ‘Tggeret ha-Sabbat. Y en 1160 el Sefer ha-mispar, Nada se sabe con certeza acerca de los uiltimos dias de este hombre aventurero y genial, exegeta, gramitico,filésofo y astrénomo, ademas 1 Sobre algunos aspectos de su exégess en esta obra, aunque centréndose sobre todo gn el estudio del Comentario al primer capitulo del Genesis puede consultarse pm 311-307 %n read yam ora Sy spr, Saag de estos, el Comentario largo al libro del Exodo, ha sido estudiado por (6804622 “tno naa aoe be ara ere” ae, Abraham ibn “Ezra” o de entendido en muchas otras ares, Muri6 en 1164 6 11654 La influencia de su obra en la exégesis posterior fue muy grande’ 1, El "Comentario a Isaias” EL genio intelectual de Abraham ibn ‘Esra’ alcanzé un punto de exquibita madurez durante su estancia en Lucsa, Con algo m cincuontaafos de una vida cargada de experiencia, estudio y relacién con los grandes sabios de las comunidades judi més important = las orillas del Mediterréneo, aftont6 el comentario al Pipe aos que acababa de pasar en Roma fueron testigos de un es- tdi apasionado de la gramatica de lengua santa, Su rigor cent fico unido a su respetuoso interés por profundizaren los escrito sa srados lo movieron a reflexionar sobre caminos hasta enfonces i = Plorais por la exégesisjudiay a buscar nuevas y solidss i tid del texto, i Gnel pelgo des Comentarios Toi presen ana esac rogramitica desu hermenéutca, Comienza por decir que hay cu fro métodos que se emplean en la interpretacion de las crturas y gue no son adecuados. El primero es el de los gaones, particular mente Se'adyah, que introducen en el comentario demasiado ma- terial extrao al texto, procedente de la cencia mundana, y que no porta nada revelane a su comprensin aa vez sue hace demasiado teadiclén:Eltereer metodo que critica sel de os “ocltitas' —que coc rei et i aes ne ria net a en te see gesagt yas rear oe Fearpue cman Sone’ pw vit nies oe a vtfthovmnones esi Gok pry ean a reste shepaacorda ee eth oh ar Angunoe eta le esa -ncia son los Fa nas ch pnd nh tar seas ae ate : i porn $e arran wa ropon mame”,8 peer ; 109-92 “eon pT worren aaa" EEE ee oe Savrowsen sore aarencanan bi {Los Cantos del Siervo atribuye especialmente a los exegetas cristianos— con quienes no cesta de acuerdo porque se empenan en buscar un significado de los textos distinto del evidente. El iltimo es el camino del dera8, pues las ‘aggadot que se suelen utilizar aunque sirvan para ilustrar, no preten- den dar el sentido del texto biblicos. Frente a todos estos métodos é1 Propone el camino del pe&at: «Este es el quinto método, el fundamento de mi propio y personal comentario: explicar cada texto de acuerdo con el versiculo, Ia sgramitica y el sentido literal, En el Comentario a Isafas logra plasmar estas ideas en un texto sobrio y denso, pero cargado de chispa y agudeza. Sus frases cortas, muchas veces extremadamente concisas, se limitan a explicar los tér. ‘minos que lo requieren, o llaman la atencién sobre una determinada estructura morfolégica 0 sintéctica que influye decisivamente en el sentido de un pasaje. En otras ocasiones indica la etimologia de una Palabra, o clava en pocas y certeras frases su interpretacién del texto", Sus comentarios biblicos, y tal vez de modo particular este Co- ‘mentario a Isaias, no estan escritos para el gran piblico sino sélo pa~ ra los iniciados. Ezra Sion Melamed sugiere que son como unas notas muy breves escritas para ayudar a recordar a sus oyentes lo que les habia explicado oralmente con mucho mayor detenimiento’, Es bien conocida la perspicacia del exegeta tudelano que —con sus veladas alusiones— destapé varios problemas en los textos sa- Brados, adelanténdose més de setecientos afios a los trabajos siste- rticos de critica literaria e histérica. Y su comentario a Isaias es par- ticularmente rico en sorpresas, algunas de ellas todavia inexploradas. A finales del siglo pasado Friedlinder sorprendiia a no pocos al editar este comentario y hacer notar que Ibn ‘Ezra’ ya habia establecido que la segunda parte de Isaias, a partir del capitulo cuarenta, es obra de otro profeta y esta escrita mucho después de él, En 1983, Uriel Simon demostr6 que, en contra de lo que parece a primera vista en el comentario, y en contra la interpretacién habitual en la época de Tbn ‘Ezra’, el exegeta tudelano mantiene que el Siervo del que se habla en Is 52,13-53,12 es el propio profeta —como en los tres cantos anterio. « $it M. Friedlander, Essays on the Writtings of Abraham Ibn Ezra, 123-127; W. Rosenau, jewish Biblical Commentators, 8384 1 Intruccn al comentario a la Torah. Cf. B, Casper, An Introduction to Jewish Bible Commentary, 68-70. Un estudio detalledo del método exegéico de lon fara pues encontrarse en 714519.,rpan wn oho 3 también 607 “as ane Too Chit. M. Friedlinder, Essays on the Writings of Abrahan: Ibn Ezra, 163, + Chr 5213 wear vaio nahn 2 "© Ci. M. Friedlinder, The Commentary of Ibm Ezra on lai, vol 1,170, Abraham ion ‘Ezra’ n no el pueblo de Israel, Mas adelante demostraremos algo “er glade implite en el penelante estudio de Uriel Simon: Ton ‘Br tambien fae el primero en individuals canto passe : ‘antos del Siervo” y en 1e actualmente se conocen como los «Cantos = piecer que no son piezas sueltas en la segunda parte del bro di Isafas, sino que estén intimamente relacionadas entre si 2. Los comentarios a los Cantos del Siero is acerca de estos aham ibn ‘Ezra’ no escribié ninguna obra especial es Cee que scm a comertar eles pose, cada uno en lugar, en su Comentario a Isains®. - canna on poco més arriba, del plan que se propone liza el exdgeta de Tudela en su exégeis bli. Ahora no» propo: nemos analizar algo més detenidamente el modo en que lo ha do a cabo en sus comentarios a estos pasajes. 4) Utilizacién de la Sagrada Escritura Es notri a simple vista que con mucha frecuencia para acaray h tit determina se aduce oto tos textos bes Normal asajes que se estén comentando né “Tieaitades ate mews apenas se emplea. En cambio cuando Tain terpretacién resulta compleja se multiplica el niimero de cits que puedan ayudar en I expiacién. Los datos acre dl uso de os dis fntos libros segrados son suficertementeexpresvos: nieve cas en el Comentario al Primer Canto te l Segundo una al Tercer yc cuenta y cinco al Cart, ponen de manifesto que el Primer Cant , sobre fodo el Cuarto Canto, han sido cuidadosamenteestdindos y explcados Lo Mozos més dtades son Iaas y Jeremias entre oe des totlzan cas la ital dels ctas—,y continucin los bros el Pentateuco —algo més de un quinto del total— El resto son alg ‘nas pocas citas sueltas de otros libros. cht hn tnt net Ne Teh wine Friedlindes :2ra, 252) aque 7 ae a eae 1 eras Pacer Re nase CC i ca ce pase, Nb certo el texto edtado por Neubauer colnede totalmente ‘Comentarioa Isaias. m2 Los Cantos det Sieroo , poi saat 8 og moti Por los que Ibn ‘Ezra’ trae a colacién s se puede apreciar que son muy varia. ‘tos, Podriames apuntar lossiguientess "NY Variados. Entre rec at® interpretar un texto de modo coherente con su contexto se Sade wccrtido del pasaje anterior y el posterior. Una buna ion Fats Blosar el significado, explicéndolo a partir de Ia informa. see pe rcionan otros textos. Por ejemplo, en Is 53,5 comenta: Temp Sefer el castigo de nuestra pez es conocido, pues lode el tot Sales es at enol destiero, abré paz para lo gentile No to acerea del tiempo de la salvaci6n:y ser tin " (Den 21) y aed ot cto gue cand repent te te cute ai seen ysilenciosa (Zac 1,11) y respons age término. Cuando comenta Is 53,2, por ej +2, por ejemplo, se encuentra c Palabra por que significa snito de pechor y tambign nau ie brote de tuna planta». Para aclarar Ia interpretaci6n afirma: “Sube como un retofo es lo mismo que sus see too es lo ‘que sus retonos se extenderin (Os 4) Para explicar que la vocalizas cin con la bra no s incorrect aunque sea extra puss ae os ae lares en la Biblia. Asien el comentario a is 42.3 dices "8S SM “EI que extiende (apr) la tierra y las cosas que brotan de ella (rv, Fr fa wn pStah el gota causa del ‘ayn, (como en) al me planta (so) le orjacno ona ofr? (Sal 94,9) oH Soman en él», y por eso dice: £Y nos fijemas en, ni (9) aspecto: wo (=no) sirve a su sus Basted yr ngs sete lo que regalo a escondidas, aplaca la célera (Prov 21.14) se Pie eon 8 Abrainam ibn ‘Ezra’ 3 De modo andlogo, en Is 53,2, no se relaciona con aspecto y con nos ‘complaceremtos b) Usilizacion de la gramética Con muchisima frecuencia Abraham ibn ‘Ezra’ desciende a detalles de indole morfol6gica 0 sintéctica para precisar algo que tiene su importancia para entender correctamente una palabra del texto sagrado». En Is 424 aparece la forma verbal y+ que podria ser del verbo ym. (correr) o de ys1 (quebrar). Por eso aclara que “«Y no aplasia (rr), su cuerpo; es un verbo geminado, del paradigma de rim (quebrado; v3), como cantard (yr) y se alegraré (Prov 29,6). ‘Cuando aparece en el texto una forma nifal de un verbo js, suele indicarlo expresamente para el que lector no lo confunda con el imperfectivo pa‘al, Ast lo hace en el caso de wos en Is 52,13 y de ox en 53,7. En algunas ocasiones en que la vocalizacién con la que aparece un verbo en el texto masorético es extrafa, explica de qué conjugacién se trata: &Y Adonay decidis (yep) aplastaro: lo mismo que hableran (ri) por la paz (Gen 37,4), dela conjugacion que se caracteriza por tener dages Valgan estos ejemplos como simple muestra de la continua preo- cupacién de Ibn ‘Ezra’ por establecer cientificamente, de acuerdo con las reglas objetivas de la gramética, el sentido de los textos. ©) Utilizacién de la filologéa Ademés de contar con la ayuda insustituible de la gramatica, Ibn ‘Ezra’ busca la etimologia de algunas palabras para precisar su sentido. Por ejemplo, en el comentario a Is 504 dice: ‘«Yla palabra ru (=decir a su tiempo) procede de no (=tierpo)» Y més adelante, a propésito de Is 53,5: sY él, deshonrado (97na): vstu ve relaciona con Yon (=deshonrar, profanar, manchar) También se enfrenta en ocasiones con la necesidad de discernir entre los significados de una palabra para determinar qué quiere de- ' Recordemos que Ibn ‘Ezra’ es, aclemds de exegeta, un magnifico gramstico que no solo supo recoger cuanto se habia hecho de utilidad en este campo antes de al, sino que también se caractri26 por una fecunda actividad creadora. C.F. E. Greenspahn, “Abraham Tbn Ezra on the Origin of Some Medieval Grammatical Terms”, 217-227 ™ {Ls Cantos dl Siereo cir on un texto determinado. Un caso con graves consecuencias se a 7 424 con la palabra mn, cuyo significado etimol6gico es + Aunque su u ‘os ique su uso més frecuente es el de «ley»; por es0 ex. ° Sot eligi de rit aya ena: a ens (r7n) de su profecta, lo mismo que a la enseanza (rin) y al testimonie (188,20), como ya comenté etre veces saa l significado con un sinénimo, como en Is 534: «Culpa (yw): en este lugar es lo mism D }© que pena (exw), como no te vn ered tp (Sum 28.10 peated in recurso frecuente en su exégesis es la explicaci si Best de una palabra citando otro pasaje de la ecitura eal ites iende mejor por el contexto. Ast lo hace cor entiende facilmente en Is 49,6: Cet erat 4 los resguardados de Israel: «rwinass, lo mise fies lo mismo que ciudad resguardada Muchos mé: ani 4 Comenthos mas casos, andlogos a estos, se podrén encontrar en el 4) Utilizacin de fuentes literarias En los comentarios de Ibn ‘Ezra’ a | lament Es :zra’ a los Cantos del Sier Gita los nombres de R. Yehudal el Gramiico, eto es Yehoamn ns avid Hayyuu, y el gaén Se‘adyah, al que se alude en dos ocasiones. Ciertamente conocia a fondo las obras de estos autores ‘n dua las tuvo presentes al componer su comentario, : ‘ero si se estudia més a fondo se puede concluir conoce y utiliza con frecuencia s nadine noctta cn esteg pa feeuencia las obras de ofr autores a quienes Una de sus fuentes habituales de es habituales de consulta fue el Mahberet Monten ben Saruq. En tres ocasiones toma de ahi tentos den cagrada Escritura para explicar el sentido de una palabra, y en 0 ocasiones més elige entre los varios significados de un término el mismo que habia elegido Menahem para esa palabra em al °S Xoeeecomentarina aos 's Sobre la influencia de la extgesis de Se'a “Bara! Fane ep re eet de Seta en Thm “Ear puede conmuase "8 Véanse los comentarios als 421 1s 3,12, En ls42.3 y dos veces en Is 53,12 ™ Véase el comentario a Is 9,2;50,4 52,15, 538. Abraham ibn ‘Ezra e ‘También debi6 de emplear con frecuencia otro diccionario: el Sefer ja-Soratim de Yonah ibn Yana. En el Comentario a Is 42:3 recoje aunque sin citar nombres— los elementos fundamentales de la critica que Yonah ibn Yanah hace a Yehudah ibn Hayyuf a propésito del término m. Y en otras dos ocasiones, al igual que habia hecho con la obra de Menahen, emplea el Sefer ha-Sorasim para obtener citas Diblicas que sirvan para aclarar un término", Tiene presentes, como tema de fondo, las interpretaciones del Midras, pero raramente afloran a su pluma. Solamente alude directamente a ellas en una ocasidn, en el status quaestionis de Is 52,13, y es para criticar lo que dijeron. E indudablemente conoce y tiene muy presente en su trabajo el ‘Comentario de Rati, hasta el punto de que en una ocasién reproduce literalmente una frase de él, Incluso podriamos decir que todo lo que escribe en su Comentario a estos pasajes est manteniendo un didlogo oculto —que sélo los iniciados pueden apreciar— con lo que Rafi comenté unas décadas antes, diélogo que en algiin tema es una critica oculta pero demoledora. ‘Aunque en las notas de nuestra traduccién vamos seftalando los temas de ese diélogo pensamos que no es supérfluo comparar aqui algunos pasajes para ilustrar lo que acabamos de afirmar. ‘Rai comenta asf Is 42,7: «Pare abrir ojos ciegas que no pueden ver mi poder: para dar un corazén para volver a mi. Para sacar de la mzmorra al cautivo, y puesto que se abrirén sus ojos saldrén los cautvos de la mazmorra. Otra expicacién: para anunciarles (=) el destierro que vendrd sobre ellos en el futuro, quea su finsaldrén de én ‘Mientras que Ibn ‘Ezra’ comenta escuetament «Para abrir: él anuncia (rae) a Israel que saldré del destierro de Babilonia. Y ast para decir alos cautivos slid (Is 49,9» La influencia de la segunda explicacién de Rafi en Ibn ‘Ezra’ nos parece mas que probable —ademas ambos utilizan en la explicacién el mismo verbo (wa>)—. Por eso el cambio de perspectiva es més significativo: Rati no se ha planteado ningrin problema critico sobre el texto de Isaias y considera que todo él es una unidad compuesta por el mismo profeta, Isaias, por tanto, antes del destierro. Por es0 habla del «destierro que vendré sobre ellos en el futuro», porque en tiempos de Isafas todavia no estaban en el destierro. En el comentario a Is 49,2 dice Ibn ‘Eze S34 y 536 15584. ¥ casi literal en Is 494 76 ‘Los Cantos del Siervo {Me oculta el Nombre ala sombre de su mano, y no me pudieron los babilonios ni los pérfidos de Israel» Donde Rati habia sido més breve: «Me ocults a ta sombra de su dato» texto de Ibn ‘Ezra’ aftade dos precisiones al de Rati: quien Protegié al profeta fue «el Nombre», y quienes maquinaban contra él ‘eran «los babilonios y los pértidos de Iseacl», FRasi hace un escueto comentario de las palabras del profeta y mi ‘mano para que no pudieran hacerme gipullo al profeta si se encuentra en dificultades en el cumplimiento de su misién. Thn ‘Ezra’ es mas tajante, pues dice: vesto se reflere > que el Nombre haré que se cumplan todas las palabras de mi Profecia», dando a entender que esa intervencidn divina se realize en cualquier caso para que se cumplan las palabras del profeta, En esta «guerra de matizaciones» que le declara al Comentario de Rabi las cuestiones de detalle quedan al margen cuando estalls de modo callado pero contundente la batalla al explicar el Cuarto Canta del Siervo. Aqui no es s6lo cuestién de detalle, pues el conflicte co plantea acerca de la cuestidn central: ;quién es el Siervo? Rati hubs acho que es el pueblo de Israel, y su comentario habia calado muy 2 fondo en el pueblo; ademas, los acontecimientos que estshan erase a6 Parecian corroborarlo: las sangrientas persecuciones de que sein, Pete los judios en Europa y en los reinos musulmanes, los que describe este Canto? En aquel momento hist6rico esta inter. pretacién tiene tanta fuerza que Ibn ‘Ezra’ no puede soslayarla en ea Comentario. Sin embargo su genio critico le dice que ese Canto no se eflee a Israel sino al profeta. Ante las dificultades que le plantessta exponer llanamente sti opinién, lo hace ocultamente. En primer lugar va exponiendo la interpretacién tradicional de modo nacrativo, sin comprometerse personalmente con lo que dice, y apmmtando delicadamente su opinién. Asi puede deducivse de sus palabras en el comentario a Is 52,13: " Enetecao, coincide con Ra % Au tdcinon afr doe org Tn Ez enn al nl eid soo duos sins pate portent la versién de ls Stent se adc ambien por kos oa, io» (el), pero en lone texto global de la traduccién no tiene el sentido de «decision ier oa ‘sderecho» por el que se regirén las naciones. Soe da Eel Ttuum de os Prfetas se enend ext plara mas daramene ene sentido ux le divin que saat nel atone) cone conc ‘cual el Israel desterrado serd liberado de la servidumbre a qu = Gulel lane deter se lbrdo de seeds ie osonten i eaten, alo cate rtm, nel sentido de deen, scamin qe hay qu ‘seguir, pues pone este pasae en relacén con Is 23, En el comentario de Abrateog Ie ‘Eacuciremos por «derecho» porque al igual queen Rai, asi lo pide el context de su En el fet l frase ese futuro» esté en pla oe wna Plural, pues Ia palabra futuro» (ares) 2 Elo de> con el verbo res muy area pepsin que ge romalmente Yeibo 9 (ocr co). Tal mo aparece ene exo fread <2socarse con agin fn, sino simplemente de songrepaseen srmconagn plemented una dren en este 2 Th ete veri se contata vats at el comportamiento del profla con l den jue. La ‘des ta Comparacionprobabemente venga muta pore uo del goo ice en el verclo anterior gutter xpuno pore Siva ea es profes for oe stadia outs amo gun epee cj, ps hPa se "indo aun jue, sino al profes en el cumplimiono de a min antes orp Ral coments ese vertu de modo parecido aunque perce sclarere en profi, sin compaato cn un jue na ema uv nd ed tessa neta Y Profeizar@ ls gentiles, pues eos vendrin por af slot» aprender ae anaes escrito esta: queremos acompaares porque ‘ ate wpilarcs porque hemos oo que Dios esté con vosotes (Zac Abraham ibn ‘Ezra itt 42,3 Catia: se Hama aplastada (ps7 a causa de su fin (2% om 99), lo mismo que y los vestidos de los desnudes desvestirés (Job 22,6); y el significado es que «no partiré una cafian, y esto quiere decir que no forzaré™. ¥ el pabilo, no apagard, lo cual es una cosa fécil, hasta que esté n> (oscurecido), como y he aqui que rm (=ha oscurecido) la aga (Lv 13,6)” —aunque hay diferencia entre ellos en la gramética, pues el 1m de la ‘Torah es un verbo en perfecto, y este ma es un adjetivos—, Y esto quiere decir que no daftaré al gentil» mediante su profecta. Solo se dice lo que acontecera en verdad: segiin la verdad promulgard el juicio, sobre todo gentil, cuando esto haya de realizarse por decreto del Nombre. Enel texto de la edicin critica de Friedlinder hay une errata: dice pin en vez de rm. % Esta expresion tiene un valor técnico preciso en el vocabulario del exegeta de ‘Tudela. La ubiiza para explicar que en el texto biblico en ocasiones aparece un término {que designa un objeto osituacion que exstiré como consecuencia de la 2ccién verbal, $y no previamente a ella, aunque en una primera loctura del texto pudiera parecer que {una situacion orealided preexistete. Por ejemplo, en su comentario a toma el mono 1 mueleharina (1s 47,2) hace notar que harina se dice ox Dy: en efecto, la harina no ‘existe antes de moler el trigo, sino que elo que resulta de esa accién. Ce. waa 3 580, 3, por wo 5% El manuserito 3 afade en nota marginal a mano: «para que sea quebrada». Esta ‘nota marginal va en apoyo de nuestra traduccién frente a la de Friedlinder El fundamento para afirmar que «el profeta no romperd wna cla» esté en que el ‘profeta no wforzaré», no wse impondea ala Fuerza» 1 Pensamos que en la explicacisn de este término puede haber una influencia directa Con buena logica Ibn ‘Ezra’ habla en el comentario a este versiculo del juicio sobre Jo gentiles, To cual es perfectamente ccherente con Is 421, y subraya el sosiego y la ausencia de violencia que lo acompanara, Ras! tambien habla de esa serenidad, faunque casi limiténdose a recager la paréfrasis del Targum: «No rompera a los Inumildes, que son como una cafa quebrada, yno apagaré alos desgraciados, que son. ‘como un pabilo oscuro» (Tg Is 42,3). Sin embargo, su comentario no se fija en la relacin entre Is 42,1 e Is 423; e incluso no se sabe bien quign piensa que es el Siervo, ‘pues aqui habla de «su reing» —tal vez por influencia del Targum, que considera que el Siero es el Mesias— pero esto no parece coherente si estd pensando en el profeta 82 Los Cantos del Sieroo 424 No se oscurecend (nn, el j (mm>"), el profeta, alude a ra del espi- ritue y del cuerpoo, eae Y no aplastard (pr), su cues : , su cuerpo; es un verbo geminadow, del pang drm ub Pe tb geminal rev 296).¥ sale duiere decir que no morirée. O bien significa que Garton, 7724 con el sentido que se dijo mas arriba; y este ets Hasta que implante en la tierra el juicio, pues se revelaré su profecias s Yeate en sleiptendn de wrin (=y a su ensehanza): la easofanes (rane de fecia, lo mismo que a la ensefanza (r (05820), como yacomenté. mdi lr 425 Asi el criador del cielo, que tiene una linea que es su limites M Nose era ana pu _— rs poblemeihubiremplen el em peels itu profético sfbtesiteet 2 Manto Rear deep ne ewrpon Scape het ence Mm 2 te eprint arid agui gy de gu er del verbo rs (guebra) y no del verbo rm cos), pass hates” 741 ¥ebor come, pues morlogamente po ste conte © Tambiéa aqutyr, con la misma Hlexén : lexign que 77, es un verbo geminado: pr, J dec, ot profeta nose agarty no eplatard, pesto que ro mann Entondemos area : ot ec sept anaes ei ‘comentaba Is 42,3, que estd pensando en bs Sauget” ¥ tambien elo que se lanza. Enel comentais a heme traducido por dando s carerertt® age Ibn ‘Ezra’ parece emplearla en au sent aoe Pot undo a entender que no se trata de una nueva Torah, ir edele ipstruccidn que el profeta realiza de parte de Dios, eee Tacit er’ ete agu que nose tts del verbo we oe Zoran gms strom a vote eat Abraham ibn ‘Ezra = Y lo inclina, sobre la tierra; alude al firmamentow. EL que extiende (9pm) la tierra y las casas que brotan de ella (rvs, patticipio», y toma un patahst el gof a causa del ‘ayin, (como en) el que planta (x03) la oreja zno va a ofr? (Sal 94,9), Y ls cosas que brotan de ella: son las plantas que estén sobre la su- perficie del suelo, El que da hélito al hombre, pues ellos son el pueblo sobre ellav. Y aliento a os seres vivoss que caminan. est atestiguado en forma pil y pu’al, pero la forma wea no deja Iugar a dudas de que se trata de un partcipio pa‘al. No obstante tal vee Tbn Ezra’ tenga esa intenciGn, pues ‘imo fuera asi careceria de sentido su comentario, © La palabra p>, cuya traduccién habitual es «fiemamento», tiene la raz 3p, que significa wextender», La expresin de Ibn ‘Ezra es muy dificil de traducir debido a la sobriedad de su lenguaj. Utlizando més palabras de las que nos es licto en una tra: dduccién podrfamos explcar as su pensamiento: «Y lo incina sobre Ia tierra alude + Gen 1,8, pues cielo es el nombre que Dios puso al firmamento, es decir, alo que esti extendido», 5 Los manuscritos3y 3 afaden: « devars, 8 Vocaliza en pétah en vez deen seré © La expresién entre paréntesis no esté en el texto original, Viene afiadida en los smanuseritos3 y2. ' bn ‘Ezra’ entiende aqut el pueblo como el conjunto de hombres que pueblan le Fiera, esto es, el mundo. Sin embargo en Ber it Rabbah se interpreta ese tent, las dos ‘veces que se lo cits, como referido a la tierra de Israel y a su pueblo, En un pasaje se lee: «Porque est escito: he au que wy a abrir ones tums, 08 ‘hare salir de ouestos sepulros, pueblo mio, yo: introduce a tera de Ire! (Ez 3714) Ri Lagi dijo: este es un texto que explicitamente ensea que cuando ellos legen 4 le tierra de Israel Dis ls infundiré un esprit, pues estéccho: él da lilo al pueblo sobre cll (Berit Rabb, XCVL.7). Y¥ en otro lugar: «Mi porcn en la tern de ls viventes (al 12,6) significa la terre cuyos muertos serdn los primeros en resucitar en los dias del Mesias. Rié Lagi, en nombre de Bar Qappara, lo deduce del siguiente versculo: sl da hilt al pueblo sore sll (Beret Rabbah, LXV 1), + También se podria traducie «y aliento para vivificar (nb) a los que caminans; sin ‘embargo nos parece preferible la traduccidn que hemos hecho porque el exegeta dlistingue entre el halito (ra), que considera exclusive del hombre, y elaliento (>) {que lo considera comiin a todos los serex vivos. Segiin Tn ‘Ears’ el primero eeria ‘apacidad rectora de la vida intelectual, yel segundo, dela vida sensitva Esta distinciin la observa con plena coherencia en sus comentarios. Comentando (Qoh 3,21 dice que oe es comin a todos los sees vivientes, pero que nam es exclusive del hombre. En el comentario a Qoh 7,3 dice que el hombre tiene manifestaciones de vida senstiva, animale intelectual; la parte apetitva correspond al an, la sensitiva al 1m y las capacidades deiberativas al nox. Cf. M, Friedlinder, The Commentary of Ibn Esra on ssa, 117, nota. En cambio, Rati dice que da chilito de vida» a todos los hombres por igual, y salento de santidad a todos los que caminan tras 6. Los Cantos del Sieroo Y dijo sobre ella (en relacién al hombres) a cau: ed ea re=) a causa de su marcha en 42.6 Yo, éstas son palabras del prof 2, st on pa Profeta, las que le dijo el Nombre ialesorarés para que note alcance ningtin mal 'ara alianza eterna®: para establecer la alianza de un i Alianza de un pueblo. ¥ asi en otro lager: par alin de un pueblo, para establecerun pa (ls 49,8) 42,7 Para abrir: 61 anuncia a Israel 4 it ia a Israel que saldré del destierro di Babilonias, Yast para decir a los ceutivos sald (Is 499), a 2. Segundo Canto (Is 49, 1-6) 491 _Escuchad: éstas son palabras del profetay, En nt al tgs mt pu noe Ibn ‘Ezra’ interpreta la forma 7 Pr a ora Tn come nperete del veso-s gare Bee ncn Rl oon ipa dese eta «ret, como en Jer 15. Amba interprtaioes son anata yanba ssi alcontoga "nO ds el puto de visu cece to dic par alianza eterna» (0), por Finder en su edn eta advierte que seguramente se trata de un etror,y que debe ene ssh Pueblo» (a2), de acuerdo con el texto biblico. eee 2 Rafi coment: «Para art oo eg 7 y alionto a os que Ctra explicsclin: part sna (ees) lesen qu vende sobre cles nal fatto gus tance eS Brot hn, portant dele tobe los en ater porque ee tees eae Gest. E cambio Slr tg cna en cen ali habiacomeniado ener peage es los exegetas posteriores: Radag, Nahinnicen ‘egetas posteriores: Radaq, Nabimni 1 Nab i Abraham ibn ‘Ezra’ 5 prme (de lejos): los que habitan en una tierra lejana; o de lejos: referido al futurom, Desde el vientre me lamé: lo explicaré en el libro de Jeremiase. 49,2 Y puso mi boca como espada afilada, para hablar refinadamente, 0 sfilada, en relacién a la profecia sobre Babilonias; y esto quiere decir que, @ pesar de que puso mi boca como espada afilada, me ocult6 el Nombre a la sombra de su mano, y no me pudieron los babilonios ni los pérfidos de Israels, y he aqui que me oculté como la vaina a la espada, y el argumento: y en su aljaba. “ra: «limpion, parece. 493 Y me dijo, el Nombre: mi siervo eres ti (Israel eres ti), del linaje de Israel, en quien me glorificaré. O ti Israel porque tii eres estimado a ‘mis ojos como todo Israel, y esto es lo cierto” © Los manuscritoss ys raen la lectura «en un lugar Admit las dos posiblesinterpretaciones del término: tanto en sentido espacial como temporal. EI sentido espacial, que es el mis propio, ya fue cambiado en la versidn de lo Sctenta, que traduce: «después de mucho tiempos, y, ademés, aade un Inciso que no esté en el TM: eacaccerd, dijo el Sefior». Al elegir esta traduccidn se proyecta hacia el futuro la misin que se describiré en Is 496, bn ‘Ezra’ no quiere que se cierre ningtin matiz de sentido que en el texto esté abierto: optadeliberadamente por la indeterminacién. © Cfr. Jer 1.2. Aunque también en su comentario a Is 48,8 manifiesta su propésito de tratarasuntos ms despacio en el comentario a Jeremas, parece qua no llega realizar teste proyecto, pues no se tienen noticias de que llegera a escribir un comentario @ Jeremias ' Se refire a la contenida en Is 48. Rai comenta: «¥ puso mi boce como espa ofilada [para reprender a los pérfidos y para proftizar su retribucion». Ibn ‘Ezra’ parece dar Por supuesto lo que comenta Ra, segtn se desprende de lo que dice inmediatamente sespués, pero ha quetido anotar aqui tambien esa otra posibilidad de interpretacin. 4 RaSi dice: «para que no me pudieran hacer daft». El exegota de Tudela coincide bsicamente con é1, aunque explicita de quiénes podia temer el profeta: de los babilonios y de los pérfidos de Israel, Obsérvese que el verbo esté en perfecto — spudieron>—: Thn ‘Ezra’ no esté pensando posiblemente en lsaias —que vivio antes lel destietro de Babilonia—, sino en un profeta que ya ha experimentado los acosos de los babilonios —viviendo en el destierro— ‘© También agut parece ampliar un poco el escusto comentario de Rafi: «Me oli. a omira de ou mano para que no Pudieran hacerme da ‘© Sigue en esto la opcion sugerida por Menahem en el Mahberc,y seguida por Rati, que gosa as este termine: «reluciente ‘Clair en francés. © La redacci6n del comentario a este versiculo es muy complicada, aunque se puede ‘entender bien el comentario del exegeta. El admite dos posibies interpretaciones de ppor qué el Siervo (que para Ibn ‘Ezra’ es el propio profeta) es llamado Israel: 10 ‘Primero, porque es un miembro del pueblo de Israel o segundo, porque Dios lo ene fen tanta estima a él solo como al pueblo de larel entero. El exegeta se inclina cexplicitamente por la segunda. Estas dos ideas apuntadas aqui serian aprovechadas por Abrabanel como armazén para su comentario a este passe. 86 Los Cantos del Sieroo 494 Y yo: también éstas son palabras del profeta refiriéndose a sf mismo, Dije, en mi corazéne: Fn bano me he afenade, pues me afané personalmente en reprender a Israel, pero no escucharone, ‘in embargo, mi justcia esta en el Nombre, pues me dio un jornal por mi afin. Y asi y mi remuneracién, es como y no pasard und noche ‘a remuneracién del jornalero (Ly 19,13). {25 _Y ahora, me formé: el Nombre me formé para reprender a Israel hasta que se arrepintieran” A al seagregara (rex x2), 1a raiz es con waw, como esté en el geré, como aquello de El nos ha hecho, y de él somos nosotros (tra wx) (Sal 1003), y otros casos semejantes. Y el gaén dijo que no se agregara es {Zo moriré>, pues es su costumbre comentar segin el geré y segtin el Ketib. Y lo cietto es lo que dije, solamente que el ‘alefesté escrito en lugar del ww, como coment6 R. Yehudah el Graméticon, deseanse on el Edénn Esdecir, reflexions pores casi ftalmente con el comentario de Raf a esa frase: «fe visto que [Personalmente los reprendo yellos no me escuchans, meg o2, aunque el profeta no alcanzara éxito entre los hombres, pues no lo Sagthaton. su trabajo no fue infructoso, pues recibié una recompensa de parte de camablen podeiataducirse esta palabra del texto como y mi ab, pero prec Eamente para que aqui no se entinda en ese sentido Ton "Eora'tdacs une eee {Lvitico en la que esa palabra slo admite el sentido de remuncracin, 7 La misma idea estd en el Comentario de Rl. 2% “Aunque el texto consondntco dice no (oh) se agregara, hemos triducido conforme al ‘Sereaeulone la rtxprtacion de Ibn “Ezra. Obsérvete, no obstante, el ecrpulo sei sasBeta en trascribirel texto corsonsntico tal y como lo encuentra a BPI ae modificarlo, aunque esté convencik tro modo, En Cambio, Rafi no tiene inconveniente en citar en su comentario el toxte Cale comregiin 7 Esto es % (=a 8), y now (ono) Fa ia.in samo en el que ccurre lo mismo que en Is 495; hay un wen el texto, debe leerse segsin ol qoré For matata de R: Yehudah ibn Daud Hayyus, Sus obras fueron traducidas al hebreo ppor Ibn “Eara’en Roma. que Abrahams ibn ‘Ear’ a 496. Y dijo: poco es, a mis ojos, que ti seas siereo para hacer volver a Israel a su tierra mediante la predicacién™. ae Y los resguardados de Israel: «ruinas»”, lo mismo que como ciudad resguardadam (s 1.8). esto quiere decir que no se arzepentiré lament tituido en luz de los gentiles. te Israel, pues te he constituido en tuz : *°"para que legue a realizarse mi savacin: para darla a conocer antes de que llegue a realizarse. 3, Tercer Canto (Is 50, 4-9) etc: estas son las palabras del profeta®. insu (cy ajevon,comparse con tno dl dst er = ceesin citaitenahantrpen ee erga eee oe ele ere Pema tee eneeenas tin monton de nina en el queen un momento de pecesidad se podria busca brigo on ra’ el Sefer ha-Sorasin Cap nine Sem eaoe nis io uote Se ee Petree nee ees phir eeye tea bea on rae iar ts Sones stacién colectiva de los otros: oe ae een eae eat tence ue en ella se ‘apreciar con respecto al texto hebreo no ofrecen lentes a Se quiera pavlgiar ots interpretacion, parece simples rtoquesredacionales pat fees = nee : Gn el hla abla Seca Ts 50,6 table de I vocacin de satan (Wasi SE tings eons eee eae ee ee ‘de como testinono un tc de Jit en l qu ne svt nda ps {nel compara al pusblo con un camello sacoatumbrado al desiertos, En cami, S Los Cantos del Siereo 2,24), Para escuchar como los que son instru Actunlizar estéunido a saber a Ya palabra mv (=decir a su tiem Z Su tiempo) procede de nv (=tiempo)s, estuctiando temas dificiles se cansa y se fatiga. 505. Adonay, etc: desd / le que el Nombre ha abierto mi oido, pu ha revelado su secreto, no he sido yo rebelde a set eu maid pe Rada, al comentr ese verses epi ‘ean open oe veo, lpi de a a leet de hn Sess ctenanma ialomth on poe atv de dos niniteor i liste de as otro, podtia entenderse que ambos {agen por separ dal veto pring, es ce ahs indie uc lengua de instruies para saber, pre actulizar Pose Tee cg para tre nid ar, portant opinion aden ncaa Pera "peraré eta ideu a au comentario sn tee ia ‘ata procoicn ya habia sido suger Mater pi ya habia so mga prevanete ne Mallet de Menahem, nine Plctamente al pando des excuse Cente fos a Thor dacmanin a om pgs peng sn cp pate ome erm xireistemn Sisco, bi ee -equivalentes: no ris mw> ra y ne pels ra, statues cn cs ir ht ae a re ibi€n la situacién tala del marred del qu wat dberia ic dlante del para emtane, yo nerd eer een ts ce ae pare lo que ke ha dicho dos pérafos mas arriba." S" exPlCa Peitgcienetmneereiaioees moa dire del veto weer en eto bi, lon x sp en Dineen exp Di nes ee hel por a ar ea ge Striper hoe far meer Abraham ibm "Ezra" 50,6 Miespalda, etc.: no me inquieté, sino que yo puse en su Nombre ‘mi espalda a quienes golpeaban, 50,7 Y mi Seftor, Adonay, me auxiliard, por eso no me retraigo: esto se refiere a que el Nombre hard que se cumplan todas las palabras de mi profecia. 508 Cerca estd el que me da a razén: cerca esta el tiempo en que se demostraré que yo tengo raz6n en las palabras de las profecias®. En- tonces diré: zquién quiere disputar conmigo? 509 He aqui, etc.: Después de que el Nombre me ha auxiliado aquin es el que pueda condenarme? Aquellos que me condenan con la boca, ellos, todos ellos se descompondriin como un vestido, y esto se re- fiere a que pereceran, 4, Cuarto Canto (Is 52,13-53,12) 52,13 He aqut que mi siervo comprendent: este es un pasaje muy duro. Los descarriados de espiritu* dijeron que él* es una alusin a su Dios, y explicaron mi siervo refiriéndolo al cuerpo. Pero esto no es posible, pues el cuerpo no comprende, ni siquiera cuando el hombre esta vivo; y ademés, ga qué se refiere verd descendencia, [prolongard los dias} (Is fotas —en particular, cita como ejemplos a Amés y Miqueas—. Por lo tanto este tescusto comentario de Ibn ‘Ezra’ no es simple fruto de una atenta lectuea personal, sino que se manifesta heredero de una larga tradicin ‘= También sera posible la siguiente traduccion: No me preocupé desi «yo puse>esté en relacion con «mi espalda a quienes golpeabanm. 0 Rali hace un excueto comentario a este vericuo: hy Taps ex (= se levantan contra mi» como advieiendo que Dios prestaréaunilio al profeta si se encuentra en dificultades ene cumplimiento de su misén. Ibn ‘Ezra’, contstando a es interpretacin,aficma que «sa intervencion se daré en cualquier caso para que se cumplan (pos) sus palabras ‘Radaq sigue a opin de bn Ear ‘Bata ile reaparece, cant co ‘Abmabane!. % Bl textodicecn, aunque al vez debiera decir (-he aqui que), como en el texobiblico. 7 Sorefiere a los exegeta cristanos. El manuscrito aad «y aos», % Este pronombre se refer al siervor (1) del que hablar a continuaciGn. Desde lue- ‘go no pucdereferzse al «pasajor (xr), pussto que en hebreo esta palabra es fermenina © La palabra “cuerpo” se refiere al cuerpo human de Jess. ‘asi en ol manuscrto >. Posblementedeberiasuprimirse aqui esta frase, ya quella ctaré y comentars inmediatamente despuss. misma palabras en tos Comentarios de Rada y 90 Los Cantos del Sieroo 53,10)? pues él no tuvo ningsin hij Wo ningtin hijom, y ademés pro a 58207 pues prolongart los di nf ashy adems ya ls poderosos repartn otin (1s 53,2) dette desoees Td S) s aeba: pues AMoy marcha ante de vosotras refiriéndose a Israel; y despu i ‘aril (ls 541), refieréndosealaasamblea Ge saci ceadee lo de mi sierco: cada uno de los estado aon, Procedente de Israel, y es siervo del Nombreme nt” & estero, “Tigre selcee anki seb enplepor tt helene ey arrollar su cor a este pasaje siguier a usta de Rabe ag qu alin ceo dis and no aes #05 que hay en él», Sin embargo en varies pepe ios auch on Sh © importantes aspectes se apse js eee lice el exegeta de Troyes. es ts nts bel no pl sl Mai nun fori mii po Loewe prologoa A: Neubauer. Sk hiter of ah coy Pe as iy °F De cid oro esting tagAPat deena eforncas dels eer rebnios no SPLSaTpR a fool pase gue ntrpeencatines,eags e s an muy extendida entre los rabinos de su é pra et ‘Ezra’ dice que 50n «muchos» ‘Mls are Nakane? renal ue sm muchos gle linterna Mas ante Rete gam Se plan que la ae de tel coh ee, apn (alee trp waclona Tamia Mao netsh Se Ch Md atta am te Abraham ibn ‘Ear’ 7 El gaén R. Se‘adyah, su recuerdo sea para bendicién, coment todo el pasaje acerca de Jeremias, e hizo un bello comentarios El modo en que aspergeré muchos gentiles (Is 52,15) es: con su boca, me- diante su profecia (cfr. Jer 1, 9-10). Como un retoflo delante de él (Is 53,2): también escribié en el principio de su libro que era pequefio cuando se puso a profetizar. Y Adonay hizo que fuera a parar sobre él (Is 53,6), y él cargé el pecado de muchos (Is 53,12), pues asi esta escrito: re- cuerda cuando yo permanecia en tu presencia para pedir el bien sobre «los (Jer 18,20). Como cordero al degitello era conducido (Is 53,7), y asi es- ‘6 escrito: y yo como cordero manso condtcido al degiello (Jer 11,19). E in- terpret6 y a los paderosos repartiné botin (Is 53,12) acerca de la comida y el regalo que le dio el Rab de los degiiellos (cf. Jer 40,5). Y lo certero, a mi modo de ver, es que todo este pasaje esta pega- dom, Por tanto, zqué sentido tiene aducir a Jeremias después de las consolaciones y antes de las consolaciones?*, Hablaria (127) acerca de cada siervo de Adonay que esté en el destierro™, 0 bien seria (17) "Fate comentario ha sido publicado recientemente por “ap preb run ore” arey 347-327 "(2a m0) '* Bleditor pone aqui una referencia a Jer 1,10. Sin duda se trata de una errata, pues el texto al que se alude es Jer 1 «Mira que no sé hablar, pues soy un muchacho» 1 El texto dice opzh, peo el texto biblico dice 2, Tal vez se tate de una contusion por citar de memoria ‘1 Era el Jet, el carmicero de la casa real que se encargaba de gatantzar que los ani- males que eran strificados fueran corectamente degollados, En ots textes puede te- net el significado de wjefe de los verdugos. ‘Esta frase enigmaica es una indicacin decisiva para el lector ineligente acerca de la ‘verdadera opinion de Ton ‘Ezra sobre este Canto. Volver a repetcia al final de su co- ‘mentario a fodo el Canto, y alt se puade entender a que se refiere. Veanse, a este res Pecto, las tos amplias notas que hemos puesto al timo pérrafo de su Comentario al ‘Caarto Canto. 5 Aunque le parece hermoso el comentario de Se’adyah, Ibn ‘Ezra’ piensa que no es ‘correcto ver una correspondencia entre texto de Islas con Jeremfas, ya que este texto ‘de Isaas Forma tuna unicad con los pasajes consolatorics que lo preceden y le siguen, 1 Obsérvese que In “Ezra' dice shablariay (==) —y no ehabla» (=r=)— y poco mas. adelante dice «serian (27), con los Hempen en imperfecta, can in matir hipotéticn. ‘Aunque, a continuacién, va a comentar el pasajeen esa linea que era cominmente ad- ta en su época, él considera que no es Ia correcta aunque no lo quiere decir cla- mente, Como insinuaré al final de su comentario 2 todo el passe, él piensa que el Siervo de este Canto es el profeta que escibé a segunda parte del libro de [sas 48 Recordemos que después de descalificar la interpretaccn de ls exeyetascristianos, Ibn Ezra expusd lo que habia de se la linea de st comentario con palabras muy pa recidas 9 estas. A continuacin critic también dos interpretaciones hechas en el seno del judaismo. Ahora, ecapitulando, vuelve a exponer Ia linea de interpretacén a la {quo se-vaa ajustar en su comentario. ial Los Cantos del Siervo im sierco lo mismo que Israel mi sieroo (s 4 si 18)" [o seria mi Peta, ¥ 10 uno parece més ajustado que lo otro, ai © gut que mi siervo comprenderd: entenders agi tenderé mi siervo, que ademas send eleoado y se evantaré win de la conjugacién fa. ei Como se espantaron de ti: lo mismo que y se espantardn de ella Nestro enemigos (Lv 26,32) V esto significa que se espantard todo el que vea al siervo del Nombre. : ‘Muchos: se refiere a los gentiles. anchura) (cf. Ex 25,10; ete.)=, Es cosa conocida que hay algunos quivleicatar lot cnet ae 1 Siucndo a Faclaner pene oe expen de rp de gue prea degre vena Seen to; es reconsruidshipotéicamente Br te le aqui: Radag en su comentario expone ar negeae ft SHOE el rnold tri expone be sucndos * Enos pate cstanen Abraham ibm ‘Ezra 3 52,15 Ast aspergerd, etc: esto se refiere a lo mismo que seri eleaado y se levantardes, Asi como es verdad que su apariencia era deformada a Ios ojos de quienes miraban, asf vendra un tiempo en el que se ven- gard de ellos. El significado de aspergerd es: gotearé la sangre de ellos. Entonces reyes cerrarin su boca. Y v5 (= sobre él) es lo mismo que awa (= por su causa) Verdin lo que no se les habfa contado, pues ni se les ha pasado por la imaginacién a los gentiles* que Israel tendré salvacién. 53,1 ¢Quién —dirdn entonces los gentiles™— quién ha crefdo, etc.?: {Quién crey6 que iba a suceder conforme a este rumor que escucha- mos? Y el brazo de Adonay zsobre quién se ha revelado para siempre, como se ha revelado sobre estos? 53,2 Y subié: el Siervo del Nombre, que es de Israel, 0 todo Israels, [Delante de él]: Delante del Nombre, bendito sea Subet: como un retofio: es lo mismo que sus retofios se extendertin (Os 14,7) YY como raiz de la tierra de sequia: que no da su fruto, que no crece. "2 Es decir, este versiculo no est alslado, sino unido al anterior por el sentido, y viene ‘a completarto y a explicar el modo en el que el siervo sed elecado y se leaner 12 Ibn ‘Ezra’ explica la enigmética expresion del profeta —aspergeré muchos gentiee— diciendo que werramaré la sangre». Renuncia agui a la interpretacion estritamente literal que habia sugerido antes Menahem ben Sarug, y que mas tarde fue desarrollada por MoSeh ha-Kohen ibn Qrifpin, Motch ha-Kohen de Tordesillas y Abrebanel cuando ‘explican que «dispersaré alos gentlese, "= Lits noha subido sobre ol corazén de ls gentils ‘e" El manuscrito aftade: «uno al otros. Rai glosa ast ditin las naciones, cada uno a su projimos, ‘se Recuerda brevemente las dos posiblesinterpretaciones del Servo en este Canto de las que traté con mis detenimiento en el Comentario a 1s 52,13. "Esta palabra no ests en el texto de Ibn Ezra’, ha sido aftadida pore eitor,sguien- doen esto al manuscritas ° Et editor advierteque seria necesario ler cubis, de acuerdo con el texto bbl. © En hebreo por significa Iiteralmente «el que mama», y tembién, en une segunda acepcion, eretofon, «véstagon, sbrote de una planta». La version griega de los Setenta 4 ‘Los Cantos del Sieroo No tiene apariencia: su interpretacién es la misma que la de ysu ‘spariencia de la de los humanos (Is 52,14), Y nos fifemos en 1, mi (x) aspecto: wo (=no) sirve a su sustantivo ya to alte va detrés de él, y ast es: «no nos complazcamas en eo, del ‘mismo modo que regalo a escondidas, aplact la cera (Prov 21.14) 533 Despreciado y dejado (rm) de los hombres: dejé (orn) de ser estimado entre los hombres. Varin de dolores: el Siervo del Nombre. :Acaso podria referirse a (a folectividad?s. Sucede lo mismo que en «varén de la guerrar (cfr Jue 20,17): también esto parece que designai a un individuo, y Sh estado constructo, Dolores y enfermedad: se refiere a la afliceion del destierro, ato Aen ceulta el rostro de él: hay, hasta el dia de hoy, algiin genlil que cuando ve a un judio oculta su rostro de él para no verse en la necesidad de socorrerlove, fe decide aqui por el significado original: «nition (refu) En nuestra traduccion derma nei lt Palabra wretono» porque posee la misma ambivalencia que el crate sebreo, aunque por diversos motives: como acepcion primers wctonay es ot serote de una plantar, y metafgricamente se emples pars hablar de oe eaite Parabens te due Ez’ loeniende como ebote de una plantan com posts ‘Oseas que presenta Ibn ‘Ezra’, '™ Elmanuserito dice: eno es la misma quem vernal Ro vaso can la palabra (-aparienca), sno también con rams fenas ccomplazcamos en él) totaingaltbra regalo se relaciona con a escondias y con aplac: la construccién es fotalmente paralela ala que Ibn ‘Ezra’ encuentra en lion inter en Preguata, aparentementeretsrica Ibn ‘Ezra’ expone sus dudas ante la dnicpe tcion colectve, habitual en su época, que él no compare. Sin enioees reek trate ah Gomo $6 va a explicar a continuacin, puede tratarse de un estado cons- colac igen pueda parecer que se refer aun slo individuo, desig se capretdad. También Raf se planta ante esta expreson del profels elena iden ae enificado colestivo de un témino singular, yo solucions rife poe ntuicion que con argumentosfiloligicos, 1 Lit: estdproximo a "Lit: con el objeto de que no se vea a socorrerlo Abraham ibm "Ezra = in embargo: ést es el principio del versiculo «nosotros est isos colenca YE cabs noestoe dolore de os qua nae ; 61 mismo los soportabans, mo mio To ee conidrado que él estaba Hlagado (n2): y esto se selaciona con y he aqui que Ia llaga (ox) subsiste visiblementere (Lv peat Iped y lo abate. (o de Dios: constructo. Pues el Nombre lo golpeé y lo abatié. Incl loro ex qu ls entermedades que debtan de venus bre nosotros», a causa de que nuestra ley es fodo vanidad (Qoh 1,2), vi- jeron sobre Israel'4, cuya Ley es una Ley de verdad; y el testi- ont: fades nosotrescomo ganado menor anduims errantes(s S36). 535 _Y 4, deshonrado (%>ra) esto se relaciona con Yr (=deshonrar, rofanar, manchar) ; Py lentigo Ide rust pach que Bespetin musta paz et sre dye testimonio: y por sus confusions S2 nas hacurado, eo [pees delish pues el Nombre castigaréa los gentiles a causa de que afligieron a Israel, pues escrito esta: y impiaré (Cpa) da sangre de ellos, no perdonaré (vps) (4,21, 2 2 tegen pe mst ae cml = — a pita erste dn bina ah aN a pos liar la raiz om éste compara Is 53,4 con ese pasaje. "Ente parecer ota tens come aaa pbs de Ral se seer rer rae eee na ia iS prt ol dota de qu ey esp oo vaniad o ow manatee yt cure Sy (tormeno, angus}. También Rada io ‘Fal termino oe pun rpg como un sutantv (dea aa, scistigan, Se eet ee oe ae ee ee ree ier ama’ ven gee de ose poe dere ete cor aes te dluckendo we por ret aungusegn as contmbres pease dee epoca ME Tarai (clues RACED Ie igual pardbsahe pcr an sneaker, Pe itor sugiere que tice inme- jaceoen acre mae ee Deseasesaamestenea 96 ‘Los Cantos del Siervo YY a qué se refiere el castigo de nuestra paz es conocido, pues todo el tiempo que Israel esté en el destierro¥, habré paz para los gentiles. No ves que esté escrito acerca del tiempo de la salvaciGn: y serd tiem- po de angustia (Dan 12,1); y ademas esta escrito que cuando regresa- ron los angeles toda la tierra estaba serena y silenciosa (Zac 1,11) y res- pondié el dngel: zhasta cuéndo no tendris compasiin de Jerusalén (Zac 1,12)? Esto quiere decir que durante todo el tiempo en el que los gen- tiles estén en calma no seré compadecida Jerusalén, 53,6 Todos nosotros: finalmente conocerdn' la verdad. Y he aqui que esto va estrechamente unido con llagado y golpeado de Dios (Is 534), y es como: sélo mentira heredaron nuestros padres (Jer 16,19). Hizo que fuera a parar (gm) se relaciona con y fue a parar (37) en tun lugar (Gen 28,11) Culpa (po): en este lugar es lo mismo que pena (enw), como no te sobrevendrd culpass (1 Sam 28,10), porque no se ha colmado la culpa del a (Gen 15,16), y fue grande la culpa de la hija de mi pueblo (Lam Hay quienes dicen que se relaciona con y no me supliques (ssn) (Jer 7,16), y seria la interpretacién de la culpa (ps) de todos nosotros la habi- tual: el significado es que suplicaré (vs) para que haya paz en el 3 manusito 3 le: eps hay un Hemp ene quel estar en lds y hae brian 5 El sujet de ste verbo son sos gonties, Recordames que en el comentario a Is 581, que es donde empiezan a aparecer en el texto profticn formas verbules on ln Periona nacre, hn Ezr’ io ninco para expla de quidnes de alae $5 Lap uneel que hablen ambos testo de snosotros: Nose considentnos aga 1slpenio de Dis 0s 534, pore todo nests davis eran eto eset quod La vera a uaa deuce es recone estabanenel er "Cuan in ara exh ol comentario a este versio es posible que sente el Sf Soran (51) de Yonah on Yana pues tte dtingue varies gn fcados de a az. En primer liga, en lento de opie duce come cepa Jer 71s, que fon ar’ cia a contimiacion que no tene ada que ver con ete cao, Mis adelante Rabt Yonah aduce varie ejemplos —entre eos Gen 2821-en que aparece con elseto de ra para 1 Tata explain sera explstamenterecogids, unque sin tara proedenca, por Rada, que incluso aduce para jutifcarla uo dele emplos ue pone fbn “es de Gen 15,17. Are oe 5 Lit ite sobrevenga una culpa, Pero el contexto de 1 Sam exige hacer Ia ata traduccisn. oe i 5 UL como ons. Se refer a que en opin de tos, no en significado de pena», sin el abil de wulp,epecdon Abraham ibn ‘Ezra ” mundo, en el mismo sentido de y buscad la paz de la ciudad (Jer 29,7). Pero la palabra culpa (px) vendra dificilmente con hizo suplicar (wn) a as, 53,7 Apremiado (en): de la conjugacion nial. Y no abre su boca: no hay necesidad de explicar esto, pues todo judfo esté asi en el destierro, porque cuando es oprimido no abre su boca para hablar; especialmente el que de ellos es justo no se ocupa de su mundo» sino de servir al Nombre*, y no conoce principe 0 grande que lo sostenga en la desgracia, cuando alguien se levanta contra él. ¥ no [le] abre su boca: esto se refiere a todo tiempos, 538 De la detencién, etc.: el Nombre es el redentor de Israel, y cellos son los justos de Israel. Fue apartado: el Nombre lo aparté de la detencign (1s) cuando él estaba detenido (nay), Y del derecho: derecho de venganza, Y a su generacién cquién le dirigird la palabra (ano)™?: como 0 dirfgele la palabra (wo) a la tierra y te insiruird (Job 12,8). Esto quiere decir: ,quién sera el que dé a conocer a los hombres de su generacién = Pues tl y como figura en el texto de Iaias, como complemento directo precedido por fa, no tendria sentido la frase, pues tendria que significar algo asi com: «Dios hizo que la culpa le suplicara..» 0 «Dis hizo que él suplicara ala culpa. 10 po es, de granjearse amistades y favores de los hombres mundanos dea sociedad enla que vive. 1 Lit: del servicio del Nombre. 1 Litzalgan hombre. 1 El significado de que el texto de Isai repta dos veces la misma frase en el mismo versicil indica que es un hecho que se repite en todas las épocss. 1 El texto dice raw (-la verdad), pero el editor advierte que se trata posiblemente de un error, y sera necesaro ler 71 (ellos) "ut El primer significado de este término es «retencién, privaciéns, y de modo derivado designa también la capacidad de privar de algo o de retener algo de los ‘dems, esto es, el «poders, Aqui se interpreta —siguiendo a Menahem ben Saruq—en fel primer sentido, 1 Juego de palabras entre wel que manda, el que detiener, y wel detenido» o «presov. Elmismo juego de palabras ya aparecia en el Comentario de Ratt ‘we Recordemos que del derecho depende del verbo fue apartado. Por tanto también aqui se habla de algo de lo que es liberado lsrac: de la venganza que quieren tomarse los gentiles. 1W Traducimos el verborre por lalocucin «dirigir la palabra». 98, ‘Los Cantos del Sieroo que sucederé asiv, vivientes? Por el delto de mi pueblo: palabras de cualquier gentil. Y esto de due el azote que habra para Israel fue debico a nuestros delitos es le sme que deshonrado por mustesdeites (Is 53,5), y lo cierto es que es ast y por el delito de mi pueblo vendré el azote pata ellos (at, puesto que la palabra 10 es sinénima de erp, Pues™ ya estaba como arrancado de la terra de los £39 Y dio: hay quienes comentan acerca de los muertos en el des- ferro, Y hay quienes dicen que la palabra rea estérelacionada coy YEN sobre ss timulos (rrm) caminards (Dt 38,28, ¥ el significado (de (a) la construccion que se coloca sobre la tumba, De modo que trvas (Csus ttimulos) es lo mismo que r=p (=su tumba), Yl rico (v0), lo mismo que a ls péfios (7007)'m: esto se refiere a Hos gentiles, que son ricos en relacin a Israel. Y lo certero, segin ea aracer, es que el significado del versiculo es que Israel estaba en el dlestierro con tal afliccign que queria mori junto con los gentiles eo. Perneiers mi ala con los filisteos (Jue 16,30). Yel texto dice y dio (¢r) [efiriéndose a su intencién, lo mismo que intent combat (arr) com. ira Israel Jos 24,9) referido a Balaqr. Y el testimonio de que estor Provenia de la magnitud de la aflccién es que se dice: aunque el no hizo violencia, pues los gentiles aligieron a Israel de modo gratuito, y ‘no a causa de su manera de comportarse”, ni porque hubieren dicho Elmamuscrto 3 afta: a Israel tm Es decir, que sera vengado, 2 En ls manuscritos, 3 y 39 dice: pues fe armncad 6 ya. de tena ar ambss Son dos formas de lo mismo: prepescin' mis pronomibre personal imperfectivojtiene in valor conativo,comosstr en jos 248, 1 Se refiere al deseo de morir junto con fs genties, " Lit: de la acc que hicieron, Abraharn ibn “Ezra ‘2 nada malom. Asi pues, es cierto que puede comentarse> en los dos riialven alguien plantee esta objeci6nm: No es verdad que nina sufre cambios en la expresién Ywetap (Dt 33,29); entonces, :por Gq sufre cambios en la expresin tq?" Flay semen ie vocalizaciones lo > alabra aparece con las dos voc: tore. (los eunucos del faraén) (Gen 407) 9 a1 O79 dal rey) (Est 6,14, farlo: lo mismo que hablaron (797) 410 Y Adonay decid (ye) aplastarl » porn pas (Gan 7A) el conogpin ques eaten po ee oi {tam de oe verboen" que se sustan al modelo dels we aunque encontremos el sufrimiento com el que Adonay te ha hecho sufrir Py equ que Adony dei plat: par cigars con a oe pm i 3 confiese y rificio por ta culpa (eux) su alma: que se secu uo ule doi quel pone suelma su ct 2) fete 2 Lite de palabra mala que ablaron 2 Lit casero par coments. ee S Serf a ie ol pope comes con cag Satara, como yt fo habs nado prevent nn 1S fs Jane sult amgune modifinin en sus vocals apaecerenetado constr en DU 3329, en combi en lo 339 aparece anblen en ade conti, peroconlavoazacion odicada Quire dec que saga onan aya valida enn stata de "Quine decir qe surg primera con Lar epee en a ue eve srl cain elf Se re ho feque los veros¥en lif vocalinan ena segunda senna der sn em a gun ns tn radical en a conjugacon il (por ejemplo, dep se tene =p) Ce. Ped primero es el tinico: ‘En haben hy dos verbs cuyascontonantes sn on 2 prin ann ‘esd ng Bey et i er ut pd war srt pain, pin cn pin na see oon Se tne cin Ag ei G7 el eee sien “tm Geo msn iy a ermine peg ine dW " Apuntoncs una tina e neresnticine conclston que se puede det de xe pra on ‘Ee’ dc qu wn paf ninpegdos us a erm, pro as, fase ue acaba d apron nn no dee canto Cao et Sym igura ninguna eta que no pertenezs a uno de elles, por lento on ete’ Kee per conser ct Cadel Srv cna ure oemas elcnaos fires formando una unidad, ungueIncludos en soe separados dente ‘segunda parte del libro de Isaias. “ ere 3. YA‘AQOB BEN RE’UBEN 1. YA‘AQOB BEN REUBEN Y SU OBRA LITERARIA Hay tres escritores medievales que tienen el mismo nombre: Ya‘agob ‘ben Re'uben. El primero de ellos es un carafta que vivid en Palestina en el siglo X y que compuso el Sefer ha~‘oser, ademés de otras obras de me- nos importancia. El segundo es conocido por su traduccién al hebreo de un libro de Morbodius sobre las piedras preciosas; vivi6 en Rennes (Francia) del 1035 al 1123. El tercer escritor que lleva ese nombre es el autor del Sefer Milhamotha-Semt ‘Conocemos muy pocos detalles de su vida. Su familia era espaftola, pero —como los Qimhi, y tantas otras— tuvieron que abacionar las tie~ rras en las que habian nacido y establecerse en Provenza. En el prélogo de su libro dice que estaba desterrado de su patria matema en «el de- clive de wp. Teniendo en cuenta el término que utiliza —T1 (de- clive, bajada)— parece que puede referirse a una comarca, sin embargo, fen un pasaje del libro habla de los «grandes de la ciudad»; por lo tanto ‘ese nombre de lugar posiblemente designe una ciudad. No hay acuer- do entre los investigadores en la identificacién del lugar: unos dicen que se trata de Huesca, y otros de Gascofa, en el sur de Francia. La Ccucstién no esté definitivamente resulta, pero lo més posible —en opi- nién de Judah Rosenthal— es que se trate de la ciudad provenzal El mismo alude a que pertenecia a una familia humilde, y que sien- do todavia joven, tuvo un encuentro con un sacerdote sabio e instruido ‘que lo convencié para que tuviera con él una disputa de religién. ‘Como fruto de su trabajo de reflexién sobre las objeciones que le planteé, y sobre lo que esta escrito en los Libros Sagrados acerca de Tos temas que fueron discutidos, fue componiendo un libro al que él mismo puso el nombre de Sefér Milhamot ha-Sem. Seguin consta en el colofén de varios manuscritos el libro se escribié en el aio 1170. Lo que no es posible determinar es la edad del autor cuando lo com- puso, ya que urios manuscritos dicen que habia nacido en el afio 1150 y otros en el 1136, — Los Cantos del Sieroo Se suele admitir que Ya‘agob ben Re' tn qo ben Re'uben regresé a : puso aqui su libro, De hecho su obra tuvo una notable dhion [as juderias espafiolas,y fue muy utilizada como punto fundamesed referencia en toda la liter i f ies cneels en toda la literatura polémica que se desarrllaraen ls 1. El “Libro de las Guerras del Nombre” cca pan que So ng exten spy mpd qua fe a ple raza kn praatie p a sn mes eareaysutencle detain doconocarene eieeeac ste libro Ya‘agob ben Re’uben se esfuerza por presentar eon: bargo no se trata de una obra de exéyesis bil obra de exégesis biblica. En efecto, el auto ‘to pretende explicar el sentido de les textos sino poner de nets do gue considera incongruencias de la interpretacion cisiane, Sole te de modo ocasional se detiene a explicar el sentide dy asaje o una expresién determinados. oe Allgunos investigadores han estudiado la , ° : osibilidad de que el lie tuo de Yao ben Re ben ea una réptica an obra de un Gnverso -Sefaradi, que vivié en Huesca entre loss I tulada Dialgus Piri cognomentoAlphon ex juice eager Mae hte Este hipétesino se puede demostat fiiment, pce ® Puntos de contacto entre ambas obras son muchcy I, obra de Ya‘aqab ben Re'uben no responde de medo sistemnatice o's ‘nul son ms deeds de ess dates yuna dissin ore ots pa vas que s¢ atribuyen a Ya‘aqob ben Re'uben puede consi sp ges setae Puede consatarse on et ope 2 ltada por Mi Por Migne, Patrolgiae. Cursuscompletus Series Latina CLVI, 535-672 Ya'ageb ben Reuben 105 to hist6rico, fuera del propio libro, que proporcione noticias de una disputa publica de esas caracteristicas que tuviera lugar en esos afios. No obstante Judah Rosenthal, en el minucioso estudio previo a su edicién critica, concluye que no hay evidencias que permitan negar todo valor hist6rico al acontecimiento, La obra est dividida en doce «Puertas» o capitulos, que tratan principalmente de la interpretacién de muchos pasajes de los diferen- {es libros de la Biblia, 0 de algunos temas mas controvertidos con los. cristianos. Estos son los temas: 1, Cuestiones de orden filoséfico 2. ElPentateuco 3, Los Salmos 4. Jeremias 5, Isaias 6, Ezequiel 7. Los doce profetas menores 8, Daniel 9. Job 10, Proverbios 11. Los Evangelios 12 La cuesti6n de la venida del Mesias. Con un esquema tan completo y tan rigido como éste nos parece evidente que el libro, en su estado actual, no puede ser la crénica de ‘una disputa tal y como ésta se desarroll6. Aunque es posible que ésta tuviera lugar, pensamos que ese posible material primitivo debe ha- ber sido concienzudamente reelaborado y reestructurado hasta en- ccontrar la forma en que se nos ha transmitido. 2. Los comentarios a los Cantos del Siervo Debido a las caractersticas especifcas del Sefer Millumot ha-Sem no cabe buscar en él un comentario a los Cantos del Siervo como tales, ni siquiera una explicacién sistemética y ordenada de todos los ver- siculos que los componen. Sin embargo, muchos de los versiculos de los Cantos Primero y Cuarto, y algunos del Tercero, son objeto de discusién directa en esta obra. Por eso hemos seleccionado para tra- 5 Un estudio mas detallado de las caracteristicas de esta obra puede encontrarse en, XXVEXIIL[ed.:.* Seam] ot mando jaw: | 2py. También puede verse: I. Loeb, “Polémistes Chrétiens et Juifs en France et en Espagne”, 46:50 y D. Berger, “Cilbert Crispin, Alan of Lille, and Jacob ben Reuben; a Study inthe Trasmission of Medieval Polemic 3-47. 106 Los Cantos det Siervo ducir y estudiar esos pasajes concretos —pertenecientes todos ellos al capitulo quinto del libro— en los que se polemiza acerca de ellos. El uso que se hace de la Escritura en los pasajes que hemos ana- lizado es amplio en cuanto a la extensin —pues bastantes citas son muy largas— pero relativamente escaso en cuanto al ntimero de cita- ciones. Excluyendo los textos de los Cantos del Siervo, el resto de ci- tas de la Biblia no llegan a treinta en total, y més de la mitad son del propio libro de Isaias. Las consideraciones de tipo gramatical o filolégico son muy es- casas, sélo cinco, y en més de la mitad de los casos no son originales, sino que estén tomadas de otros exegetas anteriores, Son las siguien- tes: 1. La palabra rm no tiene en Is 42,4 el sentido de Ley, sino de «veredicto». Ibn ‘Ezra’ habia hecho notar que aqui no se habla de la Ley. 2. A propésito del sentido del verbo ‘72m (Is 52,13) se especifica que es lo mismo que mx" (=triunfaré), como ya lo habia indicado explicitamente Radi. 3. Se especifica que “om (Is 53,3) tiene el sentido preciso de enfermedad» y que no puede referirse al «sufrimiento» causado por los golpes. 4. Se dice que t> (Is 53,8) es una expresién plural: «para ellos», como lo habia advertido antes Ibn ‘Ezra’ 5. En Is 53,10 la conjuncién x es equivalente a>, lo mismo que en Ex 22,24. Isidore Loeb hace notar que en el Sefer Milhamot ha-Sem se cita va- rias veces a Abraham bar Hiyyah y a Se‘adyah gan. Dentro de los asajes que hemos traducido y estudiado se puede apreciar clara- ‘mente la influencia de Se'adyah en la disputa acerca del Primer Can- to, pues Ya'agob ben Re'uben afirma, y lo intenta justificar, que en ese pasaje el siervo del que se habla es Ciro, que es lo mismo que dijo el gaén en su comentario. Ademés de éste, también conoce los co- mentarios de Ragi y el de Ibn ‘Ezra’. En efecto, la mayor parte de las. [Pocas frases en las que nuestro autor no se dedica a polemizar sino que intenta explicar el sentido del texto, los comentarios que hace coinciden con las ideas que apuntan esos exegetas en es0s pasajes. As{ sucede con Rai en Is 42,1; 52,13 y 53,3 y con Ibn ‘Ezra’ en Is 42,4; 52,13 y 53,8, Sin embargo es posible que conozca esos comentarios s6lo de ofdas, 0 que cite de memoria, sin mirarlos mientras escribe, especialmente el de Tbn ‘Ezra’. La raz6n es que las citas no son lite. Ya‘agob ben Re'uben 107 rales, aunque recogen la idea general. Ademés pensamos que si hu- biera tenido a mano el comentario del exegeta de Tudela posi- blemente hubiera utilizado més los argumentos polémicos de este autor, porque varios de ellos se adaptan muy bien al tema y al con- tenido de lo que se esta hablando, e inexplicablemente Ya‘aqob ben Re’uben no aprovecha ese material que podia haber tenido a su disposicién. Tl, TRADUCCION ¥ NOTAS A SUS COMENTARIOS DE LOS “CANTOS DEL. SieRvo” 10s traducido el texto de la edicién critica preparada por Judah Rowenthal Todos es pasajes estan tomados del capitulo quinto. En el primer Canto la posicién del cristiano esté narrada en la pagina 94, y la contestacién de Ya‘aqob ben Re’uben en las pp. 98-101. El texto correspondiente al Tercer Canto procede de las pp. 101-102, y el del Cuarto Canto, de la 108 a la 108. En esta obra no se comenta ningtin versiculo del Segundo Canto. 1. Primer Canto (Is 42, 1-7) jemés dijo [el renegado]: He aqui a mi servo en quien sostendré, mi Seton gene comple mana nf tcp be xpd derecho a los gentiles. No gritani y no se levantard,y no har oir su voz afuera. No romperd Ia cafia aplastada y no apagard el pabilo oscuro. Expondra el derecho conforme a la verdad. Nos oscurecerd y no aplastaré hasta que ponga en la tierra el derecho. Y las islas esperar su ley (Is 42, 1-4). Y este, en verdad, era nuestro Mesias. ‘Ademés dijo: Asf dice Ha-'El, Adonay, el que crea el cielo y lo inclina, 1 que extiende la tierra y lo que brota de ella, el que da habito al pueblo sobre ellay alienta a los que caminan por ella. Yo, Adonay, te he llamado en justicia y te he agarrado de la mano y te he atesorado, y te he dado para de un pueblo, para luz de los gentiles, para abrir ojos ciegos y sacar fe larcrore alesis, dla prison alos abants de ste. 42, 5-7). ¥ no es mazmorra ni prisién sino la Gehena, y él, en verdad, liber6 a sus siervos de bajar al hoyo. Y todos estos versiculos son testimonios claros sobre él, y no tengo que modificarlos a partir de ningtin significado, porque es asi + feds oneum] oor mart jBHn 3 ape. 108 Los Cantos del Siervo Ademés respondo: He aqut a mi sierco en quien sostendré, mi elegido en quien se complace mi alma, etc. (Is 42, 1-2). Dijste que él es vuestro Mesfas, y que se dice sobre él. Pero tienes varias respuestas a esto: Primera: Al principio dijiste que he agui que Dios, mi Seftor, viene con poder y su brazo lo sojuzga todo (Is 40, 10) se dice sobre él, y lo tra- jiste como testimonio y demostracién de tus palabras en un versiculo en el que esta escrito; he agui que nuestro Dios viene vengador, es la re. compensa de Dios, vendrd y os salvar (Is 35, 4). Se encuentra sega tus palabras que el profeta testifica sobre él que vendré con fortaleza ¥ con gran fuerza, y mientras todavia tenias estas palabras entre tus dientes afiadiste que se dice sobre él; no gritard y no se alzard y no haré oir su vox afuera, no romperd la cafia aplastada y no apagard el pabilo oscuro, expondré el derecho conforme a la verdad (Is 42, 2-3). Resulta que {us palabras no tienen pies, pues una vez testificas acerca de una ve_ nida que vendré por el camino de la llaneza y la humildad, y otra vez testificas sobre él que él vendré fuerte, duro y vengador. Y con todo esto no vemos sobre él sino una cosa y su contraria, Segunda: ¥ también que el profeta testificé sobre 61 que el Crea- dor llama a este siervo suyo ciego y sordo, pues escrito esté: ;Quién <3idciego sino mi siervo, y quién sordo como el mensajeroa quien envio? (Is 42, 19), y si estuviera fortalecido con la fuerza de ‘Eloah, me parece a mi que no se lo llamaria ciego y sordo. Y ademés vamos a ver camo rofetiza el profeta acerca de vosotros que represents al creador en forma de hombre y con figura de vardn, putes escrito esté: Ast dice Adonay, el rey de Israel y su redentor, Adonay de los eércitos: Yo say el Primero y el tiltimo, y fuera de mt no hay ningtin Dies (Is 44,6), y escrito esta: no tembléis y no temas, ¢no lo he dado a conocer y lo he narrado desde hace tiempo? Vosotros sois mis testigs; hay otro Dios fuera de mi? No hay ‘otra Roca, no Ia conozco. Artesanos de idolos, todos ellos son vanos, de nade Sirver las més estimados de ellos, sus tetigos nada ven y nada saben, y por eso quedarén avergonzades. ¢Quién madela un dios 0 funde un idolo sin esperar que valga para algo? Pero todos sus devotos se avergonzarin y sus arifies, que san simples hombres, se reunirén todos y comparecerin, y todos temblarin avergonzados, etc. (Is 44, 8-11). Hasta que él dice dos versiculos después: el escultor tallista traza la linea, hace un diseio con el punzén, trabaja con Ia gubia, disefa con el compas y le da una figura varonil y belleza humana para que habite en un templo (Is 44, 13). Yes un spoyo de lo que esté escrito: :No soy yo Adonay, y no hay otro dios fuera de mi? Un Dias justo y saloador nolo hay fuera de mi. Volueos a mt y seréis saloados, confines todos de la terra, porque yo soy Dies y no hay otro (Is 45, 21-22), y escrito esté: :A quién me podrés asemejar 0 comparar? (A quién ‘Ya'agob ben Re'uben 109 -asemejaréis que seams parecis? (Is 46, 5), y escrito esta: Recordad lo pas dade ang, pues os Dts oh a c,h cone yo (Is 46, 8). Resulta que la fantasia sin trabajo y el gobierno sin reve- rencia es una falta criminal y he aqui que por encima de tu obligacién sse conocen las palabras de verdad pues todas vuestras obras son pe- cado y culpa, pues hicistéis una forma de hombre y figura de varén y lo zeverencidsteis, aunque vosotros intrigais y decis: “no reverencia- mos al objeto de madera pues ya sabemos que no tiene fuerza, sino reverence‘ quot represen en ae igure sulta que tit insultas y blasfemas, pues ya puedes ver las palabras del profeta. Y ademas, que vosotros lo representais con maldiciones, pues escrito esté: que maldito de Dios es un colgado (Dt 21, 23). Solucién: Asi que conoce y vé que todos estos versfculos se dicen soared Cory no hay qua tne ello niryuns veil, puns escrito esta: pues dijo a Jerusalém: serishabitada, y las ciudades de Judé seréis reconstruidas. Yo levantaré sus ruinas. Yo digo al abismo: sécate, yo dessa ufo Ya sey ol gu de Ci: es “i pastry nd ea iento a todos mis deseos, cuando digas de Jerusalén: ;Que recs y del santuario: jEcha los cimientos! Asf dice Adonay a su ungido, a Ciro, a quien he tomado de Ia diestra para someter ante él a los sei poe ec an cataren dekonrye par ari eo bhatientes, de modo que no queden cerradas las puertas. Yo marcharé delani de i y allanaré as pendientes, etc. (Is 44, 26 — 45, 2). Yo soy Adonay, y me faa ei, Yo te cet i ue Ha onsen pore fe tap ane len ae ope que todo es nada fuera de mi. Yo soy Adonay, no hay ningiin otro (Is 45, ioe ls ies porno ly (ls 4,4), eto os la mera Ley. Pero ciertamente ya tienes que saber que no hay nada de esto, pues si ‘me acttias asf, ya que en todos los lugares donde aparece ley me dices quees la nueva Ley, resulta que la Ley fue dada en Susa, pues escrito esta: el decreto fue dado en Susa, a capital (Est 3, 15), 0 que las madres dieron la Ley, pues escrito est: no desprecies la ensefantza (Tn) de tu madre (Prov 1,8), y muchos versiculos como éstos, sino que quiere decir que las islas esperardn sus veredictost, como escrito esté: habré una tinica ley para vosotros y para el forastero (Num 15, 16). : ‘Ademés respondo: Para abrir los oos ciegos y sacar de la mazmorra a cautivo, de ta prisién a los habitantes de las tinieblas (Is 42, 7). Dijiste que éstas eran acciones de vuestro mesias. Y spor qué escudrifias sobre + Eta rs opin de Saya, = nrtae hee goannas eye aig deg tabla agfo eu ev sys plement une cers m0 ‘Los Centos del Siervo esto? Pues ciertamente puedes ver que todo el pasaje no se dice sin se doc pac a re Pte ns es sna te de 8, pues escrito esté: Adonay sale como valiente, su furor despierta como el de un guerrero; grita y vocifera, contra sus enemigos se muestra ilar (ls 42, 13). ¥ todo el pasa, todo él, hasta su final, habla sobre srael, Pues escrito esté: No temas, que yo estoy contigo; desde oriente her oe toda Jian dese poiente te reuniré. Diré ol nore dels, y al sur: no los retengas. Traeré a mis hijos de lejos y a mis hijas de k Confines de la era tdos los que se llamen por mi nombre, a los que pare ini gloria cre, plasmé e hice Haced salir al puebociego aunque tiene ojos y sordo aunque tiene orejas (Is 43, 5-8). Resulta, cicrta esto se dice acerca de Israel. peertnanecabeens 2. Tercer Canto (Is 50,4-9) [Respondis el unitaio:] Escrito esta: Yolo he susctado en justiia y he allanado todos sus caminos, él construird mi ciudad y enviard amie ‘deportados sin rescatey sin recompensa, dice Adonay de los ejécitos (Is 45, 13) ¥ sabemos ciertamente de vuestro mesias que él no construys una ciudad ni envié una deportacién, Y ccémo va a ser certero que se diga sobre él: di mi espalda a quie- nes me golpeaban (Is 50, 6)? tet Y ademas, esta escrito a continuacién: Y Adonay, Dios, me ayud: Dios, é (1550, 9); resulta que Adonay, Dios, ayuda y es ayudadon, ¥ asi Adonay, Dios, me ha abierto el odo (Is 50,3). Y si dices que la 3. Cuarto Canto (Is 52,13—53,12) Dijo el renegado: He agué que mi sierv é, jue mi siervo presperard, se elevard, serd levantado y serd muy alto. Como muchos se espantaron de ti, asi de des. ‘Figurado del de un hombre era su aspecto y su apariencia de la de lor ha, +p 7st pen ee eee ue nace np en cen on ea el de eos onc Tae Ste iy ec ese ee eopbkidnalseisenaterasectmren i Ya‘agob ben Reuben um ‘manos, ast aspergerd muchos gentiles. Sobre él reyes contraenén su boca, pues verdntlo que no les habfa sido contado y contemplarén lo que no habian ‘escuchado. ;Quién ha creido lo que nosotros ofnsos?, y el brazo de Adonay sobre quién se ha revelado? Y subié como un retofo delante de él, y como ratz de la tierra de sequia, y no tiene apariencia ni belleza para que nos fi- jemos en él, ni aspecto para que nos complazcamos en él. Despreciado y dejado de los hombres, varén de dolores y conocido del sufrimiento, y como el que esconde el rostro de él, despreciato y no lo estimamos. Ciertamente nuestros sufrimientos él los llevé, y nuestros dolores él los soporté, y nosotros lo estimamos golpeado, herido de Dios y abatido, Pero el fue deshonrado por nuestros delitos, aplastado por nuestras culpas. La reprensin de nuestra paz, sobre él, y por su contusién se nos ha curado. Todos nosotros, como ganado menor, anduvimos errantes, cada uno a su camino mos dirigimos, y Adonay hizo golpear en él la culpa de todos noso- tros. Apremiado y él se dobleg6, y no abrié su boca. De la detencién y del de- recho fue apartado, y a su generacin zquién le charlard?, pues fue arran- cado de Ia tierra de la vida; y por el delito de mi pueblo, azote para ellos. Y dio a los pérfidos su tuba y al rico en su muerte, aungue él no hizo vio lencia ni hubo engafio en su boca. Y Adonay decidié aplastarlo, sufrié. Si pone sacrifcio expiatorio su alma verd descendencia, prolongard los dias, y la decision de Adonay por medio de él triunfard. Por el esfuerzo de su alma ved, se saciard en su conocimiiento, Justificaré el justo, mi siervo a muchos, xy las culpas de ellos él las soportard. Por eso le repartiré en muchos, y con ‘numeroses repartird botin, puesto que ofrecié a la muerte su alma y con los delincuentes fue considerado, y él Ilev6 el pecado de muchos y por los delincuentes suplicé (Is 52,13—53,12). Y aqui tienes que todos estos versiculos, desde la primera letra hasta la tiltima, son una prueba cla- ray notoria a los ojos del sol de que son fidedignas las palabras que nosotros decimos acerca de nuestro Mesias, y no es necesario decir mas ni explicar que todos y cada uno de los versiculos revelan sus se- cretos y sus asuntos, y dan a conocer y aclaran todos los principios de las acciones que realizé. No cayé ni una palabra de todos estos testimonios que el profeta testificé acerca de él Contests el unitario: dijiste que la profecia he aqui que mi siervo prosperard desde la primera letra hasta la tltima, se dice acerca de ‘vuestro Mesias, y ahora ves cudntas respuestas hay para ti Primera: Al principio dijiste que el rey poeta hablé alli sobre él, pues escrito esta: eres el més hermoso de los hijos de Adan, se ha de- rramado la gracia en tus labios, etc. (Sal 45,3). También Jeremfas, anélo- "A continuacin sigue la enumeracién de otras objecciones que el cristiano presenta otros varios pasajs de Isaas. bee: ‘Los Cantos del Sieroo gamente dijiste que habl6 sobre é1, pues escrito esté: cle: Sac es dead tr lagi 3, ls oeae mone hermoso fruto (Jer 11,16), y todas estas observaciones son ciertamente sobre él. Y ahora continuaste enloqueciendo y dijiste que sobre él se dice: as de desfgurado del de ur hombre era su aspecto,y su apariencia dé la de los humanos (Is 52,14) {Cémo va a ser certero este asunto? Puesto que ya contiesas y crees que todas las palabras del profeta son Yerdaderas,carecen de engafo,y he agui que ahora haces mentirosas las palabras, pues el profeta testifica sobre él: como muchos se espantaron de ti, ast de desfigurado del ce un homtbre era su aspect, y su apariencia de la de los humanos (Is 52,14), despreciado y dejado de los hombres (Is 53,3). ¥ ademas, Isaias lo llama: y subi6 como un retono Aelante de l,y como rz de la terra de sequia, no tiene apariencia ni bellezn (ls 53,2), y viene Jeremias y lo llama: olivo verde embellecido con hermoso fruto (Jer 11,16) Se encuentra que ti saboteas todas sus pala. bras e introduces falsedad y mentia en todas sus profecias, pero tus palabras se han desmoronado y han desaparecido de la existencia, Segunda: Réplica acerca del pasaje he aqui que mi siervo prosperard (Js 52,13). Mira si la significacion de estos versiculos se inclina hacia ellado de tus palabras, pues me parece a mi que esti muy lejos, Pues escrito esta: he aqui que mi siervo prosperaré (v2), es decir, he aqui que mi siervo triunfard (r'ae),seréeleado, y se leoantard y seré mary Alto. Ast, muchos se espantaron de ti (Is 52,13-14) con anterioridad a que legaran a este reino —pues decian: ;Qué desfigurado del de un hombre era su aspecto y su apariencia de la de los humanos!—; ast aspergerd ‘muchos gentiles (Is 52,14-15) y los expulsara de su reino. Se encuentra, segiin la significacién de estos versicuilos, que este es el siervo sobre el que el profeta profetiza sobre él que triunfard. Su rostro era desfi- gurado del de un hombre y muchos se espantarén de él con antero- Bdad a su triunfo, y después de este triunfo aspergio muchos gen- Y ahora a tus palabras. Puesto que dijste que este es » i to gun te en in de Rosca por mato vo cx ora man uf Sr oa ars ras 48 que se intercalan del lel texto prometic cate de Sedieeae poe ea rete SS spi cnr, eras nl enti ange tro elena ttn og eo Teton ene pase iin ual ass crs nn rN a Stn br etme gree ape keene Sidon pesca oan esas Ya'agob ben Reuben 113 asunto de estos versiculos sobre é1, y qué proclama sobre él la profe- Cia: ser elevado, y se leoantard, y serd macy alto (Is 52,13)? 2Es que la di- vinidad no esta siempre elevada y levantada? {Cémo esta escrito acerca del Creador, bendito sea: Asf dice Adonay, el alto y el excelso, el (que habita en morada eterna, lugar alto, y su nomibre es santo (Is 87,15), y proclama sobre él que es elevado y se levantard y serd muy alto (is 52,13)? Y zquién ha visto que la divinidad fuera desde el principio plana, humilde y desfigurada, y después se alce por medio de su co- nocimiento? Se sabe que no tiene este poder en su mano, aunque no- sotros vemos escrito acerca del Creador, bendito sea: aliora voy a le- ‘vantarme, dice Adonay, ahora me elevaré, ahora me alzaré (Is 33,10), donde parece que dice «ahora» como si hasta ahora no fuera elevado. Sin embargo no hay que dudar por esto, pues este es un modo de expresin en muchos lugares, como jlevdntate, Adonay, y sean dispersados tus enemigos! (Num 10,35), y como jdespiertal zpor qué duermes, Adonay? (Sal 44,24). Y asi es el modo de expresion de estos versiculos en el tema de la fuerza propia del Creador en asuntos materiales, Pero nos es imposible ver en ningiin escrito en absoluto que se le llame humildee y desfigurado, Tercera: He aqui que el profeta atestigua sobre él —segiin tus palabras— que es despreciado y dejado de los hombres, ward de dolores y conocido de Ia enfermedad (Is 53,3). Y me parece que no hay hombre ‘que se lame varén de dolores y conocido de la enfermedad a no ser aquel gue persevera en enfermedades graves, que es llamado conocido de la enfermedad. Pero yo sé, ciertamente, que vosotros no encontrais en ab- solutamente ningiin escrito ni en vuestros testimonios esta noticia, ni en las palabras de los sabios de vuestra religiGn, que os narran las pa~ labras del Mesias y sus acciones, si él tuvo dolor, incluso un dolor de cabeza, en toda su vida hasta el dia de su muerte, en que fue entre- gado en manos de los verdugos. Resulta que el propio nombre con el que se lo llama, warén de dolores y conocido de la enfermedad esta muy lejos de él y no le cuadra. Pues los propios tormentos que soport6 en el momento de su muerte no se llaman con el nombre de «enfer- medad», sino «golpe», como vé, golpéaio (1 Re 2,29). Y golpes en él y ‘muri6 (1'Re 2,46). ¥ ademés, cuando el dice: llagado, golpeado de Dios y abatido (Is 53,4) seria necesario que dijera «llagado, golpeado de los hombres y abatido», pues él no fue golpeado y abatido sino por los 1 Esta es la segunda vee en pocas lineas que al definir la humillaion del Siervo 10 lama shumilde» (20) y «desfigurados (ero). Sin embargo el primero de esos Aadjtivos no aparece en el texto bblico, sino en la descripcién que RaSi hace en st ‘comentario a Is 5,14 de esa humillacsn, He ‘Les Cantos del Siervo hombres, pero se llama gojpeuio de Dios a aquel que esté sentenciado Por varios tipos de enfermedades, y no a otro Cuaria: Si estos versiculos se dicen acerca de vuestro Mesias, del ie Vosotros decis que ¢s ‘Eloah, resulta que los propios versiculos refutan tus palabras, pues escrito esta: golpeudo, tocado de Dios y aittido (Is 934), si es golpendo y tocado de Dies resulta que Dios i, Bolpea y es golpeado por él. Y zo6mo va a ser certero decir que ‘Eloah? Y ya tu boca contest6 contra ti, pues es golpeado y Dios lo gol- pea. Y ademés, después esté escrito: Adonay hizo golpear (nun) sobve él. te culpa de todos nosotros (Is 53,6) Resulta que él es sam (=golpeado), y Adonay msn (=lo hizo golpear), y son certeras las palabras de Jeeta Pues Adonay es el sujeto y el es su objeto, como y Adonay decid aplastarlo (Is 53,10), pues él es aplastado y Adonay lo aplaste, 2,1 diste que es el mismo ‘Bloah. Resulta que tus testis, los que {s invitas a testificar, testifican en contra tuya lo contrario de fos palabras, que es una expresién plurals, © aclemis esté escrito: si pone como sacrfci por la culpa (Is 53, 10) Su alma, verd descendencia, prolongard tos das. Y esta palabra tx (-si) estén lugar de Ia palabra > (=pues), como 42> aw min Ha mi pueblo (© 22-24), donde tendria que ser >, puesto que es una obligacién pa- ra él, ciertamente hemos visto que él no prolongé los dias sobre la tiee fa, ¥ no vio descendencia* —pues se cumple en él: los hombres de aria. de fraude no alcanzarin la mitad de sus dias (Sal 55,24) ya que €Lni siquiera lleg6 a la mitad de sus dias, que son ordinariamevte ne, tenta. "a edicon de J. Rosenthal trae aqui la expresién cwirn ora yr, dificil de inter prctor. En ness traduccin hemos seguido la lectura EW 73 Fo, qu ela qua Je eaeks Neubauer - SR. Driver, The Fifty Third Chapter of lah Acoding to he Jesh iterpreters, 57 2 Ltn ‘Ezm’ ya habia advertdo en sus comentario que wh es como ai, manfestando ‘esque trata de Ia preposicion > con el pronombre personal de terceta persona del Plural Aqul se insite explicitamente en que se trata de una forma plural, ate axgumento serd muy utilizad en las polémices posteriores “La traduccion literal es: prevas dinero Bstoes, deberia traduciese: «pues prestards dinero» de ratzargumento para le pelémica ya habia sido aducido por fbn ‘Ezra’ al comienzo den comentarioa lb 12,13" ‘Ya‘agob ben Re'uben us {siervo, y este es un término de sss por la divided, como tel he repleado enon repli Pade ndeowos vemes quel apunia que tse servo. Corn es Girona ent ect. vss ea is etigs, onic de Adonay, mi see ainapree emmy cay mia Yo, Yo. Antes de mi no ha so formado nig ‘Ey tras mi no mae ‘que conocerés con verdad que todo esto no se dice sino acerca la mano de las sues ciertamente ellos han sido heridos por ss ae Jonea,Y todo ext pasje se interpreta (to) sobre ellos oa : i i servo en todos los luga- jo certero, que es el que interpreta Tes-confomme al que etd exci. no leas, sero ido, Jcob (5442), y lugares andlogamente®. : oro eso Ray que lvl vais a estos verses toad consideracion las palabras que dijste, pues este asunto no es ete para que pueda set, no lo ha sido y no ha legado a existie nunc 1 Esta idea es una sintsis del comentario de Rabi ats 53,3. 4, MOSEH BEN NAHMAN I. Moe BEN NAxIMAN Y SU OBRA LITERARIA EI més grande sabio de! mundo cultural hispano-hebreo en el siglo XIII fue Moseh ben Nahman, también denominado en ocasiones con Ia sigla "20", y conocido como Nahménides, R. Mo8eh Yerondi, 0 por su nombre romance Bonastrug de Porta. Nacié en Gerona en el afio 1194, y vivi6 en esta ciudad la mayor parte de su vida. Recibié una instruccién rigurosa en todas los campos del saber ju- dio: Biblia, Halakah y ‘Aggadah. Conocia los escritos de los grandes sabios de Sefarad y Provenza, asi como de ‘Askenaz, pero tuvo sus propios puntos de vista y siempre guardé una cierta distancia de las, ideas de muchos de sus coeténeos. Era un hombre devoto, con un inquebrantable respeto a la autoridad doctrinal de los rabinos pri- mitivos, y empefiado en mantenerse fil a la tradicién. Se sentia més atraido por la sabiduria de la Qabbalah que por lo que él consideraba excesivo criticismo de los sabios de su generacién. ‘Aunque no tenemos constancia documental, parece muy posible que tuviera una escuela rabinica en Gerona. Debido a su vasta ert dicién y a su manifiesta piedad no faltaron personas que quisieron recibir de él una sélida formacién. De hecho conocemos el nombre de varios de sus discipulos. Selomoh ben Abraham Adret, Aaron ben. Yosef ha-Levi, David Bonafed, Yonah ben Yosef, etc. La autoridad moral que tenia le llevé a intervenir como mediador, el afio 1232, para apaciguar los dnimos en la agria controversia que habia surgido en las comunidades judas en tomo a las obras de Maim6nides, en las que el sabio de Cérdoba intentaba conciliar su religién con la filo- sofia griega, y ofrecer una base racional a la Ley judia. Con sus cartas a las aljamas de Aragén, Navarra y Castilla, asi como a los rabinos 1 _Algunas caractristicas de su religiosidad han sido analizadas por C. J. Henoch, “The Religious Thought of Nachmanides: from His Exegesis ofthe Mitzwot", 64-83. 18 Los Cantos dl Siervo del norte de Francia, puso los medios que estaban a su alcance para vitar el cisma religioso que amenazaba en aquellos momentos: En 1263 actué como portavoz de la parte judia en la Disputa de Barcelonay, Esta fue una disputa que tuvo lugar en sesiones puiblicas en el palacio real de Barcelona. Se inicié el 20 de julio y estuvo pre- sidida por el rey Jaime I de Aragén. En ella se debatieron los temas centrales en Ja confrontacién doctrinal entre los cristianos y judios: la venida del Mesias en la persona de Jestis, la divinidad y humanidad lel Mesias, la redencidn del género humano que fue realizada por Jestis, la abrogacién de las leyes ceremoniales judias, y algunos as- ectos sobre la Trinidad. Nahménides dio muestras de su vasta er dicin ast como de su capacidad dialéctica, hasta el punto que el pro- Pio rey Jaime I afirmé al final del debate: «Nunca he visto defender tan bien una causa tan errénea» Fl afo siguiente, 1264, murié Yonah ben Abraham Yerondi, que hasta ese momento era el jefe espiritual de la comunidad de Gerona, ¥ Moeh ben Nahman lo sustituy6 en el cargo. En los aos siguientes Padeci6 muchas dificultades. El relato de la Disputa de Barcelona que redacté en hebreo fue llevado a los tribunales bajo la acusacién de que en él se vertian ofensas ala religién cristiana. Aunque al prin- Cipio el rey le prest6 su apoyo, tuvo que pedirle en 1267 que se mar- chara del pais. En esos afios su conocimiento de la Sagrada Escritura se fue plasmando en algunas obras exegéticas. En 1263 escribié el Sefer ha Ge'ulah, acerca de la redencién que habia de realizar el Me- sias, que contiene comentarios sobre varios pasajes del libro de Daniel. Poco después de la Disputa, y con ocasién de las alusiones gue se habfan hecho en ella al Cuarto Canto del Siervo (Is 52,13—£3,12) redact6 un comentario a este pasaje. También en esta época continud ‘trabajando en su Comentario la Torah, iniciado posiblemente afios antes. Durante el verano de 1267 abandoné su tierra natal para trasla. darse a Palestina. Llegé al puerto de Acre y desde alli se dirigié a Jerusalén. La Ciudad Santa habia sido arrasada pocos afios antes, y estaba entonces ocupada por los mamelucos. Slo encontré allf una docena de judios. Sin embargo organiz6 esta exigua comunidad, y erigié una sinagoga en una casa abandonada. Un aio después fue llamado a hacerse cargo de la jefatura espiritual de la comunidad ju dia de Acre, y alli se marché, a pasar sus tiltimos dias en las orillas Jerid Blvided de Rambén como mediador en esta polémica ha sido estudiada por M. Perani,“Mistica eflosofia; la mediazione di Nehmanide nella polemicasugh scht de Maimonide’, 27-256, & Acerca de las caracteristicas de Nahimdnides como polemista puede verse ,* ws 187-172 ja ne 9 even er sb EST Mp" ‘Mofeh ben Nakman us ssa Comentarioa iterineo. En xa paca de madres ermins it roy comps un Camaro a adeeb. Marien 127 1, Los comentarios a los Cantos del Siervo Nahménides no compuso un Comentario a Isaias y por tanto care- cemos de una explicaion suya,realzada sistemsticamente, de todos los versiculos de este libro. Sin embargo, en su amplia produccién bi- bliogréfica comenta de modo ocasional bastantes pasajes. En sus obs no se encuentra comentario alguno a ningin texto del Primer Canto, Hay algunas alusiones,breves pero significatvas, a puntos concretos de los Cantos Segundo y Tercero, que hemos traducido e i aeste trabajo. : tt ca del Segundo Canto que realiza en el Sefer a-Ge' lah, tiene el interés de que viene acompaftada de su opinin acerca de quién es €lSiervo en ese passe: el propio profela Las dos alusiones a passjes del Tercer Canto —una en el prélogo del Sefer ha-Ge'ulah, y otra en. Comentario a la Torh— ofrecen simplemente dos precisiones termi- logicas. 7° Be cambio, el Cuarto Canto relamé su atencin de un modo per ‘ticular hasta el punto de que realiz6 un extenso comentario de todo el pasaje’. La causa préxima hay que buscarla en la discusién que surgié en un momento de la Disputa de Barcelona: z {Maser Gull] argument: Eso es el pase equ is prespear (I 213) que narra el asunt de a muerte del Mesis y gem cay en ls manos de quienes lo olaban, como uced6 on fazareno. Crees tii que este capitulo se elaciona con el Mesfas Nee i contest: De acuerdo con bu verdadero seni, habla solamente del pueblo de Israel en general, a quien los profeta Stamp nae Stevo (19; Jc, ern 46. Fray Pablo dijo: He visto por las palabras de vuestros sabios que habla del Mesias. : Yo le repliqu: Es verdad que on os libros de las ag mustios saben, de beri memoi lo nerpretan en one onl Mesias e70 ellos nunca dijeron que lo fueran a matar sus enemi : cir nnfani ana Saas 5, Us en oye nda aoa dene ui shan, abundarterfeferncnebbliogdics pueden con Ma’ tpn de Brie Jct 8 yN.Coen "eilections om the Tet and Context ofthe Dispottion of Baesone”, Tenn pie vane Ss “oprsmsewN Am + "Untreve studi intrducoro «et comentario fe ealizado pors7eT tos Pray bor an nea ae en, 120 Los Cantos del Siervo Tas ‘aggadot— que el Mestas hijo de David vaya a ser matado, que ‘vaya a ser entregado en las manos de sus enemigos, o que vaya a ser sepultado con el pérfido (cfr. Is 53,12) (..) Yo voy a explicarte claramente y a fondo que el pasaje no tiene ninguna alusién al hecho de que lo fueran a matar, como alirmastes, Pero ellos no quisieron escucharment, Ante la negativa de los cristianos a escuchar su exposiciGn porme- norizada del pasaje en las sesiones pulicas de la Disputa, Nah ménides se decidi6, una vez terminada ésta, a consignar por escrito Jas ideas que habian bullido en su mente durante la polémica, y que PPodrian ser de utilided en un futuro en circunstancias similares, pues se texto se estaba convirtiendo ya en uno de los puntos claves de la controversia judeo-cristiana. La fecha de composicién habria que fi- jarla inmediatamente después de la Disputa de Barcelona en 1263, 0 a lo sumo al ano siguiente. A pesar del trasfondo fuertemente polémico de este Comentario ¢s una buena muestra del estilo exegético de Nahménides, un estilo que esté en la encrucijada de muy variadas corrientes ideolégicas dentro del judaismo. Perani ha sabido sintetizar muy bien el momento crucial en el que vivi6y las tendencias que configuran su exégesis: «Nahménides se encuentra en la Gerona de su 6poca en una situacin muy delicada, y en un momento de crisis, pues despues de la gran sintesis maimonidea entre el aristotelismo y los principios de {a fe judia, nuevas tendencias culturales hacfan sentir su peso: de una Parte la autoridad de los maestros de la regién franco-renana que se habian distinguido en la exégesis del Talmud ya a partir del siglo X. De otro el desarrollo de los estudios de gramitica y filologia hebrea, y In exégesisracional dela escuela espafiola, mientras que poco antes se habia comenzado a desarrollar una nueva tendencia de cardcter inistico que venta de la regiGn de Provenza y se relacionaba con una Presunta tradicién antigua (Qubbalai). Nahménides, de algin modo, recibid todas estas tendencias heterogéneas, con elintento, no fac, de estructurarlas en una sintesisw. A continuacién vamos a tratar de algunos de los rasgos carac- {eristicos de su exégesis, Ajandonos en el modo concreto en que la realiza al comentar el Cuarto Canto del Siervos © Disputade Barcelona, nn, 25-28, 7. M, Perani, “Note sul esegesibiblica di Nahmanide", 229, "Us estudio detallado de su modo de hacer exégesis en el Comentero «la Torah Puede consultarse en 1021997, apr wes,» mohm'y1rves "ast nag MN” toon 289-2797 . Para una aproximacion més concisa: 10296 "pan maw, 2 Hoy 6 1 dire oe ("ao erm po" jorap , También puede consultarse [m7 rears 258-249 cb rapem joes, ask como 1210 tra aa whieh EN" Bey, y ‘Mosc ben Nakeman ya 1a) Utilizaci6n de la Sagrada Escritura ‘Mofeh ben Nahman recurre a la Biblia de modo asiduo en su comen- tario. Es uno de los exegetas que mas textos cita: sesenta y cuatro en el Comentario al Cuarto Canto —excluyendo del recuento los textos, que estén siendo comentados—. En cuanto a su procedencia, catorce son del Pentateuco —la mitad de ellos del Exodo—; veintinueve de Jos Profetas —el més citado, doce veces, es Isaias— y veintiuno de los Escritos, Llama la atencién que un texto concreto—Zac 99— sea citado en tres ocasiones: en los comentarios a Is 52,14; 53,3 y 53,7. También es significativa la abundancia y amplitud de las citas que hace del libro de Daniel: ocho en total, Una razén que tal vez explique la importancia «que se da a ese Libro es que mas o menos en la misma época en que tie- ne lugar la Disputa de Barcelona y la composicién de este Comentario habia escrito el Sefer ha-Ge'ulahen el que se comentan a fondo bastantes pasajes de Daniel En cuanto a las circunstancias en las que se cita la Biblia, y a la f- nalidad de las citas, la situacién es muy distinta de la que habfamos descrito en el Comentario de Ibn ‘Ezra’. Se pueden distinguir varios ob- jetivos que se pretenden al aducir textos biblicos: a) Ilustrar a qué se refiere un texto. Por ejemplo, en Is 53,1 comenta: 4 el brazo de Adonay:es el que guia a la diestra del redentor, es como el ‘que gui6 a la distra cde Moist, su brazo glorioso (Is 63,12) Explica ast que el brazo de Adonay guiard la actuacién del Mesias redentor, lo mismo que en los tiempos pasados guié las acciones de Moisés. b) Establecer un paralelo entre la situacién que se profetiza para el futuro con una que se dié en el pasado. Asi lo hace a propésito de Is 537: ido ye dblegé: pues cuando venga desde el comienzo humilde 4 ona ie mato Gae93), vendre bre los peers de ciudades y ciudades, y sus guardias, y lo doblegaran con injuras y afrentas. Puts lo perseguird a ly al Dios en cuyo nombre viene, como cen el caso de Moisés rabenu, la paz sobre él a quien le dijo el faracn no conozco a Adonay (Ex 5,2) y 61 no le respondid; no le dijo “es el Dios de los cielos y de la tierra que répidamente te destruird”, sino que se call6. ‘Yas{ el Mesias no responder y se callaré» tambien 11 ron be y'axr7 arvea a71p" x 9 por. Sobre sus comentarios al Génesis yy Exodo: 340-322 225.200 “mam mews "am wrre by Rr”, aw 12 Los Cantos det Siero ) Esxplicar que lo que dijeron los antiguos rabinos en los midraSi ts cierto y perfectamente coherent con les datos uc seni Uibros sagrados. Una buena muestra la encontramos en lo que di Propésito de Is 52,13: a “Por eso se dice que el Midra8: “send mas elevado que Abraham, y se - bamtard més que Moisés, y seré ato como ls angeles del servicio”, "El tee sent mas eeafo que Abraham, porque 6 busca a fe de Di, ‘convirtia los que vivian en la irra de Nimrod (cfr. Miq 55), [a peasy del Yatra as gue Mos porque d shea ea Fine ol ran rey que dijo: no conazcoa Adonny (Ex 52)— aunque é 18 pastor, un hombre sin importancia,y no le tuvo miedo, y sacé «eu Pucbl del home de hero (Dt 4,20); pero el Mesias hard mas que dl, pues Se alzard (cf. Job 178) sobre todos los reyes del munco entero, para Sacar a Israel de sus manos, y omar vengarza en ls getiles (Sal 149, srs ato gu los angus dl etc orgs eee a extraordinarios animadores en el tema de la redencidn de Israel, como std escrito: nadie zy que se mantenga firme conmigo contra todos ellos, sino Miguel, ouestro principe (Dan 10.21), y dice: y ahora me volteré 4 a los cansaclos del destierro la palabra (cfr. Is 50, 4) de la redencion, 50, 6 Di mi espalda (x) a quienes golpean. El waw y el in. y el bet se equiparan en nuestra lengua en muchos hugares, como di mi espa) sree ‘elpean; sobre mi espalda (12) araron las aradores (Sal 129, 3). 3. Cuarto Canto (Is 52,13—53,12) He aqui que mi siervo comprenderd: lo cierto es que este pasaje trata acerca de todos nosotros, como la expresi6n no temas, sieroo mio, Jacob (is 44,2)n, y me dijo: ti eres mi siereo, Israel, en quien me glorifcaré (Is 49.3), y muchas ast, Sin embargo, teniendo en cuenta la opinion del ‘midras», que lo relaciona con el Mesias, es necesario que lo comen- temos conforme a las palabras de los libros hablando del mismo mo- dow Se dice que el Mesias de Adonay de quien habla la Escritura no serd vencido ni moriré, y asi lo ensefan los escritos en el comen~ tario. Y éste es el comentario del pasaje: Eltérmino rh aparece en la Biblia slo en este passe, por lo que suintespretacion muy diffcl. En este solemne portico de entrada al Sefer ha-Ce' lah Ramban lo tntience cel mismo modo que Menahem ben Sarua, Rati e Ibn Bera’ Est texto es uno de los aducidos por Rati para mestar que cl Servo del que se ‘habla en este Canto es Israel (Cf. el Comentario le Rai als 53 1) ws _Enel midrés Yalqut Ye aya 476, se dice: «He ag que mi sicro comprender: este es {IUIEY msi, Sod sede 2 eunart y set may alo. Serd mds eevaco que Abrahin, e-quien est escrito he ants mi ato a Adonay (Gen 1422), 0 levantaré mdse fois, de quin esté escrito: me dirs: ewntalo en tu seno (Num 11,12) serd mds cite asunto repitendo cas textualmente a mas palsooe ® Lit: una misma boca, aii 2 Desde el primer momento se puede advertic que este comentario preupon Disputa que se habia celebrado en Barcelona poco tiempo ant ce ot Depa or Barcelona poco tempo antes (cf Dips de ‘Motes ben Naleman 127 52,13 He aqué que mi siervo comprenderia: pues en los tiempos de la redencién, el Mesias entender y comprenderd el tiempo, y sabré que Ilegé el momento (cfr. Est 2,12) de su venida, y el tiempo final en el que se revelaré a la congregacién de los que lo esperan. Y se dijo comprenderé conforme a lo que esta escrito en libro de Daniel: que estas palabras han de permanecer cerradas y selladas hasta el tiempo final; muchos serén purificados, blanqueados y acrisolados, (..) y ninguno de los impios comprenderd; en cambio, los inteligentes comprenderdn (Dan 12, 9- 10). Dijo Daniel que habré algunos impios que actuarén impiamente para ultrajar e injuriar las huellas del Mesias (cfr. Sal 89,52), para re- trasarlo grandemente, y no creerén en él en absoluto, ni entender ningwin impfo el tiempo final, pues habré algunos de ellos que se equivoquen siguiendo al hombre que dice equivocadamente que es el Mesias. En cambio, los inteligentes comprenderdn (Dan 12,10) el fin verdadero y lo esperarén. Y en relacién con todo esto dijo Isaias que el Mesias, siervo de Adonay, comprenderd y entendera el fin. E inmediatamente se alzaré, y serd elecudo su coraz6n en los cami- nos de Adonay para venir a reunir a los dispersos de Israel (Is 56,8), no con poderio ni con fuerza, sino con su espiritu (Zac 4,6), pues él confiard en Adonay (Jer 17,7). Ast sucedié en el caso del primer redentor, que vino con su bastén y su alforja al Fara6n®, y golped a su tierra con la vara de su boca (Is 11,4), Por eso, se dice en el midras: «seré mas elevado que Abraham, y se levantard mas que Moisés, y seré alto como los angeles del servicio», Entendemos que se diga: «el Mesias seri 2 El verbo yer significa scomprenders , de mado derivado, «prosper, trunfar. Naunnies 1o entiende —al igual que Ibn ‘Ezza'— en su primer sentido, frente ala interpretacion de Rati, Radaq y Ya'aqob ben Revuben, que prefieren el sentido ‘derivado, Su interpretacin la eguirén Meh ba-Kohen bn Orifpin y Abrabane. ® "Moisés trabajo come pastor (eft. Ex 3,1, por tanto debialevar el baston y Ia allora que son caratersios dels pastores Agu ests dicho como expresion dest inigenciay baja posicion ant el Farin de acuerdo con lo que se die en el Tal dd Babiloia: «Un desdenbleextranjero que viene con su bast y s alflor (bist 219). 24 Yelqu)Ye'aah 476. Lacta de Nahménides no coincide del todo con adel mids, 'No oosante convene hacer nota ahora que Ramban es el primer exegeahispano- hebreo que cita este texto en su comentario al Cuarto Canto, En la Disputa de Barcelona I habian aducido los enstanos para decir que, de acuerdo con ls ssbios, el Mesias habria de estar por encima dels angele, y eso atl es posible si e Dios. En esa ocsin argument sobre la marcha que la consecuencia que sacaba Fray Pablo no tera correcta. Ahora trae de nuevo a colacién este texto pare explicarlo con Aetenimiento, Més adelante también hablara de len el mismo sentido MoSeh hae Kohen ibn Qripin. Seguidamente un disipulo de Abner de Burgos aduicxs en Ia Disputa de Avila ese texto del mide para ustrar acerca del cumplimintoen Jess de ‘esta profeca, sera contestado por Mosch ha-Kohen de Tordesilas Est texto e om 128 Los Cantos dl Siereo més elevado que Abraham» porque él buscaba la fe de Dios, y convirti6 a los que vivian en la tierra de Nimrod (cfr. Miq 5,5), [a pesar del] rey. «Y se levantard més que Moisés» porque él vino al Jmpio faraGn —que es el gran rey que dijo: no conozco a Adonay (Ex 52)—, aunque él era pastor, un hombre sin importancia, y no le tuvo miedo, y sac6 a su pueblo del homno de hierro (Dt 4,20); pero el Mesias hhard més que él, pues se alzard (cfr. Job 17,8) sobre todos los reyes del mundo entero para sacar a Israel de sus manos, y tomar venganza en los gentiles (Sal 149,7). «Y send més alto que los dngoles del servicio» Porque también ellos son extraordinarios animadores en el tema de la redenci6n de Israel, como esta escrito: nadie hay que se mantenga fir ‘me conmigo contra todos ellos, sino Miguel, nuestro principe (Dan 10,21), y dice: y ahora me volveré a combatir contra el principe de Persia etc. (Dan 10,20); pero el Mesfas hard més que todos ellos. Y determinaré la sa- biduria la eminencia del Mesfas, y su proximidad a Dios; pues Adonay glorieso y terrible (Dt 28,58) ilamé a Abraham su amado (cfr. 1s 41,8), e hizo con é1 una alianza nueva porque estaba més cerca de Adonay que ningtin otro ser humano; y los angeles del servicio per- manecen junto a éla su derecha y a su zquierda (1 Re 22,19); pero nin- guno de ellos esté tan préximo a él en el conocimiento de Adonay co- ‘mo el Mesias, pues asf est escrito: y leg6 hasta el anciano y fue levado ante él (Dan 7,13), mientras que de los angeles del servicio esté escrito: miles de millares le serofan, y miriadas y miriadas estaban de pie ante él (Dan 7,10). Y por eso dijo Isafas que 6] sera elevado por su inte- ligencia, con la que comprenderé muy bien a Adonay. Y se levantard y serd muy alto en el conocimiento de Adonayss, bendito sea, més que vertird en uno de ls focas de atencién de la literatura polémica, Fue ampliamente ‘ebatido en la Disputa de Tortesa, y Abrabanel se extend bastante en su comentario para hacer frente alos argumentescristanos que se apoyaban en 6, °% Estas palabras no figuran en el manuscrito, pero Chavel sugiere que son necesarias para el sentido de a frase, % La edicin de Chavel que estamos tomando como base para nuestra traduccion se ‘aparta aqui notablemente dela edicion de Steinschnelder que él mismo reproduce en las sucesivas ediciones de ls escritos de Rambsn, sin explicar el motivo. Agu dice ve mart “3 chy "rm 7 W , en cambio la de Steinschneider dice: b> oun hu 53 5p ‘27a fra wrt. Nos parece preferible esta sitima lectura, y por eso es le que hemes ‘puesto en nuestra tradccién 2 La expresin estd tomada de Jer 31,1, aunque por el contexto en el que sia la frase no se esté refiriendo a la Nueva Alianza de la que habla Jeremies, sino ala sdrcuncision (cfr. Gen 172). % En 2.Cr1746 se dice de Josafat queer allo (rar) su conan en ls caminas de Adonay, ‘expresion en la que ciertamente el verbo ser alt» (2) hace alusion al conccimiento de los planes del Sear. ‘Moseh ben Nahman 19 todos los que han sido creados antes que él; y ya se ha dicho, incluso del resto de los justos: «mas grandes que los angeles del servicio». 52,14 Y dice la Escritura acerca del Mesias: como muchos se asom- braron (ane) de ti, para burlarse de ti en el comienzo de tu venida, ijeron: este hombre despreciado, humilde y montado en un asno a tect ores many ae ellos oprimieron a Israel, y zc6mo los sacaré de sus manos? Ast hacia el faraén a Moisés: se burlaba de él, como escrito esta: he aqui que los hijos de Israel no me han escuchado, ;c6mo me ha de escuchar el fara6n? (Ex 6,12). 15 Asi aspergerd muchos gentiles. Como dijeron que este varén tenia ccs ta desfigurado del de wn ourén (s 520), af se dird shorn que derramara (ryan) su palabra sobre ellos”, y ellos abrirn su boca, hhablarén como luvia tardia (ct. Job 29,22-23). Por su causa reyes contraerdn su boes, pues cerrarén su boca, ¢ incluso en su aposento intimo estarén temerosos de hablar sobre él, 1 dint cada uno a su colega (Gen 11,3): ni entre tus conocides maldigas al rey (Qoh 10,20). 53,1 {Quit ha credo el rumor de nosotros? Y dijo: cuando venga el rumor del Mesias en los pueblos, ,quién en ellos es el que lo creeré? Y el brazo de Adonay: es el que guia a la diestra del redentor. Es como: el que guié a Ia diestra de Moisés, su brazo glorioso (Is 63,12) {Sobre quién se ha revelado en ellos para que crea en esto? 53,2 Pues era en sui comienzo como una encina pequenia que sube de la tierra de sequia, que no creceré para echar ramas y levar fruto (Ez. 178). 2 Tam Bei at. Sanden El verbo ee cure un campo semantic sna castellano wespantarss, eos, dae sobrecogid ante alge Ino; en muchas ocaiones puede connote emor Sera como covortarsey en ofan simple admiraion se puede tradi “asombrarse»— bn zr” interpreta ene primer sentido, en cambio Rambsn en el Sudo, sna nan eng mo an ati de pec, se mano mai Ser recogid por Sem Tob ben Sarat ens comentario 2" bataepiccn del iglfcad de eta palabra ya habia sido hecha por S'adyah ambit aparece ene comentario de Radag "Uae dade ngues suc nt nr st is con ua manifest de somo ante el Servo. Agu! eenlende como una ues de temo reverent faced 130 Los Cantos del Sieroo 533 Y es despreciado, pues no tiene tropa ni pueblo, sino que milde y montado sobre un asno (Zac99), coma le ‘niuestro pelea dentor, Moisés rabenu, 1a paz sobre él, cuando vino a Egipto, 7 ce ‘mujer y sus hijos, sobre un asno (cfr. Ex 4,20), cae Varén de dolores: esté afligido por las culpas de los isracitas, que hhan causado el retraso, y le impiden ser rey sobre Israel is ¥ conocido del sufrimiento, pues la afliccién es permanente, Porque dolor y sufrimiento (‘on se dice de la aflicién debida a la abun dancia de ganas, como escrito esta: Amin llegé a suftir a cause le Tamar, su herman 2 Sam 13,2), y también: ningumo de vosotrossufre por mi (1 Sam 22,8); 0 bien (alude a) que alguien enfermara efec, tivamente debido a la afliccién, como suele suceder en los humanos 53,4 Sin embargo, € cargé nuestros sufrimientos é sufrie 7 ues esta sufriendi Slant porta ert pr stn deberiamos estar sufriendo y lamentarnos por ellos. Es grande la re Giedumbre de los dolores de los que nosotros deberiamos de dole. ‘mos y él es afligido por ellos». Y nosotres hemos considerado al verlo mise lei poe i miserable y débil que es gol- 53,5 Y él hace temblar (Zora), la expresién: hand eM bred }”, como la expresién: hand temblar a las ae Efecto sa yo tuned ini ae ae ae Se Ea ets se pire ‘comentarios a est je. \bin, en cambio, se aparta ‘gener a Senn erp onn n scea Se ee Eyre 1 * scene pt arp imei nd Rab pe Spouse ae at di pt See nat Contre ip tae ns Se Se Comet de Mate a Kate bn Grip, > ‘arece que se apunta aque concept telogco de wtisacciénviarae Procedent dela flog estan, aba do populaandope Kaen cietaeg Presstmente con sy centri al Cuarto Cano fel Seno Clef Rebo sne velopment of a Jewish Exegetical Tradition Regarding Isaiah 83”, 296-299), Sin embargo eel comentario de Rat el ue stsace vectamente pr todoe ened gel pueblo de Israel, y aqui es el Mesias, y lo hace por Israel. sd Lointerprota en lacion al sesteneroene tee ‘Mosel ben Nakeman 131 El castigo ("o7)* de la paz de nosotros, sobre él, pues lo reprende a 41 (cfr. Prov 30,6). Y por sus contusiones se nos ha curado, pues la contusién, de la que él se lamenta y en la cual se encuentra, nos cura. Pues Adonay nos per- donaré por su mérito, y seremos curados de nuestros delitos y de las faltas de nuestros padres, conforme a la expresién: se comvertind y lo cu- tard (Is 610); jpaz, paz alo lejano y a lo préximo!, dijo Adonay, pues yo lo cu- raré (Is 57,19). Y asi aquellas numerosas expresiones (que tratan) del te- ‘ma de la redencién: incurable es tw herida, fatal tu Haga, no hay quien de- fienda tu onusa vendando la Haga; remedtios ficaces (Jer 30,12-13). 53,6 Todos nosotros, como ganado menor, anduvimos errantes, cada uno 4 su camino nos votoiames. Culpé a Israel, debido a que ellos, cuando estan en su destierro, ponen todo su interés en sus ocupaciones, cada ‘uno pone su interés en si mismo, su casa y su ocupacién. Y hace falta que ellos lloren ante Adonay, noche y dia, para que perdone las cul- pas y apresure el tiempo de la redencién™; pues el Mesias vendré, con el arrepentimiento, inmediatamente, pero si no, se retrasaré has- ta el tiempo final, cuando venga sobre él conforme a lo prometido: y alz6 su diestra y su izquierda al cielo y jur6 por el que vive eternamente (Dan 12,7). Y como esté escrito: ¥ Adonay hizo que fuera a parar sobre él la culpa de todos nosotres, pues esta culpa a la que se aludié fue a parar en él, {que esta afligido todo el dia porque es lenta la marcha de sus carros (Jue 5,28), mientras que nosotros no reparamos en esto, sino que nos afa- ‘amos con ocupaciones en medio de los pueblos. 53,7 Apremiado y él se doblego, pues cuando venga desde el comien- 20 huumilde y montado sobre un asno (Zac 9,9), vendrén sobre él los opresores de ciudades y ciudades, y sus guardias, y lo doblegaran con injurias y afrentas. Pues lo perseguiran a él y al Dios en cuyo nombre viene, como en el caso de Moisés rabenu, la paz sobre él, a quien le dijo el faraém: no conozco a Adonay (Ex 5,2), y €l no le respon- di6; no le dijo: «es el Dios de los cielos y de la tierra que répidamente te destruiré», sino que se callé. Y asf el Mesias no responderd y se ca- Como ya hemes indicado, la palabra “oe designa el wcastigo escolam, esto es, un sufrimiento que se inflje no para hacer dafo sino —segdn la pedagoga de la época— ‘para ayudar al alurnno en su formacion, Cle is 60,22 Yo, Adonay, a su tiempo lo acsleraré. Y en el Talmud de Babilonia se ‘comenta: «consiguieron el ls aceleraré, no osu tiempo» (Sanhedrin 962). 132 Los Cantos det Sieroo lard; pero no dejard de buscar a Israel, y dird a todo rey con sefales: deja partir a mi pueblo para que me dé culto (Ex 8,16), ¥ €1 como cordero al degiello era conducido, Pensaré en su corazén: ‘aunque me maten haré el encargo de mi criador, pues esa es mi obli, sacion, como dijeron Jananias, Misael y Azarias: y si no, has de saber, oh rey (Dan 3,18). Y asf dijeron: «el que se entrega al castigo a con. dicién de que se lo dispensen, no se lo dispensarénve, Y con esta expresién concreta dijo Jeremias: y yo como cordero manso que e« conducido a degollar (Jer 11,19); y asi dice un himno: pues yo soy solpeado todo el dia (Sal 73,14), y dice: cadéveres que yacen en la tuto (Gal 88,6), 53,8 Del poder (aut) y del derecho fue apartado: pensara en su corazén She fue apartado de pensar en su pueblo y de ser principe y juez sobre ellos. Y pensard: ya su generacién, zquitn le drigind la palabra, Pues les contard y les dard a conocer los caminos de Adonay. que fuc arrancado dela tierra de los vivientes debido al delito de mi pueblo, que es el azote de ellos. Y conté la Escritura en su elogio que no se preacu ard por su vida, sélo por Israel, 939 ¥ ha dado a los pérfidos su tumba. La donacién que se dice en la Escritura acerca de laconclusién del pensamiento en el corazéne: 9 di 4 buscar (Qoh 1,13), no des atu sieroa (1 Sam 1,16); y se dice acerca de 12 palabra: dard la bendicion sobre el monte Garizim (Dt 1129), y ls dard sobre la cabeza del macko cabrio (Lv 16,21). Dice: dard, en su coraz6n, su furmba con los péfidos, las naciones; pues pensard: me matardn, y en Soe lugar estard mi tumba. Y el que se labra su tumba en la altura (Is 22.16); el lugar donde imagina la tumba donde serd sepultado cuan, do mera, pero no serd sepultado en él nunca. Y asi: en mi humba que ‘me he tallado (Gen 50,3), pero no estoy sepultado en ella todavia, Y al rico en sus muertes: se dice que dara a su alma muchas muer- ‘es. Los ricos en pachorra que hay en Israel, que no lo desean, pensa- © sifa’9s, o iLtéamino "wy significa en primer lugar eretenci6n,privalone, y despus, la ‘apacad de privar de alg o retener algo de los demas, esto es el wpoder. Ea el rime sentido lo habfanintepretado muchos exegetas anterior —-Msnalcm, Rate segun se entienda esta palabra de tn modo w oto. © El valor conativo del verbo yen este versicul lo ya habia sido apuntado explic ‘itamente por Ibn ‘Ezra ‘Molieh ben Nola ane rane que lo matarén« por lapidacién © queméndolo, degolléndolo y estrangulandolo, y por eso dice en sus muertes, en plural, y esto es como los muertos en la oscuridad de Egiptos. Yao ‘aunque no hnubo violencia en lo que hizo, pues sobrevino todo oats eneedad alin yal iodo sama nob lola de los que se hace mencién, que son las naciones. No vin Sees atin do ouyes i hbo eng oe door yan ochre Israel, 53,10 Y Adonay decidié aplastarlo, sufrid, pues quiso Adonay que :mereciera mediante la afliceién con la que eraafligido. Si pn arf pre aps) an, pose pee ge él hay culpabilidad y pecado, y que debido a la pequenez de su rério sucedi6 todo estow, entonces tendré un mérito completo en eso. Y el significado: son palabras del Nombre glorioso (Dt 28,58) y [expresan] su deseo, pues dijo: si soporta todo esto, y su alma es hu- de, que no presente recamacion ni ame a reflexion Seta eda: i i que le daré un salario justo, pues Sint dscndeie come scones ole cone ane imantendrés fer 15,19)°. ; Wee decadron geen th oul lier de tapas de ttiyelosprincipes por toda la irra (Sal 4,17). ¥ prolongard iss fasta os tempos de a teria, como esto etd ps de le as logue longi de da para siempre jams (Sa 215), también lo que dice en los Capitulos de Rabbi Eliezer el grandes a propésito de que esta escrito que sus afios como generaciones y gene- raciones (Sal 61, : dei de Adonay por medio de prosperar, pues 6 levass cabo la redencién que decidié Adonay y ensefaré a todos los pueblos a comprender y a conocer a Adonay. Y Ia decisién de Adonay, es como Wo qua cold mun woes mmaan he vomplnSt, eran de Senty er 9,23). = spon men mend decd pen EES ae mst, Pe te inte dn er rg oe ne = ec ri I ise le viene encima, sin PEt nm qeammenn apa ciaseee neta PLEAS 134 Los Cantos del Siervo 53,11 Debido a la pena de su alma verd, se saciard: se dice que a causa de Ja pena que vio en si mismo esta ms saciado de ignominia que de gloria (Hab 2,16). Por este mérito, con su conocimiento justificard el justo, pues él sabré Y conocer quién es cada uno de los justos que deben ser redimidos, Y asi, en todos sus juicios, y entre los justos, como escrito esté: y le alentard el temor de Dios, etc. (Is 11,3), y no juzgard segiin las apariencias (is 11,4). Y las culpas de muchos de las que se habla él las carg6 (22), pues gestionard el arrepentimiento de ellas, como cargé toda la carga (720) de Ia casa de José (1 Re 11,28): gestionara el asunto de ellas. Y asi: marchad a ouestras cargas (Ex 54). 53,12 Por eso le repartiré en muchos: pues su parte y su herencia sera todos los pueblos; y a los poderosos repartind como botin a su pueblo y asusiervo. En recompensa a que vacié (Tun) a la muerte su alma, pues vacié a su alma de todo en atencién a su muerte, es decir, que consumé en el Pensamiento la muerte, pues se entreg6 a si mismo como porcién a la muerte, conforme a la expresién: no derrames su alma (Sal 141,8)2, no la vactes de su deseo; y se refiere a lo que anhela ver. Pues la pleni- ud del deseo se llama «llenado del alma», como en la frase de ellos se saciard mi alma (Bx 15,9), y la carencia de deseo se llama «vaciamiento del alma». Y se consider6 (rm) entre los delincuentes, puesto que se considera- ba, y concluyé en su corazén, que todos son delincuentess, como recordé, Y €l cargé el pecado de muchos en aquel tiempo, y no lo hacia por los delitos de él, sino s6lo por los pecados de ellos. & Chr Talmud Babl, tat. Samhain 9, y ol comentario de RaBiaTs 113-4 ‘En el texto: quien a vuestras cargas». Hemos corregido —siguiendo el texto del {bro do los Numero=—pues posibleumente se tata de un simple enor de citaclon, Las dos cits que se aducensirven para mstrar que el verbo "30 (Ut carga) en casiones se refiee a la gesdn de los asuntos propios de cada uno, ode los que le han sido encomendados. ‘© Esta cita det Salmo 141 esté puesta en relacion con el término run de Is 53,12 en el “Maijbeet de Menahem ben Surug, Tambien es aducida por Ibn ‘Ezra’ en su comentario este versicule. © La mayor parte de los exegetas entienden la forma nny en sentido pasivo (sfue {onsiderado» por los dems), en cambio Rambn lo lee como reflexivo (ese considers» ‘2 s{mismo). Ambos valores son posiblesen una forma nal Mofeh ben Nefman sae Y por los delincuentes suplicé (236), pues iré a parar (m=) en si mismo, en su alma, la culpa de los delitos, como y Adonay hizo que zraa parar sobre él la culpa de todos nosotros (Is 53,6). F Y he aqui que no se hace alusin en este passe a que diera en ma nos de los que leodian ni que fuera ejectado, i que colgars se un madero, sino que vert descendencay polongrd ls da (i 53.10), y seré eleoado y se levantard (Is 52,13) su reino entre los gentiles, y reve ppoderosos (Sal 135,10) serdn botin (Is 53,12) para él, asta genie scons cohen cath ree te ae a adn sea al que anor haar cme ene Qu ivosinteredert noes elo cons oracion, sino carganid con cup de es esta fa nage nga uadnemacrareenernent ae 5. MOSEH HA-KOHEN IBN QRISPIN I, MoSe#t HA-KOHEN IBN QRiSPIN Y SU ODRA LITERARIA, La politica de Alfonso XI de Castilla fue, en lineas generales, bene- ficiosa para los judios de su reino en el aspecto econémico. Toledo se- guia siendo el centro de los grandes capitales judios, aunque también era bastante holgada Ja posicién de no pocas familias en otras gran- des ciudades como Cérdoba, Sevilla o Burgos. En el aspecto religioso, a principio del siglo XIV habia dos gran- des tendencias en las juderias, que en cierto modo eran herederas de las disputas que habian estallado en el siglo anterior acerca de la obra de Maiménides. De una parte los cfrculos pietistas, alentados por las doctrinas que egaban de Francia y que iban arraigando cada vez con més fuerza en el suelo castellano. De otra, los que seguian pro- pagando una apertura a la filosoffa griega, y una fundamentaci6n ra- cional de los principios del judaismo, que eran juzgados de arro- ‘gantes e indisciplinados por los otros. En el afio 1305, aproximadamente, se hizo cargo del rabinato de Toledo R. Ager ben Yehi'el’, procedente de Colonia, que habia sido llamado a ocupar este cargo por los pietistas de Castilla. Aunque al principio tuvo que enfrentarse con problemas serios tanto en su co- ‘munidad como con los dirigentes de algunas sinagogas andaluzas, pronto consiguié alcanzar el liderazgo moral de las juderias castellanas. Con una labor paralela a la que iba desarrollando por su parte Yonah Yirond{ logré imponer las ideas pietistas de los maestros franceses sobre las tendencias maimonideas. Después de dejar su car- go en 1327, todavia predominaron bastante tiempo estas ideas en Toledo. \ Habia nacido hacia 11250, y era discipulo de R. Meir de Rottenburg. Lak persecciones conta los judios en Alemania le habia cbigado a marchase de all Primer se raslag6 al sur de Fran deus Toled, donde fue nombrade rabino ‘ propuesta de Sslomoh ben Adret Cle Orta Levi, M, Les cones erase le tetanic, rola jards y pinines eae urn os sigs XIEXVI, 2 Bs Los Cantos del Siervo Un acontecimiento que produjo inquietud en las juderias de Castilla en las primeras décadas del siglo XIV fue la conversion al ctistianismo de Abner de Burgos —después conocido con el nombre de Alfonso de Valladolid. En 1321 habia compuesto en hebreo un libro llamado Libro de las Guerras del Sefior que era una defensa de la fe cristiana frente a las creencias de los judios. A instancias de Doha Blanca, abadesa de las Huelgas, tradujo este libro al castellano en 1931. En esos afios compuso ademés otros libros agriamente polé- micos, entre los que destaca el Mosirador de la justcia. Bajo su ime Pulso renacia con nuevos impetus entre los eristianos el afan por con- Vertir alos judos, y comenzaron a proliferar las disputas de religion En 1336 Abner de Burgos, levando consigo un documento del rey que le concedia facultades para ello, convocé a los judios de Valls. dolid para disputar con ellos acerca de la oracién Birkatha-minim que ¢ra considerada ofensiva por los cristianos. Abner fue declarado ven. cedor y se ordené borrar esta plegaria de los libros judios de oracio. nes. Ante este resurgimiento del afin de evangelizar, y ante la intensi- ficacién de la polémica doctrinal entre judios y cristianos que las nue. vas circunstancias histéricas propiciaban, los sabios judios fueron Preparéndose para la réplica. En esa época, por ejemplo, Isaac Policar Teunfa sus escritos polémicos contra Abner en un libro titulado ‘Ezer bn-Da'at, donde se ofrecian a los polemistas contestaciones a los argu ‘mentos que solian esgrimir los predicadores cristianos) EI mismo afo en el que tuvo lugar la disputa de Valladolid a la gue acabamos de referirnos legaba a Toledo Moieh ha-Kohen ibn Qrigpiny procedente de Cérdoba. Posiblemente alli, en Andalucia, habia recibido una esmerada educacién exegética, filolégica y filo. Séfica. Estaba abierto a las ciencias del espiritu y era amante de la ra- cionalidad, de acuerdo con las tendencias caracteristicas del judais- ‘mo espafiol imperantes en las regiones del Sur de la Peninsula, Cone. cia las obras de los grandes filésofos judios, y a su llegada a Toledo escribié unas notas en hebreo al libro Puerta de los Cielos de Isanc Is. raeli, } GE:R Chazan,*Maeste Alfonso of Valladolid and the New Missonizing” 3-04, 2a ata Wisin mds completa y documentada de a situacién dels comune jodias $1,554 poca puede consultarse en Y. Baer Historia de ls jus en la Expo critioes 316-355, 1 pcbh los documentos escrtos en castellano sel Hama Mosé Abencrespin. Su nombre parece en un documento que trata dela venta de tnos Bienes, fechadlo en Told ot 28 de unio de 1351. Cie. P. Lebn Tello, judo de Toledo, vol. 2, 130. ‘Mofit ha - Kohn ibm Qrifpin 139 Posiblemente en e508 afios se vio en la necesidad de poner sus ta- sna formacin que tenia, al servicio de sus ait en late Dee ae Tegede Sn Talo dba aa Leeann eet ad meio herencia del lierazgo de R.ASer ben Yeh‘el Estas ideas viniron ‘mezclarse como en un tinico entramado con su formacién anterior. En esas circunstancias compuso un comentario a Is 52,13—53,12 que, como sabemos, era uno de los puntos de referencia casi obligados en isput cristianos. se oon ms sabemos de a vida de Moteh he-Kohen bn Qrispin. Solamente que compuso un Tito sobre la providenciay le ida fi ura, Tampoco se conocen con certeza més detalles de su vida, ni lugar ni fecha de muertes 1. El comentario al Cuarto Canto del Siervo Este Comentario es el nico comentario bblico de Motch ha-Kohen in Qrigpin del ques tiene noticia. pesas de ser un autor tan poco conocido y con una produccén exepética tan exigua ha recamado Poderosamnente nuestra atencin hasta el punto de que ha sido uno de lo textos que hemos selecionado para taduciry comentar por que e trata de un comentario singular debido a as nstancias tan ve Hadas que confluyen en éi polémica anti-cristana,filosofa giega, filologia hebrea,y todo ello en un contexto marcadamente pietsa, aferrado al més puro tradicionalismo en la interpretacin. Toda influencias culturales religiosas que recibi6 su autor tanto en Cérdoba como en Toledo han dejado su huella en este comentario. + enter hp til, 39. : teeters jet eeiee tees las obras as que hemos ldo, su origencordbes, yl fecha de 1336 en Toledo “loureiro seh tae el Conta a 235,12, Se ee oii Welle toa aimee acemeen ee See erence ae ce See ene ‘Vajda, “A propos de Faverroisme juif”5. Colette Sirat lo cita dos veces en sus ot pee renbae fensones equivocadament:en una de elias dice que escrbi su obra en ns (Go ora ws reo ropa) yn lo conte con Mateh hen de Saree aoe eer Smeets 140 Las Cantos del Sieroo 4) Uso de concepts y términos filosfcos Una de las novedades que inmediatamente se perciben al comparar este comentario al Cuarto Canto con los que se habian realizado pre- viamente por otros exegetas es el uso abundante que se hace de ra- zonamientos de tipo filos6fico. El influjo de la filosofia neoplaténica —posiblemente a través de las obras de Isaac Israelf— es patente en algunos pasajes, como aquel en el que, al comentar Is 52,13, pondera la eminente inteligencia que corresponde al Mesias: #Y serd mas alto que Salomén, cuya altura era tan eminente que escrito esté sobre él: y Salomén se senté sobre el trono de Adonty como rey (1 Cr 29,23), ¥ dijeron (los sabios), su recuerdo sea para bendicién, {que fue rey sobre el mundo de arriba y sobre el mundo de abajo. Y el rey del Mesfas (sic), que tendré su comprensién mediante su inteligencia, tendré una eminencia mas alta que él. Mucho mas que los angeles del servicio, puesto que seré su comprensidn por su inteligencia mas cercana {a Dios] que la comprensicn de ellos. Y esta es una gran eminencia hasta el extremo de que alcance un compuesto dde materia a comprender una comprensién proxima ala comprensicn de.un separado, conforme a lo que esté escrito sobre él: que su fuerza seré mayor que la de los angeles del servicio, para los cuales no hay ‘ingtin impedimento en su comprensién. Pues el compuesto tiene un gran impedimento en su comprensién de parte de la materia, y por sso, cuando alcanza un comprension mayor que la del eparado de- cimes de l que su eminencia es muy all, y5u fuer mayor que la La ideas platénicas acerca de la preexistencia de las almas, y la concepcién del cuerpo como una cércel del alma aparecen plasmadas en elelogio que hace del Mesias en el comentario a Is 534% «Este Mesias es muy muy admirable, pues él esta ensamblado a partir de dos costs pues 5 ait, anne ted seats es decir, de los angeles vivientes, y que permanecen por los siglos mraginy qk ence eis wee deriva de ellos, y en el rango del entendimiento [llega] a una emi- nencia que no es superada por ningtin otro excepto él, como expli- ‘camos mds arriba, Y su cuerpo, pr el delito de mi pueblo, es decir, esta compuesto de preocupaciones, dolores y sufimientos por su preo- cupacion por el delito de su pueblo y las angustias de ellos, hasta el punto de que esté desfigurado en su aspecto tanto por sus dolores co- ‘mo por sus sufrimientos, ms que ningtin otro», Isaac Israeli habia tratado acerca de la distincion entre el «tiempo» —que es mensurable— y la «eternidad» y «perpetuidad. Y en otra 7 Che Lito de as definiiones, nn. 49,50 y 51. _Moseh ha - Koken ibn Qrispin Mi de sus obras afirmaba que «ninguna de las sustancias simples ni de Jas almas espirituales requiere tiempo o lugar, no estan en el tiempo ni en el lugar>s. Apoydndose en estas ideas Mofeh ha-Kohen ibn Qri8pin rechaza que se puedan aplicar a Jestis —que, de acuerdo con Ja fe cristiana, es Dios y hombre— las palabras de Is 53,10: 4 ademas dice: prolongaré los dias, parece que se dice acerca de! tiempo mensurable, pero ‘Eloah no tiene tiempo mensurable, y si se dlijera acerca de ‘Eloah habria que deci “permaneceré para siempre jamas” como Adonay reinard por sienpre jams (Ex 15,18), 0 Adonay esté seitadoeternamente (Sal 98), y muches como éstos». 1) Utilizacion de ta Sagrada Escritura Moieh ha-Kohen ibn Qriépin utiliza con asiduidad los libros sagra- dos en su comentario. Muchas veces las citas son literales, y en algunas ocasiones se trata de simple alusiones o de citas no literales. En su comentario hay un total de sesenta textos biblicos citados —sin contar los que son objeto de comentario—. Y ciertamente lama la atencién, en contraste con la mayor parte de los exegetas, que el nti- mero de citas se reparte de modo bastante equitativo entre los distin- tos libros. Para dar una idea de este equilibrio se puede hacer notar que hay diecinueve citas del Pentateuco, veinticuatro de los Profetas, y diecisiete de los Escritos’ En cuanto al modo de usar la Biblia y a la finalidad con la que se ‘usa hay puntos de coincidencia con el estilo de los pietistas —Nah- ‘médnides, por ejemplo—, otros con el de los fil6logos como Ibn ‘Ezra’, y algunos con el més puro estilo polémico. Los més caracteristicos on los siguientes: a) Como explicacién de un texto del Yalqut YeSa'yah que habla del Mesias a propésito de Is 52,13. Sin embargo la explicacién descon- cierta a primera vista, ya que en dos ocasiones esté hecha a partir de un juego de palabras ‘Seri elevado, y se leoantardy serd muy alto (Is 52,13). Comentaron los rabinos, su recuerdo sea para bendicion: "Seré més alto que Abrahén, Y se levantars mia que Moist y sors me alte que Salomén y que Tos angeles del servicio” Ms alto (ev) que Abrahén, que era al principio trax y después, padre de una multitud més alta quel Capitulo cern dels elementos, 7 > Recordemes que Io normal en los olres Comentarios que hemes analizado es que haya una proporcién mucho menor de citas de la Torah, y bastante mayor de los profetas, especialmente Isaias, 12 Los Cantos del Sieroo ¥ se levantard (xox) mas que Moisés que era principe (we1) de los Drincipes de ls levitas (Num 3,32), y profeta como el cual no se levanté ‘otro en Israel (cft. Dt 34.10), y salvé a Israel con una gran salvacion (cir.1 Cr 11,14), Y send més alto que Salomén, cuya altura era tan eminente que escrito std sobre él: y Salomiin se sents sobre el trona de Adonay como rey (1 Ce 29,23)», ») Para aclarar qué sentido tiene en el texto una palabra que, de suyo podria significar varias cosas. Por ejemplo pz (Is 53,2) puede re- ferirse a un «etojio, brote de una planta», 0 a un «nifio de pecho», Por eso explica: *Como un ret: “rama, como y sus ret hasta el rio (Sal 80,12)». ©) Para afirmar que no es posible interpretar un texto como lo so- lian hacer los exegetas cristianos, pues no es coherente con la litera lidad de los textos biblicos. Asflo hace al comentar Is 53,10: <¥ también de aqui hay una gran respuesta a quienes se nos oponen, ues este es el versiculo que demuestra que este pasaje no habla de ‘Bloah, segtin ellos dicen, debido a que dice sobre 61 que teri descen. dencia, prolongaré los dias. Ni aunque digas que el pueblo de Eloah sen Iamados “hijos", como hijos sois de Adonay vuestro Dios (Dt 14,1), también a los discipulos de los profetas de los llama “hijos” lox hijo de los profetas 2 Re 2,3)—, Esto seria cierto si dijora "hijos” (2%), pero sn (=semen, descendencia) es imposible que se diga de ‘Bloah, pues ‘Eloah no tiene 1» €) Utiizacin de la filotogia Aunque Moh ibn Qri8pin respeta escrupulosamente las interpre- taciones que hicieron los rabinos primitivos de este pasaje y desa- rrolla su comentario de modo coherente con las ideas de los midratim, sin embargo busca continuamente la credibilidad racional de sus ex. Plicaciones, Por eso recurre de modo asiduo a la técnica filol6gica co- ‘mo instrumento al servicio de la exégesis, Se da cuenta, por ejemplo, del extraiio cambio de persona gra- matical que se produce en el segundo versiculo del Canto, pues ante- Tlormente se hablaba del Siervo en tercera persona, y de improviso [as palabras del profeta entablan un dilogo con él en segunda per. sona: Como muchos se espantaron de ti (Is 52,14). Para que el lector no se desoriente Ibn Qrispin explica que ese fenémeno no es extrafo en la lengua de la Biblia: ‘Mosch ha - Kohn ibm Qrigpin 3 «Hubiera sido conveniente hablar también al principio [de este versiculo] en tercera persona: “como muchos se espantaron de él, sin embargo es normal que este versiculo hable asi, en segunda y en tercera persona; como escuchad pueblos, tas ellos (1 Re 22,28; Mig 1.2), ‘cuando deberia decir: “todos vosotros”. Y también: foes ella, vofued (Job 17,10), dice que todos ellos vuelvan. ¥ asf muchos», Pero lo que parece que constituia una pasién para nuestro autor ¢s la lexicologia, Se complace en afinar en el sentido de las palabras e incluso en hacer ver que el texto biblico puede tener dos lecturas igualmente posibles, y a la vez incompatibles entre si. Asi ocurre con la sorprendente explicacion de la forma verbal ‘wep* (Is 52,15), basada eno que dijo Radag, pero glosada aqui con mas detenimiento: «Y por eso ellos se asomibrarén hasta el extremo de que no podrén hablar. Y esto es 0p" (=contraerdn) su boca: cerrarin, como y no ‘errands (repr) tu muano (Dt 15,7), y tambin:y la injustcia cer (reap) su boca (Job 5,16). 0 también puede significar sep" abrirén (ree) como brincando (yep) por las colinas (Cant 2,8), que se dice acerca de la apertura de sus piernas cuando salta, y aqui significaria que por su causa los reyes abrirfan su boca para contar su grandeza y la consistencia de su excelencia». tras veces se detiene a explicar el sentido que tiene una palabra en el texto, sin perderse en digresiones acerca de otros posibles signi- ficados. Por ejemplo, en Is 53,8 comenta: ‘«Detencién (189) es el nombre del lugar donde un hombre esta de- tenido, y es una designacién de la retencién con la que se retiene a un ‘hombre en un lugar y le impiden salir de alli, como permite que te retengamos (was) Que 13,15), y asf estaba detenido ante Adonay (1 Sam. 21,18) —detenido alli para rezar—, y asf cuando estaba detenido en el patio de Ia prison (Jer 33,1: Fue capturado y retenido alli. El recurso a la etimologia es uno de los procedimientos que suele utilizar en las explicaciones de los significados, como se puede apre- ciar en el comentario a la primera frase de Is 52,13: ‘sA partir de la expresién: he agut que mi sieroo comprenderd se ve que todas las excelencias que dir sobre 61 son del lado de la inteligencia (G22) con la que comprenderé (750) y alcanzaré con la comprension de su inteligencia una excelencia mucho mayor que la excelencia de todos los hombres perfectos que haya habido en el mundo». F ‘También detecta que hay ocasiones en las que el profeta esta empleando un lenguaje metaforico: «Y el brazo de Adonay, ;sobre quién se ha revelado? “Brazo” es una rmetéfora de la fortaleza, puesto que el brazo es el fundamental de los Srganos de la fortaleza, y asi esté escrito: tienes un brazo dotado de for- taleza (Sal 89,14)» 14 Los Cantos del Siervo Y hace notar que en el texto sagrado ones hij ’ rado aparecen expresiones hiper- Dolicas para resaltar la admiracion que traeri beta pa q fa consigo la actuacién 2 a su generacion, equitn se lo ibaa decir (me)? re es una expresién de habla como hablo (wren) de ln cba de tus mancs (Sal 43.5). Es deci, la grandeza y la gloria que mostrarta por él a su pueblo, ens seneracin cquién podra hablar y conta en persona tela pane deza? Es una expresién hiperbélica como cquién le tha a devin a Abrahin? (Gen 21,7)» 4) Utilizacion de fuentes literarias El ambiente pietista que imperaba en la comunidad judia de Toledo queda perfectamente reflejado en el tono general de este comentario, La interpretacién mesinica del pasaje, y las ideas mas frecuentes en los midratim acerca del Mesias —el paralelo entre su vida y la de Moisés, el primer redentor; los sufrimientos causados por la demora de su manifestacién, etc— fluyen con la mayor naturalidad al glosar las palabras del profeta. Ademés de las alusiones genéricas a las en sefianzas de los sabios antepasados no falta una cita explicita del Targum», dos citas directas del Talmud —una del tratado Sabbatn y otra de Baba Batras—y una alusion a un pasaje del tratado San. hedrins. También a propésito del primer versiculo (Is 52,13) se cita la idea fundamental de la famosa glosa que aparece en el Yalgut Ye¥ayah y en el MidraS Tanhiwma . : Al comparar este comentario con otros anteriores se pueden de- tectar varios puntos de coincicencia con el Mohberet de Menahem, y algunos —muy pocos— con Rati. Sin embargo en esos aspectos taut bién coinciden con otros autores, por lo que es posible que esas ideas comunes le hayan llegado de modo indirecto. Lo més posible es que fo conociera la obra de Menahem, ni el Comentario de Ra8i a este pa- saje, ol menos que no los haya querido tener en cuenta Sin embargo con Ibn ‘Ezra’ y, sobre todo con Radaq, ocurre todo lo contrario. Aunque no los cita literalmente, los comentarios de Mokeh ha-Kohen ibn Qrigpin a pasajes particulares coinciden en sei © Chr. Comentario as 52.15 © Chr. Comentario ais 535, ® Che. Comentario 31s 53,12 © Ctr. Comentario as 5213. ‘Mo8eh ha - Kohen ibn Qrigpin us cocasiones con lo que dijo Ibn ‘Ezra’s, y en nueve ocasiones —prac- ticamente todas distintas de las anteriores— dice lo mismo que escri- bi6 Radag en su Comentario, La influencia de estos dos exegetas es muy fuerte cuando se trata de glosar aspectos de detalle en el texto. Seguramente Mo8eh ha-Kohen ibn Qrigpin no conoce el Sefer Milfhamot ha-Sem de Ya'agob ben Re’uben, Sélo coincide en una apre- ciacién con él, y puede ser casual. Si lo hubiera conocido es muy po- sible que hubiera utilizado varios de sus argumentos polémicos. En varias ocasiones se puede observar que detectan casi los mismos te- ‘mas que son comprometidos para los intérpretes cristianos, sin em- bargo sus razonamientos en la disputa siguen caminos distintos. También es grande la influencia del Comentario de Rambén. ‘Aunque se pueden sefialar hasta cuatro pasajes en que las ideas de ambos autores son muy parecidas', la coincidencia tematica de fon- do entre ambos comentarios es mucho mayor. En resumidas cuentas Mogeh ha-Kohen ibn Qrigpin no es un gran creador, pero si un excelente hombre de sintesis. Ha construido un comentario en el que la idea principal se la debe a Nahménides, y para las glosas a cuestiones de detalle ha sabido sacar partido a lo que ya habian hecho Ibn ‘Ezra’ y, especialmente, Radaq en sus comentarios. Y todo eso aderezado con algunas expresiones de la filosofia neoplaténica, y en un contexto de polémica con la interpre- tacién cristiana, Il, TRADUCCION Y NOTAS A SU COMENTARIO DEL CUARTO CANTO DEL SIERVO El Comentario de Mo8eh ha-Kohen ibn Qrifpin al Cuarto Canto del siervo esté publicado en la obra de A. Neubauer y S. R. Driver, The Fifty-Third Chapter of Isaiah According to the Jewish interpreters, tomo I, paginas 95-108, El ejemplar que hemos utilizado es de la reimpresién editada en Nueva York en 1969. En esa edicién se reproduce el manuscrito de Paris 719, que es el tinico que se conoce que contenga esta obra. “Cir. Comentarios a 52,13; 53,2; 53,5536; 53,10;53,12. ' Cir. Comentarios a 52,15 (dos veces); 53,5; 537 (tes veces); 59,9 y 59,12 (dos veces) 1 Cir. Comentario als 52,13 (2 veces) 53.4 y 538. 1 Los Cantos det Sieroo as exegetas estén de acuedo en comentar este pasaje acerca del destierro de Israel, aunque se habla en singular, He aput que mi seree comprenderd (Is 52,13) empujan a decir que es como'y ti, Israel, mi Siero, ete. (Is 41.8)», aunque alli se habla sobre el pueblo de Tscacl, que es un término singular, y aqu{ no se nombra a Israel, sino a mi serve simplemente, Y no podemos comentarlo sobre Israel, Y ademas ue allf lama a todo Israel con el nombre de Israel, el padse de ellos. Poh el nombre de Jacob, como escrito est ally ti, Israel, sieroo mio, cob a quien elegi (is 41,8), pero aqui que se dice mi sieve s6lo,y tod cl Pasaje estd en singular, no hay ninguna razén que nos fucrce comentarlo sobre muchos. gPor qué se la saca de su sentido lane (=e) y se la comenta sobre la generalidad de Israel? [Hay algunos de los exegetas que la comentaron sobre los que son justos en este mundo, donde estén aplastados y oprimidos, diciendo aus en el futuro comprenderan y brillarin como el resplandor del fir mamento (Dan 12,3), Y también estos sacan a estos versiculos dé va sentido llano, pues hablan en singular y los comentan sobre muchos, ¥ como me parece que se cierran en no ver el sentido llano de este pasa Y Ro procurazon encontrar la apertura, y abandonaron Ia opi- Tigh Ge Jos Santos antepasados, su recuerdo sea para bendicién, y se inclinaron tras la obcecacién de su corazén y de su opinién, yo quie, 70 quiero comentar este pasaje conforme a la opinién de los santos antepasados, su recuerdo sea para bendicién, que lo comentaron scarce del rey Mesias, y estaré atento en todo cuanto pueda a guar. ar el camino del sentido lano, y no forzaré para sacar este versiclo Gh Su sentido lano,y tl vez no carguen sobre mi tantos empuijones y alejamientos que le den la vuelta como cargan sobre ellos X cuando escriba el comentario del pasaje aludiré a los términos gue hay en él que demuestran a quien tiene inteligencia que no es su Significado como lo comentan los que ltigan con nosotros y comer. fan este pasaje acerca de ‘Eloah, para que sea este comentario mio parnlo.comentan Rai Ibn ‘Erra’ y Radag. También Nahménides se manifista Pereigetio de esta interpretacion, aunque en su comentario habla del Mesias acuerdo con lo que decia algunos entigaos midnson inet ita es a misma que aduce I ‘Ezra"y Kadaq para decic que no es inviabe la interpretacion colectiva 52,1 ince con lo que dice Moeh ha-Kohen de Tondesillas en su comentario a Is 52.13 y en el resume ‘Mofeh ha Koken ibn Qri8pin 7 tuna respuesta a sus impugnaciones, a la vez que un comentario del pasajee. i siervo comprenderd: Digo para comenzar que Ce ee ices I Bln ace mdr scnca eon pte concrete, como Moist i sero (Num 127 ym sve Ob 19 mb de los profetas en general: sus sieroas les pr (am 32) y tambien acerca de tod Irae porue son mis sews (L¥ Oe ue na do eo abide qu ede soe de os amino gn cieron de un hombre y una mujer; incluso acerc tae. stems con clrdad que en del no enconamos ete nome, ues este nombre no cuadra sino acerca de quien se esfuerza y ocupi Etmismo al servicio del Nombre, y se incina asf mismo y todos ous persanenes ¢ evo con todo st azn con oda su alma y on todos ls miembros desu cuerpo, esto con fod su fuerza, como sire fel del que et esr: ue co nd mfr he eda resto re (Gen 31.6), ye apart st mismo desir aoro,y por eo se fa ssiervo de Adonay> porque lo exogie a él mismo para que fuera st fervo. ¥ ete servicio ene sa rafz en el cored, pues escrito tt y 1a servirlo con todo ouestro corazén (Dt 11,13), y esto no puede dace Teerea de un ange, es decir, de ninguna inteligenciaseparada”, de teligencias separadas a las que no les cuadra predicar de ellas este servicio general sino en el corazin no en ola parte, pues no tenen i fuerza en el cuerpo. ‘ . ow Ein nds rain es poable que se diga seroo frida a at clea del Creador, bento se, conforme a las palabras de quienes nosotros con la argumentac i Pues dicen que un hombre verdadero ea dela naturaleza del Cre- dor, bendito sea, y que fodo es una dnica naturaleza ero gue er parte en tres naturalezas», Padre, Hijo y Esp, y quel Hi w en j6 a a tierra. Todo esto resulta imposible dectlo, y soda ropeaestsio Saiso en sl[penamatery ot cen que ta, men tencones del autor: de una pare coment el use conforme ats ercefanss rdiconales de ot srt qu bin ea ne FFoucinmenincaineampaecn coment deco ET expresin sineligencaseparaa> ones rien en la flo ge 9 it eal stadia meeval por Maine» en haba lego 2 traves de los abe En la Cae de perp (8) dice que que Ar “intelecto separaoe” nots 0 I nen Ta yeme to formula nuestro autor te tara den sour evident 148 Los Cantos del Sieroo écémo se lamaba 4,5f mismo mi siervo, que se dedica a s{ mismo a servir a want, y es él mismo el que se da este nombre —mi sieroo Sfmismo? Esto es una mentira evidente. ans i end elevado y se levantard y serd muy alto (Is 52,13) ; ré may a 2,13): Se dice adi también desde ahora, una respuesta a los que argumentan contee nn } se levantariay seria muy alto. Y es conocido que estos termine ic cuadran a Eloah en absoluto, pues geémo ibaa profelizar pee feta —que es un hombre— acerca de ‘Eloah que en el future sod ty via mas eleondo y se evantard todavia més y seni todavia me nit Y2 que parece que no fue asien el pasado. Pero ‘Eloah, si ee Elen, lados: Primero, que lo que se dice he aqui que mi . ice he aqui que mi siervo comprenderd par cocci ter ei opener Brende, y es sabido que el cuerpo no comprendes, sino que el ala = quien comprende, y acerca de quien comprende es de cuien te ia Sei sero y acerca del dice ser clevao ys levantady etd my ata Ademés, en Ja corporeidad en la que se encamé en este mundo ng emos en ning . Fazngs en ningtin momento que se elevara nse levantara hasta que Y ahora vuelvo a comentar este pasa} i que mi asaje: He agui que mi si - provderd (Is 5213). A partir de In expresion he atu fee cence Prenderd se ve que todas las excelencias que dird sobre fl son del nda ‘ea inteligencia (220) con la que comprenderd (930) y alcansaré eon 12 oeeprension de su intligencia una excelencia mucho mayer que Ia excelencia de todos los hombres perfectos que haya habide es el Seri elevado, y se levantardy send 7 a muy alto (I 52,13). Comentar oe neces sea para bendici6n: «Sera mas alto que ‘Abhay levantaré mas que Moisés,y sera m jue Salome i Yt levniad mds qu Y ser més alto que Salomén y que los > El germen de este argument ya habia mento ya habia sido punta por Ya‘agob ben Re % Esto ya lo habia dict ra en Su 523, cuando Fecha abel habia dicho It’ en su Comentario e235 Sana Rete a Teer P0 7am spit en primer lugar acomprender>—y aslo entendeagul on Relahat_ Natmanides— pero también striunfar» —Reti, Radag, Yarages ben eer Moteh ibn Cripin lo expica en el primer sent, aunquelen diets ntee ‘Moses ha - Kohen ibm Qrigpin 49 Mis alto (s™) que Abraham, que era al principio avae y después, ire de una multitud mas alta que é) Y se levantard (wea) mas que Moisés que era principe (wan) de los principes de los levitas (Num 3,32), y profeta como el cual no se levant6 otro en Israel (cfr. Dt 34,10), y salvé a Israel con una gran salvacién (ft. 1 Cr 11,14) en la salida de Egipto, y cuya fama legaba a todos los Iugares hasta el punto de que se asustaron de él los caudillos de Edom, el femor se apoderd de los principes de Moab, todos los habitantes de Canain quedaron desmayados (Ex 15,15). Y este se levantaré mas que Moisés, pues cuando congregue nuestra dispersin de las cuatro alas de la tierra, se levantard a los ojos de todos los reyes que hay en todo el mundo, y todos ellos lo servirén y lo levantardn sobre ellos™. Y asi profetiz6 Daniel sobre éI diciendo: y fodos los pueblos, naciones y enguas lo sirvieron, su seftorio es un sefiorio eterno, etc. (Dan 7,14). Y escrito esta: y todos los seftorios lo han de venerar y prestar obediencia (Dan 7,27). Y serd més alto que Salomén, cuya altura era tan eminente que es- ctito esté sobre él: y Salomdn se sent6 sobre el trono de Adonay como rey (1 Cr 2923). ¥ dijeron [los sabios], su recuerdo sea para bendicién, que fue rey sobre el mundo de arriba y sobre el mundo de abajo». Y el rey del Mesias (sic), que tendré su comprensién mediante su inteli- gencia, tendré una eminencia més alta que él. Mucho més que los 4n- geles del servicio, puesto que sera su comprensién por su inteligencia ‘mis cercana [a Dios} que la comprensién de ellos. Y esta es una gran ‘eminencia hasta el extremo de que alcance un compuesto de materia a comprender una comprensién préxima a la comprensién de un se- parado», conforme a lo que esta escrito sobre él: que su fuerza sera mayor que la de los angeles del servicio, para los cuales no hay nin- ‘gin impedimiento en su comprensiGn. Pues el compuesto tiene un gran impedimento en su comprensién de parte de la materia, y por 50, cuando alcanza una comprensién mayor que la del separado de- ‘cimos de él que su eminencia es muy alta, y su fuerza mayor que la fuerza de ellos. ® Abrém, Pero tambin se podria ler — 3k (=padre ato) La comparacin entre el primer redentor, Moises y el Mesias es uno de lot temas {ue se repiten con frecuencia en los mirasim. Cie. R.Patai, The Messiah Texts, XXIX- XXXV. > Chr Talmud de Babiloni, tat Sanhedrin, 20. 0 Esto es, un intelecto espirtualseparado dela ma Toda esta argumentacion pone de manifesta el influ de la filsatia neoplatonica len Moéeh ibn Qrgpin,posiblemente reibido de Isaac Israel. 150 Los Cantos del Sieroo tiendas (Jer 35,7) en medio del desierto, ; i sierto, y no estén bajo el dominio de las naciones, sino que ellos estn exilados de su tierra y tal ves cee Que habria de afirmarse el rey Mesias uss gino razca este siervo de Adonay, desde el dia en que tenga iz6n, estard siempre en condiciones de entend. prender de Ha—El, bendito sea, todo lo mpreiies, hasiael punto de que alcanzard una excelencia cee ro sec enor, > jue alcanzaré una excelencia que no seré supera. perangnsehanorte teal Feeesgncesea angustia de ellos (Is 63,9), y porque ellos extan 9), y porque ellos estin apartades y dice, tinades en os extemos del tert, creer sprue, Rong Punto de que es claro que su preocupacién canbieet els Gu semblante del semblante de los humanos (cts 3214). Y febiders iRabundancia de la preocupacin con la que se preacupard por clog be ascrn ;muchos tormentos y sufrimients, pues la abundancia de ‘én trae consigo, ademas, muchos suftimien "eciedumbre de latrsteza, como es conocido por in eines Pe todos estos torments vienen sobre él debido a su precepacion Por nosotros, yno a causa de ninguna imperfeccién o ningun senate en absoluto que haya en él hasta el punto de hacerlo 100 de teen, ey dao puss él es perfecto com plenitud de perfect, como 16 sobre él el profeta: y descansand sobre él el ei Sins sre lol profes: y dscns sone dl epntu de Aon, A pesar de que todos sus dolores y suftimi e us dolores y sufrimientos son a causa de nosotros, él siempre reza y se arrodilla y se postea ante Ele hae nuestro, para que se acelere el tiempo de muestra redencién: Kaan que acerque el Creador, bendito sea, el iempo de nuestes denny 2 Los sufimientos del Mesias no son =a Mesias no son debidos a sus pecades ni falas, acergue el tempo dels redone Etna de ao seen den dels sulrmienor del Mesias debe Ss Pate ichas veces en los midrasim, y ha dado. lugar a muchas. eyend ta tat The Masih Tens, 42-48, Eas mis des ele reer os ‘Moet ha - Koen ibm Qrifpin 1h por conmiseracién hacia él y hacia la intensidad de la preocupacién. con la que se preocupa por nosotros, y esto es lo que dijo el profeta: ‘Yo, Adonay, a su tiempo lo aceleraré (Is 60,22), pues aceleraré redimir- nos antes de que llegue el tiempos, y esto sera por conmiseracién a la abundancia de angustia que lo angustia por nosotros Y la abundancia de su preocupacién y su pesadumbre que lo hu- mallard por nosotros llegar hasta tal punto que por la abundancia de sus suftimientos y dolores lo despreciaran quienes lo vean, y pen- sarén de él que por la abundancia de sus imperfecciones y sus pe- cados ha traido sobre 1 Dios todos aquellos tormentos. O pensarén de él que el Creador, bendito sea, trae sobre 61 penas de amor, pues no creerén que vinieron sobre él tantos tormentos debido a su preo- cupacién. 'Y debido a que relacionan este asunto a sus limitaciones y a sus pecados, él es despreciado a sus ojos y no lo estiman en nada (cfr. Is 53,3). Pues ellos no conocen que ésta es una gran perfeccién en él: que sea padre misericordioso para tener més misericordia sobre no- sotros que Moisés rabenu, la paz sobre él. ¥ es claro que su miseri- cordia sobre nosotros le produce a si mismo todos aquellos sufti- mientos y tormentos, hasta que el Creador escuche su oracién y vea por la abundancia de su pesadumbre, y tenga misericordia de noso- tros a causa de él, y acerque nuestra redencién, y lo envie a redi- ‘mimos, y que por fin el Creador, bendito sea, le pague su recom- pensa por toda la preocupaci6n con la que se ha preocupado por nosotros, y multiplique su descendencia y prolongue sus dias, y le reparta una parte en la tierra entre los grandes y le dé el botin de los gentiles poderosos (cfr. Is 53,10.12). ¥ este es el tema de este pasaje en general, y ahora lo comentaré en particular, todos y cada uno de los versiculos. 52,14 Como muchos se asombraron de ti se dice ahora acerca de Israel, pues ellos se sienten asombrados de él por su demora con la que de- ‘mora su venida. Tan desfigurado del de un hombre era su semblante, es decir, también él siente muchisimo el retraso de su venida para sal- ‘vamos, hasta el punto de que por la abundancia de su preocupacién ¥y afliccién, era més desfigurado su semblante que el semblante de todo hombre, y més desfigurada su apariencia —debido a la magnitud de 58 EI Talmud de Babilonia coment asi este texto: sconsiguleron el aceleraré, no ele tiempos (Sanhedrin, 98a) Rambn, en su comentario a Is 83, también hablaba de esa aceleracin del tiempo de la venida del Mesias i Los Contos del Sieroo reocupacién— que la apariencia de cualquier humano. Y lo que co- mienza hablando al principio en segunda persona —como muchos se asombraron de ti— vuelve después a decirlo en tercera persona —mas desfigurado que el de todo hombre era su semblante—, Hubiera sido con- veniente hablar también al principio (de este versiculo] en tercera Persona: «como muchos se espantaron de él», sin embargo es normal que este versiculo hable asi, en segunda y en tercera persona; como «escuchad pueblos, todos ellos (1 Re 22,28; Miq 1,2), cuando deberia decir: «todos vosotros». Y también: todas ellos, volved (Job 17,10), dice que todos ellos vuelvan. Y asi muchos. 52,15 También esté escrito: asf aspergerd muchos gentiles, es decir: asi como es desfigurado del de un hombre su semblante, en su venida para redimimos dispersaré muchos gentiles, y los esparciré hasta los con- fines de la tierra, pues «el que asperge» es el que wdispersa la sangre» (Cfr. Lv 620). ¥ se dice la expresién aspergerd puesto que los disper- sard sin esfuerzo, como quien asperge sangre como profetiz6 sobre él diciendo: y golpeard a la tierra com la vara de su boca (Is 11,4); y he en- contrado que Yonatén traduce asf aspergerd muchos gentiles del si- guiente modo: «asf él dispersaré a muchas naciones», Por su causa reyes contraerén su boca, cerraran su boca de hablar, Pues debido a la abundancia de su valor y a la consistencia de sus Prodigios, y a la abundancia del terror que es infundido en ellos —pues golpearé a la tierra con ta vara de su boca, y con el soplo de sus labios hard morir al impio perverso (Is 11,4)—, los asombrara con su amonestacién hasta el punto de que cerrarén su boca de hablar por la abundancia de su asombro en este punto. Pues verin lo que no se les habia contado, pues aunque se les hubiera contado mucho de nuestro asunto, verén en él mucho més de lo que se les habia contado. Y Io que no habjan ofdo contemplarién, pues lo que no habian oido nunca de 41, debido a la magnitud de su excelencia y a la abundancia de su sa- biduria lo encontrarén cuando ellos lo contemplen en nuestro asunto. ‘%_ Esta dificultad habia sido apuntada por Radag en su comentario. {8 Elautor de esto comentario interpreta el verbo are st sentido més literal, como lo sugiere Menalsem ben Saruq, con el significado de «aspergerdv, Incluso el texto del Levtcoinsinuado en la explicacién es el primer ejemplo del Mahberet en esa vou, Esta lnterpretacion la seguirin Mate ha-Kohen de Tordesilas y Abrabanel, ‘Las pardrasis del Targum en este versicuo y el anterior ponen de reace la gloria que alcanzaré Israel gracias al Mesias: «Asi como la casa de Israel esperd en él durante las ‘mamerosos, ya que su aspecto era tan desfigurado entre los genes, y su aparienci tan diferente de Ia de los hijos de ls hombres ast dspersaré a muchas nationes, los reyes se «allan a propésto de et pondrén sus manos sobre sus bocas pou habrén visto To que no se es habia contado, y contemplardn lo que'no habian oidos (Tz ls 5214-15), Moseh ha ~ Koken ibn Qrifpin 153 ‘ 1e no podrén 1 eso ellos se asombrardn hasta el extremo de que no P: nae Pesce sap conrcran) su bos cenrara com 9 70 cerrars (yopn) tu mano (Dt 15,7) y también: y Ia injusticia cer (rs8p) su ner Job 516 © tambien puede sigifcr wip" abrir (me) co™ «0 brincando (yop) por ls colinas (Cant 28), que se dice acerca de 7 mat 1 signifcaria que por su apertura de sus piernas cuando saltas, y aqui sign 1 {Ris lege arian su boa pa coat 0 grandes Yl const tencia des exelencia Y hay gure comentan a peg come ‘cxpresién de habla», pues es tun verbo hifi: ast haré ble’ ea expein es preci a aguel gb pegs 270} 55 palabras a sus oyentes, puts asf encontramos que acerca dela 35 persién de agua se dice: goteron (set) agua (ue 5A), y acerca del habla: no aids (wer) Mig 2,6). Paso qu Is designa con lun mismo término aprendemos que el asunto de ellas es tno. 7" est escrito aqui acerca del habla, y segiin esto seria aqui su significado gque lo mismo que es desigurado del de un hombre su semblanteharé a mi é dl venir a tuchos gentiles que hablen de él cuando él salga para venir a a iencia es desfigurado, va a venir a salvar y redimir a una hac Fuerte amo lel, qu stn disperos po todos os confines? Y 2 pués, cuando él venga a luchar con los reyes para a Fejo sus muiog, Y vean su fortaleza y la consistencia de sus pro Gigios, par suena conraern su boc, cararin su boca de habs ee verdn en él maravillas que no les contaron y contemplarén en Prandes excelencias que no habian oido nunca, hasta el punto de que eeecombrardn y se callarén. O bien, abrirén su boca para contar su sgrandeza, como he explicado ce: gui reido el rumor de nosotros, es 16s dice: zquién es el que ha credo el rum / see, uiin pod caver el rumor que ofmos de él, que nes cian por boca de los profetas que profetizaban sobre él, de que venia a re- tv rp ct ania cin cera os ptands sibs, Moe Cin nerpeta ete eto como expen de asco, qu ga haa punt de =i ‘esa posicién, sin decir palabra. Otros exegetas no ponen de rea} cn ous nc ode ens tates Ramban or een eH sl el seni y Serpeata ‘tra de temor reverencial. En cambio Rati, Mo8eh ha-Kohen de setrpreta como muestra de emo ‘eda Ababa con putecen eles SPEER GL sobre ls poses sigiiadon de ete verbo, Ternlos ques aducen estan oman del comentario de Rad, SPER rece ae adyah,adaqy Nahndnides ene oro. {inl textos. 14 ‘Las Cantos dl Sieroo dimir a Israel con mano fuerte y brazo extendido (Sal 136,12) hasta el Punto en que lo hemos visto en nuestro asunto? Y el brazo de Adonay, ¢sobre quién se ha revelado? «Brazo» es una ‘metéfora de la fortaleza, puesto que el brazo es el fundamental de los Organos de la fortaleza, y asi esta escrito: tienes un brazo dotado de fortaleza (Sal 89, 14). Es decir: :sobre quién se ha revelado nunca la fortaleza de Adonay con la que domina a todos los hombres, como se hha mostrado sobre este Mesfas, y desde nunca se ha mostrado sobre nadie fuera de él? 53,2 También dice: y subis como un retofio delante de 6, y como rai de la tierra de sequia, no tiene apariencia ni belleza. Su significado viene a explicar el asunto de su grandeza. (Como era grande y se dice: y cre- «io este siervo de Adonay como una rama y una raiz que salen de la tierra de sequia? Pues crecieron delante de él, y los vimos cuando sa- Via la rama de la raiz, que salid falta de agua. bien se dice acerca de ambos dos —como retofio y como raiz — que salieron ambos de una tierra de sequia delante de él, pues ninguno de ellos tiene mi apa- riencia ni belleza. Es parecido a esto este rey, que tenia tal preo- cupacién y tristeza por nosotros desde el dia en que lleg6 al uso de raz6n, y crecié con aquella preocupacién, que no tiene apariencia ni be- Neza como aquella rama que vimos anteriormente. Por eso sube de la raiz que sale de la tierra de sequia, o ambas —rama y raiz— que sa- len de la tierra de sequia. Como un retofo: «tama», como y sus relofios ‘hasta el rio (Sal 80,12). Ciertamente es como si estuviera escrito: «y su- bié como un retono y como una raiz de la tierra de sequia delante de él», esto es, que vimos plantas en la tierra delante de él que no tenian ‘ni qpariencia ni belleza; a ellos es parecido este siervo de Adonay. Y nos fijaremos en él, y no tiene aspecto, y nos complaceremes en él, es decir, desde que lo vimos que venia a redimimos, aunque no era su aspecto como el aspecto de un hombre por lo muy desfigurado que estaba por su preocupacién —como ya lo explicamos—, por la abun- dancia de sus notables maravillas y Sus buenas y deseables acciones, y Ia salvacién con la que nos salvar, nos complaceremos en él: nos complaceremos en acercamas a él y verlo. Y hay quienes comentan que es una sola cosa y 10s fijaremos en él, ¥ no tiene aspecto, y nos complaceremos en él, y no hay un giro entre ambos, pues por lo muy desfigurado que esta su aspecto del de un ser humano, no invita a complacerse en él ni a mirarlon, 4 Se refiere @ Abraham ibn ‘Ezra’, que dice en su Comentario que la negacién sirve tanto aaspecto como anos camplacerens en ‘Most ha - Kohen ibn Qrigpin 155 53,3 Después dice: despreciado y desecho de los hombres. El significado de despreciado es a los ojos del mundo, por la abundancia de sus re- pugnancias. < YY desecio de los hombres: el menor de los seres humanos. O se dice que sea desecho de los hombres porque no tenia quien se hiciera amigo suyo por la abundancia de sus repugnancias. ‘Var6n de dolores y conocido de Ia enfermedad. Hombre doliente y pre- dispuesto a las enfermedades, asf dirén de él todos los que lo vean. Y como quien oculta el restro de él, es decir, por la abundancia de sus repugnancias serdn quienes lo vean como quienes ocultan el rostro de é1, pues no podrén verlo por su mucha desfiguracién. Despreciado y no lo estimbamos, es decir, también nosotros, los que anhelamos verlo, veremos su aspecto tan despreciado que no lo es- timdbamos, es deciz, no lo estimaremos como el redentor que pueda redimimos y combatir por nosotros, por todo lo que nosotros vemos de la abundancia de su debilidad. 534 Sin embargo él cargé nuestras enfermedades viene a explicar la causa de su enfermedad y sus dolores, pues todo esto vino sobre él debido a su preocupacién y su tristeza, pues se preocupard por nues- tras enfermedades, las que sufrimos por la abundancia de nuestras culpas. He aqui que es como si él cargara sobre él todas las enfer- medades y todos los tormentos que vinieron sobre nosotros®. O se dice cargé [en el sentido de «aparté»] como haz el favor de apartar rai pecado (Ex 10,17), pues por la abundancia de su compasién y su oracién por nosotros expié por nuestros delitos. Y nuestros dolores los soports. Soports é1 nuestros dolores como el que carga un peso, pues toda la carga de nuestros dolores cargé sobre él, y él se dolid mucho por ellos. YY nosotros lo hemtos considerado llagado, golpeado de Dios y abatido. Es decir, nosotros no creemos que haya hombre en el mundo que se Preocupe y sienta tanto, incluso a causa de sus hijos, hasta el punto de que se cambie su aspecto tanto como se dice (de éste] a causa de su pueblo. Sino que, por supuesto, parece verdadero en nuestros co- razones que aquellos recios sufrimientos vinieron sobre él no por su. Preocupacién, sino que debido a su imperfeccién y a sus muchas ‘equivocaciones vinieron sobre él los sufrimientos como pena, y por esto lo consideramos Hagado, golpeado de Dios y abatido, es decir, que de parte de Dios vinieron sobre 6 estos suftimientos. ‘© eta primera interprotacén os la que hace Ramban al omentar este versicul. 156 Los Cantos del Siervo 535 | Después dice: y él sufito por nuestros dele. Bs decir: que este asunto no es asi, puesto que no es esto una pena de parte de Dios si, ‘Ro que es Yrs (=sufride) por nuestros deltos, de la expresion 9m (2 s1. Aimlera) como de parturieta (et 62). s decir, que lo asltaron pa lecimientos por la abundacia de angustia que vino sobre nese debidoa nvescs dalton netsN® HHE Vine sobre nosotros Aplastado por nuestras culpass: machacado y despedazado, como ha ‘aplastado en ta terra mi via (Sal 143,3),aplastar bajo sus pies (Lam 3,3), can el apastado humid de esprit (Is 67,15); todas ellas son expre. siones de rotura y machacamiento. Es decir, por las angustias y suf, rientos que vinieron sobre nosotros debido a muestras culpae, él ve reocupa tanto que la preocupacidn lo rompe. Eleastigo de wate sobre é: Hay quienes comentan que tiene el sen- tido de mao (=plenitud)s, como y complet (aor) toda su obra (1 Re 751), y vino Jacob a Salem (tra) (Gen 33,18), pues no se habia completado (2ho) la cup del amorren (Gen 15,16), tu piedna ser cabal (>) justia (Dt 25,15); todas ellas son expresiones de plenitud. Y segiin esto e! castigo ético de am significaria aqui wel castigo ético de que todos no- sotros estemos completos». Y hay quienes comentan que tiene el sen. to de ee (=pazy segin eno seria aqui el sigifcade ol cae que era necesario que viniera sobre nosotros en el tiempo en que estébamos en paz; es decir, los sufrimientos que era necesario que vinieran sobre nosotros, he aqui que es como si todos ellos hubielan venido sobre él Yoana se nos ha curado, es decir, aunque él sentia una gran aflic- cin por los dolores y sufrimientos, por nuestra unin (wrvana} con Ly nuestra proximidad a él se nos fa curado de todas las enferme. © bn Ext uba indeado qu Ym se lina con (= desonae, rf 2 on (- deshonrar,poanas En cambio Rad lace dervar de’, tao mismo too deena sheet Son tty ln pr mene cp f Ra¥9). refitre a Rada, quel interpreta a arg los Gems oe agut iguana continuacion no estén en Radag. ws alana i 4 Sta dah de Abana © Biter rer ino significa habiunimente en a Biba contin, sheridan. Aqu se interpreta en lac con scone san sounds open Ee to inst en oe textes bios. No abate En Slomoh Aste Aboborel " (ls 52,13), nr (Is 52,15) y del cardcter plural de la expresién 13> (Is 53,8). Sin embargo en todos esos casos sus explicaciones estén toma- das de otros exegetas. ©) Utilizacion de fuentes literarias En el prologo de su obra Mo8eh ha-Kohen, después de aludir a la peticién que le habjan hecho de que pusiera por escrito los argu- mentos que esgrimi6 en la Disputa de Avila, informa —al menos en parte— de la bibliografia que conocia y utilizé: vo ‘Los Cantos del Sieroo 4«Sé bien que sobre esta materia hay un libro muy bueno, el de las Guerra del Senor, pero el autor de esta obra esribio paras época, hoy dia la situacion ha cambiado, se han inventado contra nosotros ‘muchas novedades, los apéstatas son numerosos, y cada uno de ellos encuentra algo que decir contra su Creador.Ellos tienen ahora une parte de ls libros de Abner y en particular su Mostrador dela justo, de donde pueden sacar a manos llenas ls ‘aggadot que se alegan con, tra nosotros. Una parte de mis arguments esté tomado del libro de las Guerras de Ser, el restos mion Por lo que respecta a las breves exposiciones que hace de la inter- pretacién cristiana, pensamos que no se puede afirmar con toda cer- teza que —al menos en los pasajes que hemos estudiado— sean un simple relato de las objeciones que se plantearon en la Disputa de Avila. La razén fundamental es que coinciden punto por punto por las objeciones que plantea el cristiano en la obra de Sem Tob the Saprut, ‘Eben Bojtan, terminada de componer el mismo afio en que Moéeh ha-Kohen dio la forma definitiva a la suya, por lo que no pa- rece posible que haya influido directamente en ella, Fso indica que tanto Mofeh como Sem Tob no hacen una simple enumeracién de las uudas que a cada uno le plantearon personalmente, sino que repro. ducen un elenco estereotipado de interpretaciones crstianas, posible- ‘mente basado en el Mostrador de a justcia de Abner de Burgos En cuanto a los argumentos de carcter polémico frente a la inter- pretacién cristiana, la mayor parte procede del Sefer Milharotha-Sem de Ya’agob ben Re‘uben: ocho en total. A pesar de lo que habia dicho en el prologo no son suyos todos los demés, pues dos estan tomades de Ibn ‘Ezra’, y un tercero ya habia sido propuesto por Mogch ha. Kohen ibn Qrifpin. Apenas hay argumentos totalmente originales ‘Ya habiamos dicho que antes de contestar a las objeciones que se le plantean en el Cuarto Canto hace un verdadero y propia comen- fario, aunque breve. En este comentario el tono es bastante distinto al del resto: se trata de una exposicién serena acerca del sentido de las Palabras del profeta. No obstante tampoco este comentario aporta ideas propias, sino que esta hecho a base de retazos de los comen tarios de otros exegetas. Se puede detectar la influencia de ideas pro cedentes de Ibn ‘Ezra’ en tres ocasiones y las reproducciones de tex- tos casi literales de Rai seis veces y de Radaq en cinco pasajes, ade- mis de otros puntos de relacién —aunque no tan claros— con otros textos de estos exegetas. En cuanto a los contenidos se puede deci que no hay casi nada original de Moteh ha-Kohen, si exceptuamos la selecein de pasajes y su insercién en un conjunto més o menos cohe- rente, Mofeh ha - Kohen de Tordesillas a ) Instrumentos para la polémnica ich ha-Kohen ay Tal ver sea éste el aspecto en el que la obra de Mo8eh ha-Kohen apor- te elementos propios y caracteristicos que no habian aflorado tan cla- ramente en otros Comentarios anteriores a los Cantos del Siervo. La idea general de su método apologttico es la misma que se repetia hasta la saciedad en el libro de Ya'agob ben Re'uben: mostrar contra- dlcciones internas en las palabras de su contrincante, y la reduccién al absurdo. Pero en su expresién adopta con frecuencia una termino- logia filos6fica de tipo aristotélico-tomista —que era la més frecuente en la teologia cristiana de la época—, y entre sus argumentos co- mienzan a aparecer con relativa frecuencia citas del Evangelio. ‘Ya habiamos visto que en el Comentario de Mo8eh ha-Kohen ibn. Qri8pin al Cuarto Canto se hacian a veces explicaciones de tipo filo- s6fico. En aquel caso eran de influencia neoplaténica. Ahora se em- plea la terminologia que Santo Tomas de Aquino habia popularizado en la teologia, y desde luego resultaba muy familiar a los predi- cadores de su Orden, los Dominicos, que eran los que predominan- temente cargaban con el peso de las Disputas. He aqui una muestra de su argumentacién: ; “hcio no etd excrio en el comlenzo del mismo pasa ea que tn siervo conprenders (Is 52,13)? ze6mo puedes decir que esto se dice de vuestro Mesias, llamando siervo a vuestro Dios? no testifica \yuestro EVANGELIO que el Padre y el Hijo y el Espiritu son tres en rr- SONAS, y un nico 'Eloah en sustancia (G80), Y EN FOTENSTAM Y HABITO, 2y cbmo haces del Rey de reyes, que es el Creador, un siereo? Y si di- es que cuando estaba en forma de hombre era siero y después de su rues se hizo ‘loa y rey, zno se cumple en lel versiculo donde dice Salome: por res cosas tembla la ira, ee... por sieoo que Hega @ rey (Prov 3023-22). Y ademés introdujiste en cambio y “accidents (77p2),algo que no hay en el Creador, pues escrito est: Yo, Adonay, no he camtbiado, etc. (Mal 3,6). Y tampoco puedes poner al Creador bajo la efinicion de accidente, pues es sustancian, Otro elemento peculiar es el uso del Evangelio. Sin embargo en la introduccién del libro, él mismo pide a sus lectores que tengan una ssuma prudencia para utilizarlo en sus disputas: Yo he aporiaco tambien probes scrdas desu Nuevo Testaments para confirmar nuestra fe. Ruego no se toque este capitulo si no es ‘con prudencia, pues los crstianos son los maestros y si alguien dijera algo contra su fe se pondria en un gran peligro». Sin embargo el motivo verdadero de la lamada a la prudencia nos parece que no es tanto el peligro fisico que pudiera seguirse, cuanto el peligro de quedar en evidencia. En efecto, parece que 12 Los Cantos del Sieroo ‘Moteh ha-Kohen no habia leido el Evangelio, y desde luego no lo cita Titeralmente, sino que alude a temas de los que se tratan en él y los glosa segiin le parece. Una muestra de este modo de argumentar es el siguiente texto: ‘Puesto que presents a le muerte su alma (Is $3,12). ,Cémo puedes decir esto acerca de Jestis? Puesto que dijiste que recibié la muerte volun- tariamente. gAcaso vuesiro EVANGELIO no testifica que Jestis estaba femeroso y se estremecia ante la muerte?, pues esta escrito alli: “y dijo Jestis a sus discipulos: mi alma esté tocada de muerte, y mi alma esta alligida y temerosa de la muerte”. ¥ ademas ests escrito alli que oraba a su padre y le decia: “padre mio, si es posible aparta de mi el caliz de Ja muerte, pero que esto sea por tu voluntad y no por mi voluntad” (cft. Mt 26,39), es decir, que no sea por permisin de 61 el apartario. Y ademés vosotros decis que cuando fue colgado se irrité hasta la ‘muerte y dijo: Dios mio, Dios mio, ", es decir, triunfaré, como he agué que David tenia éxito (7700) en todos sus caminos (1 Sam 18,14)». 52,14 Como muchos se espantaron. Es decir, que todos los gentiles y todos los pueblos se espantaban del aplastamiento de Israel pues se desfiguré el semblante y la apariencia de ellos en el destierro mas que los de las naciones, y cuando alguien de vosotros quiere decir un insulto grande a su compafero lo llama «udion. 1» La segunda mitad de este prrafo es copia cas literal del comentario de Rafe Ts 333, La misma idea, y muchas de las palabras proceden del Comentario de Rafi a este versfeulo 180 Las Contos del Siereo 52,15 Asi aspergerd muchos gentiles, etc. Es decir, como se espantaron de su aplastamiento y su indigencia, asf dominaré a muchos gentiles Como el que asperge sangre con su dedo, que se la dispersa por to. dos los lados que quiere, asi hard lo que quiera con muchos gentiles”. Por su causa reyes contraerin su boca, pues se asombraran los reyes slverlaeminencay el poder de ellos, ® que no se les habia contado: nunca oyeron hablar de una emi- nenca tan grand como éta para ninguna nasa 53,3 Despreciado y dejado de los hombres, quiere decir que siempre Israel» golpeado y humillado entre ellos. : ie __Y como quien oculta el rostro de él, pues eran tan repugnantes a los ojos de ellos que ocultaban sus rostros para no mirarloss. Hasta aqui las palabras de las naciones. Y la muchedumbre de Israel, cuando vean la eminenci jus et ia de los j 53,4 Sin embargo él cargé nuestras enfermedades. Quiere decir que la muchedumbre de sel die que odes los padecinintos ener medades que habiamos de soportar por nuestras culpas los sopor- taron Ios justos por nuestra culpas eee lagado, golpeado de Dios y abatido. Quiere decir: «llagado, golpeado or Dios» (art rea, como pues 1a calgado es una malice fe Da (0121.23), y como el fuego de Dizs cay6 (Job 1,16), y asf muchos como ts. 53,5 _Y él fue deshonrado por nuestros delitos. Como ya comenté mas arriba, se dice acerca de cada uno de los justos. ¥ por su contusién se nos ha curado. Quiere decir que por las contusiones y los padecimientos que soportan cada tno de los justos expian por todo Israel. Est ea yf apuntada por Moen hifpin en connate vrua 2 Fetecomentario es una simple glosa al de Radi, : » La mencin eel en ete momento tiene su orig en Ral. En buen log, deter haber dicho weada ino dela sto coe en se23 bea 2 se comentare es un resumen, epleando en pate hs mss plab dice Radaq acerca de esta frase. ae oes 2" aungut mis elaborada queen otras ocasone, también eta expicaciin ‘construida sobre la falsilla del comentario de Rafi. eee > bn Ere’ habin punta eso ino de moda cones Aut el aun ets mucho tnd deal, co un asonamnt cial de Mae hake [Motel ha - Kohen de Tordesllas 181 53,6 Todos nosotros, como ganado menor, anduvimos errantes. Quiere decir que dijeron los delincuentes de Israel: todos nosotros anduvimos errantes detrds de la dureza de nuestro coraz6n, y el golpe y los pade- cimientos que debian de venir sobre nosotros, el Creador hizo que fuera a parar en ellos. 53,7 Apreiniado y él se doblegé, etc. Asi los piadosos de Israel entre las naciones son apremiados y doblegados y los matan y los ensom- brecen con edictos y persecuciones, y piensan borrar sus nombres del ‘mundo. ;Si no fuera por la misericordia de los cielos!# Y acerca del te- rror de los reyes escrito esté: por tu causa se nos mata todo el dia, et. (Gal 44,23), todo esto nos enviaste (Sal 44,18). Y esto es lo que dice: y no abri6 su boca, etc. esto es, para proferir palabras, conforme a su emi- nencia. 53,8 De la detencién™ y del derecho fue tomado, etc. Quiere decir, que todos los dias los detenian y los juzgaban las naciones con sentencias crueles, Y a su generacion, cquién le drigint la palabra? Es decir, quién podré narrar y contar todas las adversidades y suftimientos que padecieron todas y cada una de sus generaciones por la santificacién de los Cielos. Pues fia sido cortado (>t2) de Ia tierra de ta vida : algunos justos fueron asesinadios en las persecuciones y fueron cortados (72) en la mitad de sus dias. Por el delito de mi pueblo, azole para ellos. Es decir, que los azotes que debian de venir sobre nosotros por nuestros delitos y nuestros pecados vinieron sobre ellos. Y he aqui que > es una expresién de plural, como lo escribiré con la ayuda de Adonay>. = Nuestro autor se aparta aqui —de modo significativo— del comentario de Rai, ‘pues el exegeta de Troyes —e implictamente Ton ‘Ezra'— pone esas palabras en boca de las naciones. En cimbio Ramban —y en cierto modo Moéeh ibn Qrispin— las atribuyen a Ista. = EL tono dramitico de este comentario reflejael dolor de quien ha sufrido esas angustias "EI primer significado del término “sw es «privacin, relenciGn», y derivadamente ) (Is 53,8). Conforme a tus palabras no habia que decir 1, sino %, porque 70> es plural, como: y trata a ellos (ah) (Lam 1,22). ¥ si dices de 1h que se = heme ti oe ueoeeae flected ier ee ee ese crate ea ae «Secret ier natin earonoa teers Prt eatin arieor einen 2 Deere pret mae ig _eieme nies bare aivbuncvor ooo pecan reas Sonnac tae 186 Los Cantos del Siervo refiere a la divinidad y a la humanidad estropeas tus palabras, pues ciertamente un principio de tu fe es que la divinidad no padece sufti- mientos ni muerte, sino la carne. Y Adonay decidié humillarlo (Is 53,10). Todo este versiculo hace va- nas tus razones, pues vosotros decis que por sf mismo y voluntaria- mente vino a recibir la muerte, para la liberacién de sus criaturas, [pero entonces tendria que decir segiin sus palabras: «y él decidi6 que Jo humillaran>, a no ser que se vea que no estaba en él la decisién si- no en el Creador. Y ademés: si pone como sacrifico por la culpa (Coe) su alma (Is 53,10). Puesto que era ‘Eloah gc6mo pones en él culpa (tum)? Y si dices que si pone como sacrificio por la culpa se refiere a su muerte tendria que decir: «si pones como sacrificio por la culpa su cuerpo», o «su camer, pues ciertamente vosotros decis que su alma era la divinidads y en- tonces ciertamente la divinidad pec6. ¥ si dices que our es la muerte, ciertamente su divinidad padecié la muerte. 'Y ademas: vend descendencia (271) prolongart los dias. ;Como se va a cumplir en el? y donde esta la descendencia que vio? Y si dices que vosotros sois su descendencia cuando dects, que vosotros sois sus hi- jos, tendria que decir «vera hijos», pues 57 es el nombre de la gota de ‘semen (57H) que sale del hombre, y de él se pasa a la mujer, y zcomo podré decir que vuestro Dios tenia ESPERMA?=, Y ademés, gc6mo prolongé los dias?, pues ciertamente vosotros decfs que a él lo mataron cuando tenia treinta y tres afios, y todavia no habia llegado a la mitad de sus dias. ¥ si dices que quiere decir que la divinidad prolongé los dias porque él vive eternamente, no se puede hablar de prolongacién de dias sino en la came y en la sangre, que vive muchos dias y después muere, pues escrito esta: para que prolongue los dias sobre su reino (Dt 17,20), y esta escrito: para que te ve- ya bien y prolongues los dias (Dt 22,7), todos los dias de los ancianos que prolongaron los dias (Jos 24,31); pero respecto a la vida eterna, ;cémo puedes decir prolongard los dias? 5 sta afinmacén es un mal entendiieno de la doctrine cristiaa. En fet, sen laf cistana Jsucrto one wn cuerpo yun alma humana eso es una naraeza fumara- unc ast persona divin AN pursa divine no es alma =F cn a fs pnd rb Erle 323 ® Nos encotrans au con ot versign del aumento empleado en el comentario de Mota on Grins 3312. . + Yoragob bon Re'uben planta esa misma dificultad en la mited dela quints Tespuesin que daa su contincant, "Bate mimo asunto se encuentra en el comentario de Mo8eh fon Qrifpin, aunque aul apeece algo mis desarrlado ‘Mosel ha - Koen de Tordesillas 187 Y ademés: y la decisién de Adonay por medio de é! prosperard (Is 453,10). Parece que é1 no era Adonay. Debido al esfuerzo de su alma se saciaré (Is 53,11). Tampoco esto pue- des decirlo de él, puesto que lo que vosotros decis es que soports el esfuerzo y la angustia la carne, y no el alma. Por eso le repartiré en muchos, (Is 53,12). Si se dijera acerca de Jests, gcuando repartié botin en muchos? Y a los poderoses repartiré botin. Si dices todavia que era en forma de hombre, :cudl es la guerra que pe- 1e6 y quiénes eran los poderasos y los muchos con quienes repartié el botin? Esto no se encuentra escrito en ningrin lugar, ni en el versiculo nien el EVANGELIO. Y si dices que después de su muerte era “Eloah y ‘entonces repartié botin, ciertamente es el mismo segiin tus palabras. Ciertamente el Creador deja una herencia, y hace rico y reparte botin a quien es recto a sus ojos. Y gcémo puedes decir que el Creador lo pasa al Creador, refiriéndote a que reparte el botin?» jAy de aquel que crea una cosa asi!, pues ciertamente no hay ninguna inteligencia en el mundo que pueda soportaclo. Puesto que presents a la muerte su alma (Is 53,12). gCémo puedes de- cir esto acerca de Jestis? Puesto que dijiste que recibié la muerte vo- luntariamente. ;Acaso vuestro EVANGELIO no testifica que Jestis esta- ba temeroso y se estremecia ante la muerte?, pues esté escrito all: «y dijo Jess a sus discipulos: mi alma esté tocada de muerte, y mi alma ‘esté afligida y temerosa de la muerte». ¥ ademés esta escrito alli que oraba a su padre y le decfa: «padre mio, si es posible aparta de mi el caliz de la muerte, pero que esto sea por tu voluntad y no por mi vo- luntad (cfr. Mt 26,39), es decir, que no sea por permisin de él el apartarlo. Y ademas vosotros decis que cuando fue colgado se irrité hasta la muerte y dijo: Dios mio, Dios mio, gpor qué me has abandonado? (cis, Mt 27,6; Sal 22.2), y todo esto esté escrito en vuestro EVANGELIO. Y gcmo dices que se refiere a él puesto que presenté a la muerte su alma, ete? c6mo dices que murié su alma? pues ciertamente vosotros decis que no murié sino su cuerpo. Y acerca de la ‘aggadah que citaste, «més elevado que Abrahan, etc», y que no era posible decir todas aquellas eminencias de ningwin hombre en el mundo sino de Jestis, que era “El y hombre, aunque la traje al principio no vuelvo sobre ella sino al final, puesto que he con- | Bsel repartdor y el que recibe una parte El modelo de razonamiento es andlogo al desarrollado en el Lily de as guermas de “Adana 2 propOsito de I 3346 y 5310, enlacuarta respuesta de Ya‘aqob ben Ke‘uben- Ce Mt 2638, Pero el contenido de esta cita es bastante dstinto del texto evangélico Véase la argumentacion del cristiano ante s 53,12. 168 Los Cantos del Siereo siderado fundamental contestarte primero conforme al sentido lano (22), pues la ‘aggadah no ofrece un fundamento para contestarte. Ge Y en este asunto, la palabra de los sabios es una hipérbole cuando dicen: «sera mas elevado que Abrahéno etc. que quiere decir que la eminencia de los justos de Israel para los tiempos del Mesias sera grande ¢ ilimitada, hasta que, hiperbélicamente, sea més elevada que Abrahan, etc. Y puesto que me has aducido una prueba tomada de los sabios, su recuerdo sea para bendicién, yo te aduciré una prueba de ellos, Pues esta ‘aggadah se dice acerca de los justos de Israel, como dijeron los sabios, su recuerdo sea para bendicién, en Sanhedrin, capitulo pons: «Dijo Rabbi Aha: los justos son mas grandes que los angeles del servicio». Y te mostraré un versiculo que se cumple, pues escrito esta: ‘tuch6 con el éngel y pudo mds (Os 12,5) y escrito esta: porque luchaste con Dios (Gen 32,39). Y también se puede decir, siguiendo un camino ra- ional, que la eminencia de los justos es mayor que la de los angeles del servicio, puesto que después de que el hombre fue creado a partir de cuatro elementos, hay en él un instinto del mal que procede de la materia y del alma animal, pero él conquista su instinto y vence sus apetitos carales y es fuerte y domina su inteligencia sobre su ma- teria, y se ocupa de asuntos intelectuales,y en el servico de su Crea- dor. El justo que se conduce segiin este comportamiento {no es mas grande que los angeles del servicio? Pues los angeles del servicio no son materiales, y no es de extrafiar que ellos estén limpios de pecado. Y ademés, el sabio se apoya en la profecia del profeta Zacarias que dice algo parecido a esto, pues escrito esté: en aguel dia protegerd Adonay a los habitantes de Jerusalén, y seré el mds flaco, ete. (Zac 12,8), y antes de ese versiculo dice: y salvard Adonay las tiendas de Judd, ete. (Zac 12,7), Aqui tienes un apoyo de este versiculo, proximo a aquella ‘aggadah con pruebas del Talmud, y también siguiendo un camino ra- © ‘Sigue a continuacion del texo que hemos traducido una larga digresin (ln 1808- 1841 sobre valor de le haggadah, que no ere nada que Ver con a exegesis del pasaje {ue estamos estudiando, En ela se explica que en el Talmud la hggadsh no se ha de "usar del mismo modo que la hala, porque solamente sive para expresar opiniones Particulares que los rabinos querfan contar a sus discipulos, por ejemplo, para distraeries. En otras ocasiones, el maestro, cuando queria enunciar alguna doctria en filosofia, pero no queria proclamarla abiertamente todo el mundo, la expresaba en forma de ‘aggadoh para que los instruides pudieran entender, mientras que la gente sencilla se distraia. ¥ también los maestros la utilizaban pata afrmer alguna’ cosa hiperbelicamente. © Talmud Babli tat Sanhedrin, 90, ‘Mote ha Kohen de Tordesillas 199 cional, de que la ‘aggadah y el pasaje se refieren a la altura y la gloria ‘que tendrd Israel en el tiempo de nuestro Mesias que ha de venir. Dice el copista: aunque todas estas cosas son adecuadas para el que entiende, y suficientes para replicar con ellas a Epicuro, sin em- bargo lo padres han dejado lugar a todo el mundo para que se site en él todo hombre de intelecto perspicaz e investigador. Por mi parte he encontrado un comentario digno de ser acogido sobre esta ‘aggndah en el comentario del sabio mas grande entre los sabios de nuestra nacién, cuyo nombre es conocido en Israel, el sabelotodo Don Yishaq Abrabanel, descanse en paz. Por eso digo que es un mo- mento para hacer recuerdo de él, para que el lector lo siga. Dice asie: © A continuacion reproduce la explicacién que hace Abrabanel de ose texto del ‘Midre® Tarun (Toledot, 20) al final de su introduccién a Ia profecia 30 de su ‘Comentario a Isaias. Puede encontarse Ia traduccién completa de este texto en su lugar correspondiente. 7. SEM TOB IBN SAPRUT 1. $5 Tos BEN SAPRUT Y SU OBRA LITERARIA En la segunda mitad del siglo XIV la campafia de disputas locales en- tre cristianos y judios que se habia iniciado y extendido por las tie~ tras de Castilla, legs también al reino de Navarra. El mismo afo en el que se habia celebrado la Disputa de Avila el rey Carlos Il convocé una Disputa en Pamplona. Esta tuvo lugar el dia 26 de diciembre de 1375, e intervinieron el Cardenal Pedro de Luna por la parte cris- tiana, y el rabino de Tudela, Sem Tob ibn Saprut, por parte judia. En esa época, a pesar de su juventud, ya era el rabino més prestigioso de Navarra. En los documentos de la época se le denomina indistin- tamente Rabi Jentou (o Sento) Xaprut (Caprut o Saprut). Era un hom- bre de negocios, de holgada posicién econémica. Se cas6 con Bien- venida, hija de Jucé Francés, y tuvo un hijo llamado Agach Xaprut. Poco tiempo después de la Disputa de Pamplona, traslad6 su resi- dencia a Tarazona durante unos cuantos afos. En esa época, tras comprobar que el fenémeno de las polémicas iba extendiéndose cada vex més, se dedic6 a componer un libro que ayudara a los judios a discemnir lo que estaba de acuerdo con su fe. En la Introduccién evoca los motivos que lo impulsaron a realizarlo: ‘cAst dice el autor, Sem Tob b. Yighag ibn Sapruf, de Tudela, de poca sabidusia y de pocos afos: viendo las miserias de los tiempos y los acontecimientos de nuestra época, y que, por nuestros pecados, que son numerosos, numerosos son también las de nuestra religién que, después de habernos dejado, nos fuerzan, para complacer a los cristianos, @ discutir con nosotros y nos plantean cuestiones sacadas de la Biblia y de las ‘aggadot, para confirmar la religin eristiana y para dejarnos en ridiculo delante de los cristianos (.). ¥ viendo, ademés, que vienen detras de nosotros muchos sabios crstianos que quieren tener controversias (..) he compuesto un libro sobre las cuestiones que nos dirijen los cristianos y las respuestas que les damos. En estos primeros afios de vida en Tarazona su prestigio fue cre- ciendo incesantemente. La fama adquirida en la Disputa de Pam- 12 Los Cantos del Siervo plona y la debida a su obra polémica, iba acompafiada por sus éxitos profesionales. El rey Pedro IV mediante un documento fechado el 11 de abril de 1382, le autoriz6 a ejercer la medicina, Ademés su fortuna personal iba aumentando gracias a la usura y a los negocios. Posible- ‘mente en esa época escribid también su comentario al Comentario de Ibn ‘Ezra’ a la Torah. Sin embargo, una serie de disputas familiares vino a truncar esa racha de prosperidad. Un pariente de su suegro, Bitas Francés, rico prestamista de Tudela, le dio su representacién en Tarazona para de- sarrollar su negocio. Las desavenencias comenzaron en 1383 con mo- tivo de descuerdos en el trabajo: hubo varias rifias, fuertes insultos, y em Tob lleg6 a herir a Reina, la esposa de Bitas Francés. Este le retin la representacién, y se incaut6 por via judicial de lo que Xento retenta. En 1386 volvié a Tudela junto con su familia. No tenemos més no- ticias de lo que sucedié después hasta que un documento del rey Carlos TI, con fecha 8 de abril de 1413, nos informa de su trégico fi- nal, acaecido posiblemente en 1410: ‘«Semto Saprut, judio de Tudela, fue justiciado y muerto por condepnacion de la nostra cort, por los grancles excessas que ell en su vida cometioe fizo; todos sus bienes fueron confiscados»2. 1 El libro "’Eben Bohan” ‘Ya hemos aludido a los motivos que llevaron a Sem Tob ibn Saprut a componer esta obra, unos afios después de la Disputa de Pamplona, [para que pudiera servir como un prontuario con el que resultase ha- cedero prepararse suficientemente para la polémica. En la Intro- duccién del libro también explica lo que pretende y da una escueta noticia acerca de su fuente principal de inspiraci6 He llamado a este libro Piedra de togue porque debe servir para distinguir la verdad de la mentira, lo que es justo de lo que es falso. Y ‘me he llamado “el que hace el resumen” (1sp0) en los lugares en don- de habla el autor de Las guerras de Adonay, que ha servido de base a este libro mio, y todo lo que se dice en las profecias sin nombrar al 5 he Bends Ea ot tine f Abn in Ee, 22-28 2B documento completo sido publiado por B Leroy, The Ie of Naare in he ine Mile Ages, 245245 resto Ge low dele blogafics, on referencia tos documents, pusden encnirase en) Mr Sanz Arburila, “Ls judi en Aran ¥ Navara Notes dato iogtn rata Sem Te on it ape 387, 2 "Hay algunos estudioe pices agra de ors puntos de inert clin ue ‘manifistan en la cbra de Sem Tob ben pra ja 30 e296 Toa Pe mS" me GRIST ree; y 150137 fern m 20 00 “ES 9 Sem Tob ibn Soprut 183 autor son sus palabras. Mi interlocutor judo se lama ‘el unitario’ y el interlocutor cristiano, ‘ltrnitario’» Parece ser que el libro constaba al principio de catorce capitulos. El Capitulo decimocuarto termina con las siguientes palabras: “¢¥ con esto se completa Jo que era mi intencin en este libro. Escribs “Eten Bohan en el mes de ‘Iyyar del afio 5140 de la Creacién (1380) en la ciudad de Tarazona En esos capitulos, ademas de reproducir gran parte de los con- tenidos del Sefer Milhamot ha-Sem de Ya‘aqob ben Re’uben, se dedica ‘un capitulo a la discusién de las ‘aggadot, especialmente aquellas que habian llegado a ser muy conocidas por los polemistas eristianos gra- cias al Mostrador de lajusticia de Abner de Burgos. También trata mu- cho més a fondo de lo que lo habia hecho Ya‘aqob ben Re'uben los pasajes del Evangelio, E incluso trae una traduccién al hebreo de to- do el Evangelio segrin San Matec, ‘Anos mis tarde Sem Tob ibn Saprut conoci6 un escrito de Abner de Burgos en el que se hacia una critica sistemética de la obra de Ya‘agob ben Re'uben, y, hacia el afio 1400, afiadié un nuevo capitulo a su libro dedicado a rebatir estas impugnaciones; sin embargo este decimoquinto capitulo sélo figura en algunos de los manuscritos que conservamos*. 2. El comentario a los Cantos del Siervo en “Eben Bohan” La obra de Som Tob ibn Saprut todavia no ha sido publicada en su totalidad. Solamente se han editado algunos pasajes sueltos. Entre ellos el Comentario al Cuarto Canto del Siervo, y una parte del capitulo XV fen la que se recoje la contestacién de las impugnaciones de Alfonso de Valladolid a lo que se comentaba en el Libro de las guerras del Nombre acerca del mismo, Nuestro estudio se limitaré al texto publicado. En él se pueden distinguir tres partes claramente diferenciadas: a) La interpretaci6n que «el trinitario» hace del pasaje: coincide totalmente en el contenido —aunque no en la literalidad de muchas 4 Aa figura en el manuscita de Beslan cambio, egun ots manuscrtos la fecha de terminacion seria eno ao 1385, Acerca de esta traduccion véase GE, Howard, "Shem ESTA ps. Sobre su ideas mesnics B. Gros, “iden messin nel penser dae Abatbae!”, 990990 y rabrene FrTes.2 speqp Swern por 5o Ms, y sobre se concepiones pedagogies te,” S655 /Sxaran pe bose 208 Los Cantos del Sieroo 1. El "Comentario a Isafas” Don Yishag Abrabanel comenzé la redacciGn del Comentario a Isaias ‘en 1495, mientras vivia en Corfi. Poco después interrumpié este pro- yecto durante varios afios, y lo reemprendié definitivamente en Mo- nopoli, en febrero de 1498. El autor comienza esta obra, como os ha- bitual en sus comentarios biblicos:, con una larga introduccién en la que trata de algunas cuestiones generales sobre el texto sagrado: ca- racteristicas del autor, tiempo de su composicién, y sentido profético del texto. También hace en ella un elenco de las profecias en las que descompone el texto. En su Comentario a Josué habia hecho una declaracién pro- gramatica de su método exegético. Alli manifestaba su intencién de dividir cada texto biblico en pericopas de una extensién mediana: «He pensado dividir cada libro en pericopas, pero no tan amplias como las de Ralbag, ni tan cortas como las de JerSnimo, que tradujo la Escritura para los cristianos, sino que lo haré no tendiendo hacia arriba ni hacia abajo, sino siguiendo la via media, de acuerdo con la ‘materia deo tratado y con el diverso cardcter de los libros. ‘Al comienzo de cada libro he puesto un indice de sus pericopas, indicando el tema tratado y los versiculos con que comienza y termina, Esto ayudaré, sin duda, muchisimo a recordar las palabras y guardarlas en el corazdn, pues nos es muy conveniente esforzarnos en la guarda y recuerdo de las palabras», En el Comentario a Isaias, como se trata de un libro profético, llama «profecias» a estas pericopas, y sefiala un total de treinta y seis. Estas, a su vez, y segiin su costumbre, las suele subdividir en pasajes. Cada profecia va precedida de unas lineas en las que se indican las pala- bras del texto sagrado con las que comienza y con las que termina ca- da profecia; también se sefiala dénde empieza y termina cada uno de los pasajes que contiene esa profecia. A continuacién el autor se plantea sistematicamente seis pre- guntas, en las que expone por separado las principales dificultades que pueden encontrarse en la interpretacién de esa profecia, y que quedarén resueltas en su comentario. Esta metodologia, que hace preceder a Ia exposicidn del tema de unas quacstiones, esta tomatla de la escolésticay, y la utiliza casi desde el inicio mismo de su labor cexegética; asi explica esta costumbre en el Comentario a Josué: «Mi método consiste, ademés, en hacerme al comienzo de cada perfcopa seis preguntas, segtin lo pidan los versiculos y la materia 2 Chr. GRuia, Las introdueconesy cuestiones de don Isaac Abrabnel, 707. 9 Chr. G. Ruiz, Las cuestions de dow late Abrabarel al lito de eremias, 635. Don Yighag Abrabanel 209 explicada. Lo rico en tematica no subiré, y lo pobre no bajard de este muinero. He decid usar sempre este mero, ya sean partes de elas dificiles y partes féciles de resolver, para faclitar la plena inteleccién y el recuerdo. Por eso he pensado anteponer las cuestiones a la exégesis de los versiculos, para tener ante los ojos algo que suscite los temas, que haga brotar la discusién y que amplie la investigaci6n. Por otra parte, el suscitar las cuestiones Ilevaré muchas veces a aumentar consideraciones en determinados versiculos y a que broten en ellos asuntos més dulees que la miel virgen de los panales» ; Las divisiones que Abrabanel establece en el texto biblico vienen tunas veces motivadas por la tradicional particién para la lectura sina- cogal, y otras es fruto de su propio ingenio. Pero sus partes no siempre aSfciden con las unas que ln exegesis madera sealaen el x. 2, Los comentarios a los Cantos del Siervo Los textos del libro de Isaias que, a partir de Duhm, se liaman Cantos del Siervo no son considerados por Abrabanel como pasajes unitarios ‘en el texto profético, excepto el cuarto Canto. En su comentario esos, textos forman parte, en algiin caso indiferenciada, de pasajes mas OO coe fide heehee wish ‘gesimoquinta (Is 40,1—42,17). De los dieciséis pasajes en los que di- Vide esta profecia, el Canto ocupa el decimocuarto (Is 42,1-4) y parte jente (Is 42,5-10). SE EE ny ai per de la profecia vigesimooctava (Is 49,1—51,1), que esté dividida en diez pasajes. El segundo Canto est formado por los dos primeros pasajes ([s 49,1-4 y 49,5-6, respectivamente). El tercer Canto coincide pero la ‘masora advierte que n> debe leerse 1b; aunque él esta de acuerdo con esa advertencia, cada vez que cita el texto profético no lo corrige, y sigue manteniendo el w, a pesar de la confusién que esto puede su- poner para el lector. Ese respeto escrupuloso no sélo se refiere al texto consonéntico, sino también a su puntuacién. Cuando comenta Is 53,10, segtin el pri- mer camino, sugiere tres posibles modos personales de interpretar el texto; en el primero de ellos propone adelantar la conjuncién condi- 4 odin el comentario a Is 52,10, segs el primer camino, se atibuyen a Sofonias dos textos de Zacariss. Don Yishag Abrabanel 213 cional «siv para que ese versiculo tenga una lectura mas coherente cres Contecto; hero l fina, dice que eo no le parece steer porque eta conjncin est uida aa palabra sigue por na, (es ella 7 Erni al famentar sepa so prime camino eabece como presupuesto irrenunciable para la exégesis del texto que hay que separar la palabra 230 de Yu", ya que hombres sensatos pu- eron 2igefen la primera de ella. 7 OT most hatin el text hace que, en ocsiones, cima se cuenta Gon palabra que pun ener mis dun mats de sig fcado oe exfuerce en que ambos resltn arménicamente acogides en su exegesis, Una muestra de esto ta encontrames en el uso que hace dela palabraprr (dees) (Is 42). Alcomentar ese versiule se enneraen mantener tanto el sentido temporal como sp. esa expresin, y procura conjugar ambos matices. es (Otro ejemplo que podemos aducir se encuentra en el comentrioa 15535, seg el primer camina En el texto sagrado aparece spa bra "2, qu heros trdido por scorectin, procrando aunse sus dos sigificados principales castigo y cexhortacén, ens fanaa. uss tampoco Abbie emg au = peda gun fe esos dos sentidos: en el primer pérrafo, siguiendo a in ‘Tone’ subraya el carter de scastigory a continuacion resale nifendo de censeinea» No bstant su afan de mantenes tds ls Ieturas poses aaba rayando en el abuso. En su segundo camino de exégesis consider ee téino como parcpio ho al dl verbo “Ts nerpretacién cuadee bastante ben con ects et texto de Isis ala hz de lo que sucedis en tiempes de Josie de ux dé, pero conducenecesaramente a ler el texto proce con un sen- tido irreconciliable con el que, en su primer camino, tanto se cui nr goe mismo versculo hay ot caso de disociacion abusiva de sigifiados, an ns clamorosa. En su primer camino interpreta el término >on en el send de acontusn, come es abi Sin ‘en el segundo camino lo entiende como «asociacién> aoe al uc ee sentido es inst en stents sagas. {\ psar desu mustas de rexpto hacia el texto sagrado, ut gue haya ocasiones en as que e cuidadoso hast el eseripulo porno forzaro pierde la mesura al atotat textes poemicos Alli comet exces de recurs indiscrininadamente a uno woo de [os poibles tignificados de las palabras —a veces excluyentes entre si—, seg que le va interesando en cada caso. 26 Los Cantos del Sierco En los textos que hemos traducido los casos de abuso son casi tan- {os como los de respeto escrupuloso. Ademés de Ios ya expuestos, Podemos aportar otros dos. Al principio de su comentario a Is 53,11, segiin el primer camino, da a la palabra ‘np el significado de «ni. quidad»; més adelante, sin previo aviso ni justficacién pasa a usarla con el valor de «penalidad»; en su comentario segiin el segundo ca- ‘mino la entendera también con este segundo valor. Por tiltimo, al co- ‘mentar Is 53,12, primero interpreta el término a7) en el sentido de «muchos», pero en el segundo camino —siguiendo en esto a Ragi— le da el valor de «santos antepasados». b) Utilizacin de ta gramatica En el texto antes citado del Comentario a Jueces Abrabanel anunciaba ‘que, en sus comentarios, renunciarfa a las cuestiones de gramatica, en honor de la brevedad, y porque ya otros se habian ocupado de ese asunto. Y, en general, cumple este propésito en el comentario a los. {res primeros Cantos del Siervo. Tan solo se permite explicitamente luna excepcién, en el comentario a Is 50,4, para recordar que n~5 es distinto de sm, porque esta precisién es importante para calibrar el significado del término. Sin embargo, en otra ocasién, no tiene nin- guin reparo en interpretar war de Is 52,13 como si se tratara de una forma pa‘al, porque asi le viene mejor a su comentario, cuando el TM. lo vocaliza como nifal; por supuesto, en este caso, no da ninguna ex- plicacién gramatical, simplemente presenta el hecho consumado, El ardor polémico que refleja su comentario al Cuarto Canto tam- bin se manifiesta en las incursiones que realiza por el terreno de la sramitica. Carece de un terminologia precisa, y por eso se ve obligado a explicar con sus propias palabras y a ilustrar con ejemplos ciertos Conceptos sintécticos. Véase, como curiosidad, la explicacién que hace en el comentario a Is 53,3, primer camino, de qué es un «genitive sujetivo» y un «genitivo objetivo», sin recurrir a estos términos técnicos. ‘*Sucede que las acciones a veces se relacionan con quienes las hacen y a veces se relacionan con quienes las reciben: y por eso eecrito ests fe éseuchado tu oacién (Is 38,5), oracion en favor del humilde puesto que sol humid; y escrito est los conduciréa la montaia de mi santa, y los alegraré en ta casa de mi oracién (Is 56, 7) donde se relaciona la ‘oracién con el Nombre, bendito sea, puesto que é la reciben. También en el comentario al Cuarto Canto se ve empujado a ex- plicar por qué a veces adjudica a algunas preposiciones un valor dis- tinto del habitual, o menos cotriente; o simplemente, cuél de entre los posibles tiene en una frase concreta Don Yishag Abrabanel 215 ti 10, dice: 4, en el comentario a Is 53,11, segtin el primer camino, dice i anton Toque record wr descendne jo hor: as qe pend de una, ey ek mem de ses mc comparativo Tfesuperiocidad, como mis sel hombre que un perfume bueno (Qoh 7,1), nds a sabia que las prlas (Prov 8,11)» : En Too lugar, més adelante, al comentar Is ee el segundo amine i siciGn Jar camino, las precisiones se refieren a la preposici oe St net amie forhacreidest gran claidad dela mucosa, Anilogamente, fen su segundo camino para la exégesis de Is 53,7, eal .cién, sino un kaf temporal, wl kaf de 770) no es un haf de comparacisn, bf tempo cereey nde cacao Soe 912), ens de ad ei de que algunas ‘in embargo, hemos de hacer notar que, a pesar So ieables ernie endo precsiones de interés, como las que heros indicado, en oc ¢ se encuentran en suis ¢scritos construcciones inusitadas. Strdosesudon contrac con ail eh a peer pan eae eal 1 sntario a Is 42,5), yi y7#n (Co- vez de en la segunda: ovn “Swan (Comer 2, rat = ontario a ls 882 segundo camino);yla separa, mediante un iso, de dos nombres que estan formando un estado c saab are: (Comentario a Is 535, segundo camino}. ©) Utilizncion de la filologia [Ademés de recurit a precsiones morfologias y sintéctica, egsn me he utiliza en su comentari mos de exponer, Abrabanel también uti aio “Tgunos element de andi fiolgico para diucdar con pecs ‘significado que ha de darse a ciertos términos. : oo de lepers gue empen el euro sass de las palabras. Asi, por ejemplo, para acazar el significado de mu Ig S04) recuerda que viene del término no. Tambien en tno de ns trtenton de explicate termino rm (s 5320) concluye que no puede ‘Venir de la raiz 2, como se le habfa ocurrido una vez, porque en -aso, deberia ser a. es Poo mo mis normal de delimit el sgn reo qu en s opin, tere una palabra en el texto que es objeto de comentario, Soest en iar tes textos dela Bla en ayo coteto es palabra tenga claramente ese significado. Una muestra de esto la p' ‘encontrar en su comentario a Is 52,15, segain el primer camino: 216 Los Centos del Siero0 slsrael, con toda su pequetez, aspergent muchos 7 muchos gentiles; es decir, los dlispersara y os vencers. Osea, aspergert - ec - Osea, aspergerd con el sentido de y su jugo ha entre mis ops 863.3) ce ro ejemplo, entre muchos, de esta técnica es la justificaci Ore gemplo, . - es la justificacin d gue el tmino “my, ademas de significa wc, puede reece «Lo llama rico, que es un nombr 7 sn nombre que se da al rey, como dijo Salomén ni siquiera en tu rineds faltes al rey, ni en ato 5m fates al rey, ni en tu alcoba fates al rico (Qoh El afin de poner de manifiesto su domini E su dominio del léxico lo induc smiling pa sl tn inte 33, segundo camino, que el faraén Nekoh (r2:) era invalido (r3) «No era un valiente prédigo en hazafas, sino invélido de pies, ae por los dolores de gota» : embargo, alguna vez, el gusto por los malabarismos ver lo desist it puto de qu lege s comet nvcnaerets rrores notables. Es lo que le sucede cuando es rcs aca. el le cuando esta hablando de la rec- E hizo con esto una valoracié Cn in y una prueba de la perfeccién de Josias y de su justicia, y de la insignificancia del faraén Nekoh y sut perfidia, para quejarse: 2a qué viene la providencia y el orden?, pues era Sedecias (impry) justo (pry), y recibié males, y el faraén era Pérfido, yrecbié bienes», Esta vez, la posibilidad de hacer un ju EB le hacer un juego de palabras con e seonne aout She Mae nag de pars cone de Josias), y, ademés, a afirmar que Sedecias era justo cuando la Escritura dice todo lo contrario (Cfr. 2 Cr 36,12). ) Utilizacin de fuentes literarias Don Yishaq Abrabanel vivi6, como es sabid sh vivi6, c lo, a finales del siglo XV comienzos del XVI. Esta circunstancia tiene una notable importance censsu tarea exegética. Vive en una época en la que Europa se encuen- {ra en una etapa de efervescencia cultural merced a los nuevos aires el Renacimiento. A la vez, es el tlkimo de los grandes exegetas jue Sie mectievales, esto le permite tener noticia de la obra realizala Perna temés comentaristas, Pudo ler, asimilar, y eiicar sus inter Era, ademés, un hombre intel je igente y de carécter arrojado, hal en finan nl poli cortsana, Teds oo eagle ened Prepotencia ante el trabajo de los otros. Este rasgo de su perso- ‘Chr. G. Ruiz, Don Isaac Abribanely su Contntaro a itr de Ads, XXUIXXIML Don Yishaq Abrabanet a7 nalidad como exegeta ya estaba claro en el texto que citamos de su Comentario a Josué. Como un ejemplo de que esta actitud permanece viva en el Comentario a Isaias podemos fijarnos en las palabras con las ‘que comienza su comentario al primer Canto del Siervo. Después de recordar varias de las interpretaciones que hicieron los més famosos exegetas afiade: 4Y parece que todos aquellos, los sabios, fueron golpeados con ofuscaciones, y no vieron que todos estos escritos no es posible ‘comentarios segin la recta interpretacion sino sobre.» ‘También habia anunciado, al inicio de su tarea exegética, que se servirfa, para aceptarlos o criticarlos, de los escritos de otros, citando su procedencia. E incluso criticé a Radaq por no haberlo hecho. Este buen propésito no siempre lo cumpli6. En bastantes ocasiones intro- duce la opini6n de los demés de modo genérico: «los exegetas co- mentaron>. No obstante, al cotejar su comentario con otros es posible hacerse una idea de la composicién de su biblioteca, y de los autores que més le influyeron en lo que se refiere a nuestro tema. Cita textualmente en tres ocasiones textos del Midra8 Rabbah espe- cificando su procedencia’. Hay también un pufiado de alusiones a textos del Talmud, e incluso alguna cita literal, pero esto no es lo ha- bitual en su comentario. En el momento de explicar los textos biblicos tiene tres puntos bé- sicos de referencia: los comentarios de Rati, Ibn ‘Ezra’ y Radaq. Man- teniéndose aparentemente fiel a su propésito de explicar la proce- dencia de sus ideas cita neve veces a Rai —y no sélo dando noticia de su opinién, sino reproduciendo sus textos—, pero ademés, en cin- co ocasiones toma de él las ideas sin citar la procedencia. Algo simi- lat, pero en mayores dimensiones le sucede a Abraham Ibn ‘Ezra’: es citado con su nombre en ocho ocasiones, pero aparecen ideas suyas en otras dieciocho ocasiones, sin que se aluda a su origen. Y mucho ‘mis llamativo es el tratamiento que recibe Radag; es citado nominal- ‘mente en tres ocasiones —una de ellas para criticarlo—, pero se re- producen palabra por palabra textos de su comentario, a veces de gran extensi6n, quince veces més, y se reproducen sus ideas, aunque con palabras distintas en veintiséis ocasiones més. Y en todos estos casos estas ideas e incluso citas fluyen con naturalidad de la pluma de Abrabanel, como si fueran fruto de su ingenio, sin alusiones que indiquen al lector que proceden de otros. 1 Berett Rabbah en los comentarios a Is 425 y 494, y ‘Eykak Rabbuty en el Comentario ‘416536, por el segundo camino, 218 Los Cantos dl Siereo Para la redaccin de la amplia introduccién que precede al Co- mentario al Cuarto Canto se utilizan otras fuentes. La temética de fondo responde al tratamiento que se dio a ese pasaje en la Disputa de Tortosa, de la que tal vez pudo consultar las actas, 0 al menos de- bié de tener informacién muy directa. El esquema bésico de sus obje- oe pe ect Sibel eet oe me elas ea map mann Solan Pe oan ye on cen ce nS enel oe na conl i gwd pc egy ee mode dnd por i, opts aa Ea : Peet gf rds am ce et Sec aelpoaamo cone ich provera sone Ser roses Fee tn mane cape deo Sa 220 ‘Los Cantos del Siervo decir, fel de su espirtu, apto para confiar en él. Pero no lo elegi Nombre por sucencay snbidufa, sino simplemente por su voleceade __Y de éste mi elegido en quien se complace mi alma, que lo elegisa por simple voluntad, atin explicé una segunda caracteristica,y es que se- 14 profeta cel Nombre e instruido en magias; «como escrito esté: sobre él se posard el espiritu de Adonaym, espiritu de sabidurt intligenca (I 1,2), pues acerca de €l dice infendo un espritus sore Y segin este espintu que estaré en no slo a Israel sino tambien a los los gentiles,expondrd el derecho; a los gentiles «como escrito esté: {uzgard etre los gentilesy ser el drbitro de mumerosos pueblos (Is 2,4)», 42.2 Yen vista de que el hombre que ensefta sabiduria a otro, o que pronunciaré una sentencia entre las multitudes, necesitara dar voces Y gritos por imperativo de la ensefianza o para forzar a los litigantes a recibir su sentenciat, dijo que él no seré asi porque él no gritard, ni levantard su voz, y no la hard ofr afuera=. f 423 E incluso una oa artirse 42.3 E incluso una cia pronima a patirse que eséaplasada no ne- esitaré partiria por la fuerza de su cargo, porque hard todo con so- siego y no necesitara de voces ni de vara y bastn de mando. Y tam- © Cia textual det Comentario de Radeg "ie ete de Ari EM La is de interpet inde espiritu 41 como referido al espirit rs ode ere ferido al epirit de protec est tomada de Tb’ Exr" 0 de 2 Gia textual del Comentario de Rad : io de Rada » acon vr seo a acc del Sev ao ato Tanto Ibn ‘Ezra’ como Rafi y Radag comentan el v.3 en la misma linea que el v.2, Gestacando el sosicgo con el que el Siervo ejercers su autoridad, Abrabane! lo interpreta, ala luz de Is 11,2 y 421, destacando la sabidurde que le proporciona el pint de Adonay y que le faiita una aglidad en la deiberacion de sus sentencias muy superior ala de los sabios. La version de los Setenta traduce: «y las naciones esperarin en su nombre»; con tote cambio (enaciones» en vez de wislas») amplia los horizontes de esta profecia, {foistiendo en la experanza que todo el mundo pondra en el Siervo, El comentario de “Sbrabenel coincide plenamente con es lectura de texto, m2 Los Cantos del Sieroo que nos ensefe sus caminos y marchemos por sus senderos»™; pues desde Sin sale la ley, y la palabra de Adonay desde Jerusalén (Is 2,3). Fijate ja ver si es posible interpretar todo esto sobre Ciro o sobre el profeta co- ‘mo pensaron aquellos hombres! Ellos concluyen con nosotros que cuando dijo su ley no se trata del engafio de que el rey mesfas hard una ley nueva, sino de que el resto de las naciones volverén a la ley ena que él cree, que es la ley de Moisés, 0 que dijo su ley porque él la ensefiaré y aclarard. EL rabenu Salomén* explicé todo este pasaje* sobre Israel, pues am a Israel mi siervo y mi elegido, como escrito esté: por amor de mi siervo Jacob e Israel mi elegido (Is 45,4), porque Adonay eligié a Jacob (cfr. Is 418), Y esto esté relacionado con lo que dijo més arriba de que no hay fen las naciones ningtin profeta que haga conocer lo futuro, excepto cen Israel, como esta escrito: aproximarin a nosotros las cosas que han de suceder, etc, (Is 41,22), anuenciad lo que haya de venir en lo futuro, para que sepamios que sois dioses, etc. (Is 41,23). ¥ escrito esté acerca de esto: lo he suscitado desde ef norte y ha venido (Is 41,25); pues dijo el profeta: pero yo profeticé acerca de la destruccién de Samaria y Jerusalén, y se cumpli ‘mi palabra; o el Nombre, bendito sea, dijo asi que él dio a conocer al profeta el futuro, y se cumplié su palabra. Y por esto dijo Adonay: he ‘aqui a mi siervo; Israel es a quien sostendré, y aéles a quien elegt, y en él se complace mi alma (cfr Is 42,1), infundo el espiritu de mi santidad sobre él para dar a conocer* a los profetas de Israel mi secreto y su finalidad, en ™ La idea de aducir este texto esté copiada de David Qimbi, que cita en su ‘comentario # este pasae las frases que hemos puesto entre comillas. 2 Serefiere alos exegetas que cit en el comentario a Is 42,1 31 esto habla aludido sobriamente fbn “Ezra’en su comentario a este pasaje. Tanto ‘Ya‘agob ben Ke'uben como Mofch ha-Kohen de Tordesillas —-cada uno con sus propios argumentos— incidieron también en el mismo asunt. 5 Es decir, Rati, Las palabras de Rafi alas quealude estan en el comentario a Is 42,1. © Se refiere als 42, 1-4 En esta parte del Comentario este parrafo es como un excursus retrocediendo a Is 42,1. Rompe el hilo de lo que iba diciendo —estaba explicando el passe, considerando que el Servo es el Mesias— para trace a colacicn la explicacion de Rati, y hace ahora un comentario en la linea apuntada por el rabino de Troyes, “Tambicn aude al tema dela profecia en Israel. % Estas aclaraciones sobre el texto profético coinciden casi literalmente con las parkfrasis del Targum: slafundiré sobre l el espirita de mi santidad, revelars mi fuiciow» (Fg ls 421), Don Yishag Abrabane! 223 relacién con los dias en que el mesias exponga el dereco a los gentile (Is 42,1) como escrito esta: ein numerosos numerosos pueblos y dirén (Is 2,3). 42,5. As{ dice Ha—El, Adonay, el creador del cielo y el que lo inclina ete, hasta cantad a Adonay un cintico nuevo (Is 42,10). Bn este pérrafo, en mi opinién, se habla también del rey Mesfas, y esté relacionado con el parrafo de he aqui « mi siervo a quien sostendré (ls 42,1), porque asi como se recordaba que infundié el Nombre su espiritu sobre él (Is 42,1), y que juzgara entre los gentiles, y también que las islas lejanas esperar su ley (ls 42,4), recuerda ahora que esto no sera cosa facil de hacer, pues verdaderamente esto sera un prodigio enorme, dada la situacién del pueblo, del mismo género que la primera creacién general. Y por eso escrito esta: asf dice Ha—'El, Adonay, es decir Ha—EL Ha—‘Elyén, el hacedor del mundo (cfr. Gen 14,22), que crié el cielo y lo inclina. A que el cielo son las bovedas que salen del centro, y las bévedas que rodean, y a que todas elas estén desplegadas como tuna tienda de campafia™; a eso alude en los inclina™ a los intelectos separados los dejan aparte». Ya interpretaron asi en Ber'eSit 1 Lit ells Se efi gu hemos adel por sil, en singular {ote epresentacign dela bbveda celeste coincide, en nes generale, com la qu hace en es captlos de Rab lies: ea cipula de os Gels se leva vedondaa as aura como ana nda qu etende sus bores asta ajo eleva su interior hacia in altura de Forma que todos lo hips del hombre extn denco de ela, Pues alos {elo son como un anda con sus fords hasta abajo ya cup eva, como est Sicho:y dpe omo uated pre moras, La cnet totada de M. Pez Fernand, Ls Cop de Rabb Eke (I, 9), 68 Ta des ponblemente et omada de Rada, que en este pasj coment: pues los inci como una tend de campatsobela eo. 2 vtnlects separadoss denominaionulizada en a flosollajuala medieval para Tetras alos angles, La pasbrassoparadasse erpleada por ls lsefoséabes jars designs as sustancias pure intekecaales,separadas de foda especie de materia. ls entendironen este sentido lo ue Asttls Tama 7 reap (ls cosas separadas) (Aristtles, Tratado al ala, IL), yes aht donde habria que busca e tigen del wo drabe (ir 8. Monk, Mienges de phibsophe juice et aabe, 449) La Sekomunaton scicturseprodoss ce enplede por ton footed at de terdenci neo‘platonica como lancer como artotlien. La ies le lega a ‘Rbrabenel poclemente a través de Maimonides, queen la Gut de Peps (8) tea macs ve mio al blr de a sta esto, yd lant ‘xplica que, paral a ede as polbras de la Bia ese concep ait te schere lon angeles Nosotros hemor dedicado ya un capitulo en este tratado ‘Sxponer que oe ingles no soncuerpos Exo elo que dip Artes; solamente que fay aqul una icra de denomacin as laa tts ead, eras ue dts ls lamas dng (Guede pps). Cle Stan Bae” aS pas.ale-rran se nom 2 Los Cantos det Siervo Rabbale» conforme a la opinién de Ris La ito esta 0 .qi8. Y escrito esta: el que extiendee la tierra, es decir, que la aplané después de que era redonda para sentarse sobre ella. Y asi que la extendié brow deeb foi ella tose agrapadien alpine crs (te Gen 1,11-12). También infundié el hélito intelectual en el hombre, y es lo que escrito esta: el que da hiito al pueblo sobre ella. Y que hace habitar el aliento profético sobre la carne y la sangre, pues ésta es una comunicacién maravillosa, como escrito esté: oy vemos que hablar Dios al hombre y vivird (Dt 5,24); sobre esto dice: y aliento a los que caminan en ella. RaSi explicé que «halito de vida» dio «a todo el pueblo por igual», pero su aliento de profecta no dio, s6lo a los que caminan en ella, esto es, a los que caminan en su presencia. YR Abraham ibn ‘Ezra’ explica: da hdlito al pueblo sobre ella, que es el Abrabanel conse ben Ia Guia de perpen —de | 7 fea que esribé un comentaio— ast como la doctina de Maimnides sobre la Creacn, «incluso en su obra Rot Ananah (145) salen su defensa frente al enticsmo de Hada Cressy Yoset Abo. Cf. Mc Kellner, “Jewish Dogmatis afer the Spanish Expulsion: Rabbis taae Abravanel and ‘Yona Yates on Belle in Creatio as an Article of Pith, 182-17 sentido general del texto esque los clos sn como una gran carpa exendida sobre arr; os seres inmaterials (Angeles et) quedan encima de ella y el mundo enel que vivimos debap. 2 fan i ata canon nombre cn un ac rine es ‘vigas,dexpits las cuetdas, a cantinuacion se pocira la ancl finalmente le pone tos marinero. u,b toy ree alate) yaa sipulacin, como et escrito: el dceHa“E Adon, equ ra lilo y lo elcnde oe role gs pases men marin (ret ato, X12) 0.9 signin vextender Suglere especialmente I Wea de waplanaty spies na capa mele oe conta prec enti d wn tera oe tun plano de construccién, En forma pi'el tiene la acepcign de xgolpear un plano pie tiene Ia acepcién de wpolpear con un {0p pocas palabras Abrabane! hace et coment 2 tun resumen del comentario de David Qimbi sts augue redo emo ua pay Handa eg apn eta er run pr hier lant to og Ea ene acorn que era i 7 te ee ue mari or le) Sta ga Aan ra en la mente el significado de 9 en pi. Sinemba ‘en pil. in embargo puede tratarse de una errata cuya lectura correcta fuera age". EE ‘Esta parte del comentario se ausa fitment a frente al pensamiento de In ‘Ez ‘+ Elmodo en que Abrabanelredacta este prafo puede llevar a contusion, pues a Primera vita parece que atrinaye a Raila akan al «spa de prolecan, Para de- Herb que i a ees poet cosh erent gu tn > sadas de u Comentario. Todo 1 relativo al esprit de profeci» ea orginal de ‘Abrabeod), push o ade a} raw gunn doe cogent enesbes eee Don Yishag Abrabanel 25 hlito intelectuale, que infundié en el hombre (cfr. Gen 2,7), y dice sobre ella porque él entiende que es el «residuo de seres vivos* que camina en posicién erguida sobre la tierra; y aliento a los que caminan tn ella, éstos son los seres vivos que se mueven a sus anchas’. Y, en conjunto, que ’EL, bendito sea, hizo todo. 42,6 Y por eso era el fin de la frase: yo, Adonay, que hice todos estos sseres admirables, te he llamado en justicia y verdad. Y dice esto acerca del rey mesias a quien llamé y eligié, como escrito esta: he agué a mi siervo, en quien sostendré, mi elegido, en quien se complace mi alma (Is 42,1); dijo te he llamado, con lenguaje corriente, como el que dice: ya te he llamado con el nombre de amado mio por medio de todos los profetas que profetizaron sobre ti; y en el futuro, en el tiempo del res- tate, fe agarraré de Ia manom para darte fuerza y valentia sobre todos os hombres, y te constituiré alianza de un pueblo, que es el pueblo de Israel, pues sera el rey mesfas para ellos alianza de paz, alianza de sale, y asi fe constituiré luz de los geniles, pues él reinard sobre ellos y tos traeré a su ley. Y lo que se dice sobre Israel, alianza de un pueblo, y sobre las naciones, iz de los gentile, recae sobre ambos; y dice a aquel que surgis de elias, luz de los gentils. 42,7. Dice para abrir ojos ciegos porque los gentiles* son como ciegos que no ven la verdad de la fe divinas. Y en relacién a Israel dice para «ston “respec en este lugar de su Comentario que et lt se da al hombre. Pen ue ee tae del hat intel o lo dice aul, sno en si Conertaro« Qo, Como jasefulamos en nota pede pg en el aga corspondiete. Sore Yepreign aunque cambiaa de contesto— ests fornada del Comentario de Faden er test de Aorobael resulta extrafa la poscn del arculo en el estado eae arnt Lamina contrasénanmala rept en Ialies siguiente Sisco pt Sealemos que el count de referencia Hon ‘Ere fi en cuanto Steticaut oro no seat eralments a soba concn del exegetatuelao. seco Pig eae Senta anade: oy te fortiicae>, para reforzar la imagen de Sica a mano, para ntrpretata coo simbolo de fortalecimien,y no como ae ene dc fvestidure,Abrabanel lo iterpreta en el mismo sentido que Sure a Staind. Se cs slant perpetua, Cr Num 189.72 C135. 2 Bee Siquan ae propesit de esta frase que la iz lly. Tal vez Abrabanel Saya inspira a pra et comentario Se 182 Se mes poabrsetan en armed, no petenecen ning tet ico oer dt Abraane!-frento a lexcgets anteriores comenta ea primera Sane dahontclo como relrido slot gente conetindoo con el tema dea luz de [er genitcr de que se trtabaen el versiculo anterior earn enel cinclde con el Targum en interpretar la ceguera en un sentido 2 anrtoane Sinn a que Dosh revelado, Pero ice esto de os gens en rae re 2? ace: wpm abr os ojos de a casa de Iara, de eos que son como 226 Los Cantos del Sieroo sacar de la mazmorra al cautivo, de la prisin a los habilantes de las tinie- bias; y esto se refiere al destierro, puesto que alli Israel fue encar- celado y encerrados. R. Abraham ibn ‘Ezra’ coment6 estos textos® referidos al profeta, ues el Nombre le dijo: yo, Adonay, te he llamado en justcia, etc. (Is 42,6); pero no es cierto segtin el tenor de los textos, 2. Segundo Canto (Is 49, 1-6) 49,1 Escuchadme, islas, y prestad atencién naciones de lejos, hasta que termina: ast dice Adonay, el redentor de Israel, su Santo, para desprecio del alma, Ya aclaré més arriba que el profeta tiene en cuenta la destruccién de Babilonia, y el saqueo de Ciro, y el rescate de los exiliados de Babilonia, para hacerlo signo y prueba del rescate futuro. Por eso vie~ nen las palabras de la profecia anterior implicadas a veces en el res- cate de Babilonia, ya veces en el tiltimo rescate, segiin lo requiera la frase. Y lo mismo que comenté cuando terminé de considerar el asunto de Babilonia y la orden del segundo templo, también sirve pa- a hablar del rescate futuro con un comentario grande sin afadir ni tuna palabra, y para referir esta profecia al rescate general que acon- tecerd en los tltimos dias, alo lejos, Por eso comienza escuchadime,islas, prestad atencién naciones de lejos, para explicar que su profecia se realizar no sélo en lo relativo Babilonia, sino también en relacién a muchas naciones e islas que es- tn en el confin de la tierra, Y revela en la explicacién que esta pro- fecia se realizaré en tiempos lejanos cuando dice: y prestad atencin naciones de lees; es decir, que las naciones prestaran atencién a lo que acontecerd a lo lejos. cliegos en relacion con la ley», relacionéndolo con uno de los temas clsicos de la teologta rabinica la Fidelidad que debe guardar Israel la Torah, & Esta segunda idea coincide con la pardfrasis del Targum: «para sacar a sus desterrados de entre las naciones, esos que Son parecidos a prisionetos, y para lbrarlos de la servidumbre de los reinos en donde estan detenidos como praioreres dle las tinieblas» (Te Is 42.7) Recordemos que la reunidn de todos os racine otro le Tos temas clasicbs de la teologia rabinica. En esto coincide también con todos les ‘exegetas anteriores Serefiere no solo a este verscul, sino a todo el pase (Is 426-7) ® Como ya explicamos anteriormente, Abrabanel divide el texto de Isafas en “profecias». El texto que ests comentando ahora es el principio de la profecia 18. Le Profecia anteriores la 17, ysegin su division, comienza en Is 44,24 termina en ie 4522. © Aqui a fo ljos» = wen un futuro lejanos, Obsérvese que en todo el comentario de «ste versiculo se vajugando con una interpretacin de la palabra ptr unas veces on Don Yishag Abrabane! = i labras os gentilesy a las naciones que debian creer en sus pal ests que of Nombre dese el entre fo le, ex decir que, desde su tigen acu prof le fue creado, mainte ue alisina postin, wneentidos, y que debia profetizar, pues a eso fue llamado; y al Nombre quiere indicar su Providencia particular en la creacién de a el fine cela profei Yas cij el Nombre, bend se, Jere: snes que te formara en el vintre ke reconoct, antes que saliers del eno onsagré, como profeia para los gentile te puse (Jer 1,5) srofeta: por ser la profecia el fin de mi creacién, a causa cco, ep ofl et ey aa ae con more y ponga en evidencia a los delincuentes y a los relies. para jue no me hirieran con su maldad me oculté a la sombra le si : nel Sih lo que se alude a la vigilancia de la Providencia Aisa, ie demi ecb, es deci, eparalazar con mi lengua desde lejos a Tas naciones. i aljaba meson, porque como se compara a s ‘mismo a una flecha, compara los arcanos de Ha—EL a la alj ae aaamarncion fue después como expada de castigo, segue mente, contra Israels, pues comprometia sabre ellos la destruc uy el deste; lo que sucedio poco desputs.Ysucomparacin ue ofl ‘dha bruftida contra las naciones»s, puesto que hirié a lo lejos. Asi, cys ma epi een ern, ieee nS nine eee opines Sate Ss east nro sae tamoasenreer wets lana aco pre de a ie cna ce Ne pane fae ope palabra referida al origen divino de la profecia, y no a una predest 3 Tanbidn pod ea valor teoldgicon, La frase es Ete ahr in _ ren a ae re pee prot = arfecto; y, en este caso, estaria en la linea de lo que coment6 en la ia Ene pe tt he ep Tes a sn et Bet ak rh cE nae ee renee cru cinbasc haan parties 1 etnies icc 1 SERINE amcor 2 animasuen eutamemtebet gem m8 Los Cantos dl Siroo su profecia es que la ruina 4 49,1), como est escrito, B® MaCiones suceders a lo lejos (tr. Is No hay duda de que todas cade si miomon " 1u° t0das estas palabras el profeta las habla acer- 493 Por eso esta escrito esto: ¥ me dj auien aime glorfiemés Esto hay que comentace ton ae Profeta, a quien cijo el Nombre, bendito sea: dos perfeccisnes Gene, "a una, particular, sen tu naturaleza y tu profeti;y Ia ote, nee, Fal segin tu familia porque ti eres del pueblo de Inve), canto sara Isafas, por tus particularidades, ti les, tii eres mi siervo fil para cumplir mi “ncaa tanto mas orgu i eres fel eden uc Idee ol le Israel. Y por estas dos causas en ti me glorficar Ercarpoe arora ct dos causes en time glofaréal Race el 494 El profeta dijo que, a causa de ; ue, a causa de que los hombres de su gen ‘acién no escuchaban mi creian en sus profes, mi ebian ear "epaci6n, la remuneracion de su profecia era nla. Y es esto: y yo a nt Pe ioc a ea ‘su comentario al versiculo anterior. peer So ioe teterinte teases, Sager dance em el A Geos pees di Serie, 9.52, eae cslva eeidon pea ds cant re Ris ta es vce ta, Es cnn sep ane ies patna lab pera fase Semis con fe pre el See ens aes wparado al caso de que un artesano esté fabricando una corona Bea {2y- Algulen pase ye dc: out eats haciendo? Yl espn ety aoe arn corona para el ry. Y le di cuantas piedrs precios puesns ee . Abrabanel transcribe el texto con WS, pero en sinterpretacin se puede apreciar que lo interpreta conforme al geré. Es una buona mucstra de su eseripulo al citar el texto sagrado tal ‘ual loa recbido, sin modifcar nada de él = Los Cantos dl Sieroo unido y adherido a su Dios. Pues a pesar de que éste era el fin de mi Profecia —y no lo Llegé a realizar— sin embargo, seré honrado a los ojos de Adonay, pues aunque yo sea despreciable e insignificante a los. ojos de este pueblo, he aqui que a los ojos de Adonay seré honrado por ser su profeta y su enviado. Y mi Dios es mi fortaleza, de modo que no lo dafiaron los delincuentes a pesar de que ellos estaban rebelados contra el Nombre. Esta escrito Mow n>, con ‘alef, pero su interpretacién no es, asom- brosamente, como pens6 R. David Qimhir, pues, a los ojos de él, a esar de que el Santo, bendito sea, lo formé desde el vientre para siervo suyo a fin de reconducir y hacer volver a Jacob hacia él, él no lo hizo asi, Porque él no volvié hacia el Nombre y no se unié a su disciplina; y esto lo dice: e Israel no se agregara. Pero a pesar de todo seré honrado a los ojos de Adonay, y mi Dios es ‘mi fortaleza, y por eso me dijo el Nombre: gcémo dijiste que en vano te afanaste (cfr. v.4)? 49,6 Es poco que seus sieroo mion. Es decir: a pesar de que Israel no reciba tu increpacién y casi no te crea, es poco que sens siervo mio y mi enviado y hombre fiel de mi casa, etc,, porque esta profecia no es pa- alos hombres de tu generaci6n, sino para restaurar las tribus de Israel —y éstas son todas las tribus que cayeron de su eminencia—, y hacer volver a los resguardados de Israel, es decir, a sus «cuinas; pues es como: ¥ pernoctan en resguardados (Is 65,4)». Y dijo esto acerca de las diez tribus, pues esta profetizando el regreso de ellas, Y te constituiré luz de los gentiles; es decir, también te daré otra emi- nencia, que ser la de luz de los gentiles, para permitir su regreso a Adonay, y que reciban su fe, para que mi saluacién legue hasta el ex- tremo de la tierra, y, «como esta escrito, venga toda carne a postrarse ante mi (Is 66,23)», 7 Radag lo tinico que constataexplicitamente es que w» es con & Sin embargo, todo lo ‘Que se dice en este pirrafo —aunque posiblemente sea fil a su pensamiento-- es una slosa personal de Abrabanel 2 Esta frase del profeta desconcerta, Por eso ha creado problemas a traductores y exegetas. En la Septuagint se hace un cambio para resolver la diftcultad: wks grande Para ti ser llamado siervo mio». En el Targum de Isaias se la presenta como una ‘pregunta: «ZEs poco para vosotros el que seaislamados siervos mios?s, Abrabanel hhace su comentario manteniendo la estrica litealidad: es poco que sea sieroo, en {comparacin con la otra eminencia que recibir, lade ser lus dels gente. % El texto estd copiado del Comentario de David Qimhi. No obstante, a idea de ‘comentar 278 como sinénimo de rin (=ruinas) tampoco es original de éste, pues se remontaa Ibn ‘Ezra’ > Texto copiado del Comentario de Radag, Don Yislag Abrabanel 231 Con esto sevelaIsfas sus intenciones, que no eran slabare ao mismo, sino dar a conocer que esta profecia suya era ¢l fin de su Sraautmsy qe era general para fodas la tbus que desterrSena- ‘querib y para la dispersién de Juda. Y todo esto, para la verdad de su profecia se dijo, y mas cosas como esto. Primera pregunta’ 3, Tercer Canto (Is 50, 4-9) 504 Adonny, Dio, me he dado lengua de nstraccén ete, hasta el final de la profecia. Después que explic el profeta que es largo el destie: ro y que la demora de su liberacion no fue a causa del Nombre, ben- dito se, sino a su deseo de recibirlos cuando estuvieran arrepen- tidos, viene a explicar que tampoco fue asi a causa de que él los pi a de increpacion y ensefianza”. eT ey, Dm ns i truios; es deci, que el Nombre, bendito sea, habiit6 su lengua para que fuera lengua de instruccién (rar) e introdujera las palabras en ‘corazén de quienes las escucharan, como escrito esté mas arriba: puso 5 Is 49,2). ere gue nocn ste un mda de hnires eda (4s 29,13), como una golondrina, como una grille st po (Is 38,14), sino que el espiritu que le llegaba lo perfeccionaba en el conocimiento rofético a él mismo, y después, 61 perfeccionaba a otros; y por es Lio saber (ron), y esto no es come «dar a conocer» (s"m7) sino que es tun verbo intransitivow; y esto esté ligado con lo de antes. Es como si ce cl gaia ee _ foment ge acumen mech” Ta pardirasie del Targum sobre este versfculo insiste, atin més que el pr ilar cone cae nde ae com,‘ ba a Ses nop, bu, ad a te wis cuanto anes a sus proeta alla donde los ofdos de los pecadores serén abiertos y donde ellos act su ensefianza» (Tg Is 504). : eee Ee ee ee le teen = Seas la oa Comet att acat ei ea ee ce erprmeto en edule dels 482 para acres expen We Rada, ‘© Latexpresiin «verbo intransitivo» (3 528) no la emplea Abrabanel aqut e a nar gr te Tope ncahmente un complement det, camo sda cones, sno gue Sen gn ete dt mbm sho eo mo qu eps st feto mismo habla si sefaladoexplictamente por Ibn Ez 232 Los Cantos del Siervo dijera: Adonay, Dios, me dio unos dones: el pri /, Dios, me dio unos dones: el primero, lengua de ins- imc ye segundo, sar, pesto gue me do crn cone (0:29. y entender su palabra y su profet:yademés me dio ea izar al cansado la palabra, esto es, ensefiar al sediento y al fatigado escuchar la palabra de Adonay y su profecias. Yel significado dem» (decir a su tiempo) viene del término ny (tiempo), puesto que no son todos los momentos sefialados Y oportunos para aprender, sino todo momento oportano yadecuado pra elloy pot he deans cnechana era In palibrs de Adonay para el crsado ens tempo Y aclar6 y dijo que la profecia legaba sobre i 1 siempre en la ma- fara, es decir, que su profecia no acontecia en un sueRo de noche ‘cuando suben los humos, sino cada matiana. Y era diéfana y clara, co- mo sestuviera oyendo las palabras ens odo, come ls alums coyen las palabras de su maestro; y esto es me despierta el ofdo para que escuche como ls que son instruidos. 505 De este modo aclaré qi 5 je su pueblo no fue privado de la pro- fecn de parte del Nombre para levalo a buen fin porque siempre fa tras da eenviaba. asus servo, ls profes tampoco fue Pri vad de ela de prt del propo prof, porque ol profta se empe- con todo su esfuerzo en profetizar sobre ellos. Y sobre esto esté escrito: el Nombre, Dias, me la abierto el of eset ef Nombre ierto el ofdo, y yo no he sido rebelde, no 506 A pesar de que los rebeldes ds é le esa generacién golpearan con una vara sobre Ia mejlla al profeta de Israel (cf. Mig 414), yo orect ‘mi espaldaa quienes golpeaban, y mi mejilla a quienes mesaban mai barba, no = Setanta Abrabanel procedente de Ibn ‘Ezra’ o de Rati, arise aaa eta el gramétic dels ‘escuela pari Pe ee ee de manera ttrimenteopuerta pues lo coment dicend gue tl ses ese a a Ee eS iampaeramen eeceeeedetirce pri sAdonay, Die hava poet (50), pore am Eoectigneee anes Subraya mise TM El beso comentaa de Aibanel sums sce copies de las dos ideas es sugeridas, la un I dos ideas principales sugerias, la una por el Targum, yl ta por el propio Don Yighag Abrabanel 238 _guardé mi rostro de lo ultrajes y el salivazo, porque no impedi que suce- Gera esto al reprocharlos, sino que les profeticé con buena voluntad. 'Y concurrian dos causas: la intencidn del que envia, bendito sea, y la intenci6n del profeta enviado. Y no era la intencién del profeta Tsafas que los hombres de su generacién lo golpearan en la mejilla, y con ultrajes y salivaz, pues él era principe y grande en Israel, y gquién (que haya alargado su mano hasta el ungide del Nomibre ha quedado im- prune? (1 Sam 268), pero como eso era lo que hacfan con el resto de fos profetas —como lo recuerdan Jeremias, Amés y Miqueas—, por ‘eso dijo Isaias que él, al hacer publica su profecia, preparaba su es- palda a quienes golpeaban, y su mgjilla alas que mesaban la barba, y no ‘uardé su rostro de ls ullrajes ye sliouzo si se lo dabane% sin embargo, no sucedié asi de hecho, porque no resolvié el corazén de ningtin hombre actuar asi. Bl comentario de Abrabanel sefiala en estas palabras del profeta su disponibilidad para sceplar lo que le ped ocurtr al desempetar su mision. Coincde plenamente Par a merpretacion que se recoge en Midna Rebtk «R. “Azaria, en nombre de R Jenudah b. Simeon, expuso este versiculo como referido a Ialas [sas dijo: yo estaba Tramgulamente en ii asa de estudio, y escuch Ia vox del Unico Sano, bendito sea, helene: Auden enviere?, (quid in por nosotros? (Is 68). He enviado 2 Miquess y ‘los lo hitieron en la mejilla, com estd escrito: con soi waa iveron en It mei al ura Se Tome! (Mig 14); he enviad a Ards, y ellos lo Haman tartamudo. Como R.Pinbas ‘Fje apor qué fue Ilamado Amos? Porgue él era pesado de lengua. Ahora 2+ quien Srenid y Vquitn ind por nosotros, y contesé:aqu estoy, enviame a mt (s 68). Dijo el Tyne Sant bendito se: Isaias, hijo mio, eres décil ellos son tercos; si tomas sobre tt Jpismo el serhumillado y golpeedo por mi, hijo mio, estards listo para ir en mi isin: aan ao estards listo para ir en mi misén. Isaas respondié: en esas condiciones ‘Greceré mi esala a quienes gopeen, y i rile a quienes mesen mi barber (Wayigr'a abba, X2)- riag también habia comentado este pasaje subrayando la disponibilided del profeta pare soportar los sufrimioios que puderan sobrevnile en el cumplimiento Ae eu misign, En cambio, Mofeh ha-Kohen de Tordesilias coment6 que el profeta ‘sulri realmente esos golpes y desprecios. 1F No resulta dfcl aplicar a Tsalas un texto como éste,en el que se habla de suftl~ trientos. La nocicn de Isaas como profetaperseguido y sufrente es recogida por va- vas tadicioner judias. La més antigua de la que tenemos constancia documenta ela ‘del «Martini de Isias>, que es una parte (los captulos 15) del apécrifo Ascensiin de See Ait ce suenta que Manasés, rey de juda, conden6 a Tsaias a morir serrado con ca orra de madera el profeta no cedié ala tentacén del demonio, que lo invita & Jeetecre, con la promena de rehabiltarlo ante el rey, y muri sin quejarse. Ci. A. Diez Macho, Apéerfo del Antiguo Testament, 261 ‘Seguin la tradicion rabinica Isafas, perseguido por Manasés, se escondi en el trom de un Stbol, fue aserrado al corar el drbo: las franjes del vestido delataron st, tomee ite: Clr. Tabvud de Babli, trat. Yebumot, 49; i, tat. Sanhedrin, 103b; Talmud ie Jerusan, teat. Sanbedrin, 102. Targum de lsaas ha conservado la tradicion del martrio del profeta en una ‘oseta de ovigen palestin, al margen de Is 66,1. Ci. P. Grelot, “Deux Tosephtas targouriques inédites sur Isate 66", 524-527. 234 Los Cantos del Sieroo 50,7 Y esto de y mi Ser Adonay me ausiliaré, por eso no me retraigo, quiere decir: he aqui que no me retraigo ante las afrentas que hacian y decian al resto de los profetas, porque el Santo, bendito sea, me auxilia, yssu profecia me guarda, de modo que no me retraeré de hablar. Y esto es también por eso he puesto mi rostro como pedernal. Y sé que no seré confurdido, en relacién con lo que ensefia sobre esto quien hace ‘esta confidencia; es decir: y sé que en lo que yo les indico se verifi- carén mis palabras y no seré confundido, puesto que no diran: hablaste falsedad en nombre de Adonay (Zac 13,3). 508 _Y, puesto que habia en su generacién profetas de mentirar que hablaban por propia iniciativa, dice: cerca estd el que me da Ia razén, dquién quiere disputar conmigo? jcomparezcamos juntos! zquién es mi demandante? ;que se presente ante mil. Quiere decir cerca est ef que me da la razéin que 61, el Santo, bendita sea, es quien justificaré su palabra y mi profecias, y por eso gquién querra oponerse a mi de entre los profetas de mentira y los oniro- mantes? {Comparezcamos juntos para verificar nuestras palabras! Que no profetice yo de un lado, y ellos en otro lado; sino jque se presente ante mil y se explicaran y esclareceran las palabras. 50,9 He aqui que el Nombre, Dios, me auxiliané de verdad, pues él es quien me envid, de modo que zquién es el que podria condenarme?®. Sin embargo, ciertamente, ellos no tienen refrendo, y no hay verdad en sus palabras; por eso, todas sus palabras serén para nada, y esto es: he aqui ‘que todos ells se desconspondran como wn vestido, la polila los devorard. En el comentario de Abrabane! llama la atencion que, a pesar de la gran traicion {que existia sobre Ios sufrimientos de Isaias, no se interprete este versiculo como ddescripeién de un padecimiento que realmente le sobrevino, sino como un testimonio de su disponibildad para sufrir, si esto fuera necesario pare lleva su misin profética; posblidad, que, segin nuestro exegeta, no llega ealzarse. Esta interpretacinesté tomada, aunque no lteralmente de Radag, © Enla Ascensin de safes se cuenta que el profeta se encontré en Belén con un profeta samaritano, llamado Balkira, de perversa condicion, que incitaba a las practicas ‘dolitricas en aquella ciudad. Seguin esta tadicion,Balkira presonts ante Manasés una acusacion contra Isias, debido ala cual el profela fue condenado a muerte. Cf. A. Diez Macho, Apécrfos del Antigua Testament, 260-251 {Esta idea ya fue apuntada por Ibn ‘Ezra, aunque aqui esté més desarrollads, % Habitualmente respetamos en nuestra traduccidn el estilo de Abrabanel aunque resultefarragoso para el lector. Pero aqul hemos preferdo retocar un poco la frase para hacerla mas legible. El texto original resalta aun mas que la canfianza del profeta Sse apoya en Dios. Una traduccidn mas literal seria: puesto que he aqui que Adonay, Dios, me auxiliar de verdad, pues él es quien me eno, pores gulén podrd Don Yishag Abrabanel a 4, Cuarto Canto (Is 52,13 - 53,12) PRORECIA TREINTA COMIENZA He aqui que mi siervo comprenderi, ete. (16.52.13), hasta Alora, esti que no has pari! (Ls 84/1, es um (inico pasaje. ¥ también he visto conveniente plantear en el Prepon ua rion consist e saber acerca de qui hala eta profeca, pues los sabios de Ios ristianos la comentan acerca de aque! Fombre que colgaron en Jerusaén al final del Segundo Templo, que tray sega su opinign, hijo de Dios, bendito sea, que se forms en iene de la doncella, como es condcido por las palabras de ellos Y sin embargo, Yonatén ben ‘Uziel la tradujo referida al Mesias que ha de venir, y esta es también la opinién de los sabios, su re- cMerdo sea para bendicion, en muchos de sus comentarios hom Idticos (nerve), También a causa de su ultimo versicul: pores le re- partirden muchos (Js 5812), lo comentaron (o7r) acerca de Moisés 1a- como se aclarars. Se care te ‘el comentario que hizo R. Moseh ben Nahunén. sobre eta profeciaenel que la comenta acerca del rey del Mesias (i) "Yel gatin Rab Se’adyah coments todo este pasaje acerca de Jere~ inias, y coment6 aspergerd muchos gentiles (Is 5218) como =, Pt profelizs acerca de muchas naciones,y como un reo dant de Fist, pues era un muchacho (ler 1,6), y 6 carg6 el pecado de muchos sca tp a = mon ae se i pat ce Tetons Iai T81) # cues ors penne a can came de ee i ee enn dee maiming. Ci- A Pain Lip, a Dt Toro fags ema cnt lapses in ise ee etne ash o Ta S513 He 2g agcyone Ror Font Targa de aa, 209) Sin aerpargo ya er el versiculo siguiente el Targum aplia el texto biblico al pueblo de mbar Ye aus prac va refer al Mesa pres el sto 5 + senierar que hablan de triunfo, par todos los pasajes en los que se habla usd cond aaron raciones CF rel, Les Pome ds Sere, san ay % {S ELpropio Abrabane puntualizard mds adelante que Rambs, augue nen ot = Sra reopen ant pmo i et pnei rm 236 Los Cantos del Sieroo 53,12), pues ast esta escrito: recuerda cuando yo permanccfa en tu presencia para pediry el bien sobre ellos (er 18,20) y como el cordero al degitello era conducido (Is 53,7), pues dio: y yo como cordero manso (Jet 1119), le repariréen muchos (Is 53,12) insimca la comida que le dio cata dias. Y escribis sobre él R. Abraham ibn ‘Ezra’, y también el Rab Rabi Menahem ha-Me'ii, diciendo) que lo comenté bellamente, ynosé quées lo bueno y qué es lo bello que contemplaronen él. Pero RaSi y R. Yosef Qimhi y su hijo R. David Qimhi unénime- mente comeniarn toda ei profi aercs de ely por es con viene conocer en el comienzo de estas palabras el v obj dela profeca, sobreel quese habla. Saget La SaGUNDA PREGUNTA se plantea acerca de la aplicacién que hicie- ron los sabios, su recuerdo sea para bendicién, de «serdeletado, y se levantart, yseré muy alto (Is 52,13): seré mas elevado que Abrahan. se levantard més que Moisés, y seré mas alfo que los angeles del ser. vicion=, Pues a pesar de que comentaron esto acerca del rey del Me- sias (sc), sin embargo plantearia dificult la palabra mucho (180), pues jcémo es posible que un hombre se leeante por encima de Moi sés, que declar la Ley sobre nosotros2, pues no se lecant6 mas poeta en Isael coma Moisés (Dt 34,10) Tanto mas que se alee un nacido de mujer por encima de la eminencia de los dngeles del servicio, pues nada supera la eminencia del nivel de su ser, sino el ser de la Causa Primera, bendito sea. Sirva de testimonio lo que hicieron los sabios de los cristianos con la divinidad del Mesfs. Y tampoco se debe re. tomar a esto como lo hizo el sabio En Bonet™, que interprets los An geles del servicio acerca de los sabios, puesto que se dice wou recuer- io sea para bendicién». ;De donde los éngeles del servicio son los =~ binos?, pues zeémo subira en relacin al conocimiento, como lo te corcaron més arriba, a la eminencia del conocimiento de Abrahi, y sobre la eminencia de Moisés? También porque no hay apoyo para esto a partir de los textos escrtos, pues hicieron la demostracién de que ali se trata de los angeles del servicio a partir del versculo y fe- 2 ‘ltewto dice 72, peal texto bio dice-w * Nosabemes st Abrabanel habia do diectamente el comentario de Sada nos ininamos a pear que n,pueslo gla dexcipion de a exes dl atm a est pas es uncle cal itera deo ue tefere Abraham bn ‘Ea Coinlde con {xégetatadclan inciso en tar mall texto de Jer 18.20, 2 Es tn gr ea Aaah Eps sang de 0 efplico hizo ver que pensaba qu et fet bic traabe acerca del op rofeta— su comentario esta hecho en esta linea. aoe 1 Mira Tonma, Tole, 20 1 RYetdayah Peni de Biers. Don Yishag Abrabanel 237 ian altura (7a) y tenfan terror (Bz. 1,18), y es conocido que ese ver~ siculo en particular habla realmente del ejército de los cielos, y jcémo demostrar a partir de é! el asunto de los rabinos? ‘LA TERCERA PREGUNTA es: si el objeto de esta profecia era Israel, se- grin dicen los exegetas, gcmo precisar lo que esta escrito con la ex presién are (=var6n), como cuando esté escrito: asf de desfigurado del de tum varén era su aspecto (Is 52,14), despreciado y dejado de los hombres, ‘varén de dolores (Is 53,3)?m, pues aunque muchas veces esté escrito lo general con una expresién singular, por ser él un tinico pueblo, sin embargo no es llamado con el nombre de ws, ya que es el particular al que se alude, pues el particular detimitado que se demarca por él, es distinto de lo general que es licito que sea demarcado por él. LA CUARTA PREGUNTA la plantea lo que esté escrito: sin embargo, é1 argh muestras enfermedades, y nuestros dolores los soports (Is 53,4), y él deshonrado por nuestros delitos, aplastado por nuestras culpas (Is 53,5), y “Adonay hizo que fuera a parar sobre él la culpa de todos nosotros (Is 53,6), ¥ también esta escrito: las culpas de ellos l soportard (Is 53,11), y él cargé el pecado de muchos (Is 53,12). Pues si se dice esto acerca de Israel en relaci6n con el resto de las naciones, esto seria de muy dificil interpretaciGn respecto al juicio divino, pues ya aclaré el profeta Ezequiel a partir de las reglas del juicio divino que «el hijo no cargard la culpa del padre, y el padre no cargard la culpa del hijo (Ez: 18,20), (~-) tanto més una nacién la de otra nacién>. Y como se dice después {que Israel en el destierro soportaba las culpas de las naciones?, pues Jo que esta escrito «nuestros padres pecaron y ya no existen, y nosotros soportamos sus culpas (Lam 5,7) se refiere al asunto del castigo de los ;padres sobre los hijos», pues trata de cuando tomaron en sus manos la accién de sus padres. LA QUINTA PREGUNTA. Esté escrito: y nosotros lo hemos considerado Iagado, golpeado de Dios, y abatido (Is 53,4). ;Cémo es posible que se comente acerca de Israel como si nada de esto fuera asi, que no es Hagado, golpeado de Dios y abatido?, pues Israel en el destierro era ciertamente agado, golpeado de Dios y abatido, puesto que ciertamente soporté tormentos por las culpas de ellos, y sin embargo se dice que es pposible que no sea llagado, golpeado de Dios y abatido. Y esta escrito: si 2 Cr Midrat Tanhuona, Toledt, 20 al final. tn Rafi y Abraham ibn ‘Ezra’ ya se habian enfrentado con esta dificultad en sus comentaries El planteamiento de esta objecion, y los textos biblicos que se aducen, estén tomados del comentario de Radag a ls 34. Las frases entre comillas estan copiadas ‘eralmente 238 Los Cantas del Siervo pone como sacrificio por la culpa (Gen) su alma (Is 53,10), como si fuera esto asunto ducioso, o que era la pena de Israel por sus pecados, y esto 5 manifiesto segrin el testimonio de los profetas y los objetivos de él. Y esté escrito: por el delito de mi pueblo azote para ells (Is 53,8), pero no es ast, pues el azote de Israel era por sus delitos, no por los delitos de las naciones. LA SEXTA PREGUNTA se plantea cuando estA escrito: debido al esfuerzo de su alma verd se saciard con su conocimiento justificané el justo mi sierco a muchos (Is 53,11), pues se veré que no hay en este texto una expresién, que se le relacione diciendo qué es lo que veré con el esfuerzo de su alma, qué asunto traeré consigo lo que veri. Y la determinacién de quién ice que justifcartel justo a muchos la dejamos por ahora, pues este texto requiere mucho detenimiento. Y ahora comento estos escritos, respondiendo de modo suficiente a todas estas preguntas. LA INTENCION GENERAL en esta profecia es el conocimiento de lo que informa acerca de la intencién del profeta cuando la pronuncié, no siguiendo el procedimiento derdsico (777) y de apoyo (Kr2008), sino segiin lo que muestra acerca de ella el sentido llano (208) con inte- ligencia recta, y la explicacién verdadera. Por eso ha de investigarse acerca de cada una de las opiniones que recordé en la primera pre- ‘gunta, si es posible, segiin el sentido lano del texto y el estilo del pa- saje. Dico que la opinién de los sabios cristianost# es que el pasaje trata acerca de Jestis el nazareno, que fue ejecutado al final del segundo ‘Templo, y que acerca de é1 esta escrito: serd eleondo, se levantard y serd ‘muy alto (Is 52,13) conforme al midras de los sabios, su recuerdo sea para bendicion, que interpretaron (wn) sera mas elevado que Abraham, y se levantaré més que Moisés, y seré mucho mas alto que los angeles del serviciow, lo que no es posible que se justifique sino acerca de la Causa Primera, que es el Altisimo. ¥ (dicen) que sobre él std escrito: lagado, golpeado de Dios y abatido (Is 53,4); es decir, que él cera Dios y Hlagado, golpeado y abatido, y que, puesto que suprimié la pena espiritual que soportabamos por el pecado del primer hombre, or eso esté escrito: y las culpas de ellos el soportaré (Is 53,11), y el cargé el pecado de muchos y por los delincuentes suplicé (Is 53,12), segin desarrollan sobre esto en sus comentarios. = No se refiee alos Padres de la Iglesia ni a los grandes tedlogos medevales, sino 2 Jos polemistas. Los temas a los que se alude en ese pérrafo ya figuraban en el “Mosiraor dela jusica de Abner de Burgos, y habian sido lugar comin de discusion en Ialiteratura polémica. Tambien fueron debatidos en la Dispita de Tortosa ‘Ci. Meat Tana, Tolodot, 20 Don Yishag Abrabartel 239 Pero toda esta opinién es conforme a la nocién, caida en desuso, de los rabinos primeros, que confiesa que el primer hombre fue condenado debido a su pecado, a una pena espiritual que haria bajar su alma a la gehenna (ou7), y la harfa permanecer alli siempre. Sin ‘embargo, esto no se dice en los textos, ni en el mandamiento que se le impone, ni en el relato de su pena y su maldicién. Y lo que aportan ‘como prueba sobre esto, (lo traen) de lo que esté escrito en el texto: pues en el dia en que comas de él morirds irremisiblemente(Gen 2,17), (pero) en lo que se refiere a la propagacién, esto no es prueba, pues \Natan dijo a David en relaci6n al asunto de Betsabé: el hijo que te ha nacido morird irremisiblemente(2 Sam 12,14), y escrito esta: y sucedié que el séptimo dia murié el nifio (2 Sam 12,18), y no hay duda de que no castigé el nifio a la gehenna; también Abimelek dijo: quien toque a este hombre 0 @ su mujer morird irremisiblemente (Gen 26,11), y él no se referia a la muerte del alma en la gehenna, pues él no era Dios; sino que «moriré ciertamente» (nav mm) es como «comerds ciertamente» (Goan 90x), «recordards ciertamente» (712In “Wr y otros semejantes a ellos, que se duplican para reforzar lo que se dice. En segundo lugar, aunque confeséramos que Adén se hizo acree- dor a una pena espiritual por su pecado, los humanos que vienen tras él, qué han hecho para que los condenen a la gehenna?, pues ellos no han pecado, y el alma del hijo no cargara la culpa del padre (cit. Ez 18,20). Porque el hombre en su cuerpo es hijo de su padre y de su madre, pero su alma no la ha engendrado el alma de su padre, como dijo el profeta en nombre del Nombre, bendito sea, tanto el alma el padre como el alma del hijo son mias. Y si el alma de Adan actu perversamente, el alma de Abraham estaba unida a Dios e hizo lo contrario de lo que hizo Adan. ;Cémo va a castigar el juicio divino a ambos indiscriminadamente? Pero tanto el justo como el pecador coinciden en tener cada uno de ellos (un alma) que en su nacimiento es limpia y pura de toda suciedad. Y en tercer lugar, que, aunque confesdramos que existiera esta pena espiritual y se trasmitiera a la descendencia de Adan, he aqui que en la intencién del Nombre, bendito sea, est4 expiar y perdonar. cAcaso seria demasiado corto su brazo (efr. Is 50,2), con su fuerza ilimitada, para salvar? Cuando se dice que fue hecho de ti para revestirse de carne y para recibir castigos por si mismo, hay que considerar que el ainia que peque, ella morind (Ez 18,4) y sera castigada, no que habra mesura de veredicto, pues quienesquiera que pequen 1 Abrabanel: nx. TM: a=, 20 Los Cantos del Sieroo contra 61 recibirén la pena, y no un pecador determinado. ¥ si dijeron gue era conveniente que tino en concreto de los hombres del género recibiera la pena para expiar por todos, en ese caso, era necesario qu tun hombre como uno de nosotres, profetao sabio, recibieracaa pena Y e505 castigos,no la Causa Primera, bendlito sea, pues, incluso aun. ue fuera verdad que se revistié de carne, no era un hombre como uno de nosotros, tanto mas cuanto que esto es imposible por st mis- mo. Es totalmente imposible que para ellos Ia naturaleza permita que se encame el Nombre, bendito sea, a si mismo, puesto que la divi. nidad de la Causa Primera, que fiene un poder ilimitado, es impo- sible que se revista de carne y permanezca en un sujeto imitado, ¥ gue suprima una pena espirtuel del hombre, que no se recuerda en los textos, y que las penas que se recuerdan all{ sobre su fundamento se mantengan, mientras que algunas de las distintas supresiones se utilcen para dar a conocer a un forastero como éste. Como observ6 sobre ellos el rabino Rab Hasday con gran entereza en la controversia religiosa que hizo en su lengua verndcula, y ya esta traducida en nuestra lengua: si este asunto es imposible por si mismo jcémo se puede acimitir que se comente acerca de él la palabra del profeta?m. Y ADEMAS DE esto, la exposici6n Hana (802) de los escritos no es empatibe con la epinin de los en el comentario del pas, eto desde el primer momento, Pues ceémo se podria dece sabre Ha- Eloah he aqui que comprenderd (720) (Is 52,13)? ya que si tiene la acep- cién de ilustracion (r>o0n) del conocimiento y el entendimiento, ha que tener presente que él desde siempre y por siempre conoce lo que hay en el pensamientoporgue le Eloah,ycmo se lava apliar hau! compen (52,18) como sara atc deine "™'y viniera un tiempo en el que comprenderd y sabra Gleignificad de mar atndd éxito, come en la copra reas que David tenta éxito (720) en todos sus caminas (1 Sam 18,14), cual fue ese éxito que rememoraremos en él? en las cosas corporales 0 en las espirituales? pues, tiunfante o sin triunfar, no tiene raz6n de ser aplicsio ala Causa Primera también en lo que se rfiere ala fad clarament 6 que exit ‘humana claramente se evelo que no tv éxito, pues se puede 2 Sere cra de Hany sb I acne is princi de isto exigent naan 19761089 a tree po ‘Yestben Sm To cone tl de Bit Tren Nain Ch Mls Vacs, be i spectos polémica judaica en tiempos de Hasdai Crescas”, 561-576. 7 Ay Ea lfc haba sido apuntadapreviamene po Sem Tob on Sapo argomento to por a‘agob bene’ te ropuesto por Yaga ben Ruben en a sogunda eplica a su Don Yishag Abrabanet 2a Segundo, llamarlo mi siervo (Is 52,13), pues gcomo admitir que ‘Bloah eterno de si mismo y para s{ mismo se llame a si mismo mi sierv0?, pues el siervo y el Seftor son conceptos correlativos, incom- patibles entre si. Y no pueden decir que lo lama siervo en relacién a Ta humanidad y al cuerpo, pues anteriormente se ha traido a colacion Ja inteligencia (r20n). Y seni eleoado, y se leoantard y serd muy alto (Is 52,13): aparecen detrés de él, en constructo, todos estos adjetivos, que zo indican sino que él es ‘Eloah, segtin su opiniGn; y por eso mi sier- ‘9, que esté escrito en medio de estas palabras, también lo seria -ne~ ‘esariamente, a su juicio-, aunque esto no se ponga de realce sino por ‘estar alineados con él. Pero no se llama hombre al hombre debido a su materia, sino debido a su alma inteligente; y por eso, a pesar de su opiniGn, en la que se dice que “Eloah se revisti6 de carne, no por eso se le puede llamar sierov, pues el nombre con el que se 1o debe amar siempre seria el debido a su otra naturaleza. ¥ ya escribié R. Abra- ham ibn ‘Ezra’ que no es admisible que se diga mi sieroo en relacién ‘al cuerpo, pues el cuerpo no comprende ni siquiera cuando esta vivo. “Tercero, cuando se dice: serd eleoado, se leoantard y ser muy alto (Is 52,13), ya sabes que estas expresiones son futuros, y quién haré saber siesta elevacién que se dice que se renovaré en él, sera en las cosas corporales, conforme a la humanidad, o en el tema de su divinidad? Pues en relacién a su humanidad, en este mundo, no tuvo elevacién ni eminencia, sino pequefiez y muerte; Zcémo es posible que digan que el profeta profeti26 sobre él en esta profecia? Y si dijo send ele~ ‘ado, se levantari y serd muy alto en relacién a la divinidad, se trataria de una expresién superflua puesto que ‘Eloah, ya que es siempre "Bloah, esta elevado y levantado, evidentemente, y gemo se iba a profetizar sobre él que vendria un tiempo en que ser elevado y se evantant de nuevo? Cuarto, cuando se dice desfigurado del de un varén era su aspecto, y sat apariencia de lade los humanos (Is 52,14). Y asi dijeron los sabios, su recuerdo sea para bendiciOn. No tiene apariencia ni belleza para que nos fijemos en él, y no tiene aspecto para que nos complazcamtos en él. Des- ppreciado y dejado de los hombres, varén de dolores y conocido del Sufrimiento (Is 53,23); lo que ensefian todas estas expresiones es que @lera en su naturaleza desazonado y desagradable, melancilico, dé- bil de temperamento, flojo de constitucién, todo esto segtin lo que se ha contado de su asunto; pero esto no es verdadero, pues él era joven 1m Ya‘agob ben Re'uben ya habia reparado en esta dificultad, al final de su quinta rplica, También se detienc en ella Motch ha-Kohen de Tordesllas. a Los Cantos del Siervo y bueno, de aspecto atractivo, pues los sabios de ellos dijeron que te- ‘nia constancia de temperamento, con cardcter equilibrado. Y si se di- jo esto acerca de su muerte, hay que tener en cuenta que cualquier hombre, cuando muere, su serenidad causa espanto, y no se dice por ‘esto que sea desfigurado del de un hombre su aspecto, y su apariencia de la de los humanos (Is 52,14) ni que no tiene apariencia ni belleza (Is 53,2), pues se dicen estos adjetivos refiriéndose a su ser. Lo ligico es que se o lame varén de dolores y conocido del sufrimiento (Is 52,3) aludiendo a los sufrimientos a los que estaba habituado, y a los dolores que soportaba; pero no se recuerda nada de esto en su historiat, Quinto, cuando se dice sin embargo, él cargé nuestras enfermedades, y ‘nuestros dolores los soport6 (Is 53,4), pues esto no es posible comentario acerca de las almas de los justos que estaban en la gehenna por el pe- cado del primer hombre, (diciendo) que los liber6 y sacé de alli, pues. la pena espiritual no se llama enfermedad, con més raz6n, puesto que se dice acerca de él que cargé y los soporté, aunque segun la opinion de ellos no se dice que Ha~’Eloah soporté y cargé las penas de la gchenna. El sentido Ilano (ou) del texto enseita que él recibié sobre si mismo las enfermedades de las que iba a retirar, y por eso dice y nosotros lo hemos considerado llagado, golpeado de Dios y abatido (Is 53,4), puesto que él, por si mismo no era llagado ni golpeado. Y si se comenta esto acerca de su muerte y los tormentos con que nosotros le afligirfamos, (hay que hacer notar que) dificilmente diria nuestras enfermedades y nuestros dolores, pues la muerte con la que los judios lo rodearon no era enfermedades y dolores. Tanto més cuanto se dice y por sus contusiones se nos ha curado (Is 53,5), como si dijera que ellos tenian enfermedades y dolores y él los tomé sobre si mismo y los. ‘soport6, y por eso se los ha curado. Sexto, ZcOmo se dice que se escribieron estes textos acerca de Jesiis el nazareno, y que acerca de su muerte se dice que ha sido sarrancado de Ia terra de los vivientes (Is 53,8)? Pues el texto dice: por el delito de mi pueblo azate para ellos (Is 53,8), y la palabra te» (=paca ellos) s plural, y enseria que en este pasaje se habla acerca de muchos, no de uno sélo, pues si no fuera asf tendrfa que decir: por el delito de nxi Pueblo azote para él, y es patente que los copistas de los cristianos para "Ese argumento fue empleado por Ya‘ageb ben Re'uben en su tercera respuesta alas Inerpretaciones de ls crstanos,y Moseh ha-Kohen de Tordesllas voli aineistr en 6. 2m Ibn ‘Ezra’ ya habla apuntado esa observacién en su comentario. Posteriormente ‘Ya‘aqob ben Re‘uben la difundié entre les polemistas. Tambien aparece en el libro ‘Ezer ha~"Emumch de Moteh ha-Kohen de Tordesillas Don Yishag Abrabanet 243 desechar esta posibilidad copiaron la palabra ‘a> (=para ellos) como + (epara él), pero esto no es as. ‘Saas, Cuando se dice yh dado als pifdos sv mina a 33,9), pues ellos explican esto acerca de Jestis el naza- a re ss gin sus palabras era patente que se dice y ha dado a Tos perio Suerte, no su tumba, pues segin su relato no dafié su pueblo nada gn su tumba, sino en su muerte; y también dijeron y al rico en su re ee one dice Adonay decisis, pone como sacrifcio por la culpa (Gx) su alma (Is 53,10), y aunque era ‘Eloah gulso recibir aquellos tormentos para salvar las alas de ls sanfos Feta fosa, segun ellos opinan, Pero, zcmo se dice y Adonay deci Iie, suf como si Ha, beito sea, con su decisin con su wofuntad quisiera humillao con torments I dies sufimienos? Pero lo que no fene causa conocia, eo se atribuye al simple dct si6n 0 lo que haga alguien con una finaidad conoid, y tanto mas cuanto cic: si pone culpabilidad su alma, jcémo se jasc e expresién sobre Eloah?, pues se atsibuye a culpubilidad asu alma, que ivinidad absoluta : dein de Adonay por mid prosper (45910), pues sgin 0 fu asunto, muri6 en su juventud, ¥ no vi : see joni iy alse coment er devendanc acerca dels que contindan detrs de ou religi6n, étos no son llamados descendencia ent etext, ytampoco se justifea la palabra ver, pues su verds- ero significado es verd en su vida y en sus dias descendencia,y a ijn de sus js. Y sis die acer del divinidad, cuando se co- nce, que lve, tsb ydbserva lo que ray lo qu ses emo se ce sobre que ver descendecia como si fuera nueva para él eta VE Sin? Tambign se dice protngord ls das: more ens joven Tos tusnta y dos aol, donde et la prolongacisn de sus dias? También dicey edn de Atomy por meio deel prospered no ay duda de que no caiga esta expresign sino sobre el ho e Raza su decison por su projimo, no sabre la que haga el por sf mM Decimo, cuando se dice por eso le repartiré en muchos, y a bos poderosos repartra botn (Is 53,12), y si se comenta le repartiré en mucl ra esti en el comentario de Is 1 Los elementos bésicos cle este angumento polémico ya a comer deb 52,13, También fueron glosados por Ya'aqob ben Re‘uben. en su quinta objec “rgumentos de los erstianos, por Mach ha-Kohen de Tordesils - ‘Los Cantos dl Sieroo acerca de que recibieron muchos de las naci ern de ue naciones su religién y su f 0 guerras, y consiguid botin y se agencis el despoja?. Véase como se ha aclarado a 3 ee \ partir de diez lugares de estos texto ¥ de otros lagaresen ellos, que sein el sentido llano (@00), l inte. gen eta I explccin verdadero posible omentar esta rofecia como lo hacen los exegotas de | partedeestecomentaron en anos Yesla primera vente UE ConcERN a Yonatén y los sabi su recuerdo sea pe icin, que la comentaron acerca de nuestro Mesias de justin, Yo no sf esefieren al Mesias hijo de José, que consideraron que ‘en enol comienzo de a salva, os au objeto es el Mesias wijo te David, que vend después. ¥ nen un caso ni en el oto 30 i elsentdo lan dl texto que se comente ast el passe nt ay Fuss aera de Mesa jo de Jost que mori ene principio de 1 y de sus luchas, no es posible que se diga send elewado y se leant y ser muy ato (Is 5213), pues él no alcanzaré tl eminesci de nivel ni se mantendré en ella tmpaco cuando se dice desi arate del dew vari em os aspect (5218), depeciado yd de ws hom. br ub de dre y cnc dl sit 53); to et es un asuinte que no recordaron los bios, su recuerdo Sea para bendici gn sito, pues go sera defiurad del dean oan ne epeclsy seria depreciao y conocido dels suientosy de los dolores? Tan se dice: ya oven su muerte (6 538): no sabremos ag efi , icbmo se diré sobre él que veri in, i tos dis 85310 simorid en dl prncipiode antares Pe ant Sis comenta esta profi acerca del Mesias hijo de Davi, it cllment se dir on desma de dew arn em su aspect su apa Tenia de ad os umanoe (Is 524), no tee apericnl n ‘ean Cs 582), pues hay qu tener en cuenta. que liniae dijo: he aq misery, “ i honk, ami elegido en quien se complace mi alma, infundo mi api sor 2, yen oto gar mart de ra de UD), y dijo y descansard sobre lel esprit de Ad to buscarén In genes Qu 1110) 0 qu ver desrcade je dee 2 I Mess ip de Jos ode Etim) e una fy sein Mes hip deat cs una figura mesic secundaria que, so ns dinners wer da Nas ho de Dv fra rp enn canter nis i eae Do et Lanes enon nocde mtrMes igen gun Ponta de x yen Ta de in rt Si 5) See laa de ot Hain pr Ire Cle Rats, Te nah GEE Tah gin eer 717M Pérez Femanden Traine esas ene Te latte 56a Den Yishaq Abvabanel 245 hombres, warén de dolores y conocido del sufrimiento (Is 53,3). Y ademas, emo se dita sobre él sin embargo, él cargé nuestras enfermedades, y ‘iuestros dolores los soport6; y nosotros lo hemos considerado lagadi 52,15 Ast aspergerd muchos gentiles. Es decir, que como estuvo la baje- zay el deterioro en el iltimo extremo, asf estard la eminencia en idéntico grado, Porque este Israel, con toda su pequeftezaspergerd ‘muchos gentiles; es decir, los dispersarav y los venceré. O sea, asper- ‘geri, con el sentido de y su jugo ha aspergicio mis ropas (Is 63,3); como si dijera: «vertera su sangre». : Radaq y su padre comentaron a partir del lenguaje corriente, que aspergerti es como #70, Y la raz6n por la que temerfan hablar sobre no se tata de 1 Esto es, los teminos de la comparaiin sn los versculos 14 y 15; no sete tuna comparacion dentro del vericlo 14 La compara ala que se aude marcada por a en el vd yp en el v-15—y no por el p del segundo hemistiquio del v.1¢— ests implicit en el comentario de Radag, y habia sido sefalada explictamente por Yoset Gara ySem Tob ln Saprt ee 1 La cit, fomada del comentario de Ibn “Ezra” a ese versieulo, viene a acarar el sentido con el que se interpreta el verbo te. Precsamente su primer signiindo es sdesirum,y slo secundariamente significa sadmirarsen.Alude alas imprecaciones Gel Levtico para indica que no se tata de un simple asembro inrascendente sino ‘que leva und la sensacion de terror: ween a rina Wuestas cludades, devastaré ‘Yuestrossantuarios, no aspraré més el aplacante olor de vuestossacificios. Yo Inismoasoar el pas de suerte que de ellos tspantantn vutstrs enemigos» Te segunda tad de este prrafo es cop cast eal del comentario de Radog Hemes puesto entre comilla as frases que son ities. : se Eas parsons el Targum en xe vers yl aerorponen de ele ghra Gque alcanard Israel gracias al Mesias «Ast come la casa dele! espero en € ura dias numerosos, ya que su aspecto era tan desfigurado entre los gentiles,y su sparen on diferente den de ls joe de los Hombres, ast aspegera muchos enti, los reyes se calarin propdsito de é; pondrn sus manos sobre sus bocas Pompe hab visto Toque no st Ie habia conta, y contemplarn fo que no habia ido» (Tg 852.1418). St Een expicacon del min esa que propaso Moe tn Qin : 1 Signin sderramarss, pero en el lnguaecologual Se usa en el Sonido de wverter tn chorro de palabras, sermonear, predcar Adems de or los Qimhi fu inter- prelada en es sentido por Nalunénides. ad Los Cantos del Sieroo fo ela enact ce range or oman cho te Y enseié sobre esto diciendo: por su causa reyes ‘ep su boca. Es de- cir, que hablarén dando un gran brinco sobre este asunto, puesto que verdn lo que no se les habia contado, esto es, aquello que no fue contado ni referido a ellos que sucediera en el mundo en nacién de entre las naciones, ni en tiempo de entre los tiempos, lo verfn ahora en Is y lo que no habian ofdo que sucediera jamas, lo contemplarin ie su tema. Y resulta que lo que no habian oido contemplani contemplarin es una repeticién, con palabras distintas —y, para mi, més verdadero—, de lo que no se les habia contado, desde las eminencias que tuvo Israel en el tiempo del primer Templo, lo verdn ahora; y lo que no habian ofdo que ten‘a Is- rael en el tiempo del segundo Templo, lo contemplanin ahora que se renueva en él. Este es el camino adecuado de estos versiculos segrin los explic6, con acierto, Ra8i que coment6: «por su causa reyes cerrarin su boca referido a la magnitud de su sorpresams so ae tie ens de nero en qe ea (refer a Teal) ene esto dicho en segunda persona, y (dices) que (Israel) no es segunda per- sona, podrés interpretar que no esté escrito: asf como muchos se espan- taron de ti (Is 52,14), en relacién a Israel, sino en relacién a las nacio- nes, a causa de aquello que esta escrito mas arriba sobre ellos: ;Apar- twos, apartaos, salid de al, no toquéis cosa impura! (Is 52,11), donde Mamé a las naciones «cosa impura>, Puesto que en el tiempo de su ruina y destruccién era su desfi- ‘guracién en ellos como impurezas despreciables, por eso les dijo: as, muchos se espantaron de ti (Is 52,19); es decir, como del enemigo im- 36. Estos, sobre Israel 1M Radag explica en su comentario: «usp: puede referirse a “abrir je referirse a “abrir”, como saltando (papa) por las eoinas (Cant 2,8), donde es la apertura del paso en el brinco, y puede referise a “cerrar” como no ceeds (yap tu ram (Dt 157). Y ambos pueden comen- tam scr de wap: brn bcs para coniar grandes o pondrin wa mano en Tec ito mrad om ocrmmn Aint ts eine pos sel comentari de Gms dsorent a eger aga y Bac i comentario 1 Lo nico que comenta Rabi sobre ete asunto ee esta frase, El reto del pra una plosa que hace Abrabanel dees palabras cane Abrabanel insiste en lo que dijo en las primeraslineas del comentario a Is 82,14 ‘que todas estas frases se refieren a Israel, tanto las que estén en segunda persona, como en tercera. Aqui intenta una demostracion por reduecién al absurdo: si Ia segunda persona no Se refiere a Israel, so ha de refer a las naciones, y entonces Ia frase lo miemo que muchos se espantaron det aria alusion a que fueron hurilladas las naciones; pero el sentido del texto no es ese, como va a probara continuacin Don Yishag Abratanet 255 puro, se espantan muchas en tu rina. ;Asi de desfigurao era del de un hombre el aspecto de Israel, mi siervo! Lo cual recuerda cémo tit humi- laste a Israel. Y por eso fue la decisién del juicio que: asf aspergerd muchos gentiles, de manera que conforme hiciste se te hard, tu accién ‘evertind en tu cabeza (Abd 15). Y con esto completamos esta parte pri- mera. 53,1 _{Quién ha crefdo lo que nosotros oimos?, ete. hasta A Adonay ha complacido aplastarle con padecimiento. Esta es la segunda parte en la {que contara el profeta las palabras de los reyes de las naciones, que, Gnel cerrar de su boca, dirén: zquién ha creda lo que nosotros ofmies?, y fl brazo, gsobre quién se ha revelado? Y su comentario; dos revoluciones maravillosas realizaremos en el mundo. ‘La primera, el derrumbamiento de las naciones altas y elevadas, que se desplomaron desde los cielos; el fuego las devorard (Ez. 15,7). ¥ sto es zquién ha creido lo que nosotros ofmos?, es decir, quién ha creido cl rumor de nuestra eminencia, fuerza y gobierno cuando ahora no- otros somos como peces atrapados en una red (Qoh 9,12), y como las Ciucdades que el Nombre destruyd (Jet 20,16) en el dia del ardor de su ia (is 3,13), R. Abraham ben ‘Ezra’ coment6 cquin ha creido lo que nosotros ‘imos?: jquién ha creido este rumor que oimos del éxito de Israel?. 'Y la revolucién segunda que se hace en el mundo es que el brazo de Adonay, y su poder, gsobre quin se ha revelado? Pues él podia reve- farse a los hombres de altura y gobierno, y eligi6 para sf, para reve- larse a él, un pueblo saqueado y despojado. Y esta es la sorprendente revohucién segunda: que una vez que ha querido el Santo, bendito sea, crear una cosa nueva en la tierra y revelar su brazo y su poder iitado zcomo se revela a éste, que es un pueblo vil y despreciable?. 'Y también es posible comentar que [se revel6 a este pueblo] para que al mismo tiempo, conocieran y supieran todos los habitantes del tiniverso que de Adonay es la potesiad regia (Sal 22,29), y [conocieran] a Moisés y su ley de verdad, se arrepintieran de sus creencias, y con fesaran que sus padres heredaron la mentira (cfr. Jer 16,19). Y por eso, se asombraran de los primeros hombres, seres racionales que Crefan en lo mismo que ellos jlas surpercherias que les inculcaban!, y Jos apoyaron, y diran: cquién ha crido lo que nosotros oimos? Es decir: {quién ha puesto su fe en las palabras que se reciben entre nosotros, J ique se nos dirigen debido al brazo de Adonay?; csobre quién se ha Jevelado? Aludié con esto a Moisés rabenu, la paz sobre él, pues habl6 ve La cita de Ton ‘Ezra’ et muy libre, y dice més de lo que habia dicho el escueto exegetatudelane. 256 Los Cantos det Sieroo por medio de él aquel que desplazé hacia Ia diestra de Moisés el brazo de su gloria ([s 69,12), que es una alusién a la Ley. Es como si se dijera: y el brazo de Adonay y su gloria ya ha sido revelado desde antiguo a «quien» ha sido revelado, que es a Moisés, y si es asi, «quien» se refiere a éste, que es quien hizo y fij6 nuestras creencias; y :quién ha crefdo lo {que nosotros ofnios? Y lo dirén en la redencién de Israel. 53,2. Subi6 como un retofiodelante de él, y como ratz de la tierra de se- quia. Estas dos comparaciones se diferencian en su cualidad porque, de una parte, el retoio es el nombre del nifto pequefio que mama los pechos de su madre (cfr. Cant 8,1), 0 también es el nombre del «vas- tago», como en la expresin sus refofis se extendenin (Os 14,7); y éste es siempre el nombre que se dice de una cosa que empieza a brotar. Pero rafz de la tierra de sequfa, en cambio, es lo que es si su raiz envejece irremediablemente en Ia tierra (ob 148); de aqut que, entonces, el re- forto es lo contrario de la rafz vieja. Y por eso es dificil referir a algo estas dos comparaciones, puesto que son tan opuestas en si mismas, Pero el objeto del versiculo es que digan aquellos habladores: zno vves que este pueblo de Israel crecié como un retorio delante de é1? es decir, como un nifio para hacerle mimos, y que asf se acelere su crecimiento, como si él fuera el pueblo al que ahora tom6 para si, como lo hizo con los que salieron de Egipto, y por eso El multiplica sobre él bienes aravillosos; y esto es, en mi opinién, sus retfios se extendentin (Os 14,7) La realidad no es asi, porque ellos son ratz de Ia tierra de sequia, pues tantos miles de afios durante los cuales los metié en destierro, que es tierra de sequia, ellos no fueron retofio y nifio de mimos, sino 1af2 vieja, que estaba seca como un lefio. Tampoco habia en él la her- mosura de los nifios a los que hace mimos el hombre, pues no tiene ‘apariencia ni belleza. Es decir, no tiene apariencia de hombres, apariencia agradable y bella, para que no nos fijemos en él. Esto quiere decir que no hay en él apariencia ni eminencia ni perfeccién, y nosotros somos testigos, pues lo hemos visto asi con nuestros ojos. Y si asf es la rea- ‘a hebveo po signifies literalmente «el que mama», y tambien en sentido tigurado, scetofo» 0 avéstagon, sbrote de una plantas, La traduccién grieya de los Setenta se decide por el significado original: «nifiton (rauSior). Abrabanel deja constancia de las ddos posible traducciones, pero en su comentario se inclina por «nino. En nuestra traducién hemos elegido la palabra wtetofio» porque posee la misma ambivalencla que el termino hebreo, aunque por motivos diversos: como acepcién propia «retonon es el ebrote de una plantar, y metafdricamente se emplea para hablar de un ~nifo equenos 1 Este texto de Oseas ya habia sido citado en la explicacién de este pasaje por Ibn “Bzra’y Rada Den Yishag Abrabanel 257 amos en él este lidad, que mo tiene aspecto, jes digno de que nos complazcamos en retono? Ted esto es para reforzar el asomibro de ellos. Y subi como tun retofio delante de él 533 Ademis se dice que él es despreciado y desecto de los hombres; es- to quiere decir que era mas menospreciado que el resto de las nacio- nes, y que no habia en él hombres, es decir, hombres valerosos; y en relaci6n a esto dice desecho de los hombres, es decir, falto de hombres. Y también es posible interpretarlo diciendo que en desecho de los hom- bres aludi6 a las expulsiones que hicieron las naciones a Israel de sus tierras diciendo un rey tras otro y una ciudad tras otra: ;Levantaos, salid de en medio de mi pueblo! Pues éste es el contenido de desecho de los hombres: que Israel era desechado de establecerse entre ellos. ‘Como si hubiera dicho: no basta que no tenga apariencia ni aspecto pa- ra complacerse, sino que también lo despreciébamos y lo expul- sébamos de nuestras tierras puesto que es varén de dolores y conocido de la enfermedad. Pereira: Abraham ben ‘Ezra’ que dolores y enfermedad on pa ue designan las aflicciones del destierro; pero con mas razén hay que decir que, a causa de la dureza del destierro y sus aflic iones, fueron los judios mas constantes en las enfermedades que el resto de los hombres. Si tomamos como muestra la peste negra —pues. dijeron que los hemorroides (cfr. Dt 28,27) eran muy frecuentes entre cellos, y también las fiebres (cfr. Dt 28,22) contagiosas con accesos de alucinacién— vemos que los judios estén mas preparados, a éstas y a més dolencias, que ellos; hasta el punto de que, a causa de esto, ism are sears f'n = Sco i ne cok ec Sree tees tne eel tey rere mare Fecct ategthcset nse ony ta reryctes aL ios SEE eto 258 Los Cantos del Siervo Adonay hard que se te contagie la peste 28,21), pues por m Ineltereattaty campo de apeaen, PP EE por eso dice en relacién a ellos: warn de dolores, de que, a causa de esto le ocultamos el rostro™; 0 ante ‘aed puesto que era despreciado, nolo estimdbamos; 0 porque ls piadlosos z 1 ¥ 0 Io est © porque los pi ole mtn ei lo porque se pensaban qué eso cra una inguidad rial : iertamente los exegetas cristianos se alejaron mucho, pues se ha- bia af e «un hombre por la nacén, y lo que all se nee ean uno particulary conrets, no al general enero 0 especie, en verdad, a causa de su infima erudicién en los Escritos Sagrados les sucedié esto. ZNo ves el texto donde escrito est: el narén de Israel se cesar ue 2017, y también sale ain de al Jue 2020), yam bin se rein luc de carn de acl Jue 2022), y también fo qu se aa concen pr el ar de al (ue 20,38), y tambien el vrin de [sel iahechojrament en Mp Ge 21), y tambien yl én de Insel (seronb ueestb en prt (1 Sam 136), y tambien y van fe Israel se acercé (1 Sam 14,24), y también y Sail y el vardn de Israel se renzo 1 Sam 172) ¥ muchos come étes? {quia es de suerdo que es a partir de ahi el género de vari de dolores conocido de I enfermedad? Pues debido a que lo compara en todo el pasaje en ges gu slEopa y Asa Ete os tes 148 y 18 algoreal . ieron ‘morir en Europa unos veinticinco millones de personas debido a esta Seni ef ep ay ree durante eta epidemic dn cain a algunas df alu hate envenenado las fuentes, de la que se siguié una gran persecucién en ches gas de Europa. Cfr. J. Amador de los Rios, Historia social, politica y rel wade ot de Espafia y Portugal, 407-409. E aca ei eee del oentr Abana face nu prs del tt en gues ite ie Seco TE nearness comentario de Abrabanel El verbo en plual es en testinonsa mse vor de lo ue esti intentando demostrar. ee DE en cia meg pe erty ee a Don Yishag Abrabanel 259 singular, hizo su comparaci6n como si fuera un hombre particulars, aunque ya podemos decir que no esta dicho en el pasaje «hombre por Israel», pues escrito esté: tan desfigurado del de un hombre era su [specto (Is 52.14), St comentario: tan desfigurado su aspecto, el de Israel, del de todo hombre. Y escrito esté: vardn de dolores y conocido de Ia enfermedad. Su co~ ‘mentario: no sélo era despreciado y un desecho para la generalidad de os hombres respetables, hermosos, y sanos de las naciones, sino que incluso un varén de dolores y conocido de la enfermedad, que tenia en si ‘mismo y en su naturaleza infamia, y era repugnante por su inmun- icia, fue como quien oculta de Israel el rostro; y hay waw (=y)=: «y» Como quien oculta el rostro, como: «y» fue, como trajo a colacion rabenut Yonah. Es como si dijera: una vez hubo un hombre inmundo ex- tranjero, que era vardn de dolores y conocido de Ia enfermedad, y a pesar de esto era como quien oculta de él, es decir, de Israel, el rostro; y des- ppués que records varén de dolores y eonocido de Ia enfermedad, records fambién (su comparacién) con un despreciado, puesto que él es el mas luefio e insignificante en su rango, diciendo que también era por fos gentiles despreciado, pobre y desgraciado; y, a pesar de todo eso, no consideraba a Israel en nada. Y escrito esté: y no lo estimdbamos, en plural; hablan en su testi- monio diciendo que era esto general a todos, como si dijera: ya fuera pequeo o grande, no estimabamos a Israel en nada. © sea, su co~ Fhentario: despreciado y nolo estimibamos se dice sobre Israel, y el col- mo de todo lo que se dice de que él era despreciado y desecho de los hombres es que incluso un varén de dolores y conocido de la enfermedad escondia de él el rostro, puesto que era Israel despreciado entre no- otros; y nolo estimabamos. Y dejamos con esto la pregunta tercera. 'Y Ragi coment6 y como quien oculta el rostro de él: Israel, al verse a si ‘mismo despreciado, aplastado, golpeado y humillado se ocultaba y se \s Rati y Abraham ibn ‘Ezra’ se habfan planteado aqut el problema de explica:«l Signifcado colectivo de un término singular. Ambos habian propuesto algunas aeeeraa” Abrabanel hace una acaracién mucho més pro, pero en la Kins que {stos habian sugerido, san ota interpretacion s® pone tanto énfasis en la conjuncién copulativa para Thala que ean de datores ys concio de syrimento <> como qui cut io Son raxelificativos de la misma persona. Mas ariba interpret, de una parte, los dos primeros, refers aTstac,y, de ora, Ia tecora fase refer alos hombres que hhablan en el texto. "Cl, Yonah ibn Yanah, Sefer ha- Ria, 22 20 ‘Los Cantos del Siervo escondia a si mismo de los ojos de los gentiles para que no lo vie- ran; y es cierto, 534 | he aqui que recuerdan los reyes en sus palabras los géneros dle afliciones y calamidades que soport6 Israel en el destierro que fueron cuatro. El primero es el género de las calamidades corporales que les hacian y les ocasionaban, y sobre esto dice: sin embargo, él car. £36 nuestras enfermedades, y nuestros dolores los soportd. Y la explicacién dle este escrito, y su verdad, para mi no esté de acuerdo con las pala bras de los exegetas, porque el pronombre de «nuestra» enfermedades ¥ eriuestros» dolores no se refiere a las naciones, pues ellas habrian de estar enfermas y dolidas. Pero sucede que las acciones a veces se rela. cionan con quienes las hacen y a veces se relacionan con quienes las reciben; y por eso escrito esta: he escuchado tu oracin (Is 38,5), oracién en favor del humilde puesto que es el humilde, y el que ora es el que hace la oracién; y escrito esta: los conduciré a la montaia de mi santidad, 4 [0s alegraré en la casa de mi oracién (Is 56,7) donde se relaciona la or ci6n con el Nombre, bendito sea, puesto que él la recibe. Y asf Tid eres ‘ey mio, oh Dios (Sal 44,5), es decir el rey que reina sobre mi; y escrito est: yo le he consagrado rey mio (Sal 2,6), es decir, el rey a quien yo he hecho reinar bajo mi mano. Y asf, la destruccién de Sodoma y Gomorra a veces se relaciona con quien la realiza, y escrito esta: come am la destruccign de Dios (Jer 50,40; Am 4,11); y a veces con quien la recibe: como en la destruccién de Sodoma y Gomorra (Jer 49,18). Asi Sucede en nuesiras enfermedades y nuestros dolores; es posible que el Pronombre se refiera a quien recibe la enfermedad y el dolor, su refe- zente es quien sufre las enfermedades; y es posible que el pronombre se refiera a quien produce la enfermedad y la ocasiona. Y puesto que escrito esté més arriba warén de dolores y conocido de la fnfermedad, referido a Israel, aclararén ahora aquellos reyes y habladores quién fue la causa de que fuera Israel en el destierro pe ciente y dolorido, ¥ dijo: por tanto, él cargé con nuestra enfermetlades; quiere decir, sin duda, que de las enfermedades que él cargé en el destierro, nosotros fuimos su causa; y los dolores que padecio fueron tmursiros dolores, es decir, dolores inferidos a ellos y ocasionados por nosotros. Y nosotros lo liemos considerado azotado, golpendo de Dios, y abutido; es decir, era nuestra opinién que sus enfermedades y dolores roceclian de Dios para hacerles mal y para castigarlos, pero esto no ‘ue ast, porque procedian de nosotros y por nuestra causa. Y después te Aunque la cita no es itera, expresa con bastante fidelidad el comentario de RaSi a esa expresion, Don Yishaq Abrabane! 261 ir, las enfer- 1ue se recordé esto de las calamidades corporales, es decir, Soci a ae ce atl en ademés las calamidades corporales que les hacian en el des intencionadamente:herida, contusi6n y laga fresca (Is 1,6). 535 _Y acerca de esto ext escrito y deshonndo por musi dele ado por nuestras culpas™, es decir: he aqui qui }ademés, Fabia ecto heriden. Destonrdo y aplasia por neste perf restos delitos y nuestras culpa; pues @ causa de la maldad de snestraelecein y la abundancia de nuestros delitos los demeliamos, y, con razén esté escrito: el eastigors de nuestra paz (cayé) sobre 6, y po 7 1 ha curado. 8 Cements R. Abraham ben ‘Ezra’ que el castigo para perpetuar nesta pa cayé sobre A, esto es, para demolerlo; y que por su con- tus eno ha cae: pues cuando lo gentiles estén en calima, jy de Israel, y cuando el Nombre ls salve sed para las naciones un tem po de angustia, y por eso por su contusién y su herida se nos ca opinién ha de interpretarse que Ios reyes y las naciones diaz he aqut que toda esta calamidad haciams a sree, como esté escrito; nuestros predicadores y nuestros mae yes or is ra religién, todo el castigo 0 instrucciém forzadaw que es peoee rusia pc, cay sobre dec, sobre el. Pues ellos nos decian todo el dia que por su contusion se nos Curado, es decz, que cuando hacemos en él contusiones, Ios aotes que perce so A a gt i rosin anette meee aemete Soo itamaae eae ‘=e emo pune expres como on sstanivo (ea ls, aga), a ae enor Set y signa slo qu radon Ahora Ababa nerpret todos ‘os exegetas y traductores, en el primer sentido. nila adsl egunda pet coeerapema paces nate = Sen cctatr octmenieaentetioe SESE Siena mn te focal peers eee re seat eae ag ata Sige aa geen ie a ee 2a Los Cantos dl Siervo Ihieren son medicina para el malo (Prov 20,30) &nimas, y acausa de stonosendutecams en denier SMS 53.6 Y dirén que a pesar de ser naciones disimiles Edom e sus eons dia he aga a emesa qu ne clas alr ig us corazones estaban llenos de maldad (Dan 11,27) para Israel. Y acerea de esto escrito est: todas nasotres, como ganado menor, andivinios erates, cada uno a su camino ns volcimas; es decir, en nuestras religiones Y nuestrascreencias todos nosotros, como ganado menor anduvinos rants, que asi din enters los reyes aguellos, y segin el dicho del profes met hereto muses paes ee 6,19) nay hizo golpear en él la culpa de tds nosotros; es deci, que 6 Israel habia recbido a prfdia de todos. Y acerca de esto al cet la culpa de todos nosotres, como escrito esta mas arriba: aplastado por ‘estas cups, donde la culpa no se dice en relacin ala pena “ palabras de los exegetasi, sino sobre el mal de la accion y la core indecente que hain asa eat imputaran todo esto al Nombre, bendito sea, diciendo: y Adonm hizo glpear en, para rteric que HE pra justi to! ieee y para reprenter lo ha consignado (cft. Hab 1,12) en el destierse, para recibir tormentos de las naciones, conforme a sus pensamientos, pues creian que los males que venian sobre Israel naturales y ca, suales todos eran debidos a la Providencia, por la maldad de sues ae. ciones y de su creencia, y no debidos ala perfidia de los gentiles Co. ‘mo esté escrito: y nosotros lo hemos considerado azolado, golpeado de Dios 4 alae 2) agai que se clara cn esto que las enfermedades ‘ ores que deberian venir sobre las naciones, Israel los moon tee an! bia venir sobre las naciones a causa de sus delitos, como pensaron ‘Ocasiones a asistir a unos sermones de predicadores cristianos con los pretendia moverlos a la conversién. Recorde por oeaiones de ie Fe gh Aragn en 297i Sure endef opal on Eads 8 cape a cTitandad, Sobre eta idenificacin enol judatsmo medieval, y et ne arm hhablar acerca de Israel procede del comentario de reat pirereares Phiammutancee ae omni PSUS june mo = nen eterna ‘scene tecenar een Don Yishag Abrabanel 263 los sabios de los cristianos que era nuestra opinién, la de los judfos; asi pues, en nuestra opiniGn, no pretendié el profeta hablar de esto, sino que esto es todo ello como comenté: la relacién de nuestras en- {fermedades y muestros dolores indica la relacién de la cosa con quien la ‘hace, no a lo que se hace, ni a quien lo recibe. Y con esto no resta na- da de la pregunta cuarta 53,7 Y después que record6 el primer género de calamidades que soporté Israel en el destierro, que son las corporales, recordé el se~ gundo género de calamidades: las que habfan recibico en su riqueza por medio de los impuestos, y ls tributos, y el robo, y la explotacién con la que Israel era explotacio y aplastacio todos los dias. Y acerca de esto estd escrito: apremiado y él se doblegé, pues, «apremiado él en la ri- queza, y también apremiado [como] el dinero, no apremiaré a su préjimo (Dt 15,2)». Y se asociaron, pues, juntamente, los dos géneros de pe- nalidades: en la riqueza y en el cuerpo. Y acerca de esto esta escrito: ‘apremiado y él se doblegé; es decir, al ser él robado y explotado, se doblegé en su cuerpo. ‘Ya pesar de todo esto no abre su boca, sino que fue como el cordero al sacrifcio, que lo llevan para matarlo y no grita. Asi soportaba Israel las calamidades corporales, y callaba. Y sobre las calamidades de la riqueza escrito esta: y como oveja ante sus esquiladores, enmudecida cuando esquilan y quitan la lana; asi fue Israel, como mudo y no abre su boca, ante quienes le robaban™. Y puesto que hizo en esto dos comparaciones, una con el asunto de la muerte del cuerpo, y otra en el asunto de las calamidades de la riqueza, por eso dice dos veces y no abre su boca’. Y es posible interpretar apremiado y él se doblegs, todo ello, sobre las calamidades de la riqueza, pues le robaban 538 También recordé el género tercero de las penalidades del des- tierro, yes que no hubo en Israel reino ni gobierno, ni volvi6 el derecho 1 cata opin de los polemistascristianosakude también Sem Tob ibn Saprut en suicomentario mete versicul. Tr Las palabras entre comillas son cita literal de Radaq, que, a su vez, fora un ‘Semple del Deteronomio que a habla ido ulizado por Menaben ben Saruq para precisr el sentido dew. ‘La idea, aunque n as palabras, est omada del comentario de Radag 1% Abrabanelrecuera en su Comentario a Amds que cuando comentaba este pasaje dle aiascsaba persando en las riqueras de iss que fue despojado src: «rere aT dinero, como expliqué en el comentario a Isis, en el verscul: como ova ante esquilador enrmudecida, y no abrié la boca» (Comentario a Ams, 7,1) ‘FY Aa xl tamen Radag, aunque con mayor concision. 264 Los Cantos dl Sieroo (cfr. Sal 94,15), y no hubo entre ellos la posibilidad de mantener en vigor las prescripciones de la Ley de modo estricto y ejecuitarlas, como Ja habfa anteriormente cuando ellos estaban en su tierra. Y sobre esto en verdad esté escrito: del poder y del derecio fue apartado. Y el poder e3 el teino, como éste fendrd el poder en mi pueblo (1 Sam 9,17), y el derecho es el sanedrin, y los juicios del Nombre son sus leyes. Y dijo que Israel fue apartado y falto de todo esto. Y esto dio ocasién a que alguien preguntara cémo dijo fue apartado como si ubiera tenido desde antiguo poder y derecho. Y ciertamente él estuvo algunos aos en el destierro sin reino y sin derecho, pues se sujet6 a las usanzas de los pueblos. Y por eso continuaron diciendo y a su generacién, :quién le charlard?, pues ha sido arrancado de la tierra de la vida; es decir, Ciertamente, a su generacién, la de Israel en los dias antiguos, quién le charlaré, diré y contaré sus eminencias y derechos cuando ha sido arrancado de «la tierra de la vida, que es la tierra de Istael»in. Pues alli tenfan, en verdad, poder y derecho. Su creencia fue arrancada y arre- batada de ellos por la maldad de los pueblos que subieron contra ellos y los destruyeron y tomaron su tierra. Y sobre esto dijeron: por el delito de mi pueblo, azote para ellos. Es decir, a causa del delito de ‘nuestros pueblos, Babilonia y Edom, que arrancaron a Israel de la tierra de los vivientes, se siguid y vino el azote de la destruccién y la fal- ta de poder y derecho para ellos, para Israel. Y aunque lo nombra en el texto en singular, eligi el profeta designarlos aqui en plural, con la palabra a elles, para aclarar y hacer saber que el singular que se re- ‘cuerda en el texto es la generalidad de los hijos de Israel, no un hom- bre particular. Y tal vez dijo a ellos para aludir a las dos destruc- ciones, la destruccién primera y Ia destruccién segunda. Y Rai coment6 y a su generacién, quién le charlard los afios que per- ‘manecié en el destierro y las fatigas que pasaron en él desde el tiem- Po en que fue arrancado de la tierra de Ia vidas. Quién charlard y les dird gue se multiplicaron muchfsimo, y son incontables. Y con esto se completa el género tercero de las penalidades. 53,9 También recordé el cuarto género de las calamidades que so- ports Israel en el destierro, y es que, incluso en su muerte, no estu- vieron seguros ni exentos de la perfidia de las naciones, pues he aqui 1% LaLidea, y Ia cia biblica estin tomadas del Comentario de En Selomoh Astruc a te pasaje. 2 Esta glosaestdcopiada del comentario de Radi 'm Hasta aqui la idea de RaSi, algo ampliada. La frase siguiente es glosa de Abrabanel ese comentario, Don Yishag Abrabanel 265 que el poeta dijo entre los muertos se halla mi libertad, como cadéveres que ‘yacen en la tumba (Sal 88,6). E Israel no era libre entre los muertos, pues también detrés de su muerte y de sus tumbas estaban los pér- Fidos de las nacones a media noche y ena escurided ls saraban de imbas para robar sus sudarios, y afrentar y ultrajar sus cuerpos, yen particulars eljudio era vic, pues pensaban ls tontos de las na- ciones que bajé tras él su honor y su riqueza; y por eso lo arrojaban lejos de su tumba como un cadéver pisotendo (Is 14,19), y lo dejaban desnudo bajo el sol, como sucedié en nuestras tierras muchas veces. Y sobre esto me parece, sin duda, que esta escrito aqui y ha dado a los pérfides su tuba, pues Israel también en su tumba era perseguido por los pérfidos, y al rico en sus muertes, es decir, tanto més si era rico en. el momento de su muerte, pues en tal caso era més dada a los pér- fidos su tumba, ; Y una ver que con esto contaron todas las especies de calami- dades del destierro, sellaron sus palabras y dijeron: aunque él no cometié violencia, ni engafio con su boca; es decir, todas estas pena- lidades que hemos recordado venian contra él sin que hubiese come- tido violencia en sus acciones ni engatio con su boca, de modo que en fa- vor de él se ratificé esto. Y la frase aunque él no cometi6 violencia, ni en- ‘gafio con su boea es de las naciones conforme a su pensamiento. Pues el profeta no dijo esto, puesto que en el destierro se aclara que habia delincuentes en Israel, eres de rapifa, fraude, y engafio en sus bocas, mientras que por esto determin6 que, en el futuro por venir, el resto de Israel no cometeria injusticia y no dirfan mentira y no se encon- trarfa en su boca més lengua embustera de la que fue general antes; por eso no fueron asi. Pero las naciones, ya que su propésito era na- rar que soport6 Israel las penalidades del destierro, no dijeron esto en plan de juicio. ‘ YY Ra8i comenté «y ha dado a los pérfidos su tumba: se entrego a si mismo para ser sepultado en cualquier lugar que decreten los pér~ fidos de las naciones», pues los mataban en los caminos y los sepul- taban como borricos™, y si era rico, era su riqueza la causa de su ue! hecho de que cometié violencia. ‘Yh quienescomentan sobre no conc len ni ena cm au boca que fue el destierro de Israel en tiempo de Edom con tantas aflic- ciones a causa de la ejecucion de aquel hombre que fue ejecutado al final del segundo templo, y ellos hicieron esto como un juicio. Y © Las palabras entre comillas son literales, en las demds cambia un poco la redaccién aunque el contenido y los términos fundamentales coinciden, 'w Locuctdn despectiva para evitar pronunciar el nombre de Jess 266 Los Cantos del Sieroo Porque no cometieron violencia ni distorsién de la justicia salvando a éste, pues él era reo de muerte segiin el estricto derecho, ellos encon- traron muchas calamidades y angustias. Y, ciertamente, en tiempos de los ismaelitas fueron las calamidades de ellos debidas a que no vinieron para reconocer a la cara la religion y los asuntos de ellos. Y cen relacién a esto esta escrito: ni engafo con su boca. Es decir, que a causa de que mo cometié violencia en la ejecucién de Jestis el cristiano fue perseguido por Edom; y a causa de que no hubo engafio en su boca para reconocer a los ismaeiitas en la religién de ellos, fue humillado y dafiado por los hijos de Ismael, 53,10 Y Adonay decidié aplastarlo,sufri, etc. hasta el fin de la profecta Esta es la tercera parte del pasaje, y son palabras del profeta. Y, cier tamente, en la exégesis de y Adonay decié aplastarlo, sufrié, puesto {que no me resultan correctos los caminos de los exegetas, he pensado yo mismo tres caminos; los dos primeros de ellos no los he man- tenido por las causas que recordaré, y el tercero lo sostengo. Et CaMINO PRIMERO es que la conjuncién condicional «si», cuando est escrito: si pone como buwvesu alma, habria de adelantarse, y estaria la frase traspuesta. Es como si dijera: y "si" Adonay decidié aplastarlo, sufri6, es decir: "si" quiso castigarlo con el destierro, reconocerds la culpabilidad de su alma; esto es: has de saber y creer que no acaecié si- no por el pecado de Israel y la culpabilidad de sw alma, porque no hay castigos donde no hay falta. Y por eso, si decidi6 el Nombre, ben- dito sea, aplastarlo, a Israel, y dafarlo con algunos géneros de plagas y padecimientos, no pienses que acaecié este asunto por los motivos que comentaron los reyes de las naciones, que dijeron que sucedié to- do esto a Israel porque no cometid violencia ni engafio con su boca, sino que reconoceris Ia culpabilidad de su alma. Pues creemos que por sus faltas soport6 las calamidades del destierro _ Y, por eso, después de la putificacién de sus faltas en las aflic- ciones del destierro, veri descendencia, prolongaré los dias en el tiempo de la redencién, y la descendencia de ellos se multiplicaré muchi- simo, como dijo Ezequiel: los multiplicaré en hombres como ganada mie- nor (Ez 36,37), y Sofonias™ dijo: y se multiplicarén como se _Abrabanelsusttuye el nombre de Jens por unas sglas que, a vex que son una chro dean ons ua alan f ‘Esa palabra sign seulpa>y también saeco por In culpa. En los pelos sigueres Ababa! ai ulirando en uno oto senda, En cada cas haemo tradueion qu converga segue context 20 texto que ta noe de Sofi sna de acai Dan Yishag Abrabanet 267 ‘multiplicaron, ete. (Zac 10,8), los traeré ala tierra de Galaad y al Libano, xyel sitio no les bastard (Zac 10,10); y también prolongard los dias pues escrito esta: como los dias del érbol seri los dias de mi pueblo (Is 65,22), y también: el joven morind centenario (Is 65,20). Y Ia decisién de Adonay por medio de él prosperaré, pues por él se manifestaré en el mundo el poder del Nombre, bendito sea, y su reino. Pero esta exégesis la abandoné, porque no es adecuada al modo indicativo la puntuacién que hay: oerrox unido por maqgef. ‘Y EL CAMINO SEGUNDO en su exégesis es que “nn esta relacionado con ‘yrm "'nm (y me robusteceris, y revfveme) (Is 38,16), que no esté relacionado con mi sufrimiento, sino con la salud y la vida. Como si se dijera: y Adonay decidié aplastarlo, a Israel, en el destierro, y él los robustecerd y los revivird en su redencién. Y por eso, a pesar de que tenia pecados y faltas, disculpara mucho a los buenos, y es lo que escrito esta: si reconoces Ia culpabilidad de su alma, verd descendencia, prolongeri los dias. Pero esta exégesis no es certera porque la raiz de ‘avin es abn (ser robusto), y la raiz de Yam es nn (sufrir, estar enfer- ‘mo), y por eso no es posible interpretar de este modo “mn, ya que se- ria necesario que dijera am, puesto que el mer es la tercera radicals del verbo. \VERDADERAMENTE, para mi, el tercer camino es el certero. Dice el profeta como respuesta a las palabras de los reyes de las naciones: he aqui que el destierro de Israel, a pesar de que considera que es, debido a sus pecados, no es etemo por los siglos de los siglos, porque no hard el Nombre un exterminio en su pueblo y en su heredad para apartarlos de su presencia para siempre, sino que era para aplastarlo con castigos, como castiga un hombre a su hijo, y esto es y Adonay decidid aplastarlo. Y los castigos aquellos no consistian en la muerte, como el hombre que asesina a su compaftero por su ira, sino que consistian en un sufrimiento con esperanza de medicina y remedio. Como escrito esté por el poeta: ;Acaso para siempre rechazardi Adonay, y no volverd més a ser propicio? ¢Ha desaparecido para siempre su clemencia? zAcabd su promesa de generacién en generacién? ;Se habré alvidado “El de ser Benigno, o cancelado en la ira sus piedades? Y me digo: lo que me hace padecer son los cambios de la diestra de “Elyén (Sal 77,8-11). Es decir, ciertamente no es esto una masacre y exterminio absoluto, sino que es un sufrimiento que vino contra mi, y desfallect y sufrf (Dan 1s Las cuatro citas biblicas anteriores son las mismas que aduce Radag en st. ‘comentario a este passe. 6 Lite amed 268, Los Cantos del Siereo 8,27), aunque es un sufrimiento largo y muy prolongado, de los ‘cambios (mia) de la diestra de ‘Elyén, es decir, muchos afios (En) se- giin su poder. He aqui que en este camino dice aqui: y Adonay decidié aplastario, sufrié, es decit, que sufrimiento era lo que derivé contra él, no exterminio, Y¥ por eso, aunque reconacents la culpabilidad de su alma —es decir, que Israel tenia pecados y culpabilidades—, he aqui que a pesar de todo esto sera curado de su enfermedad, y nerd abundante descen- dencia de su nacién, y prolongari los dias en su vida y reposow. Y ademas de esto, la decisién del Nombre de que vengan todos los hombres de la tierra para conocer a su Dios, como escrito esta: cier- tamente, entonces devolveré a los pueblos un labio puro, etc. (Sof 3,9), por ‘medio de Israel prosperani, puesto que de Sin saldré la Ley, y la palabra de Adonay de Jerusalén (Is 2,3). Y el gran Rabbi Abraham ben ‘Ezra’ coment6: y Adonay decid aplastarlo y con esto hacerle sufrir el destierro; y si Israel reconoce la culpabilidad de su alma y confiesa su pecado diciendo: en verdad somos culpables, por eso nos ha sobrevenido esta tribulaciém (Gen 42,21), he aqui que cuando haga esta conversién lo rescataré el Nombre y veré descendencia, prolongard los das, Y lo que comenta es muy cierto. He aqui que se explica a partir de esto que la frase y nosotros lo hhemos considerado azotado, golpeado de Dios, y abatido (Is 53,4). Y también por el delito de mi pueblo, azote para ellos (Is 53,8), son palabras de los reyes de las naciones conforme a sus pensamientos, pues no conocieron el camino de Adonay. Y sin embargo, la frase si reconaces Ia culpabilidad de su alma, que son palabras del profeta, no plantea un dilema, sino su explicacién, "En hebreo hay un juego de palabras: nao (cambios) -2x (anos), 1 En el Talmud, a propésito de est texto se habla dela recompensa que recbe quien acepta los castigos divinos: «Rabba dijo tambien, en nombre de R. Sehora o de R. ‘Huna, que quienes son amados de Dios son afligidos por males, como eserito ets: y Adonay decidié humillarlo, sfrié. No hay que creer que este hombre probado sera recompensado en la vida futura aunque no acopte los sufrimientos con amor, porque ‘se ajo: pons, saerfco por la culpa st alma, Ahora bien, como el sacnfici por le culpa ya acompanado del reconocimionto dela falta de la que se tiene conocimiento (ct Ly 51-7), también es necesario tener conocimiento de los castigos divinos, aceptarlas ‘con amor. :Cul ser la recompensa?: Verddesendencia,prolngar los dis» (Tadrmud de Jerusalén, tat. Brake, 15e). Abrabane! tiene presente esta interpretaciin, aunque tiene en su mente un sufrimiento concreto: el del exilio. La interpretacion recogida an el Talmud es més general Abrabanel glosa el pensamiento de Thn ‘Ezra’ incluso se permite introducir ese texto del Géness al que no alude el exegeta tudeleno, ‘Don Yishag Abrabanel 269 pues asocia la culpabilidad a su alma, que as{ es la verdad, por lo que después de la purificaciGn de sus faltas vent descendencia, prolongart los dias. Y es bastante con esto para la pregunta quinta. 53,11 Y aclara el profeta con qué mérito se perdonaré a Israel la ‘culpabilidad de su alma, y verd descendencia, prolongard los dias. Y la decisién del Nombre de ensehar a las naciones e introducirlas bajo las alas de la Presencia (divina) (cfr. Sal 91,4), por medio le él prosperard (Is 53,10). Como escrito esté: debido a la iniquidad de su alma, verd, etc. Y la exégesis de verd, se saciané el justo, para mi, no se refiere al futuro, sino que es la narracién de lo que sucedié en el destierro: veia, se sa- ciaba, justificaba; refiere el profeta que Israel alcanzé en el destierro tes grandes mists, id de ual er vy aj mero: a causa de la iniquidad de su alma, verd; y dijo esto en reaciea alo que escrito esta tne axa: ot rcoancn tac ds su alma (Is 53,10), como si dijera que Israel conocia su pecado, y Ia culpabilidad de su alma, y sus faltas, y las veia para apartarse de ellas. Y ya dice ba» (iniquidad) en relacién con el pecado y la culpabilidad, como concibié iniquidad y pari6 mentira (Job 15,3), contemplar Ia iniquidad no padra (Hab 1,3), bajo su lengua, iniquidad y falta (Sal 107). El segundo mérito lo recordé al decir se saciard, en su conocimiento: ces decir, que, aunque habia en el destierro hambre y sed por la caren- ia de todo —lo rodearon como agua Ios terrores (Job 27,20)—, he aqui que era saciado y rico a sus ojos, y se engrandecia a si mismo me- diante lo que conoe{a por la ley divina que, segiin mi opinién, asi le parecia, pues duerme satisfecho sin ser visitado por el mal (Prov 19,23), y no se apura por su penalidad, puesto que los mandatos de! Nombre ale- ‘gran su corazén (Sal 19,9). Y puesto que hombres sensatos pusieron zAgef en la palabra vaz% (se saciars) para separarla de wo" (en su conocimiento), y el bet de 232" esta vocalizado en games, he aqui la cexégesis: se saciand y se regocijard en si mismo, y después recordé lo que es la causa de la saciedad y de aquella sobriedad cuando dijo que Bling ne sgn. emery pepe wesurzo ‘Tombien puede serie pra designar una ) done de mies de, que desde au fuventod yom ntaree, desde gue et un bbebé (par), se enderezaria al servicio del Nombre ara marchar ante él en la integridad de su cot as -escrit dlavia joven, comenzé a buscar al Dios de su padre David (2 Cr 34,3). Y ponders su pesfeccion cuando dijo que Josias era como raiz dela tierra ‘a, porque sus padres Amén y Manasés eran = adores ante el Nombre. cuando in Josas habla ore de epee -¥ absolutatiniebla fer 2,6), idolos y paganismo; y salié después Josias como la azucena entre los cardos (Cant 2,2), y como rafz de la tierra de sequia. Y ahora, cuando se ha arrojado contra él la calamidad, y pa~ vores de muerte cayeron sobre él (Sal 55,5), no tiene apariencia mi telleza para que nos fijemas en él, ni aspecto; es decir: el aspecto de su rostro se camibi6 (Dan 3,19), y ya no tiene apariencia y majestad real que antes te- nia; y cuando nos fijemas en no contemplaremos en él el aspecto que tenia, como escrito esté més arriba: tan desfigurado del de un hombre era ‘su aspecto, y su apariencia de la de los humanos (Is 52,14). Y a causa de que amaba a su pueblo dijo: y complazcimonos en él, pues después de su muerte aumenté la complacencia de ellos hacia él. Y has de saber que, aunque en el libro de los Reyes viene la narracién de la muerte de Josias con brevedad (cfr. 2 Re 23,29), en el libro de las Crénicas se recuerda que él no muri inmediatamente cuando le lanzaron los a queros, sino que vino a Jerusalén (cfr. 2 Cr 35,24) azotado y herido (Is 53,4), desfigurado su aspecto y su apariencia, y allt muri6, 53,3 Y después que recordé la muerte de Josias, la muer 5, se refiere ala insig- nificancia del hombre que lo desfigur6, el fran Nekoh; y acerca = su imperfeccién dijo: despreciado y desecho de los hombres, varén de do- lores y conocido del sufrimiento, pues no era un valiente prédigo en ha- Pte eat den ey dct po Sec sto psd Ado) enon yon, Ae wa querido hacer un juego de palabras (pt — rps) y se ha di i om 2" TM: delante de é1 ' de re 2 Recreate so Aiport ed oni snd pe a = noon Don Yishag Abrabanel 7 zafias, sino invalido™ de pies, afectado por dolores de gota, y, como ‘més arriba lo llamé hombre al decir tan desfigurado del de un hombre era ‘su aspecto (Is 52,14), asi dice acerca de é1 ahora: desecho de los hombres, ‘aron de dolores. Y fue tan despreciado y desestimado a nuestros ojos que ocultamos de él el rostro, y no escuchamos las palabras que profirié diciendo a Josias: cqué a mi y a ti, rey de Judd? No he venido Contra ti hoy, sino contra la casa con la cual estoy en guerra (2 Cr 35,21). ¥ los hijos de Juda ocultaron de él el rostro y no recibieron sus palabras, pues era despreciado a sus ojos, y no era nada estimado; y en relacién a esto dijo: como quien oculta de él el rostro, despreciado, y no lo esti- smabaraos. 53,4 Ademés, ciertamente, la mano del faraGn Nekoh no golped a Josias para asesinarlo, pues él lleoé nuestros sufrimientos, y nuestros do- Tres los cargé; es decir, nosotros rodeamos a Josias de la enfermedad y el dolor que soporté, no el faraén Nekoh. ¥ «nuestros» sufrimientos y “uestros» dolores tiene un pronombre personal sulijo, pues el pecado de ellos fue la causa de la muerte de Josias, no la fuerza del fara6n; 0 sea, «nuestros» sufrimientos y «nuestros» dolores, pronombre de pri- ‘mera persona. Es decir: las enfermedades y los dolores que nosotros ‘mereciamos recibir por nuestros delitos, los levé y soporté el mismo justo por nosotros, y por eso nosotros lo hemos considerado azotado, he- rrido de Dios, y abatido, pues de la mano de Dios vino su azote y su muerte, no de la mano del fara6n Nekoh. 535 Pues él fue deshonrado por nuestros delitos, aplastado por nuestras cculpas, y, a pesar de que muri por la perfidia de su generaciOn, esa ‘misma accién fue en verdad del Nombre, bendito sea, que juzga toda Ia tierra, no del faraén Nekoh; pues éste no fue sino como el arma de muerte, como la espada en la mano del verdugo. Y muestra sobre es- to que la desapariciénes de nuestra paz, sobre él, y por sus contusiones se ros ha curado; es decir, que en su muerte desaparecié la paz y la segu- ridad que teniamos sobre él, mientras vivia su vida entre los vivos 2 Abrabanel hace un juego de palabras: die que el fran Neko (=) era invdlido (=. tis Como ya hablamos comentado anteriormente, esta palabra puede interpretarse ‘como un sustantivo (de la rafz 72) que significa «reprensién», o como un partcipio haf del verbo“, y signifcaia vlo que ha silo hecho apartarse,wlo desaparecido» Esta segunda posibiidad haba sido desarrollada por En Selomoh Astruc en su Co- ‘mentazio a este versiculo, Ahora Abrabane! lo interpreta en el segundo sentido, segs ‘Sr puede apreciar en la expicacén que hace inmediatamente después, yen general en todo el comentario del passe. En el primer camino de exégesis de tod el pase lo in- terpeet en el primer sentido. 7A Los Cantos det Siervo (clr. Ez 7,13). O sea, el significado de sobre él es asobre sui muerte», Pues desapareci6 la paz de ellos «sobre su muerte». Y asi acontecie de hecho, pues después de su muerte reiné onc, su hijo, tres meses, {0 amarré el faraén Nekoh en Riblah,y puso un gran impuesto al pais, ¢ hizo reinar a Yoyakin (cfr. 2 Re 23, 31-35). Y répidamente Nabucodenecor subi6 contra él y lo amarr6 con cadenas de bronce para conducirlo 2 Babi. lonia (2 Cr 36,6), y muri6 en el camino con vergiienza y oprobio. Y después de él reind Joaquin tres meses (2 Re 24,8), y subié también con tta él Nabucodonosor y lo deports con todos los utensillos del Tem. plo del Nombre, y con la mayoria de los principes de Jerusalén, y los Falientes, y el artesano, y el cerrajero, ¢ hizo reinar a Sedectas (ctr. 2 Re 24,10-17), y en sus dias fue arrasada Jerusalén e incendiado el Templo del Nombre, y sus hijos fueron degollados ante sus ojos, y le sacaron sus ojos, y lo condujeron a Babilonia (cfr. 2 Re 25,7), Cierta. mente tendrés claro que desde el dia de la muerte de Josfas dese. Parecié toda la paz de Juda y Jerusalén, y marcharon sin fuerza ante Su opresor de calamidad en calamidad, hasta que, dia a dia, pasaron veintidés afios; estuvo deportado Juda por las faltas, y en abun. dancians, de sus acciones. Y en relacién a esto, en verdad, escrito esta 1a desaparicién de nuestra paz, sobre él, pues desaparecié la paz y el bien de ellos a causa de su muerte. Y al contrario, por su asociaclént”, es decir, en su vida y en su asociacién con nosotros, se nos ha curado, Pues él era nuestro protector, y era panacea para todas las ener, medacles de nuestros delitos y nuestras angustias. Y como recordé Jeremfas, de acuerdo con todo esto, el soplo de nuestras narices,el un. sito del Nombre, ha sido prendido en sus hoyas; aquel de quien dimes: ja ‘su sombra viviremos entre los gentiles! (Lam 4,20), 53,6 puesto que tal vez alguno diré que habia hombres de Judé gn tiempo de Josias que eran justos y buenos, zcémo es que esta escrito: vl deshonrado por nuestros delitos,aplastado por nuestras culpas {ls $9,5)? Para contestar a esto se dice: fades nosotros, como ganado ‘menor, anducvimos errantes, cada uno a su camino nos vololamos, ste; es decir, aunque Josias eliminé los santuarios altos y la idolatria de la Serra, y no los servia el pueblo en generalidad y con publicidad 2. Este inciso, contra todas as teglas gramaticales, rompe el estado constructo 27 EL término mm significa habitualmente en la Biblia scontusion™, sheridan, Abrabane! o interpreta agui en relacion con la raia “27 como scompaAla, sociedad, Fae sedundo sentido es insbito en los textos biblicos, pero no es original ya que anteriormente haba sido propuesto por Motch tn Qrifpin y En Selorsoh Aca at comentar este versculo, Don Yishag Abrabanel 29 como en la época anterior, he aqui que cada uno en particular y a sstondidas ses la iolatria, come recordaron nuestros sabios, su recuerdo para bendicién, en ‘Eykak Rabbaty» Y, por eso, tados nosoias, como ganado meno, anduoines erates, cada uno a su cana 1s coins, yel Nombre hizo gpa en la elp de ods nosotros es decir, qu el gop que mereian recibir ellos por sus culpas lo hi golpear el Santo, bendito sea, en Josias por medio del fa jencia de Josias, taron también, en esta que, de la pac aun ne vib ino apron Gace, pessepuido desl Beipto pot la misma guerra, y 61 por sf mismo se Aobegaba stay ter 5} he gu qu pee eo ct, ia part maldecir su dia (cfr. Job 3,1), y no dirigié una peticién n dio de ou peo, sino que era. en sa peciencia omo-un coder, gues el macho del reba, cuando es ev al sar, y ve, ademas, ala ovr, que es su embra, amt sus esas, ene: y sin ex bag el mse corre san patente porns qu et ita con amargura ni por su degiello ni por el tu Retbra Ae, Jsas ea su pueblo y a su campamento arenas erseguidoydesechado por sus enemigos, como si fuera una oveja {cada ys vio a mimo stay Horde (834), y que lo cor Gucian a qorir en Jerusalén como si ftera el cordero que es Ievado a sacrficio; ya pesar de todo no abre su boca para murmurar de las deci- siones del Nombre. Y por esto ha de interpretarse uel prime y a fas, y el tltimo y no abre su boca se re- abe su boca se dice respecto a Joss, y el Suiennoreelaeatens age comparacién, sino un kef temporal, como cuando entréis en la ci ‘Sam 9,13), cuando salf de la ciudad (Ex 9,29) tina el profeta las palabras de esta queja cuando dice Sobre Jn ply el dr es ee or en er iP tao del reino y del juzgado donde praticaba el derecho y la justia ¥ después qué lo apart Dios as geeracin sui chara? es dee cic, qui rogard y reprenderé a su generacién, 0 quien ls aria, Jos instruira, les enseniara el saber y el temor del Nom bre, Pest que ha sido arrancado del tera de svt. Pr eo se dice en verdad que precisamente por el dito de mi pb, que estavo en torn a su ‘muerte, vino azote para ells, es deit, para el propio Israel pues ellos fueron los azotados en su muerte, més matados que él, pues he aq. que para Josias no habia ya, una vez muerto, otro dato. 28 Cr. Midis Eyal Rabbaty 18 (par53). 280 Los Cantos del Siervo 53,9 De otra parte, ia dado el Nombre, bendito sea, con los mismos Pérfidos egipcios, y por medio de ellos, su tumba; y dijo su tumba ref ido a «su muerte», pues, debido a que quien muere es sepultado, se llama «tumba» a la muerte, Y es posible que diga que a los mismos pérfidos egipcios les ha dado el Nombre, bendito sea, instrumentos, y ‘trabajo a su sepulturero, pues fueron como los que sepultan al muer- to. ¥ es posible interpretar y ha dado a los pérfidos su tumba que fue se- Pultado el cuerpo de Josias junto con Amén y Manasés y sus padres, que eran pérfidos, o con los hijos de Juda y los hombres de Jerusalén que servian a Ja idolatria. Y también ha dado al faraén Nekoh, que es el rico que gobierna los tesoros (cfr. Dan 11,42) de Egipto, ins. trumento y medio para su muerte, y esto es: yal rico su muerte; pues Por su pequefez no lo llamaron rey, ni tampoco valiente, pues no hi- 20 esto con su espada, sino que lo llama rico, que es un nombre que se da al rey, como dijo Salomén: ri siguiera en tu rincén fates al rey, ni en tu alcobas faltes al rico (Qoh 10,20). Y el fin de las palabrast no cometié violencia, ni engaio con su boca, pues Josias era integro y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. 5310 Y no murié por su culpa, sino que el Nombre, bendito sea, deci- id aplastarlo con padecimiento; es decir, que el Nombre, bendito sea, quiso y decidié aplastario, y puso en él el mismo padecimiento, no los arqueros; y verds que esta expresién, padecimiento, lo dijo sobre si mismo cuando fue asesinado, pues se dice en el libro de las Crénicas: Y¥ dijo el rey a sus siervos: Hevadme fuera, pues padezco gravemente (2 Cr 35:23), Y aqui todo el asunto es la queja, pues su muerte fue por vo- luntad y decisién de ‘Elyén, y para resaltar la queja dijo: reconocerds la culpabilidad de su alma, verd descendencia, prolongard tos dias. Y la de- cision det Nomibre por medio de él prosperari, es decir, en vista de que a Josias, por ser bueno con Adonay y con sus hombres, el Santo, bendito sea, decidié aplastaro con padecimiento, he aqui, en cambio, que si, por el contrario, hubiera sido un hombre culpable y pecador -y esto es si reconoces la culpabilidad de su alma-, no se abreviarian sus dias, sino que vend descendencia, prolongaré los dias; es decir, que habria visto a los hijos de eus hijos, y habria prolonigado los dias hasta la vejez y las canas, pero no sucedié, sino que decidié el Nombre aplastarlo, como lo hizo. Si, en cambio, hubiera sido culpable y Pecador, hubiera decidido el Nombre que Josias por medio de él Prosperara y venciera a sus enemigos, no que fuera vencido, y matara 2 Lit habitacin de reposo. Ast enel comentario, En TM: shabitaciones de reposor, Don Yishag Abrabanel 281 como fue matado. Y todo esto son rastros de la queja y el rencor, en la linea de lo que dijo Job: zpor qué los pérfidos viven, crecen, y fortalecen su poder? su descendencia ante ellos se aianza, ete. (Job 21,7-8), en paz sus casas, nada temen, la vara de “Eloak no cae sobre ellos (Job 21,9). 53,11 Y después que colmé el profeta la queja de Israel y su rencor ante Adonay a causa del asesinato de Josias, cuenta ahora la res- puesta del Nombre, bendito sea, al rencor de ellos, cuando dice: de- bido a ta pena de su alma vert, se saciard, etc; es decir, debido a la pena que padecié Josfas en su muerte, he aqui que esto sera su recom- ensa: que vend y se saciand; esto es, que verd con la luz de la vida, y se saciané con la abundancia de alegrias; pues, todo ello es una alusién a la recompensa espiritual que tendré el alma en el mundo venidero, como ya recordé, Y dijo que él era digno y honorable de la més alta recompensa, puesto que con su conocimienio justificard el justo, mi sier- ‘v0, a muchos; es decir, que mi siervo Josias, aunque fue azotado y herido {ls 53,4) en la hora de su muerte, con su conocimiento y con Su inte- ligencia justificaré al Justo del Universo; y este a muchos quiere decir que publicamente, como ante muches, justifiaba sobre él la decisién de que muriera mértir. Pues, como dijeron nuestros sabios, su recuer- do sea para bendicién, en el tratado Ta‘anit=, cuando lo transpor- taban malparado a Jerusalén inclin6 Jeremias su oido tras él, para ofr qué hablaba, y oy6 que deci: Just es Adonay, pues he sido indécil a sus Grdenes (Lam 1,18); y por esto, en verdad, escrito est: justifiard el jus- 1, mi siervo, a muchos. Pero esto, por su humildad y su piedad lo de- cia asi, pero segtin la verdad la cosa no fue asi, sino que las culpas de Israel, soport, y ellos fueron la causa de su muerte. 53,12. Y por eso le repartiré en muchos (c29); es decir, que tendra su parte con los santos antepasados, conforme al comentario de Ragi, pues los valientes desde tiempos inmemoriales se llamaron a" por Ja grandeza de la eminencia de su rango. Y en relacién a esto también aljo: y a los poderesos repartir el botin del tiempo de la resurreccién, pues viviran los justos de Israel, y volverdn a su terrufo. Josias, junta con aquellos poderosos e integros que se levantardn en la resurrec- cin, repartird el botin; esto es, el mundo corporal que triunfaré en Palestina, y sus bienes. Y sucederd esto en recompensa por haber ofre- cido a ta muerte su alma; es decir, porque revelé que su alma era santa para Dios cuando estaba préximo a morir. ¥ fue contado entre los delin- 220 Cf Tad Badly tat. Tani, 22, 282 Los Cantos del Sierao cuentes pues se conté a si mismo entre la generacién de los delin- cuentes para justificar sobre él el juicio, y dijo: pues he sido indécil a sus Srdenes (Lam 1,18). Pero en verdad no fue asi, pues no murié por su pecado, sino que Hlev6 el pecado de muchos, y murié por las culpas de su pueblo, y por los delincuentes intercedié. Lo cual quiere decir que, debido a los delitos de Israel, Jo golpearia el faraén Nekoh por medio de los arqueros, y esto se deduce de la expresiGn: y Adonay hizo gol- ppear en él la culpa de todos nosotrs (Is 53,6). He aqui que este pasaje queda aclarado, y se aclararon sus pre- guntas. Y también, segin esto, el segundo camino. Y han sido quita- das de encima de nosotros las murmuraciones de los sabios de Edom, y el fraude de sus interpretaciones. CONCLUSIONES Hemos procurado situar al lector en un mirador fascinante que se asoma a una encrucijada de caminos. Por ellos discurrié la vida de uno de los elementos humanos y culturales més entraftables de nues- {ra historia: las comunidades judias establecidas en la Peninsula Ibé- rica hasta la expulsi6n de 1492, No pretendemos ahora inducir, a par- tir del estudio de los textos analizados, unas conclusiones generales acerca de la interpretacién de los Cantos del Siervo en la exégesis his- pano-hebrea. No nos parece posible ni conveniente reducir la enorme riqueza de matices que entran en juego en Ia exégesis de cada autor para encuadrarlo en unos esquemas rigidos. Por eso, nos limitaremos a presentar una recapitulacion de algunos de los rasgos especificos mis notables de cada intérprete, que ya se han ido sefialando con ‘mayor profundidad a lo largo de estas paginas. Es patente que el interés que habfan suscitado en los exegetas judios ¥ cristianos los pasajes del libro de Tsaias que ahora llamamos Cantos del Siervo durante los primeros siglos de nuestra era se mantuvo ‘encendido durante toda la Edad Media, ¢ incluso se vio incrementado con motivo de las disputas de religién que tuvieron lugar entonces. Muchos autores, cristianos y judios, estudiaron a fondo estos pa- sajes y los comentaron con amplitud. Como no es posible abarcar a todos ellos en un solo trabajo de investigacién, el campo de nuestro estudio se ha limitado a los exegetas hispano-hebreos, considerando como tales aquellos que nacieron en la Peninsula Tbérica, 0 que es- cribieron en ella la mayor parte de su obra. Ademés de los autores compusieron un Comentario a Isatas —que, en cierto modo, ve- ‘nian obligados a ello al realizar su proyecto— fueron mas de veinte los escritores de todo tipo que prestaron atencién a estos pasajes y los ‘comentaron, al menos en parte, en alguna de sus obras. En la Intro- duccién ya se ha dado noticia, a grandes rasgos, de las principales aportaciones de esos autores. A continuacién hemos estudiado a los ‘ocho autores cuyos comentarios tienen mayor relevancia. Desde el principio se ha podido constatar la importancia de la ‘obra de Menahem ben Sarug. A mediados del siglo X componia en. 288 Los Cantos del Sieroo Cérdoba un nuevo instrumento al servicio de la exégesis biblica, que influiria decisivamente en autores como Radi o Abraham ibn ‘Ezra’, y —a través de ellos— en toda la exégesis jucia medieval. Los elemen- tos que aporta su Mahberet para dilucidar el sentido de muchos tér- ‘minos en pasajes concretos constituyen el punto de arranque de la historia de la interpretacién medieval de muchos textos biblicos, y en particular de los Cantos del Siervo. Debido a la naturaleza misma del Mahberet —un diccionario de rafces— no se puede buscar en él una exégesis sistematica de los Cantos del Siervo. Lo que se puede buscar y valorar adecuadamente son las indicaciones precisas que proporciona acerca del contenido seméntico de algunos términos. En el capitulo dedicado a Menahem ben Saruq hemos presentado la traduccién castellana de todas las raices —que son veintitrés en to- tal—en las que el Malberet ha recogido alguna cita de cualquiera de los Cantos del Siervo, De estas veintitrés raices que hemos estudiado, cuatro de ellas dejarian su impronta en le Comentario de Ra8i. En un caso el exegeta de Troyes citaré explicitamente al gramAtico de Cér- doba: al explicar el significado del término mz». También en otros pa- sajes se puede apreciar una influencia directa del Mahberet, ya que para explicar su sentido Rasi aduce una de las citas biblicas que ‘Menahem pone en la misma seccidn que el versiculo de Isaias que es- td siendo objeto de comentario. Las opciones que, entre las varias po- sibles, prefiere Ra8i son las mismas que se indican en la obra de Menahem. Mayor protagonismo todavia tiene el Mahiberet en el Co- ‘mentario de Ibn ‘Ezra’ a los Cantos del Siervo: en siete ocasiones se deja sentir su influencia, También es notable este influjo del dic- cionario de Menahem en el Comentario de David Qimhi en un total de cinco ocasiones. Vale la pena hacer notar que, aunque Ibn ‘Ezra’ conoce el Co- mentario de Rafi, y Radaq tiene noticias de los dos anteriores, sus re- ferencias al Mahberet son, al menos en parte, independientes. Ibn ‘Ezra’ se apoya en el Mahberet en tres ocasiones en que no lo hizo Rai, y ademas, en esos casos, con algunas cites explicitas. Y Radaq se apoya en Ja obra de Menahem en dos ocasiones en que no lo hace ninguno de los otros dos, yen una de ellas también con una cita explicita. Esto implica que el influjo del Mahberet en estos autores es directo, no a través de las, Citas de los exegetas anteriores. Es muy posible que tuvieran a su dis- posicién una copia de este diccionario, y que la consultaran asi- duamente mientras redactaban sus comentarios. En los exegetas posteriores sigue viva la influencia del Malberet. ‘Ya’aqob ben Re'uben coincide con é1 en una ocasién, Ramban en dos, Conelusiones 285 MoSeh ha-Kohen ibn Qrifpin en cinco, Mofeh ha-Kohen de Tor- desillas en cuatro, Sem Tob ibn Saprut en una y Don Yishaq Abra- banel en seis ocasiones. Sin embargo, en ninguno de estos casos se puede demostrar que haya una influencia directa. Més bien parece lo contrario, pues casi siempre que hay coincidencias claras e incluso utilizacién de las mismas citas biblicas para dilucidar el sentido de tun término, se trata de pasajes del Mahiberet en los que ya se habian fijado Rai, Ibn ‘Ezra’ o Radag, y es muy posible que hayan tomado es0s datos de estos Comentarios y no directamente de la obra de ‘Menahem ben Sarug. Sin duda, la aportacin mas importante de Menahem a la exégesis de los Cantos del Siervo es en el campo del léxico, como acabamos de exponer. Sin embargo, sefialemos que en uno de los pocos excursus que hace en las raices que hemos estudiado ofrece también una apor- tacién a la hermenéutica del texto: en la tercera seccién de la raiz an aplica al pueblo de Israel lo que se dice acerca del Siervo en Is 49,2, tun versiculo del Segundo Canto. El comentario de Abraham ibn ‘Ezra’ a los Cantos del Siervo es bastante representativo de su actitud hermenéutica: es notorio a sim- ple vista que con mucha frecuencia para aclarar un texto determina- do de la Biblia se aduce otro u otros textos bfblicos. Normalmente, si los pasajes que se estén comentando no plantean muchas dificul- tades, este recurso apenas se emplea. En cambio cuando la interpre- tacién resulta compleja se multiplica el nimero de citas que puedan ayudar en la explicacién, Los datos acerca del uso de los distintos libros sagrados por parte de Abraham ibn ‘Ezra’ en estos comentarios son suficientemente ex presivos: nueve citas en el Comentario al Primer Canto, tres al Se- gundo, una al Tercero, y cincuenta y cinco al Cuarto, ponen de mani- fiesto que el Primer Canto y, sobre todo el Cuarto Canto, han sido cuidadosamente estudiados y explicados. Los libros més citados son Isaias y Jeremias —entre los dos totalizan casi la mitad de las citas—, ya continuacién los libros del Pentateuco —algo més de un quinto ‘dol total-—. El resto son algunas pocas citas sueltas de otros libros En cuanto a los motivos por los que Ibn ‘Ezra’ trae a colacién otros textos biblicos se puede apreciar que son muy variados. Entre otros, hemos podido apuntar los siguientes: a) Para interpretar un texto de modo coherente con su contexto se recuerda el sentido del pasaje anterior y el posterior. ») Para glosar el significado, explicéndolo a partir de la infor- ‘macién que proporcionan otros textos. 286 Los Cantos del Siervo ©) Para precisar el significado de una palabra en un texto concreto, distinguiéndolo de los demas posibles contenidos seménticos de ese término. 4) Para explicar que la vocalizacién con la que aparece una pa- labra no es incorrecta aunque sea extrafia, puesto que hay otras simi- lares en la Biblia ¢) Para dar razén de la estructuraci6n de un texto. Otro rasgo caracteristico de la exégesis de Abraham ibn ‘Ezra’ es su recurso constante a Ja gramatica. Con muchisima frecuencia des- ciende a detalles de indole morfol6gica o sintactica para precisar algo que tiene su importancia para entender correctamente una palabra del texto sagrado. En los textos que hemos traducido se pueden en- contrar varios ejemplos que manifiestan la continua preocupacién de Ibn ‘Ezra’ por establecer cientificamente, de acuerdo con las reglas objetivas de la gramética, el sentido de los textos. Ademés de contar con la ayuda insustituible de la gramtica, Ibn ‘Ezra’ busca la etimologia de algunas palabras para precisar su sen- tido, También se enfrenta en ocasiones con la necesidad de discernir entre los significados de una palabra para determinar qué quiere de- cir en un texto determinado. A veces delimita el significado con un sinénimo. Otro recurso frecuente en su exégesis es la explicacién del significado de una palabra citando otro pasaje de la Escritura en el que se entiende mejor por el contexto. En los comentarios de Ibn ‘Ezra’ a los Cantos del Siervo solamente ita los nombres de R. Yehudah el Gramético, esto es, Yehudah ibn David Hayyuf, y el gaén Se‘adyah, al que se alude en dos ocasiones. Ciertamente conocia a fondo las obras de estos autores y sin duda las tuvo presentes al componer su comentario. Pero si éte se estudia més a fondo se puede concluir que también conoce y utiliza con fre- cuencia las obras de otros autores a quienes no cita en estos pasajes. Una de sus fuentes habituales de consulta fue el Mahtberet de Me- nahem ben Sarug. En tres ocasiones toma de ahi textos de la Sagrada Escritura para explicar el sentido de una palabra, y en cuatro ocasio- nes més elige entre los varios significados de un término el mismo que Menahem habia escogido para esa palabra en idéntico contexto. ‘También debié de emplear con frecuencia otro diccionario: el Sefer hha-Sorasim de Yonah ibn Yanah. En tres ocasiones, al igual que habia ‘hecho con la obra de Menahem, emplea el Sefer ha-Soragim para ob- tener citas biblicas que sirvan para aclarar un término. Tiene presentes, como tema de fondo, las interpretaciones de los ‘Midragim, pero raramente afloran a su pluma. Alude directamente a ellas en una ocasién, y es para criticar lo que dicen. 7 Conclusiones 287 E indudablemente conoce y tiene muy presente en su trabajo el ‘Comentario de Rati, hasta el punto de que en una ocasién reproduce literalmente una frase de él. Incluso podriamos decir que todo lo que escribe en su Comentario a estos pasajes esta manteniendo un did- logo oculto —que sélo los iniciados pueden apreciar— con lo que Rafi coment6 unas décadas antes, didlogo que en algiin tema es una critica oculta pero demoledora. En esta «guerra de matizaciones» que le declara al Comentario de Rati las cuestiones de detalle quedan al margen cuando estalla de modo callado pero contundente la batalla al explicar el Cuarto Canto del Siervo. Aqui no es sélo cuestion de detalle, pues el conflicto se plantea acerca de la cuestién central: equién es el Siervo? Rafi habia dicho que es el pueblo de Israel, y su comentario habia calado muy a fondo en el pueblo; ademés, los acon- tecimientos que estaba viviendo parecian corroborarlo: las san- grientas persecuciones de que eran objeto los judios en Europa y en los reinos musulmanes, los dolores que experimentaban no eran los padecimientos del Siervo que describe este Canto? En aquel mo- mento historico esta interpretacién tiene tanta fuerza que Ibn ‘Ezra’ no puede soslayarla en su comentario, Sin embargo su genio critico le dice que ese Canto no se refiere a Israel sino al profeta. El otro gran tema de friccién con el comentario de Radi es de tipo teolégico. El exegeta francés habia adaptado a la explicacion de este pasaje un planteamiento teol6gico netamente cristiano: el de «satisfaccién vi- aria», concepcién que hasta ese momento era poco conocida en el judaismo. Ibn ‘Ezra’ corrige esta interpretacién planteando las dos posibles soluciones que él ve para el significado de los sufrimientos del Siervo. Ninguna de las dos tiene nada que ver con ese concepto tomado de la teologia cristiana: son netamente judias. Ibn ‘Ezra’ tuvo lucidez para saber detectar en unos modos de expresién consi- deraciones teol6gicas mas de fondo que no le parecian adecuadas pa- a explicar el texto, y con su proverbial precisién se cuid6 de evitar- las, ¢ incluso procedié a criticarlas veladamente. ‘Sefialemos también que Ibn ‘Ezra’ fue el primero en considerar los Cuatro Cantos del Siervo como unos poemas relacionados entre si, formando una unidad, aunque incluidos en sitios separados dentro de la segunda parte del libro de Isaias. El siguiente autor del que nos hemos ocupado es Ya‘agob ben Re'uben. Debido a las caracteristicas especificas de su Sefer Milhamot ha-Sem, que es una obra al servicio de los polemistas, no cabe buscar en él un comentario a los Cantos del Siervo como tales, ni siquiera 288 Los Cantos del Siervo luna explicacién sistematica y ordenada de todos los versiculos que los componen. Sin embargo, muchos de los versiculos de los Cantos Primero y Cuarto, y algunos del Tercero, son objeto de discusién directa en esta obra. EL uso que se hace de la Escritura en los pasajes que hemos ana- lizado es amplio en cuanto a la extensin —pues bastantes citas son muy largas— pero xelativamente escaso en cuanto al ntimero de cita- ciones. Excluyendo los textos de los Cantos del Siervo, el resto de citas de Ja Biblia no Uegan a treinta en total, y mas de la mitad son del propio libro de Isaias. Las consideraciones de tipo gramatical o filolégico son muy es- «casas, s6lo cinco, y en més de la mitad de los casos no son originales sino que estén tomadas de otros exegetas anteriores, en concreto, Rafi y Abraham ibn ‘Ezra’ Isidore Loeb habia hecho notar que en el Sefer Milhamot ha-Sem se cita varias veces a Abraham bar Hiyyah y a Se’adyah ga6n. Dentro de los pasajes que hemos traducido y estudiado se puede apreciar claramente la influencia de Se‘adyah en la disputa acerca del Primer Canto, pues Ya‘aqob ben Re'uben afirma, y lo intenta justficar, que en ese pasaje el siervo del que se habla es Ciro, que es lo mismo que dijo el gaén en su comentario. Ademés de éste, también conoce los comentarios de Rafi y el de Ibn ‘Ezra’. En efecto, la mayor parte de las pocas frases en las que este autor no se dedica a polemizar sino que intenta explicar el sentido del texto, los comentarios que hace coinciden con las ideas que apuntan estos exegetas en esos pasajes. ‘Sin embargo es posible que conozca esos comentarios sélo de oidas, 0 que cite de memoria, sin mirarlos mientras escribe, especialmente el de Ibn ‘Ezra’. La razén es que las citas no son literales, aunque reco- gen la idea general. Ademés si hubiera tenido a mano el comentario del exegeta de Tudela posiblemente hubiera utilizado mas los argu- ‘mentos polémicos de este autor, porque varios de ellos de adaptan muy bien al tema y al contenido de lo que se esta hablando, e inex: plicablemente Ya‘agob ben Re'uben no aprovecha ese material que Podia haber tenido a su disposicién. Por lo que se refiere a Nahménides, se puede sefialar que tam- Poco compuso un Comentario a Isaias y por tanto carecemos de una explicacién suya, realizada sistemticamente, de todos los versiculos de este libro. Sin embargo, en su amplia produccién bibliografica comenta de modo ocasional bastantes pasajes. En sus obras no se encuentra comentario alguno a ningtin texto del Primer Canto. Hay algunas Conclusiones a) es, breves pero significativas, a puntes concretos de los Cantos, alae Raat enced sto La cita del Segundo Canto que realiza en el Sefer ha-Ge'ulah, tiene el interés de que viene acompaftada de su opinién acerca de quién es al Siervo en ese pasaje: el propio profeta. Las dos alusiones a pasajes del Tercer Canto —una en el prologo del Sefer ha-Ge'ulah, y otra en el Comentario ala Torah— ofrecen simplemente dos precisiones termino- wee cambio, ol Cuarto Canto relamé satenciin de un modo par ticular hasta el punto de que realizé un extenso comentario de todo el pasaje. Al terminar la Disputa de Barcelona de 1263, Nahménides se decidi6 a consignar por escrito las ideas que habfan bullido en su mente durante la polémica, y que podrian ser de uilidad en el futuro en circunstancias similares, pues ese texto se estaba convirtiendo ya en uno de los puntos claves de la controversia judeo-cristiana, ‘A pesar de su trasfondo fuertemente polémico, este Comentario es una buena muestra del estilo exegético de Nahménides, un estilo que esta en la encrucijada de muy variadas corrientes ideol6gicas dentro del judafsmo. ‘Mofeh ben Nalman recurre a la Biblia de modo asiduo en su co- mentario. Es uno de los exegetas que més textos cita: sesenta y cuatro en el Comentario a Cuarto Canto —excluyendo del recuento los tex- tos que estan siendo comentados—. En cuanto a su procedencia, ca- torce son del Pentateuco —Ia mitad de ellos del Exodo—; veintinueve de los Profetas —el més citado, doce veces, es Isafas— y veintiuno de los Escritos. Llama la atencién que un texto concreto Zac 9,9— sea citado en tres ocasiones. También es significativa la abundancia y amplitud de las citas que hace del libro de Daniel: ocho en total. En cuanto a las circunstancias en las que se cita la Biblia, ya la fi- nalidad de las citas, la situacién es muy distinta de la que habiamos descrito en el Comentario de Ibn ‘Ezra’. Se pueden distinguir varios objetivos que se pretenden al aducir textos biblicos: ustrar a qué se refiere un texto. : 1) Eetablecertan pollo entre la situacin que eproftiza para futuro con una que se dio en el pasado. ; 6) plat que lo que dijeron os antguos abinos en los midrasin ¢s cierto y perfectamente coherente con los datos que suministran los libros sagrados. Ug) Mertrar que su interpretacin es razorable, puts In iden que saca del texto biblico no es radicalmente nueva sino que también esté dicha en otros pasajes de la Escritura. 290 Los Cantos del Siervo ©) Expresar una idea con una cadena de citas bi eo eras he nna de citas biblicas en vez. de Sefialemos que la diferencia entre estos modos Se ee ee mminados a entender qué quiere decir un texto. En el caso de fahménides hay una pre-comprensiGn del texto —basada en ideas 0 ancepconss dels grandes abn anterior aa lesa direct, ue se busca con la Biblia es mostrar que esa i Fenleconeltexto mismo, ne masse Previa escohe Debido a su modo peculiar de entender la exégesis biblica, curso de Nahménides aI filologia es muy escaso, Enel texto que he. ‘mos estudiado no se suele detener a puntualizar cuestiones técnicas de morfologia o sintaxis que pudieran ayudar a entender rectamente las palabras del profeta, No obstante, en contadas ocasiones apunta alguna observacién de estas caracteristicas, Sin embargo se puede ob- servar que este tipo de explicaciones estén llevadas mas por la in- tuicién que por las técnicas precisas de la filologia, El respeto de Nahmanides hacia las ensefianzas de los rabinos pri- ritivos es muy notorio. ¥ algo que llama la atencién al cotejar su co- ‘mentario con otros textos anteriores es la constatacin de que su pri- ‘mera fuente de interpretacién son el Talmud y los Midrasim. El uso de los midrafim es relativamente abundante y sumamente respetuoso. Cuando se citan sus sentencias, lo mismo que cuando se alude al Talmud, se les reconoce el valor de autoridad. Nunca son criticadas; al contrario, le sirven para fundamentar 0 ratficar lo que 41 mismo quiere comentar. Hay una referencia explicita a los Pirge ab leer, y tas iterales del Yaigut Yea y de a Sif Tambien hag alone, aunque sin citas literales, al Midra8 Tanhuma y a Semot También conoce los comentarios a este pasaje de los grandes exe- Betas que lo precedieron, pero su actitud ante estos comentarios es algo més critica. Es muy habitual que haya discrepancias tanto en te- ‘mas de fondo cama en cuestiones de detalle entre sus comentarios lo que habian seftalado RaSi Ibn ‘Ezra’. Sin embargo, iene un grat espeto a lo que dice el exegota de Troyes. Incluso acepta su pro- puesta de que el Siervo del que se habla en este texto profético es el Pueblo de Israel, aunque por respeto a la opini6n de los sabios ante- pasados desarrolle su comentario pensando en el Mesias. En cambio Ibn ‘Ezra’ es sometido a una severa, aunque amisiosa, critica. Mu- chas veces sus puntos de vista son distintos incluso en cuestiones de Conclusiones 201 detalle, y aunque en ningiin momento aflore la polémica con el exe- geta de Tudela, si se comparan sus comentarios se puede apreciar con frecuencia que no son sélo distintos sino contrapuestos. Sin em- argo Ramban reconoce y aprecia algunas de sus opiniones, y no tie ne inconveniente en tomar esas ideas e incorporarlas a su propio co- mentario. ‘MoSeh ha-Kohen ibn Qrigpin es un autor que vivi6 en Cérdoba, y después en Toledo, durante la primera mitad del siglo XIV, y que hasta ahora ha sido muy poco estudiado. Su Comentario al Cuarto Canto del Siervo es el tinico comentario biblico de este autor del que se tiene noticia, Se trata de un comentario singular debido a las ins- tancias tan variadas que confluyen en é1: polémica anti-cristiana, filo- sofia griega, filologia hebrea, y todo ello en un contexto marcada- mente pietista, aferrado al mas puro tradicionalismo en la interpre- tacién. Todas las influencias culturales religiosas que recibi6 su autor tanto en Cérdoba como en Toledo han dejado su huella en su inter- pretacién de esta pasaje. ‘Una de las novedades que inmediatamente se perciben al com- parar este comentario al Cuarto Canto con los que se habian reali- zado previamente por otros exegetas es el uso abundante que se hace de razonamientos de tipo filoséfico. El influjo de la filosofia neoplaténica —posiblemente a través de las obras de Isaac Istaeli— es patente en algunos pasajes. La ideas platonicas acerca de la preexistencia de las almas y la concepcién del ‘cuerpo como una carcel del alma aparecen plasmadas explicitamente ‘en algunos pasajes de su Comentario. Isaac Israeli habia tratado acer- ca de la distincion entre el «tiempo» —que es mensurable— y la weternidad» y «perpetuidad>. Y en una de sus obras afirmaba que eninguna de las sustancias simples ni de las almas espirituales re- quiere tiempo o lugar: no estén en el tiempo ni en el lugar». Moseh hha-Kohen ibn Qrigpin se apoya en estas ideas para rechazar que se puedan aplicar a Jestis —que, de acuerdo con la fe cristiana, es Dios y hombre— unas palabras del Cuarto Canto. ‘Mofeh ha-Kohen ibn Qri8pin utiliza con asiduidad los libros sa~ grados en su comentario. Muchas veces las citas son literales, y en al- gunas ocasiones se trata de simple alusiones o de citas no literales. En su comentario hay un total de sesenta textos biblicos citados —sin contar los que son objeto de comentario—. Y ciertamente llama la atencién, en contraste con la mayor parte de los exegetas, que el nti- mero de citas se reparta de modo bastante equitativo entre los dis- 22 Los Cantos del Sieroo tintos libros. Para dar una idea de este equilibrio se puede hacer no- tar que hay diccinueve citas del Pentateuco, veinticuatro de los Pro- fetas, y diecisiete de los Escritos En cuanto al modo de usar la Biblia y a la finalidad con la que se usa hay puntos de coincidencia con el estilo de los pietistas —-Nah- manides, por ejemplo—, otros con el de los filélogos como Ibn ‘Ezra’, y algunos con el mas puro estilo polémico. Los mas caracteristicos son los siguientes: 4) Como explicacién de lo que dicen los micrasim. b) Para aclarar qué sentido tiene en el texto una palabra que, de suyo podria significar varias cosas. ©) Para afirmar que no es posible interpretar un texto como lo so lian hacer los exegetas cristianos, pues no es coherente con la litera- lidad de los textos biblicos. Aunque Mogeh ibn Qritpin respeta escrupulosamente las inter- pretaciones que hicieron los rabinos primitivos de este pasaje y desa- rrolla su comentario de modo coherente con las ideas de los midra8im, sin embargo busca continuamente la credibilidad racional de sus ex. Plicaciones. Por eso recurre de modo asiduo a la técnica filologica co- ‘mo instrumento al servicio de la exégesis. Pero lo que parece que constituia una pasién para nuestro autor es la lexicologia. Se com- place en afinar en el sentido de las palabras e incluso en hacer ver que el texto biblico puede tener dos lecturas igualmente posibles, aunque parezcan incompatibles entre si, El recurso a la etimologia es otro de los procedimientos que suele utilizar en las explicaciones de los significados. También detecta que hay ocasiones en las que el pro- feta esta empleando un lenguaje metaférico. Y hace notar que en el texto sagrado aparecen expresiones hiperbélicas. El ambiente pietista que imperaba en la comunidad judia de To- Jedo queda perfectamente reflejado en el tono general de este co- ‘mentario. La interpretacién mesiénica del pasaje, y las ideas mas fre- ‘cuentes en los midrasim acerca del Mesias —el paralelo entre su vida y la de Moisés, el primer redentor; los sufrimientos causades por la demora de su manifestacién, etc.— fluyen con la mayor naturalidad al glosar las palabras del profeta. Ademas de las alusiones genéricas a las ensefianzas de los sabios antepasados no falta una cita explicita del Targum, dos citas directas del Talmud —una del tratado Sabbat y otra de Babe Batra —y una alusién a un pasaje del tratado Sanhedrin, Al comparar este comentario con otros anteriores se pueden de- tectar varios puntos de coincidencia con el Makberet de Menahem, y algunos —muy pocos— con Rati. Sin euibargo en esos aspectos tam Conclusiones 293 bién coinciden con otros autores, por lo que es posible que esas ideas comunes le hayan llegado de modo indirecto. Lo mas posible es que ro conociera la obra de Menahem, ni el Comentario de Rati a este pa- saje, 0 al menos que no los haya querido tener en cuenta. Sin embargo con Ibn ‘Ezra’ y, sobre todo con Radaq, ocurre todo lo con- trario. Aunque no los cita literalmente, los comentarios de Moeh ha- Kohen ibn Qrispin a pasajes particulares coinciden en seis ocasiones con lo que dijo Tbn ‘Ezra’, y en nueve ocasiones —casi todas distintas de las anteriores— dice lo mismo que escribié Radaq en su Co- ‘mentario. La influencia de estos dos exegetas es muy fuerte cuando se trata de glosar aspectos de detalle en el texto. Seguramente Moseh ha-Kohen ibn Qri8pin no conoce el Sefer Milhamot ha-Sem de Ya’aqob ben Re’uben. Sélo coincide en una apre- ciacién con él, y puede ser casual. Si lo hubiera conocido es muy po- sible que hubiera utilizado varios de sus argumentos polémicos. En varias ocasiones se puede observar que detectan casi los mismos te- ‘mas que son comprometidos para los intérpretes cristianos, sin em- bargo sus razonamientos en la disputa siguen caminos distintos. ‘También es grande la influencia del Comentario de Rambén. Aunque se pueden sefalar hasta cuatro pasajes en que las ideas de ambos au- tores son muy parecidas, la coincidencia temética de fondo entre am- bos comentarios es mucho mayor. En resumidas cuentas Mogeh ha-Kohen ibn Qrifpin no es un gran creador, pero si un excelente hombre de sintesis. Ha construido un comentario en el que la idea principal se la debe a Nahménides, y pa- ra las glosas a cuestiones de detalle ha sabido sacar partido alo que ya habian hecho Ibn ‘Ezra’ y, especialmente, Radaq en sus comen- tarios. Y todo eso aderezado con algunas expresiones de la filosofia neoplaténica, y en un contexto de polémica con la interpretaci6n cris- tiana. En la segunda mitad del siglo XIV Mofeh ha-Kohen de Tor- desillas compone el libro ‘Ezer ha-'Emunah que es una obra predo- ‘minantemente polémica, no exegética. Sin embargo, en su redaccién definitiva —muy elaborada a partir de los materiales primitivos de la Disputa de Avila—tiene un orden biblico, por lo que resulta bastante facil encontrar, dentro del capitulo dedicado a Isafas, los pasajes en Jos que el debate se centra en los Cantos del Siervo. La intencion de Moeh ha-Kohen, al menos en primera instancia, no es la de explicar el sentido propio del texto biblico, sino desautorizar los comentarios de su oponente, normalmente buscando contradicciones internas en = ‘Los Cantos det Sieroo sus palabras, 0 por reduccién al absurdo. Sin embargo, de v cuando va haciendo algunas anotacionesaceea dela aterprescion uel juzga verdadera. Y en el aso del Cuarto Cant interala en teidadero y propio comentario, aunque breve antes de enzarare cost gs textos que han sido objeto de nuestro estudio hemos en contrado relativamente pocas citas biblicas: tres 0 acerca del primer Cano, cuatro en el Segundo; ngaraen ee cero, y treinta y cuatro en el Cuarto, Estas cifras indican un empleo de la Sagrada Escritura bastante escaso en comparacién con la mayor Parte de los Comentarios que hemos analizado. Tampoco se puede apreciar que el modo de empleo haya sido estudiado cientificamente fn cada caso. Lo més normal es que se empleen textos biblicos no co. ‘mo puntos de partida para explicar otros textos mas oscusos, sino mas bien para ilustrar lo que el autor ha deducido por su propia ‘cuenta, sin apoyarse en la propia Biblia ni en la filosofia i Moch ha-Kohen no es un fildlogo profesional, y eso se nota en sus comentario, aunque a veces haya pretendido hacer algunos intents fe fijarse en la estructura gramatical del texto que esté comentando. La mayor de los argumentos de caracter polémico frente a la interpretacién cristiana, parte procede del Sefer Milhamot ha-Sem de ‘Ya‘aqob ben Re’uben: ocho en total. Tampoco son suyos todos los de- més, pues dos estan tomados de Ibn ‘Ezra’, y un tercero ya habia sido Propuesto por MoSeh ha-Kohen ibn Qriépin. Apenas hay argu, ‘mentos totalmente originales. ous cates contestar alas objeciones ques le plantean en el Cuario ‘nto hace un verdadero y propio comentario, aunque breve. En este comentario el tono es bastante distinto al del resto: e trata de una ex. Posicién serena acerca del sentido de las palabras del profeta. No obstante tampoco este comentario aporta ideas propias, sino que esta hecho a base de retazos de los comentarios de otros exegetas. Se pu de detectar la influencia de ideas procedentes de Tbn ‘Ezra’ en tres ocasiones y las reproducciones de textos casi literales de Rafi seis v. ces y de Radag en cinco passjes, ademas de otros puntos de relacion aunque no tan claros— con otros textos de estos exegetas. En cuan. toa os contenides se puede decir que no hay casi nada orginal de ‘ch ha-Kohen, si exceptuamos la seleccién de pasajes y su inser. ere ("pen awn) [ed.: 2 abe ow) Ape oD (o"20n sawn) ('2 11) [ed ppre TR) nT ee (ron parm) ('22) [ed.: 0 waka] oon or (Qn por m2) [ed.: 2 Avsea] sovun OTE ("tn pow v1) (24) om rm 70 WT 37 IT TED (0°0n parr) fed. x pra} 7 PD (oem pram) ('2 6) [ed.: x ampsetromnphotary on (oan try) ('2 20) [ed..9 yrrwa a3 Ton (1962. 71°») (24) [ed.: x sno] owe npr ‘an ‘Abot ce Rabi Natén {trad.: Navarro Peiro, A.] (Valencia, 1987) Biblia Hebraica Stuttgartensia [ed.: Elliger, K. - Rudolf, W.] (2* ed.) (Stuttgart, 1984) EI Targum de Isaias [trad.: Ribera Flori, }.] (Valencia, 1988) Le Talmud de Jérusalem (trad: Schwab, M.] (6 vol.) (Paris, 1969) Los capttules de Rabbi Eliezer (trad.: Pérez Fernandez, M.] (Valencia, 1984) ‘Midras Exodo Rabbah I {trad.: Giron Blanc, L.](Valencia, 1989) Midrash Rabbah (trad.: Freeman, B. A. - Simon, M.A.] (10 vol.) (London, 1961) Pesikta Rabbat [trad.: Braude, W. G.] (2 vol. (New Haven & London, 1968) Septuaginta, Vetus Testamentum Graecum Auctoritate Academiae Scientiarum Gottingensis Editum (16 vol.) (Gottingen, 1977) ‘The Babilonian Talmud [trad.: Epstein, (35 vol.) (London, 1948-1952) ‘The Isaiah Targum (trad.: Chilton, B. D.] (Edinburg, 1987) 302 Los Cantos del Siervo The Midrash on Psalms [trad.: Braude, W. G.] (2 vol.) (New Haven, 1959) IL, FUENTES DE LA EXEGESIS MEDIEVAL ("oan awn aber) ore owe by one,” wa (1873 rm) [ed.: Friedlander, M.] 7:50" Sy ore arwp aR CTR (em 23Kn) fed: ,2.2 -ealeepaT ew a (r"'>0n proerr) [ed.: 2 , spot] (2 2)(trad.: pan .2)rgpr7 wo ae’ ja naN (Amsterdam, 1969) [ed.: 2.2 w>xa](trad.: fon j32) wre wo me} mY ("20n horn) [ed seam] oe metho jaw ja apH" (ben ater) [ed.:.n ow] jor 72 Ae wan “ano gor |p Too ("00 ebay) [ed.: 1m bung] oor ow Sy jae TD Jom J2 (en chomled: aera] j"ao7y00 [2 mee YI MT wre Jom Fa ne pio) [eds am¥-3.39 73] (22) one ome sre Bob OEE PIP (won Duna8 ben Labrat, Tesubot [Ed. Saenz-Badillos, A.] (Granada, 1980) Menahem ben Saruq, Mahberet [Ed.: Saenz-Badillos, A.] (Granada, 1986) ‘Neubauer, A. - Driver, S. R,, The Fifty-Third Chapter of Isaiah According to the Jewish Interpreters (reimpresién) (New York, 1969) Pacios, A., La disputa de Tortosa (2 vol.) (Madrid, 1957) Ramban, Writings and Discourses [trad.: Chavel, C. D]] (2 vol.) (New York, 1978) Shamir, Y., Rabbi Moses Ha-Kohen of Tordesillas and his Book ‘Ezer Ha- ‘Emunah; a Chapter in the History of the Judeo-Christian Controversy (Part I} (Coconut Grove, Florida, 1972) TeSubot de los discfpulos de Menahem contra Dunas ben Labrat [Bd.: Benavente Robles, 8] (Granada, 1986) Yehudah ha-Levi, Cuzary [Ed.; Imirizaldu, J] (Madrid, 1979) Yehudi ben Seéet, TeSubot [Ed.: Valera Moreno, M* E.] (Granada, 1981) TIL BIBLIOGRAFIA GENERAL 264-235; 137-105 (x"ven) mo 70 “"snw Moa Tab Yh", poOTR (@’2en joe) oon aw 3 mODIR 311-907 (nan) eb wh “ie row “SH OrNET be pra” ,.2 AT Bibliografia ae 63-45 (920m) 10 wpa 73 “ores mana" pre em ETN” 2 HR 82-36 (oan) ro moo “sMOIToTTEN MAGNO MINTED FIR Yap" 2 TA 225-216 (wan) a pan “oso bo wena wan oboe”, Mama ("bn parte) oar oa orn nba oprw ,7 POT 366-360 (h"”20n) & “the “reypn 3203 08 yor mwa 3” 7 PO 3 pram ern ya ra 9 en ean baer “5 bo orm pS" AS 187-172 (w"sn) 382-820 (oan) > pan “wot bo AEDT meso a9" 9 wa 289-278 (sen) fp pa “ewan “ak bo rrabpeoron aang rhapT Aran” 9 wa 258-249 (t"20n) Ro ‘ve “aw Pepomn yore y’sa71" ke AaB (oon) © rmebn “ew aR Erma 9 bp pO TWO Wan ABBE” ak ABEND 784-761 46-37 (7"taan) 09 wpa ma “wpe pub omon pwhe"” 2 pana (G" ban gro) ment WepaT mw ed.) 2 aa 5 ena erpna pap snr “on “ach 9 a TTT TEN" AP 1630-622 ("an story) "an wb or Jot 9-1 (@"9an) ve “ib sen orTES TROT BN” jk 191-190 (9"'5an) 39 90 “oar oe eR PrIpT TY aE” 8 A 126-113 (W"'20n) 30 70 “YorED BST" TP 209-197 (ven) na 7 “em rea BSR” AP (84 proae “orn [7303 So wrTea "so vere ATR FWA ak AM 13-11 (om) 12-10 (@"en) me prone “rrven by "sar TED FITuN” 2 BOT 11-4 (9"'20n) 16,5 mang “orem bp "sor ores ETD" AD RO 24 Jewish Book Annual “prprsh oMES TwgR> KD FBR OTR” 2 8 JOT 64-61 (1966) 749/48 web “orm mane bo Trraroa noon Taw" 8 Ta MRD? tT 268-253 (naan) ("oon genes) sew pak GTN bo ATTBOIPET, 2 JD [5p /ap] 1/19 ee "ay Soe ron nena yooh ore op” 2 mM 13-11 (@"en) (@%pn zeaehn) wer rT sew pak TON 1 (Fen sea on-prw 99) HrHD JSR TR BPO,” 308 Los Cantos del Siervo remnann "rr pia -matrr nea eopma “'san ba 2 9 233-227 ("oan vaK"r) pT ("00m jatar) 1286 Apa mon, maga SyeSTR pray Mn AN Yak OTTO be MEN oT” (¢'9an ate) 86 Ar eb wen abun oNpA MOT “oon TEN 139-133 (nnn) 8,30 arpa ra “mom rownad yaare ore by AEN” 0 OR 340-322 (n"cen) 2,30 ;225-200 109-92 (r"20n) No "70 “MBO pT oS "SHA A OE 161-154 (8”bon) 1 non "oronre oTAT by Soke OED” A oe 125-108 (050) 9/3770 0 “Aer BAM “9 oo TIT AN” 8 rR wepr-nopn (Maun) wp ‘ro “yom ya nea 9 bo mRNA MS” kp pr 1A AR GTO “9 Pa OMT by ANISH a ep me” a 176-167 (@"70n) 3 “nop 210-193 (r’s0n) wo 0 “arm worms rhe Yoh "a7" 0 ern vopr-oupn (aun) 3p vo “omn Franny tn". poo (nen roomy) ('>2) waPON wren , 2 aR 127-97 (y">en) e270 "0 2 mow SMe ame” 0M on 193-190 (070) 32° por “arn Sp woHD JB” eS OS” 1 AIO (ben) 90 pra “b“oIen ere Ap bo MRT OTD POM 2 507-503, ("00n) 17 nay “ri mr Mp npn Y'soTT ak aE Oo TT 2 AT 31-23 row tae cor sai SAEED pri son bo Meo wg FIT 2 02 69-61 (ncn) 37 mr “cir 36-29 (n"'s0n) 50D mabw rmay nMD “pre ya oma bo wb" 1 oI TRO (1971 par) apo mew jt 2 0 [pene] woeD pak err 9 7B pie Be /e erbe ASOb me aw A (o"b0n Teo rp “orn osae rne be ‘no Raw’ Then So Mp Be”. AO 714-709 (3"cen1/3.0 aE Teo PWT “pe mow MTD Hoa mo sn pn BSN”, TO 237-191 (n">en 4r7—7) (1975 horn) ovr 193 more mn -p NTO Bibliografia. 305 (('on tery) orm boa meee man 9 ara 8 59-35 (oan) Ra pry “4’savn bo Maio MIND” 2 IPD srob vob ovaype “iow Jak ca 9 oo Maer ‘OTD Tp 2 AE 124-117 (1°00) 89 AT 6-1 (200) a> pr “rene by Yao OTE 9" 2 TEP (oon) x moor “Seema prison bo ana esrecen rTE” 7 =p 225-216 (w"bon) mapa man “Mn wre by "soo MEN” A PEST pepno pp snr 7F “ew AR bo WTB ROM "aN", Paes 637-631 ("en ssborr) Jar wribaT ava we poor ‘9b aoe 289-279 (tsar) w* mwa re waryEa "SOT MND AT 7 (@"ben) 2 pwn "(ena mw) ap prgh Aewo ame" 2 aE 7327 162-157 (""aan) 19 nor “orem ya ae OO bo wana I STH 150-137 (nce) 20 a “ehew ya mo Oo 9 BEES ano" 7 TO pao (o"ton) 3/Ra¥ 90 "onD wn Pwo ore yn" 9 TATED ("pon parr) Tp0 ern RaTTIK pr 77 RD poor tab opr “owrorrne fron neo sn be owas ATA” Yo 5243 (nbn rary) 7:9 1977 snare IO von “armen Sp WwTTe nik y"SOT SnD wR BION MES ASH A 36-32 (nbn) a7 314 (o"50n) to wed “nx prpart w/in bo verre Ao" nam 136-127 ("'20n) 3 vO "y’s7n be MEUM DTA” ,9 7D 86-55 (x"ben) no we “ESTE pres 9 bo FrowTAT aa" ,2 TD ‘Abrahams, L, Jewish Life in the Middle Ages (New York, 1969) Acjmelaeus, A., “Herran palvelija Septuagintassa ja kristillisessa tulkintatraditiossa” en Thevloginen Aikakaushirja - Teologisk Tidskrift 92 (1987) 199-205 Alonso Schdkel, L.- Sicre Diaz, J. L., Profeas I (Madrid, 1980) ‘Amador de los Rios, J, Historia social, politica y religiosa de los judios de Espafia y Portugal (Madrid, 1960) ‘Amilcar, P,, Don Isaac Abravanel almoxarife e rabi-mor de Portugal (1437- 1508) (Braganza, 1972) 306 Los Cantos del Siervo Angel, M ~ Salomon, H. P,, “Nahmanides Approach to Midrash in the Disputation of Barcelona” en American Sephardi 6 (1973) 40-51 Asthor, E., The Jews of Moslem Spain (Philadelphia, 1973) Baer, ¥ : Historia de los judios en la Espafta cristiana, 2 vol., (Madrid, Baron, S.W., Historia social y religiosa del pueblo judio (Buenos Aires, 1968) : Begg, Ch., “Zedekiah and the Servant” en Ephemerides Theolo Lovanienses 62 (1986) 393-398 cies Beinart, H,, Judios en las cortes reales de Espaita (Buenos Aires, 1975) Ben Sason, H. HL, Sources for Jewish-Christian controversy in the Middle Ages jerusalem, 1961) Berges D, “Gilbert Crispin, lan of Lille, and Jacob ben Reuben; a tudy in the Trasmission of Medieval Polemic” Sy inh i" en Specium 59 Berger, D., The Jewish-Christian Debate in the High Middl (Philadelphia, 1979) i ae Bertola, E., “Filosofia e religione in Abraham ibn David ha-Levi"” en Sefarad 40 (1980) 283-307 Biale, D., “Exegesis and Philosophy in the Writings of Abraham Ibn Ezra” en Comitatus 5 (1974) 43-62 Blumenkranz, B., Juifs et chrétiens dans le monde occidental, 430-1096 (Paris, 1960) Blumenkranz, B., Les auteurs chrétiens latins du Mc AS ir les tle judaisme (Paris, 1963) Sree Bonnard, P. E, Le second Isae: som disciple et leurs éileurs. Isa (Paris, 1972) fas Tae 0-5 Bonora, A., Isa 40-66, Iarate: servo di Dio, popelo i a -popololiberato (Brescia, Braude, M., Conscience on Trial: Three Public Religious Disputatic XIIL-XIV (New York, 1975) Be OPE s Brierre-Narbonne, J,, Le Messie soufrant dans la litterature rabbinique (Paris, 1940) Brownlee, W. “The Servant ofthe Lord in the Qumran Scrolls” en Bulletin of the American Schools of Oriental Research 132 (1953) 8-15; 135 (1954) 33-38 : Bundy, D. D., “The Interpretation of Isaiah 53 in East and West” en Schmidt, M. (ed.), Typus, Symbol, Allegorie bei den éstlichen Vittern und ihren Parallelen im Mittelalter (Eichstatt,1983) 57-74 Bundy, D. D., “The Peshitta of Isaiah 53:9 and the Syrian Com- mentators” en Oriens Christianus 67 (1983) 32-45 Bibliografia 307 Cantera Burgos, F., “Don Isaac Abrabanel estadista y filésofo” (Recensién al libro de Netanyahu), en Sefarad 30 (1970) 53-59 Casciato, J. M*., El diflogo teolégico de Santo Tomés con musulmanes y judios, El tema de la profeca y la revelacién (Madrid, 1969) Casper, B. M,, An Introduction to Jewish Bible Commentary (New York- London, 1960) Caspi, A., Rue des Juffs. La vie d’Abraham Ibm Ezra (Jerusalem, 1981) Chavel, C. B,, Ramban. His Life and His Teachings (New York, 1960) Chazan, R,, “Maestre Alfonso of Valladolid and the New Missioni- zing” en Revue des études juives 143,1/2 (1984) 83-94 Chazan, R,, Tha Barcelona ‘Disputation’ of 1263: Christian Missio- nizing and the Jewish Response” en Speculum 52 (1977) 824-842 Chazan, R,, Church, State and Jew in the Middle Ages (New York, 1980) Chilton, B., “Jhon XII 34 and Targum Isaiah LII 13” en Novum Testa- ‘mentum 22,2 (1980) 176-178 Chone, H., Nahmanides (2" ed.) (Ziirich, 1986) Cohen, M,, “Reflections on the Text and Context of the Disputation of Barcelona” en Hebrew Union College Annual 35 (1964) 157-162 Colbi, P., “La vita e Vopera de Don Izhac Abrabanel” en Rassegna ‘mensile di Israel 7 (1982/33) 248-263 Comay, J., Who’s Who in Jewish History after the Period of the Old Testament (London, 1974) Coppens, J. “La mission du Serviteur de Yahvé et son estatut es- chatologique” en Ephemerides Theologicae Lovanienses 48 (1972) 343-371 Coppens, J., “Le recours au Serviteur du Yahvé dans la sotériologie ‘paulinienne” en Ephemerides Theologicae Looanienses 50 (1974) 255- 256 Coppens, J, Le messianisme et sa reléve prophétique (Gembloux, 1974) Davies, W. D., El Sermén de la Montafia (Presentacién y epilogo de A. Diez Macho) (Madrid, 1975) Davies, W. D,, Paul and Rabbinic Judaism (London, 1958) Davies, W. D., Torah in the Messianic Age and/or the Age to Came (Philadelphia, 1952) Day, J, “Da’at ‘Humiliation’ in Isaiah LUI 11 in the Light of Isaiah Lill 3 and Daniel XII 4, and the Oldest Known Interpretation of the Suffering Servant” en Vetus Testamentum 30 (1980) 97-103, Diez Macho, A., “Cesaré la Tord en la edad mesiénica?” en Estudios BBiblicos 12 (1953) 115-158; 13 (1954) 5-51 Diez Macho, A,, Introduccién general a los Apécrifos del Antiguo Testamento (Madrid, 1984) 308 Los Cantos det Siervo D : art Loureno, J, “A “Humillagto-Exaltagio’ do Servo de Is 58.0 Langu ea Literatura Rabinica” en tnearium 31 1965) 302.359 lonyeku, “Jesus Pais Theou’. Linterprtation d'Ecie 53 par Je spat Br Els primitie (Stasbour, 1987) stein, The Response of Rabi Slomon ben Adreh of Barcelona 1285 ant) #8 Source of the History of Spain (London 1925) Escher EJs 59 n chr und jr Set (ein, 1950) uillet, A., “Deux références évangéliques cache - s cachées au Serviteu martyrisé (Is 52,13-53-12). Quel imp q , . Quelques aspects importants di Mystére Rédempteur’ en Nowe! clogique 106 (1984) Mystere Réempteur” en Nowelle Revue Thélegique. 106 (1984) Feuille, A, “Une triple pré illet, A., "Une triple préparation du sacerdoce du Christ Ancient Testament (Melchisédech, le Messe du Ps 110 le Sen eit 8 59) en Dinintas 2872 156) 103-136 : illet, A., Etudes d'exégese ef de théologi Cre A ts texte de lee ii, Ancient Testament Fichel H, A. "Die Deuterojessianischen Gottesknechaider in det Juedischen Auslegung” en Hebreo Union Arua! Review 18 (1948) Freeman, G. M, Tie Heaven ceman, G. M., ty Kingdom (Boston, 1986) Friedliinder, M., ri a ls says on the Writtings of Abraham lin Ezra (London, Fledlindes, M, The Commentary of on Ezra on lsh (Londen, 1873) aon, S., “Don Isaac Abravanel and the Christian Scholars” teri Spar 6973) 1621 ee clio, R,, “Tsaia 52,13-53,12 nella i R 12 nella patrologia primitiva (11)” en Vattioni (di), Sangue e Aniropologia Biblicn nella Pawson iy (Roma, 1983), 425-448 y 513-524 Galio, R, “Isaia 52,13-53,12 nella patrologia primitiva” en F. Vattioni (dir.), Sangue e Antropologia Biblic (ai, Sane ropologia Biblica nella Patristica (Roma, 1982), Govzalo Macso,D, Historia de teat hebrea Mads, 19€0) rayzel, S., The Church and the Jews in f syzl 8. The Ch fe Jews in the XIIIth. century Greenspaha, F. E., “Abraham Ibn Ezra on the Origin of Some Me- oval Grammatical Terms” en Je ‘1 dioval Grammatical Terms" en Jewish Quarely Revisw 763 (988) Grelot,P,, "Deux Tosephtas ta é ;Boumiques inédites sur Isaie 66", net Biblqu 791972) 504527 se nioleagenetie relot, P, Les podmes du Serviteur. De la lectu an to, PU res 6 Ia lecture critique a Vhermé- Bibliografia Grelot, P,, Los targumes (Estella, 1987) Gross, B., “L'idea messianica nel pensiero di Isac Abarbanel” en Rassegna mensile di Israel 35 (1969) 380-390 Grossinger, H., "Die Disputation des Nachmanides mit Fra Pablo Christiani. Barcelona, 1263” en Kairos 19,4 (1977) 257-285; 20,1 (1978) 1-15; 20,3 (1978) 161-181 Gunkel, H.,, Ein Vorliufer Jesu (Bern, 1921) Haag, H., "Der ‘Gottesknecht’ bei Deuterojesaja im Verstandnis des Judentums” en Judaica 41 (1985) 23-36 Haag, H., Der Gotteskneckt bei Deuterofesaja (Darmstadt, 1985) Hagay, L, "Gapping as an Exegetic Method in the Exegeses of Rabbi ‘Abraham Ibn-Ezra and Rabbi David Qimhi to the Bible”, en Dissertation Abstracts International 44 (1983) 516-517 Hegermann, H.,, esaja 53 in Hexapla, Targum und Peschita (Gitterstoh, 1954) Henoch, C. J., “The Religious Thought of Nachmanides: from His Exegesis of the Mitzwot” en Tradition 11,1 (1970) 64-83, Herford, R. T., Christianity in Talmud and Midrash (London, 1903) Hermisson, H. J., “Der Lohn des Knecht” en Die Botschaft und die Boten. Festchrift itr H.W.Wolf (1981) 269-287 Hermisson, H.J,, “Israel und der Gottesknescht bei Deuterojesaja” en. Zeitschrift flr Theologie und Kirche 79 (1982) 1-24 Hermisson, H. J., “Voreiliger Abschied von den Gottesknechtslie- dem’ en Theologische Rundschau 49 (1984) 209-222 Heschel, A., Don Yizchak Abravanel (Berlin, 1937) Homerski, J., “Cierpacy Mesjasz w Starotestamentalnych Przepowiedniach Prorockich” en Roczniki Teologiczno-Kanonicene 27 (1980) 27-42 Horbury, W,, “The Revision of Shem Tob ibn Shaprut’s Even Bolan” en Sefarad 43,2 (1983) 221-238 Howard, G. E., “Shem-Tob’s Hebrew Matthew” en World Congress of Jewish Stusties 9, (1986) 223-230 Jacobs, L., Jewish Biblical Exegesis (New York, 1973) Jeppesen, K., “Herrens lidende tjener: historien og traditions-his- torien” en Jeppesen, K.- Cryer, FH. (ed.), Tekster & Tolkninger (Aarhus, 1986), 113-126 Kapelrud, “Second Isaiah and the Suffering Servant” en Hommages @ 'A. Dupont-Sommer (Paris, 1971) 297-303 Keller, W., Historia del pueblo judfo (Barcelona, 1969) Kellner, M. M., “Rabbi Isaac Abrabanel on Maimonides’ Principles of Faith” en Tradition 18,4 (1980) 343-356 a Los Contos del Sieroo Kellner, M,, “Jewish Dogmatics after the Spanish Expulsion; Rabbis Isaac Abrabanel and Josef Ya’bes on Belief in Creation as an cerhtel of Faith” en fens Quail Review 72 (1982), 178-187 line, Maimonides, Cresta and Abravael on Ex 202. A fedieval Jewish Exegetical Dispute” en Jewish Medieval jor pute” en Jewish Quartely Review 69 Knight, G. A. F,, Isaiah 40-55: Servant Theol ; nt Theology (Internation Treslogcl Commentary Grand Rapids, toa “mernational Langdon, R. W,, “The ‘Ebed Yahweh and Jeremiah” en Dis cadets 41/7 1981) 46 eee angkammer, H., “Jes 53 und 1 Petr 2,21-25, Zur christologi HL, ristologischen Interpretation der Leidenstheologie von Jes 53” en Bibel und Lt. turgie 60 (1987) 90.98 Soeee eet Lapide, P., “Der ‘Prifstein’ aus i ini : aus Spanien. Die einzige rabbinisch say egrng des hi Evangel” en fred 34 (97 27272 er, D. J, Jewish Philosophical Polemics against Christianity in ceil Ages New York 1977) eee eee man, S.Z., “Abarbanel and the Censor” en Journal of Jes man 5.2 “Ab x” en Journal of Jewish Studies Len allo P, ude de Teed, 2 vol, (Madd 1975) roy, B, The Jews of Navarre in the Late Middle Ages (Jerusalem, 1985 Levey, 8. H, The Messiah: An Aramai Interprelation, The Messianic Exegesis ofthe Targum (Cincinnati, 1974) Linda, B, "Good Tidings to Zion: Interpreting Deuter sich To lay” en Bulletin ofthe on Rylands University Li ayn Blt of ti on Rls University Library of Manchester Lak, KD, “The Use of Quotations from sah 529-58:12in the estament” en Journal of the Evangelical Theol New Testament” en Jura ofthe Eon! Tela Soy 26 Loeb, I, “La controverse de 1263 & Barcelone” a 1 La cor rcelone” en Revue des études Loeb, I, “Polémistes Chrétiens et Juifs en France émistes ( ct en Espagne” ca ett es tes juices 16 (1885) 49-7, 219202 fa > L, La controversereligicuse ente les chrétens et le ju lt Fone et Espagne (Pris 188) Ca woewe, R, “Abraham ibn Ezra on Numbers 14,34” en seltish Stes 21 0970 65-8 ea laccoby, H., Judaism on Trial: Jewish-Christian Disput ish-Christian Disputation in aii Ag (London-Toroto 1982) eee 26 i Dachs, LL., Los judtos en Cataluia (Barcelona, 1985) Martin, R., Pugio Fidei. [Ed.: Carpzoz] (Leipzig, 1687) ! Bibliografia. au Mettinger, T. N. D., A Farewell to the Servant Songs. A Critical Examination of an Exegetical Axiom (Lund, 1983) Millas Vallicrosa, J. M*, “Aspectos de la polémica judaica en tiempos de Hasdai Crescas” en Harry A. Wolfson Jubilee Volume (New York, 1965) 561-576 Millas Vallicrosa, J. M*, Literatura hebraicoespafiola (Barcelona, 1968, 2° ed) Muraoka, T. - Shavitsky, Z., “Abraham ibn Ezra’s Biblical Hebrew Lexicon; the Five Megilloth” en Abr-Nakrain 25 (1987) 68-91 y 26 (1988) 80-111 Musaph, R. C,, From Torah to Kabbalah (London, 1981) Muskin, E. R,, “Reinforcing Faith; the Messianic Chapter of Abra- vvanel's ‘Rosh-Amanah’” en Gesier 8 (1981) 109-121 ‘Mussner, F., Tratado sobre los judtos (Salamanca, 1983) Mutius, H. G. von, “Hebraisch-arabische Sprachvergleichung in Je- ssaja-Kommentar ‘Abraham Ibn Ezras” en Biblische Notizen. Bei- trilge 2ur exegetischen diskussion 6 (1978) 15-18 Mutius, h. G. von, Die Christlich-Jiidische Zwangsdisputation zu Barcelona: nach dem hebriiischen Protokoll des Moses Nachmanides (Frankfurt/Main, 1982) Netanyahu, B. Z., Don Isaac Abrabanel Statesman and Philosopher (3° ed.) (Philadelphia, 1972) Neumann, A., The Jews in Spain. Their Social, Pottical and Cultural Life During the Middle Ages (2 vol) (Philadelphia, 1942) Newman, A. (Ed.), A Ramban Reader; Marking the 700th, Anniversary of His Aliya, 1267-1967 Jerusalem, 1967) Newman, J., Nahtmanides (Leiden, 1960) North, C.R,, The Suffering Servant in Deutero-Isaiah (Oxford, 1963) (Ochs, M. 8, Ibn Ezras leben und werke (Breslau, 1916) Oley, J.W., ““The Many’: How Is Isa 53,12a To Be Understood?” en Biblica 68 (1987) 330-356 Orfali Levi, M., “RK. Selomoh ibn Aderet y la controversia judeo cristiana” en Sefarad 39 (1979) 111-120 Orfali Levi, M., Los conversos expafioles en Ia literatura rabtnica Problemas juridicos y opiniones legales durante los siglos XII-XVI (Galamanca, 1982) Orfali, M., “El Talmud y la Cabala en la ‘Epistola a los judios de Roma’ de Alfonso de Zamora” en Collado, V. - Villar, V., II Sim- posio biblico espafiol. 1985 (Valencia - Cérdoba, 1987) 671-681 Orfali, M., El tratado “De Iudaicis erroritus ex Talmud” de Jerénimo de Santa Fe (Madrid, 1987) 32 Los Cantos det Siereo Orlinsky, H. M., “The so-Called ‘Servant of the Lord’ H. M,, vant of the Lord’ and ‘Suffering Servant’ in Second Isaiah” en Onlinsky, H. M. - Snaith, N. H. (Ed) Studies on the Second Part ofthe Book of Isaiah (Leiden, 1967) 1-133 Facios Lopez, A., La disputa de Tortosa, 2 vol. (Madrid, 1957) Page, S. H. T,, “The Suffering Servant Between the Testaments” en ra Ne Testament Stuies 31 (1985) 481-497 arkes, J, The conflict of the Church and the Syma agoge (London, 1969) Parkes, J, The Jew in the Medico! Community (New York, 1976) ' Patai, R., The Messiah Texts (Detroit, 1969) Pavone, N,, “L’esegesi rabbinica del cap. 53 di Isaia” en VV.AA, esit e la sua morte, Atti della XXVII Settimana Biblic i Ge a Himana Biblica (Brescia, Perani, M,, “Mistica e filosofia; la mediazio Misi losofia; la mne di Nahmanide nella polemica sugli scriti de Maimonide” en Associazione italiana per lo per tio del giudusmo 5 (1987) 227-256 rani, M., “Note sull’ esegesi biblica di Nahmanide” en Ri blica 33 (1985) 229-243 ina Perani, M,, “Senso letterale e senso cabalistico nel comento de Mosch 3. Nihon all’ episodio del vitelo d’ oro” en Henoch 8,1 (1986) 39- Perani, M,, “Storia e prefigurazione ti I or st ipologica nell’ esegesi biblica di peaNahmanide” en Rita Biblia 37 (1955) 329.341 a ‘rez Femandez, M., Tradiciones mesidnicas en el Targum Pales pod Menei-eruslén, 181) pee eee "osnanski, A., “La colloque de Tortose et de San Mat é tose in Mateo (7 février 11S - 13 novembre 1414)” en Révue des études juives 74 (1922) 17- 39, 160-168; 75 (1923) 74-88, 187-204 Posnanski, A., Schilok. Ein Beitrag zur Geschichte der free 1g chichte der Messiaslehre Prijs, L., “Abraham Ibn Ezra, mittelalterlich y licher Vorlaufer der mo- 7 een Pentateuch-Exegese” en Folia Rava (1976) 15-18 iE Die gmmmattalsce Teminooie des Abratam ib Ezra Basel Rankin, O. S,, Jewish Religious Polemic (Edinbur; a if igious Polemc (Edinburgh, 1966) Rega). ‘History ofthe Jes in Aragon (erusalem, 1978) cif, S. C,, “Ibn Ezra on Ps -2” en Vetus Test use ’salm [:1-2” en Vetus Testamenturm 34,2 (1984) eines, Maimonides and Abrabane! on Prophecy (Cincinnati, 1970) ‘emaud, M., “Le Serviteur: Jésus et Israel” en Nouvelle Revue Theologique 103 (1981) 664-678 Bibliografia 313 Rembaum, J., “The Development of a Jewish Exegetical Tradition Regarding Isaiah 53” en Harvard Theological Review 75,3 (1982) 289-311 Ricciardi, A., “La carta de Henoc (1 Hen 91-105) y la vindicacién de Jos justos sufrientes” en Revista biblica 176 (1980/2) 65-83 Riera i Sans, J. - Feliu, E., Disputa de Barcelona de 1263 entre Mestre ‘Mosse de Girona i Fra Pau Cristi (Barcelona, 1985) Rodocanachi, E., La Saint Siege et le Jui (Paris 1891) Rosenati, W., Jewish Biblical Commentators (Baltimore, 1906) Rosenberg, R. A., “The Slain Messiah in the Old Testament” en Zeitschrift fitr die AlHestamentliche Wissenchaft 99 (1987) 259-261 Rosenthal, E. LJ. “The Study of the Bible in Medieval Judaism” en Lampe, G. W. H., The Cambridge History of the Bible, vol 2 (Cambridge, 1987) 252-279 Rosenthal, E. I. J, “Anti-Christian Polemic in Medieval Bible Com- ‘mentaries” en journal of Jewish Studies 11 (1960) 115-135 Rossi, G.B., Bibliotheca Judaica Anti-Christiana (Parma, 1800) Roth, C., “The Disputation of Barcelona (1263)” en Harvard Theolo- _gical Review 43 (1950) 114-144 Rowley, H. H., The Servant of the Lord (Oxford, 1965) Rudolf, W,, “Der exilische Messias” en Zeitschrift fiir die Alltesta- mentliche Wissenchaft 43 (1925) 90-114 Rudolf, W., “Die Ebed-Yahwe-Lieder als geschichtliche Wirklich- keiten” en Zeitschrift fir die Alttestamentliche Wissenchaft 46(1928) 156-166 Ruiz, G,, “Actualidad de la exégesis de Don Isaac Abrabanel” en El Olivo 10 (1979) 131-140 Ruiz, G,, “Las cuestiones de Don Isaac Abrabanel al libro de Jere- ‘mias” en Collado, V. - Villar, V., II Simposio biblico espatiel. 1985 (Valencia - COrdoba, 1987) 635-648 Ruiz, G,, "Las introducciones y cuestiones de Don Isaac Abrabanel” en Fernandez Marcos, N. - Trebolle, J. - Fernandez Vallina, J., ‘Simposio btblico espafol. 1982 (Madrid, 1984) 707-722 Ruiz, G,, "Lutero y don Isaac Abrabanel, exegetas de Dn 11,36-39” en. ‘Misceldnea Comillas 80 (1984) 3-16 Ruiz, G,, Don Isaae Abrabanel y su Comentario al libro de Amés (Madrid, 1984) Séenz-Badillos, A., “A New Critical Edition of the ‘Mahberet Me- rahe”, en World Congress of Jewish Studies 9,D1 (1986) 31-36 ‘Séenz-Badillos, A., “En torno al Mahberet de Menahem ben Saruq”, ‘en Miscelénen de estucios drabes y hebraicos 25 (1976) 11-50 314 ‘Los Cantos del Sieroo ‘Séenz-Badillos, A., “La filologia hispanohebrea del siglo X como exé- gesis” en Miscelénen de estudios arabes y hebraicos 36/2 (1987) 7-28 ‘Séenz-Badillos, A., “La hermenéutica biblica de Dunas ben Labrat” en Fernandez Marcos, N. - Trebolle, J. - Fernandez Vallina, J., ‘Simposio Biblico Espafiol 1982 (Madrid, 1984) 697-706 Séenz-Badillos, A., “La hermenéutica biblica en Maiménides” en Collado, V. - Villar, V., II Simpasio bfblico espafial. 1985 (Valencia - Cérdoba, 1987) 649-659 Séenz-Badillos, A., “Les tesubot de Dunas ben Labrat contre le Mahberet de Menahem” en Casett, P. (dir.), Mélanges Bartidlemy (Gottingen, 1981) 347-371 Séenz-Badillos, A., "Los ‘hapax legomena’ biblicos en Menahem ben Saruq”, en Salvacién en la Palabra. Homenaje a A. Diez Macho (Madrid, 1986) 749-758 Séenz-Badillos, A. — Targarona Borras, J., Graméticos hebreos de Al- Andalus (Siglo X-XID). Filologiay Biblia (Cérdoba, 1988) Sagiv-Feldman, Y., “Living in Deferment; Maimonides vs. Nahma- nides on the Messiah, Redemption and the World to Come” en Hebrew Studies 20/21 (1979/80) 107-116 Séinz de la Maza, C., “Aristételes, Alejandro y la polémica antiju- daica en el siglo XIV” en El Olivo 24 (1986) 145-154 Sanz Artibucilla, J. M‘, “Los judios en Aragon y Navarra. Nuevos datos biogréficos relativos a Sem Tob ben Ishaq Saprut” en Sefarad 5 (1945) 337-366 Sarachek, J., The Doctrine of the Messiah in Medieval Jewish Literature (New York, 1968) Sawyer, J. F. A,, "Daughter of Zion and Servant of the Lord in Isaiah: ‘A comparison” en Journal for the Study of the Old Testament 44 (1989) 89-107 Schoeps, H. J, The Jewish-Christian Argument (New York, 1963) Seiferth, W., Synagoge and Church in the Middle Ages (New York, 1970) Septimus, B., Hispano-Jewish Culture in Transition. The Career and enor of Ramah (Cambridge-Massachusetts & London, Shamir, Y., Rabbi Moses Ha-Kohen of Tordesillas and his Book ‘Ezer Ha- ‘Emunah; a Chapter in the History of the Judeo-Christian Controversy (Leiden, 1975) Shiloah, A., ““En kol; commentaire hébraique de Sem Tob ibn Saprut sur le Canon d’ Avicenne” en Yuval (1974) 267-287 Sicre Diaz, J.L., "La mediacién de Ciro y la del Siervo de Dios en Deutevisaias” en Estudios Eclesidsticos 50 (1975) 179-210 Bibliografia 315 Simon, U., “Ibn Ezra Between Medievalism and Modernism: The ‘Case of Isaiah XL-LXVI” en Emerton J. A. (dir.), Congress Volume. Salamanca 1983 (Supplements to Vetus Testamentum, vol. 36) (Leiden, 1985) 257-271 Sirat, C,, “Les philosophes juifs d’Espagne au Moyen Age et leurs rapports avec la philosophie arabe et chrétienne” en Revue des tudes juives 144 (1985) 39-56 Smalley, B., The Study of the Bible in the Middle Ages (2* ed.) (Oxford, 1952) Smilevitch, E.- Ferrier, L., Nahmanide. La dispute de Barcelone; suivi du commentaire su Isaie LII-LIII (Paris, 1984) : Steck, O. H., “Aspekte des Gottesknechts in Deuterojesajas ‘Ebed- ‘Tahweh-Liedem” en Zeitschrift fdr die Alttestamentliche Wissen- chhafi 96 (1984) 372-390 B Steck, O. H., “Aspekte des Gottesknechts in Jes 52,13-53,12” en Zeitschrift flr die Alttestamentliche Wissenchaft 97 (1985) 36-58 Steinhaus, F., Ebraismo sefardita, Storia degli ebrei di Spagna nel medio evo (Bologna, 1969) Steinschneider, M., Die Arabische Literatur der juden (Frankfurt a. M., 1902) Steinschneider, M., Jewish Literature from the Eighth to the Eighteenth Century (New York, 1970) Strack, H.-Billerbeck, P, Kommentar um Neuen Testament aus Talmud und Midrash I (Miimchen, 1922) Suarez Fernandez, L., Judios espatioles en Ia Edad Media (Madrid, 1980) Synan, E. A., The Popes and the Jews in the Middle Ages (New York, ee) en syrén, R,, “Targum Isaiah 52:13-59:12 and Christian Interpretation’ ‘en Journal of Jewish Studies 40,2 (1989) 201-212 ‘Tabet Balady, M. A., Los Comentarios de Abrahams ibn ‘Ezra’, Motel ben ‘Nahman y Yishaq Abrabanel a las Bendiciones de Jacob (Gen 49, 1-28) (Galamanca, 1991) = Tamani, J., “Note per la storia del libro ebraico nel medioevo” en Henoch 2,3 (1980) 307-325 : Targarona Borras, J., “Tratado sobre los géneros literarios de Se'adyah ibn Danan. Edicién critica, traduccién y notas” en Mis- celénea de estudios drabes y hebraicos 36/2. (1987) 29-53 ‘Theisohn, J., Der ausgewihlfe Richter (Gottingen, 1975) Toaff, E., “Tl Messia figlio di Giuseppe” en Annuario di Studi Ebraici. 1964/65 (Roma, 1966) 59-67 Tostado Martin A., La Disputa de Barcelona 1263. Controversia Judeo- cristiana (Salamanca, 1986) 316 Los Cantos del Siervo Trend, J. B. - Loewe, H., Isaac Abravanel: six lextures (Cambridge, 1937) ‘Twersky, I. (dir.), Rabbi Moses Nahmanides (RAMBAN). Explorations in His Religious and Literary Virtuosity (Cambridge-Massachusetts & London, 1983) Unna, Y., Mosel ben Nahman (Jerusalem, 1942) Urbach, E. E,, The Sages. Their Concepts and Beliefs (Jerusalem, 1979) Urbach, E,, “Etude sur la littérature Polémique au Moyen-Age” en. Revue des études juives 100 (1935) 49-77 Vajda, G., “A propos de l’averroisme juif” en Sefarad 12 (1952) 3-29 Varela Moreno, M" E,, “La escuela de graméticos hebreos de Cér- doba” en Peléez del Rosal, J. (dir.), De Abraham a Maiménides IIT (Cérdoba, 1985) 103-118 Varo, F., “El Siervo Sufriente (Is 52,13—53,12) en la exégesis hebrea, segiin Don Isaac Abrabanel” en III Simposio Biblico Espafiol (I Luso Espanhol) (Valencia-Lisboa, 1991), 597-608 Von Waldow, H. E,, “Der Gottesknetch bei Deuterojesaja. Israel, die Juden und die Kirche Jesu Christi” en Theologische Zeitschrift 41 (1985) 201-219 Von Waldow, H. E,, “The Servant of the Lord, Israel, the Jews and the People of God” en Integerrimi Parietis Septum. Fs. M. Barth, Pittsburg Theol. mon. ser. 33 (1981) 355-369 Wasserstein, A., “Greek (and Christian?) Sources in Ibn Ezra’s ‘Commentary on Psalms” en Scripta Classica Israelica 7 (1983/84) 101-102 Waxman, M., History of Jewish Literature (New York, 1943) Wilcox, P. & Paton-Williams, D,, “The Servant Songs in Deutero- Isaiah” en Journal for the Study of the Old Testament 42 (1988) 79- 102 Wolf, M. - Frydland, R., “Does Isaiah 53 speak of Jesus?” en The ‘American Messianic Jew 67,1 (1982) 13-15 Zimmerli, W. - Jeremias, J, The Servant of God (London, 1957) Zinberg, I, A History of Jewish Literature (trad.: Martin, B,] (12 vol.) (Cleveland & London, 1972) INDICES L INDICE DECITAS BIBLICAS Y RABINICAS coves Gen 111-2 arene 24 Gens 3 Gen - 25 Gen 217, —) Gen 38 — 2 Gen 812 a Gen 920 a GR 923 nnn nee B Gen 1985 meni OF Gen 1020 - 125 Gon 113 oe 19 Gen39 210 Gen 1422 on 223; 247; 248 Gen 152 6 Gen 156. 96,156,201 Gen 163... a) Gon 17.2, ace Gen 1825 | Gen 198 neon 57 Get 2013 snennnennn] 944201 Gen 217 sone 158 Gon 238 168 Ge, 24,20 nnn 65, 101,163,271 Gen 26,1 senne 288 Cen BET senaneritincier es 88 (Gen 28 19 a 8 Gon 3037 oaeesnnnnn 56 Gon 316 “7 Gen 32,5.. ot Gen 2238 188 Gen 33,18 nner a 156 Gon 374 Gon 377, Gen 40,7 Gon 423, 52 Gen 42.2 seen 268; Gen 42,35. 7 Gon 45,23. 52 Gen 47,19 nse ane 5B Gen 48,17. 0 Gen 4981... 58 Gens94 a Gen 503 =" ened 3,192 Exon Ex? N62 Beat a e420 nn) E52 nnn 424; 128,131 ESA : te X58 we 6 x63, sn 58 Ex612 7 oD 318 ‘Las Cantos del Sieroo x92. a Be1017 Ex10.2 B19 an e155, i 49 BX I5,18 enn se; 161 Bei94 vovnee BI E2224 36 14197 x2510 2 792 87 BOM A eecsctan Ex 2923 crevnennnne 327 EX 32 soon Cy BX 3912 rns sonnets 8B 1620 Lv7a3 Lvat Lv 1010. Wwi35. Lwi36 Lv 1621 L193... Lv2018 LY 2020 sooner = LVS mnie EF Lv2619 se Ly 2620 ssn 5 LV 2632 orvvnnnner 925258 Nunenos Num 322 anesnonnnn 142; 149 Num 63. 56 Num 8,2 NUE 105 eennenn Num 1035 Num 115. : Num 118 Naum 1,12 on ven DAT; 249 Nam 127 .. een i 36557 Num 15,16 Num 1520 Num 21,13 Num 29,35 nnn as ee 108 . @ Num 1921 en s Eo “ B e128 enn 5B Dinas 185 e225 ny De3.2 De420 i528 6,5, nn 126 Duta ur DEL 29 rennnne 123,192 Co 1142; 161 Deis2 sn) 1575263 Deis? een 54 e153. ” pe7.20 se De208 DUA enacennannnnn a RZ 28 annem 169; 180; 185 Day ... e 185 e232 D220 on e255 e221 De28.22 ann Dr28.23 e28,27 428,58 pease i293 pe29.21 pr292i e328 Di32.24 13230 D333 113329. e347. e340 Jos 719. Jos 1715 Jos 18,14 Jos 24,31 Jos 249 Jue3a7 Jueg21 Jue54 Jue5.28 Jue 1315 Jue 49 Indice de cites biblcas y rabinticas 319 sennnnnnens 62 Jue159 - 59 St Jue1630 venee 98 i 156 Juels7 eis : reves 5B WORDT nen 94258 257 Jue2020 vee 258 * 58 Jue2022 257 Jue2038 128;133 Jue2L1 6 Juet21 er on 1 sae, 99 Sam 136 vn: AB2 sevens OL VSAM BZ one a se 1Sam312. “ a semeennmneesnes 200 18am 3,13 sl ow 52 18am9,13 215,279 sen 98/99—USAMITT cnnsennnnnnnnnnns 264 5156 1 Sam 1022 a 142; 149;236 1Sam 123 1Sam 136 Josue 18am 13,12 ne 126 1SaM 1424 vo 53 18am 1618 eF sw 59 1Sam172 af 258 ee 186 1SAM 1814 ennecnennnones 1985 240; 273 98 1Sam216 61:68 15am 2118 sone ance 158 Jurces 18am 22,5 a a 53 1Sam 228 cn 61 1285190 aaa 1am 269 nomen 1 Sam 28,10 131 1Sam28.14 59 143;158 1802816 weseeennernnnnnnnn 6B 55 1SaMS1S.ccom 7 a aaa {oe Cantos del Sleroo Indice de cits biblicns yrabinicas sa 28a. 2Re2410417 seen 8 152638 seen 61 ABST 7 w 2503.29 1 2Re357 a 182620 7 SC BEDE aie spiaaiaiy a 1258 7 57 Wea2s. TAD 28am 3.35 on = aus T5293 cevereeene mm ba6 80173, 226 25am 1214 ne 288 t816 nanan 261 13029 nooo war FMB: TIT 28am 1217 = iss 74:87 153215 eevee ans cen, 2 Boe 128 “ me 1s125 oom 58 13510 a9 a 28am 132 woven 125/190 15249 o 1343 61 A858 oe 25am 136 31523 222,223,268 TORE rae 58 HEBAD ene MEAT fee 292A ennnnnnnn 2 e347 mm 64812 13 ens asia 354 10g 188928 ~ a Re dantnectaecaee SO 1385 214,249 ALL moron ue BRE229 oeeenvrnnnrenneee 13,272 BERD vo BL sssesesitaannene et gy BAR won 126; 6 1 R246 commen 119 BEBE son mate 1538.16 ag ES 108 1Re63 : eee ames igh cee vgs BMBA i 108 A ee rete reconnect vee ees * eeneea toe BMAD 108 1Re736. Tg BE 5 nica gy BEDE wn 185 1Re751 RTD nen BO 00 2; 248 entariie oe sa ae mm TREI36 oon a @ ot a Saami Se inne ao BMA wars caw. pane 16453 65,10 1 Re22.19 gp TS = sevens 28 eae BAS 2122 ooevnernenn 18 1Re22.28 ei BTA = _ 5 cae. —_ my BS 8 ta a aes ce Oa ee 2Reves G18G naacrimemectnig 2B O08 nner 8B 2Re23 enone MIO 81337 : z sa - M8 van a 2Re693 a WA a 42 one wr Ny 7 is 2Re9.25 a Banas oI OAT ae aa a 2Re1en1 : 150 Te19 a BAD D8) 495 807 apa a Ee 2Rem1 128. seowe TA W814 « 106; 173, 292,20 225,245 a rege BXazee ins 1192 senestmeteeetinn ra 108 5494 209 2Re23.25 RE ET ersten BB a2 eC ee 08 2Rea9 YT WDB on 13132 a3. $8:5175 tea sia et 28 2Re 2331-35 a a 142A onnecT% 74; 106-173; 1H; 218; 19491 sven 74213528 uae 278 18261 “= o 23 T8492 enn one 495 52; 88573; 175523; 285, 32 Los Cantos dl Siervo 1549 28/54: 77; 78 1OL 125,175 BO aces IB 184956 ee nn UB, 212 15496 .onnennnnnnnnnnnnnnen 74:80; 85 18497 172,174; 175;179 18098 : a B69 eee T5:8A 4923 coecnencn 179 15502 on 176,238 209 150. 2848; 85; 73; 125 176,208,215 TT 15506 26; 55; 56; 57, 77,78 101; 125;176 18507 57:76: 176 158 nee 7% 15309 ecccnnnnnn 176 519 a 158123 cuoonnnnen ee 55 152, even OB TBD neneennmnnnnnneenne 248 155211 ccs 238:273 135212 one 7290; 179; 184; 246; 250,274 W221. 38; 72:73; 76; 106; 113,119; 122; 12; 135; 140; 141; 143, 144; 146; 148; 169; 171; 184; 196; 197, 214; 285; 236; 238, 240; 241; 244; 246, 7 Ies210-14 112195 552,435 el 1S 5214 nannnennonS8; 94; 112; 12; 128; 150; 162; 185; 196; 201; 237; 241; 244; 245; 254; 289; 276,277, [5215 143; 169; 195; 215; 246; 252; 253 155313 eer 15531 22121; 2153247 155323 : 385,241 18532 59; 72; 192; 142185; 202; 215; 242,245, 1583,3. 59; 76;90; 10 113; 123,151; 196; 202; 214; 216,237, 285 HB cms OM 114; 169; 186; 195; 196; 202; 237,238; 242; 245; 286; 262; 268 276,279; 281 ess. sv 62; 25 73; 7757 195,213, 215; 297; 242; 245; 246; 278, 15536 74; 91; 95; 114; 124; 130; 135; 195 196; 287; 245; 246; 282 15537 ow 48 63; 68; 915 121; 124; 195,215, 15538. 64; 7,90; 106; 140; 143; 169; 185; 195; 197; 202; 208; 238; 242; 245,246; 268 15339. svn 90; 9; 123 195; 201; 243 245; 246; 247 TS 5310 ensnennnnnnnnne 62; 90; 106; 122 435; 141; 142; 151; 169; 185; 186 187; 197; 200; 202; 203; 212; 215; 238; 243; 245; 246,247; 2685270 16531 77,78; 101; 187; 196; 20 213,214,215; 237; 238, 155312... Indice de citas bibles y rabinicas m3 48; 65; 7; 78; 90 135; 172; 187; 194; 196; 198; 202; 214; 2375238; 244; 246, 72,90; 179; 184; 235; 246 seen 79 179; 184 154 15542. 15543 Bos 18549 185410 1567 18568 1556.10 16571 18578 185719 1558 18592. 15596 156022... 18613 156312 om 113; 156,196 131 sn BE 21 163 151; 159 seenne SA 121; 129;256 216; 253 150 230 JOP 1 9.10 one a Jer22 JeE2.28 vcmnnnnsnnnnmnenmnnnns 8 Jer53 Jer 5,22 er 67 Jor624 sennnes 61 Jee7A6 nen Jer Joe 923 enn so 1383 Jer 146 sa BL Jor 11,16 ned; 196; 202 Jer 119 . sas Jee121 Jer 12,13 Jer 13317 Jer 1323 Jer4,10 Jer 1619. Jer 176 on jer77 Jer 78 « Jor 1820 Jer20,6 Jer 22,9 Jor 23.19 Jor292 . scat Jer297 97; 103; 194; 201; 272 Jer 3010 enn -179;198 324 Los Cantos del Siervo Jee 30,1213 eonnn er Jer33 143,158 Jer357 150 Jer 3625 163 Jer 405 91 Jer 44,10 7 i JEWS oanscsminneneesientonend 66: JOE 99 IB enact 260 JO A9 19 onnnnnn Jer 49220 _ Jer 5040 Jett a 3 Jee 5131 Exmgui, Ee Ud on ra FELIS 237,247 Cc ora 68 Fa73 8 E2136 a E2157 255 E2167 : 6 so 129 Er1724 56 E2184 2187 E2820 “ 42038 neon S Bx2U 2 oeecneennnnennn a Fe 2124 = 53 22226 E2241 22417 F224 6 on B22B7 vse oe BE E2297 eccnnnsnnnennneeenncs SL Fess 5 Eas : 5 Eem29 peansccinanans F234.20 enn See Be F23635 ennnsnnnnnmnnneenee 58 E2367 eee lao E2381 one 0812. 05215 nn oss 7A . - 251 SAD siemens a oss 188 ony Jost maa tee BAF ence 1126 1421 wos AM 3.2 nennnn 57; 169; 182 am37 147 Am4,11 ne 260 AM 66 sven vonnee 60 Am 6,2 ‘Abd 15 Mig 2 Mig26 Mig 4.14 Mig 55 Mig 613 Nah22 Nah 3.19 Hab 13 Hab 112 Hab 1,17 Hab 215, Hab 2.16 Hab 28 Hab 34 Hab 313. Sof 39 Za 11a Zac 2 Zac 38. Zac acs Zac 47 Indice de cites biblicas y rabinicas 325 50 Zac4az 7 Zac99. 121129; 130;181 a 2a 108 sone 2 7 “755741010. rect 2 127 sewn 189) Magueas Zales Zac 128 sono 139 Zac133 Bt € as) asa 71418 Aa Managuas ovals E e “ x Mal 2,2 concnnnsninnnnnnenannninnn 65 MAL32 evnenne sows 58 [a1 3,6 on ami188 M36 Mal323 . 25,174 Hasacuc 260 27 a1; 161 4 1; 183,201, 12:7 $a19523 sameeren 247 Sal375 6 326 Los Cantos del Siervo saN13;196, 11196 7 ua 415419 . 6 Sal555 276 155,24... - m4 $21 82 cnn SA Foennnne : sal 68.34 $2169.22 sal. SAL 7207 on 501734. 173,16 coo Sa 749. 817421 Sal77B41 so 257 sal78. 84178... $878.27 sa1903.. 54180... 5818116... sal977 Sal 89.1 $21 88,6 on ss; 189; 265 Sal 89,14. Sal 89,8, 5213952... 1902. SAIN son salu salgai1 41993 salsa sal94us.. sal 103 sal 102,15. Sal 102,8.. 501 105,25 al 105,39 sal1094 sal 1135... sal 1169 88111958 oon 119,126 sali212, 411232 Sal 1266 sali293 5113211. 54113530. Sal 136,12, sala77 4113920... SALE sala al 1435.. sal 1453, sali97, 655101; 123; 194 ss 156 14; 158 185 122; 128 Indice de cites biblicns y rabinicas a7 Job 305 56 & Job 30,10 one a DEDAA commmmemnnenscernee AT RES ee eee ere te eae 2 Job 1,16. 165;180ay293 eat onkiemes cowmeennn 9 Job 3517 56 ai $8 Job37.11 a 3 Job 5,16. sven: 153 Joy 394 x eb TH verwwon 57 Joy 4032. a ne meee BE Job a e Job 13,1819, 29 Job 14.8 256 pees Job 183 anna £29 thay ‘a Job 15.7 on = Smeal serie. Job 177 A pea. 3 Job 17,8 36651225128 prov 5,22 2 Job 17.10 $8;143;182 Poy 8,11 wnnncnonmnnnnnnnvnnnn 15; 270 a 58 Prov8A wn — 8 Jeb 1933 56 Prov8z4 Job 20.19 51 prow 1h? Job 20,25, 55 Prov 1.26 . Job21,5, 58 Prov 19.6 Job 21,78 281 Prov 19,23 job 21,9 231 Prov2030 Job 22.6, BL Prov 21. Job 22,12 252 Prov 25,11 Job 22,29, 56 Job 24,1, 55 Job 2412 : _ 6 Job 265 2 JOD 20.0 cence 26 PROV ODD ern TY ABE 0b 29,18. 2 Prov305 Job 29,2223. 129 Provsi2 VIO ranma nceniie 36 Prov 3125 29 28 Las Cantos del Siervo La 460 Rr Lam 420 Rut 16 i U2 lam 42 Rut2A5 6 tam57.~ Cuvmancatoecuanss cant 22 . fae ques Bais panes a pane Select el ae cant 5.19 5 tee oe mee ce cant72 « eit tenet qaeur an 1.30 Qoh 12 ae senna 95 an318 QO TA vnnnnnenneeenennnenes 185 PANS oh 3,12 Dan4t6 Q6h 327 wnunnnnsnnenneinnenne 5 DANA OH 7 ee 215,270 Dand.bt QAI enn si DanS22 oon2 aN 710 nw oh 1020. Dan7.13 ohn Dan7.14 an 7.5 Dan 727 eevee Lam 12 a 56 Dan827 Lae 128 one cunn81,282 Don926 Lat 1Bevencencnnnrnnennnees 195 Dan 106 LAM 28 eeeneernernemennvees 351 Dan 10,20 La 28 enn © Damo Lam330 an 1127 Lam 334 Dan 1142 tam 3.66 ceneens 58 Dan¥21 100 m 7 109 6 128 122; 128 122; 128 262 72596 Indice de cites bibliensy rabinieas m9 Dan 23 146; 179,183, Dan 127 encnn 131 Dan 129-10 osteo Dan 13,10 sone sons sd 3,11 1-126 Newmans Neh 5,13 Neh 5.18 «. 1CE9.2 sate: Bh 1Cr1114 . 10291 so 58 1CE 29,28 cenennnenen Dy 1425149 2CRoNICAS 28185 orornnn 2CE GAD ann 2013612 [EVANGELO DE'S. MATEO et 26,8. sa 187 ME26:39 ecnnnnnemnennennenel 72 187 t2728.. 76 M1276. sn ABT [BVANGELIO DES. LUCAS 1620 vw 152 [Evangeuo De S. JUAN JR I23 nnn as Jn i238. 2 TP Enso.a DES. Pero 1 Pete 2,21-25 a ‘no De Hive Hence 7-71 non ses 205178 Lene 484 euensneennnnennnen 20 DEM 0C 49 senses 25178 ASCENSION De ISAIAS Ascensi6n 118515 ennnnne ne 23 Taroom ‘Tg Ongelos Gen 49,1 sen 229 ‘Tg Neofiti Gen 49,12, Typs-Yonatan Bx 40,1 . Tgis2). 28,174; 222 T1423 ocrnnnnnnnnennnnne 81221 TIS 427 ae ennnnenn HO; 174; 25; 226 ‘Tpiss0a. ecesBl Tle 808 conan so 33D Tgiss213415 2 Tg 18 5213-5312 nan Tgls 5213... eens Tgiss2.14415, ‘Taunuo Bast Baba Batra 122a, Berakot 5a Megillah 14. Rotha-Sanah 3a Sabbat 218 Sabbat 107b.. Sanhedrin 206 nn 7 Sanhedrin 984..cccn Sanhedrin 930 nnn Senhedrin 98 Sanhedrin 98, Sanhedrin 103, Sotah Ma ais Sukkot 52a Tatanit, 226 Yebamot 4%. ‘Taunevp Vert “Abodah zarah 33. Berakot 15 Sanhedrin 102. ‘Mapa Rapaast Ber eit Rabbah 12.12 Ber‘eit Rabbah 622 ‘Ber‘elit Rabbah 68,12... Berit Rabbah 74.1, Los Cantos del Siervo 152;258 162 mm 251 ww vee 149 129; 188, 134 134151 26:90 26,245 248 281 268 233 1228 29 25,228 8 Beret Rabbah 967 nn 83 Semot Rabbah 14,3 coun 138;124;290 Semot Rabbah 823... Wayigr’a Rabbah 25. ‘Wayigr’a Rabbah 102. Bemidbar Rabbah 132-..coocn 26/27 ‘Bemidbar Rabbah 20.19 25,228 Ester Rabbah 7,10 eovwnn nnn 5; 208 ut abba 56 woven 26; 156; 261 “Breast Ramnary ‘Bylah Rabbaty 116.0000 0 "Bykah Rabbaty 1,18. 2 Maprat Tea. Mira Teli 43,1....- 24; 25;79; 174 ‘Maipga8 Leon Tos Legah Tob Num 247... 12k ‘sna’ Sila 95 anne sonnel 2 Pange Reser Eueze Pirge Rabbi Eliezer, I 4 23 ‘Yatgur Yel avans Yalqut Yebayah, 476 124; 126; 127 141; 144; 148; 177,235; 280 -Mapna8 Tana Toledo, 20 12; 126; 144; 148; 177; 189; 285,236; 297; 238; 247; 200 IL INDICE DE AUTORES CITADOS ‘Aaron ben Yosef he-Levi a7 Abner de Burgos.enccnnnsnnnnne 95; 127 166; 167; 170; 193; 194; 196; 238, Abraham bar Hiyyah o.oo 106; 288 [Abraham ibn ‘Ezra’... 27; 31;32; 37; 40; 47; 48; 49; 51; 59; 55; 58; 59; 60; 64; 68; 106; 112; 114; 121; 122; 124; 125; 126; 127; 129; 132; 134; 135; 141; 144; 145, 146; 148; 1545 156; 187; 158; 160; 161; 163; 170; 174; 175; 176; 178; 180; 181; 184; 186; 198; 213; 217; 218; 219; 220; 21; 222; 224; 295; 26; 227; 228; 230; 231; 232; 294; 236; 241; 242; 246; 253; 255; 256; 257; 259; 261; 262; 268; 271; 272; 25; 284; 285; 286; 287; 288; 289; 290; 291; 292; 293; 284; 296; 298, ‘Aajmalaes, A, nnnnnnnnnnnn ALES evenennnn ‘Alfonso de Valladolid. ‘Alonso Schokel,L. Altmann, A. Amador de 108 Ri, J wore 258 ‘Angel, M. see A Aguile a Ariatételes 147,208 ‘Ader ben Yehi'el 337,139 Baer, ¥. 118; 138; 166, a 18 108 Bonastrug de Porta. u7 Bonnard, PLE. nonin TF Bundy, D.D. senna 19521 ‘Cantera, F 207 Casciaro,J. MP OF Casper, B, Soe Oh « 1104; 125,128; 138, 138 2 Clemente Romano. 2 Clines,D.J.A senmennnmenmnine 19 Coben, Mens 19 Clb, P. 207 Coppens, J 7 David Bonafed .. U7 David ibn Yat nan 167 David Qi. 96;37;49;50; 58; 63; 64; 65; 84; 87; 88; 89; 94; 101; 103; 125; 127; 129; 132; 144; 145; 146; 148; 152; 183; 156; 157; 188; 162; 168; 170; 174; 175; 176; 180; 181; 182; 183; 194; 198; 199; 200; 201; ‘210; 217; 219; 220; 221; 222; 223; 224; 225; 227; 228; 229; 280; 231,232) 234; 236; 237; 251; 252: 253; 254; 256, 257; 258; 262; 263; 267; 270; 271; 272; 279; 284; 285; Diez Macho, A. 20; 174; 233; 234 Driver, Renn 28; 30; 32; 33; 95; 36; 38,99; 71; 114; 139; 145, 195; 201 332 Las Cantos dl Siervo Duarte Lourenco, J 6 URI, B.nennnnennnne 15; 16579; 209 Duna ben Labra. 28; 44 45;50; 54 55 kofo Bonyeku, 2 En Bonet 236 Epifanio el Monje... ss IB Feuille, A. vennennne 19,22 Friedlander, Me onnne 70:71:79; £82; 83; 84, 92; 99; 100192 Frydland, R wvennmnennenn » Garcia Martinez, F a Geli, Greenspatn, FE. Grelot P. 228; 239; 205 207 Hasday Crescas. Hla, © anneal Hlermisson,H.J- vesnnvannens TB Homers. svesnnnnnnon » Hlorbury, We onssnonsnnene 20 Horowite, H.$. na Howard,G.E, Irene. ce 28 Isaac Israel. 138; 140; 1 Teaac Policar soon vo 3B "154q BU tis 8 Jeppesen, K. ng cs 1» Jeronimo de Santa Fen. 38; 208; 247 Kapelrud, AS... wv Kellner, M, sna Knight. G, 1617 Langdon, RW: 1 Langkammer, H. sssesessennnnnn 2 LEON TelO, Posen 138 Leroy, B, 12 Lindars,B. 7 19 Litwat, KD. a Lot, [annem 108; 106; 167; 193; 288 Master Gutllen. sossnoonnnnn 9 Me‘ir de Rottenburg. a7 Melamed, EZ. evnnnnnnnnneen 70; 81 Meliton de Sardes. 2 Menahem ben Saruq, 27; 28; 0, BL; 85; 88; 93; 97; 101; 126; 133; 134; 144; 152; 157; 158; 168; 181; 219; 282; 263; 271; 275; 283; 284; as 26,29 Mater a Mee 26 Metinge 7 1.1617 Millis Vallicrosa, J. M* 240 Moe ben Maimon 32; 33; 35: 11 137; 147; 189,223,204 ‘Mofeh ben Nalyman. 3449; 55; 60; 64; 65; 8; 90; 118; 145; 146; 150; 151; 183; 155; 158; 160; 1665, 1175; 181; 194; 198,295; 245; 251; 2; 288; 289; 290; 291; 293; 296 Moen de Lada - 35 ‘Meleh ha-Kohen de Tordesilas..... 37 38; 49; 58; 59; 60; 64; 88; 90; 93; 125; 127; 138; 146; 152; 153; 161; 168; 194; 196; 197; 198; 201; 218; 219; 222; 233; 241; 242; 243; 246; Indice de autores 333 288; 71; 272; 275; 285; 293; 294; 295;296;299 Moe ha-Sefaredi se IM Mofeh ibn Chiguitila 29:30 Moe ibm Qin ocannnnnsnvne 38; 365 58; 59; 60; 68; 64:65; 90; 93; 127; 130; 170; 71; 180; 181; 186; 218; 253; 271; 275; 278; 285; 291; 292; 283; 294; 285; 299 Moeh Yerondi uy Munk, S Netanyahu, B. 2, Neubauer, A. «28; 30; 82; 38; 38; 39; 71; 114; 199; 145; 195,201 208 207 North, C.R. : 19 Orfali Levi,M. 39;137 Origenes 2 Orlinsky, HM. 18 Pacios Lopez, A. vn 235 Page, S.H.T ssn 20,21 Patai,R 130, 149; 150; 244 Paton-Williams,D. covennnnnee 18 Pavoncello, N. % Pedro de Luna at Pera, M. ee 418;120 Pérez Fernéndez, Mon.2203 2215 2 248274 Posnanski, 25 pseudo-Hipolito. B Raimundo Mart 38 aba evenneneenn 208 ati «27; 90; 325 34% 97; 47,88; 49; 53; 55,88; 665; 75:76, 77; 78; 80; 81; 82; 89; 84; 85; 86; 87; 88; 89; 90; 2; 93; 94; 95; 97; 1306; 110; 112; 113; 115; 124; 125; 126, 127; 130; 132; 134; 144 204; 207; 220; 21; 222; 224; 232; 236; 206; 254; 259; 262; 264; 265; 270; 1278; 281; 284; 285; 287; 288; 291; 282; 293; 294; 296; 298, azhabi, Ye coon a Remaud, M, ssl IB Rembaum, Jove 30539; 38; 77; 150 Ribera Flori 23,295 Roserauy, W. on 70 Rosenberg, R.A. snnennnnenned 52 Rosenthal, EL. evnsnnnen 28; 29 92 Rosenthal, nee OB; 104; 105 107, 112;114;197 Rowley, H. H.. 4 Rudolf, W. 18 Ruiz, Gon 207; 208; 211; 216; 262 Stenz Badillos, A. 28; 28; Mi; 45; M6; 47; 48; 49; 50; 5; 52; 54; $5; 86; 57; 58; 59; 60; 62 63; 64 Salomon, H. Penns 12k Sana Artibucil J.Mt 192 Sawyer, LFA, sons vow 1617 Se’adyah gM. nnnnennne 283054 69,4; 7, 91,106,109; 129; 153 218,235; 236 286; 288 ‘S’adyah bn Danan » Belo Astrue 36 196; 247; 264; 278 $Selomoh ben Abraham Adtet 117; 137 Sem Tob ibn Sap ono 385 49 605 (64; 129; 164; 170; 197; 288; 240; at Los Cantos del Sieroo 258; 263; 271; 272; 278; 295; 285; 296,299 Shami, Ys voces 166; 167; 1685 172 Siere Diaz, JL 5 ‘Simeon ben Lagi... 204 Simon, U. 29:70; 71,77; 101; 102, Sim2C0 een a Sirat,C. 139 Sma, NH. ns 18 Steck, O. 16,17 Steinschneider, M. 125,128; 199, Stern, S.M, oe 161 Suarez Feenindez, Ls wu 262 Syrén R 4 Targarona Bort, Teodoci6n sovemens 2 Tertliano : Teal E. anes Tomas de Aging anon A7I; 185; 295 ‘Tostado Martin, A. so HD Tour ni, Renn a 16 Vivian, A, - a von Waldow, H. . ses 18 WHO, Pn 1B Williams00, Minennneeeovewnnnnnen 1 Wolf, M, ennonnnene ~ ‘Yohudah ben Tibon Yaagob ben Re'uben econ. 385 34; 37; 38; 49; 60; 127; 130; 145; 148; 171; 4; 176; 177; 1BL; 184; 185; 186; 187; 193; 194; 196; 197; 198; 218; 222; 240; 241; 282; 243; 272; 284; 287; 288; 298; 294; 295; 299 a Ye'dayah ha-Penini 236 Yehuda b-Simeon .onnocnnnnnns 288 Yehudah ha-Levt Yehudah ha-NaSi, Yehuda ibn Batam nnn Yehuda bn Daud Hayyuf .canu675 78 75,81; 86; 286 ‘Yighag Abrabanel 38; 40 55; 58; 59; 60, 63; 64; 65; 80; 84, 87,89, 93; 125; 127; 128; 152; 153; 156; 182; 188; 159 Yosef ben Sem TOb neasenensnnene 240, Yost Ya eens 24 Yonah ben Yosef 7 Yonah ibn Yanaly... 28; 65; 75; 8; 87; 95,96; 101; 135; 163;259;271; 286 Yonah Yirondl ovneennnnonen D8; 137 Yonatan ben Uzziel.. 152; 235; 244; 265 YOSEF AIBO enenrnnnnnnnennms 22K Yosef Qara ven 198; 253, ‘Yoser Qimhi 7 soe 236