Está en la página 1de 168

La latal ignorancia

La anorexia cultural oe la oerecha


lrente al avance ioeologico progresista
Copyright© 2009 Instituto Democracia y Mercaoo
Copyright© 2009 Axel Kaiser
http:´´www.oemocraciaymercaoo.cl
contacto¸oemocraciaymercaoo.cl
Impreso en CyC Impresores
ISBN eoicion impresa: 978-9¯o-88!8-00-2
ISBN eoicion electronica: 978-9¯o-88!8-20-0
Inscripcion registro oe propieoao intelectual Nº 181.8¯1
Frimera eoicion, julio 2009
Segunoa eoicion, marzo 2012
Diseno oe portaoa: Consuelo Yávar Larrain
Diagramacion: EMD Diseno
Iotogralia oe portaoa: www.shutterstock.com
Las ioeas son oe la exclusiva responsabilioao oel autor. No comprometen al Instituto
Democracia y Mercaoo que solo actua como eoitor.
AXEL KAISER
La latal ignorancia
La anorexia cultural oe la oerecha
lrente al avance ioeologico progresista
A las personas oe la mentalioao nuestra, las ioeas, las
ooctrinas, les prooucen una veroaoera urticaria, en cambio en
la izquieroa la oiscusion intelectual es más pooerosa¨.
Carlos Larrain.
Fresioente oe Renovacion Nacional
La historia oe la humanioao es la historia oe las ioeas. Son
las ioeas, las teorias y las ooctrinas las que guian la accion oel
hombre, oeterminan los nnes ultimos que este persigue y la
eleccion oe los meoios que emplea para alcanzar tales nnes¨.
Luowig von Mises
Quienes controlan las opiniones oe un pueblo, controlan sus
acciones¨.
Jean-Jacques Rousseau
9
CONTENIDO
FROLOGO a la segunoa eoicion:
El precio oe nuestra libertao. 11
FREIACIO 1¯
CAFITULO I:
El ignoraoo pooer oe las ioeas. 2¯
- Dos ejemplos concretos: la ioea oel buen salvaje¨ en la relacion
Europa-America Latina y la innuencia oe Irancis Bacon en la
revolucion inoustrial. 2¯
- La oerecha y el peligroso oesprecio por la nlosolia. 33
- La izquieroa y las ioeas: el lenguaje como arma politica. 38
- Capitalismo¨ y justicia social¨: oos casos oe envenenamiento
oel lenguaje. !3
- El pooer contra láctico oe las ioeas. !8
- El rol oe los intelectuales: la amenaza encubierta. ¯2
- Las ioeas como lactor oe progreso: el motor oculto oel capitalismo. o1
- La lalacia oe los incentivos. oo
- El pooer electoral oe las ioeas. o8
- La eoucacion publica como platalorma oel proyecto politico-
ioeologico progresista. 7¯
- Foliticos e intelectuales progresistas: una socieoao conveniente. 79
- La amenaza oel oiscurso igualitario: algunas ioeas
anticapitalistas oe mooa. 82
CAFITULO II:
Chile nuevamente en la penoiente oel estatismo: el avance oe las
ioeas oe izquieroa y el resquebrajamiento oel consenso en torno al
sistema economico liberal. 93
10
- Chile y el nn oe la historia: la retiraoa oe las ioeas liberales 9!
- El proyecto estatista oe la izquieroa chilena. Un revelaoor inlorme
elaboraoo por Mioeplan y la Universioao oe Chile. 100
- La Democracia Cristiana y el Decálogo¨ socialista: oos propuestas
constitucionales para terminar con el sistema economico liberal. 10¯
- Los electos ioeologicos oe la crisis nnanciera: el nocivo
oesprestigio oel capitalismo. 11!
- Ricaroo Lagos y la propuesta reoistributiva igualitaria:
el estatismo oel progresismomooeroo¨. 118
- La Iglesia Catolica como objetivo oel igualitarismo progresista. 127
- El revisionismo como arma oe la lucha politica-ioeologica oe la
izquieroa: el caso Allenoe. 130
CAFITULO III:
Que hacer: como enlrentar el avance oe las ioeas oe izquieroa. 137
- El ejemplo oe Sir Antony Iisher. 137
- La organizacion oe la cultura: el rol oe las clases aoineraoas. 1!0
- El peligroso aislacionismo oe las elites ante el oiscurso oe izquieroa:
la necesioao oe creencias comunes. 1!!
- Libre mercaoo y catolicismo. 1!8
- La imagen oe las elites: la importancia oe la nlantropia. 1¯1
- La rearticulacion oel oiscurso politico oe la oerecha:
oe la tecnica a las ioeas. 1¯3
- La reconstruccion oe ioentioao historica en la oerecha politica. 1¯7
- Intelectuales y politicos oe oerecha: una alianza necesaria. 1¯9
- La latal ignorancia: los riesgos oel oesprecio por
las ioeas y la cultura. 1o0
EFILOGO 1o3
BIBLIOGRAIIA 1o¯
11
FROLOGO a la segunoa eoicion
El precio oe nuestra libertao
Lo unico que se necesita para el triunlo oel mal es que los
hombres buenos no hagan naoa.¨
Eomuno Burke
Chile se encamina hacia el lracaso¨. Con este oiagnostico
comenzaba El C/il· ¸o· .i·o·, libro publicaoo el ano 2007
en el que planteaba que nuestro camino al oesarrollo se
encontraba en serio peligro prooucto oe la caoa vez más
intensa retorica reoistributiva igualitaria y oe una ingenua
e irresponsable actituo autocomplaciente oe parte oe la
elite economica, social y politica oel pais. La lormula oe
libertao que nos habia permitioo convertirnos en el laro
oe America Latina, sugeri entonces, estaba sienoo pro-
gresivamente oestruioa ante la pasivioao oe sus supuestos
guaroianes.
Si bien la obra lue tema oe oiscusion en universioaoes
e instancias sociales, logranoo una importante circulacion
en circulos oe innuencia, esta no oio pie a ningun tipo oe
accion para lrenar nuestro camino hacia el lracaso. Lo Fotol
I¸oroo.io: lo oor·xio .oltorol c· lo c·r·./o fr·ot· ol o.oo.· ic·l´-
¸i. ¡r¸r··i·to surgio como un segunoo esluerzo intelectual
oestinaoo a lograr ese objetivo. Escrito en 2008, el libro
planteaba que el consenso en torno al sistema economico
liberal en Chile se estaba resquebrajanoo con singular ve-
locioao y que la responsable central oe ello era la oerecha
economica, politica y social, cuya anorexia cultural estaba
pavimentanoo el camino para el establecimiento oe una
hegemonia ioeologica estatista oe oesastrosas consecuen-
cias. Era cuestion oe tiempo, aoverti, para que el mooelo
12
La latal ignorancia
economico se pusiera abierta y publicamente en cuestion
amenazanoo nuestra libertao, bienestar y paz social.
Los eventos oe los ultimos oos anos han connrmaoo
oe manera alarmante las tesis y preoicciones oe ambos li-
bros, especialmente oe Lo Fotol I¸oroo.io. For primera vez,
en 2011 existio un rechazo concreto al sistema economico
oe libre empresa encarnaoo en una retorica rabiosamente
anti mercaoo que logro capturar y oelormar el anhelo po-
pular por un mayor progreso. Hablar oe que la batalla oe
las ioeas está peroioapaso a ser algo comun entre insignes
miembros oe la oerecha politica y oe la clase empresarial
que entienoen lo que está realmente en juego. Lamenta-
blemente, ha tenioo que llegar un punto oe quiebre en
el contrato economico-social lorjaoo en los 90 para que
más personas tomen consciencia sobre la graveoao oe este
lenomeno.
El por que se ha peroioo por ahora la batalla oe las
ioeas es claro: en la ultima oecaoa y meoia, prooucto oe
la latal ignorancia oe la oerecha, el proyecto estatista re-
oistributivo no encontro resistencia más que aislaoamente.
Salvo excepciones, la centro oerecha economica y politica
se oeoico a cosechar los benencios oel sistema economico
liberal sin comprometerse con su oelensa. Este cortopla-
cismo impioio que se aovirtiera a tiempo la amenaza que
se incubaba en el seno oel sistema. Incluso hoy la natura-
leza oe esta amenaza parece incomprenoioa por una clase
empresarial y politica que ha mostraoo poco carácter y
escasa clarioao respecto a sus ioeas. Fues la raoicalizacion
oe la propuesta estatista era previsible, tanto por la logica
oe sus premisas como por su necesioao oe permanecer po-
liticamente rentable.
La aceptacion transversal oe la logica estatista reois-
tributiva que cuestiona el sistema oe libertao economica,
en el mejor oe los casos, nos llevará a la creacion oe un
Estaoo oe bienestar asnxiante que probablemente habrá
13
AXEL KAISER
oe quebrar en algunas oecaoas, y en el peor, al oesarro-
llo oe nuevos proyectos utopicos. En Chile esto ultimo ya
se observa en el resurgimiento oe pretensiones oe realizar
una tooolo ro·o para instalar un nuevo oroen economico y
social. No se trata aqui solo oe los comunistas, sino oe un
creciente numero oe acaoemicos, estuoiantes y parlamen-
tarios. Algunos sintomas incipientes oe este nuevo relor-
mismo raoical lo constituyen la pretension oe relunoar la
Republica meoiante una nueva constitucion, el reclamo
por la nacionalizacion oe recursos naturales, la moralina
anti lucro y el histerico oiscurso oe oenuncia empresarial.
Mientras tooo eso ocurre, oesoe el gobierno, la centro-
oerecha, sumergioa en un pragmatismo suicioa, enoosa
postulaoos estatistas lorzanoo a la izquieroa mooeraoa a
extremar aun más su posicion. Faralelamente, oesoe su in-
terior rebrota el clásico populismo corporativista que oen-
nio a la oerecha a lo largo oe la historia oe Chile y que se
creia erraoicaoo.
El escenario, sin ouoa, es animicamente oesolaoor.
Sin embargo, tooavia no es taroe para reaccionar. Existe
en la socieoao chilena un terreno lertil para sembrar las
ioeas oe la libertao, oe la responsabilioao inoivioual, oel
emprenoimiento y oel esluerzo. Contrariamente a la con-
viccion oerrotista oe la centrooerecha politica, tooas estas
ioeas son populares y electoralmente rentables. Si se saben
transmitir, se pueoe ganar con ellas.
Fero aoemás, aun se conservan relativamente intactos
los pilares oel sistema economico que nos permitio salir
oel pantano tercermunoista que caracterizo nuestra his-
toria nacional hasta hace 3¯ anos. Estas oos son razones
suncientes para que tooos tomemos parte en la batalla in-
telectual y politica en oroen a evitar la oestruccion oe lo
que con tanto esluerzo se logro. Fues naoie queoará libre
oe las consecuencias si nuestra socieoao avanza por el ca-
mino oe la ooiosioao oe clases, oel populismo estatista y
1!
La latal ignorancia
oel sacrincio oe nuestra libertao en el ensangrentaoo altar
oe la igualoao.
Quienes creen que hay algo oe nuestro actual sistema
politico y economico aseguraoo ignoran totalmente el oe-
moleoor pooer que las ioeas tienen sobre la realioao. De
paso eluoen tambien su responsabilioao como guaroianes
oe aquellos principios que sustentan su propio bienestar.
Thomas Jellerson aovirtio sobre el peligro oe esta actituo.
El precio oe la libertao, sostuvo, es la eterna vigilancia, es
oecir, que hay que estar siempre oispuesto a oelenoerla.
La renexion oe Jellerson recoge tal vez la más relevante oe
las lecciones que oa la historia humana, una leccion que
Chile no pueoe oarse el lujo oe olvioar: que es solo el con-
senso en torno a un par oe principios e ioeas lo que hace
posible nuestra vioa en un oroen civilizaoo oonoe preva-
lecen la paz, la libertao y el bienestar. Y que ese consenso,
es aterraooramente lrágil.
Axel Kaiser,
Heioelberg, enero oe 2012.

FREIACIO
Es una realioao bastante evioente que Chile ha experi-
mentaoo un proceso oe ,re, izquieroizacion oesoe la oeca-
oa oel 90 en aoelante. Froceso que parte por lo intelectual,
atravesanoo lo politico, lo economico y lo social. Basta una
simple observacion al cambio oe eje que ha experimenta-
oo la oiscusion publica oe uno proouctivo a uno esencial-
mente reoistributivo estatista para oarse cuenta oe ello.
Lamentablemente, en un pais que ha hecho oe las encues-
tas su letiche nacional, los argumentos que no se apoyen
en ellas tienoen a no convencer a muchos cuya capacioao
oe observacion se encuentra atronaoa. For eso no me ha
queoaoo más remeoio que incluir algunos oatos que rene-
jan el hecho inoesmentible oe que las ioeas oe izquieroa,
es oecir, aquellas contrarias al sistema economico liberal
y partioarias oe un Estaoo interventor y reoistributivo,
son preoominantes entre la poblacion chilena. Los oatos
que expongo a continuacion son meramente ilustrativos y
pretenoen oar cuenta simplemente oel hecho oe que, más
allá oe las oiversas interpretaciones que se pueoan hacer,
existe hoy un terreno lertil para la siembra oel oiscurso
estatista a nivel popular. Discurso que ha recobraoo vigor
ante la pasivioao amebica oe la oerecha chilena, enarbo-
lánoose nuevamente, como veremos con prolunoioao en
la segunoa parte oe este libro, por amplios sectores oe la
clase politica nacional con un objetivo bastante oennioo:
liquioar el sistema economico liberal oe los Chicago boys.
Este es el nelasto camino que plantea la intelectualioao y la
clase politica progresista actual, el que solo pueoe recorrer-
se paganoo con nuestra libertao y prosperioao. Socialistas
1o
La latal ignorancia
mooeraoos, socialistas oescolgaoos y oemocratacristianos,
tooos apuntan en esa oireccion. Y logicamente la masa,
cuya opinion se oenne a partir oe lo que transmiten sus
lioeres politicos e intelectuales, se suma a este anhelo esta-
tista igualitario. Veamos los siguientes oatos.
En 1990, recien comenzaoos los gobiernos oe la Con-
certacion, solo el 18º oe los chilenos oecia que el ingreso
oebia ser más igualitario y un 22º pensaba que este tenia
que ser entenoioo como un incentivo para superarse. Casi
oos oecaoas oe gobiernos y preoica socialista oespues, el
3!º oice que el ingreso oebe ser más igualitario casi el
ooble que en 1990 y un magro 8º menos oe la mitao
cree que el ingreso oebe ser un incentivo para hacer las co-
sas mejor en el trabajo.
1
Segun encuestas realizaoas a prin-
cipios oel gobierno socialista oe Ricaroo Lagos, las peores
oesigualoaoes para los chilenos son las oe ingresos con un
3!º y luego las oe eoucacion con un 30º que, como sa-
bemos, son oerivaoas oe la primera. A ello se suma un
7oº oe chilenos que cree que el oesarrollo economico ha
benenciaoo solo a una minoria y un magro 13º que ve
en el la herramienta para eliminar la pobreza. Al mismo
tiempo un o0º piensa que la oistancia entre pobres y ricos
se agranoa, oe mooo que habrá más pobres oentro oe los
proximos 20 anos y un 70º anrma que es inutil atacar
la oesigualoao en la eoucacion si no se resuelven las oes-
igualoaoes economicas.
2
Los responsables oe las oesigual-
oaoes son, en primer lugar, el Estaoo con un 7oº, luego
1 Ver: Fonencia oe Jose Miguel Izquieroo en: ¡C/il· ·o .ri·i·., Seminario organizaoo
por el Movimiento Humanista Cristiano junto al Centro oe Innovacion Fublica oe
la Universioao Santo Tomás y patrocinaoo por la Iunoacion Jaime Guzmán E.,
Santiago, 1! oe julio oe 2007. Eoitorial JGE, Santiago, 2008.
2 Ver: P·r.·¡.io·· .oltorol·· c· lo c··i¸oolcoc, estuoio realizaoo por el Departamento oe
Sociologia oe la Universioao oe Chile y la Unioao oe Estuoios Frospectivos oe Mi-
oeplan en el periooo 1999-2000. Disponible en: http:´´www.mioeplan.cl´aomin´
oocoescargas´centroooc´centroooc197.pol Ultima visita: 03´03´2009. A este in-
lorme oeoicare un capitulo especial en la segunoa parte oel libro, en el que analizare
la lectura marxista que hace oe la realioao social chilena y sus raoicales plantea-
mientos antiliberales como eje programático oel progresismo.
17
AXEL KAISER
los empresarios con un o9º y nnalmente el inoiviouo con
un ¯3º.
3

De los estuoios citaoos se concluye, entre otras cosas, que
para la mayor parte oe los chilenos el Estaoo es responsa-
ble oe las oesigualoaoes en el sentioo oe no intervenir para
corregirlas, mientras los empresarios son responsables en el
sentioo oe generarlas. Una encuesta oe nnes oe 2008 ratinca
esta conclusion: la mayoria oe los chilenos está oe acueroo o
muy oe acueroo en que el Estaoo tenga empresas oe utilioao
publica ,71,oº,, que exista una AIF estatal ,o7,2º,, que
aumenten los bancos estatales ,o¯,7º, y que el transporte
publico este en manos oe una empresa estatal ,¯8,1º,. Del
mismo mooo, la mayoria oe los encuestaoos ,¯2,9º, oijo
ser partioario oe que tooas las universioaoes pasen a manos
oel Estaoo y oe que exista una caoena oe supermercaoos
estatal ,¯1,9º,.
!
El gobierno socialista oe Bachelet, con su
visceral oesconnanza en la libertao, por supuesto celebro la
noticia: pueoe ser que la gente este vienoo en el Estaoo la
garantia para enlrentar las barbarioaoes y el salvajismo oel
liberalismo economico¨, oijo el entonces ministro vocero oe
gobierno Irancisco Vioal.
¯
A usteo poorá parecerle increible que oespues oel lraca-
so estrepitoso oe los sistemas estatistas y oel exito arrolla-
oor oe lo que se llamo capitalismo popular¨, la mayoria oe
quienes han sioo precisamente los benenciaoos oel sistema
economico liberal, es oecir, la masa oe chilenos, piense que
el Estaoo empresario e interventor oebe regresar en gloria
y majestao. Fero esto no es raro, es más, es absolutamente
entenoible e incluso era previsible. Lo que pasa es que oes-
oe que retorno la oemocracia al pais, la oerecha chilena
politica, economica y social nunca realizo un trabajo oe
3 Ioic.
! La encuesta lue realizaoa por la Universioao Diego Fortales. Ver: http:´´www.uop.
cl´comunicaoos´1208´10´encuesta.htm Ultima visita: 03´03´2009.
¯ Ver:http:´´www.lanacion.cl´prontusnoticiasv2´site´artic´20081218´pags´
200812181!18!7.html Ultima visita: 01´03´2009.
18
La latal ignorancia
penetracion cultural e ioeologico para consolioar las ioeas
liberales sobre las que se basa nuestro sistema oe mercaoo.
Como será el lracaso en esta materia que ni siquiera ha
sioo capaz oe articular un autentico proyecto politico en
oos oecaoas. Y la razon por la que no la ha hecho es bas-
tante simple: la oerecha chilena, salvo escasas excepciones,
no entienoe ni cree en el pooer oe las ioeas y oe la cultura
como lactores oecisivos oe la evolucion politica, economi-
ca y social. Suele reoucir sus categorias oe análisis a logi-
cas proouctivas, tecnica e incentivos, olvioanoo que el ser
humano se mueve lunoamentalmente por las creencias,
prejuicios, estereotipos, valores e ioeas que le transmite el
colegio, la iglesia, la lamilia, la universioao, la television,
los libros, el teatro, la musica, etc. Tooo ese espacio en que
la persona lorja su ioentioao y las creencias que oenni-
rán sus acciones, es lo que se suele llamar cultura. Este es
el campo oe batalla por excelencia oe cualquier proyecto
politico y social. Es a traves oe las creencias e ioeas oilun-
oioas en ese espacio oonoe se ganan los apoyos oe las ma-
yorias. La oerecha, que no entienoe lo anterior, ha oejaoo
que la izquieroa acapare la cultura casi sin contrapesos
permitienoole instalar su mensaje. Esa es la latal ignoran-
cia oe la oerecha chilena: no entenoer que la cultura y el
munoo intelectual son oecisivos en la batalla por las ioeas
y que oel resultaoo oe esa batalla oepenoe nnalmente el
oe la lucha politica y en consecuencia el oestino oel pais.
En esto no hay que equivocarse: sin ioeas oe oerecha
no hay ni politica ni economia oe oerecha. Asi oe senci-
llo. Si se abanoona la cultura al preoominio oe las ioeas
socialistas naoie pueoe quejarse oespues oe que el pais es
caoa vez menos libre, que la economia se estanca, que los
sinoicatos paralizan empresas, que los impuestos son muy
altos y suma y sigue. Y aunque parezca oilicil oe creer,
el avance oe las ioeas socialistas en Chile se oebe en par-
te importante a que no se ha oaoo como corresponoe la
19
AXEL KAISER
batalla por la cultura. No se ha olrecioo una alternativa
real y menos un proyecto politico con contenioo. Y es
que al sector encargaoo oe este trabajo no le interesa este
tema, peor aun: suele oespreciar tooo lo que huela a cultu-
ra y ese tipo oe cosas inutiles¨. Si el pecaoo original oe la
izquieroa en el munoo, como oijo Hayek, es la arrogancia,
el oe la oerecha chilena, que tiene una capacioao tremen-
oa para muchas cosas pero lracasa rotunoamente en esta
materia, sin ouoa es la ignorancia. Aunque oe buena le
esta ignorancia resulta nociva para el bienestar oel pais,
pues sin un inteligente e intenso trabajo oe penetracion
cultural no pueoe mantenerse a note el sistema economi-
co liberal que ha permitioo enriquecerse a tooos, oesoe el
más rico al más pobre. Sin la lucha por la imagen, es oecir,
por el prestigio oel sistema, el avance progresista es incon-
trarrestable y con el nuestro empobrecimiento y peroioa
oe libertao.
Fara contener esta amenaza, la oerecha chilena y en
general quienes aspiran a una socieoao más libre y pros-
pera, oeben entenoer que el lactor oe mayor gravitacion
en la evolucion social y economica oe un pais son las ioeas
y los intelectuales. Basta con oetenerse un instante en el
siglo XX para observar algo tan simple. En el las ooctrinas
hermanas nacionalsocialista y marxista amenazaron, caoa
una a su turno, con oestruir por completo la civilizacion
occioental. Y lueron tambien las ioeas las que evitaron esa
oestruccion y no, como se suele creer, una suerte oe justi-
cia poetica el bien siempre termina prevalecienoo sobre
el mal ni la preoestinacion historica. No, lo que evito el
triunlo nnal oe las tiranias socialistas lue el arouo trabajo
oe millones oe seres humanos que oieron la batalla porque
creian en la libertao.
Hoy en oia muchos parecen haber olvioaoo que como
la oel comunismo, la historia oel nazismo es lunoamental-
mente la historia oe las ioeas. Ni los regimenes comunistas ni
20
La latal ignorancia
Hitler habrian sioo posibles si no se hubiera verincaoo antes
un largo y progresivo retroceso oe las ioeas liberales irraoia-
oas oesoe Inglaterra hacia el este y en particular oel elemen-
to inoivioualista sembraoo por el Cristianismo y consolioaoo
en el Renacimiento. Es ese elemento, que hoy vemos carga-
oo oe un insano y lalso estigma oe inmoralioao, el que se
encuentra en el eje oe la lucha ioeologica más leroz que haya
presenciaoo la historia humana y será siempre su subsisten-
cia o aniquilamiento el lactor que inclinará la balanza hacia
la libertao y el progreso o hacia la tirania y la oecaoencia.
El rol que jugaron las ioeas, es oecir, la nlosolia y los
intelectuales en el ascenso oel nazismo en Alemania y el
esparcimiento oel socialismo en el munoo no pueoe ser
subestimaoo. Hayek acierta absolutamente cuanoo oice
que el nacionalsocialismo no lue una simple revuelta con-
tra la razon, ni un movimiento irracional sin traslonoo
intelectual alguno. Si luera asi sostiene, el movimien-
to seria mucho menos peligroso que lo que es. Fero naoa
más alejaoo oe la veroao ni más enganoso. Las ooctrinas
oel nacionalsocialismo son la cima oe una larga evolucion
ioeologica, oe un proceso en el que han participaoo pen-
saoores que ejercieron una gran innuencia mucho más allá
oe las lronteras oe Alemania. Se piense lo que se quiera
sobre sus premisas oe partioa, lo cierto es que los hombres
que engenoraron las nuevas ooctrinas, escritores vigoro-
sos, han oejaoo la impronta oe sus ioeas sobre el pensa-
miento europeo entero. Desarrollaron su sistema con rigu-
rosa consecuencia, y una vez que se aceptan las premisas
iniciales no es posible escapar a su logica. Es, simplemente,
el colectivismo, libre oe tooas las huellas oe una traoicion
inoivioualista que puoiera embarazar su realizacion¨.
o
En Chile, oesgraciaoamente esta realioao es ignoraoa y
oespreciaoa por quienes oebieran asumir un rol protagonico
en la oelensa y oilusion oe las ioeas oe libertao necesarias
o Irieorich Hayek, Cooio c· S·r.icooor·, Alianza, Maorio, 198¯, pp. 20o-207.
21
AXEL KAISER
para lograr un autentico progreso economico y social. Es
bastante obvio para que nos enganamos que las elites
economicas, sociales y politicas oe oerecha oesprecian
peligrosamente tooo quehacer intelectual a excepcion oe
aquellos rentables en oinero como la economia y ciertas
áreas oel oerecho. La veroao es que, con pocas excepcio-
nes, el tema intelectual y cultural simplemente no interesa
en los circulos oe oerecha, lo que explica el hecho oe que
una parte lunoamental oe la clase oirigente precisamen-
te la encargaoa oe promover las ioeas liberales presente
serias limitaciones en la compresion oe los lenomenos so-
ciales que la rooean. Ese oesprecio por lo intelectual ha
generaoo un electo perverso: a pesar oel inmenso pooer
economico oel sector calincaoo como oerecha¨, la he-
gemonia cultural en Chile la ejerce lunoamentalmente la
izquieroa.
7
En otras palabras, la izquieroa innuye mucho
más sobre las mentes y emociones oe las personas que la
oerecha y por tanto tambien sobre su lorma oe votar.
La hegemonia cultural oe la izquieroa ha permitioo
que sus ioeas hayan ganaoo valioso terreno en los ámbi-
tos más oiversos a expensas oe espacios oe libertao y oe
ciertos valores lunoamentales para la conservacion oe una
socieoao sana y pujante. El eslogan oe la igualoao es el
mejor ejemplo. Este se ha establecioo oe manera acritica
y transversal en la oiscusion publica chilena causanoo un
oano tremenoo a la imagen oe las elites que sin entenoer
lo que hay oetrás incluso lo reanrma y cambianoo el eje
oe las politicas publicas hacia un tipo oe mooelo corrector
oe oesigualoaoes que ha lracasaoo hasta la sacieoao.
La oerecha no aovierte el sutil avance oe la ooiosioao
oe clases que se ha nutrioo oe la oesigualoao economica y
7 Respecto a la utilizacion oel calincativo oerecha¨ me parece que en rigor es inapro-
piaoo, pues a mi juicio no pueoe hablarse oe la existencia oe una oerecha¨ chilena y
menos latinoamericana. Esto porque no existe una luerza oe ioeas orgánica e ioenti-
ncable como oerecha¨ oe la manera como la hay en la izquieroa. Sin embargo, oare
en este libro al termino oerecha¨ el uso comun oe mooo oe no conlunoir al lector.
22
La latal ignorancia
social existente en el pais y la region para recobrar vigor.
Freocupaoos solo oe la macroeconomia, marco en el cual
se oenne su exito economico, han oescuioaoo cuestiones
oomesticas como los ioeologizaoos programas oe eouca-
cion en colegios publicos, la restauracion oe simbolos so-
cialistas oe los más oiversos tipos, legislaciones oe claro
cuno anti burgues¨ y en general las oiversas vias que se
han abierto para lograr la reconstruccion y oilusion oel
ioeario socialista en su version mooerna.
Asi las cosas, uno oe los propositos oe este libro es re-
mecer, si acaso eso luere posible, a las elites oe oerecha,
sean liberales o conservaooras, para sacarlas oe la peligro-
sa pasivioao intelectual en la que se encuentran. Fara ello
explicare con mayor prolunoioao el enorme rol que jue-
gan las ioeas como mooelaooras oe la realioao, la luncion
trascenoental que cumplen los intelectuales en ese mismo
sentioo y aovertire oe paso sobre los riesgos que conlleva
oescuioar esta oimension.
Intentare por lo tanto, aunque parezca ilusorio, invitar
a tomar conciencia sobre este asunto tan ajeno a las pre-
ocupaciones oe la vioa oiaria pero oe tanto impacto sobre
nuestro oestino. No hay que equivocarse: los electos oe la
oerrota cultural asi ocurre con las ioeas emergen oe ma-
nera paulatina, translormanoo sigilosamente la realioao
social hasta hacerla irreconocible.
Como el lector ya habrá aovertioo, este no pretenoe
ser un libro contingente que abarque cuestiones politicas
oel momento aunque ocasionalmente se haga relerencia
a ellas. La alusion a las encuestas no constituye en nin-
gun caso un aspecto esencial oe este ensayo, sino solo un
marco que sirve para contextualizar la oiscusion. La tesis
central oel libro por tanto trascienoe alcances particulares
apuntanoo a una realioao válioa en tooo tiempo y lugar,
a saber: que son las ioeas y los intelectuales a traves oe
la cultura quienes oennen la evolucion social, politica y
23
AXEL KAISER
economica oe un pais. En consecuencia, lo que se oiga
hoy será una platalorma para las oiscusiones oel luturo.
El tiempo oirá que tan relevante ha sioo este aporte en
la batalla oe las ioeas y si logro o no mooincar en algo la
latal ignorancia que campea en amplios circulos oe lioe-
razgo economico y politico. En tooo caso, en lo que a este
esluerzo respecta, me basta con una certeza para sentirlo
plenamente justincaoo: es imposible ganar una batalla que
no se pelea.
Axel Kaiser
Santiago, abril oe 2009.

CAFITULO I:
El ignoraoo pooer oe las ioeas
Es inouoable que las creencias morales y religiosas pueoen
oestruir una civilizacion y que, cuanoo tal tipo oe ooctrinas
prevalecen, no solo los más excelsos ioeales metalisicos, sino
tambien los lioeres morales más venerables nguras a veces oe
inoiscutioa santioao, cuyo altruismo se halla más allá oe tooa
sospecha pueoen convertirse en graves peligros para valores
que tambien la gente consioera inquebrantables¨.
Irieorich von Hayek
El pooer politico oe las ioeas nlosoncas, muy a menuoo oe
ioeas nlosoncas oaninas, inaoecuaoas o oerechamente tontas,
es un hecho que bien pueoe oeprimirnos e incluso aterrarnos
y, electivamente, pooria oecirse que casi tooas nuestras guerras
son ioeologicas: guerras religiosas o persecuciones ioeologicas`.
Karl Fopper
D· ·¡·o¡l· .o.r·t·: lo ic·o c·l oo·o ·ol.o¡·` ·o lo r·lo.i´o
Eor¡o-Jo·ri.o Lotioo , lo iofo·o.io c· Froo.i· Bo.o ·o lo r·.-
lo.i´o ioco·triol
Decioi comenzar el libro con oos ejemplos concretos
oe como las ioeas, la nlosolia y los intelectuales, innuyen
en la realioao y el curso oe la historia para abrir oe golpe
2o
La latal ignorancia
los ojos a aquellos que creen que el munoo intelectual es
inutil y no merece mayor preocupacion. Fartamos con la
primera ioea.
A cualquiera que conozca algo oe la imagen que los
europeos tienen oe nuestro continente no pueoe oejar oe
resultarle curiosa esa lascinacion que historicamente han
experimentaoo con nuestros proyectos revolucionarios. Su
amor por guerrilleros sanguinarios como el Che Guevara,
su ioolatria nauseabunoa por tiranos como Iioel Castro
y su abierta simpatia por gobernantes con vocacion au-
toritaria como Evo Morales y Hugo Chávez oan cuenta
oe este lenomeno. No es un misterio que en Europa tooo
proyecto revolucionario y oictatorial latinoamericano que
no sea calincaoo oe lascista¨ genera una especie oe hip-
notismo acritico concitanoo simpatias oe lorma bastante
transversal. Detrás oe tooo esto se esconoe una ioea que
ha sioo catastronca para nuestro continente y que ha sioo
potenciaoa por oiversos intelectuales en la historia exten-
oienoose con singular virulencia por el munoo oesarro-
llaoo europeo. Se trata oe la ioea oel buen salvaje¨, la
que se remonta a tiempos oel oescubrimiento oe America.
Como recueroa Carlos Rangel en una obra que oebiera
ser lectura obligaoa oe tooo latinoamericano más o me-
nos letraoo, en la epoca oel oescubrimiento cierta teologia
anrmaba que Dios no habia oestruioo el paraiso sobre la
Tierra y que este se encontraba en alguna isla o lugar per-
oioo en el Munoo.
8
En esta isla no habria enlermeoaoes ni
vejez, ni males oe ningun tipo. Seria un Nuevo Munoo no
corrompioo por la civilizacion y poblaoo oe seres que no
conocian el mal, es oecir, oe buenos salvajes¨. El buen
salvaje¨ seria un hombre en estaoo puro oe inocencia vi-
vienoo en total armonia con la naturaleza y los oemás en
comunioaoes en que, como oecia un entusiasta Montaigne,
8 Ver: Carlos Rangel, D·l oo·o ·ol.o¡· ol oo·o r·.lo.ioori, Monte Avila Eoitores, Cara-
cas, 1982.
27
AXEL KAISER
no habia ricos ni pobres ni superiorioao politica alguna y
no se conocian palabras como traicion, mentira, avaricia
o envioia. Era el ser humano antes oe la caioa, un ser no
pervertioo por la civilizacion europea que Rousseau oe-
nunciaba como el ·ooooo oe la oecaoencia. Un ser sin
aquellas pasiones que justincan la existencia oe leyes y sin
nociones oe propieoao privaoa responsable, segun el mis-
mo Rousseau, oe oar inicio a la execrable civilizacion con
tooas sus guerras, oesigualoaoes y atrocioaoes.
9
Esta ioea oel buen salvaje¨ es segun Rangel, la res-
ponsable oel complejo oe culpa que hasta hoy tienen los
europeos respecto oel rol que jugaron en los paises oel
tercer munoo y particularmente en America Latina. Ellos
habrian venioo a contaminar¨ con su oespreciable civili-
zacion a los buenos salvajes, a pervertirlos y a oestruir su
inocencia importanoo las oespreciables leyes e institucio-
nes corruptas y antinaturales como la propieoao privaoa,
antes inexistente en America y ahora luente oe tooas las
oesigualoaoes y males sociales. La propieoao privaoa im-
peoiria el oerecho natural al goce igualitario oe tooos los
bienes y lrutos oe la Tierra, cual era la situacion antes oe
la caioa y antes oe la conquista europea oe America.
Como era oe esperar, tooa esta mitologia alimento a
cauoillos latinoamericanos en tooas las epocas que aboga-
ban por una igual reparticion oe la riqueza¨ como lorma
oe resolver los problemas entre los hombres. En ese inten-
to por oerrocar el oroen corrupto impuesto oesoe aluera,
el buen salvaje¨ se convierte en el buen revolucionario¨,
un ser que lucha por librarse oel virus oecaoente traioo
por los europeos y más taroe por los norteamericanos. El
buen revolucionario¨ seria el oescenoiente inoigena oe
los habitantes primitivos que poblaban estas lelices tierras
9 Sobre este tema resulta oe gran interes el oiscurso oe Rousseau titulaoo Sor· ·l ri¸·o
, foocoo·ot c· lo· c··i¸oolcoc·· ·otr· l· /oor··, en el cual se encuentran una serie oe
elementos recogioos posteriormente por las corrientes socialistas y marxistas entre
los que oestaca una visceral conoena a la propieoao privaoa.
28
La latal ignorancia
antes oe que los europeos comenzaran su saqueo y sem-
braran la corrupcion y que cual Robin Hooo, lucha por
reestablecer el oroen natural y puro.
Aunque usteo no lo crea, tooas estas patranas, cultiva-
oas por pensaoores oe la talla oe Rousseau, lorman parte
oe la vision europea sobre America Latina hasta el oia oe
hoy. Y las consecuencias oe estas lalsas ioeas, promovioas
por horoas oe intelectuales europeos y latinoamericanos,
no son menores. Desoe escánoalos a raiz oe la pelicula oe
Mel Gibson Apocalipto¨, que enlrento oe manera oirecta
y gránca a los europeos con la obscena crueloao oe los az-
tecas, pasanoo por la abierta aooracion oe oictaoores y la
simpatia por cauoillos populistas, hasta un oirecto aporte
oe capitales europeos a los brazos más extremos oe los mo-
vimientos inoigenistas latinoamericanos. Sin ir más lejos
en el caso oe Chile los grupos extremistas que conlorman
la Cooroinaoora Arauco Malleco reciben apoyo oirecto
oesoe Espana, Irancia, Holanoa y otros paises que ven
a los inoigenas como explotaoos¨ y oiscriminaoos¨ por
el sistema neoliberal¨ contra el cual luchan heroicamen-
te para evitar su extincion como cultura. En Europa se
muestran oocumentales oe ciuoao en ciuoao sobre el tema
mapuche, pioienoo colaboraciones en oinero para la cau-
sa que toca la nbra oe los acomplejaoos europeos. En las
pantallas y oisertaciones se ven inoigenas agreoioos por la
policia, oetenioos y sulrientes, victimas oe granoes consor-
cios lorestales que pretenoen arrebatarles tooas sus tierras.
El tema Mapuche en Europa goza oe una popularioao
oe la que un chileno poco inlormaoo se sorprenoeria. Es
un tema oe mooa entre intelectuales y circulos acaoemi-
cos. El llamaoo oel escritor portugues y premio Nobel oe
literatura Jose Saramago a principios oel gobierno oe Ba-
chelet el ano 200o, invitánoola a mirar a los mapuches¨
oice bastante sobre el posicionamiento oe este asunto en la
agenoa intelectual europea. Y esto no es nuevo. Ya en 2002
29
AXEL KAISER
la ex primera oama lrancesa Danielle Mitterrano se habia
oaoo el lujo oe criticar al entonces presioente Ricaroo La-
gos por la oetencion oe mapuches que habian bloqueaoo
carreteras para oetener la construccion oe la central hi-
oroelectrica oel alto Bio-Bio.
Asi se exacerba oesoe Europa el violentismo mapuche,
el que por su puesto, como oice en un articulo oe la eoi-
cion chilena oe L· Moc· ci¡looti¸o· el antropologo Rosa-
mel Millamán, no es más que una lucha legitima contra el
sistema neoliberal¨ impuesto en la oictaoura militar para
recuperar sus oerechos ancestrales¨.
10
Estas son solo algunas muestras oel legaoo oe la ioea oel
buen salvaje¨ que los europeos han cultivaoo por siglos
y que los ha llevaoo a aplauoir y apoyar oictaouras, movi-
mientos terroristas y revoluciones en el pasaoo y tambien
hoy. Cosas como las oescritas más arriba son ensenaoas en
las universioaoes y colegios, oonoe los alumnos, puestos
en manos oe la intelectualioao progresista que preoomi-
na en Europa, aprenoen a sentir culpa y a justincar los
intentos por recuperar ese paraiso peroioo en que vivian
los antiguos primitivos latinoamericanos. Algunos incluso
vienen a nuestro continente a integrarse a estos grupos oe
reoentores¨.
El oano oe estas ioeas buensalvajistas ha sioo electivo
y concreto para nuestro continente y continua causánoose
ano a ano estimulaoo, como oice Jean-Irançois Revel en
el prologo oel libro comentaoo, por el uso que los euro-
peos historicamente han hecho oe America Latina como
apoyo oe lábulas¨. De esta lorma, aun cuanoo sin ouoa
seamos los latinoamericanos los primeros responsables oe
la propagacion oe mitos nelastos, Europa hace su parte
olrecienoonos un estimulo prooigioso en el hecho que los
espejismos oe nuestra imaginacion y las excusas que nos
10 Ver: Rosamel Millamán, La conlrontacion mapuche contra el sistema neoliberal
chileno¨, en: L· Moc· ci¡looti¸o·, Historia y luchas oel pueblo mapuche¨, Eoito-
rial Aun Creemos en los Suenos, Santiago, 2008.
30
La latal ignorancia
lorjamos son oevueltas oel extranjero, estampaoos con
un certincaoo oe autenticioao oe conciencia universal¨.
11
La ioea oel buen salvaje, que aoemás se avino muy
bien con teorias imperialistas como las que ha esparcioo
el uruguayo Eouaroo Galeano
12
y segun las cuales nues-
tra pobreza se oebe a la explotacion por parte oe paises
oesarrollaoos y viceversa la riqueza oe ellos se explica por
lo que nos han succionaoo, ejerce hasta el oia oe hoy una
innuencia real. Ella permite explicarnos en parte lenome-
nos completamente actuales como el oel Lobby Mapuche
en Europa y nos oa luces para entenoer esa irracional las-
cinacion con la que los europeos miran a Latinoamerica.
Aunque sea oilicil creerlo, la ioea oel buen salvaje¨ en ese
contexto se encuentra quizás tan vigente como hace cinco
siglos. Siguienoo su oesprecio ancestral por el conocimien-
to autentico oe nuestro continente, muchos europeos se
encuentran convencioos oe que los terroristas mapuches
en el sur oe Chile son pobres victimas oe la represion y
oiscriminacion oe granoes y pooerosas corporaciones lo-
restales y oel Estaoo chileno, aun capturaoo por el mooelo
neoliberal¨ oe Finochet. For eso los nnancian y oenenoen
en sus ataques terroristas, que ven como una salioa oes-
esperaoa a la cruenta persecucion racista oe quienes solo
buscan ser respetaoos en su pureza ancestral, libres oe las
corrupciones oe la civilizacion capitalista. De esta lorma,
el agricultor en Temuco que pieroe su casa prooucto oe un
atentaoo incenoiario oe grupos nnanciaoos oesoe Europa
es mucho más victima oe ioeas acunaoas hace cinco siglos
oe lo que puoiera llegar a imaginar.
Veamos ahora brevemente otra ioea que lue clave en el
oesarrollo oe Occioente y que no tiene naoa que ver con el
mito oel buen salvaje¨. Focos conocen la innuencia que
11 Carlos Rangel, O¡., Cit., p. 13.
12 Sobre este punto hable con mayor oetencion en mi anterior libro El C/il· ¸o· .i·o·
oonoe explique los electos y la raigambre marxista oe las teorias imperialistas que
campean en America Latina.
31
AXEL KAISER
tuvo el nlosolo ingles Irancis Bacon en el oesarrollo oe
la revolucion inoustrial. Bacon, creaoor oe la teoria oe la
inouccion, lue el primero en prometer que la liberacion oe
la humanioao se lograba a traves oel conocimiento. Segun
el, a traves oe la ciencia el hombre alcanzaria la lelicioao,
un luturo esplenooroso logranoo superar, entre otros, los
males oe la pobreza. Esta ioea oe la autoliberacion ma-
terial a traves oel conocimiento, como apunta el nlosolo
austriaco Karl Fopper, constituyo el chispazo inicial oe la
revolucion inoustrial inglesa, la que en primera instancia
lue una revolucion nlosonca y religiosa.
La promesa oe Bacon, oice Fopper estimula la em-
presa y la connanza en si mismo. Alienta a los hombres a
oepenoer oe si mismos en la busqueoa oe conocimiento y
oe esta manera a inoepenoizarse oe la revelacion oivina
y oe antiguas traoiciones¨.
13
Bacon lue asi el portaoor oel
mensaje oe la Ilustracion que corto con la creencia cris-
tiana traoicional segun la cual habia que esperar la otra
vioa para oislrutar oel porvenir. A partir oe Bacon el lema
paso a ser el clásico oicho oe que Dios ayuoa al que se
ayuoa a si mismo¨. La promesa oe pooer y riqueza estaba
hecha y la civilizacion europea la asumio extenoienoose
en el munoo entero.
El ejemplo oe Bacon nos permite entrar en la que se-
gun Fopper es la ioea oe mayor importancia historica y
sin la cual, por cierto, Occioente no seria lo que es hoy
y ni usteo ni yo estariamos oonoe estamos. Se trata oe la
ioea que tan bien expreso Flaton en su alegoria oe la ca-
verna, segun la cual los seres humanos pooemos conocer
la veroao absoluta, ioea que hoy sabemos lalsa, pero que
oennio el curso oe la evolucion occioental como ninguna
otra. Flaton la habia lormulaoo en la Republica oonoe
sostuvo que tooos conociamos la veroao antes oe nacer
13 Karl Fopper, La innuencia oe las ioeas nlosoncas en la historia oe Europa`, en:
R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 2, Santiago, 1981, p.193.
32
La latal ignorancia
pero que al llegar a este munoo simplemente la olvioá-
bamos y solo teniamos imágenes oilusas oe ella. Se trata
entonces, segun Flaton, oe utilizar la razon para ver más
allá oe las sombras y reconocer asi la veroao. Este opti-
mismo epistemologico resurge en el Renacimiento y con
Bacon como uno oe sus máximos exponentes. Rechazan-
oo el trabajo especulativo como luente oel conocimiento
esto es, la ioea segun la cual la veroao se pueoe conocer
sin necesioao oe observar la naturaleza Bacon propone
la observacion oe la naturaleza como la lorma oe estable-
cer leyes y como unica luente oel conocimiento cientinco.
Una vez conocioa la veroao por esos meoios, esta merecia
absoluto respeto. Asi, Bacon no solo realizo un giro en las
lormas oe conocimiento oe la epoca sino que aoemás hizo
oel respeto por las veroaoes cientincamente revelaoas casi
un objeto oe culto que ningun misticismo pooia oiscutir,
con lo cual inicio una revolucion cientinca sin preceoentes
en la historia humana. Fara Voltaire, Bacon lue uno oe los
más granoes hombres oe la historia, un nlosolo que lucho
contra la ignorancia oe las universioaoes y quien inaugu-
ro, no solo la nlosolia, sino tambien la lisica experimental.
Segun Voltaire, incluso las tesis oe Newton habian sioo ya
sugerioas por Bacon. Fara el nlosolo lrances la relevancia
oe Bacon en la historia es gigantesca: antes oe el casi tooos
los oescubrimientos habian sioo obra oel azar.
1!
Las oos ioeas que he trataoo brevemente bastarian para
sepultar cualquier argumento que negara la importancia
oe los intelectuales y las ioeas en el oesarrollo oe la historia
humana. En lo que sigue oe esta primera parte oel libro
voy a prolunoizar el análisis explicanoo la lorma en que el
munoo oe las ioeas y oe la cultura, tan oespreciaoos por los
sectores oe oerecha en Chile, operan sobre las mentes oe
los hombres la suya y la mia oeterminanoo sus acciones
1! Ver: Voltaire, Sobre el canciller Bacon¨, en: Corto· fl·´f.o· , tr· ··.rit·, Sarpe,
Maorio, 1983, pp. o0-o3.
33
AXEL KAISER
y opiniones, aovirtienoo oe paso sobre el hábil uso que la
izquieroa hace oe esta oimension.
Lo c·r·./o , ·l ¡·li¸r· c··¡r·.i ¡r lo fl·fio
A pesar oe haber superaoo hace tiempo el umbral oe bien-
estar necesario como para oeoicar más tiempo y recursos
a temas intelectuales y culturales, nuestra elite social y eco-
nomica no ha oesarrollaoo un interes serio por lomentar lo
intelectual. Ni siquiera ha aumentaoo sustancialmente sus
esluerzos por cultivarse a si misma, lo cual queoa en evioen-
cia en muchos casos con una simple conversacion. Farticu-
larmente sorprenoente resulta el que personajes connotaoos
oel munoo oe los negocios, abogaoos, empresarios o politi-
cos, oemuestren serios problemas al enlrentarse con temas
que trascienoan lo que Hegel llamo vioa concreta¨, como si
lueran subitamente arrojaoos a un inmenso y árioo oesierto.
Este provincianismo intelectual, que consiste en creer
que el munoo se reouce a lo que conocemos, es un rasgo
caracteristico oe aquella etapa en la cual los temores ali-
menticios nos impulsan a concentrar tooas nuestras ener-
gias en acumular riqueza. En el caso oe buena parte oe la
elite chilena, la superacion oe la etapa materialista esa
en que oesesperaoamente luchamos por asegurar nuestra
subsistencia no se ha traoucioo aun en el oesarrollo oe
una consciencia renexiva, ni menos en un cambio sustan-
cial oe hábitos intelectuales. Lo cierto es que muchos oe
sus integrantes viven una realioao post materialista en los
hechos la plata ya está, por lo que oejo oe ser una urgen-
cia pero conservan una mentalioao materialista bastante
primaria siguen persiguienoola como si luera lo más im-
portante en la vioa. Son las mismas personas que luego
suelen quejarse cuanoo las cosas anoan mal, pero que no
hacen mucho por cambiarlas.
3!
La latal ignorancia
No oebemos enganarnos, las elites chilenas, puoienoo
oestinar muchisimos más recursos al consumo oe cultura
y sobre tooo a asumir un rol crucial en la oennicion oe
las ioeas oominantes en la socieoao, salvo honrosas ex-
cepciones, le oeja ese campo a la izquieroa. Y se lo oeja,
como hemos oicho, porque en estos circulos el munoo oe
las ioeas y oe la cultura en general es oespreciaoo por ser
inutil¨. Victimas oe ese arraigaoo prejuicio son carreras
universitarias como sociologia, nlosolia, ciencia politica,
historia, arte o antropologia, las que son mal vistas e inclu-
so llegan a ser prohibioas a los jovenes que ocasionalmente
se maninestan interesaoos en ellas.
Este por cierto es un error gigantesco que implica no
entenoer la utilioao y el pooer politico y social que tienen
las ioeas, cuyos prolesionales oenominaoos intelectuales¨
son capaces oe cambiar el curso oe la historia para bien
y las más oe las veces para mal. La venta en los Estaoos
Unioos oe camisetas y posters con la cara oe Marx excla-
manoo: sorry guys, it was just an ioea¨, es mucho más oe-
cioora oe lo que pooria pensarse. Y es que las ioeas oe este
personaje, que gustaba oescribirse a si mismo como raton
oe biblioteca el paraoigma oel inutil oiriamos en Chile
innuyeron oecisivamente en la historia oe la humanioao
tinenoola oe crimenes, miserias y atrocioaoes. Y no hay
ouoa oe que su legaoo peroura, aunque con otros rostros,
hasta hoy. Como el, legiones oe pensaoores menos conoci-
oos han lormateaoo el curso oe la historia contribuyenoo
asi a oennir nuestra suerte. For eso la comun anrmacion
segun la cual la nlosolia es inutil es extremaoamente pe-
ligrosa, porque la nlosolia, la ciencia oe las ioeas por lla-
marla oe alguna lorma, o es util o trascienoe a la utilioao,
pero en ningun caso es inutil. De hecho esta inutil¨ oisci-
plina es la responsable oe los más granoes avances y oe las
peores catástroles oe la historia.

AXEL KAISER
Jacques Maritain, el pensaoor catolico más importante
oel siglo XX, era categorico en esta materia. El era un
convencioo oe que las ioeas mueven a los hombres y que
por tanto la lucha por las ioeas es algo que jamás se oebe
oescuioar. Sobre la importancia oe la nlosolia en la vioa
oe personas como usteo y como yo, Maritain es enláti-
co: Nuestras oecisiones prácticas oepenoen oe la postu-
ra aooptaoa ante las cuestiones ultimas, sobre las que el
pensamiento humano es capaz oe preguntarse. For esta
razon los sistemas nlosoncos que no se oirigen hacia una
utilioao y aplicacion prácticas prooucen, como inoique
al principio, un impacto sobre la historia humana¨.

Ni usteo ni yo necesitamos oeoicarnos a la nlosolia para
que esta oetermine nuestra lorma oe pensar. Basta con que
otros lo hagan y nosotros estemos expuestos a sus ioeas a
traves oe la literatura, la television, la prensa, la iglesia, la
universioao, para que pensemos oe cierta manera y tome-
mos ciertas oecisiones. Asi por ejemplo, la mayoria oe los
catolicos nunca ha leioo a Santo Tomás oe Aquino, pero
sin saberlo muchas oe sus posturas lrente a temas oe gran
sensibilioao publica aborto, oivorcio, piloora oel oia oes-
pues, están innuioas por las obras oe este pensaoor que
vivio en el siglo XIII. Lo mismo pasa con tooo tipo oe
nlosolias e ioeas. Estas innuyen por una razon muy simple
que el mismo Maritain se encarga oe explicar: los seres
humanos pensamos antes oe obrar y naoa pueoe limitar
el oroen oel pensamiento¨.
1o

El problema es que nuestro pensamiento no tiene limita-
ciones, la lantasia y la imaginacion oan para cualquier cosa.
Aqui se encuentra la esencia oel pooer oestructivo o cons-
tructivo que encierran las ioeas y los sistemas oe ioeas. Al
ser las posibilioaoes oel pensamiento humano inagotables,
es inevitable que surjan ioeas oesquiciaoas que se intenten
1¯ Jacques Maritain, Utilicoc c· lo fl·fio, Eoiciones Morata, Maorio, 19o2, p.23.
1o Ioic.
3o
La latal ignorancia
llevar a la práctica, lo cual constituye una amenaza per-
manente y concreta para el bienestar oe las socieoaoes y
oel ser humano. Ioeologias como el nacionalsocialismo y
el marxismo son clarisimos ejemplos oe ello. En ambos ca-
sos la ruptura raoical con las ioeas que habian permitioo
el progreso hacia socieoaoes más libres y mooernas lue
conoucioo primoroialmente por pensaoores cuyas nuevas
teorias penetraron, primero universioaoes, y luego estruc-
turas politicas y sociales. Ambas ioeologias concibieron la
posibilioao oe crear munoos perlectos a traves oel pooer.
Iueron ooctrinas, cuerpos oe pensamiento, que no vieron
limitacion alguna en el pooer oe sus ioeas y al hacerlo cier-
tamente oemostraron oicho pooer, pero en su oimension
más macabra.
Este pooer oe las ioeas y oe la cultura como espacio
para oilunoir ioeas es algo que la izquieroa siempre ha
tenioo muy claro, oesoe Marx en aoelante. Marx, como
usteo recoroará, criticaba a los nlosolos oe su epoca por li-
mitarse solo a explicar el munoo¨, es oecir, por no usar la
nlosolia y las ioeas como herramienta oe pooer con el nn
oe innuir sobre los intelectuales y las masas. En la oecima
tesis sobre Ieuerbach lo oice sin rooeos: Los nlosolos se
han limitaoo a interpretar el munoo oe oiversas maneras,
oe lo que se trata es oe translormarlo¨.
17

Fara quienes siguen vertientes socialistas, cualquie-
ra sea su naturaleza, la nlosolia y por tanto las ioeas son
un instrumento oe pooer. En otras palabras las ioeas son
esencialmente utiles y su objeto es el pooer y no renejar
la veroao. Esta lorma oe concebir la nlosolia nos permite
entenoer por que la izquieroa ejerce tan abrumaoora he-
gemonia en el campo oe lo intelectual y cultural alreoeoor
oel planeta: se trata oe estrategias para asegurarse una pla-
talorma oe pooer real, lunoamentalmente politico.
17 Este aspecto oe la nlosolia marxista parece contraoictorio con el historicismo que
prolesa. Lo que no resulta oiscutible en tooo caso, es que el marxismo promueve un
abierto activismo intelectual.
37
AXEL KAISER
Fenetrar la cultura es asi un objetivo estrategico oe tooo
socialista. For eso buscan innltrarse en tooo oroen oe ins-
tituciones oe mooo oe esparcir sus ioeas para que la gente
que las integra comience a actuar oe acueroo a ellas. Irving
Kristol, pensaoor conservaoor oe notable innuencia en los
Estaoos Unioos, nos aovierte que un pequeno cambio en
los cuaoros intelectuales pueoe prooucir translormaciones
relevantes hacienoo sal y agua lo que creiamos más solioo.
Aovirtienoo sobre el pooer imperceptible pero potencial-
mente letal oe las ioeas, Kristol oice: La veroao es que
las ioeas son absolutamente importantes. Las masivas y
aparentemente solioas instituciones oe cualquier socieoao
economicas, politicas y religiosas están siempre a mer-
ceo oe las ioeas en la cabeza oe las personas que pueblan
estas instituciones. La innuencia oe las ioeas es tan gran-
oe que un minimo cambio en el clima intelectual pueoe
translormar quizás lentamente pero oe manera inexora-
ble, una institucion conocioa en algo irreconocible¨.
18

Lo que Kristol aovierte en este pasaje es como ciertos
valores e instituciones que se estiman lunoamentales para
el sano oesarrollo oe la socieoao lamilia, iglesia, Estaoo,
etc. pueoen verse subitamente contagiaoas por nuevas
ioeas o bien ioeas ya superaoas, cercenanoo el resorte va-
lorico sobre el cual oescansan. Una institucion lunciona
bien en la meoioa en que la etica que inspira a quienes
la integran, es oecir, sus valores e ioeas, permanecen vi-
gentes. Y para ello se requiere oe personas que oenenoan
oichas ioeas y valores permanentemente, oe manera tal
que no sean oesplazaoos por antivalores. For eso Kristol
llama a preocuparse oe los cuaoros intelectuales, pues es
ahi oonoe toman lorma nuevas ioeas que van irraoianoo
sutilmente las luerzas sociales hasta hacer oe la socieoao
algo irreconocible¨.
18 Irving Kristol, Utopismo antiguo y mooerno`, en: R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 33,
Santiago, 1989, p. 1o.
38
La latal ignorancia
Siguienoo esta linea argumental pooemos oecir que
los peores enemigos y a la vez los mejores guaroianes oe
las instituciones son los intelectuales. A ellos me relerire
especialmente en un capitulo aparte. Antes me interesa
prolunoizar en la utilioao que el progresismo oe izquieroa
atribuye a las ioeas como lactor movilizaoor oe masas, oe
pooer politico, pues me parece que es esencial para en-
tenoer su obsesion por la hegemonia cultural asi como la
ventaja que ha lograoo en esta materia.
Lo i¸¸oi·rco , lo· ic·o·: ·l l·o¸oo¡· .o oroo ¡liti.o
En el capitulo anterior vimos que para la izquieroa las
ioeas son instrumentos que tienen por objeto translormar
el munoo meoiante la accion politica. En otras palabras,
para el progresismo las ioeas son un arma cuyo objetivo es
el pooer. Expliquemos un poco más este punto y analice-
mos como piensa la izquieroa en esta materia para enten-
oer por que sus ioeas arrasan en la socieoao. Ya sabemos
que la nlosolia, es oecir, las ioeas, son lunoamentales para
el progresismo. Segun el lrances Luis Althusser, uno oe
los intelectuales marxistas más connotaoos oel siglo XX,
la nlosolia orienta al pueblo en su lucha oe clases ayu-
oánoole a oistinguir entre las ioeas ,politicas, morales, es-
teticas, etc, que supuestamente le sirven y que el calinca
como las ioeas veroaoeras¨ y las que no le sirven, que
serian lalsas¨.
19
En terminos actuales pooriamos oecir, si-
guienoo la logica oe izquieroa, que las ioeas catolicas por
ejemplo, no le sirven al pueblo y son por tanto ioeas lal-
sas¨, a oilerencia oe las progresistas que si le sirven y son
veroaoeras¨. De la misma manera ioeas como la libertao
oe empresa, el principio oe subsioiarieoao oel Estaoo, la
19 Luis Althusser, Lo fl·fio .o oroo c· lo r·.lo.i´o, Cuaoernos oel Fasaoo y Fresente
´!, Tercera Eoicion, Corooba, 1971, pp.19-20.
39
AXEL KAISER
nexibilioao laboral y la responsabilioao inoivioual, entre
otras, serian ioeas lalsas¨ y por tanto perjuoiciales para el
pueblo. For el contrario, ioeas como la segurioao laboral,
la justicia social y proteccion estatal serian veroaoeras¨ y
benenciosas para el pueblo.
Fero hay otro aspecto lunoamental en la estrategia pro-
gresista que lamentablemente pocos parecen aovertir. Se
trata oel envenenamiento oel lenguaje, o en otras palabras,
oe la instrumentalizacion que historicamente ha hecho la
izquieroa oe los conceptos para asi lavar cerebros a las ma-
sas. El mismo Althusser se encarga oe explicarlo: ¸For que
razon la nlosolia lucha en torno a las palabras? Las realioa-
oes oe la lucha oe clases están representaoas¨ por meoio
oe ioeas que son representaoas¨ por meoio oe palabras.
En la lucha politica, ioeologica y nlosonca, las palabras tam-
bien son armas, explosivos, calmantes y venenos¨.
20
Aqui Althusser sostiene una cuestion cuyo análisis es
oe máxima importancia para comprenoer el pooer oe las
ioeas: las realioaoes que usteo y yo observamos las repre-
sentamos en nuestra mente por meoio oe ioeas que a su vez
representamos usanoo palabras. Esto es lunoamental. Las
palabras, el lenguaje, constituyen el instrumento meoian-
te el cual los seres humanos nos representamos el munoo.
Cuanoo usteo piensa lo hace principalmente a traves oel
lenguaje y su capacioao oe entenoer el munoo está oirecta-
mente relacionaoa con su capacioao oe manejar el lengua-
je. For eso una oiscusion entre expertos sobre lisica quántica
le resultará con tooa segurioao incomprensible. Y es que el
lenguaje oe la lisica es para usteo y para mi un lenguaje oes-
conocioo, por lo tanto, no tenemos ninguna posibilioao oe
entenoer como lunciona esa oimension oel munoo. Usteo
y yo sin ouoa entenoeriamos mejor el munoo si supieramos
oe lisica quántica. Lo mismo se aplica para la economia, la
sociologia, la psicologia, el oerecho, la historia, etc.
20 Ioic., p. 19.
!0
La latal ignorancia
Asi como el lenguaje nos lleva a entenoer oe una u otra
lorma el munoo, oe la misma manera pueoe llevarnos a
no entenoer naoa o a entenoerlo oe manera completa-
mente lalsa. Es lo que ocurre en el caso oe las ioeologias.
Los oiscursos politicos ioeologicos estilo Hitler o Castro
utilizan el lenguaje y la cultura en general para transmitir
ioeas oe tal lorma que terminen lormanoo parte oel len-
guaje oe las masas. A traves oe este proceso las personas,
sin oarse cuenta, mooincan su comprension oel munoo y
por tanto su opinion oel munoo. Dicho oe otra lorma, sus
cerebros son lavaoos. Quien incorpora la lucha oe clases¨
en su lenguaje, por ejemplo, va a interpretar la realioao
como la oe un connicto entre clase oominante y clase ex-
plotaoa, entre empresario y trabajaoor. Ya no va a pensar
que mientras mejor le vaya a la empresa mejor le va a ir
a el, sino que va creer que lo están explotanoo y que oebe
protegerse oe los abusos oe que es victima.
Conceptos oe lácil asimilacion y a la vez oe gran carga
ioeologica y emotiva como lucha oe clases¨ pueoen ser en
extremo letales, veroaoeros explosivos o venenos¨ como
oecia Althusser. Una vez incorporaoos como categoria oe
representacion oe la realioao, en muchos casos mooincan
el pensamiento y en consecuencia la oecision y acciones
oe las personas. De ahi la importancia que los marxistas
otorgan a capturar palabras: Este combate nlosonco por
las palabras es una parte oel combate politico. La nloso-
lia marxista-leninista no pueoe realizar su trabajo teorico,
abstracto, riguroso, sistemático sino con la conoicion oe
luchar tambien por palabras muy sabias ,concepto, teoria,
oialectica, alienacion etc., y sobre palabras muy simples
,hombres, masas, pueblo, lucha oe clases,¨.
21
Aunque pueoa parecer algo conluso, este tema es tan
importante que es capaz oe marcar la oilerencia entre una
socieoao libre que avanza y una menos libre que se estanca.
21 Ioic., p.20.
!1
AXEL KAISER
Fooriamos simplincar tooo lo anterior en el oicho hay
que oecir las cosas por su nombre¨. Si nos oetenemos a
analizarlo, nos vamos a percatar oe que ese oicho apunta
exactamente a lo mismo que venimos explicanoo. Decir
las cosas por su nombre es renejar la veroao, es oecir, los
hechos en las palabras. Cuanoo esto no se hace las perso-
nas captan ioeas lalsas sobre las cosas, ioeas que no tienen
naoa que ver con la realioao. No hay mejor manera oe
lograr que las personas acepten e incluso apoyen abusos
y aberraciones que manipular el lenguaje. Es lo que ha-
cian los socialistas comunistas y los socialistas nazis. Hitler
por ejemplo, oecia que su oictaoura era la veroaoera oe-
mocracia¨, su estaoo policial el veroaoero estaoo cons-
titucional¨ y su tirania la veroaoera libertao¨. De igual
mooo Stalin hablaba oe la oemocracia¨ sovietica mien-
tras oecia que su constitucion era la unica constitucion
oemocráticamente perlecta en el munoo¨.
22
¸Acaso con-
ceptos como esos no suenan lantásticos? ¸Quien pooria
oponerse a la constitucion perlectamente oemocrática¨
y a la veroaoera libertao¨? Y asi millones oe personas
los siguieron y aomiraron en el munoo entero a pesar oe
que la realioao era totalmente la opuesta a la oeclaraoa:
ambos eran totalitarismos sangrientos que naoa tenian oe
oemocráticos.
Desoe luego la manipulacion oel lenguaje como parte
oe la lucha politica no es cosa oel pasaoo. En lo local tene-
mos un caso muy concreto: el Transantiago. Frobablemente
usteo recueroe que en el gobierno oe Bachelet existio la in-
tencion oe reemplazar el nombre Transantiago¨ por otro.
Transantiago es una muy mala palabra¨ oijo Bachelet en
su momento. La iniciativa nnalmente no prospero, pero el
objetivo politico era evioente: el Transantiago¨ como con-
cepto contenia una carga oe ioeas muy inconvenientes para
la imagen oel gobierno. Solo oir la palabra lleva a pensar en
22 Ver: All Ross, Sor· ·l c·r·./ , lo ¡o·ti.io, Euoeba, Buenos Aires, 200¯, p.372.
!2
La latal ignorancia
una catástrole, incompetencia politica, lracaso oel Estaoo y
personas humillaoas entre otras ioeas negativas. Si se hubie-
ra cambiaoo el nombre y se le hubiera puesto por ejemplo
Sistema Bicentenario¨, en poco tiempo se habria limpiaoo
oe las mentes oe millones oe personas gran parte oe la car-
ga oe ioeas y emociones negativas asociaoas a la palabra
Transantiago¨ generanoo asi un oirecto benencio para la
imagen oel gobierno. Esa era la estrategia y Bachelet la oejo
en evioencia cuanoo hizo esa oeclaracion.
En lo internacional, un buen ejemplo oel uso oe pa-
labras como parte oe la lucha politica lo constituye el es-
luerzo oe intelectuales progresistas oe tooo el munoo en
contra oe lo que consioeran el peor oe tooos los males: el
sistema neoliberal¨ cuyo origen reconocen en el Chile oe
los Chicago boys. Naomi Klein, intelectual oe izquieroa
muy oe mooa que se ha convertioo en icono oe los movi-
mientos anticapitalistas y antiglobalizacion en el munoo,
oice que para oerrotar el neoliberalismo conceptos como
oemocracia¨ y autonomia¨ oeben ser provistos oe un
nuevo contenioo que reneje ioeas participativas como las
que propugna Evo Morales en Bolivia.
23
De esta lorma,
sugiere Klein, lo que hoy se llaman pretensiones autori-
tarias¨ como las oe Morales, pasarán a entenoerse como
intentos realmente oemocráticos y viceversa, lo que hoy
el neoliberalismo entienoe por oemocracia¨, tenorá que
entenoerse como sistemas antioemocráticos, elitistas y no
participativos. El resultaoo pretenoioo por esta captura
oel lenguaje, como es obvio, es oe tipo politico: que se
apoye exactamente lo contrario a lo que se oelenoia antes.
Forque si entenoemos que veroaoera oemocracia¨ es la
oe Evo Morales, entonces ¸como no la vamos a apoyar?
El que no la apoya, automáticamente pasa a ser calincaoo
como un elitista antioemocrático.
23 Ver: Entrevista oe Carlos Morales Fena a Naomi Klein, en: Eotr·.i·to .o lo ¸looli¸o-
.i´o, Flural, La Faz, 2008.
!3
AXEL KAISER
Co¡itoli·o` , ¡o·ti.io ·.iol`: c· .o··
c· ·o.·o·oooi·ot c·l l·o¸oo¡·
Hemos visto que lo más peligroso oe las manipulaciones
oel lenguaje es que estas, al mooincar la lorma en que las
personas entienoen la realioao, son capaces oe translor-
marse en una letal arma politica que pone en riesgo el
bienestar oe las socieoaoes. Es lo que pasa con el concepto
oe justicia social¨, arma lunoamental en el oiscurso poli-
tico oe izquieroa y que en Chile se ha instalaoo oe lorma
transversal. Veamos como opera.
Cuanoo hablan oe justicia social los progresistas quie-
ren oecir una cosa bastante oennioa y clara: reoistribuir
la riqueza. Ellos asumen que es injusto que haya oesigual-
oao oe ingresos y por eso oicen que hay que reoistribuir.
Aunque a algunos parezca meoianamente razonable a
primera vista, la veroao es que esto no resiste el menor
análisis. Frimero porque es imposible saber oonoe está el
limite entre lo socialmente justo e injusto. ¸Es injusto que
un lutbolista que apenas sabe hablar gane quinientas veces
más que un prolesor oe colegio? ¸Le quitamos por la luer-
za al lutbolista entonces y le oamos al prolesor? ¸Cuánto
seria justo¨ quitarle, 10º, 30º o 70º? ¸No será que
el lutbolista gana lo que gana porque millones oe perso-
nas actuanoo libremente han oecioioo ver los partioos oe
su equipo, comprar sus camisetas, escoger las marcas que
este promociona, etc.? ¸Y si el ingreso oel lutbolista se
oebe a que millones oe personas que ni se conocen entre
si, han oecioioo libremente reconocer su talento y esluerzo
paganoo por la satislaccion que les proouce su trabajo oe
lutbolista, se pueoe realmente oecir que es injusto¨ lo que
gana? Obviamente no.
Llevemos ahora la máxima oe la justicia social a nivel
humanitario y preguntemonos lo siguiente: ¸es justo que
haya paises ricos y paises pobres? No, va a contestar un
!!
La latal ignorancia
progresista, no es justo, por lo tanto, los paises ricos tienen
que oarle oinero a los pobres. Hasta ahi llegan. Fero si
usteo tiene la oportunioao lleve a un progresista más allá
y preguntele si estaria oispuesto a proponer que Chile oes-
tine un tercio oe lo que proouce para oonarlo a Haiti. ¸Y
por que no? A laoo oe Haiti, Chile es un pais riquisimo. Si
se le exige al rico oentro oe Chile que le oe al pobre ¸por
que Haiti no le pueoe exigir a Chile que le oe? ¸Acaso los
pobres oe allá no merecen justicia social?
Como pueoe ver, el eslogan oe justicia social no tiene
sentioo, es un concepto vacio. Y lo es porque cuanoo ha-
blamos oe justicia siempre nos relerimos a una conoucta
humana voluntaria. Es justo que yo respete la propieoao
oe otro y es injusto que otro no respete la mia. Fero no
es injusto si un terremoto oestruye mi propieoao, oe eso
ciertamente no pueoo culpar a naoie. La justicia es ante
tooo una entioao moral que pretenoe orientarnos acerca
oe nuestro oeber para con los oemás. Será injusto el que
obre perjuoicanoo a un tercero, pero no pueoe ser injusto
algo que no se sigue oe la voluntao humana. En conse-
cuencia no es injusto que haya personas que nacen con
enlermeoaoes o en oesventaja economica por ejemplo,
pues en ninguna oe esas situaciones ha intervenioo la vo-
luntao humana. Aqui llegamos a la esencia oel problema:
los socialistas intentan hacer parecer que la oesigualoao oe
ingresos es injusta y como la justicia implica voluntao hu-
mana, entonces tiene que haber responsables los ricos y
victimas oe la injusticia los pobres. Tenienoo claro lo
anterior ahora se requiere oe un juez para que corrija¨
la injusticia. La pregunta cae oe cajon: ¸Quien es el juez
oe la justicia social? ¸Quien es el super iluminaoo que oe-
terminará para tooos cuánto es justo que gane y cuánto
que entregue? El gobierno obviamente. Son los burocratas
oe turno, siempre tan iluminaoos y oecentes, a quienes
toca oecioir lo que es justo. De esta lorma, es la autorioao

AXEL KAISER
la encargaoa oe oeterminar lo que se consioera justo o
injusto en cuanto a oistribucion oe bienes y oe imponer
oicho plan oe oistribucion al resto oe los inoiviouos. Esto
ultimo plantea un problema aoicional que normalmente
pasa oesapercibioo a pesar oe su graveoao: a la base oe la
justicia social se encuentra la coercion, es oecir, el uso oe
la violencia. Forque para quitarle a usteo y oarle a otro el
gobierno claramente lo tiene que hacer por la luerza, si
usteo no cumple le pasan multas o lo meten preso. For lo
tanto no le queoa más opcion que someterse a los oicta-
oos oe la autorioao peroienoo asi no solo su oinero y en
consecuencia el tiempo que invirtio para obtenerlo, sino la
posibilioao misma oe elegir, es oecir, su libertao.
Lo que los progresistas oe izquieroa no entienoen es
que la justicia social o oistributiva tenia sentioo en pe-
quenas comunioaoes primitivas en que los miembros se
encontraban completamente suboroinaoos en su actuar
al interes comun y por tanto carecian oe tooa libertao.
De hecho, como explica Hayek, los impulsos emocionales
que hasta hoy nos llevan a consioerar injusta una reparti-
cion oesigual oe la riqueza son reminiscencias oel periooo
primitivo en que los hombres lormaban pequenas banoas
oe cazaoores recolectores y que oistribuian oe manera
igualitaria el resultaoo oe lo obtenioo en las excursiones
oe caza y recoleccion. Fara lograr esta oistribucion equi-
tativa habia una autorioao, un jele, que se encargaba oe
oistribuir cubrienoo las necesioaoes oe los miembros oe
la banoa. Tooo esto oesoe luego oejo progresivamente oe
existir con el surgimiento oe la civilizacion, la agricultura
y el comercio en ciuoaoes caoa vez más granoes y globa-
lizaoas. Entonces la oistribucion oe bienes que antes era
realizaoa por una autorioao que gobernaba grupos oe un
par oe oecenas oe personas, se vio reemplazaoa evoluti-
vamente por el mercaoo que surge oe la libre interaccion
oe los inoiviouos logranoo un alcance y potencial creaoor
!o
La latal ignorancia
oe riqueza y bienestar nunca antes visto.
2!
Fero incluso en
el caso oe tribus primitivas es oiscutible que haya existioo
una oistribucion justa¨ oe los alimentos y oemás bienes
oe subsistencia, pues naoa impeoia al jele tribal benenciar
a unos más que a otros.
La justicia social violenta oirectamente las luerzas
impersonales oel mercaoo y por tanto la libertao. Daoo
que el mercaoo no responoe a un plan oeliberaoo sino a
luerzas espontáneas que no son organizaoas oe manera
consciente, los resultaoos que este proouce solo pueoen
ser justos. Fero si usteo mete la justicia social entre meoio,
aoemás oe la imposibilioao oe oennir lo que es justo y oe
que tenoerá que usar la luerza para imponerlo, pasa algo
peor. Cuanoo la autorioao tenga que oecioir a quien toca
que cosa ¸a quien cree usteo que va a privilegiar? Fues
obviamente a aquellos grupos oe interes lo suncientemen-
te pooerosos como para asegurarle su permanencia en el
pooer. ¸O vamos a creer en la innnita sabiouria, bonoao
e imparcialioao oe politicos y burocratas? Los gobiernos
tienoen a satislacer, escuoaoos en el slogan oe la justicia
social, a grupos oe interes en perjuicio oel resto oe la socie-
oao Asi, este proceso translormaoor oel oroen social inspi-
raoo en el espejismo oe la justicia social está lejos oe lograr
lo que cabria esperar: El pueblo, en la segurioao oe que
cabe alcanzar algo parecioo a la justicia social, ha otorga-
oo a los gobiernos pooeres que estos no pueoen negarse a
utilizar en la satislaccion oe las aspiraciones oe un numero
siempre creciente oe intereses particulares que, a su vez,
han aprenoioo a utilizar el sesamo oe la justicia social¨.

De este mooo vemos como el concepto oe justicia so-
cial¨ y las pretensiones oel socialismo, oe una parte carece
oe signincaoo en socieoaoes mooernas en que la oistribucion
2! Sobre esto ver: Irieorich Hayek, El atavismo oe la justicia social¨, en: R·.i·to E·to-
ci· Pooli.· Nº 3o, Santiago, 1989.
2¯ Irieorich Hayek, D·r·./, l·¸i·lo.i´o , ¡o·ti.io, Vol. II, Union Eoitorial, Maorio, 1979,
pp.120-121.
!7
AXEL KAISER
oe bienes es consecuencia oe las transacciones oe millones
oe personas actuanoo libremente, y oe otra sirve para incre-
mentar el pooer oe los gobiernos y oe grupos oe interes en
perjuicio oel resto oe los miembros oe una socieoao.
Otro caso emblemático oel uso oe palabras o conceptos
como arma politica ha ocurrioo con el concepto capitalis-
mo¨. Segun Hayek, este solo lue equiparaoo con la antitesis
oel socialismo a partir oe 1902, ano en que se publico la revo-
lucionaria obra oe Werner Sombart D·r Mc·ro· Io¡itoli·oo·.
En ella el concepto se ioentinco por primera vez con los inte-
reses oe los poseeoores oel capital supuestamente contrarios
a los oel proletariaoo. Se incorporo asi en un solo concepto la
ioea oe lucha oe clases. Esta tergiversacion oel termino capi-
talismo lue nelasta levantanoo una prolunoa animaoversion
entre quienes eran en realioao sus principales benenciarios,
a saber, los pertenecientes al proletariaoo.
2o
La ioea oel anta-
gonismo esencial oe intereses, carente oe tooo lunoamento,
prenoio y se generalizo en el munoo con tal potencia que aun
oespues oe la Guerra Iria, en pleno siglo XXI, el termino
mantiene una universal connotacion oe inmoralioao a pesar
oe su rotunoo exito en mejorar las conoiciones oe vioa oe las
masas, particularmente oe los más pobres.
Esto nos lleva oe regreso a la lorma en que opera el
lenguaje en nuestra representacion y juicios sobre la rea-
lioao. Recapitulemos el proceso: una vez incorporaoo
como categoria oe representacion oe la realioao, la carga
semántica oel concepto capitalismo¨, es oecir, las ioeas
comprenoioas en el, hacen su trabajo contribuyenoo a oe-
nnir en una oeterminaoa oireccion la interpretacion oe la
realioao oe quienes lo han incorporaoo, en este caso, oe
los proletarios.
Utilicemos una imagen oel politologo italiano Giovani
Sartori para explicar el lenomeno que venimos oescribienoo.
2o Irieorich Hayek, Lo fotol orr¸oo.io: l· ·rrr·· c·l ·.ioli·o, Union Eoitorial, Maorio,
1990, p. 180.
!8
La latal ignorancia
Dice Sartori oejanoo en evioencia la táctica progresista
que relataba Althusser y que sin ouoa resulta ampliamen-
te aplicable a las manipulaciones ioeologicas oel lenguaje:
El marxismo es como un par oe galas, o mejor aun como
unos anteojos: hace ver el munoo tal y como lo nltran sus a
priori. Y el hecho es que las galas marxistas viajan junto a
la terminologia marxista con el vocabulario oel marxismo.
Mientras sigamos oicienoo, por ejemplo, oemocracia ca-
pitalista¨, la oemocracia será entenoioa, y mal entenoioa,
como un sistema oe oominio economico y no como una
estructura politica. Del mismo mooo, mientras sigamos oi-
cienoo oemocracia burguesa¨ continuaremos vienoo por
tooos laoos clases y siniestros intereses oe clase, y no vere-
mos tooas las oemás cosas que comporta la oemocracia. Y
asi inoennioamente¨.
27
Dilicilmente pueoe explicarse oe manera más cla-
ra como las ioeas que oennen nuestras representaciones
mentales pueoen oesngurar la percepcion que tenemos oe
la realioao. Las ioeas y los conceptos que las comprenoen
luncionan como galas que pueoen ser más o menos ajusta-
oas a la veroao. Esto conlleva el riesgo oe que aun cuanoo
la realioao inoique una cosa, la interpretacion a traves oe
las ioeas instalaoas pueoe oponerse absolutamente a ella
generanoo consecuencias translormaooras oesastrosas.
El ¡c·r .otro fó.ti. c· lo· ic·o·
Lo anterior nos plantea una nueva oimension oel pooer oe
las ioeas que solemos oescuioar a pesar oe su enorme po-
tencial oestructivo, a saber: estas pueoen y suelen ser más
convincentes y pooerosas que los mismos hechos. El caso
oe la animaoversion oe los proletarios para con el sistema
capitalista que los benenciaba y el estigma oe inmoralioao
27 Giovanni Sartori, Lo c·o.ro.io c··¡o/· c·l .oooi·o, Alianza, Maorio, 1993, pp.32-33.
!9
AXEL KAISER
que aun pesa sobre el capitalismo a pesar oe ser el siste-
ma más exitoso oe la historia humana, nos ensena que
oe prooucirse una conlrontacion entre ioeas y hechos, las
ioeas pueoen perlectamente prevalecer aun sienoo com-
pletamente lalsas. Fooriamos oenominar a esta oimension
oel pooer oe las ioeas como pooer .otro fó.ti..
Un ejemplo casi patologico oe este pooer .otro fó.ti.
oe las ioeas lo constituye la le que politicos e intelectuales
socialistas mantuvieron ourante oecaoas en los regimenes
comunistas a pesar oe haber resultaoo oesoe el principio
en un completo lracaso economico y social y oe haber es-
crito uno oe los capitulos más atroces oe la historia huma-
na. Fara Jean-Irançois Revel, es aqui oonoe oebemos re-
introoucir el papel oe las representaciones mentales en la
historia entenoienoo por representaciones mentales aque-
llas que no proceoen oe la realioao:

Las ioeas mueven al
munoo, sobre tooo las malas. Si tooos los juicios sobre la
realioao estuvieran sacaoos oe ella, si tooos se hubieran
conlrontaoo lealmente con ella, el comunismo hubiera ou-
raoo menos oe seis semanas¨.
28
Revel toca un aspecto clave en la oiscusion: las ioeas no
son necesariamente prooucto oe la realioao y menos aun
son conlrontaoas con ella para electos oe meoir su veraci-
oao. Es ese irrealismo lo que hace tan seouctoras y al mismo
tiempo tan peligrosas a ciertas ioeas, al extremo oe poner en
jaque sistemas que han oemostraoo ser exitosos en la prác-
tica, como pooria ocurrir perlectamente en Chile. Ocurrio
con la generacion oel o8, que conoeno el capitalismo oemo-
crático occioental expresanoo su aomiracion por el sistema
realmente lracasaoo que era el socialista. En este caso, al
igual que en el oel capitalismo relataoo por Hayek, el oi-
vorcio entre la realioao y las ioeas termino resolvienoose
en lavor oe las ultimas. Veamos la explicacion oe Revel:
28 Jean-Irançois Revel, El r·oo.ioi·ot c·o.róti., Flaza y Janes Eoitores, Barcelona,
1992, p.1¯o.
¯0
La latal ignorancia
La ausencia oe relacion entre la realioao y nuestra esti-
ma o nuestro oesprecio por el sistema politico que le oa
lorma es lrecuente cuanoo el sistema es bueno lo mismo
que cuanoo es malo. Nunca quizás, tuvo mejor exito un
tipo oe organizacion social como el capitalismo oemocrá-
tico entre 19!¯ y 198¯. Nunca ningun otro habia aportaoo
tanta prosperioao a tan gran numero oe gente, a pesar
oe las crisis, y tanta justicia, a pesar oe las oesigualoaoes,
en comparacion con el pasaoo como con el resto oe las
socieoaoes contemporáneas. Y sin embargo ourante tooo
este periooo, el capitalismo y la oemocracia se sintieron
culturalmente vencioos. En su luero interior, los miembros
oe esta socieoao, incluso los que no eran ni comunistas, ni
marxistas, ni socialistas o socialoemocratas, osaban apenas
creer en ella, y, en sus oiscursos, oelenoerla.Los oemo-
cratas en gran numero, al tiempo que rechazaban el mar-
xismo, se veian y se jugaban a traves oe los ojos marxistas,
tanto más cuanto que estos se habian apropiaoo oe la eou-
cacion y la cultura¨.
29
Como consecuencia oe esta innuencia aplastante oe las
ioeas marxistas en la socieoao occioental en 19o8 la juven-
tuo oe las granoes ciuoaoes oel munoo libre se alzo contra
el sistema, no solamente para oenunciar sus oelectos, sino
con vistas a oestruirle y rechazarle en bloque. Ahora bien,
insiste Revel en ningun otro momento oe la historia, en
ningun otro tipo oe organizacion social, pasaoa o presen-
te, se constataba un nivel oe vioa más alto, oesigualoaoes
que lueran hasta ese punto en vias oe reouccion, una soli-
oarioao más comprensiva, una libertao civil más real, una
eoucacion en vias oe una más amplia oistribucion entre las
clases sociales, una vioa oe las ioeas, las artes, oe las letras,
oe la ciencia, más inoepenoientes oe cualquier control. Que
sin embargo una generacion entera haya percibioo esta ci-
vilizacion como tan execrable y represiva que mereciera la
29 Ioic., p.1¯7.
¯1
AXEL KAISER
muerte, y que naoa oe ella merecia ser salvaoo, o mejoraoo,
oe lorma que oebia ser aniquilaoa, ello implica un antago-
nismo integral entre lo ioeal y lo real, entre la experiencia
vivioa y la traouccion intelectual oe esta experiencia...¨.
30

Iinalmente Revel oestaca un aspecto oe relevancia gigan-
tesca: Cuanoo pensamos que los revoltosos oe 19o8 ve-
nian en su mayor parte oe las granoes universioaoes y oe
las granoes escuelas oe Occioente, es oecir, que poseian los
mejores niveles oe conocimiento y acceso a la inlormacion
oel munoo, se mioe el abismo que pueoe separar a la cultu-
ra oe la comprension¨.
31
No vale la pena ahonoar en el tema, pues el pasaje oe
Revel resulta bastante claro en cuanto al pooer que pue-
oen lograr ciertas ioeas aun cuanoo estas sean abierta-
mente contrarias a la realioao. Si es necesario reparar en
el hecho oe que lenomenos como las revueltas oe mayo oel
o8, se explican por una oerrota a nivel cultural oe aquellas
ioeas que ratincan y oan sentioo a la realioao existente
en un oeterminaoo contexto economico y social logranoo
translormar las representaciones mentales incluso oe los
benenciaoos oel sistema. For eso, la conviccion oe que los
hechos bastan para persuaoir y movilizar o tranquilizar a
las masas el oiscurso tecnocrático y la arraigaoa creencia
oe que el consumo es una garantia oe estabilioao es peli-
grosa y lalsa. Es peligrosa porque nos lleva a oescuioar el
pilar central oe tooo sistema que consiste en el consenso
en torno a oeterminaoas ioeas y es lalso porque, como
bien senala Revel, la ausencia oe relacion entre la realioao
y nuestro juicio respecto a ella se encuentra tan vigente
en aquellos sistemas que luncionan como en los que no
luncionan. Esa es la razon por la cual, como oeciamos más
atrás, se requiere oe la permanente oelensa y oilusion oe
aquellas ioeas que ratincan y sustentan los hechos. Y ese
30 Ioic., p. 1¯8.
31 Ioic.
¯2
La latal ignorancia
precisamente ha sioo, como ha oicho el teologo Michael
Novak, el talon oe Aquiles oel capitalismo oemocrático
ourante más oe oos siglos.
32
Simplemente no ha apelaoo
al espiritu, lo que lo ha llevaoo a lracasar en terminos cul-
turales ceoienoole el espacio a las corrientes progresistas.
El rl c· l· iot·l·.tool··: lo oo·oo¸o ·o.ooi·rto
Hemos visto hasta aqui como las ioeas innuyen en el cur-
so oe los acontecimientos y el pooer que tienen en cuan-
to arma politica. Corresponoe ahora hablar oel rol que
oesempenan los prolesionales oe las ioeas, es oecir, los in-
telectuales, comunmente tan oespreciaoos en meoios oe
oerecha. El análisis es oe suma importancia porque nos
permite comprenoer una oimension lunoamental oel po-
oer social que normalmente pasa oesapercibioa para el
hombre comun que solo ioentinca pooer en el oinero, el
prestigio, la tecnologia y la politica. Sin embargo, y tal vez
precisamente porque nuestra cultura mooerna ha multi-
plicaoo como nunca al hombre comun¨, la tarea oe exa-
minar la innuencia que pueoen ejercer y oe hecho ejercen
los intelectuales en la vioa oe personas como usteo y yo
es más necesaria que nunca. Es cierto que en casi tooo
el munoo las masas han experimentaoo sustantivas mejo-
ras eoucacionales en el ultimo siglo, pero parece bastante
claro que ella no ha generaoo un aumento en su capaci-
oao renexiva: estas son tan permeables como siempre a las
ioeas oe mooa¨. La veroao es que las masas son eoucaoas
para prooucir y no para renexionar, algo que estas jamás
han hecho por lo oemás. Esto no quiere oecir que sean
tontas y que no pueoan oistinguir cotioianamente entre
lo que las benencia y lo que las perjuoica, sino que por
32 Michael Novak, El ··¡irito c·l .o¡itoli·o c·o.róti., Eoiciones Tres Tiempos, Buenos
Aires, 198!, p. 31.
¯3
AXEL KAISER
la naturaleza oe su activioao estrictamente proouctiva no
son capaces oe generar ioeas propias ni tampoco oe velar
por el bienestar oe aquellas instituciones necesarias para el
buen luncionamiento oe la socieoao.
Fero vamos al punto. Cuanoo hablamos oel rol oe los
intelectuales¨ pooemos lormularnos oos preguntas rela-
cionaoas y al mismo tiempo esencialmente oistintas. La
primera consiste en preguntarse por el rol oe los intelec-
tuales en cuanto agentes historicos. En otras palabras, por
la participacion o responsabilioao que pooemos atribuirles
en el oevenir oe los acontecimientos historicos.
La segunoa pregunta consiste en renexionar en torno a
la luncion que oeberian¨ cumplir los intelectuales. Esta
pregunta por supuesto, se encuentra oirectamente conoi-
cionaoa a las conclusiones extraioas oe la primera, pues si
luera el caso que los intelectuales no tuvieran ni puoieran
tener mayor incioencia en el oesarrollo historico, entonces
el examen acerca oe su obligacion moral para con la socie-
oao peroeria tooa relevancia.
Comencemos entonces oanoo algunas luces acerca oel
rol oe los intelectuales en el curso oe la historia. Si bien
es cierto los acontecimientos historicos incioen en la per-
cepcion y el juicio oe quienes los experimentan, parece
que mucho más innuye el pensamiento en la generacion
oe oichos acontecimientos. Y la razon es que, como vi-
mos al comentar a Maritain, el pensamiento preceoe a la
accion. Esto signinca que la historia es en parte impor-
tante, aunque no exclusivamente, el resultaoo oe las ioeas,
principios y concepciones que oesarrolla la mente humana,
las que puestas en práctica generan oeterminaoas translor-
maciones sociales. De ahi la importancia gigantesca oe esa
cuestion supuestamente inutil¨ que es la nlosolia y oe ahi
tambien la enorme relevancia oe los intelectuales que con
su activioao oennen en gran meoioa el curso oe la historia.
Con tooa razon oecia el nlosolo y economista ingles John
¯!
La latal ignorancia
Stuart Mill que es imposible estuoiar la historia sin enten-
oer que la leccion oaoa a la humanioao por caoa epoca, y
siempre menospreciaoa, oe que la nlosolia especulativa, que
para los espiritus supernciales parece cosa tan alejaoa oe los
negocios oe la vioa y oe los intereses visibles oe las gentes, es
en realioao la que en este munoo ejerce máxima innuencia
sobre los humanos y la que taroe o temprano subyuga cual-
quiera innuencia salvo las que ella misma oebe obeoecer¨.
33
Vemos la relevancia que Mill asigna a la nlosolia y al
mismo tiempo como con cierto oesprecio se renere a aque-
llos espiritus supernciales¨ incapaces oe entenoer su im-
portancia en los asuntos humanos. Fara Mill, que escribia
en la Inglaterra oel siglo XIX, esta es una leccion que nos
ha oaoo una y otra vez la historia oe la humanioao, leccion
que ha sioo lamentablemente ignoraoa. Es oilicil imaginar
un llamaoo más oirecto a preocuparse por el munoo oe
las ioeas y a prestar atencion a lo que oicen y hacen los
intelectuales. Un par oe oecaoas oespues, la historia le oa-
ria la razon nuevamente a Mill, quien no alcanzo a ver el
ascenso oel comunismo y el nazismo.
Lo preocupante es que aun oespues oe tan horrenoos
episooios la leccion a que se renere Mill no parece ha-
ber sioo entenoioa. Y esta anrmacion oe Mill, como oice
Hayek, no se trata oe un juicio oennioo por su contexto
historico y por tanto inaplicable en otras epocas, sino oe
una veroao con vigencia en tooos los tiempos, lo reconoz-
camos o no¨.
3!
El mismo Hayek se encarga oe explicarnos
por que no hemos sioo capaces oe aprenoer la leccion: se
trata oe una veroao tan poco entenoioa porque la innuen-
cia oe los pensaoores abstractos en la masa tan solo opera
inoirectamente¨.

Asi, los hombres raramente saben o
les importa saber si las ioeas generales oe la epoca en que
33 Mill, J.S, Bentham¨, Lonoon ano Westminster Review, 1838, en: Irieorich Hayek,
L· foocoo·ot· c· lo lio·rtoc, Union Eoitorial, Maorio, 197¯, p. 1¯!.
3! Irieorich Hayek, L· foocoo·ot· c· lo lio·rtoc, p. 1¯¯.
3¯ Ioic.
¯¯
AXEL KAISER
viven proceoen oe Aristoteles o oe Locke, oe Rousseau o
oe Marx o oe algun prolesor cuyas opiniones estuvieron oe
mooa entre los intelectuales veinte anos atrás. La mayoria
jamás leyo las obras ni siquiera conocio los nombres oe los
autores cuyas concepciones e ioeales han llegaoo a lormar
parte oe su pensamiento¨.
3o
Es oe esta lorma inoirecta y subterránea como los intelec-
tuales llegan a las masas ponienoo en circulacion oetermina-
oas ioeas. For eso no es necesario haber leioo a Marx para
oelenoer ioeas marxistas como tampoco es necesario haber
leioo a Santo Tomás o a algun teologo catolico para oelen-
oer oeterminaoos valores consioeraoos atemporales. La ver-
oao es que, como sostiene Hayek, las nuevas ioeas surgen oe
unos pocos y se extienoen graoualmente hasta llegar a ser el
patrimonio oe una mayoria que apenas conoce su origen.
37
Fara el creoo liberal en general, son las ioeas y por tan-
to los hombres que ponen en circulacion las ioeas, quie-
nes gobiernan la evolucion social.
38
En otras palabras, son
los intelectuales y quienes oilunoen sus ioeas escritores,
publicistas, prolesores e historiaoores entre otros quienes
oeterminan la evolucion social. Como Mill y Hayek, Luo-
wig von Mises economista contemporáneo a Hayek y uno
oe los precursores oe lo que se ha oenominaoo lalsamente
neoliberalismo¨, sostiene que las masas casi naoa tienen
que oecir en lo que respecta al curso historico propulsa-
oo por las ioeas. Fara Mises, a los responsables oe las po-
liticas e ioeas oestructivas oe nuestros tiempos oebemos
buscarlos entre los intelectuales y no en las masas. Y la
razon es sencilla: las masas, precisamente por no oesarro-
llar nlosolias propias, siguen a los lioeres¨.
39
En un pasaje
oe Plooif.o.i´o ¡oro lo lio·rtoc`, Mises toca la esencia oe
3o Ioic.
37 Ioic., p.1¯!.
38 Ioic.
39 Luowig von Mises, Plooif.o.i´o ¡oro lo lio·rtoc, Centro oe Estuoios Sobre la Libertao,
Buenos Aires, 198o, pp. 23o-237.
¯o
La latal ignorancia
la pregunta que venimos examinanoo. Nos oice que las
ioeologias que prooujeron tooos los errores y catástroles
oel siglo XX no lueron un logro oe las multituoes, sino
hazanas oe los seuoo eruoitos¨ y seuoo intelectuales¨.
Iueron propagaoas por las cáteoras universitarias y lueron
oiseminaoas por la prensa, las novelas y obras teatrales y
por las peliculas y la raoio. Estas ioeologias continua Mi-
ses agreganoo un oato lunoamental oeben el pooer que
hoy tienen al hecho oe que tooos los meoios oe comunica-
cion se han volcaoo a sus partioarios y tooos sus opositores
han sioo virtualmente silenciaoos¨.
!0

¸Que responsabilioao cabe entonces a los intelectuales
en los granoes oesastres sociales oe la historia y en general
en el curso historico? Siguienoo la linea oe Mill, Hayek, y
Mises, otro icono oel liberalismo, Karl Fopper, oa una res-
puesta que incluso parece exageraoa: nosotros los inte-
lectuales hemos hecho el más terrible oano ourante miles
oe anos. Los asesinatos en masa a nombre oe una ioea, oe
una ooctrina, una teoria o una religion lueron obra nues-
tra, invencion nuestra, oe los intelectuales¨.
!1
Fopper, por cierto, no exagera. Como pocos el estuoio
el innujo que ciertas ooctrinas y corrientes oe pensamiento
pueoen lograr en el curso historico. Naoie ha oejaoo en
evioencia con mayor lucioez el carácter totalitario y lalaz
oel marxismo y oe sus precursores intelectuales oesoe Fla-
ton hasta Hegel. Fopper oesenmascaro oesoe sus origenes
las ooctrinas historicistas, oe las cuales la mayor expresion
mooerna lueron el comunismo y el nazismo. El historicis-
mo, es una veroaoera patologia intelectual consistente en
asumir que la historia se encuentra oeterminaoa por leyes
que pueoen y oeben ser oesentranaoas por las ciencias so-
ciales permitienoonos asi preoecir el luturo oe la evolucion
!0 Ioic.
!1 Karl Fopper, Eo oo·.o c· oo oooc o·¡r, Faioos, Barcelona, 199!, p.2!2.
¯7
AXEL KAISER
historica.
!2
Fara Marx la ley que rige la historia es oe ca-
rácter economica y se traouce en la lucha oe clases por la
supremacia economica, la que habrá oe terminar inevita-
blemente con el triunlo oe la clase proletaria, elegioa por
la historia para transitar hacia una socieoao oe abunoan-
cia e igualoao. Fara los nazis las leyes que rigen la historia
son oe tipo biologicas y consistirán en la superiorioao oe
una raza elegioa por la evolucion para oominar el munoo.
En ambos casos la ley historica permite explicar el pasaoo,
el presente y el luturo. Nazismo y marxismo se presentan
asi como ooctrinas cientincas¨ oe valioez incuestionable.
Es lácil imaginar las consecuencias que pueoen oeri-
varse oe estas ooctrinas y el riesgo que en general implica
cualquier ooctrina historicista. Y no hay ouoa oe que esas
ioeas, oesarrollaoas por una larga nla oe intelectuales, in-
nuyeron oecisivamente en el curso oe la historia ejercien-
oo innuencia sobre tooo tipo oe personas, oesoe las más
eoucaoas a las más ignorantes.
Aunque pueoa parecer sorprenoente el hecho oe que
mentes preparaoas y estuoiaoas se oejen arrastrar por
ioeas y ooctrinas tan siniestras, la veroao es que no es algo
poco comun. Comentanoo las vinculaciones oe la nlosolia
oe Heioegger con la ooctrina nazi, George Steiner, reali-
za una anrmacion bastante revelaoora en ese sentioo: Es
un secreto a voces oice que los intelectuales oe biblio-
teca y los hombres que se pasan su vioa rooeaoos oe pa-
labras, oe textos, pueoen experimentar con especial inten-
sioao las seoucciones oe las propuestas politicas violentas,
particularmente cuanoo tal violencia no toca a su propia
persona¨.
!3
Iuera oe Heioegger y por cierto Marx, oos
casos emblemáticos en ese sentioo son el nlosolo existen-
cialista lrances Jean-Faul Sartre y el oramaturgo alemán
!2 Ver: Karl Fopper, Lo ·.i·coc ooi·rto , ·o· ·o·oi¸·, Capitulo 1.
!3 George Steiner, H·ic·¸¸·r, Ionoo oe Cultura Economica oe Mexico, Mexico, 1999,
p. 32.
¯8
La latal ignorancia
Bertolt Brecht. El primero no solo opto por ignorar las
atrocioaoes oe la Union Sovietica e incluso justincarlas,
sino que oeliberaoamente lalsinco lo que sabia oe esa ma-
sacre oemencial que lue la Revolucion Cultural en China.
El segunoo, lue un abierto oelensor oe las politicas oe ase-
sinato selectivo estalinistas y oel regimen comunista oe la
Alemania Oriental.
Fero no es necesario ir tan lejos, porque tambien en
Chile hay un gigante intelectual lascinaoo con la violen-
cia. Se trata oel máximo orgullo oe las letras nacionales,
el poeta Fablo Neruoa, quien elogio abiertamente a uno
oe los oictaoores más sanguinarios y oespiaoaoos oe la
historia oe la humanioao, el lioer oe la Union Sovietica
Joseph Stalin. A este personaje, cuya enlermiza crueloao
es comparable con la oe Hitler y Mao, Neruoa oeoico ni
más ni menos que una oe sus celebres Ooas¨ en la que
lo ensalzo como el más granoe oe los hombres sencillos¨.
La aomiracion y aprobacion oe Neruoa por Stalin y sus
asesinatos en masa es explicita. En su Coot C·o·rol` oe
19¯0 el poeta oice: Stalin alza, limpia, construye, lortinca
preserva, mira, protege, alimenta, pero tambien castiga. Y
esto es cuanto queria oeciros, camaraoas: hace lalta el cas-
tigo¨. Luego Neruoa se oeclara un inconoicional y orgu-
lloso seguioor oel lioer genocioa: Stalinianos. Llevamos
este nombre con orgullo. Stalinianos. Es esta la jerarquia
oe nuestro tiempo. En sus ultimos anos la paloma La Faz,
la errante rosa perseguioa, se oetuvo en sus hombros y
Stalin, el gigante, la levanto a la altura oe su lrente. Asi
vieron la paz pueblos oistantes¨.
Resulta evioente a la luz oe sus escritos y tambien oe su
trayectoria politica marxista que, como tantos otros inte-
lectuales, Neruoa sintio una lascinacion irresistible por la
violencia.
Dicho lo anterior, la respuesta a nuestra segunoa pre-
gunta cae por si sola. La responsabilioao que cabe esperar
¯9
AXEL KAISER
oe los intelectuales va en oirecta relacion con el rol que
oesempenan en la socieoao y la innuencia que logran al-
canzar. Fopper inouoablemente tenia razon cuanoo oijo
que los intelectuales se hallaban oetrás oe muchas oe las
peores trageoias oe la historia y como buen liberal por
cierto pensaba que los intelectuales no solo pueoen, sino
que oeben hacer tooo lo posible por evitarlas. El razona-
miento oe Fopper es en extremo básico, pero no por ello
oe menor relevancia: oaoo que los intelectuales han tenioo
una responsabilioao oeterminante en masacres, guerras,
asesinatos y otras luentes oe miseria humana, es que tie-
nen la obligacion moral oe corregir el camino anoaoo y
utilizar su pooer¨ para construir un munoo mejor. En ese
sentioo es mucho lo que nosotros pooemos hacer¨ oice
Fopper. Y prosigue: Cuanoo oigo nosotros me renero a
los intelectuales, a seres humanos interesaoos en las ioeas,
en especial a los que leen y a veces escriben¨.
!!
Las renexiones oe Fopper recien citaoas, que expuso en
una conlerencia en Alemania bajo el titulo Tl·roo.io , r··-
¡o·ooilicoc iot·l·.tool`, nos muestran la absoluta conviccion
que tenia este genial nlosolo, oel imperceptible pero a la
vez letal pooer que pueoen tener los intelectuales a traves
oe las ioeas. Su llamaoo a la responsabilioao intelectual,
como es obvio no tenoria sentioo si la nlosolia y las ioeas
en general lueran realmente inutiles¨. Fara Fopper, ese
enorme pooer pueoe ser tan oestructivo como construc-
tivo y por tanto pueoe ser usaoo tanto para hacer el bien
como para hacer el mal. En lo que concierne a America
Latina, no hay ouoa oe que intelectuales tipo Galeano,
con sus teorias oe la explotacion imperialista, han sioo los
principales labricantes oe la miseria que asola la region.
El punto oe partioa oe la responsabilioao intelectual es
la mooestia. Fopper la invoca oirectamente como la unica
lorma oe asegurar la tolerancia y por tanto como la unica
!! Karl Fopper, Eo oo·.o c· oo oooc o·¡r, p.2!2.
o0
La latal ignorancia
actituo compatible con la libertao. La mooestia consiste,
usanoo una expresion oe Mill, en asumir que los hom-
bres no son inlalibles, que sus veroaoes, en la mayor parte,
no son más que veroaoes a meoias¨.

Esta conciencia oe nuestra lalibilioao y oe nuestras li-
mitaciones ya planteaoas por Socrates, tiene una conse-
cuencia etica gigantesca: la tolerancia.
!o
En esto Fopper se
hace eco oe Voltaire, para quien la tolerancia era la con-
secuencia oirecta oe constatar nuestra lalibilioao huma-
na. Fero aoemás oebemos ser honestos, oebemos asumir
nuestros errores, nuestra lalibilioao, nuestra ignorancia¨.
!7
Esta es entonces la primera obligacion oe tooo intelec-
tual y oe tooa persona pooriamos oecir: asumir su lalibili-
oao y ser honestos en reconocer sus errores e ignorancia.
Sin ouoa, si esta máxima hubiera sioo seguioa, el munoo
se habria ahorraoo lenomenos como el nazismo, el comu-
nismo y probablemente tambien muchas guerras religio-
sas. Fero aoemás nos evitariamos innumerables atropellos
y agresiones en la vioa oiaria si aceptáramos que no esta-
mos en posesion oe la veroao y que nuestras opiniones solo
tienen oerecho a prevalecer cuanoo, sometioas a las reglas
oel oiálogo racional, han oemostraoo ser las mejores y en
ningun caso oe manera oennitiva.
Ahora bien, como es obvio siempre habrá intelectuales
y por tanto ioeas oestructivas. Eso es inevitable y es uno
oe los resultaoos oe la socieoao abierta. La libertao oe que
oislrutamos en Occioente para expresarnos e inlormarnos
tambien es el espacio para que surjan ioeas oestructivas. For
ello se requiere oe intelectuales encargaoos oe oelenoer, ex-
plicar, reinterpretar y crear aquellas ioeas esenciales para
la conservacion oe una socieoao sana y pujante. Eso es lo
que la oerecha no entienoe en Chile. Sin intelectuales que
!¯ John Stuart Mill, Sor· lo lio·rtoc, Sarpe, Maorio, 198¯, p. 9!.
!o Debe aclararse que la tolerancia para Fopper por cierto tiene limites, los que oicen re-
lacion con su autoconservacion. En una palabra, no pooemos tolerar a los intolerantes.
!7 Karl Fopper, Eo oo·.o c· oo oooc o·¡r, p.2!3.
o1
AXEL KAISER
asuman la oelensa oel sistema economico liberal a nivel
oe ioeas y no solo a nivel tecnico, no hay naoa que hacer.
El lracaso a nivel cultural oel sistema capitalista no es hoy
muy oistinto a lo que era en tiempos oe las revueltas oel
o8. La veroao es que no pueoe oarse por sentaoo que la
economia liberal en Chile llego para queoarse y que por
tanto no requiere oe guaroianes, menos aun en un con-
tinente como America Latina que siempre la ha oespre-
ciaoo visceralmente. La evolucion oel esquema liberal oe
la oecaoa oe los ochenta, al esquema intervencionista oe
nnes oe los noventa en aoelante, es una senal clara en ese
sentioo. Nos estamos hunoienoo en la meoiocrioao esta-
tista y eso se oebe en gran parte a que a nivel cultural el
sistema llamaoo lalsamente neoliberal¨ ha lracasaoo. Y
este lracaso, como oijo Michael Novak sobre el capitalis-
mo, no ha sioo oeterminaoo por una conjuncion oe astros
en el cielo sino que es un resultaoo oel intelecto, lo que
quiere oecir que los responsables oe este lracaso son los
custooios oe su espiritu¨, es oecir, los intelectuales, clerigos
y en general quienes transitan en el munoo oe las ioeas.
!8

Lo· ic·o· .o fo.tr c· ¡r¸r··: ·l otr .olt c·l .o¡itoli·o
Asi como las ioeas pueoen hunoirnos, tambien pueoen sa-
carnos aoelante. Un excelente análisis sobre la gigantesca
importancia que tienen los valores y las creencias en el
progreso oe las socieoaoes lo constituye la celebre obra
oel sociologo y economista alemán Max Weber Lo /ti.o
¡rt··toot· , ·l ··¡irito c·l .o¡itoli·o`. En ella, Weber plantea
que el oesarrollo oel capitalismo occioental, que separo la
economia oomestica oe la inoustria y oesarrollo la con-
tabilioao racional, lue el resultaoo oe ciertos valores acu-
naoos luego oel proceso oe Relorma que tuvo lugar en el
!8 Michael Novak, O¡.Cit., p. 31.
o2
La latal ignorancia
siglo XVI y oel cual surgieron las religiones protestantes.
En contraste con la concepcion que imperaba hasta la le-
cha, lo propio y especinco oe la Relorma segun Weber, es
el haber acentuaoo el matiz etico y aumentaoo la prima
religiosa conceoioa al trabajo en el munoo, racionaliza-
oo en prolesion.
!9
Weber explica que en aquellos pueblos
en que se expanoio el protestantismo ya existia una cierta
concepcion religiosa oe la prolesion que se ve claramente
renejaoa en las palabras alemana berul ¨ y en la inglesa
calling¨, que poorian ser traoucioas como llamamien-
to¨. En la etica protestante el trabajo se entienoe original-
mente como un llamaoo oe carácter oivino que no pueoe
ser oesatenoioo.
Uno oe los primeros escollos que tuvo que enlrentar el
capitalismo lue la mentalioao traoicionalista¨. El traoi-
cionalismo¨ consistia en ciertas creencias y hábitos que se
encontraban arraigaoos en la epoca precapitalista esen-
cialmente opuestos a la etica oel trabajo y la acumulacion
oe riqueza. Un caso ilustrativo oe este traoicionalismo¨,
senala Weber, se oio en la economia agricola. Con el nn oe
incrementar el renoimiento en tiempos oe cosecha, lo que
resultaba critico para no oejar la proouccion a la suerte
oe las variables climáticas, muchos empresarios agricolas
aumentaron los salarios por unioao cosechaoa. Se espe-
raba que con eso los obreros cosecharian más unioaoes
para generar ingresos extraoroinarios en poco tiempo. Sin
embargo ocurrio exactamente lo contrario. Fara sorpresa
oe los empresarios agricolas el alza oe salarios por unioao
cosechaoa no aumento, sino que oisminuyo el renoimien-
to oe los obreros, quienes en lugar oe incrementar su pro-
ouctivioao, la reoujeron y acomooaron al nuevo salario
trabajanoo solo hasta tener sunciente¨ para mantener su
estilo oe vioa traoicional. La apelacion al sentioo oel lucro
oerivo asi en un completo lracaso.
!9 Max Weber, Lo /ti.o ¡rt··toot· , ·l ··¡irito c·l .o¡itoli·o, Sarpe, Maorio, 198!, p. 9o.
o3
AXEL KAISER
A oilerencia oe ese espiritu traoicionalista¨ nrmemen-
te arraigaoo en la traoicion oe la epoca, los movimien-
tos protestantes anti traoicionalistas entre los que no se
contaba propiamente el luteranismo promovian no solo
el carácter religioso oel trabajo sino la ioea oe la preoes-
tinacion. Segun esta ioea, Dios habia oestinaoo oesoe un
principio a algunos hombres a ser conoenaoos a la muerte
mientras otros serian salvaoos y gozarian oe la vioa eter-
na. Fara la nueva ooctrina protestante los conoenaoos no
pooian ser ayuoaoos ni por sacerootes, ni por iglesia al-
guna y tampoco pooian salvarse por sus obras. Estaban
simplemente peroioos. La unica manera oe oescubrir si lo
que esperaba a caoa cual era la salvacion, era el ejercicio
metooico y sistemático oel trabajo prolesional. El hombre
seria instrumento oel pooer oivino y su trabajo una lorma
oe honrar a Dios y oe ayuoar al genero humano. En ese
contexto, el exito en la prolesion constituia una senal en el
sentioo oe la gracia oivina, es oecir, una prueba oe haber
sioo elegioo para la salvacion. Lo mismo se aplicaba a la
labor oe empresario. A oilerencia oe la concepcion pauli-
na oe la acumulacion oe la riqueza, que la veia como algo
pecaminoso, para el protestantismo esta era el resultaoo
oel cumplimiento oe un oeber con Dios: quien puoien-
oo acumular riqueza no lo hacia incumplia un manoato
oivino. Este nuevo enloque pro riqueza iba acompanaoo
oe un lerreo ascetismo, oerivaoo oe la metooizacion oe
la vioa prolesional como unico camino para obtener o
connrmar la gracia oivina. Ese ascetismo, que en la con-
cepcion cristiana anterior se practicaba solo por los mon-
jes aislaoamente en los monasterios, lue oesarrollaoo por
el protestantismo como un sistema oe vioa para civiles.
Su objetivo lue la racionalizacion oe la conoucta, es oecir,
capacitar a los hombres en la anrmacion oe sus motivos
constantes¨ eoucánoolos en su personalioao. En ese mar-
co la riqueza solo era mala cuanoo incitaba a la pereza o
o!
La latal ignorancia
al goce oe tooos los placeres que ella pooia olrecer, ten-
oencia que era el principal enemigo oe la vioa ascetica
y racional. El consumo era cuioaoosamente restringioo y
la oelensa oel trabajo como obligacion oivina llego a tal
punto que incluso se pensaba que el rico que no trabajaba
no oebia tener oerecho a comer, pues incumplia con su
manoato oivino. Un pasaje oe Richaro Baxter, preoicaoor
puritano que Weber cita en su obra, resulta bastante escla-
receoor respecto a la concepcion protestante oe la riqueza
y el trabajo. El texto oice lo siguiente: Si Dios os muestra
un camino que os va a proporcionar más riqueza que si-
guienoo camino oistinto y lo rechazáis para seguir el que
os enriquecerá menos, poneis obstáculos a uno oe los nnes
oe vuestra vocacion ,calling, y os negáis a ser aoministra-
oores oe Dios y a aceptar sus oones para utilizarlos en su
servicio cuanoo El os lo exige¨.
¯0
Y luego aovierte: Fooeis
trabajar para ser ricos, no para poner luego vuestra rique-
za al servicio oe vuestra sensualioao y vuestros pecaoos,
sino para honrar con ella a Dios¨.
¯1
De esta lorma, la nueva etica protestante no solo rom-
pio con el traoicionalismo¨ en el sentioo oe interpretar
el trabajo como un manoato oivino, sino que aoemás
legitimo la acumulacion oe riqueza que hasta entonces
tenia una connotacion pecaminosa en la traoicion cato-
lica. Esto, por supuesto, signinco una revolucion oesoe el
punto oe vista proouctivo. A la liberacion oel espiritu oe
lucro oe tooas sus trabas se sumo el carácter ascetico oe
la etica protestante, manilestaoo en una restriccion orás-
tica oel consumo, tooo lo cual oerivo como resultaoo en
la acumulacion oe capital. Y como a su vez este no pooia
gastarse inutilmente, entonces solo pooia ser invertioo con
nnes proouctivos multiplicánoose aun más para pasarse oe
generacion en generacion.
¯0 Ioic., p. 197.
¯1 Ioic., p. 198.

AXEL KAISER
En sintesis, pooemos resumir el espiritu oel capitalismo
como la valoracion etica oel trabajo incesante realizaoo
sistemáticamente en la prolesion, la que constituye a la vez
el meoio ascetico superior y la unica comprobacion segura
y visible oe la autenticioao oe la le.
¯2
De lo anterior se si-
gue una conclusion que pooria ser bastante sorprenoente
para muchos oesoe el punto oe vista valorico: el capita-
lismo, como senala el mismo Weber, naoa tiene que ver
con el alán oe lucro ilimitaoo sino tooo lo contrario: este
oeberia consioerarse precisamente como el lreno, o por
lo menos, la mooeracion racional oe este impulso irracio-
nal lucrativo¨.
¯3
A quienes entonces calincaban al capita-
lismo como la nlosolia oe la avaricia¨ Weber responoe
que este es el ioeal oel hombre honraoo y oigno oe creoi-
to¨ y recueroa que capitalismo entenoioo como ambicion
oesmeoioa existio en China, Inoia y Babilonia entre otras
regiones oel munoo.
El caso oel surgimiento oel capitalismo como resultaoo
oe las ioeas religiosas oominantes ensena que las creencias
y valores pueoen ser mucho más pooerosos que el mero
interes inoivioual entenoioo como una ecuacion entre cos-
tos y benencios y que por tanto, a oilerencia oe lo que
plantean ciertas ooctrinas economicas, el ser humano no
se mueve exclusivamente por incentivos.
Asi como en el socialismo lueron las ioeas cultivaoas por
legiones oe intelectuales las que amenazaron con oestruir
la civilizacion occioental, en el capitalismo lueron las ioeas
y creencias oesarrollaoas a partir oe la Relorma, acunaoas
por una larga nla oe pensaoores religiosos y laicos, lo que
permitio vencer el traoicionalismo¨ y cambiar nnalmen-
te la nsionomia economica y cultural oe Occioente.
¯2 Ioic., p.180.
¯3 Ioic., p.2o.
oo
La latal ignorancia
Lo folo.io c· l· io.·oti.·
La lalsa creencia segun la cual nuestro comportamiento es
casi exclusivamente el resultaoo oirecto oe incentivos, es
bastante extenoioa en circulos oe oerecha. Bien puestos los
incentivos oicen, las personas se inclinarán a actuar oe ma-
nera enciente y proouctiva. Esto lo oimos a oiario oe parte
oe empresarios, economistas y politicos en nuestro pais.
Aunque este enloque economico oe la conoucta huma-
na sin ouoa es bastante acertaoo, tambien presenta serias
insunciencias. La más evioente es que no asigna ningun rol
relevante a las ioeas y los valores como lactores oecisivos
oe la conoucta humana. Simplemente asume que existien-
oo ciertas conoiciones oe inlormacion la persona obrará
necesariamente buscanoo satislacer su interes. Asi, el ser
humano siempre actuaria sobre la base oe un cálculo oe
costos contra benencios.
No vamos a repetir lo que se ha expuesto en capitulos
anteriores respecto a la lorma en que las ioeas y los valores
oennen la accion humana, pues ha queoaoo bastante cla-
ro. Basta con recoroar el ejemplo oe Weber sobre la men-
talioao traoicionalista¨ para entenoer que el ser humano
no se reouce a una calculaoora aun cuanoo ciertamente
hay bastante oe eso y que muchas veces la lectura e in-
terpretacion que hace oel munoo pueoe incluso inclinar
su conoucta en una oireccion que lo perjuoique oesoe el
punto oe vista oe su interes.
Douglas North, premio Nobel oe economia que ha sioo
un gran critico oel enloque economico oe la conoucta hu-
mana, anrma que los mooelos mentales que guian la toma
oe oecisiones oe las personas son más complejos y se ven
oirectamente innuenciaoos por variables ioeologicas y re-
ligiosas asi como por prejuicios y mitos oe tooo tipo, lo que
es necesario encausar en instituciones oe mooo oe hacer
viable el mercaoo: las ioeas, ioeologias, mitos, oogmas
o7
AXEL KAISER
y prejuicios tienen importancia porque oesempenan un
papel clave en la toma oe oecisiones y los costos oe tran-
saccion terminan hacienoo que los mercaoos sean muy
imperlectos o que simplemente no existan¨.
¯!

En otras palabras, las ioeas, mitos y prejuicios son capa-
ces oe aniquilar el mercaoo si no existen instituciones ca-
paces oe canalizarlas aoecuaoamente. Esto tiene particu-
lar importancia en los mercaoos politicos oice North, pues
en ellos resulta muy oilicil meoir lo que se intercambia y
por tanto exigir el cumplimiento oe lo prometioo, por lo
que el nivel oe coincioencia entre los intereses oel elector y
las politicas aplicaoas es minimo. Daoa la imperleccion oe
ese mercaoo, lo que termina prevalecienoo como criterios
oe oecision son estereotipos ioeologicos, prejuicios y cues-
tiones que poco tienen que ver con cálculos oe benencios.
Esto ultimo resulta oe relevancia gigantesca para en-
tenoer por que la izquieroa suele triunlar en America La-
tina. North nos avanza la respuesta: como los electores no
pueoen realmente meoir la concoroancia entre sus inte-
reses y las politicas aplicaoas por los gobiernos, entonces
recurren a mitos y estereotipos al momento oe elegir. Y es
sabioo quienes son los campeones oe la mitologia y el ma-
nejo oe las ioeas a traves oel lenguaje. For eso la izquieroa,
aun cuanoo lo haga muy mal en el gobierno, logra salir
elegioa una y otra vez sobre la base oe espejismos como
la justicia social¨, el oiscurso oe la igualoao y su supuesta
preocupacion por los pobres. Y es que, como oice Nor-
th connrmanoo la tesis oel pooer .otro fó.ti. oe las ioeas
oesarrollaoa en un capitulo anterior, tal como ocurre con
la religion y ciertas ooctrinas politicas, las ioeologias son
materia oe le antes que oe la razon y subsisten pese a las
abrumaooras pruebas en contrario¨.
¯¯

¯! Douglas North, ¸Que queremos oecir cuanoo hablamos oe racionalioao?¨, en: R·-
.i·to E·toci· Pooli.· Nº ¯3, Santiago, 199!, p.3.
¯¯ Ioic., p.o.
o8
La latal ignorancia
¸Y que hay oe la oerecha o los sectores no progresis-
tas en este cuaoro? Bueno, como la oerecha no oestina
ni tiempo ni oemasiaoos recursos al munoo oe las ioeas y
piensa casi exclusivamente en terminos oe proouctivioao
convencioa oe que los seres humanos nos movemos solo
por incentivos, entonces logicamente no atrae a las masas.
Al no transmitir ioeas la oerecha no logra conngurar una
ioentioao ni pernlarse como relerente. Feor aun, termina
estigmatizaoa por los mitos y prejuicios que la izquieroa
hábilmente transmite a las masas a traves oe teleseries, ois-
cursos politicos, cáteoras universitarias, columnas oe opi-
nion, etc. Chupasangres, explotaoores, lachos, partioarios
oel gran capital y pinochetistas son algunos oe los concep-
tos con que astutamente la izquieroa ha lograoo ioentincar
a la oerecha chilena. Y a no enganarse, porque esa vision
torcioa es precisamente una oe las consecuencias oel oes-
precio oe la oerecha por la cultura y las ioeas. Es prooucto
oe mucho tiempo sin hacer un trabajo oe imagen.
Ahora bien, si le creemos a North y el ser humano no
solo se mueve por incentivos, oebemos concluir que en el
mercaoo politico especialmente las propuestas tecnicas no
atraerán por si solos a las masas, menos aun en paises con
bajos niveles eoucacionales. Se requiere oe un relato oe lon-
oo que promueva estereotipos, valores e ioeas lavorables a la
socieoao libere como las que oenenoen las oerechas en otras
partes oel munoo. Eso ayuoará a emparejar las cosas en la
lucha por las ioeas y en la contienoa electoral sin la patetica
necesioao oe esperar que un gobierno oe izquieroa termine
arruinanoo al pais para tener opciones oe llegar al pooer.
El ¡c·r ·l·.trol c· lo· ic·o·
Existe una oirecta relacion, aparentemente ignoraoa por
buena parte oe las elites y los sectores oe oerecha chilenos
o9
AXEL KAISER
y latinoamericanos, entre las ioeas transmitioas y la oe-
cision electoral oe las masas. Con North vimos que una
oe las razones oe esta relacion es que en el mercaoo po-
litico los prejuicios y estereotipos ioeologicos constituyen
los criterios oe oecision por excelencia. Si esa anrmacion
la analizamos a la luz oel contexto latinoamericano en el
que Chile se encuentra, la realioao es aun más oramática.
America Latina se caracteriza por una arraigaoa mitolo-
gia izquieroista que hace tremenoamente oilicil el progre-
so. En pocas partes oel munoo el lenguaje, la historia y las
ioeas se oesvirtuan oe la lorma en que se hace en America
Latina y Chile no es la excepcion. No entrare en oeta-
lles, pues sobre esto se ha escrito abunoantemente
¯o
, pero
oire que sienoo este un oato ouro, resulta particularmente
arriesgaoo olvioar la oelensa oe las ioeas y valores nece-
sarios para el progreso oe nuestras socieoaoes. A oileren-
cia oe los paises oesarrollaoos, en Chile y en los paises oe
nuestra region el proyecto oe llegar al oesarrollo penoe oe
un lrágil hilo que es la legitimioao popular oe los sistemas
economicos. For oesgracia, ella suele ser proclive a siste-
mas oemagogicos y populistas que prometen soluciones
mágicas a los problemas sociales oe los que se responsa-
biliza al neoliberalismo¨. Ioeas oe esa especie han vuelto
a tomar vigor en Chile, horaoanoo la legitimioao sobre
la que oescansa el sistema economico que ya oemasiaoas
voces acusan oe neoliberal¨ y responsable oe reprooucir
la oesigualoao. La mutacion oel Estaoo hacia un esquema
intervencionista benelactor que naoa tiene que ver con lo
construioo en la oecaoa oe los ochenta, oa cuenta oe este
lenomeno. De esta manera, la socieoao chilena ha cam-
bianoo lenta pero inexorablemente y oe no revertirse la
¯o Sobre este tema pueoe consultarse mi libro El C/il· ¸o· .i·o· ,Santiago, 2007, cuya
primera parte aboroa esta cuestion. Otros textos oe interes sobre la materia son: El
oooool c·l ¡·rf·.t icito lotiooo·ri.oo oe Alvaro Vargas Llosa, Carlos Alberto Monta-
ner y Flinio Apuleyo Menooza, Foori.oot·· c· oi··rio oe los mismos autores, D·l oo·o
·ol.o¡· ol oo·o r·.lo.ioori oe Carlos Rangel y Co·ot· C/io· oe Anores Oppenheimer.
70
La latal ignorancia
tenoencia lo seguirá hacienoo hasta hacerse irreconocible.
Fero antes oe entrar en las consecuencias oel avance oe
las ioeas estatistas, analicemos oesoe otra perspectiva la
lorma en que ellas, traoucioas en pooer electoral, han ioo
erosionanoo la legitimioao oel sistema economico liberal
imperante en Chile. Robert Dahl, cientista politico y pro-
lesor oe la Universioao oe Yale, explica que hay oiversos
lactores que concurren en la lormacion oe creencias oe
los inoiviouos. Uno oe ellos es el acceso a las ioeas. Fara
tener acceso a una ioea, es necesario que esta lorme par-
te oe nuestro entorno, en otras palabras que nos veamos
expuestos a esa ioea oe manera más o menos regular. El
periooo critico para que esa exposicion surta electos se oa
en la juventuo oe caoa persona, que es el periooo oe ma-
yor receptivioao. En ese momento la innuencia oe quienes
propugnan las ioeas es oe vital importancia y contribuirá
en buena parte a oennir las creencias oe las nuevas gene-
raciones. El colegio, la universioao y la iglesia resultan asi
oeterminantes en quienes están en periooo oe lormacion.
Ahora bien, la lormacion recibioa hará que las personas se
inclinen por ciertas prelerencias politicas representativas
oe las creencias aoquirioas en el periooo lormativo. Dahl
cita el ejemplo oe la innuencia que tuvieron las universi-
oaoes inglesas en la oilusion y cristalizacion oe las ioeas
liberales en el sistema politico oe la Inoia y en las uni-
versioaoes inoias. Fara Dahl, el sistema politico oe tipo
occioental en la Inoia lue la consecuencia oe la lormacion
recibioa por intelectuales, lioeres y oiversos eruoitos en las
universioaoes inglesas, y llega a sostener que si en lugar oe
haber estaoo expuestos los estuoiantes inoios a las ioeas
liberales, lo hubieran estaoo a ioeas antioemocráticas y
antiliberales, oilicilmente en la Inoia se habria abierto el
acceso a una poliarquia.
¯7
En el caso oe Chile ocurrio algo
similar. El sistema economico liberal implementaoo en el
¯7 Robert Dahl, Lo ¡lior¸oio, Tecnos, Maorio, 1989, p. 1¯!.
71
AXEL KAISER
gobierno militar estuvo a cargo oe jovenes que habian es-
tuoiaoo economia en universioaoes norteamericanas, lun-
oamentalmente en la oe Chicago. En ese lugar estuvieron
expuestos oirectamente a las ioeas oe Milton Irieoman,
cuya lorma oe entenoer las politicas publicas y la politi-
ca economica en general inspiro oirectamente el mooelo
introoucioo en Chile. Si en lugar oe Chicago boys la po-
litica economica chilena la hubieran oennioo Moscu boys
o Faris boys, jamás habria existioo el milagro chileno¨ y
la institucionalioao economica actual seria muy oistinta
a lo que conocemos. Iue esa particular y revolucionaria
concepcion oe la economia oesarrollaoa por la escuela oe
Chicago y antes por la escuela austriaca oe economia lo
que permitio a Chile sobresalir en la region. Y muchas oe
esas ioeas son tambien las que rigen la ensenanza oe la
economia en las universioaoes más prestigiosas oel pais
hasta el oia oe hoy.
Del argumento anterior es lácil concluir lo peligroso
que resulta el oesprecio por la cultura y la lormacion in-
telectual. Las obras oe teatro, los libros, la eoucacion en
universioaoes, la musica, el arte, tooo eso contribuye a oe-
nnir la opinion oe las masas y a inclinarlas politicamente.
De este mooo, si la lormacion recibioa en colegios y uni-
versioaoes tienoe a ser oe sello progresista, entonces las
creencias oe quienes se han lormaoo en oichos lugares al
expresarse politicamente tenoerán a hacerlo por quienes
oigan representar proyectos oe izquieroa. De igual mane-
ra el luncionamiento institucional oe un pais responoerá a
las creencias aoquirioas en la lormacion oe quienes las in-
tegran. Farece evioente oice Dahl que las creencias oe
los inoiviouos innuyen en las acciones colectivas y por enoe,
en la estructura y en el luncionamiento oe las instituciones
y oe los sistemas¨.
¯8
Aqui vemos reiteraoa la aovertencia oe
Kristol respecto a la importancia que tienen las ioeas en el
¯8 Ioic., p. 119.
72
La latal ignorancia
luncionamiento oe las instituciones, pero se suma aoemás el
luncionamiento oe los sistemas en general politicos y eco-
nomicos. Asi las cosas no es oe pura casualioao que la iz-
quieroa se empene tan alanosamente en tomarse la cultura
y particularmente en hacerse oe una posicion oominante en
la eoucacion escolar publica y al munoo intelectual. Es que
ellos no creen que la nlosolia, las ioeas, sean inutiles, sino
tooo lo contrario: manejaoas oe lorma inteligente pueoen
ser sumamente utiles e incluso rentables.
Fero hay un segunoo aspecto que oice relacion con el
oesarrollo oe creencias y que resulta oe la mayor relevan-
cia. El exito politico oe una oeterminaoa ioea se relaciona
aoemás, segun Dahl, con el prestigio oe la ioea, es oecir,
con la reputacion oe sus partioarios y oe sus enemigos y
con los exitos y lracasos oe las organizaciones y las perso-
nas que las promueven. No hay ouoa oe que aqui encon-
tramos el talon oe Aquiles historico oe la oerecha chilena
y en general oe las elites chilenas y latinoamericanas que
no se ioentincan con la izquieroa. Y es que, como mencio-
naba anteriormente, la ioea oe oerecha en conjunto con
las ioeas liberales oe esluerzo inoivioual, riqueza y lucro
en nuestro pais y continente siempre han tenioo un pesi-
mo prestigio. La campana sistemática por enlooarlas ha
sioo realizaoa por el progresismo a tooo nivel y con electos
concretos sobre las creencias oe la gente.
For si tooavia queoaran ouoas acerca oel rol esencial
oe los intelectuales y oel gigantesco error oe oespreciar
la activioao intelectual como una cuestion inutil, veamos
lo que oice Dahl al respecto: los intelectuales y eruoitos
ocupan una posicion estrategica en lo que atane a conlerir
o restar prestigio a una ioea, pues intelectuales, cientin-
cos, eruoitos y oemás expertos acreoitaoos conceoen a las
ioeas la valioez necesaria para que las acepten los que no
pueoen investigar por su cuenta¨.
¯9
¯9 Ioic., p. 1¯¯.
73
AXEL KAISER
Más allá oe la obvia concoroancia oe la anrmacion oe
Dahl con las renexiones que hemos visto oe Fopper, Hayek,
Mises y Mill, entre otros, llama pooerosamente la atencion
la expresion que utiliza Dahl para relerirse a los intelec-
tuales. Dice el politologo norteamericano que estos ocupan
una posicion estrategica¨. Con ello se renere a estrategias
oe pooer politico, o lo que se ha llamaoo traoicionalmente
politica arquitectonica¨. En otras palabras, los intelectua-
les ootanoo oe prestigio y reputacion a ciertas ioeas cons-
truyen buena parte oe la platalorma popular necesaria para
que ciertos partioos politicos lleguen al pooer. Son una es-
pecie oe punta oe lanza oe los partioos politicos.
Lo ·co.o.i´o ¡ooli.o .o ¡lotofroo c·l ¡r,·.t
¡liti.-·.o´oi. ¡r¸r··i·to
La izquieroa, como hemos visto ya largamente, es experta
en el manejo oe las ioeas. Lejos oe caer en el cortopla-
cismo tan propio oe las oerechas latinoamericanas, con-
cientemente o no, esta trabaja oesoe la base en proyectos
realmente translormaoores oe la socieoao. En ese sentioo
la escuela y la lormacion intelectual en general son oe vi-
tal importancia. Transmitir e inculcar oesoe la más tem-
prana eoao ioeas estatistas resulta crucial para lograr una
masa critica sunciente que se traouzca posteriormente en
valioso capital politico. Dominar la eoucacion publica y
en lo posible la universitaria y asi la cultura es por ello
una priorioao para el progresismo. La mecánica oe este
proceso lue expuesta en el capitulo anterior, en el que se
analizo la lorma en que se connguran las creencias en la
etapa oe lormacion escolar y universitaria y como estas
se maninestan luego politicamente. La obsesion oe la iz-
quieroa por lortalecer la eoucacion publica y capturar en
general el munoo intelectual y el oe la cultura se explica en
7!
La latal ignorancia
ese contexto. Y este lenomeno no ocurre exclusivamente
en America Latina, sino en casi tooo el munoo occioental
y especialmente en Europa. Veamos algunos ejemplos eu-
ropeos para entenoer como opera en la práctica en pleno
siglo XXI la estrategia concientizaoora oel progresismo.
En un interesante articulo oe Roger Scruton, prolesor
visitante oe varias universioaoes entre las que se cuentan
Cambrioge, Frinceton y Stanoloro, titulaoo Lo /·¸·ooio
iot·l·.tool c· lo i¸¸oi·rco ¡r¸r··i·to`, el autor senala que la
eoucacion en Gran Bretana se encuentra completamente
sesgaoa hacia la izquieroa. Scruton cita como ejemplo uno
oe los textos escolares más estuoiaoos en Inglaterra. Su re-
proouccion resulta interesante para aovertir el tipo oe ioeas
transmitioas a jovenes en proceso oe lormacion y que vere-
mos coincioe con lo que se ensena en paises como Irancia
y Alemania. El texto oice lo siguiente: La oesigualoao oe
pooer y oe los privilegios ha sioo una caracteristica muy
comun, si no, universal, oe las socieoaoes humanas, aun
cuanoo el graoo oe oesigualoao ha variaoo enormemente.
Casi siempre se ha oaoo que algun grupo o grupos han oo-
minaoo o explotaoo a otros grupos. En algunos momentos
oe la historia oe una oeterminaoa socieoao, el pueblo se ha
rebelaoo contra esta oesigualoao y la ha oesanaoo, en otros,
en cambio, ha aceptaoo sumisamente su suboroinacion¨.
o0
El anterior es un emblemático ejemplo oe como las
ioeas socialistas se inculcan oesoe la etapa escolar sin olre-
cer visiones alternativas. Como aovierte Scruton, la lec-
tura marxista oe la historia es evioente en el texto. Este
sesgo izquieroista por lo oemás, se observa en casi tooas
las humanioaoes y se oeriva oe oos prácticas que Scruton
oenuncia. La primera es la instalacion oe un oiscurso aca-
oemico que solo superncialmente se presenta critico, pero
que en el lonoo busca cerrar nlas en torno a ciertas ioeas
o0 Tony Bilton et al., Iotrco.io¸ S.il¸,, Lonores, 1981, en: Roger Scruton, Lo /·¸·o-
oio iot·l·.tool c· lo i¸¸oi·rco ¡r¸r··i·to, en: R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 8¯, Santiago, 2002,
p. 2¯8.

AXEL KAISER
no cuestionaoas. A ella se agrega una segunoa práctica
que consiste en realizar criticas ioeologicas a tooa maniles-
tacion intelectual que no sea progresista. Asi por ejemplo,
se atribuye un carácter autoritario a textos traoicionales y
se ven intereses oe clases oominantes en la promocion oe
ciertas reglas oe conoucta y oeterminaoos valores. Se per-
sigue obsesivamente el pooer¨ en tooo aquello que no sea
alin a la izquieroa acusánoolo oe clasista o paternalista.
Como resultaoo oe estas oos prácticas oice Scruton las
humanioaoes queoan abiertas a una absoluta politizacion,
y la intelectualioao oe la izquieroa progresista controla el
curriculum, el metooo y la ioeologia oe estuoio¨.
o1
Los casos oe Irancia y Alemania no son muy oileren-
tes. El economista alemán Stelan Thiel realizo un estuoio
sobre los textos que oeben estuoiar los alumnos en Iran-
cia y Alemania en sus cursos oe economia. Las conclu-
siones, publicaoas en un interesante articulo en la revista
Fr·i¸o Pli.,, son sorprenoentes.
o2
Segun Thiel, en pleno
siglo XXI millones oe ninos son eoucaoos en el prejuicio y
la oesinlormacion. Las escuelas publicas en ambos paises
han lograoo crear un luerte sentimiento anticapitalista en
la poblacion. Asi por ejemplo, el 200¯ solo un 3oº oe
los lranceses oecia apoyar el sistema oe empresa privaoa,
mientras en Alemania hacia el ano 2007 el apoyo a ioeas
socialistas alcanzaba un historico !7º contra el 3oº oe
1991. Como consecuencia, la expansion oe las ioeas es-
tatistas expresaoas en el mito oel estaoo benelactor han
terminaoo por asnxiar las economias oe ambos paises, los
que en la ultima oecaoa han enlrentaoo niveles oe oesem-
pleo recoro y serios problemas oe enciencia.
Segun reza literalmente un texto escolar en Irancia, el
crecimiento economico impone una lorma oe vioa agotaoora
o1 Roger Scruton, Lo /·¸·ooio iot·l·.tool c· lo i¸¸oi·rco ¡r¸r··i·to, p.2¯9.
o2 Ver: Stelan Thiel, Europe`s Fhylosophy ol Iailure¨, en: revista Fr·i¸o Pli.i,, Ene-
ro-Iebrero 2008. Articulo oisponible en: http:´´www.loreignpolicy.com´story´cms.
php?story_io~!09¯ Ultima visita: ¯-1-2009.
7o
La latal ignorancia
que proouce exceso oe trabajo, estres, oepresion, enlerme-
oaoes caroiovasculares e incluso cáncer¨. Otros textos que
oeben memorizar los estuoiantes lranceses oicen que las
ultimas oos oecaoas han ouplicaoo la riqueza, ouplicaoo
el oesempleo, la pobreza y la exclusion, cuyos electos per-
niciosos constituyen el lunoamento oe un prolunoo males-
tar social¨ y nnaliza anrmanoo que la prosperioao en el
luturo oepenoe oe la regulacion oel capitalismo a escala
planetaria¨. El capitalismo por su parte es oescrito como
brutal¨, salvaje¨ neoliberal¨ y americano¨. Aunque
usteo no lo crea este texto escolar lue publicaoo el ano
200¯.
El ministerio oe eoucacion lrances, por supuesto, ois-
pone que los alumnos aprenoan que el progreso econo-
mico es el responsable oe los males sociales oe los que el
Estaoo oebe proteger a los ciuoaoanos por meoio oe la
regulacion. Aoemás se ensena que el progreso tecnologico
oestruye puestos oe trabajo y que una oe las soluciones a
la perversa globalizacion es aplicar un impuesto global a
la movilioao oe capitales.
En Alemania los cursos oe economia se encuentran ela-
boraoos oesoe el prisma oel connicto entre trabajaoor y
empresario con un especial enlasis en la proteccion oe los
trabajaoores por parte oel Estaoo. A los gerentes y oue-
nos oe empresas se los muestra en caricaturas como al-
coholicos, lumaoores empeoernioos, plutocratas e incluso
vinculaoos al trabajo inlantil. Alusiones al emprenoeoor
exitoso, a las ioeas oe merito y esluerzo prácticamente no
existen segun Thiel. Sobre el problema oel oesempleo los
textos sostienen que el Estaoo es la solucion culpanoo oel
mismo a la tecnologia y los robots. En cuanto al exito oe
China e Inoia, se ensena que este se oebe a la práctica oel
proteccionismo y a la gran cantioao oe empresas en manos
oel Estaoo. For ultimo, la eoucacion publica alemana es
especialmente cuioaoosa en ensenar a los alemanes cuales
77
AXEL KAISER
son sus oerechos¨ como receptores oe asistencia oel esta-
oo benelactor alemán.
Tanto lranceses como alemanes aprenoen en pocas pa-
labras, que el Estaoo crea empleo y el sector privaoo los
oestruye, que los empresarios explotan y el Estaoo prote-
ge, que el mercaoo libre es el caos y el gobierno el oroen
y que la globalizacion es oestructiva. Tooas ioeas que pa-
recen estar caoa vez más oe mooa en Chile y ni hablar oe
America Latina.
Como bien sostiene Thiel, esta lormacion oetermina en
buena meoioa las oecisiones que los estuoiantes tomarán
en su vioa aoulta, tanto las oe proyecto personal como las
politicas. Asi por ejemplo, solo 2 en ¯ alemanes y lrance-
ses preneren ser su propio jele, contra 3 en ¯ americanos.
Mientras tanto las cilras oe emprenoeoores son ! y 8 veces
más altas en Estaoos Unioos que en Alemania y Irancia
respectivamente.
Daoo que los lranceses y alemanes aprenoen a oescon-
nar oel capitalismo y a creer en el Estaoo oesoe la escuela,
al tener que votar muchos sentirán inclinacion oe hacerlo
por quienes propugnan meoioas más estatistas, las que una
vez implementaoas como ocurrio con la jornaoa laboral
oe treinta y cinco horas semanales en Irancia oennen el
exito economico oe un pais.
En el caso oe la ensenanza oe la economia en Chile,
actualmente esta no tiene mayor importancia oentro oe
los contenioos njaoos por el Ministerio oe Eoucacion. Con
anteriorioao a la relorma eoucacional oe 1997, Economia
Folitica era estuoiaoa como una asignatura inoepenoiente
en tercer ano oe ensenanza meoia. La relorma la elimino
como asignatura inoepenoiente oivioienoo sus contenioos
en otros ramos estuoiaoos en primer ano oe ensenanza
meoia. Dos estuoios oel Instituto Libertao y Desarrollo
sobre la ensenanza oe la economia en Chile arrojaron in-
teresantes resultaoos. El primero oe ellos lue realizaoo el
78
La latal ignorancia
ano 200!. En el se concluyo que los textos con que los
alumnos oe colegios publicos chilenos estuoiaban econo-
mia recogian un pensamiento economico y politico con
un sesgo importante en la oireccion regulaoora e interven-
cionista oel Estaoo¨.
o3
El material oe estuoio, agrega el in-
lorme, no recogia el amplio consenso existente en torno a
la conveniencia oe la economia oe mercaoo y planteaban
una vision pesimista y egoista oel capitalismo.
El segunoo inlorme, realizaoo en 200¯, oetecto im-
portantes avances consistentes en la abstencion oe emitir
juicios subjetivos en los textos oe estuoio. Sin embargo,
el mismo inlorme senala que tooavia existe un sesgo en
algunas áreas y que la entrega oe inlormacion incompleta
pueoe llevar a los alumnos a sacar conclusiones equivoca-
oas en temas como la oesigual oistribucion oel ingreso. En
cuanto a los mooelos economicos, el sistema liberal aun
es presentaoo con un sesgo egoista mientras los sistemas
colectivistas y mixtos se plantean como centraoos en el
bien comun. No hay un análisis critico sobre los lraca-
sos estrepitosos oe los sistemas centralmente planincaoos
y tampoco una explicacion oel principio oe subsioiarieoao
oel Estaoo. De hecho, se anrma que oentro oe las lun-
ciones oel Estaoo se encuentra la oe proveer transporte
publico, agua, energia e incluso automoviles. De paso, los
textos hacen tambien una limpieza oe imagen oel gobier-
no oe Salvaoor Allenoe senalanoo que al inicio oe los 70
Chile se encontraba entre los paises con mayor oesarrollo
social oe America Latina. El nivel eoucacional, el sistema
publico oe saluo y el programa masivo oe alimentacion
para escolares constituian uno oe los más avanzaoos en la
region¨.
o!
Tal como se encarga oe aclarar la investigaoora
en el inlorme, el texto oistorsiona la realioao. No viene al
o3 LyD: ¡Qo/ o¡r·oc·o c· ·.ooio oo··tr· oiö· ·o ·l .l·¸i., Inlorme economico Nº 1¯9,
Octubre oe 200¯. Disponible en: www.lyo.com Ultima visita: 30´0!´09.
o! Ioic.
79
AXEL KAISER
caso exponer los oatos con que se reluta el pasaje citaoo,
pero resulta interesante aovertir como opera el trabajo oe
propaganoa a nivel escolar.
En suma, la lormacion que reciben los alumnos en cole-
gios publicos chilenos en economia es escasa y oistorsionaoa.
Sobre la relevancia oe las creencias en torno al merca-
oo y el trabajo, aoemás oe los trabajos oe Douglas North,
existe tooa una vertiente economica lioeraoa por el Nobel
oe economia Eomuno Fhelphs, que plantea que estas son
nnalmente más importantes en el oesempeno economico
oe los paises que lactores como el gasto social, los niveles
oe impuestos y la regulacion laboral. Y estas creencias se
aoquieren lunoamentalmente en el colegio y las universi-
oaoes, es oecir, en el munoo que manejan los intelectuales.
Como chilenos y latinoamericanos oebemos preocupar-
nos el ooble que los europeos por los prejuicios que aoquieren
nuestros estuoiantes en la eoucacion publica y universitaria.
Ello sencillamente porque no hemos alcanzaoo los niveles oe
riqueza y oesarrollo que han alcanzaoo los europeos como
para pooer oarnos el lujo oe oespreciar y oesconnar oel uni-
co camino capaz oe sacarnos aoelante. Incluso los europeos,
si quieren salir oel estancamiento en que se encuentran, ten-
orán que revisar su aproximacion para con el capitalismo a
tooo nivel, partienoo con la lormacion escolar.
Pliti.· · iot·l·.tool·· ¡r¸r··i·to·: ooo ·.i·coc .o.·oi·ot·
Si nos oetenemos a examinar brevemente que partioos o
corrientes politicas cuentan con la mayor cantioao oe in-
telectuales¨ particularmente sociologos, politologos, antro-
pologos y nlosolos, la respuesta es más que evioente. Lo
mismo ocurre si examinamos la cultura en general. Dili-
cilmente encontraremos artistas, escritores o poetas que no
sean oe izquieroa y salvo un par oe universioaoes tampoco
80
La latal ignorancia
el munoo acaoemico constituye la excepcion a esta hege-
monia progresista. Hay tres razones lunoamentales por las
que la cultura, la eoucacion y el munoo intelectual suele
ser oominaoo por la izquieroa. La primera razon es que,
como hemos oicho, las elites sociales y economicas oe oe-
recha oesprecian el munoo intelectual por no ser rentable
en oinero y prolesan un lalso optimismo capitalista. La
mayoria estuoia carreras con enloques estrictamente pro-
ouctivistas y rara vez alguno se proyecta oeoicánoose al
tema intelectual.
La segunoa razon, que tambien hemos mencionaoo, es
que a oilerencia oe lo que ocurre con la oerecha, la iz-
quieroa politica conoce perlectamente la importancia que
tienen las ioeas como agente movilizaoor oe masas. Cuen-
ta por eso mismo con una larga trayectoria acaparanoo la
cultura y los sistemas escolares y universitarios mientras la
oerecha se oeoica a ganar plata connanoo ingenuamente
que sus hijos estarán a salvo en sus colegios particulares.
La tercera razon tiene que ver con los incentivos oe
los intelectuales, sus intereses oe clase¨ oiria Marx. Si la
mayoria oe ellos son oe izquieroa y por tanto oenenoen
un rol intervencionista oel Estaoo se oebe no solo a su real
conviccion en ese sentioo, sino tambien a que el Estaoo les
garantiza un minimo oe salioa. En otras palabras, muchos
intelectuales encuentran en el aparato publico una riqui-
sima luente oe trabajos e ingresos seguros, libres oe los
riesgos oel mercaoo. Antropologos, sociologos, politologos
y otros intelectuales las más oe las veces meoiocres, que
compitienoo en el mercaoo como tooos los oemás sim-
plemente no sobrevivirian, integran numerosas comisio-
nes, universioaoes, organizaciones no gubernamentales y
organismos publicos oe ouoosa utilioao pero que, nnan-
ciaoos oirecta o inoirectamente por el Estaoo, transmiten
ciertas ioeas que pooriamos reoucir a la ioea oe igual-
oao¨ politicamente rentables para quienes los nnancian,
81
AXEL KAISER
es oecir, para los politicos tambien progresistas que con-
trolan el gobierno o parte oe la aoministracion publica.
La simbiosis es perlecta: los politicos oe izquieroa garanti-
zan a traves oel Estaoo trabajos e ingresos a intelectuales
oe izquieroa y por contrapartioa estos se convierten en
veroaoeros activistas politicos oilunoienoo por tooos los
meoios colegios, universioaoes, arte, teleseries, prensa,
etc. las ioeas igualitaristas que los primeros venoen como
esloganes politicos para llegar al pooer. A ello se agrega
una cuota relevante oe envioia oel munoo intelectual oe
izquieroa que consioera inconcebible que un primitivo¨
comerciante oe lrutas gane varias veces más que un ilu-
minaoo¨ cientista social. Esa envioia incrementa los anhe-
los oe igualoao a tooo nivel y en consecuencia las ansias oe
captura oel Estaoo.
El activismo politico oe los intelectuales oe izquieroa
tiene un laoo que es particularmente perverso. Como ne-
cesitan oel Estaoo para contar con ingresos y trabajos se-
guros, entonces oeben promover abiertamente el interven-
cionismo estatal en tooa suerte oe esleras. Sumaoa a sus
lalaces visiones ioeologicas esta necesioao oe subsistencia
sin esluerzo competitivo real los lleva a alimentar una serie
oe escenarios socialmente connictivos a los que ellos mis-
mos se presentan como la solucion. Frobablemente pocos
contribuyeron tanto a agravar el problema inoigena en el
sur oe Chile banoera oe lucha oel progresismo como
los intelectuales oe izquieroa. Y es que la existencia oe
un connicto mapuche¨ expresion lalsa utilizaoa para
oar la impresion oe que se trata oe la lucha oe una et-
nia entera en contra oe un oeterminaoo sistema obliga
al Estaoo a intervenir en aras oe una solucion que respete
la oiversioao, los oerechos ancestrales y una serie oe lor-
mulas en que los progresistas son expertos. For supuesto
para eso son necesarias legiones oe antropologos, sociologos
y otros expertos¨ que el Estaoo supuestamente requiere para
82
La latal ignorancia
enlrentar el problema. Asi, colgaoa oel slogan oe la auto-
nomia inoigena, oe los oerechos ancestrales, oe la justicia
historica y un sin nn oe conceptos las más oe las veces va-
cios pero politicamente rentables, nuestros intelectuales oe
izquieroa se presentan como la solucion a los problemas
que ellos mismos se han encargaoo oe azuzar.
Lo oo·oo¸o c·l ci·.or· i¸oolitori: ol¸ooo· ic·o·
ooti.o¡itoli·to· c· oco
Hemos analizaoo algunas oe las causas por las cuales la
izquieroa ejerce una hegemonia casi total en los circulos
intelectuales y los oiversos ámbitos oe la cultura. Tambien
prolunoizamos en la lorma en que las ioeas sirven como
instrumento movilizaoor oe masas por la via electoral.
Toca ahora analizar la ioea luerza oe la izquieroa progre-
sista, el eje oe su oiscurso politico y la obsesion oe sus inte-
lectuales. Me renero a la ioea oe igualoao. En mi anterior
libro El C/il· ¸o· .i·o·`, anrme que el oiscurso igualitarista
oe la izquieroa es lalaz. Repetire brevemente el argumen-
to en las proximas lineas como mooo oe introouccion a un
análisis más oetallaoo sobre este problema.
La lalacia oe la igualoao en el oiscurso oe izquieroa ra-
oica en el supuesto oe que la igualoao es intrinsecamente
buena. Fara los sectores oe izquieroa la igualoao es bue-
na en esencia y por tanto oebe ser la aspiracion oe tooo
proyecto politico, economico y social y oe tooo esluerzo
intelectual. La lalacia oel argumento queoa al oescubier-
to con una pregunta muy sencilla: ¸Es siempre buena la
igualoao? O lormulaoo en otras palabras, ¸es prelerible la
igualoao social y economica oe Haiti a las oesigualoaoes
economicas y sociales oe Chile?
Fara ser consecuente un progresista que estima que la
igualoao es buena por oennicion oeberá responoer que es
83
AXEL KAISER
prelerible la situacion economica y social oe Haiti, oonoe
hay más igualoao, a la chilena, oonoe hay menos igual-
oao. Forque si la igualoao siempre es buena entonces en
tooos los casos será prelerible a la oesigualoao que, a con-
trario sensu, siempre será mala. La consecuencia oe este
razonamiento lalaz es evioente: es mejor la igualoao en la
pobreza que la oesigualoao en la riqueza.
La historia ha oemostraoo que invariablemente las ver-
tientes progresistas han prelerioo la igualoao en la mise-
ria que la oesigualoao que acompana oe lorma natural
al mercaoo. Los socialismos reales al estilo cubano son el
mejor ejemplo. Esta aversion por la oesigualoao como se
sabe, es la pieora angular oel marxismo, que creyo que el
paraiso en la tierra era posible eliminanoo las oistinciones
oe clase y la propieoao privaoa.
Fero a pesar oel rotunoo lracaso oel socialismo, al que
se ha sumaoo recientemente la crisis oe los estaoos oe bien-
estar europeo, la aversion por la oesigualoao estimulaoa
en gran parte por la envioia no ha sioo superaoa, por lo
que sigue sienoo una amenaza real para la prosperioao oe
paises como los nuestros. En economia y psicologia social
existe una vertiente muy luerte que argumenta, con estu-
oios en mano, que las socieoaoes más oesiguales tienoen a
tener una calioao oe vioa mucho peor y a enlermarse más.
El argumento sugiere que los seres humanos somos tan
sensibles a las oilerencias oe pooer, jerarquias y posicion
que se oan en nuestras relaciones cotioianas, que el oes-
equilibrio en esta materia oeriva en serias enlermeoaoes e
incluso en la muerte prematura. La explicacion es clara-
mente materialista en el sentioo marxista oe la palabra
y aluoe esencialmente a las relaciones oe proouccion y las
relaciones oe clase. ,En esta linea se insertan los textos oe
estuoio oe colegios europeos citaoos más arriba,.
Segun esta corriente oe pensamiento, los lactores llama-
oos psicosociales¨ oennen oe manera oeterminante nuestra
8!
La latal ignorancia
saluo y los procesos biologicos que conoucen a enlerme-
oaoes. Muchas oe nuestras enlermeoaoes, oice la teoria, se
oesencaoenan por lo que pensamos y sentimos acerca oe
nuestra situacion social y circunstancias materiales.

,Aqui
hay que llamar la atencion sobre la luncion que juegan nue-
vamente las ioeas que tengamos sobre nuestro estatus social,.
Richaro Wilkinson, acaoemico británico que ha oeoica-
oo su carrera a la investigacion sobre los electos oe las oes-
igualoaoes oe ingresos sobre la saluo oe las personas, anrma
sin más que aquellas socieoaoes en que las oilerencias entre
ricos y pobres son pequenas son más sanas, oebioo a que
son socieoaoes menos estresantes, menos violentas y menos
hostiles. Wilkinson oice: Las oesigualoaoes en las rentas lo
alectan tooo, oesoe el tipo oe estructura social a la que se
enlrentan los inoiviouos hasta la naturaleza oel oesarrollo
emocional temprano. Las oesigualoaoes socioeconomicas
ejercen un prolunoo electo en la calioao oel entorno social
y oel bienestar psicosocial oe la poblacion¨.
oo
Luego Wilkinson realiza una anrmacion que a mi juicio
representa el mayor peligro en la logica progresista: lo que
oenne la saluo oe una persona y oe la socieoao segun Wi-
lkinson no son los niveles absolutos oe renta y bienestar,
sino la renta relativa y el estatus social¨.
o7
Esta anrmacion es oe relevancia gigantesca y nos lleva
oe vuelta a la lalacia oe la igualoao comentaoa al principio.
Forque si lo que realmente cuenta no son los niveles abso-
lutos oe renta, es oecir, que la persona tenga sunciente para
oarse una buena saluo, una eoucacion razonable y tener
una vivienoa oigna, sino que en realioao lo que oenne nues-
tra saluo es no tener mucho menos que el otro, entonces lo
que importa no es crear riqueza sino garantizar una igual-
oao oistributiva oe la cual oebe hacerse cargo el Estaoo.
o¯ Richaro Wilkinson, Lo· c··i¸oolcoc·· ¡·r¡oci.oo, Eoitorial Critica, Barcelona, 2001, p. 10.
oo Ioic., p.1!.
o7 Ioic., p.23.

AXEL KAISER
Tenemos asi que es prelerible la igualoao en la pobreza que
la oesigualoao en la riqueza. Con este argumento la lalacia
oe la igualoao encuentra sustento cientinco. Ahora bien,
como la saluo es un tema oe politicas publicas, entonces
corresponoe al Estaoo resolverlo y por tanto corregir las
oesigualoaoes en aras oe procurar una convivencia social
y saluo inoivioual mejor. Y para eso oebe intervenir, como
oeciamos, con una propuesta caoa vez más reoistributiva y
estatista. Wilkinson plantea que el problema se oa lunoa-
mentalmente en aquellos paises oonoe el nivel oe ingreso
signinca mucho en la jerarquia social, precisamente el caso
oe Chile y los paises latinoamericanos.
Disminuyenoo los niveles oe oesigualoao oice Wilkin-
son, no solo oisminuirán las enlermeoaoes, la mortalioao
prematura, el estres y muchos otros males, sino tambien las
tasas oe homicioios, la hostilioao y la violencia en general.
Fara evitar tooo ello hay que oesmontar las estructuras oe
oominacion¨ que existen en las socieoaoes jerarquizaoas y
establecer relaciones sociales más horizontales, lo cual solo
es posible oe lograr oisminuyenoo la brecha entre ricos y
pobres. Esto, como es logico, solo pueoe hacerse nivelanoo
hacia abajo, es oecir, empobrecienoo a los que tienen más
para oistribuir entre los que tienen menos. Ese es el mooo
oe superar la jerarquia social, que segun esta vertiente so-
ciologica y oe la sociologia marxista en general se basa
en el pooer, la coaccion, y el acceso a los recursos sin tener
en cuenta las necesioaoes oe los oemás¨.
o8
Fara Wilkin-
son la unica lorma oe que exista la amistao, pieza clave
oe la saluo humana y social segun oice, es eliminanoo el
estatus social y reemplazánoolo por posiciones oe recipro-
cioao y reconocimiento oe las necesioaoes oe los otros. Y
ante la objecion segun la cual la violencia se oa principal-
mente entre pobres, que son iguales, la teoria responoe
que tambien es una lorma oe violencia oejar al pobre sin
o8 Ioic., p.39.
8o
La latal ignorancia
vivienoa, comioa o eoucacion. Se trataria oe una vio-
lencia institucional¨ oe los ricos contra los pobres que los
haria sentir humillaoos y avergonzaoos. For eso preoomi-
naria la violencia en los estratos sociales bajos, pues es la
lorma traoicional oel ser humano para intentar restaurar
su oignioao. Veamos la siguiente anrmacion oe Wilkinson:
La violencia ha sioo siempre el mooo en que los hombres
han intentaoo oelenoer su honor y conservar su prestigio.
Esto explica por que suceoe con mayor lrecuencia entre los
que se encuentran en la parte inlerior oe la escala social,
ya que está luertemente relacionaoa con la oesigualoao en
la renta y tienoe a oesencaoenarse en situaciones en las
que la persona siente que su oignioao ha sioo atropellaoa.
Una amplia oilerencia en la renta signinca que la gente
ha sioo excluioa oe los puestos oe trabajo y salarios, que
constituyen el origen habitual oe la posicion social. Las
acusaciones oe inleriorioao hacen a las personas mucho
más sensibles en el tema oe respeto y oignioao. For consi-
guiente, el hecho oe que el oelito violento este relacionaoo
con la oesigualoao, inoica que lo que realmente importa
en la privacion relativa no es tanto el bajo nivel oe vioa en
si, sino la alrenta a la oignioao y el respeto, y la acusacion
oe inleriorioao que acompana a la pobreza relativa¨.
o9
En pocas palabras, no importa cuanto tengo yo, si usteo
tiene mucho más y por tanto una posicion social superior
yo me sentire agreoioo y humillaoo y en el intento oe res-
taurar mi oignioao tenoere a la violencia. O oicho oe otra
lorma: peor que tener poco es tener menos que otro, por
tanto, es mejor y más sana una socieoao oonoe muchos
tengan poco pero en cantioaoes similares que una oonoe
muchos tengan más pero con granoes oilerencias.
Estas por cierto no son oe ioeas obsoletas, sino oe ulti-
ma mooa entre cientistas sociales, politicos y economistas
en el munoo entero.
o9 Ioic., p. !7.
87
AXEL KAISER
Una linea similar a la anterior es la que promueve Ri-
charo Layaro, prolesor oe la Lonoon School ol Econo-
mics y experto en lo que se ha llamaoo economia oe la
lelicioao¨.
70
Al igual que Wilkinson, Layaro, un critico oel
capitalismo, anrma que lo importante para la lelicioao
no son los ingresos en terminos absolutos sino relativos.
Segun Layaro, nuestra incapacioao para sentirnos satis-
lechos con lo que tenemos nos conoena a una rat race¨
,carrera oe ratas, enlermiza. El argumento sostiene que
alcanzaoo un cierto nivel oe riqueza 1¯ mil oolares oe
ingreso per cápita, el enriquecimiento extra paraoojica-
mente no aumenta la lelicioao en la socieoao sino que la
oisminuye. Esto se conoce como la paraooja oe la pros-
perioao o paraooja oe Easterlin y pooria lormularse en
terminos simples oe la siguiente manera: aunque mi si-
tuacion mejore me sentire peor, pues la oe otro mejoro
más y por tanto no poore estar satislecho con mi nueva
situacion. La solucion entonces, oice Layaro, es aumentar
impuestos para oesincentivar el trabajo ouro, oesacelerar
la movilioao y oisminuir las oesigualoaoes oe ingresos que
nos hacen inlelices, es oecir, lomentar un abierto inter-
vencionismo estatal. Esto, anrma Layaro en concoroancia
con Wilkinson, nos hará más lelices y más sanos.
En Chile parte importante oel munoo progresista mo-
oeraoo sigue esta linea y es observable tanto en sus ois-
cursos como en los análisis más elaboraoos oe sus intelec-
tuales a traves oe papers y columnas oe opinion. En una
columna publicaoa en el oiario El Mercurio¨ el prime-
ro oe noviembre oe 200¯, uno oe los máximos relerentes
intelectuales oe la izquieroa chilena, el sociologo Eugenio
Tironi, senalaba citanoo oirectamente un libro oe Richaro
Layaro, que: Europa continental goza oe tasas oe lelicioao
70 Ver: Richaro Layaro, Ho¡¡io···, /o· ·.iol ·.i·o.· o .lo·.,Conlerencia presentaoa en
la Lonoon School ol Economics ano Folitical Science, Marzo oe 2003. Disponi-
ble en: http:´´cep.lse.ac.uk´events´lectures´layaro´RL030303.pol Ultima visita:
10´01´2009.
88
La latal ignorancia
bastante mayores que Estaoos Unioos. ¸For que? Forque
hay menor nexibilioao, competencia y oesproteccion ,o
lo que es lo mismo, mayores graoos oe rigioez, preoicti-
bilioao y amparo,, porque trabajan menos horas, porque
mantienen un estilo oe vioa oonoe la libertao se alcanza
en la comunioao y no en la libertao que oa la lortuna inoi-
vioual, oonoe se privilegia la pertenencia y no la autono-
mia, la estabilioao y no la movilioao. Esto agrega Tironi
hace que exista más connanza, más segurioao y relaciones
humanas oe más calioao¨.
En otras palabras, para ser más lelices oebemos traba-
jar menos, tener mercaoos laborales más rigioos, ser me-
nos competitivos y someter nuestras prelerencias a los oic-
taoos oe la comunioao.
El oe Tironi es tan solo un ejemplo oe lo que promueve
el progresismo en Chile. Otros ejemplos serán analizaoos
más aoelante. For ahora oigamos que hay argumentos
suncientes para oestruir planteos igualitaristas y antica-
pitalistas como los presentaoos. En electo, oe acueroo a
Harris, encuestaoora oe lama munoial, el o¯º oe los esta-
oounioenses el ano 2003 veia su luturo personal con opti-
mismo lactor esencial oe la lelicioao contra un !!º oe
los europeos, cuyas socieoaoes son mucho más igualitarias.
Al mismo tiempo un ¯8º oe estaoounioenses se oeclara-
ba satislecho con sus vioas contra un magro 33º en la
benelactora comunioao europea.
71
Bastarian esas cilras
para hacer tambalear el argumento oe la segurioao y el
incremento oe impuestos. La veroao es que las socieoaoes
son más lelices en la meoioa en que se enriquecen porque
aumenta el control oe las personas sobre su vioa y aumen-
ta su libertao. Una persona con mayores ingresos pueoe
oarse el lujo incluso oe reoucir su horario oe trabajo como
oe hecho ocurrio con el !8º oe los norteamericanos entre
71 Johan Norberg, ¸Qoi/o ci.· ¸o· ·l cio·r o ·· ¡o·c· .o¡ror lo f·li.icoc., articulo oisponi-
ble en: http:´´www.elcato.org´nooe´138 Ultima visita: 19´12´2008.
89
AXEL KAISER
los anos 1998 y 2003. Es más, en el ultimo siglo la jornaoa
oe trabajo semanal promeoio en Estaoos Unioos oisminu-
yo en un !0º gracias a la acumulacion oe riqueza.
72

Un estuoio particularmente oecioor en estas materias
lue realizaoo por la Universioao oe Fennsylvania el ano
2008. Xavier Sala-i-Martin, prolesor oe la Universioao oe
Columbia, senala que segun este estuoio en el 80º oe los
casos la gente oe los paises ricos oeclara ser más leliz que
en los paises pobres.
73
Otros oatos interesantes arrojaoos
por el estuoio senalan que en los paises ricos la propor-
cion oe personas que oice haber sonreioo en las ultimas
2! horas es mucho mayor que en los paises pobres y que
en promeoio la gente oe oerecha es más leliz que la oe
izquieroa. Esto ultimo se explicaria porque en la oerecha
las personas tienoen a ser más religiosas y a estar casaoa
en mayor proporcion que en la izquieroa.
7!
Asi, a igualoao
oe ingresos, las personas casaoas y religiosas muestran ser
más lelices.
En nn, las criticas son multiples y van oesoe oatos esta-
oisticos ouros hasta cuestiones teoricas en torno a la lelici-
oao. No es el objeto oe un libro centraoo en la importancia
oe las ioeas aboroar con prolunoioao oiscusiones oe natu-
raleza tecnica. Resulta en tooo caso necesario oestacar que
oetrás oe los planteamientos presentaoos existen horoas
oe intelectuales progresistas oe oiversas oisciplinas promo-
vienoo sus ioeas con el objeto oe aumentar la intervencion
oel Estaoo y combatir¨ las oesigualoaoes. Lo que acabo
oe presentar son ioeas muy oe mooa en el munoo progre-
sista y particularmente peligrosas para paises en vias oe
oesarrollo incapaces oe soportar cargas estatales elevaoas.
72 Ver: Jerry Joroan, )o· .r·otio ooc ¸.·ro·ot ¡li.,, articulo oisponible en: http:´´www.
cato-at-liberty.org´2009´01´12´making-work-oestroying-wealth´ Ultima visita
27´03´2009.
73 Xavier Sala-i-Martin, Dio·r , f·li.icoc, articulo oisponible en: http:´´www.elcato.
org´nooe´3733 Ultima visita: 19´12´2008.
7! Ioic.
90
La latal ignorancia
No oebemos equivocarnos en eso: los niveles oe oesigual-
oao existentes en Chile son simplemente intolerables para
quienes se llaman a si mismos progresistas¨ y creen en su
ioeal igualitario. El proyecto oe lormar un estaoo social
oe oerechos¨ o una socieoao oe garantias¨ se inserta en
la logica oe corregir las oesigualoaoes sociales que para
la izquieroa son la luente oe casi tooos los males en la
socieoao y oe paso asegurarse una platalorma oe pooer
permanente.
Un punto importante en este contexto, oice relacion
con el hecho oe que las elites sociales son el objetivo oel
oiscurso politico e intelectual estatista. A los ojos progresis-
tas son ellas las que hacen oel pais un antro oe oesigualoao
con sus colegios privaoos, sus reoes oe pooer social, su ais-
lamiento en los barrios altos, sus grupos religiosos oe elite,
sus universioaoes oesconectaoas oe la realioao, sus clubes
sociales, su obsesion por los apellioos y su preoileccion por
personas oe buen barrio y aspecto europeo. Ellas son y se-
rán siempre la luente que alimenta el oiscurso igualitarista
que se nutre oe paso especialmente bien oe la envioia que
caracteriza la cultura nacional.
La segunoa oerivaoa oe este oiscurso igualitarista, po-
liticamente muy rentable por cierto, se verinca en las po-
liticas publicas. El incremento oel tamano oel Estaoo y la
consecuente asnxia oe la economia son electos oe este ois-
curso y proyecto igualitario. Si la proouctivioao en Chile
se oesplomo en un 3,8º en el periooo 199o-2000 situán-
oose en un magro 0,2º, para luego caer nuevamente en
los anos 200o y 2007 ubicánoose en un -0,7º y -0,3º res-
pectivamente cerranoo el 2008 con un -0,¯º,

no es por
circunstancias lortuitas. Tampoco lo es el hecho oe que el
crecimiento economico promeoio a partir oe nnes oe la
oecaoa oe los noventa haya sioo la mitao al oe la oecaoa
7¯ Cámara oe Comercio oe Santiago, Inlorme Economico, Abril 2008, oisponible en:
http:´´www.ccs.cl´html´inlorme_economico_nles´0!º20º20proouctivioaoº20
17-0!-08.ooc Ultima visita: 23´01´2009.
91
AXEL KAISER
previa. Los economistas suelen queoarse solo con las cilras
y culpar a malas politicas laborales o regulaciones inen-
cientes oe la preocupante peroioa oe competitivioao oe
nuestra economia. Lo que muchos oe ellos no ven, es que
oetrás oe esta peroioa oe competitivioao, cuyos origenes
son anteriores a la crisis economica oe 2008, lo que hay
son ioeas. En electo, oetrás oe esos numeros se encuentra
la reinstalacion oel proyecto progresista reoistributivo que
pretenoe acabar con la oesigualoao a traves oe la inter-
vencion estatal. Son ioeas como las oe Wilkinson y Layaro
que oe lorma más o menos consciente mueven a politicos
e intelectuales oe izquieroa. Esas ioeas son las que han
gobernaoo la evolucion economica y social con crecien-
te innuencia oesoe los 90 solocanoo las pretensiones oel
pais oe llegar al oesarrollo. Son las mismas ioeas que lleva-
ron a legislaciones garantistas en materia procesal penal,
inspiraoas en una vision marxista oel oelincuente como
una persona humillaoa por la socieoao que no le ha oaoo
oportunioaoes y que oelinque para reanrmar su oignioao.
Tambien esas ioeas alteraron oesoe nnes oe los 90 el clima
laboral, agitanoo el sinoicalismo y promovienoo legisla-
ciones anti empresariales en aras oe la supuesta protec-
cion oe oerechos¨ oe los trabajaoores. La lista oe ejemplos
es larga. Solo oigamos para terminar que el oiscurso igua-
litarista responoe a ioeas que están gobernanoo la evolu-
cion social en Chile, encaminánoolo, oe un pais más libre
y prospero a uno menos libre y caoa vez más estacanoo y
oecaoente. Lo que queoa por ver es como se va a maniles-
tar en el luturo socialmente esta exacerbacion oel oiscurso
igualitarista. En un pais semi oesarrollaoo y oesigual como
Chile, jamás se oebiera olvioar la importancia oe las ioeas.
93
CAFITULO II:
Chile nuevamente en la penoiente oel estatismo: el
avance oe las ioeas oe izquieroa y el resquebrajamiento
oel consenso en torno al sistema economico liberal
Es habitual que se aprecien muy bien los oanos prooucioos
por las corrientes ya oebilitaoas y pasaoas oe mooa, que se
estigmaticen con horror las lesiones gravisimas que ellas le
han inlerioo al sentimiento oe la justicia, y que en cambio
no se perciban, o se excusen, o se conoenen muy oebilmente,
los oanos análogos que proouce o amenaza con prooucir la
corriente que está en boga. Se grita y se proclama que se ha
lograoo la libertao, que la tormenta ha pasaoo, cuanoo en
veroao esta no ha hecho más que cambiar oe oireccion y, si
cabe la metálora, oe lorma y color¨.
Gaetano Mosca
No oeja oe llamar la atencion cuánto han ganaoo terreno
visiones que hasta hace pocos anos eran muy minoritarias. Hoy,
al aglutinarse, se constituyen en relerentes que obligan a reooblar
esluerzos para oesvirtuar las ioeas que, lunoaoas en concepciones
munoialmente oesechaoas, se obstina en proponer este grupo¨.
Conclusion oel Io·titot Lio·rtoc , D··orrll luego oe analizar
oiversas propuestas oe relorma constitucional planteaoas
por un grupo oe politicos e intelectuales vinculaoos a la
Concertacion el ano 2008.
7o
7o Ver: LyD: R·froo· o lo Co·tito.i´o: ¡Coooi· o·.··ori·., Documento Nº 903, enero oe
2009. Disponible en: http:´´www.lyo.com´LYD´inoex.aspx?channel~37¯7
9!
La latal ignorancia
C/il· , ·l fo c· lo /i·trio: lo r·tiroco c· lo· ic·o· lio·rol··
En páginas anteriores mencione el oesprecio que existe en-
tre las elites sociales, economicas y politicas oe oerecha por
el quehacer intelectual y la cultura en general. Sostuve que
este oesprecio se lunoa en la arraigaoa y extenoioa ioea oe
que la labor intelectual no es lucrativa o util¨, mentalioao
propia oe la etapa materialista que, salvo excepciones, no ha
sioo superaoa. Sin embargo, parece que existen otras razones
por las que las elites nacionales, incluioos muchos acaoemi-
cos que pertenecen o se relacionan oirectamente con ellas, se
han consagraoo a una explotacion netamente proouctivista
oel intelecto. Veamos cuales son esas razones.
En el escaso munoo intelectual no progresista que exis-
te en Chile lunoamentalmente economistas la lucha por
las ioeas ha oejaoo oe tener sentioo me parece, por una
razon oe contingencia historica. Las oecaoas oe los sesen-
ta, setenta y ochenta como es sabioo, estuvieron especial-
mente marcaoas por la Guerra Iria. El connicto entre oos
granoes propuestas ioeologicas, el marxismo leninismo
por una parte, y el capitalismo oemocrático por otra, si-
tuaron la esencia oe la oiscusion en las ioeas. En ese con-
texto Chile emergio como el primer pais oel munoo en
plantear la alternativa oemocrática al socialismo al elegir
por primera vez en la historia munoial a un presioente
marxista. Ironicamente, mil oias oespues oe esa eleccion,
Chile lue tambien el primer pais oel munoo en abanoonar
el socialismo e implementar el sistema economico más re-
volucionario oel siglo XX. Me renero al exitoso mooelo oe
los Chicago boys y su relerente Milton Irieoman, imitaoo
luego por Ronalo Reagan y Margaret Thatcher en Esta-
oos Unioos e Inglaterra respectivamente. Aunque ampa-
raoos en un gobierno militar, los economistas chilenos oe
entonces entenoian que la recuperacion oe Chile se tra-
taba oe una lucha que trascenoia lo meramente tecnico.

AXEL KAISER
Habia que convencer a la ciuoaoania oe que el sistema ca-
pitalista era el camino no solo hacia una mejor calioao oe
vioa, sino tambien hacia la libertao. Esta ioea, a oilerencia
oe lo que se oiga hoy, era y es oe la esencia oel capitalismo,
como está por lo oemás maninestamente claro en la obra
oe Milton Irieoman Co¡itoli·o , lio·rtoc. En esa linea se
hicieron notables esluerzos por proveer oe respaloo ciuoa-
oano a las revolucionarias relormas implementaoas bajo
el gobierno militar, las que se explicaban cuioaoosamen-
te y oe lorma básica en eoitoriales, columnas oe opinion,
universioaoes, seminarios y otros meoios. En ese contexto
se creo el Centro oe Estuoios Fublicos, oonoe se oeoica-
ban extensas jornaoas y revistas al pensamiento oe Hayek,
Irieoman y otros granoes oelensores oel capitalismo y oel
munoo libre. El oebate oe entonces era lunoamentalmen-
te oe inoole nlosonco-economico y nlosonco-politico.
Con el termino oe la Guerra Iria, que coincioio con
el retorno oe la oemocracia al pais, la anterior preocu-
pacion por las ioeas oesaparecio aceleraoamente. El cli-
ma preoominante en los 90 era que el capitalismo habia
triunlaoo oennitivamente y que el sistema estaba no solo
reivinoicaoo por la historia y legitimaoo moralmente, sino
tambien, en el caso chileno en particular, amarraoo juri-
oicamente. La sensacion oe triunlalismo era intensa y ex-
tenoioa al punto que el celebre politologo norteamericano
Irancis Iukuyama, entonces luncionario oel Departamen-
to oe Estaoo americano, anrmo que el munoo asistia al
nn oe la historia¨. Segun Iukuyama, la ioea oe Occioen-
te, expresaoa en el capitalismo y la oemocracia, se habia
impuesto oennitivamente: el triunlo oe Occioente, oe la
ioea occioental, es evioente, en primer lugar, en el total
agotamiento oe sistemáticas alternativas viables al libera-
lismo occioental¨, escribia Iukuyama.
77
Y luego anrmaba:
77 Irancis Iukuyama, ¸El nn oe la historia?¨, en: R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 37, Santia-
go, 1990, p.o.
9o
La latal ignorancia
Lo que pooriamos estar presencianoo no solo es el nn oe
la guerra lria, o la culminacion oe un periooo especinco oe
la historia oe la postguerra, sino el nn oe la historia como
tal: esto es, el punto nnal oe la evolucion ioeologica oe la
humanioao y la universalizacion oe la oemocracia liberal
occioental como la lorma nnal oe gobierno humano¨.
78
Estas anrmaciones merecen un análisis oetenioo por
sus alcances y consecuencias. Aunque parezca una obvie-
oao, Iukuyama tenia razon cuanoo aovirtio que la Guerra
Iria lue lunoamentalmente un connicto oe ioeas y no oe
propuestas tecnico economicas o politicas sin más. En ese
sentioo acerto al senalar que el triunlo oel liberalismo era
lunoamentalmente el triunlo oe ciertas ioeas, algo que hoy
parece olvioaoo. El problema sin embargo, empieza en la
segunoa parte oe la anrmacion, especincamente en la tesis
oe que la oemocracia liberal occioental y el sistema capi-
talista serian la lorma nnal oe gobierno humano¨. Esta
anrmacion sugiere, como es lácil aovertir, que las ioeas
liberales habian llegaoo para queoarse y prevalecer en el
munoo, anrmacion que oeriva oe un optimismo histori-
cista raoical que es lalso y extremaoamente peligroso. Es
lalso porque no existen ioeas oennitivas en el munoo que
se instalen y perouren por la mera oisposicion oe leyes
historicas cuya existencia es por lo oemás inoemostrable
,este argumento seria sunciente para oerrumbar la tesis
oe Iukuyama,. Las ioeas surgen por oiversas razones oe
mentes tan complejas como oiversas y en cualquier perio-
oo historico, gobernanoo, como vimos más atrás, la evo-
lucion social en esto Iukuyama oemuestra alejarse oel
creoo liberal y sin reconocer necesariamente limites en la
realioao exterior.
Fero la tesis oe la inevitabilioao oel triunlo oe la ioea
liberal es, aoemás oe lalsa, peligrosa y ha causaoo un grave
oano al mismo sistema que pretenoe ensalzar. La razon es
78 Ioic., pp. o-7.
97
AXEL KAISER
la siguiente: si le creemos a Iukuyama y nos oejamos con-
tagiar por el optimismo capitalista, como ocurrio en Chile
y en muchas partes oel munoo, lo primero que haremos
luego oe oarnos por venceoores será colgar los guantes y
abanoonar la lucha por las ioeas. Despues oe tooo no tiene
sentioo seguir preoicanoo las ioeas oe libertao y economia
abierta si estas han triunlaoo oe manera oennitiva e irre-
meoiable. Ganamos para siempre. Asi, abanoonamos los
esluerzos por persuaoir, mantener y oirigir la evolucion
social a traves oe las ioeas annes en este caso al capita-
lismo oemocrático y al estilo oel historicismo, connamos
en una suerte oe inlalible piloto automático. Esto es lo que
aparentemente ocurrio en Chile. Se asumio que el libe-
ralismo economico o, en otras palabras, que las ioeas oe
Irieoman, Hayek y Mises por mencionar algunos, habian
vencioo para siempre y que entonces ya no era necesario
recoroarlas ni oelenoerlas. La le en el consumo oe las ma-
sas reemplazo la necesioao oe alimento intelectual a traves
oe valores e ioeas y se conno en que los socialistas habian
aprenoioo la leccion. Tooo esto se vio connrmaoo cuan-
oo la centroizquieroa, que en el pasaoo habia abrazaoo el
marxismo, llego al pooer el ano 90 asumienoo el compro-
miso oe respetar el sistema economico imperante, que por
lo oemás se encontraba anclaoo en la constitucion oel 80 y
en una serie oe leyes e instituciones hereoaoas oe tiempos
oel gobierno militar.
Como era oe esperar, este triunlalismo capitalista oerivo
en una oeposicion oe las armas ioeologicas y en el reemplazo
oe la oelensa oe ioeas por un empobrecioo enloque tecnico
proouctivista que se oesmarco casi completamente oe sus lun-
oamentos. El eje oe los think tanks cambio oel munoo oe las
ioeas al oe la economia como oisciplina pura y sobre tooo
a las politicas publicas. En las universioaoes prácticamente
oesaparecieron los cursos oe pensamiento economico reou-
cienoose tooo a cuestiones oe tecnica economica y estrategias
98
La latal ignorancia
proouctivas. Al conversar con egresaoos post Guerra Iria
oe escuelas oe negocios y economia oe las mejores uni-
versioaoes oel pais, llama la atencion lo poco o naoa que
saben oe las renexiones no economicas oe Irieoman o Ha-
yek. Se olvioo asi en nuestro pais la sentencia oe Hayek
segun la cual un economista que es solo economista ni si-
quiera pueoe ser buen economista.
Como resultaoo oe este proceso no solo las elites socia-
les no progresistas, sino tambien el grueso oe las nuevas eli-
tes acaoemicas no conneren la importancia que merece al
munoo intelectual y cultural. Y como nnalmente las elites
economicas, acaoemicas y politicas annes a la oerecha se
encuentran emparentaoas o por lo menos estrechamente
relacionaoas, inevitablemente la oerecha politica ha caioo
en ioentica y politicamente latal práctica. Su lrio oiscurso
tecnocrático y completa ausencia oe mensajes oe lonoo es
el sintoma más emblemático oe este mal.
La sensacion oe que la victoria estaba sellaoa y que oe
ahora en aoelante queoaba solo oeoicarse a ganar oine-
ro manilestacion oel optimismo lukuyamiano¨ oejo el
campo libre para que paulatinamente ioeas que se creian
superaoas, comenzaran a rebrotar en nuevas versiones.
Asi comenzaron a avanzar imperceptiblemente las ioeas
socialistas en nuestro pais oesoe el retorno mismo oe la
oemocracia, aprovechanoo el manejo oel pooer politico,
mientras las elites sociales se oeoicaban a ganar oinero,
las acaoemicas innuian en oiscusiones publicas oe carác-
ter tecnico las más oe las veces sin el exito esperaoo y
las politicas no entenoian por que no lograban concitar
mayor aohesion en las masas. Con el tiempo el avance oe
estas ioeas, al principio casi imperceptible, lue hacienoose
evioente. Ya en el gobierno oe Ricaroo Lagos el oiscurso y
las politicas igualitaristas e intervencionistas eran evioen-
tes intensincánoose en el gobierno oe Michelle Bachelet.
La logica oe la lucha oe clases se reinstalo sutilmente por
99
AXEL KAISER
oiversas vias imperceptibles para las elites oe oerecha,
esencialmente ciegas a variables culturales. Las senales
lueron oiversas. La primera senal concreta en el gobier-
no oe Lagos lue la ley, oe ouoosa constitucionalioao por
lo oemás, que obligaba a los clubes oeportivos privaoos a
prestar sus instalaciones para el uso oe colegios publicos
so pena oe pagar contribuciones altisimas por terrenos sin
valor comercial. Curiosamente, naoie se escanoalizo por
esta meoioa más allá oel costo involucraoo para los socios
oe los oiversos clubes. Otra senal lue el proyecto oe ley oel
gobierno oe Lagos que pretenoia imponer la oonacion a
las empresas inmobiliarias oel ¯º oe sus terrenos para la
construccion oe vivienoas sociales. A ello se suman una
serie oe iniciativas laborales como la ley oe subcontra-
tacion¨ amparaoas oirectamente en el supuesto carácter
explotaoor oe las empresas subcontratistas. En eoucacion
por otra parte, hubo serias propuestas en el gobierno oe
Bachelet para eliminar el lucro y aniquilar asi la eoucacion
semi privaoa muchisimo más exitosa que la publica. Otros
temas que antes naoie se habria atrevioo siquiera a poner
en cuestion comenzaron a oiscutirse. Asi en 2007 varios
senaoores oe la Concertacion plantearon la necesioao oe
revisar la autonomia oel Banco Central, mientas en 2008
senaoores tambien oncialistas propusieron nacionalizar
tooas las aguas entreganoo su control al Estaoo. En la mis-
ma linea se inserta la propuesta oe senaoores oncialistas
oe estatizar el transporte publico oe Santiago y la oe crear
una AIF estatal a las que en 2009 se agrego la trasnochaoa
propuesta oe la DC oe relormar la constitucion para que
el Estaoo puoiera intervenir las empresas con problemas
nnancieros. Tooas estas ioeas y otras más, habrian sioo
impensables siquiera oe consioeracion a principios oe los
90. Veinte anos oespues, aunque resistioas, estas no pare-
cen escanoalizar oemasiaoo ni a la opinion publica ni a las
elites economicas y politicas en general, lo que inoica una
100
La latal ignorancia
preocupante aceptacion oe las ioeas oe izquieroa. Muchas
oe ellas se han cristalizaoo a nivel legislativo, oejanoo aun
más en evioencia el hecho oe que la evolucion social en
Chile está sienoo crecientemente oennioa por el pensa-
miento oe izquieroa.
De esta lorma, mientras algunos ganaban oinero, el
progresismo chileno se rearticulaba, no sin oincultaoes,
con el objeto oe oesintegrar el ultimo bastion oe lo que
consioeran la sucia herencia oe la oictaoura militar, a sa-
ber, el sistema economico liberal lrieomaniano.
En suma, el abanoono oe la lucha por las ioeas ha sioo
consecuencia oe un optimismo lalaz que aoormecio a tooo
un sector oel pais aquel que originalmente lo saco aoe-
lante mientras el otro avanzaba graoualmente para lo-
grar la instalacion oe un autentico y renovaoo proyecto
progresista¨ en lo valorico y lo economico. Veamos en
que consiste.
El ¡r,·.t ··toti·to c· lo i¸¸oi·rco ./il·oo: oo r·.·locr iofro·
·looroc ¡r Mic·¡loo , lo Uoi.·r·icoc c· C/il·
El ano 2000, recien comenzanoo el gobierno oel socialista
Ricaroo Lagos quien proponia crecer con igualoao¨ el
Ministerio oe Flanincacion y Cooperacion, por oroen oel
gobierno central es oe suponer, en conjunto con el oepar-
tamento oe sociologia oe la Universioao oe Chile, realizo
un estuoio sobre lo que los chilenos piensan oe las oesigual-
oaoes. El inlorme se oenomino P·r.·¡.io·· .oltorol·· c· lo
c··i¸oolcoc` y tuvo por objeto olrecer una guia orientaoora
para los gobiernos oe la Concertacion en el oesarrollo oe
politicas publicas con el nn oe reoucir la oesigualoao. La lec-
tura oel trabajo es tan revelaoora como preocupante. El in-
lorme oa cuenta oe la postura raoicalmente estatista que ha
aooptaoo al menos parte importante oe la izquieroa politica
101
AXEL KAISER
e intelectual oe nuestro pais, expresanoo explicitamente su
proposito oe acabar con el mooelo economico liberal.
Uno oe los aspectos interesantes oel estuoio, es que oeja
merioianamente claro que es lo que la izquieroa progre-
sista entienoe por igualoao. Segun los autores esta renere
a la oistancia electiva entre categorias sociales, supone un
piso y un techo, implica una intervencion permanente oe
la socieoao para corregirla y exige oel Estaoo una accion
reoistributiva¨.
79
La igualoao entonces, supone un piso y
un techo, es oecir, un rango por oebajo oel cual ni por
sobre el cual pueoe encontrarse ninguna persona. El en-
cargaoo oe la nivelacion, oesoe luego, es el Estaoo.
En seguioa el estuoio anrma que la superacion oe la
oesigualoao existente en la socieoao chilena aparece como
un imperativo etico oe carácter irrenunciable, porque
ellas atentan contra la solioarioao, es oecir, la comunioao
nacional¨.
80
Dicho oe otra lorma, la igualoao entenoioa
como la reouccion oe las oistancias entre las categorias
sociales a traves oe la accion reoistributiva oel Estaoo, es
un imperativo moral irrenunciable. El inlorme continua,
siguienoo la linea oe Wilkinson y Layaro, senalanoo que
para los chilenos es al menos tan importante oisminuir la
oesigualoao, como reoucir la pobreza: el tema oe la ois-
minucion oe las oistancias entre unos y otros, es oecir, el
tema reoistributivo, es al menos tan importante como el oe
los instrumentos para que tooos pueoan progresar¨.
81
Lue-
go anrma que no es sunciente con asegurar la igualoao oe
oportunioaoes para que tooos pueoan salir aoelante, sino
que tiene que asegurarse cierta igualoao oe resultaoos, es
oecir, que aun cuanoo tooos hayan tenioo oportunioaoes,
ninguno pueoa terminar tenienoo mucho más que otro. En
ese contexto no parece aoecuaoo, oice el inlorme, sustituir
79 P·r.·¡.io·· .oltorol·· c· lo c··i¸oolcoc, p.3. ,ver nota al pie n º2,.
80 Ioic., p.¯.
81 Ioic., p.9.
102
La latal ignorancia
el principio oe igualoao oe resultaoos por el oe igualoao
oe oportunioaoes, porque los chilenos no solo oistinguen
estos oos principios, sino que consioeran a ambos impres-
cinoibles. El segunoo porque alecta y oestruye a las per-
sonas¨ ,se renere a la lalta oe oportunioaoes, y el primero
porque su ausencia alecta y oestruye al pais como co-
munioao¨ ,se renere a la lalta oe igualoao oe resultaoos
en materia oe ingresos,. For eso, oice el inlorme, hay que
preocuparse por la oistancia entre ricos y pobres y no solo
por reoucir la pobreza.
82
En otras palabras, lo importante no es que tooos mejoren
su situacion, sino que no haya algunos que tienen mucho
más que otros. La consecuencia es evioente: el Estaoo oebe
procurar repartir riqueza para igualar y no mejorar las con-
oiciones proouctivas para que tooos avancen, pues en este
ultimo caso, aun cuanoo tooos mejoren su posicion en ter-
minos absolutos, seguirá persistienoo la nelasta oesigualoao.
En otro pasaje la lectura marxista oe la realioao social
se hace evioente: La principal razon por la que la oes-
igualoao es valoraoa negativamente es porque oestruye la
solioarioao, es oecir, la comunioao nacional. En ese senti-
oo, la causalioao es tambien estructural ya sea en la lor-
ma oel actual mooelo economico, que hace prevalecer el
inoivioualismo y la competencia, a traves oe una historia
politico-social oe oominaciones, exclusiones y marginacio-
nes, o por meoio oe una estructura oe clases o lactores
culturales como la intolerancia y un ethos no comunita-
rio¨. A la ioea oe que el libre mercaoo es el responsables
oe la oestruccion oe la solioarioao y oe la latal oesigualoao
agrega: la gente no asume la ioeologia oe mercaoo, sino
que ve en el mooelo que la consagra una oe las principales
luentes oe oesigualoao, la oesestructuracion oe las relacio-
nes y oel tejioo social que el mismo mooelo trae consigo,
y el oebilitamiento oe la accion oel Estaoo, oejan a los
82 Ioic., p.13.
103
AXEL KAISER
inoiviouos oesprotegioos y con una sensacion oe que hay
que batirselas por si solos¨.
83
Si los pasajes anteriores le han impactaoo por el alto con-
tenioo ioeologico marxista es porque como la mayoria oel
munoo no progresista chileno, usteo no está al tanto oe que
es lo que realmente ha venioo hacienoo y en que posicion
está la izquieroa chilena. La reivinoicacion oel Estaoo, la
oenuncia oe siniestras estructuras oe oominacion en una
socieoao clasista¨ y la conoena al mooelo economico li-
beral como el responsable oe oestruir lo mejor que tiene
el pais¨, son una constante a lo largo oel inlorme. Veamos
otro párralo por si hasta ahora no ha queoaoo clara la ins-
piracion oe nuestros progresistas: Lo cierto es que no existe
para naoa un anti-estatismo que se acompane oe una gran
connanza en los mecanismos oel mercaoo o en la socieoao
civil. La gente concibe al Estaoo como el principal respon-
sable oel oesarrollo y la igualoao¨. La gente, entonces, no
cree en el mercaoo y espera que el Estaoo se encargue oel
oesarrollo economico y social asi como oe superar las oes-
igualoaoes. La invitacion abierta al estatismo lracasaoo que
conocimos por oecaoas en America Latina es evioente.
Fero la cosa va más allá. Dentro oe las sugerencias el
inlorme anaoe una que oa cuenta oel lranco carácter anti
elitista y antiliberal que segun los autores oebiera inspirar
a las politicas publicas concertacionistas: Tooa politica
que tenga como objetivo superar las oesigualoaoes, oebe
oar una ooble senal: que alecta a los pooerosos y que oig-
ninca, consioeránoolos como sujetos, a los más oebiles. Es
oecir tooa politica oebe contener un componente simbo-
lico y electivo oe tipo reoistributivo¨.
8!
Y más aoelante re-
comienoa que se oebe recuperar la vision oe un Estaoo a
la vez protector ,algo que Bachelet haria seis anos oespues
con su lormula oel estaoo social oe oerechos¨, enciente y
83 Ioic., p. 11.
8! Ioic., p.1!.
10!
La latal ignorancia
transparente y mostrar permanentemente que existe la vo-
luntao gubernamental oe priorizar la igualoao como meta
oe politicas oe Estaoo¨.

Iinalmente, y muy al pasar, los autores oel inlorme
complementan lo oicho proponienoo una estrategia alar-
mante: La accion oel Estaoo en materia oe igualoao re-
oistribucion oebe ir acompanaoa oel estimulo a la movi-
lizacion solioaria oe la gente, oe mooo que ella se sienta
sujeto oe la lucha por mayores igualoaoes¨.
8o
O sea el Es-
taoo oebe promover la movilizacion¨ oe las masas en la
lucha¨ por mayores igualoaoes. Las masas oeben movili-
zarse entonces en contra oe las minorias privilegiaoas y su
movilizacion oebe ser promovioa por el Estaoo.
Resumamos brevemente para entenoer lo que plantea el
inlorme. La socieoao chilena es ante tooo clasista¨ y por
tanto se caracteriza por la presencia oe estructuras oe oo-
minacion oe pooerosos sobre oebiles. El mooelo economico
liberal ha empeoraoo esta situacion lomentanoo el inoivioua-
lismo y la competencia, oestruyenoo la solioarioao oe la na-
cion al acrecentar la oesigualoao que lleva a su vez a mayores
abusos. Fara recuperar la solioarioao y el bienestar social, el
Estaoo oebe atacar las estructuras oe oominacion hoy exis-
tentes intervinienoo el mooelo economico liberal responsa-
ble oe acrecentar la oesigualoao. Esto solo se pueoe lograr
alectanoo a los pooerosos en nombre oe los oebiles, a los que
hay que movilizar en contra oe los pooerosos los ricos en la
lucha por la igualoao y la supresion oe la oominacion.
Tal vez ahora le haga más sentioo el activismo que en
el gobierno oe Bachelet asumieron ministros y parlamen-
tarios en la toma oe empresas, ataques a lunoos privaoos y
agitacion sinoical, entre otros.
Es oilicil ser más claro sobre lo que busca la izquier-
oa en Chile: la oestruccion oel mooelo economico liberal
8¯ Ioic.
8o Ioic.
10¯
AXEL KAISER
que, segun ellos, lomenta el inoivioualismo, oestruye la so-
lioarioao y connrma las oesigualoaoes oe clase y la explo-
tacion. Y esto no lue oicho por un comunista oe la oecaoa
oel o0, sino por un inlorme oel ano 2000 elaboraoo por el
gobierno oe Chile a traves oe Mioeplan y la Universioao
oe Chile. ,La rentable socieoao entre politicos e intelectua-
les oe izquieroa a que me renero más atrás,.
Fero lo más peligroso es que las conclusiones y sugeren-
cias comentaoas, que por cierto son absolutamente sesga-
oas ioeologicamente y en muchos casos no resisten mayor
análisis, se encuentran basaoas en la supuesta voluntao oe
la mayoria oe chilenos, es oecir, en encuestas oe cuya cali-
oao tecnica no tenemos razones para ouoar. Y si eso es asi,
entonces es cuestion oe tiempo para que en Chile se ter-
mine sepultanoo el sistema economico exitoso que hemos
conocioo. La razon es simple: la gente quiere más Estaoo y
menos libertao economica y la mayor parte oe los politicos
están oispuestos a conceoer este oeseo, primero porque no
creen en el sistema, y segunoo porque en la meoioa en que
satislacen las oemanoas populares su permanencia en el
pooer está garantizaoa.
Lo D·o.ro.io Cri·tiooo , ·l D·.ól¸` ·.ioli·to: c· ¡r¡o··to·
.o·tito.iool·· ¡oro t·roioor .o ·l ·i·t·oo ·.o´oi. lio·rol
En el marco oel evioente proceso oe ,re, izquieroizacion
politica, economica y social que ha experimentaoo Chile
con especial intensioao oesoe nnes oe los 90 en aoelante,
se inscriben oos proyectos oe relorma constitucional oe-
sarrollaoos por oemocratacristianos y socialistas respecti-
vamente, con propuestas que hacen revivir los momentos
más recalcitrantes oel socialismo chileno. El primero, más
mooeraoo pero no menos peligroso, es un conjunto oe
ioeas presentaoas el ano 2008 por la entonces canoioatura
10o
La latal ignorancia
presioencial oe Eouaroo Irei y el segunoo un conjunto oe
propuestas oesarrollaoas por un extenso grupo oe politi-
cos e intelectuales oel ala más izquieroizaoa oe la Con-
certacion. El análisis oe ambos proyectos resulta crucial
para constatar, más allá oe tooa ouoa, que el proposito
que inspira al grupo politico mayoritario oe nuestro pais es
la oemolicion oel sistema economico liberal para transitar
hacia un Estaoo abiertamente interventor.
En ambos proyectos me oetenore solo en sus aspectos
economicos aunque los otros renejen tanta o mayor inspi-
racion estatista socialista.
Captanoo perlectamente la izquieroizacion que ha ex-
perimentaoo el pais, en su olerton electoral oel periooo
2008-2009, el ex presioente Eouaroo Irei sugeria oere-
chamente que oebia acabarse con el oerecho oe propie-
oao como el eje oe proteccion constitucional. En su lugar
oebian asegurarse los llamaoos oerechos economicos y
sociales como eoucacion, saluo y segurioao social, entre
otros.
87
Ahora bien, en las constituciones mooernas estos
oerechos son consioeraoos aspiraciones programáticas
más que oerechos electivamente aseguraoos por una ra-
zon muy simple. A oilerencia oe oerechos como el oe li-
bertao oe expresion y la vioa, los oerechos economicos y
sociales oepenoen esencialmente oe que el Estaoo gaste
oinero. For eso es completamente absuroo garantizar una
eoucacion oe calioao como sugeria el proyecto oe Eouar-
oo Irei. Seria como asegurarle constitucionalmente a tooa
persona el oerecho a ser millonario. Usteo pueoe escribir
lo que quiera en el papel oe la constitucion, pero si la plata
no está no hay naoa que hacer. E incluso si estuviera el
Estaoo echaria una mochila sobre la economia que más
temprano que taroe terminaria por arruinarla.
87 Ver: Lo Co·tito.i´o c·l Bi.·ot·oori, oiscurso oe Eouaroo Irei Ruiz -Tagle ante la Co-
mision Especial oe Regimen Folitico oe la Cámara oe Diputaoos, 3 oe oiciembre oe
2008. Documento oisponible en: http:´´www.oceanosazules.cl´oocumentos´Cons-
titucion_para_el_Bicentenario.pol, p.13. Ultima visita: 13´03´2009.
107
AXEL KAISER
Si se consagrara el oerecho a una eoucacion oe calioao
por ejemplo, y el Estaoo no lo respetara como inevitable-
mente ocurriria, entonces cualquiera pooria interponer
un recurso oe proteccion en contra oel Estaoo con el nn oe
satislacer ese oerecho. ¸Y que cree usteo que haria el Es-
taoo lrente a millones oe recursos oe proteccion peroioos
por la mala calioao oe la eoucacion que entrega? Fues su-
bir innnitamente los impuestos con el argumento oe mejo-
rar la eoucacion o tal vez sacar alguna ley que obligue a los
colegios privaoos a aceptar cuotas oe alumnos oe colegios
publicos aun cuanoo estos no puoieran pagar.
El objetivo oe semejante absuroo es bastante claro. Tal
como oice el oocumento elaboraoo entonces por el equipo
oe Irei, se trataba oe terminar con la concepcion que
solo ve en la proteccion oe la propieoao el unico nn oel
sistema oe oerechos oe nuestra carta constitucional¨.
88
Es
oecir, asestar un golpe oirecto al eje central sobre el que
se basa el sistema oe mercaoo en Chile y que la Consti-
tucion oel 80 resguaroo con gran celo para evitar que se
repitieran experiencias como la oel gobierno oe la Unioao
Fopular. Curiosamente, cuatro oecaoas oespues, el hijo oel
presioente que en los o0 allano el camino politico y legal
para que los marxistas llegaran al pooer, propuso mutilar
el eje oe proteccion oel mismo oerecho cuya oestruccion
en el pasaoo lue la gran causa oel oesastre historico socia-
lista y reemplazarlo por uno oe tipo reoistributivo com-
pletamente inviable y que signincaria la ruina oel Estaoo.
El sesgo igualitario reoistributivo lo oejaba claro Eouaroo
Irei en una intervencion en el congreso: en una socie-
oao con tantos problemas oe oistribucion, oe igualoao y
oe acceso electivo oe libertao oe las personas, los oerechos
economicos y sociales mencionaoos no pueoen ser oeses-
timaoos ni consioeraoos como si luesen aspiraciones pro-
gramáticas ioeales o juegos oe palabras, sino que oeben
88 Ioic.
108
La latal ignorancia
tener una proteccion electiva y lormar parte central oe
nuestro sistema constitucional¨.
89
For si tooo eso luera poco, a Eouaroo Irei no se le ocu-
rrio naoa más brillante que proponer que la pobreza ex-
trema sea junto al terrorismo¨ oennioa como contraria
a los oerechos humanos¨.
90
Aqui el absuroo toma carisma lantástico. ¸Que la po-
breza extrema sea oennioa como contraria a los oerechos
humanos? ¸Que signinca eso? Irei no lo explica pero oebe
asumirse que, una vez más el Estaoo, para no violar los
oerechos humanos, tenorá que erraoicar por la via oel
asistencialismo la pobreza extrema garantizanoo a tooa
persona sin importar lo que haga que jamás caerá bajo un
cierto nivel oe vioa. ¸Que es eso sino un camino a la ruina
economica oel pais por la via oel asistencialismo populista
a oestajo que tanto oano ha hecho en America Latina?
Fasemos ahora a las propuestas oel munoo más izquier-
oizaoo oe la Concertacion. El mismo ano 2008, oe cara
a nuevas elecciones presioenciales y tambien canalizanoo
la izquieroizacion general oel pais, un grupo oe treinta
prominentes nguras oel munoo politico e intelectual pro-
gresista elaboro un oocumento que calincaron como El
D·.ól¸ ¡oro ·l fotor c· C/il·`. Este oecálogo, como bien
oice el nombre, traza oiez ejes que segun sus autores cons-
tituyen un nuevo compromiso programático¨, es oecir,
las pautas que han oe oennir la evolucion politica econo-
mica y social oel pais hacia el luturo. Como en el caso
anterior me centrare en los argumentos más evioentemen-
te antiliberales y estatistas solo que esta vez oejare que el
texto hable por si solo. Fara ello he escogioo una serie oe
pasajes tan ilustrativos como impactantes por su agresivo
contenioo socialista. Los reprooucire para que el lector sa-
que sus propias conclusiones y aovierta la coherencia oe
89 Ioic.
90 Ioic.
109
AXEL KAISER
tooo lo expuesto en este capitulo con lo oesarrollaoo par-
ticularmente en el anterior y el siguiente.
En la apertura oel D·.ól¸` la combinacion oe ngu-
ras oel munoo FS-FFD y DC, oicen lo siguiente: oe una
economia oe mercaoo se ha terminaoo generanoo una
socieoao oe mercaoo. E incluso más: una oemocracia oe
mercaoo. La logica oe la rentabilioao y el lucro oomina en
tooos los planos. De hecho, en Chile tooos los servicios bá-
sicos pueoen ser luente oe enriquecimiento para reoucioos
grupos economicos que muy a menuoo abusan en contra
oe consumioores prácticamente inoelensos. For ejemplo,
la eoucacion publica, pilar oe la integracion republicana
y oel acceso a las oportunioaoes sobre la base oel merito
y no a los privilegios oe cuna, hoy oia ha llegaoo a ser re-
legaoa en tooos los niveles y enlrenta una crisis oe graves
oimensiones, coartanoo su mision oe movilioao social en
meoio oe una creciente privatizacion¨.
91

Enseguioa agregan: El pais en tooos los planos está
sometioo a una tension sin tregua. Las solioarioaoes co-
lectivas ya no pueoen resistir las presiones oe un inoivi-
oualismo oestemplaoo. Ello ha generaoo un cuaoro oe
graves tensiones sociales, caoa vez más oilicil oe encau-
zar, especialmente lrente al recoro oe ser una economia
entre las 1¯ primeras en materia oe estabilioao macro
economica¨, pero entre las 1¯ ultimas en oistribucion oel
ingreso. En suma, no ha sioo posible el reconocimiento a
nivel constitucional y real oe un Estaoo social y oemo-
crático oe oerecho¨ que constituye oennitivamente tooo
el sentioo oe justicia que permita el que nuestra socieoao
entera, sin oilerencias, tenga el justincaoo oerecho a lo-
grar su lelicioao. La Concertacion no ha sioo capaz oe
enlrentar el nucleo ouro oe las oesigualoaoes y ha consen-
tioo, y a veces incluso impulsaoo, soluciones privaoas y oe
91 El texto completo se encuentra oisponible en: http:´´socialismo-chileno.org´So-
cialismo´inoex.php?option~com_content8task~view8io~1¯88Itemio~o1 Ultima
visita: 11´03´2009.
110
La latal ignorancia
mercaoo alli en oonoe se requeria una vigorosa olerta oe
bienes publicos que pusieran por oelante la satislaccion oe
los usuarios¨.
Y más aoelante: oel mooelo neoliberal actualmente
en vigencia habrá que transitar hacia uno oe solioarioao
social, que no implique regresar a un pasaoo oe estatismo
pero que si anteponga el interes comun al oesarrollo oe la
activioao economica, sin negar la retribucion justa a la ini-
ciativa privaoa¨. Ojo con este pasaje. Dice claramente que
se oebe liquioar el mooelo neoliberal¨, pero sin caer en
el estatismo oel pasaoo y sin negar la retribucion justa¨
para la iniciativa privaoa. Dos cosas sobre esta anrmacion.
En primer lugar, es imposible terminar con el sistema li-
beral invocanoo el rol reoistributivo oel Estaoo sin caer en
el estatismo. Quizás no se trate oel estatismo oel pasaoo¨
al estilo oe la Union Sovietica, pero sin ouoa es imposible
en la práctica lograr lo anterior sin un Estaoo sobreoimen-
sionaoo que termine asnxianoo la economia, socavanoo
la libertao y empobrecienoo al pais completo. En segun-
oo lugar, hay que reparar en que la retribucion justa¨
para la iniciativa privaoa es un ioea completamente lalaz
y tramposa. Ialaz porque, como vimos, la retribucion oe-
rivaoa oel mercaoo jamás pueoe ser injusta cuanoo tooos
están sometioos a las mismas reglas oel juego. Y tramposa
porque es la puerta oe entraoa a la arbitrarieoao y coer-
cion oe quienes oirigen el Estaoo sobre tooo el resto oe las
personas, alectanoo su libertao. Asi, bajo el argumento oe
la justicia perlectamente pooria quitársele por meoio oe
impuestos el 90º oe sus ingresos a quien gane una alta
cilra oe oinero por consioerarlo justo. Y ello solo pueoe
lograrse meoiante el uso oe la luerza a traves oel aparato
estatal. ,Ver el capitulo sobre la justicia social en la prime-
ra parte oel libro,. En ese sentioo se inscribe esta otra ioea
oel D·.ól¸`: Un nuevo sistema tributario eliminará las
exenciones actualmente abusivas en el impuesto a la renta
111
AXEL KAISER
y terminará con los paraisos tributarios a lavor oe las gran-
oes empresas¨.
Fero el siguiente pasaje es sin ouoa el más ilustrativo
oel irrelrenable oeseo oe la izquieroa chilena oe hunoir
el sistema economico liberal, oe la raoicalizacion oe sus
posturas respecto al empresariaoo y oe sus pretensiones
oe terminar controlanoo la vioa oe los chilenos por me-
oio oel aniquilamiento oe la libertao economica: La mala
oistribucion es una consecuencia oel mooelo economico
en aplicacion que oescansa en la ioea que oebe oejarse al
mercaoo que resuelva los oesequilibrios, que lo privaoo es
bueno y lo publico malo, que la intervencion oel Estaoo
oebe ser en tooos los terrenos la menor posible, que la
economia oebe ser inoiscriminaoamente abierta tanto en
lo relerente al movimiento comercial como al oe los capi-
tales. Creemos en el aumento sustancial oe las lacultaoes
nscalizaooras oel Estaoo respecto a las activioaoes econo-
micas que generen riesgos para el meoioambiente, para la
estabilioao economica, para la proteccion al consumioor
y oel trabajaoor. Los bancos y empresas privaoas, en espe-
cial las granoes, tienen ganancias monopolicas excesivas y
son oencientemente controlaoas por las superintenoencias
respectivas. Las AIFs ponen hoy en peligro los ahorros oe
los trabajaoores con comisiones usureras e inversiones oe
alto riesgo, mientras que las ISAFRES han lograoo utilioa-
oes enormes oiscriminanoo a los usuarios, en especial las
mujeres en eoao lertil y a la tercera eoao. Muchas empresas
violan las leyes que protegen el meoio ambiente y muchas
empresas electricas, oe telelonia, oe carreteras concesiona-
oas, oe Internet, han lograoo regulaciones ampliamente
lavorables a sus intereses, obtenienoo utilioaoes inacepta-
bles a costa oe los usuarios¨. La arremetioa y la ooiosioao
en contra oe la gran empresa es tan alarmante como ca-
tegorica. Farece ser una oeclaracion oe guerra en contra
oel gran capital¨ que ha explotaoo usureramente¨ a la
112
La latal ignorancia
poblacion obtenienoo utilioaoes inaceptables¨. Eso, es-
timaoo lector, es lo que maninesta un conjunto oe per-
sonajes oe la más alta nguracion publica representanoo.
¸Si posturas como estas prosperan, cuánto cree que va a
tomar en Chile hasta que se abalancen nuevamente las
lauces oel socialismo estatista sobre la empresa privaoa?
For si le cabe alguna ouoa sobre el objetivo buscaoo vea-
mos lo que oicen al relerirse al manejo oe recursos natura-
les: El Estaoo oebe oelenoer nuestras riquezas naturales y
consioerar un nuevo catálogo oe oelitos meoioambientales.
En ese contexto, se oebe oesarrollar una revision critica oel
manejo oe nuestros recursos naturales asi como la necesaria
y urgente nacionalizacion oel agua. El royalty establecioo es
insignincante para los oesalios oel pais y por los recursos na-
turales en juego. Fromoveremos terminar con las concesio-
nes inoennioas en mineria y pesca, establecienoo un sistema
oe licitaciones cuanoo sea util incorporar a privaoos en la
explotacion oe recursos naturales ,es oecir, por regla general
la explotacion queoará en manos oel Estaoo,. Es inacepta-
ble que un par oe empresas que solo tienen unas oocenas oe
propietarios obtengan más benencios que los que obtiene
Cooelco que es oe los 1o millones oe chilenos. La justicia
oistributiva está oirectamente relacionaoa con obtener que
los abunoantes recursos naturales con que cuenta el pais
se coloquen en luncion oe los intereses nacionales y oe la
mayoria oe la poblacion. La oemostracion más elocuente
oe ello se proouce con la explotacion oel cobre entregaoo
nuevamente al control oe unos pocos intereses privaoos,
mayoritariamente extranjeros, que lo exportan en la lorma
más primaria, sin incorporar en el pais trabajo agregaoo¨.
Vemos aqui nuevamente como la justicia oistributiva se
utiliza para justincar ataques en contra oel munoo privaoo
sobre la base oe lalseoaoes que no resisten ningun análisis.
For primera vez oesoe los sesenta se replantea en Chile la
amenaza oe nacionalizacion oe recursos naturales.
113
AXEL KAISER
Iinalmente, entre otras cosas, el texto es ioentico al pro-
yecto oe Irei en cuanto a proponer asegurar una oetermi-
naoa calioao oe eoucacion constitucionalmente asi como
el oerecho a una cierta calioao oe trabajo: La calioao oel
empleo oeberá ser garantizaoa, por ejemplo, meoiante le-
yes que regulen o prohiban el uso irracional oe pesticioas
que atenten contra la saluo en general y la saluo reproouc-
tiva oe los más oe 200 mil temporeros y temporeras oe los
campos chilenos. El pais está en conoiciones oe nnanciar
progresivamente este esluerzo y oe terminar oe una vez
con la miseria. En una palabra el Estaoo oebe reconocer
el oerecho al trabajo a nivel constitucional¨.
Entre los nrmantes oel D·.ól¸` aparecen, entre otros,
los senaoores Guioo Giraroi FFD y Carlos Ominami
FS, el oiputaoo Fablo Lorenzini DC, el ex ministro oe
Aylwin Enrique Silva Cima, el economista Marcel Clau-
oe, el senaoor Nelson Avila, el ex rector oe la Universi-
oao oe Chile Luis Riveros, el oiputaoo Marco Enriquez
Ominami,
92
el secretario oel sinoicato numero uno oe em-
presas Nestle Luis Cabezas, oirigentes oe la Conleoera-
cion oe Trabajaoores, oiputaoos varios, concejales, lioeres
universitarios, etc.
Luego oe analizar el lamosos D·.ól¸`, un inlorme oe
Libertao y Desarrollo anrmo con algo oe alarma y con tooa
razon, que el oocumento oeja ver una aneja concepcion
oe la oemocracia y la socieoao, muy cercana al mooelo
que Chile oejo atrás en los setenta. De hecho, en caoa una
oe sus páginas aparece un oiscurso marcaoo por la lucha
oe clases, por la oesconnanza en la iniciativa privaoa y el
mercaoo y por la anoranza oe un Estaoo planincaoor¨.
93

92 Cabe tener presente que en su canoioatura presioencial Marco Enriquez-Ominami
realizo propuestas contraoictorias con el contenioo oel D·.ól¸, entre las que se in-
cluia la posibilioao oe privatizar parcialmente empresas publicas como Cooelco. Es
lácil imaginar que este giro responoio más bien a necesioaoes estrategicas coyuntu-
rales que a un autentico cambio oe ioeas.
93 LyD: R·froo· o lo Co·tito.i´o, ¡.oooi· o·.··ori·., p.!.
11!
La latal ignorancia
Y luego realiza una anrmacion lunoamental connrmanoo
la tesis oe este libro: No oeja oe llamar la atencion cuánto
han ganaoo terreno visiones que hasta hace pocos anos
eran muy minoritarias. Hoy, al aglutinarse se constituyen
en relerentes que obligan a reooblar esluerzos para oes-
virtuar las ioeas que, lunoaoas en concepciones munoial-
mente oesechaoas, se obstina en proponer este grupo¨.
9!
L· ·f·.t· ic·l´¸i.· c· lo .ri·i· fooo.i·ro: ·l o.i. c··¡r··ti¸i
c·l .o¡itoli·o
Fare empeorar las cosas tuvo que venir la peor crisis eco-
nomica oesoe la Gran Depresion oel ano 30. Gracias a
ella las numerosas tenoencias intelectuales y politicas anti-
capitalistas que han resurgioo con particular intensioao a
partir oe nnes oe los 90 en Occioente y en Chile, han en-
contraoo el terreno perlecto para connrmar¨ sus lalaces
planteamientos. Si antes oe la crisis ya existia una critica
leroz al sistema capitalista, a la globalizacion y a nuestro
sistema neoliberal¨, oespues oe ella no cabe ouoa oe que
las ioeas estatistas en el munoo y especialmente en Chile,
avanzarán aun más. Ya es posible aovertir que prooucto
oe la crisis, la libertao como ioea implicita en el lunciona-
miento oel mercaoo ha queoaoo bastante a mal traer. Se
ha establecioo casi como una veroao revelaoa que la crisis
oetono por la cooicia y la lalta oe regulacion por parte oel
Estaoo, cuanoo lo cierto es que el Estaoo lue el principal
responsable oel oesastre al oisponer la entrega oe creoi-
tos hipotecarios para oeuoores sin capacioao oe pago y
exacerbar el enoeuoamiento. Fara la intelectualioao pro-
gresista munoial la crisis representa el colapso oel sistema
neoliberal¨, el nn oe una era en la que se anrmaba que el
Estaoo era parte oel problema y no oe la solucion, como
9! Ioic.
11¯
AXEL KAISER
solia oecir Ronalo Reagan. La crisis sub prime seria la
prueba irrelutable, no oe que el Estaoo oebe regular aoe-
cuaoamente el mercaoo nnanciero algo con lo que el más
liberal estaria oe acueroo sino oe que el Estaoo oebe re-
gular ampliamente, es oecir, intervenir las oiversas esleras
oel mercaoo para evitar abusos¨ y el caos que generan los
agentes economicos actuanoo en libertao. Los saltos argu-
mentativos se ven por tooas partes. Invocanoo la crisis se
oice que el Estaoo tiene que regular más aun el mercaoo
laboral, como si tuviera algo que ver una cosa con la otra,
intervenir en tooa clase oe asuntos e incluso oesarrollar
estructuras oe bienestar. Estas conclusiones son la logica
consecuencia oe entenoer la crisis economica no como un
problema circunscrito al munoo nnanciero, sino como un
mal oerivaoo oe las oenciencias congenitas oe tooo un sis-
tema economico: el neoliberal. Elocuente en este sentioo
resulto la absuroa comparacion que hizo el Nobel oe eco-
nomia Joseph Stiglitz oelensor oe las relormas economi-
cas oel gobierno oe Evo Morales cuanoo anrmo que la
crisis oe Wall Street era comparable a la caioa oel muro oe
Berlin. Relormulanoo las palabras oe Stiglitz, que como oe
costumbre tanto agraoaron a la izquieroa munoial, habria
que oecir que la crisis sub prime es al capitalismo lo que la
caioa oel muro oe Berlin lue al comunismo. Asi plantea-
oo las pretensiones oe Stiglitz y la lectura que la izquieroa
munoial ha hecho oe la crisis resulta más clara. Fara ellos
se trataria oel oerrumbe irremeoiable oe una ioeologia que
atravesaba tooas las oimensiones oe la vioa social y que era
luente oe oesigualoao y tooa clase oe males sociales. Si lue-
ramos consecuentes con el paralelo oe Stiglitz, tenoriamos
que concluir que estamos presencianoo algo asi como el nn
oel capitalismo en varios oe sus aspectos esenciales, tales
como el principio oe subsioiarieoao oel Estaoo, la más am-
plia libertao posible oe intercambio y la aceptacion oe los
resultaoos oesiguales oerivaoos oel juego oel mercaoo. Fara
11o
La latal ignorancia
no oecir que estamos lrente al colapso oel sistema capita-
lista como tal y por tanto que lo que sigue es el socialismo,
lo que suena exageraoo, pooemos anrmar que la izquieroa
munoial ha concluioo a partir oe la crisis sub prime que la
libertao economica como principio rector oe la economia
y oe la socieoao ha lracasaoo por causas enoogenas: como
el comunismo, esta no luncionaria por oenciencias que le
son intrinsecas. Asi regresa el Estaoo en gloria y esplenoor,
supuestamente reivinoicaoo por la evioencia historica oe la
mano oe intelectuales que, una vez más, comienzan a pavi-
mentar nuestro camino oe servioumbre¨.
Fero lo cierto es que el capitalismo ha tenioo oecenas
oe crisis en la historia y a oilerencia oel socialismo, que
lracaso oesoe el principio, en la suma ha lograoo enrique-
cer a la humanioao e incluso salir lortalecioo. Comparar
entonces el colapso oe un sistema economico, politico y
social totalitario estructuraoo sobre la base oe la voluntao
oe una innma minoria oe tiranos que controlaban por me-
oio oel Estaoo tooas las oimensiones oe la vioa economica
y social, con el proceso oe oesintoxicacion oe un sistema
basaoo en la libertao y la articulacion espontánea oe los
intereses inoiviouales, resultaoo natural oe la libre acti-
vioao humana, no es más que una lalacia. Fero ya otras
lalacias han oemostraoo haberse impuesto en la historia
causanoo estragos, por lo que ioeas oe este tipo, por absur-
oas que sean, jamás oeben ser oescuioaoas.
Como es oe esperar, en la izquieroizaoa y populista
America Latina las ioeas oe Stiglitz, Klein, Krugman,
Chomsky y compania son recibioas con luror. En Chile el
progresismo se regocija ante lo que la izquieroa munoial
ha calincaoo como el lracaso oe la ioeologia neoliberal¨.
Fara nuestros progresistas chilenos esto es particularmente
satislactorio porque en la literatura oe los granoes acaoemi-
cos progresistas oe los paises oesarrollaoos se anrma oe ma-
nera unánime que esta ioeologia¨, cuya creacion atribuyen
117
AXEL KAISER
al Nobel oe economia Milton Irieoman, surgio en Chile
bajo la oictaoura militar con los munoialmente lamosos
Chicago boys. Se acabo la economia sin intervencion esta-
tal¨ anrman entusiastas nuestros progresistas. For supuesto
en sus argumentos utilizan las ioeas con nnes politicos para
oesprestigiar tanto como sea posible el luncionamiento li-
bre oel mercaoo y reivinoicar la intervencion oel Estaoo
tambien en tooo lo que sea posible. Intentan hacer creer a
la gente que las intervenciones oe los estaoos en los paises
oesarrollaoos para rescatar a la banca se oebieron a razones
ioeologicas, especincamente, a que el mercaoo luncionanoo
libremente es luente oe tooo tipo oe oesastres. El argumen-
to es tan absuroo como el paralelo oe Stiglitz, pues es un
hecho inoiscutible que la intervencion oe los estaoos para
rescatar a la banca es por razones oe tecnica economica y
que tan pronto se regularice el luncionamiento oel sistema
tooo volverá a ser como antes en lo que a la propieoao y
aoministracion oe los bancos respecta. Tan absuroo llega a
ser el argumento que basta recoroar que lue lo mismo que
hicieron los Chicago boys en Chile en la crisis oe 1982 ¸Ha-
brá sioo que oe pronto se convirtieron al socialismo?
A nosotros como latinoamericanos y especialmente
como chilenos la crisis nos vino pesimo oesoe el punto oe
vista oe la lucha por las ioeas. A nn oe cuentas, es el siste-
ma que nosotros pusimos por primera vez en marcha en el
munoo y que luego copiaron Reagan y Thatcher, el que se
ha oesprestigiaoo para gran alegria oe la izquieroa mun-
oial. Chile experimentará sin ouoa un enourecimiento oel
oiscurso anti neoliberal¨, lo cual presumiblemente innui-
rá por varias oecaoas en los cuaoros politicos nacionales y
en la politica economica oel pais.
Fara contrarrestar en parte los perniciosos electos oe este
lenomeno se va a requerir oe una oelensa lo más amplia e
intensa posible oe las ioeas oe libertao que nos permitie-
ron ser el pais más exitoso en el contexto latinoamericano.
118
La latal ignorancia
Foliticos e intelectuales no progresistas tenorán que aban-
oonar su comooioao y cumplir una luncion crucial en ese
sentioo si no quieren ver como el proyecto oe alcanzar el
oesarrollo es abortaoo a instancias oe las ioeas y politicas
estatistas.
Ri.orc Lo¸· , lo ¡r¡o··to r·ci·triooti.o i¸oolitorio: ·l ··toti·o
c·l ¡r¸r··i·o oc·roc`
La izquieroa avanza siempre por oos nancos oistintos aun-
que relacionaoos: el economico y el valorico. Ambos son
esenciales en la connguracion oel tejioo social innuencián-
oose mutuamente. Asi por ejemplo, la oelensa oe valores
como el esluerzo y responsabilioao inoivioual son compa-
tibles e imprescinoibles en un sistema economico oe mer-
caoo. En una socieoao en que estos valores se promueven,
el Estaoo necesariamente tenoerá a asumir un rol subsi-
oiario y por tanto a intervenir menos en un amplio oroen
oe cosas que van, oesoe las politicas economicas propia-
mente tales, hasta la eoucacion escolar y universitaria. For
el contrario, si los valores que se promueven son la llama-
oa justicia social¨, la igualoao y la solioarioao, entonces
las instituciones oe un oeterminaoo pais oesarrollarán una
luncion intervencionista que tenoerá a la regulacion oe las
oiversas áreas oe la vioa social.
En sintesis, mientras los primeros valores suponen la
autonomia oel inoiviouo y por tanto promueven la no in-
tervencion eso que Berlin llamo libertao negativa los
segunoos oescreen oe la autonomia oe las personas pro-
pugnanoo una intervencion oel colectivo, supuestamente
representaoo por el Estaoo, para resguaroar¨ el interes
comun o bienestar¨ social.
En ese contexto tooo proyecto que lomente la inter-
vencion oel Estaoo requiere oe una base ioeologica y
119
AXEL KAISER
valorica sobre la cual apoyarse y justincarse. La premisa
oe partioa oe esta base valorica es la ioea segun la cual el
Estaoo tiene una luncion primoroial en la vioa economica
y social oe un pais, concibienoose su intervencion como el
principio rector oe su oesarrollo. Aceptaoa esa premisa, la
que lormulaoa en otras palabras pooria traoucirse en la
ioea oe que el Estaoo siempre procura y logra proteger el
bien comun, las consecuencias caen automáticamente. El
Estaoo se erige como el responsable oe resolver tooos los
problemas extenoienoose hasta intrometerse en las oiver-
sas esleras oe la vioa en socieoao.
Aunque ciertamente el Estaoo oebe proteger a los oebi-
les oe los luertes y tener politicas publicas que se hagan car-
go oe oiversos problemas sociales, lo relevante y el punto
oe oiscrepancia esencial entre progresistas y liberales pasa
por la inspiracion que oichas politicas publicas tengan.
Forque no es lo mismo combatir el oesempleo convirtien-
oo al Estaoo en agencia oe empleos que combatirlo nexi-
bilizanoo el mercaoo laboral para aumentar el oinamismo
oe la economia. En el primer caso la opcion es interven-
cionista mientras en el segunoo apunta a la subsioiarie-
oao. Esta oistincion nos lleva al segunoo lactor que jamás
es consioeraoo cuanoo se acepta la premisa que venimos
comentanoo, a saber, que el Estaoo pueoe y suele ser la
causa oe los problemas. En electo, en numerosas ocasio-
nes el Estaoo es precisamente el responsable oe problemas
sociales como el oesempleo, la pobreza y la oesigualoao.
Asi por ejemplo, es sabioo que el oesempleo es prooucto
en parte importante oe malas legislaciones laborales y po-
liticas estatales proteccionistas o oerechamente hostiles a
la inversion como las propuestas en el D·.ól¸` socialista.
Lo mismo ocurre con la pobreza, consecuencia muchas
veces oe un Estaoo sobre regulaoor y asistencialista al
estilo oel que propuso Eouaroo Irei en 2008 que cercena
el espiritu emprenoeoor y asnxia el potencial creativo.
120
La latal ignorancia
Fero oigamos algo más sobre la arremetioa progresista
en contra oel sistema economico liberal que se creo en
Chile en la oecaoa oel 80.
Desoe nnes oe los noventa han aparecioo en librerias
oiversas publicaciones oe politicos e ioeologos progresistas
buscanoo atenoer al oesalio oe rearticular un proyecto ge-
nuinamente socialista acoroe a los tiempos actuales. Farticu-
larmente interesantes son los breves libros oe Jorge Arrate
Jll·oc·, ¡·o·ö ¡r,·.t.`, S.ioli·o c·l ·i¸l XXI, lo ¸oioto .io`
oe Tomás Moulián y una publicacion oel ex presioente Ri-
caroo Lagos llamaoa El fotor .oi·o¸o /,`. De ellos el más
cercano a lo que me parece constituye la oireccion economi-
ca y social oel proyecto progresista mooeraoo¨, es el oe Ri-
caroo Lagos. Daoo que a mi mooo oe ver sintetiza oe manera
elocuente las ioeas luerzas oel sector oe la izquieroa que no
nrmo el D·.ól¸`, y oaoo el carácter oe máxima ngura oe
la izquieroa chilena que ostenta Lagos, me oetenore especial-
mente en su publicacion para oejar establecioo que aun entre
los sectores más mooeraoos oe la izquieroa chilena, la ioea oe
oesmontar el sistema economico liberal constituye el objetivo
por excelencia oe cualquier proyecto luturo.
En el prologo oe su breve libro publicaoo el ano 2008,
Ricaroo Lagos hace una serie oe observaciones sobre la cri-
sis nnanciera internacional. Como era oe esperar, el ex pre-
sioente opto por hacer una lectura ioeologica oe la misma.
En contraste con la vision economica liberal, responsa-
ble segun el ex presioente oel oesastre economico, Lagos
senala que el camino oel progresismo mooerno es uno que
conjuga libertao y proteccion social¨, e insiste que es por
ese camino por el que Chile oebe transitar, y no por el oe
aquellos que apuestan a una vision ooctrinaria en la que
el imperio oe la ley oe la selva en la economia nacional
y munoial se nos presenta como el mejor oe los munoos,
hasta que sobreviene el cataclismo¨.

9¯ Ricaroo Lagos, El fotor .oi·o¸o /,, Eoiciones Copa Rota, Santiago, 2008, pp. 10-11.
121
AXEL KAISER
De estas palabras es lácil concluir que, como Stiglitz y
el munoo oe izquieroa en general, Lagos atribuye la crisis
a lo que lalsamente se ha llamaoo ioeologia neoliberal¨,
que seria la que inspiraria a quienes promueven la ley oe
la selva oel mercaoo¨. Ignora asi Lagos que ha habioo cri-
sis oesoe que el capitalismo existe y por tanto mucho an-
tes oe que asomara siquiera el neoliberalismo¨ oe Irieo-
man y compania. Baste recoroar que la gran oepresion oe
1929, ocurrio cuanoo Irieoman tenia 17 anos y que lue
una crisis muchisimo más grave que la oel 2008. Más inte-
resante y clarincaoora resulta aun la primera especulacion
que se registra en la historia, que tuvo lugar en Holanoa
en el siglo XVII. En esa ocasion la burbuja se prooujo
en torno a tulipanes. Llego a tal extremo el absuroo oe
la especulacion que se cambiaban mansiones por un solo
bulbo oe esta nor. Fara hacerse una ioea oe la magnituo
especulativa, el valor oe una nor llego a ser equivalente al
oe 2! tonelaoas oe trigo en un munoo en que el suelo agri-
cola era tooavia la luente principal oe riqueza. Hacia prin-
cipios oel ano 1o00 casi tooa Holanoa habia invertioo en
tulipanes, incluso se creo un mercaoo oe luturos sobre los
bulbos aun no cosechaoos. Iinalmente la burbuja estallo
arrastranoo consigo a tooas las clases sociales, las que se
habian enoeuoaoo al extremo oe hipotecar sus propieoa-
oes para invertir en tulipanes. El resultaoo lue la quiebra
oe la economia holanoesa.
9o
El ejemplo recien oescrito nos ensena que la especu-
lacion, como bien aovirtio George Soros comentanoo
la ultima crisis nnanciera, aunque pueoa acotarse, es in-
evitable en los mercaoos. Y es inevitable por una razon
muy sencilla: esta oeriva oe las expectativas oe los mul-
tiples actores oe un mercaoo y por tanto oe un aspecto
esencial oe la psicologia humana. Culpar por eso mismo
9o Sobre este tema ver: Charles Mackay, T/· Toli¡oooio, oisponible en: http:´´www.
econlib.org´library´Mackay´macEx3.html4Ch.3,º20Theº20Tulipomania Ulti-
ma visita: 07´01´2009.
122
La latal ignorancia
a una oeterminaoa corriente economica que surgio en la
oecaoa oe los setenta oe la actual crisis nnanciera es un
absuroo que no resiste el menor análisis. El correlato oe
este absuroo es asumir que el Estaoo será capaz oe evitar
las especulaciones, como si puoiera controlar la sicologia
oe miles oe actores actuanoo libremente. La unica lorma
oe lograr algo asi seria estatizanoo tooos los meoios oe
proouccion al estilo oe la Union Sovietica, pero en un sis-
tema oe libre mercaoo, por mucha regulacion que exista,
la especulacion jamás poorá ser eliminaoa. Comparaoo
con los benencios oel sistema capitalista el que a pesar oe
las crisis en la suma nnal ha enriquecioo enormemente a
la humanioao este costo es irrelevante.
Más aoelante Lagos sostiene que la crisis nnanciera oel
2008 ponorá en oiscusion oennitivamente la vision con-
servaoora oe la economia oe mercaoo, abrirá un tiempo
oe cambios en la politica munoial, traerá otros equilibrios
y nos invitará a nuevas lormas oe pensar el luturo¨.
97
En eso Lagos oesalortunaoamente tiene razon. Su opi-
nion ratinca lo que hemos senalaoo en el capitulo anterior
en cuanto a los electos que la crisis tenorá a nivel oe ioeas
y por consiguiente oe politicas publicas y economicas. Con
entusiasmo Lagos senala que será oennitivamente puesta
en oiscusion la vision conservaoora oe la economia¨, es
oecir, la vision economica liberal que el llama conser-
vaoora por oponerla a la progresista más estatista a la
que lalsamente se ha culpaoo oe la crisis. Lo que se viene
segun Lagos, y en esto probablemente tiene razon, es un
cambio oe eje a nivel oe ioeas.
En lo que a Chile respecta, este cambio oe eje pasa,
como hemos visto, por oesmontar paulatinamente el siste-
ma economico liberal que nos permitio ser exitosos para
construir lo que el llama socieoao oe garantias¨. Segun
Lagos, esta socieoao oe garantias¨ oebe asegurar por
97 Ricaroo Lagos, O¡.Cit., p. 11.
123
AXEL KAISER
meoio oel Estaoo a tooo chileno por el hecho oe ser tal,
una calioao oe vioa bajo la cual ninguna persona oeberia
vivir¨.
98
Esto signinca, como es obvio, el oesarrollo oe un
amplio proyecto reoistributivo e intervencionista para re-
meoiar las injusticias¨ oerivaoa oel mercaoo: Cuanoo es
solo el mercaoo el que hace la asignacion oe los lrutos oel
crecimiento, la experiencia oemuestra que normalmente
esos lrutos no llegan oe una manera equitativa a tooos los
sectores oe la socieoao¨.
99

Más allá oe la inviabilioao práctica oe alcanzar, en un
pais con los niveles oe ingresos oe Chile, una socieoao
oe bienestar oe tales caracteristicas, llama la atencion la
escasa comprension que Lagos y la izquieroa tienen to-
oavia hoy oel luncionamiento oel mercaoo. En electo,
pues criticar que en el juego oel mercaoo los benencios
no se reparten oe igual manera es no entenoer la esen-
cia oel mercaoo. Este precisamente opera sobre la base oe
la competencia, lo que incentiva la enciencia castiganoo
a los que se oesempenan mal y premianoo a los que lo
hacen bien. Es un oroen espontáneo que no responoe a
voluntao humana alguna y cuyos resultaoos son prooucto
oe reglas oel juego iguales para tooos. Es oe la esencia oel
mercaoo que exista oesigualoao en los resultaoos asi como
es oe la esencia oel mercaoo que quienes tienen menos
suerte tengan tambien la opcion oe llegar, con su esluerzo
y creativioao, a mejorar su situacion. En el mercaoo hay
oe tooo: gente meoiocre, inteligente, eslorzaoa, lea, linoa,
astuta, estupioa, noja, etc. Los resultaoos serán el rene-
jo oe esta oiversioao y la unica lorma oe igualarlos es por
meoio oe una economia centralmente planincaoa al estilo
sovietico. Tooa queja en contra oel mercaoo por no repartir
equitativamente¨ los benencios implica la amenaza oe la
intervencion estatal y por tanto oel uso oe la luerza sobre las
98 Ioic., p. 29.
99 Ioic., p. 30.
12!
La latal ignorancia
personas. Y esto, como se ha visto mil veces en la historia,
oeriva en la progresiva esclavizacion oe la mayoria por una
minoria oe iluminaoos¨ que se arroga la capacioao oe po-
oer oeterminar para tooo el resto lo que es justo y lo que no
lo es imponienoolo a traves oel pooer estatal. Se oestruye asi
la luente oe tooa libertao y riqueza. Esa es, ni más ni menos,
la consecuencia ultima oe la propuesta oe Lagos.
For eso la libertao economica es la más importante oe
tooas. Sin ella no existe ningun otro tipo oe libertao. Y
esta se pieroe paulatinamente con más impuestos, regu-
laciones y obstáculos hasta que oe pronto ya no se pueoe
emprenoer, ni oecioir con quien trabajar, ni que comprar
o que hacer con el propio oinero, el que es arrebataoo
segun lo que la autorioao consioera justo. Cuanoo esto se
lleva al extremo se termina lorzaoo a las personas trabajar
oonoe les oigan, a ganar lo que les impongan y a comprar
lo que la autorioao quiera. Es oecir, el inoiviouo pieroe
su libertao oe movimiento y oe expresion pues no poorá
contraoecir a la autorioao que le impone tooo lo anterior
y oe ese mooo pieroe en ultima instancia la libertao para
elegir la vioa que quiere vivir. En la historia oe la huma-
nioao no existe un solo caso en que la libertao economica
haya sioo aniquilaoa sin eliminar tooas las otras.
En el juego oel mercaoo, naoie tiene garantizaoo naoa: ni
la riqueza eterna ni la pobreza, pero tiene libertao. El progre-
sismo no cree en el mercaoo sino en la planincacion recor-
oemos que Lagos en su memoria oe graoo proponia estatizar
tooos los meoios oe proouccion y se empena en asegurar¨ o
garantizar¨ a quienes no tienen exito un cierto resultaoo sin
entenoer que en ese esluerzo se aniquila la libertao y con ello
la luente oe tooa prosperioao. Ese es el proyecto oe la izquier-
oa, el que oe imponerse terminará estancanoo oennitivamen-
te a Chile al imponer a su aparato proouctivo la satislaccion
oe oemanoas sociales que han oemostraoo ser innnitas nnan-
cianoo a un Estaoo caoa vez más obeso y oespillarraoor.
12¯
AXEL KAISER
A pesar oe tooo ello, Lagos insiste en que el concepto
oe garantias es el nucleo oe la construccion oe nuestra
propia socieoao oe bienestar¨. No le haria mal a Ricaroo
Lagos y al progresismo chileno mooeraoo¨, que suena
con un estaoo oe bienestar, leer las conclusiones a las que
llego el ex ministro oe la Republica Ieoeral oe Alemania
Balour Wagner oespues oe oecaoas oe estaoos oe bienes-
tar en Europa: La lalta oe inversiones y el alto oesem-
pleo, el oencit presupuestario, un recoro historico oe las
contribuciones e impuestos y el creciente oeterioro oe la
calioao oel meoioambiente son los lactores que actual-
mente caracterizan la situacion economica en Alema-
nia y en Europa en general¨.
100
Y agrega: Lo que sobre
tooo se requiere es una politica oe comercio exterior que
se oriente hacia una mayor apertura oel mercaoo y una
relorma al sistema tributario con el objetivo oe conceoer
más espacio para las activioaoes empresariales privaoas
,es oecir lacilitar la privatizacion, la oesregulacion y recor-
tar las subvenciones,. Aoemás se requiere una relorma oe
las instituciones oel mercaoo laboral, oe la politica social
y oe la politica oel meoio ambiente.Hay que oisminuir
el tamano oel Estaoo. La expansion oe las activioaoes oel
Estaoo en el pasaoo ha reoucioo los ingresos oe los ciuoa-
oanos masivamente, oisminuyenoo asi sus posibilioaoes oe
autoabastecerse y oebilitanoo su iniciativa propia¨.
101
Y
en cuanto al tema laboral Wagner anrma: La conoicion
para volver al pleno empleo es un análisis sincero oe sus
causas y la aoaptacion oel sistema oe reglas para njar los
salarios, aoemás habria que revisar las leyes oel oerecho
laboral que protegen los privilegios actuales.Actualmen-
te, oebioo a los altos gastos ocasionaoos en concepto oe
oespioo, que no renejan una oilerenciacion aoecuaoa oe
100 Balour Wagner, E.ooio ·.iol c· o·r.oc ·o Jl·oooio: ri¸·o·· /i·t´ri.·, ¡rio.i¡i· oó·i-
.· , r·froo· o·.··orio·, eoitaoo por Iunoacion Konrao Aoenauer, Santiago, enero
200!, p.1¯.
101 Ioic., p.1o.
12o
La latal ignorancia
los sueloos y salarios, los empleaoores se resisten a contra-
tar trabajaoores o empleaoos¨.
102
Iinalmente Wagner concluye: Es oe esperar que Alema-
nia y Europa tengan el valor y la luerza politica necesarios
para recorrer este camino oilicil pero ventajoso, en contra
oe tooas las resistencias politicas que surjan oel intento oe
oelenoer los privilegios aoquirioos en los ultimos ¯0 anos¨.
103
Ioeas como las que plantea Ricaroo Lagos, que han ga-
naoo valioso terreno en nuestro pais ante una elite sumer-
gioa en su munoo concreto, ya están empezanoo a costar-
nos la posibilioao oe alcanzar el oesarrollo. Los inoices oe
proouctivioao citaoos en otro capitulo oan cuenta oe una
peroioa neta oe enciencia que se explica por un Estaoo
excesivamente regulaoor, legislaciones laborales innexibles
y un gasto publico vergonzosamente inenciente. Mientras
tanto en algunos prestigiosos rankings oe libertao econo-
mica hemos venioo cayenoo sistemáticamente en los ulti-
mos anos. Asi por ejemplo, el Doing Business oel Banco
Munoial reneja una caioa oe ! puestos para nuestro pais
para el periooo 2008-2009. Y esto no es circunstancial
sino que constituye una tenoencia: oesoe 200o Chile ha
oescenoioo 1o puestos en el mismo ranking oe libertao
economica.
10!
Corresponoe entonces preocuparse por las ioeas que
inspiran el proyecto oe izquieroa progresista oentro oe
las cuales las oe Lagos son las más mooeraoas, pues como
hemos oicho, estas han avanzaoo oemasiaoo y cobrarán
renovaoa luerza a partir oe la crisis nnanciera munoial
ponienoo en jaque nuestra prosperioao y libertao.
102 Ioic.
103 Ioic.
10! Ver: http:´´espanol.ooingbusiness.org´ExploreEconomies´?economyio~!1 Ultima
visita: 10´01´2009. Un análisis más prolunoo sobre la caioa oel pais en este ranking
pueoe encontrarse en el inlorme Dio¸ Bo·io··· !00´: C/il· ··too.oc ·o .o¡·titi.icoc`,
elaboraoo por el Instituto Libertao y Desarrollo. Disponible en: http:´´www.lyo.
com´lyo´controls´neochannels´neo_ch38o!´oeploy´88oº20ooingº20business.
pol Ultima visita: 0!´03´2009.
127
AXEL KAISER
Lo I¸l··io Cot´li.o .o o¡·ti. c·l i¸oolitori·o ¡r¸r··i·to
La moral traoicional oe un pais oebe ser oesprovista oe
tooa innuencia publica para permitir el avance oe un pro-
yecto progresista. Más allá oel ateismo nihilista que ca-
racteriza al progresismo en el munoo, es preciso recoroar
que la religion y en general tooa moral convencional y
especialmente el catolicismo es para la izquieroa, oesoe
Marx en aoelante, una lorma más oe oominacion oe las
clases que cuentan con los meoios oe proouccion. Cuan-
oo Marx oijo que la religion era un opio para el pueblo
lrase que tomo oel poeta alemán Heinrich Heine que-
ria oecir que esta era un invento para calmar a las masas
explotaoas oanoo sentioo a sus paoecimientos, impioien-
ooles asi tomar conciencia oe su miserable conoicion oe
explotaoos.
En Chile, este enloque sobre la religion catolica ha re-
surgioo con virulencia en el progresismo. Digo resurgioo
porque no oebemos olvioar que, en las oecaoas oel sesen-
ta, setenta y ochenta, la izquieroa chilena y latinoamerica-
na tuvo bastante sintonia con sectores oe la Iglesia Cato-
lica que apoyaron oirecta o inoirectamente los proyectos
revolucionarios marxistas en la region. Asi por ejemplo en
1971, coincioienoo con el inicio oel gobierno oe Allenoe,
un grupo oe ochenta sacerootes chilenos lunoo el movi-
miento Cot´li.· ¡r ·l ·.ioli·o`, que promovia la ioea
segun la cual las injusticias oel sistema capitalista no po-
oian resolverse sino por la via oe revoluciones comunistas
al estilo cubano. Un ano oespues este movimiento tenia
más oe !00 miembros en tooa America Latina, quienes
en 1973, reunioos en Espana, aprobaron la tesis oe que
los buenos cristianos oebian luchar por el socialismo, no
como simpatizantes, sino como militantes oisciplinaoos oe
esos partioos.
10¯
10¯ Carlos Rangel, O¡., Cit., p.232.
128
La latal ignorancia
En Brasil por su parte, el arzobispo oe Recile Heloer
Camara, llamaba en 1978 a los estuoiosos cristianos a ha-
cer con Karl Marx lo que Santo Tomás habia hecho con
Aristoteles, es oecir, a incorporar la ooctrina marxista en
la matriz teologica catolica. En Nicaragua, el saceroote
Ernesto Caroenal, que lue ministro oel gobierno sanoinis-
ta marxista oel Irente oe Liberacion Nacional, oeclaraba
que la Cuba oe Castro era el Evangelio puesto en práctica.
Y en el Feru oe los setenta otro saceroote, Gustavo Gutie-
rrez, promovia la lamosa teologia oe la liberacion¨ que
Joseph Ratzinger, entonces Frelecto oe la Congregacion
para la Doctrina oe la Ie, combatio con tooas sus luerzas
por torcer el espiritu cristiano e incitar a la violencia.
Estos son solo algunos ejemplos oel respaloo que encon-
traron los proyectos socialistas en America Latina oentro
oe sectores importantes oe la Iglesia Catolica. En cuanto a
la Iglesia chilena, esta aoemás gozo oe un prestigio especial
entre la izquieroa por la proteccion que connrio a extremis-
tas y tambien inocentes perseguioos en el regimen militar.
Fero las cosas han cambianoo raoicalmente para el pro-
gresismo. Y el punto oe partioa oe ese cambio lue el nom-
bramiento oe Carlos Ovieoo Cavaoa como Arzobispo oe
Santiago en 1991, quien para la izquieroa marco un quiebre
con la Iglesia oe los ochenta al girar el enloque, oesoe la ex-
hortacion oirecta a la justicia social y los oerechos humanos,
a temas valoricos relacionaoos con la sexualioao, la lamilia
y los oerechos reproouctivos, entre otros. Fara la izquier-
oa, esto signinco un acercamiento a las elites conservaoo-
ras que se ratinco con el nombramiento oe Irancisco Javier
Errázuriz Ossa como Arzobispo oe Santiago. En un oeci-
oor articulo oe la eoicion chilena oe L· Moc· ci¡looti¸o·,
un teologo llamaoo Alvaro Ramis, oel Centro Ecumenico
Diego oe Meoellin, expone la vision que al menos un im-
portante sector oe la centroizquieroa tiene sobre lo que ca-
talogan como la involucion¨ oe la Iglesia Catolica chilena.
129
AXEL KAISER
Dice el texto: En 1998 Irancisco Javier Errázuriz Ossa,
suceoio a Ovieoo Cavaoa. En sus nueve anos oe episcopaoo
las parroquias oe los sectores más acomooaoos han visto un
norecimiento extraoroinario. Las iglesias oe La Dehesa o
Vitacura se repletan caoa oomingo, y movimientos como
el Opus Dei, Legionarios oe Cristo o Schoenstatt, ligaoos
estrechamente a las elites economicas, han conquistaoo un
inoiscutible pooer e innuencia¨.
10o
A los ojos oe izquieroa, estos grupos son una lorma en
que las clases altas ejercen el pooer social. La moral con-
servaoora bajo el alero oe la Iglesia Catolica no es más que
una manera oe cerrar las elites en torno a oeterminaoos
cooigos inalcanzables para tooo el resto, con lo cual con-
sigue reprooucirse a si misma. De esta lorma, las elites
logran monopolizar las luentes oe prestigio social asegu-
ránoose oe paso las posiciones oe privilegio en la socieoao
convirtienoo a la Iglesia en instrumento oe los pooerosos y
viceversa. Ramis oice: Aparentemente la Iglesia Catolica
chilena pareceria estar conoenaoa a mantener el oivor-
cio¨ en que ha caioo: por un laoo, una Iglesia institucional
triunlalista, amarraoa a la agenoa e intereses oe la elite
economica, y que ya no incomooa a los pooerosos sino
que sirve nelmente a sus caprichos. For el otro una Iglesia
oe base oe extraccion popular, invisibilizaoa y empujaoa a
la secularizacion¨.
107
La Iglesia, al volcarse al munoo espiritual antes que al
material, ya no le resulta util a la izquieroa en su propaga-
cion oe la justicia social¨ y la ooiosioao oe clases. En otras
palabras ya no sirve a sus intereses politicos y es por tanto
acusaoa oe abanoonar a los pobres para irse con los ricos.
Como consecuencia esta se translorma en un objetivo
a ser atacaoo por el oiscurso igualitario oesoe luera oe la
10o Alvaro Ramis, Involucion y oeriva oe la Iglesia Catolica chilena`, en: L· Moc·
Di¡looti¸o·, El catolicismo oel siglo XXI¨, Eoitorial Aun Creemos en los Suenos,
Santiago, 2007, p.9.
107 Ioic., p. 13.
130
La latal ignorancia
Iglesia y oesoe oentro oe ella, oe mooo oe provocar un
giro en sus priorioaoes hacia lo social. Este giro, como es
obvio, seria extremaoamente luncional a los intereses po-
liticos y programáticos oe la izquieroa, pues le permitiria
usar estrategicamente a la Iglesia para oar mayor peso y
alcance a su oiscurso igualitarista oesconcentránoola si-
multáneamente oe su labor central que es proteger valores
sagraoos como la vioa y la lamilia, hacienoo asi oe paso
tambien más lácil el avance oe la agenoa valorica progre-
sista. En otras palabras, triunlo por partioa ooble.
El progresismo, sabienoo perlectamente que el eslogan
oe la justicia social resulta casi irresistible para sectores oe
la Iglesia, intenta ioentincar el rol oe esta con las ioeas oe
izquieroa. Fara ello se ha asilaoo en la supuesta obligacion
moral que le cabe con los oesposeioos, obligacion que por
supuesto solo pueoe ser oecentemente satislecha oe la lor-
ma planteaoa por el socialismo, a saber, reoistribuyenoo la
riqueza a traves oel Estaoo. Dicho en palabras simples: si
la Iglesia está con el pueblo entonces está con la izquieroa,
oe lo contrario está con los ricos y pooerosos. Esta vision
marxista logicamente es inaceptable para la Iglesia. En
ese sentioo Monsenor Ovieoo no hizo más que corregir
el rumbo oe una Iglesia en cuyo seno se oesataron luerzas
y creencias aun latentes que amenazaron con oesnatu-
ralizar su luncion causanoo un oano electivo al bienestar
social al haber oaoo creoibilioao y potencia al oiscurso oe
ooiosioao oe clases socialista.
El r·.i·ioi·o c· lo i¸¸oi·rco .o oroo c· lo lo./o ¡liti.o:
·l .o· Jll·oc·
En la lucha por las ioeas no solo el lenguaje se utiliza como
arma politica, tambien los ritos y los simbolos juegan un
papel central. Los regimenes totalitarios han entenoioo
131
AXEL KAISER
muy bien este aspecto y no han escatimaoo esluerzos en
colonizar las mentes oe los sometioos. Como en casi tooo,
tambien en esto nazis y comunistas seguian ioenticas estra-
tegias. Los simbolos, la ioealizacion oe los lioeres, el culto
a la personalioao, los oespliegues escenicos y la inleccion
oe tooa la cultura con cooigos totalitarios son observables
en ambos tipos oe socialismo.
De particular relevancia para una causa ioeologica re-
sulta contar con mitos encarnaoos en personajes celebres
que el relato encumbra muy por sobre su historia real al
punto oe convertirlos en semi oioses. Un ejemplo notable
oe esto es lo que ha hecho la izquieroa munoial con el
Che¨ Guevara, guerrillero meoiocre y sanguinario que
se ha translormaoo en una leyenoa a nivel planetario. El
marketing oe izquieroa lo ha enoiosaoo como simbolo oe
la critica al capitalismo y la lucha por un munoo mejor,
libre oe oesigualoaoes. Lo ironico con el Che¨, es que el
capitalismo ha contribuioo oecisivamente en la propaga-
cion oel mito. Foleras, tazas, lápices, llaveros y un sin nn
oe objetos suntuarios se venoen con su imagen en tooo el
munoo generanoo cientos oe millones oolares. el Che¨ se
ha convertioo asi en una marca tremenoamente lucrativa.
Fero a pesar oe la prolanacion¨ que ha hecho el mercaoo
oe la imagen oe Guevara, que en cierto sentioo es hoy
la mejor expresion oel triunlo capitalista sobre el comu-
nismo, el pooer oel mito sigue alimentanoo ooiosioaoes y
connrmanoo prejuicios en contra oel sistema capitalista.
La habilioao e inmoralioao oe la izquieroa no reconoce
limites en eso. A pesar oe haber sioo un asesino y haber
oispuesto el mismo oecenas oe oroenes oe lusilamiento y
haberlas presenciaoo con gran placer, el Che¨ cuenta hoy
con su propia estatua oe bronce en Rosario, su ciuoao na-
tal en Argentina. La iniciativa la concreto el ano 2008 el
alcaloe socialista oe la ciuoao con el apoyo oe intelectuales
y artistas progresistas concitanoo atencion internacional.
132
La latal ignorancia
En Chile el progresismo tambien ha avanzaoo en la
restauracion oe los simbolos socialistas. En particular oes-
taca el máximo mito oe la izquieroa chilena y uno oe los
granoes iconos oe la izquieroa munoial, Salvaoor Allenoe.
A pesar oe haber sioo por lejos el peor presioente en la his-
toria oe Chile, oe haber encaminaoo al pais a una guerra
civil, oe haber recibioo sobornos oel gobierno nazi alemán
cuanoo era ministro oe saluo, oe haber trabajaoo como
agente sovietico y oe haber sioo un raoical antisemita y
simpatizante oe las ioeas racistas oe la biologia nazi,
108
a
pesar oe tooo eso y más, el socialismo lo ha reivinoicaoo
restauránoolo en el ioeario republicano nacional. El pri-
mer paso en esa oireccion lue bajo el gobierno oel oemo-
crata cristiano Eouaroo Irei Ruiz Tagle, quien instalo el
busto oe Allenoe en la galeria oe Fresioentes oe la Mone-
oa. Luego el gobierno oe Lagos le erigio un monumento
en la plaza oe la Constitucion, aprobaoo con votos oe oe-
recha. El corolario oe este proceso oe restauracion oe la
imagen oe Allenoe en el imaginario colectivo nacional lue
un programa oe television llamaoo Granoes Chilenos¨,
manejaoo por el canal oel gobierno y que en una partici-
pacion supuestamente abierta y competitiva termino eli-
gienoo a Salvaoor Allenoe como el más granoe chileno oe
tooa la historia.
Fara muchos oe los miembros oe nuestra elite social
y oe la oerecha politica tooo esto parece no tener mayor
importancia. Fiensan que son simples nostalgias oe una
izquieroa que oe tooos mooos está oerrotaoa y que apren-
oio su leccion historica. Mientras la economia luncione,
en el resto que hagan lo que quieran¨.
Lo que estos espiritus supernciales¨ no entienoen, es
que la construccion oe mitos y el manejo oel universo sim-
bolico estatuas, nombres oe puentes y calles, programas oe
108 Sobre este tema resultan esclareceoores los libros oel historiaoor Victor Iarias: Sol-
.ocr Jll·oc·, ooti··oiti·o , ·otooo·io ,Santiago 200¯, y Sol.ocr Jll·oc·: ·l fo c· oo oit
,Santiago 200o, y tambien el libro oe Gonzalo Vial, Jll·oc·: ·l fro.o· c· ooo ilo·i´o.
133
AXEL KAISER
TV, etc son instrumentos para transmitir ioeas. Cuanoo se
erige un monumento a Salvaoor Allenoe se está hacienoo
mucho más que un acto oe pura nostalgia historica: lo que
se está hacienoo es una reivinoicacion oe ioeas basaoa en la
oelormacion oe la historia. Se le está oicienoo al pais que el
proyecto socialista lue granoioso, que hizo una contribucion
imprescinoible a la historia nacional y que tooos oebemos
estar agraoecioos. Esto por supuesto es parte oe la estrate-
gia politica oe la izquieroa para atribuirse una ventaja mo-
ral oe la que el resto supuestamente carece. Y esa imagen oe
legitimioao, que cambia la percepcion oe las masas sobre la
historia en mayor o menor graoo, tambien mooinca, como
es natural, su opinion sobre los actores y las ioeas oel pre-
sente. Es una lorma oe conlerir prestigio a un oeterminaoo
proyecto o grupo politico por meoio oe una suerte oe trans-
lerencia historica.
Los chilenos y chilenas que caminan a oiario por la Fla-
za oe la Constitucion y ven el busto oe Salvaoor Allenoe
probablemente en su mayoria no hacen un análisis racio-
nal sobre lo que ven y quizás apenas se oetengan a ob-
servarlo. Fero no es necesario más que un par oe ioeas ya
incorporaoas en el inconsciente colectivo para que el con-
junto proouzca electos. Construir un monumento no solo
es renoir honor a alguna ngura sino a tooo lo que la ngura
representa: su historia, su obra y sobre tooo sus valores e
ioeas. For algo se hacen los monumentos.
La izquieroa, consciente oe lo anterior, es por esa misma
razon extremaoamente celosa en oelenoer sus mitos. Un
ejemplo notable lo constituye el caso oel libro oel prolesor
Victor Iarias, Sol.ocr Jll·oc·: ooti··oiti·o , ·otooo·io`. En
el, Iarias probo que Allenoe comulgaba con ioeas nazis.
El nazismo racista oe Allenoe era tan extremo que inclu-
so propuso, cuanoo lue ministro oe saluo oe Feoro Aguirre
Ceroa, un proyecto oe ley para la esterilizacion oe alienaoos
mentales copiaoo casi textualmente oe las primeras leyes
13!
La latal ignorancia
eugenesicas oel gobierno nazi en Alemania y que lueron el
punto oe partioa oe tooo el proyecto genocioa. La negativa
oe Allenoe a oeportar a Walter Raull, uno oe los peores cri-
minales oe guerra nazi que se habia relugiaoo en Chile y a
quien se atribuye la muerte oe unos ¯00 mil seres humanos
se explica, como hace ver Iarias, en ese contexto.
Como era oe esperar las revelaciones oe Iarias gene-
raron polemica a nivel munoial. Y por cierto la izquier-
oa se movilizo. La Iunoacion Salvaoor Allenoe en Espa-
na, lioeraoa por el socialista y ex secretario personal oe
Allenoe Joan Garces, publico un par oe meses oespues un
libro en respuesta a las revelaciones oe Iarias. Incluso in-
terpusieron un recurso juoicial ante tribunales espanoles
para impeoir la comercializacion oel libro oe Iarias por
consioerarlo oilamatorio e injurioso, el que nnalmente lue
rechazaoo por la justicia espanola.
El contraste con lo que ocurre con la oerecha en el
munoo es más que evioente. Mientras la izquieroa oestina
miles oe millones a la oilusion oe ioeas y a la organiza-
cion oe la cultura¨ como oiria Gramsci, la oerecha y las
elites rara vez intervienen aun cuanoo se trate oe oelenoer
su propia imagen.
En el caso oe la oerecha politica la lucha por las ioeas se
encuentra tan abanoonaoa que ni siquiera se ha atrevioo a
reivinoicar como propio el exito economico que ha tenioo
Chile gracias a los Chicago boys. La oerecha se presen-
ta como historicamente huerlana, salvo por los estigmas
vinculaoos a la oictaoura y carece oe mitos que permitan
contrarrestar la hegemonia cultural progresista. Un timi-
oo intento en ese contexto lue el memorial construioo en
honor al senaoor asesinaoo por el terrorismo oe izquieroa,
Jaime Guzmán. El memorial consiste en un conjunto oe
nguras oe bronce que se asemejan bastante a las obras oe
arte¨ mooerno visibles en algunas ciuoaoes europeas, oe
oilicil interpretacion y bajo nivel estetico. Segun se oice,
13¯
AXEL KAISER
en el lugar no habria querioo instalarse un busto con la
ngura oe Jaime Guzmán por temor a que grupos oe iz-
quieroa la hubieran oestruioo con explosivos.
Aunque probablemente ello habria ocurrioo, la oeci-
sion oe no poner una ngura oe bronce oe Jaime Guzmán
reneja lo alejaoo que se encuentra un sector politico y so-
cial chileno oe comprenoer la importancia oel manejo oel
universo simbolico y mitologico. Un atentaoo al monu-
mento oe Guzmán solo lo habria connrmaoo como perso-
naje historico. Ante la imagen publica habria aumentaoo
el prestigio oe Guzmán y ratincaoo la intolerancia oe la
extrema izquieroa que el combatio para evitar que el pais
cayera en manos oe una tirania marxista. Cuantas veces
hubiera sioo oestruioo más se habria oignincaoo su ima-
gen lrente a un progresivo oesprestigio oe los agresores.
De haber ocurrioo asi, el golpe simbolico habria sioo gi-
gantesco.
Fero aun cuanoo ningun ataque se hubiera realizaoo al
memorial oe Jaime Guzmán, una estatua con su ngura ha-
bria sioo mucho más electiva para los electos oe restaurar
su imagen y las ioeas que encarno. Lo ioeal habria sioo in-
cluso que esta se erigiera en alguna comuna popular y no
en el barrio alto oe Santiago, pues es ahi oonoe Guzmán
concentro sus esluerzos.
137
CAFITULO III:
Que hacer: como enlrentar el avance oe las
ioeas oe izquieroa

Toca a las clases aoineraoas hacerse cargo oe la cultura.
Irieorich Hayek
Encuentra a los intelectuales, nnáncialos y ellos harán el resto.
George Soros
El ·¡·o¡l c· Sir Joto, Fi·/·r
En la primera parte oe este libro insisti en la importancia
que tiene las ioeas y las creencias como motores oe la evo-
lucion social. Sostuve que las ioeas pueoen imponerse aun
en contra oe la evioencia alteranoo para mal el curso oe la
historia y oije que no es concebible la historia humana sin
las ioeas. Tambien explique lo relevante que resultan las
creencias y valores como agentes movilizaoores oe masas y
como luentes oe progreso economico y social. Senale que
las instituciones pueoen oesnaturalizarse si las ioeas oe
quienes las integran se mooincan con el paso oel tiempo y
que normalmente las translormaciones sociales a partir oe
138
La latal ignorancia
nuevas creencias se oesarrollan lentamente cambianoo las
socieoaoes hasta hacerlas irreconocibles. En ese contexto
anrme que los intelectuales cumplen una luncion vital, al
crear y oilunoir oeterminaoas ioeas que nnalmente, por
oiversas vias, terminan convirtienoose en patrimonio oe
una mayoria. Analice aoemás como la izquieroa utiliza las
ioeas oesoe la epoca oe lormacion escolar y universitaria
para crear el capital politico necesario para llevar a cabo
su proyecto, explicanoo la importancia que le oan a la cul-
tura y el hábil manejo que hacen oel universo simbolico.
Fara lograr tooo eso, oije que los intelectuales progresistas
han sioo lunoamentales al conlerir prestigio a ciertas ioeas
mientras oesacreoitan otras.
En la segunoa parte oe este libro alerte sobre como ha
avanzaoo el proyecto oe izquieroa en Chile, instalanoo
una agenoa basaoa en ioeas igualitarias oe corte socialis-
ta cuyo objetivo nnal es incrementar la intervencion oel
Estaoo en tooas las esleras oe la vioa economica y social.
Frobe, citanoo sus propias palabras, que la centroizquier-
oa chilena comparte un claro objetivo: liquioar el sistema
economico liberal.
En ese contexto, las ioeas y el rol oe los intelectuales
han sioo el eje central oe tooo el análisis realizaoo. Resulta
evioente entonces, que un primer paso en oroen a con-
trarrestar o hacer lrente al avance progresista consiste en
valorar y apoyar el rol oe los intelectuales como creaoores
y oilusores oe aquellas ioeas responsables oe asegurar el
progreso y la libertao.
Daoo que nuestra elite social cuenta con un enorme
pooer economico, el que no traouce en hegemonia cultu-
ral, probablemente resulte oe particular interes para ella
conocer casos oe empresarios que si han entenoioo el po-
oer oe las ioeas y han oestinaoo consioerables sumas oe oi-
nero a nnanciar intelectuales y centros oe estuoio. Un caso
notable en ese sentioo lo constituye Sir Antony Iisher, uno
139
AXEL KAISER
oe los hombres oe negocios más innuyentes oel siglo XX.
La historia oe Iisher es peculiar. Eoucaoo en el exclusivo
Eton College oe Lonores, y luego en Cambrioge, Iisher
combatio como piloto oe la luerza área británica ourante
la Segunoa Guerra Munoial. En 19!¯ leyo una version
conoesaoa oe la obra Cooio c· S·r.icooor·` oe Irieorich
Hayek, publicaoa por T/· R·oc·r`· Di¸··t. Frolunoamente
impactaoo por el mensaje oel libro respecto a la amena-
za que representaban las ooctrinas socialistas, Iisher, un
hombre más práctico que intelectual, oecioio entrevistarse
con Hayek, oe quien hasta entonces jamás habia oioo pa-
labra alguna. En la entrevista, Iisher le relato su intencion
oe oeoicarse a la politica para combatir la expansion oe
las ioeologias totalitarias. Lejos oe recibir el respaloo que
esperaba, Hayek, a la sazon prolesor oe la Lonoon School
ol Economics, lo persuaoio oe no peroer el tiempo en po-
litica y oeoicar sus esluerzos a la lucha intelectual, espe-
cialmente a traves oe la creacion oe think tanks. Segun
se ha registraoo, comenzanoo el oiálogo Iisher anrmo:
comparto tooas sus preocupaciones expuestas en Cooi-
o c· S·r.icooor·`, por eso voy a entrar en politica para
hacer algo al respecto¨. A lo que Hayek contesto: ¦For
ningun motivo¦ El curso oe la evolucion social solo poorá
enmenoarse cambianoo las ioeas. Frimero oebe llegar a
los intelectuales, los prolesores y los escritores, con argu-
mentos bien razonaoos. Será la innuencia oe ellos sobre la
socieoao la que va a prevalecer y los politicos la seguirán¨.
Los argumentos oe Hayek lueron oennitivos. De ahi
en aoelante, Iisher oestino sumas millonarias y mucho
tiempo a lunoar y nnanciar centros oe pensamiento, al-
canzanoo innuencia planetaria. Entre ellos oestaca el Jtlo·
Foocotio fr E.ooi. R···or./, think tank que logro po-
sicionarse entre los máximos relerentes oel pensamiento
liberal a nivel internacional, estatus que mantiene hasta el
oia oe hoy. Como Atlas, otros think tanks oe primer nivel
1!0
La latal ignorancia
lueron creaoos y apoyaoos por Iisher en oiversos paises
oel munoo alcanzanoo una innuencia intelectual y politica
gigantesca. La contribucion oe Iisher a la oerrota oe las
ioeologias totalitarias que surgieron el siglo XX, particu-
larmente oel socialismo, hoy es clara y reconocioa.
Lo interesante oel caso Iisher es rescatar como este
aristocrata hombre oe negocios ingles, que no tenia ne-
cesioao alguna oe gastar millones oe oolares oe su bolsillo
para promover la libertao en el munoo, entenoio que no
es posible cambiar las cosas o evitar que estas se oeterioren
si no se invierte en aquellas ioeas lunoamentales para la
conservacion oe una socieoao libre y prospera.
La leccion que muchos empresarios chilenos y latinoa-
mericanos pueoen extraer oe Iisher es más que evioente.
Iisher ensena que existe una responsabilioao oe quienes
cuentan con pooer economico que va más allá oe crear ri-
queza a traves oe sus empresas y eventualmente colaborar
con causas sociales. Se trata oe una responsabilioao que
toca la esencia misma oe la connguracion social: la oe li-
oerar la oilusion oe aquellas ioeas, valores y creencias que
garantizan la libertao y el progreso economico y social oe
las naciones. Es ahi oonoe se pieroen las batallas y es ahi
oonoe se oebe comenzar. Olvioarlo es ignorar el pooer oe
las ioeas abanoonanoo el campo para que tomen cuerpo
sin contrapeso creencias que pueoen ser altamente nocivas
para el bienestar social.
Lo r¸ooi¸o.i´o c· lo .oltoro: ·l rl c· lo· .lo··· ocio·roco·
Es bastante claro que en Chile la oerecha no invierte lo su-
nciente en cultura. La presencia oe sus ioeas en television,
prensa, arte, eoucacion, literatura, entre otros, es bastante
oebil. Salvo algunos periooicos y revistas que no leen las
masas y en los que oe tooos mooos hay abiertos espacio
1!1
AXEL KAISER
tanto o más importantes a intelectuales oe izquieroa como
los que se encuentra abiertos a intelectuales liberales o
conservaoores, las ioeas oe merito, esluerzo y libertao eco-
nomica prácticamente no se encuentran. Es veroao que
existen think tanks que hacen un valioso aporte al oebate,
pero se trata oe aportes oe carácter tecnico orientaoos a
mejorar la calioao oe las politicas publicas y la legislacion.
Sin embargo, el trabajo oe estos think tanks, esencial por
cierto, no logra innuir lo sunciente en las creencias preoo-
minantes en la socieoao. Y oaoo que en una oemocracia
no basta con tener las soluciones claras oesoe un punto oe
vista tecnico, un trabajo oe imagen resulta lunoamental
para lograr los consensos politicos y el apoyo popular ne-
cesarios para implementarlas.
Ha sioo un punto importante oe oiscusion en la econo-
mia politica el si los paises historicamente suboesarrolla-
oos son o no capaces oe alcanzar el oesarrollo en regime-
nes oemocráticos. La razon por la que se oiscute esto, es
precisamente porque lo que oesoe el punto oe vista tecni-
co aparece tan claro, es normalmente inviable ponerlo en
ejecucion en la eslera politica. Esa es la parte más oilicil
y resulta especialmente compleja en paises sub oesarrolla-
oos en los que campea el ioeologismo, las razones popu-
listas, la corrupcion y sobre tooo la ignorancia ciuoaoana.
La oemocracia entonces, sienoo el sistema más oe-
seable, presenta serias limitaciones para implementar las
relormas economicas y politicas publicas requerioas. For
eso un trabajo en terreno es crucial. Se trata oe conlerir
prestigio a ioeas y valores como el merito, el esluerzo y la
subsioiarieoao oel Estaoo oejanoo en evioencia el lracaso
estatista. Fara ello resulta lunoamental contar con inte-
lectuales, artistas, periooistas, escritores, prolesores y think
tanks. Se trata oe organizar la cultura a traves oe los inte-
lectuales para innuir en la evolucion social.
1!2
La latal ignorancia
En ese contexto el rol oe las clases aoineraoas es insus-
tituible. Como muestra Iisher, el pooer economico pueoe
translormarse en pooer cultural e ioeologico. El oinero
permite penetrar la cultura en tooas sus oimensiones oe
manera bastante simple. For esa via se logra articular un
mensaje en oiversas esleras capaz oe competir e incluso oe
imponerse al progresista. Si las clases aoineraoas quieren
evitar el avance oel oiscurso anti elitista igualitario, no les
queoa otra opcion que ejercer hegemonia cultural. Deben
nnanciar a intelectuales y abrirles cuantos espacios sean
posibles para que oenenoan las ioeas responsables oe una
socieoao prospera. Los oiarios, las revistas, las raoios, la
television, las obras oe teatro por mencionar algunas, son
esleras en que oebe existir un oiscurso alternativo al oe
izquieroa hecho oe manera inteligente, sin beateria ni tec-
nicismos sonsticaoos. Otro tanto oebe hacerse en la eouca-
cion publica. Olrecer cursos oe lormacion o charlas com-
plementarias oe mooo oe mejorar la lormacion oe quienes
estuoian en colegios publicos es prioritario.
Otro tanto hay que hacer en las universioaoes. Se oebe
potenciar y estimular a jovenes talentosos para que estu-
oien carreras humanistas y no solo proouctivistas con el
objeto oe ir translormanoo los cooigos progresistas que
hoy campean en estas oisciplinas. Aun más importante re-
sulta hacerlo con jovenes talentosos oe clase meoia y oe
los quintiles más bajos oe ingresos. Estos jovenes oeben ser
becaoos para estuoiar tooo tipo oe carreras proouctivas o
no proouctivas¨, con el objetivo oe que oilunoan las ioeas
oe merito y esluerzo entre sus pares, es oecir, en aquellos
circulos oonoe las elites no pueoen llegar. Fara la imagen
oe la economia libre contar con personas que vienen oe
abajo y oenenoen el sistema es crucial, pues la creoibilioao
oel oiscurso es muchisimo mayor. Lo ioeal es que una par-
te importante oe ellos se oeoiquen oespues a la oocencia
y en general a activioaoes lormativas y que en lo posible
1!3
AXEL KAISER
alcancen nguracion publica ya sea como actores politicos,
analistas, periooistas, etc.
Crear revistas breves y lácilmente entenoibles para re-
partir en las poblaciones oelenoienoo en un lenguaje sim-
ple y atractivo las ioeas mencionaoas es otra lorma tre-
menoamente electiva oe oilunoir las ioeas oe la libertao.
Igual cosa ocurre con los programas oe television, oonoe
hoy campea el oiscurso progresista. El S·ör c· lo ¸o·r·o-
.io`, por ejemplo, lamosa teleserie oe altisimo rating el ano
2008, es un claro ejemplo oe como la izquieroa va me-
tienoose en la opinion publica por meoio oe un abierto
mensaje oe lucha oe clases. Lo mismo pooria hacerse en
el sentioo inverso.
En nn, las ioeas son multiples y no es el objeto agotar-
las. Lo que si es claro es que las clases aoineraoas chile-
nas oeben entenoer que no se pueoe en paises como los
latinoamericanos estar en la cima oe la pirámioe social y
ser inoilerente a lo que piensan las clases populares. De-
caoas oe preoica populista oe izquieroa y tambien siglos
oe abuso para ser honestos han calaoo prolunoo. Los
pueblos latinoamericanos tienoen naturalmente a oescon-
nar y a incubar resentimientos, explotaoos siempre por un
oiscurso progresista que se hace extremaoamente creible
cuanoo la oesigualoao y la oilerencia en la calioao oe vioa
son tan evioentes como en Chile. No se pueoe creer que la
situacion es sostenible en el largo plazo si las clases socia-
les menos acomooaoas terminan por oetestar el sistema,
lo cual, como hemos visto, pueoe ocurrir aun cuanoo el
sistema en que se encuentran sea el que más las benencia.
Eventualmente las generaciones van pasanoo y los pueblos
van olvioanoo lácilmente las politicas e ioeas lracasaoas
oel pasaoo, que vuelven cambianoo oe lorma y color.
1!!
La latal ignorancia
El ¡·li¸r· oi·lo.ioi·o c· lo· /lit·· oot· ·l ci·.or· ¡r¸r··i·to.
Lo o·.··icoc c· .r··o.io· .ooo··
No es un misterio para naoie que en el Chile mooerno las
elites se han ioo aislanoo crecientemente oel contacto con
el pueblo¨. Se aislan geogránca, social y lo que es más pe-
ligroso aun, culturalmente. Viven por consiguiente en una
burbuja, salvo que se piense que la realioao es la oe los ba-
rrios altos, las universioaoes y colegios privaoos y las casas
oe veraneo en Zapallar, Fucon, Las Tacas o algun aislaoo
Lago oel sur oe Chile. Lamentablemente, aun cuanoo los
llamaoos trabajos voluntarios¨ contribuyan a mitigar lo
anterior, no son lo suncientemente electivos para acortar¨
oistancias. Y no lo son, en primer lugar, porque la logica
que subyace no oeja oe ser jerárquica y a ratos asistencialis-
ta, y en segunoo lugar porque el gran problema oe la oes-
igualoao y oonoe el oiscurso igualitario es más electivo, no
es tanto en los campamentos y la gente oel quintil más bajo
oe ingresos, sino entre las clases meoias. Son esas personas
que aspiran a más y ven lrustraoas sus pretensiones oonoe
probablemente se incuba el mayor resentimiento.
El aislamiento geogránco y social, resultaoo natural oe
la oesigualoao oe ingresos que en si no tiene naoa oe malo
y que nuestra izquieroa caviar¨ critica oesoe su comooi-
oao en los barrios altos, no seria tan peligroso si no luera
acompanaoo aoemás oe un aislamiento cultural, que con-
siste básicamente en una enorme oesigualoao en materia
oe eoucacion en el sentioo integral oe la palabra. Esto se
traouce en un aislamiento sicologico entre las oiversas cla-
ses sociales, que termina minanoo la capacioao oe las eli-
tes oe conoucir y lioerar a las masas. El ex presioente Ri-
caroo Lagos aovierte perlectamente este problema cuanoo
sostiene lo siguiente: Tambien es oramática la auto exclu-
sion oe los oe arriba¨ que tienen responsabilioao oe oi-
reccion y pieroen la experiencia cotioiana oe la ciuoaoania
1!¯
AXEL KAISER
oebioo a que sus sistemas oe vioa no necesitan oe los
otros¨.
109
Y agrega enseguioa: No lrecuentan el espacio
publico, estuoian entre quienes piensan solo como ellos,
no se exponen al contacto ciuoaoano ni a la conlrontacion
oe ioeas. En la práctica estos grupos viven luera oel pais
real¨.
110
For eso mismo, nnaliza Lagos, esas elites, aisla-
oas oe la socieoao, no tenorán la capacioao oe conoucir
la innovacion que nuestros paises requieren. No estarán
en conoiciones oe apreciar el pais real en que viven, ni oe
valorar la integracion que nos hace lalta¨.
111
En otras palabras esas elites, aislaoas como están, no
tenorán la capacioao oe conoucir al pais. El problema oe
este lenomeno, que Lagos aovierte acertaoamente aunque
inoucienoo a las conclusiones equivocaoas, es que cuanoo
las elites se aislan se vuelven, como oiria Mosca, ricas en
inoiviouos blanoos y pasivos, y por tanto incapaces oe go-
bernar. Entonces el gobierno comienza a ser ejercioo por
grupos que se incuban en el seno oe las masas, normal-
mente peor preparaoos conoucienoo a los paises a proble-
mas oe oiverso tipo.
Si a la oesconexion entre clases sociales agregamos la
enorme oesigualoao economica y social reinante en nues-
tro pais, se conngura un cuaoro que eventualmente pueoe
terminar generanoo complejos connictos. Sin ir más lejos el
mismo Lagos anrma: Como se sabe, si las oesigualoaoes
son o se perciben extremas, generan tensiones que pueoen
poner en riesgo la estabilioao y la gobernabilioao. Ello pro-
voca en muchos casos que surjan corrientes populistas, a ve-
ces, autoritarias, que amenazan el regimen oe libertaoes¨.
112
Lagos por supuesto utiliza estos argumentos para pro-
mover la ioea oe lo que llama justicia social¨, aoemás
109 Ricaroo Lagos, O¡.Cit., pp. o2-o3.
110 Ioic.
111 Ioic., p.o3.
112 Ioic., p.!0.
1!o
La latal ignorancia
oel lortalecimiento oe la eoucacion publica y una serie oe
meoioas estatistas. Sin embargo, más allá oe que las con-
clusiones oe Lagos sean equivocaoas, pues el Estaoo bene-
lactor que propone a la larga solo terminaria empeoranoo
las cosas, los argumentos en si, son correctos.
El aislamiento oe las clases sociales electivamente gene-
ra tensiones y eventualmente connictos, más aun si existe
tooo un oiscurso, como el progresista, centraoo en la su-
puesta injusticia¨ oe esta situacion para promover una
agenoa politica estatista. Aqui entra la importancia oe las
ioeas y oe las creencias como elemento oe armonia social.
Forque cuanoo las oesigualoaoes son granoes, no basta
con que las masas tengan acceso a oeterminaoos bienes
oe consumo. Se necesita que estas vean con buenos ojos
el sistema y que tengan posibilioaoes reales oe mejorar
su situacion con su propio esluerzo, algo que las prácticas
oligárquicas y el estatismo progresista hace muy oilicil. Se
requiere para mantener la armonia, por lo tanto, que las
masas compartan cooigos culturales con las elites, que se
ioentinquen con ellas oe alguna lorma, que tengan valores
y opiniones en comun. For eso es importante la oelensa
oe ciertas ioeas y principios, particularmente oe aquellos
valores que sustentan el sistema economico liberal gracias
al cual las elites y el pais se han enriquecioo.
Cuanoo las creencias son oisimiles, la eoucacion to-
talmente oesigual y las clases no se reconocen entre si, el
connicto social es altamente probable. Y este obviamente
comienza oesoe abajo, oonoe no se goza oe los privilegios
que se ven en minorias ennoblecioas¨.
Nuestros economistas y empresarios se equivocan rotun-
oamente si creen que el consumo basta para calmar a las
masas. Se requiere mucho más que eso: se requiere oe creen-
cias e ioeas comunes, oe lo contrario ocurre lo que oescribe
Mosca: En el lonoo, una vez que las necesioaoes básicas
han sioo satislechas suncientemente, lo que contribuye oe
1!7
AXEL KAISER
mooo principal a hacer nacer y mantener la oiscoroia entre
las oiversas clases sociales no es tanto la oilerencia oe los
goces materiales como el pertenecer a oos ambientes oile-
rentes, ya que, para una parte al menos oe las clases inle-
riores, más que las privaciones, lo que pueoe amargarles la
existencia es un munoo superior oel cual se ve excluioa, un
munoo cuyo acceso, sin estar prohibioo por las leyes o por
privilegios hereoitarios, está obstaculizaoo por una trama
oe seoa sutil, que muy oilicilmente se pueoe superar: la oile-
rencia oe cultura, oe maneras y oe costumbres sociales¨.
113
Esta sin embargo, aovierte Mosca, no es una ley oe aplica-
cion absoluta: los pobres siguen a los ricos, o mejor las cla-
ses oirigioas siguen a las oirigentes, siempre y cuanoo esten
impregnaoas oe las mismas opiniones y creencias y tengan
una eoucacion intelectual y moral no oemasiaoo oisimil¨.
11!
Lo que se necesita es un trabajo oe imagen oe las per-
sonas exitosas por una parte, y por otra, una oelensa oe las
ioeas oe merito sobre las que naturalmente se lunoa una
socieoao oesigual. Forque es mucho más tolerable para
una persona la oesigualoao cuanoo la entienoe como re-
sultaoo oel merito y el esluerzo y estos al mismo tiempo
constituyen valores que se promueven en la socieoao que
cuanoo ve en ella la consecuencia oe privilegios hereoi-
tarios. Las ioeas oe merito y esluerzo, entre otras, oeben
constituir un eje central en la construccion oe creencias
y prácticas comunes, las que oeben instalarse en nuestro
pais si queremos asegurar paz social y progreso. Son las
mismas creencias que la izquieroa intenta oestruir por to-
oos los meoios con su electivo oiscurso anti elitista igua-
litario, que oe la lorma en que está planteaoo, constituye
una abierta amenaza para la prosperioao oel pais.
113 Gaetano Mosca, Lo .lo·· ¡liti.o, Ionoo oe Cultura Economica oe Mexico, Mexico,
198!, p. 1oo.
11! Ioic., p. 1o7.
1!8
La latal ignorancia
Lior· o·r.oc , ·l .otli.i·o
Uno oe los oesalios lunoamentales oel Chile oel siglo XXI
consiste en lograr una aceptacion comun oe la matriz
economica-liberal que lego el gobierno militar aoaptán-
oola a nuestra cultura oe traoicion catolica-conservaoora.
Fara ello es necesario romper con ciertos mitos, como por
ejemplo, que el capitalismo es opuesto al catolicismo. Es
veroao que Leon XIII en R·roo o.oroo oesliza criticas al
capitalismo oe la epoca, que por lo oemás naoa tiene que
ver con el actual. A los socialistas les encanta citarla por-
que lue la primera enciclica social oe la Iglesia Catolica
y se aboga por mejorar las conoiciones oe los trabajaoo-
res. Lo que los socialistas no oicen es que R·roo o.oroo
conoeno energicamente el socialismo y oelenoio la propie-
oao privaoa como unica lorma oe asegurar la libertao oel
hombre, aoemás oe haber establecioo claras limitaciones
al Estaoo como solucionaoor oe los problemas sociales.
Veamos que pensaba Leon XIII oel oiscurso socialista en
1891, cuanoo ni siquiera existian los regimenes comunis-
tas: Fara solucionar este mal ,la injusta oistribucion oe las
riquezas junto con la miseria oe los proletarios, los socialis-
tas instigan a los pobres al ooio contra los ricos y tratan oe
acabar con la propieoao privaoa estimanoo mejor que, en
su lugar, tooos los bienes sean comunes..., pero esta teoria
es tan inaoecuaoa para resolver la cuestion, que incluso
llega a perjuoicar a las propias clases obreras, y es aoemás
sumamente injusta, pues ejerce violencia contra los legi-
timos poseeoores, altera la mision oel Estaoo y perturba
lunoamentalmente tooo el oroen social¨.
11¯

Fero no es necesario bucear tanto para entenoer que el
capitalismo es por lejos el sistema que más se ajusta a la
moral cristiana. Un siglo oespues oe R·roo o.oroo, Juan
11¯ Enc. R·roo o.oroo: l. .., 99. Disponible en: http:´´www.vatican.va´holy_lather´
leo_xiii´encyclicals´oocuments´hl_l-xiii_enc_1¯0¯1891_rerum-novarum_sp.html
Ultima visita: 1¯´01´2009.
1!9
AXEL KAISER
Fablo II, que lue una pieza clave en el oerrumbe oel co-
munismo en el munoo, sostuvo que el capitalismo oebia
ser la meta oe los paises que querian reconstruir sus eco-
nomias y socieoaoes. En su enciclica C·ot··ioo· oooo· oe
1991, Juan Fablo II oice textualmente: ¸Se pueoe oecir
quizá que, oespues oel lracaso oel comunismo, el sistema
venceoor sea el capitalismo, y que hacia el esten oirigi-
oos los esluerzos oe los paises que tratan oe reconstruir
su economia y su socieoao? ¸Es quizá este el mooelo que
es necesario proponer a los paises oel Tercer Munoo, que
buscan la via oel veroaoero progreso economico y civil?
La respuesta obviamente es compleja. Si por capita-
lismo¨ se entienoe un sistema economico que reconoce el
papel lunoamental y positivo oe la empresa, oel mercaoo,
oe la propieoao privaoa y oe la consiguiente responsabi-
lioao para con los meoios oe proouccion, oe la libre crea-
tivioao humana en el sector oe la economia, la respuesta
ciertamente es positiva, aunque quizá seria más apropiaoo
hablar oe economia oe empresa¨, economia oe merca-
oo¨, o simplemente oe economia libre¨.
11o
Esta enciclica por cierto causa alergia a la izquieroa
que explota el oiscurso anti capitalista y antiliberal pre-
nrienoo escuoarse en una interpretacion oescontextuali-
zaoa, parcial y oilusa oe R·roo o.oroo. No entrare con
mayor oetalle en los lunoamentos teologicos oe por que el
liberalismo economico es el sistema que mejor responoe al
espiritu cristiano, pues es un tema oe alcance mayor que
no es objeto oe este libro. For lo oemás el pasaje citaoo
oe Juan Fablo II es más oecioor que cualquier teologia
economica y contraoice, no solo las criticas leroces oe la
izquieroa al capitalismo, sino tambien la postura que han
aooptaoo algunos sectores oentro oe la misma Iglesia Ca-
tolica en America Latina.
11o Enc. C·ot··ioo· oooo·: I1. .., !!. Disponible en: http:´´www.vatican.va´holy_lather´
john_paul_ii´encyclicals´oocuments´hl_jp-ii_enc_010¯1991_centesimus-annus_
sp.html4S13 Ultima visita: 1¯´01´2009.
1¯0
La latal ignorancia
Asi las cosas a la luz oel catolicismo no existe razon
alguna para sentir culpa por el enriquecerse en un sistema
oe mercaoo libre. Frobablemente pocas sentencias pueoen
interpretar mejor en lo que consiste el mercaoo y el es-
piritu liberal que la máxima lormulaoa en la Biblia que
reza ganarás el pan con el suoor oe tu lrente¨. Esta es la
máxima que oenenoe hasta hoy el liberalismo economico
y el cristianismo, resistioa por los progresistas que en su
pasaoo marxista intentaron oerribarla para instaurar en
su lugar el paraiso igualitario, ese en el cual supuestamen-
te naoie tenoria que eslorzarse oemás para recibir lo suyo.
Asumir este simple hecho que no se pueoe ni se oebe vivir
oel trabajo ajeno habria ahorraoo y ahorraria intermina-
bles sulrimientos y males a la humanioao. For supuesto
naoa oe eso quiere oecir que no pueoa existir una ayuoa
localizaoa a quienes realmente ni siquiera pueoen hacer el
esluerzo para mantenerse. En eso ni los liberales están en
oesacueroo. Fero muy oistinto es el estatismo, que inter-
viene tooas las oimensiones oe la vioa social asnxianoo la
libertao y cercenanoo el impulso oe progreso inoivioual.
Beneoicto XVI ratinco esta ioea en su primera enciclica
D·o· .orito· ··t realizanoo una categorica oelensa oel prin-
cipio oe subsioiarieoao oel Estaoo que tanto oesagraoa a
la izquieroa: Lo que hace lalta no es un Estaoo que re-
gule y oomine tooo, sino que generosamente reconozca y
apoye, oe acueroo con el principio oe subsioiarioao, las
iniciativas que surgen oe las oiversas luerzas sociales y que
unen la espontaneioao con la cercania a los hombres ne-
cesitaoos oe auxilio¨.
117
Fooriamos oecir en consecuencia, que un sistema libe-
ral no solo es compatible con el catolicismo sino que, como
sugiere Juan Fablo II, oebe ser promovioo por el.
117 Enc. D·o· Corito· ··t, II, .., !1. Disponible en: http:´´www.vatican.va´holy_lather´
beneoict_xvi´encyclicals´oocuments´hl_ben-xvi_enc_200¯122¯_oeus-caritas-est_
sp.html Ultima visita: 1¯´01´2009.
1¯1
AXEL KAISER
Lo ioo¸·o c· lo· ·lit··: lo io¡rtoo.io c· lo flootr¡io
Dicho lo anterior oebemos pasar a un segunoo punto mu-
cho más práctico pero en sintonia con el primero. Se trata
oe la imagen oe las elites economicas y sociales lrente al
resto oel pais. El oiscurso progresista como bien oetec-
taba ya hace más oe un siglo Leon XIII en R·roo o.o-
roo estimula la ooiosioao oe clases. Aunque oe manera
más sutil que en el pasaoo y a veces con igual virulencia,
el oiscurso igualitario es en esencia un oiscurso anti eli-
te, lo que en jerga progresista es lo mismo que oecir anti
oominacion. En eso el progresismo mooerno conserva la
matriz oe análisis sociologico marxista segun la cual quie-
nes se encuentran en la cuspioe oe la pirámioe economica
y social oominan y someten por oiversas vias a los oemás.
Flanteaoo como está en el Chile actual, el oiscurso
igualitario lomenta el resentimiento y la envioia oe quie-
nes tienen menos. Esto es bastante evioente. Es cosa oe
prestar la minima atencion para percatarse que el enlasis
oel oiscurso en Chile está puesto en la oistribucion y no
en la proouctivioao oe los sectores menos aventajaoos. La
oilerencia entre ambos enloques es lunoamental. Mientras
el enloque reoistributivo implica un juicio valorico clási-
co en la moral oe izquieroa y por tanto una conoena a
la oesigualoao en si especincamente al excesivo¨ enri-
quecimiento oe unos pocos el enloque proouctivo, por
el contrario, implica una valoracion positiva oe la riqueza
cuestionánoose por la lormula para lograr que las clases
sociales oesaventajaoas mejoren su calioao oe vioa. Los
primeros entonces, se preocupan por quitarle al que tie-
ne más para supuestamente oarle al que tiene menos, lo
cual implica automáticamente un Estaoo más granoe e
interventor. Los segunoos se concentran en ver como ha-
cer para que el que tiene menos logre por si mismo crear
mayor riqueza y mejorar su situacion. De este mooo, el
1¯2
La latal ignorancia
enloque reoistributivo es anti elitista y estatista mientras el
proouctivo es pro ascenso social, meritocrático y partioa-
rio oe la subsioiarieoao oel Estaoo. Tenemos asi ironica-
mente que el veroaoero oiscurso a lavor oel progreso es el
economico liberal y no el oe izquieroa.
Lo que hay que entenoer en tooo esto es que la logica
reoistributiva constituye la esencia oe tooo oiscurso progre-
sista y que en consecuencia tooa consioeracion sobre las
conoiciones oe proouctivioao será inevitablemente relega-
oa a un segunoo plano. Esto explica el que no exista ningun
pais oonoe haya prevalecioo el oiscurso oe izquieroa que
no se haya estancaoo economicamente. La razon oe esta
ioentioao entre progresismo, intervencionismo reoistributi-
vo y pobreza es sencilla. Si el oiscurso igualitario aceptara
oentro oe sus premisas lunoamentales consioeraciones pro-
ouctivas, se veria necesariamente obligaoo a aceptar tam-
bien la subsioiarieoao oel Estaoo y por tanto la oesigualoao
resultante oel mercaoo. Y en ese caso ya no tenoria sentioo
la reoistribucion en aras oe la igualoao y la justicia social¨.
Fero el igualitarismo es aoemás lácil y electivo como
oiscurso. La envioia lorma parte oe la naturaleza huma-
na y especialmente oe la cultura chilena y estimularla
en contextos oe gran oesigualoao resulta tremenoamente
rentable politicamente.
Aoemás oe la necesioao oe creencias comunes y oe revin-
oicar las ioeas oe merito y esluerzo oe manera que las elites
realmente sean respetaoas como los mejores y no como sim-
ples hereoeros¨, resulta central que estas exhiban la lorma
en que contribuyen a mejorar la vioa oe otras personas.
La veroao es que los ricos en Chile gozan oe mala lama
entre otras cosas porque son consioeraoos unos avaros.
Este por supuesto es un prejuicio que en muchos casos no
se aplica, pero es altamente nocivo y generalizaoo. Da la
impresion oe que las granoes lortunas chilenas no ayuoa-
ran a naoie más que a si mismos con su enorme riqueza.
1¯3
AXEL KAISER
For eso el empresario oel hierro Leonaroo Iarkas oesperto
tanta simpatia popular el ano 2008. Freguntaoa la gente
por el oespillarro oe este personaje, esta siempre oestacaba
el hecho oe que por lo menos Iarkas ayuoaba a otros con
su plata, mientras el resto oe los ricos no ayuoaba a naoie.
Aqui nos topamos con un problema relevante que im-
plica oos aristas. La primera es que sin ouoa en muchos
casos se pooria ayuoar bastante más oe lo que se ayuoa
a gente que lo necesita. La nlantropia para que nos en-
ganamos es bastante mezquina. Fero tambien hay casos
oe empresarios que aportan y oe los que jamás naoie se
entera. Y ese es un grave error. Esto hay que entenoerlo:
no se pueoe en un pais en que el 8¯º oe las personas gana
menos oe 3¯0 mil pesos mensuales, hacer tal publicioao
oel exito oe unos pocos siempre los mismos sin mostrar
que al menos parte oe ese exito se comparte con otros me-
nos alortunaoos. La nlantropia con exposicion publica es
un lactor importante en la atenuacion oe la ooiosioao oe
clase y oe las tensiones sociales.
Lo r·orti.olo.i´o c·l ci·.or· ¡liti. c· lo c·r·./o:
c· lo t/.oi.o o lo· ic·o·
En concoroancia con lo que se ha venioo oicienoo hasta
ahora, el oiscurso oe la alternativa politica al progresismo
oebe articularse esencialmente en torno a ioeas y valores,
oejanoo en un segunoo plano las propuestas tecnicas más
elaboraoas. Se oebe entenoer oe una buena vez, que a
las personas comunes y corrientes la tecnica no les oice
absolutamente naoa. La mayoria ni siquiera entienoe la
oilerencia entre 1000 millones oe pesos y 100 millones oe
oolares. For eso mismo, y por una empatia cultural con
la oeshonestioao propia oe America Latina, es que nues-
tro pueblo tiene un umbral oe tolerancia altisimo con la
1¯!
La latal ignorancia
corrupcion y el oespillarro. No basta con repetir majaoe-
ramente cuánto se oespillarro aqui y cuanto se robo allá.
Si eso luera sunciente Michelle Bachelet jamás habria sa-
lioo elegioa presioenta oespues oe los escánoalos oe oes-
caraoa corrupcion bajo el gobierno oe Ricaroo Lagos. La
critica a la corrupcion e inenciencia oe los gobiernos oe
izquieroa es por tanto tan solo un aspecto oe cualquier
pretension presente o lutura oe llegar al gobierno. El otro
aspecto y el más relevante oice relacion con las ioeas y los
valores con que se ioentinca la ciuoaoania. Ahi oebe oesa-
rrollarse un oiscurso liberal-conservaoor e incluyente que
interprete la historica traoicion catolica oe nuestro pais y
la combine con los principios lunoamentales oel sistema
economico liberal anglosajon. No se pueoe importar sin
más el sálvese quien pueoa¨ oe los norteamericanos. En
un continente y pais oe traoicion catolica, oonoe los oebi-
les gozan oe simpatia general, la oerecha oebe articular un
oiscurso en torno a ioeas como el merito, el esluerzo, el or-
oen y el exito, pero oánooles un sello republicano y social.
Fara Chile, un pais historicamente paternalista que
paso oe la Hacienoa al Estaoo, la ioea oe que las elites se
preocupan por el bien comun no solo es imprescinoible
para asegurar armonia social sino necesaria por el ADN
mismo oe nuestra cultura. No hay naoa peor para nuestro
pueblo que el oesamparo. La izquieroa ha captaoo muy
bien esto olrecienoo la proteccion y el bienestar por la
via oel Estaoo. El eslogan oe campana oe Bachelet estoy
contigo¨, un golpe brillante oel marketing politico, reco-
gio con gran exito esta sensibilioao psicologica nacional.
Como una maore que cuioa a los hijos una angelical Ba-
chelet les prometia proteccion, aluoienoo oirectamente al
proyecto oe Estaoo oe bienestar oe la izquieroa.
Contra eso la oerecha pueoe perlectamente competir
aprovechanoo otro aspecto esencial oe la psicologia chile-
na: el impulso oe superacion. Chile es un pais oe nuevos
1¯¯
AXEL KAISER
ricos y las ansias oe progresar a tooo nivel son insaciables.
Tooos quieren vivir en un mejor barrio, comprarse un
mejor auto, manoar a sus hijos a mejores colegios, etc.
Los chilenos son gente oispuesta al esluerzo en la meoioa
en que perciba que pueoe obtener reales benencios oe ello
y en la meoioa en que este impulso no se atrone, como
ha venioo ocurrienoo, con el estatismo e igualitarismo oe
la izquieroa. La historia reciente prueba esta cuestion. Si
los chilenos no tuvieran un potencial gigantesco para el
capitalismo entonces jamás pooriamos haber lograoo cre-
cer a tasas oe prácticamente 8º ourante una oecaoa con
el exito rotunoo que alcanzamos. La combinacion entre
el oiscurso oe la superacion inoivioual con un oiscurso
critico respecto a la carga que el Estaoo pone sobre los
hombres oe las personas via impuestos y regulaciones,
oebe ser uno oe los ejes oel proyecto politico alternativo
al progresista.
Flanteaoas oe manera sencilla y clara estas ioeas suelen
ser altamente rentables oesoe el punto oe vista politico.
La lormula pooria sintetizarse más o menos asi: las ioeas
oe merito y esluerzo como eje oel progreso inoivioual in-
sertaoas en el oiscurso catolico-cristiano, el exito como
prueba oe las capacioaoes y el trabajo personal, las elites
como grupo exitoso por propio esluerzo y al mismo tiem-
po como grupo preocupaoo por el bien comun. El Estaoo
como garante oel oroen, reglas oel juego claras y apoyo
localizaoo a quienes no pueoen por su esluerzo salir aoe-
lante. En pocas palabras: la oerecha como relerente oel
oroen y el veroaoero progreso.
Desoe luego estas son tan solo algunas lineas muy bási-
cas para articular un oiscurso oe oerecha coherente, atrac-
tivo y al mismo tiempo opuesto al progresista. Con el tiem-
po habrá que pensarlo mejor y oesarrollar esta propuesta.
Lo que si es claro por ahora es que la oerecha politica si
pooemos hablar asi no tiene otra alternativa que ponerse
1¯o
La latal ignorancia
a pensar en estos temas si quiere ser capaz oe elaborar
un proyecto y ootarlo oe contenioo. Forque el oiscurso
oe las politicas publicas es vacio e ininteligible politica-
mente hablanoo y más patetico es basarse en los errores
y horrores oe la izquieroa para aspirar, como mal menor,
a alcanzar el pooer. Eso es un seguro camino al lracaso
porque es imposible encantar a las masas convirtienoo-
se en alternativa por oescarte. Fooriamos llamar a esta
especie oe pretension electoral como apoyo por nega-
cion¨ para oilerenciarlo oel apoyo por anrmacion¨ oel
que gozan los canoioatos y proyectos que logran encantar
a las masas. Cuanoo las masas apoyan por negacion¨ no
se ioentincan ni con el canoioato ni con el proyecto y por
tanto no lo respaloan realmente. Un grupo politico que
llega al gobierno prooucto oel apoyo por negacion¨ ca-
rece en consecuencia oel respaloo popular necesario para
emprenoer relormas y aoolece oe un serio problema oe
legitimioao que suele traoucirse en inestabilioao politica
y oesoroen.
El apoyo por anrmacion¨ por el contrario, aoemás oe
ser permanente, garantiza un respaloo popular y por tanto
el capital politico necesario para realizar cambios y gober-
nar con estabilioao. Iue lo que tuvo la Concertacion oesoe
sus origenes. Cuanoo se habla oe que esta lue capaz oe oar
estabilioao politica, es por que la mayor parte oel pais cre-
yo en sus ioeas. Iueron las ioeas oe un luturo mejor lo que
consolioo a la Concertacion mucho más que una campana
oe oesprestigio oel gobierno militar. Es ese mensaje el que
oebe rescatar la oerecha incorporanoo como patrimonio
propio las ioeas oe oroen, libertao, responsabilioao, oe re-
publica, oe progreso economico y movilioao social. Con
ellas oebe luchar en contra oel oiscurso igualitarista, so-
lioario y estatista oe la izquieroa captanoo para si la ioea
oe progreso.
1¯7
AXEL KAISER
Lo r·.o·tro..i´o c· ic·oticoc /i·t´ri.o ·o lo c·r·./o ¡liti.o
Mencionábamos más atrás que la izquieroa cuenta con
oecenas oe mitos a los que rinoen culto religiosamente
como lorma oe transmitir ioeas y proveerse oe legitimioao
moral. La oerecha politica, por el contrario, carece oe mi-
tos y oe ioentioao historica más allá oe su estigmatizacion
como golpista y pinochetista. Fara revertir esto, la oerecha
oebe reoescubrir e incorporar a su patrimonio persona-
jes historicos que le permitan lorjar una ioentioao. Diego
Fortales, Anores Bello, Jorge Alessanori y Gabriela Mistral
son algunos ejemplos. Aunque la mayoria oe las personas
los conozca solo oe nombre, lo cierto es que no se necesita
más que eso como luente oe prestigio. La mayoria oe los
chilenos tal vez no sabe exactamente quien lue Fortales,
pero si sabe que hizo cosas buenas por Chile. Eso basta
para generar capital politico. Al comenzar las masas a re-
lacionar el nombre oe Fortales, Bello o cualquiera oe nues-
tros proceres con la oerecha, se genera inmeoiatamente
una translerencia oe prestigio. For lo oemás no hay ouoa
oe que tooos estos personajes son mucho más annes a la
oerecha que a la izquieroa oe origen marxista.
Fara lograr esta translerencia oe prestigio resulta oe
la mayor relevancia que la oerecha tenga ritos propios,
meoiante los cuales incorpore a su patrimonio ioentita-
rio nguras historicas. For razones antropologicas, los ritos
son extremaoamente potentes como senal ioentincatoria,
conneren oignioao y oan un sentioo trascenoente a perso-
najes, ioeas y hechos historicos. Los homenajes, las cere-
monias, las lormalioaoes y la puesta en escena, tooas esas
cosas son esenciales.
De Gabriela Mistral por ejemplo, se pueoe rescatar la
prolunoa aomiracion que prolesaba por la etica oel traba-
jo oel pueblo estaoounioense, oirectamente vinculaoa a las
bonoaoes oe un sistema economico basaoo en la libertao
1¯8
La latal ignorancia
y esluerzo personal. Aunque pocos lo sepan y a la izquieroa
le cause escozor, Gabriela Mistral era una lervorosa aomira-
oora oe los Estaoos Unioos. En su ensayo El ¸rit` oe 1922,
Mistral escribia: Discutimos incansablemente mientras el
norteamericano hace, ejecuta, nos oespeoazamos mientras
el se oprime como una carne joven, se hace ouro y lormioa-
ble, sueloa oe vinculos sus estaoos oe mar a mar, hablamos,
alegamos, mientras el siembra, lunoe, asierra, labra, multi-
plica, lorja, crea con luego, tierra, aire, agua, crea minuto a
minuto, eouca en su propia le y se hace por esa le oivino e
invencible. ¦America y solo America¦ ¦Que embriaguez se-
mejante luturo, que hermosura, que reinaoo vasto para la
libertao y las excelencias mayores¦¨
Otro tanto pooria hacerse con la preocupacion oe Bello
y Fortales por el oroen. El ioeal oe autorioao, esencial en
el imaginario colectivo nacional, no pueoe ser encarnaoo
por la izquieroa historicamente recelosa oe tooa lorma oe
oominacion. La oerecha en cambio, pooria perlectamente
representar las ioeas oe oroen, libertao y autorioao como
parte oe su ioentioao politica. Sobre Bello no hay que olvi-
oar que aoemás oe su prolunoa preocupacion por la eou-
cacion, creia nrmemente en los principios oel liberalismo
economico que conocio en Inglaterra. Uno oe los granoes
meritos oel Cooigo Civil es que se incorporan como ejes
centrales el respeto por la propieoao privaoa y el principio
oe libre circulacion oe la riqueza, los que Bello entenoia
como imprescinoibles para el progreso economico y social.
En la tarea oe acunar ioeas y conlerirles prestigio, la
oerecha no pueoe oejar oe hacer esluerzos inteligentes y
serios para oesenmascarar las ioeas oe izquieroa. Eso se
pueoe hacer oe manera oirecta e inoirecta. Hasta hoy no
se ha realizaoo por ejemplo un oocumental serio sobre lo
que realmente lue el gobierno oe la Unioao Fopular. Tooa
la historia comienza en 1973 y se oetiene en la violen-
cia oel gobierno militar, mencionanoo levemente algunos
1¯9
AXEL KAISER
oesaciertos¨ oel gobierno oe la UF. No se trata oe rei-
vinoicar el gobierno militar, sino oe contrarrestar la tergi-
versacion historica oe la izquieroa recoroanoo a Chile el
oesastre que lue el gobierno oe Salvaoor Allenoe ioentin-
cánoolo con la historia oe la izquieroa chilena.
Este es solo un ejemplo oe lo que se pueoe hacer en la
guerra oe imagen, que la oerecha se ha negaoo sospechosa-
mente a oar. Se trata oe oerribar mitos oel aoversario y po-
sicionar los propios como lorma oe generar capital politico.
Iot·l·.tool·· , ¡liti.· c· c·r·./o: ooo olioo¸o o·.··orio
Si los intelectuales y politicos progresistas conlorman una
alianza exitosa en terminos politicos, es porque existe una
estrecha relacion entre cultura, pensamiento y conoucta
electoral. La oerecha chilena oebe entenoer esto oe una vez
y esmerarse en oilunoir ioeas y lorjar creencias comunes
que permitan mantener un pais prospero y pacinco. Fara
eso oebe contar con los intelectuales que tanto oesprecia.
El exito politico oe la Concertacion sin ouoa se expli-
ca en gran meoioa por la labor oe sus intelectuales, en-
tre ellos algunos que tambien lueron politicos. El mejor
ejemplo es el gobierno oe Lagos, el que a pesar oe tooos
sus errores gozaba oe una imagen publica incomparable
gracias al hábil manejo comunicacional oe sus asesores, la
que se sustentaba en puro marketing como queoo oemos-
traoo al oejar La Moneoa.
La oerecha politica, si quiere prosperar y oesarrollar un
proyecto, no pueoe prescinoir oe los intelectuales, espe-
cialmente oe los humanistas hoy tan oespreciaoos por ese
sector. Aunque el aporte oe los economistas es crucial, no
se pueoe prescinoir oe sociologos, antropologos, politolo-
gos, historiaoores, periooistas y nlosolos. Su luncion oebe
ser la oe elaborar proyectos politicos y estrategias oe pooer
1o0
La latal ignorancia
marginanoo tooa beateria. Forque no hay que conlunoir
las priorioaoes: mucho más se pueoe hacer por la lamilia
y por los valores en general oesoe el gobierno que oesoe la
oposicion. En eso hay que ser sumamente lrio. El que no
lo entienoe, oebe retirarse oe la politica.
Los intelectuales en la oerecha oeben oilunoir ciertas
ioeas y oerribar otras, oarles prestigio a algunas y restár-
selo a las oemás, lorjar creencias comunes, lormar nuevas
generaciones y al mismo tiempo asesorar a los politicos en
la tarea oe llegar al gobierno. El trabajo se verinca asi en
oos oimensiones oistintas pero oirectamente relacionaoas.
La primera tiene que ver con la creacion oe capital poli-
tico por meoio oe la oilusion oe ioeas y valores, la segun-
oa con la explotacion oel capital politico sembraoo. Los
politicos por su parte jamás oeben olvioar que el objetivo
ultimo oe tooo esto es el bien nacional y no el pooer por
si mismo. Esa siempre será una oilerencia raoical con el
progresismo.
Lo fotol i¸oroo.io: l· ri··¸· c·l c··¡r·.i ¡r lo .oltoro
En esta ultima parte oel libro he presentaoo tan solo al-
gunas lineas generales sobre lo que se pooria hacer para
contener el avance oe las ioeas oe izquieroa. Los argu-
mentos sin ouoa son incompletos, pero son un primer paso
en la linea inoicaoa. En el luturo oeberán oesarrollarse
con mayor prolunoioao, y si es necesario, cambiarse. No
ha sioo en tooo caso el objetivo oe este libro plantear un
conjunto oe recetas y soluciones oennitivas a un problema
cuya complejioao es inagotable. Cualquier intento en ese
sentioo oebe ser visto con sospecha. Lo que he pretenoioo
es contribuir a cambiar una cierta actituo arraigaoa en
el prejuicio y la ignorancia extremaoamente perjuoicial
para el bienestar oe nuestra socieoao, y que consiste en
1o1
AXEL KAISER
el oesprecio que parte importante oe las elites economi-
cas, sociales y oe la oerecha politica, siente por el munoo
intelectual y la cultura en general. Aunque sea justo oecir
que hay excepciones, no bastan para el inmenso oesalio
que supone encaminar a la socieoao chilena hacia el ver-
oaoero progreso. Fara ello se requiere oe personas cons-
cientes oe que nnalmente es la cultura, es oecir, las ioeas
y valores oominantes en una socieoao, lo que marca la
oilerencia entre el exito y el lracaso, entre el bienestar y la
ruina general. No se trata oe crear una casta oe nlosolos ni
oe exigir a quienes se oeoican a las imprescinoibles tareas
proouctivas que las abanoonen por las intelectuales. Eso
nos conouciria a otra catástrole. De lo que se trata es sim-
plemente oe entenoer un hecho básico y crucial: las ioeas
y creencias mueven a los seres humanos tanto o más que
el interes, ellas tiene el pooer oe arruinar una civilizacion
como lo oemuestran los casos oel comunismo y el nazis-
mo y lo tienen tambien para construir una. Despreciar el
rol oe los intelectuales y el pooer oe la cultura es, por lo
tanto, un acto oe suma irresponsabilioao que taroe o tem-
prano abre las puertas a luerzas oestructivas capaces oe
amenazar la existencia oe lo que se creia más solioo. Ante
eso, quienes pueoen marcar una oilerencia con su capital
u otros meoios, no pueoen oejar oe asumir su responsa-
bilioao. Como muestra el caso oe Iisher, es muchisimo lo
que se pueoe hacer para cambiar el curso oe la historia
cuanoo se cuenta con los meoios economicos que permi-
tan invertir en cultura, apoyar intelectuales y participar en
la oilusion oe ioeas en general.
En Chile y America Latina las ioeas estatistas y anti eli-
tistas han sioo siempre una constante y hoy avanzan po-
nienoo nuevamente en jaque la posibilioao oe un autentico
progreso. El tiempo oará cuenta oel real potencial oestruc-
tivo oe las ioeas estatistas e igualitarias oe hoy. Lo cierto es
que aun cuanoo no alcancen el nivel oe peligrosioao oel
1o2
La latal ignorancia
pasaoo, jamás oebemos oescuioarlas si queremos conser-
var una socieoao pacinca y prospera. Forque si una ame-
naza mayor no se presentare hoy, perlectamente pooria
hacerlo en el luturo. No oebemos olvioar la gran leccion
historica: la historia la construimos los seres humanos
guiaoos por nuestras creencias e ioeas. No hay por lo tanto
algo asi como un progreso inevitable para la humanioao
ni para socieoao alguna. Tooo proyecto social, economico
y humano en general, corre un riesgo cierto oe ser aborta-
oo si caoa uno no asume su cuota oe responsabilioao en la
batalla oe las ioeas. Lo oijo Luowig von Mises cuanoo el
munoo se oebatia entre la libertao capitalista y la tirania
comunista: Caoa uno oe nosotros lleva sobre sus espaloas
el peso oe parte oe la socieoao, y naoie ha sioo oispensaoo
oe su responsabilioao por los oemás, naoie pueoe hallar
una via oe escape para si mismo si la socieoao se ve arras-
traoa a la oestruccion. For consiguiente caoa uno, por su
propio interes, oebe participar vigorosamente en la batalla
intelectual. Naoie pueoe permanecer inoilerente, oel re-
sultaoo oe esa lucha oepenoen los intereses oe tooos¨.
118
Queoemonos con esta ultima ioea: oel resultaoo oe la
lucha intelectual oepenoen los intereses oe tooos.
118 Luowig von Mises, S.ioli·o, Centro oe Estuoios Sobre la Libertao, Buenos Aires,
19o8, p. ¯3¯.
1o3
EFILOGO
Este ha sioo un ensayo sobre la importancia oe las ioeas.
Constituye un llamaoo lunoamentalmente pero no uni-
camente a las elites economicas, politicas y sociales oe
oerecha a tomar un rol activo en la oilusion y oelensa oe
aquellas ioeas esenciales para el progreso y la paz social.
En el libro no se ha pretenoioo sostener que solo las ioeas
importan, pues resulta claro que no es asi. Si se ha cen-
traoo en ellas es porque en nuestro munoo proouctivista
solemos olvioar su pooer y nos cuesta percibirlo aun cuan-
oo tengamos pruebas oe el lrente a nuestras narices. La
veroao es que las ioeas y creencias tienen tanta innuencia
hoy como en el pasaoo sobre la conoucta humana y la evo-
lucion social. For básicas que sean, las opiniones existen
en casi tooos los seres humanos porque tooos, inevitable-
mente, hacemos una lectura oel munoo, al menos oel que
nos rooea. Distinto es ser consciente oe lo importante que
es esa lectura para el oevenir historico. A entenoer y va-
lorar esa oimension se encuentra oestinaoo este esluerzo,
un esluerzo que pretenoe ir más allá oe las categorias oel
interes inoivioual, oel placer y la ambicion como motores
oe la conoucta humana y más allá oel oinero, el prestigio
y la politica como luentes oe pooer. Forque si bien tooos
esos lactores son relevantes, empequenecen al comparar-
se con el pooer que han oemostraoo tener las ioea en la
historia. Y si a raiz oe este ensayo tan solo una persona
cambiare su parecer y oecioiere en aoelante asumir un rol
más activo en la batalla intelectual, como creo ocurrirá,
entonces la tesis central oe este libro se habrá oemostraoo
una vez más.
1o!
La latal ignorancia
El llamaoo es a tomar conciencia. Conciencia oe que
Chile no tiene naoa aseguraoo, oe que hay que oar una
batalla por la legitimioao oe las ioeas y valores que son
capaces oe sacar a este pais oe la meoiocrioao oennitiva-
mente y evitar que recaiga en esquemas lracasaoos ya co-
nocioos. Forque no oa lo mismo si el oiscurso progresista
comienza a tomar luerza. La aceptacion oe sus premisas
inevitablemente llevará a consecuencias nelastas que ori-
ginalmente naoie previo. For eso, ioeas que pueoen pare-
cer razonables a primera vista, oeben ser sometioas a un
oespiaoaoo análisis racional y si asi lo aconsejare la pru-
oencia, oesechaoas. Fero para ello se requiere oe alterna-
tivas reales y convincentes. Lamentablemente naoa oe eso
ocurre en Chile con la sunciente energia, ni análisis critico
oe las ioeas progresistas, ni la articulacion oe un autentico
proyecto alternativo.
Algunas voces han oicho que las ioeas liberales, las oe
los Chicago boys, solo pueoen ganar en oictaoura. Creo
que esa anrmacion es totalmente lalsa, aunque si es clara
una cosa: las ioeas liberales y ciertos valores traoiciona-
les jamás poorán ganar en oemocracia si no se abanoona
el cortoplacismo y no se tiene el coraje para oar la bata-
lla intelectual como corresponoe. Si las ioeas oe izquieroa
continuan avanzanoo, a Chile no le esperará más que la
clásica meoiocrioao latinoamericana como oestino.
1o¯
BIBLIOGRAIIA
Libros:
- Althusser, Luis, Lo fl·fio .o oroo c· lo r·.lo.i´o,
Cuaoernos oel Fasaoo y Fresente ´!, Tercera Eoicion,
Corooba, 1971.
- Dahl, Robert, Lo ¡lior¸oio, Tecnos, Maorio, 1989.
- Hayek, Irieorich L· foocoo·ot· c· lo lio·rtoc, Union
Eoitorial, Maorio, 197¯.
- Hayek, Irieorich Cooio c· S·r.icooor·, Alianza, Maorio,
198¯.
- Hayek, Irieorich D·r·./, l·¸i·lo.i´o , ¡o·ti.io, Vol. II,
Union Eoitorial, Maorio, 1979.
- Hayek, Irieorich Lo fotol orr¸oo.io: l· ·rrr·· c·l ·.ioli·o,
Union Eoitorial, Maorio, 1988.
- Lagos, Ricaroo, El fotor .oi·o¸o /,, Eoiciones Copa
Rota, Santiago, 2008.
- Maritain, Jaques, Utilicoc c· lo fl·fio, Eoiciones
Morata, Maorio, 19o2.
- Morales Fena, Carlos, Eotr·.i·to .o lo ¸looli¸o.i´o,
Flural, La Faz, 2008.
- Mosca, Gaetano, Lo .lo·· ¡liti.o, Ionoo oe Cultura
Economica oe Mexico, Mexico, 198!.
- Novak, Michel, El ··¡irito c·l .o¡itoli·o c·o.róti., Eoiciones
Tres Tiempos, Tercera eo., Buenos Aires, 198!.
- Fopper, Karl, Eo oo·.o c· oo oooc o·¡r, Faioos,
Barcelona, 199!.
- Rangel, Carlos, D·l oo·o ·ol.o¡· ol oo·o r·.lo.ioori,
Monte Avila Eoitores, Caracas, 1982.
- Revel Jean- Irançois, El r·oo.ioi·ot c·o.róti., Flaza y
Janes Eoitores, Barcelona, 1992.
- Ross, All, Sor· ·l c·r·./ , lo ¡o·ti.io, Euoeba, Buenos
Aires, 200¯.
1oo
La latal ignorancia
- Sartori, Giovanni, Lo c·o.ro.io c··¡o/· c·l .oooi·o,
Alianza, Maorio, 1993.
- Stuart Mill, John, Sor· lo lio·rtoc, Sarpe, Maorio, 198!.
- Steiner, George, H·ic·¸¸·r, Ionoo oe Cultura Economica,
Mexico, 1999.
- Von Mises, Luowig, S.ioli·o, Centro oe Estuoios Sobre
la Libertao, Buenos Aires, 19o8.
- Von Mises, Luowig, Plooif.o.i´o ¡oro lo lio·rtoc, Centro oe
Estuoios Sobre la Libertao, Buenos Aires, 198o.
- Voltaire, Corto· fl·´f.o· , tr· ··.rit·, Sarpe, Maorio, 1983.
- Weber, Max, Lo /ti.o ¡rt··toot· , ·l ··¡irito c·l .o¡itoli·o,
Sarpe, Maorio, 198!.
- Wilkinson, Richaro, Lo· c··i¸oolcoc·· ¡·r¡oci.oo, Eoitorial
Critica, Barcelona, 2001.
Articulos en revistas especializaoas:
- Iukuyama, Irancis, ¸El nn oe la historia?¨, en R·.i·to
E·toci· Pooli.· Nº 37, Santiago, 1990.
- Hayek, Irieorich, El atavismo oe la justicia social¨, en
R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 3o, Santiago, 1989.
- Kristol, Irving, Utopismo antiguo y mooerno¨, en
R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 33, Santiago, 1989.
- North, Douglas, ¸Que queremos oecir cuanoo
hablamos oe racionalioao?¨, en R·.i·to E·toci· Pooli.·
Nº ¯3, Santiago, 199!.
- Fopper, Karl, La innuencia oe las ioeas nlosoncas en
la historia oe Europa¨, en R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 2,
Santiago, 1981.
- Scruton, Roger, La hegemonia intelectual oe la
izquieroa progresista¨, en R·.i·to E·toci· Pooli.· Nº 8¯,
Santiago, 2002.
- Wagner, Balour, E.ooio ·.iol c· o·r.oc ·o Jl·oooio:
ri¸·o·· /i·t´ri.·, ¡rio.i¡i· oó·i.· , r·froo· o·.··orio·,
eoitaoo por Iunoacion Konrao Aoenauer, Santiago,
enero 200!.
1o7
AXEL KAISER
Columnas y Fapers:
- Joroan, Jerry, )o· .r·otio ooc ¸.·ro·ot ¡li.,, oisponible
en: http:´´www.cato-at-liberty.org´2009´01´12´
making-work-oestroying-wealth´
- Mackay, Charles, T/· Toli¡oooio, oisponible en:
http:´´www.econlib.org´library´Mackay´macEx3.
html4Ch.3,º20Theº20Tulipomania
- Norberg, Johan, ¸Qoi/o ci.· ¸o· ·l cio·r o ¡o·c· .o¡ror
lo f·li.icoc., oisponible en: http:´´www.elcato.org´
nooe´138
- Sala-i-Martin, Xavier, Dio·r , f·li.icoc, oisponible en:
http:´´www.elcato.org´nooe´3733
Revistas y periooicos:
- Le Monoe Diplomatique.
- Ioreign Foliciy.
- Diario La Nacion.
- Diario El Mercurio.
Fonencias:
- Layaro, Richaro, Ho¡¡io···, /o· ·.iol ·.i·o.· o
.lo·.,conlerencia presentaoa en la Lonoon School ol
Economics ano Folitical Science, Marzo oe 2003.
- Irei, Eouaroo, Lo Co·tito.i´o c·l Bi.·ot·oori, oiscurso
ante la Comision Especial oe Regimen Folitico oe la
Cámara oe Diputaoos, 3 oe oiciembre oe 2008.
- Izquieroo, Jose Miguel, ¡C/il· ·o .ri·i·.`, Seminario
organizaoo por el Movimiento Humanista Cristiano
junto al Centro oe Innovacion Fublica oe la Universioao
Santo Tomás y patrocinaoo por la Iunoacion Jaime
Guzmán E., Santiago, 1! oe julio oe 2007.
Enciclicas:
- Leon XIII, R·roo o.oroo.
- Juan Fablo II, C·ot··ioo· oooo·.
- Beneoicto XVI, D·o· Corito· ··t.
1o8
La latal ignorancia
Inlormes:
- Cámara oe Comercio oe Santiago, Inlorme Economico,
Abril 2008.
- LyD: R·froo· o lo Co·tito.i´o: ¡Coooi· o·.··ori·.,
Documento Nº 903, enero oe 2009.
- LyD: ¡Qo/ o¡r·oc·o c· ·.ooio oo··tr· oiö· ·o ·l .l·¸i.
Inlorme economico Nº 1¯9, octubre oe 200¯.
- P·r.·¡.io·· .oltorol·· c· lo c··i¸oolcoc, estuoio realizaoo
por el Departamento oe Sociologia oe la Universioao oe
Chile y la Unioao oe Estuoios Frospectivos oe Mioeplan
en el periooo 1999-2000.
Fáginas Web:
- http:´´espanol.ooingbusiness.org´
ExploreEconomies´?economyio~!1
- http:´´www.uop.cl´comunicaoos´1208´10´encuesta.htm
- http:´´socialismochileno.org´Socialismo´inoex.
php?option~com_content8task~view8io~1¯88Itemio~o1