Está en la página 1de 18

Cuentos Infantiles 1

• LA BARRA DE HIELO

—Papá está haciendo muchísimo calor.

—Si hijo, este verano está sofocante, que calor; pero no te preocupes tráeme por favor el

teléfono.

Le lleve a mi papá el teléfono y llamó para que le trajeran una barra grande de hielo; me

emocioné, pensando en helados de chamoy, grosella, vainilla y muchos otros sabores que

viven en mi boca.

Mientras el tiempo transcurría era mayor mi ansiedad sintiendo ya en la boca la sensación

del hielo derritiéndose y de poder mordisquear aquella agua solida.

Cuando llego el repartidor del hielo, le preguntó a mi papá — ¿Señor donde pongo el hielo?

Mi papá le respondió de la siguiente manera — pase al fondo, y si me puede hacer el favor

de subir al techo de la casa para colocar la barra de hielo en el tinaco —.

El repartidor con una cara de asombro, subió por la escalera trasera de la casa y colocó la

barra de hielo dentro del tinaco. Mientras mi papá me dijo que me pusiera unos shorts;

cabe recordar que aquel día de guerritas de agua; fue el más memorable de todos los

veranos, que viví al lado de mi padre.


Cuentos Infantiles 2

Pero siempre me quedó la duda, si hubiera abierto la llave del fregador de la cocina… ¿de

qué sabor habría sido su manantial?…

• EL DULCE MÁS RICO

En la mañana del sábado; llego mi papá del trabajo, y me dijo —Buenos días Carlitos; te

traje una pulpa muy rica.

—El niño, tomó el dulce entre sus pequeños deditos; comenzó a investigar; primero lo

estrujo poco a poco, para después comprimirlo por completo y sin miramientos; así que sin

mayores detenimientos dirigió su búsqueda al área visual; se paso todo el día viendo

detenidamente su pulpa de tamarindo; la veía por un lado, por el otro, con una lupa, con los

anteojos de la abuela, con los binoculares del tío solterón, bajo los rayos del sol, con la

lámpara del desván, por fin después de mil intentos y sin haber encontrado nada, puso su

pulpa de tamarindo en la mesita de noche y se fue a dormir…

Mañana disfrutaría de más tiempo para encontrar la riqueza a su pulpa de tamarindo, y

tendría más suerte en la búsqueda…

• CAJA MÁGICA DE IC
Cuentos Infantiles 3

Aquel día viernes al salir de la escuela, como siempre mi madre pasó por mí, pero esta vez

estaba muy apurada…

Me dijo —corre hijo… apúrate…

Corrimos por entre los carros…como tres cuadras,

Llegamos a una zapatería, donde le entregaron una caja gris…

Sin decir más nos fuimos a la casa.

Al entrar lo primero que hizo fue dirigirse a su closet y guardar aquella misteriosa caja

gris…

Con cuidado colocó la caja encima de sus cobijas, como arrullando a un bebe; como

depositando al niño Dios sobre el pesebre…


Cuentos Infantiles 4

Con aquel cuidado, como si se fuera a romper la caja…que no veía mi mamá que la caja era

de cartón, solo eso; de cartón… ¿qué pasaba, qué contenía esa caja…porqué tanto misterio

y cuidados?…

Tomo la llavecita plateada que colgaba de su cuello y cerro el closet…

Pasó el sábado, le siguió el domingo…y la caja gris continuaba en el closet…mi madre no

la abría, no dejaba al descubierto el mistérico contenido…si fueran simples zapatos,

mínimo se los abría probado frente al viejo espejo de vanidad del corredor, espejo que

perteneció a la abuela.

Pero nada…

Acaso temía desatar los demonios y la destrucción de la tierra si esa caja fuere violada en

sus misterios.

Realmente no se…pero el miércoles llegaron sus amigas con un vestido blanco, pletórico

de organdí, de encajes y una máquina de coser, con gran algarabía decían todas que para

probarle el vestido…
Cuentos Infantiles 5

Entraron a su cuarto, mi madre tomo la llavecita y abrió el closet, tomo varios adornos para

presumir con sus amigas, y descuidó aquel tesoro gris…ahí estaba, solo; sin un vigía que lo

cuidara, era la invitación perfecta para descubrir el contenido de aquel tesoro…

Me escabullí al interior de la recamara, con la gallardía de un gato me pare frente a la caja

gris, sentí mucha angustia, miedo, un frio sepulcral me recorrió la espalda del principio al

fin y de regreso, las manos me temblaban, pero esta era la oportunidad perfecta, así que

volteé de reojo a ver a mi madre, la cual estaba poniéndose un gran trapo blanco, que le

cubría los ojos por completo, ahora o nunca, así que con mi mano derecha, que sudaba a

mares tome la tapa de aquel obstáculo entre mi persona y el descubrimiento del secreto.

Cuando tuve por fin entre mis pequeños dedos la tapadera, lentamente me asomé al interior

de la caja…lo único que vi fueron unas zapatillas cerradas de charol color blanco, era todo,

mire con mayor detenimiento, si….era lo único que contenía aquel cofre de los tesoros.

Pero porque mi madre lo guardaba con aquel celo, porque no había visto que se probara las

zapatillas, si en ocasiones anteriores, hasta me pedía consejo sobre si el vestido de la noche

combinaba con su bolso o su color de ojos, ¿qué pasaba el día de hoy?, ¿cuál era el secreto

que guardaba esa caja gris?


Cuentos Infantiles 6

Mientras entre mis pequeños dedos estaba la tapadera de la caja, la cual me empezó a dar

cosquillas en mi mano, vi detenidamente aquel pedazo de cartón, simple, sin dibujos, por

fuera tenía unos garabatos, empecé a leerlos, porque yo ya era un niño grande, estaba en

primero de primaria y ya me sabia el abecedario; aquellos trazos eran el nombre de mi

madre, y un numero, el 21, esto me pareció mágico, así que sin decir nada me encaminé a

mi cuarto, con el hurto perfecto de mi infancia; con aquella tapadera mágica, nadie notaria

su ausencia.

Ya en mi cuarto me puse a jugar con la tapadera, con mi dedo índice de la mano derecha,

el cual lo coloque en la esquina superior del mismo lado, para jugar, por lo que empecé a

girar la tapadera, primero despacio, luego un poco más recio, así conforme giraba; un

pequeño ruido, un golpeteo rítmico, se apodero de los espacios, del cartón; como si

estuviera siendo castigado con algo, aquel ruidito mecánico me sumió en un trance

hipnótico, del cual fui brutalmente despertado, justo en el momentos en que se escuchó el

timbre de la puerta; clásico; tres timbrazos pequeños y uno largo, quien más podía ser que

el detestable noviecito de mi mamá.

Mi madre alzó la voz para ordenarme — Ic, hijo ve abre la puerta, ve quien es.

Mi mamá, como si no supiera que era el enfadoso de su novio.


Cuentos Infantiles 7

Pero cual va siendo mi sorpresa; de repente de la tapadera todavía en giro vertiginoso, saltó

un pequeño dado de colores, rodó por debajo de mi cama hasta el otro lado; no sabía qué

hacer o decir, si gritar o llorar, pero corrí a verlo…

Ahí estaba, junto a mis patines, a un lado de la rueda delantera del patín izquierdo, un

pequeño dado que marcaba el número cinco en su cara azul…

Pero el momento mágico se interrumpió de súbito, cuando la madre le hablo a su retoño —

Ic, apúrate hijo, ve abre la puerta —…

• TEPICQUE

Aquella noche el mensajero celestial empezó su recorrido atreves de las estrellas.

Avisando que la reunión de los dioses sería en un paraje hermoso, verde, lleno de luz, el

ombligo del planeta tierra.

Tal fue el alboroto que todos dijeron —vamos a Tepi-c, aquel pequeño lugar creado por

Dios —
Cuentos Infantiles 8

Otro lo corrigió y le dijo:

—Nada, nada será un TEPEC, cuando estemos todos los dioses reunidos, un lugar de

mucha gente.

Otro de los dioses gritó desde el fondo del universo y dijo:

—Están equivocados, ahí haremos la masa para crear el primer hombre, por eso será el

lugar del maíz.

Una voz más que se escuchaba, un dios de esos muy serios, que se toman todas las cosas a

pecho, con una voz cacofónica, pero solemne, les dijo:

—Vamos al lugar para conocerlo. Entonces los cometas poblaron el cielo.

La infinitud del firmamento se vio ahogada en innumerables colas de papagayos

diamantinos; que formaban un enrejado en el cielo, entramado de luces, que anunciaban la

grandeza de un advenimiento.
Cuentos Infantiles 9

Las plantas de los seres primigenios se posaron sobre la tierra de Xalisco, y al contacto con

sus plantas el suelo se empezó a calcinar, la tierra transmutaba en una lava incandescente de

un rojo color, tan sólo para que al momento que su pie dejaba el espacio limitado de su

huella, quedara en su lugar, un montón de piedras blancas y livianas, paso a paso los dioses

se fueron reuniendo alrededor de TEPIQUE, sentándose en los cerros del rededor, y uno

gritó, —este es un lugar entre cerros, vean al centro esta una piedra de basalto llorón.

Cuando dijo esto último, apareció entre truenos y centellas, el Dios de Dioses, con un

penacho cuajado de esmeraldas, rubís y diamantes del más fino corte; con plumas de aves

místicas; que al movimiento dejaban rastros de colores tornasol; en el espacio vacío de las

pupilas; corona que gritaba a los cuatro puntos cardinales, su grandeza y el origen de

esplendor.

Aquel dios descendió disipando la bruma y el polvo; posó con lentitud inefable sus pies en

aquel lugar. Metió la mano y con yerbas que traía en su morral, marco una cruz, en el justo

lugar donde pondría una gran piedra que cayó del cielo.

El guijarro meteórico rasgaba las nubes a su paso y aun en vuelo e hirviendo por el roce con

la atmósfera, fue entonces cuando aquel ser inefable; con un movimiento real, tomó con su

mano derecha el pedrusco, la llevó hacia su rostro en un arrebato divinal, y con la fuerza de

los mares, sopló sobre aquel basamento hasta enfriarlo, ya maciza la roca, la coloco en el

centro de la cruz.
Cuentos Infantiles 10

El arquitecto de todos los universos: con sus manos, que no son las manos de cualquier

mortal, comenzó a devastar aquella roca, con la maestría del artífice de mil vidas, le dio la

forma que solo él podía darle. Entonces sin más, volteó y barrió con su mirada los

alrededores.

Hablo solemnemente, con una voz que no es de este mundo:

—Desde hoy este será el lugar donde Dios devastará la piedra fundamental de todas sus

obras, por eso la llamaré Tepic.

Dicho esto, el aire se volvió más denso que de costumbre, apareciendo una niebla espesa, y

en el horizonte, por los cielos se dibujaron las serpientes, los dioses se volvieron invisibles

y la piedra que Dios tuviera entre sus manos transmutó por artes de la alquimia celestial en

una pareja de mortales…

• TE CONVERTIRÉ EN UN DULCE DE GOMITA


Cuentos Infantiles 11

Aquel día, estaba la Doña fumando su acostumbrado cigarrillo, volteó con sus ojos que

dejaban centellas a su paso, y sin más; los ubicó en los de su presa.

Su víctima un muchacho entre veinte y veinticinco años.

De todos era sabido que la Doña era una hechicera fría y calculadora.

Entonces, en aquel momento que se convirtió en todo un milenio… interminable, sus labios

se abrieron amenazantes, a la ocasión; lanzó un conjuro zodiacal; hechizó con palabras de

una voz sensual, pero hiriente aun a los oídos menos sensibles, artificioso que decía así:

—Por los poderes del humo, por los seres que habitan la llama incandescente que se forma

en el carbúnculo de este cigarro, y las ondinas de mi saliva, te convertirás en una figura de

gomita.

• DEBERÁS SERÁ UNA BRUJA…LA HECHICERA


Cuentos Infantiles 12

Quiero que le digas a esa bruja con la que vas…

Sí… a la mujer aquella de los pelos platinados y despeinados, que trae todo el día la bata

roída, con la medalla en su mano derecha, los dedos nudosos y engarrotados, las chanclas

de plástico, y las uñas llenas de tierra; que ni sabe, que no es una hechicera de verdad, que

si fuera una bruja se diera cuenta el día que yo fuera a ir a su territorio, cosa que no se

asomaría al balcón; cada vez que me acerco a su casa…para impedirme el paso cual dragón

que cuida una doncella…

• CUENTO

Este día me resisto a comenzar este cuento con la frase por todos conocida, no diré: “ESTE

ERA”, ni “ERASE QUE SE ERA”, o “EN UN PAÍS MUY LEJANO”; porque este

cuento no es cuento, es solo la elucubración de una mente que quisiera tocar por un

momento los más fríos bordes de la realidad, o los mas rojos símbolos de lo onírico:

La luna llena, brillante, brillando con luz azul y tenue, luna azul de los ancestros, que brilla

cual linterna de algún mago alquimista que busca la sabiduría en las profundidades oscuras

de una caverna…

La choza de muros blancos cual la nieve que cubre los volcanes, casita de tejas rojas,

recibía los dardos luminosos de la luna, que se asomaban entre el corazón de los negros
Cuentos Infantiles 13

nubarrones, dardos de amor que venían desde la princesa del cielo, que se engalanaba con

la blancura de los iluminados…

Dentro de la choza, una anciana fuma un cigarro forjado con hojas de maíz; sobre su cabeza

cuelgan millardos de hilos de plata, corona tejida de experiencia que le donó el vivir…

frente a la chimenea, donde el fuego juega con las chispas, el carbón y la luz, la anciana

piensa…piensa su tristezas…recuerda las hazañas y aventuras de su juventud…

Magia, hechizos, embrujos…juegos de niños, sin saber a lo que juegan…juegan a sufrir,

juegan los mortales a vivir…mientras la anciana se pierde en las nubes de humo del cigarro

de maíz…

• TEMPLO DE LA LUNA

En el Metztli = Calli = Tlan: El Templo de la luna, un hombre cansado de buscar, que su

rostro ya pintaba arrugas, de entre su cabello brotaban algunas canas; se decide hojear el

libro de magia primitiva; primero lee entre líneas, recorre sus hojas al azar, para luego ir en

un orden aparente; de pronto sus manos no responden; se detienen, sus ojos negros

azabache clavados en la hoja, mira por encima de su hombro a diestra y siniestra, frunce el

entrecejo, se cerciora de que nadie lo ve; entonces con mano sudorosa, temblorosa y casi

muerta; toma de entre sus ropas una hoja arrugada y un lápiz…


Cuentos Infantiles 14

El hombre no se dio cuenta que Selene lo observa…el disco platinado y el Sol se

encuentran en oposición, los rayos de plata se proyectan en la esfera celeste con dirección

opuesta, la princesa de blanca cabellera está totalmente iluminada, está en fase de Luna

llena. …cuando el hombre posa la punta de su lápiz sobre el papel; la segur de plata con

un giro del más delicado baile de flamenco, se coloca en la misma dirección del Sol; en

conjunción, la superficie que otrora fuera iluminada, al momento transforma en invisible;

plenilunio; Luna nueva…negrura del papel innominado…el ladrón de misterios ha

quedado hechizado…

• PRIMAVERA

Con este calor del verano, me baño en otoño, me duermo en invierno para despertar en

primavera.

• CAMPO DE ESTRELLAS

Aquella noche del nueve de mayo, cuando el cielo oscuro se vistió de diamantes, y la tajada

de coco, engalanaban el cosmos; supe lo que dibujaría una sonrisa en los labios amorosos

que exploran mi cachete.


Cuentos Infantiles 15

Sin pensarlo más fui directo al cielo, di tres vueltas, nadé entre el Zodiaco; solo para cortar

un ramillete de estrellas; segué las de Andrómeda, se vería bien el arado cual rosa blanca

nacarada. Entonces Dios me vio; quedé petrificado, sin hablar, en silencio, esperando el

castigo divino, pero aquel ser henchido de amor arrancó de la profundidad del espacio un

cometa en fuga para ti.

• EL CLÁSICO

El día domingo se había jugado el clásico de futbol, en las instalaciones del estadio Azteca,

en especial la recepción de las ondas televisivas fue excelente; miles de mexicanos

estuvieron pendientes de los resultados; entre algarabía y gritos festejaron a sus equipos.

El lunes la euforia de los seguidores seguía siendo noticia, los comentarios fluían y en el

primer grado del jardín de niños.

Un niño y su amiguito no fueron la excepción, y estaban platicando:

El niño dijo — ¿Viste el partido?

— Sí; estuvo buenísimo.


Cuentos Infantiles 16

— ¿Viste el primer Gol?

— Sí; pero a mi papá no le gusto.

— A mi papá si le gusto mucho ese gol, pero cuéntame; ¿Qué fue lo que te gusto más?

— Todo.

— ¿Cómo que todo?

— Te voy a platicar:

Estaba dormido y mi papá me levanto con mucho entusiasmo, para que lo acompañara al

mercado a comprar la comida, también me compro un regalo, una camisa.

En la casa hicimos un día de campo, mucha comida, refresco, papitas, palomitas,

cacahuates, pollo, salchipulpos, y muchas cosas más


Cuentos Infantiles 17

— ¿Y te dejaron comer de todo?

— Que si me permitieron comer. Yo solo me tomé una botella grandota de refresco.

Pero cuando metieron el primer Gol, mi papá y yo gritamos mucho, nos enojamos con el

señor de negro, le aventamos palomitas a la tele, pero la alegría continuó.

Cuando metieron el segundo gol, gritamos, reímos, me abrazo muy fuerte mi papá, y por

toda la casa se escucho ¡goooooooool!; pero fue más fuerte cuando metieron otro gol, mi

papá se hinco, me abrazo, me levanto en brazos y gire en el aire, saltamos, jugamos y

ganamos, ¡ganamos!…¡GANAMOS!.

Cuando el partido termino; Apagamos la televisión; pero ese domingo no había terminado;

fue entonces que salimos a pasear; llegamos a una fiesta, donde había mucha gente, y mi

papá quería que todos se dieran cuenta lo felices que estábamos, así que me sentó en sus

hombros, corrimos, jugamos a los caballitos, me divertí bastante.


Cuentos Infantiles 18

El niño se quedo un momento en silencio; llevo sus manitas a la frente; y frunció el

entrecejo. El pequeño que lo acompañaba; lo miraba con detenimiento, desconcertado;

había detenido de un solo corte la plática… ¿qué estaba pensando su amigo?

Después de un rato, y con el análisis de lo bello que le resultó el domingo al lado de su

padre; el niño comento, con la inocencia que solo existe en un alma llena de amor…

— ¿Sabes qué acabo de descubrir?

El pequeño, con la curiosidad digna de su edad; hablo — No, dime qué descubriste —

— ¡mi papá me quiere mucho!

Intereses relacionados