Está en la página 1de 1

Octavio Paz

El Sediento
Por buscarme, Poesa, en ti me busqu: deshecha estrella de agua, se aneg en mi ser. Por buscarte, Poesa, en m naufragu. Despus slo te buscaba por huir de m: espesura de reflejos en que me perd! Ms luego de tanta vuelta otra vez me vi: el mismo rostro anegado en la misma desnudez; las mismas aguas de espejo en las que no he de beber; y en el borde del espejo, el mismo muerto de sed