P. 1
Ensayo La Sexualidad en El Adulto Mayor

Ensayo La Sexualidad en El Adulto Mayor

|Views: 3.913|Likes:
Publicado poranitagongo112
ensayo
sexualida en la tercera edad (adulto mayor)
ensayo
sexualida en la tercera edad (adulto mayor)

More info:

Published by: anitagongo112 on Oct 16, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/26/2013

pdf

text

original

LA FORMULA IDEAL

S

EXUALIDAD

+ ENVEJECIMIENTO=

FELICIDAD

LA FORMULA IDEAL

S

EXUALIDAD

+ ENVEJECIMIENTO=

FELICIDAD
ANA LILIANA GÓNGORA ESTUPIÑÁN PROGRAMA DE ENFERMERIA 8° SEMESTRE UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI LA FORMULA IDEAL
2

SEXUALIDAD + ENVEJECIMIENTO = FELICIDAD La relación sexual suele considerarse propia de las personas jóvenes, que gocen de buena salud, la idea que los ancianos mantengan relaciones sexuales no es muy reconocida en pleno siglo XXI, dando lugar a que sea imaginada como anormal o inexistente y tomada como objeto de morbo y burlas cuando se presenta, ya que hasta los propios ancianos creen que un descenso en el interés por el sexo es natural o de esperar. Es de reconocerse que a pesar de los cambios, muchas personas mayores siguen sintiendo deseo sexual, conservando la capacidad y el interés en mantener una vida intima activa, de menos intensidad pero igualmente placentera, por tanto están en su derecho de seguir realizándolo a su edad. La vida humana se prolonga cada vez más, debido a los adelantos de las ciencias, permitiendo que sea cada vez mayor la población anciana a nivel mundial, lo que hace que sean más evidentes las problemáticas de esta población; pero a pesar de esto se sigue ignorando al sexo como una necesidad fisiológica y psicosocial de todo ser sin importar la edad del mismo.
”Son múltiples los adelantos científicos, los que permiten prolongar la vida del ser humano, en especial en los países industrializados y desarrollados, aumentando el número en la población de edad mayor; de todos estos adelantos son pocos los que se relacionan con el comportamiento real de los ancianos sexualmente hablando; es un aspecto olvidado, a pesar de ser un requerimiento fisiológico y psicosocial obligado de todo ser humano.”1

Es debido al desconocimiento y a la presión negativa generada por la sociedad, que muchos ancianos que se percatan de su intenso deseo sexual experimentan culpa, vergüenza, llegando en ocasiones a sentirse anormales, distanciándose de su propio cuerpo e ignorando su sexualidad; por ende es de gran importancia que el enfermero (a) no ignore las preocupaciones y necesidades sexuales de cada individuo, ya que por su parte la sociedad no ayuda en absoluto
1

Referencia: Vicente Sarmiento, Javier Pagola, Lissette Oramas. LA SEXUALIDAD EN EL ADULTO MAYOR. Rev. Sexología y Sociedad 1999; 5(3): 29-32. 3

a que las personas adultas puedan vivir y manifestar libremente su sexualidad, esa actitud es reflejo del rechazo al individuo por el hecho de ser mayor. Sexualidad, esa palabra evoca y es manifiesto de afecto, comunicación, intimidad, vinculación entre un ser y otro, autoerotismo, influyéndose por el contexto sociocultural y etnicidad en cada quien; por tanto la combinación de la capacidad de expresar los deseo sexuales propios, no disminuye con la edad. (Es algo subjetivo) muchos ancianos consideran desde su propia experiencia de vida, que la edad no ha sido ningún impedimento para gozar de una vida sexual plena, a pesar de tener que adaptarse a los nuevos cambios. La función sexual es un proceso de integración emocional, corporal, intelectual y de aspectos sociales, incluye todas las formas de expresión, desde la aproximación, el tacto, la intimidad, la compañía, la masturbación y no solamente coito. La sexualidad geriátrica puede ser definida como la “expresión psicológica de emociones y compromisos que requiere la mayor cantidad y calidad de comunicación en una relación de confianza, amor y placer ”2. Lo cual se entiende como una parte importante y siempre posible del hombre y la mujer, no debería ser visto como un foco de inquietud y frustración, ya que es parte de la personalidad, es así, por lo que se mantiene hasta la muerte. Nuestra sociedad contribuye con su cultura, al retraimiento del adulto mayor, considerando ridícula e inadmisible la sexualidad en edades avanzadas, creando una serie de estereotipos y mitos dentro de la población. En contra de la opinión de la sociedad la sexualidad ocupa un papel importante en la vida de los mismos, la cual no deja de ser activa por el hecho de que existan cambios fisiológicos y factores bio-psico-socioculturales trascendentales que la afecten, es decir, estará siempre presente, probablemente sea un poco diferente la forma de sentirlo y vivirlo.
2

Referencia: Cristina Rodrigo Benito. LA SEXUALIDAD EN EL ANCIANO. Articulo en relación con INEFOC (Instituto Europeo de Formación y Consultoria) 2008. 4

Investigaciones en el campo de la sexualidad, permiten admitir que “la vida sexual, persiste y se transforma constantemente por las fuerzas socioculturales de cada grupo a lo largo de toda la evolución individual y solo desaparece con la muerte”. Freud deja claro con esto que tanto los niños como los ancianos NO son seres asexuados, y que por el contrario el ser humano vive y goza de la sexualidad desde el mismo momento de nacer, hasta el día de su muerte; por ello comenzó a respetarse la sexualidad del anciano, a pesar de esto, el prejuicio social subsiste, tratando de desconocer la realidad sexual del adulto mayor. Se generan creencias erradas y lo peor, es que son comúnmente aceptadas, como el hecho de suponer que (en la mujer) la menopausia lleva a una disminución de la capacidad sexual hasta su extinción. Contrario a este supuesto de la sociedad, la menopausia es un proceso biológico natural y a pesar de las repercusiones psicológicas de la mujer ante los cambios vaginales, la disminución de la estreches vaginal y la falta de lubricación, muchas mujeres dicen gozar la sexualidad plenamente, ya sea con su pareja o m sola mediante la masturbación, por ende es claro que la menopausia no lleva consigo a que en la mujer se pierda el interés en la actividad sexual como erróneamente se cree. Equivocadamente también es el pensar que (en el hombre), la andropausia supone el cese también del deseo sexual con el que se ha caracterizado a lo largo de los años a la vejez, sin embargo es de interés conocer que a nivel biológico, la secreción de andrógenos y la erección continúan prácticamente hasta la muerte, incluso junto a la capacidad de poder fecundar. Otra afirmación falsa es el pensar que tanto el hombre como la mujer, la potencia sexual está limitada y condicionada, y que debido al uso constante termina por extinguirse a una corta edad; contrario a esto, todo parece indicar que una vida sexual normal y rica en experiencias, es la mejor garantía para que la actividad sexual se prolongue en la ancianidad, esa es la opinión de la mayoría de

5

los ancianos, apoyando esto investigaciones consideran que una vida sexual plena garantiza un mejor mañana. Pero por no conocer esta realidad y/o no querer admitirla, en Colombia, en América Latina y en muchos otros países, se condena a muchos ancianos a una forma de actuar clandestina y a una vida sexual oculta. Por demás está decir que injusta. La valoración sexual del anciano sin importar el sexo, incluye múltiples enfoques, pues más que una afectación física, lo que existe es una acumulación de factores que presionan de forma negativa sobre la actividad sexual y no es propiamente por la edad; de igual manera se deben tener en cuenta los prejuicios que afectan a ese colectivo (población anciana), estos prejuicios dicen que todos son enfermos, deprimidos y que no tienen, no merecen o no deben tener sexualidad, dejando solo como positivo que los ancianos son buenos, sabios y amables. Lamentablemente todos estos prejuicios son adquiridos durante la infancia y con el paso de los años se van asentando, he de ahí que desde niños muchas personas rechazan a las personas discapacitadas y a los ancianos. Estos prejuicios son todavía más desconcertantes cuando se dan en los profesionales de la salud que tratan con ancianos, de los cuales se supone conocen el proceso y la vida humana, por lo tanto deberían reconocer todos que la sexualidad es parte de cada etapa del ciclo vital. Estos prejuicios forman actitudes de rechazo, geronto-fobia, tendencia al aislamiento de esta población, pocas iniciativas que promuevan la independencia y autonomía del anciano, aumentando la dependencia de los mismos.

“Debemos tener en cuenta los prejuicios que afectan a este colectivo. Los prejuicios negativos dicen que los viejos son todos enfermos, deprimidos, pobres y que no tienen sexualidad. Los positivos en cambio, que son todos buenos, sabios y amables. Cuando hablamos de la sexualidad en el anciano, debemos huir de estereotipos generalizados que pregonan una pérdida de sexualidad en la vejez.

6

Los prejuicios, son adquiridos durante la infancia y más tarde, se van desarrollando y asentando con el paso de los años durante el resto de la vida. Es interesante llegando a este punto, resaltar la propensión que tenemos, desde muy niños, de rechazar a los discapacitados, con los que identificamos a los ancianos. Estos prejuicios o tópicos, ampliamente extendidos, son especialmente dañinos cuando se dan en los profesionales sanitarios que tratan con ancianos, esto es lo que podemos llamar institucionalización del tópico”3

De su experiencia propia ancianos dicen haber vivido este tipo de prejuicios y que en la niñez muchos de ellos llegaron a compartirlos por así decirlo, otros creen haber cambiado al vivir su ancianidad y ver la otra cara de la moneda, en cambio otros sencillamente dicen hacer caso omiso a los prejuicios de todo tipo. Primordial es reconocer como profesionales que la vejez, es más saludable si se practica el sexo, como lo afirma un informe realizado por la Sociedad Española de Geriatría, “practicar relaciones sexuales favorece un envejecimiento saludable, los cambios físicos no implican pérdida de actividad sexual, y se puede disfrutar del sexo de modo distinto”. Considerando, esta afirmación es cierta, los adultos mayores que gozan de una vida sexual plena, que tiene pareja, compañía y amor, viven mejor, se sienten mejor y se relacionan mejor con el medio y su entorno, forjándose así mismos una vida mas activa, con mayores alegrías y con menos preocupaciones; genera además adultos que se interesan por su auto-cuidado, por su desarrollo y crecimiento personal, de pareja y el gozo de ambos. Lo que podría tomarse como: la sexualidad en la vejez es igual a la felicidad. Pero el conocerlo hace reflexionar, ¿Por qué sabiendo todo esto y en pleno siglo XXI se les sigue cuestionando, prohibiendo, reprimiendo y hasta vetando este gran derecho a las persona mayores? Se siguen criando nuevas generaciones con falsas creencias, familias con prejuicios estúpidos y lamentablemente hasta profesionales de la salud ignorantes al respecto. Pero cambiar esto depende de todos, iniciando por nosotros como estudiantes.
3

Referencia: Vicente Sarmiento, Javier Pagola, Lissette Oramas. LA SEXUALIDAD EN EL ADULTO MAYOR. Rev. Sexología y Sociedad 1999; 5(3): 29-32.

7

Resumiendo. En la vejez, al igual que en otras etapas evolutivas, el impulsos sexual goza de gran importancia, lo que comprueba que en la edad adulta a pesar de los cambios fisiológicos y psicológicos no impide que se dé, el deseo y el interés en la actividad sexual; a esta edad la sexualidad es visto desde mas aspectos y no solo como el coito. Son muchas las creencias erróneas al respecto y los prejuicios referentes a la sexualidad en ellos; pero lo cierto es que muchos ancianos a pesar del prejuicio social de nuestra cultura, no se ven impedidos en tener una vida sexual activa. Es esencial pensar que necesitamos educarnos, educar a otros profesionales de la salud y al público en general, de todas las generaciones para que acepten la sexualidad de las personas de edad. Todo enfermero debe tener conocimientos básicos sobre la sexualidad en el anciano ya que es un problema social, que requiere un esfuerzo coordinado entre los distintos componentes de atención primaria y especializada. Mas que una obligación es un compromiso del profesional de enfermería, ser capaz y tener mínimos conocimientos de sexualidad en la vida adulta, lo cual lamentablemente es ignorado y relegado al olvido. Para finalizar, la evolución de la función sexual en la población geriátrica, necesita una visión global, se necesita permitir la expresión individual, de las necesidades sexuales de los adultos abiertamente y aplicar un tratamiento a través de recomendaciones y educación cuando sea posible. Es de importancia reforzar o hacer hincapié en la educación sexual de los adultos mayores que influye decisivamente en sus relaciones; que lamentablemente como consecuencia de una mala educación, entre ellos mismos, es decir ancianos, también se tacha de pervertidos a los que disfrutan plenamente de su vida sexual, marcándoles de viejos verdes, por ello es que muchos prefieren

8

llevar esa parte de su vida oculta y hacen de cuenta que no existe la sexualidad en sí mismos.

PREGUNTAS DE ENTREVISTA

9

¿Qué opina acerca de la sexualidad? ¿Es edad un impedimento para la actividad sexual? ¿Cómo se adapto a los cambios que conlleva la edad? ¿Qué siente de diferente a cuando era joven? ¿Piensa que el deseo, el interés y la capacidad sexual siguen siendo los mismos? ¿Cree que su vida sería igual con o sin sexualidad? ¿Qué creencias erradas conoce usted acerca de la sexualidad a su edad? ¿Considera ridícula e inadmisible la sexualidad a su edad? ¿Qué opina de la suposición que tanto en el hombre como en la mujer, la potencia sexual está limitada y condicionada, y que debido al uso constante termina por extinguirse a una corta edad? ¿Qué prejuicios son de su conocimiento, respecto a la sexualidad en los ancianos? ¿Cuál es su opinión frente a esos prejuicios? ¿Y qué opinión tuvo años atrás cuando era niño o muy joven respecto a la sexualidad en la vejez? ¿Considera que la edad, le hizo cambiar los prejuicios y creencias erróneas acerca de la sexualidad? ¿Ha sido usted, o algún conocido adulto mayor víctima de estos prejuicios por parte de su familia, amigos o gente diferente? ¿Qué opina acerca de este supuesto: La sociedad condena a muchos ancianos a una forma de actuar clandestina y a una vida sexual oculta? ¿La sexualidad a su edad, es aún motivo de felicidad?

GRACIAS…
BIBLIOGRAFIA

10

o Guillermo Zapata Zapata. PRINCIPIOS DE GERIATRIA. Centro editorial

catorce. Cali- Colombia.
o Pamela Babb Stanley. MANUAL DE ENFERMERIA GERONTOLOGICA.

Primera edición. Editorial: McGraw-Hill Interamericana. Mexico D.F. ISBN: 970-10-0485.

o Cristina Rodrigo Benito. LA SEXUALIDAD EN EL ANCIANO. Articulo en

relación con INEFOC (Instituto Europeo de Formación y Consultoria) 2008.
o Vicente Sarmiento, Javier Pagola, Lissette Oramas. LA SEXUALIDAD EN

EL ADULTO MAYOR. Rev. Sexología y Sociedad 1999; 5(3): 29-32.

o Virginia Martinez Verdier. NOTAS BREVES SOBRE SEXUALIDAD EN

LOS ADULTOS. Especialista en Sexología Clínica y Educación Sexual acreditada por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual.

o ORIENTACION FAMILIAR Y ADULTO MAYOR. Talleres de desarrollo y

crecimiento para el adulto mayor en Santiago de Chile y Cuba; por Rosalia Keller Keller.

11

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->