Está en la página 1de 3

PARBOLA EL BUEN SAMARITANO (San Lucas 10: 25-37) Tirado en el camino se hallaba un pobre viajero.

Haba sido cruelmente atacado por ladrones que lo haban dejado malherido y casi muerto. Por el camino pas un levita. Este se crea muy religioso y buen ciudadano. Pero viendo al pobre viajero herido en el camino no sinti lstima de su condicin y lo dej sin ayudarlo. Pronto iba a caer la tarde, cuando apareci un sacerdote que viendo al viajero moribundo no hizo otra cosa ms que rodearlo y proseguir su camino sin mostrar ninguna compasin.

Pobre viajero herido! Acaso nadie quera ayudarlo? Los buitres del desierto esperan que el pobre viajero muera y volaban a su alrededor impaciente. Las horas avanzan lentamente y el viajero estaba perdiendo toda esperanza de salvacin. Pero de pronto, aparece alguien ms! Es un Samaritano! Quin al verlo, de lejos, corre rpidamente hasta su encuentro, le da de beber y le cura sus heridas.

Luego de lavarlo y vendar sus heridas lo sube con mucho esfuerzo a su mula y lo lleva hasta la pensin ms cercana. El buen samaritano ha sido solidario con su prjimo, lo dej en aquella pensin y pag todos los gastos de curacin del viajero herido hasta que sane. Jess utiliz esta historia para ensearnos el amor que nos debemos unos a otros.