Está en la página 1de 2

EVITAR LA MANIPULACIN

La manipulacin surge como un empeo de cambiar al otro, pero las relaciones de pareja realmente satisfactorias son aquellas en que ambos se dan libertad para ser ellos mismos y se benefician de lo que construyen en comn. ACEPTAR LAS DIFERENCIAS: Aunque en un inicio suelen atraer las diferencias con el tiempo se convierten en lo que m s se detesta del otro. !l propio punto de vista es lo normal, lo adecuado, mientras que lo que defiende la pareja es lo raro y lo que es preciso cambiar. !n una relacin basada en el respeto mtuo se deben aceptar las diferencias y entenderlas como algo enriquecedor para la relacin. "inguno tiene m s ra#n que otro, simplemente defienden parcelas de la verdad diferentes. MIRADA DE COPARTICIPACIN: Lo que ocurre en la pareja siempre es cosa de dos, aunque muc$as veces se cree que el fallo, el engao o la incomprensin est en el otro. %ara que la pareja sea un espacio donde cargar pilas en lugar de gastarlas es importante aprender a cooperar en ve# de competir. &ada miembro debe pensar qu' puede $acer por su parte para mejorar la relacin y llevarlo a cabo, en lugar de pedir que sea el otro

quien cambie.

REVISAR LAS EXPECTATIVAS: A veces las demandas depositadas en la pareja son inmensas, como: (si de verdad me amas no $ar s nada sin mi consentimiento) sabr s lo deseo antes de ped*rtelo) o $ar s lo que sea para $acerme feli#+. &uando estas e,pectativas no se ven cumplidas aparecen los reproc$es como e,presin de la rabia que produce esta desilusin. !n lugar de culpar al otro de la propia infelicidad resulta m s til indagar qu' estamos pidiendo a nuestra pareja, qu' esperamos o deseamos que $aga, y valorar $onestamente si las e,pectativas son e,ageradas, inadecuadas o est n fuera de lugar.