Estás invitado a compartir emociones.

Mara y Sonia nos enseñan un mundo interior repleto de matices; miradas y técnicas enfrentadas, pero ambas propietarias de un escaparate lleno de cosas por enseñar. Una sobrexpone y otra subexpone, pero no son notas disonantes, pertenecen a la misma melodía, esa melodía que te define como ser que siente, y también padece. Ese juego cómplice al que nos somete Mara con sus autorretratos, y en el que, lo que la cámara cuenta no está en la imagen sino en el alma de quien pulsa el disparador. No me importa que otras lo hayan contado ya, mejor o peor, incluso antes, mucho antes, no me siento impasible, me emociona. Oír cantar un canario no me hace inmune a otros trinos, sólo me capacita para apreciar mejor. Sonia ahora, parece que ha encontrado en las sombras el silencio que busca. A mí me ha encontrado en la reflexión, y compartiendo búsqueda. Como espectador quedo expectante de qué encontrará la próxima vez, aunque a mí en verdad, me interesa más la búsqueda que lo que encuentra y si en el camino coincidimos en algún área de recreo. En el descanso y en el silencio de las sombras siempre coincidiremos.

! !
Antonio BDíaz.

Estás invitado.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful