Está en la página 1de 20

GUÍA DEL USO RESPONSABLE

DE LA ENERGÍA
CÓMO AHORRAR EN EL HOGAR Y PROTEGER EL
MEDIO AMBIENTE

AENOR NUCLENOR
Gestión Ambiental CENTRAL NUCLEAR
GA-1999/0003 Tel. 947 349 400 – Fax. 947 349 440
Sta Mª de Garoña-09212 BURGOS
www.nuclenor.org
INTRODUCCIÓN

Nuclenor, empresa propietaria de la central nuclear de Santa María de Garoña,


quiere informar a los consumidores de la importancia de utilizar la energía de una forma
racional y eficiente.

A través de este folleto se pretende dar a conocer información, curiosidades y


sugerencias que permiten ahorrar energía en las actividades cotidianas sin renunciar a la
calidad de vida.

Un uso responsable no sólo supone un ahorro económico sino que, además,


contribuye a la conservación del medio ambiente.

Nos encontramos en un momento en el que las fuentes de energía tradicionales


como el petróleo o el gas están teniendo serios problemas para abastecer a la población
española dada su dependencia del exterior.

Un dato habla por sí solo: España tiene una dependencia energética del 79%,
porcentaje que le sitúa muy por encima de la media europea, que es del 50%. En el caso
del petróleo esta dependencia es prácticamente absoluta.

Además, el consumo de las energías de origen fósil (gas, petróleo, carbón)


plantea grandes problemas como el agotamiento de las reservas, la dependencia
energética, la dificultad de abastecimiento, el incremento de los precios y la
contaminación ambiental.

Los sectores de la vivienda y el transporte han sido los que más han
incrementado su consumo en los últimos años.

En la actualidad, las familias españolas son responsables del 30% del consumo
energético y cada hogar genera hasta 5 toneladas de CO2 anuales.

Prácticamente por ello, sus pautas de comportamiento son decisivas para


conseguir que los recursos energéticos se utilicen eficientemente.

¡AHORRAR ENERGÍA ES CUIDAR NUESTRO PLANETA!


ÍNDICE

1.- EN EL HOGAR

1.1.- La iluminación

1.2.- El aislamiento

1.3.- Los electrodomésticos

1.4.- La calefacción y el agua

1.5.- La importancia de reciclar

2.- TRANSPORTE
1.- EN EL HOGAR
Un hogar español medio, con 4 miembros, tiene un gasto en la factura eléctrica
de unos 800 euros anuales. Pero reducir estas cifras es posible e incluso fácil. Basta con
seguir unas mínimas normas y el ahorro de energía puede superar el 40%.

Para ello, lo primero que hay que hacer es muy simple: desenchufar todos
aquellos aparatos que no estén empleando en ese momento.

Y es que, en muchas ocasiones, al apagarlos sólo del interruptor sigue habiendo


un gasto mínimo que se puede y se debe evitar.

El consumo de energía de una vivienda tiene un gran impacto en nuestra calidad


de vida y en el presupuesto familiar. Por ello, a la hora de la compra es muy importante
pedir información sobre la calidad energética de la vivienda, tanto de sus componentes
estructurales como de los sistemas de climatización y aislamiento.

Algo similar sucede con el aire acondicionado, que si bien tiene un uso residual
en la zona norte de España supone un alto consumo innecesario en muchas ocasiones.

¿En qué gastamos la electricidad en nuestro hogar?

• ILUMINACIÓN: 18%
• FRIGORÍFICO: 18%
• CALEFACCIÓN: 15%
• TELEVISOR: 10%
• VITROCERÁMICA: 9%
• LAVADORA: 8%
• PEQUEÑOS ELESTRODOMÉSTICOS: 7%
• HORNO: 4%
• AGUA CALIENTE: 3%
• MICROONDAS: 2%
• LAVAVAJILLAS: 2%
• SECADORA: 2%
• ORDENADOR: 1%
• AIRE ACONDICIONADO: 1%

1.1.- La iluminación
Es una de las necesidades energéticas más importantes en un hogar y representa
la quinta parte de la energía consumida.

Hay 4 tipos de luminarias diferentes: incandescentes, halógenas, fluorescentes y


de bajo consumo.
Las bombillas incandescentes (las tradicionales) sólo aprovechan en
iluminación un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante se transforma
en calor.

Las halógenas, si bien son muy similares a las anteriores, se caracterizan por la
calidad de su luz y una mayor duración.

Mientras, los tubos fluorescentes tienen una eficacia luminosa mucho mayor
que las incandescentes, consumen un 80% menos y duran entre 8-10 veces más.

Por su parte, las de bajo consumo, aunque son más caras, duran 8 veces más y
consumen sólo entre el 20-25% de las incandescentes. Además, una bombilla
tradicional de 100 W da la misma luz que una de bajo consumo de 20W.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Apague las luces en los cuartos donde no sea necesario o considere instalar
temporizadores (timers), células fotoeléctricas o sensores de presencia para reducir
la cantidad de tiempo en que las luces están encendidas.

• Aproveche la luz del día y utilice cortinas claras y sueltas en las ventanas para
permitir la entrada de la luz. Decore con colores más claros que reflejan la luz del
día.

• Use iluminación local para tareas específicas, como leer o cose, en vez de
iluminar todo un cuarto. En la cocina, resulta práctico emplear iluminación
fluorescente en los lavaplatos y en la parte inferior de los módulos que están sobre la
encimera.

• Limpie con frecuencia las fuentes de luz y pantallas para evitar que la suciedad
dificulte su difusión. Una bombilla sucia o en mal estado puede llegar a perder hasta
un 50% de luminosidad. Sin embargo, la limpieza y buen estado de las lámparas
puede ahorrar hasta un 20% en el consumo de electricidad.

• Emplee bombillas de bajo consumo.

1.2.- El aislamiento
Las pérdidas de energía en un hogar dependen en gran parte de los sistemas de
aislamiento que tenga, aunque esta cantidad puede incrementarse aún más, dependiendo
del clima de la localidad donde se resida.

El calor puede fugarse por múltiples rincones en un hogar, desde la cubierta a los
cajetines de las persianas, los marcos de las ventanas o los propios acristalamientos.
Invertir en pequeñas mejoras en el aislamiento del hogar puede conllevar ahorros
de hasta el 30% en calefacción y aire acondicionado.

Además, aislar mejor los hogares, especialmente cuando se encuentran en


construcción, es sencillo. Una simple capa de 3 cm. de espesor de corcho, fibra de
vidrio o poliuretano tiene la misma capacidad aislante que un muro de piedra de un
metro.

Pero el acristalamiento juega un papel decisivo. Los sistemas de doble ventana


reducen a cerca de la mitad la pérdida de calor respecto al sencillo, disminuyendo a la
vez corrientes de aires o la condensación de agua.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Es importante saber si su casa tiene corrientes de aire. Para descubrirlo, coja una
vela, enciéndala en un día de viento y póngala unos instantes junto a ventanas,
puertas, conductos o cualquier otro lugar de similares características. Si la llama se
mueve, sabrá que en ese punto se filtra el aire del exterior. Para taparlo, puede usar
silicona, masilla o burlete.

• Revise que los cajetines de las persianas no tengan rendijas y estén aislados.

• Instale siempre ventanas con doble cristal o doble ventana, y carpinterías con
rotura de puente térmico, que contienen material aislante entre la parte interna y
externa del marco. Recuerde que entre el 25 y el 30% de las necesidades de
calefacción son debidas a las pérdidas de las ventanas.

1.3.- Los electrodomésticos


El consumo de los electrodomésticos depende en gran medida del propio
usuario. En la actualidad existen 7 clases diferentes de eficiencias identificadas por un
código que va desde la letra A y color verde hasta la G en rojo.

Escoger una u otra etiqueta es muy importante porque se puede llegar a ahorrar
hasta 3 veces el consumo de energía con aparatos de características similares. De hecho,
el ahorro en la factura eléctrica de los más eficientes (A) con respecto a los menos (G)
puede superar los 600 euros a lo largo de su vida útil.

Pero hay otros muchos consejos que se pueden seguir para ahorrar energía y
dinero como:

• Mantener el aire acondicionado en 25º C


• Adquirir lavavajillas y lavadoras bitérmicas
• Apagar por completo televisores y equipos audiovisuales cuando no se utilicen
• Elegir ordenadores que tengan sistemas de ahorro
• Dar preferencia al uso de microondas y ollas súper rápidas sobre el horno y las
ollas normales
• Instalar lámparas de bajo consumo o fluorescentes en puntos que permanezcan
más de una hora encendidos.

a) FRIGORÍFICO

El frigorífico es el electrodoméstico que, con diferencia, más consume en el


hogar, ya que supone cerca de la tercera parte de la energía utilizada. Un uso
responsable de la energía no sólo le supondrá un ahorro económico de hasta 60 euros al
año sino que, además, estará contribuyendo a la conservación del medio ambiente.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Si sale de vacaciones más de 15 días desconecte el refrigerador, límpielo y deje


las puertas abiertas para que se ventile y no guarde olores.

• Evite introducir alimentos calientes en el frigorífico. Permita que se enfríen


fuera antes de guardarlos para ahorrar energía.

• El refrigerador debe estar siempre colocado en un lugar con suficiente espacio


para permitir la circulación del aire por su parte posterior.

• Tampoco debe estar al alcance de los rayos solares, estufas, calentador de agua y
otras fuentes de calor, ya que cerca de ellos tiene que trabajar más.

• Descongele antes de que la capa de hielo alcance 3 mm. de espesor. Podrá


conseguir incluso ahorros del 30%.

• No compre un aparato más grande del que necesita.

• Compruebe que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y hacen un
buen cierre: evitará pérdidas de frío.

• Cuando saque un alimento del congelador para consumirlo al día siguiente,


descongélelo en el compartimento de refrigerados en vez de en el exterior; de este
modo tendrá ganancias gratuitas de frío.

• Ajuste el termostato para mantener una temperatura de 6º C en el compartimento


de refrigeración y de -18º C en el de congelación.

• Abra lo menos posible la puerta.


b) LA LAVADORA
La lavadora es un electrodoméstico muy importante en el hogar, ya que depende
de ella gran parte de nuestra higiene personal. Su consumo de electricidad es alto, pero
puede reducirse haciendo un buen uso.

Después del frigorífico y la televisión, es el electrodoméstico que más energía


consume en el conjunto de los hogares. Un 85% de ésta procede del calentamiento de
agua, por lo que es importante recurrir a programas de baja temperatura.

La media de usos se sitúa entre 3 y 5 a la semana.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Aproveche al máximo la capacidad de su lavadora y procure que trabaje siempre


a carga completa.

• Existen en el mercado lavadoras con programas de media carga, que reducen el


consumo de manera apreciable.

• Las lavadoras con sonda de agua, que mide la suciedad del agua y no la cambian
hasta que sea necesario hacerlo, reducen de manera importante el consumo de agua
y energía.

• Lave siempre que pueda con agua fría o de baja temperatura.

• Aproveche el calor del sol para secar la ropa.

• Centrifugando se gasta mucha menos energía para secar la ropa que con una
secadora.

• Limpie regularmente el filtro de la lavadora: funcionará mejor y ahorrará


energía.

• Si tiene contratada la tarifa nocturna, procure poner la lavadora y el mayor


número posible de electrodomésticos en las horas de descuento.

• Existen en el mercado lavadoras bitérmicas, con 2 tomas de agua


independientes: agua fría y caliente. Gracias a éstas se reduce el tiempo de lavado en
un 25% y la energía consumida.

• En cada ciclo las lavadoras usan entre 120 y220 litros de agua, lo que supone
alrededor del 14% del agua usada en casa. Lo que debe hacer es llenar bien la
lavadora, sin excesos, y aprovechar al máximo su capacidad.

• Como el 90% de la electricidad que usa la lavadora es para calentar el agua, lave
con agua más fría, si es posible. Recuerde que el ciclo de lavado de 90º consume
casi el doble de energía que el de 60º.
c) EL LAVAVAJILLAS

1 de cada 4 hogares españoles cuenta con un lavavajillas. Se trata de uno se los


electrodomésticos que más energía consumen, y un 90% de la misma se debe al proceso
de calentar el agua.

Las mejoras tecnológicas han permitido tener en el mercado modelos que


seleccionan la temperatura de agua y programas económicos que reaprovechan el calor
del lavado para el secado o aclarado.

El ahorro respecto a uno de clase A y G puede llegar a los 639 euros a lo largo
de su vida útil (calculada en 10 años)

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Los lavavajillas con etiquetado energético de clase A ahorran energía y dinero.

• Elija el tamaño de su lavavajillas en función de sus necesidades.

• Procure utilizar el lavavajillas cuando esté completamente lleno. A media carga,


use los programas cortos o económicos.

• Si necesita aclarar la vajilla antes de meterla en el lavaplatos, utilice agua fría.

• Siempre que pueda utilice los programas económicos o de baja temperatura.

• Los lavavajillas bitérmicos, que recogen el agua del mismo circuito del agua
caliente sanitaria procedente del calentador o caldera, reduce un 25% el tiempo de
lavado y se ahorra energía.

d) LA SECADORA

Se trata de uno de los electrodomésticos que más energía consumen y, por ello,
es recomendable limitar su uso a situaciones de urgencia o a cuando las condiciones
climáticas no permitan el sacado tendiendo la ropa al sol.

Es conveniente centrifugar la ropa antes de meterla en la secadora y tener en


cuenta que los equipos con ciclos de enfriamiento progresivo permiten terminar de secar
la ropa con el calor residual de la secadora.

Dependiendo del sistema de calentamiento de aire se pueden encontrar secadoras


eléctricas y de gas. En esta última el secado es más eficiente.
CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Compre secadoras con etiquetado energético de clase A: puede ahorrar hasta 213
euros en su vida útil.

• Aproveche siempre al máximo la capacidad de su secadora y procure que trabaje


siempre a carga completa.

• Antes de utilizarla centrifugue previamente la ropa.

• No seque la ropa de algodón y la pesada en la misma carga de secado que la


ropa ligera.

• Periódicamente limpie el filtro de la secadora e inspeccione el orificio de


ventilación para asegurarse de que no está obstruido.

• Use el sensor de humedad para evitar que su ropa se seque excesivamente.

• Seque 2 o más cargas aprovechando el calor de la primera carga manteniendo en


la secadora.

e) EL HORNO

Se trata de uno de los electrodomésticos que más consume dentro del hogar y,
por lo tanto, hay que controlar su uso. La mayoría de los empleados en casa son
eléctricos, aunque también los hay de gas.

Los de clase A suponen un consumo inferior a la mitad de la G.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Procure aprovechar al máximo la capacidad del horno y cocine, si es posible,


todo a la vez.

• No abra innecesariamente el horno. Cada vez que lo hace está perdiendo un


mínimo del 20% de la energía acumulada en su interior.

• Apague el horno un poco antes de finalizar la cocción: el calor residual será


suficiente para acabar el proceso.

• Tenga en cuenta que, normalmente, no es necesario precalentar el horno para


cocinar más de una hora.

• Los hornos de convección, favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran


tiempo y, por tanto, gastan menos energía.
f) AIRE ACONDICIONADO

Cada día son más los ciudadanos que adquieren un equipo de aire acondicionado
y, al contrario que sucede con la calefacción, muy pocas viviendas se construyen con
instalaciones centralizadas de aire acondicionado. Un error, especialmente en zonas
muy calurosas de Espala dado que las centralizadas son mucho más eficientes y evitan
tener que colocar los aparatos en las fachadas de los edificios.

De hecho, en numerosas comunidades españolas la punta de demanda eléctrica


se ha desplazado del invierno al verano debido al uso del aire acondicionado.

En todo caso, se pueden conseguir ahorros de hasta el 30% instalando toldos en


las ventanas, con un buen sistema de aislamiento y evitando entradas de aire al interior
del hogar.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Cuando encienda el aparato de aire acondicionado, no ajuste el termostato a una


temperatura más baja de lo normal: no enfriará la casa más rápido y podría resultar
excesivo y, por tanto, un gasto innecesario.

• Desconecte el acondicionador cuando no haya nadie en la casa o en la habitación


que esté refrigerando.

• Para ventilar, aproveche los momentos del día más frescos (a primera hora de la
mañana o por la noche)

• En verano, basta con estar a 25º C en el interior de la casa. Una diferencia de


temperatura respecto al exterior de más de 12º C no es recomendable.

• Mida las verdaderas necesidades en su hogar. Tal vez un ventilador sea


suficiente.

• Déjese aconsejar por expertos. Hay aparatos que llegan a reducir hasta el 60%
del consumo.

g) PEQUEÑOS ELECTRODOMÉSTICOS

Los pequeños electrodomésticos que se limitan a realizar alguna acción


mecánica (batir, trocear, cortar el pelo,….), excepto la aspiradora, tienen por lo general
potencias bajas. Sin embargo, los que producen calor (como la plancha o la tostadora)
tienen potencias mayores y consumos más importantes.

CONSEJOS PRÁCTICOS:
• El uso de una maquinilla eléctrica de afeitar puede suponer menos gasto de
energía que un afeitado tipo “natural”; todo depende del tiempo que se mantenga el
grifo del agua caliente abierto.
• Planche grandes cantidades de ropa de una vez para no gastar energía en el
calentamiento de la plancha.

• No deje encendidos los aparatos si va a interrumpir la tarea.

POTENCIAS MÁS USUALES:

- MAQUINA DE AFITAR 25
W
- EXPRIMIDOR 50
W
- BATIDORA 200
W
- LICUADORA 600
W
- TOSTADORA 700
W
- PLANCHA 1.000
W
- SECADOR DE PELO 1.200
W
- ASPIRADORA 1.300
W

h) LA TELEVISIÓN Y OTROS EQUIPOS AUDIOVISUALES

Cada hogar español tiene, al menos, una televisión. La potencia unitaria de este
electrodoméstico es pequeña, pero su utilización no lo es.

Los televisores representan aproximadamente un 10% del consumo eléctrico de


las familias, siendo el segundo equipo de mayor consumo. Y más ahora, con una
tendencia en la demanda de equipos con las pantallas cada vez más grandes y de mayor
potencia.

CONSEJOS PRÁCTICOS:
• No mantenga encendido el modo “en espera” o “stand by” ni de su televisor ni
de otros equipos. Un televisor sin imagen en la pantalla pero con el piloto encendido
puede consumir hasta un 15% del consumo en condiciones normales de
funcionamiento. Por ello, para ausencias prolongadas o cuando no se esté viendo la
televisión, conviene apagarlo totalmente.

• Una buena forma de ahorrar con pequeños electrodomésticos como la televisión,


el DVD, video o equipos musicales es conectándolos a “ladrones” o bases de
conexión múltiple con interruptor. Al desconectar el ladrón se apagarán todos los
aparatos a él conectados y se puede conseguir ahorros superiores a 40 euros anuales.

i) EQUIPOS OFIMÁTICOS

En los 10 últimos años el crecimiento de los equipos informáticos dentro de los


hogares españoles ha sido espectacular.

Casi la mitad de los españoles tienen un ordenador personal y una impresora,


siendo las pantallas planas (TFT) las que menos energía consumen.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Los equipos informáticos con etiqueta “Energy Star” tiene la capacidad de pasar
a un estado de reposo transcurrido un tiempo determinado en el que no se haya
utilizado el equipo. En este estado (modo de baja energía) el consumo de energía es
como máximo de un 15% del consumo normal.

• Apague su equipo por completo cuando prevea ausencias prolongadas,


superiores a los 30 minutos.

• Es conveniente comprar impresoras que impriman a doble cara y aparatos de fax


que consuman papel normal.

• Cuando no se vaya a utilizar el ordenador durante períodos cortos se puede


apagar sólo la pantalla, con lo que ahorrará energía, y al volver a encenderla, no
tendrá que esperar a que se reinicie el equipo.

• El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.

j) COCINAS

Hay 2 tipos diferentes de cocina según el tipo de energía que consumen: gas y
eléctrica. Dentro de las eléctricas se pueden contar, a su vez: convencionales,
vitrocerámica o de inducción.
Las cocinas de inducción calientan los alimentos generando campos magnéticos,
son mucho más rápidas y eficientes que el resto de las cocinas eléctricas.

En general, se puede afirmar que las cocinas de gas son más eficientes que las
eléctricas.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• El fondo de los recipientes debe ser ligeramente superior a la zona de cocción


para que no rebase la llama: aprovecharemos al máximo el calor de la cocina.

• En las cocinas eléctricas utilice baterías de cocina y el resto del menaje con
fondo grueso difusor: logrará una temperatura más homogénea en todo el recipiente.

• Utilice cuando pueda ollas a presión súper rápidas, que apenas tienen pérdidas
de vapor durante la cocción, consumen menos energía y ahorran mucho tiempo.

• Recuerde que en una placa eléctrica, si utiliza una olla abierta con un fondo mal
difusor de calor, mantener en ebullición 1,5 litros de agua exigiría una potencia de
850 W frente a los 150 W que se requerirían con una olla a presión con fondo
grueso difusor.

• Tape las ollas durante la cocción: consumirá menos energía.

• Aproveche el calor residual de las cocinas eléctricas (excepto las de inducción)


apagándolas unos 5 minutos antes de finalizar el cocinado.

j) MICROONDAS

Aproximadamente más de la mitad de las viviendas españolas disponen de un


microondas.

Con su uso en sustitución del horno convencional no sólo ahorrará tiempo sino
también entre un 60-70% de la energía consumida.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Mantenerlo siempre limpio de residuos; así durará más tiempo y consumirá


menos energía.

• Utilícelo de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

• Use el microondas para calentar porciones pequeñas de alimentos, par aun


máximo de 4 personas.
1.4.- La calefacción y el agua
a) LA CALEFACCIÓN

Casi la mitad de la energía consumida en el hogar se emplea para calentar las


viviendas. Pero esta circunstancia varía mucho dependiendo del punto de la geografía
española del que se hable. En algunas zonas apenas se emplea la calefacción y, de
hecho, el 9% de las casas ni siquiera la tienen.

La calefacción central colectiva, con medición y regulación individualizadas


para cada una de las viviendas es, desde el punto de vista energético y económico, un
sistema mucho más eficiente que los sistemas individuales.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Una temperatura de 20º C es suficiente para mantener el confort en una


vivienda. En los dormitorios se puede rebajar la temperatura entre 3º-5º C.

• Apague la calefacción por la noche y por la mañana no la encienda hasta


después de haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas.

• Las válvulas termostáticas en radiadores y los termostatos


programadores son soluciones accesibles, fáciles de colocar y que pueden
amortizarse rápidamente por los importantes ahorros de energía (entre un 8-13%)

• Si se ausenta por unas horas, reduzca la posición del termostato a 15º C


(la posición “económica” de algunos modelos corresponde a esta temperatura)

• No espere a que se estropee el equipo: un mantenimiento adecuado de


nuestra caldera individual le ahorrará hasta un 15% de energía.

• El aire contenido en el interior de los radiadores dificulta la transmisión


de calor desde el agua caliente exterior. Es conveniente purgar este aire al menos 1
vez al año, al inicio de la temporada de calefacción. En el momento que deje de salir
aire y comience a salir sólo agua, habrá terminado la purga.

• No cubra ni coloque ningún objeto al lado de los radiadores. Ello


dificulta la adecuada difusión del aire caliente.

• Para ventilar completamente una habitación es suficiente con abrir las


ventanas alrededor de 10 minutos: no se necesita más tiempo para renovar el aire.
• Cierre las persianas y cortinas por la noche: evitará importantes pérdidas
de calor.

b) EL AGUA CALIENTE SANITARIA

Se trata del segundo consumidor de energía después de la calefacción: un 20%


del consumo total. La bomba eléctrica es una opción mucho más eficiente para la
producción de agua caliente que los calentadores eléctricos.

El ahorro de agua, aunque no se trate de agua caliente, conlleva no sólo un


necesario beneficio económico sino, también, un ahorro energético, ya que el agua es
impulsada hacia nuestras viviendas mediante bombas eléctricas, que consumen energía.

De hecho, un grifo abierto consume alrededor de 6 litros por minuto. En el caso


de la ducha, este consumo se incrementa hasta los 10 litros por minuto.
CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Los sistemas de acumulación de agua caliente son más eficientes que los
sistemas de producción instantánea y sin acumulación.

• Es muy importante que los depósitos acumuladores y las tuberías de distribución


de agua caliente estén bien aisladas.

• Racionalice el consumo de agua. No deje grifos abiertos inútilmente, como en el


aseo personal o en el cepillado de dientes.

• Una ducha consume del orden de 4 veces menos energía y agua que un baño.

• Evite goteos y fugas de los grifos. El simple goteo del grifo del lavabo significa
una pérdida de 100 litros de agua al mes.

• Existen en el mercado cabezales de ducha de bajo consumo que permiten un


aseo cómodo, gastando la mitad de agua y energía.

• En los grifos se pueden colocar reductores de caudal (aireadores)

• Los reguladores de temperatura con termostato, principalmente para la ducha,


pueden ahorrar entre un 4-6% de la energía.

• Una temperatura entre 30º y 35º C es más que suficiente para tener una
sensación de comodidad par el aseo personal.

• Si un cuarto de año o cocina todavía tiene grifos independientes para el agua


caliente y el agua fría, cámbielos por un grifo de mezcla (monomando)

• Los sistemas de doble pulsador o de descarga parcial para la cisterna del inodoro
ahorran una gran cantidad de agua.
1.5.- La importancia de reciclar
Reciclar la basura que se genera tiene una gran importancia no sólo por una
evidente concienciación medio ambiental sino también por el ahorro energético que
supone.

En la actualidad, cada español está generando 600 Kg. de residuos al año, de los
que más del 65% son recuperables o reciclables. Sin embargo cerca del 70% sigue
yendo todavía a parar a los vertederos por tan sólo una mínima parte que es objeto de
recuperación.

Por ello, los ciudadanos deben responsabilizarse y actuar adquiriendo, por


ejemplo, nuevos hábitos de compra, reduciendo los residuos generados o separando de
forma selectiva la basura.

¿DE QUÉ ESTÁ COMPUESTA LA BASURA DOMÉSTICA?

ORGÁNICA 44%
PAPELES 21%
PLÁSTICOS 11%
OTROS 8%
VIDRIO 7%
TEXTILES 5%
RECIPIENTES METÁLICOS 4%

Los residuos plásticos proceden del petróleo, por lo que no reciclar supone el
agotamiento de un recurso no renovable y aumentar las emisiones de CO2.

El papel tiene un proceso de reciclaje sencillo y de hecho se reciclan 2,5


millones de toneladas al año en España. Pero hace falta reciclar aún más. Para fabricar
una tonelada de papel se necesitan entre 12 y 16 árboles de tamaño mediano, unos
50.000 litros de agua y más de 300 Kg. de petróleo.

Además, el reciclado de papel evita la tala de árboles, disminuye un 86% el


consumo de agua y un 65% el de energía. Por cada folio que se recicla se ahorra el
equivalente al funcionamiento, durante una hora, de 2 bombillas de bajo consumo de 20
vatios.

El vidrio se puede reciclar al 100%. La fabricación del mismo requiere grandes


inversiones en energía dado que tiene que alcanzar altas temperaturas.

Como ejemplo, con cada botella que se recicla se consigue ahorrar la energía
necesaria para tener un televisor encendido durante 3 horas o la que necesitan 5
lámparas de bajo consumo de 20 W durante 4 horas. Además, reciclando las 3.000
botellas que caben en un contenedor se ahorran cerca de 130 Kg. de petróleo y 1.200
Kg. de materias primas.

Las latas suelen ser empleadas como envases de un único uso. Su fabricación
supone un gran coste. De hecho, con la energía necesaria para fabricar una lata de
refresco de aluminio se podría tener funcionando un televisor durante 2 horas.

LAS 3 “R”: REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR:

• REDUCIR LAS BASURAS: Si va a la compra con un carrito o bolsas, podría


ahorrar el consumo de una gran cantidad de bolsas de plásticos. Además, los
envases familiares son preferibles a las pequeñas dosis.
• REUTILIZAR: Antes de hacer que los productos o envases se conviertan en
residuos se pueden aprovechar. Por ejemplo, haciendo botes para las pinturas con
las latas, juguetes con las cajas, utilizando los envases de vidrio como jarra o
empleando, por ejemplo, las bolsas de plástico como bolsas para la basura.

• RECICLAR: Los materiales que más se reciclan son el papel, el vidrio y los
metales. Este reciclaje luego puede derivar en otros usos. Por ejemplo, ya existen
tecnologías para transformar las gomas y los plásticos en combustibles líquidos o
gaseosos. Además, otros residuos urbanos pueden ser trasladados a los puntos
limpios, evitando el vertido incontrolado de productos.

CONSEJOS PRÁCTICOS:

• Si se puede elegir, mejor siempre un envase de vidrio a uno de metal y uno de


papel a uno de plástico.

• Modere el uso de papel de aluminio y plástico para envolver.

• Hay materiales como pilas, ropa, pinturas, aerosoles o medicinas que pueden ser
reciclados aparte. Consulte dónde puede hacerlo en su localidad.

• Cuando pueda, no elija productos que requieran pilas y, si las lleva, mejor que
sean recargables.

2.- TRANSPORTE
Cada vez los españoles emplean más los vehículos y, en la mayoría de los casos,
para hacer recorridos inferiores a 3 km. Esta circunstancia está generando graves
problemas de contaminación ambiental y una gran dependencia de los derivados del
petróleo.
El 90% de su uso en los transportes está relacionado con aquellos que circulan
por carretera y el coche privado representa el 15% de toda la energía final consumida en
España. Y aproximadamente la mitad de la energía que consumen las familias
españolas. Por ello, se recomienda que use el transporte público.

Si se dejara de utilizar tan sólo el 1% de los vehículos privados para ir al trabajo,


usando en su lugar el transporte público, se ahorraría anualmente más de 20 millones de
litros de combustible. Además, en la ciudad, la mitad de los viajes en coche es de menos
de 3 Km. y un 10% de menos de 500 metros.

Además, en los viajes cortos, el incremento medio de consumo es del 60%,


cuando la mayoría de estos desplazamientos se podrían hacer andando o en bici.

Por otro lado, los efectos del abuso del coche se reflejan en que el transporte es
responsable del más del 30% de las emisiones de CO2 y que el 20% de la población se
expone a niveles de ruido superiores al límite de tolerancia establecido.
CONSEJOS PRÁCTICOS:

Una conducción eficiente puede hacer que se consiga un ahorro medio de


carburante y emisiones de CO2 del 15%. Basta con seguir algunas instrucciones:

• Arranque el motor sin pisar el acelerador. En los motores de gasolina, iniciar la


marcha de inmediato; en los diésel, esperar unos segundos.

• La primera marcha sólo hay que emplearla al inicio de arrancar.

• Controle el número de revoluciones.

• Circule con marchas largas y a bajas revoluciones, respetando los límites de


velocidad.

• Mantenga una velocidad uniforme, evitando acelerones y frenazos.

• Para decelerar, levante el pie del acelerador y deje rodar el vehículo, frenando de
forma progresiva y reduciendo la marcha lo más tarde posible.

• Detenga el coche sin reducir de marcha, si es posible.

• En paradas de más de 60 segundos, mejor apague el motor.

• Conduzca con distancia de seguridad y anticípese a las maniobras.

• A velocidades altas, por encima de los 100 km/h, el consumo se multiplica.

• Los accesorios exteriores aumentan la resistencia del vehículo al aire y provoca


hasta más de un 35% de consumo añadido.
• El aire acondicionado y otros equipos auxiliares del coche aumenta
significativamente el consumo, hasta un 25%. El aire basta con situarlo en 23º-24º
C.

• Las ventanillas bajadas provoca resistencia al viento, hasta un 5%.

• Cuanto más peso se lleve en el coche, mayor consumo.

• Hay que mantener adecuadamente el vehículo. La falta de presión en los


neumáticos puede provocar pérdidas superiores al 3%.

• A la hora de comprar un vehículo es importante elegir un modelo adecuado a


nuestras necesidades y fijarse en la etiqueta de consumo y emisiones de CO2.