Está en la página 1de 1

Desde espaoles hasta argentinos de la Tierra de Fuego, pasando por chorros caribeos y alguno que otro carioca, el latino

-segn los sajones- es siempre uno y el mismo: con sombrero, sarape y guitarra, de preferencia tumbado en una cama o sentado a los pies de un cactus. Qu decir de sus mujeres complacientes, salerosas y casi siempre exuberantes.