P. 1
Vasco de Quiroga Jurista Con Mental Id Ad Secular

Vasco de Quiroga Jurista Con Mental Id Ad Secular

|Views: 1.629|Likes:
Publicado porPABLO ARCE
Libro que ofrece una visión de Vasco de Quiroga a partir de su mentalidad laical, incluso cuando es obispo.
Libro que ofrece una visión de Vasco de Quiroga a partir de su mentalidad laical, incluso cuando es obispo.

More info:

Published by: PABLO ARCE on Oct 12, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/12/2013

pdf

text

original

PABLO ARCE GARGOLLO

Biografía y Guía Bibliográfica

DON VASCO DE QUIROGA Jurista con mentalidad secular

2

ÍNDICE
PRESENTACIÓN................................................................................................................................5 AGRADECIMIENTOS.......................................................................................................................8 PRIMERA PARTE: HUMANISTA SEGLAR (1488-1537)...........................................................11 I. AÑOS DE FORMACIÓN..............................................................................................................11 CUNA NOBLE Y TRADICIÓN....................................................................................................................11 LOS ESTUDIOS UNIVERSITARIOS............................................................................................................13 FORMACIÓN HUMANISTA......................................................................................................................14 EL LICENCIADO QUIROGA EN ÁFRICA....................................................................................................15 GRANADA CONQUISTA A VASCO............................................................................................................17 EL VILLANO DEL DANUBIO..................................................................................................................19 VASCO CABALLERO DE MALTA............................................................................................................21 DECIDIENDO EL FUTURO.......................................................................................................................22 II. VISIÓN DE LA CONQUISTA....................................................................................................26 VASCO EN EL NUEVO MUNDO..............................................................................................................26 NUEVA ESPAÑA AL ARRIBO DE VASCO...................................................................................................27 TRABAJO INICIAL DE LA SEGUNDA AUDIENCIA.........................................................................................28 UNA MIRADA A LOS INDIOS...................................................................................................................30 REFLEXIONES QUIROGUIANAS ACERCA DE LA CONFIANZA QUE MERECEN LOS INDIOS.......................................31 UN PRIMER PERFIL DE VASCO...............................................................................................................34 LOS TRABAJOS DE LA SEGUNDA AUDIENCIA............................................................................................36 PRIMERA OBRA DE VASCO EL VISIONARIO...............................................................................................37 LAS CRÍTICAS QUE LLUEVEN..................................................................................................................40 REFLEJOS DEL HUMANISMO DE VASCO....................................................................................................43 III. LOS TARASCOS........................................................................................................................48 VISITA OFICIAL A MICHOACÁN..............................................................................................................48 EL FRACASO DE LA NUEVA CIUDAD DE GRANADA.....................................................................................51 UN NUEVO PUEBLO-HOSPITAL..............................................................................................................52 LAS DIFICULTADES DE SIEMPRE..............................................................................................................54 IV. APASIONADO DEL DERECHO..............................................................................................55 EL JUICIO DE RESIDENCIA....................................................................................................................55 MENTALIDAD JURÍDICA........................................................................................................................57 CONFLICTOS DE VASCO POR LA ESCLAVITUD...........................................................................................63 INFORMACIÓN EN DERECHO..................................................................................................................65 CONFLICTOS CON ALGUNOS RELIGIOSOS..................................................................................................68 LITIGIOS DIVERSOS..............................................................................................................................72 V. ORDENANZAS PARA UN PUEBLO-HOSPITAL...................................................................76 ANOTACIONES Y EXPERIENCIAS..............................................................................................................76 FINALIDAD DE UN PUEBLO-HOSPITAL.....................................................................................................78 EL DISEÑO DE UN PUEBLO-HOSPITAL.....................................................................................................79 EL PUEBLO-HOSPITAL ES UNA GRAN FAMILIA..........................................................................................81 EN EL PUEBLO-HOSPITAL TODOS TRABAJAN............................................................................................85 VI. VISIÓN SOCIAL.........................................................................................................................90

3

SANTA FE DEL RÍO.............................................................................................................................90 PLAN DE DESARROLLO Y DESARROLLO DE LOS PUEBLOS.............................................................................91 LOS OTROS HOSPITALES O GUATAPERAS...................................................................................................94 SEGUNDA PARTE: OBISPO CON MENTALIDAD LAICAL (1538-1565)..............................98 VII. TRABAJO PASTORAL............................................................................................................98 REORGANIZACIÓN ECLESIÁSTICA............................................................................................................98 VASCO ES ORDENADO OBISPO.............................................................................................................100 LA CATEDRAL Y SU SEDE EPISCOPAL....................................................................................................103 EL TRATADO DE VASCO SOBRE EL BAUTISMO........................................................................................105 EL MANUAL DE ADULTOS..................................................................................................................106 MÉTODOS DE EVANGELIZACIÓN...........................................................................................................107 EL CATECISMO QUIROGIANO...............................................................................................................110 LA VIDA ORDINARIA DEL OBISPO VASCO..............................................................................................112 SUS SACERDOTES...............................................................................................................................115 LOS SACERDOTES SECULARES..............................................................................................................116 EL COLEGIO DE SAN NICOLÁS............................................................................................................118 VIII. DOS VIAJES: EL TEMPORAL Y EL ETERNO...............................................................124 HACIA EL CONCILIO DE TRENTO.........................................................................................................124 ESPAÑA Y LA CORTE.........................................................................................................................125 MUERE DON VASCO DE QUIROGA.......................................................................................................127 APÉNDICE I....................................................................................................................................129 TESTIMONIO DE CRISTÓBAL CABRERA (1515 -1598). ..........................................................................129 APÉNDICE II...................................................................................................................................145 REGLAS Y ORDENANZAS DE UN PUEBLO-HOSPITAL (VERSIÓN MODERNA).................................................145 ÍNDICE ALFABÉTICO..................................................................................................................164 BIBLIOGRAFÍA..............................................................................................................................182

4

PRESENTACIÓN

Hasta donde sé y he investigado, no hay una biografía de don Vasco de Quiroga, relativamente breve, que incorpore los hallazgos hechos por los estudiosos en los últimos años; así que escribí este texto intentando poner al alcance de los no especialistas sus rasgos biográficos fundamentales y con ello contribuir a la difusión del pensamiento y la obra de tan eminente figura. Muchos de los textos consultados insisten en su labor como Obispo que fue de Michoacán, restando, en bastantes ocasiones, importancia a sus primeros cincuenta años de vida, deformando de algún modo su vida y fructífera actividad. Vasco de Quiroga, sostenemos, no puede entenderse del todo, si se le despoja de su mentalidad secular, de algún modo contrastante a la concepción de vida de los religiosos. Estamos ante un hombre que sobresale por su mentalidad laical en el ejercicio de su profesión en su papel de abogado, juez, oidor e incluso como obispo. Ese modo laical de actuar, le lleva a no servirse nunca de la Iglesia y a exigir ante cualquiera, sea Papa o Rey, lo que corresponde a derecho. Su vida y obra puede quedar desfigurada, lo que acontece con alguna frecuencia, si no se valora toda su actuación como una consecuencia de la concepción que tiene del hombre y el trabajo, fruto de su humanismo y de su pasión por el derecho. Es notoria la preocupación de Vasco de Quiroga por desarrollar con perfección y competencia profesional sus obligaciones durante toda su vida. Su concepto del trabajo y el convencimiento de buscar la voluntad de Dios en todas sus acciones lo señalan como un hombre siempre coherente. Las diversas tareas y responsabilidades desarrolladas en su dilatada actuación, tienen en común una unidad de vida que supo mantener por un trato asiduo con Dios en medio de sus ocupaciones ordinarias. No hay nunca sobresaltos ni desfiguros en sus acciones. Hay siempre una línea recta que une su trabajo, su descanso, su estudio, el ejercicio de su profesión y la preocupación por las 5

personas sobre las que debió regir, gobernar o decidir. La vida de Vasco de Quiroga desarrollada con esa coherencia, necesariamente tiene muchas manifestaciones de una sincera preocupación por el otro, sea una comunidad, un pueblo, un colaborador e incluso un adversario, que le llevará a realizar sus grandes acciones. Una vida llevada con esa ejemplaridad le proporciona, además, un gran prestigio profesional que le permite influir positivamente en muchas personas. Soy consciente de que escribir una biografía de don Vasco es un atrevimiento por mi parte, pero confío en que pueda ser de utilidad para cuantos desean conocer más de este humanista que sobresale por haber confiado en el hombre, pues fue un precursor del derecho subjetivo del individuo. Efectivamente, su concepto del hombre y su vida en sociedad, con todo lo que comporta, constituyeron en su tiempo una novedad que dio muchos frutos inmediatos pero perdurables. Esos conceptos, que llevó a la práctica de manera magistral, ofrecen hoy soluciones a los desafíos sociales de nuestro tiempo. He intentado fundar los hechos y las palabras de este escrito. Estoy seguro que no lo he conseguido del todo. He pretendido, eso sí, dar a conocer al Vasco auténtico, despojándolo de lo que se ha dicho de él sin rigor histórico que falsea, o al menos, deforma su vida y actuación. Cuando ha sido posible señalo lo que requiere más estudio o requiere el descubrimiento de nuevas fuentes. En este sentido, hago mías las palabras de un gran estudioso de Vasco: “Pero existen aspectos de su vida de los que conocemos poco o de los cuales hemos recibido sólo un trasunto convencional, pintado por cronistas o biógrafos tardíos, que contrastan con los datos que ofrecen las fuentes contemporáneas. Recuperar una fuente más auténtica de la persona y la obra de este gran fundador del nuevo Michoacán y de la iglesia indiana en esta provincia, puede ser un avance en la tarea de la consolidación de la memoria colectiva nacional y la reconstrucción de nuestra historia espiritual.”  Declaro humildemente que soy deudor agradecido de todos(**) cuantos han recorrido el fascinante camino de seguir las huellas de este hombre ejemplar, jurista y visionario, con mentalidad secular.

CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), Arquidiócesis de Morelia, El Colegio de Michoacán, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, Instituto de Investigaciones Históricas, Zamora, Mich., 2003, vol. I, p. 16

6

____________________
(**) Presento una Guía Bibliográfica sobre Vasco de Quiroga que intenta recoger todo lo escrito sobre don Vasco hasta enero de 2007, esperando pueda ser una herramienta útil para cuantos investigan al respecto.

7

AGRADECIMIENTOS
Este trabajo está impulsado por el grupo de investigadores que dirige con gran entusiasmo la Dra. Virginia Aspe Armella, dedicado a un proyecto apoyado por el CONACyT que estudia la Valoración y vigencia de la filosofía clásica novohispana en los temas de naturaleza, justicia y diversidad de culturas. * No puedo dejar de señalar mi agradecimiento a todos y cada uno de los que formamos parte de este equipo, porque entre todos logramos padecer esa maravillosa enfermedad, contagiosa e incurable, que es trabajar con dedicación, profundidad y seriedad. Espero que este trabajo sea un digno síntoma de tan agradable padecimiento. Merecen mención especial las doctoras Virginia Aspe y Carmen Rovira por el apoyo que supieron dar durante el desarrollo de este estudio. Agradecimiento en tono mayor para el Lic. Luis Aarón Patiño Palafox, de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México, por su trabajo dedicado y paciente que ha sido fundamental en el desarrollo de la investigación, al grado de que puede ser considerado coautor de la Guía Bibliográfica. Su empeño en la búsqueda de textos, y en especial de algunos que parecían perdidos, han dado un magnífico resultado. Recibí del Doctor Roberto Ibañez Mariel, investigador de la Universidad Panamericana y ex director de su Facultad de Derecho, atinadas observaciones. Agradezco todas, en especial las referentes a fundamentar todas y cada una de mis afirmaciones. Es probable que algunas no satisfagan su rigor; pero afirmo, con fundamento en su bien ganado prestigio, que sus cuestionamientos han sido una valiosa aportación para este trabajo. Soy también deudor agradecido de las precisiones hechas por el Doctor Rubén Rodríguez Balderas de la Sociedad Mexicana de Historia Ecclesiástica. Doy las gracias al Doctor Fernando Buendía de la Universidad de las Américas, Puebla, por sus atinadas observaciones de fondo y forma. Los consejos de Jesús Joel Peña Investigador del INAH y consultor de la Biblioteca Palafoxina en Puebla de los Ángeles han enriquecido este trabajo que no hubiera podido salir a la luz sin la revisión y correcciones de Sofía Rojas Ruiz de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Mi agradecimiento se extiende a todos cuantos se han dedicado a
*

Proyecto CONACyT U47463-H

8

estudiar la vida y actuación de Vasco. En la Guía Bibliográfica menciono a muchos, pero es de justicia, a riesgo de dejar fuera a alguno, hacer mención especial de los siguientes: Juan José Moreno, Nicolás León, Silvio Zavala, Rafael Aguayo Spencer, Francisco Miranda Godínez, Carlos Herrerón Peredo, J. Benedict Warren, Alberto Carrillo Cázares, Armando Escobar Olmedo, Francisco Martín Hernández, Juan Manuel Hurtado, Bernardino Verástique y José Luis Soberanes Fernández. La amistad sincera que me une con el P. Efrén Cervantes, Vicario General de la Diócesis de Morelia, ha resultado muy fructífera. Dejo consignado mi profundo agradecimiento por el tiempo que me ha dedicado. El P. Efrén es, sin duda, uno de los que mejor conoce a Vasco de Quiroga y está empeñado, junto con el que escribe, en dar a conocer nuevas facetas de este egregio hombre que permitan corregir algunas deformaciones que se han dicho sobre su vida y actuación. El P. Efrén está siempre sonriente y es un excelente conversador; lo encuentra, el que lo busca, en Pátzcuaro, ahí donde Don Vasco inició su labor episcopal. He tenido acceso a un buen número de expedientes sobre los diversos litigios que mantuvo Vasco y cuya paleografía fue hecha por un grupo de historiadores de la Universidad de San Nicolás, en Morelia, entre los que se encuentran Fernando Mendoza y Eduardo Barriga, dirigidos por el Lic. Armando Escobar a quienes les doy las gracias por su amistad y generosidad. Va también mi agradecimiento sincero al Arzobispo de Morelia, Don Alberto Suárez Inda, quien no puede ocultar su entusiasmo por dar a conocer la figura de Don Vasco y mostrarlo a todo el mundo como un hombre que es ejemplo para todos. Espero que este texto pueda ser de utilidad para tales efectos. Morelia, Michoacán Julio de 2007

9

BIOGRAFÍA

10

PRIMERA PARTE: HUMANISTA SEGLAR (1488-1537) I. AÑOS DE FORMACIÓN

Cuna noble y tradición No hay acuerdo sobre el año en que vio la luz primera Vasco de Quiroga. Algunos autores han aventurado que nació en 1470.1 Otros fijan su nacimiento entre 1477 y 1479.2 Estudios más recientes, en base a conjeturas, fijan diversos años de su posible nacimiento.3 Nosotros sostenemos como año
1

Es el caso de Gil González Dávila quien fija la fecha de nacimiento de Vasco en 1470, con fundamento en el epitafio puesto sobre su tumba que indica que murió en 1565 a los 95 años de edad. (cfr. GONZÁLEZ DÁVILA, Gil, Teatro eclesiástico de la primitiva Iglesia de las Indias Occidentales, Madrid, 1959, tomo I, pp. 167-172). Juan Joseph Moreno, su segundo biógrafo, señala también 1570 como el año de su nacimiento, quizá en base a lo que dice Gil González Dávila, (cfr. MORENO, Juan Joseph, Fragmentos de la Vida y Virtudes del V. Illmo. Y Rmo. Sr. Dr. Don Vasco de Quiroga Primer Obispo de la Santa Iglesia Catedral de Michoacán y Fundador del Real y Primitivo Colegio de S. Nicolás Obispo de Valladolid, p. 1). 2 Así, por ejemplo, Cristóbal Cabrera, escribe: “siendo ya Obispo, y más que sexagenario, no tuvo reparo en emprender largo y penoso viaje a España”, (cfr. CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, Roma, n.32) Viaje que hizo en 1547. Si más que sexagenario se puede entender que estaba cerca de los setenta años, entonces nació en 1477. Por su parte, Félix F. Martínez, sin señalar fuente, se atreve a dar como fecha exacta de nacimiento de Vasco el 3 de febrero de 1479, (cfr. MARTÍNEZ, Félix, M., “Resumen de la vida del Ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga”, Morelia 1899, en AGUAYO SPENCER, Don Vasco de Quiroga, Documentos, México, 1939, p. 191, nota 3). 3 Para establecer un posible año de nacimiento hay dos fuentes importantes: dos Breves pontificios y una declaración de Vasco ante la Real Audiencia de México. Los documentos pontificios son: un Breve pontificio de nombre Exponi nobis de 12 de mayo de 1549, por el que se dispensa Vasco de hacer la visita ad limina, en virtud de las siguientes circunstancias: la distancia, los peligros de viaje y de la edad del solicitante: sesenta años. Este breve hace referencia a un anterior, que no se encuentra, de fecha 7 de enero de 1538, en el que se le impone la obligación de hacer la visita cada seis años en vez de cada tres por los mismos motivos. Si atendemos al primer Breve, del año 1538, y le restamos sesenta años, Vasco debió nacer en 1478; si tomamos el del año 1549 y hacemos la misma operación de restarle 60 años, entonces Vasco nació en 1489. (Los Breves están en Roma, AV am XLI, t. 45, Fol.. 200 s. Fueron publicados por MÉNDEZ ARCEO, Sergio, Contribución a la historia de Don Vasco de Quiroga, Abside, 4, 1941, p. 63). Warren señala como año probable de su nacimiento 1477 ó 1478 en base al Breve pontificio de 1538, al que le resta sesenta años. (cfr. WARREN, Fintan, B. Vasco de Quiroga and his Pueblo-Hospitals of Santa Fe, Washington, 1963, p. 8. Miranda Godínez prefiere que el punto de partida para la cuenta regresiva sea el año del segundo Breve que es del año 1549, por lo que señala como año de nacimiento de Vasco el de 1489. (cfr. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, El Real Colegio de San Nicolás de Pátzcuaro, Cuernavaca, 1967, pp. 4-5). Francisco Martín sostiene, con Miranda Godínez, que hay que partir de 1549, año del segundo Breve, pero señala que la petición de Vasco debió hacerla años antes, atendiendo a las dificultades de comunicación de la época, por lo que señala que la solicitud de dispensa de la visita ad liminalo pudo ser de 1545, y de ser así, restando sesenta años, será 1485 el año de su nacimiento. (cfr. MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga,

11

muy probable de su nacimiento el de 1488.4 Está probado, en cambio, que murió en 1565. Así que vivió setenta y siete años, de haber nacido en 1488, o alcanzó los noventa y cinco años de edad si se atiende a la fecha que aparece en su epitafio. Su tierra natal fue Madrigal de las Altas Torres, una de las ciudades más renombradas de Castilla la Vieja en la España del siglo XVI. En este lugar de realengo tenían los monarcas castellanos alguno de sus palacios, en uno de los cuales nació la Reina Isabel la Católica. Su padre, Vasco Vázquez de Quiroga, conocido como Vasco el Viejo, fue gobernador del priorazgo de San Juan en el reino de Castilla y era poseedor de haciendas y mayorazgos. Su madre, María Alonso de la Cárcel, vecina de Arévalo, era de noble familia. El matrimonio tuvo tres hijos: Álvaro, el mayor, quien sería padre de don Gaspar de Quiroga, futuro cardenal y arzobispo de Toledo; Constanza, la hermana, haría su profesión religiosa en el Convento de las Agustinas de Madrigal en 1502; y Vasco hijo, llamado también Blasco, quizá el pequeño de la familia, quien fue bautizado en la pila de la Parroquia de San Nicolás de Madrigal, misma en la que había sido bautizada Isabel la Católica. En la actualidad, cerca de la iglesia, se conservan algunos muros de un viejo caserón, posible casa de los Quiroga, que adorna su fachada con un escudo en piedra en cuyos cuarteles, sobre campo de sinople campean cinco estacas de oro y de plata, calzadas de hierro en cada una de sus puntas. Este escudo lo adoptará don Vasco cuando sea nombrado obispo para la sede de Michoacán. Hace referencia a algún antepasado que en la provincia de Lugo
Protector de Indios, Universidad Pontificia de Salamanca, España, 1993, p. 31). Otra línea de investigación prefiere apoyarse en una declaración testimonial presentada por Vasco ante la Real Audiencia de México del 9 de agosto de 1555 en la que declara ser de más de sesenta años de edad. (En AGI, Patronato, leg. 181, 28: “Información sobre la carestía de la vida por los oidores y el fiscal”, 31 de julio de 1555. Ibid. Audiencia de México, leg. 1647.) El rango de su edad, por tanto, puede ir de los 61 a los 69 años lo que permite inferir que nació entre los años de 1486 al 1494. (cfr. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, El Real Colegio de San Nicolás de Pátzcuaro, Cuernavaca, 1967, pp. 4-5). 4 Nos parece que no se puede confiar en los datos de su epitafio, ni en los de Cabrera, su primer biógrafo como lo hemos llamado, puesto que era costumbre en la época dar una edad aproximada. No dudamos que vieran a Vasco como un hombre muy mayor cuando viajó a España en 1547 y no digamos al momento de su muerte, luego de una vida de intenso trabajo. Preferimos sustentar nuestra posición en la Bula Exponi nobis del año de 1549, que lo señala de sesenta años, lo que indica que sesenta años antes era 1489. Pero como la Bula se expide a petición de parte, debió solicitarla Vasco tiempo antes. Nos parece que no pudo ser antes del 23 de mayo de 1547 fecha en que se embarcó en Veracruz rumbo a España. Si tenemos en cuenta la duración del viaje y sus primeras gestiones en la península ibérica, suponemos que la solicitud enviada a Roma para solicitar la dispensa de la obligación que tenía como obispo de hacer la visita ad limina apostolorum, debió enviarla en 1548 año en que dice tener 60 años, lo que nos lleva a pensar que nació en 1488.

12

se había defendido de los moros durante la invasión sarracena valiéndose de unas estacas terminadas en puntas de hierro. Los Estudios Universitarios Los primeros años de vida de Vasco de Quiroga nos son desconocidos. Es muy probable que alrededor de los 17 años estuviera estudiando en la Universidad. Hizo primeramente los estudios de bachillerato para luego licenciarse en cánones. Luego de diez años de estudio universitario, cumplidos los 27 años de edad, iniciará una actividad como licenciado en Derecho Canónico que ejercerá en distintos cargos hasta su nombramiento episcopal. Sigue en duda si estudió en Valladolid o Salamanca. Se considera probable que encontró entrada en la Universidad de Salamanca gracias a don Juan Tavera, quien fue Rector de esa universidad y luego Arzobispo de Toledo, quien era amigo de su familia.5 Vasco se licenció en cánones, pero debe tenerse en cuenta que su formación tuvo un fuerte sesgo humanista, ya que los estudios universitarios de esa época incluían la Filosofía y la Teología. Si estudió en Salamanca es viable que conociera e incluso tratara al humanista, filólogo, historiador, pedagogo, gramático y poeta Antonio Martínez de Cala e Hinojosa, mejor conocido como Antonio de Nebrija (1444-1522) y autor de la Gramática Castellana, quien estudió ahí para después regresar como profesor de retórica a esa universidad entre 1509 y 1513.6 Es probable, por tanto, que el alumno Vasco y el profesor Nebrija coincidieran en la universidad. Por formación y por oficio Quiroga es ante todo un humanista o si se prefiere, un licenciado en Derecho Canónico con una fuerte orientación humanista. Orgulloso de su título, solicitará años más tarde, al recibir la Bula papal de su nombramiento como obispo de Michoacán, que se haga una corrección al texto que erróneamente lo señala como licenciado en Teología.7

5 6

SALAZAR Y MENDOZA, Pedro, Crónica de Don Juan de Tavera, Arzobispo de Toledo, Toledo 1605. Cfr. OLMEDO, F.G., Humanistas y pedagogos españoles: Nebrija (1441-1522), debelador de la barbarie, comentador eclesiástico, pedagogo y poeta, Madrid 1942 7 MÉNDEZ ARCEO, Sergio, Contribución a la historia de Don Vasco de Quiroga, Abside, ob. cit. pp. 201, 207-208.

13

Formación Humanista Los escritos de Vasco nos demuestran que era un gran estudioso y un auténtico humanista. La variedad de textos que cita, aparte de la Sagrada Escritura que conocía muy bien, abarca obras clásicas, patrísticas —en su obra encontramos referencias a San Juan Crisóstomo, San Atanasio, San Ambrosio, San Agustín y San Basilio—, jurídicas, escolásticas y humanistas renacentistas. Hace referencia a Virgilio y Horacio. Conoce las Saturnales de Luciano de Samosata que describen la edad dorada y que citará en su Información en Derecho. Como jurista, conoce y aplica el Derecho Romano, los códices de Teodocio y Alarico, el Digesto y la Lex romana visigotorum; funda sus argumentos, en algunas Reales Cédulas y las Bulas de Alejandro VI.8 En las ideas de Vasco es decisiva la influencia de Juan de Gerson, quien fuera Gran Canciller de la Sorbona, en quien se apoya sobre todo para el análisis de los gobiernos, el concepto de potestad ordinativa y el derecho subjetivo.9 De Cayetano toma lo referente a las cuestiones de la guerra y la conquista. San Antonino de Florencia le brinda un esquema de la historia. Erasmo y Guillermo Vudeo son sus fuentes humanistas a las que hay que añadir la de Tomás Moro y en especial su Utopía que le sirve de herramienta para dotar a los pueblos-hospitales, de una forma jurídica adecuada. Cuando Vasco de Quiroga dejó la universidad se iniciaba la época de mayor esplendor de las Universidades de Salamanca y Valladolid. En las aulas universitarias españolas se unían a la tradición escolástica el Renacimiento y el Humanismo. Puede hablarse con propiedad de un humanismo renacentista español con características definidas. Se trata de un humanismo claramente cristiano, que presenta una preocupación por lograr una renovación del cristianismo contra las diversas actitudes de hipocresía. Hay toda una actividad reformista con un claro influjo erasmista que propicia el desarrollo de una teología positiva, es decir, elaborada con planteamientos que tengan repercusión en la vida social que puedan transformar la vida cristiana de las personas y las instituciones manifestado en un deseo de volver al cristianismo primitivo.10
8

Cfr. WARREN, J.B., “Vasco de Quiroga: obispo abogado”, en Memorias de la Academia Mexicana de la Historia, tomo XXXIX, México, 1996. 9 Cfr. FIGGIS, Studies of Political Thought. From Gerson to Grotius. Cambridge, 1956. 10 M. Bataillon sostiene: que “del erasmismo español se derivó hacia América una corriente animada por la esperanza de fundar, con la gente nueva de tierras nuevamente descubiertas, una renovada cristiandad.” BATAILLON, Marcel, Erasmo y España, Fondo de Cultura Económica, t.2, p. 443, México, 1950.

14

El Licenciado Quiroga en África Terminados sus estudios universitarios, alrededor de 1515, debió ejercer la abogacía, aunque no tenemos noticia de sus primeros años de actividad profesional. Las primeras noticias de que disponemos son de el 3 de octubre de 1523 fecha en la que el Rey Carlos I de España y V como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, firmó en Logroño una cédula por la que nombra a Vasco como juez de residencia en Orán. En los primeros días de febrero de 1525 se traslada a la ciudad de Orán, al norte de África, colonia española, para actuar como Juez de Residencia. Permanece ahí hasta septiembre de 1526. Este breve periodo africano como abogado al servicio de la corona de Castilla, constituye una de las notas más características de Quiroga a quien veremos actuar siempre, a lo largo de toda su vida, como jurista, y en especial cuando debe juzgar de los abusos cometidos por quienes debían dar ejemplo de orden y honestidad en una cultura distinta a la hispánica.11 Su estancia en África le proporciona una importante experiencia jurídica que es un preludio a lo que fue su formidable actuación en Nueva España. Cristóbal Cabrera, quien conoció personalmente a Quiroga, dice que el obispo mismo le confió que
«sirvió muchos años, en estado de soltero y en calidad de juez, a varios grupos de gentes, cristianos, judíos o sarracenos, tanto de España como de África, todos los cuales eran súbditos del Emperador y Rey Carlos V.»12

Cuando Vasco llega a Orán como visitador en 1525, la dominación española tiene apenas dieciséis años. Era una ciudad con una gran actividad comercial entre los mercaderes europeos y los del noroeste de África. Desde Francia y los reinos de las penínsulas itálica e ibérica llevaban telas, cristalería y herrería que intercambiaban por cueros curtidos, marfil, oro, armas de hierro y esclavos. Como resultado, en esta ciudad cosmopolita, convivían en un clima tenso y propicio a conflictos tanto los musulmanes de África y exiliados
11

Gracias a las investigaciones de Benedict J. Warren, Vasco de Quiroga en África. Fimax Publicistas, Morelia, Michoacán, 1998, conocemos su actuación en Orán. 12 En 1582 escribe De solicitanda infidelium conversione, que se conserva en la Biblioteca Vaticana bajo la sigla Vat. Lat. 5026, ff. 29-50v. La noticia de este texto la debemos a Ernest Burrus en Manuscripta vol. IV (1960), pp. 67-89. Un resumen del escrito fue publicado por Burrus en Manuscripta vol. V (1961) pp. 17-27. Lo referido directamente a Vasco de Quiroga se encuentra en los capítulos XVI a XX. El texto íntegro latino fue publicado por el P. Leopoldo Campos O.F.M en Don Vasco y el Arzobispado de Morelia, editado por la Sociedad de Historia y Estadística del Arzobispado de Morelia en 1965. En el Apéndice I recogemos el texto.

15

de España, como los judíos, genoveses, saboyanos, napolitanos, franceses, valencianos, catalanes y castellanos. A la corte española llegaban frecuentes quejas contra los oficiales reales, que oprimían y cometían desmanes en contra de los comerciantes extranjeros. Sobresale la acusación hecha por militares y civiles contra el Corregidor de esa ciudad, Alonso Páez de Rivera, y su lugarteniente, el licenciado Liminiana, en una carta fechada el 21 de abril de 1523 dirigida a la Corona. El registro más antiguo que tenemos de la labor jurídica, recta e imparcial, de Vasco en África está fechado el 6 de marzo de 1525 cuando constituido en audiencia comienza a escuchar las quejas de muchos de los comerciantes. Un ejemplo de su honestidad e imparcialidad es la resolución a favor de un tal Baptista de Caxines o Caxino, genovés, quien acusa a Páez de Rivera de haberlo condenado injustamente con el pago de 30 ducados de oro. Vasco revisa el proceso y condena al Corregidor por haber actuado injustamente. Conoce también y dicta sentencia en un pleito promovido por dos mercaderes saboyanos, Claudio Burdilion y Tomás Bretón, en contra del Corregidor Páez de Rivera. Revoca sentencias de otros jueces como fue el caso de una que favorecía al licenciado Liminiana, quien posteriormente denunció a Quiroga, ocasionando que tuviera que rendir cuentas de su gestión cuando un nuevo corregidor y juez de residencia, el doctor Sancho de Nebrija llegó a Orán en el verano de 1526. En su defensa, Vasco se vio obligado a empeñar sus bienes para solventar las posibles penas. Lo último que se sabe de la actuación de Vasco en Orán es el acto final del pleito, con fecha 26 de septiembre de 1526, en donde se determina que el Licenciado Quiroga actuó conforme a derecho. Se conserva una carta escrita por Quiroga, de octubre de 1526, en la que defiende su actuación. El prestigio y la seriedad de su actuación profesional debió ser el motivo de la confianza que deposita en él la Corona, quien por cédula dada en Granada el 23 de julio de 1526 le comisiona para actuar como su representante, junto con Pedro de Godoy, en la firma de un nuevo tratado de paz con Abdula, Rey de Tremecén, estado moro limítrofe. El tratado es firmado el 2 de agosto de 1526 y ratificado en Granada por el Emperador Carlos V en el mes de septiembre.13 En el texto del Tratado se nota la impronta
13

Tratado de paz ajustado entre Pedro de Godoy, teniente del marqués de Comares, capitán general de los reinos de Tremecén y Tunez y el Licenciado Quiroga, juez de residencia de Orán, y ciertos embajadores del rey de Tremecén, fecho en Orán a 12 de agosto de 1526, AGI, Consejo Real, leg. 61, fol. 5v.

16

de Vasco pues en él resaltan la precisión en los términos jurídicos, así como la comprensión de las circunstancias.14 Con la firma del Tratado se establece el derecho que tiene el Rey de Tremecén de mandar y remover embajadores ante los Reyes de España para quejarse de algún agravio cometido contra sus vasallos, así como la libertad de comercio y de migración entre Tremecén y Orán. Se prohíbe, en cambio, siempre en protección al derecho de cada persona, que pueda darse la conversión forzada a la cristiandad entre los súbditos del Rey de Tremecén. Para Vasco esta experiencia será una buena escuela que aplicará luego en la protección al derecho de los indios de la Nueva España y su insistencia en hacer una evangelización pacífica de los indios, sin forzarlos nunca por medio de la guerra y el miedo. Granada conquista a Vasco Aunque no hay datos concretos de su estancia en Granada, hay varios detalles que permiten inferir la gran influencia que esta ciudad tuvo en las ideas que posteriormente Quiroga aplicó en la Nueva España, influencia que le llegó de un gran obispo granadino: Tavera. No hay duda, en cambio, de que el Licenciado Quiroga perteneció a un grupo de letrados que durante el reinado de los Reyes Católicos fue reemplazando a la nobleza en el campo de la administración y de la judicatura. Granada, conquistada en 1492 por los Reyes Católicos, dejó profunda huella en Vasco de Quiroga. Probablemente ahí trató con mayor intensidad a fray Hernando de Tavera, su primer Arzobispo. Debieron conocerse antes, pues Tavera había sido obispo de Ávila, diócesis que comprendía Madrigal de las Altas Torres. Algunos suponen que hubo una gran amistad de Don Hernando de Tavera con la familia Quiroga e incluso, que durante las conversaciones con Colón para financiar el viaje de descubrimiento de América, en las que intervino fray Hernando, entonces prior del Prado, éste pidió consejo de Vasco de Quiroga padre.15 Fray Hernando de Tavera supo organizar su diócesis de Granada atendiendo a la gran cantidad de moros vencidos que quedaron en la ciudad. Aprendió árabe y mandó escribir e imprimir gramáticas y catecismos en ese
14

“Tratado de paz ajustado entre Pedro de Godoy, teniente del marqués de Comares, capitán general de los reinos de Tremecén y Túnez y el Licenciado Quiroga, juez de residencia de Orán, y ciertos embajadores del rey de Tremecén, fecho en Orán a 12 de agosto de 1526”. AGI, Consejo Real, leg. 61, fol. 5v. 15 Cfr. SÁNCHEZ MOGUEL, A., “Fray Hernando de Tavera y su intervención en las negociaciones de Colón con los Reyes Católicos”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, 56 (1910), pp. 154-158.

17

idioma. Siendo uno de los gobernadores establece normas que faciliten la convivencia entre moros, judíos y cristianos. Funda escuelas para niños musulmanes y busca por diversos medios que se les enseñen los oficios que les permitan trabajar. Su vida ejemplar hace que muchos le llamen el alfaquí santo. En contraste, puede señalarse como anécdota significativa, el viaje que hace a Granada el Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, entonces Arzobispo de Toledo, quien se presentó en la ciudad con facultades para entrometerse en la Arquidiócesis de fray Hernando. Con métodos violentos el Cardenal Cisneros busca la conversión de los moros, quienes asustados, la simulan y piden el bautismo. El mismo Cardenal Cisneros bautizó en un sólo día, por aspersión, a cuatro mil moros. Sus técnicas misionales dejan un profundo resentimiento popular que se transforma pronto en una rebelión en toda Granada, incluso poniendo en peligro la vida de Cisneros. De nada sirvieron las negociaciones ni los soldados. Los sarracenos no ceden hasta que ven aparecer en las calles al alfaquí santo, fray Hernando de Tavera, sin otra arma que su cruz pectoral pasando por en medio de los moros, quienes arrojan sus armas y besan la orla de sus vestiduras de pastor. Cuando Vasco de Quiroga funda años más tarde el Colegio de San Nicolás, seguramente tiene presente el Colegio de San Cecilio, fundado por Tavera con el fin de acoger en él a jóvenes que se preparen para el sacerdocio y donde convivan los hijos de moriscos o gualetes, sin tener impedimento alguno, ni siquiera el del Estatuto de sangre, por el que más tarde se les prohibirá entrar en ese tipo de centros a los descendientes de moros, judíos y herejes.16 Granada se establece como un buen antecedente y experimento de lo que habrá de practicarse en la tierra americana recién descubierta, especialmente en lo tocante a las conversiones y al desarrollo humano y espiritual de los indios. Cuando Zumárraga proyecta la fundación de una universidad en Nueva España, quizá animado por su buen amigo Vasco de Quiroga, escribe al Emperador Carlos V, esgrimiendo, entre otras razones:
«Porque si S.M., habiendo en España tantas universidades y letrados, ha proveído a Granada de Universidad por razón de los nuevos convertidos de los moros, cuanto más se debe proveer por semejante manera a esta tierra, a donde hay tantos nuevamente convertidos de los gentiles, que en su
16

Cfr. MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Un seminario español pretridentino, el Real Colegio Eclesiástico de San Cecilio de Granada (1492-1842), Valladolid, CSIC, 1960.

18

comparación al reino de Granada es meaja en capilla de fraire y no tienen, como es dicho, universidad ni doctrina.»17

Hay dos elementos que nos permiten descubrir la huella que Granada dejó en Vasco de Quiroga. Teniendo en cuenta que junto a Granada se fundó el pueblo de Santa Fe como pórtico para América, es probable que el nombre de Santa Fe que dio Vasco a sus pueblos-hospitales tuvo su inspiración en el pueblo granadino. Además, en la primera visita oficial que hace Vasco como Oidor de la Segunda Audiencia a la región tarasca, propone que se funde una ciudad para españoles cerca de la capital de los purépechas o tarascos que llevaría el nombre de Granada. El Villano del Danubio Quiroga es un hombre que sabe aprender de los demás. Así como aprendió de Tavera sus métodos de organización y evangelización, debió aprender de Bernal Díaz de Luco algunos conceptos referentes al derecho de la conquista.18 Nos encontramos de nuevo a Vasco de Quiroga en febrero o marzo de 1528 en la corte del Emperador Carlos con quien hace un viaje de
17

Surge la Universidad de Granada en 1526 con ocasión de una visita que hace Carlos I a esa ciudad y se constituye por Real Cédula del 7 de diciembre de 1526. De la carta de Zumárraga una copia se conserva en el Archivo de la Catedral de Granada, est. 1, leg. 1, n. 21. En Mariano Cuevas, Documentos Inéditos del siglo XVI para la Historia de México, 2ª Ed., México, Porrúa, 1975, p. 66; Joaquín García Icazbalceta, Don Fray Juan de Zumárraga, primer obispo y arzobispo de México, t. 4, México, Porrúa, 1947, p. 134. 18 Para un buen número de autores y para la Corona misma, la justificación de la Conquista está suficientemente legitimada por las Bulas Pontificias del Papa Alejandro VI, en particular la Inter caetera de 1493. La argumentación teológica está fincada en las teorías teocráticas medievales que sustentaban la soberanía universal de Cristo tanto en lo temporal como en lo espiritual y, por delegación, al Papa, en base al poder dado a Pedro. A esto añaden algunos, la donación de las tierras del Imperio Romano de Occidente hecha por Constantino a la Iglesia. Destacan las figura del Cardenal Enrique de Susa, el Ostiense, (c. 12001271), canonista distinguido; los Papas Bonifacio VIII e Inocencio IV. Con una postura más moderada está San Antonino de Florencia (1389-1459), citado frecuentemente por Vasco de Quiroga. Otra línea de argumentación teológica que justifica la conquista sostiene que puede darse la apropiación de un continente que ha sido dominado por Lucifer con objeto de liberar a sus habitantes de la esclavitud que ejerce sobre ello. Argumento que sólo se sostendría mientras se lograba la cristianización. En sentido positivo, lo que se ha hecho se justifica pues enseña a los naturales la verdadera fe. En relación a los argumentos filosóficos que intentan legitimar la conquista y la guerra, sobresalen los de carácter antropológico. Si los indios son bárbaros de acuerdo a la doctrina aristotélica, entonces son esclavos por naturaleza (servi a natura) y se les puede sujetar incluso por la fuerza con pretexto de su protección. A partir de este argumento se desprenden otros que pueden sintetizarse en tres grupos que pretenden la justificación de la conquista: a) la Corona ejerce un poder paternalista para la protección y desarrollo de los naturales; b) la conquista elimina la tiranía que padece la población indígena y c) aunque pueda ser reprobable la conquista lo cierto es que trae ventajas porque genera civilización y comercio. En los argumentos teológicos como en los filosóficos sueles presentarse los de tipo jurídico, utilizando el derecho vigente en Europa, o experiencias jurídicas anteriores señaladas en el Derecho Romano, considerado en la época como propio de los pueblos cristianos.

19

Burgos a Madrid.19 En ese viaje coincide con quien será su buen amigo Juan Bernal Díaz de Luco, miembro del Consejo de Indias, hombre de gran prestigio que sobresale por su erasmismo y por la preocupación por los habitantes del Nuevo Mundo al grado que alguno lo llama el “ángel de los indios”.20 En aquel viaje debieron hablar Vasco y Bernal Díaz de Luco en relación con las innumerables quejas que llegaban a la Corona sobre la actuación injusta contra los indios, “con crueldad poca veces vista”, por parte de los miembros de la primera Audiencia en la Nueva España, y en especial de su presidente Nuño de Guzmán. Cuando en 1535 el Licenciado Quiroga escriba sus Informaciones en Derecho, que envía a Juan Bernal Díaz de Luco,21 hace referencia al
«razonamiento del villano del Danubio, que una vez le vi mucho alabar, yendo con la corte de camino Burgos a Madrid, antes que se imprimiese.»22

Se trata de un relato que refiere fray Antonio de Guevara, obispo de Mondeño, donde un villano de la ribera del Danubio habla contra la tiranía de los romanos y los abusos que cometían en las tierras que sin derecho alguno habían conquistado.23 Es muy probable que las noticias que llegan de América, no del todo ejemplares sobre el modo de hacer la conquista y el maltrato que se da a algunos indios, llevaran a Vasco a profundas reflexiones en torno al derecho de la conquista y los posibles modos de llevarla a buen fin. Su amistad con Díaz de Luco y el mutuo interés por los asuntos de Indias debió ser motivo para el nombramiento posterior de Vasco como Oidor de la Segunda Audiencia.

19

Vasco de Quiroga trabajó en la corte de Carlos V, por lo que puede conjeturarse que le influyeron pensadores que gravitaban en el peripatético gobierno como Adriano de Utrech; Guillermo de Croy; Mercurino Gattinara (1465-1530); Jean Sauvage; Francisco de los Cobos; Antonio de Guevara (1480-1545); Alfonso de Valdés. 20 MARÍN MARTÍNEZ, Tomás, “El doctor Juan Bernal Díaz de Luco” en Hispania Sacra, V, 1952, p. 273. 21 Así lo sostiene BATAILLON, Marcel, “Vasco de Quiroga et Bartolomé de las Casas”, en Revista de Historia de América, n. 33, junio 1952, p. 88. 22 HERREJÓN, Carlos, Información en derecho del Licenciado Quiroga sobre algunas provisiones del Real Consejo de Indias, Cien de México, Secretaría de Educación Pública, 1985, II n. 6. De no decir nada en contrario, citaremos con la numeración que propone Carlos Herrejón. 23 Vida de Marco Aurelio o Reloj de Príncipes, en Obras escogidas de filósofos, BAE, t. 19, p. 1051.

20

Vasco Caballero de Malta Puede darse por cierto que Vasco de Quiroga era caballero de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén que luego fue de Rodas y actualmente es de Malta.24 Prueba de ello es el escudo de armas que usaba y con el cual autentificaba sus manuscritos.25 El escudo de armas representa toda la tradición familiar de un individuo que lo presenta para mostrar los logros y venturas de sus antepasados y lo usa para testificar sus actuaciones como propias y únicas. El escudo de armas de Vasco de Quiroga es cuartelado, es decir, está constituido en cuatro partes o “cuarteles”. En el primer cuartel, arriba a la izquierda, se representan en fondo rojo (gules) seis dados blancos con seis puntos cada uno puestos en pal, es decir, en forma vertical colocados unos sobre otros y que corresponden a la familia Zomoza. En el cuartel derecho, sobre fondo azul (azur) hay cinco estacas con punta lanza, blasón que corresponde a la familia Valcárcel; en el inferior izquierdo, sobre fondo rojo, otras cinco estacas ligeramente terminadas en punta, por la familia Vázquez de Quiroga; y en el último cuartel un roble arrancado, correspondiente a la familia Quiroga. El escudo está timbrado en sinople o verde, por el capelo episcopal, del que salen a cada lado las borlas en sus respectivos cordones. En el escudo puede observarse una cruz octógena, es decir, con ocho puntas, que está acolada o puesta por detrás y que es la utilizada sólo por quienes pertenecen a la Orden de Malta. En el escudo de Vasco sobresalen sólo dos puntas de la cruz blanca o de plata por la parte central de cada lado del escudo, que suele ser el modo de representarla en los demás escudos de estos caballeros. De acuerdo con la estructura de la Orden, Vasco debió pertenecer al primero de los estamentos que estaba constituido por caballeros mayores de
24

Jerusalén, ciudad santa por excelencia es venerada por las tres religiones monoteístas: los Judíos la tienen por sede capital desde la época del rey David donde está el Templo construido por Salomón; los Musulmanes aseguran que en ella ascendió a los cielos Mahoma; y los Cristianos, entre otros muchos motivos, por los lugares en los que estuvo Jesucristo, de manera especial los correspondientes a su Pasión, Muerte y Resurrección. Fue conquistada por los musulmanes en el año de 637 lo que ocasionó las distintas Cruzadas buscando su recuperación. Lugar de muchas peregrinaciones, en el año 1048, Gerardo, caballero italiano de Amalfi, erigió una iglesia y un hospital constituyendo una Cofradía dedicada a alimentar, sanar y cuidar a peregrinos. La Cofradía debió trasladarse a la Isla de Rodas perseguidos por los musulmanes donde permanecieron hasta 1530. Nuevas persecuciones los llevaron hasta la Isla de Malta por concesión dada por el Emperador Carlos V. 25 Así lo prueba el trabajo de Armando Mauricio Escobar Olmedo, Los escudos de don Vasco de Quiroga, Morelia, México, 1999.

21

dieciséis años, de sangre ilustre y limpio nacimiento. A este primer grado pertenecen siempre seglares dispuestos y prontos a servir en defensa de la Santa Fe Católica. Pudo Vasco ser Caballero de Justicia correspondiente a los que tienen las principales dignidades, o bien pudo ser Caballero de Gracia, a los que se les pide algunos servicios concretos a favor de preservar la religión católica. En cualquier caso, era un caballero y actuará como tal. En una solemne ceremonia, los que eran nombrados caballeros, prometían huir de guerras injustas, proteger a los huérfanos, pobres y viudas, así como aliviar a los pobres enfermos. Debían ser hombres ejemplares, caritativos y cuidadosos de vivir la virtud de la castidad. La cruz de ocho puntas que podían usar en sus blasones significaban las ocho bienaventuranzas que les debía llevar a lo siguiente: mantener un gozo espiritual, vivir sin malicia, llorar los pecados, sufrir las injurias, amar la justicia, ser misericordioso, ser puro de corazón y sincero, así como llevar con paciencia la persecución. Que el Licenciado Quiroga sea caballero de Malta no es un asunto menor. Explica muy bien, a nuestro parecer, su tenor de vida y toda su actuación. Estamos, insistiremos una y otra vez, frente a un seglar con mentalidad laical, que busca siempre tener un comportamiento ejemplar, con coherencia de vida cristiana.26 Tiene una mentalidad laical, de seglar, no la propia del estado religioso, por lo que entiende que debe ejercer con perfección su trabajo profesional y, con ocasión de su trabajo, en base a su prestigio profesional, ayudar a los demás. Vasco podrá mantener consistentemente esa manera de actuar con un sello muy laical, gracias a su preocupación por conocer a fondo la doctrina católica, lo que le evita deformar la vida cristiana, y mantener el hábito arraigado de practicar una piedad que le lleva a tratar con Dios en medio de sus inquietudes y dificultades, sin descuidar sus ocupaciones ordinarias. Decidiendo el futuro A su primer biógrafo, Cristóbal Cabrera, le debemos el relato siguiente:
26

No está de más decir que el concepto de laico no tiene nada que ver con el de laicismo que hace referencia a la actitud de indiferentismo oficial o enfático ante el fenómeno religioso, que trata de prescindir de todo criterio obediente a una religión positiva, especialmente en los campos de las instituciones políticas y de la enseñanza. Un interesante trabajo sobre el particular puede verse en OLLERO, Andrés, España: ¿un estado laico? La libertad religiosa en perspectiva constitucional, Thomson-Civitas, Navarra, 2005.

22

«Que luego encontrándose ya en el Palacio Real, le sobrevino una terrible angustia por no saber qué hacer ni qué elegir, en vista de que el Emperador le ofrecía por medio del Canciller y Arzobispo Primado de España, don Juan Tavera –de mucho valimento ante el Monarca y muy adicto a Quiroga-, una magistratura o una gobernación en España, o un puesto en el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, o bien una magistratura en el gobierno de las Indias para que en él ayudara a la conversión de los naturales, sirviendo así mejor a Dios y al Rey.»27

Queriendo tomar una decisión acertada
«Dióse de lleno a la oración ferviente, suplicando a Dios durante el día y por la noche que se dignara iluminarle y darle a conocer lo que fuese de su mayor agrado.»28

Un buen día decide entrar en una iglesia y orar intensamente y no salir de ahí hasta tomar una resolución seria sobre el querer de Dios. Lo cuenta así Cabrera:
«Así transcurrió algún tiempo, que dedicó también a la meditación y a la reflexión, hasta que un buen día, sintiéndose más apesadumbrado, entró por la tarde a la Iglesia de un convento para orar, e hízolo con el firme propósito de no salir de ahí hasta tanto que hubiese elegido uno de los oficios que se le habían propuesto. Contar lo que sucedió luego causará, sin duda, admiración; efectivamente, al entrar él en el templo, acabándose de santiguar y de recitar aquello del salmo 5: “entro en tu morada y me prosterno ante tu santo templo en tu temor, Oh Señor. Condúceme en tu justicia” (Salmo 5, 89), escuchó las voces de los monjes que cantando en el coro decían: “sacrificad sacrificios de justicia y esperad en el señor. Son muchos los que dicen: ¿quién va a favorecernos?” (Salmo 4, 6-7); entonces él considerando y meditando estas palabras, se dijo para sí: verdaderamente que ellas me tocan y corresponden: “Bendigo a Dios, que es quien me adoctrina” (Salmo 15, 7), quien me llama al camino, para que bajo su protección me haga a la vela cuanto antes, y atravesando el vasto Océano, pueda ayudar en la conversión de los indios a la Fe. Y como si estas palabras del salmo que se cantaban en el coro las hubiese Dios inspirado expresamente para él, mandó que fueran dibujadas y bordadas en oro, y puestas luego elegantemente en forma circular en sus escudos de armas y blasones.»29

27

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, ob. cit. La numeración de los párrafos es nuestra, con objeto de facilitar su referencia. El texto corresponde al n. 12. 28 Ibídem. 29 Idem. n. 13.

23

Comunicó su decisión a Don Juan Tavera y es de suponer que siguió su trabajo habitual en espera de los procedimientos para su nombramiento. Estando Vasco en Murcia recibe el 13 de diciembre de 1529 una nota de la Emperatriz Isabel en la cual le solicita que se presente ante ella para tratar asuntos relacionados con el servicio que se espera de él.30 De nuevo, el 2 de enero siguiente, recibe Quiroga otra nota de la Emperatriz en la que le recuerda que ha sido escogido para el cuerpo de oidores de la nueva Audiencia de Nueva España por lo que es necesario que pase pronto por la corte para arreglar sus cosas y embarcarse después a América.31 Los nombramientos para integrar la Segunda Audiencia se realizaron el 5 de abril de 1530, pero sus instrucciones fueron hechas hasta el 12 de julio de ese año. Como presidente de esta Audiencia fue nombrado don Sebastián Ramírez de Fuenleal, Arzobispo de la Isla de Santo Domingo. Recibieron el nombramiento de oidores Alfonso Maldonado, Francisco Ceynos, Juan de Salmerón y Vasco de Quiroga.32 Vasco irá a la Nueva España a aplicar la ley como oidor. Es un funcionario de la Corona que lleva instrucciones muy claras.33 Es un Licenciado en Cánones, con gran prestigio profesional y mentalidad laical; realizará su trabajo a conciencia, aplicando la justicia y de paso, inflamado por su caridad, tratará de ayudar lo más posible a los indios. Esta anotación
30

En 1525, el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, contrajo matrimonio con su prima, Isabel de Portugal,, nieta también de los Reyes Católicos. A partir de 1529 y hasta 1543 el Monarca permanece poco tiempo en España debido a su actividad política y militar. En los años que nos ocupan, la Emperatriz es Regente en España desde el 27 de julio de 1529 hasta finales de abril de 1533. 31 La Segunda Audiencia obedecía a fines políticos y legislativos por parte de la Corona. Al ser el organismo que cuidaba del gobierno de los indios, también se trataba del medio con el cual la Corona ostentaba de iure la jurisdicción sobre los indios, aunque en la práctica fueran los encomenderos quienes la tuviesen. El poder pertenecía a la Corona, y eso era lo que debía demostrar la Audiencia. Con la Segunda Audiencia comenzó la etapa de centralización de la autoridad Real sobre los indios. El gobierno intentó dividir en dos sectores a la colonia, pretendiendo que tanto indígenas como españoles, reconocieran que la negociación de unos con otros dependía de la Corona, a través de sus delegados correspondientes. 32 Pero poco antes de terminar el gobierno de la Segunda Audiencia, en 1534 Salmerón es sustituido por Francisco de Loaysa. Sería éste quien les haría el juicio de residencia a los oidores por la Real Cédula del 13 de noviembre de 1534. 33 «Tomarán residencia a Guzmán, Matienzo y Delgadillo, y proseguirán la de Cortés. Harán descripción de las tierras y de los méritos y cualidades de sus moradores. Apoyarán a Fray Juan de Zumárraga para que desempeñe el oficio de protector de los indios. Pregonarán que de ahí adelante no se permitirá hacer esclavos a los indios por ningún motivo. Residenciarán a los visitadores de indios y evitarán que los españoles vivan en mancebía con mujeres indias o españolas. Notificarán a Cortés que si en dos años no están listas las naves para los descubrimientos de la Mar del Sur, la capitulación relativa quedará anulada. Informarán acerca de las comarcas que están por conquistar. Favorecerán a conquistadores y pobladores». En Vasco de Puga, Provisiones, Cédulas, Instrucciones para el gobierno de la Nueva España, Reproducción facsimilar, Madrid, 1945, t. 1, pp. 163 ss.

24

reiterativa no sobra pues hay una tendencia entre los biógrafos de Quiroga a desestimar un tanto su trabajo profesional durante el tiempo que permaneció en su estado laical y sobrevalorar su futura actuación episcopal. Pero incluso su actuación como obispo no puede entenderse del todo sin este componente de mentalidad seglar que mantiene durante toda su vida.

25

II. VISIÓN DE LA CONQUISTA

Vasco en el Nuevo Mundo El 25 de agosto de 1530 partieron de Sevilla los cuatro oidores de la Segunda Audiencia rumbo a la Nueva España, arribando en primer término a Santo Domingo en la isla La Española.34 El 16 de diciembre Ceynos y Salmerón pisan finalmente el Puerto de Veracruz; el día 30 de diciembre de 1530 lo hacen Quiroga y Maldonado quienes permanecieron en Santo Domingo con Ramírez de Fuenleal, quien llegará a Nueva España hasta el 23 de septiembre de 1531. Los cuatro oidores entran en la Ciudad de México-Tenochtitlan el 9 de enero de 1531. Pocos meses después celebrarán el aniversario número diez de la Conquista lograda en agosto de 1521; y justamente once meses después ocurrirá la primera aparición de la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac. Son pues, testigos de primera fila de lo que significó la conquista con todos sus aciertos, así como con todos sus errores y sus horrores. Pueden contemplar una ciudad magnífica, pero extraña para los usos europeos, llena de una intensa actividad de destrucción y construcción, con muchos conflictos humanos que tienen su raíz, muchas veces, en problemas de jurisdicción y en los diversos conceptos sobre conquista, organización social y derechos de los naturales que tenían los diferentes grupos de españoles. Vasco llega colmado de serias responsabilidades. Necesita observar todo; hablar con muchas personas y meditar su futura actuación. Viene también con muchas ilusiones y proyectos. No le faltan los manuscritos y libros.35 Su primer biógrafo36 refiere que a altas horas de la noche, después de los trabajos del día y del tiempo dedicado a la oración, solía sorprenderle «leyendo algo de la Sagrada Escritura o de los escritos eclesiásticos, o bien
34

Francisco Miranda, en su obra Don Vasco de Quiroga y su Colegio de San Nicolás dice que la fecha de partida de Sevilla fue el 16 de septiembre. 35 Al morir tenía Vasco en su biblioteca 626 libros y diez planos geográficos, número muy considerable para la época y lugar. 36 El clérigo Cristóbal Cabrera, natural de Burgos y vecino de Medina de Rioseco. Está unos años con Vasco de Quiroga y vuelve a España en 1545 para después marcharse a Roma donde muere en 1589.

26

escribiendo»37. Nueva España al arribo de Vasco Luego de la Conquista, se siguen muchos procesos complejos que tratan de organizar la nueva sociedad. El 27 de diciembre de 1512, por orden de Fernando el Católico, se habían promulgado las Ordenanzas para el buen regimiento y tratamiento de los indios, o Leyes de Burgos, en un intento de garantizar el buen trato y la evangelización de los indios incorporados a Castilla. No tuvo los efectos deseados. La pacificación y la organización social constituían los problemas más complejos en la medida en que crecían los territorios conquistados, surgiendo diversos tratados sobre la legitimidad del Imperio Español en América. Entre éstos sobresale el Requerimiento que para efectos prácticos es una declaración de guerra a los indios si no aceptaban la tutela de los reyes de España, y con ello la fe cristiana. Un problema complejo era la legitimidad del dominio español y los métodos para llevar la fe cristiana a los indios. Hay que hacer mención de la Encomienda, institución surgida a partir de la Real Provisión de 1503, con la cual los españoles eran premiados con el repartimiento de indios, que servirían a los españoles mientras que éstos, hipotéticamente, cuidarían de ellos y se encargarían de su evangelización.38 La realidad es que la mayoría de los encomenderos sólo vieron por sí mismos mientras que la deplorable situación de los indios dio lugar a muchos reclamos. El abuso de poder por parte de los encomenderos se extendió a toda la Nueva España y llegó a oídos del monarca español, quien intervino para que tal situación cambiara, lo cual no sería cosa sencilla, dada la ambición de los encomenderos y la libertad para actuar que tenían a tanta distancia. En Nueva España, Hernán Cortés es blanco de muchas acusaciones, motivo por el cual el Rey nombra al Licenciado Ponce de León para hacer un juicio de residencia al conquistador. Se trata de una revisión de sus actuaciones. En sus primeras actuaciones Ponce de León le quita el mando a Hernán Cortés y se constituye como Gobernador, pero para su desgracia enferma gravemente y nombra a Marcos Aguilar como su sucesor, quien prácticamente no actúa a causa de una penosa enfermedad que le produce la
37 38

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, ob. cit.

Cfr. REES JONES, Ricardo, El despotismo ilustrado y los intendentes de la Nueva España, UNAM, 1979.

27

muerte. Lo sustituye Alfonso Estrada que poco puede hacer en su cargo porque su Majestad, ante dichos acontecimientos, decide constituir un cuerpo colegiado39 dando lugar, así, a la Primera Audiencia,40 nombrando como su Presidente a Nuño de Guzmán y sus oidores que son Juan Ortiz de Matienzo y Diego Delgadillo, el “triunvirato de la indignidad y del desgobierno” como fue justamente calificada.41 La tristemente célebre Primera Audiencia será recordada por el abuso de poder que practicó, dando y quitando encomiendas, sometiendo a esclavitud a los indios y permitiendo que fueran herrados en gran número. Las protestas de los misioneros contra tales maltratos les causaron atropellos y golpes por parte de los oidores que fueron amenazados de excomunión por Zumárraga. Trabajo inicial de la Segunda Audiencia Los oidores de la Segunda Audiencia iniciaron su trabajo cuanto antes y causaron una magnífica impresión entre los españoles de buena voluntad radicados en la Nueva España. Los cuatro oidores que habían llegado a principios de enero de 1531 trabajaron mucho y de manera eficaz a juzgar por un testimonio elocuente, de marzo de 1531, en carta escrita por un franciscano dirigida a la Reina:
«¡Oh, bendita sea la provisión de tales cuatro oidores! (…) Si pudiera en esta cartilla pintar el gran gozo que los frailes tenemos con la rectitud, con la justicia, con la bondad de estos cuatro oidores, deseara ser un gran pintor (…) Ya no podríamos vivir si no fuera con tanta justicia, con tanta rectitud, con hombres tan sin codicia, de tanta humildad, de tanta llaneza; a todos son ejemplo, a todos responden con su vida, a todos refrenan con su honestidad,
39

Se constituye por un grupo de cinco juristas nombrado por la Corona para representar al Emperador en los territorios conquistados. Su principal misión es mirar por la educación y buen tratamiento de los indios tanto en materias espirituales como en las corporales. Deben también mirar por la defensa de los derechos de la Corona en los negocios eclesiásticos. La Audiencia es la instancia intermediaria entre la Corona y la Nueva España, en importancia sólo debajo del Consejo de Indias y del Rey. 40 El 29 de noviembre de 1528 se erige formalmente la Primera Audiencia y Cancillería de la Nueva España. Fue Nuño de Guzmán el Presidente de esta primera, cargo que ocupó desde el 5 de abril de 1528 hasta que fue destituido en 1530. La Audiencia fue completada por el licenciado Juan Ortíz de Martienzo, nombrado oidor el 4 de agosto de 1527 y también destituido en 1530. También como oidores estuvieron el licenciado Francisco Maldonado y el bachiller Alfonso Parada, pero murieron antes de ocupar su cargo. El licenciado Diego Delgadillo fue nombrado oidor el 4 de agosto de 1527 y destituido en 1530. 41 PEREIRA, Carlos, Hernán Cortés, Porrúa, Colección Sepan Cuantos, México, 1964, p. 23.

28

a todos dan leyes con su vivir…»42.

En mayo de ese año una nueva carta, esta vez colectiva de todos los franciscanos, dirigida al Emperador en donde le dicen:
«Toda nuestra tristeza se nos cambió en gozo con la venida santa y recta de la Audiencia que ahora nos gobierna. Dure para siempre y V.M. reciba galardón perpetuo por tanto como a esta tierra hizo con su bendita venida, porque tantas ánimas se salvan y porque tantas muertes se excusan con el buen regimiento.»43

Los integrantes de la Segunda Audiencia trataron de reparar en seguida los daños ocasionados por la Primera Audiencia logrando pacificar los ánimos. Pudieron detener en algo el abuso a los indios, estableciendo medidas para favorecerlos. Hicieron también un estudio de las tierras para hacer una mejor distribución de ellas y atender las que estaban sin explotar, en preparación a la Descripción de la Nueva España que traían como encomienda. Abrieron nuevos caminos como el que va de Tenochtitlán a Veracruz, fundando Puebla de los Ángeles como lugar intermedio. Hicieron traer de España una provisión de ganado caballar, bovino y asnal para relevar al indio en su condición de animal de carga. Promovieron el estudio y la cultura. Ayudaron a Zumárraga en la instalación de la primera imprenta en América. Impulsaron el Colegio de Santiago de Tlaltelolco y otras escuelas. El trabajo no fue fácil pues quedaban los partidarios de la Primera Audiencia y los incondicionales de Hernán Cortés que se había ido a España a mediados de 1530. Los oidores tenían instrucciones de la Corona para someter a juicio, el llamado “juicio de residencia”, a los integrantes de la anterior Audiencia y a Hernán Cortés. Con la autoridad que les corresponde forman proceso a los oidores y los mandan presos a España. Núñez de Guzmán se les esconde. En cambio, a Cortés lo absuelven de los cargos que se le imputan, le restituyen el importe de los bienes confiscados y hacen pública la lealtad que había mantenido siempre a la Corona de España. Resuelven muchas cuestiones en torno a la encomienda y no conceden más. Organizan en lo
42

Carta de fray Luis de Fuensalida uno de los “Doce” franciscanos que llegan a Nueva España y que más tarde será propuesto como primer obispo de Michoacán, cargo que no aceptará. Carta a la Emperatriz, México, marzo de 1531, en AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Documentos, Editorial Polis, México 1939, pp. 198. ss. 43 Carta colectiva de los religiosos franciscanos de México al Emperador, 1 de mayo de 1532: en M. Cuevas, Documentos inéditos, Ob.cit., doc. VI, pp. 11 s. Firman la carta los franciscanos fray Martín de Valencia, fray Alonso de Herrera, fray Luis de Fuensalida, fray Francisco de Soto, fray Antonio de Ortíz y fray Francisco de los Ángeles.

29

posible la vida social y buscan que todos juren fidelidad a la Corona. El 30 de marzo los oidores escriben una carta a la Emperatriz dando cuenta detallada de su trabajo que es abundante e intenso:
«Con las visitas y ejecución de las provisiones ha habido y hay tanto que hacer, que sobre las horas de la mañana empleamos la tarde y gran parte de la noche, y no será poco si este trabajo se acaba en éste y todo el año venidero.»44

Un trabajo que no es fácil pues ellos mismos en su carta a la Emperatriz se preguntan:
«¿Qué haremos? Es muy maliciosa la gente y se alarga más de lo que debiera (…) todo lo interpretan en sentido siniestro».45

No pueden ocultar las dificultades:
«La gobernación de esta tierra es muy difícil: la gente, amiga de diferencias; puede haber alzamientos.»46

Una mirada a los indios Los paisajes humanos del Nuevo Mundo son inquietantes. Vasco y los otros oidores miran con perplejidad la suerte de los naturales. Constatan que los naturales vagan por las calles entregándose a los vicios, y que un buen número de ellos van perdiendo el miedo a los españoles mostrándose “más atrevidos y guerreros”. Son concientes de la urgencia de lograr que puedan vivir civilizadamente. Por eso afirman en la citada carta:
«Es uno de los principales intentos que tenemos para la perpetuidad de todo, es enseñarles a vivir políticamente.»47
44

Carta de los oidores Salmerón, Maldonado, Ceynos y Quiroga a la Emperatriz, 30 de marzo de 1531, en J. G. Icazbalceta, Don Fray Juan de Zumárraga, Ob.cit., Doc. 16, pp. 283-299. No podemos dejar de notar que el nombre de Vasco aparece siempre al final, quizá sea el redactor principal del texto y por humildad se ubica en ese orden. 45 Ibídem. 46 Ibídem. 47 Ibídem.

30

Vasco usará después repetidamente el concepto de “vivir en policía” referido a la vida social con un orden. Desde el principio de su trabajo como oidores ven la necesidad de capacitar a los naturales para los distintos oficios y, por tanto, la conveniencia de contar con gente capaz, que además, puedan entender que tienen buen futuro. Por eso solicitan que:
«los señores indios de esta ciudad, nos den mancebos hábiles para ponerlos con oficiales castellanos de todos los oficios para aprendices (…) dándoles a entender cómo después que sean maestros, ganarán como los cristianos y serán honrados.»48

De igual manera que aprendan las técnicas agrícolas, argumentando lo siguiente:
«si los naturales tuvieran policía e industria cerca de esto, ¡cuánta granjería! ¡cuánto comercio! Aunque sólo fuera porque en los indios concurren grandes habilidades y fácilmente serán enseñados.»49

Combaten la esclavitud pero no actúan con ingenuidad pues ponderan las tremendas consecuencias que se siguen al dar libertad a los indios, de tal manera que le explican a la Reina:
«Con no haber esclavos y moderar los tributos, aflojarán las minas y habrá bajas en ganados y mercadurías. Las ovejas que valían a siete y ocho pesos de minas, ya son a cinco. Los que compraban mercadería se detienen, y con no bajar los mercaderes habrá algún estanco.»50

Reflexiones quiroguianas acerca de la confianza que merecen los indios El contacto con la realidad del pueblo recién conquistado, las muchas horas de entrevistas y actuaciones judiciales van dejando una profunda huella en Vasco. Son muchas las profundas reflexiones que se agolpan en su mente y en su corazón. Bien puede decirse que le agobia la problemática encontrada y que busca la raíz de los graves conflictos. No sólo es una preocupación de tipo sociológico sino que aflora el humanismo en el que está imbuido, por lo que
48 49

Ibídem. Ibídem. 50 Ibídem.

31

desea, con todas sus fuerzas, encontrar una solución viable que pueda ser estable.51 Conocemos bastantes de esos pensamientos gracias a una Carta que envía el 14 de agosto de 1531, escrita a título personal y no como miembro de la Audiencia.52 La dirige al Consejo de Indias en lugar de a la Reina, quizá por la complejidad de los problemas que refiere y la necesidad de dar una pronta solución. Puede suponerse, además, el interés que tiene de que sus cavilaciones sean conocidas por su buen amigo don Bernal Díaz de Luco. Hay una imagen que quedará grabada en sus pupilas y en su alma que le acompañará hasta los últimos días de su vida. Se trata de un buen número de naturales que han quedado huérfanos, por lo que explican:
«y de aver quedado así pobres, que andan por los tianguez e calles a buscar de comer lo que dexan los puercos y los perros, cosa de gran piedad de ver y estos guerfanos y pobres son tantos, que no es cosa de se poder creer si no se ve.»53

En la Carta que envía al Consejo en agosto de 1531 muestra su preocupación por la falta de un mínimo de organización social para los habitantes que son más de lo que puedan imaginar en Castilla:
51

Mauricio Beuchot califica los postulados filosóficos de Vasco como “filosofía de la liberación” cuando dice que “la expresión de su pensamiento se inicia con una lucha liberadora de la esclavitud de los indios”. (BEAUCHOT, Mauricio, Historia de la filosofía en el México Colonial, Herder, 1996, p. 81). Nos parece que estamos ante un hombre que, tanto en su actuación como en su línea de argumentación, buscó algo más que una mera “liberación de la esclavitud del indio”. Es verdad que el pensamiento de Vasco lo conocemos fundamentalmente por un texto de “reacción” escrito en 1535, conocido como la Información en Derecho, que busca revertir la Provisión de 1534 que autoriza de nuevo la esclavitud en tierras de América. Pero la postura de Vasco es mucho más que una “filosofía de la liberación”; hay una filosofía del derecho inspirada sobre todo en Juan de Gerson y Antonino de Florencia. Además, Vasco, a diferencia de los académicos que discuten en torno a la Universidad de Salamanca, pone en acción esa concepción del derecho buscando poner remedio a los graves problemas que se le presentan cada día en el ejercicio de su trabajo profesional, primero como Oidor de la Segunda Audiencia y luego investido de la jerarquía que debe ejercer como obispo de Michoacán. En este sentido, hace falta “redescubrir” a Quiroga para mostrarlo más como lo que fue, esto es, fundamentalmente como un hombre de mentalidad jurídica que ejerció el derecho como un verdadero humanista. Sigue pendiente un estudio a fondo de los pleitos jurídicos que mantuvo a lo largo de su vida, que supongo, nos darán su verdadero rostro. De algún modo se requiere quitarle a Vasco ese halo que algunos repiten hasta la saciedad, apoyados en Don Silvio Zavala, de idealista utópico que sólo supo copiar lo que leyó un día en la Utopía de Tomás Moro. 52 Carta al Consejo del licenciado Quiroga oidor de aquella Audiencia sobre la venida del obispo de Santo Domingo a presidente de la misma Audiencia y sobre otras cosas que habla en su carta a aquel tribunal de 14 de agosto, en Aguayo Spencer, o.c. pp. 73 y ss. La carta va dirigida al Señor Conde d’Osorno Presidente de los Consejos Reales de Indias y Órdenes. En esa carta dice que ha escrito antes dos o tres cartas que no se conocen. 53 Ibídem.

32

«y no se podría allá creer la multitud destos yndios naturales, y asy su manera de bivir es un caos y confusyón, que no ay quien entienda sus cosas ni maneras, ni pueden ser puestos en orden ni policía (…) ni estorvarles las borracheras e ydolatrías ni otros malos ritos e costumbres.»54

Pero el Licenciado Quiroga es hombre justo y sabe detectar un buen número de aspectos positivos de los indígenas y lo hace notar en su Carta al Consejo de Indias:
«los indios que desde muchachos se crían y doctrinan con gran diligencia (…) porque naturalmente tienen y nata la humyldad, obediencia y pobreza y menosprecio del mundo y desnudez, andando descalzos con el cabello suelto syn cosa alguna en la cabeza (…) y en fin sean como tabla rasa y cera muy blanda.»55

En cuanto a los indios que de alguna manera están recibiendo alguna educación afirma que tienen muchas cualidades. Es una constante en Vasco el descubrir los aspectos positivos de las personas. Así se expresa:
«muchos dellos demás de saber lo que a muchos cristianos conviene, saben leer y escribir en su lengua y en la nuestra y en latín y cantan canto llano y de órgano, saben apuntar libros de ello, harto bien.»56

La situación no es fácil. Habla de la perplejidad y congoja que tienen todos los hombres de bien en la tierra conquistada; él mismo se ve en aprietos cuando le piden un remedio a la difícil situación. Pero, poco a poco, fruto de sus reflexiones, ve claro que la solución está en la realización de lo que para él es un sueño. Se trata, dice, de constituir lo siguiente:
«pueblos nuevos donde trabajando e rompiendo la tierra, de su trabajo se mantengan y estén hordenados en toda buena horden de policía y con santas y buenas y católicas hordenanzas».57

Apunta así una idea que irá desarrollando y que será clave del pensamiento y de la actuación de Quiroga, quien confía plenamente en la capacidad de cada hombre de desarrollar sus cualidades. Muchos de sus contemporáneos prefirieron ver supuestas deficiencias en esos hombres e
54 55

Ibídem. Ibídem. 56 Ibídem. 57 Ibídem.

33

incluso cuestionaron su racionalidad. El licenciado Quiroga, como humanista, conoce al hombre, distinguiendo lo esencial de lo accidental, y entiende desde el principio que si a los indios les respetan sus derechos innatos, se les da confianza y se sienten queridos y apreciados, entonces, sólo entonces, cada uno de ellos será capaz de hacer cosas grandes. La actuación grandiosa de este hombre visionario es la suma de la actuación de muchos indios en los que confió y a los que les exigió una responsabilidad. La Carta al Consejo tiene también la finalidad de lograr que Ramírez de Fuenleal vaya cuanto antes a Nueva España para ejercer la presidencia de la Audiencia, lo que considera de suma importancia y les permitirá, además, reorganizar el trabajo. Un primer perfil de Vasco Las pocas representaciones pictóricas que tenemos de Vasco, son de una época muy posterior a su vida, aunque probablemente basadas en retratos que le hicieron sus contemporáneos; pero nos permiten adivinar a un hombre de rostro enjuto con penetrante y pacífica mirada con una sonrisa permanente. «Exteriormente de parecer tímido, encogido y muy escrupuloso» dice de él uno de sus compañeros oidores.58 El término escrupuloso habrá que entenderlo, nos parece, en sentido positivo, pues consta su probidad para ejercer el derecho y hacer que se cumpla. Debió ser un hombre aparentemente serio, actitud acorde a un abogado y magistrado. Respecto a su timidez, habrá que advertir que fue precisamente esa suavidad y ternura la que permitió ganarse la confianza de los indios a los que quería con “amor visceral” en frase del obispo Zumárraga en carta que escribe al Consejo de Indias dando cuenta de las actuaciones y modo de ser de Quiroga.59 Un párrafo de esta carta es elocuente y describe el prestigio de que goza Vasco de Quiroga:
«De la elección que S.M. hizo en la persona del licenciado Quiroga para Mechuacán tengo por cierto y siento con muchos que ha sido una de las acertadas que S.M. ha hecho en estas partes para llevar indios al Paraíso, que creo que S.M. pretende más esto que el oro y plata. Porque crea que al amor visceral que este buen hombre les muestra, el cual prueba bien con las obras y beneficios que de continuo les hace y con tanto ánimo y perseverancia, que
58

Juan de Salmerón, oidor de la Segunda Audiencia en el voto que emite en 1532 para que encarguen a don Vasco la visita que hará a Michoacán, en AGI, Patronato, leg. 184, ramo 13. 59 Carta al Consejo de Indias, México, 8 de febrero de 1537, en ICAZBALCETA, Joaquín, Don Fray Juan de Zumárraga, ob.cit. t. 4, doc. 12, p. 143.

34

nos hace ventaja a los prelados de acá.»60

En su primer año como oidor en la Nueva España, el Licenciado Quiroga es un hombre con poco más de cuarenta años, que desarrolla su trabajo con gran capacidad y en el que adquiere un notable prestigio por su buen ejercicio. Es un seglar que sabe tratar con todos y que no puede pasar desapercibido. Es un hombre que dedica muchas horas del día a trabajar. Una actividad que dice, “hago cada día con sencillez y llaneza.”61 Tiene mucho trabajo pues en su oficina “concurren de muchas e diversas partes gentes muchas a pedir sus libertades, y otras cosas.”62 Es hombre prudente, pues no se fía de su criterio sino que busca el parecer de los mismos indios, en especial los que tienen ya una posición de jueces entre ellos, por lo que dice que
«siempre están conmigo cuatro jueces de los mayores suyos, que ellos entre sí tenían, para que vean lo que pasa e informen de sus costumbres.»63

Contamos con un retrato espiritual que proviene de don Manuel Flores, Deán de la Catedral de México, contemporáneo de Vasco. Se trata de un testimonio elocuente que bien podría ser, hoy en día, parte de una carta postulatoria solicitando al Papa su canonización. Don Manuel asegura que:
«él creía, por Dios y en conciencia, que Quiroga nunca había hecho concientemente un acto que constituyera un pecado mortal; y que no había fraile en la tierra que le aventajara en vivir religiosamente.»64

Es inevitable la comparación con la vida de un religioso, especialmente por aquellos que no entienden que un seglar puede vivir tanto o más ejemplarmente que cualquiera. Otro testimonio de aquél tiempo es de fray Bernardino Vázquez de Tapia, quien desconociendo igualmente la mentalidad laical, pero pretendiendo alabarlo sin hacerle ningún favor, se refiere al Licenciado Vasco afirmando que «más servía para fraile que para oidor y juez».65Es de suponer que el fraile no conocía el papel que desempeña un
60 61

Ibídem. Información en derecho, ob.cit., II, 18 y III, 126. 62 Ibídem. 63 Ibídem. 64 Citado por MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 83. 65 Vázquez de Tapia es uno de los conquistadores que testimonia en el Juicio de Residencia que se le hace al Licenciado Quiroga luego de la visita oficial a Michoacán, en R. Aguayo Spencer, Don Vasco de Quiroga.

35

Oidor y un Juez y, menos aún, la competencia profesional que mostraba en su ejercicio el licenciado en cuestión. El mismo Vasco rememora, en su Testamento, aquellos sus primeros años en Nueva España. Nos ofrece algunos rasgos de su vida, que reflejan que su profesión no era un ejercicio meramente burocrático sino que lo llevaba a cabo con una sincera preocupación por el otro:
«Siendo oidor por su Majestad de el Emperador don Carlos Quinto y Rey de España nuestro señor, en la Chancillería Real que reside en la Ciudad de México, y muchos años antes de tener orden eclesiástica alguna ni renta de Iglesia, movido de devoción y compasión de la miseria e incomodidades grandes y pocas veces vistas ni oídas que padescen los indios, pobres, huérfanos e miserables personas, naturales de estas partes, donde por ello muchos de ellos de edad adulta se vendían a sí mesmos e permitían ser vendidos, e los menores y huérfanos eran y son hurtados de los mayores y vendidos, y otros andan desnudos por los tianguises, aguardando a comer lo que los puercos dexan, y esto demás de su derramamiento grande y falta de doctrina cristiana e moral exterior y buena policía, fundé y doté a mi costa e mis propios salarios, con el favor de Dios Nuestro Señor y de Su majestad el emperador y Rey Don Carlos, nuestro señor, dos hospitales de indios que intitulé de Santa Fe.»66

Los trabajos de la Segunda Audiencia El Obispo de Santo Domingo y Presidente de la Segunda Audiencia llega a México el 23 de septiembre de 1531, lo que permite el desahogo de muchos asuntos que traen entre manos los cuatro oidores. Poco después Vasco mismo da noticia al Consejo de Indias que fue comisionado para ir a setenta leguas de la ciudad para liberar a un grupo de dos mil indios que habían sido despojados de su tierra y repartidos como esclavos por uno de los capitanes de Cortés, quien fue encarcelado y, además, el Marqués del Valle fue severamente reprendido. Un hecho notable es la reunión de los cinco miembros de la Audiencia con el obispo Zumárraga y los superiores de las órdenes religiosas, con objeto de dar las provisiones convenientes a fin de resolver asuntos complejos en
Documentos, México, 1939, p. 432. 66 Reproducido por AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Pensamiento jurídico. Antología. Edición, liminar y notas de José Luis Soberanes F. Publicado por Miguel A. Porrúa, Librero-Editor, México, 1986, 264 pp.

36

relación con los indios. Discuten si son esclavos o vasallos de su Majestad y, en su caso, si deben o no pagar impuestos. Tratan de determinar si es o no conveniente el que se siga repartiendo indios entre los españoles con el método de las encomiendas y, si éstas, deben ser permanentes y hereditarias. Alguno, como fray Domingo de Betanzos, provincial de los dominicos, es del parecer que todos los indios estuvieran encomendados para evitar la explotación que se estaba dando.67 El oidor Ceynos, en cambio, sugiere que sólo se dé en encomienda a la mitad de los indios. El Presidente de la Audiencia, Fuenleal, sostiene que los indios sean vasallos de la Corona y que a los conquistadores y pobladores españoles se les haga algún pago por sus servicios con la concesión de algunas tierras y ciertos tributos que deban pagar los indios.68 El parecer de cada uno fue enviado al Consejo de Indias. No contamos, por desgracia, la postura sostenida por Vasco de Quiroga, pero es de suponer que rechazaría esas propuestas para explicar con entusiasmo su concepto de los pueblos que quiere fundar, sus ventajas y los frutos que espera. Muy probablemente, por esas fechas, tiene ya el proyecto de lo que será su primer pueblo-hospital y ha seleccionado el lugar donde lo construirá. Está convencido de que esa es la solución a muchos de los problemas planteados. Primera obra de Vasco el visionario Vasco no espera contestación ni aprobación del Consejo de Indias para poner por obra su sueño tantas veces meditado. Aunque el trabajo es demandante, la Audiencia funciona mejor con la llegada de su Presidente, lo que le permite dedicar tiempo, fuera de las horas de su trabajo de oidor, para emprender un buen número de gestiones. Entre febrero y agosto de 1532 compra una serie de terrenos y los paga con lo que tiene ahorrado fruto de su salario y quizá con la venta de algunos bienes.69 Las tierras seleccionadas están a poco más de dos leguas de la ciudad
67

Parecer de fray Domingo de Betanzos, en J.G. Icazbalzeta, Colección de documentos para la historia de México, t. 2, México, Porrúa 1980, pp. 190-197. 68 Ibídem 69 El 15 de febrero de 1534 compra a Juan Fuentes, por 90 pesos oro, una estancia que lindaba con los terrenos de la Cuidad de México. En agosto de 1532 adquiere de Pedro de Meneses dos partes de la estancia que éste tenía y que lindaban con las tierras de Tlacoayaca o Tacuba. A Alfonso Dávila le compra otra estancia, que estaba en el término de Cuyuacán, que lindaba con las tierras de Cortés. A Juan de Burgos compra otra estancia por 30 pesos. También adquiere una pequeña isla llamada a veces Tultepec o Atengo situada en Matalcingo por la que da a los indios que la poseían cuarenta mantas.

37

capital en lo que se llama los Altos de México y los indios llaman Acaxochil; son unas lomas localizadas actualmente en la salida de la Ciudad de México a la de Toluca. Inicia los trabajos de la construcción de todo un pueblo al que bautiza como Hospital de Santa Fe. El término “hospital” está vinculado a la acepción latina hostes, que significaba huésped que explica ampliamente el sentido que quiere Vasco para ese pueblo. Debe ser un lugar que ofrezca hospedaje o alojamiento, para todos los indios que andan vagando o escondidos en las montañas a causa del mal trato que les dan los encomenderos. El hospedaje incluye también la categoría de hospital pero es, sobre todo, un lugar privilegiado para enseñar a vivir en familia. Conocemos detalles de la construcción y desarrollo de este pueblo gracias a su segundo biógrafo.70 En los terrenos adquiridos, lo primero que hace el Licenciado Quiroga es levantar en Guajamalpa una pequeña ermita y también una casa con techo de palma que pudiera servir de abrigo a los primeros indios que llegaban ahí. Con la ayuda de esos primeros construye dos edificios a los que da el significativo nombre de familias. En cada edificio hay un patio rodeado de casitas y con una sola puerta de acceso. Luego construirá, siempre con ayuda de los pobladores, otros patios más amplios con quince casitas en cada uno. Construye también una gran cocina en la que se prepara comida suficiente para todo aquél que viene a tocar la puerta y para todos los huéspedes o habitantes de ese pueblo. La cocina se convierte así en un lugar de convivencia de todos con todos. Manda construir también una iglesia y junto, una fuente, elemento que está presente siempre en sus construcciones. Aneja a la iglesia están cuatro pequeños cuartos o celdas para los frailes que conseguirá en el futuro. Se hizo posteriormente una gran sala que bien servía de comedor y lugar en el que se reunirían las familias para celebrar las fiestas y los acontecimientos más señalados. Añadió algunas estancias para enfermos y para la enseñanza. Al cabo de meses logra tener todo un pueblo, constituido por muchas familias, que viven en orden y armonía. Es un pueblo peculiar, porque ahí se enseña la doctrina cristiana y, sobre todo, se les forma para que puedan desarrollar un trabajo; aprenden a convivir de manera pacífica, con una
70

MORENO, Juan Joseph, Fragmentos de la Vida y Virtudes del V. Illmo. Y Rmo. Sr. Dr. Don Vasco de Quiroga Primer Obispo de la Santa Iglesia Catedral de Michoacán y Fundador del Real y Primitivo Colegio de S. Nicolás Obispo de Valladolid, Impreso en México en la Imprenta del Real y más antiguo Colegio de San Ildefonso, año de 1766.

38

preocupación práctica y efectiva de unos por otros, de modo especial, el cuidado debido a los enfermos, “el principal entre los trabajos del pueblo”.71 Se cuida también la atención a las viudas y a los huérfanos y el servicio de dar sepultura a los muertos, “que antes era comida de aves y perros y otros animales”.72 Una nota distintiva de este pueblo es su inclinación por favorecer a los indios casados. El conjunto de casas en torno a un patio común se llama familias pues Vasco ve la imperiosa necesidad de que se constituyan como tal, con todo lo que esto representa. Así, por ejemplo, consigue que fray Antonio de Ciudad Rodrigo, guardián del Convento en Texcoco, le envíe veinticinco jóvenes indios de buenas costumbres que vivirán en Santa Fe dando buen ejemplo. Con el tiempo esos jóvenes contraerán matrimonio con mujeres ya formadas en el pueblo y se iniciarán familias cristianas ejemplares capaces de conservar la fe con un estilo de vida alegre, basado en el trabajo y con solicitud por los demás. Con la ilusión de una obra que va dando buenos frutos no descansa este hombre ejemplar que es todo un Oidor de la Segunda Audiencia y máxima autoridad en Nueva España. Todos los días, terminado el trabajo, recorre a pie el largo trecho que separa su oficina de su pueblo-hospital. Siempre que llega acude primero a la pequeña ermita para dedicar tiempo a la lectura y la oración. Luego, convive con los indios, escucha sus confidencias y los consuela. Atiende la escuela y lugares donde se enseñan oficios o sale al campo para supervisar las tareas agrícolas. Con frecuencia va a la casa de cuna, el Brephotrophio, como lo llama su segundo biógrafo, que es el lugar donde se recoge a los niños, se les cría por amas que busca Don Vasco y se les bautiza con el consentimiento de los padres.73 La solución es oportuna teniendo en cuenta que amanecían ahogados muchos niños indios en las acequias, quizá por la desesperación de las madres que no querían tenerlos o educarlos. El mismo Vasco hace que entre los indios se correa la voz y digan:
«la madre que no quisiera criar sus hijos, los llevase a aquel hospital donde se criaban con gran cuidado y regalo, dándoles leche, de comer y de vestir todo el tiempo que era necesario.»74
71

Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe en México y Michoacán. Dispuestas por su fundador el Rmo. y Venerable señor Don Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, México, Talleres Gráfico de la Nación. 1940, XVIII, n. 2. 72 Ibídem. 73 MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, ob. cit. cap. IV, p. 17. 74 GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España,

39

En poco tiempo llegaron a vivir ahí unos treinta mil indios que se esforzaban por tener una vida ejemplar.
«Hacían a la verdad un género de vida que imitaban las costumbres de los primeros cristianos: vivían de bienes comunes, que eran aquellas tierras (…) y que cultivaban ellos mismos con aquel orden que suele haber en una familia bien regulada. Lo que quedaba del trabajo, y especialmente la noche, se daba a los piadosos ejercicios de rezar algunas oraciones vocales: aprender la doctrina, cantarla por las calles y barrios, y enseñarla a los pequeños. De ahí ha venido la costumbre, que hay en gran parte de este Reyno, de que se junten a la mañana, y a la noche los Indios.»75

Los frutos espirituales fueron abundantes. Un tal Bartolomé Alguacil, vecino de México, dice ser testigo de que, en un sólo día, se bautizaron, en el Hospital de Santa Fe, más de cuatrocientos o quinientos indios, todos con sus candelas en las manos. Los más adelantados en la doctrina cristiana salían del pueblo en busca de otros indios para convencerlos que dejaran la idolatría, destruyeran sus ídolos y aprendieran la doctrina. Logró Don Vasco que estuvieran ahí algunos religiosos encargados sólo de la administración de los sacramentos y la enseñanza de la doctrina católica. Fray Alonso de Borja, agustino, estuvo ahí trabajando un tiempo, pero en 1534 los superiores de la orden deciden no seguir con ese trabajo pastoral argumentando que
«aunque ahí había mucho que gozar, había empero poco que trabajar, por ser todos los indios que allí estaban ya convertidos y bien enseñados».76

Las críticas que llueven Nunca faltan quienes ven con envidia el trabajo eficaz de los demás. Muy pronto aparecen las maledicencias de unos y otros que quieren detener la acción generosa del Licenciado Quiroga. El 6 de mayo de 1533 el Cabildo de México escribe al Monarca solicitándole que piense en la conveniencia de eliminar ese pueblo. Luego de explicarle lo que ha hecho Vasco y la cantidad de indios que viven ahí, argumentan diciendo que es mejor que en México se concentren los indios
México, Porrúa, 1985, 1ª Parte, cap. 9, p. 44. La primera edición fue editada en México en 1624. 75 MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, o.c. p. 22. 76 GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España, ob. cit. p. 43.

40

pues dicen:
«Esta sola es la que ha de pacificar y sostener toda la tierra, como la sostiene, porque despojándose, podría suceder algún peligro, según la mucha cantidad de indios que hay, que no se pudiese remediar, porque esta gente es belicosa y ya sabidores de guerra a la usanza de España, y tienen muy fresca la sangre de sus pasados derramada en la conquista de esta tierra.»77

Algunos tienen miedo de que en ese pueblo los indios se hagan más poderosos y promuevan disturbios o levantamientos. Otros no los quieren tener como vecinos a los indios, a quienes califican de «descarados, ladrones y bullangueros».78 Un matrimonio, Diego Muñoz y Pascuaza Jiménez, a quien Vasco había comprado una estancia en los términos de Tacubaya, lo acusan posteriormente de que le habían dado su tierra a bajo precio movidos fundamentalmente por el deseo de quitarse la mala vecindad que tenían con los indios. Con la llegada de don Antonio de Mendoza, primer Virrey de Nueva España, se inicia un nuevo sistema de gobierno. De acuerdo con lo establecido, por rutina, se inicia en 1535 el Juicio de Residencia a los integrantes de la Segunda Audiencia que habían formado el anterior gobierno. El Juicio de Residencia revisa todas las actuaciones tenidas durante su gestión. Preside el juicio don Francisco de Loaysa, uno de los nuevos oidores, y ante él hacen sus declaraciones y defensa Salmerón, Ceynos y Vasco de Quiroga. El 16 de mayo de 1536 el juez Loaysa sentencia respecto de Quiroga absolviéndole de todos los cargos declarando que lo que estaba haciendo «constituía una obra de Dios hecha para su servicio y provechosa y necesaria para los indios»79. En el juicio se ventilan algunas declaraciones contra el Licenciado Quiroga. Es el caso de Jerónimo López, Corregidor de la Ciudad de México, quien lo acusa de hacer uso de los indios para llevar a Santa Fe piedras y adobes sin pagarles nada; también es acusado de que algunos indios deshacían sus casas, en el barrio de San Lázaro y en el de Chapultepec, para trasladarse luego a Santa Fe con todo y piedras. Vasco contesta que, en efecto, se han hecho esas construcciones y no se les había pagado porque los mismos indios:
77 78

PASO Y TRONCOSO, Francisco del, Epistolario de Nueva España, 16 ts., México 1939-1956. Ibídem. 79 WARREN, J. B., Vasco de Quiroga y sus Hospitales-Pueblo de Santa Fe, Morelia, Universidad Michoacana, 1977, p. 81.

41

«dijeron y se ofrecieron que aquella obra era de Dios y que ellos la querían hacer por amor de Dios y porque era obra pía por cuantas, siendo infieles, habían hecho por el demonio, y por merecer en ello; y que también la obra era, no ajena, sino para ellos mismos y para sus parientes, amigos, deudos y naturales, pobres y huérfanos, y para su provecho, lo cual ellos bien habían entendido y conocían».80

Denunciaron también al Licenciado Quiroga, Pedro Muñoz, el Maestre de Roa y Rodrigo Castañeda, vecinos de la Ciudad de México, para quienes no era necesaria la fundación del pueblo de Santa Fe para que se educara en él a los indios pues ya había suficientes conventos en la ciudad que se encargaban de lo mismo. Además, argumentan que Quiroga favorecía demasiado a los indios, lo que propiciaba que los más preparados abusaran de otros indios. Por añadidura, fue acusado también de apropiarse de las tierras que pertenecían a indios o españoles y de gastar mucho dinero en su proyecto. Vasco de Quiroga se defiende de todas las acusaciones con documentos que avalan la legalidad de todas sus actuaciones. En relación al dinero usado dice el mismo Vasco:
«He gastado e tenido por bien gastar cuanto pudiese para ahorrar e hubiera ahorrado del salario que su Majestad me ha dado, del cual solamente he tomado el mantenimiento diario de cada día, y esto sólo por servir a Dios y a su Majestad en ello y descargar en parte la conciencia de todos y la mía con ellos, sin otro interés alguno».81

Vasco estimaba haber gastado en Santa Fe, en cuatro años, de 6000 a 7000 pesos, suma considerable si se considera el hecho de que percibía por concepto de sueldo alrededor de 1700 pesos anuales, lo que indica la austeridad de vida que llevaba desde muchos años antes. Hay que decir que muchos declararon a favor de Don Vasco, entre los que sobresalen sus compañeros oidores y el Obispo de México, fray Juan de Zumárraga. Así contesta éste último a la pregunta treinta y cuatro:
«Que tiene por averiguado que Dios Nuestro Señor ha sido muy servido e todos los naturales muy edificados y animados para recibir la fe católica con la fundación de este Hospital de Santa Fe, cerca de México, por las caridades e piedades que en él reciben todos, e por la buena doctrina e abrigo e todo lo demás que en la misma pregunta se contiene, por muy cierto
80

Juicio de Residencia en ICAZBALCETA, Joaquín, Colección de documentos para la historia de México, ob.cit., t. 4, doc. 30, pp. 89 ss. y pp. 190-197. 81 Ibídem.

42

que pasa así; que a la verdad, el dicho Licenciado Quiroga nos da buena lección y aún reprensión para los obispos de estas partes con todo lo que él hace en gastar cuanto tiene en sus hospitales e congregaciones, e ejercitar todas las buenas obras de misericordia con ellos.»82

A la pregunta treinta y cinco, Zumárraga responde diciendo:
«Que tiene al dicho Licenciado más envidia y por mejor librado en hacer lo que hace y con la voluntad y perseverancia eficaz y trabajo con que en ello entiende, sin hacer falta en su oficio de oidor, que al obispo de México.»83

En el desarrollo de su proyecto de Santa Fe recibió también el apoyo de muchos. Sobresale la ayuda recibida por parte del Emperador Carlos V en la cédula del 5 de julio de 1533, en la que se ordena entreguen a los indios de Santa Fe mil quinientas fanegas de maíz a cargo de la Corona. Reflejos del humanismo de Vasco En distintos momentos de su vida, Vasco hace algunas anotaciones en relación con su proyecto de Pueblo-Hospital que son de sumo interés pues reflejan algunas líneas de su pensamiento. Con ocasión de su defensa en el Juicio de Residencia, Vasco explica al juez Loaysa, algunos aspectos del Pueblo-Hospital de Santa Fe. Entre otros asuntos le refiere:
«Porque también ahí se curan los enfermos y se entierran los muertos de la comarca y se recogen los perdidos, desabrigados peregrinos indios, y se casan los huérfanos e se bautizan los infieles, y se doctrinan e enseñan los ignorantes, e se alumbra a toda la sierra comarcana, que por otra parte tenían malo y tardío el remedio, y se escusan y remedian muchas fuerzas, robos e agravios que se hacían a los que por allí pasaban.Y concurren de donde tarde, mal y nunca concurrieron muy voluntaria y devotamente a oír los sermones, misas e oraciones e oficios divinos, e donde, en fin, se hacen y ejercitan todas las obras de misericordia, espirituales y corporales; y donde también al buen olor de semejantes obras cristianas, también y de la misma manera los comarcanos descubrieron de su libre e agradable voluntad sus ídolos que tenían enterrados y encubiertos hasta entonces, los sacaron de su tierra e los entregaron a los moradores de dicho hospital de Santa Fe, donde se quemaron, e yo, el Licenciado Quiroga los vi algunos de ellos y a la
82 83

Ibídem. Ibídem.

43

Audiencia le consta de ello a la sazón que aconteció, y de donde también han extirpado otras muchas idolatrías y borracheras de toda aquella tierra comarcana donde había muchas.»84

Salta a la vista la defensa que hace Vasco de Quiroga del derecho que tiene el indio a la salud, a la educación, al trabajo, a constituir una familia e incluso a ser enterrado. Derechos que no concede ninguna autoridad civil, sino que son innatos a la persona. Hoy en día esto nos puede parecer moneda corriente, pero entonces no. El licenciado Quiroga es un precursor del derecho subjetivo del individuo. El indio no es algo, sino alguien, que tiene libertad. Llama la atención la expresión referida a los indios de que descubrieron de su libre e agradable voluntad, algo que procuró hacer siempre Vasco, quien como buen pedagogo llevaba a los indios como de la mano a que descubrieran esta fundamental verdad, para poder exigir, luego, todos sus derechos. Hay que resaltar también la queja por la actuación de muchos españoles, incluidos los frailes, que ponen malo y tardío el remedio, 85 y su observación de que los indios nunca concurrieron muy voluntaria y devotamente86 a actividades de evangelización. Otro texto de Vasco, dirigido al Consejo de Indias en 1535, refleja un interesante concepto en la línea de que cada persona es libre, y por tanto, debe desarrollar sus propias capacidades. Los pueblos están, dice, para que los indios «puedan cómoda y buenamente sustentar y sufrir, cada uno según sus facultades».87 Con este primer Pueblo-Hospital, el Licenciado Vasco de Quiroga hace algo más que una mera construcción de edificios; hay detrás un concepto claro de lo que es el hombre, fruto de un humanismo alimentado de experiencias, lecturas y reflexiones. Los conceptos que rigen la acción humanista y social de Vasco tienen su origen primeramente en su formación universitaria cargada de aires de renovación, pero esas ideas son decantadas en su experiencia profesional, en el estudio y en muchas horas de reflexión. Más de alguno dice que lo que en realidad hizo Vasco de Quiroga al fundar su Pueblo-Hospital fue poner en práctica la concepción de Tomás Moro en su Utopía. No es tan simple. Es
84 85

Ibídem. Citado por MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 117. 86 Ibídem. 87 Ibídem.

44

verdad que un gran conocedor del pensamiento de Vasco, don Silvio Zavala,88 mostró el paralelismo que parece darse entre la Utopía de Moro y la concepción de los Pueblo-Hospital. Tomás Moro no necesariamente fue su primera fuente de inspiración,89 al menos en este primer proyecto de Santa Fe. En todo caso, la creación de ese peculiar Pueblo-Hospital se trata de una feliz coincidencia con la isla Utopos imaginada por Moro. Luego, al paso de los años, cuando Vasco, con mentalidad práctica y jurídica, decide darle un ordenamiento a los pueblos por él fundados, con la concepción peculiar de pueblo-hospital que funciona muy bien, se valdrá de algunos conceptos que encuentra en la Utopía, para reglamentar su funcionamiento, pero hay que tener en cuenta que primero es el ser vivo y luego se le diseña el traje adecuado. Y ese pueblo vivo fue adquiriendo poco a poco, en función de experiencias, los rasgos que quiso poner como definitivos en las Ordenanzas redactadas casi al final de su vida. La vida universitaria y profesional de Vasco dejaron una profunda huella en su pensamiento. ¿Dónde obtuvo Vasco conceptos tan claros y determinantes de su acción? ¿Qué concepto tiene de la naturaleza del hombre, del derecho, de la organización social? Sólo rastreando las fuentes en que abrevó lograremos entender sus posiciones ideológicas. Vasco es un humanista90 que ha recibido una notable influencia del ambiente universitario91 y de la Corte.92 Influye también en Vasco, sin duda, la
88

ZAVALA, Silvio, La Utopía de Tomás Moro en la Nueva España y otros estudio, José Porrúa e Hijos, 1937, así como Ideario de Vasco de Quiroga, Colegio de México, 1941. 89 Santo Tomás Moro (1478-1535) publicó en Lovaina en 1516 el libro “Libellus vere Aureus nec minus salutaris quam festivus de optimo reipublicae statu deque nova insula Utopia” conocido sin más como La Utopía, en donde se narra un viaje imaginario del portugués Rafael Hitlodeo, supuesto acompañante de Américo Vespucio, a un lugar desconocido, para arribar finalmente a un lugar llamado Utopos, donde permaneció cinco años y reseñó las actividades y costumbres de armonía y concordia de sus moradores. No hay certeza de que Vasco de Quiroga tuviera en sus manos, antes de 1531, la obra de Moro. Apareció en la Biblioteca de la Universidad de Texas un ejemplar de la Utopía de Moro, en su segunda reimpresión de Basilea, de agosto de 1518, con la indicación manuscrita en la portada: “Es del obispo de México Fray Joan Zumárraga” y con anotaciones marginales que pueden ser del mismo Zumárraga y aún de Vasco, conjeturan algunos. 90 Debió conocer al menos por sus escritos y su influjo intelectual, a quienes mantuvieron su condición laical o que, siendo sacerdotes no son religiosos: Luis Vives (1492-1540); Antonio de Guevara (1480-1545); Alfonso de Valdés (1490-1532); Guillaume Budé (1468-1540) y, por supuesto, Tomás Moro (1478-1535) y Erasmo (1467-1536). Merece especial atención el caso de Francisco Cervantes de Salazar (1514-1575) por la semejanza de su vida con la de Quiroga. 91 Su formación filosófica y teológica, incluyó seguramente a los de la Escuela Dominicana, como Juan Capreolo (1380-1444); Pedro Crockaert (1470-1514); Diego de Deza (1443 -1523); Francisco Silvestre de Ferrara (el Ferrariense) (1474-1526); Tomás de Vio Cayetano (1469-1534) y los llamados "maestros nominalistas españoles en París". 92 Vasco de Quiroga trabajó en la corte de Carlos V, por lo que puede conjeturarse que le influyeron

45

visión de Juan de Gerson, a quien cita con frecuencia como apoyo indispensable de su pensamiento.93 El gran personaje de la filosofía moderna fue, en efecto, el nominalista94 Juan de Gerson, en un tiempo Gran Canciller de la Soborna. Gerson hace, quizá, la primera exposición doctrinal del derecho natural de cada persona a la libertad.95 Afirma que todo hombre tiene “naturalmente” un derecho a expandirse, una potestad, facultad o dominio para hacer aquello que viene requerido por la naturaleza. “El derecho -dice-, es la potestad o facultad adecuada a sí mismo que conviene a cada cual según
pensadores que gravitaban en el peripatético gobierno como Adriano de Utrech; Guillermo de Croy; Mercurino Gattinara (1465-1530); Jean Sauvage; Francisco de los Cobos; Antonio de Guevara (1480-1545) y los hermanos Valdés. 93 En Informaciones en derecho, cap. III, cita con frecuencia la obra de Gerson Tractatus de potestate et de origine juris et legum, publicada en “Ópera”. Antwerpiae, 1706, vol. III. 94 Sostenemos que Vasco puede ser considerado proclive a los Nominales, entre los que se pueden citar al mismo Gerson, Jacobo Almain, Gabriel Biel y Conrado de Summerhart. De manera muy sintética hay que decir que los Nominales siguen la postura acerca del omnium una libertas y la communis omnium possesio de la antigüedad clásica y que dejó sentada Isidoro de Sevilla. Vasco, estudioso del Digesto y de la Instituta leyó de seguro las innumerables citas de los juristas sobre esta primera constitución del mundo llamada jus naturale, que fue alterada por la actividad humana en un periodo históricamente posterior, que recibió el nombre de jus gentium. El ejemplo típico al que recurren al explicar la derogación del jus naturale es el de la esclavitud: en un primer momento en la historia de Roma los prisioneros de guerra eran sacrificados a los dioses. Pero el espectáculo era desagradable y económicamente nada rentable. Por eso, como explica Ulpiano, la república consideró que era mejor que los prisioneros conservaran la vida, aunque en calidad de esclavos. Más tarde al derecho de gentes se añadió el jus civile, el derecho propio de cada comunidad política. Ninguno de esos ordenamientos jurídicos desplazaba a los otros. Todo el derecho civil medieval era derecho privado, ya que había nacido contractualmente. El único ordenamiento universal era el de la Iglesia con el derecho canónico que presentaba un problema sobre si el Papa tenía o no una autoridad universal, en lo espiritual y en lo temporal, por delegación expresa de Cristo. Ante esta problemática los juristas iniciaron a usar un término que fue la potestas como un derecho primigenio dado por Dios a cada cosa. Los nominales no hacían tantas distinciones. Para ellos potestas, facultas, ius, y a veces dominium era algo indistinto. Aún está pendiente un estudio del influjo de Gerson en Vasco que quizá pueda explicar mejor la postura de Vasco. Cfr. CARPINTERO, Francisco et all, El derecho subjetivo en su historia, Universidad de Cádiz, 2003.
95

Las consideraciones sobre la ley y el orden sobrenatural en los Nominales también puede darnos algunas luces para entender a Vasco. Hay que considerar que en Tomás de Aquino, el orden de los preceptos de la ley natural sigue el orden de las inclinaciones naturales del hombre, por lo que el ser humano tiene la tarea de hacer realidad diversimode sus inclinaciones naturales con lo que ello implica de creatividad y responsabilidad. Los Nominales no admitían ese planteamiento porque vieron un abismo insalvable entre la naturaleza y la vida sobrenatural. Sostenían que el ser humano tenía dos fines últimos, el natural y el sobrenatural, ambos completos y acabados en sí mismos. Es tan fuerte esta distinción que Gerson afirma algo sorprendente: “Ninguna trasgresión de la ley natural, en tanto natural o humana, es de hecho pecado mortal… porque la Ley Natural es humana, y tales leyes de nada sirven para los premios y penas sobrenaturales, porque no sirven al fin sobrenatural”. (“Nulla trangressio legis naturales, ut naturalis est vel humana, est de facto peccatum mortale… quia lex naturalis est humana, ut tales sunt, non possunt attingere ad cognitionem aeternitatis in poena vel premio; non ergo seruntur ad finem supernaturalem” en: Liber de vita spirituale animae, en “Opera”, Antwerpiae, 1706, vol. III, Lectio IV, Corollarium Primum, col. 38.) Para Gerson, el orden moral y el jurídico están distanciados: “Quia sentencia civiles respicit vital praesentem pro suo convictu tranquillo; Eclesiástica vero vital futuram” en “Opera”, cit., vol II, col. 402. La autoridad civil, y con ella su derecho, tiene una finalidad estrictamente mundana. La autoridad eclesiástica, en cambio, sólo

46

el dictamen de la justicia primera o según el dictamen de la recta razón”.96 Este derecho no consiste en una objetividad que sitúe al hombre simultáneamente ante obligaciones y libertades. El hombre tiene dominio de su libertad: “Dios le da libertad al hombre para hacer o no hacer según su alma racional, en la producción de aquellos actos que resultan de su voluntad”.97 Vasco asimila esta doctrina, que es nueva en muchos sentidos, y la aplica. Se constituye así como un auténtico Protector de Indios,98 o quizá sea mejor decir, un Protector del Derecho Subjetivo de los indios. No deja de ser sorprendente que, mientras Vasco actúa con efectividad para salvaguardar todos los derechos que tienen los indios por su mera condición de seres humanos (derecho subjetivo); en cambio, algunos de sus contemporáneos, sostienen que los derechos son una concesión de la autoridad (derecho objetivo), y se plantean si a los indios se les debe o puede dar algunos. Dos concepciones diversas de la persona y sus derechos. Dos conceptos de la naturaleza del ser humano y, como consecuencia, dos maneras muy distintas de buscar solución a los gravísimos problemas del nuevo mundo.

puede hacer referencia a lo moral. Quizá explica muy bien la actuación de Vasco en el desarrollo de su ejercicio profesional: un estricto apego al derecho civil para lograr una “vida tranquila”, sin mezclar nunca argumentos morales o espirituales que no le corresponden en su actuación de juez. No significa lo anterior que no tenga una preocupación por la cuestión del porqué hay que obedecer a Dios. Pero en el planteamiento de los nominales, el hombre, una vez creado, dispone de una voluntad propia y está dotado de una potentia obedientialis, que recuerda el planteamiento de Ockam.
96

Lo explica un discípulo de Gerson, Conrado de Summenhart, De Contractibus, Venetiis, 1580, Trac. 1, q. 1, pág. 1. 97 GERSON, Juan de, Tractatus de potestate et de origine juris et legum, op. cit., col. 253. 98 Existía un puesto conocido como Protector de Indios, introducido en América en 1517 por orden del Cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, regente de España hasta la llegada de Carlos I. El nombramiento no especificaba los límites de la jurisdicción del Protector, lo que llevó a muchos conflictos, en especial con los miembros de la Primera Audiencia. Zumárraga ostentaba ya el cargo desde su llegada a Nueva España, junto con fray Julián Garcés. Por iniciativa de la Segunda Audiencia, desaparece en 1534 el cargo de Protector. El 28 de septiembre de ese año Zumárraga era relevado del cargo y el 4 de septiembre de 1535 hace efectiva la renuncia que ya antes había presentado.

47

III. LOS TARASCOS

Visita oficial a Michoacán A la Segunda Audiencia llegan noticias preocupantes de lo que sucede en la provincia de Michoacán. Uno de los casos más escandalosos es la ejecución de Sinzicha Tanganxuan, llamado también Caltzontzi, ordenada por Nuño de Guzmán.99 Caltzontzi, Rey de los indios a los que los españoles llamaron tarascos100 trató de conseguir una alianza de paz con los conquistadores españoles luego de conocer la caída de Tenochtitlán. Logra un acercamiento con Cortés, en julio de 1522, quien envía una expedición oficial a Tzintzuntzan, al mando de Cristóbal de Olid. El Marqués del Valle estaba interesado en establecer una colonia ahí, entre otros motivos, por las dimensiones del territorio y las riquezas en ese lugar. Caltzontzi, luego de algunos hechos extraordinarios101 que sucedieron en el pueblo, vio con simpatía a los españoles y promovió la evangelización entre sus súbditos, luego de bautizarse él mismo y su hermano Vitzitzila en México en 1525. Envió posteriormente a quince niños para que fueran educados en el monasterio de los Franciscanos en Tlatelolco, lo que abría grandes posibilidades a la evangelización de la zona. Pero los graves problemas se iniciaron con ocasión del arribo a Michoacán de Nuño de Guzmán, entonces Presidente de la Primera Audiencia, en la primavera de 1529, exigiendo oro y esclavos en grandes cantidades. Al no obtener lo que deseaba le formó a Caltzontzi un proceso sumario bajo los cargos de impedir a los encomenderos ejercer y disfrutar de sus tierras, la
99

Para todo lo referente a la conquista de esa región, puede verse, WARREN, Benedict, J., La conquista de Michoacán, Fimax, Morelia, 1977. 100 El nombre “Tarasco” viene de la primera palabra que escucharon los españoles de los indios de aquella tierra que fue “tarasque” que en su lengua quiere decir Yerno. Uno de los indios explicaba su relación con otro. 101 Había muerto una hermana del Rey, que tras ser velada cuatro días, parece que resucitó. Además, un Sumo Sacerdote de los tarascos, hombre de gran prestigio, instituyó dos fiestas, una que llamó Pavánscuaro y otra Tzitacuarénscuaro, imitando de algún modo en la primera a la Navidad y en la segunda a la Resurrección, por lo que cuando escucharon estas verdades de los españoles les pareció que era un buen mensaje.

48

extracción de plata y oro de las minas, matar muchos españoles y tener escondidos ídolos para su adoración. Después de atormentar varias veces a Caltzontzi, Nuño de Guzmán lo condenó a la hoguera. La reacción de los indios fue naturalmente hostil a los españoles incluyendo a los misioneros franciscanos que en nueve años de intenso trabajo habían podido hacer muy poco, al grado que ya se habían retirado dos veces de aquella zona por parecerles imposible evangelizar a aquella gente que consideraban muy ruda. Los miembros de la Audiencia piden permiso a la Corona para que uno de los oidores vaya a Michoacán a hacer una inspección. La Emperatriz autoriza la visita con una Real Cédula expedida en Medina del Campo el 19 de abril de 1532. La Audiencia decide que el Licenciado Quiroga vaya a la provincia de Mechuacán y así se lo hacen saber a la Reina.102 Posiblemente cualquiera de los oidores pudo hacer esa inspección, pero son concientes de que la situación en ese lugar presenta una difícil problemática que requiere algo más que una mera función administrativa. Juan Salmerón, compañero de Vasco en la Audiencia, declara el motivo:
«El Licenciado Quiroga podrá ocuparse de lo de Mechuacán, porque es hombre virtuoso, buen cristiano y muy celoso del servicio de Dios.»103

El viaje de Vasco se fue retrasando muchos meses porque la Audiencia intentó primero una solución consistente en cambiar al corregidor de Tsintzuntzan con muy malos resultados. Finalmente, el 5 de agosto de 1533 sale el Licenciado Quiroga camino a Michoacán, acompañado de Escribano, Alguacil y Lenguas o intérpretes. De su llegada dan cuenta los oidores en una carta que mandan al Emperador:
«Tenemos carta suya que es llegado y comienza a entender en la averiguación de ello, y hasta ahora parece poca cosa. Estamos ciertos que se hará toda la diligencia posible para saber la verdad, porque así se le encargó.»104

La verdad se refiere a que el corregidor nombrado, Juan Álvarez de Castañeda, no fue solución y sí un problema pues también obligaba a los indios a entregar sus tesoros con severos castigos. La verdad consistía en esclarecer la muerte de Caltzontzi y las revueltas posteriores. La verdad
102 103

PASO Y TRONCOSO, Francisco Epistolario de Nueva España, México, 1939-1942, t. 2, pp. 218 s. AGI, Patronato, leg. 184, ramo 13, en Paso y Troncoso, Epistolario, op. cit., t. 16, p. 20. 104 PASO Y TRONCOSO, Francisco Epistolario, op. cit., t. 3, pp. 110 s.

49

radicaba en castigar los atropellos e injusticias cometidas a los indios en las minas y en las encomiendas, así como clarificar los pagos debidos a la Corona. La verdad, en fin, es que la Audiencia confía plenamente que Vasco resolverá todo, pues es hombre ejemplar que cumple con perfección lo que se le encarga. El Licenciado Quiroga es hombre que sabe escuchar. Al llegar se reúne con Pedro Ganca o Cuiranánguari, entonces Gobernador de la ciudad, y con los principales del pueblo, y apoyado en los intérpretes escucha sus quejas y reclamos. Repetía este tipo de asambleas que
«cada vez eran más numerosas, convocándose todos los de la Provincia a oír un hombre tan interesado en su bien, y cuyos labios destilaban miel, y suavidad.»105

Además de escuchar sabe explicar con sencillez y claridad los beneficios que se siguen de vivir con orden y “policía”. Habla con entusiasmo de su experiencia del Pueblo-Hospital de Santa Fe animando a que preguntasen a los que ahí vivían sobre
«los bienes que de ésto se les había seguido, en la asistencia a los enfermos, en el socorro a los pobres e inválidos, y en otras mil utilidades.»106

Los mueve a dejar la idolatría y los vicios. Les abre un panorama inmenso de las ventajas de vivir en una sociedad organizada y de lo que debe ser el trabajo. Explica con detalle lo que es una familia y los serios inconvenientes de tener varias mujeres, práctica usual entonces entre los tarascos. Luego, pasa a explicarles, con ejemplos adecuados, muchos aspectos de la doctrina católica. La vida ejemplar de este hombre produce frutos de inmediato. A los indios les llama poderosamente la atención el modo de vida austero de Vasco, su dedicación al trabajo, su sabiduría para resolver problemas y, sobre todo, que se retira frecuentemente a hacer oración. Entienden que ese buen hombre los comprende pues se conmueve sinceramente ante su penosa situación y que está ahí con verdadero interés en ayudarlos. Es motivo para que muchos de los indios se presenten ante Vasco para entregarle los ídolos de madera, piedra y otros materiales que tenían escondidos. El asunto de los ídolos constituía una preocupación desde el principio de la evangelización, pues de permitir que los
105 106

MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, op. cit., p. 29. Ibídem.

50

conservaran, temían que los indios volvieran a ofrecerles sacrificios. De los frutos de aquellos primeros meses, el Licenciado Quiroga da cuenta en el Juicio de Residencia que se le sigue entre 1535 y 1536. Así a la cuestión, «Item, si saben que en la provincia de Michoacán hasta allí, por mandato y comisión de la dicha Audiencia… Vasco contesta:
«Yo, el dicho Lic. Quiroga fui (…), siempre se estaban los naturales de la dicha provincia bestyales e ignorantes en el conocimiento de Dios nuestro Señor y de su Majestad, e salvajes en su manera y atavíos. E después que ahí fui por el dicho mandato, e les hablé de parte de la dicha Audiencia, y di a entender las cosas del servicio de Dios nuestro Señor y de su Majestad, luego se cubrieron e honestaron e entregaron ellos mismos sus ídolos que hasta entonces habían tenido secretos y encubiertos, y destruyeron sus idolatrías e entendieron las cosas como debían y se comenzaron a casar a ley e a bendición como lo manda la Santa Madre Iglesia, las mujeres las cabezas cubiertas, e a concurrir mucha gente a la doctrina cristiana, y a los sermones, misas, e a recibir el santo bautismo los que no eran cristianos.»107

El fracaso de la nueva ciudad de Granada Como no parece asunto sencillo que los españoles y los indios convivan juntos en Tzintzuntzan, aquéllos por tenerlos como inferiores y éstos por desconfiados, Vasco decide que es conveniente fundar una nueva ciudad, alejada lo más posible de la antigua capital tarasca, en la que sólo vivan los españoles. Pasados los años pensará de otra manera, insistiendo en la necesidad de que convivan unos con otros. La nueva ciudad se llamará Granada, muy probablemente en recuerdo de los buenos años pasados por Vasco en la que se encuentra en España. Vasco señala el lugar donde se edificará la nueva población y, desde el principio, encuentra resistencia por parte de los españoles que consideran que era un sitio inhabitable. Cuando Vasco habla de su fundación a los de la Asamblea en México, su Presidente, Ramírez de Fuenleal prefiere que se le llame UchichilaMichoacán para acomodarse a la nomenclatura toponímica de los aborígenes. El lugar inhóspito, las quejas de los españoles, además de las
107

Juicio de Residencia en ICAZBALCETA, Joaquín, Colección de documentos para la historia de México, op. cit., t. 3, doc. 30, pp. 85 s.,

51

dificultades que venían desde México, hicieron que el proyecto fracasara.108 En septiembre de 1534 se encontraba ya despoblada. Un nuevo Pueblo-Hospital Si los españoles ponen dificultades, los indios, en cambio, se entusiasman con el proyecto que les explica el Licenciado Quiroga. Se trata de hacer otro pueblo-hospital semejante al de Santa Fe. Con la ayuda incondicional de los naturales se construyen primero una serie de viviendas en un paraje cercano al lago de Pátzcuaro, muy cerca de Tzintzuntzan, que ellos llaman el bosque de Atamataho. Levantan una ermita y habitaciones para enfermos y peregrinos. Hacen un granero y una estancia grande que sirva de comedor y lugar de reunión. La anterior experiencia de Santa Fe en los Altos de México, es de utilidad y ahora se hacen las cosas de mejor manera y con mayor extensión, entre otros motivos porque los indios chichimecas, que han sido vecinos en pleito continuo con los tarascos, acuden gustosos a esa nueva experiencia con el beneplácito de los que anteriormente los veían como enemigos. El obispo Zumárraga habla ante el juez de residencia que revisa la actuación de Vasco acerca de esta nueva fundación diciendo:
«el hospital de Santa Fe, que allí fundó dicho Licenciado, está mucho aumentado y es gran refugio a lo temporal e lo espiritual de los dichos naturales de aquella tierra; y que tiene relación cierta este testigo, del provincial de los religiosos de aquellas partes, que los chichimecas que están por conquistar, de poco acá se vienen allí oyendo las buenas nuevas, e viendo las buenas obras que allí reciben, de piedad y de cristiandad.»109

Testimonio que se une al dado por el franciscano Juan de San Miguel quien fundó muchos pueblos en Michoacán:
«He visto cómo en él acude mucha gente pobre y huérfana de partes remotas
108

Año 1534, septiembre 3. Tenochtitlan. “Probanza de la Ciudad de México para la Corte de su Majestad… sobre pueblo que nuevamente se ha querido poblar por mandato de esta Real Audiencia en la ciudad de Mechuacán, que por nombre le pusieron Granada, y la que es despoblada totalmente…” (AGI, Gobierno. Audiencia de México, leg. 1634, 20 hojas). “Información hecha por el Ayuntamiento de la Ciudad de México para probar que estaba despoblada la ciudad de Granada en Michoacán y que no convenía sacar españoles de México para repoblarla. México, 3 de septiembre, 1534, en PASO Y TRONCOSO, Francisco, Epistolario, t. 3, pp. 155-172. 109 MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 117.

52

y allí les dan de todo lo que han de menester, y el dicho Licenciado Quiroga los sustenta (…) E que este testigo es guardián de Uruapan (…), e vienen a este hospital de Santa Fe, de quince en quince días, a confesarse al dicho monasterio de Uruapan y en todo muestran ser buenos cristianos.» 110

El mismo Licenciado Quiroga tiene que hablar de su proyecto ante el juez de Residencia explicando la causa y los efectos de esta nueva fundación:
«Mucha parte y causa ha sido el hospital de Santa Fe que allí dejé fundado, donde no solamente los de la comarca, pero aun muchos chichimecas, que nunca fueron ganados ni conquistados, de poco acá son venidos al buen olor de la bondad y piedad cristiana que ahí han visto he oído decir, con sus hijos y mujeres, dejando su vida salvaje; y se están ahí poblados, y se bautizan e casan a ley e a bendición, y sirven e alaban a Dios y reconocen a Su Majestad por rey y señor, como todo lo susodicho es público y notorio entre las personas que de ello tienen noticia en la dicha provincia.»111

Reflexionando sobre el éxito de su gestión en Michoacán y los buenos frutos que produce su nueva fundación, Vasco escribe en 1535:
«Aprovechóles mucho la ida que allí fui y el pueblo hospital de Santa Fe que yo allí dejé comenzado (…) Y aquéllo pienso que es gran parte de la bondad no creída ni pensada, antes muy desconfiada de la gente de aquella tierra.»112

Es un texto que muestra su actitud siempre humilde, atribuyendo el suceso a la bondad divina y a la que encuentra en los mismos indios. Pero hay algo más, digno de tenerse en cuenta, que constituye una faceta importante de su pensamiento. Vasco está convencido de la grandeza que tiene cada hombre, cada indio, por ser un ser humano. Precisamente porque cada hombre es libre y hay que respetarle todos sus derechos, es necesario confiar en él. Vasco cree en el hombre, cree en su capacidad de desarrollarse y de ser mejor. Quizá los naturales no podrían explicarlo conceptualmente, pero notan que alguien que los quiere se fija en ellos, los respeta y les da las condiciones para, si lo desean, poder hacer cosas grandes por sí mismos y por los demás.

110

Juicio de Residencia en ICAZBALCETA, Joaquín, Colección de documentos para la historia de México, op. cit., t. 3, doc. 30, pp. 86 s.s 111 Ibídem. p. 86. 112 Informaciones en derecho, op. cit., n. 7.

53

Las dificultades de siempre No faltaron las dificultades en esta segunda fundación. Un terrateniente español llamado Juan Infante demanda al Licenciado Quiroga argumentando que unos terrenos en Guayameo, donde se construía el pueblo-hospital eran suyos. Aunque a lo largo de muchos años lo intentó, lo cierto es que Juan Infante no tenía razón. Vasco, buen abogado, va demostrando con escrituras y documentos que esas tierras fueron adquiridas en buena ley. El pleito se compone de otras denuncias y durará mucho tiempo al grado de que lo seguirán los herederos de Infante después de muerto Vasco.113 Ese tipo de asuntos no le preocupaban al Licenciado Quiroga sabedor de que al final, el derecho le daría la razón. Lo que sí le causaba contratiempo era la campaña de descalificaciones que en paralelo al pleito jurídico, armó Juan Infante en contra de su fundación y de los indios. Le dolía mucho ver que algunos españoles molestaban de mil maneras a los indios que ahora eran trabajadores ejemplares. Veía que a algunos indios les quitaban bienes o que los amenazaban de muerte con el pretexto de que la reunión de tantos indios en el pueblo-hospital causaría posteriormente una rebelión organizada.

113

Por citar algunos (en AGI, Justicia, leg. 129, n. 3; leg. 130; leg. 203, n.2.) Año 1538, Expediente: “Juan Ynfante, vecino de México, con el obispo de Michoacán y otros, sobre la posesión de ciertos pueblos de indios”, 114 hojas. Año 1540, Expediente: “El obispo y ciudad de Michoacán, con Juan Ynfante, vecino de México, sobre que a éste se le restituyeran los pueblos de Comanja, Naranja y Zopicingo, con las estancias a él sujetas que le habían sido encomendadas” 1 pieza en 123 hojas. Año 1554, Expediente: “Juan Ynfante, vecino de México, contra el obispo de Michoacán y el Fiscal de su Majestad, sobre los pueblos de los indios de la Laguna, que le estaban encomendados” 3 piezas en 173 hojas.

54

IV. APASIONADO DEL DERECHO

El Juicio de Residencia El Licenciado Quiroga tiene que regresar a México a mediados de 1535 porque en la Audiencia requieren de su persona por diversos asuntos y debe, además, enfrentar el Juicio de Residencia que analizará su gestión como Oidor. Cuenta el mismo Vasco lo que sucedió un día en su lugar de trabajo:
«En días pasados vi que vinieron al acuerdo de esta Audiencia, los principales de Mechuacán y traían consigo a dos hijos pequeños del Cazonci, cacique y señor principal que era de toda aquella Tierra de Mechuacán y su provincia, (…) y a otro hijo de don Pedro, el que gobierna agora aquella provincia en nombre de su Majestad, que es el más principal della; porque también les levantaban los españoles que se querían levantar, y sobre ello habían estado presos y corrido asaz peligro de sus personas, y tanto, que fue maravilla ser vivos y no ahorcados sin culpa alguna. Y traían consigo un nahuatato de la lengua de México y de Mechuacán, por quien nos hablaron, que las lástimas y buenas razones que dijo y propuso, si yo las supiera aquí contar, por ventura holgara vuestra merced tanto aquí de las oír y tuviera tanta razón después de las alabar, como el razonamiento del villano del Danubio.»114

Cuando Vasco escribe a su amigo, Juan Bernal Díaz de Luco, le recuerda la conversación que años antes tuvo con él en donde le refirió sobre aquel villano del Danubio que habla contra la tiranía de los romanos y los abusos que cometían en las tierras que sin derecho alguno habían conquistado.115 Una interesante referencia sobre lo que pensaba Vasco en relación con el supuesto derecho de conquista por parte de la Corona. Vasco le cuenta de las quejas que por atropellos, están sufriendo los indios en Michoacán por parte de los españoles. Refiere Vasco, no sin emoción, que cuando esos enviados referían las injusticias que sufrían, incluso el traductor las lloraba y cómo, luego los miembros de la Audiencia, al comentar los sucesos, hacían referencia, casi a modo de dicho, al villano de
114 115

Informaciones en derecho, II, n. 5. Conversación entre Vasco y Diaz de Luco en un viaje de Burgos a Madrid en febrero o marzo de 1528.

55

Danubio:
«con tantas lástimas y encarecimientos y buenas maneras de decir, que hizo la plática llorar al nahuatato, que suelen ser para con los indios más crueles que Nerón, y de lágrimas no los podía referir, ni tampoco, después de referido, algunos de nosotros sufrirse sin ellas; y de tal arte, que entonces allí algunos de los que allí estábamos, acordándose della, comparamos aquella plática a la del villano del Danubio.» 116

Los indios se presentan a la Audiencia buscando una solución y están dispuestos incluso a dejar ahí
«a los hijos del Cazonci y a un hijo de don Pedro, que era lumbre de sus ojos, para que estuviesen en prisión o rehenes, (…) para ello se ponían en nuestras manos.»117

En la Audiencia escucharon con atención todos los reclamos y
«después informados bien de todo, pareció estar inocentes y sin culpa alguna de lo que les habían levantado, y así se volvieron desta Real Abdiencia consolados y alegres en sus tierras, donde al presente están, tan buenos cristianos y tan leales vasallos de su majestad, y de tan buena voluntad, que es para darse muchas gracias a Dios.»118

Es inevitable para Vasco entablar algunos juicios en defensa de sus intereses o el de los demás. Es el caso, por ejemplo, de los pleitos con Juan Infante que fueron molestos y quitaron tiempo valioso al Licenciado Quiroga quien alguna vez declaró que defendió cuanto pudo a su pueblo-hospital de la Laguna y que «primero lo partiría en dos y lo haría pedazos antes que diera la posesión a Infante». Será hasta 1575, diez años después de la muerte de Vasco, cuando el Consejo de Indias determina que los barrios de la Laguna de Pátzcuaro, entre los que está el Pueblo-Hospital de Santa Fe de la Laguna, deberán estar sujetos a la ciudad de Michoacán y no en el pretendido dominio de los herederos del terrateniente Infante. Más adelante, al final de su vida, Vasco tendrá otro asunto, semejante en molestia y pretensiones, por una demanda que interpone Martín, hijo de Hernán Cortés, quien reclama las tierras donde está el pueblo de Santa Fe de los Altos y pretende quedarse, como si fuesen de su propiedad, con los indios
116 117

Informaciones en derecho, II, n. 6. Informaciones en derecho, II, n. 7. 118 Idem.

56

que ahí viven y trabajan. Falta, aún, un estudio detallado sobre esos juicios a los que hacemos referencia más adelante. Mentalidad jurídica Los problemas que va enfrentando obligan al Licenciado Quiroga a poner medios para asegurar sus fundaciones. Requiere de una protección, por parte de la Corona, para asegurar la vida y funcionamiento de sus fundaciones. Por tal motivo solicita y obtiene de la Corona una Real Cédula, expedida en Palencia, España, con fecha del 28 de septiembre de 1534, en donde se ordena
«establecer en Michoacán población de indios y que se junten para ser mejor instruidos, y se dé a este poblado título de ciudad para que se ennoblezca y otros pobladores se animen a vivir en él.»119

El Licenciado Quiroga ruega también al Rey que tome bajo su patronato las dos fundaciones de Santa Fe. El Consejo de Indias estudia la petición con tal lentitud que será hasta 1543 cuando se expida la Real Cédula de aceptación.120 Vasco fue un hombre metódico que sacaba tiempo donde no lo había. Estudiaba a fondo los asuntos. Debió tomar muchas notas de experiencias tenidas, y otras más, fruto de sus profundas reflexiones sobre situaciones diversas, muchas de las cuales le causaban profundo dolor y lo movían a buscar soluciones de fondo. Como buen jurista, debió escribir mucho. Sabemos con certeza de la existencia de siete manuscritos, pero por desgracia sólo conocemos seis de ellos: una Carta al Consejo de Indias, con fecha 14 de agosto de 1531.121 Escribió un Parecer remitido al Consejo de Indias hacia 1532, según noticia que da el mismo Vasco,122 pero nadie lo ha encontrado.123 Su obra más extensa,
119

Real cédula: en Disposiciones complementarias a las leyes de Indias, t. 1, Madrid, 1930, p. 15. LEÓN, Nicolás, Documentos inéditos referentes al ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga, México, Antigua Librería Robledo, de José Porrúa e hijos, 1940, pp. 34 ss. 121 Carta al Consejo de Indias, Archivo General de Indias, Patronato, 67, ramo 15. Publicada en Colección de documentos inéditos relativos al descubrimiento, conquista y organización de las posesiones españolas en América y Oceanía, Madrid, XIII, 420-429. 122 En su Información en Derecho. 123 Sobre este Parecer, hasta ahora no encontrado, puede verse WARREN, J.B., Vasco de Quiroga y sus hospitales-pueblo de Santa Fe, Universidad Michoacán, Morelia 1977, pp. 43-45.
120

57

conocida como Información en Derecho,124 fue escrita en 1535. Dejó también para la posteridad las Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe de México y de Michoacán,125 que habrá escrito a partir de 1534 aunque tomarán la forma en que las conocemos hacia el final de su vida. Conocemos una Carta dirigida a su amigo Díaz de Luco, Obispo de Calahorra, fechada en Madrid el 23 de abril de 1553.126 Escribió también su Testamento127 y, en todo caso, el Decreto de la erección del obispado de Michoacán, 128 que es de suponer sea de su hechura. Alguno129 menciona un texto desconocido que es el Tratado sobre que no se debe ni se puede hacer el bautismo, sino como en la primitiva Iglesia, fechado en 1537, pero no queda clara su fuente. Contamos también con algunas Cartas escritas por Vasco,130 y falta aún trabajar un buen número de expedientes de los litigios de Quiroga con diferentes personas e instituciones.131 Se ha discutido mucho, y sigue abierta la cuestión, con relación a si el Debellandis Indis, tiene por autor a Vasco de Quiroga.132 Nos parece que no hay elementos suficientes para afirmar que salió de la pluma de Vasco. Vale la pena también señalar que Vasco es un hombre que no se
124

Está publicado en la Colección de Documentos inéditos del Archivo de Indias, X, 333'513, pero con omisión de notas marginales. El título de toda la obra, Información en derecho, está tomado de una nota marginal a un documento anexo a la Información que es la Bula Inter coetera. Sobresale la edición de HERREJÓN, Carlos, Información en derecho del Licenciado Quiroga sobre algunas provisiones del Real Consejo de Indias, Introducción y notas de Carlos Herrejón, Cien de México, Secretaría de Educación Pública, 1985. El texto de Información en derecho tiene 4 ediciones anteriores a la de Herrejón. 125 Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe en México y Michoacán. Dispuestas por su fundador el Rmo. y Venerable señor Don Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, México, Talleres Gráfico de la Nación. 1940, XVIII, 38 pp. 126 Puede verse en Facsímil en, ACUÑA, Rene, De debellandis Indis, UNAM, México 1988, 351 pp. 127 Lo recoge, entre otros, CEVALLOS, Manuel, La acción pastoral de Don Vasco de Quiroga, op. cit., Anexo II. 128 Reproducido por AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Pensamiento jurídico. Antología, ob. cit. 129 Lo menciona CASTAÑEDA DELGADO, Paulino, La condición miserable del indio y sus privilegios, Sevilla 1971, Anuario de Estudios Americanos, XXXVIII. 130 Una relación de algunas de ellas puede verse en la Guía Bibliográfica que presentamos al final de este escrito. 131 En la citada Guía Bibliográfica hacemos referencia a un buen número de legajos que recogen los pleitos de Vasco de Quiroga, que pueden clasificarse como los tenidos con: otros obispos, las órdenes religiosas, las autoridades civiles españolas y los indígenas. 132 El escrito tiene implicaciones en la polémica de Valladolid entre Ginés de Sepúlveda y Las Casas. De momento preferimos no entrar en detalle a los argumentos que manejan Lewis Hanke (1949), Marcel Bataillon (1952), Silvio Zavala (1968), Benno Biermann (1968 y 1969) y Rene Acuña (1988). Sostenemos que hoy en día no se puede probar que el Debellandis Indis tenga por autor a Vasco, pues algunos conceptos de ese escrito difieren del pensamiento que sostuvo Quiroga, al menos en los documentos manuscritos que hoy en día conocemos.

58

precipita. Va recabando poco a poco sus observaciones para luego aplicar lo que corresponde en derecho. En este sentido hay que leer el siguiente texto de su Información, inspirado en Gerson, que muestra su modo de proceder con los diversos asuntos:
«Y así que cierto, sin dubda, a mi ver, donde tantas cosas y circunstancias se han de mirar y proveer, a que se ha de tener respecto, no basta mediana diligencia, ni mirarlo así como quiera y como de paso, porque deste poco miramiento y recatamiento nace el error de las cosas, como cierto no poco notablemente lo dice el cristianíssimo doctor Juan Gerson, partida 2.a, partícula XVI, De solicitudine ecclesiasticorum, en estas palabras, que sin embargo de la prolijidad, no me pareció que se debían dejar de poner aquí, por cierto a mi ver, muy notables, que dicen así: “En este asunto se comprende de dónde proviene el error tan frecuente en los juicios que se refieren al hombre y a sus costumbres, Hay quienes se fundan sólo en reglas generales, como son las sentencias proverbiales y los dichos autorizados de los santos, hay quienes se dedican completa y únicamente a examinar lo singular sin llegar a ninguna resolución que alcance los principios, o por ignorantes o por negligentes, bien porque atienden únicamente a la letra y a la materialidad sin espíritu, bien porque tal o cual malicia suya les pone la venda en los ojos. Hay otros hombres, discretos y prudentes, que con cuidadosa experiencia van juntando y componiendo las cosas singulares y con sabiduría las sintetizan en reglas generales, apuntando igualmente la razón de la ley encontrada, lo cual tiene efecto, a veces, recurriendo a reglas humanas. Lo primero se realiza por la virtud que Aristóteles llana gnómica; el segundo, por la epikeya, que podemos nombrar buena equidad. Y puesto que son rarísimos tales hombres discretos, ya que se requiere una larga aplicación de la experiencia junto con erudición, no conviene andar buscando en todos los individuos juicio sólido para esos asuntos relativos al hombre y a sus costumbres ni tampoco hay que presuponer que cualquiera deba dar ese juicio sólido, sobre todo, sin tener la verdadera información que se exige sobre tal caso con todas sus circunstancias.” Y pues por razón del lugar que indignamente tengo, y por así mandarlo su majestad, por sus provisiones y vuestra merced por sus cartas, es necesario dar parecer, más por obedecer y descargar que no por presumir ni osar, entonces procederá y se hará esto menos mal, según lo dicho, cuando miradas bien todas las circunstancias y hechas todas las experiencias, se haga.»133

Un buen ejemplo del modo como hace sus racionamientos jurídicos lo podemos encontrar cuando argumenta en relación al derecho de conquista.
133

HERREJÓN, Carlos, Información en derecho del Licenciado Quiroga sobre algunas provisiones del Real Consejo de Indias, Introducción y notas de Carlos Herrejón, ob.cit., I, nn. 10 y 11.

59

Vasco analiza primeramente quién tiene jurisdicción para actuar en este asunto. Sostiene que el fundamento que justifica la presencia española en el Nuevo Mundo se encuentra en las Bulas papales.134 Advierte que para poner pronto y urgente remedio a la desastrosa situación que observa, la Corona debe atenerse a la obligación que se contienen en los Documentos Pontificios:
«Porque, donde entre gentes bárbaras se han de enjerir e introducir de nuevo buenas costumbres y desarraigar las malas y plantarse la fe de nuestra cristiana religión con la esperanza y caridad della y esto en tierra tan extraña y ajena de semejantes virtudes, y no por sola voluntad, sino por una muy fuerte y firme obligación de la bula del Papa Alexandro, concedida a los Reyes Católicos, de la gloriosa memoria, que me parece que trae más que aparejada ejecución, cierto grand miramiento y recatamiento es menester.»135

Deja claro que la Corona tiene una obligación de tipo jurídico y que no es una cuestión meramente voluntaria sino una imposición. Y para dejar claro de qué tipo de obligación se trata reproduce un párrafo de la Bula y no precisamente la tocante a la concesión, sino el concerniente a la obligación de la predicación y la introducción de las buenas costumbres:
«Y la bula en dos partes, entre otras, dice estas palabras: Que vosotros estéis decididos y obligados a inducir diligentemente esos pueblos, islas y tierras a que reciban la religión cristiana (y lo repite un poco después). Además os mandamos en virtud de santa obediencia que, tal como lo tenéis prometido y no dudamos de que lo haréis, conforme a la extremada grandeza de vuestra devoción y de vuestro real ánimo, que empeñado en ello toda la debida inteligencia, habéis de enviar con destino a las dichas tierras firmes e islas, varones santos y temerosos de Dios, doctos, perfectos, [para] inbuir[las] en la fe católica y en las buenas costumbres.»136

En relación a la interpretación de las Bulas, Vasco se sitúa en la línea de los que consideraban que no hay un poder universal del papado, dominante tanto en el poder temporal como en el espiritual. Por tal motivo, sostiene que la soberanía española no puede referirse a la explotación económica sino que debe ser tan sólo en el terreno ejemplar. Cita al respecto a San Ambrosio y hace constantes referencias a Juan de Gerson al que sigue en lo referente al origen de la potestad política, la soberanía papal y al dominio que se puede tener sobre los infieles. Hace suyas las tesis de Gersón al decir:
134 135

Se refriere a las Bulas Pontificias del Papa Alejandro VI, en particular la Inter caetera de 1493. Ibídem I, n. 9. 136 Idem..

60

«Y como conviene que lo haga y mande hacer todo doctor e instruidor e apóstol, mayormente de gente bárbara como ésta, como por la divina clemencia y suma providencia y concesión apostólica, su Majestad lo es de aqueste Nuevo Mundo, y lo debe y puede muy bien y le sobran las fuerzas para ello, no para destruirlos, como nosotros lo entendemos, sino para edificarlos como su Majestad y el Sumo Pontífice lo entienden, como parece por la bula e instrucciones dello, y como también lo dice Juan Gerson, doctor cristianísimo, De potestate ecclesiastica et origine juris, consideración vigésima segunda en estas palabras: “Dicho poder es tan grande, cuanto Cristo, legislador Sapientísimo, previó que bastaría para la continua edificación de la Iglesia, su esposa amadísima, a quien fortaleció y dotó con su propia muerte. Arrebatarle ese poder sería impiedad sacrílega y mucho muy indigna.»137 «Puesto que en nuestro caso, como el mismo Gerson en el mismo lugar dice, no para determinación, sino para inquisición de la verdad dello y dar materia de pensar, como aquí también se dice, así la Iglesia y la Cristiandad y cabezas della, debe refrenar este poder así dado por Dios para edificación de su Iglesia y miembros della y no para su destrucción, que se acuerde también, acerca de infieles e no infieles, haberles quedado sus propios derechos, dignidades, leyes y jurisdicción.»138

El parecer de Quiroga sobre la guerra que se puede hacer a los indios, está apoyada en la autoridad de San Atanasio, que menciona tres tipos de guerra posibles y el papel de los emperadores romanos.139 Aunque pueda parecer que tiene semejanza con la posición de Ginés de Sepúlveda que sostiene la jerarquía natural que permite a los pueblos señores gobernar sobre los inferiores, nos parece que Vasco difiere de la posición de la inferioridad natural y señala que, en este caso, los príncipes son católicos, y que por tanto, tienen obligación de “instruir” a los naturales, “convertirlos” y “traerlos al verdadero conocimiento de su criador y de las cosas creadas”. Postura que se encuentra en perfecta correspondencia con su aceptación a las Bulas pero
137

Ibid., III, n. 27. Cfr. GERSON, Juan, Opusculum de solicitudine eclesiasticorum, Opera omnia, Amberes, 1706, col. 248, (P.C). 138 Ibid. , III, n. 28. 139 “Pues de aquestos tales bárbaros hallo que dice Atanasio sobre la epístola de San Pablo a Timoteo: Se dan entre nosotros tres géneros de guerra: el primero, cuando peleamos contra los bárbaros; el segundo, que se nos hace por alguna privada enemistad; el tercero que es intestino y que alientan a nuestro daño poblaciones bárbaras. Todo ello se apacigua gracias al cuidado de los emperadores. Por nuestra parte, es preciso que cuando ellos pelean, colaboremos con nuestros votos y plegarias. Así que por la sujeción y pacificación y sosiego de aquestos bárbaros tales, debajo de poder de príncipes católicos cristianos para instruirlos, ruega la Iglesia, pero no para destruirlos, sino para humillarlos de su fuerza y bestialidad, y humillados, convertirlos y traerlos al gremio y misterios della y al verdadero conocimiento de su criador y de las cosas criadas.” Cfr. Información en derecho, III, n. 25.

61

siempre y cuando sean entendidas en su preciso sentido jurídico. Por eso hay que sostener que Vasco no se pliega nunca al poder, sea el del rey o del Papa.140 En relación a la potestad Papal deja muy claro que no está de acuerdo con el universalismo medieval. Se trata, pues de un dominio solo en el orden espiritual. Vasco sostiene muchas veces que los naturales, a pesar de las acciones violentas de la conquista, no han perdido lo que les corresponde a derecho. Una declaración interesante que reconoce el derecho subjetivo de los individuos. Afirmación que constituye una novedad en la argumentación de la época. Así sostiene:
«Puesto que, como él allí dice, entre infieles e injustos pecadores existe justamente tal dominio, porque no se funda en la caridad ni en la fe, y permanece en ellos, guárdese o no la caridad, pues el dominio civil o político es un dominio introducido con ocasión del pecado. Y [si] la potestad eclesiástica papal, como el allí dice en su consideración duodécima, no tiene el dominio y los derechos terrenales, como sí tiene los del reino celestial, de tal suerte que no pueda disponer a su arbitrio de los bienes del clero, cuánto menos de los bienes de los laicos, bien que haya de concederse el que tenga sobre ellos cierto dominio regitivo y directivo, regulativo y ordinativo. Esto dice Gerson.»141

En texto ofrece interesantes vetas de estudio. Dejando muy claro que el Papa no tiene potestad sobre lo temporal en consonancia con los nominales, determina el modo del dominio que, en todo caso, debe ejercerse, es decir, que debe ser sólo del tipo regitivo, directivo, regulativo y ordinativo, lo que deja a salvo los derechos subjetivos de los indios. Por eso sostiene que el dominium que ejercen la Corona y los españoles, sólo puede entenderse en el sentido de seguir la naturaleza de esa potestas, consistente en seguir lo mandado por las Bulas que no es otra cosa que la edificación. Vasco insiste una y otra vez en su Información en Derecho, cuál debe ser el objetivo final de los españoles en las tierras descubiertas.142 Se trata, dice, de un deber que debe cumplirse. Sólo es justificable la fuerza por causas justas, lícitas y santas y con la debida
140

No estamos de acuerdo con Paz Serrano Gassent, (SERRANO GASSENT, Paz. Vasco de Quiroga. Utopía y derecho en la conquista de América. Madrid : Fondo de Cultura Económica, 2001, p. 365.) conocida por su estudio sobre Vasco, quien sostiene que Vasco sostuvo un “modelo colonial suave”, pues defendió la posesión española para lograr sus intentos utópicos. Quizá sea mejor decir que mantuvo una postura firme, siempre fundada en el derecho, para no ceder ante presión alguna. El punto es importante, pues de otra forma se falsea la coherencia de Vasco.
141 142

Información en derecho, III, n. 29. Cfr. GERSON, Juan, op. cit. cols. 246,248,253 (P.C.). Cfr. Por ejemplo Información en derecho, III, n. 26.

62

proporción; pero prefiere utilizar el término “pacificación” o el de “compulsión”, para insistir en que se trata siempre no de “destrucción sino de edificación”. Conflictos de Vasco por la esclavitud Los oidores de la Segunda Audiencia llegaron a México con instrucciones precisas, fechadas en Madrid el 12 de julio de 1530 y acompañadas de una Real Cédula del 2 de agosto de ese año, por las que se prohibía hacer esclavos a los indios como botín de guerra, aunque sea justa. Debían evitar también la figura del rescate, práctica habitual de algunos españoles que compraban esclavos a los amos y caciques indios con el pretexto de dejarlos posteriormente en libertad, lo que nunca sucedía. Vasco y los demás oidores actúan de inmediato para revertir la esclavitud, castigando a quienes la practican. Esas acciones generan un enorme malestar entre algunos españoles al verse privados de la mano de obra de esclavos indios. En efecto, sin la mano de obra de los esclavos se inician las dificultades para la explotación de las minas; hay problemas en las tareas agrícolas, en los trabajos serviles y en todo el campo de la economía. Pero los de la Audiencia no ceden, no sólo porque el derecho les da la razón, sino porque están convencidos de que la esclavitud es denigrante para el hombre. Los afectados, entre los que sobresalen los encomenderos, recurren a la Corte con innumerables quejas e informes catastróficos de lo que sucede en América. Tal descontento origina, en 1534 una Real Provisión por la que se permite de nuevo la esclavitud, en donde, además de autorizarla, permite herrar a los indios para marcarlos como esclavos; prohibiendo, eso sí, que las mujeres y los niños de pecho sean marcados.143 Es de imaginar la contradicción que sufrió Vasco junto con los demás oidores. Al dolor por esa Real Provisión se sumaron las enormes dificultades prácticas que ahora debían enfrentar para su ejercicio profesional. Vasco toma nota de lo que ve y siente. Escribe muchas de las experiencias que tuvo en aquellos meses. Lo hace con dolor. Se siente impotente ante tanta injusticia. Dos párrafos dan buena prueba:
143

La provisión revocada se había dado el 2 de agosto de 1530; ésta, revocatoria, es del 20 de febrero de 1534. Un resumen y referencias de la provisión puede verse en CASTAÑEDA, Paulino, Información de Don Vasco de Quiroga y su “Información en derecho”, José Porrúa Turanzas, Madrid 1974, pp. 59-64.

63

«De éstos después, y ahora poco ha, se vieron en esta ciudad muchos traídos a vender, y vendidos herrados en los carrillos con el hierro que ellos dicen de su majestad, y sin esperar sentencia ni aprobación desta Audiencia Real, y sin perdonar a mujeres ni a niños ni a niñas menores de catorce años, hasta los niños de teta de tres o cuatro meses, y todas y todos herrados con el dicho hierro tan grande que apenas les cabe en los carrillos, y al fin todos pasados por un rasero sin distinción de edad ni sexo. Y yo los vi y los secresté juntamente con otro oidor, sin ver hechas las justificaciones de la provisión que bien sospechaba yo que en esto habían de parar, como habrían de parar en todo lo demás, y aunque, a lo menos en esto, me hayan hecho verdadero, no lo quisiera yo salir tanto ni tan temprano, en tanto perjuicio de aquestos miserables.»144

En otro lugar de la Información en derecho, abunda sobre el particular, señal clara de que ha quedado impresionado:
«Y como dicen que ha acontecido y acontece ahora, en una provincia de la Nueva Galicia, donde no sé con qué autoridad, porque desta audiencia yo sé que no la tienen para ello, y tampoco de su majestad, han hecho y hacen esclavos hasta las mujeres con hijos de teta de tres a cuatro meses a los pechos de las madres, y herrados con el hierro que dicen del Rey, casi tan grande como los carrillos de los niños, y los traen a vender a esta ciudad, en los ojos desta Audiencia, como hatos de ovejas, a mi ver y creer, por lo que dello sé inocentísimos, que no hay corazón de carne cristiano a mi ver que lo sufra: la cual crueldad por mandato desta audiencia, fuimos ayer a ver un oidor e yo con escribano, y vimos todo esto y más, que algunos de éstos ya estaban enfermos y enfermas casi para expirar. Escriben de allá que asuela la tierra, Dios por su piedad lo remedie. Preguntando nosotros a los que los traían qué mal habían hecho aquellas mujeres y niños de teta para así los herrar, respondieron que de entre las peñas los sacaron, donde los hallaron huidos y abscondidos (justamente a osadas por cierto) para así los captivar y herrar. Huyen las ovejas delante los lobos, y escóndense las tristes de miedo y temor por los montes y breñas y aún no las quieren dejar, sino que las toman por de buena guerra. Cierto muy grande y muy cargosa ceguedad es ésta .»145

Los conflictos de conciencia en el ejercicio profesional son muchos. Debe juzgar de continuo sobre muchos asuntos, pero cuando se trata de los referentes a la esclavitud, se encuentra siempre ante un dilema, aplicar la ley o
144

HERREJÓN, Carlos, Información en derecho del Licenciado Quiroga sobre algunas provisiones del Real Consejo de Indias, Introducción y notas de Carlos Herrejón, op. cit., III, n. 214. Citamos la numeración propuesta por Herrejón. 145 Información en Derecho, III. n. 164.

64

seguir el juicio de su conciencia. Un caso, entre muchos es ilustrativo:
«Apuntan en sus pleitos muchas veces, como quien no hace nada, grandes y sutiles puntos y apuntamientos, como si lo hubiesen estudiado; y de muchos, quiero decir aquí uno que no ha mucho ante mí pasó. Y es que una india presentó por demanda su pintura y declarándola ella misma como todos muy bien saben hacer, y también que no se podría así fácilmente creer, si no se viese el concierto, sosiego y denuedo y los meneos y reposo y humildad con que lo hacen; en que en efecto pidió a su ama que habiéndola ella comprado o alquilado para que la sirviese, en su servicio había enfermado y llegado a lo último de la vida; estando ella así muy al cabo, le había dicho que se fuese a do quisiese, que hedía con la enfermedad, y la había echado de su casa; y aún demás desto, le había tomado una camisa que le había dado, por lo cual era visto haberla desamparado y dejado en abandono; y después ella había sanado con la ayuda de Dios y sin la suya de su ama; y agora que la había visto buena y sana, la quería tornar a tomar y servirse della; por tanto, que le mandase yo que no la tomase ni molestase más sobre ello; su ama negó esto. Yo le dije si tenía testigos de cómo esto había pasado como ella decía; ella respondió que sí, y le repliqué que mirase no fuesen sus parientes, porque serían sospechosos; ella a osadas, los trajo tales y tan buenos, que pareció ser mucha verdad, y así salió con victoria del pleito. Estas semejantes cosas, cuánto edifiquen en esto esta gente en todo, y cuán fieles y alegres los haga, y cómo lo notan, miran y entienden, no fácilmente se podría decir, ni dicho creer, como ello es y pasa.»146

Información en Derecho Una vez más, aparece el Licenciado Vasco como un hombre de acción. Ante la esclavitud y los abusos que se siguen, la Audiencia envía información a la Corona y al Consejo de Indias pidiendo la anulación de la Real Provisión de 1534. Fray Juan de Zumárraga se suma a esas peticiones y muchos religiosos lo hacen en el mismo tenor. Como no hay respuesta desde España, entonces Vasco decide actuar a título personal. Escribe durante muchas noches pasadas en vela, lo que será su escrito más extenso, al que conocemos como Información en Derecho. No es un tratado, ni está dirigido para que sea leído por el público, ni siquiera por los estudiosos del tema. Se trata de una carta. Una larga carta en donde se desahoga con un buen amigo. La Información en Derecho está fechada en México el 24 de julio de 1535. Su destinatario es Bernal Díaz de Luco, en aquel entonces Oidor del
146

Ibídem. n. 190.

65

Consejo de Indias, hombre de gran prestigio dentro del Consejo y la Corona. En su escrito, el Licenciado Quiroga le aclara que todo ese material es “de lo que muchos días ha tenido sobre esto apuntado y pensado”.147 Se excusa porque se trata, dice, de “una ensalada”.148 En efecto, es toda una ensalada con distintos condimentos, algunos de sabor amargo, otros que salpican gracia y revelan que es conocedor de muchos refranes y metáforas; otros más que muestran que es un “abogado cauteloso en los pleitos”.149 Se trata de una gran ensalada mixta porque al escrito anexa una serie de documentos: las Provisiones Reales de 1530 y 1534; la Bula Inter coetera; una cláusula del testamento de la Reina Isabel, así como las dudas de un tal Cereceda, un Parecer del maestro Rojas y las apostillas que hace el propio Quiroga. Debió ser muy voluminoso el envío. El texto descubre que el Licenciado Quiroga es un hombre con muchas horas de estudio, conocedor de las discusiones filosóficas y teológicas de la época, con capacidad de sustentar su parecer con argumentos de fondo, con el apoyo de los mejores tratados usados en el mundo universitario. Sus reflexiones y propuestas vienen impregnadas de citas que no son meramente ornamentales, pues dice que “no quiere presumir ni osar”.150 La Sagrada Escritura es citada con naturalidad, como de memoria, casi siempre en latín. De los clásicos, aparecen en su escrito Virgilio, Horacio; sobresalen las citas a las Saturniales de Luciano para referirse a la edad dorada.151 No cita directamente a Aristóteles sino a través de Gerson.152 San Juan Crisóstomo, San Atanasio, San Ambrosio, San Agustín y San Basilio son sus fuentes patrísticas. Como buen jurista recurre frecuentemente a la Lex romana visigotorum, como premisa fundamental de sus argumentos. Conoce y maneja
147 148

Ibídem. n. 253. Ibídem. n. 276. 149 Ibídem. n. 276. 150 Ibídem. n. 11. 151 “Y cuasi, de la misma manera que he hallado que dice Luciano en sus Saturniales que eran los siervos entre aquellas gentes que llaman de oro y edad dorada de los tiempos de los reinos de Saturno, en que parece que había en todo y por todo la misma manera e igualdad, simplicidad, bondad, obediencia, humildad, fiestas, juegos, placeres, beberes, holgares, ocios, desnudez, pobre y menospreciado ajuar, vestir, y calzar y comer, según que la fertilidad de la tierra se lo daba, ofrecía y producía de gracia y cuasi sin trabajo, cuidado ni solicitud suya, que ahora en este Nuevo Mundo parece que hay y se ve en aquestos naturales, con un descuido y menosprecio de todo lo superfluo con que aquel mismo contentamiento y muy grande y libre libertad de las vidas y de los ánimos que gozan aquestos naturales, y con muy grande sosiego de ellos que parece como que no estén obligados ni sujetos a los casos de fortuna, de puros, prudentes y simplecísimos, sin se les dar nada por cosa, antes se maravillan de nosotros y de nuestras cosas e inquietud y desasosiego que traemos, como algunos algunas veces ya lo han dicho a alguno de nosotros, maravillándose mucho dello.” Ibídem. n. 226. 152 Ibídem. III, n. 9.

66

una herramienta fundamental en el ejercicio de su profesión, citando Reales Cédulas y las Bulas Pontificias de Alejandro VI. Cayetano, Gerson, San Antonino de Florencia y Sebastián Brand, son sus fuentes escolásticas; mientras que los humanistas citados son Tomás Moro y Guillermo Vudeo (Budé). Al escribir a su amigo, Bernal Díaz de Luco, el Licenciado Quiroga se propone como primer objetivo recibir alguna contestación que pueda ayudarle a mejorar, o incluso cambiar, algunos criterios que tiene. Es la actitud humilde de quien pide consejo. Intenta, también, que las autoridades estén bien informadas de manera objetiva antes de tomar decisiones que puedan tener efectos desastrosos. Sabe Vasco que su amigo influye en la Corte y en el Consejo de Indias. El escrito, entonces, es una Información que la hace en Derecho, es decir, con criterios jurídicos. El Licenciado Quiroga informa de lo que está sucediendo en Nueva España, con objeto de salir al paso de “gentes codiciosísimas que acá pasan y allá informan”,153 que han logrado con “engaño muy notorio y manifiesto”,154 una serie de beneficios, entre los que destaca, como asunto grave, la Provisión de 1534 que autoriza de nuevo la esclavitud. El escrito habla de los inconvenientes de la nueva Provisión; explica y critica con detalle el modo como los españoles abusan de los indios; de lo relativo al derecho de conquista y la esclavitud. También refiere algunas costumbres de los indios, por barbarie y tiranía, que son deplorables, pero insiste en su bondad natural y en la imperiosa necesidad de no violentar sus derechos que como personas tienen. Propone soluciones para lograr una organización social ordenada, con “policía mixta”, explicando la positiva experiencia del pueblo-hospital y sus deseos de lograr que se viva en estas tierras como lo hicieron los primeros cristianos. No tenemos noticia de si su escrito fue o no contestado. Durante los siguientes años se discute mucho en España sobre el derecho a la conquista, la esclavitud, las encomiendas y forma de gobierno, entre otros asuntos. Es famosa la polémica de Valladolid entre Ginés de Sepúlveda y Bartolomé de las Casas. Francisco de Vitoria desarrolla las bases del derecho indiano. Será hasta 1542 cuando finalmente se establezca formalmente la abolición de la esclavitud indígena en territorios españoles.155
153 154

Ibídem. n. 161. Idem. 155 Cfr. ZAVALA, Silvio, Los esclavos indios en la Nueva España, El Colegio Nacional, México, 1967, pp.

67

Conflictos con algunos religiosos Sería injusto decir que los religiosos no ayudaron en la labor pastoral de Vasco de Quiroga.156 Pero sería faltar a la verdad no referir los dolores que le causaron algunos franciscanos y agustinos. Don Vasco tuvo que resignarse a vivir, durante su vida episcopal, con la esperanza de no tener que enfrentarse a los religiosos que rivalizaban fundamentalmente en dos campos: el pago de los diezmos y la administración de los sacramentos. Hay constancia de las referencias negativas y el encono de algunos religiosos para con el Obispo de Michoacán.157 Es significativa, por ejemplo, la carta que fray Ángel de Valencia y otros franciscanos escriben al Emperador en 1552, en donde dicen que «el obispado de Michoacán nunca fue visitado hasta hoy por su obispo»; y otra de 1555, firmada por fray Francisco de Bustamante y otros siete frailes también dirigida al Emperador:
«Si ha dicho el Obispo de Michoacán que no administramos los sacramentos como conviene, no sé yo cómo él lo sabe, pues jamás ha visitado su obispado ni ha visto lo que hacemos, y esto fuera justo que mandara y enmendaran los de Vuestro Consejo, pues no ha querido conocer a sus ovejas, y todo su oficio es entender en pleitos con ellas y con los obispos comarcanos, y con gran menosprecio de la dignidad episcopal andar por los estrados y casas de los secretarios y relatores, y jamás determina causa matrimonial, sino que todas las deja para la visita, la cual hasta hoy no ha hecho ni hará.»158

Y una más, de 1558, firmada por fray Francisco de Toral: «Este señor es viejísimo y no entiende en cosas de Órdenes, ni de sacramentos, sino en pleitos y en diezmos».159 Don Vasco sabe, por supuesto, de las quejas enviadas a la Corte. Amante de la verdad y la justicia, decide enviar también su versión. El 22 de
107 y ss. 156 Un interesante escrito al respecto es el de MORALES, Francisco, “Las órdenes religiosas en la historia de México”, en Religiones y Sociedad, núm. 7, sep-dic, 1999. 157 Una selección de las referencias negativas de algunos religiosos contra Vasco de Quiroga pueden verse en: CEVALLOS, Manuel, La acción pastoral de Don Vasco de Quiroga, op. cit., 158 Carta de los franciscanos de Nueva España al Consejo de Indias, México 20 de noviembre de 1555, en AGI, Indiferente General, 2978.. 159 Citado por CEVALLOS, Manuel, La acción pastoral de Don Vasco de Quiroga, op. cit., p. 54.

68

marzo de 1555 escribe también a los del Consejo:
«Se tiene por cierto (que) los religiosos de las tres órdenes mendicantes (franciscanos, dominicos y agustinos) que residen en esta Nueva España, escriben a su Majestad y a ese Consejo Real y, aún según ellos dicen, hasta Roma al Papa los agravios que dizque les hacemos los obispos de esta tierra.»160

Los supuestos agravios son un problema complejo. La actuación de los frailes con frecuencia se hacía al margen del Obispo. Se apoyaban en la Omnímoda, título genérico para referirse a la Bula Omnímoda del Papa Adriano VI, con fecha 19 de mayo de 1522, que otorgaba muchos privilegios a los primeros frailes destinados a la evangelización de las tierras descubiertas. A esta Bula se sumaban otros muchos privilegios de este tenor, muchos de los cuales por un lado buscaban animar a los religiosos a que fueran al Nuevo Mundo y, por otro, eran un reflejo de una visión que consideraba a los religiosos más preparados y santos que a los sacerdotes seculares. Esto les facultaba, decían, para arrogarse una serie de competencias que le correspondían en derecho al Obispo. Don Vasco de Quiroga, por vocación y profesión, lleva toda una vida solucionando problemas jurídicos y haciendo que todos, sin excepción, cumplan la ley. Nunca perteneció a orden religiosa alguna y no es aventurado decir que tenía una mentalidad laical, es decir, distinguía perfectamente el ámbito religioso del civil, así como lo que constituía un trabajo profesional sin mezclar asuntos internos con externos, y que católico es quien no se sirve de la Iglesia y busca servirla del mejor modo posible, con el cumplimiento responsable de las obligaciones personales. Su responsabilidad como Obispo le obligaba a buscar la unidad de gobierno. Tenía por derecho la jurisdicción para determinar todo lo tocante a su tarea de pastor. A él y sólo a él, como obispo, le corresponde, según las normas de derecho y las facultades que le da el Papa al nombrarlo obispo, determinar lo referente a la administración de sacramentos, el nombramiento de párrocos, lo relativo a los diezmos y cualquier asunto relativo a la fe y a las costumbres. Pero algunos religiosos quieren actuar por su propia cuenta, acción que no tolera Vasco, aunque comprende que muchos lo hacen por su celo apostólico. 161
160

Citado por MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 215. 161 Es interesante una carta que el 20 de febrero de 1561 mandó desde México don Luís de Anguis, profesor

69

En 1555 se convoca el Primer Concilio Provincial Mexicano al que acude don Vasco.162 El complejo asunto de la actuación de los religiosos es tema obligado. Los obispos reunidos son en su gran mayoría religiosos, pero se quejan también de las facultades que los religiosos esgrimen en su defensa. El Concilio toma algunas medidas en contra de la actuación de los religiosos que protestan de manera airada. Los Agustinos argumentan que ese Concilio no tiene jurisdicción para legislar sobre el particular. Don Vasco, que es hombre que habla claro cuando hay necesidad, le sugiere al Prior de los Agustinos que si tal es su deseo de trabajar por la fe cristiana, fueran a lugares donde no hubiera parroquias y le menciona poblados como Xicotlán, Tepalcatepec, Arameo Cinagua, o La Huacana; de no aceptarlo, se vería en la necesidad de retirar el beneplácito dado para sus monasterios. Ya referimos la animosidad mostrada por los franciscanos y las cartas en tono de queja que remiten al Rey. Los religiosos arman una estrategia en su defensa. Las quejas enviadas a España van en cada navío que parte de Veracruz. Acuden también al Virrey don Antonio de Mendoza, de quien dice un religioso que
«como fuese tan aficionado a las religiones y las favorecía tan declaradamente, siempre estaba dispuesto a protegerlas y darles beneficios.»163

La problemática duró muchos años y, en algunos lugares, continúa. El 3 de marzo de 1557 la Corte, quizá en respuesta a lo acordado en el Primer Concilio Provincial Mexicano celebrado dos años antes, comunica a los obispos de Nueva España que respecto a los religiosos se
«guarden los privilegios y concesiones que tenían del Papa Adriano Sexto y de León Décimo” y, además, “que acerca de lo dicho no hagáis novedad alguna y guardéis sobre ello a las dichas Órdenes de Santo Domingo, San Francisco y San Agustín sus privilegios y excepciones.»164
de la Universidad Pontificia de México, dirigida al rey Felipe II, para dar al monarca los informes que había solicitado sobre el estado de la iglesia en la Nueva España. Puede verse en: CUEVAS, Mariano, Documentos, ob. cit. “Carta del Dr. Luis de Anguis, 20 de febrero de 1561”, documento XLV, pp. 250-267 162 Cfr. Colección de cánones y de todos los concilios de la iglesia española, traducido al castellano con notas e ilustraciones por José Juan Tejada y Ramiro, Imprenta de D. Pedro Montero, Madrid, 1855. 163 GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España, México, Porrúa, 1985, Libro I, cap. 30, p. 114. 164 Citado por MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 217.

70

En 1562, con fecha 11 de julio, recibe la Audiencia una Real Cédula, comunicando, entre otros asuntos, que algunos religiosos agustinos escribieron al monarca quejándose de
«que el obispo de Mechuacán muchas veces les amenaza y hace fieros diciendo que les ha de quitar los monasterios que tienen edificados en su obispado, por haberlos tomado y edificado sin su licencia”, y solicita a la Audiencia que consiga que “el dicho obispo ni sus ministros les hagan semejantes molestias.»165

Muchas de las quejas de los agustinos tienen su origen en un largo y complicado litigio, que se lleva tanto en el ámbito civil como en el canónico, que tiene Vasco con la orden de San Agustín, por la fundación de un monasterio en Tlazazalca, hecha con sola licencia del virrey Mendoza, sin el beneplácito y contra la voluntad expresa del obispo, quien ha nombrado para ese pueblo al cura y a un vicario juez eclesiástico, quienes actúan con violencia contra los religiosos y queman el incipiente monasterio.166 La autoridad que le confería su condición episcopal le llevó también a un conflicto que le quitó mucho tiempo y le causó profundo dolor. Un franciscano, de origen francés, de nombre Maturino Gilberti, guardián del Convento de Uruapan, publicó en 1559 dos libros, un Diálogo de Doctrina Cristiana en lengua tarasca y un Vocabulario de Lengua de Michoacán pero sin autorización del obispo y dedicándoselos al mismo don Vasco. A pesar de la dedicatoria, el obispo consideró que la doctrina de esos libros, y en especial el Diálogo, contenía errores doctrinales, por lo que determinó que no podían venderse ni divulgarse. El fraile Maturino se molestó y recurrió a la Corona. En España le piden al fraile que haga correcciones a algunos párrafos, hechos los cuales la Corona contesta “no se halló cosa que se debiese corregir”167 favoreciendo los deseos del franciscano. Pero don Vasco, que sabe de jurisdicción, no cede y mantiene la prohibición sobre esos textos. El obispo es quien tiene la facultad para autorizar un texto y no la Corona. Maturino Gilberti hace un escándalo. Recurre una y otra vez a España con tremendas acusaciones al obispo. En
165

El texto de esta Real Cédula se puede ver en GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España, op. cit., cap. XVI, p. 200 166 Un magnífico trabajo sobre el particular puede verse en: CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), ob. cit. 167 Cfr. “Proceso contra el P. Fr. Maturino Gilberto por el doctor Esteban de Portillo1571”, Archivo General de la Nación, México (AGN), Inquisición, vol. 43, núm. 6.

71

1563 envía un nuevo alegato a la Corona en donde acusa a don Vasco de Quiroga de fomentar la rivalidad entre el clero diocesano y el regular; de que se empeña en construir una catedral “superflua” y sumamente costosa; que trata muy mal a los indios a quienes “los golpea y les pone en el cepo por cualquier falta”; les obliga a pagar el diezmo; que concede favores a los clérigos seculares y que funda santuarios y otras iglesias en las que se practican “devocioncillas”168. El caso se alarga muchos años, incluso después de la muerte de don Vasco. Maturino Gilberti muere en 1585.

Litigios diversos El derecho es su pasión. Bien se puede calificar a don Vasco como un hombre con pasión por el derecho tanto por la manera de ejercerlo como por los sufrimientos que le causa. Lo estudia, lo aplica y busca que los demás se guíen por la ley, pues el estado de derecho es la única forma posible de convivencia entre los hombres. Algunos lo criticaban diciendo que siempre estaba en pleitos. Quizá sea mejor decir que siempre estaba defendiendo el derecho de los demás. Hemos podido estudiar veintinueve legajos que recogen algunos de estos litigios que requieren de un estudio más profundo y que son buen reflejo de cómo don Vasco defiende el derecho, no su persona, para proteger a quienes a él acuden en busca de defensa y protección.169 Tiene un litigio con don Juan de Zumárraga, Arzobispo de México.170 Eran buenos amigos, pero cuando tiene que defender lo que le corresponde en derecho, no cede. El asunto tiene que ver con las demarcaciones diocesanas, pues algunas estancias y poblaciones cercanas a Querétaro están, asegura Vasco, dentro de su diócesis y no en las de México como pretende Zumárraga. Su segundo biógrafo lo refiere así:
«Tomó el señor obispo la pluma y manejándola con igual destreza hizo un informe de derecho. Sobre esto cita textos en abundancia, ya del Decreto, ya de las Decretales, ya del Derecho de los Romanos, ya del nuestro en las leyes del estilo y práctica del Reyno. Añade largos y terminantes pasajes de
168

Cfr. Memorial del R.P. Fr. Maturino Gilberti, O.F.M. a Su Majestad, 4 de febrero de 1563: AGI, t. 43, ramo de Inquisición. 169 Los legajos que se encuentran en AGI han sido paleografiados en la Catedral de Morelia. En la Guía bibliográfica sobre Vasco de Quiroga damos razón de cada uno. 170 Cfr. AGI, Justicia, leg. 140, n. 2.

72

varios autores, como Alciato, Pablo de Castro, el Especulador y Barberini, citando con naturalidad hasta las páginas, no embarazándole para manejar los libros gravísimos problemas que ocupaban y llamaban su atención.»171

El pleito lo pierde el Arzobispado de México, quien se ve obligado, muerto ya Zumárraga, al pago de diezmos cobrados con antelación. Hay que decir que tanto don Vasco como Zumárraga fueron muy respetuosos y se sometieron a la justicia. Un caso semejante pero más molesto, lo llevó a litigar en 1551 con el Obispo de Nueva Galicia, Pedro Gómez de Malaver, “sobre que éste le satisfaga los perjuicios que le causó de haberse introducido a exigir diezmos en la jurisdicción del Obispado de Mechuacán”.172 Una seria y muy larga disputa jurídica tuvo también con el Virrey don Antonio de Mendoza quien se empeñó en fundar otra ciudad en el Valle de Guayangareo intentando minimizar Pátzcuaro como sede episcopal.173 El 18 de mayo de 1541 se funda la nueva ciudad, con el nombre de Michoacán. 174 El acta de toma de posesión de las tierras asignadas hecha por los comisionados, indica que se cumplió con las formalidades de ley y nadie se presentó a objetar el acto. Parece claro que no se informó al obispo Vasco, quien se opuso siempre a la creación de esa nueva población por muchos motivos, entre otros, porque se le asignaba el nombre de Michoacán que había ostentado Tzintzunzan o Uchichila cuando Vasco tomó posesión como obispo; mismo nombre que luego recibió Pátzcuaro cuando el obispo trasladó a ese poblado su sede episcopal. La población naciente, en el valle de Guayangareo, la llamaron después Nueva Ciudad de Michoacán.175 Constituida la autoridad civil de la nueva población, solicitan
171 172

MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, o.c. p. 4. Cfr. AGI, Justicia, leg. 148, n. 3 y AGI, Justicia, leg. 1041, n. 1. Un estudio detallado sobre el particular puede verse en ROMÁN GUTIÉRREZ, José Francisco, Sociedad y evangelización en Nueva Galicia durante el siglo XVI, El Colegio de Jalisco-INAH-UAZ, Guadalajara, 1993. 173 Hay un estupendo trabajo que relata las vicisitudes ocurridas en la fundación y desarrollo de esta ciudad que hoy es Morelia: HERREJÓN PEREDO, Carlos, Los orígenes de Guayangareo-Valladolid, El Colegio de Michoacán, , Zamora 1991. 174 MENDOZA, Justo, Morelia en 1873. Su historia, su topografía, su estadística, Morelia, Fimax, 1974, pp. 41-42. 175 Para conocer más sobre el asunto puede verse: LEMOINE VILLICAÑA, Ernesto, “Quiroga y Mendoza. La disputa por Michoacán en el sigloXVI” en: V Jornadas de Historia de Occidente: Mesoamérica ayer y hoy. 1982, Jiquilpan, Centro de estudios de la Revolución Mexicana “Lázaro Cárdenas”, A.C., 1983. Del mismo autor: “Documentos para la historia de la ciudad de Valladolid (1541-1624) en: Boletín del Archivo General de la Nación, México, Tomo III, n. 1, enero-marzo 1962, pp. 5-98.

73

formalmente al obispo la presencia a algún sacerdote para la atención de los pobladores. Vasco niega a la Nueva Ciudad de Michoacán la erección de una parroquia y comunica que no será enviado ningún clérigo especialmente dedicado a quienes ahí viven. Inician los problemas y reclamos de los pobladores, quienes piden la intervención del Virrey. Mendoza, haciendo gala del poder real y abiertamente enfrentado con el obispo Vasco de Quiroga, firmaba una provisión real, con fecha 22 de mayo de 1545, en la que no sólo pedía sino ordenaba que el obispo pusiera clérigo que administrase sacramentos en la Ciudad de Michoacán, con apercibimiento que de no hacerlo, se proveerá lo que convenga.176El 30 de junio se presentó en Pátzcuaro una comisión de vecinos de la nueva ciudad para notificar la provisión a Vasco, quien habiéndola escuchado, la tomó en sus manos, la besó, y la puso sobre su cabeza, como mandamiento real que era. Luego, con muy buenas maneras, dijo que tenía mucho qué decir e alegar por ser en grande y notorio perjuicio suyo y de su iglesia.177 Exigió al escribano que no se volviera sin su respuesta. Dos días le bastaron para redactar un extenso y vibrante alegato. Don Vasco muestra todas sus dotes de buen jurista y arremete contra las pretensiones del Virrey.178 En su contestación dice que en este asunto no tienen competencia ni el Virrey ni juez alguno. Los acusadores del asunto, por la materia de que se trata, deberían sujetarse al fuero de un obispo consagrado. Argumenta que la provisión para la nueva fundación de ciudad, se libró sin llamar ni oír todas las partes interesadas, en perjuicio de la libertad. Por lo tocante a la autoridad eclesiástica, no hubo ni hay, consentimiento del obispo para la creación de templo en la nueva población. Explica que se opone a la fundación de esa ciudad porque no hay manera de dotar la iglesia nueva, teniendo antes que sustentar la catedral; argumenta, además, que el lugar de la nueva población es inapropiado: yermo, ventoso; propicio para enfermedades, lejos de leña, agua limpia, y comercio.179 Sostiene que no es conveniente esa

176

LEÓN, Nicolás, Documentos inéditos referentes al ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga, México, Antigua Librería Robledo, de José Porrúa e hijos, 1940, p. 9. 177 Ibídem. 178 Cfr. El obispo de Mechoacán con los vecinos del Pueblo de Guayangareo sobre que no lo llamen Ciudad de Mechoacán y se pasen a vivir a la Ciudad, en AGI, Consejo, Est. 47, Cajón 5, Leg. 67/23 [topografía antigua]. Copia manuscrita hecha a principios del siglo XX en la biblioteca de El Colegio de Michoacán, Zamora, Michoacán, 2 vols. 179 Ibid. p. 23

74

nueva ciudad porque los mismos pobladores eran antes vecinos de la legítima Ciudad de Mechoacán donde tienen todo a la mano, particularmente la administración espiritual y tierras en un sitio cercano; y, sobre todo, porque no hay derecho para intitular Ciudad de Mechoacán al sitio del Guayangareo, contraviniendo la Bula papal y una disposición regia, que le dieron ese título a la ciudad donde está su sede episcopal. Ese nombre, además, fomenta gran confusión, revueltas y diferencias.180 Vasco no cedió nunca a la fundación de esa nueva ciudad, sustentando su posición con argumentos jurídicos. En cambio, cedió por motivos pastorales, enviando a esa ciudad un sacerdote, Bernardo de la Torre, y, temporalmente a otro, el padre Pedro de Logroño, para atender espiritualmente a los primeros pobladores; permitió también que los religiosos actuaran ahí.181 La actual ciudad de Morelia, capital del Estado de Michoacán, llevó cuatro sucesivos nombres: Nueva Ciudad de Mechoacán (1541-1554); Pueblo de Guayangareo (1555-1570); Ciudad de Guanyangareo (1571-1577), a partir de finales de 1577 o principios de 1578 se llamó Valladolid.

180 181

Ibídem. LEÓN, Nicolás, Documentos inéditos referentes al ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga, ob.cit., p. 25.

75

V. ORDENANZAS PARA UN PUEBLO-HOSPITAL
Anotaciones y experiencias Es posible que a partir de 1534 el Licenciado Quiroga iniciara sus anotaciones y proyectos de lo que debería ser el Reglamento de los dos pueblos-hospitales hasta entonces fundados. Pero como primero es el ser vivo y luego se diseña la vestimenta, sus notas fueron creciendo y modificándose de acuerdo con la vida misma de esos pueblos, con todas sus experiencias positivas y negativas. En el último periodo de su vida, cuando ya no es el Licenciado Quiroga sino Don Vasco, tenía perfectamente establecido lo que son las Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe de México y de Michoacán, 182 con las que aseguraba la vida y funcionamiento de esas fundaciones por las que tanto trabajó. Durante poco más de dos siglos el escrito estuvo perdido a la vista de todos, pero el espíritu de las Ordenanzas se vivió en los pueblos-hospitales hasta bien entrado el siglo XIX. Su segundo biógrafo183 las encontró y publicó en 1766 con un prólogo en el que cuenta lo siguiente:
«Consta del Testamento de V. Sr. Quiroga, que él había hecho ciertas Ordenanzas para el gobierno de los Hospitales de Santa Fe. Éstas son sus palabras en la cláusula duodécima: “Item declaro y es mi voluntad que se vean las Reglas y Ordenanzas que yo tengo hechas en el Hospital de Santa Fe, así en el de México como en el de Michoacán, para que vistas se guarden y se cumplan como en ellas está declarado, porque aquello es mi voluntad y para tal efecto las he hecho, y no se exceda cosa alguna; y el Deán, Cabildo de nuestra Santa Iglesia tengan en cuenta y razón como se guarden, y cumplan dichas Ordenanzas”. Ya se deja entender que con esto cualquiera quedaría inflamado en el deseo de ver pieza tan venerable por su autor, como yo lo estuve mucho tiempo, hasta que en el Archivo de la Sala Capitular de esta Santa Iglesia, en el legajo 69, hallé un cuaderno sin principio, ni fin, que por su contexto me hizo venir fácilmente en el conocimiento de que esto era lo que deseaba. Y ciertamente para su
182

Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe en México y Michoacán. Dispuestas por su fundador el Rmo. y Venerable señor Don Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, México, Talleres Gráfico de la Nación. 1940, XVIII, 38 pp. Están publicadas también en AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Pensamiento jurídico. Antología, Miguel Ángel Porrúa, 1970. Apéndice. Si no se dice nada en contrario, señalamos en cursivas las palabras de Vasco y señalamos la página en la versión de Aguayo Spencer. 183 Juan Joseph Moreno.

76

identidad, sobran las pruebas que ministran las más de ellas, que hacen relación a los dichos Hospitales y su instituto; especialmente la primera, que trata de las fiestas votivas y la última de las que aquí hemos puesto, que expresa las señas más individuales de su autor. A lo que se añade tener el cuaderno a la margen diferentes correcciones y adiciones de la misma letra del Venerable Señor, que conozco bien. El tiempo en que las hizo fue casi el último período de su vida y por esta razón quedaron en borrador, sin haberse podido sacar siquiera una copia en limpio ni haberse puesto en observancia, como lo deseaba su piadoso autor.»184

El cuaderno sin principio, ni fin, indica que las Ordenanzas no están completas. Tiene toda la traza se ser un borrador con anotaciones marginales manuscritas. No sabemos el orden exacto que, en la mente de su autor, deben guardar las ordenanzas o reglamento del funcionamiento del pueblo-hospital. Si Vasco calificaba su Información en Derecho como una “ensalada”; de las Ordenanzas se puede decir que estamos ante una estupenda comida entera, con platillos variados llenos de sabiduría y sentido práctico. El texto no es un reglamento frío, sino una serie de consejos paternales en donde además de la indicación concreta sobre el modo de hacer las cosas explica los motivos para su mejor aplicación. Su lectura no es tarea fácil pues frecuentemente los nexos gramaticales son de yuxtaposición; es muy reiterativo. La puntuación, poca y con criterios diversos a nuestra escritura. Hay que añadir que Juan Joseph Moreno, su segundo biógrafo, tuvo que hacer la paleografía de un manuscrito escrito dos siglos antes, lo que pudo ocasionar errores involuntarios. Precisamente para apreciar la riqueza de las Ordenanzas y para facilitar su lectura completa, las presentamos en el Apéndice II, pero modificadas al uso y estilo de los reglamentos en nuestros días. Hemos modificado la estructura y el orden de las Reglas y Ordenanzas, omitiendo las reiteraciones y mejorando la puntuación. Procuramos mantener las palabras del mismo Vasco dejando en letras cursivas las que le pertenecen, lo que hace que la estructura gramatical no sea del todo correcta, pero lo suficientemente clara para que se entienda y no pierda el estilo, paternal y jurídico, que deseó imprimirle Vasco. Añadimos títulos, señalamos la fuente original donde se toma cada texto y dejamos las notas al pie puestas por Juan Joseph Moreno. Las Reglas y Ordenanzas destilan sabiduría y reflejan, tanto la naturaleza y vida de un pueblo-hospital, como el pensamiento de Vasco. Muchos las han comentado en alguna de sus partes con peligro de perder el todo. Algunos más dicen que es copia modificada de la Utopía, pero ya hemos
184

AGUAYO SPENCER, Rafael, Reglas y Ordenanzas, op. cit., p. 221.

77

dicho que Vasco de Quiroga muy probablemente desarrolló primero un proyecto y luego encontró una feliz coincidencia con la isla imaginada por Moro. Una lectura detenida de las Ordenanzas permite afirmar que Vasco primero tuvo una experiencia viva, fruto de su humanismo, sueños y reflexiones. Cuando, más tarde, ve la necesidad de reglamentar lo hecho, encontró grandes simetrías con el escrito de Tomás Moro del que toma frases, giros, situaciones o ideas para pulir algunos aspectos que ya estaban en pleno y fructífero funcionamiento. Finalidad de un Pueblo-Hospital La concepción de Vasco al fundar esas peculiares poblaciones es conseguir que los naturales del nuevo mundo aprendan a vivir en concierto y buena policía. El concepto de policía es piedra angular en el remedio que propone Quiroga para tantos males que ha ocasionado la conquista. En 1535 escribía:
«la cura y remedio bastante, y bien común y general de todo y para todo, a mi ver podría ser, y será muy fácil, juntándolos a ellos a su parte en orden de una muy buena policía mixta.»185

Concibe una población con una policía mixta, es decir una organización de la polis, que sea regida tanto en lo temporal como en lo espiritual y en donde se respeten los usos y costumbres de los naturales. Vasco es un convencido de que es posible la convivencia entre los naturales, sin distingos de raza o regiones. Cuestión importante en un territorio que ha vivido siempre en guerra de unos con otros. Luego intentará, en Pátzcuaro, la convivencia entre indios y españoles. Lograr la convivencia en concierto y buena policía entre los indios es un planteamiento optimista que manifiesta la confianza de Vasco en el hombre y que rompe los esquemas iniciales de muchos españoles y aún de la Corona. Es posible este tipo de sociedad, asegura Vasco, porque ve que en cada indio hay aspectos muy valiosos, entre los que destacan sus buenas disposiciones y el deseo de mejorar. Sobre la actitud de los naturales y su afán de aprender, dice que en ellos la cera y la materia está tan blanda y tan dispuesta, que ninguna resistencia de su parte tiene. 186 Vasco deja dicho en las Ordenanzas, dirigiéndose a los naturales, que lo
185 186

Información en derecho, n. 186. Ibídem.

78

que desea con este pueblo-hospital es quitarles lo malo dejándoles lo bueno de vuestras costumbres, manera y condición, no vayan a dar en despeñaderos de almas y cuerpos, como en algunas partes van y se suele hacer.187 La referencia a otras iniciativas que han intentado algunos en esos primeros años pero que han sido desastrosas, no es gratuita. Por eso insiste en el respeto a la dignidad de los naturales y a sus costumbres, por lo que hay que conservar siempre lo bueno que tengan y no destruyéndoselo ni trocándoselo por lo que no les cuadra ni conviene según su manera de vivir, entendimiento, estado y condición, por lo que debe siempre respetarse su calidad, necesidades y capacidad como personas, para que no pierdan lo bueno que tienen de humildad y obediencia, paciencia, poca codicia y la buena simplicidad.188 El fin de este Hospital y Colegio de Santa Fe y de su Fundador, dicen las Ordenanzas, es que sea un lugar donde, viviendo en concierto y buena policía, no tengáis necesidad, viváis con seguridad y fuera del peligro e infamia de que estáis tan infamados; sin ociosidad; sin codicia desordenada, y sin malas ignorancias189 y con conocimiento de la doctrina Cristiana, tanto de la moral y de las buenas costumbres, como de lo que se refiere a la vida espiritual de vuestras ánimas,190 por lo que hay que ponerse fuera del peligro de las tres fieras bestias que todo en este mundo lo destruyen y corrompen que son soberbia, codicia y ambición, de las que os habéis y deseamos mucho guardar y apartar.191 El diseño de un Pueblo-Hospital El diseño arquitectónico que establece Vasco de Quiroga para sus pueblos es un claro reflejo de su concepción humanista, que sueña con una sociedad nueva, con un modo de vida semejante a la que llevaban los primeros cristianos y en donde cada persona es importante y la vida en familia se debe privilegiar. En la construcción del pueblo así como en sus mejoras y reparaciones, han de intervenir no solo los habitantes sino incluso los que acuden al pueblo, lo que favorece que aprecien y cuiden las instalaciones. Lo
187 188

AGUAYO SPENCER, Rafael, Reglas y Ordenanzas, op. cit., p. 226. Idem. 189 Idem. 190 Idem. 191 Idem.

79

que se construye debe hacerse del mejor modo posible, cuidando todos los detalles, pero no debe haber lujos ni cosas innecesarias; ha de vivirse siempre con sobriedad. Lugar principal en el pueblo lo ha de tener una Iglesia a la que hay que destinar lo mejor pues es la casa de Dios. Vasco quiere que las verdades de la fe católica entren por los sentidos y siempre es magnánimo tratándose de su construcción y de los objetos de culto. Junto al templo debe haber cuatro pequeños cuartos o celdas destinadas a los sacerdotes que puedan ayudar de manera permanente o transitoria. Muy cerca de la iglesia debe haber siempre una fuente. Los edificios que sirven de alberge están constituidos por un patio central y alrededor las casas en número variable pero preferiblemente quince, con una sola puerta de acceso. Vasco es un precursor del concepto de edificio multifamiliar. Estos edificios habitación los llama con el sugestivo nombre de familias, dejando claro que lo que pretende es que aprendan a vivir en ese núcleo fundamental de la sociedad. Además de las casas habitación, debe haber una sala grande común que sea lugar apropiado para celebrar las fiestas y los acontecimientos más señalados. Hay también una cocina común donde todos ayudan a la preparación de los alimentos y pueden acudir los más pobres y necesitados que no viven dentro del pueblo, pues ese poblado tiene la vocación de ser hospital. El concepto de hospital que tiene Vasco abarca más servicios de los que ofrecen nuestros modernos hospitales. El término latino hospitalis, hace referencia al hospitalario que es el que hospeda al hospes. Así, el hospitalario es el benéfico, el bondadoso, el liberal, cortés y liberal. En latín el hospes puede ser el extranjero, el viajero, el que está de paso y también el ignorante y el poco versado. En este sentido Vasco se propone constituir un hospital, es decir, un lugar que da hospedaje a quien lo requiera, destinado a cualquier hospes, especialmente los más pobres, las viudas y los huérfanos. En el diseño de Vasco hay, además, otras estancias para proporcionar la enseñanza de los oficios y de la doctrina católica. El cuidado de los enfermos es el principal entre los trabajos del pueblo, por lo que determina que haya una familia o enfermería grande, cuadrada, dos veces mayor que las otras de los sanos y algo apartada de ellas, en la que en un cuarto haya una sala grande para los enfermos de males contagiosos y otra, enfrente de ella, para los de enfermedades no contagiosas; y en medio del patio, una capilla cubierta, abierta por los lados, en que haya un altar 80

adornado competentemente, donde se diga Misa y la puedan oír los enfermos; y las otras dos salas a la cabeza y pies del cuarto grande, sean para el Mayordomo y Despensero de los dichos enfermos, y para tener las oficinas necesarias a la enfermería.192 Junto a los edificios llamados familias debe haber un huerto familiar que sirva para la recreación, para sembrar lo más indispensable, que sea además, lugar adecuado para enseñar a los niños las tareas de la agricultura. Fuera de los pueblos hay que destinar terrenos para establecer las granjerías o estancias en donde se siembra y se recoge todo lo necesario para el mantenimiento de los que viven en el pueblo. Lo sobrante se destina a los pobres y nunca se debe comerciar con los alimentos. El Pueblo-Hospital es una gran familia El poblado está constituido como una gran familia, que es la suma de las familias que ahí viven o acuden al pueblo. En las casas alrededor del patio central viven juntos abuelos, padres, hijos, nietos y bisnietos y de ahí en adelante. Andando el tiempo, todos los de un linaje descendientes por la línea masculina, hasta ocho o diez o doce casados,193 formarán una familia. Así las cosas, en cada patio, con sus casas, pueden vivir hasta sesenta personas. La organización de las familias se hace en base a un sistema electivo, que debe hacerse con solemnidad luego de celebrada la Santa Misa del Espíritu Santo y de profunda reflexión. Los padres de familia repartidos en cuatro divisiones territoriales o barrios proponen un candidato a ser Principal. De los cuatro candidatos se elige a uno o a dos que serán la máxima autoridad del pueblo por debajo del Rector. Gobiernan durante tres o seis años pudiendo ser reelegibles o depuestos si no atienden bien su responsabilidad. Eligen también Regidores cada año y algunos Oficiales. El Principal y los Regidores deben reunirse en consejo cada tres días o con más frecuencia si es necesario junto con dos padres de familia que deben rotar. En esa reunión de gobierno colegial deben tratar todo lo referente a las personas y al funcionamiento del pueblo y las estancias. Aconseja mucha prudencia al tomar decisiones señalando que de ser posible no determinen de
192 193

Ibídem. p. 237. Ibídem. p. 229.

81

inmediato lo que debe hacerse, sino después de varias reuniones, pues si votan de inmediato acontece que después de haber votado se trabaja más en sustentar su voto cada uno, que en lo del pro y bien de la república.194 Cuando el asunto sea de importancia lo deben tratar tres días antes y luego hablarlo con el Rector. Es muy tajante en advertir que la reunión del Principal y los Regidores es la única que debe hacerse. Y otro Ayuntamiento fuera de éste, no se haga por nadie en el Hospital, bajo penas graves de ser lanzados y privados de él.195 El ambiente que debe reinar en el pueblo es el de una familia que está dispuesta al servicio de los demás y al cuidado de los más necesitados. Las mujeres sirvan a sus maridos, y los descendientes a los ascendientes, padres y abuelos y bisabuelos y en fin los de menos edad y los más mozos, a los más viejos.196 Debe evitarse el tener criados o criadas que suelen ser costosos y muy enojosos a sus amos.197 Fomenta el respeto en el trato mutuo y amonesta que no se desprecie a nadie y en especial a los que tienen capacidades diferentes. Tampoco os habéis de burlar ni escarnecer de los mal dispuestos y mal vestidos, contrahechos, tullidos, mancos, cojos ni ciegos de su nacimiento, o acaso, mayormente, sin culpa suya, antes deis gracias y alabéis por ello mucho a nuestro Señor, porque le plugo y fue servido que no fueseis como uno de ellos, y esto con mucha compasión que de ellos tengáis, porque también en esto cumpláis lo que Dios nuestro Señor nos manda de nuestros prójimos.198 Le da mucha importancia a las reuniones de familia, en especial los días de fiesta. Dispone que haya una sala grande y baja para que puedan comer juntos todos los del pueblo algunos días de pascuas y fiestas principales. El gasto de esa comida es común y debe haber comida que sea conforme a sus manjares y manera que tienen de ellos, y no muy curioso ni defectuoso, sino abundoso y muy alegre.199 La organización de esas reuniones debe ser por turno de manera que todas las familias tengan alguna vez la oportunidad de servir. En ese ambiente de familia los padres y mayores de cada familia deben
194 195

Ibídem. p. 235. Ibídem. p. 234. 196 Ibídem. p. 228. 197 Ibídem. p. 223 198 Ibídem. p. 239. 199 Idem.

82

corregir a los menores y son responsables de los excesos y desconciertos que en vuestras familias se hicieren y sucedieren por su culpa y vuestro descuido y negligencia.200 Aquí Vasco apela al sentido de responsabilidad de cada uno diciendo que se os ha de imputar a mucha culpa, vergüenza y deshonra el no tenerlos bien corregidos ni bien castigados, ni disciplinados.201 Vasco es realista y sabe que en la convivencia diaria pueden darse dificultades en el trato mutuo. Por ese motivo determina la manera en que deben resolverse los posibles conflictos: Si alguno de los indios pobres de este Hospital tuviere quejas de otro o de otros, entre vosotros mismos, con el Rector y Regidores, lo averiguaréis llana y amigablemente, y todos digan verdad y nadie la niegue, porque no haya necesidad de irse a quejar al juez y a otra parte, donde paguéis derechos y después os echen en la cárcel. Y esto hagáis aunque cada uno pierda un poco que vale más así, con paz y concordia perder, que ganar pleiteando y aborreciendo al prójimo y procurando vencerle y dañarle, pues habéis de ser en este Hospital todos hermanos en Jesucristo, con vínculo de paz y caridad, como se os encarga y encomienda mucho.202 Las fiestas son parte integrante de la vida del pueblo y deben celebrarse de manera especial, rompiendo el ritmo del trabajo y propiciando la convivencia. Los días de celebración son las fiestas de la exaltación de la Santa Cruz, del Santo Salvador, la de la Asunción de Nuestra Señora, la de San Miguel Arcángel y de los otros Ángeles.203En ellas hay procesiones, la celebración de la Santa Misa y la convivencia festiva. En la vida del pueblo las manifestaciones de piedad son moneda corriente y anima a la participación de la Santa Misa: cuando hubiera misa entre la semana, por la mañana, como vivís y habéis de estar tan cerca en el Hospital, no la perdáis, pues es santa ocupación en que se gana mucho en todo, y por la pereza y poca cristiandad, no se deje, salvo justa ocupación o legítimo impedimento.204 Los padres deben procurar que sus hijas e hijos se casen con otros habitantes del pueblo a la edad conveniente, ellos mayores de catorce años y ellas de doce, con el consentimiento de los padres y con la forma canónica del sacramento del matrimonio. Vasco trabaja sembrando con una visión de
200 201

Ibídem. p. 239. Idem. 202 Ibídem. p. 234. 203 Ibídem. p. 239. 204 Ibídem. p. 238.

83

futuro, conciente de que en pocos años en esos pueblos habrá familias bien constituidas, formadas en las virtudes y en la doctrina católica que transformarán, por la vía ejemplar, la entera sociedad. En el pueblo-hospital aprenden todo. A trabajar, a convivir, a ejercitar las virtudes, a vivir la generosidad. Se les enseña a comer y a vestir. En relación con el vestido insiste en la necesidad de que cuiden todos la limpieza de vuestras ánimas y de vuestras personas, de manera que se conforme todo y parezca por fuera, en el cuerpo, la limpieza que haya dentro del alma.205 Determina la forma en que deben vestir, sin marcar una uniformidad, sino sólo dando algunos criterios que tienen de fondo el que los vestidos sea causa de más conformidad entre vosotros y así cese la envidia y la soberbia de querer andar vestidos y aventajados los unos más y mejor que los otros, de que suele nacer envidia entre los hombres vanos y poco prudentes, y disensión y discordia.206 Les señala, además, que el motivo para estar bien vestidos y evitar la suciedad es para no añadir nada a la disposición corporal que Dios les ha dado. Por tal motivo determina que los vestidos no sean curiosos, ni demasiado costosos ni que se pinten como acostumbraban los indios en las danzas para hermosura y en las guerras para infundir terror. Deben tener vestidos para el uso diario y otros de mejor calidad para las fiestas. Las mujeres traigan sus tocas blancas de algodón con que cubran la cabeza y lo más del cuerpo, sobre las otras vestiduras que suelen traer y sin pinturas ni labores de colores que sean muy costosas ni muy curiosas, mayormente cuando vais a la Iglesia; y las que no fueren casadas, sino mozas doncellas,207 puedan ir sin ellas, descubiertas las cabezas si quisieren, para que se diferencien las casadas de las que no lo son. Y para dentro de la familia, los días de trabajo y no festivos, también tengáis otros vestidos, que no sean con los que trabajéis208. Determina también que la confección de los vestidos se hagan en cada familia sin ser menester cosa de sastres y oficiales209. La preocupación por el otro tiene en los enfermos los primeros destinatarios. Los enfermos deben ser visitados por los sanos pero
205 206

Ibídem. p. 236. Ibídem. n. 232. 207 En Michoacán, no sólo en Santa Fe, sino en toda la Provincia se ha observado esto constantemente entre las indias, de modo que en sólo el traje se conocen a primera vista las casadas y las doncellas. Mucho mejor se ha observado lo que prescribe al principio esta Ordenanza, pues en ninguna parte se ve más conformidad en el vestido de los indios y menos costo, pues ellos mismos lo tejen y hacen, usando de este género de estofado de algodón y lana, que ya ni aun en México se usa y aquí sí se ha observado (Nota de Juan Joseph Moreno). 208 AGUAYO SPENCER, Rafael, Reglas y Ordenanzas, op. cit., p. 232. 209 Idem.

84

guardándose de los contagiosos, que no se les pegue el mal. Sin embargo, apunta, esto no puede ser motivo para un deterioro de la bien ordenada caridad que con ellos se use, consolándolos a todos, donde sean curados con la mayor caridad y diligencia que posible sea.210 Lo primero y lo mejor del pueblo debe destinarse a los enfermos. Al mayordomo y al despensero se les debe dar todo lo que solicitan para el cuidado de los enfermos y si algo no hay en el Hospital se debe comprar. Determina que se pague bien al boticario, al médico y al cirujano. El cuidado de las cosas materiales es una preocupación que deben tener todos. Cuando hubiere necesidad de hacer o reparar alguna familia o la Iglesia o algún otro edificio, o hacerle de nuevo, todos juntos lo hagáis y os ayudéis con gran voluntad y animándoos los unos a los otros y no al contrario, escondiéndoos, mostrando recibir pena ni trabajo en ello.211 Si algo en lo hecho y edificado del Hospital e Iglesia y ermitas se quisiere caer, luego, antes que se caiga y más se dañen, se repare, porque se reparará a menos costo que después de caído, hacerse de nuevo. Y para esto debe haber de los mismos pobres de los Hospitales, oficiales de carpintería y cantería y albañilería y herrería y de los demás oficios necesarios, pero respetando las seis horas ordinarias, repartido entre todos igualmente.212 Dispone también que haya una caja o cofre grande barreteado de tres llaves, una que tenga el Rector, otra el Principal y otra más el antiguo Regidor. La tengáis en un lugar seguro siempre, así para estos depósitos y guarda de ellos, como para todo lo demás que sea necesario guardarse. 213 En el Pueblo-Hospital todos trabajan El trabajo es entendido por Vasco como el medio para el desarrollo personal. No permite la ociosidad y todos deben trabajar seis horas diarias, excepto los días festivos o en algunas temporadas en que las labores del campo exigieran una mayor jornada, pero en esos casos los trabajos duros se
210 211

Ibídem. p. 237. Ibídem. p. 229. 212 Ibídem. p. 236. 213 Ibídem. p. 231.

85

harán en turnos de dos o tres días. Ahí se les enseña a trabajar. Cada uno de los moradores debe aprender algunos oficios y debe ejercitar los trabajos agrícolas. Los que viven o vienen al Hospital, han de tener los oficios mecánicos y otros útiles necesarios al dicho provecho y bien común del Hospital y sus moradores, como son los oficios de tejedores y los otros todos a este oficio anexos y pertenecientes, como son los canteros, carpinteros, albañiles, herreros y otros semejantes, útiles y necesarios a la República del Hospital, de los cuales cada cual de vosotros aprenda el suyo, y no otros vanos, inútiles, curiosos y viciosos.214 Todos deben conocer y ser hábiles en el trabajo de diversos oficios por lo que por turno se les indica el que deben desarrollar. A ninguno se le puede menospreciar y todos deben aceptar el oficio que se les señale. Los niños y las niñas deben aprender desde pequeños a trabajar y a compartir sus cosas: Los niños, desde su niñez, deben ser enseñados en la agricultura, de la forma siguiente: que después de las horas de doctrina, se ejerciten dos días de la semana en ella, sacándolos su Maestro, u otro al campo en alguna tierra de las más cercanas a la escuela destinada o señalada para ello, y esto a manera de regocijo, juego y pasatiempo, una hora o dos cada día, aunque se pierda aquellos días las horas de la doctrina, pues esto también es doctrina y moral de buenas costumbres. Deben ir con sus cosas o instrumentos de la labor que tengan todos para ello, y que de lo que se beneficiaren, sea para ellos mismos. Que se beneficien y cojan todos juntos, para que se enseñen y repartan, no como niños, sino cuerda y prudentemente, según la edad y fuerzas y trabajo y diligencia de cada uno, a la vista y parecer de su maestro, con alguna ventaja que se prometa y se dé a quien mejor lo hiciere.215 Las niñas en las familias de sus padres aprendan los oficios mujeriles que más se les dan a ellas, adaptados y necesarios al provecho y bien suyo y de la república del Hospital, como son obras de lana y lino y seda y algodón y para todo lo accesorio y necesario y útil al oficio de los telares, y juntamente hendan (trabajen la tierra) a la vuelta de sus casas y familias.216 Cada dos años las familias deben ir a trabajar a las granjerías y constituirse en familias rústicas. Los Principales y Regidores elegidos
214 215

Ibídem. p. 221. Ibídem. p. 226. 216 Ibídem. p. 227.

86

determinan las cuatro o seis familias completas que deben ir al campo, deben proporcionarles todo lo necesario para el desarrollo de su trabajo y custodiar los documentos de la estancia del campo. En cada cambio de familias debe quedar una que pueda enseñar a las nuevas los trabajos y experiencias. El trabajo desarrollado en familia ofrece una oportunidad de ayudarse unos a otros y de corregirse: Cuando fueren a trabajar en el campo, todos los que fueren de una familia, vayan juntos con el padre de ella o con su substituto, que dé cuenta de las negligencias, defectos y perezas que todos los de aquella familia, que son a su cargo, y cualquiera de ellos, tuvieren o hubieren tenido en la labor del campo que van a hacer. Y aunque estos tales padres de familia han de ser exentos del trabajo corporal, será de mucho ejemplo para animar los súbditos, no se querer excusar, y poner algunas veces manos a la obra, mayormente a los principios, porque los demás tengan vergüenza y hagan lo mismo y no tengan pereza ni excusa para dejar de hacer lo que deban.217 En cada estancia de campo debe haber una gran huerta para que plantéis y sembréis en ella los que allí estáis, todo lo que sea provechoso y necesario para el Hospital.218 Les indica lo que es mejor sembrar y las propiedades de algunas plantas. Los previene señalando que una vez que terminen su trabajo no les dañe la ociosidad, unos saquen piedra y la labren y cuadren, otros corten madera y la desbasten y otros cojan grana cochinilla y orchilla219 donde se diere; otros hagan otras cosas y obras que convengan para los oficios y necesidades del dicho Hospital y familias de él, respetando las seis horas de trabajo, según el aparejo que para ello hubiere en la tierra de cada estancia, y lo llevare la calidad y oportunidad de ella.220 Deben practicar también la ganadería y la avicultura, indicando los métodos a seguir para servirse de los animales y aprovechar todo en beneficio de los habitantes del pueblo-hospital. Muchas de las indicaciones van en la línea de hacer con perfección el trabajo y de que no pierdan de vista que todo es en beneficio de los habitantes
217 218

Ibídem. p. 228. Ibídem. p. 230. 219 Este término no se halla en los Diccionarios Castellanos, Mexicano ni Michoaquense. Acaso hay en el original errata del amanuense debiéndose poner Chía, que es una semilla propia de este Reino y que se vende con utilidad para hacer agua fresca. (Nota de Juan Joseph Moreno). 220 Ordenanzas, de acuerdo a nuestra versión que puede verse en el Apéndice II. A partir de ahora, si no se dice nada en contrario, citaremos por la numeración que le hemos dado a ese documento. n. 17.

87

del pueblo, pues ahí nadie puede padecer una necesidad. Aconseja sembrar de más y guardarlo cuidadosamente en previsión de tiempos malos. Deja claro que la propiedad de la tierra es del Hospital y que ellos solo tienen el usufructo. Y siempre hay una mención a que cualquier cosa que sobre debe ser en beneficio de otros en los que deben pensar siempre. Cumplido todo esto y las otras cosas y costas del Hospital, lo que sobrare de ello se emplee en otras obras pías y remedio de necesitados. Que son los como está dicho en la segunda Ordenanza arriba. Así pues, después de estar remediados congruamente los dichos indios pobres de el Hospital hay que ver por los huérfanos, pupilos, viudos, viudas, viejos, viejas, sanos y enfermos, tullidos y ciegos de dicho Hospital, a los cuales todos en ningún tiempo, guardando estas Ordenanzas y concierto, nunca les podrá faltar lo necesario y honesto en abundancia en este Hospital y Colegio.221 Con toda quietud y sosiego y sin mucho trabajo, y muy moderado y con mucho servicio de Dios nuestro Señor que no habéis de tener en poco, pues es lo que a todos nuestra verdadera religión cristiana nos manda, enseña y amonesta que hagamos, como está dicho en el principio.222 En el pueblo-hospital hay siempre un clima de libertad. Aunque las ordenanzas son precisas en muchos puntos siempre deja lugar a la decisión libre de los que lo habitan. Así por ejemplo el que quiera salir un día a dar un paseo para descansar o ir a convivir con los que están en una granjería lo puede hacer pero es conveniente que avise al Rector. Todos son libres de dejar el pueblo cuando lo deseen e incluso se ve muy positiva su salida pues al lugar en donde fueren se convertirán en ejemplo para otros muchos. Vasco, jurista, prevé todo, incluso la expulsión del pueblo: Si alguno de vosotros o de vuestros sucesores en este dicho Hospital, hiciere alguna cosa fea y de mal ejemplo, por la que no merezca ni convenga estar en él, y si de ello los demás recibieren escándalo y desasosiego, por ser revoltoso o escandaloso o mal cristiano o se emborracha o demasiado perezoso o que no quisiere guardar estas Ordenanzas, o fuere y viniere contra ellos, y fuere en ello incorregible, o fuere o viniese contra el provecho y el bien común de este dicho Hospital, sea luego lanzado de él, y restituya lo que de él se aprovechó, como ingrato del bien en él recibido; y así el
221

Colegio se llama cualquier Junta de Personas, que hace Comunidad, y por eso con toda propiedad se llamaba Colegio cada uno de estos pueblos. En esta Provincia los demás indios llaman a los de Santa Fe Colegiales (Nota de Juan Joseph Moreno). 222 Ordenanzas, n. 4.

88

Principal y Regidores del dicho Hospital, lo ejecuten, con el parecer del rector del dicho hospital.223 Quien lea con detenimiento estas Ordenanzas puede observar que las indicaciones son consejos de alguien que los quiere. Nunca dan la impresión de tratarse de normas frías y rígidas. Al contrario, destilan la confianza que Vasco supo poner en los naturales. Punto importante que aprecian los indios y mueve al entusiasmo de sus moradores por el proyecto que es común y perfecciona a cada uno en lo particular. No es casual que un numeroso grupo de familias se trasladaran a vivir en esos pueblos. No hay datos exactos de cuántos habitantes pudieron tener cada uno de esos pueblos. Hay un dato que señala que en el de Santa Fe de los Altos, cercano a la ciudad de México, hubo aproximadamente treinta mil habitantes. Con certeza sabemos que Vasco de Quiroga fundó tres de estos pueblos pero no hay datos de si sus sueños era formar muchos más que no pudo llevar a buen término por las envidias y rivalidades que sufrió casi desde el principio.

223

Ibídem. n. 39.

89

VI. VISIÓN SOCIAL

Santa Fe del Río Vasco menciona en su Testamento sólo a dos Hospitales, el de México y el de Michoacán. Hoy en día se discute la existencia de un tercero, pero durante los siglos XVII al XIX nadie lo puso en duda y puede darse por cierto que en 1539 fundó Santa Fe del Río, a orillas del Río Lerma, al norte de Tzintzuntzan.224 Existe una Real Cédula, con fecha del 25 de junio de 1539, en donde se aprueba la fundación de otro pueblo, distinto a los dos ya constituidos. Dos franciscanos, fray Alonso de Larrea225 y fray Isidro Félix de Espinosa,226 afirman, que Vasco fundó Santa Fe del Río con sus respectivas rentas. A la posible dificultad de que Vasco, en su Testamento, sólo hace mención a las dos primeras fundaciones hay que decir que el contexto de lo escrito está enmarcado en un periodo de tiempo del que está hablando, porque la expresión testamentaria señala a la letra lo siguiente: «muchos años antes de tener orden ecclesiástica alguna, fundé y doté»; lo que bien puede significar que en ese momento no referirá algunas otras acciones que hizo después de ser nombrado obispo. Puede confirmarse, además, que Vasco fundó Santa Fe del Río por el hecho de que en el Cabildo de Michoacán, del que dependían las fundaciones hechas por Vasco, el Pueblo-Hospital de Santa Fe del Río recibe el mismo tratamiento que las otras dos fundaciones, la de Santa Fe de México y la de Santa Fe de la Laguna.227 Sirva como argumento, por último, que en las Actas del Cabildo de Morelia, siempre que se trata de los pueblos-hospital, queda
224

Juan Manuel Hurtado, en Don Vasco de Quiroga. Una visión histórica, teológica y pastoral. Ediciones Dabar, México, 1999, p. 47 y ss., plantea esta discusión más ampliamente. 225 LARREA, Alonso de, Crónica de la Provincia de San Pedro y San Pablo de Michoacán, con licencia de impresión en 1639. 226 ESPINOSA, Isidro Félix de, Crónica de la Provincia Franciscana de los Apóstoles San Pedro y San Pablo de Michoacán, 2ª ed., México, 1945, p. 153. 227 Cfr. TENA RAMÍREZ, Felipe, Vasco de Quiroga y sus pueblos de Santa Fe en los siglos XVIII y XIX, Ed. Porrúa, México, 1977.

90

asentado el nombre de las tres fundaciones de Vasco. Plan de desarrollo y desarrollo de los pueblos Las grandes obras de Vasco son, lógicamente, las más conocidas. Entre ellas están las tres fundaciones con el régimen de Pueblo-Hospital y el Colegio de San Nicolás. Falta aún investigar con más profundidad el impulso que supo imprimir Vasco en toda aquella región. Es un hecho que a partir de 1540 los pueblos purépechas experimentan un gran auge manifestado en muchos desarrollos urbanos, construcción de iglesias, conventos, plazas, hospitales y haciendas. A partir de entonces se inicia un proceso de generación de bienes y servicios que provocará que la región sea una de las zonas más ricas de la Nueva España en el siglo XVI. Quien visita esa región, en lo que hoy es el Estado de Michoacán, podrá ver vestigios de lo que fue el desarrollo humano, cultural, comercial y religioso de esa zona. Pueblos de la meseta purépecha, como Nurio, Angahuan, Charapan y Sevina o los de la Cañada o Eraxamani como son Acachuen y Carapan, dan buena muestra de ello. En lugares como Tiripitío, Cuitzeo, Yuririapúnduraro, Ucareo, Zinapécuaro, Tarímbaro, Tenderícuaro, por mencionar sólo algunos de los más de un centenar de pueblos en donde hay, hoy en día, señales de lo que fue su progreso humano, económico y social. Aunque no tenemos noticia exacta del proceso y desarrollo que experimentó la región en tiempos de Vasco, es vox populi que todo aquello es fruto de su impulso. Quizá la palabra clave es “impulso” pues el humanismo de Vasco dio frutos muy rápido en acciones que imitaban lo que él estaba haciendo. Y lo que estaba haciendo era confiar en la capacidad de las personas en organizarse y trabajar por un bien común. Así que en muchos poblados les bastó una idea, una sugerencia, un primer impulso, quizá de labios del mismo Vasco, para desencadenar muchas cosas que hasta entonces les parecían impensables. Se le atribuye a Vasco el desarrollo de muchas empresas familiares en los pueblos. Si visitando hoy aquellos preciosos pueblos, advertimos un modo peculiar de fabricar un mueble, un barniz, el tallado de la madera o piedra y preguntamos a los del lugar de quién procede aquella técnica y estilo, nos

91

dirán sin dudarlo: «Del Tata Vasco». Vasco tuvo una clara visión para organizar el trabajo en los pueblos y logró entusiasmar a sus habitantes para que se especializaran en algo, proporcionándoles los maestros que les enseñaran los primeros pasos en la técnica. A la vuelta de los años, cada pueblo sobresalía por una actividad que hacía cada vez mejor, le daba prestigio y le permitía comercializar productos con sus vecinos. Así por ejemplo, Vasco impulsó que el pueblo de Capula se ocupase fundamentalmente de cortar madera. En otro, en cambio, que labrasen y pintasen la madera y que fueran creativos en sus procesos, como es el caso de Cocupao que hoy se llama Quiroga. Al pueblo de Teremendo le encomendó que se ocupase únicamente de curtir pieles. Los pueblos de Patamban y Tzintzuntzan tuvieron por vocación la alfarería pero entre ellos había una clara distinción de lo que cada uno debían producir. Trabajar el cobre fue la actividad que se le encargó a los habitantes de Santa Clara; las guitarras a los de Paracho; la herrería a los de San Felipe; las lacas a Uruapan y Quiroga. En Erongarícuaro y Jarácuaro se hacen los sombreros y los chinchorros de malla para pescar. A los pueblos ribereños del lago de Pátzcuaro les enseñó a perfeccionar sus embarcaciones y a elaborar sus redes para la pesca del pez blanco. Se hacían muebles en Corupo; textiles de Capácuaro y Zamora. En todos estos pueblos, y en muchos más, que no mencionamos, llama poderosamente la atención que siga viva la vocación profesional del pueblo que, al parecer, les dio don Vasco. Después de tantos siglos, muy pocas cosas resisten esta prueba. Queda pendiente, sin embargo, un estudio profundo sobre el inicio de cada una de estas actividades en aquella región. No tenemos, por desgracia, lo que debió de ser todo un plan de desarrollo elaborado por Vasco. Está claro que fue ejecutado por los mismos indios que, con un poco de impulso, fueron capaces de hacer realidad lo que un día fue sueño de un Vasco que creía en el hombre y que no necesitaba controlar nada porque confiaba en todos. Lo que realizó Vasco en aquella región puede analizarse hoy en función de las mejores teorías económicas actuales sobre desarrollo sustentable. Basta señalar cuatro aspectos.228 Primero: el modelo de Vasco no era solamente económico. La
228

Los conceptos están tomados de un estupendo artículo de Gabriel Zaid, El modelo Vasco de Quiroga, en www.revistadelauniversidad.unam.mx/2005/pdfs/22-24.pdf

92

viabilidad económica está al servicio de una vida más digna, más interesante y más creadora. No en vano se ha creado recientemente un índice de Desarrollo Humano que va más allá del PIB, (Producto Interno Bruto). Producir artesanías admirables, con microempresas en una ciudad pequeña, con aire limpio y la presencia del campo, es una forma de vida y convivencia que vale mucho más que los pesos y centavos medidos por el PIB. Segundo: Vasco no limitó el desarrollo de los pueblos a la agricultura. Las especialidades que asigna a los pueblos no son agropecuarias, sino de industria ligera: artesanías de alta densidad económica (valor agregado por kilo) que, por lo mismo, son muy exportables a los pueblos vecinos o remotos. Las artesanías pueden viajar más fácilmente y buscar mercados más amplios. El flete tiene un costo menor que el de los productos agrícolas. También son bajos los costos de almacenaje y menores los riesgos perecederos de la mercancía, lo que permite una situación más favorable para la venta, pues el comprador sabe que el producto puede llevarse a vender a otra parte. Los productos agrícolas, en cambio, por ser perecederos requieren una venta rápida, y a veces valen menos que el transporte, por lo cual el vendedor se ve obligado a aceptar cualquier precio. En el modelo Vasco de Quiroga, los alimentos se producen para el consumo propio o local, no para exportar. Tercero: el plan de desarrollo de Vasco favorece la especialización y el intercambio entre distintas comunidades, según el principio de la ventaja comparativa. Tiene, además, ventajas semejantes a lo que supone hoy la marca: el prestigio de una pieza de cobre de Santa Clara, por ejemplo, es una garantía para los compradores y una ventaja para todo el gremio local. Esta concentración de muchos que hacen lo mismo en la misma ciudad, a diferencia de la concentración de uno que absorbe a todos en una sola empresa, propicia los azares favorables y la experimentación. También favorece la difusión tecnológica pues el ejemplo de los innovadores está a la vista de sus vecinos. Fomenta, además, el desarrollo de nuevos artesanos; la búsqueda de mejores mercados, así como compartir información sobre materias primas y herramientas. Un modelo así logra transformar la comunidad y la región. La especialidad actúa como un polo de desarrollo, que fue lo que sucedió con los pueblos michoacanos en el siglo XVI. Cuarto: Vasco de Quiroga es un gran generador de empleo y consigue el aumento de la productividad con poca inversión. Su impulso logra mucho trabajo y amor al oficio en múltiples unidades pequeñas de producción. Ahora que se han puesto en evidencia los rendimientos decrecientes de la

93

burocratización y el gigantismo, el modelo humanista de Vasco de Quiroga puede ser, en el siglo XXI, la solución práctica a los problemas sociales que no hemos podido remediar. Los otros hospitales o guataperas Los pueblos-hospitales no fueron el único medio que utilizó Don Vasco para ayudar a la superación humana y espiritual de los naturales. Además de buscar el desarrollo laboral y económico de cada persona, impulsó la fundación de un pequeño hospital en cada pueblo. Por eso se le ha llamado, con justa causa, “el precursor de la seguridad social”. En el impulso de esos hospitales, que son también centros sociales, hay una evidencia más de este humanista que confía en el hombre y sabe despertar sus capacidades. La conquista del Nuevo Mundo tuvo muchas secuelas, entre las que hay que mencionar la irrupción de epidemias con enfermedades desconocidas en el mundo americano, como la viruela y el sarampión; muchos heridos por el abuso, la violencia y la explotación de la mano de obra indígena y recurrentes hambrunas. Los españoles, empezaron a construir hospitales semejantes a los existentes en Europa.229 Hernán Cortés ordena un primer hospital para la atención de españoles y nobleza indígena. Los franciscanos en 1529 fueron los primeros en establecer una enfermería para los indígenas más pobres de la capital, que se convertiría en el Real Hospital de San José de los Naturales en el año de 1553. Vasco de Quiroga multiplicaría establecimientos hospitalarios por todo el occidente del país con instalaciones más sencillas. Vasco funda un hospital para gente muy pobre, junto a la catedral de Mechoacán. Luego impulsa la fundación de muchos en toda la región que se les conoce de ordinario como hospitales de La Concepción. Así lo cuenta años después fray Diego de Besalenque, refiriéndose a Vasco:
«Hizo luego un Hospital de Santa Marta dedicado a la Concepción de Nuestra Señora, de donde tuvieron principio todos los hospitales de esta provincia, que es una de las costumbres y obras más pías que en estas tierras
229

Cfr. MURIEL, Josefina, Hospitales de la Nueva España. Fundaciones del siglo XVI, Editorial Jus., México, 1956. SUÁREZ, M., Hospitales y sociedad en la Ciudad de México del siglo XVI, Universidad Autónoma Metropolitana, México, l988. VENEGAS, C., Régimen hospitalario para indios en la Nueva España, Instituto Nacional de Antropología e Historia, México, 1973. CAMPOS-NAVARRO, Roberto y RUIZ-LLANOS, Adriana, Adecuaciones interculturales en los hospitales para indios en la Nueva España, Trabajo presentado en el IV Congreso Nacional de la Sociedad Mexicana de Historia y Filosofía de la Medicina, Querétaro, noviembre de 1998.

94

se hicieron: de modo que vecinos y forasteros, todos hallan ahí remedio. Trajo grandes indulgencias para éste y de él se derivan a los demás. Púsole muchas rentas en casas de la ciudad, tierras y haciendas.»230

Los hospitales de la Concepción impulsados por Vasco siguen un modelo distinto al de aquellos primeros fundados por los españoles. Hay una diferencia fundamental fruto de ese humanismo de Vasco que consiste en confiar en la persona y no suplirlo nunca en sus obligaciones. Los hospitales o guataperas como se les llamaba, era algo más que un hospital o una clínica. Estos lugares servían en cada comunidad como sede para la reunión de las autoridades con objeto de deliberar sobre los problemas comunitarios. La guatapera era el espacio de celebración de los rituales festivos; servía para hospedar a los huéspedes que estaban de paso en la comunidad; por supuesto servía como lugar para cuidar a los enfermos, pero también era el granero, centro de acopio de las reservas de granos para las temporadas de escasez alimenticias o en previsión de años estériles. Vasco les ayuda con la idea fundacional y les proporciona algunos medios, como son médicos, enfermeras, algunas camas y poco más. Este tipo de hospitales se hacían con la colaboración de todos los pobladores, quienes ponían mano de obra, enseres y recursos económicos. Ellos mismos, dice fray Diego Besalenque, debían organizarse para su atención, anotando que
«el servicio de éste como de todos los demás, está dividido en todo el pueblo (…) y si el hospital es pobre, ellos llevan la comida para si y para los enfermos y todo lo que trabajan cada uno en su oficio y las mujeres en hilar y tejer es para el hospital.»231

Grijalva refiere la presencia de todos, por turno, que acuden en auxilio de lo que requieren los enfermos:
«Entran cada semana (…) seis indios y seis indias que voluntariamente se ofrecen, y en los pueblos mayores doce indios y otras tantas indias; y en tiempo de necesidad más (…) y así son los más servidos y de mayor regalo, a su modo, que hay en la cristiandad.»232

230

BESALENQUE, Diego de, Historia de la provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán, México, 1963, p. 214. 231 Idem. 232 GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España , México, Porrúa, 1985, 1ª Parte, cap. 4, p. 155.

95

Éste es un aspecto novedoso en los hospitales de Vasco. Los familiares y los conocidos deben estar cerca del enfermo, quien se sentirá mejor entre los suyos, factor que puede contribuir a una más pronta recuperación de la salud. El asunto no es trivial atendiendo a que, entonces como ahora, en los demás hospitales el enfermo se veía segregado de la sociedad. Todos los habitantes del pueblo sabían que alguna vez irían a la enfermería, como enfermos o como enfermeros. Uno de los aspectos que inculca Vasco en todos los indios es la de preocuparse unos por otros, lo que redunda en beneficios tangibles. El pueblo es de todos y cada uno debe contribuir de algún modo por el bienestar ajeno. Los enfermos, los discapacitados, los huérfanos, las viudas y los más pobres deben estar primero en las atenciones de los demás. En la mayoría de los pueblos de veinte a treinta casas se fundaron hospitales. En 1582 había poco más de doscientos de estos centros benéficos y hospitalarios en la diócesis de Michoacán. Otra fuente dice que “en el siglo XVI había en la Nueva España 128 y de éstos 92 en el Obispado de Michoacán, y 88 estaban dedicados a la Concepción”.233 Aunque las guataperas eran sobre todo un centro comunitario, lo correspondiente a los pequeños hospitales de Vasco bien pueden compararse, en parte, a las pequeñas unidades clínicas, llamadas de primer nivel, que la seguridad social reparte, hoy en día, en muchos países. A estas pequeñas clínicas se acude por diversos motivos de salud, de los cuales la mayoría tienen poco que ver con las principales causas de muerte de la población, que suele atenderse en los hospitales modernos. Pero, si bien es cierto que estos grandes hospitales modernos son necesarios, no menos cierto es que su función dentro de los grandes procesos de la salud colectiva es más bien menor. Sólo una institución que retomara las brillantes ideas básicas de Vasco de Quiroga podría aspirar a ser parte influyente en las formas en que la población vive, enferma y muere. Es significativo lo que escribe Besalenque:
«… llevando en procesión la imagen de Nuestra Señora de la Concepción, que es titular de todos los hospitales por orden del señor obispo Don Vasco de Quiroga, cuya memoria merecía una grande historia y no quedarían conocidas sus obras históricas en lo espiritual y en lo temporal, de su obispado. A Su Señoría dicen todos, se ha de atribuir esta obra de los
233

MURIEL, Josefina, Hospitales de la Nueva España. Fundaciones del siglo XVI, op. cit., t. 2, p. 232.

96

hospitales y otras muchas, de que tenemos por muy cierto ha recibido en el cielo galardón.»234

Vasco de Quiroga es incansable en su afán de servir. Por eso hace expresar a su segundo biógrafo que “no tenía el Obispo otro objeto, que el bien público, y la comodidad de los pobres Indios.”235 Tiene fuerzas para fundar, además, un Colegio de Niñas o Colegio de Vírgenes.
«Tenía por objeto el que se recogiesen allí muchas hijas de Españoles, y de Indios, a quienes por falta de educación, amenazaba ruina en la honestidad: que las hijas de los Indios fuesen allí proveídas de la instrucción en nuestros Sagrados Misterios, de que tanto necesitaban en aquellos tiempos: que allí se les enseñen los todos los oficios, y habilidades mujeriles; y finalmente, que todas, así las pequeñas, como las grandes, que habían de presidir en la casa, guardando virginidad, floreciesen en virtud, y diesen a los Indios recién convertidos el buen olor de los ungüentos cristianos para aficionarlos a ellos a las virtudes.»236

Vale la pena hacer notar la visión que tiene Vasco en cuanto a la imperiosa necesidad de formar a la mujer de un modo especial, pues es ella la que debe, dice, presidir en la casa. El valor ejemplar de la mujer es parte fundamental en esa recomposición social que desea hacer. De algún modo se adelanta a esas instituciones modernas que están enfocadas a la mujer para aprender todo lo referente a la administración de los hogares o de otras instituciones de servicio. Sobre la suerte de este Colegio de Niñas, su segundo biógrafo es seco y escueto: “Acabó breve con la muerte de su Fundador.”237

234

BESALENQUE, Diego de, Historia de la provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán, op. cit., p. 213. 235 MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, op. cit., p. 53. 236 Ibídem, pp. 56-57. 237 Ibídem. p. 57.

97

SEGUNDA PARTE: OBISPO CON MENTALIDAD LAICAL (1538-1565) VII. TRABAJO PASTORAL

Reorganización eclesiástica Es bien conocido el importante papel, ejemplar y heroico, que desempeñaron los religiosos en la primera evangelización de México en el siglo XVI, donde sobresale la actuación de los franciscanos238 llegados apenas tres años después de la conquista de la Gran Tenochtitlan; los dominicos239 y los agustinos.240 Pero indudablemente la evangelización y el mérito no es acción exclusiva de los religiosos. Considerando que un buen número de los escritos históricos de aquella primera hora de la evangelización americana fueron hechos por religiosos, no puede extrañar la tendencia de querer exaltar la actuación de la familia religiosa a la que pertenecen, dejando casi en el olvido lo hecho por otras muchas personas.241 Quizá éste sea el motivo por el
238

Aunque en 1523 llegaron fray Pedro de Gante, fray Juan de Tecto y fray Juan de Aora, se considera que los fundadores de la Iglesia en México son los doce frailes franciscanos enviados por el Papa Adriano VI. Llegaron a San Juan de Ulúa el 13 de mayo de 1524, bajo el mando de fray Martín de Valencia. 239 Los Dominicos llegaron a México en número de doce hacia junio o julio de 1526, encabezados por fray Tomás Ortiz. Pero sus principios fueron poco afortunados, pues en menos de un año habían muerto cinco y otros cuatro volvieron a España enfermos a fines del mismo 1526. Sólo permanecieron tres, quedando como superior fray Domingo de Betanzos. 240 El 22 de mayo de 1533 desembarcaron en Veracruz siete Agustinos, trayendo como Prior a fray Francisco de la Cruz. 241 Así, por ejemplo Mendieta afirma en una carta a Francisco de Bustamante: «Díganme: ¿qué ciudad se ha fundado, qué pueblo se ha juntado, qué república se ha ordenado, qué traza se ha dado, qué iglesia u hospital se ha edificado, qué paces o conciertos se han hecho, qué dificultades se han allanado, que todo ello no haya sido con pies y manos de religiosos?». (MENDIETA, G. de, Carta al Padre Francisco Bustamante, en BAYLE, C., El clero secular y la evangelización en América, CSIC, Madrid, 1950, p.3.) Esta actitud no es exclusiva de Mendieta y campea en muchos religiosos. Robert Ricard da una posible explicación que no comparto en relación al número de religiosos, aunque sí en lo demás: «Y como en México los religiosos eran mucho más numerosos que los clérigos sometidos a los obispos; como tenían más disciplina y mejor organización; como en fin representaban un nivel intelectual y hasta moral muy superior, no hay por qué sorprenderse de que, mirado el conjunto de las cosas, su acción haya aventajado a la de los obispos y hasta la haya oscurecido en muchos casos, y resulta natural, por lo tanto, que una historia de la fundación de la Iglesia mexicana se reduzca esencialmente al estudio de los métodos misionales de las órdenes mendicantes». RICARD, R., La conquista espiritual de México. Ensayo sobre el apostolado y los métodos misioneros de las órdenes mendicantes en la Nueva España de 1523 a 1572, Ed. Ius-Polis 1947 y 6ª. Reimpresión del FCE, México, 2001, p. 22.

98

que disponemos de muy pocas referencias del quehacer de sacerdotes seculares242 y de católicos laicos que tuvieron un papel trascendental no sólo en la evangelización sino también en la impronta cristiana que forjaron en la constitución de regiones y pueblos. En 1534 los indígenas que han recibido el bautismo se cuentan por miles y requieren de una atención pastoral. Hay sólo dos diócesis erigidas, la de México y Tlaxcala, por lo que los integrantes de la Segunda Audiencia, don Sebastián Ramírez, los licenciados Francisco de Ceynos, Vasco de Quiroga y Francisco de Loayza, solicitaron a la Corona la erección de nuevas diócesis y el nombramiento de sus prelados. Motivo por el que se expide una Real Cédula,243 con fecha 20 de febrero de 1534, en la que ordena la creación de cuatro obispados en la Nueva España, encargando a la Audiencia que determine sus límites, lo que hace el 2 de julio de 1535 acordando los términos de cuatro obispados: México, Guaxaca, Michoacán y Guaçacualco.244 En noviembre de 1535 el Consejo de Indias comunica al emperador que el obispado de Michoacán no tenía obispo porque el que había sido nombrado para esa sede, el franciscano Luis de Fuensalida, no lo había aceptado por sentirse indigno. Días después, el 15 de diciembre, el Consejo escribe de nuevo al Rey para proponerle a Vasco de Quiroga para dicho puesto, señal del prestigio de que goza ya entonces.245 Entre otras cosas argumentan diciendo que:
«se tiene muy buena relación de su vida y ejemplo, y porque ha sido y es muy inclinado a la conversión y buen tratamiento de los indios y a su instrucción en las cosas de nuestra sancta fe, en que ha gastado gran parte
242

Muchos de los que estudiamos la evangelización en América coincidimos en la imperiosa necesidad de esclarecer el trabajo desarrollado por el clero secular en este periodo crucial. Pionero de estos estudios fue mi admirado amigo Guillermo Porras (PORRAS MUÑOZ, Guillermo, El clero secular y la evangelización de la Nueva España. Ed. Universidad Nacional Autónoma de México, México 1987.) Un reciente trabajo en este sentido es el de Rubén Rodríguez, (RODRÍGUEZ BALDERAS, Rubén, El clero de la Arquidiócesis de México-Tenochtitlán, desde 1510 hasta 1548, Instituto Superior de Estudios eclesiásticos Arquidiócesis de México, Libro anual 2004, Vol. 2, n. 6, diciembre, pp. 7-65.) El autor ha logrado rastrear a 79 clérigos seculares que ejercieron su ministerio en la Arquidiócesis de México en un periodo de treinta y ocho años. Si consideramos que en esos años existían otras cuatro diócesis: Tlaxcala (1525); Oaxaca (1535); Michoacán (1536) y Chiapas (1539), en las que trabajaban sacerdotes seculares, tenemos que aceptar que debieron ser varios cientos, número mayor que los religiosos. Salta a la vista que esos clérigos diocesanos reclaman y merecen una investigación. 243 CDIU, t. XXIV, 48. AGI, Indiferente 737: 1533-1534. 244 Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial, Ms. &. II. 7 (2.4.5), Los términos e distritos de los obispados de la Nueva España, pp. 363-368. 245 AGI, Indiferente 734, nn. 6-41.

99

del salario que V.M. le ha mandado dar.»246

El Rey pide a Roma que Vasco sea nombrado Obispo de Michoacán, mientras el Consejo escribe al Licenciado Quiroga avisándole que ha sido propuesto para el obispado de Michoacán, pidiéndole que acepte.247 También la Reina escribe a Quiroga el 16 de febrero de 1536, rogándole que acepte el nombramiento.248 Las cartas van y vienen entre España, Roma y México. Unos datos breves indican la complejidad de las comunicaciones de antaño: las bulas de erección del obispado se expidieron en Roma el 6 de agosto de 1536 y llegaron a España el 2 de marzo de 1537 de donde se reexpidieron a la Audiencia de México.249 Finalmente, por un breve apostólico del 9 de diciembre de 1537 se autoriza que el elegido como obispo de Michoacán, fuese consagrado por un obispo, asistido por dos dignatarios, en lugar de dos obispos que prescriben los cánones, puesto que en México, en aquél momento, sólo hay dos obispos. Las bulas llegan a España en marzo de 1538. Será hasta agosto de 1538 cuando Vasco tome posesión como Primer Obispo de la nueva diócesis de Michoacán. Vasco es ordenado Obispo No es posible saber a ciencia cierta lo que debió pasar por la cabeza y el corazón del Licenciado Quiroga al conocer de su nombramiento como obispo, ni tampoco las horas de oración y reflexión previas a su aceptación. No hay dato histórico que mencione que hizo gestiones en busca del episcopado o que añoraba ese estado. Hay, en cambio, una clara referencia al costo que tuvo su decisión:
«me arrancaron de la magistratura y me pusieron en el timón del sacerdocio, por mérito de mis pecados. A mí, inútil y enteramente inhábil, para la ejecución de tan grande empresa; a mí, que no sabía manejar el remo me eligieron Primer Obispo de la Ciudad Michoacana. Y así sucedió que antes que aprender, empecé a enseñar, tal como de sí mismo decían,
246

MÉNDEZ ARCEO, Sergio, “Contribución a la historia de Don Vasco de Quiroga”, Abside, 4 (1941), p.

63.
247 248

AGI, Indiferente, 737, Justicia 46. AGI, Justicia, 140. 249 WARREN, J.B., Vasco de Quiroga y sus Hospitales-Pueblo de Santa Fe, Morelia, Universidad Michoacana, 1977, p. 121.

100

lamentándose, el padre Ambrosio y Agustín.»250

La expresión me arrancaron de la magistratura indica su profundo amor por el ejercicio de su profesión. La referencia a San Ambrosio será de aquí en adelante frecuente, pues el que fuera obispo de Milán, abogado también, fue ordenado obispo en circunstancias semejantes.251 Luego de leer la Bula de su nombramiento como obispo, firmada por el Papa Pablo III,252 Vasco de Quiroga tomó posesión como obispo de Michoacán en la capital de reino tarasco Tzintzuntzan el 6 de agosto de 1538, fiesta del Salvador. No está claro si en esa fecha ya había sido ordenado obispo. Durante años se ha considerado253 que el Licenciado Vasco recibió en un sólo día, o en un periodo corto de tiempo, las órdenes menores y mayores, es decir, la tonsura, que lo constituía en clérigo, el subdiaconado, el diaconado, el presbiterado y el episcopado, a semejanza de la ordenación episcopal que se dice recibió San Ambrosio de Milán, quizá en base a un testimonio que dice:
«Regresado a la imperial ciudad de México, se consagró a fines del año de 1538 por el venerable señor don fray Juan de Zumárraga, quien, antes de pasar a la consagración de este especial togado, le fue promoviendo desde el estado lego sucesivamente por todos los grados, desde la tonsura hasta el sacerdocio.»254

Sigue abierta la investigación pero no parece que fue así. Es muy
250

Decreto de erección del obispado, tomado de CEVALLOS, Manuel, La acción pastoral de Don Vasco de Quiroga, op. cit., p. 127. 251 Ambrosio nació el año 340 en Tréveris, donde su padre era prefecto de las Galias. Muy pronto se trasladó a Roma, donde realizó estudios humanísticos y jurídicos. Hacia el año 370 fue nombrado gobernador de Liguria y Emilia, y se instaló en Milán, la capital. En el año 374 murió Auxencio, obispo arriano de Milán, que ocupaba la sede ilegítimamente: San Dionisio, el obispo legítimo, había muerto en el destierro. Ambrosio, como responsable del orden público, debió mediar en el conflicto desencadenado entre católicos y arrianos. El resultado fue su unánime elección como obispo. En el espacio de pocos días recibió el bautismo (pues aún era catecúmeno), la confirmación y la consagración episcopal. Cfr. LOARTE, José Antonio, El tesoro de los Padres. Selección de textos de los Santos Padres para el cristiano del tercer milenio, Ediciones RIALP, Madrid 1998, p. 182. 252 La Bula Illius fulciti praesidio de Paulo III está fechada en Roma el 8 de agosto de 1536. En ella erige, además la población llamada Mechoacana o de Mechoacán (“oppidum Mechoacanus nuncupatum”) como Ciudad de Michoacán. Cfr. MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, ob.cit. pp. 103-107. 253 Así lo sostienen, por ejemplo MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, ob.cit. pp. 49-50; LEÓN, Nicolás, Documentos inéditos referentes al ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga, México, Antigua Librería Robledo, de José Porrúa e hijos, 1940, p. 173 254 BEAUMONT, Pablo de la Purísima Concepción, Crónica de la Provincia de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo de Michoacán de la Regular Observancia de N.P.S. Francisco, 3 ts., México. Publicaciones del Archivo General de la Nación, 1932.

101

probable que el lapso entre el 16 de febrero (carta de la Reina) y el 6 de agosto de 1536 (fecha de la Bula de erección de la Diócesis y de su nombramiento como obispo) fue en el que recibió la ordenación sacerdotal que lo constituía “clérigo presbítero de la Diócesis de Avila”255 según el tratamiento que le da la Bula al preconizarlo obispo de Michoacán.256 Lo que indica, también, que al expedirse la Bula ya es sacerdote.257 Así que es verosímil pensar que a mediados de 1536 fue ordenado sacerdote y que a partir de entonces hace compatible diversas tareas: su trabajo como Oidor a las órdenes del Virrey Mendoza, con algo de vida pastoral, quizá en el Pueblo-Hospital de los Altos, y poco después, quizá a principios de 1537, comenzó a administrar su Diócesis. Motivos por los que quizá el Virrey Mendoza, en carta que envía al Rey, fechada el 10 de diciembre de 1537, le hace un comentario que es de suponer no es peyorativo:
«el licenciado Quiroga más entiende en las cosas de su Iglesia que no en la Audiencia.»258

Lo cierto es que a partir de mediados de 1538, que es cuando llegan a Nueva España las Bulas de erección de la Diócesis y su nombramiento,259 se le dispensa un trato distinto, pues es ya “obispo electo”, es decir, está nombrado aunque no ha recibido la ordenación episcopal. En una de las actas del Cabildo de México, con fecha 26 de noviembre de 1538 todavía se le llama “electo”,
255

Al ordenarse quedó temporalmente adscrito a la Diócesis de Ávila, en el reino de Castilla, por ser en ella donde quedó registrado su bautismo. 256 El texto de la Bula dice: “post deliberationem quam de preficiendo eidem ecclesiae personam utilem et etiam fructuosam cum fratribus nostris habuimus diligentem, demum te presbiterum Abulem diócesis licentiatum theologiam cui apud nos de viate munditia, honestatem, spiritualium providentia et temporalium circunspectione aliisque multiplicum virtutum donis fidedigna testimonia perhibentur direximus oculos nostre mentis…Que puede traducirse así: después de la diligente deliberación que tuvimos de nuestros hermanos para ponerte al frente de la dicha iglesia (Michoacán) a persona conveniente y a la vez fructuosa, finalmente hemos puesto los ojos en ti, presbitero de la diócesis de Ávila, licenciado en teología, de quien nos dan fidedignos testimonios de limpieza de vida, honestidad, disposición para las cosas espirituales y moderación para las temporales…(Apostolatus officium, pp. 327-328, apud., CARRILLO CÁZARES, ALBERTO, op. cit., p. 26. 257 Hay que notar que luego Vasco, amante de la verdad y del derecho, pide una corrección a la Bula, pues no es licenciado en Teología sino en Cánones. No pide, en cambio, corrección a lo de ser sacerdote, lo que parece confirmar que en esa en esa fecha ya es clérigo. 258 AAH. Col. Muñoz A/108, f. 27., apud. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga y su Colegio de San Nicolás, Morelia, Mich. Editado por Fimax Publicistas, 1972, p. 127. 259 Las Bulas de erección del obispado de Michoacán y el nombramiento de Vasco como su primer obispo, se componen de nueve documentos pontificios emanados de la Sede Apostólica con fecha 8 de agosto de 1536. Contienen un caudal de principios jurídicos pastorales. La relación de estos documentos puede verse en CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), op. cit., pp. 24 ss.

102

mientras que en otra del 14 de febrero del año siguiente, ya se le da el título de obispo.260 Desconocemos la fecha exacta de su ordenación episcopal. Hay indicios de que la recibió en la ciudad de México de manos del obispo Zumárraga a finales de 1538,261 muy probablemente en las Témporas de adviento que ese año fueron entre el miércoles 18 y el sábado 20 de diciembre.262 Así pues, si nació, como parece, en 1488, cumplidos los 50 años ya es obispo. Una edad que puede explicar mejor el brío con el que asumió y se entregó a su actividad pastoral, así como su dilatada acción.

La Catedral y su sede episcopal La toma de posesión de don Vasco como primer obispo de Michoacán en 1538 se dio en la iglesia que los franciscanos tenían en Tzintzuntzan, un lugar que, aunque era capital del reino tarasco, no ofrecía las mejores condiciones. Pronto, muy pronto, don Vasco decidió que su sede episcopal debía trasladarse a Pátzcuaro, a orillas de la laguna del mismo nombre. Quizá el motivo fundamental que lo movió a desear el cambio de sede fue que buscaba un lugar donde había mayor concentración de indios. Así que con el consentimiento del gobernador, don Pedro Cuiniharángari y otros principales de la ciudad, alcalde y regidores, se le da posesión de un sitio para edificar la catedral que será de San Salvador. Don Vasco, buen conocedor del derecho, sabe que debe contar con la autorización del Consejo de Indias, quien le concede permiso de traslado por Real Cédula de 25 de junio de 1539. La autorización pontificia tardará unos años más, hasta el 8 de julio de 1550. Construir su propia catedral fue una de las primeras tareas que emprendió don Vasco. La catedral que desea construir es una muestra más de su magnanimidad. Quería que fuese la más grande y suntuosa de la cristiandad, por lo que diseñó que tuviese cinco naves cerradas con bóveda, “y con tanta grandeza se iba haciendo que, acabada, pudiera ser octava
260 261

MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 200. GARCÍA ICAZBALCETA, Don Fray Juan de Zumárraga, primer obispo y arzobispo de México, t. 1, p. 159, nota 2, México, Porrúa, 1947. 262 Cfr. CAPELLI, A., Cronología, cronografía e calendario perpetuo, Milano, Ulrico Hoeplo, 6ª. Ed., 1988, p. 97.

103

maravilla del mundo en edificios”.263 Construir, entonces, no era tarea fácil. Recursos no tenía. Pero lo que sí tenía, y mucho, era una gran fe y un convencimiento de que para Dios toda la riqueza era siempre poco. No pretendía una obra de grandes dimensiones para perpetuar su memoria, sino un lugar adecuado, tanto para dar culto a Dios, como para que, con sólo mirarla, por dentro o por fuera, fuese un elemento importante de catequesis para los naturales, labor que estaba iniciando con gran entusiasmo. Con el inicio de la construcción de la catedral, vinieron también las dificultades, unas derivadas del mismo proyecto y otras, las más dolorosas, de quienes no se esperan. En efecto, pronto iniciaron las críticas por parte de algunos religiosos que no veían con buenos ojos esa iniciativa, quizá por pensar que ponía en peligro las futuras construcciones de sus propios conventos e iglesias. En relación con el proyecto, luego de muchas deliberaciones, los expertos le aseguraron que la conformación del terreno no podía soportar tanto peso. Hombre práctico, con prisa siempre, decide construir un templo provisional, que inicia en 1540 y abre al culto en 1546. Decide edificarlo al lado de lo que será la magnífica catedral, en un terreno en la parte alta de Pátzcuaro, lugar privilegiado por el paisaje con vistas al lago. Como siempre en los proyectos de Vasco, junto al templo construye una escuela, el Colegio de San Nicolás, y hay una fuente. La tradición dice que en tiempo de sequía don Vasco golpeó con su báculo en el suelo y brotó agua con un caudal que aún se conserva. Este templo conservó su dignidad catedralicia hasta 1565, en que la sede fue trasladada a Valladolid, hoy Morelia. El sueño de don Vasco de construir una magnífica catedral en Pátzcuaro, quedó sólo en un sueño imposible en su realización, pero no está lejos de la verdad considerar que, desde el cielo, puede admirar en todo tiempo la estupenda Catedral de Morelia y, sobre todo, interceder ante Dios por las necesidades de los que a ella acuden. Su veneración a María Santísima le hizo mandar fabricar una imagen
«de caña de maíz batida, que es un género de pasta, usada en este Reyno, cuyo peso es ligerísimo, y de gran consistencia. Como la Señora se constituía en aquel lugar con particularidad, Patrona de los enfermos de
263

BESALENQUE, Diego de, Historia de la provincia de San Nicolás Tolentino de Michoacán, México, 1963, p. 214.

104

aquél Hospital; de la misma pasta, se gravó en la Soberana Imagen esta inscripción: Salus infirmorum. Este es el origen de aquella prodigiosa Imagen, tan venerada en esta Provincia, y conocida bajo el título de Nuestra Señora de la Salud.»264

El Tratado de Vasco sobre el bautismo La conversión de los indígenas al catolicismo, con bautismos masivos, genera una penosa controversia entre los religiosos con manifestaciones incluso agresivas a partir de 1537. De una parte, los dominicos sostenían que no se debía bautizar a nadie sin que antes mediara una adecuada preparación doctrinal y la ceremonia del sacramento se hiciera del modo tradicional en uso. Los franciscanos, por el contrario, pensaban que era suficiente una preparación rápida que habría de completarse luego con los años. Tanto se enconaron los ánimos que los de una posición llegaron a dudar de la validez del sacramento que administraban los contrarios. Vasco, siendo todavía Oidor, pero ya obispo electo, estudió a fondo los argumentos de unos y otros. En 1537 Zumárraga junto con los obispos de Oaxaca y Guatemala escriben al Consejo de Indias sobre el caso de los bautizos, donde dicen que
«sobre eso el electo obispo de Mechoacán, con mucho estudio y cuidado, ha hecho un tratado en el cual se resume que no se puede ni puede hacer dicho bautismo, sino como se hacía en la primitiva iglesia.»265

Vasco sostiene que se puede bautizar, pero previa la enseñanza de las verdades de la fe, con las normas del ceremonial indicadas y sólo en el tiempo del calendario litúrgico previsto para ello. Los obispos reconocen que no era tarea fácil llevarlo a la práctica, por las circunstancias que se viven en el Nuevo Mundo. Las voces discordantes obligan la intervención de la Segunda Audiencia quien cita a los superiores religiosos y a los obispos, quienes no pueden llegar a ningún acuerdo. El asunto se consulta al Consejo de Indias y luego a Roma, de donde se envía una Bula, la Altitudo divini consilii, del Papa Pablo III, con fecha 1 de junio de 1537 en la que resuelve las dudas diciendo que los bautismos administrados son válidos si se actuó de buena fe, pero que en
264 265

MORENO, Juan Joseph, Fragmentos, op. cit., p. 53. Carta de Fray Juan de Zumárraga al Consejo de Indias, México 8 de febrero de 1537, en GARCÍA ICAZBALCETA, Don Fray Juan de Zumárraga, primer obispo y arzobispo de México, t. 4, doc. 12 p. 239, México, Porrúa, 1947.

105

adelante deberán observarse las normas prescritas por la Iglesia: el catecumenado, los exorcismos y las unciones rituales. La Bula llega a México en 1539 y se reúnen los obispos Zumárraga de México, el de Antequera, don Juan Zárate y Vasco de Quiroga como el primero de Michoacán, para su ejecución. El primer biógrafo de Vasco, Cristóbal Cabrera, quien convivió con él de 1537 a 1545, refiere los acontecimientos diciendo:
«Es de sobra conocida la controversia que en torno a la administración del bautismo hubo en los primeros tiempos de la Iglesia mexicana. Disputóse sobre la abreviación de las ceremonias y sobre los tiempos en que dicho sacramento debería administrarse. Mientras unos defendían la abreviación de aquéllas y la indiscriminación de éstos, otros propugnaban por lo contrario. Entre éstos últimos se encontraba el Sr. Quiroga, quien compuso un tratado defendiendo el catecumenado y reservando la administración bautismal en cuanto a los adultos sanos y de paz, para las Pascuas de Resurrección y de Pentecostés. Aún posteriormente a la bula de Paulo III sobre este asunto, triunfó la opinión del obispo de Michoacán en la Junta eclesiástica de 1539, tomando él por su cuenta arreglar un Manual para dicha administración, que por eso se llama De Adultos.»266

El Manual de Adultos El prestigio adquirido y sustentado por Vasco como Oidor y Juez no se ve disminuido con su ordenación episcopal. Su experiencia, su sentido práctico, los conocimientos teológicos y su mentalidad jurídica, debieron darle una voz muy autorizada entre los demás obispos, quienes además de apreciar sus cualidades, agradecían su espíritu de servicio. El Manual de Adultos que ofreció elaborar don Vasco se hizo realidad pocos meses después y se imprime al año siguiente en la Ciudad de México, en casa de Juan Cromberger, por mandato, dice la portada, de los Reverendísimos Señores Obispos de la Nueva España. Tiene fecha del 13 de diciembre de 1540. En la primera página viene un texto versificado, elaborado por Cabrera que traducido dice:
«Si deseas, venerable sacerdote, aprender previamente y con brevedad lo que ha de hacerse para bautizar a cualquier indio, cuáles son los primeros
266

Citado por MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga, Protector de Indios, op. cit., p. 203.

106

rudimentos que deben enseñársele, consulta, hojea, lee por entero y estima este libro. Nada hay menos oscuro, nada más claro, pues sencilla y doctamente acaba de ordenarle mi sabio y piadosísimo prelado Don Vasco de Quiroga.»267

Años más tarde, en 1567, dos años después de muerto don Vasco, un tal Pedro de Logroño, sacerdote que trabaja en Zacatecas se atribuye la autoría, diciendo que lo hizo “por orden y nota del Obispo de Mechoacán”. Sea lo que fuere, lo cierto es que el obispo de Michoacán era un emprendedor convencido de que se necesitaba formar a las personas, una a una, y que debían contar con instrumentos que facilitaran la tarea. Métodos de evangelización Primero lo humano, después lo sobrenatural. Así puede sintetizarse la acción apostólica de Vasco de Quiroga. Así actúa cuando, como seglar, hace compatible su trabajo profesional de Oidor con las gestiones necesarias para lograr la constitución de los pueblos-hospital, pero siempre apoyado en una intensa oración diaria. Toda su labor pastoral como obispo, está sustentada en sus enormes cualidades humanas, pero confía más en la ayuda de la gracia divina. Es un convencido de que, como señalan los teólogos, lo sobrenatural se apoya en lo natural, es decir que se requiere que el hombre sea más hombre, esté adornado de las virtudes humanas para que pueda desarrollar las virtudes sobrenaturales en plenitud. Por ese motivo, don Vasco busca que las personas tengan primero los medios necesarios para su desarrollo humano, que les facilitará luego el conocimiento de Dios para vivir de acuerdo con su Voluntad. Es significativo que toda la labor de apostolado y toda la labor pastoral que desarrolla, esté siempre alrededor de obras de crecimiento humano y social. Además tenía una gran intuición pedagógica. Con gran facilidad conocía a las personas, su temperamento y carácter, sus gustos y aficiones. Sabía aprovechar sus costumbres anteriores y, a partir de ellas, enseñarles las verdades de la fe. Como el amor es sapientísimo, y don Vasco quería a las personas, desarrolló una especial sabiduría para la conversión de las personas. Estaba convencido de que las personas, una a una, deberían prepararse
267

Ibídem., p. 83.

107

en el conocimiento de las cosas de Dios, pero sin prisa. Por eso dedicaba muchas horas a la catequesis y hacía que quienes colaboraban con él dedicaran el tiempo necesario a esta labor. Una vez que las personas tuvieran un conocimiento profundo de las verdades de la fe, entonces preparaba, con verdadera ilusión, las ceremonias para la recepción de los sacramentos. La celebración del bautismo era una fiesta muy especial. Se hacía dos o tres veces al año en cada pueblo, siempre acompañada de flores, cantos, procesiones, los vestidos blancos y danzas. Él mismo presidía muchas de estas ceremonias y se hacía acompañar de otros sacerdotes y religiosos. Su primer biógrafo refiere que
«Tenía él en tanta veneración el Bautismo, lo honraba tan de corazón y con tanta piedad, que cuantas veces eran tratadas cuestiones referentes al mismo parecía conmoverse hasta en lo más profundo de su ser.»268

Las ceremonias eran siempre muy bien cuidadas. Sabía que la fe debía entrar también por los ojos.
«Alababan, además la pompa y el esplendor del Bautismo solemne; la admirable procesión general de los muchos que recibían el Bautismo y que, cual blancos corderos, iban avanzando vestidos con albas túnicas; el gran número de cantores y músicos con toda clase de instrumentos; los cantos litúrgicos, y especialmente los Himnos traducidos a su propia lengua, compuestos por el anciano Obispo, quien me los había dado antes a mí para que examinara su metro y su ritmo.»269

Al final de la ceremonia, los despedía Vasco a sus pueblos y casas. dice su primer biógrafo,
«Instruidos en las cosas de la Fe y bautizados regresaban a sus casas. Al volverse a ellas eran despedidos con tanta benignidad, se les agasajaba con tantos dones, favores y dinero, que a su paso por otras tierras en dirección a sus propios hogares, no cesaban estos indios de pregonar a voz en cuello y al son de trompeta ante cuantas gentes encontraban, lo bueno del evangelio y la apostólica benignidad del Obispo. Narraban detalladamente todo cuanto habían visto, oído o experimentado; el modo como habían sido recibidos por el amabilísimo Obispo, la manera como se les había dado hospedaje, trato y
268

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, op. cit., n. 35. En el Apéndice I reproducimos el texto. Citamos por el número de párrafo que hemos añadido. 269 Ibídem. n. 8

108

alimentos, cómo se les había instruido en los rudimentos de la doctrina cristiana, y cómo todos habían sido perfectamente instalados por grupos, teniéndose en cuenta su edad, sexo y condición.»270

El texto da otra clave, siempre usada por don Vasco, consistente en explicar a los recién convertidos la obligación que tenían de conseguir que otros dejaran costumbres paganas anteriores para vivir de un nuevo modo que les traería la felicidad. Don Vasco estaba convencido de que todos los bautizados forman la Iglesia y que, por tanto todos, sin excepción, tienen la obligación de hacer apostolado. Don Vasco regalaba muchas imágenes, conocedor de que esa era de suyo una buena catequesis:
«Rebosantes de alegría mostraban también algunas imágenes muy devotas del Divino Salvador y de su Santísima Madre, de los Santos y de los Ángeles, que al despedirse habían recibido como obsequio del Obispo y las presentaban por turno a otros indios para que los veneraran o les rindieran culto.»271

La familia y los niños eran su preocupación principal. Hacía cuanto era necesario para atenderlos y formarlos. Muchas veces les organizaba, con gran creatividad, juegos y competencias, como las carreras, el lanzamiento de objetos de madera, tiro con flechas, entre otros. En los juegos don Vasco tomaba la postura de juez tan propia de su vocación profesional y premiaba a los ganadores con algunos animales vivos. El juego mismo era ocasión de catequesis; dar en el blanco o conseguir un trofeo, les decía, es parecido al premio que recibiremos al final de nuestra vida con el cielo.
«A los triunfadores se les premiaba con trofeos de carneros y de cerdos vivos. Con estos útiles juegos el Obispo se proponía, no sólo regocijar a chicos y grandes, sino también y principalmente, insinuarles la meta hacia la cual deberían enfocar toda su intención y sus mejores esfuerzos, esto es, hacia el mismo Jesucristo, Redentor y Fin.»272

Su fama de hombre bueno, cariñoso, comprensivo, ejemplar, se fue extendiendo por todos los pueblos de donde acudían para escuchar al obispo y pedirle el bautismo.
270 271

Ibídem. n. 7 Ibídem. n. 2 272 Ibídem. n. 22

109

«Consiguientemente, como ya se ha dicho, la divulgación de todo esto constituía un poderoso estímulo para que otros indios infieles y bárbaros viniesen también a solicitar el Bautismo; pues les dijeron tales cosas, que ellas solas bastaban para mover y ablandar los corazones más duros. Así fue que por todas partes y de dondequiera venían a diario nuevos e innumerables infieles, buscando al Obispo y pidiendo ser bautizados.»273

Su ayudante y compañero en la tarea pastoral, Cabrera, afirma que don Vasco tenía una especial habilidad para convertir a los infieles. Incluso él, que convivía intensamente con el obispo, se quedaba asombrado. Así lo cuenta:
«En cuanto al ministerio, yo le ayudaba con las frecuentes confesiones, y cuando visitaba su obispado le acompañé siempre como familiar; en fin, que me sentía tan a gusto de estar a su lado y de poder disfrutar de su santa conversación, como lo está junto a la flor de loto quien tiene costumbre de alimentarse de ella. Mientras otros desde lejos reconocían y admiraban en él la rara habilidad que tenía para convertir a los infieles, yo, que estaba tan cerca y como a la mano, me quedaba atónito por lo mismo, no haciendo otra cosa que alabar a aquél de quien desciende todo buen don y toda dádiva perfecta.»274

El catecismo Quirogiano Tenía don Vasco un sentido muy práctico. Buscaba el medio adecuado para proporcionar a los naturales una formación doctrinal muy cuidada, que fuera algo más que aprender unas sentencias de memoria. Estaba convencido que la Doctrina de la Fe que escuchaban por vez primera los indígenas, debía llevarlos a practicar esas verdades en su vida diaria y en sus circunstancias. Quería un catecismo que fuera breve, bien estructurado, con ejemplos prácticos y sugerencias para vivir lo aprendido. Quizá el mismo don Vasco intentó escribir ese catecismo; si así fue, no ha llegado hasta nosotros. Sabemos en cambio, que le gustó mucho un catecismo que se usaba por aquellos años en Jaén España, escrito por Don Gutierre González Doncel. El libro se imprimió en su primera edición en 1531. Don Vasco mandó hacer una segunda edición en 1553. El epígrafe final de este catecismo dice:

273 274

Ibídem. n. 26 Ibídem. n. 2

110

«Imprimióse esta loable Doctrina Cristiana agora nuevamente, segunda vez, a costa del primer obispo del obispado de Mechuacán que es en la Nueva España, que encarga y exhorta lo mesmo que el auctor de ella. A la qual interpuso su auctoridad para hazer suya cosa tan buena (omnia namque nostra facimus: quibus auctoritatem impartimur -todo aquello que autorizamos lo hacemos nuestro-) y por ser como es muy adaptada para los indios del Nuevo Mundo. Y no solamente espiritual e interior para las ánimas, sino también moral y exterior para los cuerpos y buena policía: Cosa a ellos y a todos muy necesaria y oportuna. Y también para que perpetuamente se lea y enseñe con gran diligencia en todo su obispado de Mechuacán y en los Hospitales de Sancta Fe, que fundó. Acabóse de imprimir en Sevilla, en casa de Juan Canalla, a veynte y un días del mes de octubre año de mil y quinientos y cincuenta y tres.»275

El catecismo está escrito con gran sencillez. Está destinado a servir de guía para las lecciones de catecismo que daba el capellán catequista, quien tenía facultad para hacer sus propios comentarios. El método de enseñanza a seguir se indica en el mismo catecismo: Todos los días de trabajo, en las mañanas hasta hora de comer, lea tres lecciones a quienes vayan a oírlas. La primera hora se debe emplear en aprender el catecismo propiamente dicho, artículos de la fe y mandamientos con el Credo, Padre Nuestro, Ave María y Salve. En la segunda hora se explican los pecados mortales con ejemplos prácticos de cuándo y por qué es un mal comportamiento y se enseña a confesarse. Además, se da una lección especial sobre el Padre Nuestro. La tercera hora se dedica a exponer algunos principios de conducta moral y buena crianza, una especie de manual de urbanidad y buenas costumbres, punto en que don Vasco insistía mucho. Por la tarde, después de comer debía tomarse cuenta de lo aprendido, corrigiéndolo y completándolo. El contenido del Libro de la Cristiana Religión es el siguiente:
1. La oración dominical o Padre nuestro. 2. La salutación angelical o Ave María. 3. El símbolo apostólico o Credo en donde se contienen los artículos de la fe. 4. En dos principios, que llama ley de naturaleza, se sitúa el fundamento de la convivencia social: Haz a los otros lo que quieres recibir de ellos y no hagas a los demás lo que no quieras sufrir de ellos. 5. Los diez mandamientos de la ley de Dios. 6. Igualmente en dos principios, que llama ley de gracia, se sitúa el caminar hacia lo sobrenatural: "Amarás a tu Señor Dios, de todo corazón, de toda tu ánima y con toda tu virtud y con todas tus fuerzas. Y amarás a tu próximo así como a ti mismo". 7. Los pecados mortales: La soberbia, la avaricia, la lujuria, la envidia, la gula, la ira y la
275

MIRANDA GODINEZ, Francisco, Catequesis Quiroguiana, Biblioteca digital CREFAl, México 2001.

111

pereza. 8. Las obras de misericordia: siete espirituales y siete corporales. Las espirituales: "Aconsejar al que lo demanda o no; enseñar al que no sabe; castigar al que yerra; consolar a los tristes; perdonar las ofensas; sufrir a los otros; orar por todos. Las corporales: "Visitar a los enfermos; dar de comer al hambriento; dar de beber al sediento; vestir al desnudo; hospedar al peregrino y pobre; visitar a los presos; enterrar al muerto." 9. Los cinco mandamientos de la Iglesia. 10. Los siete sacramentos de la Iglesia. 11. Los dones del Espíritu Santo contra los pecados mortales: Sabiduría contra lujuria; entendimiento contra gula; consejo contra avaricia; fortaleza contra pereza; ciencia contra ira; piedad contra envidia; temor de Dios contra soberbia. 12. Las tres virtudes teologales: Fe, esperanza y caridad. 13. Las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, justicia, fortaleza y templanza. 14. Las siete virtudes contra los pecados mortales: Humildad contra soberbia; paciencia contra ira; amor al prójimo contra envidia; largueza contra avaricia; diligencia contra pereza; abstinencia contra gula; castidad contra lujuria. 15. Las bienaventuranzas. 16. Los enemigos del hombre: Demonio, mundo y carne. 276

Además, hay un apartado de ascética en donde se expone el modo en que se deben aplicar las verdades de la fe a la vida diaria, a partir de distinguir la doble vida, contemplativa y activa. El catecismo habla de las siete cosas que un cristiano debe llorar, las cinco cosas que lo hacen a uno siervo de Dios y lo que se debe guardar con Dios: amor limpio, obediencia verdadera y perseverancia continua. En el comportamiento personal indica lo que cada uno debe guardar: intención justa, pensamiento santo, palabras buenas y obra perfecta. En el trato con el prójimo se debe tener: socorro caritativo, corrección discreta, perdón voluntario y sufrimiento compasivo. Por último, explica los dones del Espíritu Santo y sus efectos en la vida de perfección. La vida ordinaria del Obispo Vasco Cristóbal Cabrera, quien vivió al lado de don Vasco durante sus primeros años como obispo, será luego su primer biógrafo. Don Cristóbal lo acompaña a todos lados. Es un buen amigo del obispo a quien auxilia de continuo. Don Vasco le confía sus escritos para que le haga las correcciones pertinentes. Le ayuda muchas veces en el uso del latín y en versificar. Contamos, por fortuna, con algunos datos que nos proporciona don Cristóbal que nos muestran algunas facetas de la vida diaria del obispo, por
276

Idem.

112

ejemplo la relativa a sus intensas jornadas de trabajo:
«Y sucedió muchas veces que yendo yo después de la media noche a preguntarle a qué hora quería rezar los maitines, pues era costumbre que juntos rezáramos el oficio divino y canónico, respondía invariablemente: “rezaremos un poco después de hora y media; descansa todavía un poco en tu recámara; ya te llamaré yo, apenas termine lo que ahora estoy haciendo”. Estaba, en efecto, leyendo algo de la Sagrada Escritura o de los escritores eclesiásticos, o bien escribiendo.»277

Luego de un día de intenso trabajo, pues no podía estar sin atender a todos los que acudían a él, las noches constituían su refugio que le permitía estudiar, contestar cartas o hacer anotaciones de experiencias o proyectos futuros, pero, eso sí, nunca dejaba de rezar. Cuenta Cabrera:
«Cuando al fin terminábamos de rezar, y como quedase todavía algún tiempo antes de despuntar la aurora, así vestido como estaba, se entregaba a un ligero descanso, ya sentado en su propia silla, ya recostado en el lecho. De este modo, estando él casi siempre en vela, juntaba la noche con el día durante casi toda la semana; por eso es que apenas si se desvestía para reposar, excepto cuando tenía que cambiar de camisa por otra limpia. Así pues, este bueno, esforzado y hábil operario estaba tan continuamente ocupado en cultivar la viña del señor (Mateo 20, 1-4) que, emulando al Apóstol San Pablo, de muy buena gana se gastaba y se desgastaba hasta agotarse, con tal de lucrar para Cristo millares de almas (II Corintios 12, 15; Filipenses 3, 8). Y en tan santo apostolado este bueno y venerable Obispo a quien yo respeté como a padre y quien a su vez me trató como a hijo, no obstante mi indignidad, trabajó incansablemente hasta exhalar con la muerte de los justos su último suspiro, habiéndose ocupado siempre en convertir y ganar para Cristo innumerables almas de infieles.»278

Nunca le preocupó tener casa digna de obispo, le bastaba un pobre lecho o una dura silla. No tuvo sirvientes, en todo caso, le bastaba y sobraba la ayuda que le proporcionaba don Cristóbal. Era hombre austero que tomaba los necesarios alimentos que compartía siempre con quien tocara a su puerta. “Nunca se gozaron en su mesa las delicias del vino, pues siempre fue frugal y abstemio”. 279 Del dinero nunca se preocupó. Los medios necesarios para impulsar el
277 278

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, op. cit., n. 35 Idem. 279 Ibídem. n. 33

113

desarrollo de los indios constituyó, en cambio, una preocupación constante.
«Este santo varón, que despreciaba las riquezas y llevaba una vida frugal, que no tenía más ambiciones que la de convertir infieles por amor a Dios, empleó para ese fin en obras buenas y piadosas, con suma liberalidad y alegría, todo el sobrante del salario que recibía del Rey como paga por su oficio de Oidor, y luego siendo ya Obispo, cuanto podía adquirir por razón de obvenciones y de réditos eclesiásticos. Efectivamente, de su propio peculio compró y cultivó las tierras de dos pueblos, los cuales situados cerca de las dos grandes ciudades de México y de Michoacán, fueron formados también a sus expensas; pues en ellos edificó y acondicionó edificios destinados para hospedar, alimentar e instruir en la fe a los infieles venidos de cualquier parte. Y así, ambos pueblos que por su industria y esfuerzo estaban tan bien cuidados y provistos de lo necesario, vinieron a ser como dos bautisterios y dos escuelas generales de catecismo. A uno y otro conviene perfectamente el título, por demás insigne e ilustre, que él les puso de Santa Fe.»280

Don Cristóbal cuenta las consecuencias prácticas que tenía esa vida desprendida de los bienes materiales:
«Pongo por testigo a la misma verdad, a Cristo Nuestro Señor, que durante el tiempo que con dicho Prelado viví, nunca vi en sus manos alguna moneda acuñada de oro o plata; es más, ni siquiera sabía a cuántas monedas o dracmas equivalía un sueldo de oro. Todo cuanto adquiría por razón de obvención eclesiástica era guardado por un ecónomo, quien, de no ser honrado, hubiese tenido facilidad de sustraer una buena parte. Pues el único motivo que había para contar lo existente, era que él dijera si había o no para gastar.»281

Su vida estaba dedicada a los demás. Si no estaba atendiendo a quien acudía a él, preparaba lo que debía hacer después, componiendo un sermón, una clase o un canto. Estudiaba, rezaba y se entretenía viendo el desarrollo del trabajo de los indígenas a quienes animaba de continuo. Aprovechaba el tiempo y no lo tenía para él o para sus cosas. Afirma, con contundencia Cabrera:
«Nunca vi a este santo obispo entregado a una vida placentera, por el contrario, era siempre un vivo retrato del hombre trabajador, esforzado y virtuoso.»282
280 281

Ibídem. n. 35 Ibídem. n. 33 282 Idem.

114

Hay, en la vida de don Vasco, al menos un hecho extraordinario. Lo cuenta don Cristóbal Cabrera, mencionando que se lo confió un día el obispo pidiéndole que no lo contara sino hasta después de su muerte. Guardó bien el secreto. El hecho es significativo pero no desdibuja, en nada, su ejemplar actividad ordinaria. Vale la pena leer directamente el relato de esa visión extraordinaria.283 Sus sacerdotes Don Cristóbal Cabrera quien trató a don Vasco siendo Licenciado aceptó la oferta de trabajar con él en Michoacán desde el primer momento. Es probable que recibiera en Michoacán la ordenación sacerdotal de manos de su amigo obispo. Estará con él hasta 1545 en que decide volver a España y luego va a Roma, donde escribe sus recuerdos. Después de ser consagrado Obispo don Vasco, con la venia de Zumárraga, convenció a algunos sacerdotes seculares residentes en la capital, que lo acompañaran en la aventura que iba a iniciar en Michoacán. Sabemos que llegaron con don Vasco, Juan de Zorita, Pedro de Yepes y Juan Fernández. Poco más tarde arribaron Pedro de Logroño y Juan Fernández de León que será luego rector del Colegio de San Nicolás. No está claro si todos o algunos llegaron siendo sacerdotes o fueron ordenados por el obispo de Michoacán. Don Vasco tiene urgencia de contar con sacerdotes bien formados. El 20 y 21 de diciembre de 1539, un año después de su ordenación episcopal, reciben la tonsura y las órdenes menores Pedro Hernández y Juan Gutiérrez.284 Logra después que otros sacerdotes vayan a trabajar a la nueva diócesis, entre los que están Francisco Arias Girón, Juan Torres, Rodrigo de Tapia y Juan Rebollo que será Vicario de don Vasco en 1542. Necesitaba sacerdotes piadosos, con celo por las almas, sacrificados, entregados de lleno a la inmensa labor que habría en toda aquella región. Le preocupa que los sacerdotes no sean ejemplares. En 1537 los obispos de Nueva España habían denunciado en carta enviada al Consejo de Indias,
«lo que más destruye a esta tierra es que las personas eclesiásticas y seglares no tienen otro fin sino buscar modos para hacerse ricos y volverse a
283

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, ob.cit., nn. 27 a 31 que puede verse en el Apéndice I de este escrito. 284 Cfr. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga y su Colegio de San Nicolás, op. cit., p. 33.

115

Castilla.»285

Don Vasco no quiere, por ningún motivo, que se repita la mala experiencia. Los sacerdotes seculares Don Vasco que tiene prisa pero hace las cosas bien. Por tal motivo, planea un trabajo pastoral con horizontes insospechados que demanda la presencia de sacerdotes ejemplares que sean capaces de trasmitir una fe viva. Requiere don Vasco de sacerdotes seculares, es decir, aquéllos que dependen totalmente de un obispo, pues desea disponer de ellos para cualquier cosa. Necesita acciones prontas y que sus colaboradores se muevan sin poner dificultades. Quiere formarlos él mismo para evitar deformaciones que puedan poner en peligro sus magnánimos proyectos. Aunque en su labor pastoral cuenta con la ayuda de los religiosos, sabe perfectamente que ellos dependen de un Superior por lo que no puede contar con ellos según sus deseos. Poco más adelante muchos de los religiosos le causarán serios problemas. Hay sacerdotes seculares trabajando en Nueva España, aunque por desgracia, su labor es poco conocida, pues se ha privilegiado la información de lo que hacían los religiosos.286 Sabemos, por ejemplo, que en 1548, año del fallecimiento de Zumárraga, la diócesis de México-Tenochtitlan, cuenta con varias decenas de sacerdotes seculares. Don Vasco los busca en la capital pero no siempre es fácil convencerlos o que reciban la autorización de traslado de su ordinario. Desde que Vasco toma posesión de su diócesis aparecen cuatro clérigos diocesanos que lo acompañan y que le sirven también de testigos en algunos procesos: Juan Hernández, que es clérigo de México, que tuvo a su cargo los pueblos de Ávalos;287 Bartolomé Romero, de quien no tenemos más datos; Aparicio Rodríguez de Farfán a quien Vasco puso en el pueblo de Yuririapúndaro y Juan Torres al que nombrará canónigo de Michoacán.288
285

Carta de los Ilmos. Sres. Obispos de México, Oaxaca y Guatemala, 30 de noviembre de 1537, en ICAZBALCETA, Joaquín, Don Fray Juan de Zumárraga, op. cit., t. 3, doc. 32, p. 98. 286 Un interesante trabajo de investigación es el realizado por RODRÍGUEZ BALDERAS, Rubén, El clero de la Arquidiócesis de México-Tenochtitlán, desde 1510 hasta 1548, Instituto Superior de Estudios eclesiásticos Arquidiócesis de México, Libro anual 2004, Vol. 2, n. 6, diciembre. 287 AGI, Justicia, 140. 288 AGI, Justicia 238, apud, ROMÁN GUTIÉRREZ, Francisco, Sociedad y evangelización en Nueva Galicia

116

Poco después de su consagración episcopal, don Vasco ordenó a dos que conoció y trató en la ciudad de México, Cristóbal Cabrera, quien luego será su secretario y Pedro de Yepes quien fue litigante procurador en la Audiencia de México.289 Lo que indica que en su condición de laico y en el ejercicio de su profesión, el licenciado Quiroga hacía apostolado. En las témporas de adviento de 1539 ordenará como sacerdotes a Pedro Hernández; Melchor Covarrubias y a Juan Gutiérrez que será luego su provisor.290 A partir del 6 de junio de 1540 puede constituir el cabildo catedral, nombrando cuatro canónigos, el chantre y el tesorero.291 Pero, como bien puede comprenderse, don Vasco cuenta con muy pocos para la tarea que tiene que emprender. A la falta de sacerdotes seculares se suma la cuestión, discutida desde los primeros años de la colonización, de quiénes son las personas capaces para recibir la ordenación sacerdotal. Dan por un hecho que los españoles pueden ser sacerdotes, pero discuten si podrán ser ordenados los hijos de españoles nacidos en América, los mestizos y los indígenas. Don Vasco, como responsable de una diócesis tendrá que tomar una posición al respecto. En estricto sentido la posición había sido tomada desde que estableció un colegio junto a la catedral en Pátzcuaro. Aquello era un centro cultural que formaba, por igual, a personas de todas las mezclas de etnias que el amor humano puede engendrar, pues Don Vasco quiere a todos por lo que son. Aquello era el principio de un seminario. En los primeros meses de su ejercicio episcopal, algunos indígenas recibieron de sus manos al menos las órdenes menores a juzgar por el ataque que viene de la pluma de un franciscano quien dice que Don Vasco, “ordena a mancebos idiotas, nacidos acá y criados entre los pechos de indias”. Lo de idiotas se refiere, si pensamos bien, a que según el atacante los indios no tienen instrucción, cuando el que escribe no prueba la suya. Respetuoso, como siempre de la ley, don Vasco sigue el curso de las
durante el siglo XVI, op. cit., p. 187. 289 CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), ob. cit. pp. 33 ss. 290 Cfr. MAZÍN, Oscar, El cabildo de la catedral de Valladolid de Michoacán, El Colegio de Michoacán, Zamora, 1996. 291 Entre los clérigos presentados para este cabildo catedralicio inicial está Bernardo de la Torre, que luego volverá a su anterior obispado de México, cfr. MAZÍN, Oscar, El cabildo de la catedral de Valladolid de Michoacán, ob. cit. p. 114. Como chantre fue presentado Rodrigo Tapia y como tesorero Francisco Garzón. Cfr. SCHWALLER, John F., Partidos y párrocos bajo la real corona en la Nueva España, siglo XVI, INAH, México 1981, pp. 56 ss. y HERREJÓN PEREDO, Carlos, Los orígenes de Guayangareo-Valladolid, El Colegio de Michoacán, Zamora, 1991.

117

discusiones y de las reuniones que estudian la espinosa cuestión. No es fácil decidir si los indígenas están en condiciones de ser ordenados, porque algunos que habían recibido el sacramento del orden en México no fueron del todo ejemplares, ni fieles y, además, porque no estaba determinado completamente el tipo de estudios que debían recibir, y preocupaba la aceptación que los indígenas sacerdotes podrían tener no sólo de los naturales sino también de los españoles. La Junta Eclesiástica celebrada en 1539, a la que asiste Vasco como obispo, se pronuncia por consultar el caso al Papa y al Rey. En el Concilio mexicano de 1555, donde Vasco está presente, se determina que “nadie sea admitido (a las órdenes sagradas) que fuera mestizo, indio o mulato”.292 Será hasta 1576 que el Papa Gregorio XIII permite que, en algunos casos determinados, se pueda ordenar a mestizos e indios “por la gran escasez que hay de sacerdotes que sepan la lengua de los indios”. En el III Concilio Mexicano de 1585 se prescribe que “no se franqueen las órdenes sin grande pulso a los mestizos, tanto de indios como de negros, y a los mulatos que descienden en primer grado”.293 El Colegio de San Nicolás Los seminarios que hoy suelen tener todas las diócesis, son fruto del Concilio de Trento, en su sesión XXIII de 1556, cuando los padres conciliares determinan que en cada Diócesis se establezca un colegio para no menores de 12 años que puedan ser los futuros sacerdotes. Don Vasco, visionario y precursor, funda su seminario en el barrio de Pátzcuaro en 1540 bajo el nombre de Real y Primitivo Colegio de San Nicolás, adelantándose dieciséis años a lo que la Iglesia ve conveniente y necesario. En su Testamento deja constancia del hecho:
«Yo fundé en esta ciudad de Mechoacán, en el barrio de Páscuaro, cerca de nuestra Iglesia Catedral de Sanct Salvador, el Colegio de San Niculás que aquí está fundado, por la gran falta de ministros de los santos sacramentos y
292

Cfr. Concilios Provinciales Primero y Segundo, celebrados en la muy noble y muy leal Ciudad de México, presidiendo el Illmo. Y Rmo. Señor D. Fr. Alonso de Montufar, en los años de 1555 y 1565. Dalos a la luz el Illmo. Sr. D. Francisco Antonio Lorenzana, Arzobispo de esta Santa Metropolitana Iglesia (grabado). Con las licencias necesarias. En México, en la imprenta de el Superior Gobierno, de el Br. D. Joseph Antonio de Hogal, en la calle de Tiburcio, año de 1769. 293 Ibídem.

118

culto divino que aquí y en todo nuestro obispado de Mechuacán, ha habido y hay, que sean presbíteros y lenguas; para aquí en este dicho colegio se reciban y críen estudiantes puros españoles que pasen de más de veinte años, que quieran ser ordenados y sean lenguas, y así ordenados de todas las órdenes, suplan algo de la grande falta dicha de ministros.»294

El colegio era aprovechado también para dar instrucción a los indios. Vasco no sabía en qué terminaría la cuestión de las ordenaciones de indígenas y mestizos, pero sigue su práctica habitual de no hacer distinción de personas. En 1565, año en que hace su Testamento, sabe de las disposiciones que hay al respecto, pero deja clara su gratitud a los indígenas y su voluntad de que sigan recibiendo educación.
«Por cuanto lo hicieron todo, los indios desta Ciudad de Mechuacán, por mi ruego y mandado, sin habérseles pagado bien, como debiera, y que se le quede todo, como dicho es, perpetuamente para siempre jamás, al dicho Colegio de San Niculás, con cargo que en recompensa y satisfacción de lo que allí los indios de esta Ciudad de Mechuacán y Barrios de la Laguna trabajaron, pues ellos lo hicieron, y a su costa, sean perpetuamente en él gratis enseñados todos los hijos de los indios, vecinos y moradores de dicha ciudad de Mechuacán y de los dichos Barrios de la Laguna, que también ayudaron en los dichos edificios, que quisieren y sus padres enviaren allí a estudiar y ser enseñados en todo lo que allí se enseñase y leyere, y esto gratis como es dicho sin que para ello den ni paguen ni se les pida ni lleve cosa alguna, mayormente en la dicha doctrina cristiana y moral, que les dexo impresa para ello, en el dicho Colegio e que han de ser enseñados gratis como es dicho, en satisfacción y recompensa de lo que allí y en otra cualquier parte y obras, hubieren trabajado los dichos indios, pues otra mejor ni mayor satisfacción al presente no se les puede hacer, atenta su manera, calidad y condición, porque ésta es y ha sido la intención del fundador, que nos habemos sido[...].»295

En el Testamento Quiroga aclara que como
«patrón protector y defensor principal, así del dicho Colegio de San Niculás como de los dichos Hospitales de Santa Fe, dexamos a Su Majestad Real del Rey de Castilla y de las Españas, Don Felipe nuestro señor natural y ayudador de estas obras pías.»296
294

Testamento. Publicado en AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Pensamiento jurídico. Antología. Ed. Miguel Ángel Porrúa, 1970. p. 243. 295 Ibídem. p. 247. 296 Ibídem. p. 252.

119

Por cédula emitida desde Barcelona en mayo de 1543, Carlos V, había dado su aprobación y apoyo al Colegio de San Nicolás:
«Don Carlos por la divina gracia... por quanto por parte de vos Don Vasco de Quiroga obispo de la provincia de Mechoacán me ha sido hecha relación que vos aveis comenzado a hacer en la dicha ciudad de Mechoacán [Pátzcuaro] un hospital para que en él se acojan los pobres enfermos así españoles como yndios y un colegio donde los hijos de los españoles legítimos y mestizos y algunos indios por ser lenguas para que puedan mejor aprovechar con ellas aprendan gramática y junto con ella los yndios a hablar la nuestra lengua castellana, cosa muy útil y necesaria y nos aveis suplicado tomásemos el título de patrones del dicho colegio, porque estando en nuestro nombre y siendo nos patrones dello serán más mirados y favorecidos y los pobres estudiantes más bien aprovechados o como la nuestra merced fuese y nos acatando quánto Dios nuestro Señor será servido de que el dicho hospital y colegio se conserven tuvímoslo por bien y por la presente aceptamos el patronazgo del dicho hospital y colegio para que nos y los reyes que después de nos sucedieren en nuestra corona real seamos patrones y como tales podamos nos y ellos proveer lo que vieremos que conviene al bien del dicho hospital y pobres del y del dicho colegio y dello mandamos dar la presente firmada de mi el rey y sellada con nuestro sello. Dada en la ciudad de Barcelona a primero del mes de mayo de mil e quinientos e quarenta y tres años. Yo el rey. [...].»297

El Colegio de San Nicolás no era, ciertamente, el único colegio que había en la Nueva España. En 1536, fray Bernardino de Sahagún había fundado el Colegio de la Santa Cruz de Tlaltelolco, que en 1576 fue clausurado. El colegio estaba destinado a educar a la nobleza indígena de acuerdo con el modelo europeo, pero no acudían españoles. El colegio de Quiroga, por el contrario, trataba de integrar a indígenas y españoles quienes eran iguales en todo. Es también de 1540 un colegio fundado en Tiripitío, cercano a la sede episcopal de don Vasco, en el que dirigía la enseñanza fray Alonso de la Veracruz, donde los agustinos aprendían la lengua tarasca y los indios aprendían, no para ser ordenados posteriormente, sino sólo a leer y escribir el castellano y algunos oficios prácticos. Al frente del Colegio de San Nicolás, don Vasco puso un Rector con nombramiento por tres años. Los alumnos estaban en dos grupos, los que serían después clérigos-lenguas y los hijos de vecinos, indios, mestizos y españoles. Los primeros estaban en régimen de internado y se les alimentaba gratuitamente en el colegio. Debían ser mayores de veinte años al entrar al
297

Ibídem. p. 144.

120

colegio, y ser españoles, peninsulares o criollos, con fama de una vida honesta y buenas costumbres. El segundo grupo, los que no se preparaban para ser clérigos, no tenían edad mínima para ingresar el colegio, vestían de manera distinta al otro grupo, no eran internos y la educación que recibían se basaba en la lectura, la escritura y la doctrina cristiana. La contradicción siempre llega cuando hay una labor que funciona bien y da frutos. Pronto se encontró don Vasco con las críticas de un buen número de religiosos que sostenían que no hacía falta hacer ese Colegio que significaba gastos para algo que era inútil. Como es lógico, Vasco puso más interés en su obra. Es significativo el informe que se hace años después sobre el Colegio. La información, escrita once años después de la muerte de Vasco, es de 1576, en donde el obispo, el Deán y el Cabildo de la Diócesis envían un informe solicitado por la Corona, pues las críticas de los religiosos obligan a estudiar si es o no necesario que permanezca el Colegio. El informe es todo él interesante, pero algunos datos son contundentes:
«Desde su fundación, en él se han criado y ordenado muchos sacerdotes de muy buena doctrina, vida y ejemplo, y han salido de él más de doscientos sacerdotes ministros que en toda esta Nueva España han predicado la ley evangélica y administrado los santos sacramentos y adoctrinado y convertido mucho número de indios naturales y han aprendido sus mismas lenguas bárbaras con que se ha dilatado grandemente nuestra santa fe católica y salvado muchas ánimas en gran servicio de Dios Nuestro Señor y descargo de la real conciencia de su Majestad, y asimismo para el dicho efecto se han entrado para las Religiones de esta Nueva España otros muchos colegiales y estudiantes de dicho colegio, donde han aprobado muy bien y hecho el mismo fruto .»298

Los más de doscientos egresados son sólo sacerdotes diocesanos. No tienen la cuenta de alumnos que han profesado de religiosos. El enorme afecto que tiene don Vasco por su Colegio de San Nicolás puede constatarse en el legado de seiscientos veintiséis volúmenes y diez mapas geográficos que hace en su Testamento:
«declaro y dexo toda mi librería que tengo en estas mis casas de mi morada, al dicho Colegio de San Niculás, de la cual tenga cuenta y razón el Deán y
298

Fray Juan de Medina y Rincón era Obispo de Michoacán en 1580 y es quien traslada la sede episcopal y el Colegio a Valladolid. Información hecha por la Justicia Mayor de esta ciudad de pedimento del Señor Obispo, Deán y Cabildo de esta Santa Iglesia Catedral sobre la necesidad que el Colegio de San Nicolás tiene y prueba provecho que de él se sigue, Michoacán 1576: AGI, leg. 23, ramo 2, n. 17.

121

Cabildo de esta Nuestra Santa Iglesia y los prebendados de ella se aprovechen de la dicha librería.»299

El Colegio se mantiene en Pátzcuaro hasta el 12 de octubre de 1581, fecha oficial de su traslado a Valladolid e integrado al Colegio de San Miguel, lo que puede catalogarse como una derrota postmortem que sufrió don Vasco, quien se negó siempre a ese traslado en las disputas con el Virrey Mendoza. El Colegio de San Nicolás tuvo larga vida. Permaneció abierto hasta el 16 de octubre de 1816, día en que entró Miguel Hidalgo a Valladolid en la lucha por la independencia. En 1832 abrió el Colegio nuevamente sus puertas, que se cerraron en 1914 cuando el Cabildo, responsable de la institución, lo cedió al gobierno. En 1917 inicia sus actividades la actual Universidad de San Nicolás Hidalgo, en Morelia, que se considera, con orgullo y razón, como la continuidad del Colegio de San Nicolás fundado por don Vasco, a quien le rinden homenaje y gratitud en algunos de sus edificios. Los años se siguen sumando. El Colegio camina a la perfección durante cuarenta y un años en Pátzcuaro. Funciona durante doscientos treinta y cinco años en Valladolid; vive luego una segunda etapa, durante ochenta y dos años. La institución fundada por Don Vasco suma trescientos cincuenta y ocho años de formar personas, una a una, en las verdades de la fe, en las virtudes, en la preocupación por los demás. No es posible hacer la suma de sus exalumnos que, en mayor o menor medida, contribuyeron al desarrollo de otras muchas personas. Alumnos destacados de esa institución hay muchos: Juan José Moreno, biógrafo de Don Vasco, quien era rector en 1766; Miguel Hidalgo, Morelos, el Dr. Nicolás León, gran conocedor de la vida y obra de Don Vasco, don Agustín Abarca, don Francisco Banegas. Algunos fueron obispos como, don Luís María Martínez, don José de Jesús Tirado, don Fernando Ruiz Solórzano, don Manuel Martín del Campo, don José Villalón, don Estanislao Alcaraz, don Victorino Álvarez, don Alberto Suárez, etc. Como es lógico los sacerdotes se cuentan por miles, entre los que podemos mencionar a don Juan Zamora y a don Efrén Cervantes. Hay muchos otros, de los que no sabemos sus nombres, entre los cuales hay que incluir a muchos que, sin fama de santidad, seguramente la alcanzaron, y todos cuantos realizaron o desarrollan actualmente una notable actividad a favor del otro, emulando, de algún modo,
299

Testamento, p. 256.

122

a Vasco de Quiroga. De todos ellos somos deudores.

123

VIII. DOS VIAJES: EL TEMPORAL Y EL ETERNO

Hacia el Concilio de Trento El Papa Paulo III publicó una Bula con fecha 2 de junio de 1536, por la que convocaba a todos los obispos, de no mediar enfermedad o causa grave, a un Concilio Universal a celebrarse en Mantua a partir del 23 de mayo del año siguiente. Diversas dificultades hicieron que se fijara la celebración hasta el año de 1545 en la ciudad de Trento. A México llega la Bula cuando el Licenciado Vasco de Quiroga es todavía obispo electo. Los obispos de Nueva España se reúnen y deciden consultar al emperador sobre si ellos tienen obligación de asistir por la enorme distancia que los separa de Trento, las dificultades del viaje y el serio inconveniente de dejar abandonadas sus diócesis. Le escriben en noviembre de 1537 sugiriendo enviar un representante o mejor ninguno y, en todo caso, presentar sus excusas al Papa y solicitarle licencia para no acudir. El emperador consigue la licencia del Papa que les exime de la obligación de presentarse al Concilio. El Obispo Zumárraga envía al Concilio, a modo de compensación, una Instrucción con sus procuradores fray Juan de Oseguera y fray Cristóbal de Almazán. Una vez más, don Vasco que es hombre de derecho, considera en 1542 que tiene posibilidad de ir al Concilio, que es su obligación y que lo puede hacer. Deja a cargo de la diócesis a fray Alonso de la Veracruz, lector entonces en filosofía en el convento agustino de Tiripetío y decide embarcarse en Veracruz rumbo a España para luego irse a Trento. Viajar entonces era una aventura en donde se ponía en riesgo la vida. No hay datos de lo que sucedió exactamente. Parece que después de algunos meses logró embarcarse pero el barco tuvo una avería y como “hacía demasiada agua”300 decidieron volver al puerto. Don Vasco no pudo asistir al importante Concilio de Trento y volvió a su diócesis.

300

MORENO, Juan Joseph, Fragmentos…, ob.cit., capítulo XIV.

124

España y la Corte Los diversos conflictos con los que se enfrentó don Vasco y la necesidad de aclarar acusaciones y proteger sus fundaciones lo llevaron a tomar la decisión de ir a España y realizar las gestiones necesarias para lograr sus objetivos. En 1547 va a España y permanece en la Península hasta el año de 1554. En España, dedicó mucho tiempo en la Corte, en Valladolid, donde trabaja intensamente en los aspectos jurídicos. Consigue aclarar y asegurar, en derecho, lo referente a los límites de su diócesis frente a las pretensiones infundadas del obispo de Nueva Galicia.302 Logra, entre otras cosas, la aprobación definitiva del traslado que hizo desde el principio de la sede episcopal de Tzintzuntzan a Pátzcuaro, así como unas Reales Cédulas que le aseguran la posesión de ciertas tierras y posesiones que tienen los puebloshospitales y otras ayudas para el Colegio de San Nicolás. Mantiene muchas reuniones en donde defiende su parecer sobre el modo de proceder en los territorios americanos conquistados. Son importantes las cédulas que consigue para enfrentar las pretensiones de los religiosos de no acatar la jurisdicción del obispo diocesano.303
301

Su presencia en España tiene razón de ser en atención a su diócesis. No va a descansar. Un hecho significativo es que manda imprimir el Libro de la doctrina cristiana, que servirá como texto de catequesis.304 Su celo pastoral le lleva también a buscar sacerdotes en España, invitándoles a que trabajen en su diócesis. Intenta que vayan los jesuitas, pero no lo consigue. De su estancia en la Corte, cuenta Cabrera, su primer biógrafo, los
301

Muy probablemente viajó en la flota que salió de Veracruz el 23 de mayo de 1547 y acaso en el mismo navío en el que vuelve a España el visitador Francisco Tello de Sandoval, canónigo de Sevilla, inquisidor en Toledo y miembro del Real Consejo de Indias. Cfr. CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), op. cit., t. 1, pp. 64-65. 302 Se trata de tres cédulas de su Majestad, las dos primeras fechadas en Valladolid el 27 y 28 de noviembre de 1548, dirigidas al Virrey Mendoza mandando que solucione lo de los límites de las diócesis; la tercera, dirigida al sucesor de Mendoza, el Virrey Luís de Velasco, fechada en Valladolid el 4 de septiembre de 1550, mandando que cumpla las dos anteriores enviadas a su antecesor. AGI, Justicia 1041, n.1 y Justicia 163, fol. 421 y ss. 303 AGI, Justicia 163, fol. 78 y ss.; fol. 95 y ss.; fol. 80 y ss.; fol. 97. 304 El único ejemplar conocido de este libro fue propiedad de G.R.G. Conway, luego se perdió. Solo conocemos la descripción que de él hizo LEÓN, Nicolás León, Libro de la doctrina cristiana, México, 1928. Miranda Godínez hizo un breve análisis del Catecismo de Jaén, modelo del que se sirvió Vasco para imprimir el que necesitaba para su diócesis, cfr. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, “Libro de la doctrina cristiana y moral exterior por Gutiérrez González Doncel”, en El Real Colegio de San Nicolás de Pátzcuaro, Cuernavaca, 1967, pp. 18-19.

125

distintos ofrecimientos que le hicieron otros obispos:
«Fue muy bien recibido por los influyentes prelados que tenían parte en el gobierno especialmente entonces cuando el emperador se hallaba en Alemania; sino que éstos le rogaban, más que le pedían, que desistiera de exponerse otra vez a los peligros de la mar volviéndose a su diócesis. El más insistente de esto era el Ilmo. Patriarca de las Indias y Canciller del reino, antiguo condiscípulo suyo, ofreciéndole en cambio cualquiera de los más pingues obispados de España. Pero el señor Quiroga, frente a estas proposiciones no tuvo más respuesta que ésta: ‘Reverendísimo padre mío, todo cuanto decís es muy bueno, mas ¿no os parece indigno e indecoroso de un siervo fiel que después de haberme dado el Señor una esposa amantísima, la deje y abandone así fuere por el mundo entero? Lejos de mí tal acción. Mientras yo viva apacentaré mis corderos y mis ovejitas que son los indios: procuraré atraer al aprisco de Cristo a los convertidos y a los que están todavía por convertirse, y trabajando hasta morir, pondré voluntariamente mi vida por ellos’ .»305

Vasco no cedió ante los ofrecimientos de una vida fácil. No sólo rechazó la oferta de algún obispado interesante en la Península Ibérica, sino que tampoco aceptó otros ofrecimientos. En efecto, cuando lo vieron tan decidido de regresar a su diócesis, el Rey le ofreció:
«Trasladarlo a las Iglesias de Puebla o México que por aquel tiempo vacaron, la una por la muerte del Sr. Pablo de Talavera y la otra por la del Sr. Zumárraga; más no dejándose llevar, o del atractivo de rentas más gruesas, o del esplendor del Metropolitano, agradeció a S. Majestad la merced, pero no la aceptó diciendo, que pasar de un Obispado a otro, no era más que mudar de lugar; no de cuidados, y que con ir de una Ciudad a otra, no se aligeraba la carga; sentencia digna de un Santo Padre, y que da a entender tomaba el peso a la carga, como es debido.»306

En el barco de regreso a América, en 1554, coincide con fray Alonso de Montúfar el nuevo Arzobispo de México. En Santo Domingo recala y recoge unas plantas de plátano que sembrará en el continente americano. Grijalva refiere el celo con el que emprendió de nuevo su trabajo pastoral, afirmando que

305 306

CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, op. cit., p. 213 ss. MORENO, Juan Joseph, Fragmentos…, ob.cit., capítulo XIV.

126

«Cuando volvió de España para dar asiento a las cosas de su Iglesia, hízolo con una gran santidad y perfección que en ninguna cosa le halló inferior a aquellos Santos Padres antiguos que gobernaban la Iglesia en sus principios.»307

En 1555 asiste al I Concilio Provincial Mexicano en donde los obispos se ponen de acuerdo sobre muchos aspectos a cuidar en la evangelización. Del Concilio emanan normas concretas entre las que sobresalen las relativas a la formación del clero y la catequesis. Se conocen las actas finales pero no la intervención de los obispos, aunque se adivina una influencia del pensamiento y la experiencia de don Vasco. Muere don Vasco de Quiroga Don Vasco de Quiroga muere el miércoles 14 de marzo de 1565. Sabemos que estuvo enfermo en 1562 y pasó una larga temporada en el Pueblo de Santa Fe en México. A principios de 1565 manifiesta al cabildo de la catedral su voluntad de hacer un testamento que redacta de su puño y letra. El 24 de enero llama al escribano Alonso de Cáceres para dar fe de lo escrito y lo lea ante los miembros del cabildo y algunos testigos, entre los que se encontraban el tesorero Pedro de Yepes y Juan Fernández de León entonces rector del Colegio de San Nicolás. Terminada la lectura firman el obispo, los testigos y los albaceas que son los bachilleres y canónigos Jerónimo Rodríguez y Juan de Velasco. El testamento consta de 15 folios. En él explica primeramente las razones que le llevaron a la fundación del Colegio de San Nicolás y deja normas para su buen funcionamiento. Recuerda filial y agradecidamente a sus padres y asigna una cantidad para que se celebren misas sobre la sepultura de sus padres en la Iglesia de San Nicolás de la Villa de Madrigal donde se encuentran. Determina los días, la frecuencia y el modo de esas celebraciones. Manda también que de sus bienes se paguen las deudas que tenga y se satisfagan los salarios que se deben. El resto lo deja para la diócesis y los pobres. Para él pide que se celebren sufragios y misas. Sobre el lugar de su muerte, su segundo biógrafo Moreno, afirma que en una pintura que se encontraba en la Catedral de Michoacán, se anota que
307

GRIJALVA, Juan de, Crónica de la orden de N.P.S. Agustín en las Provincias de la Nueva España, op. cit., p. 155.

127

falleció en Uruapan en una visita pastoral. Parece, sin embargo, que murió en Pátzcuaro su sede episcopal. El hecho parece confirmarse por el testimonio que da don Juan de Velazco, uno de sus albaceas, en un pleito con los franciscanos tenido en la ciudad de Pátzcuaro en 1573 en donde al referirse al Obispo don Vasco, dice que
«falleció desta presente vida en esta dicha ciudad por el año de mil e quinientos e sesenta y cinco.»308

Aunque no es prueba contundente, puede añadirse que en la Iglesia de Santa Fe, en México, hay un cuadro que representa a don Vasco, fechado en 1737, que tiene la leyenda: “Obit in civitate de Pascuaro anno Domini 1565 aetatis suae 95”. Murió en la ciudad de Pátzcuaro en el año del Señor de 1565 a la edad de 95 años. Ya hemos dicho que algunos datos que conocemos de su vida nos permiten afirmar que nació probablemente en 1488, por lo que de ser así, vivió setenta y siete años. Si alcanzó los noventa y cinco años de edad, su actividad pastoral de los últimos años tiene un mérito aún mayor. Algunos hombres con su muerte limpian el poco rastro que han dejado en el transcurso de su vida. No es el caso de Vasco de Quiroga quien marcó un profundo surco que sigue dando frutos y los puede darlos en mayor abundancia si de algún modo se sigue su pensamiento y su modo de actuar. Es de desear que en los próximos años lo veamos señalado como un ejemplo de vida para el mundo entero. Será posible, también, que su modelo de desarrollo y organización social, que sostiene que el hombre por su dignidad es libre y capaz de desarrollar todas su capacidades, pueda ser principio de inspiración de programas viables en muchos pueblos que hoy, por desgracia, aún no han encontrado solución a sus graves problemas humanos, sociales y económicos.

308

AGI, Justicia, leg. 178, n. 1, ramo 2.

128

APÉNDICE I
Testimonio de Cristóbal Cabrera (1515 -1598).

Cristóbal Cabrera309 nació en Burgos en 1515 el día de la fiesta de la Inmaculada Concepción que explica, en parte, el acendrado amor que siempre le tuvo a la Santísima Virgen María y el ser defensor de este privilegio y prerrogativa mariana. Llegó a la Nueva España a fines de 1534, o a principios de 1535, y fue acogido y protegido por el primer obispo de México fray Juan de Zumárraga, hecho que siempre agradeció y dejó asentado en unos versos latinos, hacia 1540. Debió ser ordenado sacerdote, en 1538 o en 1539, quizá por Don Vasco de Quiroga. En agosto de 1538 Cabrera estaba muy bien relacionado con el electo obispo de Michoacán, pues para entonces figura a su lado como notario público apostólico, levantando el acta de la toma de posesión del obispado michoacano en Tzintzuntzan. A partir de entonces, en calidad de familiar y de coadjutor acompañará constantemente a Don Vasco por espacio de casi siete años. Hacia 1545, el presbítero Cristóbal Cabrera regresó a España, fijando su residencia en Medina de Rioseco, Diócesis de Palencia, donde obtuvo una canonjía. Transcurridos algunos años, más de una década quizás, cambió su domicilio a Roma, y allí permaneció hasta su muerte, acaecida en 1598. Próxima a la Basílica de San Pedro, construyó una casa de hospedaje para mujeres, especialmente españolas, que acudían a Roma en peregrinación. A sus expensas construyó también una capilla en honor de la Inmaculada Concepción en la iglesia llamada San Michele dalla Scala, o San Michele dal Borgo Vecchio; atendiéndola durante 12 años, y donde quiso quedar sepultado. Cristóbal Cabrera fue un notable escritor, eximio latinista, de corte clásico. Compuso muchas obras en prosa y en verso. Desarrolló trabajos como teólogo, liturgista, maestro de la vida espiritual, músico y poeta. La mayor parte de su obra quedó en forma manuscrita, y al final de su vida los legó a la Biblioteca Vaticana, donde actualmente se custodian. Forman parte de la colección de Códices Barberini, fondo latino, constituido por 39 volúmenes, distribuidos en dos grupos, y una carta al Cardenal Guillermo Sirleto, llevando progresivamente las siguientes signaturas: Codices Vaticani Latini
309

Investigación proporcionada por José Pascual Guzmán de Alba en la Catedral de Morelia.

129

1162-1166, 5009-5042, 6180. No son pocos los bibliógrafos que, además de Nicolás León, han estudiado algunos de los escritos de Cabrera.; pero quizá el estudio más completo y detallado es el hecho por Ernesto J. Burrus, S. J.310 De su poesía dice Menéndez y Pelayo que es “el primer vagido de la poesía clásica en el nuevo mundo”, y Menéndez Pidal, que es “el primer ensayo de versificación clásica renacentista hecho en el Nuevo Mundo, primer latín impreso en el continente americano”. Este es un hecho cierto, en cuanto a la impresión, porque la primacía, en cuanto a la composición, se atribuye a dos odas escritas en Santo Domingo por el humanista italiano Alejandro Geraldini. Dentro de su amplísima producción nos interesa parte del tratado De solicitanda infidelium conversione.311 Lo escribió el padre Cristóbal Cabrera en 1582, a petición de un amigo suyo, llamado Bautista, quien le rogó que expusiese su parecer respecto al modo como debían ser obligados los infieles a abrazar la fe y entrar a la Iglesia de Cristo, según la Parábola de los invitados a la boda que refiere San Lucas en el capítulo 14, versículos 15-24 de su Evangelio. En otras palabras, quería saber qué clase de coacción o compulsión debería emplearse para convertir a los infieles. Veinte capítulos dedicó el autor para exponer su pensamiento y para resolver la cuestión. En los primeros quince estudia teológicamente el problema y en los cinco restantes, a modo de confirmación, propone a Don Vasco de Quiroga como un hombre ejemplar que supo atraer a muchos hacia Dios. El padre Cristóbal explica que las palabras de la parábola evangélica, “obliga a entrar” deben entenderse según la fuerza y eficacia de la razón, o sea, que consiste ante todo en la predicación de la Divina Palabra (capítulo 1). Afirma que obligar a entrar a la fiesta de bodas se refiere a los infieles, más que a los herejes y cismáticos; que el siervo encargado de ponerla en práctica representa a los predicadores y a los pastores de almas; que el método compulsivo manifiesta por una parte el ardentísimo deseo que Dios tiene de comunicar a los hombres los bienes sempiternos de su Gracia, y por otra, la ingente fuerza la Palabra Divina, de manera que dicha fuerza reviste la apariencia de coacción (capítulo 3). Distingue tres modos de obligar a otros a entrar al camino de la Fe. Un primer modo de coaccionar consiste en hacer milagros, a cuya vista no
310

Burrus, después de haber hecho una investigación minuciosa en el fondo y luego de haber realizado una confrontación con lo transmitido por la Biblioteca Hispana Nova, ofrece un elenco descriptivo de 46 obras de Cabrera , aparte de reproducciones o refundiciones de algunas de ellas. Pueden verse en BURRUS, Ernest, Cristóbal Cabrera ( ca. 1515-1598), First American Autor: a check list of his writings in the vatican library, Manuscripta, St. Louis University, vol. IV (july, 1960), n° 2, pp. 67-89. 311 CABRERA, Cristóbal, De solicitanda infidelium conversione, Roma, Biblioteca Vaticana, Colección Barberini: Códice Misceláneo Vaticano Lat.

130

queda a los infieles otro camino que desechar sus dudas y abrazar la Verdad, por lo que se puede decir que para ello se vieron como coaccionados. El segundo modo estriba en la asidua y constante predicación de la palabra de Dios, por la cual el Pastor, sin escatimar medios y razones, se esfuerza por atraer a los infieles a la Fe, ya sea con la lisonja de promesas de felicidad eterna, ya con el terror y amenazas de eterna perdición. El tercero, finalmente, consiste en la integridad de vida y sinceridad del predicador evangélico; de manera que reflexionando los infieles sobre estas cualidades, quedarán no sólo convencidos de la Verdad que se les enseña, sino dispuestos también a aceptarla (capítulo 4). Hay además, dice Cabrera , un modo laudable y óptimo de convertir a los infieles a la Fe Católica, al cual pueden reducirse el segundo y tercer modo, que consiste en que un predicador apostólico, bondadoso, pío, de santa y ejemplar vida, dispuesto a servir y a favorecer a los no creyentes en cuanto sea necesario, y que para conseguirlo, despliegue toda su generosidad y abnegación haciéndose todo para todos cual otro San Pablo, a fin de ganarlos para Cristo, de tal modo que los infieles se sentirán no sólo atraídos a la fe católica, sino forzados a abrazarla (capítulo 14). Para ejemplificar este último modo de obligar a otros a aceptar la invitación de Dios (compelle intrare en el texto de la parábola evangélica que está comentando), dedica los capítulos XVI a XX a referir su testimonio personal sobre Don Vasco de Quiroga que reproducimos a continuación. 312 La numeración de cada uno de los párrafos no está en el original, pero nos ha parecido oportuno ponerla para facilitar las referencias a este escrito.

Capítulo XVI 1. (fol. 40 r) Y puesto que, como suele decirse, el ejemplo es más elocuente que las palabras, no estará de más ni nos será difícil proponer aquí uno, tan digno de alabanza como de imitación, del cual hemos sido testigos oculares y copartícipes. 2. Sucedió, pues, que siendo yo todavía muy joven y estando en las indias occidentales, un varón ciertamente santo, el Obispo de quien antes hice mención, me llevó consigo y me retuvo en su compañía por espacio de algunos años. Durante este tiempo, consultando su riquísima biblioteca,
312

Puede verse en Burrus, Ernest J., Métodos misionales de Don Vasco, en inglés, Cristóbal Cabrera: on the missionary methods of Vasco de Quiroga, en Manuscripta, V. 1961, San Luis Missouri , pp. 17-27 y en De solicitanda infidelium conversione, en “Don Vasco de Quiroga y Arzobispado de Morelia”, traducción castellana de fray Leopoldo Campos, ofm., Editorial Jus, México 1965; pp. 129-155.

131

estudiábamos juntos; el mismo techo nos servía de abrigo y la mesa era común a los dos; juntos también rezábamos el oficio divino. En cuanto al ministerio, yo le ayudaba con las frecuentes confesiones, y cuando visitaba su obispado le acompañé siempre como familiar; en fin, que me sentía tan a gusto de estar a su lado y de poder disfrutar de su santa conversación, como lo está junto a la flor de loto quien tiene costumbre de alimentarse de ella. Mientras otros desde lejos reconocían y admiraban en él la rara habilidad que tenía para convertir a los infieles, yo, que estaba tan cerca y como a la mano, me quedaba atónito por lo mismo, no haciendo otra cosa que alabar a aquél de quien desciende todo buen don y toda dádiva perfecta”. 3. Era este el primer obispo de Michoacán. Su promoción a dicha dignidad tuvo lugar cuando era Magistrado (Oidor de la audiencia) en Nueva España, y después de haber dado pruebas de acendrada religiosidad. Y así como San Ambrosio, de quien era devotísimo, fue escogido por el Emperador Valentiniano para la sede de Milán, así también él, a pesar de su oposición y resistencia, fue presentado a esta de Michoacán por el Emperador Carlos V de gloriosa memoria. Llamábase este noble prelado Don Vasco de Quiroga y era pariente del actual Arzobispo de Toledo y Primado de España, el Cardenal Gaspar de Quiroga. 4. Considerando aquel siervo verdaderamente fiel y prudente a quien su amo constituyó sobre la servidumbre (Mt. 24, 25), que innumerables multitudes de infieles, bárbaros y fieros vagaban por doquier en las vastas regiones de las Indias, y que algunas naciones de entre ellos eran de tal modo indómitas y belicosas que no bastarían varios ejércitos para subyugarlas y atraerlas de paz, ideó un método eficiente por el cual pudiesen ser ellos compelidos a entrar, según el Evangelio, en el rebaño de cristo. 5. Este santo varón, que despreciaba las riquezas y llevaba una vida frugal, que no tenía más ambiciones que la de convertir infieles por amor a Dios, empleó para ese fin en obras buenas y piadosas, con suma liberalidad y alegría, todo el sobrante del salario que recibía del Rey como paga por su oficio de Oidor, y luego siendo ya Obispo, cuanto podía adquirir por razón de obvenciones y de réditos eclesiásticos. Efectivamente, de su propio peculio compró y cultivó las tierras de dos pueblos, los cuales situados cerca de las dos grandes ciudades de México y de Michoacán, fueron formados también a sus expensas; pues en ellos edificó y acondicionó edificios destinados para hospedar, alimentar e instruir en la fe a los infieles venidos de cualquier parte. Y así, ambos pueblos que por su industria y esfuerzo estaban tan bien

132

cuidados y provistos de lo necesario, vinieron a ser como dos bautisterios y dos escuelas generales de catecismo. A uno y otro conviene perfectamente el título, por demás insigne e ilustre, que él les puso de Santa Fe”. 6. Con todo, el Bautismo de los adultos, en atención a la grandiosidad del Sacramento, y por cuanto la solemnísima ceremonia de su administración servía para dar a entender a los innumerables bautizandos que con él se les abría la puerta a un espectáculo maravilloso y celestial, era administrado en las vecinas y cercanas ciudades de Michoacán. Mas en aquellos dos pueblos donde eran catequizados los catecúmenos y a donde confluían los pobres (porque pobres eran casi todos los indios plebeyos, fuera de algunos principales que esquilmaban al común del pueblo), a todos se les daba allí hospedaje y alimentos, hasta tanto que, instruidos en las cosas de la Fe y bautizados regresaban a sus casas. Al volverse a ellas eran despedidos con tanta benignidad, se les agasajaba con tantos dones, favores y dinero, que a su paso por otras tierras en dirección a sus propios hogares, no cesaban estos indios de pregonar a voz en cuello y al son de trompeta ante cuantas gentes encontraban, lo bueno del evangelio y la apostólica benignidad del Obispo. Narraban detalladamente todo cuanto habían visto, oído o experimentado; el modo como habían sido recibidos por el amabilísimo Obispo, la manera como se les había dado hospedaje, trato y alimentos, cómo se les había instruido en los rudimentos de la doctrina cristiana, y cómo todos habían sido perfectamente instalados por grupos, teniéndose en cuenta su edad, sexo y condición. 7. Rebosantes de alegría mostraban también algunas imágenes muy devotas del Divino Salvador y de su Santísima Madre, de los Santos y de los Ángeles, que al despedirse habían recibido como obsequio del Obispo y las presentaban por turno a otros indios para que los veneraran o les rindieran culto. 8. Alababan, además la pompa y el esplendor del Bautismo solemne; la admirable procesión general de los muchos que recibían el Bautismo y que, cual blancos corderos, iban avanzando vestidos con albas túnicas; el gran número de cantores y músicos con toda clase de instrumentos; los cantos litúrgicos, y especialmente los Himnos traducidos a su propia lengua, compuestos por el anciano Obispo, quien me los había dado antes a mí para que examinara su metro y su ritmo. 9. Eran estos Himnos tan piadosamente afectuosos, que con dificultad se hallarían otros mejores. Su tema principal giraba, si mal no recuerdo, en 133

torno al Bautismo; así, los que venían a bautizarse eran comparados a corderos de Cristo lavados en las aguas del Jordán (Mateo 3, 6), eran como ciervos sedientos que corren hacia las fuentes de agua cristalina (Salmo 41, 2 ), o bien como arbolitos plantados a la vera del arroyo, que darán a su tiempo sus frutos (Salmo 1, 3), o como sarmientos de la viña del Señor unidos a la verdadera vid, que es Cristo (Juan 15, 4-5), y así otras comparaciones por el estilo. 10. Ciertamente, la administración del Bautismo era un espectáculo majestuoso y solemne. Aparecían en escena numeroso clero, las autoridades y un pueblo entusiasmado, que aclamaba al Obispo; presidiendo todo este concurso hallábase este egregio Pastor, transportado de gozo y como triunfante con Cristo, llenos además sus ojos de lágrimas por la emoción. Y en verdad, apenas si se hallaría entre cuantos presenciaban este espectáculo alguno que, movido a compunción o por devoción, pudiese contener el llanto. 11. Mas ya permítaseme que, al recordar todas estas cosas, salmodie o exclame con el salmista: ¿quién podrá contar todo lo que poderosamente hizo el Señor, darle toda la alabanza que merece? Bienaventurados los que guardan su Ley, los que siempre obran la justicia. (Salmo 105, 2-3). Pues este bendito Obispo, que guardaba la ley y que siempre obraba la justicia, tenía por divisa en su escudo de armas, considerándola como inspiración del cielo, según él me lo dijo, aquello del salmista que a diario se canta en completas: sacrificad sacrificios de justicia, y esperad en el Señor. Son muchos los que dicen, ¿quién va a favorecernos? (Salmo 4, 6-7). 12. Él mismo me confió lo siguiente: que sirvió durante muchos años, en estado de soltero y en calidad de juez, a varios grupos de gentes, cristianos, judíos o sarracenos, tanto de España como de África, todos los cuales eran súbditos del Emperador y Rey Carlos V; que despreciando las riquezas, cual otro Fabricio, procuró desempeñar su cargo con estricto sentido de justicia; que luego, encontrándose ya en el Palacio Real, le sobrevino una terrible angustia por no saber qué hacer ni qué elegir, en vista de que el Emperador le ofrecía por medio del Canciller y Arzobispo Primado de España, don Juan Tavera –de mucho valimiento ante el Monarca y muy adicto a Quiroga, una Magistratura o una Gobernación en España, o un puesto en el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, o bien, una Magistratura en el Gobierno de las Indias, para que en él ayudara a la conversión de los naturales, sirviendo así mejor a Dios y al Rey. 13. Queriendo tomar una decisión acertada, dióse de lleno a la oración ferviente, suplicando a Dios durante el día y por la noche que se dignara 134

iluminarle y darle a conocer lo que fuese de su mayor agrado. Así transcurrió algún tiempo, que dedicó también a la meditación y a la reflexión, hasta que un buen día, sintiéndose más apesadumbrado, entró por la tarde a la Iglesia de un convento para orar, e hízolo con el firme propósito de no salir de ahí hasta tanto que hubiese elegido uno de los oficios que se le habían propuesto. Contar lo que sucedió luego causará, sin duda, admiración; efectivamente, al entrar él en el templo, acabándose de santiguar y de recitar aquello del salmo 5: “entro en tu morada y me prosterno ante tu santo templo en tu temor, Oh Señor. Condúceme en tu justicia” (Salmo 5, 8-9), escuchó las voces de los monjes que cantando en el coro decían: “sacrificad sacrificios de justicia y esperad en el señor. Son muchos los que dicen: ¿quién va a favorecernos?” (Salmo 4, 6-7); entonces él considerando y meditando estas palabras, se dijo para sí: verdaderamente que ellas me tocan y corresponden: “Bendigo a Dios, que es quien me adoctrina” (Salmo 15, 7), quien me llama al camino, para que bajo su protección me haga a la vela cuanto antes, y atravesando el vasto Océano, pueda ayudar en la conversión de los indios a la Fe. Y como si estas palabras del salmo que se cantaban en el coro las hubiese Dios inspirado expresamente para él, mandó que fueran dibujadas y bordadas en oro, y puestas luego elegantemente en forma circular en sus escudos de armas y blasones. 14. Yendo después en compañía del Canciller y Arzobispo de Toledo, presentóse ante el Emperador para informarle sobre su decisión. Díjole que él estaba dispuesto a “sacrificar el sacrificio de justicia” aceptando el oficio de Magistrado en las Indias y que, con la esperanza puesta en Dios, al tomar posesión del cargo, ayudaría en la conversión de los naturales, de aquellos pobrecitos a quienes como que veía estar deplorando su ignorancia, pidiendo auxilio al Señor y clamando, “¿ quién va a favorecernos?” yo procuraré, dijo él, con la ayuda del cielo y en la medida de mis posibilidades, enseñarles de muy buena gana cuanto Dios me dé a entender, respecto de las cosas de la Fe y de las buenas costumbres. El Emperador que acogió con gran benevolencia sus palabras, le contestó entonces: “espero, ciertamente, que tu próximo viaje y el desempeño de tu nuevo oficio serán no solamente del agrado de Jesucristo, de mucha utilidad y fruto para nuestros indios, sino también de gran mérito para ti y de mucha honra para nuestra Real Corona; por todo lo cual tu decisión nos ha sido enteramente grata y aceptable. Quiroga se despidió al instante del Emperador besándole sus manos; tramitó con celeridad lo concerniente a su Magistratura; y, embarcándose, llegó a las Indias Occidentales después de una venturosa travesía. 135

15. Habiendo desempeñado allí durante ocho años más o menos el oficio de Oidor, con gran integridad y competencia, a instancias de los mismos indios y de muchas personas religiosas, fue escogido y presentado por el Emperador, según se dijo antes, para el mencionado obispado de Michoacán, al cual fue promovido. Pero vayamos a nuestro principal asunto. Capítulo XVII. 16. Cuando aquellos innumerables indios –ya instruidos en la fe y bautizados– volvían a sus casas y daban a conocer a otros indígenas infieles la bondad y nobleza, la compasión y generosidad del Obispo, la fama de este celebérrimo varón cundía por todas parte llegando hasta regiones y fracciones distantes, y de tal modo se divulgaba de boca en boca, que muchos indios, humanos y bárbaros, a los que ningún ejército había podido dominar, sujetar o vencer, tan sólo por la fama de este santo Obispo, espontánea y libremente acudían y se acercaban a él, dando grandes muestras de regocijo. Yo mismo fui testigo de cómo estas multitudes de nativos venían a buscarle. Un día, por ejemplo, vi venir lo que parecía un ejército de hombres y mujeres sumamente bárbaros: aquéllos, valientísimos saeteros, ciertamente, pero completamente desnudos y sin pudor alguno; éstas, desnudas también, mas cubiertas de la cintura hacia la rodilla con pieles de venado. 17. Habiendo llegado ante la presencia del Obispo, todos ellos le saludaron con mucha reverencia y le besaron sus manos; el Prelado les saludó a su vez y les dio la bendición. Luego un intérprete, en nombre de todos, pronunció una alocución con tanta facundia y claridad, con tanta elocuencia por la abundancia de sentencias autorizadas, con tal animación y propiedad de expresión, con tales adornos y retóricas, que al concluirse, admirado en gran manera el Obispo, se volvió a los que estábamos allí presentes y nos dijo: ¿”habéis visto alguna vez semejantes Cicerones, Fabios y Livios bárbaros?” 18. Lo esencial de su discurso consistía en esto. Que impulsados por la fama que corría de tan estimadísimo Prelado, venían ellos desde muy lejanas tierras con sus mujeres e hijos para reverenciarle y para recibir el Bautismo. Que no debería causar admiración el que se presentaran desnudos ante él, puesto que su modo de vivir ha sido hasta ahora bárbaro e incivilizado, y esto es así porque no han llegado a tener, como tienen otros pueblos, maestros y gobernantes que los instruyan en las cosas referentes a la Fe, a la policía y a 136

buenas costumbres. Por esto mismo, sin preocuparse por el vestido, el único afán de toda su vida ha sido procurarse alimento y bebida vagando por todas partes; aquél lo obtenían por medio de la caza de toda clase de animales, jabalíes, osos, gatos monteses, coyotes, cabras, ciervos, etc., cuyas carnes crudas comían, y ésta aprovechando las aguas de los ríos y de las fuentes, de las lagunas y de los lagos; dormían en el suelo a cielo abierto y donde la noche les sorprendía durante el verano, en cuevas, cavernas y escondrijos de la tierra en tiempo de invierno. Desconocían totalmente la agricultura ya fuese porque creyéndose quizá de noble condición, consideraban indigno para ellos el trabajo de los campos, ya porque desde sus tiernos años no habían aprendido otra cosa más que manejar el arco y las flechas. 19. No es de otro modo que otras naciones, ellos también adoraban ídolos hechos de barro o tallados en madera. Por lo demás, todo ellos venían a suplicar humildemente al Obispo, así como él había dado tantas muestras de piedad condescendiente y de caridad abnegada a favor de otros incontables indios, del mismo modo se dignara actuarlas con ellos; que por su parte estaban dispuestos a creer, observar y practicar, con ánimo generoso y con toda buena voluntad, cuanto él quisiera enseñarles respecto a la verdadera religión y al culto divino, al modo de vivir y a las buenas costumbres. 20. A este discurso contestó el Obispo alabando la buena disposición de ánimo de los indios, y con grande gozo excitó a todos a que pusieran su esperanza en la inmensa misericordia del Señor, creador del cielo y de la tierra, del Dios vivo, a quien había que adorar, bendecir y glorificar juntamente con su Unigénito Hijo Jesucristo, Salvador y Redentor, y con el Espíritu Santo, el Dios Trino y Uno, en quien deben creer todos los que se bautizan y quieren salvarse. 21. Les dijo que todos estuviesen contentos y tranquilos, que diesen muchas gracias a Dios por haberles atraído misericordiosamente, iluminándoles y moviendo sus corazones para que pidieran el Bautismo y abrazaran la Fe Católica; mandó que tuviesen buen ánimo, y prometió suministrarles de muy buen grado todo lo concerniente a su bien espiritual, al mejor modo de vivir y a la buena conducta. Dispuso entretanto que todos fueran albergados en el pueblo hospital y que fuesen tratados benignamente. 22. Después, queriendo proporcionarles algún esparcimiento, organizó ciertas competencias entre los muchachos. Estos, que llevaban sus arcos y pendientes del cuello sus aljabas, tal como acostumbraban sus padres, debían lanzar las flechas procurando dar acertadamente en el blanco; a los 137

triunfadores se les premiaba con trofeos de carneros y de cerdos vivos. Con estos útiles juegos el Obispo se proponía, no sólo regocijar a chicos y grandes, sino también y principalmente, insinuarles la meta hacia la cual deberían enfocar toda su intención y sus mejores esfuerzos, esto es, hacia el mismo Jesucristo, Redentor y Fin único de todos en general; pues, como dice San Pedro en los Hechos de los Apóstoles: “en ningún otro hay salud, pues ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos” (Hechos 4, 12). 23. Como Presidente y como Juez asistía a dichos juegos este amabilísimo Prelado, quien sorprendido de la habilidad y destreza con que los contendientes daban en el blanco, les decía finalmente: basta ya, en verdad que todos habéis vencido, porque todos habéis demostrado prácticamente que sois peritos en el arte de disparar flechas; he aquí ahora vuestros premios que habéis ganado; todos igualmente disfrutad de ellos. Mas para en adelante, con el favor de Dios que creó los cielos y la tierra, procurad aprender a usar arcos y flechas más potentes, porque tendréis que lanzar éstas hacia otra meta más elevada, o sea al Reino Celestial (y apuntaba con el índice hacia arriba), para que así como sois maestros en aquel arte que os ha servido de diversión, entréis en posesión de este otro que es más valioso y excelente. 24. Después de esto, tomaron ellos con mucha alegría sus alimentos, y luego de un breve descanso salieron al campo para cazar; su cacería tuvo tanto éxito, que trajeron gran cantidad de ciervos, los cuales fueron arrojados a los pies del Obispo en señal de agradecimiento. A continuación mandó él que se les dieran calzones y otras prendas de algodón, para que se vistieran como otros indios de más policía y no anduviesen desnudos, advirtiéndoles que con dichas prendas cubrirían sus cuerpos, en tanto que por el Sacramento del Bautismo sus almas se vistieran de Jesucristo (Sabiduría 3, 27). Quedaron los nativos tan impresionados con todos esos favores, que no cesaban de admirar la bondad y liberalidad del Obispo. Su amor hacia él aumentaba de día en día, mientras este piadoso Pastor y padre a su vez, cual otro San Pablo, los llevaba a todos en sus entrañas hasta ver a Cristo formado en ellos (Gálatas 4, 19). 25. Y así, con estos medios tan suaves preparaba este gran Obispo sus almas para recibir el don de la Fe, para hacer nacer en sus corazones la Caridad y para irles infiltrando la Religión. Eran, por tanto, alimentados gratuitamente, albergados de manera debida, instruidos en los rudimentos de la Doctrina Cristiana y, una vez aprendida ésta, bautizados con grandísima solemnidad, según dijimos. Después de haber recibido este Sacramento y de

138

haber sido exhortados a la conservación de la Fe y a la observancia de la Doctrina Evangélica, todos ellos eran enviados a sus lugares de origen juntamente con algunos catequistas que siguieran dándoles ulterior instrucción; mas antes de ser despedidos recibían, aparte de la bendición del Obispo, señaladas muestras de cortesía y piadosos obsequios. De este modo, renovados espiritualmente y llenos de gozo, emprendían el viaje de regreso, anunciando por dondequiera que pasaban las maravillas que Dios Omnipotente y Misericordioso había obrado en ellos por mediación de su siervo y ministro, el Obispo de Michoacán. 26. Consiguientemente, como ya se ha dicho, la divulgación de todo esto constituía un poderoso estímulo para que otros indios infieles y bárbaros viniesen también a solicitar el Bautismo; pues les dijeron tales cosas, que ellas solas bastaban para mover y ablandar los corazones más duros. Así fue que por todas partes y de dondequiera venían a diario nuevos e innumerables infieles, buscando al Obispo y pidiendo ser bautizados. Capítulo XVIII 27. Ahora, para gloria y alabanza de Jesucristo Salvador Nuestro, manifestaré en este capítulo un secreto que el señor Quiroga confió a este su indigno servidor e íntimo familiar, a condición de que no lo revelara mientras él viviese. Yo he guardado celosamente dicho secreto no sólo en vida del Prelado, sino aún después de su muerte, y a ninguno, por amigo mío que haya sido, lo he manifestado; es más, ni siquiera pude o quise decir algo de ello al Cardenal Arzobispo de Toledo, don Gaspar Quiroga, pariente suyo muy cercano y Consejero Real, cuando hablamos a solas sobre las virtudes y fama de tan Santo Obispo. Mas ahora, al estar hablando de este insigne varón, siento que la ocasión, no sólo me invita, sino que me obliga e impele a divulgar y descubrir ese secreto. 28. Visión del obispo: sucedió, pues, que durante el primer año de su consagración como Obispo, estando él entregado con gran fervor de espíritu a resolver los problemas inherentes a la conversión y al ministerio de los infieles, grandes y pequeños, una noche y casi al amanecer, mientras descansaba, se le apareció un varón majestuoso e imponente, el cual traía en sus brazos un niño hermosísimo, y mostrándoselo le dijo: te suplico que me bautices este niño; y esto diciendo lo puso en manos del Obispo. Este, 139

admirando por una parte la majestad del hombre que le encomendaba al niño – pues parecía Pontífice o Patriarca–, y por otra la gran hermosura del infante encomendado, contestó con rostro alegre: con todo gusto, Señor, lo bautizaré. Y luego, quedando embargada de gozo e inundada de consuelo el alma del Obispo, que parecía sostener aún el niño en sus brazos, desapareció el hombre de la visión. 29. Despertando al instante el Prelado, cuya alma estaba en vela, no obstante el sueño corporal, según aquello de la Esposa del Cantar de los Cantares: “yo duermo, pero mi corazón vela” (Cant 5, 2), experimentó en su corazón un profundo e inefable sentimiento de dulzura. Y viniendo luego a contarme a solas el sueño que había tenido, conmovido hasta las lágrimas, decía: no sé qué sea o qué signifique esto. Yo mismo, al escucharle, experimenté gran dulzura de consolación, y no digo más. Y así, por su modestia y humildad, aparentaba ignorar lo que sabía, como si no supiera o no entendiera lo que por otra parte parece ser evidente. Callaba, pues, y como esperando a que yo interpretara su sueño, díjele: Reverendísimo Padre, yo soy el hombre más ignorante, y especialmente en negocios espirituales rudísimo, por tanto, no puedo ni sé decir más que lo que en sentido figurado tomo de la Sagrada Escritura. Paréceme, pues, que aquel niño hermosísimo confiado a ti para ser bautizado es el Pueblo de Dios que hay en tu Diócesis; en efecto, no ignoras que al verdadero pueblo escogido de Dios, él le llama su niño, según aquellas palabras: “suscepit Israel puerum suum, recordatus misericordiae suae” (Lucas 1, 5 4). Así nos lo enseña la Madre de la Misericordia y Maestra nuestra dulcísima, la Virgen y Madre de Dios. Y San Pedro dice: “como niños recién nacidos, apeteced la leche espiritual, para con ella crecer en orden a la salvación” (I Pedro 2, 2). Y el Apóstol San Pablo dice: “os dí a beber leche, no os dí comida, porque aún no la admitíais...” etc. (I Corintios 3, 2). Y otra vez: “y os habéis vuelto tales, que tenéis necesidad de leche...” (Hebreos 5, 12). 30. Por consiguiente, bajo la forma de aquel hermosísimo niño se quiso significar al Pueblo de Dios, confiado a ti por Él mismo, para que como a tal procures atraerlo a la Fe y bautizarlo. Que bajo la apariencia de Sumo Sacerdote haya sido el mismo Cristo quien te confió a ese niño (pueblo) para ser bautizado, se pone de manifiesto primero, por aquellas palabras del profeta cuando dice : “tú eres Sacerdote eterno, según el orden de Melquisedec” (Salmo 109, 4), y después, por aquella voz “mihi” (pronombre de primera persona en dativo), pues no dijo simplemente, bautiza este niño, sino

140

bautízame este niño. Fue el Señor entonces quien entregó este niño (pueblo) suyo por haberlo creado y redimido, para que fuera bautizado. Y aun cuando la petición del bautismo de dicho niño fue hecha más bien con ruego que con mandato, pues se emplea la palabra “obsecro”, como queriéndose decir “ob sacra posco, peto”, eso no obsta para que sea el mismo Señor Jesucristo quien formulara la mencionada petición, ya que con tal palabra (o expresión) quiso darte a entender la de “sacramentum”, y esta se refiere antes que nada al Sacramento del Bautismo que es la puerta para los demás. Como si dijera más claramente: por los misterios de mi Pasión, Muerte y Resurrección, significados en el Bautismo, y de los cuales él recibe su eficacia, bautízame a este niño, o sea, a mi pueblo. Pues esto y no otra cosa es lo que dice San Pablo a los Romanos: “¿ignoráis acaso que cuantos hemos sido bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados para participar en su muerte? Con él hemos sido sepultados por el Bautismo, para participar en su Muerte, para que como Él resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva. Porque si hemos sido injertados en Él por la semejanza de su Muerte, también lo seremos por la de su Resurrección” (Romanos 6, 3 – 5). 31. Al escuchar mi explicación calló él y nada dijo, pero como que con su silencio quiso dar a entender que se conformaba con mi opinión. Al fin, lanzando un suspiro de lo más profundo de su alma, exclamó: ¡Oh Cristóbal, sin olvidar nunca la promesa de Cristo al siervo fiel, vigilemos y oremos para que lo seamos verdaderamente, y así el Divino Juez nos premiará según nuestras obras! (I Corintios 4, 2; Lucas 21, 36; Marcos 14, 38; Mateo 16, 27; Romanos 2, 6). Amaba de manera entrañable este buen Pastor a sus ovejas, aquellas que el bueno y óptimo Pastor de los pastores le confió (Juan 10, 1114) para que les diera los verdes pastos de la Doctrina Cristiana y las llevara a las frescas aguas de la gracia (Salmo 22, 2). 32. Y de este su amor tan inflamado por la grey a él confiada tenemos todavía, aparte de lo que llevamos dicho, otras pruebas no menos elocuentes. Efectivamente, siendo ya Obispo, y más que sexagenario, no tuvo reparo en emprender largo y penoso viaje a España, en donde estuvo varios años, arreglando en el consejo de indias algunos negocios arduos y difíciles tocantes a los neófitos e infieles; estando ahí, un antiguo condiscípulo, muy influyente, Patriarca de las Indias y Canciller del Reino, le ofrecía un pingüe obispado de España; el señor Quiroga le respondió: “Reverendísimo Padre mío, todo cuanto decís es muy bueno; mas ¿no os parece indigno e indecoroso de un

141

siervo fiel que, después de haberme dado el Señor una Esposa amantísima, la deje y abandone así fuere por el mundo entero? Lejos de mí tal acción. Mientras yo viva, apacentaré mis corderos y mis ovejitas, que son los indios; procuraré atraer al aprisco de Cristo a los convertidos y a los que están todavía por convertirse; y trabajando hasta morir, pondré voluntariamente mi vida por ellos (Juan 10, 15). Así fue que, arreglados todos sus negocios, al poco tiempo se hizo a la vela regresando a su obispado, a su Amada Esposa, como él solía llamarle”. 33. Pero ¿cómo –pregunto-, el ofrecimiento de tantas promesas y opulencias iba a hacer mella en el corazón de quien, como otro San Pablo, consideró siempre todas las ganancias mundanas como vil estiércol en comparación con el único fin de la vida que es Cristo? En manera alguna podrían apartarle de este supremo designio (Filipenses 3, 8). Pongo por testigo a la misma verdad, a Cristo Nuestro Señor, que durante el tiempo que con dicho Prelado viví, nunca vi en sus manos alguna moneda acuñada de oro o plata; es más, ni siquiera sabía a cuántas monedas o dracmas equivalía un sueldo de oro. Todo cuanto adquiría por razón de obvención eclesiástica era guardado por un ecónomo, quien, de no ser honrado, hubiese tenido facilidad de sustraer una buena parte. Pues el único motivo que había para contar lo existente, era que él dijera si había o no para gastar. Nunca vi a este Santo Obispo entregado a una vida placentera; por el contrario, era siempre un vivo retrato del hombre trabajador, esforzado y virtuoso. Nunca se gozaron en su mesa las delicias del vino, pues siempre fue frugal y abstemio”. Capítulo XIX. 34. Eran tan fervientes su caridad y su celo por la conversión de estos indios americanos, por la instrucción y asistencia pastoral de los neófitos; tanto era su afán por suministrarles el alimento necesario para el alma y para el cuerpo, y eran tan constantes de día y de noche su vigilancia y providencia sobre todos ellos, que sin escatimar gastos y esfuerzos estaba siempre dispuesto a darles cuanto necesitaban, cuanto les era provechoso y cuanto era bueno para su consuelo. 35. Por eso sucedió muchas veces que yendo yo después de la media noche a preguntarle a qué hora quería rezar los maitines, pues era costumbre que juntos rezáramos el oficio divino y canónico, respondía invariablemente: 142

“rezaremos un poco después de hora y media; descansa todavía un poco en tu recámara; ya te llamaré yo, apenas termine lo que ahora estoy haciendo”. Estaba, en efecto, leyendo algo de la Sagrada Escritura o de los escritores eclesiásticos, o bien escribiendo. Cuando al fin terminábamos de rezar, y como quedase todavía algún tiempo antes de despuntar la aurora, así vestido como estaba, se entregaba a un ligero descanso, ya sentado en su propia silla, ya recostado en el lecho. De este modo, estando él casi siempre en vela, juntaba la noche con el día durante casi toda la semana; por eso es que apenas si se desvestía para reposar, excepto cuando tenía que cambiar de camisa por otra limpia. Así pues, este bueno, esforzado y hábil operario estaba tan continuamente ocupado en cultivar la viña del señor (Mateo 20, 1-4) que, emulando al Apóstol San Pablo, de muy buena gana se gastaba y se desgastaba hasta agotarse, con tal de lucrar para Cristo millares de almas (II Corintios 12, 15; Filipenses 3, 8). Y en tan santo apostolado este bueno y venerable Obispo a quien yo respeté como a padre y quien a su vez me trató como a hijo, no obstante mi indignidad, trabajó incansablemente hasta exhalar con la muerte de los justos su último suspiro, habiéndose ocupado siempre en convertir y ganar para Cristo innumerables almas de infieles. Capítulo XX 36. Tuvo lugar entonces en el exterior un admirable e insólito prodigio. Pues la mula en la que el señor Quiroga solía visitar su obispado, concibió y dio a luz una prole del sexo masculino. Viendo y considerando esto algunos varones religiosos y nada supersticiosos, afirmaban que dicho prodigio tenía un profundo significado, a saber, que era tanta la gracia del Espíritu Santo concedida a este Santo Apóstol para convertir a los infieles, gracia que fecunda los corazones penetrándolos de su Divino Rocío, que naciones tan bárbaras como éstas, en cierto modo naturalmente estériles para Cristo, gracias a su ministerio habían obtenido ya la virtud de la fecundidad cristiana, según aquello de Isaías: “Regocíjate, estéril, la sin hijos; entona un canto de alegría, tú que no conoces los dolores del parto. Porque los hijos de la abandonada son más numerosos que los hijos de la casada, dice el Señor” (Isaías 54, 1). 37. En fin, bien podría yo proponer ahora a los reverendísimos obispos y predicadores apostólicos de nuestro tiempo esta figura, esbozada a mi manera, de tan buen Pastor, de tan fiel y prudente Ministro del Evangelio,

143

como un ejemplo digno de ser imitado, diciéndoles: os he llamado a ver; no contengáis la risa (como él decía) por lo rudimentario de mi esbozo; retened más bien y con benevolencia las enseñanzas y el ejemplo que de él dimanan; procurad admirarlos e imitarlos, ya que en esto estriba precisamente el desempeño del papel de Obispo, de Pastor y de Ministro del Evangelio. Así pues, del modo antes dicho es como aquel siervo fiel y prudente, enviado por Dios a los caminos y encrucijadas donde se hallaban los infieles, los compelía a entrar en la fe y en sus misterios, a aceptar el Bautismo, que es la puerta de los demás Sacramentos, y del Reino de los Cielos. Tenía él en tanta veneración el Bautismo, lo honraba tan de corazón y con tanta piedad, que cuantas veces eran tratadas cuestiones referentes al mismo parecía conmoverse hasta en lo más profundo de su ser. 38. De todo lo dicho me di perfecta cuenta y, como testigo ocular que fui, no tendré recelo en afirmar su verdad; pues por espacio de seis o siete años, más o menos, y sin interrupción, estuve juntamente con este santo Obispo en la administración del Bautismo a los adultos convertidos, y a los muchachos y a los niños, ya fuese asistiéndole cuando él bautizaba, ya bautizando yo mismo por gracia y misericordia del Señor Nuestro Jesucristo, a quien con el Padre y el Espíritu Santo sean dadas ahora y siempre gloria, bendición y acción de gracias. Así sea. Salud en el Señor. No me olvides en tus oraciones y en el Santo Sacrificio de la Misa. Y puesto que te llamas Bautista, esfuérzate en poner por obra lo que el nombre significa, es decir, que con la palabra y el ejemplo, auxiliándote la inspirante Gracia de Cristo y el impulso del Divino Espíritu, saques a muchas almas de su infidelidad convirtiéndolas a la Fe Católica, y a todas ellas les confieras el Sacramento de su Regeneración Espiritual. Roma, desde el Templo de San Miguel Arcángel en el Monte Vaticano. Día de la Fiesta de la Conversión de San Pablo. Año de 1582.

144

APÉNDICE II
Reglas y Ordenanzas de un Pueblo-Hospital (Versión moderna)

Para apreciar la riqueza de las Ordenanzas313 y para facilitar su lectura completa, las presentamos modificadas al uso y estilo de los reglamentos elaborados en nuestros días. Hemos cambiado la estructura y el orden de las Reglas y Ordenanzas como las publicó su segundo biógrafo, omitiendo las reiteraciones y mejorando la puntuación. Procuramos mantener las palabras del mismo Vasco dejando en letras cursivas las que le pertenecen, lo que hace que la estructura gramatical no sea del todo correcta, pero lo suficientemente clara para que se entienda y no pierda el estilo, paternal y jurídico, que deseó imprimirle Vasco. Añadimos títulos y señalamos a pie de página la fuente original donde se toma cada texto. Dejamos las notas al pie puestas por Juan Joseph Moreno.

1. Declaramos y protestamos, con toda la corrección debida, y poniendo a Dios por testigo, que desde el principio de este Hospital y Colegio de la Santa Fe, de que he sido y soy Fundador. Lo hice siendo Oidor y seglar, antes de ser electo Obispo, con el favor de su Majestad y con el de la Provincia de Michoacán, sin autorización de obispo alguno, salvo para el decir las misas, como se requiere. Ésta ha sido nuestra cierta y determinada voluntad e intención principal, al dar estas Ordenanzas, por los buenos efectos que han tenido. Suplico siempre se les otorgue lo necesario y no se les niegue, quedando a salvo lo contenido en estas Ordenanzas. Y si así no se guardare esta nuestra determinada intención y voluntad, volvería a otros usos profanos
313

Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los hospitales de Santa Fe en México y Michoacán. Dispuestas por su fundador el Rmo. y Venerable señor Don Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, México, Talleres Gráfico de la Nación. 1940, XVIII, 38 pp. Están publicadas también en AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga. Pensamiento jurídico. Antología. Ed. Miguel Ángel Porrúa, 1970. Apéndice. Si no se dice nada en contrario, señalamos en cursivas las palabras de Vasco y señalamos, en nota a pie de página, el número que aparece en la versión de Aguayo Spencer.

145

o píos, lo que no nos parece, ni por bien lo tuviéremos, ni lo ordenaremos en nuestros días, ni después de ellos, para lo que dejaremos patrones y defensores de él.314 Finalidad de los Pueblos Hospital 2. Se funda este Pueblo-Hospital para que viviendo en concierto y buena policía, sin necesidad y ociosidad mala, así como sin demasiada codicia desordenada, además de salvar nuestras almas, os mostréis gratos a los beneficios recibidos de Dios nuestro Señor, y de quien por sólo Él y por su amor, y para vuestro bien y provecho espiritual y temporal, he gastado y trabajado y trabajo tanto, siempre para efecto de que os salvéis, y para vuestra utilidad, mantenimiento y el descanso de los otros, que es y ha sido.315 3. El fin de este Hospital y Colegio de Santa Fe y de su Fundador, es que sea un lugar donde, viviendo en concierto y buena policía, no tengáis necesidad, viváis con seguridad y fuera del peligro e infamia de que estáis tan infamados; sin ociosidad; sin codicia desordenada, y sin malas ignorancias y con conocimiento de la doctrina Cristiana, tanto de la moral y de las buenas costumbres, como de lo que se refiere a la vida espiritual de vuestras ánimas.316 4. Aquí deseamos que, quitándoles lo malo y dejándoles lo bueno de vuestras costumbres, manera y condición, no vayan a dar en despeñaderos de almas y cuerpos, como en algunas partes van y se suele hacer. Por eso, conservándoles siempre lo bueno que tengan y no destruyéndoselo ni trocándoselo por lo que no les cuadra ni conviene (según suerte y manera de vivir, entendimiento, estado y condición), se respete su calidad, necesidades y capacidad como personas, para que no pierdan lo bueno que tienen de humildad y obediencia, paciencia, poca codicia y la buena simplicidad.317 5. Lo que no estuviere declarado en estas Ordenanzas, presupone que actúen como gente bien gobernada y moderada, sin que suponga pérdida, ni menoscabo de vuestra buena obediencia, simplicidad, humildad y poca codicia que en vosotros naturalmente parece haber. También presupone que no les falte la debida y honesta diligencia y prudencia, que os conviene
314 315

Ordenanzas, n. 43. Ibídem. n. 6. 316 Idem. 317 Idem.

146

mucho a todos tanto tener cuanto os falta; por lo que hay que ponerse fuera del peligro de las tres fieras bestias que todo en este mundo lo destruyen y corrompen que son soberbia, codicia y ambición, de las que os habéis y deseamos mucho guardar y apartar.318 6. Por tales motivos, os mostréis gratos a los beneficios recibidos de Dios nuestro Señor, y de quien por sólo Él y por su amor, y para vuestro bien y provecho espiritual y temporal, he gastado y trabajado y trabajo tanto, siempre para efecto de que os salvéis.319 Del Régimen 7. Este Hospital funciona como República,320 en donde hay un Rector nombrado por tres o seis años, o por todo el tiempo que conviniere y según se aprobare. Debe ser buen cristiano y de buena vida, costumbres y ejemplo. Al Rector se le ha de avisar de lo que pasa y ha menester en el Hospital.321 8. El hospital está constituido por los pobres, que deben ser, como al presente son, familias en que podáis vivir juntos abuelos, padres, hijos, nietos y bisnietos y de ahí en adelante. Andando el tiempo, todos los de un linaje descendientes por la línea masculina, hasta ocho o diez o doce casados, formarán una familia. Las mujeres al casarse viven con los hijos de las otras familias. Cuando haya tantos que no quepan en la familia, se ha de hacer otra de nuevo para los que no cupieren322. Y así, de esta manera, cada parentela morará en su familia como está dicho, y el más antiguo abuelo será el que en ella presida, y a quien han de acatar y obedecer toda la familia.323 De la elección de autoridades 9. Los Padres de familia de este Pueblo Hospital, elijan entre sí a un Principal a quien obedezcan todos, después del Rector. El Principal debe durar tres o seis años, o más si pareciere que deba ser así, a menos que antes sea removido y otro elegido. Todo se haga con el parecer del Rector, quien debe autorizar para que se haga la dicha elección. Para la elección debe ser
318 319

Idem. Idem. 320 Ibídem., n. 1. 321 Ibídem., n. 25. 322 Ibídem., n. 21. 323 Ibídem., n. 10.

147

primero dicha y oída la misa del Espíritu Santo, que oirán todos con devoción con el fin y efecto de elegir bien, y como mejor vean que Dios nuestro Señor sea servido de ello, tal como hasta aquí siempre se ha hecho y hace en este Pueblo Hospital loablemente.324 10. Juntamente con la elección del Principal, elijan tres o cuatro Regidores que tengan las mismas calidades, y que éstos se elijan cada año, y de manera que ande la rueda (por rotación) por todos los casados hábiles.325 11. Los padres de cada familia,(edificio) de todos los pobres del Hospital, deben quedar divididos en cuatro partes o cuadrillas. En cada cuadrilla elegirán a una persona que sea el más hábil, útil y suficiente al provecho y bien común de la República del Hospital. La elección se hará después de dicha la Misa del Espíritu Santo y habiendo jurado en forma que elegirán a todo su entender. Elijan por votos secretos, sin pasión, ni afición. Así nombrados, como Principales, estén por tres o seis años, y no más sin nueva elección.326 12. El Principal así elegido sea manso, sufrido y no más áspero ni riguroso de aquello que convenga y sea menester para hacer bien su oficio y negocios del Hospital, y no consienta ser menospreciado de nadie, antes procure ser amado y honrado de todos como sea razón, más por voluntad y amor, que por temor ni rigor.327 13. Y por el mismo orden elijan Regidores cadañeros,328 y después elijan los demás Oficiales necesarios al Hospital, conforme a estas ordenanzas.329 Del Ayuntamiento de Principales y Regidores 14. Los Principales y los Regidores, se junten cada tercer día y más días si así necesario fuere, tomando consigo dos de los padres de familia de los que están en la República, para que miren por todos los pobres del Hospital en lo que allí se hiciere, y que no sean dañados. Los padres de familia no deben ser cada día los mismos, sino interpolados.330
324 325

Ibídem., n. 25. Idem. 326 Ibídem., n. 24. 327 Ibídem., n. 26. 328 Anuales. 329 Ordenanzas, n. 24. 330 Idem.

148

15. Para ello y para todas las otras cosas de provecho y bien común de dicho Hospital, se junten de tercer en tercer día, en la familia donde morare el Principal, hasta que tengan República por sí a platicar y acordar en lo que se haya de hacer en lo tocante al Hospital, estancias y términos y obras comunes de él, conforme a estas Ordenanzas y lo demás que les pareciere.331 16. Si el tiempo o la necesidad diere lugar a ello no lo determinen luego al primer ayuntamiento, hasta que en otro u otros dos lo hayan bien entre sí tratado y discurrido, sin votar sobre ello, porque acontece que después de haber votado se trabaja más en sustentar su voto cada uno, que en lo del pro y bien de la república.332 17. Que cuando lo hubieren bien platicado y acordado todo, o cualquiera cosa o parte de ello, que sea de importancia, den parte de ello al Rector y si fueren cosas dudosas o dificultosas, lo platiquen primero tres días antes que se determinen en lo que se hubiere de hacer, salvo si fuere cosa de poca importancia o que no sufra tanta dilación.333 18. Y otro Ayuntamiento (otra reunión) fuera de éste, no se haga por nadie en el Hospital, bajo penas graves de ser lanzados y privados de él.334 Del ambiente en las Familias 19. Los padres y madres naturales de cada familia, procuraréis casar a vuestros hijos siendo de edad legítima, ellos de catorce años arriba y ellas de doce, con las hijas de otras familias de dicho Hospital, y en defecto de ellas, con hijos de comarcanos pobres, y todo siempre según orden de la Santa Madre Iglesia de Roma, y no clandestinamente sino, si es posible, con la voluntad de los padres y madres naturales y de su familia.335 20. Las mujeres sirvan a sus maridos, y los descendientes a los ascendientes, padres y abuelos y bisabuelos y en fin los de menos edad y los más mozos, a los más viejos, para que así se pueda evitar tener criadas y criados que suelen ser costosos y muy enojosos a sus amos.336 21. Así como es necesario que seáis honrados los padres y madres de familia
331 332

Ibídem., n. 29. Idem. 333 Idem. 334 Ibídem., n. 24. 335 Ibídem., n. 8. 336 Ibídem., n. 10.

149

de los moradores del Hospital, así como los hijos, nietos, y bisnietos, vuestros descendientes que son y han de ser de vosotros mismos por la línea recta, así también conviene, y es justo que sea a vuestra cuenta y cargo, dar razón de los excesos y desconciertos que en vuestras familias se hicieren y sucedieren por su culpa y vuestro descuido y negligencia, por no tenerlos bien corregidos ni bien castigados, ni disciplinados cada cual en la suya, que se os ha de imputar a mucha culpa, vergüenza y deshonra en la corrección, que en tal caso se requiere que se os dé por el Rector y Regidores del Hospital. Y si aconteciesen los tales excesos y descuidos por la inhabilidad o mal recaudo 337 de los dichos padres de familia, elíjanse otros, que sean hábiles que más convenga de la misma familia, por los moradores de ella, por sus coadjutores, y todo siempre con parecer de los dichos Rector y Regidores del Hospital.338 22. Y si aconteciesen excesos y descuidos por la inhabilidad o mal recaudo 339 de los dichos padres de familia, elíjanse otros, que sean hábiles que más convenga de la misma familia, por los moradores de ella, por sus coadjutores, y todo siempre con parecer de los dichos Rector y Regidores del Hospital.340 23. Tampoco os habéis de burlar ni escarnecer de los mal dispuestos y mal vestidos, contrahechos, tullidos, mancos, cojos ni ciegos de su nacimiento, o acaso, mayormente, sin culpa suya, antes deis gracias y alabéis por ello mucho a nuestro Señor, porque le plugo y fue servido que no fueseis como uno de ellos, y esto con mucha compasión que de ellos tengáis, porque también en esto cumpláis lo que Dios nuestro Señor nos manda de nuestros prójimos, como está dicho arriba.341 24. Que tengáis, cuando haya oportunidad, una sala grande, baja, donde algunos días de pascuas y fiestas principales, que queráis comer juntos por alegraros y dar gracias a Nuestro Señor, lo podáis hacer. El gasto común, conforme a sus manjares y manera que tienen de ellos, y no muy curioso ni defectuoso, sino abundoso y muy alegre, y el cuidado y aparejo de esto sea de cada familia en las pascuas de cada un año, cada familia en su día por tanto,

337 338

Mal hecho, o culpa. Ordenanzas, n. 11. 339 Mal hecho, o culpa. 340 Ordenanzas, n. 11. 341 Ibídem., n. 35.

150

de manera que ande por todas las dichas familias que lo sepan.342 Sobre el modo de vestir 25. Procuraréis todos la limpieza de vuestras ánimas y de vuestras personas, de manera que se conforme todo y parezca por fuera, en el cuerpo, la limpieza que haya dentro del alma. Y no os vistáis de vestidos curiosos, ni demasiado costosos, como está dicho arriba, ni os imbixeis343 ni pintéis ni ensuciéis los rostros, manos ni brazos en manera alguna, como lo solíais hacer, salvo si fuere por medicina, útil y necesaria, porque así como es loable la limpieza, así es vituperable la suciedad, y andar sucios o querer añadir en lo que la disposición corporal, que Dios nuestro Señor plugo344 dar a cada uno.345 26. Los vestidos con que os vistáis, sean como al presente los usáis, de algodón y lana, blancos, limpios y honestos, sin pinturas, sin otras labores costosas, y demasiadamente curiosas. Y tales, que os defiendan del frío y del calor y de un mismo color si es posible, porque duran más y no cuestan tanto, porque tienen menos trabajo y son menos costosos y más limpio.s346 27. Y de éstos, dos pares de ellos; unos con los que apareciereis en público en la plaza y en la Iglesia, los días festivos, y otros no tales, para el día del trabajo.347 28. Y para que os amparéis contra el frío, y norte del invierno, que pasa y a las veces mata a los que andan desnudos y mal arropados, y mueren muchos de dolor de costado que de ello se causa y da en los pechos y mata, por tanto acostumbraréis para aquellos tiempos hacer jaquetas348 de lana o jubones
342 343

Ibídem., n. 42. Esta voz es usada en ambas Américas, y significa pintarse, lo que acostumbraban los indios o en las danzas para hermosura o en la guerra para terror. No se desdeñó la Real Academia Española de poner este término en su Diccionario, dándoles con esto derecho de naturalización. Esto mismo ha ejecutado con otras palabras puramente americanas, como popote, chilacayote, chicozapote y otras. Lo que excita naturalmente el deseo de que alguno de los nobles indígenas americanos se dedique a recoger las demás que faltan en este gran Diccionario, y que se han hecho tan propios de nuestra lengua en este Reino, que aun los más cultos usan. Podría servir este trabajo de que haciéndose nueva edición del Diccionario se le añadiesen, para hacer con esto más copiosa nuestra lengua, y dar en ella significado a muchas cosas que no por conocerse en la antigua España, no lo tienen (Nota de Juan Joseph Moreno). 344 Pretérito perfecto del verbo placer, que significa agradar (Nota de Juan Joseph Moreno). 345 Ordenanzas, n. 34. 346 Ibídem., n. 22. 347 Idem. 348 Ropillas, como armadores (Nota de Juan Joseph Moreno).

151

estofados de algodón o lana, y también usaréis zaragüelles349 o pañetes, porque son más honestos y mejores que los mástiles350 que usabais.351 29. Las mujeres traigan sus tocas blancas de algodón con que cubran la cabeza y lo más del cuerpo, sobre las otras vestiduras que suelen traer y sin pinturas ni labores de colores que sean muy costosas ni muy curiosas, mayormente cuando vais a la Iglesia; y las que no fueren casadas, sino mozas doncellas,352 puedan ir sin ellas, descubiertas las cabezas si quisieren, para que se diferencien las casadas de las que no lo son. Y para dentro de la familia, los días de trabajo y no festivos, también tengáis otros vestidos, que no sean con los que trabajéis.353 30. En cada familia los sepáis hacer, como al presente los hacéis, sin ser menester cosa de sastres y oficiales; y si es posible, os conforméis todos con vestir de una manera los más que podáis.354 31. Los vestidos sea causa de más conformidad entre vosotros y así cese la envidia y la soberbia de querer andar vestidos y aventajados los unos más y mejor que los otros, de que suele nacer envidia entre los hombres vanos y poco prudentes, y disensión y discordia.355 Primero los enfermos 32. Para los enfermos haya una familia o enfermería grande, cuadrada, dos veces mayor que las otras de los sanos y algo apartada de ellas, en la que en un cuarto haya una sala grande para los enfermos de males contagiosos y otra, enfrente de ella, para los de enfermedades no contagiosas; y en medio del patio, una capilleta cubierta, abierta por los lados, en que haya un altar adornado competentemente, donde se diga Misa y la puedan oír los enfermos;
349 350

Especie de calzones anchos y con pliegues, que se usaban antiguamente (Nota de Juan Joseph Moreno). Este término es corrupción del mexicano maxtlatl, que significa bragas o ciertos calzones que no cubrían tan perfecta ni honestamente como los nuestros. De éstos usaban los indios en su gentilidad, andando en una desnudez vergonzosa (Nota de Juan Joseph Moreno). 351 Ordenanzas, n. 22. 352 En Michoacán, no sólo en Santa Fe, sino en toda la Provincia se ha observado esto constantemente entre las indias, de modo que en sólo el traje se conocen a primera vista las casadas y las doncellas. Mucho mejor se ha observado lo que prescribe al principio esta Ordenanza, pues en ninguna parte se ve más conformidad en el vestido de los indios y menos costo, pues ellos mismos lo tejen y hacen, usando de este género de estofado de algodón y lana, que ya ni aun en México se usa y aquí sí se ha observado (Nota de Juan Joseph Moreno). 353 Ordenanzas, n. 22. 354 Idem. 355 Idem.

152

y las otras dos salas a la cabeza y pies del cuarto grande, sean para el Mayordomo y Despensero de los dichos enfermos, y para tener las oficinas necesarias a la enfermería.356 33. Los enfermos sean visitados por los sanos, guardándose de los contagiosos, que no se les pegue el mal, y sin falta ni detrimento de la bien ordenada caridad que con ellos se use, consolándolos a todos, donde sean curados con la mayor caridad y diligencia que posible sea.357 34. Al mayordomo y despensero se les dé y provea luego lo que pidan, que sea lo primero y mejor que hay en el Hospital, y lo que en él no hubiere se compre.358 35. Deben pagar al boticario, médico, y cirujano que visite y cure a los enfermos del Hospital hasta que lo tengan todo propio en él, donde haya lo que sea menester para los enfermos.359 Misa diaria 36. Cuando hubiera misa entre la semana, por la mañana, como vivís y habéis de estar tan cerca en el Hospital, no la perdáis, pues es santa ocupación en que se gana mucho en todo, y por la pereza y poca cristiandad, no se deje, salvo justa ocupación o legítimo impedimento.360 Las Fiestas 37. La Fiesta de la exaltación de la cruz tengáis en grande y especial veneración por lo que representa, y porque entonces, sin advertirse antes en ello ni haberlo pensado, fue nuestro Señor servido que se alzasen en cada uno de los Hospitales de Santa Fe, en diversos años, las primeras Cruces altas que allí se alzaron y pusieron, no sin misterio; porque como después de así alzadas se advirtió, creció más el deseo de perseverar en la dicha obra y hospitalidad y limosna. Y así, sabido por el señor primer Obispo de México, D. Fr. Juan de Zumárraga, de buena memoria, concedió para este día de la exaltación de la Cruz, a este Hospital de Santa Fe de México, después de
356 357

Ibídem. n. 36. Ibídem., n. 37. 358 Idem. 359 Idem. 360 Ibídem., n. 38.

153

haberle visto y estado en él, perdones que pudo conceder como tal Obispo, como aparece por la tabla.361 38. Y así mismo tengáis a mucha devoción y veneración a la fiesta del Santo Salvador, en la Ermita suya que está allí en el Valle; y de la Asunción de Nuestra Señora en la Iglesia principal del dicho Hospital, que es de esta advocación de la Asunción de Nuestra Señora, y la fiesta de San Miguel Arcángel y de los otros Ángeles en la iglesia del dicho Arcángel San Miguel, que ha de estar y esté sobre el Valle, en el lugar a ello dispuesto y acostumbrado.362 De los huertos de las familias 39. En los huertos arriba dichos363 con alguna pieza de tierra en lo mejor y más cercano, y casas y familias, que así habéis de tener y tengáis en particular para la recreación y ayuda de costa de más de lo común, solamente habéis de tener el usufructo de ello, en tanto en cuanto en el dicho Hospital viváis, y no más allá.364 40. Faltando por muerte o por ausencia larga hecha sin licencia legítima y expresa del Rector y Regidores, se den a vuestros hijos o nietos, casados pobres, por su orden y prioridad, que lo tengan de la misma manera que vosotros sus Padres o Abuelos, y no los teniendo y en defecto de ellos, a los más antiguos casados y mejores Cristianos, también pobres de vosotros, que no las tuvieren repartidas por vuestras ancianidad, que gocen también como usufructuarios solamente por el tiempo que en el Hospital residieren y obedientes a estas Ordenanzas fueren, y no más allá como dicho es.365 41. Los huertos y piezas de tierra se han de quedar así como vuestros antecesores los dejaron granjeados366 y solamente el usufructo de ellos, como está dicho, y siempre de manera que ninguna cosa sea raíz del Hospital como los huertos y familias, para que no pueda ser enajenada sino que siempre se quede perpetuamente inalienable en el dicho Hospital y Colegio de Santa Fe, para la conservación, manutención y concierto de él y de su Hospitalidad. No
361 362

Ibídem. n. 40. Ibídem. n. 41. 363 Falta la Ordenanza en que se habla de ellos. 364 Ordenanzas, n. 5. 365 Idem. 366 Cultivados.

154

se puede enajenar, ni conmutar, trocar ni cambiar en otra cosa alguna, ni salir de el hospital en ningún tiempo ni por alguna otra manera que sea, o ser pueda, por cuanto ésta es la voluntad de su Fundador. Porque si fuese de otra manera se perdería esta buena obra y limosna de indios pobres y huérfanos, pupilas y viudas y miserables personas fácilmente, y no se podría por largo tiempo sustentar ni conservar esta Hospitalidad y el remedio de ellos e innumerables personas, apropiándolo cada uno para sí lo que pudiese y sin cuidado de sus prójimos, como es cosa verosímil que sería y se suele hacer por nuestros pecados, y por falta de semejante policía y concierto de República, que es procurar lo propio y menospreciar lo común, que es de los pobres.367 De la formación trabajando en los huertos 42. Cuando fueren a trabajar en el campo, todos los que fueren de una familia, vayan juntos con el padre de ella o con su substituto, que dé cuenta de las negligencias, defectos y perezas que todos los de aquella familia, que son a su cargo, y cualquiera de ellos, tuvieren o hubieren tenido en la labor del campo que van a hacer. Y aunque estos tales padres de familia han de ser exentos del trabajo corporal, será de mucho ejemplo para animar los súbditos, no se querer excusar, y poner algunas veces manos a la obra, mayormente a los principios, porque los demás tengan vergüenza y hagan lo mismo y no tengan pereza ni excusa para dejar de hacer lo que deban.368 De la caja 43. Para ello y para lo demás, en provecho y bien común, haya una caja o cofre grande barreteado de tres llaves, una que tenga el Rector, otra el Principal y otra más el antiguo Regidor. La tengáis en un lugar seguro siempre, así para estos depósitos y guarda de ellos, como para todo lo demás que sea necesario guardarse. Debéis tener también vuestra cuenta con razón clara y fiel, y cada un año la daréis en forma, al Rector y Regidores del Hospital y al Patrón o Patrones y Defensores y Protectores, si necesario fuere después de mis días.369 44. Y porque haciéndolo así, pocas veces o ningunas os veréis en necesidad,
367 368

Ordenanzas, n. 5. Ibídem., n. 12. 369 Ibídem., n. 20.

155

antes vosotros podréis socorrer a muchos necesitados y descuidados, como siempre lo haréis y habéis de hacer, con parecer del Rector y Regidores, multiplicando el depósito de sobras por más años y no solamente por uno, si cosa conveniente fuere.370 De los arreglos materiales 45. Cuando hubiere necesidad de hacer o reparar alguna familia371 o la Iglesia o algún otro edificio, o hacerle de nuevo, todos juntos lo hagáis y os ayudéis con gran voluntad y animándoos los unos a los otros y no al contrario, escondiéndoos, mostrando recibir pena ni trabajo en ello.372 46. Si algo en lo hecho y edificado del Hospital e Iglesia y ermitas se quisiere caer, luego, antes que se caiga y más se dañen, se repare, porque se reparará a menos costo que después de caído, hacerse de nuevo. Y para esto debe haber de los mismos pobres de los Hospitales, oficiales de carpintería y cantería y albañilería y herrería y de los demás oficios necesarios, como está dicho arriba, que lo reparen siempre pero respetando las seis horas ordinarias, repartido entre todos igualmente.373 El almacén 47. Que proveáis que haya donde se recoja y guarde, que no se dañe ni se pierda ni hurte, el trigo o maíz y las otras semillas y granjerías que se recogieren en común, como es dicho, para que después allí se dé y reparta entre todos. Y en cada familia también tengáis donde, así mismo, guardéis a buen recaudo, lo que se os repartiere y en particular tuviereis.374 De las quejas 48. Si alguno de los indios pobres de este Hospital tuviere quejas de otro o de otros, entre vosotros mismos, con el Rector y Regidores, lo averiguaréis llana
370 371

Idem. Aquí se ve que esta palabra familia en las Ordenanzas se toma muchas veces por el edificio material de la casa, aunque no trae esa significación el Diccionario de la Lengua Castellana. Lo mismo consta en que se manda que se hagan nuevas familias y se pueblen en caso necesario (Nota de Juan Joseph Moreno). 372 Ordenanzas, n. 13. 373 Ibídem., n. 31. 374 Ibídem., n. 33.

156

y amigablemente, y todos digan verdad y nadie la niegue, porque no haya necesidad de irse a quejar al juez y a otra parte, donde paguéis derechos y después os echen en la cárcel. Y esto hagáis aunque cada uno pierda un poco que vale más así, con paz y concordia perder, que ganar pleiteando y aborreciendo al prójimo y procurando vencerle y dañarle, pues habéis de ser en este Hospital todos hermanos en Jesucristo, con vínculo de paz y caridad, como se os encarga y encomienda mucho.375 De la expulsión del Hospital 49. Si alguno de vosotros o de vuestros sucesores en este dicho Hospital, hiciere alguna cosa fea y de mal ejemplo, por la que no merezca ni convenga estar en él, y si de ello los demás recibieren escándalo y desasosiego, por ser revoltoso o escandaloso o mal cristiano o se emborracha o demasiado perezoso o que no quisiere guardar estas Ordenanzas, o fuere y viniere contra ellos, y fuere en ello incorregible, o fuere o viniese contra el provecho y el bien común de este dicho Hospital, sea luego lanzado de él, y restituya lo que de él se aprovechó, como ingrato del bien en él recibido; y así el Principal y Regidores del dicho Hospital, lo ejecuten, con el parecer del rector del dicho hospital.376 Del trabajo en los oficios 50. Los que viven o vienen al Hospital, han de tener los oficios mecánicos y otros útiles necesarios al dicho provecho y bien común del Hospital y sus moradores, como son los oficios de tejedores y los otros todos a este oficio anexos y pertenecientes, como son los canteros, carpinteros, albañiles, herreros y otros semejantes, útiles y necesarios a la República del Hospital, de los cuales cada cual de vosotros aprenda el suyo, por lo que abajo se dirá, y no otros vanos, inútiles, curiosos y viciosos.377 51. Para la elección de los dichos oficios, todos tienen que ser hábiles para ellos, igualmente por su rueda, (turno) sin hacer agravio a ninguno. Ninguno los ha de procurar, y cuando se los dieren, no los dejen de aceptar, y puedan ser compelidos a ello.378
375 376

Ibídem., n. 32. Ibídem., n. 39. 377 Ibídem., n. 1. 378 Ibídem., n. 27.

157

52. Además de esto, todos habéis de saber bien hacer y ser ejercitados, y diestros en el oficio de la agricultura desde la niñez, con mucha gana y voluntad, porque ha de ser este oficio de la agricultura común a todos para cada uno cuando y según y como se os mandare y sea menester que entendáis en él.379 53. Y este trabajo lo hará cada uno respetando las dichas horas380 de cada día, y no más. Podrá salir dos o tres día de trabajo de sol a sol en la semana cada uno, poco más o menos, y según la necesidad, comodidad y utilidad del tiempo y de la labor del campo se ofreciere, y como al Rector y Regidores del mismo Hospital les pareciere que más convenga y necesario sea, a los cuales en ello y en todo, obedeceréis y acataréis en lo justo y honesto y conforme a las ordenanzas y en lo tocante a ellas, sin resistencia ni contradicción alguna desacatada, ni maliciosa.381 54. En la cual agricultura como dicho es, también a los niños que se criaren en el Hospital juntamente con las letras del ABC y con la doctrina Cristiana y moral de buenas costumbres y prudencia, que se les ha de enseñar y enseñe con gran diligencia, cuidado e fidelidad conforme a la doctrina impresa que para ello os dejo, ejercitaréis y haréis que se ejerciten con gran voluntad en la forma y manera que abajo se dirá.382 55. Por la manera como son los niños, desde su niñez, deben ser enseñados en la agricultura, de la forma siguiente: que después de las horas de doctrina, se ejerciten dos días de la semana en ella, sacándolos su Maestro, u otro al campo en alguna tierra de las más cercanas a la escuela destinada o señalada para ello, y esto a manera de regocijo, juego y pasatiempo, una hora o dos cada día, aunque se pierda aquellos días las horas de la doctrina, pues esto también es doctrina y moral de buenas costumbres. Deben ir con sus cosas o instrumentos de la labor que tengan todos para ello, y que de lo que se beneficiaren, sea para ellos mismos. Que se beneficien y cojan todos juntos, para que se enseñen y repartan, no como niños, sino cuerda y prudentemente, según la edad y fuerzas y trabajo y diligencia de cada uno, a la vista y parecer de su maestro, con alguna ventaja que se prometa y se dé a quien
379 380

Ibídem., n. 2. En las primeras Ordenanzas, que faltan, se mandaba que todos los días trabajasen seis horas en común para el cultivo de las tierras comunes y destinadas a satisfacer las necesidades de los pobres, e impedir que las hubiese en el Hospital. De modo que según este plan, en estos Pueblos habría aquella igualdad de bienes que se vio en la Primitiva Iglesia y que tanto deseaba Solón, Licurgo y Platón (Nota de Juan Joseph Moreno). 381 Ordenanzas, n. 2. 382 Idem.

158

mejor lo hiciere.383 56. Las niñas en las familias de sus padres aprendan los oficios mujeriles que más se les dan a ellas, adaptados y necesarios al provecho y bien suyo y de la república del Hospital, como son obras de lana y lino y seda y algodón y para todo lo accesorio y necesario y útil al oficio de los telares, y juntamente hendan384 (trabajen la tierra) a la vuelta de sus casas y familias.385 57. Lo que de las seis horas del trabajo en común se hubiere cogido, se reparta entre vosotros todos y cada uno en partes iguales, congrua, cómoda y honestamente según que cada uno, según su calidad y necesidad, manera y condición, lo haya menester para sí y su familia, de manera que ninguno padezca en el Hospital necesidad.386 Preocupación por los necesitados 58. Cumplido todo esto y las otras cosas y costas del Hospital, lo que sobrare de ello se emplee en otras obras pías y remedio de necesitados, como está dicho en la segunda Ordenanza arriba. Así pues, después de estar remediados congruamente los dichos indios pobres de el Hospital hay que ver por los huérfanos, pupilos, viudos, viudas, viejos, viejas, sanos y enfermos, tullidos y ciegos de dicho Hospital, a los cuales todos en ningún tiempo, guardando estas Ordenanzas y concierto, nunca les podrá faltar lo necesario y honesto en abundancia en este Hospital y Colegio387 con toda quietud y sosiego y sin mucho trabajo, y muy moderado y con mucho servicio de Dios nuestro Señor que no habéis de tener en poco, pues es lo que a todos nuestra verdadera religión cristiana nos manda, enseña y amonesta que hagamos, como está dicho en el principio.388 De las estancias, granjerías y familias rústicas 59. Los Principales y Regidores elegidos, todos juntos o los que de ello
383 384

Ibídem., n. 9. Rompan la tierra para sembrar. 385 Ordenanzas, n. 10. 386 Ibídem., n. 4. 387 Colegio se llama cualquier Junta de Personas, que hace Comunidad, y por eso con toda propiedad se llamaba Colegio cada uno de estos pueblos. En esta Provincia los demás indios llaman a los de Santa Fe Colegiales (Nota de Juan Joseph Moreno). 388 Ordenanzas, n. 4.

159

pudieren juntar, nombren y elijan por sus tandas y remudas, los que han de ir a residir en las estancias y familias rústicas del campo.389 60. De las familias urbanas del Hospital, salgan y se provean las personas que han de residir en las estancias, granjerías y familias rústicas del campo que ha de haber. Han de estar bien instruidas y proveídas de herramientas e instrumentos necesarios para la labor, de manera que en cada una estén cuatro casados o seis, como fueren menester, que las granjeen y procuren el ganado y las aves que en ellas estuvieren y se criaren y pastaren.390 61. Los casados de las familias urbanas vayan siempre, de remuda en remuda, de dos en dos años por sus tandas, a residir en las dichas familias rústicas del campo,391 salvo si alguno de ellos holgare de su voluntad estar ahí más tiempo, que con licencia expresa del Rector y Regidores y no de otra manera alguna, lo pueda hacer.392 62. Si alguno o algunos de los tales pobres del hospital quisiereis ir algún día a recrear y desenfadar con las familias del campo, rústicas, sea con licencia del Rector y Principal y Regidores, y no de otra manera., Podrá hacerlo con tal que estuviese sano, ayude y trabaje en las dichas familias rústicas. Estando ahí trabaje en lo que se ofreciere y allí se le mandare por el Principal de la estancia, y se le dé de comer lo que allí hubiere, como a los otros estancieros que allí residieren, solamente por el tiempo que rezare la licencia y no más ni de otra manera.393 63. En cada familia o estancia del campo, cuando estos cuatro o más casados, se remudaren después del cumplido bienio, quede siempre uno de ellos, el más hábil y diligente, o más antiguo allí por Principal. Resida con los que vengan de nuevo en lugar de los otros que se remudan y vuelven a las familias del Hospital, para que les diga y encamine lo que allí han de hacer y tenga con ellos la cuenta y razón que se ha menester; cada cual en la estancia y familia rústica donde estuviere, de manera que no pierdan tiempo ni anden ociosos. A los que así vinieren de nuevo y los que quedaren, obedezcan como está dicho.394 64. En todas las familias rústicas haya otra persona más principal sobre
389 390

Ibídem. n. 28. Ibídem., n. 14. 391 Ibídem., n. 15. 392 Ibídem., n. 14. 393 Ibídem., n. 23. 394 Ibídem., n. 15.

160

todas ellas, que sea como Veedor general de ellas, que las vea y visite y avise al Rector y Principal y Regidores dichos, lo que hubiere que remediar, proveer, y reformar en ellas.395 65. El más principal Veedor general, que ha de haber, podrá estar en su familia en el Hospital, y de allí salir a visitarlas todas, un día a las unas y otro a las otras, y venirse y dormir a su familia y para remediar lo que pudiere dé aviso a los dichos Rector y Regidores, para que lo provean como deban..396 66. Los Principales y Regidores visiten, a lo menos una vez al año, los términos y tierras del Hospital y remueven los mojones de ellas si fuere menester, conforme a la escritura del amojonamiento de las tierras y términos del Hospital, y tengan cofre donde guarden las escrituras tocantes al Hospital.397 De la agricultura 67. En cada estancia del campo tengáis una gran huerta, para que plantéis y sembréis en ella los que allí estáis, todo lo que sea provechoso y necesario para el Hospital, así de todo género de árboles fructíferos de Castilla y de la tierra, como de todo género de hortaliza buena y de todas las semillas saludables y provechosas, lino, cáñamo, trigo, maíz y cebada, o orozuz, cuya raíz es pectoral. 398 68. Las otras sementeras grandes, que tenéis en común las labraréis dentro del sitio de cada estancia. Las habéis de ir a labrar, desyerbar y coger en sus tiempos. Los estancieros las han de guardar y beneficiar y mirar por ellas, de las cuales todas han de haber su parte en el repartimiento y retribución, tanto entre los estancieros, como entre los otros moradores del Hospital.399 69. Cuando hubiere cumplido con todo lo dicho, y no tuvieren en qué atender los estancieros, para que no les dañe la ociosidad, unos saquen piedra y la labren y cuadren, otros corten madera y la desbasten y otros cojan grana cochinilla y orchilla400 donde se diere; otros hagan otras cosas y obras que
395 396

Idem. Idem. 397 Ibídem., n. 30. 398 Ibídem., n. 17. 399 Idem. 400 Este término no se halla en los Diccionarios Castellanos, Mexicano ni Michoaquense. Acaso hay en el

161

convengan para los oficios y necesidades del dicho Hospital y familias de él, respetando las seis horas de trabajo, según el aparejo que para ello hubiere en la tierra de cada estancia, y lo llevare la calidad y oportunidad de ella.401 De las previsiones 70. El orden y aviso que habéis de tener y guardar en vuestro Hospital, es que no os pueda faltar todo lo necesario para sustentación de vuestra Hospitalidad, tanteada bien la costa del Hospital, conforme al número de los pobres que sustenta.402 71. Para que siempre os sobre y nunca os falte,403 sembréis siempre, en cada año, dos veces más de lo que así tanteado creáis ser menester, o al menos la tercia parte más; lo cual nunca enajenéis ni vendáis ni os deshagáis de lo que así sobrare en los años fértiles hasta que estéis ciertos, por ciertos indicios y verisimilitud, que el año que comienza siguiente no sea estéril. Porque teniendo así en depósito esta sobra de los años fértiles y nunca os deshaciendo de ello hasta ver como sucede el año siguiente, podáis con esta sobra y depósito, reparar las faltas de los años estériles que sucedieren. Pero después que estéis seguros que el año próximo siguiente no puede faltar, por ciertas conjeturas naturales que de ello tengáis, podáis vender el dicho propósito con toda fidelidad y buen recaudo404 y depositar en su lugar lo que se hubiere de ello, debajo de fiel custodia, con todo lo demás que se hubiere en común405. Y así siempre lo haréis y guardaréis.406 De la ganadería 72. En estas familias del campo, los moradores de ellas críen muchas aves de todo género, así de Castilla como de la tierra y pavos y de otros géneros provechosos y vistosos, y ganados, como son ovejas, carneros, cabras, vacas, puercos y animales serviles, según dé la calidad de la tierra y bueyes, que sufren más trabajos y son menos costosos y más provechosos, porque después
original errata del amanuense debiéndose poner Chía, que es una semilla propia de este Reino y que se vende con utilidad para hacer agua fresca. 401 Ordenanzas, n. 17. 402 Ibídem., n. 19. 403 Ibídem., n. 18. 404 Seguridad. 405 Ordenanzas, n. 19. 406 Ibídem., n. 18.

162

de haberos servido de ellos, os podéis aprovechar del cuero y de la carne y sebo, y para que del esquilmo y granjería de todo ello se provea el Hospital, cuando sea menester, de lo necesario.407 De los beneficios del trabajo y de lo que se manda 73. Todo lo de arriba dicho, así lo hagáis y obedezcáis y cumpláis según vuestras fuerzas, y con toda buena voluntad y posibilidad y ofreciéndoos a ello y al trabajo de ello, pues tan fácil y moderado es. Y ha de ser no rehusándole ni escondiendo ni os apartando ni excusando de él vergonzosa, perezosa y feamente, como lo soléis hacer, salvo si no fuere por enfermedad que excuse, u otro legítimo impedimento. Pues en la verdad todo es y se ordena para vosotros y vuestra utilidad y provecho así para el ánima como para el cuerpo, y para vuestra buena policía y prudencia que tengáis en las cosas, de que en la verdad mucho carecéis. Y sois muy defectuosos por lo que os vienen grandes e irremediables males, inconvenientes e incomodidades, así a vuestros cuerpos como a vuestras ánimas como a vuestras personas e bienes temporales.408 74. También se ordena así para el provecho y bien común de la República del Hospital y de la conservación y manutención de la Hospitalidad de él, que todo redunda y ha de parar y redundar en vuestro gran bien, utilidad y provecho particular, como luego en la ordenanza siguiente se dirá.409 75. También os podrá aprovechar la guarda de lo dicho, para que cuando del dicho Hospital queráis salir, con licencia, empero, del Rector y Regidores de él, y no de otra manera, llevéis sabido la doctrina Católica, la policía, y los oficios que así hayáis aprendido para que podáis enseñar y favorecer con ello a vuestros prójimos donde quiera que fuereis, y halléis siempre quien por ello os acoja y os hagan manera y provecho.410 LAUS DEO

407 408

Ibídem., n. 16. Ibídem., n. 3. 409 Idem. 410 Ibídem., n. 7.

163

Índice alfabético

164

A
Abdula........................................................................17 abogado...................................5, 14, 15, 34, 55, 67, 103 abuelos..................................................83, 84, 149, 152 Acachuen....................................................................93 Adriano VI........................................20, 46, 70, 72, 100 adultos.......................................................108, 135, 146 aficiones....................................................................110 África................................................3, 15, 16, 136, 170 Aguayo Spencer, Rafel................9, 32, 36, 78, 147, 168 Aguilar, Marcos..........................................................28 Agustín, San6, 14, 40, 41, 68, 72, 73, 98, 103, 105, 119, 125, 127, 129, 167 agustino...............................................................41, 126 agustinos....................................69, 70, 71, 72, 100, 123 albañilería..........................................................87, 158 Alciato........................................................................74 alegre....................................................39, 85, 142, 153 Alejandro VI.............................................14, 19, 61, 68 alfaquí santo...............................................................18 alfarería.......................................................................94 algodón............................86, 87, 89, 140, 153, 154, 161 Alguacil......................................................................50 Alguacil, Bartolomé....................................................40 alimentos.........................82, 83, 95, 111, 116, 135, 140 alma.................................32, 47, 86, 142, 143, 144, 153 Altitudo divini consilii...............................................108 Ambrosio.........................................14, 62, 68, 103, 134 América15, 18, 19, 20, 21, 24, 27, 29, 32, 48, 58, 63, 64, 100, 101, 120, 128, 169 amos..............................................................64, 84, 152 anciano..............................................................110, 135 Angahuan....................................................................93 Ángeles......................................8, 29, 85, 111, 135, 156 animales........................................39, 90, 111, 139, 165 ánimas.....................29, 81, 86, 113, 124, 148, 153, 166 Antequera.................................................................108 Antonino de Florencia, San.......................14, 19, 32, 68 apostillas....................................................................67 apostolado..........................100, 109, 111, 115, 119, 145 Arameo Cinagua.........................................................71 Arcángel San Miguel................................................156 Arévalo.......................................................................12 Arias Girón, Francisco..............................................118 Aristóteles.............................................................60, 68 armas.................................................16, 18, 21, 24, 137 artesanías....................................................................95 ascética.....................................................................114 Asunción de Nuestra Señora...............................85, 156 Atanasio..........................................................14, 62, 68 Audiencia3, 11, 16, 19, 20, 21, 24, 25, 26, 28, 29, 32, 34, 37, 38, 39, 42, 44, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 56, 57, 64, 65, 67, 72, 101, 102, 104, 108, 119, 134 autoridad eclesiástica............................................47, 76 autorización.........................................73, 105, 119, 147 Ávalos.......................................................................119

avaricia.....................................................................114 Ave María.........................................................113, 114 avicultura....................................................................90 Ayuntamiento........................................53, 84, 150, 151

B
báculo.......................................................................106 Barberini.....................................................74, 131, 132 Barcelona..........................................................122, 123 barniz..........................................................................93 Basilio, San...........................................................14, 68 bautismo 4, 18, 52, 59, 101, 103, 104, 107, 108, 110, 112, 135, 136, 138, 139, 140, 141, 143, 146 bautismos..........................................................107, 108 Bautista.............................................................132, 146 bautizados..........................111, 112, 135, 138, 141, 143 bautizos.....................................................................107 bendición.......................................52, 54, 138, 141, 146 beneficios.....................35, 51, 68, 72, 98, 148, 149, 165 Bernal Díaz de Luco, Bernal.........19, 20, 32, 56, 67, 68 bestias.................................................................81, 149 Betanzos, Domingo de........................................37, 100 Biblioteca Vaticana.....................................15, 131, 132 bienaventuranzas.................................................22, 114 biógrafo11, 12, 23, 26, 38, 40, 74, 78, 79, 99, 108, 110, 111, 115, 125, 128, 129, 147 bisabuelos...........................................................84, 152 Blasco.........................................................................12 blasones........................................................22, 24, 137 bóveda......................................................................106 Brephotrophio.............................................................40 Bretón, Tomás de........................................................16 buenas costumbres 39, 61, 81, 88, 113, 123, 137, 139, 148, 160, 161 Bula..........12, 13, 59, 61, 67, 70, 76, 103, 104, 108, 126 Bula papal.............................................................13, 76 Bulas........................14, 19, 61, 62, 63, 64, 68, 104, 105 Burdilion, Claudio......................................................16 Burgos.........................................20, 26, 27, 38, 56, 131

C
Cabildo....................41, 78, 92, 105, 119, 123, 124, 129 cabras...............................................................139, 165 Cabrera, Cristóbal4, 11, 12, 15, 23, 26, 108, 109, 112, 115, 117, 119, 128, 131, 132, 133, 167 cacique........................................................................56 caja.....................................................................87, 158 Calahorra....................................................................59 calendario litúrgico...................................................107 Caltzontzi..............................................................49, 51 campo12, 17, 40, 64, 88, 89, 95, 140, 157, 160, 161, 162, 163, 164, 165 Canalla, Juan.............................................................113 Canciller..........................14, 23, 46, 128, 136, 137, 143 cánones.........................................................13, 71, 102 Canónico, derecho......................................................13 canónigo...........................................................119, 127 cantería...............................................................87, 158 cantores.............................................................110, 135 cantos................................................................110, 135 Capácuaro...................................................................94 capellán.....................................................................113

166

capilla...........................................................19, 83, 131 capilleta....................................................................155 Capitular, Sala............................................................78 Capula.........................................................................94 carácter...............................................................20, 110 Carapan.......................................................................93 cárcel..................................................................85, 159 Cardenal..................................18, 19, 48, 131, 134, 141 caridad..25, 61, 63, 85, 87, 114, 139, 140, 144, 155, 159 caritativo...................................................................114 Carlos V.....15, 17, 19, 20, 21, 24, 43, 46, 122, 134, 136 carneros.....................................................112, 140, 165 carpintería..........................................................87, 158 Carrillo Cázares, Alberto......................................9, 167 carta16, 19, 28, 29, 30, 32, 35, 50, 67, 69, 71, 100, 104, 118, 131 Cartas.........................................................................59 casas39, 42, 70, 82, 83, 89, 97, 98, 111, 124, 135, 138, 156, 161 Castañeda, Rodrigo.....................................................42 Castilla...............12, 15, 27, 33, 104, 118, 122, 164, 165 Castilla la Vieja..........................................................12 catecismo...............................4, 112, 113, 114, 116, 135 catecumenado...........................................................108 catecúmenos.............................................................135 catedral....................73, 76, 96, 105, 106, 119, 120, 129 Catedral de México.....................................................35 Catedral de Morelia..................................................107 catequesis..................................106, 110, 111, 127, 129 Católica.......................................22, 133, 139, 146, 166 católicos......................................................63, 101, 103 Cayetano.........................................................14, 46, 68 Cazonci.................................................................56, 57 celebración............................................85, 97, 110, 126 celebraciones............................................................129 celo..............................................71, 118, 127, 128, 144 cerdos................................................................112, 140 ceremonia............................................22, 107, 111, 135 ceremonias........................................................108, 110 Cervantes, Efrén..............................................9, 46, 125 Ceynos, Francisco.......................25, 26, 30, 37, 42, 101 Chapultepec................................................................42 Charapan.....................................................................93 chinchorros.................................................................94 ciegos....................................................84, 90, 152, 162 cielo.............................99, 107, 111, 136, 137, 139, 140 ciencia...............................................................102, 114 Cisneros, Francisco de, Cardenal................................18 Ciudad Rodrigo, Antonio de.......................................39 clérigo...........................................26, 75, 103, 104, 119 clérigos........................................73, 100, 101, 119, 123 clérigos-lenguas........................................................123 cochinilla............................................................89, 164 cocina....................................................................39, 82 Cocupao......................................................................94 códices........................................................................14 Codices Vaticani Latini............................................132 codicia...................................................29, 81, 148, 149 cofre grande........................................................87, 158 cojos....................................................................84, 152 Colegio 4, 6, 11, 18, 26, 29, 38, 45, 69, 75, 76, 81, 90, 93, 99, 104, 106, 117, 118, 119, 120, 121, 122, 123, 124, 125, 127, 129, 147, 148, 157, 162, 168, 169, 170

167

Colegio de Niñas........................................................99 Colegio de San Miguel.............................................124 Colegio de San Nicolás 4, 11, 18, 26, 93, 104, 106, 117, 118, 121, 122, 123, 124, 127, 129, 169 Colegio de Vírgenes....................................................99 Colón....................................................................17, 18 comida...............................................39, 79, 85, 97, 142 compelle intrare................................................133, 167 comportamiento..........................................22, 113, 114 comunidad...................................................6, 47, 95, 97 Concepción......................................97, 98, 99, 104, 131 Concepción, La...........................................................96 concesión............................................21, 37, 48, 61, 62 Concilio.............................4, 71, 72, 120, 121, 126, 129 Concilio Mexicano, III..............................................121 confesiones.......................................................112, 134 conflictos...............................16, 26, 32, 48, 66, 85, 127 conquista3, 14, 17, 19, 21, 26, 41, 49, 56, 58, 61, 63, 69, 80, 96, 100 consagración.............................................103, 119, 141 Consejo 17, 20, 28, 32, 33, 34, 35, 37, 38, 45, 57, 58, 59, 61, 65, 67, 68, 70, 76, 101, 102, 105, 107, 108, 118, 127, 168 Consejo de Indias 20, 28, 32, 33, 35, 37, 38, 45, 57, 58, 59, 61, 65, 67, 68, 70, 101, 105, 107, 108, 118, 127, 168 construcción................................26, 38, 45, 82, 93, 106 construcciones...............................................39, 42, 106 consulta.............................................................108, 109 contrahechos.......................................................84, 152 controversia......................................................107, 108 conventos......................................................42, 93, 106 convertidos......................19, 41, 99, 111, 128, 144, 146 corderos.....................................110, 128, 135, 136, 144 Corintios............................................115, 142, 143, 145 Corona 16, 19, 20, 24, 25, 28, 29, 37, 43, 50, 51, 56, 58, 61, 64, 67, 73, 80, 101, 123, 137 corregidor.............................................................16, 50 Corte..........................4, 46, 53, 64, 68, 70, 72, 127, 128 Cortés, Hernán.............25, 27, 28, 29, 37, 38, 49, 58, 96 Corupo........................................................................94 creatividad..........................................................47, 111 Credo................................................................113, 114 criados.........................................................84, 120, 152 Crisóstomo, Juan...................................................14, 68 cristiandad...........................15, 17, 54, 86, 98, 106, 155 cristianismo primitivo.................................................15 cristianos 15, 18, 20, 21, 31, 33, 40, 52, 54, 57, 63, 69, 82, 99, 136, 156 Cristo19, 47, 62, 115, 116, 128, 132, 133, 136, 140, 142, 143, 144, 145, 146 Cruces.......................................................................156 cuadrillas..................................................................150 cuero.........................................................................165 Cuiniharángari, Pedro...............................................105 Cuiranánguari............................................................51 Cuitzeo.......................................................................93 culto.....................................82, 106, 111, 121, 135, 139 curtir...........................................................................94 custodia....................................................................165

D
Danubio, villano de...............................3, 19, 20, 56, 57 de Almazán, Cristóbal fray.......................................126 de Besalenque, Diego fray..........................................96 de Borja, Alonso, fray.................................................40 de Bustamante, Francisco fray............................69, 100

168

de Castañeda, Juan Álvarez........................................50 de Castro, Pablo..........................................................74 de Espinosa, Isidro Félix fray.....................................92 de Fuensalida, Luis.............................................29, 101 de la Veracruz, Alonso fray..........29, 92, 123, 126, 128 de Larrea, Alonso fray................................................92 de las Casas, Bartolomé........................................20, 69 de Loayza, Francisco................................................101 de Logroño, Pedro.......................................77, 109, 117 de Oseguera, Juan.....................................................126 de Talavera, Pablo....................................................128 de Tapia, Rodrigo.....................................................118 de Toral, Francisco.....................................................70 de Valencia, Ángel fray..............................................69 de Velasco, Juan.......................................................129 de Vitoria, Francisco...................................................69 de Yepes, Pedro........................................117, 119, 129 de Zorita, Juan..........................................................117 Deán......................................................35, 78, 123, 124 Debellandis Indis..................................................59, 60 Defensores................................................................158 Delgadillo, Juan....................................................25, 28 Demonio...................................................................114 depósito.............................................................158, 165 derecho 5, 6, 14, 16, 17, 19, 20, 21, 32, 34, 35, 44, 46, 47, 48, 54, 55, 56, 57, 59, 60, 61, 63, 64, 65, 68, 69, 70, 71, 74, 76, 80, 104, 105, 126, 127, 153, 168 Derecho Romano..................................................14, 20 Derecho Subjetivo......................................................48 Desarrollo Humano.....................................................95 descanso........................................6, 115, 140, 145, 148 descuido........................................................68, 85, 152 Despensero.........................................................83, 155 devoción........................................36, 61, 136, 150, 156 devocioncillas.............................................................73 diaconado..................................................................103 días festivos........................................................88, 153 diezmos...............................................69, 70, 71, 74, 75 dignidad humana......................................................168 dinero..................................................42, 111, 116, 135 Diócesis 9, 17, 18, 74, 98, 101, 102, 104, 118, 119, 120, 121, 123, 126, 127, 128, 129, 131, 142 Dios5, 23, 24, 36, 42, 43, 47, 50, 52, 54, 57, 61, 62, 66, 82, 84, 86, 90, 106, 107, 109, 110, 114, 116, 122, 124, 132, 133, 134, 136, 137, 139, 140, 141, 142, 146, 147, 148, 149, 150, 152, 153, 162 discordia.............................................................86, 154 disensión.............................................................86, 154 dispensa........................................................11, 12, 105 doctrina 19, 20, 23, 36, 39, 40, 43, 48, 51, 52, 73, 81, 82, 86, 88, 111, 112, 113, 122, 123, 124, 127, 135, 141, 143, 148, 160, 161, 166, 167, 170 doctrina católica..................................23, 40, 51, 82, 86 Doctrina Evangélica..................................................141 doctrinal......................................................47, 107, 112 documentos 11, 37, 42, 52, 54, 55, 58, 60, 67, 89, 105, 168 Documentos Pontificios..............................................61 dominicos..............................................37, 70, 100, 107 dominium..............................................................47, 64

E
eclesiástico......................................................11, 13, 73 económico.......................................................93, 95, 96

169

edad dorada...........................................................14, 68 edición...................................40, 59, 113, 153, 167, 168 edificios..............38, 45, 82, 83, 106, 116, 122, 125, 134 ejemplos..............................................................51, 113 elocuencia.................................................................138 emperador 15, 17, 19, 20, 21, 23, 24, 28, 29, 36, 43, 50, 69, 101, 126, 128, 134, 136, 137, 138 Emperatriz.................................................24, 29, 30, 50 empresas.....................................................................93 Encomienda................................................................27 enfermedad........................................8, 28, 66, 126, 165 enfermedades..........................................76, 83, 96, 155 enfermería...............................................83, 96, 98, 155 enfermos 22, 39, 44, 51, 53, 66, 83, 87, 90, 97, 98, 100, 107, 114, 122, 154, 155, 162 envidia.............................................41, 43, 86, 114, 154 epígrafe.....................................................................113 episcopado........................................................102, 103 episcopal 4, 9, 13, 22, 25, 69, 70, 73, 75, 76, 103, 105, 119, 120, 123, 124, 127, 130 erasmismo...................................................................14 Erasmo............................................................14, 15, 46 Eraxamani...................................................................93 Erongarícuaro.............................................................94 esclavitud.....3, 19, 28, 31, 32, 46, 64, 65, 66, 67, 68, 69 esclavos..................16, 20, 25, 31, 37, 46, 49, 64, 65, 69 Escobar Olmedo, Armando.....................................9, 21 Escobar, Armando..................................................9, 21 Escribano................................................50, 66, 76, 129 escritura......................................................79, 123, 163 escrituras............................................................55, 163 escudo de armas..................................................21, 136 escudos............................................21, 22, 24, 137, 168 escuelas.................................................18, 29, 116, 135 España 4, 11, 12, 15, 16, 17, 19, 22, 23, 24, 26, 27, 29, 36, 41, 48, 52, 58, 67, 69, 72, 73, 96, 100, 102, 113, 117, 124, 126, 127, 128, 129, 131, 134, 136, 143, 153 españoles 13, 19, 24, 25, 26, 27, 28, 30, 37, 42, 44, 46, 49, 50, 52, 53, 55, 56, 64, 68, 69, 80, 96, 97, 120, 121, 122, 123 espíritu de servicio....................................................108 Espíritu Santo......................83, 114, 139, 145, 146, 150 espiritual 6, 19, 22, 35, 47, 53, 62, 63, 76, 80, 81, 96, 99, 100, 113, 131, 139, 142, 148, 149 Esposa...............................................................142, 144 estancia..................15, 17, 38, 41, 53, 89, 128, 163, 164 estancias.........................39, 55, 74, 82, 83, 84, 151, 162 estancieros........................................................163, 164 estudios....................................13, 15, 75, 101, 103, 120 ética..........................................................................168 etnias.........................................................................120 Europa..................................................................20, 96 Evangelio..................................................132, 134, 146 Evangelización 4, 17, 19, 27, 45, 49, 52, 70, 75, 100, 101, 109, 119, 129 experiencia. 15, 17, 45, 51, 53, 60, 69, 80, 108, 118, 129 experiencias...........3, 20, 45, 46, 58, 61, 65, 78, 89, 115

F
facultades........................................................18, 45, 71 familia 3, 12, 13, 17, 21, 38, 40, 44, 51, 82, 83, 84, 85, 87, 89, 100, 111, 149, 150, 151, 152, 153, 154, 155, 157, 158, 159, 161, 163 familias 38, 39, 82, 83, 85, 86, 89, 90, 91, 149, 151, 152, 153, 156, 157, 158, 161, 162, 163, 164, 165 familias rústicas........................................................163 Fe 19, 20, 24, 27, 39, 42, 43, 61, 63, 71, 82, 92, 102, 106, 107, 108, 110, 111, 112, 113, 114, 116, 118, 124, 125, 129, 132, 133, 135, 137, 138, 139, 140, 142, 146, 169

170

Fernández, Juan................................................117, 129 fidelidad......................................................30, 160, 165 fieles...................................................................66, 120 fiesta....................................84, 103, 110, 131, 132, 156 fiestas...............................39, 49, 68, 79, 82, 85, 86, 152 flores.........................................................................110 Flores, Manuel............................................................35 folios.........................................................................129 frailes...........................................28, 39, 45, 69, 70, 100 franciscano......................................28, 54, 73, 101, 120 franciscanos29, 50, 69, 70, 71, 92, 96, 100, 105, 107, 130 Francisco, San.............................................................72 Fuenleal......................................................................37 fundación19, 42, 43, 53, 54, 55, 72, 75, 76, 92, 96, 100, 124, 129, 169 fundaciones.......................................58, 78, 92, 93, 127 fundador6, 11, 38, 39, 59, 78, 81, 99, 122, 147, 148, 157, 169

G
ganadería.............................................................90, 165 Ganca, Pedro...............................................................51 generosidad.............................................9, 86, 133, 138 Gerson, Juan de.................14, 32, 46, 47, 60, 62, 63, 68 gestiones........................................12, 38, 102, 109, 127 Gilberti, Maturino.......................................................73 gobernador..................................................12, 103, 105 gobernantes...............................................................139 Gobierno.....................................................53, 120, 136 Godoy, Pedro de.........................................................17 Gómez de Malaver, Pedro...........................................74 González Doncel, Gutierre........................................113 gracia divina.............................................................109 grana..................................................................89, 164 Granada.....................................3, 16, 17, 18, 19, 52, 53 granjería........................................................31, 91, 165 granjerías...............................................83, 89, 159, 162 granos.........................................................................97 Gregorio XIII............................................................120 gremio...................................................................63, 95 Grijalva...............................................................97, 128 Guaçacualco.............................................................101 Guajamalpa.................................................................38 guataperas..................................................4, 96, 97, 98 Guatemala.........................................................107, 118 Guaxaca....................................................................101 Guayameo...................................................................55 Guayangareo...........................................75, 76, 77, 119 guerra.............14, 17, 20, 27, 41, 46, 62, 64, 66, 80, 153 Guevara, Antonio de, fray.....................................20, 46 guitarras......................................................................94 gula...........................................................................114 Gutiérrez, Juan..................................................118, 119

H
habilidad...................................................112, 134, 140 haciendas........................................................12, 93, 97 Hechos de los Apóstoles...........................................140 heridos........................................................................96

171

Hernández, Pedro..............................................118, 119 herramientas........................................................95, 162 herrería...................................................16, 87, 94, 158 Herrerón Peredo, Carlos...............................................9 Hidalgo, Miguel................................................124, 125 hijas...............................................................86, 99, 151 Himnos......................................................110, 135, 136 hogares........................................................99, 111, 135 hortaliza....................................................................164 hospedaje.......................................38, 82, 111, 131, 135 hospes.........................................................................82 Hospital 3, 4, 38, 40, 43, 44, 45, 51, 53, 57, 78, 80, 81, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 96, 97, 104, 107, 147, 148, 149, 150, 151, 152, 155, 156, 157, 158, 159, 160, 161, 162, 163, 164, 165, 166 Hospital de Santa Fe. .38, 40, 43, 44, 51, 57, 78, 92, 156 hospitales 4, 36, 39, 42, 43, 59, 78, 82, 87, 92, 93, 96, 97, 98, 99, 102, 113, 122, 147, 156, 158, 169, 170 hospitales de la Concepción........................................97 Hospitalidad..............................................157, 164, 166 hospitalis....................................................................82 Huacana, La................................................................71 huérfanos......22, 32, 36, 39, 42, 44, 82, 90, 98, 157, 162 huerta..................................................................89, 164 huerto..........................................................................83 huertos..............................................................156, 157 huéspedes..............................................................39, 97 humanismo..............3, 5, 14, 32, 44, 45, 80, 93, 97, 170 humanista...............6, 13, 14, 32, 34, 45, 46, 81, 96, 132 humildad..............................29, 30, 66, 68, 81, 142, 148 Hurtado, Juan Manuel.............................................9, 92

I
ídolos.................................................40, 44, 50, 52, 139 Iglesia 5, 11, 19, 23, 36, 38, 47, 52, 59, 62, 63, 71, 78, 82, 86, 87, 100, 104, 108, 111, 114, 120, 121, 124, 129, 130, 132, 137, 151, 153, 154, 156, 158, 160, 170 iglesias..........................................................73, 93, 106 ignorante.............................................................82, 142 Imagen......................................................................107 imágenes...........................................................111, 135 impulso..............................................93, 94, 95, 96, 146 Indias 11, 21, 23, 32, 58, 59, 128, 134, 136, 137, 143, 168 indígenas 24, 33, 59, 96, 101, 107, 112, 117, 120, 121, 123, 138, 153 indios 3, 17, 19, 20, 21, 24, 25, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 62, 64, 65, 68, 69, 73, 80, 85, 86, 87, 90, 91, 94, 96, 97, 98, 101, 105, 111, 112, 113, 116, 120, 121, 122, 123, 124, 128, 135, 137, 138, 139, 140, 141, 144, 153, 154, 157, 159, 162, 169 infieles 42, 44, 62, 63, 112, 116, 132, 133, 134, 138, 141, 143, 145, 146 Información en Derecho 3, 14, 32, 58, 59, 64, 66, 67, 79 informe...............................................................74, 123 Inquisición....................................................23, 73, 136 Instituto de Investigaciones Jurídicas........................167 instrumentos........................88, 109, 110, 135, 161, 162 internado...................................................................123 intérpretes.............................................................50, 51 ira 114 Isabel...............................................................12, 24, 67 Isabel la Católica........................................................12

J
Jaén...................................................................113, 127

172

Jarácuaro.....................................................................94 Jesucristo21, 85, 112, 137, 139, 140, 141, 143, 146, 159 jesuitas......................................................................127 Jiménez de Cisneros, Francisco Cardenal.............18, 48 Jiménez, Pascuaza.......................................................41 Jordán.......................................................................136 juego...........................................................88, 111, 161 juegos..................................................68, 111, 112, 140 juez 5, 15, 16, 17, 36, 42, 44, 47, 53, 54, 73, 76, 85, 108, 111, 136, 140, 143, 159 juicio.............................................25, 27, 29, 42, 60, 66 Juicio de Residencia..................3, 36, 42, 44, 52, 54, 56 Junta Eclesiástica......................................................120 jurisdicción................24, 26, 48, 61, 62, 71, 73, 75, 127 jurista.........................................6, 14, 15, 58, 68, 76, 91 justicia8, 9, 22, 24, 25, 28, 47, 70, 74, 114, 136, 137, 167

L
La Laguna.............................................55, 57, 121, 122 lacas............................................................................94 lágrimas......................................................57, 136, 142 lana...............................................87, 89, 153, 154, 161 latín.................................................33, 67, 82, 115, 132 lección................................................................43, 113 lecciones...................................................................113 lengua.........33, 49, 56, 73, 110, 120, 122, 123, 135, 153 Lenguas......................................................................50 León, Nicolás...9, 72, 117, 125, 127, 129, 132, 169, 170 Lex romana visigotorum.......................................14, 68 ley 25, 47, 52, 54, 55, 60, 66, 71, 74, 75, 114, 120, 124, 136 libertad...................17, 22, 27, 31, 44, 47, 64, 68, 76, 90 librería......................................................................124 Libro............................................72, 101, 114, 119, 127 licencia..................................72, 92, 126, 156, 162, 166 Liminiana....................................................................16 límites.........................................................48, 101, 127 linaje...................................................................83, 149 lino..............................................................89, 161, 164 llanto.........................................................................136 lujuria.......................................................................114

M
madera...............................52, 89, 93, 94, 111, 139, 164 Madre de Dios..........................................................142 Madrid11, 13, 20, 25, 56, 58, 59, 63, 64, 65, 71, 100, 103, 168, 169 Madrigal de las Altas Torres.................................12, 17 Maestro...............................................................88, 161 maestros..........................................31, 46, 94, 139, 140 magistratura................................................23, 102, 103 magnanimidad..........................................................106 Majestad 28, 36, 37, 43, 52, 53, 54, 55, 56, 62, 70, 73, 122, 124, 127, 128, 147 Maldonado, Alfonso..................................25, 26, 28, 30 Malta, caballero de............................................3, 21, 22 mancos................................................................84, 152 mandamientos...................................................113, 114 Mantua......................................................................126 Manual..................................................4, 108, 109, 113 María Santísima........................................................107

173

maridos...............................................................84, 152 Marqués del Valle.................................................37, 49 Martín Hernández, Francisco........................................9 Maturino, Gilberti.......................................................73 Mayordomo.........................................................83, 155 Mechoacán, Ciudad de..........................................76, 77 Mechuacán....................35, 50, 53, 56, 72, 75, 113, 121 Mechuacán, Ciudad de..............................................121 Mendoza, Antonio de......................................41, 72, 75 Mendoza, Virrey.........................................................72 mentalidad jurídica.............................................32, 108 mestizos............................................120, 121, 122, 123 método................................................37, 113, 132, 134 métodos.............................................18, 19, 27, 90, 100 México 8, 11, 14, 15, 19, 20, 21, 26, 28, 29, 32, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 45, 49, 50, 52, 53, 54, 55, 56, 58, 59, 64, 67, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 78, 87, 91, 92, 96, 97, 98, 100, 101, 102, 103, 104, 105, 106, 107, 108, 109, 113, 116, 118, 119, 120, 126, 127, 128, 129, 130, 131, 133, 134, 147, 154, 156, 167, 168, 169, 170 México-Tenochtitlan...........................................26, 119 Michoacán 3, 5, 6, 9, 11, 13, 15, 29, 32, 34, 36, 38, 39, 49, 50, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 69, 70, 73, 75, 76, 77, 78, 86, 92, 93, 97, 98, 99, 101, 102, 103, 104, 105, 106, 108, 109, 116, 117, 119, 124, 129, 131, 134, 135, 138, 141, 147, 154, 168, 169, 170 michoacanos...............................................................95 Milán................................................................103, 134 ministerio..................................101, 112, 134, 141, 145 Miranda Godínez, Francisco...........................9, 11, 127 Misa.........................................83, 85, 86, 146, 150, 155 Misericordia..............................................................142 misioneros.....................................................28, 50, 100 modelo.........................63, 94, 95, 96, 97, 123, 127, 130 monasterio......................................................49, 54, 72 monasterios...........................................................71, 72 Mondeño.....................................................................20 moneda..................................................44, 85, 116, 144 moradores....25, 44, 45, 88, 91, 122, 152, 160, 164, 165 moral. .36, 47, 81, 88, 100, 113, 122, 127, 148, 160, 161 Morelia 6, 9, 11, 15, 21, 42, 49, 59, 74, 75, 77, 93, 102, 104, 106, 124, 131, 133, 167, 168, 169, 170 Moreno, Juan José9, 11, 78, 79, 87, 90, 125, 129, 147, 153, 154, 158, 160, 162, 169 Moro, Tomás.................................14, 32, 45, 46, 68, 80 moros..............................................................13, 18, 19 muchachos..................................................33, 139, 146 mueble........................................................................93 muebles.......................................................................94 muerte12, 21, 28, 51, 55, 57, 62, 73, 98, 99, 115, 117, 123, 128, 129, 130, 131, 141, 143, 145, 156 muertos.........................................................39, 44, 143 mujer..........................................................................99 mujeres 25, 39, 51, 52, 54, 65, 84, 86, 97, 131, 138, 149, 152, 154 mulatos.....................................................................121 Muñoz, Diego.............................................................41 Muñoz, Pedro.............................................................42 músico......................................................................131 músicos.............................................................110, 135

N
nahuatato...............................................................56, 57 naturales 20, 23, 26, 30, 31, 32, 33, 36, 42, 43, 47, 52, 53, 55, 63, 68, 80, 81, 91, 96, 106, 112, 120, 124, 136, 137, 151, 165 Nebrija, Antonio de....................................................13 Nebrija, Sancho de......................................................16

174

negligencia..........................................................85, 152 negros.......................................................................121 niños.......18, 40, 49, 65, 83, 88, 111, 142, 146, 160, 161 nobleza indígena.................................................96, 123 nombramiento 13, 21, 24, 25, 48, 71, 101, 102, 103, 104, 105, 123 normas.....................................18, 71, 91, 107, 108, 129 Nuestra Señora......................................97, 99, 107, 156 Nueva Ciudad de Michoacán......................................75 Nueva España 3, 15, 17, 19, 20, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 34, 35, 36, 39, 40, 41, 45, 48, 50, 68, 69, 70, 71, 72, 93, 96, 98, 100, 101, 104, 109, 113, 118, 119, 123, 124, 126, 129, 131, 134, 168, 169 Nueva Galicia..................................65, 74, 75, 119, 127 Nuevo Mundo 3, 20, 26, 30, 61, 68, 70, 96, 108, 113, 132 Nuño de Guzmán............................................20, 28, 49 Nurio..........................................................................93

O
Oaxaca......................................................101, 107, 118 obediencia.................................33, 61, 68, 81, 114, 148 obispado 59, 69, 70, 72, 99, 101, 102, 103, 105, 112, 113, 119, 121, 128, 131, 134, 138, 143, 145 Obispado de Michoacán..............................................98 obispados..........................................................101, 128 Obispo 4, 5, 11, 12, 13, 14, 15, 17, 19, 20, 25, 29, 32, 35, 37, 38, 39, 43, 45, 53, 55, 59, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 78, 92, 99, 101, 102, 103, 104, 105, 107, 108, 109, 110, 111, 112, 113, 115, 116, 117, 118, 120, 122, 123, 124, 126, 127, 129, 130, 131, 133, 134, 135, 136, 138, 139, 140, 141, 143, 144, 145, 146, 147, 156, 168, 169 obispo electo.............................................105, 107, 126 obispos 43, 59, 70, 71, 72, 100, 102, 107, 108, 118, 125, 126, 128, 129, 146, 170 objetivos...................................................................127 obras de misericordia....................................43, 44, 114 obsequio............................................................111, 135 obvenciones......................................................116, 134 ociosidad.........................................81, 88, 89, 148, 164 ociosos......................................................................163 ocupación...........................................................86, 155 oficiales.............................16, 31, 84, 87, 150, 154, 158 oficio 13, 25, 43, 70, 88, 89, 95, 97, 115, 116, 134, 137, 138, 145, 150, 160, 161 oficios 18, 23, 31, 40, 44, 82, 87, 88, 89, 90, 99, 123, 137, 158, 159, 160, 161, 164, 166 oidor 5, 19, 21, 25, 28, 32, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 43, 56, 65, 66, 67, 104, 107, 108, 109, 116, 134, 138, 147 oidores 12, 24, 25, 26, 28, 29, 30, 31, 34, 37, 42, 43, 50, 64, 65 Olid, Cristóbal de........................................................49 Orán................................................................15, 16, 17 orden religiosa............................................................71 ordenación sacerdotal..............................................104 ordenación episcopal.........................103, 105, 108, 118 ordenación sacerdotal........................................117, 120 Ordenanzas 4, 27, 39, 46, 59, 78, 79, 81, 87, 90, 91, 147, 148, 150, 151, 152, 153, 154, 156, 157, 158, 159, 160, 161, 162, 164, 165, 169 órdenes.......37, 59, 69, 70, 100, 103, 104, 118, 120, 121 órdenes menores........................................103, 118, 120 oro 12, 16, 24, 35, 38, 49, 68, 116, 137, 144, 168 Ortiz de Matienzo, Juan..............................................28 ovejas..............................................31, 65, 70, 143, 165

P
Pablo III............................................................103, 108 paciencia...............................................22, 81, 114, 148 Padre Nuestro...........................................................113 padres conciliares......................................................121

175

Páez de Rivera, Alonso...............................................16 Palacio Real........................................................23, 136 Palencia...............................................................58, 131 Papa 5, 19, 35, 47, 61, 63, 64, 70, 71, 72, 100, 103, 108, 120, 126 Paracho.......................................................................94 Parecer.....................................................37, 58, 59, 67 parroquia.....................................................................75 pasatiempo..........................................................88, 161 pasión por el derecho..................................................74 pastor.............................18, 71, 133, 136, 140, 143, 146 pastoral41, 59, 69, 70, 92, 101, 103, 104, 105, 109, 110, 112, 118, 127, 128, 130, 144, 168 Patamban....................................................................94 patio..................................................38, 39, 82, 83, 155 Patriarca....................................................128, 142, 143 Patrón.......................................................................158 Patrona......................................................................107 Pátzcuaro 9, 11, 53, 57, 75, 76, 80, 94, 105, 106, 120, 121, 122, 124, 125, 127, 130 Paulo III....................................................103, 108, 126 penas graves.......................................................84, 151 Península...........................................................127, 128 pensamiento5, 32, 34, 44, 45, 46, 54, 60, 79, 114, 129, 130, 132, 167, 168 peregrinos.......................................................21, 44, 53 pereza............................................86, 89, 114, 155, 157 perfección............................5, 22, 51, 90, 114, 125, 129 pez blanco...................................................................94 PIB..............................................................................95 pintura.................................................................66, 129 pinturas.......................................................86, 153, 154 plantas.................................................................89, 128 plata...........................................12, 22, 35, 50, 116, 144 pleito. .6, 16, 53, 55, 66, 73, 74, 105, 119, 127, 130, 167 pobres 22, 33, 36, 42, 51, 82, 83, 85, 87, 90, 96, 98, 99, 122, 129, 135, 149, 150, 151, 156, 157, 158, 159, 160, 162, 164 poeta...................................................................13, 131 policía 31, 33, 34, 36, 51, 69, 80, 81, 113, 139, 140, 148, 157, 165, 166 polis............................................................................80 pompa...............................................................110, 135 Ponce de León............................................................27 Pontífice..............................................................62, 142 pontificia...................................................................106 prelados.......................................................35, 101, 128 premio.................................................................47, 111 presbiterado..............................................................103 Primer Concilio Provincial Mexicano...................71, 72 primitiva iglesia........................................................107 Principal 83, 84, 87, 91, 149, 150, 151, 158, 159, 162, 163 Principales...........................................89, 150, 162, 163 Prior....................................................................71, 100 problemas humanos..................................................130 problemas sociales......................................................96 procesiones.........................................................85, 110 Producto Interno Bruto...............................................95 productos..............................................................94, 95 profesional 5, 6, 15, 16, 22, 25, 32, 36, 45, 46, 47, 65, 66, 71, 109, 111 profeta.......................................................................142 progreso......................................................................93 prójimos..............................................84, 152, 157, 166 Protector de Indios...12, 36, 45, 48, 54, 70, 72, 105, 108 Protectores...............................................................158 Provisión...............................................................32, 68 Provisiones Reales......................................................67

176

proyecto...........8, 37, 42, 43, 44, 45, 53, 54, 80, 91, 106 prudencia.............................................84, 149, 160, 165 prudentes.................................................60, 68, 86, 154 pudor.........................................................................138 Puebla.............................................................8, 29, 128 pueblo 6, 19, 32, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 46, 49, 51, 53, 54, 55, 57, 58, 59, 69, 73, 79, 81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 90, 92, 94, 96, 97, 98, 100, 110, 119, 135, 136, 139, 142, 170 pueblo-hospita l37, 39, 45, 46, 53, 55, 57, 69, 79, 81, 86, 90 pueblos-hospitales.............................14, 19, 78, 96, 127 puercos..........................................................33, 36, 165 purépecha....................................................................93

Q
Querétaro..............................................................74, 96 Quiroga 3, 12, 13, 15, 16, 17, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 30, 32, 33, 34, 35, 36, 41, 42, 43, 44, 46, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 65, 67, 68, 75, 78, 80, 94, 102, 104, 108, 119, 122, 123, 128, 136, 137, 141, 144, 145, 168 Quiroga, Gaspar de.....................................12, 134, 141 Quiroga, Vasco de 3, 4, 5, 6, 7, 9, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 50, 51, 52, 53, 54, 55, 56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 67, 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80, 81, 82, 85, 86, 88, 91, 92, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 99, 101, 102, 103, 104, 105, 106, 107, 108, 109, 110, 111, 112, 113, 115, 117, 118, 119, 120, 121, 122, 123, 124, 125, 126, 127, 128, 129, 130, 131, 132, 133, 134, 147, 167, 168, 169, 170

R
Ramírez de Fuenleal, Sebastián.................24, 26, 34, 53 Real Cédula..............19, 25, 50, 58, 64, 72, 92, 101, 106 Real Provisión.................................................27, 65, 67 Reales Cédulas..............................................14, 68, 127 Rebollo, Juan............................................................118 recaudo.....................................................152, 159, 165 Rector 13, 83, 84, 85, 87, 91, 117, 123, 125, 129, 149, 151, 152, 156, 158, 159, 160, 162, 163, 166, 169 Redentor....................................................112, 139, 140 réditos...............................................................116, 134 Regidores 84, 85, 89, 91, 150, 152, 156, 158, 159, 160, 162, 163, 166 Reglas y Ordenanzas.....................................78, 79, 147 regocijo.......................................................88, 138, 161 Reina.............................12, 28, 31, 32, 50, 67, 102, 104 Reino Celestial..........................................................140 Religión............................................................114, 140 religioso..............................................22, 36, 71, 72, 93 religiosos 3, 5, 29, 40, 46, 53, 67, 69, 70, 71, 72, 73, 77, 100, 101, 106, 107, 108, 110, 118, 119, 123, 124, 127, 145 Renacimiento..............................................................14 repartimiento de indios...............................................27 República.....................88, 149, 150, 151, 157, 160, 166 Requerimiento.............................................................27 Resurrección.........................................21, 49, 108, 143 Rey 5, 15, 17, 23, 27, 28, 36, 49, 58, 65, 71, 101, 102, 104, 116, 120, 122, 128, 134, 136 Reyes Católicos.........................................17, 18, 24, 61 rezar............................................................40, 115, 145 Río Lerma...................................................................92 riquezas...............................................49, 116, 134, 136 ritmo...........................................................85, 110, 135 Rodas..........................................................................21 Rodríguez Balderas, Rubén..........................................8 Rodríguez de Farfán, Aparicio..................................119 Rodríguez, Jerónimo.................................................129

177

Rojas.......................................................................8, 67 Roma 11, 12, 26, 46, 70, 102, 103, 108, 117, 131, 132, 146, 151, 167 Romanos.............................................................74, 143 Romero, Bartolomé...................................................119 rústicas........................................................89, 162, 163

S
Sabiduría...........................................................114, 140 sacerdocio...................................................18, 102, 104 sacerdote........................................75, 76, 104, 109, 131 sacerdotes 4, 46, 70, 82, 101, 110, 117, 118, 119, 120, 121, 124, 125, 127 sacerdotes seculares.........4, 70, 101, 117, 118, 119, 120 sacramento...86, 107, 108, 120, 135, 140, 141, 143, 146 sacramentum.............................................................143 Sagrada Escritura...................14, 27, 67, 115, 142, 145 Sagrados Misterios......................................................99 Salamanca.........................................12, 13, 14, 32, 169 salario............................................38, 43, 102, 116, 134 Salmerón, Juan de.........................25, 26, 30, 34, 42, 50 salmo..................................................................23, 137 Salud.................................................................107, 146 Salvador.....................103, 105, 111, 121, 135, 139, 141 Salve.........................................................................113 Samosata, Luciano de.................................................14 San Cecilio, colegio de...............................................18 San Felipe...................................................................94 San José de los Naturales............................................96 San Juan de Jerusalén.................................................21 San Michele dal Borgo Vecchio...............................131 San Michele dalla Scala............................................131 San Miguel Arcángel...................................85, 146, 156 San Nicolás de la Villa de Madrigal..........................129 San Pablo 62, 92, 104, 115, 133, 140, 142, 143, 144, 145, 146 San Pedro....................................92, 104, 131, 140, 142 Santa Clara............................................................94, 95 Santa Cruz..........................................................85, 123 Santa Fe 4, 11, 19, 22, 36, 39, 42, 43, 44, 45, 53, 54, 58, 59, 78, 81, 86, 90, 91, 92, 102, 116, 122, 129, 130, 135, 147, 148, 154, 156, 157, 162, 170 Santa Fe de la Laguna.................................................92 santidad.............................................................125, 129 Santo Domingo....................24, 26, 32, 37, 72, 128, 132 Santo Oficio........................................................23, 136 Santo Salvador....................................................85, 156 Santos Padres....................................................103, 129 sarampión...................................................................96 sastres.................................................................87, 154 Saturniales..................................................................68 secreto...............................................................117, 141 seda.....................................................................89, 161 Segunda Audiencia...............................................24, 48 semillas.............................................................159, 164 seminarios.................................................................121 Sepúlveda, Ginés de........................................59, 63, 69 sermones...............................................................44, 52 Sevilla.............................................26, 46, 59, 113, 127 Sevina.........................................................................93 Sirleto, Cardenal Guillermo......................................131 sirvientes...................................................................116

178

Soberanes Fernández, José Luís....................................9 soberbia.........................................81, 86, 114, 149, 154 social 14, 26, 27, 30, 31, 33, 45, 46, 69, 93, 96, 98, 99, 110, 114, 130, 167 sombreros...................................................................94 Sorbona.......................................................................14 Suárez Inda, Alberto.....................................................9 subdiaconado............................................................103 suciedad..............................................................86, 153 sueño...............................................34, 38, 94, 106, 142 sufragios...................................................................129 sugerencias...............................................................113 superiores......................................................37, 41, 108 sustentación..............................................................164

T
Tarímbaro...................................................................93 Tavera, Hernando de...................................................18 Tavera, Juan de......................13, 17, 18, 19, 23, 24, 136 técnica.........................................................................94 templo.............................................23, 76, 82, 106, 137 Témporas..................................................................105 Tenderícuaro...............................................................93 Tenochtitlan..................................................49, 53, 100 Tepalcatepec...............................................................71 Tepeyac......................................................................26 Teremendo..................................................................94 terreno.................................................................62, 106 territorios.................................................27, 28, 69, 127 Testamento...........36, 59, 67, 78, 92, 121, 122, 124, 129 Texcoco......................................................................39 tiempo 6, 9, 12, 23, 24, 25, 26, 36, 38, 39, 40, 41, 46, 55, 57, 58, 73, 78, 83, 90, 92, 98, 103, 106, 107, 110, 115, 116, 117, 127, 128, 134, 136, 137, 139, 144, 145, 146, 149, 151, 157, 160, 162, 163 Tiripetío....................................................................126 Tiripitío...............................................................93, 123 Tlaltelolco, Colegio de Santiago.................................29 Tlatelolco....................................................................49 Tlaxcala....................................................................101 Tlazazalca...................................................................72 Toledo.............................12, 13, 18, 127, 134, 137, 141 tonsura......................................................103, 104, 118 Torres, Juan......................................................118, 119 trabajo 5, 8, 12, 21, 22, 24, 25, 28, 29, 30, 31, 32, 34, 35, 38, 39, 40, 41, 43, 44, 50, 51, 56, 68, 71, 73, 75, 85, 87, 88, 89, 90, 94, 95, 101, 104, 109, 113, 115, 117, 118, 119, 128, 139, 148, 149, 153, 154, 157, 158, 159, 160, 161, 162, 164, 165, 167 trabajos...........3, 26, 37, 38, 39, 64, 83, 88, 89, 131, 165 Tratado......................................................4, 17, 59, 107 Tremecén....................................................................17 Trento...........................................................4, 121, 126 Tribunal..............................................................23, 136 trofeos...............................................................112, 140 Tsintzuntzan...............................................................50 tullidos..................................................84, 90, 152, 162 túnicas...............................................................110, 135 turnos..........................................................................88 Tzintzuntzan........49, 52, 53, 92, 94, 103, 105, 127, 131 Tzintzunzan................................................................75

179

U
Ucareo........................................................................93 Uchichila...............................................................53, 75 unciones....................................................................108 Universidad 6, 8, 9, 12, 13, 19, 32, 42, 45, 47, 59, 71, 96, 101, 102, 124, 168, 169, 170 Universidad de San Nicolás..................................9, 124 urbanidad..................................................................113 Uruapan...................................................54, 73, 94, 130 Utopía.........................................14, 32, 45, 63, 80, 169

V
vacas.........................................................................165 Valladolid 11, 13, 14, 18, 38, 59, 69, 75, 77, 106, 119, 124, 125, 127, 169, 170 Vaticano............................................................132, 146 Vázquez de Tapia, Bernardino....................................36 vecinos.....................41, 42, 53, 76, 94, 95, 97, 122, 123 Veedor......................................................................163 veneración.................................107, 110, 146, 155, 156 Veracruz....................12, 26, 29, 72, 100, 123, 126, 127 Verástique, Bernardino.................................................9 vergüenza..............................................85, 89, 152, 157 vestido...................................86, 87, 115, 139, 145, 154 viaje....11, 12, 17, 18, 20, 45, 50, 56, 126, 137, 141, 143 Vicario..................................................................9, 118 vino...................................................................116, 144 Virgen.........................................................26, 131, 142 virginidad....................................................................99 Virrey................................41, 72, 75, 76, 104, 124, 127 virtuoso.......................................................50, 117, 144 viruela.........................................................................96 visión.............................46, 70, 86, 92, 94, 99, 117, 142 Vitzitzila.....................................................................49 viudas..................................22, 39, 82, 90, 98, 157, 162 vocación..................................................71, 82, 94, 111 vocación profesional...................................................94 voluntad 5, 28, 43, 44, 47, 57, 61, 72, 78, 87, 121, 129, 139, 147, 150, 151, 157, 158, 160, 161, 162, 165 voto...............................................................34, 84, 151 Vudeo, Guillermo.................................................14, 68

W
Warren, Benedict......................................9, 11, 15, 169

X
Xicotlán......................................................................71

Y
Yuririapúndaro..........................................................119 Yuririapúnduraro........................................................93

Z
Zacatecas..................................................................109 Zamora................................6, 75, 76, 94, 119, 125, 168 Zárate, Juan...............................................................108

180

Zavala, Silvio..............................................9, 32, 45, 59 Zinapécuaro................................................................93 Zomoza.......................................................................21 Zumárraga, Juan de 19, 25, 28, 29, 30, 35, 37, 43, 45, 48, 53, 67, 74, 103, 105, 107, 108, 117, 118, 119, 126, 128, 131, 156, 168

181

Bibliografía
Señalamos ahora solo algunos textos que nos parecen fundamentales. En la Guía bibliográfica sobre Vasco de Quiroga, se señala todo lo que hemos encontrado sobre Vasco hasta enero de 2007, con el deseo de que pueda ser una herramienta de trabajo para cuantos se dedican al estudio de este egregio personaje.

AA. VV., Don Vasco de Quiroga y Obispado de Morelia, Morelia, Fimax Publicistas, 1986. AGUAYO SPENCER, Rafael, Don Vasco de Quiroga, pensamiento jurídico. Antología, edición, liminar y notas de José Luís Soberanes, México, Porrúa, Instituto de Investigaciones Jurídicas UNAM, 1986, Serie G., Estudios Históricos Núm. 18. BEUCHOT, Mauricio, Filosofía social de los pensadores novohispanos, la búsqueda de la justicia social y el bien común en tiempos del virreinato, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, 2000. CABRERA, Cristóbal, Christophori Cabrerae Presbyteri D. Theologi opuscula quaedam, scilicet, De solicitanda infidelium conversione, iuxta illud Evangelicum Lucae XIII, compelle intrare. Roma, 25 de enero de 1581, Tomus decimus quartus, en Codices Vaticani latini, 5026.124 fojas, Bilbioteca Vaticana, Roma, Codices Vaticani latini, 1581. CAMPOS, Fr. Leopoldo, Métodos misionales y rasgos biográficos de Don Vasco de Quiroga según Cristobal Cabrera, México, Jus, 1965. Aparece también en Don Vasco de Quiroga y el Arzobispado de Morelia, México, 1965; reedición en 1986. CARRILLO CÁZARES, Alberto, Vasco de Quiroga: La pasión por el Derecho. El pleito con la Orden de San Agustín (1558-1562), 2 vols., Estudio y edición documental de Alberto Carrillo Cázares, Arquidiócesis de Morelia, El Colegio de Michoacán, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo,

182

Instituto de Investigaciones Históricas, Zamora, Mich., 2003. CASTAÑEDA DELGADO, Paulino (coaut.), Don Vasco de Quiroga y su "Información en derecho", Madrid, José Porrúa Turanzas, 1974, Colección Chimalistac de libros y documentos acerca de la Nueva España, 39. CEBALLOS GARCÍA, Manuel Jesús, La acción pastoral de Don Vasco de Quiroga, Mérida, Yucatán, Multicolor, 1988. ESCOBAR OLMEDO, Armando Mauricio, Los escudos de don Vasco de Quiroga, Morelia, Mich., Morevallado, 1999. GALLEGOS ROCAFULL, José Ma., El pensamiento mexicano de los siglos XVI y XVII, México, Ediciones del IV centenario de la UNAM, Centro de Estudios Filosóficos, 1951, 2ª edición, UNAM, México, 1974. GARCÍA ICAZBALCETA, Joaquín, Don fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México, 4 vols., México, Rafael Aguayo Spencer y Antonio Castro (eds), 1947. GERSON, Tractatus de potestate et de origine juris et legum, publicada en “Ópera”. Antwerpiae, 1706, vol. III. HERREJÓN PEREDO, Carlos, Fuentes patrísiticas, jurídicas y escolásticas del pensamiento quiroguiano, en Humanistas novohispanos de Michoacán, Biblioteca de Nicolaitas Notables, Universidad Michoacana de San Nicolás Hidalgo, Morelia, 1983. HERREJÓN PEREDO, Carlos, Información en derecho del licenciado Quiroga sobre algunas provisiones del Real Consejo de Indias, México, SEP, 1985, Cien de México. HOFFNER, Joseph, La ética colonial española en el siglo de oro, Cristianismo y dignidad humana, Madrid, Ediciones Cultura Española, 1957. LEÓN, Nicolás, Documentos inéditos referentes al ilustrísimo señor don Vasco de Quiroga, existentes en el Archivo General de Indias, Recopilados por Nicolás León; con una introducción por José Miguel Quintana, México,

183

Antigua Librería Robredo, 1940, Biblioteca Histórica Mexicana de Obras Inéditas, 17. LEÓN, Nicolás, Don Vasco de Quiroga, grandeza de su persona y de su obra, Morelia, Mich., Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Centro de Estudios sobre la Cultura Nicolaita, 1984, Biblioteca de nicolaitas notables, 24. MARTÍN HERNÁNDEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga (protector de los indios), Salamanca, Publicaciones de la Universidad Pontificia de Salamanca, 1993, Caja Salamanca y Soria. MIRANDA GODÍNEZ, Francisco, Don Vasco de Quiroga y su Colegio de San Nicolás, 3ª ed. Morelia, Mich., Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 1990, Edición conmemorativa del 450 aniversario de la fundación del Colegio de San Nicolás. MORENO, Juan Joseph, Fragmentos de la vida, y virtudes del V. Illmo. y Rmo. Sr. Dr. Don Vasco de Quiroga, primer obispo de la Santa iglesia Cathedral de Michoacán, y fundador del Real, y Primitivo Colegio de S. Nicolás obispo de Valladolid, Escritos por el Lic. D. Juan Joseph Moreno, colegial real de oposición del más Antiguo S. Ildefonso de México, Cathedrático antes de Philosophia, y ahora rector del mismo Colegio Colegio de S. Ildefonso, año de 1766. Impreso en México en la Imprenta del Real y más antiguo Colegio de San Ildefonso, año de 1766. MORO, Tomás, Utopía, México, Porrúa, 1981. MURIEL, Josefina, Hospitales de la Nueva España. Fundaciones del siglo XVI, Editorial Jus, México, 1956. QUIROGA, Vasco de, Ordenanzas de Santa fe de Vasco de Quiroga. Edición facsimilar de Benedict Warren, Morelia, Fimax Publicistas, 1999. SERRANO GASSENT, Paz, La utopía en América, Madrid, Promo libro 2003. WARREN, J. Benedict, Vasco de Quiroga en África, Morelia, Michoacán,

184

México, Fimax Publicistas, 1998. WARREN, J. Benedict, Vasco de Quiroga y sus hospitales-pueblo de Santa Fe, Morelia, Mich., Ediciones de la Universidad Michoacana, 1977, reeditado en 1990 ( 2ª ed.) y 1997 (3ª ed.). WARREN, J. Benedict, Vasco de Quiroga, c. 1470-1565, Jurist and Bishop, En Encyclopedia of Mexico, History Society and Culture, Chicago, 1997, II, pp. 1214-1215. YSASSY, Doctor Don Francisco, Demarcación y Descripción del Obispado de Michoacán y Fundación de su Iglesia Catedral, Número de prebendas, curatos, doctrina y feligreses que tiene, y obispos que ha tenido desde que se fundó, s/e, 1649, Fechado en Valladolid a 25 de abril de 1649 ZAID, Gabriel, BEUCHOT, Mauricio, et al., Don Vasco de Quiroga o la Filosofía en Busca de Justicia, México, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, Fundación León XIII, IAP, Confederación USEM, 2005. ZAVALA, Silvio, “El humanismo de Vasco de Quiroga”, en Humanistas novohispanicos de Michoacán, Morelia, 1982, pp. 9-29. ZAVALA, Silvio, Ideario de Vasco de Quiroga, 2ª ed. México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 1995. ZAVALA, Silvio, Recuerdo de Vasco de Quiroga, 3ª ed. México, Porrúa, 1997.

185

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->