Está en la página 1de 1

La Guerra del Peloponeso y la crisis de la democracia ateniense: Una democracia como la ateniense, que para desarrollarse requera del

imperio, tarde o temprano terminara enfrentndose con los intereses de otras polis. El demos, que haba sido liberado por las reformas de Efialtes y Pericles, termin transformndose en seor de las poblaciones de otras polis, y el imperialismo pas a sustentarse en relaciones esclavistas, que sojuzgaban los derechos de los demos de otras ciudades y generaba resquemores. La democracia interior se transform en tirana exterior. La fuente ms completa para analizar la Guerra del Peloponeso (431- 405 a. de C.) es el libro homnimo de Tucdides, historiador ateniense de fines del siglo V a. de C. Este historiador fue el primero que estableci las causas de largo alcance y las causas concretas de la guerra. Entre las causas de largo alcance, Tucdides puso sobre relieve la relacin entre democracia y tirana que se ha sealado en este acpite. Entre las causas concretas se encontraba la disputa entre Atenas y Corinto por las colonias corintias de Corcira y Potidea, y por la influencia en la ciudad de Mgara. Como Corinto era aliada a Esparta en la Liga del Peloponso, Esparta reclam a Atenas por sus acciones y exigi que se retractara, para evitar la guerra. Como Atenas no lo hizo, Esparta le declar la guerra. La guerra desat los conflictos internos en las distintas polis, y enfrent en cada ciudad de la Hlade, a la aristocracia con el demos, a partidarios de Esparta contra los aliados de Atenas. Al mismo tiempo, favoreci la intervencin de los persas, aliados exteriores de los espartanos, quienes se reposicionaron en Asia Menor, cortando la influencia ateniense en esa regin. La rebelin de sus aliados, la presencia de los persas y, por cierto, las victorias militares de los espartanos, provocaron que finalmente los atenienses se rindieran tras la derrota de Egosptamos (405 a. de C.). Fruto de la derrota de Atenas, Esparta la someti a una paz humillante: la oblig a renunciar a su imperio, a sus cleruquas y a su rgimen poltico interno: una oligarqua, denominada los treinta, apoyada por los espartanos, fue la que se impuso finalmente, y la democracia fue abandonada.