P. 1
La Muerte y Los Moribundos

La Muerte y Los Moribundos

|Views: 5.437|Likes:

More info:

Published by: JEUDIMediosDigitales1 on Oct 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/10/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA LICENCIATURA EN ENFERMERÍA MÓDULO OPTATIVO DE TANATOLOGÍA CICLO 2009

/1

Ensayo sobre el libro: “Sobre la muerte y los moribundos”

ALUMNA: Rodríguez santiago Ivonne Moncerrat

2

Índice INTRODUCCIÓN..................................................................................................................4 CAPITULO 1..........................................................................................................................5 SOBRE EL MIEDO A LA MUERTE................................................................................5 CAPITULO 2..........................................................................................................................6 ACTITUDES CON RESPECTO A LA MUERTE Y AL MORIBUNDO.........................6 Los moribundos como maestros..........................................................................................7 CAPITULO 3..........................................................................................................................7 PRIMERA FASE: NEGACIÓN Y AISLAMIENTO.........................................................7 CAPITULO 4..........................................................................................................................8 SEGUNDA FASE: IRA......................................................................................................8 CAPITULO 5..........................................................................................................................9 TERCERA FASE: PACTO.................................................................................................9 CAPITULO 6........................................................................................................................10 CUARTA FASE: DEPRESIÓN.......................................................................................10 CAPITULO 7........................................................................................................................10 QUINTA FASE: ACEPTACIÓN.....................................................................................10 CAPITULO8.........................................................................................................................11 ESPERANZA:...................................................................................................................11 CAPITULO9.........................................................................................................................11 LA FAMILIA DEL PACIENTE:......................................................................................11 Cambios en la casa y efectos sobre la familia...............................................................11 Problemas de comunicación..........................................................................................11 La familia frente a la enfermedad de la realidad mortal...............................................12 Solución de dolor y la rabia .........................................................................................12 CAPITULO 10......................................................................................................................13 ALGUNAS ENTREVISTAS CON PACIENTES MORIBUNDOS................................13 CAPITULO11.......................................................................................................................13 REACCIÓN ANTE EL SENTIMIENTOS SOBRE LA MUERTE Y MORIBUNDOS. 13 Reacciones del personal................................................................................................13 Reacción de los estudiantes ..........................................................................................14 CAPITULO 12......................................................................................................................14 TERAPIA DEL ENFERMO DE MUERTE.....................................................................14 El silencio que va mas halla de las palabras .....................................................................14

3

INTRODUCCIÓN
El presente trabajo tiene como finalidad exponer las fases del paciente moribundo y la actitud de las enfermeras respecto al paciente. La muerte es algo delicado y complejo, y a la vez absolutamente simple ya que es el final ineludible de nuestras vidas. Depende de la madurez y reflexiones previas de cada persona. En este trabajo voy a hablar del espacio que ocupa la muerte en nuestras sociedades, y de la manipulación ideológica de que es objeto. Además de la forma en que la muerte es vivida en diferentes etapas de la vida y cómo podemos ayudar desde nuestra naturaleza humana a las personas que viven cercenas a la muerte y cómo, a su vez, podemos permitir que ellos nos ayuden a nosotros mismos, enseñándonos cómo el sentido de la muerte puede dirigir nuestras vidas hacia una expresión enriquecedora de la muerte y el dolor. El miedo que tenemos a enfrentar a la muerte es un miedo a algo desconocido, la muerte es una experiencia que nadie jamás en vida podrá conocer a ciencia cierta, por lo cual nos genera gran ansiedad. Nuestra tendencia es a alejar a la muerte de nuestro espectro de vida, sentenciarla al encierro hospitalario, o a los cementerios cada vez más compactos.

4

CAPITULO 1
SOBRE EL MIEDO A LA MUERTE
La muerte es difícil de imaginar, el fin de lo que conocemos, la vida que teníamos, es el final de nuestra vida aquí en la tierra, y si esta vida nuestra tiene que acabar, el final siempre se atribuye a una intervención del mal que viene de afuera. Solo quedan los recuerdos, estos datos que tenemos que recordar estos datos fundamentales, ya que son esenciales para entender algunas de las manifestaciones más importantes de nuestros pacientes, que de algún modo seria intangibles. Si aun paciente se le permite acabar su vida en el ambiente familiar y querido, no necesita tanta adaptación. En este caso considero resulta más fácil de cierta manera aceptar los hechos que esto conlleva. Se les debe de hacer participes a toda la familia de lo que va a acontecer y por esto quiero que se entienda que va desde los más grandes hasta los más pequeños, porque por increíble que parezca a la edad que tengan pueden asimilar y comprender lo que es la muerte y lo que implica, y si por el contrario les mentimos o les damos excusas tontas sobre la situación que se vive en casa Otra cosa que me llama la atención es que por más conocimientos que se tengan o preparación con la que se cuente no estamos preparados para lo inevitable, que sería lógico que con todo esto pudriéramos estar preparados o lo aceptáramos y los duelos fueran mejor llevados. Hace poco tuve la experiencia de perder a mi abuelito; él falleció en el hospital, cosa que le aterraba siquiera pensar el deseaba hacerlo en casa, al momento que lo llevan y nos encontrábamos velándolo una de mis primas llamó mi atención porque le estaba cantando las mañanitas y le preguntaba a su papá que le había pasado, cuanto éste le contesto que pues había fallecido, ella comenzó a pegarle y diciendo que esas eran cosas feas; esto lo tomo porque sería muy fácil a veces tener el pensamiento de un niño, pensar que están dormidos, que en algún momento van a despertar. Otra situación que me agradó fue que pudimos vivir todos ese proceso sus nietos, que van desde los 21 hasta los 3 años y es que a veces cuando ocurren eventos de esta índole no se les permite mucho a los niños el vivirlo; ya sea cuando los moribundos están en el hospital o en casa. El moribundo, puede pedir a gritos descanso y paz y dignidad, pero solo recibirá infusiones, transfusiones, un aparato para el corazón o la traqueotomía si es necesario. Es por esto que se debe de respetar lo que en un inicio él comente tanto con la familia como con el personal de salud.

5

El personal de salud debe tomar en cuenta a los pacientes ya que estos son personas, jamás de le toma en cuenta; es verdad que uno se preocupa y hace hasta lo imposible por conservarlo vivo, que respire, tenga pulso no sé si es a conciencia que no preguntamos, si el quiere seguir con vida, hay personas que al ver la situación que están enfrentando se dan cuenta de que ya es momento de morir y que por más que les duela a la gente que los rodea no lo entienden y por sobre todas las cosas los siguen conservando con vida, que habría que preguntarse si queremos tener cantidad de vida o calidad.

CAPITULO 2
ACTITUDES CON RESPECTO A LA MUERTE Y AL MORIBUNDO
La actitud ante la muerte de la sociedad son muy diversas el hombre tiene que defenderse psicológicamente contra este mayor miedo a la muerte por la mayor incapacidad de proveerla y protegerse contar ella. Psicológicamente puede negar la realidad de su propia muerte durante un tiempo. Como en nuestro inconsciente no podemos percibir nuestra propia muerte y creemos en nuestra inmortalidad, pero podemos concebir la muerte de la gente que nos rodea, incluso de cierta manera alegrarnos de que les pasó a los demás pero pensar en que a nosotros nos va a pasar es una cuestión que deseamos dejar muy de lado. En clase tuvimos la oportunidad de hacer una actividad en la que nos cuestionábamos acerca de cómo esperarías morir, a qué edad, morir antes o después de quién, que diría nuestro epitafio; por lo regular no son preguntas que nos entremos día a día y ni pensar en contestarlas o afrontarlas; o por supuesto está de más decir que debe hacerse a nivel personal. Ahora recuerdo que al inicio del módulo, se nos preguntaba por qué razón se había escogido el mismo, yo respondí que fue por fácil, debido al ámbito en el que nos desarrollamos, que estamos viviendo día a día con ello, y la verdad es que resulto mucho muy difícil. El qué decir y cómo, en qué momento no es una cuestión sencilla y como ella menciona, a veces el mismo equipo de salud pone muchas trabas o por el Dx del paciente y los Tx resulta complicado el acercarse al paciente moribundo También hay que hacer evidente que se nos debe de hacer consientes sobre la necesidad de considerar la muerte como posibilidad real y que está nos puede suceder en cualquier momento. Es gracioso que como se dice en la lectura, el paciente moribundo parece afrontar la muerte con ecuanimidad, mientras que nosotros al experimentar algunas prácticas de sensibilización quedamos trastornados, con miedo y sin querer creer

6

que nos puede pasar, y por el contrario nos sorprendemos del moribundo y nos parece inconcebible que pueda afrontar la situación con tanta tranquilidad.

Los moribundos como maestros.
Aquí nos habla acerca de una mujer que no aceptaba su Dx, y solo pensaba en tener un hijo, aunque ella sabía que no podría; esto por la manera en la que el médico influyó para la aceptación del Dx. Se nos ha dicho hasta el momento que: “Es de vital importancia que la primera persona en enterarse del Dx sea el propio paciente”; esto para mi implica un dilema tanto moral, ético, como personal; coincido en que se debe de tener al tanto al paciente de la situación, que debe saber el Tx, las posibilidades y la esperanza que se tiene, pero muchas veces cuando los pacientes no saben lo que sucede, llevan su vida como si nada, sin ningún problema, pero en cuanto se enteran va en decadencia la salud, cabe aclarar que no siempre es así, y que se debe de respetar los derechos de los usuarios y uno de ellos es saber la verdad sobre lo que les acontece. Cuando el paciente sabe su Dx, puede reaccionar de diversas maneras, tanto como aceptarlo, negarse, buscar otras opiniones, apoyarse en la familia, vivir lo mejor que se pueda o esperar a que el momento de su muerte llegue sin hacer más nada. El dar el Dx al paciente verdaderamente es todo un arte, siempre debe de hacerse lo más claro e interactuar con el mismo para ver si ha quedado entendido, cuan más sencillo se lo hacemos saber le damos y nos damos la oportunidad de ser escuchados, compartir las dudas y los pasos a seguir.

CAPITULO 3
PRIMERA FASE: NEGACIÓN Y AISLAMIENTO
Negación: una palabra muy fuerte para mi vocabulario por todo lo que implica la misma; muy común cuando se da un Dx terminal, y más si la noticia se da de manera brusca, prematuramente o cuando no ha habido una relación médico – paciente tan buena. Esto resulta ser típico ya que, a veces por el tiempo, por terminar con el trabajo, o para evitar la transferencia, no se le da el tiempo necesario al paciente para asimilarlo. Es común que un ser humano se niegue a morir, eso es obvio, no sólo sucede al saber a noticia, en muchas ocasiones hasta el momento en que mueren se están negando a lo que pasa; y es que generalmente le negación es una defensa provisional y pronto será sustituida por una aceptación parcial.

7

En esta parte nos relata que para una paciente la negación estuvo presente la mayor parte de su vida debido a que tenía la esperanza de que la enfermedad Dios la curaría; aunque muy en el fondo sabia que eso no sucedería, y tristemente murió dándose cuenta de lo equivocada que estaba. A veces el Px puede hablar de manera breve sobre lo que le esta pasando, manifestando así su incapacidad de aceptación y escudo de negación, ya que existe en todos los paciente alguna vez y como resultado de que a todo mundo le pude suceder a excepción de uno mismo, cabe aclarar que no siempre ocurre; hay pacientes que pueden pasar de la negación a la aceptación y no quedarse en una fase.

CAPITULO 4
SEGUNDA FASE: IRA
Es lógico a mi parecer que cuando nos enteramos de que tenemos un Dx fatal, después de que nos encontramos negándolo, nos enfurezcamos, nos llenemos de rabia, resentimiento de cuestionamientos como: ¿Por qué a mi? ¿Cómo?. Como personal de salud ante esto somos chivos expiatorios ya que estamos en constante contacto con el paciente, y no es que tengamos la culpa sino que es una respuesta totalmente humana; los familiares son recibidos de igual manera; el tiempo que se convive es realmente algo tormentoso; inclusive por lo mismo se les deja de visitar en el hospital para evitar disgustos. Así como tan simple es enojarse, se puede pasar al dolor, lágrimas, vergüenza, hasta llegar posiblemente a la culpabilidad de desquitarse con alguien que no tiene la culpa o hacerlo para poder evitar lo sigan visitando y no sentirse incómodo ante que se compadezcan de él. A veces creo necesario las actividades de sensibilización debido a que con esto nos podemos poner en los zapatos del paciente y contar con mayor paciencia al estar a su lado, porque no es nada fácil entender y asimilar lo que esta viviendo; a veces una palmada, una mirada de aliento es más que suficiente para él. Cuando al paciente se le respeta, se le reconoce como ser humado y no como patología o como numero de cama, pasa de ser paciente agresivo a cooperador, se sentirá de nuevo importante. Al tomarlo como persona no quiero que se piense que se deben de dejar de darle cuidados como paciente, a veces suele suceder; estar a su lado para una taza de té, arreglar la unidad para que esté lo más cómodo posible, bañarlo o cambiarlo en la medida que sea necesario.

8

Otra cosa es que la paciencia se la debemos de dar tanto como prestadores de un servicio como familiares; no debemos tener miedo a un paciente moribundo, debemos aprender a escuchar a saber estar cuando se necesita, de igual manera debemos dar espacio y tiempo, siempre el paciente con alguna mirada o por propias palabras dice que le aqueja, como ayudarlo, por lo mismo no se debe de presionar, lo importante es llegar a estar y apoyar cuando el paciente lo requiera. El caso que se nos presenta me llama la atención y es que para ser sincera me sentí identificada, la paciente visitaba a otros enfermos, daba sus rondas para verlos ya que temía estar sola al momento de padecer un gran dolor intenso. Llamo mi atención que ella por parte del personal se le consideraba una paciente molesta, lo bello es que ayudo a muchos otros pacientes motivándolos a fortalecerse durante su estancia, y lo hizo con todo y la indiferencia que le daba el personal. Lo irónico de la situación es que vivió años bajo el yugo de la ira y el disgusto, porque en su infancia tenía nueve hermanos más y a pesar de ello ella sentía no pertenecer a ese círculo, por fin logra sanar el aspecto emocional cuando muere de manera muy tranquila en su hogar. Esta paciente estaba llena de disgusto, cuyo origen parecía estar en su primera infancia, tenia nueve hermanos y se sentía una extraña dentro de la familia ella alcanzo la paz cuando regreso a su casa y murió a y tranquilamente.

CAPITULO 5
TERCERA FASE: PACTO
Pacto o negociación: cuando buscamos una especie de acuerdo con lo inevitable. “Si dios a decidido sacarnos de este mundo y no a respondido a mis airados alegatos, puede que se muestre mas favorable si se lo pido amablemente” Lo podemos corroborar con los niños, que primero exigen y después piden las cosas por favor. Los pacientes con Dx terminal ocupan esto de manera muy similar, porque buscan ya una prolongación de vida, posponer el fatal final, pasar días sin alguna molestia.

9

CAPITULO 6
CUARTA FASE: DEPRESIÓN
Resultado de darnos cuenta de la situación que se vive, ya no hay como negar la enfermedad; sólo hay más Tx, cirugías, procedimientos invasivos. En realidad está sucediendo, se está muy enfermo, los malestares aumentan, los días de hospitalización se incrementan y los gastos se elevan todo esto solo nos lleva a que se deprima aún más que por el hecho de la enfermedad. Como personal de salud creo que esto nos pasa muy a menudo, en que notamos que el paciente ya no puede más, es aquí cuando debemos apoyar y estar más al pendiente, siento es mucho más fuerte esta fase que la de ira. Hay un segundo tipo de depresión y no es el resultado sino a causa de lo que ya se perdió o se va a perder como la familia, el amor y la seguridad aquí es más difícil acercarse al paciente porque el aceptar la situación ya no tiene tanto sentido para él.

CAPITULO 7
QUINTA FASE: ACEPTACIÓN
En esta ocasión se nos presenta el caso de la Sra. W el cual nos da un claro ejemplo acerca de cómo se encontraba aceptando su muerte, lo que de cierta manera le incomodaba a ella era el hecho de que su esposo tenía la esperanza de que ella saldría adelante; dejando de lado el deseo de ella que era vivir sus últimos días sin sufrimiento. Cuando un paciente ha podido pasar con “éxito” las etapas anteriores ahora se atraviesa por la aceptación, cuando está tranquilo con lo venidero; ya no está deprimid y menos enojad. Es momento en que expresa o expreso sus sentimiento, no envidia la salud que goza la gente que le rodea; está esperando el desenlace de su vida ya sin remordimientos no añorando las cosas que dejará de hacer. Es importante que notemos que no estará contento o muy feliz, porque con esos datos podemos darnos cuenta de que está deprimido porque el estado de ánimo es extremo; tampoco estará con ganas enormes de encontrarse rodeado de gente, simplemente tener compañía, que le tomen la mano y demuestren que se le ama será más que suficiente para brindarle tranquilidad.

10

CAPITULO8
ESPERANZA:
La esperanza la podemos imaginar o pensar de muchas maneras; puede haber una esperanza de curación, la esperanza de vivir los últimos días sin sufrimiento, que se van a encontrar rodeados de gente que aman. Es muy importante que tanto el personal de salud como los familiares y/o la gente que esta con el paciente moribundo no le den por su lado, o le hagan ver que esperanza alguna ya no hay; porque tan importante puede ser para el paciente que probablemente la esperanza sea lo único que lo tiene con vida, lo que le alimenta para seguir viviendo, lo que le hace feliz en sus últimos momentos, por eso se le debe de respetar, no alentar.

CAPITULO9
LA FAMILIA DEL PACIENTE:
Cambios en la casa y efectos sobre la familia.
Algo muy fuerte para mi parecer; el hecho de tener a un ser querido en el hospital es ya muy difícil, ahora en que sea un paciente moribundo pues mayores situaciones acarrea. Dependiendo de la persona que se encuentre en el hospital y el rol que se tenga en la familia va a determinar como se va a aceptar, no porque uno sea más importante que otro, sino por hecho de cómo afecta la ausencia; cuando el se trata del padre podemos ver que no hay una estabilidad, debido a que muchas veces éste es el que abastece de todo, la figura más dominante, cuando la madre es quien se encuentra, pues lo hijos de cierta manera están desprotegidos, no porque no haya amor por parte del padre, sino porque muchas veces es la madre quien está la mayor parte del día con los hijos, quien les hace de comer, los lleva ala escuela, los ayuda con las tareas la que está al pendiente de que no le falte nada al esposo; ahora es él quien se hace cargo de todo lo que acostumbraba a hacer la mujer otra situación difícil es cuando se trata de un hijo, en repetidas ocasiones

Problemas de comunicación.
La comunicación suele verse en la mayoría de las veces muy afectada debido a múltiples causas, una de ellas es cuando al propio paciente se le ocultan las cosas, o a algún miembro de la familia como lo son los hijos, los nietos, las madres, abuelas (os).

11

Otro problema que ubico yo es cuando al estar el paciente moribundo ya sea en casa o en el hospital los familiares por miedo al terrible desenlace que vienen no se acercan, no conversan la relación antes era muy estrecha ahora cambia y no hay esa comunicación como se acostumbraba. Cuando fuimos a la conferencia por parte del módulo y una persona que también había ido comentó que esto le estaba sucediendo en casa, tenía a su esposo moribundo y su hijo que lleva una relación mucho muy estrecha con su padre desde que se enteró del Dx no se acercaba para nada por la casa; una de las razones es que era su padre y no podía verlo en ese estado y otra que como él era médico no soportaba se le preguntara sobre la evolución y Tx que podrían utilizarse. Para el momento de morir creo que la comunicación es una pieza fundamental tanto para la familia como para el paciente, se puede conversar y cierta manera quedar más tranquilos y saber que tanto el moribundo como el que le rodea se queda en paz.

La familia frente a la enfermedad de la realidad mortal.
Tanto el paciente como la familia atraviesan por el duelo, es obvio que en diferentes maneras aunque muy similares; la familia por un lado sufre la ausencia en el hogar, el estar al pie del cañón con la enfermedad, los Tx, las reacciones no siempre buenas del paciente para con ellos. Como resultado de que todos somos diferentes, por lo mismo actuamos de manera totalmente distinta a los demás, podríamos pensar que los más afectados en el proceso del duelo son los niños, pero si desde que inicia su vida les vamos explicando todo lo que conlleva la muerte, cuando ésta suceda no evitaremos que les duela, pero podemos aminorar el proceso si están al tanto del por qué y de cómo. Por ejemplo con los adolescentes es más difícil ya que en esta etapa lo último que hacen es acercarse a un familiar, pero en cuanto lo hagan hay que aprovechar la oportunidad y escucharlos, estar al tanto de lo que les sucede

Solución de dolor y la rabia
Como ya lo había mencionado anteriormente; ante las reacciones ocasionada por la fase del duelo en el paciente moribundo, la familia de igual manera puede reaccionar así, alguna vez nos tocará escuchar y estar con el familiar y no sólo con el paciente y con la misma delicadeza y paciencia que se le debe al

12

moribundo, lo debemos de tener con el que esté muy de cerca viviendo los momentos tan difíciles; de esta manera ayudamos a ambas partes.

CAPITULO 10
ALGUNAS ENTREVISTAS CON PACIENTES MORIBUNDOS.
Aquí aborda diferentes casos en los que el paciente y la familia atraviesan durante todo el proceso de muerte, de diferentes maneras vemos las reacciones de la familia y como es que ven al moribundo, es por eso que como había mencionado antes se debe de estar tanto con la familia como con el paciente y que de igual manera ellos en todo lo que engloba el proceso deben de estar unidos. Cuando apoyamos a la familia y los acompañamos también en todas las fases las remuneraciones emocionales son muy gratas y grandes porque nos agradecen el estar al pendiente, no sólo con los Tx y cuidados que como personal de salud brindamos, sino por la calidez y compañía que le mostramos al estar brindando los servicios.

CAPITULO11
REACCIÓN ANTE EL SENTIMIENTOS SOBRE LA MUERTE Y MORIBUNDOS
Reacciones del personal.
En esta parte el personal de salud en el seminario no ven de buena manera el tener un estrecho contacto personal con el paciente debido a que como saben el desenlace que éste va a tener lo tratan de manera indiferente, con hostilidad, la enfermeras por ejemplo por la carga de trabajo, la jornada de laboral es una de las razones por las cuales no pueden interactuar tanto con el paciente ni con la familia. Irónicamente nada lejano a la realidad, en clase se nos preguntaba en qué momento del camino nos perdemos para actuar así; han ayudado mucho las clases, en lo personal para darme cuenta de que es lo que me falla cuando estoy con el paciente, creo necesario se haga lo mismo con el personal que lleva años laborando, quisiera imaginarme que la hostilidad es por tanto tiempo de rutina y confío a decir verdad en que podemos modificar muchas cosas al momento en el que brindan el cuidado.

13

Reacción de los estudiantes
El hecho de enfrentarse a infinidad de sentimientos de la familia del moribundo es algo muy fuerte para ellos, primero que nada deben de entender como se siente y las reacciones que desencadenan a nivel personal para poder estar con la familia; ya que a fin de cuentas por ser personal de salud no estamos exentos de sentir y encontrarnos en esta situación. Comentábamos en una sesión de la optativa que no podemos ayudar y estar con el paciente ni con la familia si no podemos identificar y canalizar lo que sentimos, es por eso que debemos aprender a conocernos y si no vamos a poder estar acompañando considero podemos y debemos tomar unos minutos, tranquilizarnos y después salir para estar a un lado del paciente y la familia.

CAPITULO 12
TERAPIA DEL ENFERMO DE MUERTE
Se menciona que es cuando se habla con el paciente sobre todo lo que está envolviendo su enfermedad, por medio de las experiencias que ha tenido durante el proceso, cómo las han enfrentado y han pasado por el las fases del duelo, se busca en esta parte adentrarse a los sentimientos que de cierta manera reprimen algunos pacientes porque no aceptan su muerte. Si esto se llevara a cabo en el sector salud considero sería muy fructífero porque mucha gente fallece sin una muerte digna, ya sea por el trato que recibe, porque necesitaban ayuda para identificar y canalizar sus sentimientos y no hubo quien estuviera; sé que es difícil de hacer, pero no imposible y si en nuestros poder estar el saber hacerlo y más importante querer hacerlo no cuesta nada y hasta mejor satisfechos con el trabajo vamos a estar.

El silencio que va mas halla de las palabras
Lo más difícil desde mi muy particular punto de vista y esto porque hay un momento en el que el paciente deja de sufrir, de sentir dolor, ya no se imagina ni piensa en nada, las necesidades orgánicas cesan por el momento. La gente que se encuentra rodeando al moribundo debe de contar con una fortaleza impresionante y aún con más amor para poder acompañar en este último momento, no implico ni quiero decir que todos deben de ser de esta manera, sino que para estar deben contar con esto, aquí los que tienen la capacidad de soportar el momento entienden que el silencio está más allá de las palabras, ya no sufre, simplemente habrá un cese de funciones.

14

No he tenido la oportunidad de acompañar a alguien en los últimos instantes, los respiros finales, pero considero sería maravilloso, el sólo hecho de pensarlo me deja una sensación de tranquilidad. Observar la muerte pacifica de un ser humano nos recuerda la caída de una estrella; en un cielo inmenso, una entre un millón de luces brilla sol unos momentos y desaparece siempre en la noche perpetua.

15

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->