Está en la página 1de 1

Sanar. Sanar duele. Si usted desea sus heridas sanar, eso le va a doler, sanar duele tanto como enfermar.

Todo tnel por largo que sea tendr su fin, s logra caminar dentro de l como una linterna sin su lazarillo al final ver al sol sonrer comprender entonces que duele mucho, mucho ser feliz.