P. 1
Tipos de Dominación, Clases Sociales y Ética Protestante

Tipos de Dominación, Clases Sociales y Ética Protestante

4.81

|Views: 58.256|Likes:
Publicado porManuel Anido
Analísis, acerca de los tipos de dominación, las clases sociales, su concepto y relación, fundamentalmente desde la visión de Max Weber, así como también la comparación o contraste con las definiciones o planteos de Karl Marx al respecto. Por último se considerará la influencia o papel que pudo haber tenido la Reforma Protestante en relación al surgimiento del capitalismo, a partir de la lectura y análisis de los postulados contenidos en el libro “La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo” de Max Weber.
Analísis, acerca de los tipos de dominación, las clases sociales, su concepto y relación, fundamentalmente desde la visión de Max Weber, así como también la comparación o contraste con las definiciones o planteos de Karl Marx al respecto. Por último se considerará la influencia o papel que pudo haber tenido la Reforma Protestante en relación al surgimiento del capitalismo, a partir de la lectura y análisis de los postulados contenidos en el libro “La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo” de Max Weber.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Manuel Anido on Feb 20, 2008
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

02/28/2014

TIPOS DE DOMINACION, CLASES SOCIALES Y ÉTICA PROTESTANTE

*Por Manuel Anido y Ezequiel Martínez

"a) *e&er %en/am'n 0ran.lin

(arl "ar)

1uan Cal2ino +er&ert "arcuse

"art'n -utero

INDICE Introducción Tipos de Dominación Clases Sociales Re orma Protestante ! Capitalismo "oderno Conclusiones %i&liogra 'a Pág. #2 Pág. #$ Pág. #$ Pág. 2 Pág. 2 Pág. 8 ,eorg -u.acs

Introducción
El o&/eto del presente tra&a/o3 es anali4ar3 los tipos de dominación3 las clases sociales3 su concepto ! relación3 undamentalmente desde la 2isión de Max Weber3 as' como tam&i5n la comparación o contraste con las de iniciones o planteos de Karl Marx al respecto. Por 6ltimo se considerará la in luencia o papel 7ue pudo 8a&er tenido la Re orma Protestante en relación al surgimiento del capitalismo3 a partir de la lectura ! análisis de los postulados contenidos en el li&ro “La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo” de "a) *e&er 9#8$:; #<2=>3 de 7uien en esta introducción incorporaremos una &re2e &iogra 'a? Economista ! sociólogo alemán3 uno de los intelectuales más &rillantes ! contro2ertidos del siglo @@3 conocido por su análisis sistemático de sociolog'a pol'tica ! del desarrollo del capitalismo ! la &urocracia3 nació el 2# de a&ril de #8$: en Er urt3 ! estudió en las uni2ersidades de +eidel&erg3 %erl'n3 ! ,otinga. -etrado en %erl'n 9#8<A>3 enseBar'a Econom'a en las uni2ersidades de 0ri&urgo 9#8<:>3 +eidel&erg 9#8<C>3 catedrático de Sociolog'a ! Ciencias del Estado de la Dni2ersidad de "unic8 9#<#<>. Emigo de autores como Ric.ert ! *indel&and ! de economistas como Som&art ! 1a 53 retiene parte de su terminolog'a3 pero supera sus planteamientos3 acuBando conceptos nue2os ! proporcionando ruct' eros análisis. Tra&a/ó con esp'ritu enciclop5dico ! pro undidad inno2adora3 ! puede ser considerado como un li&eral en su pensamiento ! en su postura pol'tica3 cu!o ideal 7ui4ás pueda 2erse plasmado en a7uella constitución democrática de *eimar3 por la 7ue 5l tanto tra&a/ó ! 7ue como una 6ltima ! e 'mera ilusión de la &urgues'a li&eral se 2ino a&a/o para a&rir paso a un proceso 7ue desem&ocar'a en el na4ismo. Principales F&ras? La Ética protestante y el Espíritu del Capitalismo 9#<=:;#<=G3 Economía y Sociedad ! El político y el científico3 El Estado nacional y la Política Econ mica3 entre otros.

Tipos de Dominación
En primer lugar3 de&er'amos decir 7ue3 desde la concepción He&eriana3 se considera o de ine el concepto de dominación desde la pro&a&ilidad de encontrar o&ediencia dentro de un grupo determinado para mandatos espec' icos o de toda clase3 aplicando el concepto de dominación3 como un sinónimo de autoridad3 7ue para ser aut5ntica necesita un m'nimo de 2oluntad de o&ediencia 9conducta asumida por el 7ue o&edece3 sin 2alori4ar el contenido del mandato> Esta dominación re7uerirá normalmente de la e)istencia de un cuadro administrati2o destinado a asegurar la e/ecución de sus mandatos ! ligado a costum&res3 modos puramente a ecti2os3 intereses materiales3 o por moti2os ideales con arreglo a 2alores3 sumada a la creencia en su legitimidad. Es a partir de esas moti2aciones ! sus caracter'sticas3 7ue se pueden clasi icar los di erentes tipos de dominación3 en unción del undamento primario de su le!itimidad3 siendo estas? de car"cter racional# de car"cter tradicional y de car"cter carism"tico3 7ue seg6n su clase di erirán en su tipo de o&ediencia3 cuadro administrati2o ! carácter de la dominación. Dominación legal? donde la 2igencia de la legitimidad tiene carácter racional3 ! se apo!a en la e en la legalidad de los órdenes esta&lecidos ! del derec8o a dar órdenes en los llamados al e/ercicio del dominio. Se presta la o&ediencia al orden esta&lecido legalmente3 de orma impersonal3 por e/emplo en un código legal o por un con/unto de normati2as3 ! a sus representantes sólo en cuanto sus órdenes se apo!an en tal legalidad. -as le!es o normas esta&lecidas delimitan 7u5 tipo de autoridad puede e/ercer el go&ernante. El aparato organi4ati2o es el de la &urocracia3 un marco racional ! legal donde se concentra la autoridad ormal en la c6spide del sistema. -os medios de adminis; tración no son propiedad del administrador intermediario. Sus competencias no son su/eto de 8erencia o 2enta. Se di erencia claramente entre ingresos pri2ados ! o iciales. !

Todos estos undamentos de legitimidad permiten 7ue el 7ue manda pueda tener e)pectati2as de o&ediencia ante sus mandatos. "andar ! o&edecer son ormas especiales de acción social en 7ue uno orienta su acti2idad seg6n un orden esta&lecido 7ue se apo!a en la e en la legitimidad del 7ue manda. Estas categor'as sir2en de instrumento para poder anali4ar relaciones concretas de dominio en una organi4ación? En el dominio legal3 donde enra'4a la I&urocra; ciaI3 se encuentran 8o! el centro de gra2edad de cual7uier organi4ación ! por esa ra4ón merece un análisis en ma!or detalle. Dominación tradicional? se apo!a en la e cotidiana en la santidad de las tradiciones ! en la legitimidad de los 7ue 8an sido llamados a poseer autoridad dentro de los ordenamientos tradicionales. Se cree en la rectitud a&soluta de la orma tradicional de 8acer las cosas. -a o&ediencia se presta a la persona del llamado a desempeBar dic8a autoridad tradicional3 al seBor 2inculado a la tradición3 en 2irtud de la piedad 8acia lo acostum&rado3 ! el poder del seBor tradicional le 2iene por mecanismos como la 8erencia. -a estructuración organi4atoria es a7u' o patriarcal o eudal. En el caso del r5gimen patriarcal3 e)isten ciertas personas más ligadas al 7ue go&ierna3 ! remuneradas por 5l 7ue suelen salir de su propia amilia3 o son sier2os 2inculados por la4os esta&les. En el sistema eudal3 los intermediarios tienen más autonom'a dentro de una es era de in luencias 7ue delimitan con el go&ernante del 7ue no dependen directamente por su remuneración. -os medios empleados en el e/ercicio de su autoridad son propios no dependen de 7uienes detentan la autoridad ormal má)ima. Dominación carismática? Se apo!a en una entrega de la persona a 7uien considera l'der a&soluto 7ue rompe lo cotidiano ! ordinario3 rindi5ndose a la uer4a 9personali4ada3 encarnada en el l'der> de santidad o 8ero'smo 7ue se interpreta posee una persona as' como a los órdenes 7ue 5sta 8a re2elado o creado. El dirigente o l'der considerado carismático se le o&edece en 2irtud de una con ian4a personal en lo re2elado3 en lo 8eroico o en lo e/emplar dentro de un determinado ám&ito. El aparato organi4ati2o en este caso está mu! poco estructurado3 es inesta&le3 act6a normalmente a tra25s de la acti2idad de algunos seguidores más pró)imos al l'der. Estos ser'an los tres tipos puros de dominación leg'tima3 si &ien en la realidad 8istórica no se encuentren en el estado JpuroK3 la intención del autor3 es delimitar conceptualmente3 las caracter'sticas de cada una de ellas3 aislándolas en principio en su orma de construcción más pura posi&le. En cuanto a la dominaci n le!al se admite la 2igencia de un orden esta&lecido positi2amente3 de normas o le!es en cu!a legalidad se cree? esta e en la legalidad del orden esta&lecido se sustenta en 7ue todo derec8o3 pactado u otorgado3 se estatu!e de modo racional con arreglo a ines o con arreglo a 2alores3 o am&os3 &uscando el respeto de parte de los miem&ros de la asociación3 o e2entualmente de las personas 7ue realicen acciones sociales o entren en relaciones sociales3 dentro de su dominio. Esta e en la legalidad es la &ase más com6n de la aceptación de ordenamientos. Se mani iesta por la o&ediencia ante normati2as consideradas como correctas desde el punto de 2ista I ormalI. DF"INECILN -E,E- CFN ED"INISTRECIFN %DRFCRMTICE En esta caracteri4ación *e&er se &asa principalmente en lo 7ue el llama J orma de administración espec' icamente moderna”3 con la intención de luego con rontar esta orma de administración con otras. -a 2alide4 de una estructura de ideas interrelacionadas es el marco de la dominación legal3 estructura en la cual todo derec8o3 !a sea este JpactadoK u JotorgadoK3 se estatu!e de modo racional con arreglo a ines o con arreglo a 2alores3 o am&os3 &uscando el respeto de parte de los miem&ros de la

"

asociación3 o e2entualmente de las personas 7ue realicen acciones sociales o entren en relaciones sociales3 dentro de su dominio3 siendo ese derec8o un cosmos de re!las a&stractas3 7ue se estatu!en con una intencionalidad. Esimismo está contemplada la e)istencia de una /udicatura con la unción de aplicar las reglas a los casos concretos ! de “una administraci n para el cuidado racional de los intereses pre$istos por las ordenaciones de la asociaci n% dentro de los límites de las normas &urídicas y se!'n principios se(alables )ue tienen la aprobaci n o por lo menos carecen de la desaprobaci n de las ordenaciones de la asociaci n”* Por su parte el so&erano legal3 cuando ordena ! manda3 lo 8ace o&edeciendo a ese orden impersonal 7ue orienta sus disposiciones3 siendo esto 2álido para el so&erano legal 7ue no es J uncionarioK3 mencionándose como e/emplo al presidente electi2o de un estado. En cuanto al 7ue o&edece lo 8ace como miem&ro de la asociación o&edeciendo en consecuencia al Jderec8oK3 !a sea como integrante de la unión3 del municipio3 de la iglesia o en el caso del estado como ciudadano3 siendo la idea dominante 7ue o&edecen al so&erano3 no en atención a su persona3 sino a a7uel orden impersonal mencionado en el párra o anterior3 estando por tanto su o&ediencia limitada a la competencia limitada3 racional ! o&/eti2a estatuida por ese orden. Categor'as undamentales de la dominación legal E/ercicio continuado de unciones su/etas a le!es

Competencia

Mm&ito de de&eres ! ser2icios limitado por distri&ución de unciones

Etri&ución de los poderes necesarios

0i/ación de medios coacti2os admisi&les ! supuesto pre2io de su aplicación.

-lamando a la acti2idad esta&lecida de esta orma como JmagistraturaK o JautoridadK3 e)istiendo tanto en el estado como en la iglesia o en las grandes e)plotaciones pri2adas en los e/5rcitos ! tam&i5n en los partidos. Cuando 8a&lamos de magistratura se comprende dentro de esta terminolog'a al presidente electi2o de la rep6&lica3 su ga&inete ministerial3 o los diputados electos3 aun7ue ca&e aclarar 7ue sus poderes de mando no poseen igual sentido. Edentrándonos en las caracter'sticas de esta &urocracia mencionada3 se le aBaden ciertos principios de uncionamiento o marcos de re erencia3 ente los 7ue se mencionan? Dna /erar7u'a administrati2a3 con JautoridadesK i/as 7ue tienen la acultad de regulación e inspección3 esta&leci5ndose el derec8o de apelación ante las JautoridadesK superiores por parte de las in eriores. En estos casos la instancia superior puede alterar con otra Jmas /ustaK la disposición apelada3 i/ándose en 7u5 condiciones3 o si corresponderá la delegación en el uncionario in erior3 todo lo cual puede tener di erentes soluciones3 por lo cual las reglas3 a partir de las cuales se de&e proceder 2ariarán3 pudiendo ser 5stas3 !a sea t5cnicas o normas3 teniendo como e)igencia para am&os la racionalidad3 o sea la e)istencia de una ormación pro esional. De&ido a ello3 sólo participará normalmente en el cuadro administrati2o de una asociación á7uel 7ue tenga la cali icación pro esional al e ecto3 la 7ue se determinará a tra25s de la superación de prue&as3 a in de ser empleado como funcionario. Nstos ormarán lo 7ue *e&er llama el cuadro administrati2o t'pico de las asociaciones

#

racionales3 !a sea 7ue sean de carácter pol'tico3 8ierocráticas3 económicas 9capitalistas o socialistas> o de cual7uier otro tipo. Se aplica tam&i5n el principio de la separación plena entre el cuadro administrati2o ! los medios de administración ! producción3 por lo cual los uncionarios3 empleados ! tra&a/adores 7ue se encuentran al ser2icio de una administración no son propietarios de los medios materiales de administración ! producción3 sino 7ue reci&en 5stos una retri&ución en especie o dinero3 estando su/etos a rendición de cuentas. E)iste tam&i5n como principio la completa separación entre el patrimonio p6&lico3 del cargo o de la e)plotación 9capital> ! el patrimonio pri2ado 98acienda indi2idual>3 as' como entre la o icina ! el 8ogar3 no dándose la apropiación de los cargos por parte de 7uien los e/erce. -a situación 7ue se da entre los /ueces ! en sectores de la &urocracia ! el proletariado no está destinada en general a una apropiación del uncionario3 procurando solamente asegurar su carácter puramente o&/eti2o e independiente3 su/eto a normas3 de su tra&a/o en el cargo.

Edministración atenida al e)pediente

Ftra caracter'stica importante de la llamada J&urocracia puraK es la 2igencia en este es7uema del principio administrati2o por el cual se de&e atener al expediente3 incluso en a7uellos casos en los cuales las declaraciones orales sean la regla en los 8ec8os3 o lleguen a estar prescritasO es as' 7ue se ponen por escrito los considerandos3 propuestas ! decisiones3 tanto como las disposiciones ! ordenan4as de toda clase. De esta orma el e)pediente ! la acción continua del funcionario trans orman a la o icina en el centro o m5dula de la acti2idad de las asociaciones3 en su ormulación moderna. En el tipo ideal de dominación legal3 la misma se da a partir de la estructura pura de dominaci n del cuadro administrati$o o sea la &urocracia. Ca&e reali4ar la aclaración 7ue otros tipos mu! importantes de dominación racional se asignan de manera ormal ! por su tipo de dirigente a otras clasi icaciones3 como ser la carismático;8ereditaria? monar7u'a 8ereditariaO carismático;ple&iscitarios? presidente3 as' como algunas están construidas de orma mi)ta entre la &urocracia ! el carismatismo3 como ser los go&iernos de ga&inete ! otros están conducidos3 en los ministerios de partido por sus dirigentes. Sin em&argo3 la administración legal ! racional tiene una aplicación uni2ersal3 llegando a ser3 el elemento más importante en la 2ida cotidiana3 !a 7ue en 5sta dominación3 ella es casi e7ui2alente a administración. Todos los sistemas organi4ati2os e icaces se &asan en la &urocracia? el Estado3 la empresa e incluso las Iglesias 9el sacerdote no de/a de ser el &urócrata de la e>. Sin &urocracia no 8a! racionali4ación3 ni sociedad &asada en la le!. De a8' 7ue el Jet8osK &urocrático 9racionalidad e impersonalidad> impregne las sociedades modernas. -a &urocrati4ación es Jla nue2a ser2idum&reK3 por7ue es la ser2idum&re de la le!. Pero a /uicio de *E%ER la &urocrati4ación no es sólo algo ine2ita&le en el capitalismo sino 7ue constitu!e el destino com6n a todas las sociedades modernas3 incluso las de tipo socialista. -a administración &urocrática pura3 atenida al e)pediente3 es la orma más racional de e/ercer una dominación3 tanto en precisión3 como en continuidad3 disciplina3 rigor3 con ian4a ! calcula&ilidad3 !a sea para el so&erano como para los interesados. De all' su e)tensión en todas las ormas modernas de asociaciones 9estado3 iglesia3 e/5rcito3 partido3 e)plotación económica3 asociaciones3 u otras similares> siendo por tanto la administración &urocrática el germen del estado moderno occidental. -a administración &urocrática es en t5rminos generales ! desde una 2isión t5cnica ormal la más racional3 as' como insepara&le de las necesidades de la administración de masas. -a gran 2enta/a deri2ada de la administración &urocrática reside en el sa&er pro esional especiali4ado3 7ue su 2e4 tiene como condicionamientos3 las caracter'sticas de la moderna 9t5cnicas ! económicas> producción de &ienes3 para las cuales es irrele2antes 7ue ella se de en un sistema capitalista o socialista. Incluso *e&er aclara3 7ue en el supuesto de procurar lograr $

resultados t5cnicos iguales en el sistema socialista3 re7uerir'a de un “extraordinario incremento de la burocracia profesional”. E2an4ando en la acción de los dominados dentro de la administración &urocrática3 a 5stos sólo les podr'a ser posi&le de enderse de una dominación &urocrática !a e)istente a tra25s de la con ormación de otra contraorgani4ación opuesta3 pero del mismo modo sometida a la &urocrati4ación. Esimismo3 la continuidad del aparato &urocrático mismo está condicionado por intereses compulsi2os3 materiales ! o&/eti2os3 a la continuidad de su propio uncionamiento3 !a 7ue en una sociedad en la cual los uncionarios3 empleados ! tra&a/adores están separados de los medios administrati2os3 es indispensa&le la disciplina ! la ormación pro esional3 !a 7ue de otra orma cesar'a la posi&ilidad de e)istencia para todos3 e)cepto de a7uellos 7ue a6n poseen los medios de a&astecimiento 9campesinos>. -a &urocracia como administración permanente ! calcula&le3 como 8a sido creada por el capitalismo determina su papel medular de cual7uier administración de masas ! ella continuará uncionando3 dice *e&er a6n en el caso de re2oluciones3 o la presencia de un enemigo de ocupación3 lo mismo 7ue lo 8ac'a con el go&ierno 8asta ese momento legal3 !a 7ue el 8ec8o a dilucidar es? P7ui5n domina el aparato &urocrático e)istenteQ R /unto con ello las limitaciones 7ue esa dominación tiene para el no pro esional3 !a 7ue el uncionario pro esional 9como integrante de esa administración permanente> termina imponiendo la ma!or'a de las 2eces su 2oluntad al ministro no pro esional. E su 2e4 se seBala la importancia 7ue la &urocracia ad7uiere desde el punto de 2ista iscal3 siendo en este sentido3 tam&i5n el undamento racional so&re el cual se asienta3 !a 7ue le proporciona los medios necesarios para su su&sistencia3 unido a los elementos t5cnicos de comunicación 7ue le resultan esenciales ! 8acia los cuales está 2inculada crecientemente3 en 2irtud de su necesidad de precisión. En este aspecto *e&er plantea3 7ue la instauración de un orden socialista3 no pro2ocar'a modi icación alguna ! 7ue en todo caso3 dice 5l3 el pro&lema se centrar'a en si 5ste podr'a crear condiciones similares 8acia una administración racional3 7ue identi ica necesariamente como una administración &urocrática r'gida3 sometida a reglas rigurosamente más ormales 7ue las del orden capitalista. -a dominación legal con administración &urocrática tiene representado su carácter racional gracias al sa&er. R cuando 8a&lamos de sa&er no solamente nos re erimos al sa&er propio de su especialidad3 sino 7ue la &urocracia acrecienta su poder merced al sa&er de ser$icio el cual es &ásicamente el conocimiento ad7uirido en 2irtud del ser2icio asignado o de lo 7ue se encuentra Jdepositado en el e)pedienteK. De all' deri2a tam&i5n la noción o concepto de Jsecreto pro esionalK3 el cual se puede comparar al conocimiento de los secretos comerciales de una empresa rente a los sa&eres t5cnicos. En este es7uema de &urocracia sólo el empresario capitalista3 es superior en sa&er a ella3 esto es posee el conocimiento espec' ico de los 8ec8os 7ue están 2inculados a sus intereses ! es al estar de la concepción He&eriana3 la 'nica instancia relati$amente inmune ante la dominación racional de la &urocracia. En las asociaciones de masas3 5stas se encuentran ine2ita&lemente sometidas al imperio de la &urocracia3 del mismo modo 7ue la producción en masa lo está en relación a las má7uinas de precisión. De all' la importancia de las caracter'sticas de esa dominación3 pues está directamente relacionada con el go&ierno ! as' se e)presa ! tiene realidad3 !a 7ue es re7uerida para el desempeBo e ecti2o de sus poderes3 a6n cuando dice *e&er3 el poder de mando pueda tener modesta apariencia3 mencionando lo 7ue ocurre en lo 7ue 5l llama go&ierno directamente democrático% el cual se asienta so&re dos supuestos? 7ue todo el mundo está en principio igualmente cali icado para la dirección de los asuntos comunes ! la reducción al m'nimo del alcance del poder de mando3 !a 7ue las unciones de go&ierno se e/ercen con la reser2a a los miem&ros de la comunidad de todas las decisiones importantes ! %

correspondiendo a los uncionarios sólo la preparación ! e/ecución de las disposiciones. No o&stante3 por reducida 7ue sea la es era del poder3 de&erán siempre con iarse a alg6n uncionario ciertas acultades de mando3 con lo cual su situación pasará insensi&lemente de la simple administración a una aut5ntica ! e)presa /e atura. Es as' 7ue3 el concepto de democracia se altera cuando se trata de un go&ierno de masas3 ! no nos ser'a posi&le u&icar en este caso la misma realidad con el nom&re de democracia3 !a 7ue el e/ercicio del go&ierno3 demandará de orma cualitati2a ! cuantitati2a una superioridad t5cnica ! la continuidad en los 8ec8os de una parte de los uncionarios3 posi&ilitando o 8aciendo necesaria el surgimiento de Juna or!ani+aci n social permanente para los fines del !obierno% lo cual e)ui$ale a decir para el e&ercicio del dominio”* Su&!ace en el pensamiento de *e&er una 2isión pesimista so&re el papel de la dominación &urocrática en cuanto a su signi icación social3 al seBalar 7ue su tendencia a e2olucionar 8acia una ni2elación en procura del reclutamiento en unción de la ma!or cali icación pro esional3 conlle2a a su 2e43 una dominación marcada por una impersonalidad ormalista 9de acuerdo al de&er estricto>3 as' como una tendencia a la plutocrati4ación &asada en la ormación pro esional. Esto nos lle2a 8o!3 a como la &urocracia ! su imprescindi&ilidad se 8an situado en el centro de la pro&lemática de la democracia3 al cuestionarse la teor'a clásica 7ue la sustenta&a. En este sentido3 la concepción de Rousseau de una gestión participati2a no ue la 7ue preponderó3 !a 7ue la emergencia de ormas comple/as de administración estatal lle2aron a la consolidación de &urocracias especiali4adas en la ma!or parte de las administraciones del Estado moderno3 inaugurando *e&er una l'nea de cuestionamiento3 al plantear la ine2ita&ilidad de la p5rdida de control so&re el proceso de decisión pol'tica ! económica por parte de los ciudadanos ! su creciente control por ormas de organi4ación &urocrática3 lo cual constitu!e un enómeno general 7ue a&arca no sólo a los tra&a/adores sino a todos los indi2iduos in2olucrados en acti2idades comple/as en el campo de la econom'a ! del Estado. Para *e&er esa comple/idad tra'a consigo limitaciones para el uncionamiento de la democracia en la medida en 7ue crea&a una tensión entre so&eran'a creciente3 en el caso del control de los go&iernos por los go&ernados3 ! so&eran'a decreciente3 en el caso del control de los go&ernados por la &urocracia. De a8' el pesimismo de *e&er ante la emergencia de este Jmundo administradoK. El respecto ,orberto -obbio. dice? “La tecnocracia y la democracia son antit/ticas0 si el prota!onista de la sociedad industrial es el experto% entonces )uien lle$a el papel principal en dic1a sociedad no puede ser el ciudadano com'n y corriente* La democracia se basa en la 1ip tesis de )ue todos pueden tomar decisiones sobre todo# por el contrario% la tecnocracia pretende )ue los )ue tomen las decisiones sean los pocos )ue entienden de tales asuntos2*” 3% mencionando además 7ue? “Es conocido el por)u/ &am"s la democrati+aci n y la burocrati+aci n pudieron caminar &untas# asuntos )ue por lo dem"s ya 1abía $isto Max Weber*”

Nor&erto %o&&io9#<=<;2==:', (il)*o(o y +uri*ta italiano, Na-ido el . de o-tu/re de 010 en Turín, tra* 2raduar*e en la uni3er*idad de *u -iudad natal (ue 4ro(e*or de 5ilo*o(ía del Dere-6o en la* uni3er*idade* de Ca7erino 8 0"$9 0".', Siena 8 0".9 0#1' y Padua 8 0#19 0#.', 4ara, (inal7ente, 3ol3er a e+er-er la do-en-ia en Turín, En 0.# (ue no7/rado *enador 3itali-io 4or Ale**andro Perini, Prin-i4ale* o/ra*: Politi-a e -ultura 8Políti-a y -ultura, 0$$', Da ;o//e* a Mar< 8De ;o//e* a Mar<, 0%$' y =>u? *o-iali*7o@ 8 0&&',Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta ® 2005. 3 El 4uturo de la 5emocracia Nor/erto Ao//io 4,& de*-ar2ado de: (ran+a,u-r,or2,ar
#

&

Por 6ltimo3 ! con respecto a la dominación en las democracias modernas3 nos gustar'a incorporar lo 7ue al respecto dice 6erbert Marcuse70 “El poder de lo ne!ati$o% ampliamente incontrolado en los estados anteriores de desarrollo de la sociedad es dominado y se con$ierte en factor de co1esi n y de afirmaci n2 el proceso de inte!raci n tiene lu!ar% en lo esencial% sin un terror abierto0 la democracia consolida la dominaci n m"s firmemente )ue el absolutismo***” 8

Clases Sociales
BAl decir que las relaciones actuales-las relaciones de la producción burguesa- son naturales, los econo istas dan a entender que son relaciones dentro de las cuales se crea la rique!a " se desen#uel#en las fuer!as producti#as con arreglo a las le"es de la $aturale!a. %uego esas relaciones son, a su #e!, le"es naturales independientes de la influencia de los tie pos& son le"es eternas que deben regir sie pre la sociedad. 'e suerte que la (istoria )a e*istido, pero "a no e*iste. (a )abido (istoria, puesto que )an e*istido instituciones feudales, " en esas instituciones se encuentran relaciones de producción entera ente distintas de las de la sociedad burguesa, que los econo istas, pretenden dar por naturales, " por tanto eternas+. ,arl Mar* -Miseria de la .ilosof/a+ p.012 Ediciones 3rbis 0456

El análisis ! consideración de las clases sociales ad7uirieron gran importancia a comien4os de la etapa de industriali4ación3 considerándose a (arl "ar) como el creador del concepto de clase social3 ! sus antagonismos3 /unto a un discurso ! pra)is re2olucionario ! a "a) *e&er como un interpretador de la realidad ! analista de la sociedad ! de las di erentes clases ! sus relaciones. *e&er e ect6a una clasi icación3 de acuerdo3 a las di erencias de propiedad 7ue determina primariamente su situación de clase3 a la determinación de clase 7ue surge de las pro&a&ilidades de 2aloración de &ienes ! ser2icios en el mercado3 7ue llama lucrati2asO ! a la totalidad de situaciones de intercam&io personal o sucesión de generaciones3 7ue la re iere como social? -a clase propietaria reside en situaciones monopólicas3 de o&/etos de consumo a precios ele2ados3 posi&ilidad de plani icación de 2entas3 pro&a&ilidad de ormación de patrimonio por medio de e)cedentes no consumidos3 pro&a&ilidad de ormación de capital por medio de a8orro e in2ersiones3 ! pri2ilegios estamentales. Esta 6ltima orma de clase propietaria se &i urca en dos 2ariantes3 en positi2a ! negati2amente pri2ilegiados3 los primeros rentistas ! acreedores en sus distintas modalidades3 mientras 7ue los segundos3 o&/etos de propiedad3 proletario o de clases3 deudores ! po&res. El sociólogo alemán seBala un gris entre am&as 2ariantes3 las clases medias3 integradas estas por e)tractos de di erentes clases poseedoras de propiedades ! cali icación educati2a3 7ue en de initi2a les proporcionan sus ingresos. -a segunda de las categor'as3 7ue de ine como clase lucrati2a3 posee tam&i5n dos 2ariantes3 una positi2a ! otra negati2amente pri2ilegiadas3 con ormada la primera por empresarios en sus distintas modalidades3 pro esiones li&erales ! tra&a/adores con cualidades monopólicasO mientras 7ue la 6ltima por tra&a/adores cali icados3 semicali icados ! no cali icados o &raceros.
"arcuse3 +er&ert 9#88<;#<C<> 5ilo*o(o ale7Cn, 4rin-i4al te)ri-o de la lla7ada BNue3a IzquierdaD, -ur*) e*tudio* *u4eriore* de 5ilo*o(ía en la* uni3er*idade* de Aerlín y 5ri/ur2o, donde re-i/i) la* in(luen-ia* de Ed7und ;u**erl y Martin ;eide22er, do-torCndo*e en 0!!, De*de 0!" 6a*ta 0"! de*arroll) *u* 4ri7ero* e*tudio* y anCli*i* (ilo*)(i-o* en Tri/ur2o, en 0"", in2re*) en el In*tituto de In3e*ti2a-i)n So-ial de la Eni3er*idad de 5ranF(urt, donde *e ori2in) la Escuela de .ran7furt, Prin-i4ale* o/ra*: 8a!ón " 8e#olución 8 0& 'G %a ontolog/a de (egel 8 0&.'G Eros " Ci#ili!ación 8 0%.'G El )o bre unidi ensional 8 0%.'G 9tica de la 8e#olución 8 0%.', (istoria del pensa iento :o o 6 p.221 Ediciones 3rbis 0451 Madrid : JEl 8om&re unidimensionalK ;er/ert Mar-u*e 4, 0 Edi-ione* Or/i* Aueno* Aire* 0.#
A

.

Dentro de las clases lucrati2as sostiene la e)istencia de un mati4 intermedio integrado por uncionarios p6&licos o pri2ados ! tra&a/adores con cualidades monopólicas propias o ad7uiridas. -a ra4ón de ser de esta categor'a 9clases lucrati2as> reside positi2amente en el monopolio de la dirección de la producción de &ienes con ines de lucro de sus miem&ros3 ! el reaseguro de tales oportunidades a partir de la in luencia de las asociaciones pol'ticas ! otras en la econom'a. -a tercera de las clases es la social3 de inida por el proletariado3 la pe7ueBa &urgues'a3 la inteligencia sin propiedad ! los e)pertos pro esionales. *e&er3 al anali4ar la conducta de los su/etos3 sostiene 7ue esta es un'2oca3 8omog5nea3 cuando una comunidad de tra&a/o con pro&lemáticas comunes3 de inen o&/eti2os determinados inspirados en intelectuales 7ue no pertenecen a la clase contra enemigos per ectamente cercanos ! de inidos de sus intereses. El principio de organi4ación en clases sociales es di erente del 7ue opera en las sociedades de castas o estamentales3 7ue son 8istóricamente anteriores al concepto de clase social. Cada uno de estos sistemas de ine a las personas ! a los grupos seg6n su procedencia3 su tra&a/o3 ! los tipos de derec8os ! de&eres rituales propios. Edemás3 cada uno de estos sistemas está regido &ásicamente por un determinado tipo de regulación. -a casta está regida por una reglamentación de tipo religioso3 el Estado por una de tipo legal ! el estamento por una de tipo social3 di erenciándose esta de las anteriores3 ! como lo dec'amos ut;supra3 al estar regida por una ordenación de tipo económico. En el párra o anterior mencioná&amos un sistema denominado estamento3 al 7ue *e&er de ine como un con/unto de 8om&res 7ue dentro de una asociación reclaman de modo e ecti2o una consideración estamental e)clusi2a ! un monopolio tam&i5n e)clusi2o de su carácter. El decir del autor3 el estamento puede originarse por su modo de 2ida ! la naturale4a de su pro esión3 por carisma 8ereditario ! pretensiones de prestigio3 ! por apropiación de poderes de mando pol'ticos e 8ierocráticos. Concepto 7ue 8ace re erencia a la distri&ución de indi2iduos o grupos en estratos superiores e in eriores3 ormando una /erar7u'a de prestigio3 dinero ! poder. El t5rmino3 estrati icación social3 lle2a impl'cita la e2aluación de los distintas capas sociales seg6n una escala de 2alores 9ingresos económicos3 ni2el de educación o grado de autoridad>. -os estratos se de inen de acuerdo con los 2alores de cada indi2iduo seg6n su posición social3 esto es3 las oportunidades 7ue puede tener cada uno. Constitu!en un estrato a7uellos indi2iduos 7ue cuentan con oportunidades más o menos seme/antes. El estrato social está mu! relacionado con el concepto de clase social ! estatus3 pero es muc8o más amplio? las clases sociales corresponden sólo a un determinado tipo de estrati icación ! el estrato social está ligado a una cierta orma de estatus. +a! di2ersos tipos de estrati icaciones ! cada sociedad presenta sus propias com&inaciones. "a) *e&er enunció tres tipos? la clase3 undada en las di erencias económicas3 el estatus3 undado en el prestigio3 ! el partido3 undado en el poder pol'tico. -En todas las a!rupaciones políticas de cierta extensi n% es decir en tanto trascienden los problemas de los pe)ue(os distritos rurales% donde 1ay elecciones peri dicas de autoridades% la or!ani+aci n política es for+osamente una empresa de interesados0 o sea )ue los fundamentalmente interesados en la $ida y en el poder político se procuran se!uidores reclut"ndolos libremente% se presentan ellos mismos% o presentan a sus prote!idos% como candidatos a las elecciones% re'nen los medios econ micos indispensables e intentan la !anancia de los $otosK.G
La política como profesi n Ma< He/er -i-lo de -on(eren-ia* or2anizado 4or la A*o-ia-i)n de E*tudiante* li/re* de Muni-6 8 0 0' 4u/li-ado en O/ra* Sele-ta* 4, #1" ;ol/tica " Ciencia Editorial Di*tal S,R,L, Aueno* Aire* !11"
G

0

En cuanto a la di2isión de la sociedad en estratos es un enómeno uni2ersal ! no e)iste ninguna sociedad sin /erar7u'as. Sin em&argo3 es posi&le la mo2ilidad social3 es decir3 el despla4amiento de los indi2iduos de un estrato a otro. Contrastando con los tipos enunciados por *e&er3 "ar) en cam&io 2inculó claramente el concepto de clase social con los de &urgues'a ! proletariado3 a tra25s de una teor'a de la 8istoria 7ue sosten'a 7ue el antagonismo entre los intereses de las clases sociales3 en ra4ón de la propiedad de los medios de producción3 es el principal motor de la 8umanidad. Seg6n -uc8ini3 ! citando a Engels J"ar) 8a re2olucionado la concepción de la 8istoria uni2ersal al plantear 7ue toda la 8istoria 8a sido 8asta la ec8a la 8istoria de la luc8a de clasesK3 en alusión a lo 7ue sosten'a era la luc8a por la dominación social ! pol'tica de unas so&re otras. El concepto marcar'a la relación entre capital ! tra&a/o ! a la ormulación de otro concepto3 el de superestructura3 entendido este como e)presión de los intereses de clases. -a clase social para ser reconocida como tal de&'a cumplir dos re7uisitos3 uno económico ! otro psicológico. El primero re erido al lugar 7ue ocupan las personas en el sistema de producción social ! su relación con los medios de producción 9estructura>3 o dic8o de otra orma3 propietarios ! no propietarios de esos medios de producción. El segundo de los re7uisitos3 es la e)istencia de una clase social de tipo psicológico en donde sus miem&ros se encuentran unidos por sus la4os de pertenencia dados por su conciencia de clase3 o el reconocimiento de intereses comunes ! antagónicos a su clase social3 aspecto 7ue se da solo con la e)istencia de una conciencia su&/eti2a. Es importante la relación 7ue se da entre la clase social ! las ideas3 estas 6ltimas determinadas por la clase dominante de cada 5poca3 7ue al controlar los medios de producción material controlan de la misma manera los medios de producción mental 92alores culturales3 sistema educati2o>. El mantenimiento del sistema ni si7uiera necesita el es uer4o de la clase dominante3 !a 7ue la sola di2isión del tra&a/o promue2e la de ensa ideológica de sus intereses por pro esionales especiali4ados. -os indi2iduos en una sociedad mantienen una luc8a estructurada por los medios de producción 9los recursos para e)traer productos de la naturale4a> ! esta luc8a es en s' un con licto de clases sociales. Este en rentamiento3 7ue en la sociedad &urguesa implica&a la e)plotación del proletariado por la &urgues'a3 propietaria del capital ! de los medios de producción3 conducir'a a la re2olución del proletariado cu!a meta ser'a la sociedad sin clases sociales? el comunismo. -as ideas de "ar) ! el desarrollo de la sociedad industrial 8an 8ec8o 2ariar la terminolog'a acerca de las clases. Entes3 las re erencias a la estrati icación alud'an a la aristocracia3 a los comerciantes ! a los grupos in eriores3 mientras 7ue la luc8a entre la &urgues'a ! el proletariado domina&a el análisis pol'tico. Ectualmente3 con el auge de la sociedad postindustrial3 el de&ate se centra en si el concepto de clase social 8a perdido 2igencia o si la idea mar)ista de la 8istoria3 el materialismo dial5ctico 9en rentamiento entre dos clases sociales antagónicas3 mantenido de orma dial5ctica3 en donde el auge de una de ellas3 pro2ocar'a paradó/icamente su desaparición>3 8a llegado a su in. Esta postura3 7ue 8a sido de endida por 2arios 8istoriadores li&erales despu5s de la ca'da de los reg'menes comunistas en Europa3 no puede negar la importancia de la clase social como actor undamental de di erenciación en la sociedad. En la ma!or'a de los pa'ses3 las desigualdades en cuanto a capital3 ingresos3 sanidad ! educación son cada 2e4 ma!ores. Elgunos sociólogos intentan e)plicarlas utili4ando otros atri&utos 8umanos como g5nero3 ra4a3 religión o inteligencia3 aun7ue este de&ate supone restar importancia a las terminolog'as o al signi icado de clase social. Ftros autores destacan los grandes cam&ios 7ue 8an tenido lugar a medida 7ue la estructura de las sociedades se 8an trans ormado gracias a los a2ances tecnológicos. Desde esta concepciones3 por e/emplo3 se argumenta 7ue las clases más des a2orecidas 8an podido me/orar sus condiciones de 2ida3 en t5rminos a&solutos3 al aumentar la ri7ue4a ! organi4arse por e/emplo el Estado de &ienestar. 1

En este conte)to3 de&e considerarse 7ue el análisis del concepto de clase social3 está estrec8amente relacionada con la posición de los indi2iduos en la clase social a la 7ue pertenecen por nacimiento. ,eneralmente se de ine clase social como grupo de personas situadas en condiciones similares en el mercado de tra&a/o. Esto signi ica 7ue las clases sociales tienen un acceso distinto3 ! normalmente desigual3 a pri2ilegios3 2enta/as ! oportunidades. En las sociedades actuales3 por e/emplo3 encontramos directores de grandes empresas con salarios mu! ele2ados3 mientras 7ue los /u&ilados reci&en pensiones escasas. -os 8i/os de los grupos con ma!or poder ad7uisiti2o 2an a escuelas distintas3 o&tienen cali icaciones escolares superiores3 disponen de di erentes oportunidades de tra&a/o o go4an de me/ores condiciones de 2i2ienda. Estos son algunos de los elementos 7ue inciden como realidades asociadas al concepto de clase social3 cuando se intenta una clasi icación de las mismas en el d'a de 8o!. De&ido a 7ue el sistema económico de la sociedad está su riendo de manera constante una trans ormación en ma!or o menor grado3 se 8an producido grandes cam&ios en la estructura de las clases sociales3 especialmente en el mundo industriali4ado del siglo @@. E inales del siglo @I@3 pa'ses como ,ran %retaBa o %5lgica conta&an con una po&lación en la 7ue predomina&a la clase tra&a/adora 9entendida como tra&a/adores industriales>3 con ma!or'a de o&reros en á&ricas con poca o ninguna especiali4ación. Ftros pa'ses como Estados Dnidos3 Rusia3 0rancia o Polonia esta&an ma!oritariamente po&lados por gran/eros ! campesinos3 muc8os de los cuales no ten'an propiedades. Ectualmente la realidad es mu! di erente. En todo caso3 más allá de los cam&ios operados en las sociedades modernas3 en relación con el momento 8istórico en el cual "ar) ormuló sus teor'as ! desarrollo su pensamiento ! acción3 es 2álido como criterio3 para clasi icar las clases sociales3 desde un punto de 2ista mar)ista3 poder determinar cual es la posición de los indi2iduos en relación a la propiedad de los medios de producción3 ampliando as' la signi icación de este concepto3 más allá de su carácter industrial3 ! 2isuali4ar el mar)ismo3 no como un con/unto de Jideas re2eladasK3 sino undamentalmente como un m5todo de in2estigación 9el materialismo dial5ctico>3 ! 7ue a partir de la utili4ación de este m5todo o 8erramienta es posi&le a2an4ar;entre otras cosas; en la rede inición del concepto mar)ista de clases sociales ! su clasi icación3 o su 2igencia3 en la sociedad capitalista moderna de 8o!. En este sentido3 !a 9eor! Lu:acs;3 ! re iri5ndose a las discusiones suscitadas re erentes a 7u5 se pod'a considerar como mar)ismo Jortodo)oK3 plantea&a? “2marxismo ortodoxo no si!nifica reconocimiento acrítico de los resultados de la in$esti!aci n marxista% ni “fe” en tal o cual tesis% ni interpretaci n de una escritura “sa!rada”* En cuestiones de marxismo la ortodoxia se refiere al m/todo2Es la con$icci n científica de )ue en el marxismo dial/ctico se 1a descubierto el m/todo de in$esti!aci n correcto% )ue ese m/todo no puede continuarse% ampliarse ni profundi+arse m"s )ue en el sentido de sus fundadores”*< Desde una perspecti2a mar)ista Jel orden de las cosasK es en s' mismo el resultado de la dominación3 ! ella genera una racionalidad más alta3 sosteniendo su estructura /erár7uica mientras e)plota cada 2e4 más e ica4mente los recursos mentales ! naturales. -os l'mites de esta racionalidad3 aparecen en la progresi2a escla2itud del 8om&re por parte de un aparato producti2o 7ue perpet6a la luc8a por su e)istencia.
-u.acs3 ,eorg 9#88G; #<C#> Te)ri-o 7ar<i*ta, ori2inal7ente ideali*ta y d6ilteyano, en 0!", en *u o/ra -(istoria < consciencia de clase+ rein-or4ora la *a3ia 6e2eliana al e*que7ati*7o de En2el*, 4re*-indiendo de al2una* 4reten*ione* -ienti(i-i*ta* de la teoría 7ar<i*ta 4ara 3erla *o/re todo -o7o e74u+e 7ental y -o7o totaliza-i)n de la -on-ien-ia, Su* -on-e4to* y o/ra*, y *u di*iden-ia -on el e*talini*7o le 3alieron una oleada de -ríti-a* de*de el 7ar<i*7o Bortodo<oD, (istoria del pensa iento :o o 6 p.2=6 Ediciones 3rbis 0451 Madrid C +istoria ! consciencia de clase 9Sol I> Ieor2 LuFa-* 4, #$ Edi-ione* Or/i* 0.$ Madrid
$

El respecto otro de los teóricos modernos del mar)ismo3 6erbert Marcuse3 9uno de los impulsores de la Escuela de 4ran:furt=> ! respecto de la realidad de las clases sociales en las sociedades modernas desarrolladas3 dec'a 7ue? “En su estado m"s a$an+ado% la dominaci n funciona como administraci n% y en las "reas superdesarrolladas de consumo de masas% la $ida administrada lle!a a ser la buena $ida de la totalidad% en defensa de la cual se unen los opuestos”* > Esta ilusión contiene una 2erdad? el pue&lo3 7ue anteriormente era el ermento del cam&io social3 se 8a ele2ado3 para con2ertirse en el ermento de la co8esión social. En este enómeno3 más 7ue en la redistri&ución de la ri7ue4a ! la igualdad de clases3 se encuentra la nue2a estrati icación caracter'stica de la sociedad industrial a2an4ada. Sin em&argo3 dice "arcuse? “ba&o la base popular y conser$adora se encuentra el sustrato de los proscritos y los “extra(os”% los explotados y los perse!uidos de otras ra+as y colores% los desocupados y los )ue no pueden ser empleados* Ellos existen fuera del sistema democr"tico# su $ida es la necesidad m"s inmediata y la m"s real para poner fin a instituciones y condiciones intolerables”*.? 0inalmente dice 7ue e)iste la posi&ilidad3 de 7ue3 los e)tremos 8istóricos se encuentren otra 2e43 identi icándolos como? la conciencia más a2an4ada de la 8umanidad 9intelectualidad> ! la uer4a más e)plotada. Pero no es más 7ue una posi&ilidad3 a irmando 7ue la teor'a cr'tica de la sociedad no posee conceptos 7ue puedan tender un puente entre lo 7ue 5l llama a&ismo entre el presente ! el uturo. Sin em&argo ! rescatando3 para terminar este somero3 ! tal 2e4 incompleto anal'sis de la pro&lemática de las clases sociales3 particularmente en cuanto se re iere a su situación actual3 ! su 2inculación al uturo de las sociedades capitalistas modernas3 con la rase con 7ue Marcuse ;procurando mantener 2i2a la necesidad de un cam&io social; cita a Walter -en&amin.. en el inal de su li&ro “El 1ombre unidimensional”0 “Solo !racias a a)uellos sin esperan+a nos es dada la esperan+a”

Re orma Protestante ! Capitalismo "oderno
En primer lugar de&emos decir3 7ue de una primera lectura del li&ro de *e&er “La /tica protestante y el espíritu del Capitalismo” 3 llama la atención en su Introducción3 las numerosas sal2edades3 pre2enciones ! ad2ertencias3 7ue e ect6a so&re las uentes3 ! undamentaciones 7ue sustentan el tra&a/o3 7ue pretende ligar de alguna orma3 el surgimiento del capitalismo con un et8os deri2ado de la religiosidad del protestantismo. En este sentido3 ! procurando e2itar menciones 7ue tornen densa esta parte de nuestro tra&a/o3 nos gustar'a 8acer algunas re erencias del te)to anali4ado?
Escuela de 0ran. urt3 7o3i7iento (ilo*)(i-o y *o-iol)2i-o (undado en 0!" y a*o-iado al In*tituto de In3e*ti2a-i)n So-ial de la Eni3er*idad de 5ranF(urt, Su 4orta3oz Ma< ;orF6ei7er, quien *ería no7/rado dire-tor del In*tituto en 0"1, e<4u*o la Jteoría -ríti-aK de e*ta e*-uela, La e*-uela era de in*4ira-i)n 7ar<i*ta aunque ta7/i?n ad7itía otra* (or7a* de li/era-i)n -o7o el 4*i-oanCli*i*, En 0"1 T6eodor Adorno y *u a7i2o Halter Aen+a7in -ola/oraron, a*o-iCndo*e en 0"" ;er/ert Mar-u*e, di*-í4ulo de Martin ;eide22er, En 0"# lo* nazi* -erraron el In*tituto y la 7ayoría de *u* 7ie7/ro* *e e<iliaron, El In*tituto rea/ri) *u* 4uerta* en Nue3a YorF -o7o $ue#a Escuela de >n#estigación ?ocial , retornando a 5ranF(urt a -o7ienzo* de lo* $1L +unto -on ;orF6ei7er y Adorno, que (ue *u dire-tor entre 0$. y 0%0, Mar-u*e y lo* de7C* 7ie7/ro* 4er7ane-ieron en E*tado* Enido*, Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta ® 2005 < “El 1ombre unidimensional” ;er/ert Mar-u*e 4, !! Ediciones 3rbis Buenos Aires 0456 #= I&'d. 4, !!! ## *alter %en/amin 9#8<2;#<:=>3 e*-ritor, te)ri-o 7ar<i*ta y (il)*o(4 ale7Cn, durante lo* !1L a*u7i) 4o*tulado* 7ar<i*ta* /a+o la in(luen-ia del -o74o*itor ;?rnie*e Alo-6 y del -ríti-o 7ar<i*ta Ieor2 LuFC-*, Ta7/i?n tra/) e*tre-6a a7i*tad -on el e*-ritor ale7Cn Aertolt Are-6t, En 0"", -o7o -on*e-uen-ia de la lle2ada de lo* nazi* al 4oder, *e e<ili) a Parí* 4or te7or a la 4er*e-u-i)n, dada *u -ondi-i)n de +udío, In2re*ando lue2o en el In*tituto de In3e*ti2a-i)n So-ial, )r2ano de la E*-uela de 5ranF(urt, Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2005.
8

!

-uego de a irmar ta)ati2amente 7ue? “Es 'nicamente en los países occidentales donde existe ciencia en a)uella etapa de su desarrollo aceptada como $"lida”.3% ! luego de ennumerar distintas partes del mundo3 en donde 5l a irma 7ue 8a si &ien 8a e)istido “conocimiento empírico”3 “obser$aciones”3 “atisbos”3 les reproc8a alta de sistemati4ación ! racionalismo. No o&stante ello3 ! !a cuando entra en la consideración del surgimiento de las empresas capitalistas dice te)tualmente? “Como )uiera )ue sea% la empresa capitalista y el empresario capitalista @se entiende estable% no como empresario ocasionalA son el resultado de tiempos muy remotos% y 1an estado siempre esparcidos por todos los "mbitos”*.7 Tam&i5n ! re ri5ndose al alcance del estudio en cuestión dice? J ,aturalmente% tanto el sin lo!o% como el e!ipt lo!o% el semitista% y el ind lo!o nada encontrar"n de nue$o en sus p"!inas2 nuestro fer$iente an1elo es )ue nin!uno de ellos d/ en nuestro traba&o con al!o )ue pudiera parecerle positi$amente falso* El autor no alcan+a a saber 1asta donde si)uiera 1a podido aproximarse a este an1elo2”.8 “El resultado es el $alor estrictamente transitorio de la labor% en especial por lo )ue corresponde a Bsia”% 8aciendo en este párra o una re erencia a una nota al in de la Introducción? “Mis conocimientos 1ebraicos son por i!ual insuficientes”* Continuando en la misma l'nea3 ! aludiendo a 7uienes cali ica pe!orati2amente como JdiletantesK a irma? “,o es nuestro intenci n dedicar una palabra si)uiera a discutir la relaci n de $alor )ue pueda existir entre las distintas culturas examinadas comparati$amente”.C /usti icándose en la misma página3 tam&i5n por no 8a&er reali4ado una in2estigación etnográ ica3 “siendo )ue parecía imprescindible2para exponer con la m"xima amplitud el reli!ioso espíritu asi"tico” al decir )ue “1ay )ue tener en cuenta )ue las posibilidades 1umanas de traba&o son limitadas*” En su o&ra "a) *e&er3 8aciendo un análisis ! e)posición de un documento de %en/amin 0ran.lin resume las caracter'sticas del Iesp'rituI? El tiempo es dinero 9no solo se pierde esa suma3 sino lo 7ue esta 8u&iera producido>. El cr5dito es dinero. El dinero es 5rtil ! reproducti2o. El &uen pagador es dueBo de la &olsa de cual7uiera. Inculcar en la 2ida de un /o2en puntualidad ! /usticia en los negocios. Ecciones cuales7uiera in lu!en en el cr5dito T inculcar responsa&ilidad. Ser cuidadoso ! 8onrado 9pagar deudas...>. -le2ar cuentas de gastos e ingresos T no considerar como tu!o todo cuanto posees. Inculcar el a8orro3 !a 7ue los pe7ueBos gastos lle2an a grandes ingresos. -le2ar prudencia. El documento resume los principios de esa 5tica o et8os del capitalismo moderno 9Fccidental>3 7ue undamenta *e&er ! 7ue 2iene a decir 7ue la moralidad es 6til por7ue proporciona cr5dito ! 5stas con 2irtudes 7ue &ene ician solo al indi2iduo 9consecuencia ligada al utilitarismo? utilidad de la 2irtud> Esto es un in 2ital3 el e)presar la 2irtud en el tra&a/o. Comenta el autor algunos rasgos del esp'ritu. De iende 7ue la mentalidad pro esional es ruto de un proceso educati2o3 ni se nace con ella ni se induce con salarios. El 8om&re no e)iste para el negocio3 sino 7ue el negocio e)iste para el 8om&re. El Iesp'rituI rec8a4a la ostentación ! el reconocimiento social3 de la importancia a lo cualitati2o ! no lo cuantitati2o.
J-a 5tica protestante ! el esp'ritu del CapitalismoK 4,& Pro7eteo Li/ro* A*, A*, !11# I&'d. 4, #: I&'d. 4, & #G I&'d. 4, .
#2 #A

"

Despu5s de descri&ir &re2emente las caracter'sticas &ásicas del et8os3 2amos a e)poner la 2isión de *e&er respecto a la in luencia so&re el mismo del protestantismo. -a pala&ra Ipro esiónI se utili4a por primera 2e4 en la traducción -uterana de la %i&lia 9en sentido literal>3 ! en sentido ideal constitu!e un dogma com6n a todas las con esiones protestantes. Sienten como un de&er la tarea del tra&a/o ! el cumplimiento de los propios de&eres es la me/or orma de agradar a Dios 9esta a irmación constitu!e la principal aportación de la re orma>. *e&er critica de -utero “)ue el e&ercicio de una profesi n especifica se con$ierte en una especie de mandato )ue 5ios destina a cada )uien% exi!i/ndole continuar en el estado en )ue s encuentra situado por disposici n de la 5i$ina Pro$idencia”.;% 7ue 8ace 7ue cada cual se Icon ormeI con lo 7ue le 8a tocado en la 2ida. Fpina el autor 7ue no 8a! a inidades mu! claras entre -utero ! el capitalismo3 por ello des2'a la in2estigación 8acia el Cal2inismo ! otras sectas puritanas3 con el o&/eti2o de &uscar ese nue2o sentido 7ue 5l da a la 5tica capitalista3 la o&ra social para Dios3 para sal2ar el alma. Es una 5tica pro esional 7ue está al ser2icio de la 2ida terrenal de la colecti2idad. Son tareas impuestas de manera o&/eti2a e impersonal por le! natural3 ! no son elegidas por Dios3 son Iinstrumentos de 5l ! no IrecipientesI. El estado de gracia se llega con la e en uno mismo3 con seguridad. Esta necesidad del tra&a/o se inculca para a8u!entar toda duda religiosa3 racionali4ando as' la 2ida moral3 sistemati4ándola. Dentro de esta ideolog'a prima la preocupación por el por2enir ! no por el goce 9ascetismo protestante>. Esto le acerca &astante al r'o esp'ritu /ur'dico ! acti2o del empresario &urgu5s capitalista. El 8ec8o de pasar al estado de gracia a tra25s de la re le)ión3 le da&a a la ideolog'a re ormada el carácter asc5tico ! este ten'a un poder li&erador !a 7ue su carácter era terrenal3 ! no so&renatural. Para 2incular las ideas del ascetismo protestante con los postulados &ásicos de la acti2idad económica3 *e&er se 2ale de los escritos teológicos ! se detiene en el anal'sis de un 8om&re representati2o del puritanismo ingl5s3 7ue pro2eniente del cal2inismo sentó los pilares del concepto de pro esión3 el Pastor Ric8ard %a)ter. Pres&iteriano ! apologeta del s'nodo#C de *estminster#8 Se ue ale/ando al igual 7ue otros de su 5poca de la autoridad patriarcal del dogma cal2inista3 internamente esta&a en contra de la usurpación de CronHel #< por su 8ostilidad a toda re2olución3 aun7ue se puso a las ordenes del mismo para ser 6til a la 2ida 5tico;eclesiástica. En su o&ra C8ristian Director!3 compendio de la 5tica puritana3 %a)ter sienta las &ases undamentales de lo 7ue ser'a a posteriori el esp'ritu capitalista3 !a 7ue si &ien alerta 7ue la a&undancia acarrea riesgos3 plantea 7ue no es ociosidad ni el placer3 ! si por el contrario las o&ras3 las 7ue acrecientan la gloria de Dios3 siendo el más importante de los pecados el derroc8e del tiempo3 se apro)ima a
-a 5tica protestante ! el esp'ritu del Capitalismo Ma< He/er 4,&" M, Parte Ca4, II 8Con-e4-i)n luterana de la 4ro(e*i)n' Editorial Di*tal S,R,L Aueno* Aire* !11" #C Lo* 4re*/iterio* *e inte2ran en *ínodo* que *on unidade* 2eo2rC(i-a* aNn 7ayore*, y en una a*a7/lea o *ínodo 2eneral que re4re*enta a toda la I2le*ia, E*ta* in*titu-ione* *i2uen e*tando 2o/ernada* 4or *u* 7ayore* -l?ri2o* y lai-o* ele2ido* -o7o re4re*entante* de la -o7unidad, #8 E&ad'a de *estminster, e* la -on*tru--i)n e7/le7Cti-a de la i2le*ia na-ional del Reino Enido, E*tC *ituada -er-a de la* -a*a* del Parla7ento, en el -entro de Londre*, 5ue -on*truida entre lo* *i2lo* OIII y OPI, -o7o a/adía /enedi-tina, y re(undada -o7o -ole2iata de San Pedro 4or I*a/el I en $%1 En-i-lo4edia Clarín To7o !$, #< Fli2er CromHell 9#G<<;#$G8>, el diri2ente 7C* i74ortante de la Iuerra Ci3il in2le*a, la Re4N/li-a y el Prote-torado 8 %#19 %%1'G uno de lo* 4rin-i4ale* -o7andante* del e+?r-ito 4arla7entario que derrot) a la* (uerza* del rey Carlo* I, De*e74eQ) un 4a4el de-i*i3o en el +ui-io 4o*terior que -onden) a 7uerte al 7onar-a 8 %#0', De*de %$" 6a*ta *u 7uerte, Cro7Rell, -o7o lord 4rote-tor de In2laterra, E*-o-ia e Irlanda, e+er-i) -o7o el 3erdadero di-tador de In2laterra, Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta2005
#$

#

lo e)presado por 0ran.lin en cuanto a 7ue Jel tiempo es dineroK3 ad7uiriendo el principio 2alide4 espiritual con la rase Jel 2alor del tiempo es ilimitadoO una 8ora desperdiciada e7ui2ale a una 8ora sustra'da a la glori icación a DiosU cuando menos si se lle2a a e ecto a costa del tra&a/o pro esionalK 2=. %a)ter a&oga por el tra&a/o tena4 ! continuo3 corporal ! espiritual3 respondiendo al principio paulino del 7ue Ja7uel 7ue no tra&a/a no comeK. En sus consideraciones3 2arias 2eces nos trae a la memoria los conceptos de Edam Smit8 so&re la di2isión del tra&a/o3 la 8a&ilidad 7ue las pro esiones con especialidades proporcionan al tra&a/ador ! originan un ascenso cuantitati2o ! cualitati2o del tra&a/o 7ue redunda en &ene icio de la comunidad3 !a 7ue si el 8om&re no cuenta con una pro esión esta&le3 su ocupación es accidental ! uga43 destinando más tiempo al ocio 7ue al tra&a/o. Dna pro esión será en el pensamiento de %a)ter pro2ec8osa o complaciente para Dios de acuerdo a la magnitud 7ue represente para la comunidad ! los &ene icios 7ue de ella se puedan o&tener3 siendo de ma!or importancia el &ene icio económico 7ue redit6e al 8om&re3 &asado lo anterior en criterios 5ticos. -a opulencia es condena&le cuando lle2a la 8olgan4a corrupta ! al placer sensual3 ! del mismo modo3 si el a án de enri7uecerse es de manera indi erente a los designios de Dios. El di erenciar *e&er el puritanismo del /uda'smo3 interpreta&a el criterio /udaico con el del capitalismo a2enturero3 mientras 7ue el puritanismo se nutr'a del et8os de la industria racional &urguesa ! su disposición del tra&a/o. Sosten'a 7ue la sociedad monár7uica eudal a2orec'a el esparcimiento3 la moral &urguesa la contracción al tra&a/o3 del mismo modo 7ue el capitalismo actual a2orece a 7uienes se sienten tam&i5n impulsados 8acia el tra&a/o contra la 5tica de clases de los tra&a/adores ! sindicatos a los 7ue considera poco o más o menos anar7uistas. El 8om&re impulsado a la contemplación de la cultura3 el arte o el deporte solo JpermitidoK en la medida 7ue no conlle2e costo alguna3 esta&leciendo la pr5dica 7ue a ma!or ri7ue4a ma!or es la responsa&ilidad 7ue le corresponde3 ! la intención de acrecentarla mediante el tra&a/o continuo. Induda&lemente3 este estilo 2ital contri&u!ó /unto a otros actores3 al esp'ritu actual del capitalismo3 en la medida 7ue el ascetismo laico o&ra&a contra el placer despreocupado de la a&undancia ! a8orca&a el consumo ! la suntuosidad3 siendo su ineludi&le consecuencia la acumulación del capital como resultado de esa coerción asc5tica para el a8orro3 el cual resulta&a o&ligado a in2ertirlo con propósitos ruct' eros. Dn e/emplo de esto es lo acaecido en +olanda cu!os c'rculos más religiosos ! dueBos de grandes ri7ue4as acumularon desen renadamente capitales. -a concepción puritana de la 2ida no solo propicio la acumulación de capitales3 sino 7ue dio lugar a la ormación del comportamiento &urgu5s ! racional3 antesala del J8om&re económicoK de los tiempos modernos. Es as'3 7ue no &ien el ascetismo trascendió los claustros monacales ! se integró en la 2ida pro esional ! su 5tica mundana3 ue parte3 de la creación de este orden económico moderno3 7ue condicionado t5cnica ! económicamente por la producti2idad3 marca de orma irresisti&le3 el modo de 2ida de todos los seres 8umanos. El ascetismo 7ue 8a&'a encarado la trans ormación del mundo ! estimó lo 7ue en 5l de&'a reali4arse3 se 2e sorprendido por el poderoso alcance de las ri7ue4as3 la desaparición del esp'ritu otrora e)istente3 merced a un capitalismo triun ante3 7ue se apo!a en &ases t5cnicas ! económicas3 ! ale/adas de la a!uda religiosa3 planteando la melancol'a de una 7uimera de remotas ideas piadosas.
-a 5tica Protestante ! el esp'ritu del capitalismo Ma< He/er BLa rela-i)n entre el a*-eti*7o y el e*4íritu -a4itali*taD 4, &" Pro7eteo Li/ro* Aueno* Aire* !11#
2=

$

Es en Estados Dnidos en donde cua/ó con más uer4a el an8elo de las ganancias3 despo/ado totalmente actualmente de su sentimiento tanto 5tico como religioso3 7uedando el interrogante so&re si resurgirán a7uellas ideas o ideales del pasado3 o se producirá una con2ulsión donde con rontarán unos con otros. En tal situación3 a los so&re2i2ientes de esta etapa de la ci2ili4ación podr'an atri&u'rseles seg6n el autor estas pala&ras? D2especialistas despro$istos de espiritualidad% !o+antes despro$istos de cora+ n0 estos ineptos creen 1aber escalado una nue$a etapa de la 1umanidad% a la )ue nunca antes pudieron dar alcanceD*3.

Conclusiones
"a) *e&er se sit6a como un intelectual de gran importancia en el s. @@ gracias a su contri&ución ideológica en contraposición al materialismo "ar)ista. Sus estudios acerca de la econom'a ! la religión son a6n de gran rele2ancia3 destacando IEconom'a ! sociedadI3 ! sus estudios so&re las religiones mundiales3 especialmente I-a 5tica protestante ! el esp'ritu del capitalismoI. Es'3 sus teor'as se en rentaron a a7uellas 7ue propon'an a los medios de producción como los 6nicos capaces de condicionar la conducta 8umana3 contraponiendo a un determinismo 7ue el materialismo3 en cierta medida3 acepta como impl'cito en el sistema social. Eun as'3 contemplar ciertas cr'ticas e ectuadas a la metodolog'a de *e&er3 como es el 8ec8o de ser un sociólogo sin e)periencia de campo3 es decir3 todos sus conocimientos ueron ela&orados sin 8a&er estado en los lugares de los 7ue 8a&la3 a tra25s de un gran conocimiento enciclop5dico del tema3 tra&a/ando a partir de una e)tens'sima &i&liogra 'a ! con la a!uda de m5todos estad'sticos3 7ue puede ser la ra4ón de 7ue sus apreciaciones de otras religiones no se acer7uen al grado de precisión 7ue tiene en estas de&ido a su ma!or conocimiento. Pero3 inalmente3 no podemos ol2idar el gran 2alor 7ue concede *e&er a la acción 8umana como capa4 de modi icar las estructuras sociales3 ! en concreto a la ideolog'a3 en todas sus 2ertientes3 ! especialmente en la religiosa3 como motor e impulsor de la sociedad3 7ue se re le/a constantemente en la acción 8umana.
-a 5tica Protestante ! el esp'ritu del capitalismo Ma< He/er BLa rela-i)n entre el a*-eti*7o y el e*4íritu -a4itali*taD 4, 01 Pro7eteo Li/ro* Aueno* Aire* !11#
2#

%i&liogra 'a
Econom'a ! Sociedad Ma< He/er 8Ca4, III Lo* ti4o* de Do7ina-i)n' -a 5tica protestante ! el esp'ritu del Capitalismo Ma< He/er Editorial Di*tal S,R,L Aueno* Aire* !11" -a 5tica protestante ! el esp'ritu del Capitalismo Pro7eteo Li/ro* A*, A*, !11# El 8om&re unidimensional ;er/ert Mar-u*e Ediciones 3rbis Buenos Aires 0456 +istoria ! consciencia de clase 9Sol I> Ieor2 LuFa-* Edi-ione* Or/i* 0.$ Madrid -a pol'tica como pro esión Ma< He/er -i-lo de -on(eren-ia* or2anizado 4or la A*o-ia-i)n de E*tudiante* li/re* de Muni-6 8 0 0' 4u/li-ado en O/ra* Sele-ta* 4, #1" ;ol/tica " Ciencia Editorial Di*tal S,R,L, Aueno* Aire* !11" El 0uturo de la Democracia Nor/erto Ao//io RRR,(ran+a,u-r,or2,ar Nociones de "aterialismo +istórico Cri*tina Lu-6ini

%

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->