Está en la página 1de 1

Faro de luna y sol

T que en la inmensidad de las noches tratas de preservar la luz del viejo faro, -que an gua hacia un puerto escondidoests demasiado solo y lejos de la ciudad abandonado bajo un cielo de aves de rapia viendo a los tiburones rasgar las aguas mansas y escuchando apenas la msica celeste amenazada siempre por estruendos de taberna. Ya es intil implorar a dioses muertos y esperar la palabra justa y fundadora de aquellos que tiranizan la ciudad. A este ruinoso puerto ya no vienen barcos y slo algn amigo recuerda que no has muerto y te trae un libro (demasiadas palabras!) o, vuelto hacia el pasado comn, calla. Pero ellos, los "felices", buscan la ///// oscuridad/cmplice sus risotadas profanan el silencio consagrado y su salud brutal aplasta brotes entreabiertos amenaza, devorante, los nobles dones de la tierra y trafica con libros de sabidura inmemorial. No obstante, debes vivir entre ellos y por ellos tu faro requiere de su pericia y su tcnica y tu debilidad soadora de su astuta fuerza. Todava son tus hermanos de sangre (aunque sus alas rotas estimulan su astucia y su corazn trabaja como una bomba de tiempo reseco y agrietado por la sal de ajenas lgrimas) y con ellos habrs de recorrer el desierto y sus oasis, pues los monlogos que indagan bajo una ///// sola/lmpara excluyen el mensaje de multitudes laboriosas entablan con la luna dilogos delirantes y desean consolar hipotticas glorias. Es necesario resguardar aquellos sueos que nos invisten como oficiantes del serfico vuelo y como insurgentes de la ciudad tormenta. Tan slo ser posible compartir con solitarios que saben anhelar la utopa de un futuro porque han comprendido que todos -sin saberlonacemos con un sol y una luna en el pecho y el latente esplendor y la angustia de milenios.